Expresión excrita   Textos narrativos Historias enel cementerio  Trabajos alumnos/as 6º-a      ·31 de octubre 2012
C. P. “Ntra. Sra. del Patrocinio”                      MILAGRO (Navarra)AVENTURA EN EL CEMENTERIOUn 01 de Octubre de 2012 ...
UNA NOCHE TENEBROSAÉrase una vez cuatro amigas inseparables; Sandra era rubia, alta y delgada, Maríatenía el pelo largo ne...
Un gran secreto en la noche de halloweenQuedaban diez minutos para que se terminaran las clases, cada segundo que pasaba,m...
chicas quería entrar, así que les dije que iría yo, y entonces Marta se puso delante demí y dijo que me acompañaría.Cogimo...
HALLOWEEN     Miércoles, 31 de octubre, noche de Halloween. Hacía una noche buenísima paraser octubre, entonces decidimos ...
-   ¿Qué ha sido eso? Parecía la sombra de un muerto, tenemos que salir de aquí         pitando, dijo Carlos.     -   Tran...
En la noche de Halloween, una cuadrilla de amigos y amigas salieron al pueblo a pedircaramelos por las casas. Iván que era...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Expresión excrita noche en el cementerio trabajo aliumnos

8,849

Published on

Trabajos Expresión Escrita: Textos Narrativos. Marco escénico: el cementerio Alumnos/as 6º A Milagro /Navarra

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
8,849
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
29
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Expresión excrita noche en el cementerio trabajo aliumnos

  1. 1. Expresión excrita Textos narrativos Historias enel cementerio Trabajos alumnos/as 6º-a ·31 de octubre 2012
  2. 2. C. P. “Ntra. Sra. del Patrocinio” MILAGRO (Navarra)AVENTURA EN EL CEMENTERIOUn 01 de Octubre de 2012 el curso de 6º de un colegio fue de excursión a un museo.Al entrar al edificio cuatro niños, Julia, Rebeca, Raúl y Alejandro, todos muy amigos,se asomaron a la ventana. Observaron asombrados un gran cementerio que despertóla curiosidad de los cuatro.Siguieron la visita por el museo, cuando de pronto Rebeca, Alejandro y Raúl se dieroncuenta de que Julia no estaba en el grupo. La buscaron, y desde la ventana que daba al terrorífico cementerio vieron a su amiga. Los tres decidieron ir a buscarla y se marcharon sin avisar a los profesores. Cuando llegaron al cementerio encontraron a Julia llorando, les contó que le había podido la curiosidad y se había escapado a visitar el cementerio sin que nadie la viera además se había roto un tobillo. Alejandro la llevó a caballito hasta la salida pero… la puerta del cementerio estaba cerrada y no podían abrirla.Todos se asustaron mucho, era ya tarde y estaba oscureciendo.Rebeca, que era muy pesimista, y muy asustadiza empezó a decir que algo malo les ibaa pasar, que los muertos saldrían de sus tumbas y cosas por el estilo. Raúl que era unniño moreno, alto y fuerte, tuvo que enfrentarse a ella para que se callase; el dijo quenada malo ocurriría, les echarían de menos y que les buscarían, pero terminando lafrase oyeron un ruido extraño. Raúl, que tenía un llavero de linterna, alumbró en ladirección del ruido y... allí había una gata con tres gatitos.Los niños jugaron un rato con ellos y decidieron que cada uno de ellos adoptaría ungatito, la madre sería para Raúl ya que parecía que el niño era al que menos miedo ledaban. Todo ese rato jugando hizo que el tiempo se les pase volando y que no se dierancuenta de que ya era de noche.A lo lejos pudieron ver unas luces que se movían hacia ellos… Eran sus padres, susprofesores y la policía.Se habían metido en un buen lío. Iria Santamaría García 6ºA 2-11-2012
  3. 3. UNA NOCHE TENEBROSAÉrase una vez cuatro amigas inseparables; Sandra era rubia, alta y delgada, Maríatenía el pelo largo negro y liso, era bajita y delgada, Paula tenía el pelo y los ojos decolor castaño y Marta era pelirroja y llevaba gafas.Un día decidieron ir al cementerio, pero no eligieron bien el día, ya que era treinta y uno de octubre, la noche de Halloween y además con luna llena. Es una noche en la que todos los espíritus merodean por las calles sin que podamos verlos gracias a sus poderes. Esa noche, como habían acordado las cuatro se presentaron en el cementerio. Al entrar, cada una se puso a buscar las tumbas de las personas que quería. Sandra les había dicho a sus amigas que a las diez se