• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Protocolo "Mercantilización de la Educación"
 

Protocolo "Mercantilización de la Educación"

on

  • 599 views

 

Statistics

Views

Total Views
599
Views on SlideShare
599
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Protocolo "Mercantilización de la Educación" Protocolo "Mercantilización de la Educación" Document Transcript

    • Seminario Dr. Carlos Gaitán: “Investigación en Educación y Cultura” Protocolo de la sesión del 29 de Octubre de 2011 Aula especial XI- 7 – 9:30 am Tema: “Mercantilización de la Educación” ¿Cómo ofrecer una educación pública de calidad? ¿Cuál es la función de la educación superior en la sociedad, qué papel tiene que cumplir? “[…] una reforma creativa, democrática y emancipadora de la universidad pública […]” Boaventura de Sousa Santos Estas preguntas y epígrafe de apertura circundaron por la sesión protocolada, mientras se deliberaba alrededor del cambio de la universidad pública actual, partiendo de los efectos de la mercantilización en la misma. La discusión que giró en torno al texto de Boaventura de Sousa Santos: La universidad en el siglo XXI: Para una reforma democrática y emancipadora de la universidad y su segundo capítulo: ¿Qué hacer?, expuso de manera evidente ideas acerca de la forma cómo la globalización llegada a América Latina a finales de los 90s ha marcado el devenir de la Universidad en nuestro contexto actual. De este modo y haciendo múltiples alusiones a la reforma de la ley 30 en Educación Superior, a políticas capitalistas, a la importancia del trabajo en red, al discurso por competencias, al papel del Estado en la construcción de la Universidad brindando calidad y acceso a la misma; cada grupo participante hizo sus aportes con base en la lectura previamente compartida. Entre las contribuciones se puede destacar:1. Antecedentes: La mercantilización de la Universidad nace con un nuevo orden mundial que acerca los lazos de las Universidades con la economía y productividad de un país. Como hechos importantes que marcaron esta nueva política se mencionó la reforma de Bolonia que tuvo lugar en 1999 en Italia, la cual no es más que una declaración conjunta en materia de educación para la Unión Europea que da inicio a un proceso de convergencia, el cual tenía como objetivos facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales, dadas por el sector económico y productivo de los diferentes países europeos. Los estudiantes deberían adquirir ciertas competencias para poder desempeñarse productivamente en la sociedad. Otro de los hechos que antecedieron esta mercantilización fueron las políticas económicas impuestas por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio, llamadas neoliberales con las que emerge con gran
    • fuerza el mercado trasnacional de la Educación Superior, en pro del desarrollo de nuestros países latinoamericanos. Es así como la Universidad que se había caracterizado por su autonomía y por tener una serie de políticas internas con las que defendía la producción de conocimiento para la sociedad, se convirtió en un ente manipulado por el gobierno, en donde se pretendía respondiera a las políticas globalizadoras que se estaban generando. La universidad perdió el carácter y reconocimiento de bien público. El Estado se fue desprendiendo poco a poco de su deber de mantenerla, ya que la Universidad constituía un gasto exorbitante para éste, y gracias a las nuevas instituciones privadas e internacionales, un gasto innecesario, con lo cual se sustentó la descapitalización y deslegitimación de la universidad pública y su conversión a criterios de eficiencia y productividad, en contradicción con la idea de la necesidad imperativa de una universidad pública autónoma, libre y estatal.2. ¿Qué hacer? Con este panorama gris, se reflexionó en la solución a la evidente mercantilización de la educación, que en palabras de Boaventura, se puede encontrar en una globalización contrahegemónica, la cual partiendo de un cambio interno y un contrato político y social, pretende integrar 4 protagonistas: La Universidad, el Estado, Los Ciudadanos y el Capital, entendido este último como una articulación entre dineros públicos y privados que brinden sostenibilidad a la Educación Superior. Así, teniendo como base esta idea de reforma, la socialización continuó, destacándose los siguientes aportes: 2.1 La universidad requiere de una propuesta creativa en la que se brinde alternativas de formación, investigación, autonomía y relación con la comunidad, contextualizadas y de resistencia. La idea no es defender la universidad como se instituyó tradicionalmente, por más válidos que sean sus fundamentos. Todo cambia y la universidad también lo debe hacer. 2.2 Al hablar de acceso a la Universidad, se piensa en la misma como espacio abierto. Lastimosamente los recursos son muy limitados para ampliar el acceso, porque en vez de que éstos sean brindados a la Universidad, se prefiere aumentar otras modalidades de Educación superior (Técnicos y Tecnólogos). De esta forma, la gratuidad, al igual que las becas se mantienen aisladas del contexto universitario y al contrario surge el modelo de crédito educativo (el más conocido, ICETEX8u) como la forma que el gobierno establece para ayudar a los estudiantes a pagar las matriculas. 2.3 El punto anterior llevó a realizar una clara diferenciación entre Educación Universitaria, con formación de de pregrado, postgrado, investigación y extensión, conscientes del seguimiento y monitoreo permanente, y Educación Superior, la cual debe ser entendida como aquella que es impartida en instituciones técnicas y tecnológicas. Lo anterior se debe clarificar ya que se tiende a homogenizar la educación técnica tecnológica y universitaria, de tal manera que el lenguaje técnico y tecnológico se traslada a la universidad y se puede convertir en modelo de la educación superior (ciclos propedéuticos). Esto sin lugar a duda enrarece la educación, convirtiéndose en un tema álgido de discusión; la función e identidad de la
