• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
1 La Soledad
 

1 La Soledad

on

  • 566 views

Nunca estamos solos. El sentimiento de la soledad es desgarrador. Pero hay un Dios en los cielos que nos ha dejado dicho en las escrituras santas: "No te dejaré ni te desampararé".

Nunca estamos solos. El sentimiento de la soledad es desgarrador. Pero hay un Dios en los cielos que nos ha dejado dicho en las escrituras santas: "No te dejaré ni te desampararé".

Statistics

Views

Total Views
566
Views on SlideShare
565
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
9
Comments
0

1 Embed 1

http://www.filestube.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    1 La Soledad 1 La Soledad Presentation Transcript

    • La Soledad Pr. M. Solís
    • ¿Por qué la soledad? Pr. M. Solís
      • Perdido entre la multitud
      • No se sienten comprendidos
      • Resultado del maltrato que recibe de otros
      • Frustración en el trabajo
      • Agotamiento físico y mental
      • Una posición de liderazgo. Peso de responsabilidades
      • Sufrimientos físicos o emocionales
      • Actitud negativa y crítica de uno mismo.
    • Soledad a causa de algún pecado no confesado ni olvidado Pr. M. Solís
    • La soledad es, a menudo, el resultado de permitir que nuestras emociones nos dirijan Pr. M. Solís
    • Jesús Sufrió la Soledad Pr. M. Solís “ Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados” (Hebreos 2:17-18).
    • No fue comprendido por su propia familia Pr. M. Solís Mateo 12:46-50 46 Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. 47 Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. 48 Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? 49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.
    • Fue Rechazado por la gente de su propia ciudad Pr. M. Solís 24 Y añadió: De cierto os digo, que ningún profeta es acepto en su propia tierra . 25 Y en verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra; 26 pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. 27 Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno de ellos fue limpiado, sino Naamán el sirio. 28 Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira ; 29 y levantándose, le echaron fuera de la ciudad , y le llevaron hasta la cumbre del monte sobre el cual estaba edificada la ciudad de ellos, para despeñarle . 30 Mas él pasó por en medio de ellos, y se fue. Lucas 4:24-30
    • Fue traicionado por uno de sus 12 amigos íntimos Pr. M. Solís
    • No tuvo el apoyo ni las oraciones de sus amigos más cercanos Pr. M. Solís LUCAS 22:45-46 45 Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; 46 y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación.
    • Fue abandonado Por sus Apóstoles en el Getsemaní Pr. M. Solís
    • Se sintió Abandonado por Dios Pr. M. Solís “ Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Mateo 27:46
    • El Señor se sintió completamente abandonado Pr. M. Solís
    • Experimentó la terrible soledad de sentirse apartado de Dios, separado de Él, olvidado por sus amigos. No hay una agonía mayor que la que el Señor experimentó en aquel momento, mientras expiraba para redimirnos de la horrible condenación del pecado. Pr. M. Solís
    • Aquel patético lamento revela lo genuino de la agonía que el Señor sufrió a causa nuestra. No era una farsa. No era una actuación dramática. El Señor estaba “como herido de Dios y azotado”. Estaba sufriendo la ira que un Dios santo descargaba sobre la malignidad del pecado. Pr. M. Solís
    • ¿Qué podemos hacer para resolver el problema de la soledad? Pr. M. Solís
    • Siga el ejemplo de Jesús
      • Jesús clamó al Padre en su momento de mayor necesidad
      • Usted debes clamar a Dios ahora. Usted necesita al Señor
      Pr. M. Solís
    • Desarrolle una actitud mental positiva
      • Acepte la humanidad de los demás, para no ser sacado fuera de quicio por sus incomprensiones o sus malos tratos; esto le ayudará a vencer el problema de la soledad.
      • Practique el hábito de perdonar
      Pr. M. Solís
    • Pr. M. Solís El descanso apropiado, los hábitos de vida saludable, nos ayudarán en nuestra lucha contra el problema de la soledad.
    • Confesemos los pecados a Dios, y Él nos perdonará Pr. M. Solís Si algún pecado no confesado ni olvidado nos hace sentir solitarios, necesitamos reconocerlo como una de las causas del mismo aislamiento e infelicidad.
    • Pr. M. Solís Otra sugerencia positiva la recibimos al analizar la razón de nuestro vivir. ¿Nos estamos entregando en forma altruista, en vez de sólo vivir para recibir? El Señor pudo soportar la agonía y la soledad de la cruz a causa del gozo que vislumbraba de Él. “ Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz” HEBREOS 12:2
    • Pr. M. Solís Él se sintió sustentado, fortalecido y confortado al saber que lo que estaba haciendo iba a agradar al Padre, y a generar inmensos beneficios al universo entero.
    • No Estamos Solos
      • Él ha prometido:
      • “ No te dejaré ni te desampararé”
      • (Heb. 13:5)
      Pr. M. Solís