Curso oratoria

2,004 views
1,817 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,004
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
55
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Curso oratoria

  1. 1. Capítulo I INTRODUCCIÓN PRELIMINAR El movimiento Teosófico necesita hombres y mujeres entrenados, idóneos ydeseosos de hacer labor pública de exposición. Esa labor deben hacerla nuestrosestudiantes que residen año tras año en una misma localidad y se ven obligados porese hecho a extender y variar sus estudios. Cuando los trabajadores teosóficos de unaciudad dicen “estamos maniatados aquí porque no tenemos conferencistas”, parecenindicar que por un capricho de los dioses se les ha negado un talento especial y pococomún. Pero lo que en realidad están manifestando, para quien sabe, es que handescuidado sus propios poderes latentes, por indolencia o timidez, o demasiado amorpropio. Un orador no es un don de los dioses. Es un trabajador entrenado ydisciplinado que tuvo el valor de someterse a un breve aprendizaje. La mayoría denuestros miembros son oradores en embrión y muy próximos a salir a la luz con sóloque lo supieran. Las cualidades que los trajeron al Movimiento Teosófico son lasmismas cualidades que los capacitarán para hacer trabajo adecuado en la plataforma,si aceptan la disciplina del orador y el karma del orador. Una vez que lo hagan, seabrirá para ellos un nuevo ciclo, un nuevo hábito de estudio y un nuevo valor que eslo que más necesitamos. Si les ha faltado ese valor, creo que no es porque hayan tenido miedo de sostenersus opiniones, y hasta sufrir por ellas, sino que por falta de habilidad para expresarlaslo han hecho en forma débil e incierta. Se han perdido de mucho de lo que laTeosofía les ofrece. Antes de que se termine este curso espero que Uds., como grupo,vean lo que quiero indicar. “La enseñanza es para el preceptor y lo beneficia más a élmismo”. Si Ud. tiene la voluntad de someterse al entrenamiento que le ofrezco, no seelimine en la primera etapa diciendo con una sonrisa tonta. “Eh, nunca podré ser unbuen orador”. Ud. ES un orador, con impedimentos que este curso está preparado
  2. 2. para quitarle. No le estoy ofreciendo una esperanza, le estoy ofreciendo unprocedimiento probado que ha cumplido su cometido antes y volverá a cumplirlo, nomeramente si Ud. es brillante, sino si Ud. es sincero y consciente y razonablementesufrido. Difiere de todos los demás cursos de oratoria en que está basado en supuestosocultos. Otros cursos se basan en el supuesto de que la oratoria es como un adornopara cosérselo o imponérselo a Ud. Este curso está basado en la certeza de que Ud. esun orador potencialmente, que sus poderes son mucho más grandes de lo que Ud. seda cuenta, y que lo que Ud. más necesita es retirar ciertas barreras. Nunca sucede queUd. tiene demasiado poco de las cosas que sirven; lo que pasa es que tiene mucho delas cosas que pueden perjudicar. Estas barreras sólo pueden ser retiradas en su debido orden. Son físicas, morales ymentales y hay que tratarlas en este orden. Las barreras físicas son las menos resistentes. Hay diez probabilidades contra unade que Ud. se para incorrectamente y de una manera que dificulta el equilibrio. Haymás de diez contra una de que Ud. nunca ha prendido a respirar como debe hacerloun orador. Probablemente respira de un modo que arruinaría el mejor discurso jamásplaneado. Es casi seguro que a menos que Ud. haya tenido entrenamiento comoorador o actor (no como cantor), su voz estorbará la fluidez de pensamientos que unorador necesita. Ud. cree que esas interrupciones en el pensar son fallas de su mente.Se deben a fallas de la voz. Ud. hace cosas con su voz que echarían a perder elequilibrio de un sabio. Mientras no se retiren esas presiones, no puede haber fluidez.La técnica para eliminarlas puede aprenderla Ud. en una hora, y adquirir el hábitocorrecto en un mes de ejercicios breves. Vienen luego las obstrucciones morales, y será más fácil tratarlas a medida que lasdificultades físicas desaparecen. Una de ellas es aquella modestia de que muchos nosjactamos, pero de la que nos preciaríamos menos si nos diéramos cuenta de que no essino vanidad invertida. Es un temor de que la gente descubra que no somos tancapaces como les hemos hecho creer que somos, un temor de que compartan nuestras 2
  3. 3. sospechas acerca de nuestra incapacidad. Esto no es sino un pobre fantasma, pero noshace temblar las rodillas a la mayoría de nosotros. Cuando Ud. haya aprendido atener sus rodillas de modo que no tiemblen, habrá curado la mitad de esta dolencia.Cuando haya sentido el primer toque del poder que envuelve a un orador y se hayadado cuenta de que Ud. es mucho mejor de lo que jamás creyera, la curación estarácompleta. Podrá haber pequeños estremecimientos de nerviosismo cada vez que habledurante el resto de su vida, pero sabrá Ud. cómo tratarlos con prontitud y efectividad. Aquel espantajo común del novicio de que alguien entre el auditorio conoce eltema mejor que él se resuelve por el simple expediente de escoger temas que elorador sabe que nadie conoce mejor que él en muchas millas a la redonda. Puedeparecer un recurso cobarde, pero allana una seria barrera y resulta más provechosopara el orador y los oyentes. Un tercer obstáculo es la pereza, y la mayoría de losfracasos son culpa suya, no importa cuántas bellas excusas se invente uno. Hay otro impedimento moral, el más peligroso de todos porque inhibe el trabajode muchísimos de nuestros miembros mejor equipados. Es el sentimiento desuperioridad que no les deja seguir gustosos la rutina de un grupo. Lo considerandemasiado infantil o tonto o elemental para ellos. Si hay alguno entre Uds. que porhaber ocupado muchas veces la plataforma considere este curso con tales reservas porsentirse demasiado grande para él, olvídese de su superioridad y empiece de nuevo.Reservas, críticas y objeciones no hacen sino enturbiar el trabajo para los demás. Elque sea superior lo demostrará en el trabajo a medida que adelante este curso. Los esgrimistas acostumbran a hacer unos ejercicios de flexibilidad y ajuste antesde todo encuentro. Aún los más hábiles se alegran de practicar con novicios paracorregir defectos inconsciente de posición, etc. De modo que si Ud. se creedemasiado bueno para practicar, mejor sería que abandone este curso calladamente;no le sacaría ningún provecho, y si cohibiría a los principiantes con su presencia.Después de dar más de dos mil conferencias, el autor de este curso todavía goza ysaca provecho en ejercitarse. 3
  4. 4. El líder de su grupo no es el instructor de Ud.. Lo es el curso mismo. Su líder es elcoordinador, y para que el curso marche bien todos deben obedecerle, tal como unactor, por célebre que sea, obedece a la persona que dirige los ensayos o lapresentación. En cuanto a las barreras mentales, yo no les doy beligerancia. El mal no está ennuestras mentes. Sino en las tretas que nuestras emociones les juegan. Un granhombre no es un hombre de mentalidad brillante, sino un hombre disciplinado. Enotras cosas puede que tenga sus vicios, pero en el trabajo en el que es grandedemuestra una austeridad asombrosa. Obra con tantísima soltura porque no tienecomplejos emocionales que lo bloqueen. Y así espero que cada uno de Uds. hallaráque su mente es tan buena como la de su erudito vecino, excepto que él hadesbrozado ciertos pasajes que Ud. todavía no ha limpiado. Tal vez Ud. no estudia lo suficiente. Pero el estudiar es un hábito que se vaacentuando a medida de su necesidad. Dar conferencias creará esa necesidad. QuizáUd. no recuerda con facilidad. Pero la memoria es cosa pequeña que puede Ud.obtener con pequeño esfuerzo. La mala memoria es el resultado del ajetreo, de pasarpor alto lo esencial por estar buscando ansiosamente los detalles. Si el estudiante seconcentra en las cosas esenciales y principales, sus pensamientos seguirán una ilaciónordenada y su memoria no le fallará. Más adelante trataremos bien este punto. Estasson todas las barreras mentales que conozco, y creo que principalmente son de ordenmoral. Estas instrucciones seguirán este orden: 6 -- Arreglo del material. 1 -- Preliminares. 2 -- Postura. 7 -- Improvisación. 3 -- Voz. 8 -- Integración con el auditorio. 4 -- Teoría de la expresión. 9 -- Uso de las palabras. 5 -- Elaboración del material. 10 -- Semilla. 4
  5. 5. 11 -- Rotación de temas y métodode practicar.12 -- Conclusión y lista de temas. El grupo más práctico consistirá en no menos de seis miembros y no más de doce.Menos de seis significa desperdicio de energía, si bien dos o tres estudiantes resueltosy esforzados pueden contrarrestar esa desventaja. Más de doce significa que habráque destinar más tiempo para que todos puedan trabajar con suficiente frecuencia. El líder del grupo es, como ya indiqué, su coordinador, y se le debe escoger por suhabilidad para mantener una ruta definida, más que por su habilidad para enseñar. El grupo debe reunirse una vez por semana y siempre el mismo día. Se debeinsistir en la asistencia con puntualidad. Como ocurre en toda labor oculta, sepresentarán toda clase de dificultades inesperadas para alejar a los miembros, pero elestudiante meritorio las superará. La sesión debe ser de dos horas. Son docecapítulos, uno para cada dos semanas, o sea dos sesiones para cada capítulo.Este debe leerse en voz alta al comienzo de cada sesión, de preferencia dos veces.Muy pocas personas pueden asimilar un capítulo de esta clase en una sola lectura. Elresto del tiempo se dedicará a la práctica. Cada instrucción o capítulo consiste en: 1 -- Una sesión teórica. 2 -- El ejercicio para la sesión en curso. 3 -- El ejercicio para la sesión complementaria. 4 -- Los ejercicios diarios o tarea preparatoria para hacerse en casa. Los ejercicios son breves al principio y van alargándose hasta una media horadiaria. Para sacar mejor provecho del curso, el buen estudiante los ejecutará en elorden en que se den. Claro que Ud. puede seguir el curso como quiera. Puede tomar un capítulo porsemana o sorbérselos todos en una sola tarde, o uno una tarde y el siguiente a los diez 5
  6. 6. días. Eso es cuestión suya. Pero la experiencia nos ha demostrado la importancia delritmo que he señalado. Es suficientemente rápido para los estudiantes más brillantes,y no demasiado rápido para los tardos. Lo mejor que sacará Ud. del curso no seráinformación sino potencialidad para trabajar. Por 50 cts. puede Ud. adquirir toda lainformación que desee. Pero los hábitos no se adquieren sino trabajando. Y recuerde también, que todo asunto que yo trate en cualquier momento no tienenecesariamente que ser de interés para todos. Cada estudiante tiene sus propiasdeficiencias, pero ninguno, por fortuna, tiene todas las que mencionaré. Si encuentraUd. que trato de alguna que no le preocupe, tanto mejor, déjela a los que puedannecesitarla. Pero asegúrese bien de que no es que Ud. se esté súper valuandoindebidamente.EJERCICIO PARA LA PRIMERA SESIÓN El primer ejercicio necesario es la respiración abdominal. Muchos piensan querespirar no es sino tomar aire y nada más. En realidad lo que hacemos es ensancharun espacio en los pulmones y el aire fluye a llenarlo. Pruebe. Para respiraradecuadamente hay que abrir un espacio mucho más amplio en los pulmones: esto sehace con los músculos del abdomen, forzando hacia abajo el diafragma que separa eltórax del abdomen, y así forzando éste hacia fuera. Haga una inhalación larga yprofunda; sienta que el aire expande el abdomen, como si el aire lo hiciera ensanchar.Lo que en realidad sucede es que la expansión hace que el aire entre. Examine concuidado este procedimiento y verá que el respirar profundamente se hace automáticosi Ud. fija la mente en el movimiento muscular. El pulmón se asemeja a un conocuya base es el diafragma y cuyo ápice es la garganta. Para respirar ensanchamosla base de ese cono. Hay que corregir el hábito de ensanchar la cavidad pulmonarlevantando los hombros. 6
