¿QUÉ UNIVERSIDAD QUEREMOS AHORA?
Moises Logroño G.
Universidad Pública y Laica: Crítica, Democrática, Propositiva y Autóno...
sociales, para en conjunto dar respuesta a las injusticias atacando sus causas y
desarrollando la capacidad de construir u...
Docencia:












Oferta de maestrías y PhDs en áreas específicas
vinculadas a la
especialización profesional ...














Implementar una gestión administrativa – académica, basada en el respeto,
revalorización e incor...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

¿Qué universidad queremos ahora¿

491 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
491
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

¿Qué universidad queremos ahora¿

  1. 1. ¿QUÉ UNIVERSIDAD QUEREMOS AHORA? Moises Logroño G. Universidad Pública y Laica: Crítica, Democrática, Propositiva y Autónoma. La universidad ejerce su función a través de la educación, la investigación, la docencia, la generación de conocimientos y la vinculación con la colectividad, lo que implica una profunda relación universidad – sociedad, sin embargo, la cuestión que planteamos es: ¿Desde qué concepción de relación entre universidad y sociedad ha de entenderse estas tareas? Nadie discute que la universidad ha de estar al servicio de la sociedad, sin embargo, la pregunta fundamental que toda universidad debe plantearse es ¿a qué intereses sociales debe servir? La Universidad Central se encuentra próxima a la renovación de sus máximas autoridades, por tanto, es momento oportuno para la presentación de propuestas que conduzcan a la construcción de una Universidad Crítica, Democrática, Humanista, Laica, Propositiva, Autónoma y generadora de ciencia, arte, cultura y tecnología. Estos principios guardan coherencia con lo establecido en el artículo 350 de la Constitución de la República, que señala a la Educación Superior como el sistema cuya finalidad es la “formación académica y profesional con visión científica y humanista; la investigación científica y tecnológica; la innovación, promoción, desarrollo y difusión de los saberes y las culturas; la construcción de soluciones para los problemas del país, en relación con los objetivos del régimen de desarrollo... Este sistema se regirá por los principios de autonomía, cogobierno, igualdad de oportunidades, calidad, pertinencia, integralidad, autodeterminación para la producción del pensamiento y conocimiento, en el marco del diálogo de saberes, pensamiento universal y producción científica tecnológica global”. Este mandato debe ser aplicado irrestrictamente, sin embargo, ha sido violentado por quienes hoy son responsables de velar por su cumplimiento. Las políticas, planes y proyectos que se aplican en nuestra universidad están sustentadas por argumentos que priorizan el academicismo, el apoliticismo, el quehacer académico al margen de la relación con los sectores sociales discriminados. Se privilegia las demandas del mercado; se promueve la meritocracia en un país de desigualdades; se califica como viejo y desgastado la Autonomía, el Cogobierno, la Libertad de Cátedra, el protagonismo político de las universidades y con esta prédica se somete a la universidad a un proyecto de gestión autoritario. Frente a esta realidad, los y las docentes, estudiantes, servidores y servidoras democráticos, afirmando nuestra identidad, esencia, trayectoria, liderazgo académico y científico de la Universidad Central del Ecuador, ponemos en consideración las siguientes reflexiones, respecto a las características de la universidad que debemos construir: 1. Universidad comprometida con su pueblo. La universidad que queremos se define por el compromiso con el bien común y la justicia social, el desarrollo del ser humano con todos sus derechos. Esto implica transformar sus planes de estudio, sus líneas de investigación y el modo como se relaciona con los sectores Moises Logroño G. Página 1
  2. 2. sociales, para en conjunto dar respuesta a las injusticias atacando sus causas y desarrollando la capacidad de construir un mundo mejor. 2. Radicalmente laica y pública. Laica, reconociendo la multiplicidad, diversidad y pluralidad cultural y étnica de los pueblos como valores, debe desarrollar una postura que defienda la independencia de las personas, de la sociedad y de ella misma de toda influencia religiosa, se crea y construye hacia la vigencia de los derechos humanos plenos e integrados, que se reflejan en la vivencia institucional y en su vinculación con la sociedad. La universidad ha de contar con los recursos económicos suficientes que le permita garantizar la gratuidad de la educación superior, así como el reconocimiento efectivo del trabajo desarrollado por el personal docente, administrativo y de servicios. Ha de estar al servicio de lo público, lo que se define por su compromiso social. 3. Profundamente democrática. La universidad mantiene aún dinámicas de poder no democráticas que provocan graves injusticias en algunos casos, pasividad y desinterés en otros. Queremos una universidad justa, transparente, participativa y libre. Justa porque sea activa contra el acoso, la opresión, los privilegios o cualquier forma de abuso de poder. Transparente porque promueva el máximo conocimiento de los criterios, las dinámicas, los resultados y las decisiones. Participativa porque impulse de forma activa el ejercicio crítico y creativo de deberes y derechos de la comunidad universitaria. Finalmente a todos los docentes e investigadores nos corresponde recuperar la libertad y la autonomía como principios institucionales irrenunciables, solo la verdadera libertad está implícita en el proceso educativo, y la pérdida del miedo es un principio de la sabiduría. 4.