Escrito  en eltiempoEscritura y escrituras    en la colecci ón          colecció               Cádel Museo de Cáceres
Escrito  en eltiempo
Consejera de Cultura y Turismo:Excma. Sra. Dña. Manuela Holgado FloresDirectora General de Patrimonio Cultural:Ilma. Sra. ...
Escrito     en el   tiempoEscritura y escrituras    en la coleccióndel Museo de Cáceres    Museo de Cáceres  Mayo – Octubr...
Afortunadamente, uno de los aspectos característicos de los museos extremeños esla gran riqueza de sus colecciones; la vis...
ocasión, el Museo de Cáceres ha llevado a la práctica esta idea partiendo de una reflexiónacerca del valor de la escritura...
Escrito en el tiempo       Los objetos que se conservan en los museos son el reflejo de lo que cada sociedadconsidera que ...
veces encontramos la escritura, como expresión de esa voluntad de perpetuarse, sobre losobjetos mismos, como añadiendo a é...
hormigas, las abejas, los chimpancés o los perros de las praderas, y por supuesto loshumanos, emplean signos cuya interpre...
rupestre, tanto del Paleolítico como del esquemático de etapas posteriores en las queincluso ya se conocía la escritura en...
Escrituras      Lo más probable es que la escritura surgiera de la necesidad de plasmar de algunamanera la contabilidad de...
mantener su contenido mágico-religioso. La gran aportación fue conseguir, con unsímbolo gráfico convencional, la represent...
llamada escritura del suroesteque viene fechándose entrelos siglos VIII y VII a. C., lacual         pudo        haberevolu...
soportes y técnicas para realizarla, prácticamente cualquier material, orgánico oinorgánico, duro o blando, ha sido usado ...
yeso, pero posteriormente ha sido fácil encontrar instrumentos de todo tipo hechos enmadera con una gran variedad de inscr...
dificultad para grabarlo, y por tanto para modificar o alterar el texto, y su menorfragilidad con respecto al mármol, es s...
anónimos de protesta quedecoraban la fachada de sucasa en México: “paredblanca, papel de necios”.       Entre los muchosma...
personas analfabetas pudieran identificar el valor de las monedas aparte del peso y tamañode las mismas. Algo semejante su...
fábrica Ruiz de Luna; inexplicablemente, y sin que resultara necesario, en 2002 casi todasellas fueron bárbaramente arranc...
razonamiento de la religión a la ideología, la escritura puede convertirse en armaarrojadiza, y en culpable de delitos de ...
política, el arte y la literatura, pero faraones posteriores restituyeron la anterior situaciónborrando su reinado de los ...
corresponder a estatuas o monumentos públicos dedicados a un personaje, y acostumbrana llevar el nombre de la persona a la...
Benlliure, o Picasso ofreció uno de sus dibujos a Rafael Alberti con la curiosa dedicatoriaDel poeta Pablo Picasso al pint...
la citada abreviatura Ex. Off. No faltan sin embargo grandes y bellos mosaicos que llevanla orgullosa firma de su creador ...
creadores o por las fábricas que los producen, y sobre todo por éstas. La loza, lasherramientas y armamento de acero fundi...
semovientes, como el ganado, marcado de diferentes maneras en las distintas culturas.Parece que ya en el antiguo Egipto se...
ser el propietario mismo cuando se trata de objetos que no requieren de un equipamientotecnológico complejo para su fabric...
conozcan el código utilizado al escribirlo incluso muchas generaciones después de quehaya desaparecido el autor. Esta cual...
cita a través del mensaje de teléfono móvil, pasando por los asientos contables de todotipo. Las posibilidades son infinit...
Catálogo
Escritura   sinescritura
Dibujo de la estela decorada de               Cabañ     Solana de Cabañ as     Juan Cabré Aguiló (1882-1947)     Plumilla ...
Ídolo placa del dolmen de Trincones     Alcántara, IV-II milenio a. C.     Pizarra     Alt.: 3,6 cm.; anch.: 4,7 cm.; gr.:...
Sello basculante     Talavera la Vieja (Bohonal de Ibor), finales del     siglo VII o inicios del VI a. C.     Bronce     ...
Estela decorada o de guerrero     Cabezo de Almoroquí, Madroñera, siglos X-VIII     a. C.     Cuarcita     Alt.: 58 cm.; a...
Escrituras
Escarabeo egipcio     Talavera la Vieja, siglos VII-VI a. C.     Piedra cristalina (Anfibolita o Esteatita)     Alt.: 1,2 ...
Moneda: unidad de Tamusia     Ceca: Villasviejas del Tamuja (Botija), inicios del     siglo I a. C.     Bronce     Ø: 2,3 ...
Moneda: dracma griego     Ceca de Magnesia, Reinos Helenísticos, 319-305     a. C.     Plata     Ø: 1,8 cm.; peso: 4,17 gr...
Tabula funeraria     El Palomar, Montánchez, siglos I-II d. C.     Mármol     Alt.: 41 cm.; anch.: 71 cm.; gr.: 5,5 cm.   ...
Fragmento de plato     Talavera de la Reina (Toledo), siglo XVI     Loza esmaltada     Alt.: 11,4 cm.; anch.: 7 cm.; gr.: ...
Soportes para laescritura
Torrejoncillana”     Botella de gaseosa “La Torrejoncillana”     Torrejoncillo, siglo XX     Vidrio, acero y cerámica     ...
Jarro                                                     Montehermoso                                                    ...
Polvorí     Polvorín     Provincia de Cáceres     Asta de bóvido     Alt.: 29,5 cm.; anch. máx.: 8,2 cm..     Nº Inv.: D1....
Teja curva     Barrio de San Antonio (Cáceres), 1674     Cerámica     Alt.: 43 cm.; anch.: 19 cm.; gr.: 1 cm.     Nº Inv.:...
Sello pendiente     Granadilla, Edad Media     Cera tintada     Ø: 9 cm.; gr.: 0,3 cm.     Nº Inv.: 2.347     El sello de ...
Azulejo     Padrón (A Coruña), 1408-1445     Cerámica esmaltada     Alt.: 17,3 cm.; anch.: 17 cm.; gr.: 2 cm.     Nº Inv.:...
Escarcela     Provincia de Cáceres     Lana de colores     Alt.: 27,5 cm.; anch.: 7,5 cm..     Nº Inv.: D1.869     La esca...
Precinto     Barcelona, encontrado en Trujillo, siglo XX     Plomo     Ø: 2,1 cm.; gr.: 0,3 cm.     Nº Inv.: D7.999     El...
Escritura   paraidentificar
Albarelo o tarro de farmacia     Talavera de la Reina (Toledo), siglo XVIII     Loza esmaltada     Alt.: 22,7 cm.; Ø máx.:...
nú     Azulejo con n ú mero de casa     Talavera de la Reina (Toledo), siglos XVIII-XIX     Loza esmaltada     Alt.: 21 cm...
Reproducció     Reproducció n de ponderal     Finales del siglo XIX     Bronce     Alt.: 7,5 cm.; anch.: 7,6 cm.; gr.: 0,3...
Pesas de ¼ de adarme     Siglo XVIII     Hierro     Alt.: 1,4 cm.; anch.: 1,4 cm.; gr.: 0,1 cm. en     ambas; peso: 0,4 y ...
Virgen del Carmen     Establecimiento litográfico de Francisco Mitjana     (Málaga)     Piedra litográfica; lápiz litográf...
Azulejo con nombre de calle                     Talavera de la Reina (Toledo), siglos XVIII-XIX                     Loza e...
Fama”                     “Fama”                     Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, Cádiz, 1948)                     Zi...
Escritura  paraensalzar
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf

3,021

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
3,021
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
78
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Catálogo exposición escrito en el tiempo pdf

  1. 1. Escrito en eltiempoEscritura y escrituras en la colecci ón colecció Cádel Museo de Cáceres
  2. 2. Escrito en eltiempo
  3. 3. Consejera de Cultura y Turismo:Excma. Sra. Dña. Manuela Holgado FloresDirectora General de Patrimonio Cultural:Ilma. Sra. Dña. Esperanza Díaz GarcíaDirector del Museo de Cá ceres: CáD. Juan M. Valadés SierraEXPOSICIÓEXPOSICIÓNOrganizacióOrganizaci ó n:Museo de CáceresTransporte y montaje:Exgoarte. Tomás Gómez RiveroColaboracióColaboraci ó n;José M. Bozas AparicioAlexandra MenardSara Pacheco CanteroCATÁCAT Á LOGOEdita:Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de ExtremaduraC/ Almendralejo, 14. 06800 Mérida (Badajoz)© Consejería de Cultura y Turismo. Museo de CáceresTexto:Juan M. Valadés SierraFichas de las piezas:Ana García Martín Agradecimientos:José Miguel González Bornay Archivo Histórico Provincial de CáceresAna Cristina Rojo Domínguez Miguel Alba CalzadoJuan M. Valadés Sierra Arturo Domínguez García José Antonio Estévez MoralesFotografíFotograf ías: Nuria María Franco PoloMuseo de Cáceres Sophie Gilotte María Paz de Hoz García-BellidoFotomecáFotomecá nica e impresión: impresió Guillermo Kurtz SchaeferCopegraf S. L. Fabián Lavado RodríguezAvda. Virgen de Guadalupe, 18 José Maldonado Escribano10001 Cáceres María Antonia Martínez NúñezE-mail: info@copegraf.es Montaña Paredes PérezDepóDepósito Legal: CC-798-2011I.S.B.N.:I.S.B.N .: 978-84-9852-305-8Cáceres, 2011
  4. 4. Escrito en el tiempoEscritura y escrituras en la coleccióndel Museo de Cáceres Museo de Cáceres Mayo – Octubre de 2011
  5. 5. Afortunadamente, uno de los aspectos característicos de los museos extremeños esla gran riqueza de sus colecciones; la visita a estas instituciones nos permite formarnosuna idea bastante aproximada del devenir histórico y cultural, y de las aportacionesartísticas de nuestra región a lo largo del tiempo y hasta el presente. Gracias al trabajo devarias generaciones de investigadores y museólogos que velaron y velan por elengrandecimiento de los museos, es fácil encontrar en sus salas y almacenes una enormecantidad y variedad de objetos que encierran gran interés desde el punto de vista de lainformación que nos aportan. Estas piezas no siempre pueden formar parte de la ofertapermanente de los museos extremeños debido a que éstos, como sucede en museos einstituciones de todo el mundo, disponen de un espacio concreto y un discursomuseológico que normalmente impide mostrar la totalidad de la colección. Para superar esas limitaciones, los museos acostumbran a llevar a cabo acciones queles permitan dar a conocer esos objetos interesantes pero menos expuestos a la vista delpúblico. El Museo de Cáceres, por ejemplo, lleva catorce años mostrando estas piezas através de su sección titulada La pieza del mes, al mismo tiempo que ha publicado varioscatálogos de sus colecciones, como la epigrafía romana y cristiana, los candiles, lasestampas, el conjunto orientalizante de Talavera la Vieja y otros, y por otro ladoacostumbra a ceder en préstamo objetos de su colección que son demandados por otrasentidades museísticas para exposiciones temporales de todo tipo. Pero no cabe duda deque las muestras temporales organizadas por el propio museo son el mejor medio para queel público y los investigadores conozcan estas piezas que en general se conservan en lassalas de reserva en unas condiciones que, ya es hora de decirlo para superar ideaspreconcebidas, responden a los mejores patrones de seguridad, conservación y cuidadospor parte del personal técnico de los centros. Por todo lo dicho, la iniciativa de ofrecer una interesante exposición temporalformada mayoritariamente por objetos que habitualmente no están en ese selecto grupode la exposición permanente, es y debe ser algo habitual en cualquier museo. En esta 5