  7. 7. Ahora los estudiantes se pondrán de pié, en línea, y respirarán juntos,dirigidos por el coordinador. Primero expulsen todo el aire de los pulmones.Luego inhalen. Una inhalación larga, sin ruido, por las narices, durante diezsegundos; luego una exhalación por la boca, en otros diez segundos. Fijen lamente en la contracción y expansión muscular. Eso es lo que importa; larespiración viene sola. Vean que flexible y potente es su espacio pulmonar –ocómo puede llegar a ser así. Hagan cinco respiraciones y descansen. Luego otras cinco más vigorosas ydescansen. Ahora observen lo que ha sucedido con su voz; es más llena, redonda yfuerte. Probablemente notarán otros efectos benéficos en este ejercicio. Larespiración obra sobre el sistema glandular. Promueve la salivación y activa lasglándulas suprarrenales y adrenales, tan importantes para la salud. Unas pocasrespiraciones corregirán la indigestión o curarán una jaqueca. Unas pocasrespiraciones profundas aquietarán los nervios antes de una conferencia ytranquilizarán la naturaleza animal. Al principio pueden sentir un ligero mareo, peroes porque no han estado acostumbrados a respirar correctamente. Recuerden que desde el punto de vista oculto cada uno de nosotros no es sino unaliento, una energía que circula por esta envoltura corporal. Cuando respiren así,piensen que Uds. son esa corriente que circula por el cuerpo y que el cuerpo no essino el vehículo para esa corriente. Sentirán una curiosa ligereza, una superioridadsobre su cuerpo, una capacidad de usar el cuerpo para lo que quieran en vez de seresclavos de él. Serán capaces de enfocarse en cualquier parte del cuerpo a voluntad, ode situarse en un punto por encima de él. Este es el primer paso hacia el poder. Enesto no hay ninguna treta peligrosa de Hata Yoga, ni de pranayama, ni cosas porel estilo. Es simplemente una manera profunda y sana de respirar, y el efecto deligereza es perfectamente normal. Es un recurso para controlarnos y acabar con laesclavitud nerviosa de esos sesenta u ochenta kilos de carne y huesos que creemosser. 7
  8. 8. El líder debe ver ahora uno por uno a los miembros y ver que esténensanchando bien los pulmones sin levantar los hombros; y con esto dar porconcluida la sesión. Si les parece corta, no se afanen, que más adelante seráncompletas.TAREA DIARIA PARA LA PRIMERA SEMANA Dedicar cinco minutos diarios a la respiración diafragmática, manteniendo lamente en el hecho de que la acción muscular permite la inhalación y también efectúala exhalación. También mantenga la mente en la idea de que el Ego mismo es unacorriente y se desliza sobre el flujo y reflujo del aliento. La importancia de eso severá más adelante. El último minuto dedíquese a limpiar vigorosamente lospulmones, respirando profundamente, diez segundos para inhalar y diez para exhalar.Obtendrá mayor provecho de este ejercicio si coloca los puños firmemente contra suscostados al nivel de las costillas inferiores, y hace el ejercicio ante un espejo. Sesorprenderá en pocos días de ver la flexibilidad que ha adquirido la estructura inferiorde las costillas.EJERCICIO PARA LA SESION COMPLEMENTARIA La segunda treta de la respiración es la respiración nasal adecuada. Las mayoresdificultades para el orador novel provienen de la inhalación incorrecta. Causanerviosidad, pensamiento confuso, y, lo que es peor, esa calamidad del orador, laboca seca, que algunos atribuyen a nerviosidad, pero no hay tal. Por ignoranciarespiran incorrectamente, y esto seca la boca, y la boca seca agrava su nerviosidad. Elremedio común para aliviar esta sequedad ha sido el de tomar sorbos de agua aintervalos; pero esto, a más de ser poco bien visto, es más temible para el novicio queel mal que intenta curar. 8
  9. 9. El remedio adecuado es la salivación natural. La saliva no fluye libremente a laboca sino cuando uno respira por la nariz. Es muy escasa cuando se respira por laboca. Pero durante una conversación rápida y sostenida es necesario tomar aire muyfrecuentemente en breves tragos. Sin embargo, uno no puede detenerse para cerrar la boca e inhalar ruidosamentepor la nariz cada vez. Lo que tiene que aprender es la treta de los oradores, de inhalarsilenciosamente por la nariz sin cerrar la boca. Ensaye y verá que hay dos maneras deinhalar por la nariz. Pruebe primero la incorrecta. Cierre la boca y aspire como oliendo algo.Sentirá el frío del aire al entrar por su nariz. Ahora pruebe el modo correcto.Tenga la boca ligeramente abierta. Oprima la parte posterior de la lenguacontra el paladar como si fuera a decir “que”. Ahora respire de modo que sientala entrada fría de aire en el extremo interno del conducto nasal o parte posteriorde las ventanas de la nariz. Al hacerlo así tendrá la sensación metálica bajo loslados de la lengua que señala el fluir de las glándulas salivales. Este es el antiguo secreto de los oradores, por el cual se pagaba tanto en untiempo. Y este es el modo de aspirar que tiene Ud. que aprender, hasta hacerlohabitual cuando lee o habla. Debe aprender a aspirar de este modo mientras habla, apequeños tragos, dejando las aspiraciones profundas para las pausas solemnes. VeráUd. al adelantar en este curso que el hablar requiere respirar mucho másfrecuentemente de lo que ha acostumbrado a hacer, con el fin de mantener la presiónnecesaria para darle potencia a la voz. Hay otra treta para humedecer la boca; para emplearla sólo en una emergencia. Esla que usan los cantantes durante un reposo en el canto. Consiste en bostezar con laboca cerrada. Provoca salivación de las glándulas anteriores. Aprovéchelo cuandohaya olvidado por largo rato el otro método y se encuentre con la boca seca. Ahora, que toda la clase ensaye este método de respiración nasal. Cada uno,por turnos, lea un corto pasaje de un libro, y, sin cerrar los labios, levante laparte posterior de la lengua y tome una bocanada de aire a cada pocas palabras. 9
  10. 10. Sin ruido. Verán que es cuestión de la VOLUNTAD como respira uno. Lo de lasílaba “que” es apenas para comenzar, mientras la respiración correcta se hacehabitual. Todo esto parece trivial pero es muy importante. Es el principio del tratamientopara acabar con la nerviosidad y adquirir equilibrio en la plataforma.TAREA DIARIA PARA LA SEMANA COMPLEMENTARIA Continuar con la respiración diafragmática por 5 minutos diarios. Hágalo encualquier momento del día, cuando se acuerde. Dedique otros 5 minutos a lainhalación nasal con la boca entreabierta. Después tome un libro y lea en voz altatratando de inhalar de esta misma manera. No puedo concluir este capítulo sin recalcar otra vez sobre la importancia de larespiración correcta, no sólo para dar conferencias sino para la salud misma. Muchosse enferman por falta de cuidado del conducto nasal. Aspirar por la boca no es sano.Sólo la respiración nasal energiza, activa las glándulas y da poder, porque la nariztiene los medios para extraer prana del aire. Las ventanas de la nariz deben abrir bien,y pueden beneficiarse por el ejercicio como cualquiera otra parte del cuerpo. Si Ud.desea hacerlo, irrigue los pasajes con una solución salina suave, usando unatomizador si quiere. Luego masajee los lados de la nariz con los dedos. Además demejorar la salud con este tratamiento, constituirá la base para respirar eficientemente,lo cual a su vez es la base para hablar eficientemente. 10
  11. 11. RECUERDE QUE:Somos oradores potenciales con impedimentos.Nuestra tarea es quitar impedimentos. Postura incorrecta. Físicas Mala respiración. Fallas de la voz (estorban la fluidez depensamientos). Nerviosidad. Falsa modestia (vanidad invertida). Temor de que en el público conozcan el tema mejorqueBARRERAS Morales nosotros. Pereza. Complejo de suficiencia o superioridad. No darles beligerancia (somos suficientementecapaces). El mal no está en nuestras mentes sino en las tretasque nuestras emociones les juegan. Mentales Falta de disciplina. Estudio insuficiente. Mala memoria (concentrarse en las cosasesenciales y 11
  12. 12. principales) . 12
  13. 13. Capitulo II POSTURA Ya que hemos comenzado con la respiración, que es la primera necesidad paraun orador, y que hemos indicado algunos ejercicios que el estudiante hará bien encontinuarlos durante el curso, si tiene el propósito y la paciencia necesaria, nuestrosiguiente paso tiene que ver con el control muscular. Las primeras dificultades del novicio en oratoria son como la indigestión, fácilde curar, si uno sabe qué se la produjo. Pero con frecuencia sucede que uno hacomido varias cosas, cualquiera de las cuales pudo haber causado la molestia. Así enla oratoria hay tres cosas que pueden dificultar la expresión y a veces hacerla casiimposible. Son: Mala respiración, mala postura y movimiento, y mala inflexión de lavoz. Las tres cuartas partes de todos los fracasos se deben a una u otra de ellas. El viejo consejo de los sargentos en el ejército, sobre la postura, era meter laquijada y el abdomen, sacar el pecho, y ponerse de pie. Con sólo hacer esto una vezveremos que es tan artificial como una camisa de fuerza, y casi tan incómodo: haytres cosas rígidas donde debiera haber libertad perfecta. La regla respectiva del actor y del bailarín es simple y natural: Levante lacoronilla de la cabeza como tratando de tocar un objeto que está encima de ella. Tanpronto haga Ud. esto, su cuerpo entero quedará bien colocado, como sucede, con unamarioneta cuando la levantamos de sus cuerdas. La quijada queda donde el sargentola quiere pero sin que uno tenga que meterla, el pecho queda fuera, y el estirón sobrelos músculos abdominales coloca el abdomen en su verdadero sitio. Pero lo más notable y lo más útil para Ud. como orador es el cambio desensación respecto a los brazos y piernas. Las manos, que siempre son un estorbopara el que no sabe pararse bien, parece que hubieran desaparecido. El foco de laatención que nos hacía sentirlas como un peso muerto de carne y hueso, se hatransferido al brazo, cerca al hombro, y las manos cuelgan ligeramente y sin estorbar 13
