Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
  • Save
Teoria Social
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Teoria Social

  • 35,837 views
Published

Documento de reflexión sobre la Ciencia Social

Documento de reflexión sobre la Ciencia Social

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • Puedes descargarlo en pdf aquí http://www.mediafire.com/view/5cb5aczhebhk4o1/Introductorio_teoria_social.pdf
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • COMO pudo descargar este trabajo
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • hola disculpa fijate que esta super interesante tu trabajo quisiera descargarlo pero no puedo..me podiras decir como bajarlo estoy haciendo una tarea acerca de la teoria y me parece excelente este trabajo para leerlo de ante mano gracias :)
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • bueno
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
35,837
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
5
Comments
4
Likes
22

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. INTRODUCTORIO TEORÍA SOCIAL a la M.A. Ruiz Vinueza
  • 2. INTRODUCTORIO TEORÍA SOCIAL a la M.A. Ruiz Vinueza
  • 3. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase al autor si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. © 2009 M.A. Ruiz Vinueza Quito (Ecuador)
  • 4. Autor Lic. Mauro A. Ruiz Vinueza Licenciado en Comunicación Social, Especialización Comunicación Institucional, Universidad Central del Ecuador Profesor de la Facultad de Comunicación Social, Universidad Central del Ecuador Profesor, Universidad Católica del Azuay, Extensión Quito, Facultad Franciscana “Bernardino Echeverría” Profesor, Universidad Internacional del Ecuador Profesor, Universidad Estatal de Bolívar Profesor ,Universidad Israel, Facultad de Diseño Gráfico. Director de la Carrera, Facultad Diseño Gráfico UISRAEL. Especialista en Filosofía, Epistemología de la Ciencia Social, Marketing, Administración, Gerencia y Gestión de la Comunicación, Comunicación Organizacional, Planificación General, Planificación de la Comunicación Dicta charlas y cursos de capacitación a Organismos Nacionales e Internacionales y ONGs Varias publicaciones editoriales y digitales Director y lector de tesis en varias oportunidades
  • 5. Sumario Introductorio a la teoría social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Anexo 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Anexo 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Anexo 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Anexo 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 Anexo 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 Anexo 6 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
  • 6. Introductorio a la teoría social “Pensar es fácil. Actuar es difícil. Actuar siguiendo el pensamiento propio es lo más difícil del mundo.” Goethe La escasa sustentación de la Comunicación Un reconocimiento a la variedad de autores Social en las teorías sociales como elemento citados, quienes pueden reclamar de su auto- constitutivo de los procesos de desarrollo, hace ría las partes pertinentes. Pero recordemos el que las Ciencias Sociales estén dominadas por mandato de Voltaire “ todo robo de las ideas el concepto de acción y razón instrumental debe ir acompañado del asesinato de quién sin un planteamiento inter y transdisciplina- las inventó”. rio que estimula la ideología determinista en la construcción de modelos sociales, lo que posibilita una debilidad estudiantil y docente HOMBRE, SOCIEDAD Y CULTURA para pensar teóricamente lo social, facilitando las visiones inmediatistas y pragmáticas en los Las Ciencias Sociales son un conjunto de procesos transformadores de la sociedad. disciplinas científicas que intentan conocer, Por lo que debemos contribuir en los estu- interpretar y explicar los fenómenos sociales y diantes el desarrollo de capacidades y cualida- la conducta humana para proyectar, prevenir y des valiosas que conformen una personalidad controlar los mismos. Es un fenómeno del siglo consciente y abierta para superar las formas moderno que se cristaliza en las sociedades del de pensamiento reduccionista y dogmáticas e siglo XIX que, tras experimentar la multiplici- impulsar de manera reflexiva la toma de po- dad de cambios económicos, religiosos, políti- siciones frente a los problemas de la realidad cos, tecnológicos y sociales, trata de buscar un social, desde una actitud solidaria, democrá- orden en el caos reinante, cuando se inició el tica, pluralista