  6. 6. ocasión, el Museo de Cáceres ha llevado a la práctica esta idea partiendo de una reflexiónacerca del valor de la escritura de todo tipo que puede encontrarse sobre multitud depiezas de su colección, algo que por otra parte sucede seguramente en otros museos, perosobre lo que habitualmente no nos detenemos a pensar. Los textos plasmados sobre losobjetos del museo enriquecen sin duda la información que sobre ellos podemos tener, noscuentan algo sobre esas piezas, pueden decirnos cuándo se hicieron, quién las hizo oencargó, a quién pertenecieron, dónde se fabricaron, incluso pueden transmitirnos unmensaje o un consejo útil para nuestra propia vida, cientos de años después de haber sidoescritos. La exposición Escrito en el tiempo, trata, pues, de mostrar a los usuarios del museouna parte fundamental de nuestro Patrimonio cultural, poniendo en valor piezas menosconocidas de la colección del Museo de Cáceres y haciéndolo de una manera coherente,ofreciendo una visión nueva y original sobre el valor de ese patrimonio y de los textosescritos que contiene. Sin duda es una propuesta que va a interesar a muchas personas,porque a través de ella sabrán más sobre las ideas, pensamientos, necesidades yaspiraciones de quienes nos precedieron en el tiempo, y seguramente comprenderán mejorcómo es y hacia dónde camina el mundo en que vivimos. Dí Garcí Esperanza Dí az Garcí a Directora General de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura 6
  7. 7. Escrito en el tiempo Los objetos que se conservan en los museos son el reflejo de lo que cada sociedadconsidera que es su patrimonio cultural, y en un cierto sentido tales objetos encarnan loque podríamos llamar memoria histórica colectiva. Es decir, la sociedad se ve reflejada enlos objetos custodiados por los museos, ve en ellos el remanente físico de un pasado, deuna memoria como grupo que, lógicamente, es selectiva; ésta, la de la memoria selectiva,es la razón última de que existan más museos de Bellas Artes o relacionados con laagricultura y ganadería tradicionales, que, por ejemplo, museos sobre la esclavitud o losmovimientos migratorios. Los objetos de los museos son, pues, el eslabón que une materialmente a lageneración actual, y esperamos que a las futuras, con los antepasados, los que ya no están.Cuando nos encontramos ante una azuela de piedra pulimentada neolítica, o ante uncandil artesanal de chapa de hierro, hemos de pensar que esos mismos objetos fueronfabricados y utilizados por personas como nosotros, diez o cien generaciones atrás; esaspersonas ya desaparecieron y generalmente no ha quedado más recuerdo de ellas que losartefactos, éstos son el vínculo físico que nos une a ellas, son la herencia que nos handejado a todos, de ahí que les demos tanto valor como para conservarlos en los llamadostemplos de las musas custodiados y expuestos para su disfrute colectivo. Ahora bien, numerosas sociedades humanas han incorporado a su corpus cultural latécnica de la escritura, lo que nos da múltiples posibilidades, entre ellas quizá la másimportante es la de fijar la memoria, dejar un recuerdo duradero de las personas y loshechos capaz de traspasar cientos de generaciones. La escritura, como vamos a ver, puedeadquirir diferentes formas, realizarse con distintas herramientas y sobre variados soportes,pero el formato que históricamente ha adquirido una mayor importancia es eldocumento, sobre un soporte convencional (arcilla, papiro, pergamino, papel, magnético)y presentado de diferentes modos (tablillas, rollos, legajos, libros, digital); sin embargo, a 7
  8. 8. veces encontramos la escritura, como expresión de esa voluntad de perpetuarse, sobre losobjetos mismos, como añadiendo a éstos una información que, por un lado, losindividualiza sobre el resto de objetos similares, y por otro los enriquece con untestimonio exclusivo del que los demás carecen y que para nosotros a menudo resultaprecioso. Esta circunstancia, la de los textos de todo tipo visibles sobre objetos que formanparte de la colección del Museo de Cáceres, como por otra parte sucede en museos detodo el mundo, es la que nos llevó a reflexionar sobre el valor de tales textos y sobre elinterés que ahora tienen para que podamos saber más sobre esas piezas y, especialmente,sobre quienes las fabricaron o utilizaron y sobre lo que pensaban aquellas personas. Elconocido aforismo -discutible, por otro lado- según el cual una imagen vale más que milpalabras, podría parafrasearse diciendo que una imagen, con una sola palabra, ya vale milveces más que sin ella. En esta exposición tratamos de mostrar esa realidad a través deobjetos de nuestra colección que, salvo escasas excepciones que se muestran ahora desdeuna nueva óptica, suelen estar fuera de la vista del público al no formar parte de laexposición permanente, e intentamos hacerlo explicando los diferentes valores que laescritura tiene en sus variadas formas y condiciones incluso desde antes de su propiaexistencia. El título de la exposición, Escrito en el tiempo, hace referencia precisamente al valorañadido que la escritura supone sobre la materialidad de un objeto a través del tiempo enun espacio delimitado que son nuestras colecciones. Quienes dejaron sobre estas piezas lostestimonios escritos que vamos a ver, en realidad estaban escribiendo en el tiempo,superando la dimensión temporal para fijar la memoria de su existencia muchos años, osiglos, después de su desaparición física. Ese es el viaje que proponemos.Escritura sin escritura En cualquier grupo, todo el comportamiento social y el desempeño de las personasen la comunidad depende de la comprensión de los signos de todo tipo; ésta esfundamental para una participación efectiva en toda sociedad, no sólo humana. Las 8
  9. 9. hormigas, las abejas, los chimpancés o los perros de las praderas, y por supuesto loshumanos, emplean signos cuya interpretación es esencial para la supervivencia y eldesarrollo de la sociedad; la especie humana incorporó además el lenguaje, algo universalen todas las culturas, que ha convivido siempre con signos de otro tipo, como el llamadolenguaje corporal, como herramienta útil y decisiva para el intercambio de información. Prácticamente tan común como el lenguaje es el dibujo, una forma de representarla realidad y por tanto de transmitir una información. La habilidad de dibujar revelatambién la capacidad de representar mentalmente una situación y la facultad de plasmarlaconvencionalmente en dos dimensiones; un dibujo puede servir para contar una historia opara describir una experiencia o un acontecimiento, pero lo que le separa de la escritura esque no está ligado directamente a las palabras del lenguaje hablado. Una palabra escritasólo puede leerse de una forma, aunque pueda tener varios significados, pero un dibujodescriptivo puede ser interpretado y explicado de diferentes formas habladas. Muchos estudiosos hanobservado que ciertossistemas de escritura seoriginaron en el dibujo; dehecho, el mecanismo inicialde algunos de los sistemasmás antiguos parece queconsiste en la representaciónde determinados objetos enimágenes dibujadas;convertidos en pictogramas, Mano en negativo de la cueva de Maltravieso (Cáceres)estos dibujos fueronadquiriendo la condición de símbolo y asociándose a conceptos o ideas más abstractas queno necesariamente tenían que ver con el objeto representado. Sin embargo, existenmanifestaciones gráficas anteriores a la irrupción de los sistemas de escritura, o a sullegada a nuestro entorno geográfico, cuyo valor y significado todavía se nos escapa engran medida; los investigadores aún discuten sobre, por ejemplo, el significado del arte 9
  10. 10. rupestre, tanto del Paleolítico como del esquemático de etapas posteriores en las queincluso ya se conocía la escritura en otras latitudes. En la cueva de Maltravieso, los panelescon manos impresas en negativo en rojo y blanco, o con puntos y trazos en negro, tienenun significado que sólo podemos suponer, tal vez relacionado con algún ritual mágico,con la creencia en el más allá, o quizá simplemente con la voluntad del artista paleolíticode dejar huella de su paso por el mundo. Otro caso de dibujos cuyo significado desconocemos son las representaciones queencontramos sobre estelas pétreas, ya sean antropomorfas, diademadas o de guerrerodesde la Edad del Bronce hasta la Edad del Hierro. En ellas aparecen a menudo figurashumanas, algunas claramente femeninas, y otras representando guerreros con su panopliade armas e incluso carros de caballos; no sabemos si se trata de la imagen de personas yobjetos plasmada con una finalidad funeraria o como instrumento de delimitación de unterritorio, como creen los investigadores; en todo caso, estas representaciones responden aun código que desconocemos. Estos dos casos son ejemplos de dibujos que sin duda expresan algo, pero lo hacende una manera ininteligible para nosotros, porque carecemos del código necesario paradescifrar esos signos; ¿se trata de una especie de escritura, en el sentido de signos trazadospara emitir un mensaje, sin escritura, en el sentido de representación gráfica del lenguajehablado? Hace ya tiempo que los antropólogos han señalado que diferentes signos utilizadosen algunas sociedades podían ser señales mnemotécnicas, marcas hechas para denotar laposesión de un objeto o la delimitación de un territorio, al estilo de las estelas de guerreroo las llamadas tablas de Tartaria. Esto, unido a la evidencia de que todas las culturas sehan valido de algún medio de comunicación gráfica, como hemos visto ya desde elPaleolítico, ha hecho que cada vez tenga menos sentido la barrera conceptual que se habíatrazado entre las sociedades dotadas de escritura y las llamadas “sociedades ágrafas”, contoda la serie de ideas connotativas que acompañaban a la ausencia de escritura como signode un mayor atraso cultural o de un sistema cultural degradado. 10
  11. 11. Escrituras Lo más probable es que la escritura surgiera de la necesidad de plasmar de algunamanera la contabilidad de las operaciones comerciales y económicas en Mesopotamia,primero en unas fichas de arcilla que representaban los bienes negociados, y más adelanteen una primera escritura protocuneiforme, que a finales del IV milenio a. C. ya se habíaconvertido en el cuneiforme que conocemos como la escritura más antigua del mundo,una manifestación ideográfica de realidades concretas reproducidas por medio depictogramas, que terminarían por representar conceptos o ideas abstractas a través dedibujos simbólicos. A partir de esa primera invención, encontramos una evolución y difusión de lossistemas de escritura antiguos al mismo tiempo que, por lo menos, otra invenciónindependiente en América. Hacia el 3100 a. C. aparecen los jeroglíficos arcaicos egipcios,y medio siglo después la escritura del Valle del Indo, de carácter todavía discutido; aprincipios o mediados del II milenio a. C. se desarrolla en la isla de Creta una escriturajeroglífica, de la que derivarían la escritura Lineal A y Lineal B. En China, las primerasmuestras de escritura son de hacia el 1600 a. C., pero sobre todo la irrupción del sistemase encuentra en la Dinastía Shang sin que esté claro si es invención propia eindependiente del Próximo Oriente o hay una cierta difusión expresada en una grafíatotalmente distinta. Más tarde, hacia el siglo III a. C. y de manera completamente independiente, laescritura fue inventada por los mayas en América Central, influyendo probablemente enel sistema adoptado por los aztecas, aunque ninguna de las dos dio lugar a una formamoderna de escritura. En la mayoría de las sociedades que se iban dotando de escritura, el sistemaresultaba muy complejo para el común de la población, su aprendizaje requería unconocimiento elevado y se consideraba apto sólo para una minoría, que se preocupaba dedetentar el control y convertirse en una casta que poseía y transmitía el saber sólo a loselegidos, incluso se prohibía el aprendizaje para los no iniciados en este sistema para 11