  14. 14. a lado y lado. Pruébenlo, cada uno de Uds. Nunca se habrían supuesto que la posicióncolgante de sus brazos es tan atrás como lo es ahora. Lo mismo, cuando den un paso,el foco de la atención de las piernas se habrá trasladado de las pantorrillas a losmuslos y caderas, y las extremidades inferiores y los pies se sentirán ligeros. Alcaminar no arrastrarán los pies, ni los botarán adelante, sino que los moveránlibremente. Esa es la manera como debemos estar de pie siempre, y después de un pequeñoesfuerzo y pensar un poquito sobre ella, esa posición se volverá no sólo habitual sinomuy cómoda. Amplía el espacio pulmonar, promueve la actividad en el tractointestinal, y hace fáciles y vigorosos los movimientos. Voy a agregar un poco de estoa las tareas diarias sucesivas. Uds. pueden hacerlo o no, como gusten; pero no meculpen si ven que las manos y los pies les estorban en sus conferencias, y si lospreocupan temblores tontos de su cuerpo mientras su mente debe estar concentradaen su tema. El punto siguiente es el caminar. Claro que en una conferencia no tienen queandar, pero por lo menos pueden querer moverse de un lado a otro de la mesa, o alfrente a recibir un ramo o atrás a escapar de un ladrillo. El arte de caminar implica, primero que todo, el de ponerse bien de pie. Nuncadeben descansar igualmente sobre ambos pies a la vez, sino siempre poner el mayorpeso en uno. Con el otro se guarda el equilibrio. Este último se deja quietamentesobre el suelo, usándolo para equilibrarse, y en cierto sentido, para tantear el camino,como si dijéramos. Supóngase que está Ud. de pie, con los pies juntos al ángulo acostumbrado de45 grados, y quiere dar un paso adelante; entonces adelanta el pie equilibrante unos15 centímetros, coloca su peso sobre él, y da el paso. Si quiere retroceder, mueve elpie equilibrante unos 15 cm. y traslada su peso a él; y entonces se mueve suavementey sin esfuerzo. Pero si tiene el peso cargado sobre ambos pies y quiere moverse, tieneque aligerar uno y levantarlo con un movimiento como el de un animal sacando elcasco de entre el barro. 14
  15. 15. Estas son las dos cosas fundamentales: Posición correcta y facilidad demovimientos de un lugar a otro. Quizá algunos de Uds. las han practicado durantelargo tiempo, y en tal caso han adelantado mucho en el camino de mantenersecómodamente en la plataforma. Si no, son fáciles de adquirir, pero tendrán quepracticarlas en su casa, en su trabajo, y en todas partes. Pero no acumulen todo estoen sus ejercicios aquí durante la clase. Sino practíquenlas en sus ratos libres, hastaque se les vuelvan habituales. Son normas que hay que esforzarse por lograr, y sin lascuales nunca se sentirán cómodos en la plataforma. Son tan sencillas de aprender, ytan remuneradoras, que el estudiante prudente las adquirirá. Hay otra cosa necesaria sobre la cual sí voy a insistir durante todos sus ejerciciosen las clases. Se la llama “conectarse a tierra”, y es la mayor protección contra elnerviosismo. Y desde el comienzo mismo deben practicarse en todos sus ejercicios delectura y oratoria durante estas clases. Consiste en “sentir” su peso en la pierna sobre la cual se afirma, y “sentir” queagarra el piso con ese pie. Esto tiene dos grandes virtudes para Ud.. Evita el temblornervioso de las piernas, que reacciona tan destructivamente sobre sus pensamientos, ytambién da poder a su voz. Lo vuelve a Ud. como un diapasón enterrado. Si golpeoun diapasón y lo dejo vibrar en el aire, da un débil “ping...” . Si asiento su basefirmemente sobre la mesa, el sonido se hace lleno y penetrante y su tono más claro.Dos cosas han sucedido. La una es que la vibración se ha transferido al extremoprincipal del diapasón donde se produce el sonido, y el tono se ha purificadolibrándose de notas secundarias. La otra es que la mesa se ha convertido en una placaresonante que amplifica el volumen del tono. De ambas cosas necesitamos, no sólo por bien del auditorio sino por el bien delorador mismo, pues le dan confianza y disminuyen el esfuerzo que tiene que hacer.No tiene entonces que luchar para hacerse oír. Cuando “siente” su peso en la pierna firme, y “siente” su pie seguro en el piso, noha aumentado de peso, claro está. Lo que ha hecho es fortalecer su pierna por tensiónmuscular, de modo que ya no le tiembla como temblaba el vástago del diapasón en el 15
  16. 16. aire, sino que se ha convertido en un pilar firme que concentra la vibración de su vozen la parte superior de su cuerpo. Más adelante lo probaremos. Es cuestión de experiencia entre instructores de oratoria y elocución que nueve decada diez principiantes descansan muy levemente sobre sus pies, y sus palabrassuenan, por lo tanto, sin fuerza y sin alma. Es por esta razón que al principiante se leenseña a “hacer buen contacto” como medio para tener confianza, y descubrirá que lamejor manera de hacerlo es atesando los músculos de la pierna desde la cintura haciaabajo y, manteniéndolos así la mayor parte del tiempo. Al principio será un pocopesado para los músculos y el novicio descansará según lo necesite. Pero en el cursode su práctica, adquirirá inevitablemente aquel ardid de los oradores de usar unatensión de la pierna en que se afirma para darle énfasis o vigor a lo que está diciendo. Esto suena gracioso pero no lo es. Uds. tal vez creen que cuando la voz de unorador suena resonante está él sobrecogido de gran emoción. Puede que algunos loestén, pero no los buenos oradores o actores. Ellos son artistas, y para ser buen artistadebe uno saber controlarse. El que se deja dominar por sus emociones farfullarácomo un idiota. El buen orador domina su cuerpo a todo momento. Transmite sussentimientos por medio del control muscular directo. Se cuenta que el gran actorTalma, cuando se representaba Hamlet, estaba entre bastidores hablando de las cosasmás triviales hasta que llegaba su momento de actuar. Entonces, repentinamenteentraba en acción, y en un tono que conmovía al auditorio pronunciaba sus frases.¿Cautivado por una gran emoción? No. Su cuerpo estaba cautivo de una granvoluntad, y antes de pronunciar sus primeras palabras le imponía las tensionesmusculares correspondientes a la emoción que tenía que representar. Si le hubieratocado vivir todas las emociones de sus papeles, habría ido a dar a un manicomioantes de un año. He aquí cómo lo decía Delsarte: “La acción muscular es resultado de la voluntad yprecede y da calidad al sonido que Ud. desea emitir”. Lo probaba de muchos modos.Veamos uno. Deje colgar suelta su mano y diga, “Cierre la puerta”. Ahora átese unpoco los músculos de la palma y diga. “Cierre la puerta”. ¿Observa la diferencia en la 16
  17. 17. calidad de su voz? Ahora ponga tensa la mano como una garra, con toda la fuerza quepueda, y dígalo otra vez. Póngase de pie con ambas manos tensas, afirme los pies enel suelo con todo el peso que pueda darles, y vuelva a decirlo. Su tono será de irahorrible e implacable. Pero Ud. no está furioso. Simplemente está atesando losmúsculos como lo haría un hombre iracundo. Posiblemente Ud. no necesitará jamás toda la gama de emociones representadasque un actor utiliza, ni las de un orador florido tampoco; pero si necesitará saber lateoría de esto, y debe aprender a aplicar esa teoría a sus necesidades como orador. Su primera necesidad, entonces, es fortaleza, y confianza en su fortaleza, para locual debe aprender a pararse vigorosamente sobre el piso. Los músculos de su pie,pierna y cadera deben estar tensos, y la parte superior de su cuerpo flexible y capazde movimiento en todas direcciones. Esto es difícil al principio, y lo probable es queuno se sienta todo rígido. Una vez que se haya suprimido esa tembladera de las piernas y se haya convertidoen un pilar seguro con una voz más llena, se sentirá más feliz que nunca en unaplataforma, y esa nueva confianza le dará más libertad para decir lo que piensa. Esaconfianza es la que estamos tratando de adquirir trabajando. Verá Ud. que le sobran cosas que decir si logra aquietar lo que le ha impedidodecirlas. Si su cuerpo está flojo, como una jalea, será una continua barrera para Ud.,lleno de automatismos incontrolados y de distorsiones tontas e inefectivas. Si Ud. lodomina se convierte en una caja de resonancia perfectamente diseñada para su voz.Hay tanta oportunidad de sacarle bellas palabras a un vehículo físico flojo, como desacarle buena música a un violín despegado. Una palabra acerca de su calzado, que no la necesitarán los hombres y algunasmujeres tampoco. Ud. no puede hacer buena labor ahora con tacones altos.Posiblemente más adelante, aunque lo dudo. Use calzado amplio, natural, de tacónbajo, de modo que pueda colocar las suelas bien sobre el piso.EJERCICIO PARA LA PRIMERA SESIÓN 17
  18. 18. Quiero que lean esta noche, en parte por el beneficio de la práctica misma de leer,pero más que nada para que ensayen algunas de las cosas de que he hablado. Primero,cado uno de Uds. ensaye a pararse como he dicho y vea si es así. Vea si el cuerpo semantiene en línea. Claro que no tendrán Uds. que seguir por el resto de sus vidaspensando en un objeto imaginario sobre sus cabezas. Ese no es sino el medio deadquirir la posición correcta al principio, y para probar de vez en cuando si su cuerpose conserva erecto o no. Vea también lo que digo acerca de pasar el foco de atencióndel antebrazo al brazo superior. ¿Dejan de estorbarles los brazos? , ¿Y los pies?. Con el caminar también pueden experimentar ahora un poco para ver si lo hacencon facilidad, pero la práctica de esto, lo mismo que la de mantenerse en pie, es cosaque tendrán que hacerla fuera de la clase. Ahora veamos la lectura. Supongo que tendrán Uds. una especie de atril o mueblepara sus conferencias, y que es sólido. Si no lo tienen les recomiendo que consiganuno, de unos 40 cms. en cuadro, 1,10 mts. de alto en el frente y 10 cms. más de altoatrás para que la tapa sea inclinada. Con 4 patas firmes. Esta mesa-atril debe usarsecon discreción. No es para recargarse en ella, sino para colocar sus notas, y Uds.pueden, si quieren, descansar un brazo sobre ella, o agarrarla con la mano para lastensiones musculares de que hablé. En ningún caso vayan a reclinarse contra estemueble de medio lado. Y menos aún colocarse tras él y doblarse sobre élembutiéndoselo en su tórax inferior. Ese mueble es su base de operaciones. Es su casa, un lugar de reposo, y el mejorplan al principio es aprender a estar firmes al lado de él con un brazo sobre él, yacostumbrarse a guardar esta postura durante toda la conferencia. Cuando Ud. ganeen bravura y quiera aventurarse un poquito, puede alejarse de él con la confianza deque tiene un sitio seguro a donde ir si se ve en dificultades. Les recuerdo que estas noson chanzas, sino cosas de enorme importancia para el principiante. 18
