Diccionariode Numismática
Diccionariode NumismáticaCarmen Alfaro AsinsCarmen Marcos AlonsoPaloma Otero MoránPaula Grañeda Miñón
[[[QGYIW   1-2-78)6-3 () 90896%  )HMXEŒ 7)6)8%6È% +)2)6%0 8f2-%  7YFHMVIGGMzR +IRIVEP  HI 4YFPMGEGMSRIW -RJSVQEGMzR ] (SGY...
1-2-78)6-3                () 90896%QJHOHV *RQ]¡OH]6LQGH1MRMWXVE HI YPXYVE0HUFHGHV ( GHO 3DODFLR 7DVF³Q7YFWIGVIXEVME HI YP...
$XWRUHV                    RODERUDFL³Q W©FQLFDEVQIR %PJEVS %WMRW         6SWE 1E PERGS +EVGuEEVQIR 1EVGSW %PSRWS4EPSQE 3XI...
Índice                                                                                                                    ...
Prólogo
Prólogo   Este libro que hoy ve por fin la luz tiene una larga historia. Fue de los primerosen iniciarse cuando en 1993 se...
Introducción
Introducción   Esta obra pertenece a la serie de Diccionarios Domus, programa de publicacionesdel Ministerio de Cultura so...
El elevado tanto por ciento que las colecciones numismáticas representan en     la cifra total de los fondos de los museos...
directamente, como veremos después, en la elaboración de la ficha de catalogación.Incluso cuando estemos ante una pieza co...
Íntimamente ligado a este interés por la terminología ha caminado el desarrollo     de las bases de datos expresamente ded...
En la Estructura General del Tesauro las denominaciones de valor se encuentranseparadas en dos bloques: el primero incluye...
Diccionario
AAbasí                                              Acuñación (1)                                      27Moneda* de plata*...
de la moneda metálica, en el siglo VII               (1988: 291); Morrison (1992: 62); Gil Farrés     a.C., hasta la Edad ...
mayoría de la bibliografía especializada       y sin pretender alcanzar una total exac-para designar a determinados valore...
nombres contemporáneos de las mo-              el triente, la de Minerva y 4 puntos; el     nedas*, que, además, tan solo ...
también en el peso (3)*, como el aes                Agujas de toqueformatum*, el signatum es un produc-                Agu...
Alfonsino                                           Aluminio     Nombre genérico dado a diferentes mo-               Metal...
Ref.: Mateu (1946: Voces ángel; angelate; ange-     (1986: 7); Medina (1992: 30-32); Gil Farrés (1993:let; angelos; angelo...
Voz ardit); Campo, Estrada-Rius y Clua (2004:   en el reverso. Tenía múltiplos* (decus-     142-143, 150, 159-161, 164-165...
Att                                         reverso*. A lo largo de su vida, el pesoMoneda* del antiguo reino de Siam (ac-...
Azada     Herramienta agrícola, compuesta por un     mástil al que se sujeta una ancha pala o     lámina de hierro* con un...
BBaht (1)                                   [Fig. 254]                                           Ref.: Ramos (2003)       ...
Bandeja                                           Bat     Plancha de cartón*, madera*, plástico* u          V. Baht (1)   ...
Billete                                                   nuria, ante la falta de circulante* o enPapel moneda* emitido ge...
pesetas* fabricados por el Banco de           [Figs. 97, 116 y 123]     España en Madrid en 1938 y valederos          Ref....
Bolívar                                            BordeUnidad monetaria* de Venezuela des-                V. Cantode 1879...
[Fig. 196]                                           por otra plana con bordes redondea-     Ref.: Van Erve (1997: 22); Es...
CCaballero                                         Cagliarese                                    43Nombre de diversas mone...
go la fabricación de monedas con un                      Canto     peso exacto y con cantos* que evita-                   ...
Cañón en miniatura                                  bajo otros reyes. Las piezas más antiguasDiferentes tipos de cañones e...
pecies Cypraea annulus y, sobre todo,             cluso, bronce*, llamados estos últimos     Cypraea moneta, conocidas con...
Celada                                            centésima parte de la unidad mone-V. Barbuda                            ...
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Diccionario tesauronumism
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Diccionario tesauronumism

4,281 views
4,150 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,281
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
97
Actions
Shares
0
Downloads
77
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Diccionario tesauronumism

  1. 1. Diccionariode Numismática
  2. 2. Diccionariode NumismáticaCarmen Alfaro AsinsCarmen Marcos AlonsoPaloma Otero MoránPaula Grañeda Miñón
  3. 3. [[[QGYIW 1-2-78)6-3 () 90896% )HMXEŒ 7)6)8%6È% +)2)6%0 8f2-% 7YFHMVIGGMzR +IRIVEP HI 4YFPMGEGMSRIW -RJSVQEGMzR ] (SGYQIRXEGMzRŒ (I PSW XIXSW WYW EYXSVIWŒ (I PEW VITVSHYGGMSRIW EYXSVM^EHEW 1MRMWXIVMS HI YPXYVE +EPPIVME HIKPM 9J½^M /17/% Œ 0YOEW %VX MR *PERHIVW Z^[ [[[PYOEW[IFFI 1YWIY 2EGMSREP HI %VXI %RXMKE -RWXMXYXS HSW 1YWIYW I HE SRWIVZEpnS %VGLMZS *SXSKVj½GS 1YWIS HIP 4VEHS -72 (ITzWMXS PIKEP 1 -QTVMQI 7SPERE I ,MNSW 7%
  4. 4. 1-2-78)6-3 () 90896%QJHOHV *RQ]¡OH]6LQGH1MRMWXVE HI YPXYVE0HUFHGHV ( GHO 3DODFLR 7DVF³Q7YFWIGVIXEVME HI YPXYVEQJHOHV $OEHUW(MVIGXSVE +IRIVEP HI IPPEW %VXIW ] MIRIW YPXYVEPIW
  5. 5. $XWRUHV RODERUDFL³Q W©FQLFDEVQIR %PJEVS %WMRW 6SWE 1E PERGS +EVGuEEVQIR 1EVGSW %PSRWS4EPSQE 3XIVS 1SVjR LVH±R GH OD FROHFFL³Q4EYPE +VEyIHE 1MyzR %PFE 0YGuE 6SQIVS 7EPEQERGELUHFFL³Q )RWRJUDI­DV)ZE 1E %PUYq^EV =jyI^ +IQQE 3FzR 8SPSWE6I]IW EVVEWGS +EVVMHS 6YX HI PEW ,IVEW VIXuR .YPMS 8SVVIW 0j^EVSRRUGLQDFL³Q ÅRKIP 1EVXuRI^ 0IZEW6EP %PSRWS 7jI^ *VERGMWGS 6SHVuKYI^ 4qVI^1EVuE .IWW 4MUYIV +EVGuE %RXSRMS 8VMKS %VREP
  6. 6. Índice Pg.Prólogo ................................................................................................................. 13Introducción ........................................................................................................ 17Diccionario .......................................................................................................... 25Tesauro ................................................................................................................. 187Estructura general Esquema .................................................................................................. 189 Desarrollo ................................................................................................ 191Cuerpo del tesauro ................................................................................................ 219Catalogación de materiales numismáticos .................................................... 281Normas generales de catalogación ....................................................................... 283Modelos de catalogación ...................................................................................... 293Figuras ................................................................................................................ 323Índice de figuras .................................................................................................. 325Figuras .................................................................................................................. 333Bibliografía básica ........................................................................................... 405Índice ................................................................................................................... 407Bibliografía citada en el Diccionario .................................................................. 409Bibliografía general temática ............................................................................... 416
  7. 7. Prólogo
  8. 8. Prólogo Este libro que hoy ve por fin la luz tiene una larga historia. Fue de los primerosen iniciarse cuando en 1993 se emprendió la Normalización Documental de Museosy, con ella, la realización de un conjunto de vocabularios técnicos que sirvieran de 15pauta para adaptar los sistemas de documentación y registro de los museos a lasnuevas tecnologías y a las posibilidades que ofrecían los sistemas informáticos. Elproyecto fue encargado al Departamento de Numismática y Medallística del MuseoArqueológico Nacional y acogido con entusiasmo por Carmen Alfaro y MercedesRueda, Jefe y Conservadora del Departamento, conscientes de la oportunidad quesuponía para elaborar un vocabulario terminológico en castellano en el campo dela Numismática. Desde aquellas fechas el proyecto ha recorrido un arduo camino, siempre conel objetivo de ofrecer al futuro usuario, no necesariamente habituado al manejo deobjetos y documentación numismáticos, una obra precisa, pero ante todo prácti-ca y útil. Y en el camino hemos perdido, por desgracia, a Mercedes, en 1995, y aCarmen, en 2005. Desde 1994 han trabajado en el libro Carmen Marcos y PalomaOtero y, a partir de su incorporación al Departamento en 2006, Paula Grañeda. En laúltima fase hemos contado, además, con la ayuda técnica de Rosa Mª Blanco García,que ha introducido los términos en el programa informático Jerartés, y de GemmaObón Tolosa, que ha realizado la mayoría de las fotografías; a ambas queremosmostrar nuestro más cordial agradecimiento por su amable participación. Carmen Marcos Paloma Otero Paula Grañeda
  9. 9. Introducción
  10. 10. Introducción Esta obra pertenece a la serie de Diccionarios Domus, programa de publicacionesdel Ministerio de Cultura sobre terminología propia del Patrimonio Cultural. Esto im-pone al libro unas características muy concretas en su organización de términos y es- 19tructura, pues no está planteado como un diccionario de tipo histórico, sino como unaherramienta técnica de trabajo dirigida a la normalización documental en el ámbito delos museos, punto este que es esencial señalar, pues en él residen sus características ytambién algunas de sus limitaciones. El fin principal de este diccionario es ofrecer unvocabulario básico y suficiente de términos específicos para su uso en la descripciónde objetos numismáticos y facilitar la catalogación homogénea de este tipo de bienesculturales. En este contexto, una de las operaciones fundamentales es la selección deltérmino más adecuado para designar cada objeto, algo tanto más difícil en cuanto que,en el ámbito de la Numismática, nos enfrentamos a una cantidad enorme de denomi-naciones de valor a lo largo y ancho del mundo y del tiempo, que además puedenhaber recibido diferentes nombres, todos ellos igualmente válidos. La amplitud cronológica y cultural que abarca la Numismática, en efecto, nos sitúaante un fenómeno ingente: sin entrar en el concepto genérico del uso del dinero, nosenfrentamos a 2.600 años de producción monetaria, desde el siglo VII a.C. hasta laactualidad, además de a unos 700 de creación medallística. Es obvio señalar que es im-posible abarcar todo y que por fuerza ha habido que realizar un proceso de selección;más aún tratándose de un diccionario técnico, en el que la aparición de términos, sudisposición y su jerarquización siguen reglas muy estrictas. Para ello hemos tomadocomo base la colección conservada en el Museo Arqueológico Nacional, que por suvolumen, variedad y calidad proporciona un panorama sumamente representativo delos objetos que suelen formar parte de las colecciones numismáticas.