y crítica, a fin de interpretar afán de desarrollar un conocimiento sistemáti- las distintas concepciones sobre la realidad co, no religioso y validable con la experiencia. en situaciones complejas y cambiantes, en un Es un intento de encontrar el orden social que contexto de incertidumbre y crisis, a partir permita vivir en armonía y disfrutar de las ven- del dominio de teorías, métodos y técnicas tajas alcanzadas hasta ese momento. de las Ciencias Sociales con la finalidad de Pero la capacidad para pensar sobre nosotros profundizar en los aspectos filosóficos, polí- mismos no ocurre en el vació. Vivimos en una ticos, éticos y culturales de la comunicación organización social que nos brinda las bases y la sociedad mediante la problematización, para elaborar explicaciones. Debemos cono- conceptualización y sistematización. cer las condiciones materiales que permiten el 1
  • 7. 2 M.A. Ruiz Vinueza surgimiento de ciertas ideas en un momento rás; porque el día que de él comieres ciertamente histórico y cómo las mismas cambian al trans- morirás(2-17). formarse las condiciones materiales de la su- Entonces la serpiente dijo a la mujer: No mori- pervivencia. réis(3-4); sino que sabe Dios que el día que comáis La sabiduría popular, la tradición popu- de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como lar, los textos religiosos y filosóficos que han Dios, sa-biendo el bien y el mal(3-5). aparecido en todas la épocas han intentado Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, explicar la experiencia social humana. Dichas y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable explicaciones son acumulativas, es decir, los para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y pensamientos de una generación dependen y comió; y dio también a su marido, el cual comió se basan en el material legado por sus ante- así como ella(3-6). pasados. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y No existen pueblos incultos e ignorantes, conocieron que estaban desnu-dos; entonces co- gracias a los conocimientos que el hombre sieron hojas de higuera, y se hicieron delanta- tiene y en los que involucra aspectos biológi- les(3-7). cos, sociales, psicológicos, políticos, religiosos, GÉNESIS, Antiguo Testamento etc. El hombre es un ser con capacidad concep- Según los mitos de griegos y hebreos, la historia tual, es un ser de necesidades físicas y espiritua- humana se inauguró con un acto de desobedien- les para sobrevivir, con una serie de experien- cia. Adán y Eva, cuando vivían en el Jardín del cias afectivas, se desenvuelve en el espacio y Edén, eran parte de la na-turaleza; estaban en en el tiempo. El hombre no es una abstracción, armonía con ella, pero no la trascendían. Esta- sino, como argumenta Luis A. Romo, un ser ban en la naturale-za como el feto en el útero de concreto de necesidades, a menudo, inhibido la madre. Eran humanos, y al mismo tiempo aún por la naturaleza del mundo social en el que se no lo eran. Todo eso cambió cuando desobedecie- desenvuelve dentro de un momento histórico ron una orden. Al romper vínculos con la tierra y definido. madre, al cortar el cordón umbilical, el hombre emergió de una armonía pre-humana y fue capaz Entonces dijo Dios: Hagamos el hombre a nues- de dar el primer paso hacia la independencia y la tra imagen, conforme a nuestra semejanza; y libertad. El acto de desobediencia liberó a Adán señoree en los peces del mar, en las aves de los y Eva y les abrió los ojos. Se reconocieron uno cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo a otro como extraños y al mundo exterior como animal que se arrastra sobre la tierra(1-26). Enton- extraño e incluso hostil. Su acto de desobediencia ces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la rompió el vínculo primario con la naturaleza y tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue los transformó en individuos. El “pecado origi- el hombre un ser viviente(2-7). nal’, lejos de corromper al hombre, lo liberó; fue Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al el comienzo de la historia. El hombre tuvo que oriente; y puso allí al hombre que había for- abandonar el Jardín de Edén pera aprender a mado(2-8). confiar en sus propias fuerzas y llegar a ser ple- Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol namente humano. delicioso a la vista, y bueno para comer; también Los profetas, con su concepción mesiánica, con- el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol formaron la idea de que el hombre había teni- de la ciencia del bien y del mal(2-9). do razón al desobedecer; que su “pecado” no lo Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De había corrompido, sino que lo había liberado de todo árbol del huerto podrás comer(2-16); más del las cadenas de la armonía prehumana. Para los árbol de la ciencia del bien y del mal no come- profetas la historia es el lugar en que el hombre
