• Save
El rol del educador y sus prácticas a la luz de los cambios paradigmáticos de la humanidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

El rol del educador y sus prácticas a la luz de los cambios paradigmáticos de la humanidad

on

  • 1,595 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,595
Views on SlideShare
1,595
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El rol del educador y sus prácticas a la luz de los cambios paradigmáticos de la humanidad Document Transcript

  • 1. El rol del educador, la pedagogía y un recorrido por las diferentes épocas socio-históricas de la humanidad: Análisis basado en el cambio de los paradigmas pedagógicos Por: Mónica Patricia OsorioLa pedagogía no es sólo otra disciplina sobre el hombre paralela a las demás, sino quees también una especie de súper-saber social que reelabora y reconstruye los sentidos producidos por aquellos bajo la perspectiva de la formación de los jóvenes, dentro de un horizonte histórico-cultural determinado Rafael Flórez OchoaCon el ánimo de continuar las reflexiones iníciales del concepto que he venidorealizando acerca de Educación, Pedagogía y Formación, ahondo en el presente escritoen el rol del educador, a la luz de la pedagogía como emisora de una visión amplía eintegradora del acto educativo. Esta vez, desde una pedagogía que no quiero reducir aun simple saber instrumental que utiliza el maestro para traducir el discurso delconocimiento en contenidos para la enseñanza, sino al contrario considerada comosúper saber social, en palabras de Flórez Ochoa, pretendo analizar por medio de ésta,el rol que se le ha otorgado al educador a través de la historia, su función, las distintasimágenes simbólicas que lo nutren y las características que lo hacen ser y existir en elaula de clase. Así como es difícil para el ser humano entender su naturaleza, si nocomprende su origen y camino, del mismo modo, una forma de que el maestro sereconoce en su rol actual, se hace al reflexionar sobre la senda que ha trasegado suprofesión durante los tiempos.Se sustenta por tanto que el rol del educador en la sociedad ha cambiado junto con elmovimiento de la historia, de los paradigmas y de los modelos pedagógicos, puestoque estos últimos se fundamentan en un proceso de replanteamiento y reconstrucciónde todos los paradigmas que los sustentan (Tanto así que el educador ha cambiadohasta de nombre: De profesor a maestro, docente, tutor y ente etéreo) Es entonces,que la pedagogía es guiada de una manera u otra por la realidad social de un momentodeterminado y sus cambios paradigmáticos e históricos; cambios que son vigentes,que prevalecen y coexisten en la continuidad, como se puede dilucidar desde laperspectiva pedagógica de Flórez Ochoa y el epígrafe con el que se da comienzo aeste análisis, en el cual se muestra la importancia de la pedagogía y la formaciónpartiendo de una reconceptualización desde la diversidad y del intercambio de unamultiplicidad de paradigmas. Un poco más allá, Arellano reflexionando desde estamisma visión apunta:
  • 2. En el debate y en las problemáticas comunes, podemos dialogar, generar conocimientos y enriquecer las culturas pedagógicas. Ello facilita encontrar algunos acuerdos y caminos que posibiliten la proliferación de paradigmas y teorías, al igual que las reconceptualizaciones en el campo del saber pedagógico, para acceder a los intercambios y encuentros interdisciplinarios y transdiciplinarios, y, especialmente, para dar cuenta del espíritu de la época. (Arellano: 2005,82)Buscando entonces los paradigmas pedagógicos vigentes en las diferentes épocas de lahumanidad, para lograr el anterior objetivo, es importante primero entender que unparadigma exige con sí mismo una manera de concebir los diferentes procesos socio-culturales que involucran al sujeto, por lo que al hablar de sus cambios, se pretendesignificar diversas maneras de enfrentar el conocimiento. Un nuevo paradigma connotauna nueva manera de concebir el proceso educativo, además de un nuevo enfoqueepistemológico y metodológico para pensar e imprimirle sentido y dirección a la accióndocente y a la práctica pedagógica.Al emprender ahora, el recorrido del largo sendero trazado por los paradigmas que hantenido decisiva gravitación en la educación formadora del rol docente, se destacaránbreve y conjuntamente dos instancias: en primera, el contexto sociopolítico que losalumbró, identificando los elementos psicosociales que constituyeron su universosimbólico; en segunda, los elementos epistemológicos, conceptuales y metodológicosde los paradigmas analizados: tesis o núcleo paradigmático, base filosófica, basehistórico-social, base psicológica, modelo didáctico (para qué enseñar, qué enseñar,cómo enseñar, relación alumno-docente, evaluación)Paradigma Tradicional(…) Bajo el propósito de enseñar conocimientos y normas, el maestro cumple la función detransmisor. El maestro dicta la lección a un estudiante que recibirá las informaciones y lasnormas transmitidas (...) El aprendizaje es también un acto de autoridad Julián De ZubiríaTeniendo como baluarte la religión católica y la filosofía clásica (escolástica) en unasociedad cuyo pilar era el teocentrismo, el paradigma tradicional tiende a no permitirque los aprendices se salgan de esquemas ya predeterminados por la iglesia. Lasociedad del medioevo (época en la que predominó el tradicionalismo) respondía a unaestructura muy precisa dirigida por un monarca, donde se educaba en la verdad, la fey la razón, con el fin de formar tres (3) tipos de ser humano: El primero un noble quesería dueño de tierras en el feudo, el segundo un caballero que iría a pelear las guerrasreligiosas, el tercero un siervo que no tenía derecho de ir a la escuela, por lo que en laiglesia sólo le decían que debía conformarse con su pobre destino. En conclusión, con