  11. 11. El elevado tanto por ciento que las colecciones numismáticas representan en la cifra total de los fondos de los museos hace que ocupen un lugar relevante en el proceso de normalización documental. Es indudable que entre los bienes que conforman el Patrimonio Cultural de cualquier país los objetos numismáticos, y especialmente las monedas, representan un papel fundamental tanto por su volu- men como por la inmensa información que pueden aportar al conocimiento de su Historia. La moneda ha acompañado a la Humanidad a lo largo de veintiséis siglos con relativamente pocos cambios formales y manteniendo, siempre, la característica que le da un inmenso valor desde el punto de vista de la investigación histórica: ser un documento oficial, emitido desde el poder, imagen del Estado, reflejo de la cultura que la crea y utiliza, y objeto profundamente imbricado en la vida cotidiana de los seres humanos. Esta larga historia y la enorme difusión de su uso hacen que constituya uno de los objetos arqueológicos más abundantes en los museos y, tam- bién, uno de los recursos más demandados para la investigación y para la difusión del Patrimonio. Dado que el propósito fundamental del Diccionario es servir al catalogador, la selección de términos ha procurado incluir los objetos y denominaciones de va- lor más habituales en las colecciones de museos e instituciones españolas, dando un mayor peso, por razones obvias, a la producción hispánica en sentido amplio, desde la Antigüedad hasta hoy. Sin embargo, se ha pensado siempre en el ámbito numismático en un sentido amplio y no estrictamente monetario, razón por la cual se han incluido también formas de dinero tradicional, instrumentos de fabricación, pesas, etc. No se han recogido, por el contrario, términos relacionados con la his- toria económica, excepto en contados casos en los que hay una vinculación directa20 con la moneda. La definición global de Numismática, tal y como aparece en manuales y dicciona- rios generales y especializados, incluye en esta disciplina no sólo la moneda, sino una serie de objetos no monetales aunque relacionados formal o funcionalmente con ella: aquellos que por su apariencia exterior se le asemejan, tales como meda- llas, fichas, jetones; aquellos que desempeñan una función dineraria en las socie- dades antiguas y modernas, como el papel moneda o las diversas formas de dinero tradicional; y aquellos que están relacionados con su fabricación, su uso cotidiano o su control oficial: herramientas de fabricación, balanzas, pesas dinerales y comer- ciales, etc. Es cierto, sin embargo, que en el Diccionario es la moneda la que ocupa un espacio más amplio, acorde con su peso en las colecciones de los museos. Otros conjuntos habitualmente custodiados en los Gabinetes Numismáticos, como enta- lles, matrices sigilares, sellos y condecoraciones, no han sido incluidos por tener una entidad bien diferenciada y merecer un tratamiento específico. Por otro lado, es muy importante subrayar el carácter múltiple, o seriado, de las monedas y también de las medallas: no nos enfrentamos a objetos únicos, sino a una producción en serie desde sus mismos comienzos, primero de modo artesanal y, a partir del siglo XVI, industrial, lo cual las convierte en un elemento de primer orden en el ámbito de la Arqueología Industrial y del estudio de los procesos de producción. Además, este carácter de pieza individual integrada en una serie influye
  12. 12. directamente, como veremos después, en la elaboración de la ficha de catalogación.Incluso cuando estemos ante una pieza considerada “única”, debemos tener encuenta que en realidad se trata del único ejemplar superviviente de una emisiónproducida en cantidades más o menos amplias. La tradición de siglos de la Numismática como disciplina histórica –que se remon-ta a la obra de Antonio Agustín Diálogos de medallas, inscripciones y otras antigüe-dades, publicada en 1587– ha creado una terminología bien definida y un métodode descripción y catalogación muy estructurado. Agustín, y después sus sucesoresde los siglos XVII y XVIII, sentaron las bases de una metodología que, en realidad,se ha mantenido con relativamente pocos cambios hasta hoy. Esta circunstancia haconducido a que el método de catalogación numismática sea, de hecho, un sistemanormalizado de carácter internacional, aplicado a monedas de todas las épocas y entodos los idiomas; un mismo lenguaje que se usa tanto para inventarios y catálogoscomo para libros impresos y sistemas informatizados, y que es necesario conocer yutilizar para documentar correctamente un objeto numismático. La misma circunstancia condujo desde muy pronto a un vivo interés por con-tar con repertorios terminológicos, glosarios y diccionarios, no sólo de las es-pecies en circulación, sino de las monedas antiguas –medallas, según la termi-nología de la época-, su iconografía, inscripciones y referencias históricas. Tansolo citaremos algunos de los ejemplos más relevantes en lengua española. Afinales del siglo XVIII, Tomás Andrés de Gússeme redacta los seis volúmenes desu Diccionario numismático general (Madrid, 1773-1777). En 1840, Basilio Se-bastián Castellanos elabora su Cartilla numismática o repertorio de las palabrastécnicas de la ciencia de las medallas (Madrid, 1840), destinada a sus alumnos, 21un trabajo conciso y claro que es quizá el más cercano en espíritu y objetivos anuestro propio Diccionario. Ya en el siglo XX, de la mano de la Comisión Internacional de Numismática, seprodujeron en la década de los treinta los primeros intentos de abordar a nivelinternacional la unificación terminológica y la preparación de un diccionario dedenominaciones de valor de monedas. La tarea resultó inabarcable y el proyectoacabó siendo abandonado después de varios intentos, pero propició la apariciónde importantes estudios de distinto signo en diferentes países. En 1946 FelipeMateu y Llopis publicó un trabajo esencial: su Glosario hispánico de Numismática(Barcelona, 1946), obra de referencia aún hoy día, en la que recopiló un exhaus-tivo diccionario de denominaciones de valor en todas las lenguas españolas ex-cepto el vasco, enlazándolas con la documentación de época existente sobre lasmismas. Una década después, Humberto F. Burzio publica su Diccionario de lamoneda hispanoamericana (Santiago de Chile, 1958), que, como el Glosario deMateu, sigue siendo una referencia imprescindible, y que introduce ya aspectosreferentes al dinero premonetal. Finalmente, y aunque no sea una publicaciónen lengua española, debemos citar el recientemente publicado Dictionnaire deNumismatique (París, 2001), dirigido por Michel Amandry y elaborado por losconservadores de la Bibliothèque nationale de France, una de las obras más útilesde los últimos años.
  13. 13. Íntimamente ligado a este interés por la terminología ha caminado el desarrollo de las bases de datos expresamente dedicadas a la Numismática, un desarrollo que se produjo muy pronto, desde los años cincuenta, pues los materiales numismáti- cos fueron de los primeros objetos de tipo histórico cuya gestión se adaptó a los sistemas informáticos. Desde entonces, en paralelo con el desarrollo técnico, instituciones e investigadores han venido desarrollando numerosos bancos de datos adaptados a la catalogación de monedas. Las bases de datos creadas especialmente para monedas, como todas las destinadas a un único tipo de objeto, suelen ser muy complejas y contar con numerosos campos específicos para cada aspecto de la catalogación; paralelamente, los museos han venido desarrollando sistemas más generalistas, adaptables a colecciones formadas por objetos diversos y en los que tienen gran peso las estructuras destinadas a recoger datos propios de la vida de la pieza en el museo, tanto en lo que se refiere a su gestión administrativa como documental, en su doble vertiente histórica y gráfica. Esto implica, pues, la nece- sidad de aunar dos tipos diferentes de información, que en el caso que nos ocupa se traduce en la adaptación de una ficha de catalogación numismática correcta a un sistema más amplio. En el caso de los Museos Estatales dicha adaptación se produce mediante el sistema de gestión documental Domus, por lo que más ade- lante presentaremos ejemplos de catalogación según la estructura propia de esta aplicación. Hay que insistir, sin embargo, en que una correcta ficha catalográfica será igualmente transferible a cualquier otro sistema de gestión de datos: el proceso fundamental es recoger la información de una forma lógica y eficiente. Algunas observaciones sobre la estructura del Diccionario22 Respecto a los criterios que se han seguido a la hora de redactar este diccionario, consideramos necesario hacer algunas precisiones. Como ya se ha mencionado anteriormente, no se han incluido términos relacionados con la historia económica, excepto en aquellos casos en los que su vinculación directa con la moneda ha aconsejado introducir una breve definición. Sí se recogen entradas referentes a aspectos que no pertenecen exclusivamente al ámbito de la Numismática, como son, por ejemplo, materias y técnicas; en estos casos se define tan sólo aquel aspecto tocante a nuestro tema, reenviando para mayor información a obras más espe- cíficas, como los diccionarios de esta misma serie dedicados a materias (Stefanos Krous- tallis, Diccionario de Materias y Técnicas (I): Materias. Tesauros para la descripción y catalogación de bienes culturales, Ministerio de Cultura, Madrid, 2008) y al dibujo y la estampa (Javier Blas Benito (coord.), Diccionario del dibujo y la estampa (Vocabulario y tesauro sobre las artes del dibujo, grabado, litrografía y serigrafía), Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Calcografía Nacional, Madrid, 1996). Respecto a las denominaciones de valor, se ha procurado recoger el mayor número de unidades posible, asumiendo que incluso tratándose de una selección sería una tarea interminable, e inasumible por cualquier publicación, consignar los sistemas com- pletos. Por ello se ha decidido incluir sólo aquellos múltiplos y divisores más comunes en las colecciones museísticas y más habituales en los hallazgos arqueológicos.