reunirían en el gran árbol que había en el centro del cementerio.Dadas las diez en punto, las niñas fueron al árbol, pero faltaba una…!SANDRA¡. A lasdemás se les hizo muy extraño por que Sandra siempre era muy puntual; María que eramuy nerviosa empezó a pensar que le había podido suceder, Marta dijo que a lo mejorse la había comido un zombi, pero Paula que era la mas tranquila sugirió que sesepararan para buscar a su amiga, Marta y María se negaron, por que estaban muyasustadas. Entonces Paula les dijo que fueran todas juntas. Dieron las once de lanoche y todavía no la habían encontrado. Al cabo de un rato, oyeron unos gritos queparecían proceder del otro lado del cementerio. Las niñas se dirigieron hacia el lugar.Al llegar allí no vieron nada, así que pensaron que era su imaginación, lo raro era quetodavía escuchaban los gritos y mucho más fuertes que antes. Al caminar unos pasosmás, Marta cayó a un agujero que había en el suelo, parecía una tumba sin cerrar y allíestaba Sandra.María y Paula fueron a buscar ayuda pero lo único que consiguieron fue una cuerda. Alvolver al cementerio tiraron la cuerda para que se atara Sandra ya que pesabapoquísimos, cuando la sacaron, volvieron a tirar la cuerda para sacar a Marta. Lascuatro amigas decidieron llenar de tierra el agujero para que a nadie le sucediera lomismo, Sandra les contó lo sucedido y regresaron todas a sus casas. Juliana Sofía Correa Galvis 6ºA
  4. 4. Un gran secreto en la noche de halloweenQuedaban diez minutos para que se terminaran las clases, cada segundo que pasaba,miraba y miraba mi reloj ilusionada, pero cada vez que lo miraba, se me hacía más largala clase, y de repente, ¡triiiiiing!, era el sonido de la sirena que marcaba el final de lasclases, enseguida cogí mi mochila y salí como un cohete, iba corriendo, hasta que meencontré con mi mejor amiga, y nos pusimos a hablar sobre lo qué íbamos a hacer, adónde íbamos a ir en la noche de Halloween.Llegué a casa, cogírápidamente el teléfono fijoy me puse a llamar a todasmis amigas, llamé a todas, noiba a dejar a ninguna de lado,sería de mala educación. Aalgunas les dejaron salir, y aotras, o estaban castigadas ono les dejaban salir. Yaquedaba poco para queanocheciera, así que fui a mihabitación y me puse midisfraz, que era de bruja, cuando terminé de disfrazarme, salí de casa y me encontrécon mis amigas en el sitio que habíamos quedado, y no nos poníamos de acuerdo, así quetras discutir un buen rato, decidimos ir al cementerio. A algunas se les quedó la carade, yo no me atrevo ir vosotras, y de las diecisiete que estábamos, solo sietedecidimos ir al cementerio, es decir, a las otras diez, les dio miedo, y se fueron apedir caramelos de casa en casa.Nosotras seguimos caminando hasta llegar al cementerio, en el que al entrar, derepente se nos abrió la puerta del cementerio, todas se asustaron, una amiga míallamada Marta y yo, les dijimos que habría sido el viento, ya que había bastante aire.Entramos, y vimos muchas tumbas alumbradas con calabazas que tenían dentro unavela encendida. Seguimos andando, hasta que de repente se fueron apagando las velaspoco a poco, ya que hacía bastante aire. Nos pusimos a correr, hasta que una de misamigas se dio cuenta de que había traído dos linternas nocturnas, las sacó, y seguimosnuestro camino. La chica que estaba delante, se paró y se quedó de piedra, entoncesme puse delante, y comprobé lo que le había pasado, entonces ante mis ojos vi, unasluces, parecía que era una casa, en la que tenían una luz encendida. Ninguna de las
  5. 5. chicas quería entrar, así que les dije que iría yo, y entonces Marta se puso delante demí y dijo que me acompañaría.Cogimos las linternas y nos pusimos en marcha, cada vez que estábamos más cerca deaquella casa, se oía un ruido, cada vez más fuerte, parecía una voz femenina. Cuandollegamos, vimos que unas palomas rodeaban la parte de arriba de la casa, y en seguidapensamos que aquel ruido que habíamos oído habían sido las palomas, pero las palomas,no hacían nada, se quedaban mirándonos un buen rato, pero mientras eso pasaba elruido de aquella voz femenina se repetía una y otra vez, decía unas palabras, que no seentendían, pero que parecía, que alguien estuviera pidiendo ayuda. Marta me miró, yme dijo que ya que estábamos tan cerca