Your SlideShare is downloading. ×
LO HE escrito cientos de veces
(y sé que es inútil hacerlo una vez más):
quienes anteponen su más mínima comodidad a una v...
No hay animal más triste que un perro de cuneta.
Cuando llega el verano, buscan con la punta de su frágil
hocico el imposi...
Adiós, Zagal, muchacho, guapo perrillo mío,
amado por los Ángeles.
Exigente y celoso,
compañero fraternal insaciable...
Me...
Mi perro es la mirada
fija del infinito,
la caricia del cielo.
Mi perro es una antorcha
de espuma interminable
que lava y ...
Me miró como quien se avergüenza de su vida
con la mirada lánguida
que proyectan las tardes solitarias
entre mordazas de s...
Deambula su ominosa libertad
tras signos de pena indiferente,
zozobrando en cualquier voz
el recuerdo de caricia adusta,
i...
¿Cómo creéis que me siento
viendo pasar coches a toda velocidad,
desde que hace dos minutos me han dejado en
{esta cuneta?...
La nueva EDITORIAL BUSCARINI
publica la antología de poemas
sobre perros Vida de perros.
Poemas perrunos. La obra recoge
p...
Él  no lo haría
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Él no lo haría

260

Published on

Si la leyeran, su doblez o mi equivocación serían excesivas.
«Quítale el collar»
–le advierten, mientras aminoran la marcha de su coche–.
El perro mira al niño volviendo la cabeza;
hay en sus ojos una chispa de alarma que su infinita confianza apaga.
El collar, para un perro, es como la alianza para un recién casado.
Por la portezuela sale, sin collar, despedido.
Se aleja el coche; se aleja todo para él.
Se le hundió el mundo.
No entiende la traición; no sabe lo que es.
Buscará a su amo hasta encontrar la muerte.
En este mundo atroz, ella es un amo más piadoso.

Published in: Environment
3 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • No, ni Douce, ni Berta, ni mi Duky nunca lo harían. Odio, detesto, desprecio a los que - identificándose como seres humanos- abandonan, maltratan y matan animales. Los galgos, el reciente caso de los caballos muertos de hambre, la 'cultura' taurina...que malicia, vileza, crueldad e inmoralidad torturar y matar ! Pero porque esta indignación mía si 'Homo homini lupus est' ya que través de la historia ha existido, existe y probablemente existirá la violencia humana sobre la propia especie !
    Un abrazo grande.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Douce supo lo que es dejarle a la puerta de un Casón, llena de pulgas,Después un día fue recogido por unos niños; 12 hermosos años estuvo en casa dando mil gracias.

    Berta , dentro de unos días, cumplirá 1 año y es feliz. Gracias
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Gracias !
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total Views
260
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
3
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Él no lo haría"