  14. 14. En la Estructura General del Tesauro las denominaciones de valor se encuentranseparadas en dos bloques: el primero incluye todas aquellas unidades que aparecende forma individual, mientras que en el segundo se han agrupado diversos sistemas–sistema de la dracma, del denario, del maravedí, de la peseta...-, formados por suunidad y los valores relacionados (múltiplos y/o divisores). Esta división no respon-de a ninguna razón conceptual, sino a las reglas técnicas que rigen la elaboraciónde tesauros. Por la misma razón la Estructura del Tesauro está ordenada alfabética-mente, y no siguiendo criterios cronológicos ni culturales. Ha habido que elegir, además, un solo nombre para designar a cada valor, puestoque de ello depende la eficacia de la recuperación de la información en la gestióninformatizada; ello no presupone, sin embargo, que el resto de términos sean in-correctos. Así, se ha elegido, por ejemplo, la expresión “ocho reales” como términopreferente frente al tradicional “real de a ocho”, siendo éste un término perfecta-mente correcto. En cuanto a los nombres en otras lenguas, al tratarse de un diccionario en caste-llano se ha procurado utilizar preferentemente su versión castellana, aunque sin for-zar la traducción o castellanización y siempre que esta sea de uso habitual. En casocontrario, se ha respetado la denominación original, que aparecerá en cursiva. Como información complementaria, se incluye una bibliografía básica organi-zada por temas y las grandes series numismáticas, de modo que el usuario puedalocalizar obras indispensables para la catalogación y otras de tipo más general, odedicadas a temas específicos. A fin de facilitar la consulta, se ofrece en primerlugar la bibliografía citada en el Diccionario y, en segundo, como complemento, la 23bibliografía general agrupada por temas. Un diccionario de esta clase no es nada sin un buen corpus de ilustraciones, porlo que además de algunas figuras relativas a aspectos concretos, como la fabricaciónde moneda, el grueso de las láminas corresponde a las denominaciones de valor.Se ha procurado incluir el mayor número posible de imágenes, buscando siempreejemplos significativos desde un punto de vista fundamentalmente didáctico. Enaras de la claridad y de la facilidad de manejo, las figuras se han organizado segúncriterios cronológicos y culturales, de modo que esta parte del libro pueda utilizarsede forma independiente y como un modo de acceder a las entradas del diccionarioa partir de las propias imágenes. Excepto cuando se especifique lo contrario, todoslos valores se reproducen a escala 1:1. Esperamos que, pese a todas sus imperfecciones y limitaciones, este Diccionariocumpla su propósito, que no es otro que ser útil, tanto para aquellos que deban ca-talogar monedas como para historiadores, estudiantes y todos aquellos interesadosen profundizar en el complejo pero atractivo mundo de la Numismática. Como de-cía el propio Mateu y Llopis hace sesenta años, sólo nos queda ya encomendarnosa la benevolencia del lector.
  15. 15. Diccionario
  16. 16. AAbasí Acuñación (1) 27Moneda* de plata* y moneda de cuenta* En plural, nombre que se da frecuente-persas creadas por Abbas I (1587-1629), mente al conjunto de monedas* emiti-cuyo peso inicial, de 7,70 g, se fue redu- das en un período concreto o por unaciendo a lo largo de los siglos XVII-XIX. ciudad, monarca o país.También recibe este nombre una moneda Ref.: Morales y Salazar (1986: 5); Cooper (1988:otomana similar, acuñada en Georgia y 1-2); Beltrán (1989: 125)en el Cáucaso en los siglos XVII y XVIII.Ref.: Mateu (1946: Voz abassi); Amandry (2001: Acuñación (2)Voces abbasi; abazi) Procedimiento para fabricar monedas* y medallas* mediante la presión de dosAbridor cuños* sobre un cospel* colocado en-V. Grabador tre ellos. Inicialmente, la acuñación era manual (acuñación a martillo*), métodoAcero relegado, desde el siglo XVI, por el em-Aleación* de hierro* y carbono, en di- pleo de máquinas.ferentes proporciones, que, sometida a Ref.: Morales y Salazar (1986: 5); Cooper (1988:temple, adquiere elasticidad y dureza. 1-2); Beltrán (1989: 125); Amandry (2001: VozEn la industria de la acuñación (2)* se frappe)utiliza, fundamentalmente, para fabricarpunzones (1)*, matrices* y troqueles*. Acuñación a martilloRef.: DRAE (1992: Voz acero [1]); Amandry (2001: Procedimiento manual para producirVoz acier); Kroustallis (2008: Voz acero) moneda*, utilizado desde la creación
  17. 17. de la moneda metálica, en el siglo VII (1988: 291); Morrison (1992: 62); Gil Farrés a.C., hasta la Edad Moderna, época en (1993: 48); Alfaro (1996: 46-47) la que primero coexistió y después fue sustituido por la acuñación mecánica*. Acuñación con prensa de volante El cospel*, calentado para ablandarlo, Procedimiento mecánico para producir se colocaba entre los dos cuños*: el de moneda* que consiste en presionar un anverso* o pila (1)* estaba fijo en un cospel* entre los cuños* de una prensa yunque* y el de reverso*, o troquel*, de volante*. El sistema utiliza la energía sujeto con la mano, era golpeado con animal o humana como fuerza motriz. un martillo para imprimir los tipos* en [Fig. 243] Ref.: Cooper (1988: 51-60, 126, 131-136); VV.AA. el cospel. Esta fue la técnica habitual, (1988: 291); Morrison (1992: 62); Gil Farrés aunque durante la Edad Media tam- (1993: 48-49); Alfaro (1996: 46-47) bién se utilizó el martilleo en frío, sin calentar los cospeles, dada la delgadez Acuñación industrial de los mismos. El carácter manual del Automatización de la acuñación (2)* me- sistema podía ocasionar cantos* agrie- diante la aplicación de la fuerza del va- tados y formas irregulares, debidos a la por y la electricidad a la acuñación me- expansión del metal*, así como defec- cánica*, a partir del siglo XIX. Con ella tos, tales como las monedas con doble aumentó la velocidad de acuñación. golpe de cuño* y las monedas incusas*. V.a. Prensa automática Además, las monedas acuñadas a mar- Ref.: Cooper (1988: 123-157, 223-243); Morrison tillo* presentaban con frecuencia una (1992: 62-63); Gil Farrés (1993: 48); Alfaro (1996: 47) forma ligeramente cóncava, a causa del impacto que recibían. También se de- Acuñación mecánica sarrollaron algunas técnicas excepcio- Procedimiento de acuñación (2)* me-28 nales para producir piezas con aspecto diante máquinas, en uso desde el siglo diferente al habitual, como las monedas XVI. Las más utilizadas fueron las pren- bracteadas*, las esquifadas* y las incu- sas de volante* y las de rodillos*, aun- sas griegas. que hubo otras máquinas de empleo [Figs. 241a, 241b, 241c y 242] menos extendido. Las máquinas per- Ref.: Melville Jones (1986: Voz mints and min- mitieron acuñar con mayor velocidad y ting); Cooper (1988: 7-13, 33-38); Melville Jones perfección técnica, así como reducir las (1990: Voz minting); Gil Farrés (1993: 47); Alfaro (1996: 45-46); Amandry (2001: Voz frappe [frappe posibilidades de falsificación*. au marteau]) [Fig. 243] V.a. Prensa de rodillos; Prensa de volante Ref.: Cooper (1988: 39-50, 73-78); Morrison Acuñación con prensa de rodillos (1992: 62); Gil Farrés (1993: 48); Alfaro (1996: Procedimiento mecánico para produ- 46-47) cir moneda* que consiste en pasar una plancha de metal* entre dos cilindros AE paralelos (prensa de rodillos*) en los Del latín aes, abreviatura utilizada inter- que están grabados, de manera coinci- nacionalmente en Numismática* para dente, los diseños de las caras* de la denominar tanto al cobre* como al bron- moneda*. Las piezas se obtenían, poste- ce*, indistinguibles sin un análisis. riormente, recortando la plancha ya im- Ref.: Amandry (2001: Voz AE) presa. El sistema utiliza la energía ani- mal o hidráulica como fuerza motriz. AE 1 Ref.: Durán (1955); Cooper (1988: 61-72); VV.AA. Término convencional utilizado en la
  18. 18. mayoría de la bibliografía especializada y sin pretender alcanzar una total exac-para designar a determinados valores titud, podemos definir el AE 2 como lade vellón* y bronce* del Bajo Imperio emisión* de entre 4-10 g de peso y 19-Romano, acuñados a partir de media- 21 mm de módulo*.dos del siglo IV d.C. Esta fórmula se V.a. Follis (1)adoptó con el fin de sistematizar la [Fig. 47]gran variedad de acuñaciones (1)* de la Ref.: Carson (1990: 241-243); RIC (X: 17-19)época, ante la práctica imposibilidad derelacionar las piezas existentes con los AE 3nombres contemporáneos de las mo- Término convencional utilizado en lanedas*, que, además, tan solo a veces mayoría de la bibliografía especializadaaparecen citados en las fuentes escritas. para designar a determinados valoresExisten hipótesis de identificación de de vellón* y bronce* del Bajo Imperioalgunos valores, como el nummus (2)*, Romano, acuñados a partir de media-la maiorina* o el centenionalis*, pero dos del siglo IV d.C. Esta fórmula sesin seguridad y con una alta probabili- adoptó con el fin de sistematizar ladad de que las mismas denominaciones gran variedad de acuñaciones (1)* de lase aplicaran a especies distintas a lo lar- época, ante la práctica imposibilidad dego del tiempo. Según sus dimensiones, relacionar las piezas existentes con losy sin pretender alcanzar una total exac- nombres contemporáneos de las mo-titud, podemos definir el AE 1 como la nedas*, que, además, tan solo a vecesemisión* de unos 10 g de peso y 21 mm aparecen citados en las fuentes escritas.de módulo*. Existen hipótesis de identificación deV.a. Follis (1) algunos valores, como el nummus (2)*,[Fig. 46] la maiorina* o el centenionalis*, peroRef.: Carson (1990: 241-243); RIC (X: 17-19) sin seguridad y con una alta probabili- 29 dad de que las mismas denominacionesAE 2 se aplicaran a especies distintas a lo lar-Término convencional utilizado en la go del tiempo. Según sus dimensiones,mayoría de la bibliografía especializada y sin pretender alcanzar una total exac-para designar a determinados valores titud, podemos definir el AE 3 como lade vellón* y bronce* del Bajo Imperio emisión* de entre 1,50-4 g de peso yRomano, acuñados a partir de media- 14-18 mm de módulo*.dos del siglo IV d.C. Esta fórmula se V.a. Follis (1)adoptó con el fin de sistematizar la [Fig. 48]gran variedad de acuñaciones (1)* de la Ref.: Carson (1990: 241-243); RIC (X: 17-19)época, ante la práctica imposibilidad derelacionar las piezas existentes con los AE 4nombres contemporáneos de las mo- Término convencional utilizado en lanedas*, que, además, tan solo a veces mayoría de la bibliografía especializadaaparecen citados en las fuentes escritas. para designar a determinados valoresExisten hipótesis de identificación de de vellón* y bronce* del Bajo Imperioalgunos valores, como el nummus (2)*, Romano, acuñados a partir de media-la maiorina* o el centenionalis*, pero dos del siglo IV d.C. Esta fórmula sesin seguridad y con una alta probabili- adoptó con el fin de sistematizar ladad de que las mismas denominaciones gran variedad de acuñaciones (1)* de lase aplicaran a especies distintas a lo lar- época, ante la práctica imposibilidad dego del tiempo. Según sus dimensiones, relacionar las piezas existentes con los