que deberíamos seguir, para descubrir aquelruido que habíamos escuchado, y para saber qué había dentro de esa casa, quesecretos podía llegar a tener.Así que entramos, y dentro de la casa había muchas puertas, pero yo me di la vuelta, yentonces encontré el interruptor de la luz, le di y se encendieron todas las luces delas casas, decidimos subir las escaleras, e investigar lo que había dentro de ellas, peromientras subíamos las escaleras, Marta le dio a algún sitio o botón que habíaencontrado en las escaleras y la escalera empezó a moverse, hasta que se fue haciabajo y cuando nos dimos cuenta, nos encontrábamos en un sitio que no conocíamosestábamos perdidas, nos levantamos y seguimos andando, y vimos unas luces en las quese oían varias voces, y muchas risas, parecía que no eramos las únicas en esa casa,Marta se arrepintió, así que me dijo que quería irse, que se había arrepentido dehaber venido, así que le dije que no nos iba a pasar nada, que recordara que losfantasmas y todos los demás, solo existían en un sitio, y ese sitio eran los cuentos.Entramos en esa habitación, y en ella encontramos a unas niñas, se quedaronmirándonos, y pronto nos vieron salieron corriendo, o mejor dicho volando, entonces yogrité. Les dije que habíamos llegado aquí por casualidad, entonces se relajaron, yvinieron hacía nosotras, y nos explicaron su existencia, dijeron que solo eran cuatroalmas inofensivas, que dormían bajo tierra todo un año, menos un día, que era el día deHalloween, en el que podían salir de sus tumbas, y disfrutar por lo menos un día, entreellas, festejando y disfrutando de su libertad, pero luego nos explicaron que todo loque nos habían contado no era una cosa que se podía irse, contando en público, ya quevendrían cada vez más personas a investigar, hasta descubrirlas. Para ellas y paranosotras, desde ahora y para siempre, tendría que ser era un secreto que jamástendrá que ser revelado. Cuando salimos de aquella casa, y llegamos hasta las chicas, loprimero qué hicieron fueron preguntarnos que habíamos visto, nosotras les dijimos queno habíamos visto nada especial, solo era una simple e insignificante casa. Así que,fuimos a buscar a las demás, y seguimos nuestra noche de Halloween que aun nohabíamos terminado. JESSICA REYES 6ºA
  6. 6. HALLOWEEN Miércoles, 31 de octubre, noche de Halloween. Hacía una noche buenísima paraser octubre, entonces decidimos disfrazarnos toda la cuadrilla y salir a dar una vuelta,unos de esqueleto, otros de zombies…etc. Para que fuera una noche un poco más especial, estuvimos hablando haber quépodíamos hacer para divertirnos y a la vez asustarnos un poco, que de eso se trataba,de disfrutar de la fiesta de Halloween. Después de un rato discutiendo dónde ir,decidimos hacernos los valientes y decidimos ir al cementerio. Conforme íbamos llegando, nos íbamos imaginando historias, ¿os imagináis si nosencierran dentro, y si nos aparece un espíritu?.....y todos riéndonos. Una vez en la puerta del cementerio,unos decidimos entrar, pero otros, al finaldecidieron que se quedaban fuera, por siacaso (lo que pasa es que estaban muertos demiedo). Los más valientes, que solo fuimos cinco,nos fuimos adentrando en el cementerio pocoa poco, cuando de repente oímos que la puertadel cementerio se cerró de un fuerte golpe. Hicimos intención de echar a correr,pero pensamos que eran nuestros propiosamigos, los que se habían quedado afuera, quepretendían asustarnos. La cara ya nos empezaba a cambiar decolor. Nos mirábamos y nos reíamos, pero yo creo que nos reíamos por no llorar. Seguimos para adentro, y de repente vimos pasar algo rápido. - Ahhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!! Gritamos todos a la vez, ¿qué ha sido eso? - Tranquilos, dijo Juan, ha sido un simple gato nada más, que se ha cruzado. Despacio, poco a poco nos fuimos hacia las tumbas que había más adentro,entonces aunque ninguno decía nada, empezamos a sentir miedo, que digo miedo,pánico, pero haber quién era el cobarde que decía que tenía miedo, así que todoscalladitos y para adentro. Al llegar casi al final del cementerio, otra vez vimos una sombra, esta vezechamos a correr como locos, unos para un lado, y otros para otro. Aún fue peor,porque acabamos separándonos y nos quedamos por un lado tres y por otro lado dos.
