Adecco Iese

457 views
402 views

Published on

Published in: Career, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
457
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Adecco Iese

  1. 1. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… Actualidad: Reportajes España es el tercer país con la jornada laboral más larga pero menor rendimiento por hora trabajada Así lo constata un nuevo estudio de Adecco, elaborado por investigadores del IESE, que analiza el comportamiento del mercado laboral en siete países europeos. España se queda atrás por el descenso en la productividad laboral y el crecimiento de empleo, aunque destaca por ser el país que más puestos de trabajo ha creado para mujeres desde 2001. NP Adec c o+L. Gallardo Redacción Aprendemas 23/04/2007 Adecco ha presentado los resultados del Euroíndice Laboral (EIL) IESE-Adecco, realizado por investigadores del IESE. En esta ocasión se han analizado los datos del cuatro trimestre de 2006 y se han realizado previsiones para los dos trimestres posteriores. El Euroíndice compara la situación de los distintos mercados laborales europeos ponderando cuatro componentes: ocupación, que mide la creación de puestos de trabajo, adaptabilidad del mercado a los cambios de su entorno, apertura a los grupos de trabajadores considerados vulnerables y rendimiento, la relación entre las variaciones del salario real y la productividad. Los siete países que forman la muestra son Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal y Polonia, que representan más del 75% de la población y del PIB de los 25 miembros comunitarios. Situación del mercado laboral europeo Durante el cuarto trimestre, el Euroíndice Laboral IESE-Adecco (EIL) ha alcanzado el máximo valor registrado hasta el momento, de 72,9 puntos, lo que supone un incremento interanual del 4,4%, el más significativo de los últimos siete trimestres. Es la primera vez que el EIL se mantiene durante cuatro trimestres consecutivos en el área de comportamiento bueno del mercado laboral (es decir, entre 70 y 80 puntos). El motivo es una mejora de las condiciones laborales en Europa potenciada sobre todo por la variable de la Ocupación, que aportó casi la mitad de la subida del indicador debido al incremento del empleo y la simultánea disminución de la tasa de desocupación. Las otras tres categorías analizadas en el EIL (Adaptabilidad, Apertura y Rendimiento), también realizaron aportaciones positivas gracias a la reducción de las tasas de paro femenina y juvenil, el declive interanual en la proporción de parados de largo plazo y la mejora de la productividad laboral media. Todos los países estudiados, con la única excepción de Reino Unido, exhibieron una evolución positiva en sus respectivos EIL. El aumento interanual más significativo correspondió a Polonia, con un 6,8%. Sin embargo, es justamente Polonia el que continúa presentando el valor más reducido de nuestro indicador, de 56,9 puntos, lo que lleva a ubicarse en soledad en el área de malas calificaciones. De manera inversa, el Reino Unido, que vio su EIL reducido en un 0,5%, sigue en la primera posición, con 79,4 puntos. aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 1/10
  2. 2. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… España ha conseguido mejorar su índice en un 5,1% y se ha situado en 76,2 unidades, su valor más alto hasta el momento. Las previsiones indican que el índice europeo seguirá progresando en los dos próximos trimestres, aunque en menor medida que hasta ahora: de una mejora interanual del 4,4% pasará al 2,2% interanual en el segundo trimestre (por lo que el indicador obtendrá 73,1 puntos). Aunque este último incremento sería el menor en cinco trimestres, sería suficiente para que el EIL obtuviese un nuevo máximo histórico. El Reino Unido dejará atrás una serie de siete descensos seguidos y experimentará mejoras interanuales progresivas, del 2,9% en junio, y volverá a situarse en el rango de valores muy bueno del mercado (con una puntuación de 80,9 en ese mes). Mientras que Polonia seguirá siendo el país de mayor crecimiento, del 9,9% en el periodo interanual hasta junio, lo que le permitiría alcanzar un EIL de 60,2 puntos. De ese modo, después de seis años, volvería a situarse en el área de valores regulares. España