-1108710-701040<br />UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR<br />FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS<br />TRABAJO DE MACROECONOMIA<br...
Igualdad salarial
Igualdad salarial
Igualdad salarial
Igualdad salarial
Igualdad salarial
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Igualdad salarial

236

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
236
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Igualdad salarial

  1. 1. -1108710-701040<br />UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR<br />FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS<br />TRABAJO DE MACROECONOMIA<br />IGUALDAD SALARIAL<br />INTEGRANTES: <br />JESSICA CHELA<br />MAYRA HIDALGO<br />JHOSELYN SOTELO<br />AULA: 25<br />SEGUNDO SEMESTRES<br /> Capitulo 10<br />IGUALDAD SALARIAL<br />Porque tiene que haber trabajos que den asco, en todos los sentidos<br />Una de las cosas que a la gente siempre le ha molestado del capitalismo es el hecho de que lo reciben los trabajadores parece no tener ninguna relación con lo que merecen. El determinante más importante de los salarios no es lo que produces, sino lo fácil que es reemplazarte, pero hay ciertas ventajas en el hecho de que los salarios se determinen de esta manera. El problema general es que los salarios en una economía de mercado, como todos los precios, no son solo premios sino también incentivos. Hacer una política de precios de beneficencia por razones de justicia distributiva puede tener efectos perversos sobre los incentivos. De ese modo el mercado suele tener una tendencia frustrante a transformar las iniciativas diseñadas a ayudar a la gente en unas que la dejan peor que antes.<br />Primero, la condición humana básica es de una pobreza abyecta. La mayor parte de la humanidad, a lo largo de la mayor parte de la historia, ha vivido a un nivel de subsistencia, con una esperanza de vida media más o menos de 30 años, y una exposición constante a los peligros del hambre la enfermedad y la guerra. El segundo punto más importante es que la desigualdad no es una parte tan grande del asunto como puede parecer.<br />La mayoría de las sociedades pobres de la desigualdad no contribuye tanto a las privaciones de la persona que tiene una situación media en la economía. El problema fundamental de los países subdesarrollados no es que el dinero se divida mal, sino que no hay suficiente. Y, por tanto lo que es necesario primero y sobre todo es crecimiento.(desde luego, los principales daños infligidos en los países pobres por la desigualdad social no son consecuencia directa de un modelo de distribución, sino un producto de consecuencia indirectas como la corrupción.<br />Lo que en realidad importa es el nivel medio de productividad del trabajo. Esto es lo que, en última instancia y en el largo plazo, determina los salarios, si nuestro objetivo es incrementar el bienestar del trabajador medio. Incrementar la participación del trabajo en la renta nacional en incluso un tanto porcentual o dos supondría un esfuerzo hercúleo. Una economía capitalista madura puede crecer a una tasa anual continua del 2% o 3%, esto significa que las ganancias en lo que respecta a la distribución pueden viciarse fácilmente si la lucha para obtenerlas reduce demasiado la tasa de crecimiento.<br />Por lo tanto necesitamos un mecanismo que lleve a la gente a las ocupaciones en que se necesita y las desvié de las ocupaciones sobresaturadas. Este proceso es necesariamente coercitivo, dado que requiere que la mayoría de la gente renuncie a aquello que realmente le gusta hacer (artistas, actor, músico) para hacer algo que la sociedad necesita.<br />La solución alternativa, en la economía de mercado, es simplemente tener un mercado de trabajo competitivo. Y la forma en que se logra es a través de cambios en los salarios que se pagan, y de tasas de desempleo en sectores relevantes. El simple hecho de que sea imposible en determinadas ocupaciones ganar un salario suficiente para vivir no significa que se cometa ninguna injusticia a la hora de pagar a la gente ese salario.