  • 3. este paradigma se puede pensar en educación polarizada y no disponible para todoslos miembros de la comunidad, procurando la formación de un hombre querespondiera a una copia perfecta del ideal religioso.De esta forma, los maestros eran en su mayoría del clero, sacerdotes que como diceZubiría se ocupaban sólo de transmitir conocimientos ya aceptados, sin espacio a lavoz del educando. Educar con autoridad, infundiendo respeto y cumplimiento de lasnormas era el rol principal del maestro.Hoy en día, muchas de nuestras instituciones continúan teniendo esta baseepistemológica que siendo reformada por las nuevas corrientes, conservan aún laimportancia por guardar una creencia religiosa o unas normativas claras. De hecho, esde resaltar que en muchas instituciones se la educación reclama de nuevo que se veaal maestro como autoridad.Paradigma conductual La función fundamental del profesor competente es dar información, y la del alumno competente es recordar esa información Martiniano Román PerezLa revolución industrial de finales del siglo XIX trae un modelo centrado en tareas paradar cumplimiento a una empresa. Es de este modo que aparece la máquina comometáfora, con la que se puede predecir completamente el siguiente paso (conductas).El rol del profesor también dentro de esta metáfora es dotado de competenciasaprendidas que pone en práctica según las necesidades. Este paradigma marca elnacimiento del condicionamiento, del estímulo y de la cibernética. En la actualidad,estos 2 primeros paradigmas son desestimados, sin embargo, pensar que en nuestrooficio de enseñar no utilizamos prácticas conductistas es mendaz, basta con observaruna hora de alguna de nuestras clases y fácilmente se encontrará algún estimulo-respuesta u otro tipo de condicionamiento.Sacristan (1982) critica este modelo debido a que según él, el alumno quedaconvertido en una máquina adaptativa en el que el espíritu creador estácompletamente cercenado, llegando por tanto a una auténtica alienación del hombre.Además al resaltar más lo adaptativo que lo creador desconsidera los aspectos másprofundos del aprendizaje, reforzando una pedagogía centrada en los contenidos y endestrezas útiles, olvidando la formación de modelos de pensamiento que ayuden alhombre a comprenderse a sí mismo y al mundo que le rodea. En una palabra afirmaque este paradigma ve la escuela como un elemento de reproducción ideológica y node cambio.
  • 4. Paradigma humanista El único hombre educado es aquel que ha aprendido a aprender; el hombre que ha sabido adaptarse a los cambios; que ha llegado a darse cuenta que ningún conocimiento es seguro y comprende que solamente el proceso de saber buscar este conocimiento le dará seguridad Carl RogersEl hombre, como dice Rogers es el centro de este paradigma, que surge como latercera fuerza en los años 60, fundamentado en corrientes filosóficas delexistencialismo y la fenomenología, las cuales definen que el hombre es el centro de lavida y un agente libre, responsable y capaz de elegir su destino para lograr suautorrealización. Cada ser humano toma conciencia y da significado a su realidad através del autoconocimiento y las experiencias vividas. En la educación, el maestrocumple el rol de diseñar situaciones para conducir al alumno a su autorrealizaciónenfatizando aspectos como la responsabilidad, creatividad, iniciativa, reflexión,solución de problemas, independencia, autorregulación, autoevaluación, elpensamiento crítico y trabajo colaborativo, pero siempre dejándolo ser y experimentarsu entorno (Pestalozzi-Montessori)Sin duda, el aporte más importante de este paradigma consiste en visualizar alaprendiz como un ser humano libre y responsable de sus decisiones.Paradigma cognitivo Inteligencia es lo que usas cuando no sabes qué hacer J. PiagetConsecutivo al conductismo y bajo una metáfora básica en la que se asemejan losprocesos cognitivos que tienen lugar en la mente de un aprendiz a los procesosdesarrollados por un ordenador, nace este paradigma, en el que la psicología conteorías como el procesamiento de la información y el psicoanálisis juegan un papelpreponderante en la Educación. El modelo enseñanza-aprendizaje que responde a esteparadigma, se centra más que en la enseñanza, en el aprendizaje y al sujeto queaprende, en tanto él procesa y le da sentido a la información, partiendo de lashabilidades básicas y los modelos conceptuales que domina, contextualizando suexperiencia, dando lugar a una dimensión constructivista del aprendizaje. (Piaget).De este paradigma nos quedan muchos elementos que configuran la labor docente enla actualidad como los procesos de metacognición, autoregulación y motivación en elaula. Cabe resaltar también que este paradigma desencadena en uno socio-cultural demanos de los estudios de Vigotsky en los que además de la cognición, también lasociedad y la cultura promueven las interacciones sociales que permiten el proceso deaprendizaje en el estudiante.