  19. 19. Ahora, que el líder consiga un libro y pida a cada miembro del grupo que leauna media página. Cualquier libro sirve, pues lo que importa no es el tema sinoestablecer comodidad y confianza. Coloque el pupitre cerca de los oyentes, yhaga que esta lectura sea en tono de conversación. Que cada lector se ponga depie detrás del pupitre pero sin tocarlo. Que lea una frase con el cuerpo suelto, sinninguna de las tensiones de que hablé. Ahora que lea otra frase atesandogradualmente los músculos de la pierna –todos los músculos, pie, pierna, muslo ycadera—y plantándose con firmeza. ¿Ve Ud. como la voz se afirma y redondea?.Ahora, que ponga una mano sobre el pupitre agarrando firmemente el borde, yapoye el antebrazo con firmeza sobre la madera. ¿Aumenta el tono vocal? Ahoraque ensaye esto por experimento: que ponga los codos sobre el pupitre y apoye elmentón en las dos manos. Que lea. Verán Uds. que aumentando la toma a tierraaumenta el volumen del sonido. Claro que nadie habla así jamás, pero el efecto esinstructivo. Ese es el tono que puede uno obtener cuando asienta bien los pies ymantiene el cuerpo coordinado como lo estará dentro de unas pocas semanas. Que cada miembro haga esto mismo, no para mostrar si sabe leer bien, sino paraque se convenza de que pararse bien es un medio de sentir confianza y de elocucióndinámica.TAREA DIARIA PARA LA PRIMERA SEMANA Siga con las dos clases de respiración, la diafragmática por cuatro minutos conlavado de aire de los pulmones por un minuto, y la respiración nasal con los labiosentreabiertos, por cinco minutos. Practique la posición erecta y el caminar, por 5 minutos diarios, parafamiliarizarse con éste. Claro que la verdadera práctica de esto no será en esos 5minutos en la casa, sino en cualquier momento del día en que se acuerde. Ensáyelo alcaminar por la calle o en su trabajo. Cuando tenga que atravesar una salaacostúmbrese a comenzarlo con el pie equilibrante. Lo mismo al retroceder, y al darse 19
  20. 20. vuelta sin titubeos. Saque un pie al lado y de la vuelta con soltura. Planee sumovimiento antes de hacerlo. Al fin se volverá instintivo. El arte de caminareconomiza pasos y es muy provechoso. En la plataforma importa más de lo que lagente cree. Da confianza, y la confianza es la mitad de la batalla ganada.EJERCICIO PARA LA SESIÓN COMPLEMENTARIA Después de haber leído en alto todo este capítulo, dedíquese el resto de la sesión ala lectura como antes, y ojalá que cada miembro pueda hacerlo dos veces. Esta vezcolóquese el pupitre a un extremo de la sala y que todos los demás se sienten lo máslejos posible. Que esta sea la regla de la clase de ahora en adelante. Que el que lee ohable lo haga de modo que se le oiga en todo el salón, lenta y firmemente, yprocurando hacerlo como si estuviera improvisando. Cada uno imagine que alguno delos presentes ha estado argumentando con él sobre algo, y que el pasaje que estáleyendo resuelve completamente el argumento a favor suyo, convenciendo al otro,metiéndoselo en la cabeza. Haga que él lo comprenda a Ud. Más adelante necesitaráUd. hacerlo así cuando hable, y ahora puede usar la lectura como un camino parallegar a ese final. Un pequeño consejo aquí para los miembros excesivamente nerviosos. Traten deno pensar a qué hora les llega su turno. No piensen en esto hasta que los llamen.Déjense coger de sorpresa. Esta es una regla también para las conferencias en forma.Hay que preparar su conferencia hasta el último detalle. Luego no pensar más en ella,por cualquier modo posible, hasta que esté Ud. ya de pie para decirla. Si ensaya yrevisa y se afana y se agita, será como el corredor que empieza a tomar vuelo unkilómetro antes y está ya todo agotado cuando llega al punto de partida. El oradorque cruza el puente demasiado pronto está vencido al comenzar.TAREA DIARIA PARA LA SEGUNDA SEMANA 20
  21. 21. Continúe los 5 minutos diarios de ejercicios de respiración abdominal y lavadopulmonar. De pie ante un pupitre o una cómoda alta, lea en voz alta por diez minutosdiarios. Mientras lee, aspire por la nariz sin cerrar la boca. Mantenga una buena“tierra” y practique atesar los músculos de las piernas para dar énfasis cuando lonecesite la lectura. Escoja un libro que quiera estudiar. No hay nada que afirme tantoun libro en la mente como leerlo en voz alta así.RECUERDE: Mala respiraciónTres cosas que pueden Mala postura y movimientodificultar la expresión Mala inflexión de la voz Conectarse a tierra es la mayor protección contra el nerviosismo. Aprenda a pararse vigorosamente sobre el piso. Le sobrarán cosas que decir si logra aquietar lo que le ha impedidodecirlas. Cuando hable imagine que alguno de los presentes ha estadoargumentando con Ud. sobre algo, y que lo que Ud. dice resuelve completamente el argumento afavor suyo, convenciéndolo, metiéndoselo en la cabeza. Haga que él lo comprenda aUd. Prepara su conferencia con suficiente anticipación hasta el último detalle. Luego no piense más en ella hasta que esté Ud. de pie para decirla. No llegue agotado a la plataforma del conferenciante. Su lectura en voz alta hágala en tono de conversación, como si estuvieraimprovisando. 21
  22. 22. Capítulo III LA VOZ Llegamos ahora a la tercera de las cosas necesarias para hablar en público, y siUds. se han tomado el trabajo de seguir las dos primeras instrucciones sobre 22
  23. 23. respiración y postura les dará poca dificultad, aunque tendrán que esperar más por losresultados, porque una buena voz no se obtiene con tretas sino que se desarrollagradualmente. Sin embargo existen métodos simples para hacer su voz mucho más potente, esdecir, para libertar su voz natural actual de los impedimentos y malos hábitos quesufre. El fundamento del poder vocal es la reserva de aire en el depósito pulmonar,y ya les he indicado el medio de habituarse a mantener ese depósito lleno y bajocontrol a todo momento. Puede que Ud. no haya tenido buen éxito en establecer esehábito. Y puede que Ud. no se haya esforzado mucho para lograrlo. Si lo haconseguido, estará listo a aprovechar esta lección. Y si no, tal vez vea en esta lecciónpor qué debe empezar ahora a desarrollar ese hábito. La primera cosa que el poder vocal hace por nosotros es capacitarnos para seroídos fácilmente. Al llegar aquí algunos estudiantes me dejan. Dicen, “Yo puedo seroído en una sala del tamaño de las que puedo pretender usar. Eso es todo lo quequiero. Yo no iré a hablar nunca en un gran salón”. Y si esta fuera la razón principalpara desarrollar la voz, tendrían razón. Pero no lo es. La segunda cosa y seguro que la más importante, que el poder vocal confiere, essu efecto sobre el orador mismo. Su voz saca una vibración de todo su cuerpo, talcomo la vibración de una cuerda lo hace con el cuerpo de un violín. Si tiene un tonocorrectamente afinado y poderoso, aunque hable apenas en la voz baja adecuada parauna sala pequeña, la vibración que lleva a su cabeza y cuerpo va a darle confianza ymás fluidez de ideas. Si tiene una voz mal afinada de tono pobre, esto va aresquebrajar su confianza y destruir sus ilaciones mentales. Cuando un orador lucha por ganar tiempo y vacila, deteniéndose a veces porlargos intervalos a la caza de palabras que decir, la gente, y él mismo, piensa que sele agotaron las ideas. De ideas está bien. Pero con una nota discordante tras otra lasha dispersado en todas direcciones. Cuando un orador bisoño dice: “No encuentrodificultad para explicarle cosas a un amigo, pero otro es el cuento cuando estoy sobre 23
  24. 24. una plataforma. . .”, bien puede Ud. decirle que la culpa no es de la plataforma. Sinoque cuando Ud. levanta la voz sobre el tono confidencial que usa con un amigo, haceruidos tan horribles que transmiten la perturbación al tejido nervioso por donde suspensamientos pasan a la acción muscular de articularse. De modo que si no puedo yo persuadirlos a Uds. a desarrollar su voz por razonesde fraternidad y bondad hacia sus oyentes, quizá pueda persuadirlos de que unpequeño esfuerzo será del máximo valor para Uds. como coordinador de sus energíasy como aglutinador de su cuerpo en una unidad; como dador de confianza, y comoelemento que los libera de los desagradables choques internos que los hace titubear yhacer “jum” y “ah”, etc., y olvidar. Lo primero que cada uno de Uds. probablemente tendrá que hacer es bajar su tonoconversacional ordinario un medio todo. Esta es una regla artificial que se ofrece parapropósitos experimentales. Puede que no resulte con todos Uds., aunque en lamayoría producirá una mejoría inmediata. La tendencia de casi todos es entonar suvoz demasiado alto. Lo hacen por razones de pereza y falta de disposición a ejercitarlos músculos de la lengua, garganta y labios. Hablando en tono alto sueltan laspalabras con el esfuerzo mínimo. El primer efecto de hablar en un tono más bajo es que se articula con más claridad,y se corrigen costumbres que se han adquirido inconscientemente de juntar palabras opronunciarlas indebidamente. Usando un tono más bajo se dará Ud. cuentainmediatamente de esos defectos y procederá a corregirlos. El segundo resultado es el de hacerlo respirar con más cuidado. Es decir, loobligará a tener una presión más constante en la parte inferior de los pulmones, quees la que se necesita para hablar en un tono más elevado. La tercera ventaja es aún más importante: Bajando su tono un poquito, habrá dadoel primer paso para algo muy esencial en oratoria –LA CONCENTRACIÓN DELTONO AL PIE DEL NIVEL DE LA GARGANTA. La importancia de esto se verámejor después de alguna práctica. Al principio se siente una ligera desventaja en esto,pero al perseverar se nota que esta concentración de la voz nos da fuerza y confianza. 24
  25. 25. La razón de esto es que crea una vibración sobre el plexo detrás de la faringe. Estecentro nervioso es un cerebro secundario que gobierna el poder de la palabra. Tanimportante es esto que el orador con una voz bien colocada alcanza alturas que antesle eran imposibles. Este plexo es el centro oculto que corresponde a la palabra. Es elchakra Vishuddhi. Esto es algo que Ud. debe ensayar esta tarde y más adelante cuando empiece ahablar desde una plataforma. Requiere práctica para mantener la voz uniformementecolocada. Inevitablemente los tonos se treparán a la cabeza, especialmente cuandoquiere dar más énfasis a una palabra. Lo que tiene que aprender Ud. es a dar eseénfasis por una presión extra del aliento, y hacer que el tono se escapehorizontalmente en vez de verticalmente, por así decir. Ejemplo: “Por cuanto hicisteiscon la MAS PEQUEÑA de estas. . .” Si se le da énfasis al “más pequeña” elevando eltono al cráneo, se obtiene un tono destructivo que deja la mente en blanco por unmomento. Póngase un poco más de fuerza, y hágase escapar el tono lateralmente,como anchando la lengua. En ambos casos, el tono sale de la boca. Lo que hay quevigilar es la reverberación interior. Si se la deja subir a los centros de la cabeza, losentume. Si se la mantiene en el centro de la garganta, puede uno conservar todo suingenio. No se puede aprender todo lo relativo a Vishuddhi en un ensayo como éste. TieneUd. que practicar. Al principio le parecerá a Ud. algo difícil esta regla y que su voz esmonótona. Eso es una ilusión. Cuando haya aprendido a usar la cavidad pulmonarcomo un cono flexible, y haya dominado el arte de mantenerla llena y lista para usoconstante, poseerá Ud. una amplia gama de tonos para hablar, no para cantar.Aprenderá a dar colorido por otros medios que el de hacer recorrer a su voz todos lostonos de la escala, como lo ha estado haciendo. Esta dificultad es mayor para las mujeres. Muchas creen, erradamente, que la vozfemenina natural es atiplada o aflautada. Esa es una ilusión creada por generacionesde sopranos operáticas. La mejor voz femenina en oratoria tiene la calidad de untenor, y, bien entrenada, muestra ese timbre suave tan frecuente en las buenas 25