- Promotora de la cultura, la ciencia, la tecnología y el pensamiento andino con voz propia, con preguntas y respuestas desde nuestra realidad que sepa mover lo supuestamente inamovible, luego de haber planificado teóricamente su transformación. Ante ello surge la necesidad que la universidad sea el espacio para una cultura del cambio, en contraposición a esa cultura estática que mecaniza la razón y ubica a los seres humanos por debajo de todos aquellos mecanismos que pretenden minimizarlo. Una cultura de raíz con rostro, ojos y cerebro popular como una forma contundente de saber de dónde venimos y a donde queremos llegar. Radicalmente opuesta a esa cultura postiza propia de las élites y en donde se manifiesta la posesión, el individualismo y el consumismo de manera tal que se desgasta lo mejor que tenemos como humanos. 5. Comprometida con la defensa de la naturaleza ya que la universidad representa el alma máter de aquellas enseñanzas y aprendizajes de lo más avanzado en términos de valores. En tal virtud y en contraposición a las lógicas del mercado, la naturaleza es una fuente de vida y no una mercadería de uso y desuso. 6. Relacionada con la producción nacional, colectiva y solidaria, que apunta en el futuro mediato a domesticar aquel mercado en donde muchos países se especializan en perder y pocos en ganar. A continuación presentamos un conjunto de propuestas académicas orientadas a concretar las directrices antes señaladas: Moises Logroño G. Página 2
  3. 3. Docencia:         Oferta de maestrías y PhDs en áreas específicas vinculadas a la especialización profesional del docente. Para ello es necesario reconocer como parte de la distribución de la jornada laboral del docente tales o cuales cursos de capacitación y formación. Realizar cursos de formación continua, que posibiliten espacios de reflexión y generación de pensamiento crítico, a la vez que permitan encontrar formas más efectivas para enseñar. Patrocinar la participación prioritaria de científicos e investigadores nacionales en el proyecto Prometeo. Motivar el autoestima del docente y estimular su capacidad creadora y productiva, mediante proyectos de innovación pedagógica. Eliminar el carácter punitivo en la evaluación docente, así como también los sistemas de control relacionados con la asistencia. Intercambio pedagógico de docentes con universidades nacionales y extranjeras. Incorporar el sistema de ayudantías de cátedra, con lo que se conseguirá estimular a los estudiantes de los últimos semestres y garantizar la formación del relevo docente. Incorporar al docente en los programas de extensión universitaria, sin sobrecargar sus horarios de trabajo. Currículo:         Replantear el currículo universitario superando la fragmentación y el asignaturismo, para contribuir a la formación de espacios multidisciplinarios articulados a la investigación como eje transversal de las actividades académicas. Centrado en el ser humano el desarrollo de sus capacidades, cualidades, principios y valores, ya que educar es formar la personalidad, transformando al ser humano haciéndole más humano, haciendo seres libres y no domesticados Reestructurar los perfiles profesionales en función de las necesidades sociales, productivas y culturales del país. Dotar a la universidad de un modelo pedagógico propio. Crear un centro de asesoramiento y acompañamiento didáctico al servicio de las carreras y de los docentes universitarios. Recuperar la capacidad de la universidad para decidir sobre proyectos curriculares. Impulsar un currículo optativo flexible que priorice la formación humanista, cultural, deportiva, artística y que responda a las individualidades y necesidades del estudiante. Generar espacios para la educación popular, mediante la incorporación de sectores marginados a la actividad académica de la universidad. Desarrollar investigación respecto a las propuestas curriculares oficiales para analizar sus ventajas y desventajas dentro del proyecto de desarrollo nacional, y a su vez plantear alternativas de mayor connotación y alcance. Gestión: Moises Logroño G. Página 3
  4. 4.             Implementar una gestión administrativa – académica, basada en el respeto, revalorización e incorporación de docentes, estudiantes y personal administrativo. Desburocratizar y agilitar los procesos administrativos propiciando el buen trato y cumplimiento oportuno de los servicios universitarios. Dotar de espacios físicos, equipos y material audiovisual adecuados a las necesidades multifuncionales de la labor docente. Crear un fondo económico editorial para publicación de la producción científica, cultural, literaria y artística del docente. Promover la publicación de revistas indexadas con los aportes investigativos de la comunidad universitaria. Reestructurar y/o rediseñar espacios apropiados para las bibliotecas, museos, alimentación, recreación, deporte y cultura. Equipar aulas que generen ambientes potencializadores de aprendizajes críticos y creativos. Crear una infraestructura que responda a las necesidades de personas con capacidades especiales. Estructurar un sistema de seguridad cooperativo, participativo, comunitario no represivo, para salvaguardar la integridad de comunidad educativa. Reactivar los servicios de orientación profesional que contribuya al mejoramiento del desempeño estudiantil. Aprovechar los espacios de los medios de comunicación para generar orientación sobre temas trascendentes de la sociedad. Garantizar el derecho ejercer la libertad de asociarse y expresarse. Para hacer realidad esta universidad, sus miembros, especialmente aquellos con más responsabilidad, deben plantearse no ceder a la presión externa de la mercantilización de lo público, ni caer en el discurso de los modelos de calidad que se imponen desde una visión empresarial y meritocrática, la universidad posee suficiente conocimiento y personal cualificado como para no asumir acríticamente modelos impropios de nuestra institución, la calidad ha de emerger del compromiso y de los contextos reales. Desde esta Plataforma por una Universidad Pública, Crítica, Democrática, Propositiva y Autónoma invitamos a caminar juntos para hacer realidad este modelo de universidad. “TEN CUIDADO CON EL PRESENTE QUE CONSTRUYES, DEBE PARECERSE AL FUTURO QUE SUEÑAS” Moises Logroño G. Página 4

×