  • 5. Paradigma crítico La función principal de la educación es hacer personas libres y autónomas, capaces de analizar la realidad que les rodea, participando en ella y transformándola Paulo FreireUn ciudadano que ejerza su rol con compromiso, solidaridad, conciencia crítica yespíritu reflexivo hacia los contextos políticos en los cuales vive, parecen ser laspremisas de este nuevo paradigma que se está formando. Si bien, el mismo, hastaahora está en desarrollo y podría ser un poco atrevido nombrarlo paradigmaLas tecnologías, la masificación y la velocidad de la información llevan a la educacióna formar un sujeto que establezca un papel definido en la sociedad, donde con susdecisiones responsables, el mismo sea participe de la construcción de su país.Finalmente, nada de esto sería posible si no permitimos que los docentes ocupen unrol central en este proceso. Por esta razón, pensar en mejorar la calidad educativa yconstruir un paradigma de formación crítica requiere de la nobleza de no caer ensalidas facilitas en las que se culpabiliza a un lado u otro del vínculo pedagógico(docente o estudiantes); sino por el contrario animarse a reinventar, a través depolíticas integrales, el vínculo educativo entre sociedad, escuela, docentes yestudiantes. Actualmente, estamos transitando como país un gran período dereformas, donde se visualiza como los movimientos estudiantiles y una sociedad enequipo pueden transformemos con firmeza este momento de continuidad democráticay crecimiento en nuevos horizontes de desarrollo económico, social y humano.Entender el rol del docente y su camino por las diferentes épocas socio-históricas de la humanidadreviste una gran importancia a la hora de pensar la identidad del rol profesional docente. Enefecto, la epistemología de la formación docente se nutre, entre otros, de elementosconstitutivos de los paradigmas pedagógicos y de la naturaleza de su profesión. Es allí entoncesdonde cobran relevancia los compromisos que se asumen en toda formación profesional y lahistoria incorporada durante la misma, así, las tradiciones imperantes en la formación docentecomo productos del devenir histórico, están presentes en las imágenes sociales, en la dinámica delas decisiones políticas, en los imaginarios que imbrican la trama de las organizaciones educativasy la propia conciencia de los docentes. Asimismo, el contexto socio-político, que configura a lalabor profesional del docente (esto es, las relaciones entre el control social y la autonomía en eltrabajo docente), resulta de vital importancia a la hora de analizar las condiciones reales en que sedesenvuelven las prácticas docentes. Pedagogía y pedagogos conscientes del cambio y capaces dearticular los mismos a favor de los educandos es la necesidad imperante de nuestros tiempos.
  • 6. REFERENCIASARELLANO, A (2005) La educación en tiempos débiles e inciertos. Anthropos. Barcelona.DE ZUBIRÍA, J (1994) Tratado de Pedagogía Conceptual: Los modelos pedagógicos. FundaciónMerani. Fondo de Publicaciones Bernardo Herrera Merino. Bogotá.DÍAS BORDENAVE, J (1982) Estrategias de enseñanza-aprendizaje: Orientaciones didácticas para ladocencia universitaria. IICA. San José, Costa Rica.FLOREZ OCHOA, R (1994) Hacia una pedagogía del conocimiento. Ed. McGraw Hill. Bogotá.FREIRE, P. (1997) Pedagogía de la Autonomía. Siglo xxi editores. Ciudad de México, México.ROMÁN, M. La nueva función del profesor como mediador del aprendizaje y arquitecto delconocimiento. Recuperado: http://personales.ya.com/mroman/paginas/articulos/articulo_2.htm.Noviembre 24, 2011SACRISTAN, J (1982) Técnicas de modificación de conducta: aplicaciones a la psicopatología,infanto-juvenil y a la Educación Especial. Universidad de Sevilla. Sevilla.