logrará en junio un nuevo máximo de su serie, con 77,1 unidades, valor que supone un aumento de 3,9% en comparación con el mismo mes del año anterior. De confirmarse estas previsiones, España se situaría en el segundo lugar, sólo superado por Reino Unido. En el segundo trimestre Alemania, Portugal y Francia experimentarán reducciones de su EIL, cosa que simboliza las mayores dificultades para proseguir la mejora del mercado laboral en la UE. La última vez que tres países presentaron descensos interanuales en sus respectivos EIL fue el primer trimestre de 2006. La productividad laboral desciende en España La productividad media del trabajo es una variable clave para la salud del mercado laboral. Por ejemplo, esta variable influye decisivamente en los aumentos de las remuneraciones reales y en el incremento de los costes laborales. El aumento de la productividad es una condición necesaria para la elevación del nivel de vida de la población de una forma duradera. Durante el 2006, el grupo de siete países observados ha incrementado la productividad media de cada persona ocupada un 1%. Esa variación supone una aceleración respecto de los trimestres anteriores ya que es la más elevada de los últimos dos años. Considerados individualmente, cinco países mejoraron su nivel medio de productividad, frente a dos que lo redujeron. Alemania y Reino Unido encabezaron las mejoras, con incrementos interanuales en ambos casos del 1,9%. En el extremo contrario, Italia y España mostraron caídas del 0,2% y el 0,3%, respectivamente. A pesar de que sus datos son negativos, en ambos países se percibe una mejora porque estos descensos son menores que los experimentados en trimestres anteriores, de hecho, en el caso de nuestro país es el mejor resultado en seis años y medio. Otra manera de analizar estos resultados es compararlos con el incremento medio anual de los últimos cinco años. Para el conjunto de países, la productividad ha mejorado una media anual del 0,8%, por lo que el incremento de un 1% en el cuarto trimestre señala la continuidad de esa tendencia. En nuestro país, sin embargo, la productividad laboral media ha descendido un promedio de 0,8% anual a lo largo del último lustro. En otras palabras, la productividad media de cada ocupado en España es hoy un 4% inferior a lo que era al final de 2001. La pérdida de niveles de productividad es seguramente el principal problema al que se enfrenta el mercado laboral español y es el motivo fundamental por el que el salario real tiene en estos momentos el mismo poder adquisitivo que hace diez años. Hasta mediados de 2007 el conjunto analizado seguirá experimentando mejoras de la productividad media del trabajo, del 1,1% en junio. Destaca el hecho de que la productividad podría dejar de descender en España, conservando los mismos niveles que en el primer semestre de 2006, y aunque tampoco se experimentarán mejoras, este resultado sería el más favorable de los últimos 8 años. Nuestro país seguirá teniendo el peor resultado del grupo analizado. aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 2/10
  3. 3. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… Reino Unido y Alemania seguirán liderando el aumento de la productividad promedio del trabajo (con mejoras del 1,9% y 1,6%, respectivamente). Ambos países proseguirían, por tanto, avanzando a un ritmo superior al de los cinco años anteriores. A mayor jornada laboral, menor productividad laboral Aunque tradicionalmente se asocia una jornada laboral más extensa a una mayor productividad (porque se podría asociar con un colectivo de ocupados que se esfuerza más), la realidad es que existe una relación negativa entre la duración de la jornada laboral media y la productividad del trabajo. Es decir, al trabajar más horas, tiende a disminuir el aprovechamiento que se hace de cada una de ellas. De ahí que una mejora en la eficiencia (productividad) puede llevar a reducir la jornada de trabajo, sin que se produzca una caída en la producción. Si analizamos el provecho económico por hora trabajada, Polonia presenta el menor valor puesto que tiene la jornada laboral más prolongada (40,1 horas por semana, incluyendo tanto a los que trabajan jornada completa como los que lo hacen a tiempo parcial) y, al mismo tiempo, la menor producción por