  26. 26. actrices. A medida que las estudiantes del grupo continúen leyendo y hablandodesarrollarán gradualmente este tono. Deben evitar que los tonos se suban a lacabeza, y esforzarse por mantenerlo en la garganta. Algunos se quejarán al principio de que su voz no va lejos. Pero esto no escuestión del tono. Es cuestión de potencia (la cual no es sino presión de aire), y dearticulación; y ambas cosas se gobiernan con la intención. Si pronuncia cada sonidocon la intención firme de que se le escuche hasta en la última hilera de asientos, seescuchará. Esa intención hace que uno pronuncie con más claridad y ponga másfuerza en el sonido. No necesariamente más volumen. Un buen actor puede susurrartan audiblemente como nosotros podemos gritar. Hay otra dificultad común. Es el desperdicio de aire en la articulación. La potenciade la voz la da la presión de aire en los pulmones. El respirar profundamente damayor presión. Pero no debe usarse tanto aire al hablar que se agote la reserva a cadapocas palabras. Hay que practicar el arte de conservar el aire y economizarlo. Elmejor medio de probar su capacidad en este sentido es muy antiguo y sencillo:Mantenga una vela encendida a 15 o 20 cmts. de su boca y recite lentamente; debepoder hacerlo sin hacer titilar la llama. Algunas palabras son fáciles, pero ciertasconsonantes tienden a hacernos desperdiciar el aliento, como por ejemplo la “j”. Peroaún estas pueden ser controladas a fuerza de práctica, como lo verán Uds. después deunos pocos momentos. Tras medio minuto de controlarlas y de hablar con cuidado, comenzarán Uds. asofocarse y tendrán que hacer alto para dejar salir el aliento y tomar una nuevabocanada. Entonces verán qué es lo que ha estado sucediendo. Demasiado perezosospara hacer dos operaciones a la vez, respirar y usar el aliento para producir la voz,han hecho de las dos una y han estado exhalando mientras hablan. Es decir, en vez detomar aire normalmente por la nariz, usando el que se necesita para la voz yexhalando luego el resto, exhalan todo con la corriente de sus palabras. Para salir de este error que se refleja en la pronunciación, tienen Uds. que fijar dossistemas, lo cual no es muy difícil, pero sí es esencial para tener un tono controlado 26
  27. 27. con toda la fuerza y el volumen necesarios. La mente cabalga sobre el aliento,como ya dije, y si no controlan el aliento no podrán controlar jamás la mente.Por tanto, en este capítulo les recomiendo especialmente estas dos cosas: elcentro Vishuddhi en la garganta, y la llama que no debe titilar. Cuando hayanaprendido a crear un tono rico y flexible que llena su garganta pero no trepa a sucabeza, y cuando puedan convertirlo en sonidos que salen con calma de su boca,tendrán Uds. una facilidad para expresar sus ideas, las cuales serán abundantes, o sino, no estarían Uds, en este movimiento Teosófico.EJERCICIO PARA LA PRIMERA SEMANA Que los estudiantes lean por turnos, 5 minutos cada uno, de un buen libro. Ellector a un extremo del salón, y los oyentes al otro extremo más lejano, que es comose hará de ahora en adelante en todas las prácticas. Esto hace no solamente que elorador extienda su voz, sino que no sienta molestia de hablarle a un auditoriodesperdigado. Esto es muy importante. Ahora, lo primero que quiero que cada uno haga es escuchar su propia voz.Coloque sus manos en forma de copa detrás de sus oídos, como una extensión deellos, y recite en voz alta alguna frase o pasaje que sepa de memoria. Así es como suvoz suena para los demás. Es como verse uno de perfil: no sabía uno como es.Tampoco sabía como suena su voz. Generalmente notaremos cosas que quisiéramoscorregir. Algunos sonidos son excelentes, pero otros todo lo contrario. Tonos nasales,tonos cascados, etc. Haga algunos experimentos. Cuente, por ejemplo, lentamente, varias veces, conlas manos tras los oídos –uno, dos, tres, cuatro, cinco, etc.. Observe bien los defectos.Enuncie horizontalmente, como les dije. Repítanlo, colocando la voz en la garganta, yponiendo a trabajar el pecho. No al pie del cuello, sino en la garganta, donde unotraga, pero debajo de la úvula. La úvula es el punto superior de una corriente pránica 27
  28. 28. que sube del tórax llevando la voz. Es el vórtice central en ese aliento que le dije querecuerde que es Ud. No crean Uds. que esto no tiene importancia. La tiene, enormemente. Cuando lasvibraciones de su voz se centralizan en el plexo de la faringe, alimentadas yenergizadas por el vórtice de prana interior, estarán Uds. usando fuerzas naturales ypoderosas que le darán fluidez y confianza. En cambio, si las dejan derramarseincontroladas por el cráneo, están desafiando Uds. la primera ley de la oratoria, y lesprometo que empezarán a vacilar y tartajear y olvidar. Ahora, tome tres respiraciones hondas para lavar los pulmones, y lea por 5minutos. Trate de mantener el tono centrado, conteniendo la vibración en la boca ysus partes, garganta, paladar, dientes, labios y mandíbulas. No será fácil al principio.Persevere constantemente hasta formar el hábito. No espere hacerlo perfectamenteesta primera vez. Si continúa practicando durante todo el curso, al final estaráhaciéndolo magníficamente, y dentro de un año en forma excelente. Vale la penapracticar. Mejorará la voz y mejorará también la expresión, que es lo más importante.Lo Bueno, lo Verdadero y lo Bello se juntan primero en la Palabra hablada.TAREA DIARIA PARA LA PRIMERA SEMANA Siga los ejercicios de respiración, postura y caminado. Si Ud. los ha estadohaciendo puntualmente desde que empezó el curso, ya ahora le serán bastantehabituales. Si no los ha hecho póngase a ello desde ahora, y domínelos antes de queentremos a la preparación del material. Entonces tendrá otras cosas que hacer. Lea 5minutos practicando esta concentración de la voz y cuidándose de la enunciación. Deesta última trataré más adelante con más extensión. Lea en alta voz. Si con ellomolesta a alguien, enciérrese en el baño y abra todas las llaves. Entonces puede gritarhasta ponerse ronco. 28
  29. 29. EJERCICIO PARA LA SEGUNDA SEMANA Léase todo el capítulo nuevamente. Que se alternen todos los miembros del grupopara que cada uno lea dos veces de a 5 minutos, lenta y firmemente, pronunciandocon toda claridad las vocales y las consonantes. No le hará daño leer con un poquitomás de precisión de la que necesita en la plataforma. Que el líder vigile en cadamiembro la firmeza de la postura y lo lleno del tono, con ausencia de tonos nasales yde la cabeza. Véase también que el lector mantenga una elocución ligada, no staccato.Este ritmo es muy importante como medio para adquirir un poder importantísimo deque hablaré más adelante. Por ahora baste describirlo como una treta para “mantenerel motor en marcha”, porque se asemeja a lo que hace un motorista cuandodesconecta la transmisión sin parar el motor. Es una cosa muy difícil de describir,pero una vez que se desarrolla este poder no se perderá jamás. Cuando uno leerítmicamente es consciente de una vibración pareja que continúa aunque uno hagasilencio. Lo que sucede es que ese aliento o energía que uno es, y cuya manifestaciónvital en el habla es el vórtice pránico que sube a la garganta, se activa por el ritmo, yse convierte uno en un torbellino de fuerza. Un buen actor puede apagar o encenderesto a voluntad, según quiera o no atraer la atención. Inexactamente lo llamamos“personalidad”. Pero más ciertamente es su vórtice. En el plano físico es apenas unasensación de movimiento. En el plano interno es en realidad un movimiento o unacorriente. El leer rítmicamente es el medio más fácil de lograr esta sensación de continuidad,y Ud. hará bien en empezar a desarrollar esto ahora, cuando tiene las palabrasimpresas ante sus ojos y no tiene que ir construyéndolas. Encienda su motor ysiéntalo ronronear antes de empezar a leer, y no lo apague hasta terminar. Cuando loapague verá que sus oyentes se desprenden de Ud. . . . con alivio quizá. No sé. No looí leer a Ud.TAREA DIARIA PARA LA SEGUNDA SEMANA 29
  30. 30. Siga los ejercicios y la lectura. Puede parecerle aburridora esta lectura, y puedepensar que estoy posponiendo el hablar demasiado tiempo. En realidad estoy tratandode quitarle algunas de sus incapacidades físicas para que Ud. tenga el mínimo debarreras y el máximo de hábitos útiles de elocución antes de que comience aimprovisar. Poner nuestras ideas en palabras bien ordenadas es tarea bastante dura sintener que preocuparse de estos defectos de postura y de voz. Su Ud. es novicio, este curso no le aprovechará mayor cosa a menos que hagatodos los ejercicios. Cualquiera puede leerlo en busca de indicaciones y luegoolvidarlo. El estudiante que ha de llegar a alguna parte anclará bien a su concienciaestas indicaciones como HÁBITOS. Cualquiera puede darnos una indicación. Unhábito es algo que ningún poder en el universo puede darnos. Usted mismo tiene queformarlo. RECUERDE: 30
  31. 31. El fundamento del poder vocal es la reserva de aire en los pulmones. Baje su tono conversacional ordinario un medio tono. Practique esta treta para “mantener el motor en marcha”. El leer rítmicamente es el medio más fácil de lograr esta sensación de continuidad. Encienda su motor y siéntalo ronronear antes de empezar a leer, y no lo apague hasta terminar.Poder vocal Voz bien colocada Potencia (presión de aire) Articulación (conserve el aire y economícelo). Ejercítese con la llama que Nos capacita para ser oídos no debe titilar. fácilmente.Para que su voz Da confianza al orador yvaya lejos. más fluidez de ideas. 31
  32. 32. Se respira con más cuidado. Concentre el tono al pie del nivel de la garganta (chakra Vishuddhi). Dar énfasis por una presión extra del aliento. Que el tono se escape horizontalmente. Se articula con más claridad. Capítulo IV TEORIA DE LA EXPRESIÓN Hemos tratado sobre los tres medios físicos principales de la oratoria, y llegamosahora a la segunda sección de nuestro trabajo que tiene que ver con la preparación,producción y arreglo del material de una conferencia. Pero antes quiero dedicar uncapítulo a una evaluación que no podríamos haber hecho con tanto provecho alcomienzo del curso. He de suponer que Uds. han hecho un esfuerzo razonable en las 32
