• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Mies van der rohe
 

Mies van der rohe

on

  • 1,288 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,288
Views on SlideShare
1,288
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
27
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Mies van der rohe Mies van der rohe Document Transcript

    • Mies van der Rohe (1886-1969)
    • Basaba su forma de entender la arquitectura en una exquisita simplicidad que se puederesumir, perfectamente, en una de sus frases favoritas: menos es más.Su interés por los materiales como elemento expresivo definirá particularmente suobra; piedra, mármol, acero, vidrio, serán utilizados por Mies en su más absolutadesnudez y pureza adquiriendo con ello una trascendencia poco común. En su obra, aveces, más que la propia envoltura que crea con los materiales, llama poderosamente laatención la sabia utilización que sabe hacer de esos materiales.Para él, el hierro y el hormigón en lo que tienen de sólido e instrumental, no sólofísicamente sino simbólicamente, deben ir al interior, como un fuerte esqueleto,mientras el vidrio era como un brillante velo que podía extenderse sobre el esqueletopara formar la piel; “construcción de piel y huesos” llama Mies a esta fórmula.Sus espacios no son nunca cerrados y esa es otra de sus principales características. Seabren, se distienden hacia el exterior buscando la integración con el entorno. Rechazala forma en cuanto tal si esta no lleva una función. Decía: “no queremos problemasde forma, sino solamente de construcción. La forma por sí no existe. La forma tomadacomo fin desemboca en el formalismo que rechazamos”. Con esta postura, Mies definela esencia del racionalismo.En 1930 es nombrado director de la Bauhaus. El nazismo le obliga a emigrar a EstadosUnidos, donde fundó el Instituto de tecnología en Illinois, que, en cierto modo, sigue lalínea experimental de la Bauhaus. Allí, hará realidad muchas de sus ideas como elEdificio Seagran o el Crwon Hall.Mies perfecciona el rascacielos hasta convertirlo en símbolo del estilo Internacional. Laarquitectura de piel y huesos ofrece el máximo rendimiento con los mínimos medios yhace realidad el célebre “menos es más” (less is more). El Seagram viene precedido deuna gran plaza que, además de servir de base al edificio, resalta su masa de 38 plantasde bronce mate y vidrio ámbar gris. Las ventanas, continuas de suelo a techo, sinparapetos, pura estructura muro cortina, acentúan la sensación de verticalidad.
    • Pabellón alemán de la Expo de Barcelona. Mies van der Rohe.Racionalismo funcionalista.Construido en 1929, fue demolido tras la Exposición Universal. En 1986 se reconstruyóen el mismo emplazamiento. Es una arquitectura abierta en la que los espacios fluyenentre las habitaciones y no se siente nunca la sensación de encerramiento.El Estado alemán encargó a Mies van der Rohe el proyecto de un pabellón para lainauguración de la Exposición Universal de 1929 en Barcelona, tenía una funciónprotocolaria (acoger la recepción del rey Alfonso XIII durante la inauguración de laExposición), pero también simbólica: reflejar los nuevos valores de la República deWeimar: transparencia, austeridad, perfección y racionalismo.Así, la austeridad, la claridad formal (formas puras y simples) y el rigor plástico delpabellón evocaban los nuevos valores racionalistas y democráticos. Mies aplicó suteoría de la “construcción de piel y huesos”: acero y hormigón como estructura, y vidrioa modo de piel brillante que recubre el esqueleto.El edificio, que no tiene una fachada en sentido estricto, se erige sobre un podiorectangular, al cual se accede a través de una escalera de ocho peldaños. Situado ante laentrada principal, se halla un estanque rectangular, cuya superficie de aspectoacristalado parece una continuación de los paneles de vidrio que delimitan el espaciointerior del edificio. El suelo, a veces firme, a veces quieto estanque.
    • Un muro corrido de travertino romano enlaza la construcción principal con la zona deservicio –despachos y aseos-, localizada al otro extremo, junto al estanque. Recorreparte del muro un banco del mismo material.Destaca la cubierta, totalmente plana y horizontal, que se adelanta en voladizo respectoa la estructura inferior por un extremo, mientras que por el otro deja descubierto unpequeño patio con un estanque. El efecto resultante es el de una lámina totalmente planaque se hubiera deslizado hacia delante.En una esquina de este último patio, la estatua Mañana, de Georg Golbe, es la únicaconcesión al figurativismo en un entorno de paredes lisas de mármol verde.Mies buscó el contraste entre la geometría estricta del Pabellón y el entorno natural quele ofrecía el parque de Montjüic.La cubierta se sostiene sobre ocho pilares metálicos cruciformes. Los pilares estánclaramente separados de los muros para que sea evidente que estos últimos no son decarga sino que definen el espacio. Así, grandes rectángulos de mármol verde o de cristaltransparente u opaco forman paredes ilusorias, que tanto cierran el espacio,delimitándolo, como lo abren al exterior, desdibujándolo. La capacidad reflectante delagua de los estanques potencia esta sensación.La disposición de los planos rectangulares, abiertos en diferentes direcciones, genera lapeculiar relación entre interior y exterior, y contribuye, a la vez, a integrar el edificio enel entorno.El resultado es un recinto abierto y polivalente, donde la frontera entre “dentro” y“fuera” se difumina.En el corazón mismo del pabellón reside su gran joya: el muro central de ónice doradodel Atlas, de excepcional colorido, cuyas bellas aguas crean un intenso efectoescultórico.
    • Esta pared dorada, junto a la alfombra negra y la cortina roja, completan laornamentación, y sus colores aluden a los de la bandera alemana.Arquitectura pura y refinada como ninguna otra, no fue concebida para la exposición deobjetos de ninguna clase. Sólo los Sillones Barcelona, diseñados por el propio Miespara la ocasión, que popularizó los muebles fabricados con tubo metálico. Laarquitectura se justificaba en sí misma.