hora (19 dólares internacionales). En segundo lugar se encuentra Portugal, con la segunda jornada más prolongada (39,1 horas) y el segundo menor aprovechamiento de cada hora trabajada (24,6 dólares internacionales). España es el tercer país que menos rendimiento obtiene por cada hora trabajada: de cada una de las 38,3 horas por semana que en promedio trabaja cada ocupado en nuestro país se obtiene un valor añadido de 33,7 dólares internacionales. Los tres países con jornadas medias más breves (Holanda, Alemania y Bélgica) se encuentran entre los cuatro en los que la productividad por hora trabajada es mayor. Finalmente, comparando la productividad promedia por hora trabajada de los países seleccionados, puede verse que la de Bélgica (la mayor) es 54% más elevada que la de España y casi el triple que la de Polonia (la menor). También exhiben productividades horarias mayores que la de nuestro país Francia (44%), Holanda (44%), Alemania (38%), Italia (23%) y Reino Unido (21%). Por el contrario, España supera el valor añadido por hora en Portugal en 37% y el de Polonia en 78%. España, tercer país con la jornada laboral más larga Jornada completa Según el informe de la Comisión Europea Employment in Europe 2006, publicado el pasado mes de noviembre, los asalariados con contrato a jornada completa (que son el 81,6% del total) trabajan una media de 40,4 horas semanales en la Europa de los 25. El Reino Unido es el país en el que la jornada laboral es más larga, 42,6 horas semanales (2 horas y 12 minutos más que la media de la UE-25), mientras que Holanda está en la situación opuesta, con una jornada media de 38,8 horas semanales, 1 hora y 36 minutos menos que la media europea y casi 4 horas menos que el promedio británico. Por sexos, en los nueve países observados los hombres con contrato a jornada completa trabajan más horas que las mujeres: 41,3 horas por semana los hombres frente a 39,1 horas las mujeres, la diferencia entre sexos es de 2 horas y 12 minutos semanales, pero alcanza un máximo de 4 horas en Reino Unido y supera las 3 horas en Polonia e Italia. La menor diferencia se encuentra en Holanda, con poco menos de una hora por semana. Tanto los hombres como las mujeres del Reino Unido son los europeos con jornadas más largas: los hombres trabajan 44,2 y las mujeres 40,2 horas, es el único entre los países analizados en el que as asalariadas a tiempo completo trabajan más de 40 horas semanales. En cuanto a la jornada más corta, los hombres holandeses son los que menos horas emplean, 39 horas, 3 horas y 18 minutos por debajo de la aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 3/10
  4. 4. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… media europea, y las mujeres italianas son las europeas con una jornada más breve, de 36,9 horas semanales. En España la jornada es de 41,1 horas semanales, superando a la media comunitaria en 42 minutos. Los hombres trabajan de media 41,8 horas (30 minutos más que la media masculina europea), y las mujeres 39,8 horas (42 minutos por encima). Tanto para el total como para los hombres, el tiempo de trabajo de jornada completa en España es el tercero más prolongado entre los nueve países observados. En el caso de las mujeres, se trata del segundo más extenso, solo superado por el de las asalariadas británicas. Jornada parcial Los resultados son totalmente distintos cuando se analiza la jornada de las personas que trabajan a tiempo parcial, situación en la que se encuentra el 18,4% de los asalariados del conjunto de la UE-25. El tiempo medio de trabajo a nivel comunitario es, en este caso, de 19,9 horas. Si consideramos ambos sexos conjuntamente, Polonia y Bélgica es donde se trabajan más horas en régimen de jornada parcial, 23,3 horas en ambos casos, superando en 3 horas y 24 minutos la media de la UE-25. Alemania, por su parte, tiene la menor jornada parcial media: de 17,4 horas semanales (es decir, 2 horas y media menos que el promedio comunitario). Por sexos, los hombres trabajan menos horas que las mujeres cuando lo hacen a tiempo parcial, 19 horas frente a las 20,1 horas empleadas por las mujeres. Aunque no en todos los países es así: en Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, las mujeres tienen un mayor tiempo de trabajo que los hombres pero en