  12. 12. mantener su contenido mágico-religioso. La gran aportación fue conseguir, con unsímbolo gráfico convencional, la representación del sonido de una palabra; de ese modo sesuperaba una escritura que representaba objetos o ideas utilizando figuras, para que lossignos representasen las palabras tal como eran pronunciadas. A partir de ahí, los signosson capaces de plasmar ideas abstractas, acciones o verbos, y mediante el uso de palabrasmonosilábicas pasan a representar sílabas; algunos sistemas primitivos eran tambiénsilabarios, los símbolos representaban sílabas en vez de palabras, al igual que aún sucedeen algunos grupos de la India o entre los japoneses. La creación del alfabeto fue una verdadera revolución, al conseguir reducir elnúmero de signos a menos de treinta y permitir un aprendizaje rápido y más sencillo,combinando los signos para reflejar los sonidos que forman las palabras. Hacia el 1400 a.C. se encuentra ya el alfabeto protocananeo, y en torno al siglo XI a. C. apareceninscripciones fenicias correspondientes a una escritura que ya era horizontal de derecha aizquierda; cada letra tenía su posición en un alfabeto de veintidós letras. Sin duda estossistemas surgen, se desarrollan y se difunden en el contexto de las actividades comercialesde estos pueblos en Asia y el Mediterráneo; al principio, los alfabetos semíticos sóloreflejan sonidos consonánticos, habrá que esperar al alfabeto griego para encontrar unocompleto como hoy lo conocemos. En efecto, en el siglo VIII a. C. los griegos se habían apropiado del alfabeto fenicio,seguramente a través de las relaciones comerciales existentes, introduciendo importantescambios, especialmente la invención de los símbolos de las vocales. La expansión delalfabeto fue muy rápida en todos los ámbitos de la vida, se desarrolló la literatura y seextendió la alfabetización a capas más amplias de la población. A través de los griegos, elalfabeto se extiende por Europa, hacia occidente y hacia el interior del continente; en unlargo proceso de varios siglos de duración fue adoptado y adaptado por los romanos y lospueblos de lengua germánica; los eslavos incorporan también la escritura cirílica, queparece derivar del griego bizantino. En la Península Ibérica, la llegada de los fenicios dio probablemente lugar a unaversión autóctona de escritura que se documenta en el cuadrante suroeste peninsular, la 12
  13. 13. llamada escritura del suroesteque viene fechándose entrelos siglos VIII y VII a. C., lacual pudo haberevolucionado y, a través delcontacto con la escritura delos griegos tambiénpresentes en la península,dar como resultado laescritura ibérica, que seríasustituida por la latina haciael siglo I a. C. Inscripción de escritura del suroeste en la estela de Cabezo de Almoroquí (Madroñera). Museo de Cáceres El alfabeto latinoderiva del griego, probablemente a través de las colonias de la Magna Grecia, de dondesería adoptado por los etruscos; éstos tenían fluidas relaciones comerciales con los griegoshacia el siglo VII a. C., y seguramente de las ciudades de Caere y Veies pasó a los latinos ya otros grupos itálicos. En Roma, el alfabeto se normaliza, y de ahí se expande por toda lapenínsula y, posteriormente, por el Occidente europeo; con el tiempo llega a ser la formauniversal de escritura en todo el mundo occidental, sirviendo de base para la escritura delas lenguas romances y las anglosajonas. Mientras el alfabeto griego, y después el latino, se extendía por Occidente, se dioun proceso similar de expansión de la escritura por el Próximo Oriente, donde lossistemas indios beben de la fuente semítica. Igualmente, la escritura fenicia está en elorigen de la nabatea, que hacia el siglo IV d. C. da lugar a la actual escritura árabe, quetiene en común con los sistemas semíticos la ausencia de signos para las vocales. Así pues,puede decirse que la práctica totalidad de los sistemas de escritura actuales deriva enúltima instancia de las escrituras semíticas o de la antigua escritura china.Soportes para la escritura Desde el inicio de la escritura, las personas han utilizado una enorme variedad de 13
  14. 14. soportes y técnicas para realizarla, prácticamente cualquier material, orgánico oinorgánico, duro o blando, ha sido usado para soportar textos escritos, dando lugar anumerosas técnicas y herramientas para escribir. Pero además, la propia evolución de laescritura está relacionada con los materiales en que se aplica; ya sabemos que el tipo deletra que se usa en una inscripción en piedra no es el mismo que la cursiva de undocumento escrito con tinta sobre papel, y esto es así desde las primeras muestras deescritura. Los investigadores suelen distinguir dos procedimientos básicos de escrituraatendiendo a la forma de aplicarla, incisión o inscripción, y trazado. La incisión se aplicagrabando o haciendo un trazo con punzón, cincel o buril; el trazado utiliza la tinta o lapintura aplicadas mediante pinceles, lápiz, pluma, bolígrafo, impresión, etc. también haydistintas posibilidades formales como el dibujo, la pintura, la caligrafía o la impresión.Los textos impresos, que encontramos desde la invención de la imprenta en el siglo XV, ylos mecanografiados, suelen englobarse en este segundo grupo, y lo mismo sucede con lostextos digitales sobre soportes magnéticos u ópticos. Las escrituras más antiguas que se conocen fueron incisas sobre arcilla, algopropiciado por la invención de la alfarería; se trataba de placas sobre las que se marcabancaracteres con punzones de madera, asta o metal, y que eran almacenadas generando lasprimeras bibliotecas. Con posterioridad, la cerámica ha seguido siendo un soporte idóneopara la escritura, no sólo incisa; la firma de Sófilos aparece pintada en los vasos de figurasnegras que creó entre el 580 y el 570 a. C., y a partir de ahí numerosos artistas a lo largode la Historia firman sus piezas, y la superficie de los vasos se utiliza para agregar textos detodo tipo pintados, incisos, o incluso formados por pequeñas piedras como sucede en lacerámica enchinada extremeña. Los materiales orgánicos son sin duda los más utilizados a lo largo del tiempo paraescribir; la madera ya la usaban los sumerios, y en Egipto su uso competía con ventaja conel conocido papiro, ya que era más barata y fácil de preparar; los griegos y romanos laconvirtieron en uno de los soportes de escritura por excelencia. Generalmente, la maderaha sido preparada para recibir la escritura, bien con una capa de cera o bien de estuco o 14
  15. 15. yeso, pero posteriormente ha sido fácil encontrar instrumentos de todo tipo hechos enmadera con una gran variedad de inscripciones, que suelen hacerse por incisión opirograbado. La cera ha sido siempre un material fácil de trabajar y de borrar, siendo muyutilizada para la escritura en forma de capa aplicada sobre tablillas de madera que seencuadernaban en dípticos, trípticos o polípticos que se conservaban en los tablinia oarchivos; también de cera son numerosos sellos de documentos de época medieval. Otrosmateriales orgánicos que se han utilizado con profusión son el bambú, el corcho y cortezasde otros árboles, los caparazones de tortuga, el asta de bóvido, el marfil, la lana y el lino y,por supuesto, el papiro, el pergamino y el papel, verdaderos soportes de la mayor parte delas bibliotecas del mundo desde los egipcios hasta el presente. El papiro fue comenzado aelaborar en el antiguo Egipto a partir del tallo de una planta acuática, mientras que elpergamino empezó a fabricarse hacia el 1500 a. C. con piel ovicaprina y posteriormentebovina; el papel, por su parte, aparece en China antes del cambio de era, y de allí seexpande a Japón, Asia Central y, por medio del mundo islámico, a España y resto deEuropa. Originalmente, el papel se elaboraba con residuos de seda, paja de arroz, cáñamoo algodón; en Europa se fabricó tradicionalmente con lino, fibras procedentes de traposviejos, y posteriormente fibras vegetales ricas en celulosa. En cuanto a los materiales inorgánicos, la piedra de distintos tipos es el másfrecuente, y además duradero; no necesita preparación aunque no es fácil de inscribir. Esel soporte por excelencia de la epigrafía desde la Grecia clásica, y el más apto parainscripciones votivas, funerarias, triunfales, legislativas, etc. hasta el presente, siendonecesario destacar su uso en la epigrafía romana, presente en todo el Imperio y por lotanto también en la colección de nuestro Museo. En general, el granito ha sido la piedramás usada, siempre a cincel, pero también encontramos inscripciones en pizarra tantoepigráficas como las conocidas placas de época visigoda conteniendo cuentas y mensajesde distintos tipos, y, sobre todo, en mármol, la piedra más apreciada por su brillo ybelleza. No cabe duda de que el rey de los metales aptos para la escritura es el bronce; la 15
  16. 16. dificultad para grabarlo, y por tanto para modificar o alterar el texto, y su menorfragilidad con respecto al mármol, es sin duda la razón de que se eligiera para contenerdocumentos de valor jurídico, como leyes, pactos, tratados y decretos. El bronce se usó asímismo para la fabricación de letras que eran fijadas en el mármol o el granito que iba asostener un texto. El plomo, más fácil de trabajar, era utilizado en la antigua Roma paracontener inscripciones de carácter privado, hechas con un punzón metálico, como lastablillas imprecatorias donde se invocaba a las divinidades infernales. Así mismo, lastuberías de plomo de numerosas ciudades romanas a menudo aparecían inscritas con elnombre del artesano o taller que las fabricaba, y con posterioridad el plomo ha sido usadocon frecuencia para la fabricación de sellos para documentos, etiquetas y precintos dedistintos tipos con textos inscritos o en relieve. Mención aparte merecen los graffiti, inscripciones de toda clase hechas en todas partes y en todas las épocas sobre muros, piedra en general, cerámica, etc. Se encuentran desde los realizados con carbones hasta los actuales que se trazan con aerosoles de pintura, pasando por los incisos en paredes de Deditio o texto de rendición del pueblo Seano. (Alcántara). prisiones, castillos, Museo de Cáceres cuarteles, colegios, etc. Son bien conocidos losejemplares amorosos, obscenos o electorales de Pompeya, así como otros casos posteriorescomo los descritos por Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista deNueva España, que registra una frase de Hernán Cortés proferida para defenderse de los 16
  17. 17. anónimos de protesta quedecoraban la fachada de sucasa en México: “paredblanca, papel de necios”. Entre los muchosmateriales que son aptospara la aplicación de textospor distintos métodos estátambién el vidrio, quecomenzó a utilizarse parala impresión en el siglo Graffiti recientemente identificado en el aljibe de la Casa de lasXIX con fines comerciales, Veletas por los arqueólogos Víctor Gibello y Teresa Cabezas.como es el caso de las Museo de Cáceresbotellas y envases de bebidas y conservas.Escritura para identificar No cabe duda de que una de las funciones fundamentales de la escritura es laidentificación; de hecho, en la raíz de la invención de la escritura se encuentra también lavoluntad de dar respuesta a la necesidad de distinguir unas cosas de otras, unos productosde otros, unas personas de otras. El lenguaje es anterior a la escritura, e independiente deella; los objetos, las personas y las acciones tienen y reciben sus nombres tanto si existe laescritura como si no, pero ésta contribuye a fijar la denominación de las cosas y laspersonas de forma que sea evidente y objetivo para todo aquel que sea capaz de descifrarel código, y además sirve para trascender en el tiempo las vidas de las personas. Uno de los campos en que resulta más útil esta función básica de la escritura es lanumismática, al distinguir sobre la propia pieza el valor de una moneda frente a otra; dehecho, en la numismática moderna se ha venido utilizando el número a un tamañosuperior al de la letra para marcar las piezas, de forma que a través de él incluso las 17