  19. 19. nombres contemporáneos de las mo- el triente, la de Minerva y 4 puntos; el nedas*, que, además, tan solo a veces cuadrante, la de Hércules y 3 puntos; aparecen citados en las fuentes escritas. el sextante, la de Mercurio y 2 puntos; Existen hipótesis de identificación de y la uncia, la de Roma y 1 punto. Este algunos valores, como el nummus (2)*, sistema de valores y tipos, pero ya en la maiorina* o el centenionalis*, pero monedas acuñadas, perduró hasta el sin seguridad y con una alta probabili- final de la República, aunque su peso dad de que las mismas denominaciones disminuyó paulatinamente a lo largo se aplicaran a especies distintas a lo lar- del tiempo. go del tiempo. Según sus dimensiones, V.a. Marca de valor y sin pretender alcanzar una total exac- [Fig. 16] titud, podemos definir el AE 4 como la Ref.: Mateu (1946: Voz aes grave); Crawford emisión* de menos de 1,50 g de peso y (1974: 41-42, 716-718); Amandry (2001: Voz aes [aes grave]) 14 mm de módulo*. V.a. Follis (1) [Fig. 49] Aes libral Ref.: Carson (1990: 241-243); RIC (X: 17-19) V. Aes grave Aes formatum Aes rude Trozos de bronce* o de cobre* (aes) fun- Bloques informes de cobre* o de bron- didos en moldes* a modo de lingotes* ce* (aes), de tamaño y peso muy varia- toscos de diferentes formas (tortas, bo- do, fabricados por fundición* y utiliza- las, barras, varillas), utilizados como di- dos como dinero (1)* por Roma y los nero (1)* por Roma y los pueblos itálicos pueblos itálicos en el siglo III a.C., an- en el siglo III a.C., antes de la introduc- tes de la introducción de la moneda*. ción de la moneda*. El valor de los tro- El valor de estos bloques dependía de30 zos dependía de su peso, cuya unidad su peso, que no solía superar la unidad ponderal* era la libra (2)* (c. 324,72 g). ponderal*, la libra (2)* (c. 324,72 g). Los Ref.: Amandry (2001: Voz aes [aes formatum]) hallazgos arqueológicos en la Italia cen- tral y septentrional permiten remontar al Aes grave siglo XIII a.C. el uso del bronce al peso. Sistema de la moneda* romana de bron- Ref.: Mateu (1946: Voz aes rude); Melville Jones ce* entre principios del siglo III y el 211 (1990: Voz aes); VV.AA. (1991: 221); Amandry a.C., fecha de la introducción del sis- (2001: Voz aes [aes rude]) tema del denario*. Se trata de piezas lenticulares fabricadas mediante fundi- Aes signatum ción*, cuya unidad es un as* del mismo Sistema del bronce* romano, formado peso que la unidad ponderal*, la libra por lingotes* rectangulares fundidos, (2)* (unos 324,72 g), siendo los diviso- con tipos* en ambas caras*. Se fecha res* el semis*, el triente*, el cuadrante*, entre finales del siglo IV a.C. y la pri- el sextante* y la uncia (2)*. Los tipos* mera mitad del III a.C., probablemente fueron variados hasta que en la última coetáneo a las primeras emisiones* de emisión*, hacia el 225 a.C., se estable- aes grave*. Los lingotes pesan en tor- ció una proa de nave para el reverso* y no a 1,50 kg (aproximadamente, 5 li- una divinidad para el anverso*, distinta bras (2)*) y presentan imágenes varia- según el valor: así, el as presentaba la das: delfín, gallo, elefante, toro, rama, cabeza bifronte de Jano y la marca de ancla, trípode, tridente, caduceo, etc. valor* I; el semis, la de Saturno y una S; A diferencia de otros sistemas basados
  20. 20. también en el peso (3)*, como el aes Agujas de toqueformatum*, el signatum es un produc- Agujas o barritas de oro* o plata* deto oficial del Estado romano, práctica- diferente ley* que utilizan los ensaya-mente una moneda*, y es considerado dores* para comprobar, por compara-el antecedente directo del sistema mo- ción en la piedra de toque*, la purezanetario posterior. del metal* empleado para la acuñaciónRef.: Mateu (1946: Voz aes signatum); Crawford (2)*. Suelen agruparse en instrumentos(1974: 41-42, 716-718); Melville Jones (1990: Voz en forma de estrella o de llavero y, aaes); Amandry (2001: Voz aes [aes signatum]) veces, llevan la marca del ensayador*,Afgani como signo de propiedad.Unidad monetaria* de Afganistán, creada Ref.: Cooper (1988: 34); DRAE (1992: Voz aguja de toque); Amandry (2001: Voz touchau)en 1925. Se divide en cien pul*, mientrasque 20 afganis equivalen a un amani*. AkçeRef.: Amandry (2001: Voz afghani) Pequeña moneda* de plata* acuñada desde el siglo XII por diversos poderesAfinación turcos y turcomanos del Asia anterior.Procedimiento empleado para purificar Fue la principal moneda de plata oto-los metales* antes de su acuñación (2)*. mana hasta finales del siglo XVII.En la Edad Media, también recibía este Ref.: Amandry (2001: Voz akçe)nombre el método utilizado para com-probar y establecer el valor, peso (3)* yley* de las monedas*. Albertín Moneda* de oro*, con valor de dos ter-Ref.: Amandry (2001: Voz affiner) cios de ducado (1)*, acuñada en los Paí-Aggry (1) ses Bajos por los archiduques Alberto e 31V. Cuenta aggry chevron Isabel (1598-1621). También se emitió el doble albertín*.Aggry (2) Ref.: Mateu (1946: Voz albertín); Amandry (2001:V. Cuenta aggry oculada Voz albertin)Agorah (1) AleaciónActual moneda fraccionaria* de Israel Producto homogéneo de propiedades(pl. agorot); 100 agorot equivalen a un metálicas, compuesto de dos o másshekel (1)*. elementos por fusión conjunta o porRef.: Amandry (2001: Voz agorah) aglutinación, donde uno de los cuales, al menos, debe ser un metal*. Su fabri-Agorah (2) cación corresponde al deseo de modifi-Moneda* de plata*, divisor* básico del car alguna de las propiedades físicas osistema fenicio-púnico, que equivalía a químicas del metal de origen.1/20 del shekel (2)*. Ref.: Amandry (2001: Voz alliage); KroustallisRef.: Alfaro (1998: 80) (2008: Voz aleación)Agostar AlfonsíV. Augustal V. AlfonsinoÁguila Alfonsí menutV. Trionfo V. Alfonsino menudo
  21. 21. Alfonsino Aluminio Nombre genérico dado a diferentes mo- Metal* de color y brillo similares a los de nedas* de oro*, plata* y vellón* acuña- la plata*, ligero, resistente, dúctil y ma- das durante la Edad Media en las Coro- leable. La búsqueda de metales de bajo nas de Castilla, Aragón y Portugal por precio ha hecho que se utilice durante el reyes llamados Alfonso. siglo XX para la fabricación de moneda*. [Fig. 106] Ref.: Morales y Salazar (1986: 22); DRAE (1992: Ref.: Mateu (1946: Voces alfonsí; alfonsino); Voz aluminio [1]); Gil Farrés (1993: 56); Kroustallis Amandry (2001: Voz alfonsino) (2008: Voz aluminio) Alfonsino menudo Amani Alfonsino* de vellón*, acuñado en Cer- Moneda* de oro* de Afganistán entre deña a lo largo del siglo XIV. También 1888 y 1924, con valor de diez rupias* se emitió su mitad. y equivalencia a la libra (3)* inglesa. Se Ref.: Mateu (1946: Voz alfonsins menuts de Sa- acuñaron piezas de cinco, dos y medio, denya); Campo, Estrada-Rius y Clua (2004:94) uno, y medio amani. Ref.: Amandry (2001: Voz amani) Algodón V. Fibra de algodón Amolé Lingote* de sal* gema utilizado como Alma dinero (1)* en Etiopía y en las regiones Núcleo metálico de una moneda*. En vecinas hasta el siglo XX. Los amolé, de las monedas forradas*, el alma suele ser forma rectangular, estaban organizados de un metal* inferior (cobre*, bronce*) en un complejo sistema de valores, con al que recubre la pieza (oro*, plata*). tamaños y pesos que tenían estableci-32 V.a. Falsificación de época das equivalencias con diversas mone- Ref.: Amandry (2001: Voz âme) das* occidentales. Como la sal es frágil, los lingotes se protegían de los golpes Alpaca y el desgaste envolviéndolos en telas de Aleación* de cobre*, níquel* y cinc*, de algodón*, hojas de palmera y estuches color blanco, utilizada en época con- de fibra vegetal*. temporánea para la fabricación de me- V.a. Sal Ref: Rivallain e Iroko (1986: 57-58); Rivallain dallas* por su brillo y dureza, similares (1994: 37-40); Amandry (2001: Voz amolé); Esto a la plata*. es dinero (2001: 68) Ref.: DRAE (1992: Voz metal1 blanco); Kroustallis (2008: Voz alpaca) Amonedación V. Acuñación (1) Altin Moneda* otomana de oro*, creada en Ángel 1477 como equivalente del florín (1)* y Nombre dado a diversas monedas* de del ducado (2)*. El altin, con sus múlti- oro* de los siglos XIV a XVII, acuñadas plos* y divisores*, se mantuvo con su- en Flandes, Francia (ange d´or, angelot) cesivas reformas hasta el siglo XIX, mo- e Inglaterra (angel) y caracterizadas por mento en el que simplemente pasó a presentar en el anverso* al arcángel San ser una de las denominaciones de otra Miguel, generalmente alanceando al moneda de oro, el yüzlük*. dragón. También se emitieron medios Ref.: Amandry (2001: Voz altın) ángeles.