Polonia, Portugal y Bélgica ocurre lo contrario, mientras que en España y Holanda, hombres y mujeres trabajan la misma cantidad de horas cuando lo hacen a jornada parcial. Las francesas son las que más horas trabajan, 23,3 horas semanales, y las alemanas 17,5 horas, 5 horas y 48 minutos menos que sus homólogas francesas. Entre los hombres, las diferencias son más amplias: con una diferencia de 9 horas y media entre la jornada más extensa de tiempo parcial (correspondiente a Polonia, con 24,8 horas) y la más reducida (de Alemania, con 15,3 horas). En España la jornada parcial conlleva una media de 19,5 horas, 24 minutos menos que la media de la UE- 25. Si comparamos las horas trabajadas por un asalariado europeo a tiempo completo y a tiempo parcial, se constata que el tiempo de trabajo de jornada parcial es prácticamente la mitad que el correspondiente a jornada completa (los ya mencionados promedio de 19,9 y 40,4 horas). Aunque hay países en los que esta diferencia es mayor, como el Reino Unido o España, donde la brecha es de 23,7 horas y 21,6 horas respectivamente, mientras que en otros es menor, como en Bélgica y Francia donde la diferencia es de 15,8 horas. Jornada completa por sector de actividad Los únicos sectores, a nivel europeo, en los que la jornada completa es superior a las 42 horas semanales son Hoteles y Restaurantes (42,9 horas) y Minería (42,4 horas), estas áreas de actividad superan la media comunitaria en 2 horas y media y 2 horas, respectivamente. El caso opuesto, con jornadas inferiores a las 40 horas semanales, está representado por Administraciones Públicas (39,6 horas; 48 minutos menos que la media comunitaria), Salud (39,4 horas; 1 hora menos) y Educación (36,5 horas; 3 horas y 54 minutos inferior que la media de la UE-25). En los tres casos el sector público es el empleador más importante. Por países, el sector Hoteles y Restaurantes es el que tiene una jornada más amplia en España, Portugal, Italia, Alemania y Francia. De hecho, nuestro país supera a todos los demás, puesto que el tiempo de trabajo en este sector es de 44,7 horas (1 hora y 48 minutos más que la media comunitaria del sector). En otras palabras, España tiene la jornada más larga en el sector, Hoteles y Restaurantes, donde más se aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 4/10
  5. 5. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… trabaja de media. La Minería es el sector con una mayor jornada laboral en Reino Unido y Holanda, en Polonia es la Construcción, y en Bélgica, los Servicios Empresariales. En cuanto al sector con jornada más reducida es la Educación, sobre todo en España, Polonia, Portugal, Italia, Bélgica y Francia. Mientras que Reino Unido y Alemania se diferencian del resto por ser los únicos casos en los que la Educación tiene un tiempo de trabajo superior a la media de sus países. Cabe destacar el caso concreto del Reino Unido que muestra jornadas semanales más largas a la media en todos los sectores de actividad, excepto en Hoteles y Restaurantes, donde se trabajan 6 minutos menos. Además es el país que presenta más peculiaridades: ostenta la jornada más larga, 51,9 horas semanas en Minería, para la totalidad de países y sectores. En este país, además, la Educación tiene una jornada más larga que otros sectores como Hoteles y Restaurantes, Servicios Empresariales y Servicios Sociales y Personales y sobresale también en el caso de Agricultura y Pesca donde la jornada es 4 horas y 24 minutos mayor a la media sectorial comunitaria. En el caso opuesto está Bélgica, donde en todos los sectores el tiempo de trabajo medio de los asalariados de jornada completa es inferior al promedio europeo. La mayor brecha se registra en Hoteles y Restaurantes, con un tiempo de trabajo de 39,6 horas (3 horas y 18 minutos por debajo del promedio de la UE-25 para ese sector). España, por su parte, presenta tiempos de trabajo en jornada completa más extensos que la media de la UE en once de los catorce sectores considerados. Las excepciones son las tres áreas de actividad en las que el sector público es el principal empleador: Administraciones Públicas, Salud y Educación. En particular destaca Administraciones Públicas, con una jornada de 37,7 horas, pues resulta 1 hora y 54 minutos inferior a la media comunitaria