La necesidad de reconstruirse. El duelo por un hijo no nacido. (Proceso de acompañamiento para elaborar un duelo saludable)
 

La necesidad de reconstruirse. El duelo por un hijo no nacido. (Proceso de acompañamiento para elaborar un duelo saludable)

on

  • 473 views

LA NECESIDAD DE RECONSTRUIRSE. ...

LA NECESIDAD DE RECONSTRUIRSE.

Este es un momento muy difícil que debe concluir en la aceptación de la situación para abrir las puertas al proceso de duelo. Muchas veces, las personas se reponen con la ayuda de tiempo y de parches que van haciendo “llevadero” el día a día; para otras es suficiente con aceptarlo y cargarlo como una mochila de profundas penas; para otras, la idea de silenciar el dolor y no mencionar el hecho nunca más, es lo menos doloroso; aunque lo que queda claro es que ninguna de las opciones anteriores, es sana para el alma.

El duelo es un período de adaptación a la nueva situación, acomodación de los sentimientos de pérdida y de la reconstrucción de cada persona en ese nuevo escenario. Por ello, si este proceso se hace cuesta arriba para la/s persona/s, o se evidencian síntomas de los mencionados, la mejor opción es acudir a un profesional para que facilite la evolución del duelo de una forma saludable.

Por supuesto que este proceso y el tiempo que demanda varía en cada persona. Pero, en líneas generales, podemos mencionar que las etapas son:

Registro de la pérdida.
Adaptación a la misma.
Elaboración.
Convivencia saludable con la pérdida.
CONSEGUIR UNA VIDA EMOCIONALMENTE SALUDABLE.

Es necesario atravesar estas etapas para poder continuar con una vida emocional saludable. Caso contrario, podría convertirse en un duelo patológico, con la manifestación de síntomas físicos como la fatiga, la depresión, alguna situación maníaca o aislamiento, entre otros. Esto se hace menos admisible en parejas en las cuales hay otros hijos que los necesitan, y que además, también lloran la pérdida de ese hermano que partió antes del abrazo físico.

Raúl Molina Carrión, coach y director de More & Better, nos asegura que es posible transitar el duelo de manera saludable. Se trata de permitirse la ayuda, la guía y el acompañamiento profesional para avanzar, para quedarnos con lo bueno, para reconstruirnos en un nuevo escenario y para convivir con la ausencia de una manera adulta y sana.

Entre otras cosas, dentro de este espacio se procurará:

-Transitar una elaboración del duelo sana. Dar lugar para la expresión sincera y profunda. Hablar acerca de los sentimientos es uno de los pasos más importantes para hacer frente a la pérdida y al duelo por un hijo. Saber que no se está en soledad con el dolor.

-Acercar a las parejas a compartir el dolor. Sin culpas, sin reproches, sin abandonos, sin silencios constantes y sin negar.

-Conseguir la templanza y el bienestar personal. Porque de allí se hará extensivo ese bienestar a la familia entera.

-Desarrollar poco a poco pequeños proyectos. Erradicar profundos temores y angustias.

Únicamente aquellos que evitan el amor, pueden evitar el dolor del duelo.

RELLENA EL FORMULARIO DE CONTACTO.
PROCESO ONLINE Y PRESENCIAL

Statistics

Views

Total Views
473
Views on SlideShare
464
Embed Views
9

Actions

Likes
1
Downloads
7
Comments
0

2 Embeds 9

https://twitter.com 8
http://www.pinterest.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La necesidad de reconstruirse. El duelo por un hijo no nacido. (Proceso de acompañamiento para elaborar un duelo saludable) La necesidad de reconstruirse. El duelo por un hijo no nacido. (Proceso de acompañamiento para elaborar un duelo saludable) Presentation Transcript