  22. 22. Ref.: Mateu (1946: Voces ángel; angelate; ange- (1986: 7); Medina (1992: 30-32); Gil Farrés (1993:let; angelos; angelot; angelote); Amandry (2001: 20); Amandry (2001: Voz avers)Voces ange d’or; angel; angelet; angelot; angelotau saint Michel) AragonitoAntoniniano Mineral del grupo de los carbonatos,Moneda* romana imperial, inicialmente una de las formas naturales del car-de plata* y después de vellón*, creada bonato cálcico, generalmente de coloren el 215 por Caracalla (Marco Aurelio blanco y brillo nacarado, que cristali-Antonino), del cual toma su nombre. za en prismas hexagonales. El nombreEn principio equivale a dos denarios* y se debe a Abraham Gottlob Wernerpesa 5,07 g, presentando el retrato del (1749-1817), que lo definió a partir delemperador con corona radiada (o de la mineral procedente del yacimiento deemperatriz sobre un creciente lunar) en Molina de Aragón (Guadalajara). Es elel anverso* y tipos* variados en el rever- material del que están hechos los fae*so*. Se acuñó hasta el 274, fecha en que de la isla de Yap (Micronesia).fue sustituido por el aureliano*. Con el Ref.: DRAE (1992: Voz aragonito); Kroustallis (2008: Voz aragonito)tiempo, el peso cayó hasta 2,80 g y laaleación* se empobreció paulatinamen- Árbol de fundiciónte, disminuyendo su contenido en plata Pieza en forma de rama, compuesta porhasta niveles tan bajos, que muchos de monedas* obtenidas mediante fundi-los ejemplares conservados en la actua- ción* en un molde múltiple en árbol*lidad son prácticamente de bronce*. y que no han llegado a ser separadas,[Figs. 35 y 36]Ref.: Mateu (1946: Voz antoniniano); Melville conservando así los canales de fundi-Jones (1990: Voz antoninianus); Amandry (2001: ción por donde ha circulado el metal*.Voz antoninien) [Fig. 231] 33 Ref.: Cooper (1988: 13-16); Gil Farrés (1993: 43)AnversoCara* o lado principal en las monedas* Ardity medallas*. En general, se considera an- V. Arditeverso a la cara que lleva el retrato o elsímbolo del gobernante, el nombre del Arditepaís emisor* o el tipo* aparentemente Moneda* de vellón* (en catalán, ardit)principal. En las monedas acuñadas a acuñada en diversas localidades de Ca-martillo*, el anverso puede reconocer- taluña y en los condados de Rosellónse como la cara convexa, al ser ésta la y Cerdaña en los siglos XVI y XVII, asíque queda en la parte inferior durante como en Navarra en los siglos XVII yel proceso de acuñación (2)*. En las pu- XVIII. También recibe este nombre lablicaciones numismáticas suele utilizarse moneda de cobre* acuñada en Barce-la abreviatura Anv. para designar al an- lona en época de Felipe III, Felipe IV,verso. En la bibliografía sobre monedas Luis XIV de Francia y el archiduqueárabes, generalmente desprovistas de re- Carlos de Austria. En 1755, durante elpresentaciones figuradas, tanto el anver- reinado de Fernando VI, se acuñó enso como el reverso* reciben el nombre Segovia una emisión* especial de ardi-de áreas*: así, el anverso es la primera tes destinada a circular exclusivamenteárea o IA, siendo normalmente la que en Cataluña.presenta la profesión de fe musulmana. [Fig. 156]Ref.: Beltrán (1950: 48-49); Morales y Salazar Ref.: Mateu (1946: Voz ardite); Amandry (2001:
  23. 23. Voz ardit); Campo, Estrada-Rius y Clua (2004: en el reverso. Tenía múltiplos* (decus- 142-143, 150, 159-161, 164-165) sis*, quincussis*, tressis*, dupondio*) y divisores* (semis*, triente*, cuadrante*, Área sextante*, uncia (2)*, semuncia*, cuar- Nombre que en la bibliografía numis- tuncia*), algunos de ellos emitidos sólo mática se da tradicionalmente a cada ocasionalmente. En la Península Ibérica, una de las caras* de las monedas* ára- durante el período republicano, un cier- bes. El anverso* es la primera área (IA) to número de cecas* hispanas, especial- y el reverso* la segunda (IIA). mente en el sur, adoptaron la metrología [Fig. 247] romana para las emisiones de bronce, Ref.: Gil Farrés (1993: 20) acuñando ases y divisores. Con cierta frecuencia, se llaman también ases a las Argénteo unidades* de bronce de las cecas ibéri- Moneda* romana de plata*, creada en cas y celtibéricas que no siguen el siste- 294 por Diocleciano con talla* de 96 en ma romano, aunque en sentido estricto libra (2)*, como el denario* de Nerón no lo sean; en la bibliografía más actual (siglo I d.C.). Alguna de estas monedas se evita el uso del término para estas lleva la marca de valor* XCVI. En 310 se piezas. A partir del reinado de Augusto, interrumpió la acuñación* de toda mo- la metrología romana y el sistema del as neda de plata pero, a partir del 324/325, se utilizan ya en todos los talleres de la con Constantino, volvió a emitirse, con Península. tres unidades: el argénteo-silicua, una [Figs. 16, 17, 31, 57, 65 y 66] réplica del argénteo, el miliarense* y el Ref.: Mateu (1946: Voz as); Crawford (1974: 6); miliarense pesado. El término procede Melville Jones (1990: Voz as); Amandry (2001: del latín argenteus, “de plata”. Voz as); Esto es dinero (2001: 120)34 [Fig. 37] Ref.: Amandry (2001: Voz argenteus) Ashrafi Nombre de diversas monedas* árabes Argentino de oro*, entre ellas las de los sultanes Moneda* de oro* acuñada en Argentina mamelucos del siglo XV (de peso simi- entre 1881 y 1896, equivalente a cinco lar al del ducado (2)* veneciano), las pesos (1)*. egipcias de los siglos XVI y XVII y las Ref.: Mateu (1946: Voz argentino); Amandry persas de los siglos XVI al XVIII. (2001: Voz argentino) Ref.: Amandry (2001: Voz ashrafi) As Aspron trachy Unidad de la moneda* romana de Moneda* bizantina de vellón*, y a veces bronce* desde la República, a princi- de cobre* puro, creada por Alejo I Com- pios del siglo III a.C. (aes grave*), has- meno (1081-1118) y acuñada hasta el siglo ta finales del siglo III d.C. Fundida en XIV. Tiene forma cóncava y vale 1/48 de sus orígenes y luego acuñada, durante hyperper* o 100 nummia*. En las fuentes la República presenta habitualmente, latinas se le da el nombre de staminum en el anverso*, la cabeza del dios Jano o stamenon, diferenciando entre stamina y, en el reverso*, una proa de nave y, nova y stamina vetera con el fin de distin- como marca de valor*, el signo I. En guir las monedas anteriores y posteriores a el Imperio, generalmente muestra el la reforma de Manuel I (1143-1180). retrato del emperador con corona de Rev.: Amandry (2001: Voces aspron trachy; sta- laurel en el anverso y tipos* variados ménon)
  24. 24. Att reverso*. A lo largo de su vida, el pesoMoneda* del antiguo reino de Siam (ac- teórico del áureo sufrió varias modi-tual Tailandia) con valor de un sesen- ficaciones, así como su tipología, quetaicincoavo de baht (2)*. Pertenece al se diversificó a finales de la Repúblicasistema del pot duang*. e incorporó el retrato del emperador en los anversos de época imperial. SeAugustal acuñaron múltiplos* de diez, ocho,Moneda* de oro* acuñada en Sicilia por seis, cinco, cuatro (cuaternión), dos yel Emperador Federico II (1198-1250), un áureo y medio, así como divisores*inspirada en tipos* monetales romanos. de medio áureo, también conocidosEn el anverso* presenta un busto lau- como quinarios de oro*. El nombre,reado de Federico II a la romana y en el además, se aplicó como genérico parareverso* un águila explayada. El mismo la moneda de oro en textos y docu-nombre se dio a algunas monedas sici- mentos medievales.lianas de oro posteriores. [Fig. 34][Fig. 142] Ref.: Mateu (1946: Voz aureus); Melville JonesRef.: Mateu (1946: Voz augustal); Amandry (1990: Voz aureus); Amandry (2001: Voz aureus)(2001: Voz augustale) Áureo de 20 asesAurar Moneda* romana republicana de oro*,Plural de eyrir*. múltiplo* del áureo*, acuñada a finales delV. Eyrir siglo III a.C. con valor de veinte ases*.Aureliano Áureo de 40 asesMoneda* romana de vellón* creada en Moneda* romana republicana de oro*,el 274 por Aureliano para reemplazar múltiplo* del áureo*, acuñada a finales del 35al antoniniano*, por lo que también se siglo III a.C. con valor de cuarenta ases*.la conoce como neo-antoniniano. Enel anverso* lleva el busto radiado del Áureo de 60 asesemperador y, a veces, presenta en el Moneda* romana republicana de oro*,exergo* la marca* XX.I o su equivalente múltiplo* del áureo*, acuñada a fina-griego, KA, que indica que 20 aurelia- les del siglo III a.C. con valor de se-nos (XX o K) equivalen a un argénteo* senta ases*.(I o A) de plata*.Ref.: Amandry (2001: Voz aurelianus) Áureo y medio Moneda* romana de oro*, equivalente aÁureo un áureo* y medio.Unidad de la moneda* romana de oro*,desde la República hasta la creación Australdel sólido (1)*, a principios del siglo Unidad monetaria* de Argentina entreIV. Las primeras emisiones* de oro re- 1985 y 1992, con valor de cien centa-publicanas, a finales del siglo III a.C., vos*. A partir de 1992 se convierte enestaban compuestas por tres valores moneda fraccionaria*, equivaliendoque, por sus marcas*, se supone que 10.000 australes a un peso (1)*.equivalían a sesenta, cuarenta y veinte Ref.: Amandry (2001: Voz austral)ases*. Llevaban como tipos* la cabezade Marte en el anverso* y un águila so- Axisbre fulmen y la leyenda* ROMA en el V. Posición de cuños