sectorial. En igual sentido, España, junto con Italia (también 37,7 horas) y Holanda (37,6 horas), muestra el menor tiempo de trabajo en este sector. En la mitad de los sectores, al igual que en el promedio general, nuestro país tiene el tercer tiempo de trabajo más largo después de Reino Unido y Polonia. Ellos son Transporte y Comunicaciones, Construcción, Servicios Empresariales, Comercio, Finanzas, Servicios Sociales y Personales y Manufacturas. Homogeneidad entre sectores de la jornada laboral Es relevante mencionar la variabilidad en el tiempo de trabajo entre los diferentes sectores, es decir, cuán heterogénea es la duración de la jornada completa entre los mismos. Desde esta perspectiva, si bien España muestra una variabilidad algo mayor al promedio comunitario, se ubica en una situación intermedia cuando se compara con el resto de los países seleccionados. La diferencia media en la duración de la jornada completa respecto del promedio de sectores asciende a 1,2 horas en la UE-25 (lo que equivale al 2,9% del tiempo de trabajo). En nuestro país, esa diferencia asciende a 1,6 horas (3,9% de la jornada completa), lo que es menos de lo que exhiben Italia, Polonia, Portugal y Reino Unido. Por el contrario, la jornada laboral más homogénea en cuanto a su duración se registra en Alemania, con una diferencia media de sólo 36 minutos (equivalentes a 1,5% de la jornada completa promedio). También por debajo de España y del promedio comunitario están Francia, Holanda y Bélgica. Horarios de trabajo atípicos Frente al denominado “horario de trabajo típico” (de lunes a viernes y en horas diurnas), hay una parte importante de la población que trabaja en horarios “atípicos”, habitualmente en los domingos, en horario nocturno y por turnos. Estos horarios atípicos están contemplados, en mayor o menor medida, en todas las legislaciones laborales europeas, pero su análisis es útil para conocer las repercusiones de estos horarios, tanto aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 5/10
  6. 6. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… positivas como negativas. Por ejemplo, un crecimiento del empleo en horario atípico podría favorecer la empleabilidad de determinados colectivos (estudiantes, personas con baja cualificación) y contribuir a compatibilizar vida familiar y laboral (en especial cuando el horario atípico no es muy prolongado y en familias tradicionales de padre, madre e hijos pequeños). Trabajo habitual en domingo Uno de cada siete ocupados en España dice trabajar habitualmente en domingo (un 13,7%). En comparación con otros países del entorno europeo, esa proporción resulta relativamente elevada, ya que supera los porcentajes que se registran en Italia (el 13,2%), Polonia (13,1%), Reino Unido (12%), Portugal (11,1%), Bélgica (10,8%) y Suecia (10,8%)9. Por encima de nuestro país se sitúan Austria (18%) y Francia (14%). Comparando el porcentaje de empleados que trabajaron en domingo en el año 2000 y el 2005, no se aprecia una tendencia definida a nivel europeo. En este periodo, tres de los nueve países seleccionados han experimentado una reducción en la proporción de quienes trabajan habitualmente los domingos (en particular Suecia, que pasó de mostrar la mayor proporción a la más reducida). En nuestro país, ese porcentaje no tuvo cambio alguno, mientras que en Polonia el incremento fue moderado. Sí se observa un aumento más marcado en Austria, Francia e Italia. Trabajo nocturno habitual El horario nocturno está menos extendido en España que en el resto de países europeos analizados. Siete países tienen una mayor proporción de trabajadores con horario nocturno que España, que tiene sólo a un 5% de los empleados (1 de cada 20 ocupados) trabajando en esta modalidad. En especial, destaca Reino Unido, donde casi 1 de cada 9 ocupados trabaja de noche (un 11,5%). En Italia y Austria, resultan 1 de cada 12 personas ocupadas las que afirman trabajar usualmente durante horas normalmente dedicadas a dormir (un 8,4% y un 8,1%, respectivamente). Sólo Bélgica, con un 4,6%, exhibe una menor penetración del trabajo nocturno que España. Tampoco en este caso existe una tendencia definida, ya que la comparación de los datos del año 2000 con los del 2005 indica que en 5 de los países observados la proporción