  33. 33. lecciones anteriores, y que, con margen para mejorar aún mucho más, ya pueden hacerlas siguientes cosas: 1 -- Pararse vibrante y flexiblemente erectos con los pies anclados firmemente al piso, sin balanceos. 2 -- Reunir la voz en el ápice giratorio de un cono interior de fuerza donde se forman sonidos que son todos bellos e imponentes. 3 -- Modificar por acción muscular ese cono, alargándolo, ensanchándolo, comprimiéndolo, acrecentando su potencia, y alimentándolo mientras habla con el aire del cual extrae su vida. Será un error de Uds. considerar estas cosas como proezas que han aprendido arealizar. Representan poderes purificados que se manifiestan después de que se haneliminado las cosas que no deben hacerse. La dificultad con nosotros como Egos es que no estamos sino medio despiertos.Cuando sentimos el afán de enseñar, estamos empezando a recordar algo. El hablares gloria peculiar del Ego. El hombre animal se expresa a través de cuatro de lospoderes activos (eliminación, procreación, locomoción, manipulación) pero es el Egoquien habla por él. Solo no puede sino proferir sonidos insensatos. Lo que estoy ofreciendo a Uds. es un medio de coordinar energías para un trabajoque hay que hacer. ¿Qué trabajo? ¿Aprender nuevas cosas? No. Recordar cosasviejas. Esta es la clave de todo el ocultismo. Una frase de oro en ocultismo laencontramos en la filosofía Hermética: “Al hombre, hijo mío, nunca se le enseña,sino que cuando él lo quiere, el dios le restaura la memoria”. Si dudan Uds. deesto que les digo, no tienen sino que completar este curso y probar si es así. 33
  34. 34. Encontrarán la demostración de que Uds. como Egos están en medio de dos centros devida, uno inferior al que están atados kármicamente y uno superior en el que sonconscientes de su verdadero ser. El uno animal y el otro Divino. Situados en medio delos dos, pueden Uds. identificarse con cualquiera de ellos. Tres para fines prácticos,pero uno en verdad, metafísicamente. Somos un centro Divino de vida suspendido como si dijéramos entre el cielo y latierra. Estamos en el campo de la mente y nuestro poder especial es formar imágenesmentales: función ésta que infortunadamente solemos cumplir bajo los dictados denuestra parte mental. Por encima de esto está el mundo de Buddhi, que podemosalcanzar por la purificación de nosotros mismos. Somos conscientes de ese mundo porlo que llamamos intuiciones, las cuales no son vislumbres del futuro sinoreminiscencias de nuestra sabiduría olvidada, nuestro tesoro en los cielos. Por esonuestro trabajo es el de recordar. Hemos descuidado nuestra labor redentora. Hemosvivido en lo animal. Ahora estamos despertando de un sueño pasado y tratando derecordar quiénes somos y dónde estamos. Sufrimos de amnesia. Sabemos que somosDivinos, y que hemos vivido antes y seguiremos viviendo, que nosotros somos losresponsables de nuestros sufrimientos, que la vida es cíclica; pero hemos olvidado losdetalles. Y todas las filosofías religiosas y ocultas y regímenes esotéricos sonestimulantes de la memoria. De modo que cuando Uds. estén en una plataforma teosófica pueden hacer una dedos cosas. Pueden repetir algo que han “aprendido” objetivamente, sin vida, inerte yfrío, alguna teoría de otro que no entiendan bien, trozos de erudición atadoschapuceramente, frases resonantes que no significan nada, estereotipadas. O pueden iral lugar de su tesoro, y “recordar” y traer y poner en palabras cosas Divinas paracompartirlas con los hombres. Si Ud. es un aprendiz medirá cuantitativamente suconferencia, por los hechos que cita. Si Ud. es uno que “recuerda”, la medirá por suvividez y su poder. 34
  35. 35. Tal vez Ud. ha pensado que su almacén de conocimientos es uno o muchos libros.No. Un libro no es sino su talismán, su estímulo. Nietsche acertó cuando dijo; “ungran libro es aquel que me hace fértil.” Conviene, sin embargo, que tengamos encuenta este pasaje de una escritura Sikh: “Tú, que no estás sujeto a nacimiento ymuerte, has venido a redimir al nacido. Has descendido por tu propia compasión,y tu deber es despertar la devoción en el nacido, para así redimirlo”. Nuestro verdadero almacén de Teosofía contiene cuatro clases de material, y comoconferenciantes aprenderemos a usar todas cuatro. Son ellas: 1. Nuestra memoria consciente (y fácilmente recuperable) de eventos, ideas y formas. 2. Nuestra memoria inconsciente (momentáneamente olvidada, pero recuperable por asociación de ideas). 3. La memoria de vidas pasadas, que incluye la memoria de eventos, (que no importa), las facultades inherentes y facilidades y hábitos de pensar,que son de la máxima importancia. Después de algún tiempo, el estudiante que nose contenta con sobreaguar en niñerías, pierde su interés por los detalles necios ylo encuentra más grande en estas riquezas acumuladas en el pasado que puedentraerse al momento presente. 35
  36. 36. 4. La sabiduría cósmica de aquel elevado estado del cual vinimos a hacer este trabajo de redención. Sabiduría adquirida en ciclos de evolución muy anteriores, y susceptible de ser recordada, no como imágenes mentales o hechos, sino como poder intuitivo para penetrar más allá de los hechos y de las imágenes mentales. El poder de ensamblar y juntar. He ahí, pues, una escala de poderes interiores de la mente, que conducen a laliberación. Como también lo hace el sendero del esfuerzo creador, el cual es unaespecie de liberación muy intrigante. El primero de estos poderes, la memoria consciente, es en realidad una cosa muysencilla, aunque muchas personas tienen la costumbre de hacer mucho ruido alrespecto. Como sucede con todos los demás poderes mentales, su falta se debe adeficiencias emocionales. Cuando alguien dice “Tengo mala memoria” (y por ciertarazón rara lo dice con cierto orgullo) en realidad lo que dice es “No tengo la fuerzamoral para recordar”. No es una falta fundamental de habilidad. Es una falta depaciencia y laboriosidad, unida a un perverso hábito de envanecerse de una flaquezahasta que se vuelve flaqueza de verdad. Jamás tienen dificultad en recordar cosas enlas que sus deseos se han fijado. Si son adictos al café no tienen que cavilar y hacersonar los dedos y repasar una lista de palabras que empiecen por “C” para recordarqué toman al desayuno. Se acuerdan de inmensa cantidades de detalles, en su mayoríabasura: listas de nombres, direcciones, números de teléfonos, calles, lugares, de quiénes primo de fulano, quién se casa con quién –en fin, un montón de cosas triviales. Pero con la memoria, como un fino instrumento, probablemente nunca se hanentendido. Debieran ver los prodigios de memoria que los actores realizan en unaspocas horas. Cuando un actor empieza a estudiar su papel, al principio pasa un rato tan 36
  37. 37. difícil como cualquier persona, pero con la diferencia de que otros se dan porvencidos, y él no. Usar la memoria es tan normal para él en su trabajo como tener dospiernas, nariz, etc. La mayoría de los sistemas nemotécnicos de alto precio son fútiles o dañinos y nodan sino destellos de memoria reproductiva. Las series artificiales de objetos sobre loscuales ha de colgar uno las cosas que quiere recordar, son estériles en cuanto autilidad Humana, y a excepción de enseñarnos a visualizar lo que deseamos recordar,no valen la pena absolutamente para una persona que quiera usar en realidad su mente. Mucho más valioso, y mucho más útil para uno como estudiante y conferencianteTeosófico es el método nemotécnico en el cual se basa todo el ocultismo. El primerpaso es ejercitar la memoria, preservando con cuidado y diligencia, para uso futuro,aquellas cosas que uno considera valiosas. Si encuentra uno algo que le interese,apréndaselo de memoria. No se quede mirándolo con la esperanza de retener lasustancia. Apréndase las palabras representándolas y repitiéndolas una y otra vez.Escríbalas en un papelito y reléalas en momentos perdidos. Empecemos con losObjetivos de la Sociedad Teosófica. ¡Ah, todo el mundo los sabe!. No, absolutamenteno. De mi primera clase de treinta miembros ninguno llegó más allá de “Formar unnúcleo de la Fraternidad Universal de la humanidad...” y la mitad de ellos omitió lapalabra “núcleo”. Todos eran buenos estudiantes, pero habían tomado a la ligera losObjetivos. En cualquier momento que lleguen a una lista de planos o principios o etapas, queparezca de utilidad en el futuro, apréndase, repítanla hasta sabérsela. De vez encuando vean si todavía la recuerdan, y refrésquenla. Aprendan Atma, Buddhi, Manas,Kama, etc. Las Cuatro Nobles Verdades y los Paramitas. Para eso fueron escritos.Grandes Sabios se mataron haciendo estas clasificaciones para nosotros, y noscontentamos con mirarlas y pensar que sería interesante saber lo que significan. Peropara ello necesitamos primero aprenderlas. Cuando hayan aprendido unas pocas de estas listas encontrarán una gran verdad:que todo el ocultismo está contenido en fórmulas nemotécnicas de esa clase, y que 37
  38. 38. cada una es una especie de piedra imán, en torno de la cual se acomodan solas lasideas que guardan relación con ellas. Entonces verán Uds. que esos sistemasnemotécnicos populares no son sino pobres parodias del verdadero proceso oculto.¿No se han asombrado Uds. del laconismo de los grandes libros ocultos, comparadocon tomos voluminosos que dicen poco o nada? Los grandes libros son armazones dememorias. No son para leerlos, sino para aprenderlos de memoria, como se aprendióH.P.Blavatsky el Libro de los Preceptos Áureos. La memoria llena los espacios. Untexto de ellos es la semilla de un volumen. Una tabla es una clave vital. Aprendan dememoria “Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter”, y tienen Uds. una vara para medir eluniverso. Tal es, pues, el productor del segundo tipo de memoria, la memoria inconsciente delas cosas en esta vida. Tan pronto como la memoria consciente sea una servidora biendispuesta y tan pronto como hayan aprendido a suministrarle estos núcleos en torno delos cuales pueden acomodarse las ideas, verán Uds. que su memoria inconscienteentra en el campo de lo consciente; ideas, escenas, hechos, sentimientos, fragmentosolvidados, regresarán dispuestos para ser usados. Es como darle forma aprovechable aexperiencias que por falta de medios adecuados de expresión habían caído debajo delnivel de la atención. La manera ordinaria de recordar los eventos de la vida estágeneralmente tan mezclada con emociones que resulta sin ningún valor. Lamentamoslas cosas desagradables porque fueron desagradables, y lamentamos las cosasagradables porque se han ido. Cuando rememoramos estos elementos olvidados, paraun propósito definido, los transmutamos, y al colocarlos dentro del esquema de la vidales otorgamos una nueva significación y una dignidad que nunca antes tuvieron. Tendrán que esperar Uds. quizá por algún tiempo antes de que puedan creer en eltercer tipo de memoria –la de las vidas pasadas. Ella se muestra como simpatía yafinidad hacia ciertas cosas. Tómese cualquier grupo de ideas y téngaselas por untiempo en la mente, pesándolas y reconsiderándolas. Y entonces se verá que 38