  25. 25. Azada Herramienta agrícola, compuesta por un mástil al que se sujeta una ancha pala o lámina de hierro* con uno de sus lados cortantes, de variada tipología según las épocas y las zonas. En algunos lugares, como China y el continente africano, se han usado estas herramientas como di- nero (1)*. Así sucede, por ejemplo, con ciertos tipos de azadas utilizadas por el pueblo mambila en Nigeria y norte de Camerún (azada mambila*). La mo- neda* china llamada bubi* es también un recuerdo de la función dineraria que cumplieron en la antigua China las azadas, o más concretamente las layas, pues reproduce la forma de éstas. Ref.: Quiggin (1963: 74, 95-98, 230-231, 235- 237); Esto es dinero (2001: 81, fig. 61; 165, nº 99) Azada mambila Azada* utilizada como dinero tradicio- nal* por el pueblo mambila, asentado en la franja fronteriza entre Nigeria y Camerún. De las diversas formas que36 adoptan estas azadas, muchas de ellas sin ningún recuerdo de la herramienta real, la más peculiar es aquella que pre- senta una lámina o pala de hierro*, de unos 60-70 cm de largo y 20-25 cm de ancho, con dos grandes escotaduras a los lados, usada, entre otros fines, para pagar las dotes matrimoniales. Ref.: Esto es dinero (2001: 165) Azófar V. Latón
  26. 26. BBaht (1) [Fig. 254] Ref.: Ramos (2003) 37Unidad monetaria* de Tailandia des-de 1908, equivalente a cien satang* ocuatro salung*, ya dentro de un sistema Balanza de equilibriomonetario de tipo europeo. También Balanza* usada para la comprobaciónrecibe este nombre la unidad ponderal* del peso (3)* y módulo* de ciertas mo-de Siam (actual Tailandia) y de Cambo- nedas*, cuya denominación apareceya, de unos 15,20 g, en la que se basa mencionada en el propio instrumento.el sistema del pot duang*. Ref.: Ramos (2003)Ref.: Amandry (2001: Voces baht; bat) Balboa Unidad monetaria* de Panamá desde 1903,Baht (2) dividida en cien centésimos* o centavos*.V. Pot duang Ref.: Mateu (1946: Voz balboa); Amandry (2001: Voz balboa)BalanzaUtensilio que aplica la ley de la palan- Banca para establecer el peso (3)* de un Moneda fraccionaria* (pl. bani; enobjeto. Desde inicios del siglo XVI, el castellano, banes) de Rumanía (desdecentro más importante de producción 1867) y de Moldavia (a partir de 1993),de balanzas empleadas en pesajes nu- centésima parte del leu*.mismáticos fue la ciudad alemana de Ref.: Mateu (1946: Voz bani); Amandry (2001:Colonia. Voces ban; banu)
  27. 27. Bandeja Bat Plancha de cartón*, madera*, plástico* u V. Baht (1) otro material con alveolos de distintos tamaños para almacenar las monedas* Batir o medallas*. V. Acuñación (2) Banliang Bes Moneda* china de bronce* del tipo Moneda* romana republicana de bron- conocido como cash* (redonda con ce*, con valor de ocho uncias (2)*. Fue agujero central cuadrado), creada ha- emitida sólo en 126 a.C. cia 350 a.C. en el reino de Qin. Con la Ref.: Mateu (1946: Voz bes); Crawford (1974: 6); unificación realizada en 221 a.C. como Amandry (2001: Voz bes) consecuencia de la victoria de Qin sobre el resto de los reinos, se con- Besante virtió en la moneda única de China, Moneda* de oro* emitida en el Oriente perdurando, con variaciones en peso latino en los siglos XII y XIII a imita- (inicialmente de unos 8 g) y módulo*, ción* del dinar (2)* islámico. Algunas hasta su sustitución por el wuzhu* en llevaban leyendas* y tipos* cristianos. 118 a.C. Además, el nombre se utilizaba en Oc- Ref.: Amandry (2001: Voces banliang; chinoises cidente para designar diversas monedas [monnaies]) de oro acuñadas en Oriente, tanto cris- tianas como musulmanas. Banu Ref.: Mateu (1946: Voz besante); Amandry (2001: V. Ban Voz besant)38 Barbuda Bigatus Moneda* de vellón* acuñada por Fer- V. Denario nando I de Portugal (1367-1383), tam- bién conocida con el nombre de ce- Bikuele lada. También se acuñaron medias Haz compuesto por tres hachas* en mi- barbudas*. niatura, realizadas en hierro* y unidas entre sí con fibra vegetal*, una de las Ref.: Mateu (1946: Voz barbuda); Amandry (2001: Voz barbuda) formas de dinero tradicional* usadas en África. Cada haz formaba una unidad, utilizada como medio de intercambio Barilla por la cultura fang, en la zona de Gui- Moneda* española de cobre*, acuña- nea Ecuatorial. da en Manila en época de Carlos III Ref.: Quiggin (1963: 72); Esto es dinero (2001: (1759-1788). También se la denomina 85, fig. 67; 164, nº 86) barrilla. Ref.: Amandry (2001: Voz barilla) Bikuele amu Conjunto compuesto por varias unida- Basilicón des de bikuele*. Estos grupos de haces Moneda* bizantina de plata* creada por fueron utilizados como medio de inter- Andrónico II (1282-1328). Valía un do- cambio por la cultura fang, en la zona ceavo de hyperper*. de Guinea Ecuatorial. Ref.: Amandry (2001: Voz basilikon) Ref.: Esto es dinero (2001: 85, fig. 67; 164, nº 86)
  28. 28. Billete nuria, ante la falta de circulante* o enPapel moneda* emitido generalmente por circunstancias de emergencia (gene-un banco o una autoridad pública como ralmente de carácter bélico), canjeablemoneda fiduciaria*, cambiable sin limita- por emisiones* de curso legal al termi-ción de tiempo por moneda* metálica y nar dichas situaciones.respaldado por su equivalente en meta- V.a. Moneda de necesidad; Fichales* preciosos*, que circula como moneda [Fig. 204] Ref.: Mateu (1946: 151); Beltrán (1950: 34); Mo-de curso legal*. Formalmente se trata de rales y Salazar (1986: 30); Morrison (1992: 74-un papel* impreso, con diversos diseños, 77); Amandry (2001: Voz nécessité)marcas* y firmas* que garantizan su au-tenticidad. El término billete se utiliza con Billete domiciliadofrecuencia, por tanto, como sinónimo del Billete* de circulación* restringida cuyomás genérico papel moneda. El primer cambio quedaba limitado a una ciudadpaís donde se emitieron billetes fue China, o región, característica propia de lasen el siglo XI, con antecedentes que se emisiones* más antiguas. En ellos cons-remontan al siglo IX. En Europa, los pri- taba el nombre de la sucursal en quemeros billetes de banco se imprimieron eran pagaderos, generalmente median-en Suecia en 1661, generalizándose des- te un sello* estampillado.pués bajo el control de los respectivos go- Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 20)biernos nacionales. En España, la primeraemisión* data de 1783, a cargo del Banco Billete inutilizadoNacional de San Carlos, antecedente del Billete* retirado de la circulación* yactual Banco de España. Aunque en ori- desmonetizado* mediante diversos sis-gen es un documento pagadero “al porta- temas: taladro circular, corte con tijeras,dor”, y así aparecía en los propios billetes, sello*, etc.dicha expresión se convirtió con el tiempo 39en convencional y desapareció paulatina- V.a. Sello Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 21)mente; en España lo hizo en 1979.[Figs. 202, 203 y 204]Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 20); Morales y Sala- Billete no circuladozar (1986: 9); Beltrán (1989: 125); Tortella (1994: 27) Billete* que, por determinadas circuns- tancias, no ha llegado a ponerse en cir-Billete con sellos en seco culación*, aun después de estar confec-En los billetes* del siglo XIX es frecuente cionada la tirada.encontrar, además de las firmas*, sellos* V.a. Selloen seco como signo de legitimidad. En Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 21)épocas de falsificaciones*, se solían pre-sentar los billetes en la ventanilla de los Billete no habilitadobancos para su autentificación mediante Billete* que no lleva la firma* del cajero,sellos, que podían ser en seco o en tinta. es decir, no apto para la circulación*.V.a. Sello V.a. SelloRef.: Ruiz y Alentorn (1974: 20) [Fig. 205] Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 20-21)Billete de circulación restringidaV. Billete domiciliado Billete provisional Billete de necesidad*, emitido por causaBillete de necesidad de guerra con un período de validezBillete* realizado en momentos de pe- determinado, como los billetes* de 100
  29. 29. pesetas* fabricados por el Banco de [Figs. 97, 116 y 123] España en Madrid en 1938 y valederos Ref.: Mateu (1946: Voz blanca); Morales y Salazar (1986: 9) por dos años. Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 20) Blanca de la banda Blanca* de Juan II (1406-1454) y Enri- Billete sobrecargado que IV de Castilla (1454-1474), conoci- Billete* que presenta sellos* adiciona- da por este nombre por su tipo* de an- les impuestos después de su emisión*, verso*: el escudo de la Orden y la divisa generalmente estampillados en tinta. de la Banda Real de Castilla. Con estas estampillas la autoridad legi- Ref.: Mateu (1946: Voz blanca de la banda) timaba el billete, autorizaba su circula- ción*, prorrogaba su vencimiento, etc. En épocas de abundancia de falsifica- Blanca del Agnus Dei ciones*, se solían presentar los billetes Blanca* de Juan I de Castilla (1379- en la ventanilla de los bancos para su 1390), creada en 1386 con motivo de la autentificación mediante sellos. guerra contra Inglaterra y conocida por este nombre por su tipo* de anverso*: V.a. Sello Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 20) el cordero de San Juan. En el reverso* lleva una Y gótica coronada, inicial del Billón nombre del rey. V. Vellón [Fig. 96] Ref.: Mateu (1946: Voz blancos del Agnus Dei) Binio V. Dos áureos Blanco (1) Nombre que se dio a diversas monedas*40 Birr de vellón* de Castilla y Navarra durante Unidad monetaria* de Etiopía, dividida la Edad Media. en cien céntimos*. Ref.: Mateu (1946: Voz blanco) Ref.: Amandry (2001: Voz birr) Blanco (2) Blanca En la Edad Moderna, piezas de vellón* acu- Moneda* de vellón* acuñada en Cas- ñadas por Felipe II (1556-1598) y sus suce- tilla y Navarra durante la Edad Media, sores en el Franco Condado y Borgoña. así como su mitad y su cuarto. Aunque Ref.: Mateu (1946: Voz blanco) sus tipos* varían, en Castilla solía llevar un castillo y un león. En época de los Bloque de té Reyes Católicos presentaba las iniciales V. Ladrillo de té coronadas de los monarcas (F e Y). En Navarra, donde además se emitió un va- Boeki gin lor mayor, la gran blanca*, llevaba gene- Moneda* japonesa de plata*, dentro del ralmente las iniciales coronadas de los sistema del yen*, acuñada específica- respectivos reyes en los anversos*. Con mente a finales del siglo XIX para com- este mismo nombre se conoce también petir con el peso (1)* mexicano en el la moneda de cobre* acuñada en Cas- comercio por el Pacífico. Suelen llevar tilla por Felipe II (1556-1598), con un la leyenda* en inglés “trade dollar”. castillo en el anverso y el monograma* Ref.: Jacobs y Vermeule (1972: 41-42); Amandry de Felipe en el reverso*. (2001: Voz yen)