    • Universidad, como impulsora del saber científico o como espacio para carreras técnicaso tecnológicas en aras de una rápida inserción laboral.2.4 Llamó la atención lo que en palabras de Sousa Santos es un diálogo ecológicode saberes, como forma de profundización de la investigación-acción, por medio delcual se pueda recoger saberes, experiencias y culturas en torno a la educación. Es ungran conjunto de prácticas interdisciplinarias que promueven una nueva convivenciaactiva de saberes con el supuesto de que todos ellos, incluyendo el saber científico, sepueden enriquecer en este diálogo. Implica una amplia gama de acciones devaloración, tanto del conocimiento científico como de otros conocimientos prácticos,considerados útiles, compartidos por investigadores, estudiantes y grupos deciudadanos, que sirven de base para la creación de comunidades epistémicas másamplias, convirtiendo a la Universidad, asimismo, en un espacio público de Interconocimiento donde los ciudadanos y los grupos sociales puedan intervenir. Lo anteriorprovocó que los participantes se cuestionarán hasta qué punto este saber semercantiliza en la Universidad actual y si el proyecto educativo de la Universidadapunta a la consecución de este objetivo. Las respuestas no fueron muy alentadoras,teniendo en cuenta que es claro ver como el saber ya no se evalúa por lo que es, sinopor lo que pueda vender, al mismo tiempo que la universidad ha dejado de ser elespacio de convivencia libre entre los distintos miembros de la sociedad.2.5 Es importante visualizar la universidad desde la función pública que larepresenta, como una red y de esta forma compartir recursos, equipos, docentes,unificar calendarios escolares, entre otros, con el fin de construir un bien común en lasuniversidades. En este punto es notable hacer hincapié en la diferenciación hechaentre el concepto de asociación y red, en donde la primera tiene un objetivo claro de loque se quiere lograr, unificando criterios y promoviendo eventos mercantilistas, bajoun decreto. En tanto, que en la segunda, se busca hallar la forma de compartirbeneficios entre las facultades, programas y servicios con el fin de transferir elconocimiento y llegar a una universidad colaboradora y unificada.2.6 Se destacó la importancia de la proyección social de la Universidad. Pensar quedesde la Universidad se puede servir a la sociedad fue una idea común entre muchosde los participantes.2.7 Parece ser que entre educación pública y privada se ha generado una lucha porreconocimiento en los rankings nacionales, volviendo a la necesidad de unidad y dereconocer a la Universidad como bien común con sus diferenciaciones que consisten enconsiderar que es deber del Estado fomentar y garantizar la Educación pública yregular la educación privada.2.8 Después de una preocupación imperante que abordaba la educación porcompetencias, unos a favor, aludiendo que este tipo de educación no se reducesolamente a las competencias laborales, como muchos creen y que en su integralidadse encierra su riqueza, se coincidió, gracias a las diversas opiniones, en la necesidadde replantear dicho discurso, ya que las mismas como se plantean hoy en díarepresentan una vinculación clara a las políticas neoliberales, subordinando laeducación a las demandas del mercado y a la gestión de los recursos humanos,reforzando la idea de mercantilización de la educación. Además, se ejemplificó quepese a la cantidad de competencias que demanda un empleador a sus trabajadores,éstos no adquieren una situación laboral calificada. ¿De qué sirve educar individuoscomo buenos ciudadanos, si no van a tener con qué vivir?
    • Terminando la discusión se quiso puntualizar en ciertas preguntas, aunque no se logróen totalidad por la premura del tiempo. Éstas eran: 1. ¿Es la educación un derecho o un servicio? Al parecer las 2 opciones son ciertas. Es posible que haya en el mercado universidades que brindan educación como un servicio, obteniendo ganancias del mismo. Sin embargo, la discusión no debe centrarse en la Universidad privada que está en la propiedad de hacerlo, sino en la Universidad pública donde se debe legitimar la educación como derecho constitucional fundamental. 2. ¿Se educa para la vida o para el mercado? Después de toda la discusión anterior y de analizar el contexto actual, pensar que no se educa teniendo en cuenta el mercado es irrisorio. La escuela y los sistemas educativos cumplen en la construcción del sujeto social que necesita el mercado, porque cuando se habla de educación, de escuela y de los problemas que las afectan, ignorar esta premisa es lanzarse a dar palos de ciego. 3. ¿Es la ley 30 un comodín para dejar implementada en su totalidad la mercantilización de la educación en Colombia? Esta nueva reforma a la ley 30 y por la cual se ha generado una gran movilización estudiantil y ciudadana posee tanto puntos buenos como otros en discusión. No hay duda que alude a una mercantilización de la educación… ¿y sus otros factores?...Allí quedó el debate abierto.“El ‘exceso de lucidez’ de la universidad le permite denunciar que ‘el emperador vadesnudo’ y es por eso que la reforma de la universidad será siempre diferente de todas lasdemás.Dolores Bolaños Beatriz Helena Duque Albiryan Moreno Mónica Osorio5 de Noviembre de 2011