  39. 39. gradualmente se filtran entre ellas otras ideas nuevas que uno ni siquiera sabía queconocía. Estos factores callados parecen estar tras un telón en la mente, de dondegradualmente emergen para enriquecer el presente. Los genios cuentan muchísimocon ellas. Es el poder que parece colocarlos fuera del tiempo y del espacio. El telón deellos es más tenue que el nuestro, y sus poderes perdidos están más al alcance de susmanos. Nosotros también podemos adquirir esta habilidad si aprendemos a usar esasideas que están en nuestro armazón. El cuarto tipo de memoria nos vendrá no tanto como recuerdo sino como unafuente de poder, cierta habilidad para orientarnos por entre el laberinto de apariencias,como un relámpago de comprensión de la mente y de los motivos que están detrás delo que leemos, una capacidad para apreciar o dejar a un lado, un curioso poder de irdirectamente a lo que queremos, de abrir libros donde nos son más útiles, de encontrarlecturas apropiadas, de seleccionar lo que es de verdadera calidad en nuestrosestudios, vislumbres (al principio adivinaciones) de la verdad. Son manifestaciones denuestro retorno cíclico que exigen ciertos ritmos y simetría. A todas estas divisiones de cosas olvidadas, y los métodos de recobrarlas, volverémás adelante. Por ahora hay otro factor necesario para completar la imagen quequisiera que se formaran de Uds. mismos como conferenciantes. He discutido lasfuentes de ideas, y algo del modo como ellas brotan en el mundo de materia sutil de lamente, donde nosotros como constructores de formas podemos elaborarlas ehilvanarlas ordenadamente. Pero les falta todavía a Uds. comunicarlas. El conferenciante no es su cuerpo físico, ni tampoco el emocional. Esos sonvehículos de un ser inferior que les ayudará o les estorbará a Uds. según la maneracomo Uds. lo usen. Uds. son sus mentores, y como por medio de ese ser es que debenimplantar el Reino de los Cielos en la tierra, también es por medio de él que debenencarnar lo que Uds. tienen que decir acerca de ese Reino. Esa persona es o un impedimento o un instrumento. Bajo condiciones másperfectas podríamos prescindir de ella por completo, dejarla fuera de nuestro trabajo,y dejar que nuestra alma hablara a las almas de nuestros oyentes. Pero 39
  40. 40. infortunadamente nuestros oyentes son también Egos encadenados como los nuestros,y si solamente nuestra alma habla nos oirán pero no sentirán lo que les decimos. Parece que es una cosa difícil de hacer, y Uds. pensarán al principio que se hacepor medio de bellas palabras juntadas hábilmente y pronunciadas en forma elegante.Esas son ayudas, pero no son el alma de la oratoria. Mucho más fuertes que ellas sonla sinceridad, la buena fe, la fuerza de convicción, el deseo de ayudar, la claridad,la sencillez y la bondad, todos los cuales son sentimientos que están fácilmente anuestro alcance si mantenemos en mente esta idea del prisionero Divino. Sihablamos de que el Ego evoluciona, la gente dirá, como nosotros , que entonces nohay afán ninguno y no hay por qué esforzarnos y preocuparnos, pero si recordamosque estamos aquí abajo en tinieblas, en un laberinto de dudas acerca de nuestropropósito, entonces obtendremos todas esas cosas de que he hablado. ¿Recuerdan loque dice Judge en “Cartas que me han Ayudado” ? : “Demonios de todas las esferas;nubes flotantes de humoso karma; . . .Pero aún quedan corazones nobles, esforzándosesiempre en la antigua batalla. Se buscan unos a otros, para ayudarse mutuamente.”EJERCICIO PARA LA PRIMERA SESION Continúen leyendo en voz alta en la clase, desarrollando soltura y fuerza en laexpresión, y observándose cuidadosamente en el cumplimiento de las cosas que les herecomendado: respiración, postura, y centrar la voz. Esta lectura no es tiempoperdido. Les ayuda a dominar el temor de ocupar la plataforma, y todo cuanto hagan 40
  41. 41. ahora por perfeccionar su canal de expresión va a facilitarles las cosas cuandocomiencen a improvisar. La improvisación les dará bastante trabajo de por sí, sin tenerque preocuparse de la respiración, presión, dicción, tono, rodillas flojas y manosestorbosas. Lean prosa rítmica, pero no demasiado hasta el punto de caer en un sonsoneteacompasado y cansón.TAREA DIARIA PARA LA PRIMERA SEMANA Si ha practicado con constancia la respiración y la impostación de la voz, puedeahora seguir practicándolas solamente en la lectura. Continúe leyendo en voz alta, yobservando lo que puede lograr con su voz. Probablemente descubrirá algunas cosassorprendentes, agradables y desagradables. Las primeras, cultívelas, trate de volverlashabituales. Forme con sus manos una concha sobre sus oídos para escucharse de vezen cuando. Procure corregir lo que no encuentre agradable. Ahora quiero que ponga un poco de atención en su boca. La cual probablementeestará medio paralizada por falta de uso, como le pasa a la mayoría. Dedíquele unminuto diario de ejercicios de relajación. Diga ante un espejo “Bob-bob-bob-bob” o“sopa-sopa-sopa” con los músculos sueltos. Tuerza y estire los labios un poco.Procure, eso sí, que no lo vean, pues alguien puede decir. “Esos son los resultados dela Teosofía”, y despacharlo para un manicomio.EJERCICIO PARA LA SEGUNDA SESION Léase otra vez este capítulo, y discútasele si se quiere. Procuren no caer en undebate acalorado sobre el Ego como emanación y la entidad caída. Esto no lo presentocomo un dogma sino como una prescripción que debe tomarse según lasinstrucciones: ha logrado curas notables. 41
  42. 42. TAREA DIARIA PARA LA SEGUNDA SEMANA Siga haciendo gestos ante el espejo por un minuto diario. Lea cinco o diez minutosprocurando poner “color” en su voz, es decir, observando la variedad de disposicionesde ánimo que puede hacerle expresar, sin incurrir en tonos de cabeza. Capítulo V RECOLECCION DEL MATERIAL En el capítulo anterior indiqué algunas de las riquezas atesoradas en sus mentes.Veamos ahora un medio de extraerlas y darles expresión. Está en lo profundo de susrecuerdos. Algunos pensamientos se organizaron hace mucho tiempo; algunos de ellosestán parcialmente correlacionados; el resto forma una maraña revuelta de imágenes,pensamientos, deducciones, analogías, sin forma lógica, hilvanadas en su mayoríacronológicamente, en el orden en que Uds. las pensaron y las descartaron. Algún día,tal vez muy pronto, o quizá dentro de algunas vidas, van Uds. a resolverse a 42
  43. 43. clasificarlas y encasillarlas en los muros de su templo de la verdad. Y cuandohagan esto utilizarán los métodos soberanos de las escuelas ocultas, por los trespasos de concentración, meditación y contemplación. Pueden hacerlo ahora, siquieren. Tal vez ya comenzaron a hacerlo. Para los propósitos de esta clase, sin embargo, les ofrezco un método más simple ymenos pesado, mejor adecuado a sus necesidades inmediatas, y más dentro delalcance del estudiante medio. Para aquellos de Uds. que tengan mucho interés lesservirá de primer peldaño, así como de incentivo, hacia el otro método oculto mayor. Para recuperar esas cosas perdidas se necesita, lo mismo que en el proceso deaprender de memoria, un medio de visualización. En el método oculto superior, laconcentración provee ese medio. Sin embargo, yo les recomendaría a Uds., por ahora,conseguir esa visualización con un lápiz y un papel. Tienen que visualizar cosasabstractas, tales como karma... y amor... y fe, y el medio más fácil es escribir laspalabras-símbolo de cada una de ellas. El hecho de que no puedan recordar suspensamientos pretéritos significa que no son Uds. buenos recordadores, y la prueba esque cuando recuerdan algo vuelven a perderlo inmediatamente. Compilar pensamientos es como contar cerdos, fácil si se están quietos. En lacreencia de que Uds. tienen material dentro de sí, al cual apelar, y en el conocimientode que una vez que lo saquen a flote pueden tomar nota de él, pueden basarse paracomenzar su trabajo de elaboración. Supongamos que han escogido un tema para una conferencia. Su primera tarea eshallar el significado de las palabras que van a tomar como tema. El título de todaconferencia está formado por palabras, y con demasiada frecuencia descubrimos,cuando ya es muy tarde, que hemos aplicado mal las palabras de nuestro título.Descubrirlo al final de la conferencia es malo, pero descubrirlo en la mitad de ella eshorrible. Hay una razón mucho más importante para averiguar el significado exacto dela palabra o palabras que expresan el tema. Las palabras son símbolos sagrados; cadauna tiene una larga ascendencia, y en la línea de su descendencia, o en las palabrasque se le relacionan, encontrarán Uds. indicios de las ideas ocultas tras ellas. Nuestras 43
  44. 44. palabras vienen de un lenguaje sacerdotal antiguo que se usó en el corazón deAsia, y a pesar de las vicisitudes porque han pasado, todavía conllevan la verdadoculta que les imprimieron sus Constructores, y es posible hallar esa verdad. El mejor medio donde investigar es un buen diccionario. Escudríñenlo, y anotentodo cuanto parezca útil a sus fines. Observen las diversas acepciones. No hay dospalabras con el mismo significado. Cuando mucho dan dos aspectos de la misma cosa.Luego observen las derivaciones. Si es una palabra latina o griega, descompóngala ensus partes y examínelas por separado. En lo posible, recurran a un diccionario latino ogriego. No se necesita una gramática. Todo lo que Uds. necesitan es poder mirar defrente las palabras. Estudien las palabras relacionadas, y hagan apuntes. Cuando hayan averiguadotodo cuanto puedan acerca de la palabra o palabras del título de su conferencia, sesorprenderán al ver que ya tienen en el papel una cantidad considerable de materialpara empezar, y que cada parte de él, al observársele, tiene el poder de provocar ideasen su mente, y atraer más comentarios, como un potente imán. Luego procedan a clasificar y organizar ese material. Es decir, escriba “voy adar una conferencia sobre tal o cual cosa, teniendo en cuenta que el significadoverdadero de ----- es ----- de ----- es”, y así sucesivamente. Luego tomen las palabras, escriban el análisis que el diccionario da sobre ellas, yagreguen sus propias interpretaciones. Lo que obtengan parecerá un revoltillo; perodestilen de ahí una declaración más coherente, y si es necesario una tercera, una cuartay una quinta. No pierden nada con esas repeticiones. Están enfocando más su atencióna cada paso, y aunque no hayan encontrado una idea brillante, alguna los estaráesperando a la vuelta de la esquina, si Uds. perseveran. Durante todo el tiempo en queUds. están analizando y reagrupando los resultados de esta primera investigación, susideas Teosóficas y su experiencia y sus poderes de armonizarlas, se van alistando parael problema. Esta es la manera de ponerlos a funcionar. Sólo un necio puede creer que 44
