Piero della francesca

1,144 views
972 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,144
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Piero della francesca

  1. 1. Piero Della Francesca (Borgo San Sepulcro, Arezzo 1415/1420-1492) Fue pintor y tratadista. Redactó varios tratados sobre pintura, uno de ellosdedicado a la perspectiva (“De prospectiva pingendi”). Fue el primer pintoren codificar las reglas de la perspectiva.La preocupación por iluminar las escenas es constante: utiliza una luzdiáfana que crea luces y sombras que definen las figuras (volumen) y larepresentación del espacio, ya que potencian la perspectiva. Emplea una luzirreal, artificial, que da al conjunto una sensación de ser algo sobrenatural.Sueño de Constantino. La luz proviene de los colores, irradia de ellos. Loscontraluces introducen un factor de modernidad muy peculiar del estilo deeste pintor.No hay acción, hay una calma solemne, y todas sus figuras están recogidasen sus rasgos más simples, con una simplificación absoluta, huyendo de loanecdótico y orientándose hacia la monumentalidad. Sus figuras tienen airesclásicos, serenos. Le da igual que sea un personaje humano o divino pues atodos los trata por igual. Son figuras con mucho peso y volumen.Figuras voluminosas sin movimiento, de rostros poco individualizados.Paisajes y ambientes de construcción geométrico. Las formasgeométricas y la solemnidad de sus escenas marcarán el tono majestuoso desus pinturas, sin dejar de lado las composiciones en perspectiva, él lleva, laperspectiva lineal a su perfección. El sueño de Constantino Retratos de los duques de Urbino
  2. 2. La flagelación de Cristo. 1470. Técnica mixta (óleo y temple) sobretabla. Galería Nacional de las Marcas, Urbino.La flagelación incluye dos escenas claramente separadas entre sí por elpórtico de inspiración clásica y la gruesa línea blanca del suelo. En la de laizquierda, y en segundo plano, Pilatos (con las manos en su regazo despuésde habérselas lavado en señal de que está libre de culpa) contempla comoJesús es azotado por dos verdugos. Un quinto personaje, con turbante y queda la espalda al espectador, observa el castigo. La otra escena tiene lugar enprimer plano y al aire libre: tres hombres elegantemente vestidos parecenconversar.Otra interpretación iconográfica es que el hombre sentado, ha sidorelacionado, por el estilo del traje y del sombrero con Juan VIII Paleólogo,con calzado de color púrpura, símbolo imperial, el emperador de Orienteque estuvo en Florencia para el concilio de 1439, inscribiéndose la pinturaen el ámbito de los proyectos de cruzada que animaban el mundo cristianotras la caída de Constantinopla en 1453. La flagelación de Cristo se referiríaa la humillación de la Iglesia, que asiste impotente –observamos la manosde la figura del trono, que caen inermes sobre sus rodillas, y su miradaresignada- al martirio de Cristo y de sí misma en manos de los turcos,representados aquí por el personaje de espaldas con turbante. En 1459, elpapa Pío II convoca en Mantua un concilio en el cual se decide emprenderuna nueva cruzada; sobre esto estarían discutiendo los tres personajes delprimer plano.También podría estar relacionada con otro episodio basado también en unhecho real. Representa la escena a Oddantonino de Montefeltro, Conde deUrbino, rodeado de dos consejeros, Manfredo de Pii da Cesena y Guido dellAngello, que habían sido enviados aviesamente por su rival político,
  3. 3. Segismundo Malatesta para prender y asesinar al Conde, como así ocurrióen 1444.Cuando el poder fue recuperado por su hermanastro Federico, a pesarde haber sido acusado del asesinato, quiso honrar la memoria deOddantonino con esta tabla.Por ello vemos en la obra dos escenas paralelas, la de primer plano querepresenta a los protagonistas del hecho en cuestión y la de segundoplano, en la que el tema evangélico de la flagelación de Cristo se toma deforma alegórica, pues se pretende con ello comparar la suerte deOddantonino con la de Cristo, dos víctimas inocentes de sus verdugos, eneste caso de unos flagelantes, que no son otros que los dos consejerosenviados por Malatesta.No debe extrañar por ello el sentido poético con que está tratada laflagelación, enfatizando así su valor de alegoría.Es una pequeña tabla dividida en dos zonas desiguales aunque unidas poruna relación armónica que los griegos llamaron “áurea”. A la derecha y enun primer plano, tres hombres conversan, la representación se desarrolla alaire libre con la luz directa de un jardín soleado. Resulta admirable la sutil yexcelente luminosidad en el tratamiento de la cabeza de rubios cabellos delpersonaje central, contrastado genialmente con la maleza oscura del árboldel fondo. A la izquierda se desarrolla el tema principal, la Flagelación deCristo, violenta escena donde se aprecia un extraordinario dominio de laperspectiva. Las escenas se encuentran separadas por una columna central.Desde el punto de vista compositivo, las escenas se sitúan en distinto marcoarquitectónico (clasicista), unidos por las baldosas del suelo. El punto defuga es el verdugo que está azotando a Cristo.En la obra, el color empieza a primar por encima del dibujo, juego de luzque incide en el color: el grupo en primer plano recibe la luz desde laizquierda, mientras que en la representación de la flagelación propiamentedicha existen distintas fuentes lumínicas: el cuerpo de Cristo recibe la luzdesde la derecha, del espacio existente entre las columnas; otra fuente de luzes la puerta abierta detrás de Pilatos, que permite ver una escalera con granclaridad; el techo iluminado justamente encima de Cristo delata la tercerafuente de luz. Sutiles juegos de luces y sombras –como el de la vestimentadel personaje del turbante- revelan el virtuosismo del pintor. El marcoarquitectónico del segundo plano, queda mucho más luminoso paracompensar de esta forma el mayor detallismo del primer plano, que de otraforma hubiera dejado demasiado marginada la segunda escena.La manera de repartir a los personajes generando espacios y escenasdemuestran el conocimiento de las leyes de la perspectiva, unido porsupuesto a la incorporación de arquitecturas y las baldosas del suelo asícomo un fondo de cielo. Los personajes tienen diferente tamaño que ayuda acrear ese espacio y no tienen nada que ver con la jerarquía que guardaban enla Edad Media, es decir, que Cristo flagelado aparece en pequeño tamaño yen segundo plano, mientras que el grupo de tres personajes anónimos estánen primera línea.Las dos figuras centrales de la composición son la de Jesús y la del jovendel grupo en primer plano. Ambos tienen los pies en una posición similar yestán a la misma distancia de la columna central, que es el elementodominante de la composición.
  4. 4. Las figuras siguen su característico tratamiento volumétrico, firmes ycorpulentas (en la línea de Masaccio), casi envaradas, lo que unido a laatmósfera lumínica antes comentada y a los encuadres arquitectónicos queel pintor suele recrear, más escénicos que reales, consigue un mundo idealen sus cuadros, ajeno, extraño, casi abstracto, pero por ello mismotremendamente cautivador y fascinante.Los personajes aparecen con una estatuaria frialdad, como si el drama ya sehubiera cumplido a la manera de un fatal destino.El resultado expresivo es la impersonalidad (sus figuras humanas no debenmanifestar sus sentimientos personales, para poder elevarse sobre el planotemporal), Sus figuras parecen estáticas, como congeladas, ausentes deaquello en lo que están inmersas, lo que da como resultado unas figuras unpoco frías, inexpresivas y monolíticas. Es esa luz clara y fría la que"inmoviliza a las figuras en una expresión impasible y silenciosa"

×