<br />Por esta razón, también tendemos a tirar cosas en vez de llevarlas a repara. No es por un mal generado llamado << Consumismo>> es porque hace que reparen algo es increíblemente caro. Es una característica general de las economías avanzadas que, a medida que el país en su conjunto se vuelve más rico, los servicios se vuelven más caros en relación con los bienes manufacturados. La razón básica es que el crecimiento de la productividad en el sector servicios se queda atrás del sector manufacturero. <br />Esta mejora en la manufactura, combinada con el estancamiento relativo del sector servicios, produce <<Enfermedad de costes>> en los servicios. Cuando la productividad incrementa en el sector manufacturero de la empresa, las ganancias normalmente se dividirán – por las buenas o por las malas- entre todos los grupos de poder de la empresa. Como resultado el incremento de la productividad tendera a generar incremento de los salarios.<br />A corto plazo, puede que un conjunto de trabajadores sea capaz de captar los beneficios de un conjunto particular de ganancias de productividad, especialmente si tiene alguna habilidad especial o han pasado por una formación costosa y larga que hace que otros encuentren más difícil su nicho de mercado. Pero, a largo plazo el trabajo es bastante móvil entre las ocupaciones. Por esto, si uno se fija en el crecimiento de la productividad en varios sectores de la economía a lo largo de unas décadas y lo compara con los cambios en los salarios, vera poca correlación, cualquier caso, hay una correlación entre el crecimiento medio de la productividad y el incremento de los salarios. <br />Por eso los salarios de los países subdesarrollados son muy bajos, incluso en fábricas muy automatizadas donde el nivel de productividad del trabajador individual es comparable al de los países más ricos del mundo. Es el nivel medio de productividad de la economía, o en el sector más amplio en que están empleados los trabajadores, los que determinan los salarios. Por esto los servicios se más caros a medida que el país en su conjunto se hace más rico. La idea del precio de escases del trabajo significa que si quieres expulsar a alguien de una ocupación útil para que se pase el día trabajando.<br />Hay muchos ejemplos de ocupaciones que han sido eliminadas de la economía por la <<enfermedad del coste>>, la alternativa que se expulse del mercado u determinado vicio es que se convierta en un objeto de consumo de lujo.<br />Una excepción a la regla ocurre cuando lo que valora el consumidor es el tiempo mismo del empleado. Esto es lo que determina el tope de lo que están dispuestos a pagar. <br />Muchos de nosotros nos sentimos bastante afortunados por el hecho de que los salarios no se determinen por el valor intrínseco de lo que creamos; si así fuera, seriamos muy pobres. La tendencia a la igualdad en nuestra economía, que es que las organizaciones grandes tienden a igualar los diferenciales salariales entre los empleados. Incluso en las compañías que retribuyen a sus empleados con alta compensación individualizada, la diferencia entre lo que gana el empleado más productivo en una clase ocupacional particular y lo que gana el empleado manos productivo no es proporcional, ni de cerca, a las diferencias en sus contribuciones a los ingresos de la empresa. En otras palabras, una consecuencia de un fallo de mercado, no de las operaciones normales del mercado de trabajo. Uno de los retos principales a los que se enfrentan las empresas después de una fusión o adquisición es tratar las diferencias en los niveles salariales y, en particular, lograr mayor desigualdad sin tener que subir a todo el mundo el sueldo al nivel máximo.<br />La primera tendencia es relativamente benigna. A medida que se incrementan los salarios la demandad de sus servicios se reduce y cada vez se vuelve más un bien de lujo.<br />La segunda tendencia es menos benévola. La presión hacia la igualdad de los salarios es muy fuerte.<br />Como resultado la sociedad debe confiar en el desempleo, en vez de en los salarios bajos, para desincentivar la entrada en ese campo. Existe un debate activo entre los economistas sobre el impacto del desarrollo del salario mínimo, que afirmaría que leyes como esas hacen más daño que bien, dado el desempleo que crean, se ha mostrado demasiado simplista, vistas en las complejidades de los mercados laborales. <br />Existe una gran parte de la sociedad adolescente que emplea su tiempo en trabajar y estudiar pero esto nos demuestra que las tasas de abandono de los estudios es cada vez mayor ya que el dinero mismo incrementa el atractivo de trabajar, en vez de seguir estudiando, pero también puede tener efectos más sutiles, como llevar a que los adolescentes sobreestimen el grado en que la economía recompensara al trabajo no cualificado. Si lo que queremos es combatir la pobreza, una media más útil seria asegurar que ninguna familia con un solo salario mínimo tenga que pagar impuestos sobre la renta.