  • EL DUELO POR UN HIJO NO NACIDO LA NECESIDAD DE RECONSTRUIRSE
  • El duelo es un proceso único e irrepetible. La muerte de un hijo no nacido es devastadora y pro- voca una gran afección emocio- nal en los padres que complica la evolución natural del duelo.
  • En el imaginario colectivo se cree que la muerte de un hijo nonato, al carecer de tiempo suficiente para convivir y de esta- blecer fuertes lazos de unión, permitiría apaciguar el dolor más fácilmente. NADA MÁS ALEJADO DE LA REALIDAD. El vínculo afectivo padres e hijo comienza en el mis- mo momento de la gestación y evoluciona a lo largo del embarazo en forma de sue- ños, deseos, expectativas, y necesidades psicológicas tanto maternas como pater- nas. Por ello, cuando el final sucede, en un embarazo más reciente o más avanzado, también se desvanecen todas esas profun- das expectativas de los padres.
  • Muchos padres tienen reaccio- nes típicas del proceso de due- lo como: negación, enojo, depre- sión y aceptación. Sin embargo, las mujeres sue- len manifestar algunas sensacio- nes y sentimientos, que afectan al proceso de elaboración del duelo. La culpa, por ejemplo, que en general está basada en cau- sas imaginarias y arranca con un “habrá sido porque yo…” y se completa con un infinito abani- co de opciones relacionadas a cuestiones físicas, emocionales y/o místicas.
  • Conozco personalmente, casos de pa- rejas que se someten a tratamientos de fertilidad de manera íntegra; y con esto quiero decir que no sólo se entre- gan a la ciencia físicamente, sino que además ponen allí toda su emociona- lidad, todas sus expectativas, toda su voluntad, toda su responsabilidad y todo su amor. ES UN ACTO DE VERDADERA ENTREGA. Tal vez por este mismo motivo, la de- cepción es tan violenta cuando los re- sultados no son los esperados o cuan- do los embarazos no prosperan. Y todo ello se agudiza, cuando el episodio de pérdida no es el primero.
  • LA NECESIDAD DE RECONSTRUIRSE.
  • ESTE ES UN MOMENTO MUY DI- FÍCIL QUE DEBE CONCLUIR EN LA ACEPTACIÓN DE LA SITUA- CIÓN PARA ABRIR LAS PUERTAS AL PROCESO DE DUELO. Muchas veces, las personas se reponen con la ayuda de tiem- po y de parches que van hacien- do “llevadero” el día a día; para otras es suficiente con aceptar- lo y cargarlo como una mochila de profundas penas; para otras, la idea de silenciar el dolor y no mencionar el hecho nunca más, es lo menos doloroso; aunque lo que queda claro es que ningu- na de las opciones anteriores, es sana para el alma.
  • EL DUELO ES UN PERÍODO DE ADAPTACIÓN A LA NUEVA SI- TUACIÓN, ACOMODACIÓN DE LOS SENTIMIENTOS DE PÉRDI- DA Y DE LA RECONSTRUCCIÓN DE CADA PERSONA EN ESE NUE- VO ESCENARIO. Por ello, si este proceso se hace cuesta arriba para la/s persona/s, o se evidencian sín- tomas de los mencionados, la mejor opción es acudir a un profesional para que facilite la evolución del duelo de una for- ma saludable.
  • POR SUPUESTO QUE ESTE PROCESO Y EL TIEMPO QUE DEMANDA VARÍA EN CADA PER- SONA. PERO, EN LÍNEAS GENERALES, PODE- MOS MENCIONAR QUE LAS ETAPAS SON: Registro de la pérdida. Adaptación a la misma. Elaboración. Convivencia saludable con la pérdida.
  • CONSEGUIR UNA VIDA EMOCIONALMENTE SALUDABLE.
  • ES NECESARIO ATRAVESAR ESTAS ETAPAS PARA PODER CONTINUAR CON UNA VIDA EMOCIONAL SALUDABLE. Caso contrario, podría con- vertirse en un duelo patoló- gico, con la manifestación de síntomas físicos como la fatiga, la depresión, alguna situación maníaca o aisla- miento, entre otros. Esto se hace menos admisible en parejas en las cuales hay otros hijos que los necesi- tan, y que además, también lloran la pérdida de ese her- mano que partió antes del abrazo físico.
  • RAÚL MOLINA CARRIÓN, COACH Y DIRECTOR DE MORE & BETTER, NOS ASEGURA QUE ES POSIBLE TRANSITAR EL DUELO DE MANERA SALUDABLE. Se trata de permitirse la ayuda, la guía y el acompa- ñamiento profesional para avanzar, para quedarnos con lo bueno, para recons- truirnos en un nuevo esce- nario y para convivir con la ausencia de una manera adulta y sana.
  • Entre otras cosas, dentro de este espacio se procurará:
  • Transitar una elaboración del duelo sana. Dar lugar para la expresión sin- cera y profunda. Hablar acer- ca de los sentimientos es uno de los pasos más importantes para hacer frente a la pérdida y al duelo por un hijo. Saber que no se está en soledad con el dolor.
  • Acercar a las parejas a compartir el dolor. Sin culpas, sin reproches, sin abandonos, sin silencios constantes y sin negar.
  • Conseguir la templanza y el bienestar personal. Porque de allí se hará extensivo ese bienestar a la familia entera.
  • Desarrollar poco a poco pequeños proyectos. Erradicar profundos temores y angustias.
  • Únicamente aquellos que evitan el amor, pueden evitar el dolor del duelo. Lo importante es crecer, a través del duelo, y seguir permaneciendo vulnerables al amor. John Brantner
  • Solicita más información www.coachingefectivobcn.com EL DUELO POR UN HIJO NO NACIDO LA NECESIDAD DE RECONSTRUIRSE