de ocupados con horario nocturno se redujo, mientras que en los 4 restantes creció. España se encuentra entre los países del segundo grupo, si bien es el que presenta el menor incremento (1,3 puntos porcentuales, frente a Italia, por ejemplo que consiguió un aumento de 3,1 puntos o Francia, con 2,5 puntos). Horario por turnos El horario por turnos también es una modalidad menos extendida en España que en los demás países comunitarios. Polonia lidera en este terreno, el 35,3% de sus asalariados tiene este tipo de jornada. Uno de los motivos es que la industria manufacturera tiene un gran peso en la economía polaca y es, además, el sector en el que es más común el horario por turnos. Por orden de importancia le siguen Suecia (con un 24,5%), Reino Unido (un 19%), Italia (18,3%) y Austria (18%). En España, el 15,1% de los empleados trabaja por turnos (casi 1 de cada 7 asalariados). Bélgica y Francia, con un 8,7% y un 8,4%, respectivamente, son los únicos dos países que presentan una menor penetración del sistema de turnos que nuestro país. De la comparación de los datos del año 2001 con los del 2005 podría deducirse una leve tendencia declinante en esta forma de organización horaria, ya que en seis de los diez países se experimentó una disminución de este grupo de trabajadores, España, por ejemplo, mostró la tercera caída más marcada, de 2,3 puntos porcentuales, por detrás de Polonia e Italia. También se destaca las reducciones verificadas en Bélgica y Francia. aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 6/10
  7. 7. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… Pérdida de protagonismo del empleo español En el periodo de un año hasta diciembre de 2006 se han creado 2.553.000 nuevos empleos en el conjunto de los siete países analizados, equivalente a un crecimiento interanual del 1,7%. Este incremento es igual al experimentado en octubre de 2006 y una décima inferior al registrado en junio del mismo año, lo que indica una ligera desaceleración, aunque la creación de puestos de trabajo continúa en los niveles más elevados de los últimos seis años. Seis de cada diez nuevos empleos han sido asignados a personas que se encontraban paradas, por lo que el colectivo de desocupados se ha contraído en 1.583.000 individuos (lo que supone una reducción interanual del 10,7%). El total de desempleados es de 13.219.000 personas, su menor valor en al menos diez años. España ha sido, por 26º trimestre consecutivo, el país con una mayor variación interanual en el número de personas ocupadas: 688.000 empleos (un crecimiento del 3,6%), aunque comparado con los últimos diez trimestres, es el aumento de menor cuantía. Igualmente, los puestos de trabajo creados en España han supuesto el 26,9% del total europeo, el menor porcentaje en ocho años. La pérdida de protagonismo del empleo español ha sido en parte motivado por el crecimiento experimentado por Alemania: a finales de 2005, este país mostraba una destrucción neta de puestos de trabajo, mientras que a finales de 2006 se han creado 448.000 nuevos empleos (lo que supone un crecimiento interanual del 1,1%). Con esto, Alemania ha aportado el 17,5% de las nuevas ocupaciones en la muestra de siete países, mientras que Polonia ha contribuido en un 22,2% de los nuevos empleos (equivalente a 567.000 puestos). En ambos países, los nuevos puestos han beneficiado a buena parte de las personas que se encontraban en el paro, consiguiendo reducciones interanuales del grupo de desempleados del 13,9% en Alemania y del 23,4% en Polonia, pero en España la contracción interanual ha sido de tan solo un 1,7% (equivalente a 31.000 personas). En otras palabras, apenas el 4% de las nuevas ocupaciones sirvió para reducir el paro. Esto es debido a un aumento de la población activa: dos de cada tres personas que se sumaron al mercado laboral en la UE (es decir, aquellos que comenzaron a buscar empleo), lo hicieron en España. En los próximos meses el crecimiento del empleo seguirá moderándose en el conjunto de siete países analizado: pasará del 1,7% experimentado en diciembre al 1,2% en el periodo interanual que finaliza en junio de 2006 (equivalente a 1.880.000 nuevos empleos). España, Polonia y Alemania permanecerían, en ese orden, como los principales proveedores de nuevos empleos en la