  30. 30. Bolívar BordeUnidad monetaria* de Venezuela des- V. Cantode 1879, equivalente a cien céntimos*.Ref.: Mateu (1946: Voz bolívar); Amandry (2001: BracteadaVoz bolivar) V. Moneda bracteadaBoliviano BraspenningUnidad monetaria* de Bolivia, entre Nombre dado al cuarto de gros* en Bra-1863 y 1963 y, en su forma actual, sus- bante y en Flandes durante los siglostituyendo al peso (1)* boliviano, desde XV y XVI.1987. Se divide en cien centavos*. V. Cuarto de grosRef.: Mateu (1946: Voz boliviano); Amandry Ref.: Amandry (2001: Voz braspenning)(2001: Voz boliviano) BrazaleteBolognino Aro que rodea el brazo más arriba de laNombre genérico de las monedas* acu- muñeca y que se usa como adorno per-ñadas en Bolonia (Italia). Se emitieron sonal. En algunas ocasiones han consti-también dobles bolognini*. tuido formas de dinero tradicional*: ade-Ref.: Mateu (1946: Voces bolognino; bolognino más de formar parte del patrimonio y serde oro); Amandry (2001: Voces bolognino; bolog-nino d’oro) una reserva de riqueza, se han emplea- do también como medio de intercambio y de pago. Esta función la han cumpli-Boloko do, por ejemplo, algunos tipos específi-Lingote* de cobre* en forma de barra cos de brazaletes de bronce* africanos,doblada en U y rematada con un disco como las manillas* y ciertas piezas deen cada extremo. Estas piezas han sido 41 gran tamaño, como las utilizadas en lautilizadas como dinero tradicional* por actual República Democrática del Congodiversos grupos asentados en la zona (globulares –brazalete mbole*- o tubula-del Lukenie y en la confluencia de los res), y los llamados navoí*, fabricadosríos Kasai y Sankuru, en la región centro- en Nueva Guinea (Oceanía) y realizadosoccidental de la República Democrática con caparazón de tortuga*.del Congo. No eran producciones locales, Ref.: Amandry (2001: Voz bracelet); Esto es dine-sino que se obtenían de otras poblacio- ro (2001: 87-89; 161, nº 57; 167, nº 118-119)nes metalúrgicas, como los bankutu, acambio de productos como la sal*. Aun- Brazalete mboleque la unidad de valor eran las azadas* Brazalete* de cobre*, abierto, hueco ydenominadas kundja* (10 kundja gran- de forma globular. Este tipo de braza-des equivalían a un boloko), según una letes, fabricados en el área de la actualrelación de precios realizada en 1911 se República Democrática del Congo, for-sabe que el precio de los productos más maban un sistema dinerario compues-caros solía expresarse en boloko. Así, el to por cinco ejemplares de diferentesvalor de un esclavo varón era de 2 boloko medidas (desde 18 cm hasta 35 cm dey 3 el de una esclava, mientras que el pre- sección), cada uno con su propia de-cio de una esposa ascendía a 10 boloko. nominación. Estos objetos de adorno,[Fig. 199] tanto masculino como femenino, solíanRef.: Quiggin (1963: 67-68); Opitz (1991: 25);Dinero exótico (2001: 72); Esto es dinero (2001: utilizarse para afrontar los pagos matri-109, fig. 87; 169, nº 138) moniales.
  31. 31. [Fig. 196] por otra plana con bordes redondea- Ref.: Van Erve (1997: 22); Esto es dinero (2001: dos. Este tipo de monedas presenta 88; 167, nº 118) varias inscripciones*, entre las que se puede leer el lugar de emisión*. Por su Briquet forma es también conocida como “mo- Moneda* de plata* acuñada en los Países neda azada”. Bajos en el siglo XV, de la que también Ref.: Quiggin (1963: 222); A history of Chinese se emitieron piezas de dos y de medio Currency (1983: 3); Thierry (1986: 2-3; 1993: 59); briquet. El nombre hace referencia a los Williams (1997: 137); Amandry (2001: Voz bê- eslabones característicos del collar del che); Dinero exótico (2001: 41); Esto es dinero Toisón de Oro. (2001: 166, nº 107) Ref.: Mateu (1946: Voz briquet); Amandry (2001: Voz briquet) Bullet money V. Pot duang Bronce Aleación* de cobre* y estaño*, en pro- Bunduqi porciones variables, considerada más Nombre de diversas monedas* de oro* adecuada para las acuñaciones (1)* del mundo islámico, procedente del que el cobre puro. A veces también se apelativo árabe de Venecia, Bunduqiya, alea con plomo (1)*, aluminio*, níquel* a cuyos ducados (2)*, imitados a partir o cinc*. En Numismática* se emplea la del siglo XV, se llamaba así en el Medi- abreviatura convencional AE*, del latín terráneo oriental. aes, para denominar tanto al bronce V.a. Matbú como al cobre, indistinguibles sin un Ref.: Amandry (2001: Voz bunduqi) análisis. Ref.: Morales y Salazar (1986: 10); Melville Jones Buril42 (1990: Voz metals of coinage); Amandry (2001: Instrumento de acero*, de forma alarga- Voz bronze); Kroustallis (2008: Voz bronce) da y prismática y terminado en punta por un extremo, utilizado para grabar Bronce terciario en hueco las matrices*. Se manejaba V. Potín solo o con ayuda de macetas*, peque- ños martillos de acero con mango de bubi madera*. Moneda* china de bronce* con forma Ref.: VV.AA. (1988: 290) de laya o azada*. Tiene su origen en el primitivo uso como dinero (1)* de estas herramientas agrícolas. Posteriormente se realizaron imitaciones* de las mismas, objetos que terminaron convirtiéndose en la moneda oficial de los Estados de la China central bajo el dominio de la dinastía Zhou (1122-256 a.C.). Las más antiguas copian con mayor fidelidad las layas reales, pero su forma se fue sim- plificando con el tiempo. En la época de los Reinos Combatientes (453-222 a.C.) se suprimió la terminación ahue- cada en forma de flecha, sustituyéndola
  32. 32. CCaballero Cagliarese 43Nombre de diversas monedas*, sobre Nombre genérico de las monedas* detodo de oro*, pero también de plata*, vellón* y de cobre* acuñadas en Caglia-acuñadas en los Países Bajos entre los ri (Cerdeña) desde finales del siglo XVsiglos XV y XVIII, con un caballero ar- hasta principios del XIX. Las primerasmado como tipo* principal. se emitieron durante el reinado de Fer-Ref.: Amandry (2001: Voz cavalier) nando II de Aragón (1479-1516). Tam- bién se acuñaron piezas de medio, dos,Caballo tres y seis cagliaresi.Moneda* de cobre* acuñada en el Ref.: Mateu (1946: Voz cagliarese); Amandryreino de Nápoles desde 1472, bajo (2001: Voces cagliarese; Sardaigne)el reinado de Fernando I de Aragón,hasta la proclamación de la República Caja de cambistanapolitana, en 1648. Denominada así Estuche portátil, generalmente de ma-por presentar un caballo en el rever- dera*, que contiene una balanza* y unso*. Carlos V emitió la pieza de tres juego de pesas dinerales*, de latón* ocaballos*. bronce*, correspondientes a las princi-Ref.: Mateu (1946: Voz caballo); Amandry (2001: pales monedas* en circulación*. Utiliza-Voz cavallo) do por cambistas y comerciantes desde la Edad Moderna, su uso se populari-Cacao zó a finales del siglo XVII y principiosV. Semilla de cacao del siglo XVIII. La prensa automática* y la acuñación industrial* trajeron consi-
  33. 33. go la fabricación de monedas con un Canto peso exacto y con cantos* que evita- Borde exterior y lateral que delimita ban el cercén, lo que paulatinamente las dos caras* de la moneda* o de la fue haciendo innecesaria su utilización medalla*. A veces lleva decoraciones o a partir de la segunda mitad del siglo leyendas*, generalmente para evitar li- XIX. Desde inicios del siglo XVI, el maduras y cercenes; inicialmente estos centro más importante de producción motivos se grabaron mediante la cerri- de estas cajas fue la ciudad alemana lla*, desde 1833 mediante la virola* par- de Colonia. tida, integrada en la prensa de volante*, [Figs. 240 y 253] y, a partir del siglo XX, mediante la vi- Ref.: Gil Farrés (1976: 70; 1993: 68); Ramos rola cerrada. (2003) V.a. Moneda cercenada Ref.: Beltrán (1950: 52); Morales y Salazar (1986: Caja de pesas 11); Cooper (1988: 101-106, 170-173, 193-199) Estuche portátil, generalmente de made- ra*, que contiene un juego de pesas*. Canto dentado Ref.: Ramos (2003) V. Canto serrado Calco Canto epigráfico Unidad de la moneda* de bronce* en Canto* que presenta una inscripción*. el mundo griego. El término chalkous, Ref.: Gil Farrés (1993: 19) “cobre*, bronce”, se utilizó primero como un nombre genérico para las mo- Canto estriado nedas de bronce, en la época de su in- Canto* decorado con estrías paralelas. troducción en el sistema monetario, y44 acabó siendo adoptado como denomi- Canto liso nación de valor*. Tiene como múltiplos* Canto* sin decoración. el dicalco*, el tricalco* y el tetracalco*, Ref.: Gil Farrés (1993: 18-19) y como divisores*, el hemicalco* y el leptón (2)*. Canto redondeado Ref.: Meurice (1985: 41); Melville Jones (1986: Canto* levemente convexo a conse- Voz chalkos); Carradice y Price (1988: 93); Aman- cuencia de la forma almendroide de los dry (2001: Voz chalque) cospeles*. Es característico de las mo- nedas* antiguas. Calderilla Ref.: Gil Farrés (1993: 18-19) Nombre popular con el que se designa a la moneda* española de poco valor, Canto resaltado en particular en los siglos XIX y XX. Canto* con un resalte, llamado listel*, Ref.: Mateu (1946: Voz calderilla); Morales y Sa- que permite apilar las piezas sin daño lazar (1986: 11); VV.AA. (1991: 221); Gil Farrés (1993: 55) para los tipos*. Es propio de las mone- das* contemporáneas. Campo Ref.: Gil Farrés (1993: 19) Superficie del anverso* o del reverso* de la moneda* o de la medalla* no ocu- Canto serrado pada por los tipos* y las leyendas*. Canto* en forma de dientes de sierra, a [Fig. 245] veces también llamado dentado. Ref.: Morales y Salazar (1986: 11); VV.AA. (1988: 290) Ref.: Beltrán (1950: 61-62); Gil Farrés (1993: 19)
