• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
 

La pintura de rafael

on

  • 1,154 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,154
Views on SlideShare
1,154
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La pintura de rafael La pintura de rafael Document Transcript

    • La pintura de Rafael.Rafael Sanzio (Urbino, 1483- Roma, 1520). El misterio de la pintura de Leonardose vuelve en claridad con Rafael, dueño de un lenguaje comprensible, sereno yarmónico. El atractivo físico del pintor y su carácter cordial, unido a la fervorosadevoción que provocaban sus obras y la feliz circunstancia de nacer y morir, a los37 años, en la festividad del Viernes Santo, lo convirtieron a los ojos de suscontemporáneos en un semidiós. Era llamado el Divino.Hijo de un pintor y escritor, heredó de su padre los ideales humanistas, se le haconsiderado también el mejor ejemplo del equilibrio clásico del Cinquecento, dela medida, de la belleza ideal, de la simetría axial, de la claridad compositiva, elencanto colorista y la luminosidad diáfana. Incluso a veces se le ha consideradotan sólo un artista sincrético, cuya mayor virtud consistió en asimilar a laperfección lo mejor de los grandes maestros.Pero Rafael fue también un retratista personal e innovador, de gran penetraciónpsicológica. Ejemplos, El Cardenal, el retrato de León X, el de Baltasar deCastiglione y la Fornarina. En algunos frescos de las estancias vaticanasintroduce veleidades pictóricas que lo orientan en una vertiente completamentedistinta de la puramente clásica. Su temprana muerte nos impide saber hastadónde hubiera llegado su vena manierista. Es el caso del fresco Batalla deConstantino contra Majencio (1520) donde deriva su estética clasicista hacia otramás expresiva y de fuerza interior propia de Miguel Ángel y del Manierismo.Batalla de Constantino contra Majencio (1520). Vemos el movimiento, la tensióny torsión provocados por la influencia de Miguel Ángel.Los Desposorios de la Virgen. Pinacoteca di Brera, Milán.1504. Óleo sobretablaConsiderada como la obra maestra de su primera etapa juvenil, fue realizado estecuadro para la iglesia de San Francisco de Citá y Castello por encargo de lafamilia de los Albizzini. La obra es de una calidad sorprendente para un pintor de21 años, pero ha suscitado un enorme interés entre los historiadores del arte yaque permite analizar el progreso de Rafael en relación con su maestro Perugino.En efecto, parece obvio que Rafael tuvo en cuenta dos composiciones de Peruginoa la hora de acometer su cuadro, La entrega de las llaves a san Pedro y otrosDesposorios de la Virgen.Obra armoniosa en la que el espacio, las figuras y la acción están sabiamenteintegradas. Elige un formato vertical, lo que le permite, por un lado, dar mayor unmayor empaque a las figuras, y por otro, relacionarlas con más sentido con laarquitectura del fondo. El ritmo curvilíneo dota a toda la estructura, ya que eledificio centralizado es casi redondo y los bordes superiores del cuadro estánrecortados formando un arco de medio punto.El centro del cuadro está ocupado por la puerta abierta del edificio poligonal delsegundo plano, en el entablamento aparece el nombre del autor y la fecha de lacomposición, un edificio centralizado, al gusto humanista de Bramante, lamonumentalidad del templete nos viene dada por las figuras situadas en el pórtico.El carácter circular del edificio determina la disposición curvilínea de las figurasdel primer término, presididas por la Virgen María y San José en el momento enque se comprometen en matrimonio con la entrega de las alianzas. Hay que hacernotar que el Sacro Anillo de la Virgen se conservaba como reliquia en Perugia, loque carga de sentido al tema del cuadro.
    • El tema está tomado del evangelio apócrifo de Santiago. Según la leyenda, laelección de pretendiente para la Virgen María era complicada porque había unoscuantos interesados. El sacerdote Zacarias pidió a los jóvenes interesados quellevaran todos una vara y el dueño de la que floreciera cuando fueran colocadassobre el altar sería el que se desposaría con la Virgen. José fue el que tuvo talventura, por eso se le representa con una vara florecida.Para la distribución de las figuras, Rafael ha seguido la ordenación simétrica,dando lugar a una estructura ordenada y al mismo tiempo una intención narrativaque resulta muy clara, los desposados van acompañados de una corte de amigos,muchos de ellos también pretendientes con la vara seca; uno de ellos rompe lavara como dando a entender que no había posibilidad de marcha atrás en laelección de la Virgen. La individualización de las figuras y el repertorio deactitudes son de gran riqueza, demostrando el prodigioso avance del joven Rafael.La Virgen y san José van vestidos a la usanza de cómo se creía que se hacía en laantigüedad, pero las demás personas van vestidas a la manera de comienzos delsiglo XVI.La composición produce en la obra una acusada sensación de ligereza, orden yequilibrio.El efecto de la tercera dimensión se consigue gracias a un excepcional trabajo deperspectiva que se ve acentuado por la disposición de las baldosas del suelo enorden decreciente y por una serie de líneas que se unen en el vano central delpórtico, dando por tanto gran profundidad a la obra.La luz es clara, diáfana y envolvente dando unidad a los dos planos decomposición.
    • La Madonna del Jilguero. Uffici, Florencia. Óleo sobre tabla.1507La tabla es un encargo del caballero florentino Lorenzo Nasi, cuya casa fuederruida por un alud de rocas, lo que causó la fragmentación de la tabla.En la obra se combinan dos influencias hasta cierto punto contrapuestas, de unlado la leonardesca y de otro la miguelangelesca, pero que Rafael sintetiza a laperfección.El esquema compositivo recuerda a las Vírgenes de Leonardo. Así las figuras seenmarcan en una disposición triangular, que a su vez se encuadra en una serie delíneas verticales y horizontales, marcadas por los arbolillos que las flanquean y lapropia línea del terreno, que está en la moda geometrizante de la compositivaleonardesca.La influencia del mismo autor se manifiesta también en el esfumato que usaRafael e los rostros de los dos niños y en el paisaje borroso y difuminado delfondo, que da profundidad al cuadro. Sin embargo los contornos de las figuras delprimer término aparecen perfectamente definidos.Por el contrario, el estudio del modelado en las figuras deriva del estudio de laobra de Miguel Angel, de lo que es buena prueba el trabajo sobre la rodilla de laVirgen, prominente, voluminosa y sobresaliente hasta tal punto que rompe elplano-límite del cuadro.Por lo demás la obra conserva el encanto poético del primer Rafael, en los rostrosy poses de las figuras; en el tratamiento mesurado del color, con esa característicaalternancia clasicista de rojos y azules, siempre persuadido de atemperar los tonoscálidos con sus fríos correspondientes; y por supuesto en la luminosidad delcuadro, uniforme, alegre y de una gozosa claridad, en la que no falta tampoco suvalor simbólico, pues tratándose de una luz cenital induce a la identificación conlo divino.El tema nos presenta a la Virgen, la cual hace un alto en la lectura, para detenerseen el juego que llevan a cabo los niños, el primero es San Juan Bautista vestidocon piel de camello que porta un jilguero, (símbolo de la muerte cruenta), entre lasmanos que ofrece al Niño Jesús como anticipo de lo que ocurrirá. La emociónsilenciosa de las miradas.Aún así, el carácter cotidiano de la escena permite alespectador establecer rápidamente un vínculo con la obra.