<br />Como resultado, mientras que estas políticas dan algunos beneficios a alguna gente, también generan claros perjuicios a otros. Si aparecen otras maneras de dar esos beneficios, que no están asociadas con los mismos perjuicios, debemos aprovechar la oportunidad de adoptarlas.<br />El problema de los salarios bajos o de las rentas altas, puede generar muchos más beneficios para las clases trabajadoras, sin los efectos perversos que se dan por la interferencia en los precios en el mercado de trabajo o en el mercado de bienes.<br />Con respecto a los análisis realizados en el Ecuador la información que se da sobre "Renta Primaria Promedia Mensual" que contienen los "Indicadores de Coyuntura del Mercado Laboral Ecuatoriano", sobre la base de la información de Cuenca, Guayaquil y Quito, elaborados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) para el mes de noviembre del 2001 (último mes para el cual se dispone de información), se comprueba que los ingresos oscilaron entre un máximo de 320 dólares (Administradores Públicos) y un mínimo de 100 dólares (Trabajadores no calificados), y que solo los ingresos promedios mensuales de los Administradores Públicos, superaban el costo de 314 dólares al que ascendió, en ese mismo mes, la "Canasta Familiar Básica", según el propio INEC. Los restantes grupos de trabajadores: Profesionales Científicos e Intelectuales; Técnicos y Profesionales de Nivel Medio; Empleados de Oficina; Trabajadores de Servicios y Vendedores en Comercio; Agricultores y Trabajadores Calificados Agropecuarios y Pesqueros; Oficiales y Operarios de Industrias Extractivas y de la Construcción; Operadores de Instalaciones y Maquinarias; y, Trabajadores No Calificados, percibían ingresos promedios mensuales de 280,200, 179, 120, 120, 120, 160, y 100 dólares, respectivamente, todos ellos inferiores al precio de la "Canasta Familiar Básica". <br />Así observado el problema, la lucha política por los salarios debería concentrarse en:<br />a.- Lograr niveles salariales indispensables para cubrir el costo de la "Canasta Familiar Básica", ya que, ello es lo mínimo que deben reclamar los trabajadores para que su familia pueda subsistir, para poder educarse y educar a sus hijos y disfrutar de alguna diversión, derecho mínimo de todo ecuatoriano, a lo que se agrega que el reajuste anual del costo de esa canasta, implica, de hecho, considerar la inflación pasada; <br />b.- Proponer modificaciones a las leyes laborales vigentes, para que se apruebe el costo de la "Canasta Familiar Básica", como el parámetro sobre el cual debe establecerse el nivel anual mínimo del SMV; <br />c.- Rechazar el uso de término "Canasta Familiar Vital", en la práctica diaria y en el discurso, ya que su uso, implícitamente, desestima las aspiraciones mínimas de los trabajadores, al mismo tiempo que otorga a las clases dominantes y sus testaferros mayor capacidad de maniobra y engaño, al poder jugar con un valor comparativo menor que el de la "Canasta Familiar Básica" y hacer uso de una denominación sugerente; y, <br />Advirtiendo, simultáneamente, que su uso por parte de las clases dominantes y sus apologistas sólo pretende ocultar el subconsumo al que se somete a los trabajadores ecuatorianos, la imposibilidad física que la política salarial actual impone a la existencia y reproducción de las familias de los trabajadores, al reducirlas a la mera subsistencia. <br />Todo ello sin dejar de insistir en que la satisfacción de los requerimientos de los trabajadores, en última instancia es incluso del interés de la burguesía ecuatoriana, si se recuerda que: "El capital es un producto colectivo; no puede ser puesto en movimiento sino por la actividad conjunta de muchos miembros de la sociedad y, en último término, sólo por la actividad conjunta de todos los miembros de la sociedad", ya que: "El capital no es, pues, una fuerza personal; es una fuerza social".<br />

×