UE. Conjuntamente aportarían casi tres de cada cuatro nuevos puestos de trabajo. Paralelamente, el colectivo de parados en Europa seguirá contrayéndose, un 4,6% en junio. En el caso particular español, el número de personas ocupadas aumentará en 643.000 en junio (lo que implica un crecimiento interanual del 3,3%, el menor en cuatro años y medio), aunque como en diciembre, el grupo de personas sin empleo se reducirá muy poco: sólo un 3% de las nuevas plazas iría a manos de desocupados (lo que supone 21.000 personas y una contracción interanual de este colectivo de un 1,1%). Creación de empleo por sexo El crecimiento interanual del empleo masculino ha sido el más bajo de los últimos tres trimestres, 1,2% (correspondiente a 1.024.000 nuevos trabajadores), mientras que el del empleo femenino ha sido el más marcado en seis años, un 2,3%, equivalente a 1.529.000 nuevos puestos para mujeres. Esto es debido a que en los últimos doce meses, el 60% de los puestos de trabajo creados han beneficiado a personas de sexo femenino, es la mayor proporción de los últimos seis trimestres. Tal como ocurre desde mediados de 2001, España ha sido el país que ha creado mayor número de puestos de trabajo para mujeres, 406.000 empleos, lo que implica un crecimiento interanual del 5,2% de esta variable. La aportación española al total europeo es del 27%, proporción similar a la de los dos trimestres previos, pero inferior a la de los cuatro años anteriores. aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 7/10
  8. 8. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… En cuanto al resto de países analizados, todos ellos han creado puestos de trabajo para ambos sexos, con excepción de Portugal, que sólo ha generado empleos masculinos. En algunos casos, como el de Alemania, Francia e Italia se ha otorgado a las mujeres un mayor porcentaje de los nuevos empleos que la media europea: un 76%, un 89% y un 65%, respectivamente. Las previsiones indican que la ralentización en la creación de empleo afectará por igual a ambos sexos: en junio próximo se espera un crecimiento interanual del 0,9% en el empleo masculino (se crearían 806.000 nuevos empleos para hombres), mientras que en el caso femenino será de un 1,6% (equivalente a 1.074.000 plazas para mujeres). Las mujeres captarán de media durante los primeros seis meses del año algo más del 55% de los nuevos puestos de trabajo. España, que sufrirá menos esta desaceleración prevista, tendrá un mayor peso en la creación de puestos de trabajo para mujeres: en junio próximo, aportará un 36% de las ocupaciones femeninas creadas en la UE en los doce meses previos. En términos absolutos, nuestro país creará 251.000 empleos masculinos (un 2,1% interanual más) y 391.000 femeninos (un 4,9% más que en el mismo periodo del año anterior), lo que significa que las mujeres seguirían beneficiándose con 6 de cada 10 nuevos puestos de trabajo. El resto de países reconoce tres situaciones distintas: Alemania e Italia, junto con España, crearán empleo para ambos sexos, aunque con predominio femenino, en Polonia y Reino Unido ocurriría el caso contrario, la generación de empleo beneficiará más a los hombres, mientras que en Francia y Portugal, disminuirá el número de hombres ocupados a la vez que crecería la ocupación de mujeres. La menor tasa de paro europea en 15 años La tasa de paro para el conjunto de países analizados ha sido del 7,8%, un punto por debajo de su valor un año antes, por lo que se encadenan diez trimestres consecutivos con disminuciones en esta variable y la sitúan en su menor nivel en más de 15 años. Con excepción de Portugal y Reino Unido, que han tenido incrementos de 2 y 4 décimas interanuales respectivamente, todos los países lograron caídas en sus tasas de paro. La disminución más significativa, de 3,8 puntos, la consiguió Polonia, reduciendo su tasa al 12,9%, su nivel más bajo desde comienzos de 1999. De los cinco países que han reducido su tasa de paro, España ha experimentado la caída interanual más moderada, de 4 décimas, con una tasa de desempleo del 8,3%. En el primer semestre de 2007 se mantendrá entre los países europeos la tendencia de contracción de la tasa de paro aunque se reducirá más lentamente, 4 décimas en el periodo interanual hasta junio, y será del 7,7%. Pero al