EL MUNDOEduardo Galeano
“El mundo", es un relato metafórico, una gran  metáfora que nos acerca una historia, que  aunque parece fantasía bien podr...
Dice Galeano de un alguien, que quizá no sea otro  que él mismo, que un hombre del pueblo de  Negua, en la costa de Colomb...
Como Platón en la Alegoría de la Caverna,  Galeano describe aspectos sublimes de la  condición humana, y de la relación qu...
Galeano le hace decir al hombre de Negua:“Cada persona brilla con luz propia entre todas las  demás. No hay dos fuegos igu...
Este hombre como aquel hombre que construyó  Platón, en su inmortal metáfora, había visto, había  conocido y reconocido nu...
Así nos cuenta sobre la maravilla que había  contemplado, para que podamos soñar, soñar  sobre nuestras propias posibilida...
El pensamiento del hombre de Negua nos  obliga a cuestionarnos, a problematizar, a  identificar, a dudar, a salir del encu...
Sabemos por pura experiencia sensorial que  algunos fuegos cuando arden, destruyen todo a  su paso, tienen la ilusión ilus...
Son solo fuegos que no pueden ver ni disfrutar de  la inmensa belleza que nos rodea, son solo  fuegos que miran sin ver.La...
Evidentemente Galeano, al igual que Platón,  utiliza la misma lógica de la alegoría de la  Caverna para hacernos pensar qu...
Como cada uno de nosotros es capaz de arder y de hacer arder, siempre de manera significativamente diferente, les dejo est...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Galeano. el mundo

506 views

Published on

Para pensar...

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
506
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
13
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Galeano. el mundo

  1. 1. EL MUNDOEduardo Galeano
  2. 2. “El mundo", es un relato metafórico, una gran metáfora que nos acerca una historia, que aunque parece fantasía bien podría ser real.Para entenderla es necesario primero acercarnos al pensamiento de su autor, Eduardo Galeano, a quien intentamos presentar, con el solo deseo de que quien lo vea y lo escuche, pueda comprender lo importante que es para la condición humana pensar y soñar, pensar soñando, soñar por soñar.
  3. 3. Dice Galeano de un alguien, que quizá no sea otro que él mismo, que un hombre del pueblo de Negua, en la costa de Colombia, “pudo subir al alto cielo”.A la vuelta, dijo que “había contemplado, desde allá, la vida humana”. Y dijo… “somos un mar de fueguitos”. El mundo es eso reveló. Un montón de gente, un mar de fueguitos”.
  4. 4. Como Platón en la Alegoría de la Caverna, Galeano describe aspectos sublimes de la condición humana, y de la relación que existe entre esta condición y la posibilidad de pensar y de conocer, de conocer con todos los sentidos, conocer aunque duela, conocer con esperanza.
  5. 5. Galeano le hace decir al hombre de Negua:“Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas”.
  6. 6. Este hombre como aquel hombre que construyó Platón, en su inmortal metáfora, había visto, había conocido y reconocido nuestra condición, desde un lugar diferente e intentaba que los otros vieran, que los otros comprendieran esencialmente quienes eran, que podían ser, como podían ser, cual era el sentido.
  7. 7. Así nos cuenta sobre la maravilla que había contemplado, para que podamos soñar, soñar sobre nuestras propias posibilidades, soñar el sueño en el que reflexionamos, y sobre cuánto nos cuesta creer que todos los hombres tengan fuego.El problema es que de esta manera la realidad es tan bella, tan concreta, que continua más allá de nuestro espacio mental, más allá de las necesidades materiales, más allá de todo lo que mágicamente nos ata a una aparente felicidad.
  8. 8. El pensamiento del hombre de Negua nos obliga a cuestionarnos, a problematizar, a identificar, a dudar, a salir del encuadre, a abrir el espacio, a indagarlo.Como el esclavo que escapo de la caverna y vio la verdad, sabe que esto le puede costar la vida, la honra, la cordura, la soledad, y entonces aclara, para no ser confundido, y mantener la racionalidad del mito, “no todos los fuegos son iguales”.
  9. 9. Sabemos por pura experiencia sensorial que algunos fuegos cuando arden, destruyen todo a su paso, tienen la ilusión ilusoria de ser poderosos y eternos, en una soberbia que los invade.Sabiamente nos sigue diciendo que “otros son solo fuegos bobos que no alumbran ni queman, solo lastiman”, lastiman la inteligencia y confunden, desparramando ignorancia .
  10. 10. Son solo fuegos que no pueden ver ni disfrutar de la inmensa belleza que nos rodea, son solo fuegos que miran sin ver.La luz de lo bello no les permite observar la plenitud, no les permite entender el misterio y éste se les hace invisible.Por otro lado dice: “otros arden la vida con tantas ganas que no se los puede mirar sin parpadear, y quien se acerca, se enciende”.
  11. 11. Evidentemente Galeano, al igual que Platón, utiliza la misma lógica de la alegoría de la Caverna para hacernos pensar que las cosas pueden cambiar, que algo diferente puede suceder, invitándonos a todos los docentes a pensar que quizá esa sea la maravillosa tarea de enseñar, pero más que enseñar, por lo que vamos comprendiendo, debemos encender, debemos hacer que el mundo se encienda, que se ilumine, para que los invisibles se hagan visibles.Tarea no menor.
  12. 12. Como cada uno de nosotros es capaz de arder y de hacer arder, siempre de manera significativamente diferente, les dejo este pequeño espacio para que puedan volcar sus comentarios, y para que nos cuenten de que manera diferente arde cada uno de ustedes, fundamentalmente ayudando a que otros se puedan encender.

×