  7. 7. - ¿Qué ha sido eso? Parecía la sombra de un muerto, tenemos que salir de aquí pitando, dijo Carlos. - Tranquilos, habrá sido otro gato, el cementerio está lleno de gatos que pasan la noche aquí. - ¿Dónde están los demás? Se nos han despistado y seguro que están muy asustados, hay que ir a buscarlos, ¡vamos! Echamos a correr como locos, no se nos veían los pies, cuanto más corríamos másruidos se oían por todas partes, y que yo sepa, los gatos maúllan, no hablan, y yo lo queoía eran voces, pero voces reales. - ¡Hay que salir de aquí, pero ya! Grité con todas mis fuerzas. Parecía que no llegábamos nunca a la salida del cementerio, corríamos y corríamospero no llegábamos. No es que no llegáramos, sino que del miedo que teníamos, se noshizo el camino eterno. ¡Por fin, la puerta! Al llegar a ella nos encontramos con los otros dos que faltaban,y era tal las ganas que teníamos de salir, que no os podéis imaginar el tapón quehicimos en la puerta. Nos empujábamos unos a los otros para ver quién era el queantes salía. ¡Por fin fuera!, salíamos tan blancos que parecíamos zombis de verdad, no nos hacía falta ni habernos disfrazado, solo con los asustados que estábamos, ya valía. Al salir, allí estaban muertos de risa los amigos que se habían quedado fuera, y es que resulta, que los ruidos que estábamos oyendo y las sombras, habían sido ellos. Se reían sin parar y nos decían, ¿pues no sois tan valientes?, jajajajaja. No reaccionamos, porque todavía teníamos el susto en el cuerpo, nos quedamos unrato sin hablar, pero cuando nos dimos cuenta de lo que nos habían hecho, dijimos: ¡LA VENGANZA SERA TERRIBLEEEEEEEEEEE! Lo que sí os aseguro, es que nunca, nunca más, volveré hacerme el valiente, ymenos en un cementerio. Iván Los Arcos. 6ºA
  8. 8. En la noche de Halloween, una cuadrilla de amigos y amigas salieron al pueblo a pedircaramelos por las casas. Iván que era uno de los niños de la cuadrilla, decidió contarlesque si se apuntaban a ir al cementerio. Todos dudaron pero al final dijeron que si ibana ir al cementerio. Era una noche escalofriante y de luna llena. Cuando llegaron allá vieron que la puerta era grandísima se asustaron un poco peroentraron como hombres y mujeres que eran. Carmen que era una de las niñas, era muytímida así que se fue corriendo a casa, pero cuando llegó Carmen a la puerta delcementerio para salir vio una sombra. Fue a ver qué pasaba y era un monstruo quehabía cogido a una persona, para comérsela con un calderón. Ella grito y sus amigosacudieron rápidamente. El monstruo la miró y se fue corriendo. Luego de que sehubiese escapado el monstruo, llegaron los niños entonces ellos se quedaronalucinados por qué pensaban que le habían tomado el pelo, pero ella dijo que eraverdad. Carmen les dijo que siguieran las huellas. Cuando acabaron las huellas miraron en frente y el monstruo estaba en un árbol subido, Iván tiró una piedra y le dio en toda la cabeza. El monstruo se cayó del árbol, estaba inconsciente. Los amigos de Carmen les pidieron perdón y al final llamaron a la policía. La policía vino lo más rápido posible. Cogieron al monstruo y se lo llevaron, la policía les dijeron a los niñosmuchas gracias. Se fueron a casa y se contaron a sus padres todo lo que había pasado. Andrés Felipe Macedo Alves 6ºA

×