  18. 18. personas analfabetas pudieran identificar el valor de las monedas aparte del peso y tamañode las mismas. Algo semejante sucede con los sistemas de pesas y medidas; sobre todo apartir de la adopción generalizada en el mundo europeo del Sistema Métrico Decimal, laspiezas usadas para fijar el peso o la medida de un producto o un bien comercial estánmarcadas con el valor que tienen, de manera que su uso sea público y el comprador puedaver en todo momento que lo que está en la balanza pesa dos kilos, porque lo dice sobre lapesa. De este modo se disipa la arbitrariedad a que estaban sujetos sistemas anteriores enque la medida dependía en mayor grado de la pericia del vendedor y de una convenciónaceptada por ambos participantes en la transacción, pero que invariablemente debía estarrespaldada por la existencia de un juego oficial de pesas y medidas en manos de laadministración municipal. Función identificadora tienen también los letreros de todo tipo que desde muyantiguo se han utilizado para indicar la naturaleza de un lugar; en la antigua Roma seusaban los signa, carteles de madera o metal colocados en la puerta de los establecimientospara identificarlos y al mismo tiempo para atraer al público; muchos de ellos eransolamente dibujos, no llevaban texto, y servían como referencia urbana. Así, Suetoniocuenta que el emperador Domiciano había nacido “en la sexta región de Roma, cerca delpunto llamado la Granada, en una casa convertida más adelante por él en templo de lafamilia Flavia”, y es que los romanos no acostumbraban a numerar las casas. Habrá queesperar mucho tiempo para que aparezca un sistema de rotulación de las calles y lanumeración de las casas; en el siglo XVI las calles solían recibir nombres relacionados conparticularidades del paraje, edificaciones existentes, gremios que tenían allí su asiento opersonas que vivían o habían vivido en ellas, pero no era corriente que se rotularan,porque generalmente no se consideraba necesario. En casi toda España comienza aimponerse la rotulación de las calles con la invasión napoleónica, por orden del ejércitofrancés, y posteriormente diversas Reales Órdenes insisten en colocar números sobre laspuertas de las casas donde no los había (1858) y placas con los nombres de las víaspúblicas, pero también de municipios, parroquias y edificios singulares (1860); estasplacas suelen ser de loza esmaltada, siendo muchas de ellas fabricadas en Talavera de laReina. En Cáceres había un buen número de placas talaveranas de este tipo que datan delos siglos XVIII y XIX, y un segundo lote fue encargado ya a principios del siglo XX a la 18
  19. 19. fábrica Ruiz de Luna; inexplicablemente, y sin que resultara necesario, en 2002 casi todasellas fueron bárbaramente arrancadas -y en algunos casos destrozadas- para sustituirlas porotras nuevas de características estéticas bastante mejorables.Escritura para ensalzar Prácticamentedesde su invención, laescritura es utilizadacomo medio depropaganda por el poder;ya en la dinastía V delAntiguo Egipto secompusieron los primerostextos destinados a lamemoria o glorificaciónde los faraones, la Piedra Placa de loza con la indicación de la villa de Guadalupe.de Palermo y los Textos de Segunda mitad del siglo XIXlas Pirámides. En general,estos textos no sólo sirven para ensalzar al monarca, sino que tienen también uncontenido religioso, tratan sobre el origen de la vida y se refieren al más allá, y es que estaes otra de las características de la escritura en sus inicios, la íntima conexión con el mundode la organización religiosa. A lo largo del tiempo, hay varios casos de sistemas deescritura asociados a lenguas vinculadas con grandes sistemas religiosos; el latín, porejemplo, aún conserva una importancia de primer orden en todo el mundo católico, apesar de ser considerada una lengua muerta; algo semejante sucede con el árabe en elIslam, ya que es la lengua en que se reza y recita el Corán, con el hebreo y su papel en lareligión judaica, el sánscrito en las tradiciones religiosas de la India, y el chino vinculadocon el confucionismo y el taoísmo. Todos ellos ejemplifican cómo la tradición escritainfluye en el funcionamiento de una ideología y práctica religiosa, y explican, porejemplo, la inquina sufrida por los libros talmúdicos que acompañaban a la hoguera a suspropietarios judaizantes condenados por la Inquisición española. Trasladando el 19
  20. 20. razonamiento de la religión a la ideología, la escritura puede convertirse en armaarrojadiza, y en culpable de delitos de pensamiento y opinión, como cuando, según sedice, el antiguo guerrillero Espoz y Mina ordenó fusilar en 1814 un ejemplar de laConstitución de Cádiz para congraciarse con el absolutista Fernando VII, o cuando losnazis organizaban quemas públicas de libros y obras literarias consideradas degeneradas,por encarnar posiciones ideológicas contrarias a las suyas. La moneda es un ámbito idóneo para la glorificación del soberano y del pueblo quelas emite y utiliza; ya las antiguas emisiones del siglo VI a. C. llevaban el emblema de lacasa real de Lidia, y en las primeras monedas griegas se presentaban los símbolos de lasciudades que las emitían. En Roma se impone la costumbre de representar la efigie delEmperador en la moneda y añadir su nombre, algo que se mantiene en el mundo cristianoen la Edad Media, mientras que en el ámbito islámico sólo aparece el texto debido a laprohibición de representar la figura humana. La moneda moderna repite en todo elmundo este esquema y sigue siendo una de las vías más utilizadas para la fijación deimágenes simbólicas del estado emisor. Un papel similar al de la moneda en el ámbito estatal lo desempeña la medallísticao la emblemática sobre diferentes soportes tanto en el mundo privado como en el de lasinstituciones. Así mismo, la retratística oficial y la iconografía religiosa son soportesidóneos para la glorificación y ensalzamiento de los poderes terrenal y celestial; el texto amenudo acompaña a las imágenes para explicar aquello que al súbdito o al feligrés se leescapa por causa de sus limitados conocimientos de la iconografía. De ahí a la inscripciónlaudatoria o conmemorativa no hay más que un paso, y podemos encontrar pruebas deello en multitud de memorias en piedra o metal destinadas a perpetuar la memoria de unsoberano, obispo, gobernador o funcionario que edificó o restauró un monumento. Como es natural, este tipo de recuerdos o memorias a veces no son tan duraderoscomo se pretende, y los vaivenes de la Historia y de la política llevan en ocasiones adenigrar o borrar de la memoria a quien tiempo atrás se había ensalzado. El caso delfaraón Akhenatón es uno de los más señalados de esta damnatio memoriae que han sufridonumerosos mandatarios; abolió la religión oficial e introdujo numerosos cambios en la 20
  21. 21. política, el arte y la literatura, pero faraones posteriores restituyeron la anterior situaciónborrando su reinado de los anales y picando materialmente su nombre en numerosasinscripciones. Varios emperadores romanos sufrieron este mismo tratamiento,derrocándose sus estatuas y eliminando su nombre de las inscripciones, como sucedió conel emperador Domiciano que, tras ser asesinado, desapareció de las esculturas y de todotipo de memorias.Escritura para dedicar Uno de los usos más frecuentes de la escritura es la dedicatoria, ya sea a unadivinidad o advocación religiosa, a un soberano, a los antepasados, a miembros de lafamilia, a amigos, o a una colectividad. A través de la dedicatoria, el oferente trata deganar el favor del destinatario al que se dirige, de manera que el objeto sobre el que seinscribe el voto es en realidad un mero vehículo para contener la expresión de ese deseo debeneficiar a la persona o grupo al que se dedica el presente. En este caso la escritura no esuna circunstancia del objeto, sino al contrario, la verdadera importancia de éste reside enla dedicatoria que refleja. Entre las manifestaciones más antiguas de la expresión escrita se encuentranmuestras de este tipo; los bronces rituales de la Dinastía Shang, en China, fechados entrelos siglos XVII y VIII a. C., llevaban ya inscripciones consistentes en cuestiones depropiedad y dedicatorias; en Egipto, en el último cuarto del siglo XIII a. C. la dedicatoriade la Gran Corte de Ramsés II en el templo de Luxor se expresa describiéndolo comoMonumento para su padre, Amón-Ra, rey de los dioses, de fina arenisca blanca, que el Hijo deRa, Ramsés, hizo para él. Este tipo de textos son corrientes en la Antigüedad,distinguiéndose en época romana dos grandes grupos epigráficos, las inscripciones votivasy las honorarias; las primeras suelen dedicarse a una divinidad, incluyendo por lo generalel nombre del dedicante, el motivo de la ofrenda y a veces otros datos como la fecha y ellugar, acompañados de fórmulas convencionales como D. D. (Dedit, dedicavit, Dado,dedicado), F. C. (Faciendum curavit, Se encargó de hacerlo) V. S. L. A. (Votum solvitlibens animo, Cumplió su promesa de buen ánimo), etc. Las honorarias suelen 21
  22. 22. corresponder a estatuas o monumentos públicos dedicados a un personaje, y acostumbrana llevar el nombre de la persona a la que se dedica precedido de la fórmula In Honorem(En honor de), el del dedicante y los motivos de la dedicación, a veces acompañados delos habituales Fecit (Lo hizo), Poni iussit (Lo hizo colocar), etc. A finales de la Edad Media y durante el Renacimiento se pone de moda lacostumbre de dedicar obras literarias de todo tipo a grandes personajes que generalmenteactuaban como protectores de los escritores; por citar sólo algunos ejemplos, Enrique deVillena dedicó sus Doce Trabajos de Hércules a Mosén Pero Pardo, a quien le pide acetéysla presente obra, acatando materia y fictión mía; Maquiavelo, por su parte y como es biensabido, ofrece su tratado El Príncipe a Lorenzo de Médicis, y el mismísimo Cervantesdedica la primera parte del Quijote al Duque de Béjar esperando que poniendo los ojos laprudencia de Vuestra Excelencia en mi buen deseo, fío que no desdeñará la cortedad de tanhumilde servicio. También las inscripciones funerarias tienen un cierto componente dedicatorio, yaque no dejan de ser homenajes que se ofrecen a los difuntos en todas las épocas, al tiempoque recuerdos que los deudos dedican al pariente fallecido. La epigrafía funeraria árabesuele iniciar estas inscripciones con la fórmula conocida como basmala, una fraseintroductoria que se usa en el inicio de las suras del Corán y, en general, en numerososdocumentos e incluso como motivo decorativo: En el nombre de Dios, el Clemente, elMisericordioso. Pero en general, la dedicatoria aparece con abundancia en obras de arte que susautores ofrecieron a personas de su entorno y a las que dejaron evidencia de gratitud oamistad mediante sencillos y breves textos dedicatorios. Goya dedicó a su discípuloAsensio Juliá el retrato que le había hecho; a su vez, Vicente López dedicó a Goya suretrato fechado en 1826, Federico Madrazo añadió una dedicatoria en el retrato de suamigo el pintor Eduardo Rosales (1867). Estos son sólo algunos de los muchos ejemplosen que los pintores del siglo XIX plasmaron textos con dedicatoria en sus obras, biendirigidos a otros artistas, o bien a los comitentes de las obras o a otras personas; lacostumbre continuó en el siglo XX, en que Sorolla regaló una de sus obras dedicada a José 22