contrario que en trimestres anteriores, sólo Portugal, verá crecer su tasa de desempleo (lo hará en una décima y se situará en el 7,3%). Incluso el Reino Unido, que hasta ahora había experimentado incrementos de esta variable, tendrá una reducción interanual de la tasa de paro de una décima, hasta el 5,3%. España también moderaría el ritmo de reducción de su tasa de paro, pasando de 4 décimas en diciembre a 3 décimas interanuales en junio, mes en el que la proporción de personas desocupadas será del 8,2%. Tasa de desempleo por sexo Hombres y mujeres europeos han experimentado una reducción de la proporción de parados de su sexo durante 2006: la masculina lo ha hecho en 1,1 puntos interanuales, situándose en el 6,9%, mientras que la femenina ha descendido nueve décimas y es del 8,8%. En ambos casos, éstos son los valores más bajos en más de 15 años. Paralelamente, la brecha que separa las tasas de paro de ambos sexos insinúa una tendencia ascendente: en el cuarto trimestre, el diferencial es de 1,9 puntos, el más amplio en tres años, mientras que en los aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 8/10
  9. 9. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… trimestres anteriores esta diferencia era de 1,6 puntos en el periodo interanual hasta octubre y 1,4 puntos en junio. En España la tasa de paro masculina se ha reducido más que la correspondiente a las mujeres, seis décimas frente a las tres décimas, respectivamente. Las tasas se han situado en el 6,1% y el 11,4%, la diferencia entre ambas tasas, de 5,3 puntos es la mayor entre los países estudiados (es además 3 décimas mayor que un año antes): mientras la tasa de paro de hombres es la tercera más reducida del grupo de países seleccionado, en el caso de la tasa de desempleo femenino España tiene la segunda más elevada. Alemania, Francia, Italia y Polonia también lograron disminuir las tasas de desocupación de ambos sexos, aunque en los tres últimos países estas reducciones han sido mayores en la tasa de paro femenino, mientras que Alemania ha experimentado una reducción interanual sensiblemente mayor de la tasa de paro masculina (1,7 puntos) que de la femenina (4 décimas). Esto ha provocado que por primera vez en los últimos cinco años, la tasa de paro femenino alemana haya superado a la de hombres. Las proyecciones indican que se mantendrá la tendencia actual en Europa de reducciones más pronunciadas de la tasa de paro masculino que en la proporción de desempleadas, concretamente 5 décimas interanuales frente a 4 décimas en junio de 2007. Ambos descensos son menores que los experimentados en diciembre de 2006. La evolución de Alemania será decisiva para los valores medios europeos, ya que será el único de los siete países con mejor comportamiento de la tasa de paro masculina: en junio, el país germano mostraría un 7,6% de sus hombres activos sin empleo (lo que implica una reducción interanual de 7 décimas), mientras que lo propio ocurriría con el 7,7% de las mujeres (caída del 3 décimas). Si bien se atenuaría el diferencial entre ambas variables, se mantendría la ventaja para el sexo masculino, circunstancia que no se producía un año antes. En España, la tasa de paro de hombres se estabilizará en los valores actuales, con una caída de 3 décimas en junio y una tasa del 6,1%, mientras que la proporción de mujeres desempleadas será del 11,1%, con un descenso interanual de 5 décimas. Aunque la reducción en el caso de las mujeres es mayor, España seguirá teniendo la mayor diferencia entre ambas tasas de paro. * * * * Más información: Adecco IESE Business School Contenidos relacionados en Aprendemas.com: Una menor rigidez laboral favorecería el acceso de los jóvenes al empleo Habrá más contratos temporales y sueldos menores, según Adecco e IESE Las oportunidades laborales que Europa ofrece a los jóvenes Hay un 30% más de contratos laborales en verano, según Adecco Repasamos los empleos más buscados y cotizados para 2007 aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 9/10
  10. 10. 3/7/2010 http://www.aprendemas.com/Report… Marco Europeo de Cualificaciones, una iniciativa para entender las cualificaciones en toda Europa Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+ © 2001-2006. aprendemas.com aprendemas.com/…/ImprimirReporta… 10/10

×