  1. 1. LO HE escrito cientos de veces (y sé que es inútil hacerlo una vez más): quienes anteponen su más mínima comodidad a una vida ajena; quienes abandonan a sus perros en una lejana carretera al comenzar sus vacaciones; quienes, si mirasen los ojos de sus víctimas, verían la más defraudada de las confianzas; quienes no se inmutan ante los miles de cuerpos destrozados que tuvieron ayer amor ciego a sus amos; quienes regalaron a sus hijos un cachorro en lugar de un juguete, y ahora actúan con la ferocidad con la que sus propios cachorros actuarán mañana; esos seres humanos y normales seguro que no leen esta Tronera. Si la leyeran, su doblez o mi equivocación serían excesivas. «Quítale el collar» –le advierten, mientras aminoran la marcha de su coche–. El perro mira al niño volviendo la cabeza; hay en sus ojos una chispa de alarma que su infinita confianza apaga. El collar, para un perro, es como la alianza para un recién casado. Por la portezuela sale, sin collar, despedido. Se aleja el coche; se aleja todo para él. Se le hundió el mundo. No entiende la traición; no sabe lo que es. Buscará a su amo hasta encontrar la muerte. En este mundo atroz, ella es un amo más piadoso.
  2. 2. No hay animal más triste que un perro de cuneta. Cuando llega el verano, buscan con la punta de su frágil hocico el imposible camino de regreso a casa. Han sido despojados del collar, rebajados a la categoría de engorro que se tira cual mueble viejo para la hoguera de San Juan. Puede que el perro sea el mejor amigo del hombre pero no todos los hombres merecen ser amigos de los perros. "...mi vida dura unos 10 o 15 años. Cada separación de ti es para mí un sufrimiento. Yo sólo te tengo a ti. Cuando llegue el difícil trance en el que mi corazón esté cansado de latir, quiero que estés a mi lado. No digas nunca que no puedes resistirlo ni que suceda cuando tú no estés presente. Todo me resultará más fácil si estás conmigo. J.M. Salas UN PERRO DE CUNETA
  3. 3. Adiós, Zagal, muchacho, guapo perrillo mío, amado por los Ángeles. Exigente y celoso, compañero fraternal insaciable... Me enseñaste lo que es el éxtasis, la entrega, el entero abandono entre mis manos. De ti aprendí la atención y la dependencia de quien se ama... Estabas ciego y sordo del todo y cojeabas tanto... Aquella aciaga tarde te dejé dormido en un sofá. Tu te tiraste de el sin hacer ruido y diste con la recóndita escalera de mi estudio. No se como subiste. Yo oí tu roce en la madera antigua de la puerta. La abrí, y estabas tú jadeante y tembloroso. Te cogí entre mis brazos. Descansaste en mi hombro izquierdo tu cabeza, y allí dejaste que la muerte te llevara consigo. Ahora yaces debajo de las flores. Y a mí sólo me quedan las medicinas tuyas y el recuerdo agridulce para siempre. Antonio GALA Adiós, años felices o infelices, tiempo bien compartido. Adiós, juegos, carreras, saltos. Adiós, pequeñas cosas cuyo olor te frenaba de repente. Adiós, miradas súbitas y mutuas de amor y entendimiento a espaldas de los otros.
  4. 4. Mi perro es la mirada fija del infinito, la caricia del cielo. Mi perro es una antorcha de espuma interminable que lava y desinfecta las heridas de mi alma. Mi perro es el camino de regreso a mi mismo, la alarma que se pasa las horas esperándome. Mi perro es la calma de las nubes inmóviles, la puerta que se abre cuando todo se cierra, la soledad del mar. Ángel Guinda
  5. 5. Me miró como quien se avergüenza de su vida con la mirada lánguida que proyectan las tardes solitarias entre mordazas de silencio y las preguntas que deja el abandono. Al principio huyó y recorrió su cuerpo carcomido de hambre a lametazos de miedo. Cuando volvió a mirarme, supe que sus ojos tenían el color de la tristeza y que sus pasos buscaban algo más que tacto. Entonces comprendí cuánto puede doler el cariño que no podemos dar. José Manuel Soriano (Alcañiz, 1972)
  6. 6. Deambula su ominosa libertad tras signos de pena indiferente, zozobrando en cualquier voz el recuerdo de caricia adusta, incluso, de hambre administrada, confundiendo gestos indignados con requerimientos que ya no llegarán. Su estado lo explica casi todo, único ser en esta latitud aferrada al que no entender nada le está justificado. No todos se parecen al de Goya, pero tienen todos la mirada atónita de muchas criaturas africanas. [De Pesos y medidas, Fundación Artecovi, 2005.] Juan Ramón Sanz (Madrid, 1944) MUERTE ENTRE LAS FLORES PERRO ABANDONADO
  7. 7. ¿Cómo creéis que me siento viendo pasar coches a toda velocidad, desde que hace dos minutos me han dejado en {esta cuneta? En la tienda de animales algún visionario ya me lo {advertía, pero no podía creer sus palabras, o quizás no quería: somos carne de cuneta, nunca faltan cunetas para abandonar al mejor amigo del hombre. Sé que otros tienen mejor suerte, y son alimentados y vacunados y se ríen sus travesuras en casa y mueren después de una vida feliz, rodeados de su familia humana. Pero yo sólo veo una cuneta con mucho viento. Tengo hambre, pero no tengo mi cacharrito con {mi comida. Ni mi agua. Mejor cruzaré la carretera, para ver si tengo más suerte en el otro lado. Antonio J o s é Quesada (Málaga, 1974 U N PERRO AL BORDE DE LA CARRETERA
  8. 8. La nueva EDITORIAL BUSCARINI publica la antología de poemas sobre perros Vida de perros. Poemas perrunos. La obra recoge poemas dedicados a los canes de los principales poetas españoles en la actualidad, que han colaborado expresamente en este proyecto (como Antonio Gala, Carlos Bousoño, Francisco Brines, Luis Alberto de Cuenca, Luis Antonio de Villena, Juan Luis Panero, Vicente Gallego, Carlos Marzal, Andrés Trapiello o Ángela Vallvey), y un completo estudio introductorio sobre la presencia del perro en la Historia de la Literatura a cargo del filólogo Diego Marín A. DOUCE & BERTA

×