  23. 23. Benlliure, o Picasso ofreció uno de sus dibujos a Rafael Alberti con la curiosa dedicatoriaDel poeta Pablo Picasso al pintor Rafael Alberti. También el Museo de Cáceres posee algunas obras dedicadas por sus autores, como el retrato de la niña María Picón, dedicado al padre de ésta por su autor Emilio Sala, o los retratos de un árabe y de una señora, dedicados a Ramón Sanabria por sus respectivos autores, Eduardo Urquiola y Francisco de Asís López. Me fecit Me fecit (Me hizo) y Ex. Off. (ex officina, Del taller de) son las frases latinas más corrientes que Emilio Sala: Retrato de María Picón. Museo de Cáceres (Depósito del Museo del Prado) identifican al autor de una obra de arte. Estas son fórmulas usualespara perpetuar la memoria de los creadores, algo que se generaliza desde el Renacimiento,pero que tiene importantes antecedentes históricos. Ya se ha señalado el papel de lospintores y ceramistas griegos, que comienzan a firmar sus obras orgullosos de la bellezaque alcanzan; entre ellos se cuentan nombres bien conocidos como Sófilos, Clitias,Ergótimos, Exequias o Andócides; en realidad, se conocen también los nombres degrandes pintores murales o de caballete, como Zeuxis, Parrasio o Apeles, de los que nonos ha quedado ninguna obra, y de afamados escultores, como Mirón, Fidias, Policleto oPraxíteles, cuyas obras conocemos casi siempre a través de copias romanas. En la antiguaRoma las obras que se firman son de tipo más artesanal: lucernas, espejos, ánforas y otrosobjetos muebles de menor tamaño, a menudo llevan la marca del fabricante precedida de 23
  24. 24. la citada abreviatura Ex. Off. No faltan sin embargo grandes y bellos mosaicos que llevanla orgullosa firma de su creador o creadores, e incluso tuberías de plomo, como laconservada en el Museo de Cáceres, muestran la identificación del taller del que salieron. Los artistas comienzan a reclamar el protagonismo en sus creaciones, firmando consu nombre las obras que elaboran, sobre todo a partir del Renacimiento, dentro de lacorriente de pensamiento que es el Humanismo. Para éste, es fundamental la importanciadel hombre, de su inteligencia como valor superior, y la fama es una virtud que favorece elespíritu de superación, de ampliación del conocimiento y disfrute de los sentidos; porello, se considera que el deseo de gloria, prestigio y poder mejora al hombre. A partir deahí, nos son conocidos los nombres de los grandes creadores, Giotto, Botticelli, Leonardo,Miguel Ángel y un largo etcétera de artistas, que experimentan un ascenso en la escalasocial luciendo orgullosos sus méritos y títulos cuando los tienen: Zurbarán, por ejemplo,firmaba como Philipi III(I) Regis Pictor en 1638, pese a que apenas trabajóocasionalmente para la Corona, y es bien conocido el ansia de Velázquez por sernombrado Caballero de la Orden de Santiago, algo que sólo logró en la última etapa desu vida. No obstante, la costumbre de firmar las obras y darse a conocer se manifiesta en lasllamadas Artes mayores, pero tardará en aparecer en las consideradas menores oindustriales; casos como los de Benvenuto Cellini en Italia o los Arfe en España sonexcepciones atribuibles a su enorme talento y a que también cultivaron otras artes tantoen la práctica como en la teoría. Grandes creaciones artísticas de los siglos XVI y XVII encampos como la loza esmaltada, la marroquinería, el mobiliario, la tapicería, la rejería o larelojería, por ejemplo, quedan sin autor conocido por ser consideradas como creacionesartesanales o de taller, si bien se conocen algunos nombres de entre los más valorados. Enla numismática, por ejemplo, aparecen marcadas en las monedas las iniciales de losensayadores y maestros de ceca, responsables de la ley o pureza del metal y de su peso, delos que respondían con su prestigio personal y sus bienes. Sobre todo en los siglos XVIII y XIX, y muy especialmente con el inicio de laproducción industrial de numerosos objetos, muchos de ellos son firmados por sus 24
  25. 25. creadores o por las fábricas que los producen, y sobre todo por éstas. La loza, lasherramientas y armamento de acero fundido, el cuero curtido, e incluso la cerámicacomún en algunos casos, llevan el sello de la fábrica, contribuyendo a crear justa famamundial de ciertas ciudades o países por la manufactura de determinados productos: lozade Worcester, Staffordshire, Sargadelos, Manises o Sevilla, porcelana de Sèvres, Meissen oCapodimonte, acero de Solingen o Sheffield, cuero cordobés, lana inglesa, etc.Escritura y propiedad Una de las grandes ventajas que Eurípides le veía a la escritura es que, gracias a ella,las personas pueden consignar por escrito las disposiciones testamentarias que estimenoportuno, evitando las disputas familiares que pueden darse si no existen tales últimasvoluntades escritas. Ya sabemos que, en no pocas ocasiones, incluso la existencia de untestamento escrito y debidamente registrado tampoco evita las discusiones y hasta laruptura en muchas familias, pero por ello cabe preguntarse cómo se resolvería este tipo deproblemas si no existieran los registros escritos. Precisamente, uno de los más fecundoscampos de estudio histórico y antropológico son los registros notariales en que suelenconservarse los testamentos redactados por generaciones de personas ya desaparecidas; enellos se pueden encontrar detallados inventarios de propiedades del testador, incluyendoinmuebles y todo tipo de enseres de las casas, así como animales, derechos reales, censos,capellanías, etc., la hijuela es un documento que solía incorporarse aclarando lasparticiones y estableciendo la parte que correspondía a cada heredero. Pero la propiedad no sólo se expresa en los documentos ad hoc y con intención detransmitirla a los herederos. Probablemente más antiguo que esto es el interés pordistinguir los objetos con una marca de propiedad inequívoca y a la vista de todo elmundo que sirva para disuadir a otras personas de apropiárselos, que permitaidentificarlos en caso de extravío y, sobre todo, que muestre bien a las claras a quiénpertenecen determinados bienes, especialmente los de prestigio, para transmitir una ideade su capacidad adquisitiva. La marca de propiedad no se limita a los objetos, sino que se utiliza en bienes 25
  26. 26. semovientes, como el ganado, marcado de diferentes maneras en las distintas culturas.Parece que ya en el antiguo Egipto se marcaba el ganado con un hierro candente, siendousual en nuestra cultura también la marca con un código de cortes en las orejas para laidentificación de las reses. Pero esa costumbre de marcar a hierro a los animales se haextendido también a las personas; los griegos la aprendieron de los persas para marcar alos prisioneros de guerra y esclavos, y en Roma se practicó con los soldados que eranlicenciados con deshonor y ocasionalmente con los esclavos (stigma). Después, lacostumbre continuó durante la Edad Media y fue exportada por los españoles a América;ya en 1511 Ponce de León escribe al Rey Fernando el Católico que “Tengo en servicios(...) lo de haber herrado con una F en la frente a los indios tomados en guerra,haciéndolos esclavos, vendiéndolos al que más dio y separando el quinto para vos”;después, llegarán numerosas órdenes reales para tratar de limitar la reducción a esclavitudde miles de indios. En la Península, era frecuente que los esclavos moriscos se marcaran enlugares visibles, preferentemente el rostro, con las letras, “S” e “I”, es decir, Sine Iure (Sinderecho) que solían leerse “es-clavo”, señal inequívoca de la condición infrahumana que sehabía aplicado a la persona que lo llevaba. El hierro con que se marcó a los miles deesclavos africanos secuestrados de sus países y llevados a la fuerza a América y Europa sellamó en España “carimbo”, voz portuguesa que denota la principal vía de exportación delos esclavos, y no fue suprimido legalmente hasta 1784, aunque la esclavitud siguió siendolegal en la Península hasta 1837, y hasta 1880 en Cuba. Así pues, la antigua y duradera voluntad de marcar los objetos con el nombre dequien los posee o los ha adquirido, es ahora para el estudioso un excelente canal deinformación sobre detalles del uso y datación de aquéllos. La expresión más usual paradenotar esta propiedad sobre los objetos es el conocido “Soy de…” que aparece enmultitud de piezas de todo tipo: espadas, cuchillos, zurrones, carteras, mantas, toallas,fajas, medias, piezas de cerámica, joyas, etc. Como ejemplo, una de las espadas queaparece en el catálogo de la Real Armería de Madrid con la leyenda “Soy de AndrésMateo de Maroçola y Aragón”, fechada ya en el siglo XV. Además de esta expresión escorriente que aparezca el nombre de pila de la persona, a veces también los apellidos, yocasionalmente la fecha; también es muy frecuente que el nombre sea sustituido por lasiniciales o algún anagrama identificador de la persona. Quien ha marcado el objeto suele 26
  27. 27. ser el propietario mismo cuando se trata de objetos que no requieren de un equipamientotecnológico complejo para su fabricación o individualización, es el caso de las piezas demadera o asta, corcho o textiles. Pero en casos como la joyería, el cuero, los metales o laloza decorada, es más corriente que la marca sea introducida por el artesano fabricante deacuerdo con el encargo hecho por el cliente, tal es el caso de los priores del monasterio deEl Escorial, que desde finales del siglo XVII y hasta 1723 encargaron a alfares de Talaveralas vajillas monacales generando una riquísima colección que hoy se halla dispersa ennumerosas colecciones públicas y privadas. Dado que no siempre se disponía de los medios o posibilidades para marcarpersonalmente las piezas, se generalizó en España una forma de denotar propiedad másasequible y versátil, ya que los objetos eran más fácilmente transferibles cuando llevaban laleyenda “Viva mi dueño”. La expresión aparece en multitud de objetos de diferentestipos, sobre todo en el siglo XIX; con mucha profusión la vemos en cuchillos y navajas,donde adquiere casi infinitas variedades: “Que viva mi dueño que no es un guaja es unmozo valiente con la navaja”, dice la hoja grabada de una navaja albaceteñadecimonónica, y aparece también en bordados de la indumentaria popular, generalmentehechos por las mujeres sobre complementos del atuendo de sus novios o esposos: “Vivami dueño”, “Ni me presto ni me doy sólo de mi dueño soy”, o “viva el que baila y yo”,puede leerse en prendas de antiguos trajes maragatos. La expresión alcanzó tal difusión ensu época que terminó dando título a la segunda pieza de la trilogía El Ruedo Ibérico, conque Ramón María del Valle Inclán retrata el asfixiante ambiente del final del reinado deIsabel II y su atmósfera de ignorancia y corrupción creada por los militares en el gobierno,de quien dice que “todos tienen escrito en sus gloriosos aceros el viva mi dueño de lascachicuernas”.Escritura y mensaje Verba volant, scripta manent, dijo Cayo Tito, “las palabras vuelan, los escritospermanecen”. Aunque se puede interpretar en dos sentidos, la frase incide sobre lafugacidad o volatilidad de lo que se habla, frente a la permanencia en el tiempo de aquelloque queda fijado mediante la escritura, su significado pueden entenderlo todos los que 27