  34. 34. Cañón en miniatura bajo otros reyes. Las piezas más antiguasDiferentes tipos de cañones en mi- con este nombre son de plata* y fueronniatura fueron utilizados como dine- acuñadas en el siglo XIII en Nápoles.ro (1)* desde finales del siglo XIX y También circularon piezas de dos, me-durante parte del XX en los sultanatos dio, un tercio y un cuarto de carlino.de Brunéi, Sabah y Sarawak, en la isla [Fig. 144]de Borneo. Están realizados en bron- Ref.: Mateu (1946: Voz carlín); Amandry (2001: Voces carlin; carlino)ce* y su longitud oscila entre los 15 y20 cm, aproximadamente. Representancañones de tipo europeo y algunos Cartónestán decorados con símbolos*, como Conjunto de varias hojas superpues-por ejemplo un corazón, emblema de tas de pasta de papel* que, en estadola Compañía Británica de las Indias húmedo, se adhieren unas a otras porOrientales. Fueron empleados tanto comprensión y se secan después porpara el tráfico comercial como para evaporación. También puede estar rea-pagos matrimoniales o multas. Muchos lizado directamente con pasta de papelfueron fabricados durante la Segunda o con hojas encoladas de papel viejo.Guerra Mundial. En Numismática*, el cartón se emplea con fines diversos como, por ejemplo,Ref.: Einzig (1956: 90-91); Quiggin (1963: 257-258, 261); Dinero exótico (2001: 55); Esto es di- para fabricar bandejas* de almacena-nero (2001: 84, fig. 64; 165, nº 94) miento o, en momentos de penuria, para emitir moneda de necesidad*.Caparazón de tortuga Ref.: Esto es dinero (2001: 87; 167, nº 118-119);Cubierta dura que protege el tronco de Kroustallis (2008: Voz cartón)estos animales. En Nueva Guinea, coneste material se realizan unos grandes Casa de moneda 45brazaletes* denominados navoí*, un V. Cecatipo de dinero tradicional*.Ref.: Esto es dinero (2001: 87; 167, nº 118-119); CashKroustallis (2008: Voz caparazón de tortuga) Nombre genérico, en inglés, de las mo- nedas* de forma redonda con agujeroCara central cuadrado de China y de sus imi-Cada una de las superficies de una mo- taciones* de Vietnam, Corea y Japón. Elneda*, medalla* u objeto monetiforme término francés sapèque tiene el mismoen general. significado. [Figs. 188 y 244]Cara de fantasma Ref.: Amandry (2001: Voces cash; sapèque)V. Yibi CastellanoCarlín Nombre que reciben las doblas (2)* deV. Carlino Enrique IV de Castilla (1454-1474), con un castillo en el anverso* y un león enCarlino el reverso*.Del italiano carlo, nombre dado a nume- [Fig. 100]rosas monedas* acuñadas por soberanos Ref.: Mateu (1946: Voz castellano)llamados Carlos en diferentes épocas ylugares, aunque especialmente en Italia, Cauríasí como a piezas similares emitidas ya Las conchas*, en particular las de las es-
  35. 35. pecies Cypraea annulus y, sobre todo, cluso, bronce*, llamados estos últimos Cypraea moneta, conocidas con el nom- yibi* o “cara de fantasma”. bre de caurís, se encuentran entre los ob- Ref.: A History of Chinese Currency (1983: 1); jetos que han sido más apreciados para Thierry (1993: 59-60); Amandry (2001: Voces cau- su uso como dinero (1)* y que han go- ris; nez de fourmi); Esto es dinero (2001: 43-44, fig. 29; 159, nº 44) zado de mayor difusión en el mundo. La principal concentración de estos molus- cos se da en el archipiélago de las Mal- Cavallo divas, en el extremo suroeste de la India, V. Caballo pero existen también bancos importan- tes en el de las Laquedivas, en el mar Ceca de Arabia, así como en distintos puntos Lugar de producción, taller o edificio de África oriental. Desde estos centros, donde se fabrica la moneda* y, por ex- los caurís fueron exportados durante si- tensión, la ciudad donde se acuña mo- glos a diversos lugares de Asia y África. neda. El término deriva del árabe sikka, En el noroeste de Pakistán su empleo se “cuño* o derecho de acuñación (2)* remonta al primer milenio a.C., y en la de moneda”, utilizado en documentos India, a pesar de ser un país fuertemente medievales. En la Edad Moderna es monetizado, continuaron desempeñan- sustituido por la expresión “Casa de do un importante papel incluso hasta el moneda”, aunque a partir del siglo XIX siglo XVIII. En China, los caurís fueron la vuelve a ser empleado en los tratados y base del sistema dinerario hasta la apa- estudios de Numismática*. rición de la moneda* y convivieron con Ref.: Mateu (1946: 28); Cooper (1988: 33-38, ésta hasta aproximadamente 200 a.C. En 109-121, 211-221); VV.AA. (1988: 290); Gil Farrés (1993: 35-37); Alfaro (1996: 44) el occidente del continente africano se46 sabe que los caurís circularon como di- nero, al menos, desde finales de la Edad Cédula Media, y que, en los siglos XVII y XVIII, Nombre de los primeros billetes* de fueron usados como uno de los principa- banco españoles, emitidos por el Banco les instrumentos de pago en el comercio Nacional de San Carlos en 1783 y 1798. de esclavos. Algunos ejemplares presen- Las cédulas fueron realizadas por estam- tan el dorso cortado, con el fin de po- pación en hueco* sólo del anverso*, con der ensartarlos y facilitar su contabilidad un color y dibujo de orla* diferente para y transporte, característica que suelen cada valor; el texto era igual para todos, mostrar los más antiguos. En ocasiones, variando sólo la numeración y las firmas*, los caurís pueden aparecer citados con el manuscritas. Tuvieron un éxito reducido y nombre de “porcelanas”. fueron objeto frecuente de falsificación*. Ref.: Ruiz y Alentorn (1974: 24-26); VV.AA. (1979: Ref.: Quiggin (1963: 25-36); Gómez-Tabanera 7-11); Tortella (1994: 32-38) (1973-74: 28-29); Mitchiner (1978: 681); Moreno Feliú (1991: 36-52); Dinero exótico (2001: 40); Esto es dinero (2001: 43-46, fig. 28) Ceitil Moneda* portuguesa de cobre*, acuñada Caurí (imitación) a partir de la conquista de Ceuta, en 1415, En la antigua China, la demanda de para facilitar las transacciones con el norte caurís* creció hasta tal punto que se de África. Su nombre deriva del de la ciu- fabricaron imitaciones* de las conchas* dad, siendo ceutí el término castellano. de Cypraea moneta en los más diversos Ref.: Mateu (1946: Voz ceitil); Amandry (2001: materiales: hueso*, jade*, piedra* e, in- Voz ceitil)
  36. 36. Celada centésima parte de la unidad mone-V. Barbuda taria*. Ref.: Mateu (1946: Voz centésimo); AmandryCent (2001: Voz centesimo)V. Céntimo CéntimoCentavo Moneda fraccionaria* contemporá-Moneda fraccionaria* contemporánea, nea de diversos países. Equivale a laequivalente a la centésima parte de la centésima parte de las unidades mo-unidad monetaria* vigente en diversos netarias*, entre ellas el dólar*, la librapaíses, la mayoría americanos. Tiene (3)*, el franco*, la peseta* y el euro*.múltiplos* de dos, cinco, diez, veinte, En España, en el sistema de la pese-cuarenta y cincuenta centavos. Durante ta, tuvo múltiplos* de dos, cinco, diez,ciertos períodos, fue la unidad moneta- quince, veinte, veinticinco y cincuentaria en Argentina, Brasil y Angola. céntimos. Anteriormente, en el sigloRef.: Mateu (1946: Voz centavo); Amandry (2001: XIX, con las reformas sucesivas del sis-Voz centavo) tema monetario realizadas en época de Isabel II, hubo céntimos de escudo* yCentén céntimos de real*.V. Cien escudos Ref.: Mateu (1946: Voz céntimo); Amandry (2001: Voces centime; centimo)CentenionalisUno de los nombres que aparecen cita- Céntimo de escudodos en las fuentes escritas (centeniona- Moneda* española de cobre*, centési-lis nummus, centenionalis communis) ma parte del escudo (3)* de Isabel II,para las monedas* romanas de vellón* vigente entre 1864 y 1868. Tuvo múl- 47del Bajo Imperio, sin que se sepa con tiplos* de dos y medio, cinco, diez,seguridad a qué piezas de las conoci- veinte y cuarenta céntimos de escudo,das en la actualidad corresponden. Para y divisores* de medio céntimo de es-centenionalis hay varias propuestas, cudo* y veinticinco milésimas de es-entre ellas que sea sinónimo de pe- cudo*.cunia maiorina*, que se refiera a las Ref.: Mateu (1946: Voz céntimo de escudo)piezas acuñadas en el último períododel reinado de Constantino (a partir de Céntimo de euro318), o que responda a distintos valores Moneda fraccionaria* de la Unión Eu-de la segunda mitad del siglo IV. Dado ropea, el Principado de Mónaco, la Re-que las denominaciones podían perma- pública de San Marino y el Estado denecer en uso durante mucho tiempo, es la Ciudad del Vaticano, en vigor desdeposible que un mismo nombre se apli- el 1 de enero de 1999, equivalente a lacara a diferentes monedas en distintos centésima parte del euro*.momentos.Ref.: RIC (VIII: 60; X: 18-19); Carson (1990: Céntimo de real239-140); Amandry (2001: Voces centenionalis;maiorina) Moneda* castellana de cobre*, centésima parte del real (2)* de Isabel II, vigente en-Centésimo tre 1848 y 1864. Tuvo múltiplos* de cinco,Moneda fraccionaria* contemporánea diez y veinticinco céntimos de real.de diversos países, equivalente a la Ref.: Mateu (1946: Voz céntimo de real)

×