  45. 45. con mirar una frase como “La Búsqueda de la Felicidad” , “La Ley de Compensación”o “La Fraternidad del Hombre”, puede trazar inmediatamente una conferencia. No es así como nacen las cosas creadoras. Emergen gradualmente, parte por parte,se desmenuzan y vuelven a armarse, equilibrándolas, enriqueciéndolas, podándolas ymejorándolas sin cesar. Lo más que uno puede esperar, mientras funcione en el campode la mente, es una producción ordenada. Cuando penetremos en el campo de Buddhiy reasumamos nuestro antiguo poder de cognición directa, obtendremos las cosas deun golpe. Pero mientras tanto tenemos que someternos a los procesos del tiempo. Poreso es que los mentores se impacientan cuando los estudiantes dicen, “No se nada deeso”. Claro que no, --todavía. Tiene uno que reunir sus recursos, y entonces sabrá. Así, mientras prosigue uno reuniendo definiciones y datos exactos sobre laspalabras acerca de las cuales va a hablar, verá que afluyen ideas a la mente y queprobablemente se vuelven a escapar si uno no las anota en el papel. Recuérdese queestas notas tomadas del diccionario no son la conferencia. Son los límites, lacircunscripción, como si dijéramos, del tema. Establecen los linderos dentro de loscuales hemos de movernos sin salirnos de ellos. Si continuamos destilándolos,sublimándolos, transformándolos, las ideas que están en el fondo de nuestras mentesvan robusteciéndose. De pronto empiezan a surgir en la cabeza. Una idea que nosparecía indescifrable bajo un aspecto, puesta en otra palabra resultará una antiguaamiga que traerá consigo un torrente de ideas relacionadas. Hay palabras que sonhuérfanas, cuyos progenitores han desaparecido; pero en el momento en que lasunimos con su familia, alguno de sus parientes las anima. Hay que estar listos a recoger todas las ideas que empiecen a llovernos comoresultado de este trabajo metódico de definir las palabras. Anotarlas en el papel, dondepodamos encontrarlas. No digamos : “Ah, qué buena idea, debo recordarla” Laolvidaremos 99 veces entre 100. Ud. las olvidará, a menos que sea un Adepto, en cuyocaso avíseme y permítame aprender de Ud., en vez de que Ud. trate de aprender de mí. Su primera tarea es, pues, definir y extraer de sus recursos disponibles, todocuanto pueda, ordenándolo y clasificándolo. Entonces, empiece a leer sobre el tema 45
  46. 46. de su conferencia. Porque ahora será Ud. una persona muy diferente de la que eraantes, y de la que sería si hubiera empezado por la lectura. Ud. no es un bobalicón queva a hablar sobre la primera idea que encuentra en un libro. Ud. no es un pordioseromendicante. Ud. es una persona de sustancia que tiene algo o mucho que dar. Sabe loque quiere; tiene ideas definidas propias que ofrecer. No necesita recoger migajas. Sumente, ya bien dirigida y bien acostumbrada a seleccionar, puede ir escogiendo lo quemás le guste mientras habla. Si Ud. se presenta sin nada propio no sería sino unpsíquico, dispuesto a recibir lo que los demás le den. Pero como ha acopiado ideaspropias por este método, es un ocultista con su mente puesta en lo que está leyendo. Ydescubrirá entonces que puede leer con mucha más decisión y recordar lo que haleído. Tiene algo de autoridad sobre el tema. Por lo menos domina su definición. Lea entonces hasta que obtenga una idea bien redondeada de su tesis. No una ideacompletamente elaborada; esa vendrá luego. Lea en cualquier libro Teosófico, en unaenciclopedia, un libro de filosofía, etc. Lo que importa es que sea un libro que loenergice y lo fertilice. Un libro que le despierte indignación no estará mal, pues lohará documentarse mejor para refutarlo. La prueba de lo que digo está en el ejercicio que ofrezco, y si Ud. puede hacer estetrabajo quedará libre, mientras persevere en él, de la necesidad de revelación externa.Las cosas externas, después de esto, no sirven sino para fertilizarlo. Ahora llegamos a la tercera etapa en la producción de ideas, y esta etapa, lamás oculta, es también la más importante de todas. Llamémosla “Poner unHuevo ante la Mente Universal”. Este es el proceso fundamental de la Teosofía, sin la práctica de la cual nuestraTeosofía no es Teosofía. Nuestra Sabiduría Divina es un conocimiento directo deDios, y no una revelación. Estrictamente, es un “volverse sabio en virtud del hecho deser un dios.” La Sabiduría Divina no es una sabiduría acerca de un Dios lejano; es lasabiduría que se alcanza por el despertar y la restauración del poder del Dios quesomos en realidad. Es conocer las cosas por UNO MISMO. La Teosofía no nos hasido revelada por alguien, algún psíquico o vidente o Adepto. Teosofía no es escuchar, 46
  47. 47. lo cual puede ser un preliminar, sino que la verdadera Teosofía es conocerse UNOMISMO, como lo indicó Hermes: no sólo un conocimiento del Ser, sino de lasverdades contenidas en el Ser –un uso del Ser como un medio de saber. Nuestro método es, por tanto, juntar lo que hemos recogido de nuestra primerainvestigación y de nuestra lectura, compactarlo y luego hacernos preguntas sobre ello.Es como pedirle conocimiento a nuestro Divino Ser. Como resultado de nuestrainvestigación tenemos un pequeño acopio de hechos, unas pocas ideas vagas, y unagran cantidad de preguntas acerca de la verdad de lo que estamos examinando. Todoeso lo ofrecemos a nuestro Ser; es decir, el conjunto de las cosas que queremos saberpara redondear nuestras ideas sobre el tema. Nos hacemos preguntas, y puesto que la palabra es una cosa santa, mejor eshacerlas en voz alta, a sabiendas de que la inflexión inquiridora de la voz induce unacorriente remolineante que hace precipitar ideas a nuestra conciencia. La regla ocultaes que si queremos abrir nuestra mente, preguntamos, y si queremos cerrarla,dogmatizamos. El sonido de una pregunta es la manifestación terrenal de lacorriente centrípeta causada por la mente que inquiere, el sonido de unadeclaración o fallo es el vehículo terrenal de la corriente centrífuga causada porla mente que afirma. Presente sus preguntas y tal vez las respuestas vendrán de inmediato. En tal caso,escríbalas. Si no vienen, repítalas al día siguiente, a la misma hora si es posible.Continúe así renovando sus preguntas y manteniendo su creciente grupo de ideas en lamente, dándoles vuelta como lo haría uno con un huevo puesto al sol. No se precipite.Siga renovando sus preguntas y fortaleciendo ese hábito mental de inquirir. Inquirir esel principio de la sabiduría, y el hombre que desea saber está en el camino de laverdad. Recuerde que en los misterios el candidato es llamado siempre postulante. Este es el verdadero método Teosófico, y cuando Uds. hayan aprendido aemplearlo bien, verán lo que un hombre puede lograr si es suficientemente puro ysencillo para dedicarle toda su energía. Esta es la cualidad por la cual hombres 47
  48. 48. como Ammonio ganaron el nombre de Teodidacto, “enseñado por Dios”. Todos losverdaderos Teósofos son, a su medida, enseñados por Dios. Este es pues, el orden: 1 – Analice sus palabras y obtenga su verdadero sentido. 2 – Destílelas hasta encontrar lo que quiere Ud. saber. 3 – Lea selectivamente para fertilizar sus propias ideas formadas. 4 – Ordene y condense lo que ha obtenido. 5 – Manténgalo en su mente y hágase preguntas sobre ello. Hasta aquí he estado hablando de la elaboración de cualquier clase de material.Pero este curso se relaciona específicamente con conferencias Teosóficas. Queda, portanto, otra recomendación para hacerles. Como conferenciantes Teosóficos tenemosocho temas que propagar:Fraternidad, Evolución, Reencarnación, Karma, Dharma, Los Maestros, LosCiclos, y la Naturaleza del Hombre. Son nuestro gran mensaje. Deben aparecer en una u otra forma en toda conferenciaque demos. Somos como el cocinero de un barco que no tiene sino carne cecina paratodos los días del viaje, y si éste ha de durar sesenta días, tiene que saber sesentamaneras de prepararla. Todos los problemas de la vida y de la Teosofía giran sobreestas ocho cosas, y cada una de ellas contiene a todas. De modo que cualquiera quesea su tema, deben figurar en él como partes orgánicas e integrantes. Así que una vezque Uds. hayan llegado al punto en que sus ideas tienen ya suficiente coherencia, lescorresponde pesar estas ocho cosas y ver si su forma de presentar su conferencia lasincluye a todas. Hágase estas preguntas: 48
  49. 49. Estas ocho cosas, o alguna de ellas, requiere ser explicada antes de empezar a desarrollar mi tema? (Casi inevitablemente sucede así con la Reencarnación, y hay que presentar algún aspecto, y dar algunas ideas sobre los Ciclos en el tiempo y en el espacio.) Es mi tema una parte o una extensión de cualquiera de estas ocho cosas? (Verá que entra bajo alguna, porque las ocho abarcan toda la Teosofía. Aún las diferencias entre las religiones no son sino diferencias de énfasis sobre estas cosas). Me obligan estas ocho cosas a dar una visión más amplia sobre mi tema? ¿Con cuál de ellas se logra esto mejor? La aplicación de mis ideas sobre cada una de estas cosas me da nuevas facetas de luz para mi tema? Todo esto parece hacer más difícil su trabajo. Pero en realidad lo facilita, comoverán Uds. pronto. Tienen una escala con la cual medir su trabajo, una norma para verque su trabajo sea siempre Teosófico. Cada conferencia que den enriquecerá sus ideassobre las ocho cosas, y cuanto más crezcan en riqueza más podrán Uds. sacar de ellaspara otras conferencias. No hay otra entrada a los Misterios Mayores que a travésde estas doctrinas filosóficas de los Misterios Menores.EJERCICIO PARA LA PRIMERA SESIÓN Que cada miembro escoja un tema para desarrollarlo, y el líder tome nota de ellos.Tienen una semana para prepararse a discutirlo. Les aconsejaría empezar con un temaque puedan intitular con un sustantivo abstracto simple, tales como Salud, Felicidad,Justicia, Resurrección, Materialismo, Idealismo, Religión. Escojan uno que les hayapreocupado especialmente. Ahora prosigan con la lectura por el resto de la sesión, prestando atención especialal “color” de que hablé en la lección anterior. Cada palabra tiene su valor, y debe 49
  50. 50. pintársela al emitirla, y enfocarla para que penetre en la conciencia del auditorio. Lamayoría de los lectores creen que su trabajo ha terminado cuando han emitido elsonido. En realidad su tarea no está completada sino cuando el auditorio lo ha oído ylo ha aceptado.TAREA DIARIA PARA LA PRIMERA SEMANA Continúe los ejercicios, a menos que esté completamente seguro de que ya no losnecesita. Más adelante, después de su primera conferencia, cuando se dé cuenta biende la importancia de la respiración, la voz y la postura, los reanudará. Aunque le aburra un poco la lectura, prosígala. Cada vez que lee bien y conplena intención, coloca más firmes bases para hablar bien. Lo ideal sería quesiguiera leyendo un año, hasta que el libro ya no signifique nada, sino que todo elsignificado esté en las palabras que emite, hasta que una persona que noestuviera mirándolo sino escuchándolo creyera que Ud. está hablando. Esta es lamejor base para hablar bien. Dedique un ratito cada día a su problema de preparación; mejor media hora diariaque una o dos sesiones de tres horas. Es como una olla que hay que mantenerhirviendo. Anote todo en un cuaderno. No bote sus primeros esfuerzos o errores.Guarde todo, desde el principio. Tanto lo bueno como lo malo son eslabones de sucadena, y cada vez que reanude el trabajo empiece desde el principio y revise todohasta lo último. No escriba su conferencia; escriba ACERCA de ella, comocriticándola, como diciendo qué debería contener, qué puede contener, qué debecontener sin falta. No se siente a esperar las palabras más adecuadas; escriba tambiénlas que no lo son. Cuando ya no encuentre más que decir, destile lo que tenga,inventaríelo. Luego lea un poco, como descanso y para renovar sus energías. Luegoescriba todas las preguntas. Ahora péselo todo en la escala de los ocho puntosfundamentales, que quizá no se adapte muy bien a su tema, pero que siempre ledará nuevas ideas e indicaciones. 50

×