  28. 28. conozcan el código utilizado al escribirlo incluso muchas generaciones después de quehaya desaparecido el autor. Esta cualidad es muy valorada durante la Edad Media, sobretodo en el campo del Derecho, por eso Alfonso X el Sabio señala en la III Partida que “elantigüedad de los tiempos, es cosa que faze a los omes olvidar los fechos pasados. E porende fue menester que fuese fallada Escritura, porque lo que antes fuera fecho non seolvidasse, e supiessen los omes por ella las cosas que eran establecidas, bien como si denuevo fuessen fechas. E mayormente porque los pleytos e las posturas e las otras cosas quefazen e ponen los omes cada dia entre si, los unos con los otros, non pudieren venir enduda o fuessen guardadas en manera que fuessen puestas”. Sin duda, ésta es una de las principales utilidades de la escritura, más allá de servircomo canal de comunicación a larga distancia merced a los actuales soportes delhipertexto en la red universal; es decir, el mensaje que se transmite mediante la escrituratiene la virtud de quedar fijado en una forma estable para el futuro, si bien las nuevastecnologías están haciendo que incluso aquello que está escrito años atrás pueda seguiraumentando, corrigiéndose o modificándose mediante su circulación en la red global quees Internet. Sin perjuicio de todos los revolucionarios cambios que está propiciando lasustitución del soporte papel por el soporte magnético u óptico, la escritura tiene comomisión la de emitir mensajes, la de trasladar información. Esto es importante, pero no eslo mismo información que comunicación, la primera es transmitida de forma unilateral,pero la segunda requiere la multilateralidad, la participación de varias personas; laescritura ha sido siempre un medio de información, especialmente desde la invención dela imprenta, pero el desarrollo tecnológico ha hecho que en la actualidad la escritura seaenfocada desde la interactividad como uno más de los medios de información, y noprecisamente el más atractivo y usual, sobrepasado en el uso por la televisión, la radio, lamúsica o la propia Internet. Tradicionalmente, por medio de la escritura se ha transmitido todo tipo demensajes, ya hemos visto algunos de ellos, referidos a la identificación, la dedicatoria, laautoría o la propiedad, pero hay muchas otras posibilidades, desde la carta de amor a la 28
  29. 29. cita a través del mensaje de teléfono móvil, pasando por los asientos contables de todotipo. Las posibilidades son infinitas, y así quedan reflejadas en objetos tan sencillos comoel libro de modelos de un orive cacereño; en él, el artesano resume los conocimientostécnicos que a su vez recibió de su padre o abuelo, que le precedieron en el oficio;mediante el dibujo deja un registro permanente para sí mismo y para sus continuadores(tal vez un hijo, un sobrino) de la manera de fabricar joyas estandarizadas y repetidas degeneración en generación, y el texto le sirve para explicar el peso de metal que debeutilizarse, incluso el precio a que se debe cobrar la “hechura”. Es todo un compendio de laprofesión escrito para permanecer. Una intención en cierto modo similar se adivina en las placas visigodas de pizarraque sirven para dejar constancia de cuentas cuyo significado se nos escapa, pero pudieronservir en todo caso para fijar los resultados de alguna actividad fabril, comercial oganadera. Y mucho más lúdica es la utilización de la escritura sobre piezas como las jarrasque se exponen, dedicadas a la diversión y sociabilidad vinculada al consumo público debebidas alcohólicas; los lemas plasmados sobre las piezas, correspondientes a distintasculturas, coinciden en incitar al disfrute de la vida por encima de las dificultades yamarguras de la vida cotidiana. Este mensaje positivo, universal y atemporal, que no esotro que el Carpe diem, resume en unas pocas frases toda una filosofía de vida paratiempos difíciles que nuestros antepasados quisieron transmitirnos a través del tiempo, ylo hicieron, como no podía ser menos, mediante la escritura. Lo dejaron escrito en eltiempo. 29
  30. 30. Catálogo
  31. 31. Escritura sinescritura
  32. 32. Dibujo de la estela decorada de Cabañ Solana de Cabañ as Juan Cabré Aguiló (1882-1947) Plumilla sobre papel Alt.: 53,5 cm.; anch.: 29,5 cm. (huella) Nº Inv.: D8.185 La estela de Solana de Cabañas, de la Edad del Bronce, fue depositada en el Museo Arqueológico Nacional por Mario Roso de Luna, y representa una figura humana con su lanza, espada, espejo, casco, escudo y carro. Su función podría ser funeraria o delimitadora de territorios. El autor del dibujo, Juan Cabré, está considerado como uno de los pioneros de la Arqueología española; sus descendientes donaron el diseño al Museo de Cáceres. (Bibl.: Cabré, 1923) Calco de panel pintado de la cueva de Maltravieso Carlos Callejo (1911-1993) Lápiz negro y rojo sobre papel vegetal Alt.: 46 cm.; anch.: 30 cm. Nº Inv.: 7.264 Las pinturas paleolíticas de la cueva de Maltravieso fueron descubiertas por el conservador del Museo de Cáceres Carlos Callejo en 1956. Los calcos que de ellas realizó sirvieron para dar a conocer el conjunto a la comunidad científica a través de diversas publicaciones; los paneles, formados por improntas de manos, puntos y líneas son considerados hoy como la principal muestra del arte rupestre pleistoceno en la Meseta central. (Bibl.: Callejo, 1970: P. VII, 167)35
  33. 33. Ídolo placa del dolmen de Trincones Alcántara, IV-II milenio a. C. Pizarra Alt.: 3,6 cm.; anch.: 4,7 cm.; gr.: 0,4 cm. Nº Inv.: D7.561 Las placas decoradas, denominadas ídolos, aparecen en los ajuares funerarios de los dólmenes. Algunas de ellas no están decoradas, tal vez estuvieran pintadas; las decoradas reproducen nítidamente los rasgos humanos: la nariz, los ojos marcados y perforados, los brazos, las manos entrelazadas y motivos de lo que parece ser la vestimenta. Estas representaciones nos hablan del valor simbólico de lo humano para estas gentes. La placa apareció en las excavaciones de 1998. (Bibl: Bueno et al., 2000: 159). Placa grabada Cueva de El Conejar (Cáceres), X milenio a. C. Pizarra Alt.: 3,6 cm.; anch.: 4,7 cm.; gr.: 0,4 cm. Nº Inv.: 6.908 Los cambios en la forma de vida y en la mentalidad de las gentes del Epipaleolítico se reflejan en las manifestaciones artísticas, que se hacen más escasas y se limitan fundamentalmente al arte mueble. Los objetos se decoran mediante grabados de tendencia rectilínea y geométrica, como la placa aparecida en la Cueva de El Conejar en las excavaciones de 1981, decorada mediante líneas grabadas paralelas que completan toda la superficie en ambas caras, reflejo de un arte más conceptual y racionalista. (Bibl.: Cerrillo, 1999: 116).36
  34. 34. Sello basculante Talavera la Vieja (Bohonal de Ibor), finales del siglo VII o inicios del VI a. C. Bronce Alt.: 6,4 cm.; anch.: 3,8 cm.; gr.: 1,5 cm. Nº Inv.: D2.992 Este sello es un objeto de importación, posiblemente fenicio o púnico, que recrea modelos de Egipto y representa en una de sus caras a un león tumbado, con las fauces abiertas, en actitud amenazante. El león representa la realeza y autoridad; usado por las aristocracias locales como símbolo de su prestigio, dejaría su impronta como emblema de propiedad y poder sobre superficies blandas a la vista de todos. Procede de un hallazgo casual de 1995. (Bib.: Jiménez, 2006: 92). Tésera zoomorfa Villasviejas del Tamuja, Botija, siglos II-I a. C. Bronce Alt.: 1,9 cm.; anch.: 5,3 cm.; gr.: 1 cm. Nº Inv.: 6.238 La tésera es una tablilla de bronce o plata que expresa la hospitalidad entre pueblos o personas. Introducida por los romanos en la Península Ibérica, estas piezas tuvieron una amplia difusión y estaban escritas en lengua ibérica. Nuestra Tessera hospitalis representa la cabeza de un lobo o perro en relieve y el dorso liso sin inscripción. Posiblemente más comunes que las que ofrecen inscripción, hecho normal en una sociedad mayoritariamente analfabeta, la tenencia del objeto ya transmitía la idea sin necesidad de escritura.37
  35. 35. Estela decorada o de guerrero Cabezo de Almoroquí, Madroñera, siglos X-VIII a. C. Cuarcita Alt.: 58 cm.; anch.: 40 cm.; gr.: 12 cm. Nº Inv.: 624 La estela representa una figura humana, con las piernas decoradas por alguna vestimenta. Del tronco parte un escudo circular, y un brazo porta una lanza y otro objeto interpretado como una fíbula. Las estelas decoradas o de guerrero están ampliamente representadas en la geografía extremeña, sin conocerse su significado exacto, lo representado en todas constituía una forma de comunicación que las gentes del Bronce final sabrían interpretar sin necesidad de escritura. (Bibl.: Beltrán, 1973: 109).38
  36. 36. Escrituras
  37. 37. Escarabeo egipcio Talavera la Vieja, siglos VII-VI a. C. Piedra cristalina (Anfibolita o Esteatita) Alt.: 1,2 cm.; anch.: 0,9 cm.; gr.: 0,7 cm. Nº Inv.: D2.994 Los escarabeos egipcios son comunes en enterramientos del periodo orientalizante y llegaron a la Península Ibérica a través de comerciantes fenicios. Eran considerados objetos de prestigio pese a no comprender la escritura jeroglífica. Se representa una figura femenina, Isis, su hijo Horus, y debajo escrito “favorito de la dorada”, el propietario considera que la diosa le protege. Procede de un hallazgo casual de 1995. (Bibl.: López y Velázquez, 2006: 115). Fragmento de galbo con escritura celtibé celtib é rica Villasviejas del Tamuja, Botija, siglos V-IV a. C. Cerámica Alt.: 4,7 cm.; anch.: 4,3 cm.; gr.: 0,8 cm. Nº Inv.: 6.230 La llegada de comerciantes fenicios de la ciudad de Tiro y de su colonia Cartago, supone la irrupción del alfabeto fenicio en la Península. Partiendo de él, los distintos pueblos hispánicos lo utilizarán para transcribir sus lenguas, adaptándolo a sus propios sonidos fonéticos, o bien ideando nuevas letras. Estas escrituras aún hoy en día nos son en gran parte desconocidas. El fragmento apareció en las excavaciones de 1976. (Bibl.: Hernández, 1985: 221).41
  38. 38. Moneda: unidad de Tamusia Ceca: Villasviejas del Tamuja (Botija), inicios del siglo I a. C. Bronce Ø: 2,3 cm.; peso: 6,67 gr. Nº Inv.: 7.176 Las monedas de Tamusia presentan un anverso con cabeza masculina entre dos delfines y al reverso un jinete lancero y debajo en escritura celtibérica: TAMUSIA. Es la única ceca celtibérica fuera del núcleo del valle del Ebro; dado que los vetones, habitantes de la zona, nunca acuñaron moneda, esto confirmaría las palabras de Plinio sobre gentes de la Celtiberia en Lusitania. La emisión posterior de otra moneda con leyenda latina TAMUSIENSI y la evolución del topónimo hasta Tamuja, indica sin duda que se trata del mismo lugar. Moneda: didracma griego Ceca: Neapolis, Campania, ca. 380-280 a. C. Plata Ø: 2 cm.; peso: 6,92 gr. Nº Inv.: 7.269 Hacia el siglo VIII a. C., los griegos adoptan y modifican el alfabeto fenicio, adaptándolo a su lengua, gracias a los contactos con comerciantes fenicios. Los griegos se expanden por todo el Mediterráneo fundando colonias y llevando su lengua; en el sur de la Península Itálica, en la Magna Grecia, fundan la ciudad de Neapolis, la actual Nápoles. En la moneda acuñada allí el anverso presenta una cabeza diademada de Ninfa, y el reverso un toro con cabeza de hombre siendo coronado por una Niké alada, en el exergo está escrito en griego NEOPOLITHS. (Bibl.: Callejo, 1957: 4).42
  39. 39. Moneda: dracma griego Ceca de Magnesia, Reinos Helenísticos, 319-305 a. C. Plata Ø: 1,8 cm.; peso: 4,17 gr. Nº Inv.: 7.268 A la muerte de Alejandro III, más conocido como Magno, los generales macedonios dividieron el Imperio creando los reinos helenísticos, pero continuaron acuñando moneda a su nombre en distintas ciudades durante varias décadas. Presenta un anverso con la cabeza de Herakles con piel de león y en el reverso a Zeus entronizado, con delfín nadando en vertical y con la leyenda detrás de ALEXANDROU. Moneda: as de Obulco Castro de Valdecañas (Almaraz), siglo II a. C. Bronce Ø: 2,9 cm.; peso: 12,19 gr. Nº Inv.: D6.595 Con la llegada de los romanos, aparece el latín a finales del siglo III a. C., que empezará a convivir con las escrituras prerromanas hasta imponerse. En esta moneda el anverso tiene la leyenda OBVLCO, delante de una cabeza femenina y en el anverso, entre un arado y una espiga, dos líneas de escritura ibérica meridional: URKAILTU y NESELTUKO. De amplia dispersión, estas monedas siguen el patrón púnico con su iconografía asociada hasta el siglo I a. C., en que asumen ya pesos y medidas romanas, así como la escritura latina.43
  40. 40. Tabula funeraria El Palomar, Montánchez, siglos I-II d. C. Mármol Alt.: 41 cm.; anch.: 71 cm.; gr.: 5,5 cm. Nº Inv.: 5.748 La tabula, que cubría una sepultura, dice: [ .] Marcius L(uci) · l(ibertus) · Baccinus an (norum) · LV · h(ic) .s(itus) · e(st) · Kania ·w (mulier) · l(iberta) ·Phirallis uxor · pos(t) mor(tem) faciendum curavit, cuya traducción es “...Marcio Baccino, liberto de Lucio, de 55 años, aquí yace. Su esposa Kania Phirallis, liberta de mujer, tras su muerte, procuró hacerlo”. Con la llegada de los romanos el latín terminará imponiéndose sobre las lenguas vernáculas del Mediterráneo Occidental, evolucionando con posterioridad en las distintas lenguas romances. (Bibl.: Esteban y Salas, 2003: 94). Fragmento de galbo con inscripción inscripció Santa Lucía del Trampal (Alcuéscar), siglos VIII- IX d. C. Cerámica Alt.: 3,4 cm.; anch.: 3,8 cm.; gr.: 0,5 cm. Nº Inv.: D7.157 De los escasos testimonios de escritura árabe en la provincia de Cáceres, este es el único aparecido sobre una cerámica. Lo breve del texto, sólo conserva dos signos árabes, parece que se refiere a una basmala sencilla, es decir bi-s[m Allah] “En el nombre de Dios” que iría seguido de la fórmula “el Clemente, el Misericordioso” habituales en esta clase de textos, o bien podría tratarse del inicio de un nombre propio, tal vez Yusuf o Yisuf, escrito en forma dialectal. (Bibl.: Barceló, 1999: 209).44
  41. 41. Fragmento de plato Talavera de la Reina (Toledo), siglo XVI Loza esmaltada Alt.: 11,4 cm.; anch.: 7 cm.; gr.: 0,7 cm. Nº Inv.: D6.336 Fragmento del fondo de un plato perteneciente a la serie blanca dedicada, dentro del grupo de la inscripción IHS, abreviatura del nombre de Jesús en letras griegas mayúsculas. Ésta suele aparecer en letra gótica exenta o en el interior de un escudo en el centro de la superficie decorada de las piezas. Suele fecharse en la primera mitad del siglo XVI. El fragmento procede de las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el Monasterio de Yuste en 1999. Inscripción funeraria islámica Inscripció islá Trujillo o Cáceres, año 475 de la Hégira, 1082 Granito Alt.: 38 cm.; anch.: 32 cm.; gr.: 16 cm. Nº Inv.: 7.182 La inscripción dice: “Bn Amrun apiádese de él / Dios, murió el día / primero de saaban / del año cinco setenta y cuatrocientos”. Se trata de una lápida sepulcral con un trabajo muy tosco; el profundo trazado inciso de las letras está realizado en un cúfico muy simple e incompleto, faltando el encabezamiento con la basmala. La fecha está incompleta y es de difícil lectura, pero debe corresponder al año 475 / 1082, pertenecería a la época de los Reinos de Taifas. (Bibl.: Pavón, 1970: 199-201).45
  42. 42. Soportes para laescritura
  43. 43. Torrejoncillana” Botella de gaseosa “La Torrejoncillana” Torrejoncillo, siglo XX Vidrio, acero y cerámica Alt.: 31,5 cm.; Ø base: 8 cm. Nº Inv.: D7.629 La fábrica de “La Torrejoncillana” debió comenzar a funcionar a finales del siglo XIX o inicios del XX; se trató de un negocio familiar que pasó del fundador a sus hijas y posteriormente al nieto, Domingo González Moreno, quien se hizo cargo de la fabricación hacia 1964, manteniéndola en funcionamiento hasta 2008. Además de la gaseosa, vendía bebidas refrescantes de distintos sabores y licor sin alcohol por todas las poblaciones de los alrededores de Torrejoncillo. Luminaria de cementerio Villanueva de la Serena (Badajoz) Vidrio y latón Alt.: 47,5 cm.; Ø máx. 20 cm. Nº Inv.: D8.207 La abreviatura D. E. P. (Descanse en Paz) es la fórmula que en el mundo hispano sustituyó al conocido R. I. P., (Requiescat in Pace) que se utilizó y sigue usándose en todo el orbe cristiano. Fórmulas similares se vienen usando desde la Antigüedad para desear el descanso de los difuntos (S. T. T. L., Sit tibi terra levis, Que la tierra te sea leve, ó H. S. E., Hic situs est, Aquí yace). El anagrama D. E. P. pintado sobre el vidrio revela el uso funerario de esta lámpara en la que ardería un cirio por el ánima del difunto. Fue donada por Dña. Milagros Bornay en 2010.49
  44. 44. Jarro Montehermoso Cerámica enchinada Alt.: 29 cm.; Ø máx.: 21 cm.; Ø base 10,3 cm. Nº Inv.: 2.799 La técnica del enchinado permite incluir textos sobre la cerámica, ya sea de uso cotidiano o para ocasiones especiales. Para ello, el cuerpo de la vasija se decora con dibujos realizados con pequeñas piedras de cuarzo blanco adheridas al barro aún fresco y antes del horneado, simulando motivos vegetales y, en este caso, un texto. En el pasado la técnica fue usual en Zarza la Mayor, Montehermoso, Plasencia, Arroyo de la Luz, etc. Hoy solamente se mantiene en Ceclavín y en Nisa (Portugal). (Bibl.: González, 1976: 199)CucharóCucharó nProvincia de Cáceres piezas del ajuar doméstico lleven diferentes textos.Madera Este rudo cucharón colgadero, con pala en formaAlt.: 40 cm.; anch.: 7,5 cm. ; gr.: 2,7 cm. triangular y grueso mango, es un ejemplo de ello;Nº Inv.: D1.748 presenta un corazón inciso y las iniciales C.M.V. y en el extremo, la letra J, seguramente iniciales deLa facilidad de escribir sobre la madera por su propietaria.medio de la incisión hace que multitud de (Bibl.: González, 1976: 303). 50
  45. 45. Polvorí Polvorín Provincia de Cáceres Asta de bóvido Alt.: 29,5 cm.; anch. máx.: 8,2 cm.. Nº Inv.: D1.751 Contenedor de pólvora usado para la caza, presenta una profusa decoración incisa con distintos temas, como una sirena rodeada de peces, un mayoral a caballo, una vaca y un toro, un perdigón y una perdiz, un oso tocando el cuerno y escenas taurinas, de pastoreo y de caza. No falta una inscripción con el nombre, probablemente del autor, "ANDRÉS SÁNCHEZ". (Bibl.: González, 1976: 304). Vaciados con impronta de moneda Museo Británico (Londres, Reino Unido), 1969 Yeso Ø: 2 cm.; gr.: 0,4 cm. Nº Inv.: 7.261 y 7.262 Los vaciados de monedas en yeso, práctica hoy en desuso, se utilizaron para completar colecciones. Este vaciado se solicitó al Museo Británico que cuenta con un ejemplar de un tremis visigodo acuñado por el rey Chintila (636-639), en el cual puede leerse en el anverso +CHINTIL·A·RE, y en el reverso + VALEN / T / IAPIUVS. La moneda se acuñó en la ceca de Valencia; el estilo lusitano, algo tosco, llevó a situar la ceca en Valencia de Alcántara, pero hoy sabemos que se trata de la ciudad levantina.51
  46. 46. Teja curva Barrio de San Antonio (Cáceres), 1674 Cerámica Alt.: 43 cm.; anch.: 19 cm.; gr.: 1 cm. Nº Inv.: 7.258 La inscripción de la teja dice “Martin san / chez monrroi me / izo en los fornos / tejeros ano de 1674 / años aiudauale alo / nso garzia maiorga / vezino suio y uiuian / en el uariio de san anto / nio &a / En Cazeres”, es decir, “Martín Sánchez Monroy me hizo en los hornos tejeros, año de 1674 años. Ayudábale Alonso García Mayorga vecino suyo, y vivían en el barrio de San Antonio, etc. en Cáceres”. Es un caso excepcional de firma y fecha de los autores en un elemento tan sencillo y humilde como una teja. Cuchillo de mesa Solingen (Alemania) Acero y Plata Alt.: 24,5 cm.; anch.: 2,1 cm.; gr.: 1,4 cm. Nº Inv.: D2.828 Parte de una cubertería de familia burguesa, el cuchillo lleva varias marcas acuñadas que identifican el fabricante y la calidad de la plata que envuelve el mango. Por éstas sabemos que fue fabricado por la Casa Weyersberg de Solingen, fundada en 1883 pero con una tradición familiar de manufactura de armas blancas para el ejército que se remonta a la Edad Media, de ahí el logotipo de la corneta que identifica la marca. Fue donado al Museo por D. Fabriciano Valiente Blas en 1993.52
  47. 47. Sello pendiente Granadilla, Edad Media Cera tintada Ø: 9 cm.; gr.: 0,3 cm. Nº Inv.: 2.347 El sello de cera alcanza una gran difusión en la Edad Media; pese a que en la corona de Castilla se utilizaba en su color, éste está tintado en rojo. Se unía a los documentos mediante tiras de cuero, seda, cáñamo o pergamino. El anverso representa un león rampante a la izquierda, y en la orla la leyenda: (SIGILVM D)E: CONCILII (una granada) DE GRANA(DA); en el reverso un granado con sus frutos y en la orla +SIGILVM ..CO(NCILII) ...DE GRANADA (una granada) Es donación de J. Castell y G. Llabrés. Moneda: un escudo Juana y Carlos, ceca de Segovia, 1543-1556 Oro Ø: 2,1 cm.; peso: 3,14 gr. Nº Inv.: 7.177 La gran afluencia de oro hacia España en el siglo XVI hizo necesaria una política monetaria para protegerlo frente al oro francés e italiano. El sistema bimetalista español de Carlos I (V de Alemania), impuso la onza de oro y el real de a ocho de plata como sistema universal de comercio de todos los estados que comerciaban en el Mediterráneo y América, perviviendo hasta el siglo XIX. En el anverso leemos “IOANA ET KAROLVS DEI”, en el reverso “HISPANIARVM REGES (SICIL)”.53
  48. 48. Azulejo Padrón (A Coruña), 1408-1445 Cerámica esmaltada Alt.: 17,3 cm.; anch.: 17 cm.; gr.: 2 cm. Nº Inv.: 2.648, 2.649 y 2.651 La resistencia que aporta el vidriado a los azulejos hizo de éstos un soporte muy duradero y relativamente económico para la escritura. Este ejemplar procede del castillo de la Rocha Blanca; decorado en azul cobalto sobre fondo estannífero, al centro representa el sombrero de peregrino sobre el que se disponen tres veneras formando un triángulo. El marco que rodea la composición se decora con roleos vegetales a los lados y la leyenda "SENTHIAGO“ arriba y abajo respectivamente. (Bib.: Franco, 2006: 92, 93 y 95). Cartilla “Rayas” Rayas” Editada en Serradilla, 1964 Papel impreso Alt.: 19,5 cm.; anch.: 13,3 cm. Nº Inv.: D7.603 El método Rayas de lectura y escritura fue creado por el maestro natural de Serradilla (Cáceres) Ángel Rodríguez Álvarez (1877-1962); supuso una auténtica revolución pedagógica al abordar a la vez el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Publicado desde 1904, el método se comenzó a imprimir en Serradilla y después en Plasencia hasta 1975, vendiendo 40 millones de ejemplares en España y América. Este ejemplar es de la Cartilla Segunda, distribuido por la Librería Papelería “San Miguel” de Garrovillas.54
  49. 49. Escarcela Provincia de Cáceres Lana de colores Alt.: 27,5 cm.; anch.: 7,5 cm.. Nº Inv.: D1.869 La escarcela es una especie de bolsa que pendía de la cintura en la que los hombres llevaban monedas u otros pequeños objetos, y su nombre deriva de una pieza de la armadura que cubría esta parte del cuerpo. Adornada con una colorista decoración geométrica a punto de media en azul, rosa y amarillo, lleva tejidas las letras que identifican al propietario, “Jesús Pérez”. (Bibl.: González, 1976: 190) Sello con la leyenda “Aceite” Aceite” Salvatierra de Santiago Corcho Alt.: 3,5 cm.; anch.: 3,8 cm. Nº Inv.: D8.147 El corcho es un material muy fácil de trabajar y bastante resistente al paso del tiempo; además, su permeabilidad lo hace idóneo para la fabricación de sellos como el que se presenta. Es un sello de impronta redonda cuyo mango tiene forma pseudocónica paras facilitar el agarre; su leyenda “ACEITE” debió servir para la marca de productos controlados por el Ayuntamiento de Salvatierra de Santiago, de donde procede. Aún conserva restos de la tinta azul usada para estampar la palabra. Fue donado por D. Marcelino Moreno Morales.55
  50. 50. Precinto Barcelona, encontrado en Trujillo, siglo XX Plomo Ø: 2,1 cm.; gr.: 0,3 cm. Nº Inv.: D7.999 El plomo, por su maleabilidad, fue usado como sello en privilegios y concesiones de carácter permanente, debido a su mayor durabilidad frente a la cera. El sello de plomo, denominado bula, fue característico de la cancillería pontificia. Con el correr de los tiempos estos sellos perdieron su importancia y dejaron de usarse. Este perteneció a algún tejido, la inscripción en relieve dice: FABRICA DE TEJIDOS DE PUNTO, en el reverso GOMEZ. BARCELONA. Hoy en día aún se usan para precintar instalaciones eléctricas. Laja de piedra con grabados rupestres Cañaveral, siglo XX Pizarra Alt.: 57 cm.; anch.: 100 cm.; gr.: 6 cm. Nº Inv.: D8.203 La escasa dureza de la pizarra y su abundancia la han convertido en un material idóneo en el cual escribir, desde los grabados paleolíticos hasta nuestros días. En esta laja, varios pastores de la zona de Cañaveral, plasmaron sus inquietudes en las largas jornadas mientras cuidaban del ganado. Tomás Ollero, El Lugareño, decoró ésta y muchas otras pizarras que han sido salvadas de la destrucción por las obras del futuro tren AVE a su paso por la localidad altoextremeña. (Dibujo: Arturo Domínguez). (Bibl.: Domínguez, 2011: 61-66).56
  51. 51. Escritura paraidentificar
  52. 52. Albarelo o tarro de farmacia Talavera de la Reina (Toledo), siglo XVIII Loza esmaltada Alt.: 22,7 cm.; Ø máx.: 11,9 cm.; Ø base: 9,9 cm. Nº Inv.: 2.640 Tarro decorado con colores azul y naranja, con cuerpo limitado por una suave ondulación en la zona de cuello y base, anillo solero marcado y esmalte blanco brillante. Se decora con un emblema de la Orden Carmelita inserto en un águila bicéfala timbrada por corona real y una cartela que identifica el contenido: S. CUMINI (Syzgium cumini: jambul). Es de la serie heráldica barroca azul, fechable a mediados del siglo XVIII, y fue donado en 1908 por Enrique Steva. (Bibl.: González, 1976: 248) Pesa Talavera la Vieja, siglo II d. C. Bronce Alt.: 10 cm.; anch.: 17 cm.; gr.: 14 cm. Nº Inv.: D6.718 Este pondus o pesa ha llegado hasta nuestros días incompleto, sólo conservamos la caja de bronce, faltando la base, el interior que sería de plomo y el asa. En la pesa está marcado su valor con una incisión de cinco líneas verticales atravesada por una línea horizontal, lo que podría indicar un peso de 10 libras, 3,275 kg., pudiéndose tratar de un decempondio. La marca de valor en el exterior servía para limitar los abusos y oficializar las medidas garantizando una mayor equidad en las transacciones.59
  53. 53. nú Azulejo con n ú mero de casa Talavera de la Reina (Toledo), siglos XVIII-XIX Loza esmaltada Alt.: 21 cm.; anch.: 21 cm.; gr.: 2,5 cm. Nº Inv.: 7.274 La identificación de algo tan importante como el número de la casa en cada calle es algo que se viene utilizando desde antiguo, aunque no se conservan muchos ejemplares de este tipo de placas. En Cáceres solían encargarse a alfares de Talavera hasta el siglo XIX, al igual que sucedía con las placas que llevan el nombre de las calles, que son del mismo tipo. Posteriormente comenzaron a encargarse a fábricas sevillanas, conservándose un buen número de ejemplos de ellas por todo el casco histórico de la ciudad. Azulejo de la Ermita de San Antonio Abad Cáceres, 1803 Loza esmaltada Alt.: 42 cm.; anch.: 42 cm.; gr.: 2 cm. Nº Inv.: 718 La loza esmaltada es un soporte óptimo para la escritura, por su resistencia a las inclemencias del clima y su bajo precio en comparación con la piedra. Este azulejo estuvo sobre la puerta de la desaparecida ermita de San Antonio Abad, ubicada en la calle de San Antón de Cáceres. Representa al santo titular rodeado de animales y la leyenda “REAL HERMITA DE SAN ANTONIO ABAD AÑO DE 1803”. Fue donado por D. Pedro Vidal en 1920.60
  54. 54. Reproducció Reproducció n de ponderal Finales del siglo XIX Bronce Alt.: 7,5 cm.; anch.: 7,6 cm.; gr.: 0,3 cm.; peso: 71,9 gr. Nº Inv.: 573 Esta reproducción de una pesa romana en bronce lleva una inscripción en alfabeto griego en ambos lados, que dice: “Año 14, en el consulado de T(itus) Iul(ius) Claudio Severo, ejerciendo el cargo de agoránomo Menestheus Chrestos, bilibra itálica”. La autoridad y el peso de la pieza, 655 gramos, están identificados en el original de plomo, hoy desaparecido, que se halló al sur de Roma antes del siglo XVIII. (Bibl.: Beltrán, 1982: 88). Pesa de 2 Kilogramos Provincia de Cáceres Hierro Alt.: 4,5 cm.; Ø base: 9,5 cm. Nº Inv.: D2.458 El Sistema Métrico Decimal fue impuesto legalmente en España en 1849, para terminar con las diferencias que se apreciaban entre las distintas regiones y países en las unidades tradicionales que se utilizaban, si bien su uso no se generalizó en nuestro país hasta la década de 1880. Esta típica pesa de forma circular con su argolla para colgar lleva en relieve la identificación de su medida, “2 KILOG.”61
  55. 55. Pesas de ¼ de adarme Siglo XVIII Hierro Alt.: 1,4 cm.; anch.: 1,4 cm.; gr.: 0,1 cm. en ambas; peso: 0,4 y 0,6 gr. respectivamente Nº Inv.: 2.499 y 2.500 El adarme es una unidad de medida castellana que equivale a una dieciseisava parte de la onza, equivalente a 1,79 gramos. Usado en orfebrería, en objetos de poco peso, ha terminado por desparecer. Estas dos pesas de un cuarto de adarme tienen marcas de verificación que le otorgaban validez a la medida. Una de ellas tiene un águila coronada y las letras I·E coronadas, en otra aparece TRV(¿JILLO?) y CAVALERO, posiblemente nombres de los propietarios o la autoridad. Ficha para el suministro de agua Cáceres, ca. 1920 Cobre Ø: 2 cm. Nº Inv.: D8.218 Entre 1899 y 1959 el suministro público de agua en Cáceres corrió a cargo de la Compañía de Aguas Potables de Cáceres, de titularidad privada. El agua era extraída del pozo de la Mina Esmeralda y canalizada hasta las fuentes ubicadas en distintos puntos de la ciudad, siendo vendida mediante estas fichas. La última de estas fuentes que funcionó parece que estuvo en la Plaza de la Audiencia. La ficha, que debe ser de hacia 1920, fue donada en 2011 por D. Gaspar Sierra Fernández.62
  56. 56. Virgen del Carmen Establecimiento litográfico de Francisco Mitjana (Málaga) Piedra litográfica; lápiz litográfico Alt.: 30 cm.; anch. 21 cm. (huella) Nº Inv.: D1.295 Entre la importante producción litográfica malagueña en la segunda mitad del siglo XIX destaca la fábrica de Francisco Mitjana, que toma el control del negocio familiar en 1852 y se mantiene activo hasta el final de la década de los setenta. Esta típica estampa devocional incluye la identificación de la advocación “Ntra. Sra. DEL CARMEN”. (Bibl.: Carrete, 2005: 93) Moneda: 30 sous Ceca de Mallorca, 1821 Plata Ø: 4,2 cm.; peso: 26,70 gr. Nº Inv.: 7.271 En 1821 una epidemia de fiebre amarilla despobló la isla de Mallorca y aniquiló gran parte de la población; ante el desastre y la ruina del consistorio, el Ayuntamiento de Palma se vio obligado a reabrir la ceca y acuñar moneda fundiendo plata de las iglesias de la isla. Esta moneda de necesidad presenta en el anverso un campo vacío con cuatro marcas: 1821, FRº, VII y el valor de 30.SOUS, 30 sueldos; al reverso, en el campo vacío, el escudo de Mallorca y la leyenda SALUS POPULI, expresando el motivo de esta acuñación, salud del pueblo.63
  57. 57. Azulejo con nombre de calle Talavera de la Reina (Toledo), siglos XVIII-XIX Loza esmaltada Alt.: 29,1 cm.; anch.: 29,5 cm.; gr.: 2,8 cm.. Nº Inv.: D2.936 Seguramente, cuando la calle de la Zapatería Vieja de Cáceres cambió su nombre por el de Gabriel y Galán, la placa fue retirada y depositada en el Museo, lo que la salvó de la destrucción. Gracias a ello, tenemos un ejemplo de cómo fueron estas placas, muchas de ellas del siglo XIX, que se podían ver por toda la Ciudad Monumental hasta 2002, en que casi todas fueron inexplicablemente sustituidas por otras nuevas. (Bibl.: Alma, 1998: 44). “Tajo” Tajo” Hilario Bravo (Cáceres, 1955) Serigrafía a cuatro tintas Alt.: 49,7 cm.; anch.: 22,7 cm. Nº Inv.: D7.153 Imagen En 2007, Hilario Bravo produjo un conjunto de disponible tres serigrafías titulado Dríada, la ninfa sedienta, en alusión a la ninfa de los bosques cuya vidaen la versión duraba tanto como la del árbol al que se la suponía unida. La carpeta está formada por impresa estampas dedicadas al Parque de Monfragüe y a los ríos Tajo y Guadiana. El artista representa a una ninfa tímida y esquiva, y juega, en este caso, con el nombre del río en los idiomas español y portugués. Fue donada por la Asociación “Adaegina” Amigos del Museo de Cáceres. 64
  58. 58. Fama” “Fama” Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, Cádiz, 1948) Zinc; aguafuerte y aguatinta Alt.: 56,6 cm.; anch.: 40,1 cm. (huella) Nº Inv.: D3.076 Imagen Villalta es un pintor que no ha descuidado su disponible intervención en todo tipo de soportes artísticos: escenografías para teatro, cerámicas, muebles,en la versión tapices, estatuillas de bronce, aguafuertes y litografías. Este grabado, fechado en 1985, impresa representa de forma onírica elementos tomados de la realidad, elevando lo cotidiano mediante la pintura considerada como una de las Bellas Artes. Destacan los efectos de luz, los contrastes y las sombras que los objetos proyectan, y la palabra que le da título, “FAMA”. (Bibl.: Guía, 2001: 143). Stille! (Silêncio) Stille! (Silêncio) Silêncio Avelino Sá (Santa Maria da Feira, Portugal, 1961) Fotografía, madera, vidrio y vinilo Alt.: 51 cm.; anch.: 60 cm.; gr.: 21 cm. Nº Inv.: D3.067 Pertenece a la serie “Pinturas para Paul Celan” La trayectoria de este artista se ha formado a través de referentes en su obra en que tienen especial importancia referentes como los autores Paul Celan, Robert Walser o los clásicos de Occidente y Oriente. La escritura está presente en su obra, caracterizada por la búsqueda, el paso y la pérdida. (Bibl.: Guía, 2001: 145). 65
  59. 59. Escritura paraensalzar

×