  • 8. Introductorio a la teoría social 3 se vuelve humano; al irse desplegando la historia su examen por el simple motivo de que algunas el hombre desarrolla sus capacidades de razón de sus normas de comportamiento son bastante y de amor, hasta que crea una nueva armonía complejas y difíciles. Sírvame de excusa el hecho entre él, sus congéneres y la naturaleza .Esta de que, a pesar de su gran erudición, el Homo Sa- nueva armonía se describe como “el fin de los piens sigue siendo un mono desnudo; al adquirir días”, ese período de la historia en que hay paz nuevos y elevados móviles, no perdió ninguno de entre el hombre y el hombre, y entre el hombre y los más vivos y prosaicos. Esto es, frecuentemen- la naturaleza. Es un “nuevo” paraíso creado por te, motivo de disgusto para él; pero sus viejos el hombre mismo, y que él sólo pudo crear porque impulsos le han acompañado durante millones se vio forzado a abandonar el “viejo” paraíso de años, mientras que los nuevos le acompa- como resultado de su desobediencia. ñan desde hace unos milenios como máximo... Como para el mito hebreo de Adán y Eva, y no es fácil sacudirse rápidamente de enci-ma también para el mito griego de Prometeo toda la herencia genética acumulada durante todo su la civilización humana se basa en un acto de pasado evolutivo. Si quisie-ra enfrentarse con este desobediencia. Prometeo, al robar el fuego a los hecho, sería un animal mucho más completo y dioses, echó los fundamentos de la evolución del tendría menos preocupaciones. Tal vez en esto hombre. No habría historia humana si no fuera pueda ayudarle el zoólogo. por el “crimen” de Prometeo. Él, corno Adán y EL MONO DESNUDO. Eva, es castigado por su desobediencia. Pero no D. Morris se arrepiente ni pide perdón. Por el contra-rio, dice orgullosamente: “Prefiero estar encadenado Yo sostengo que la esencia del hombre y lo que a esta roca, antes que ser el siervo obediente de podríamos llamar su puesto singular están muy los dioses”. por encima de lo que llamamos inteligencia y LA DESOBEDIENCIA COMO facultad de elegir, y no podrían ser alcanzados, PROBLEMA PSICOLÓGICO Y MORAL, aunque imaginásemos esa inteligencia y facultad E. Fromm de elegir acrecentadas cuantitativamente incluso hasta el infinito. Pero también seria un error re- Hay ciento noventa y tres especies vivientes de presentarse ese quid nuevo, que hace del hombre simios y monos. Ciento noventa y dos de ellas un hombre, simplemente como otro grado esen- están cubiertas de pelo. La excepción la cons- cial de las funciones y facultades pertenecientes tituye un mono desnudo que se ha puesto a sí a la esfera vital, otro grado que se superpondría mismo el nombre de Homo Sapiens. Esta rara a los grados psíquicos ya recorridos —impulso y floreciente especie pasa una gran parte de su afectivo, instinto, memoria asociativa, inteli- tiempo estudiando sus más altas motivaciones, gencia y elección— y cuyo estudio pertenecería y una cantidad de tiempo igual ignorando con- a la competencia de la Psicología. No. El nuevo cienzudamente las fundamentales. Se muestra principio que hace del hombre un hombre, es orgulloso de poseer el mayor cerebro de todos los ajeno a todo lo que podemos llamar vida, en el primates, pero procura ocultar la circunstancia de más amplio sentido, ya en el psíquico interno o que tiene también el mayor pene, y prefiere atri- en el vital externo. Lo que hace del hombre un buir injustamente este honor al vigoroso gorila. hombre es un principio que se opone a toda vida Es un mono muy parlanchín, sumamente curioso en general; un principio que, como tal, no puede y multitudinario, y ya es hora de que estudiemos reducirse a la ‘evolución natural de la vida”, sino su comportamiento básico. que, si ha de ser reducido a algo, sólo puede serlo Yo soy zoólogo, y el mono desnudo es un ani- al fundamento supremo de las cosas, o sea, al mal, por consiguiente ,éste es te-ma adecuado mismo fundamento de que también la “vida” es para mi pluma, y me niego a seguir eludiendo una manifestación parcial. Ya los griegos sostu-
  • 9. 4 M.A. Ruiz Vinueza vieron la existencia de tal principio y lo llama- adoptar las condiciones de su propia vida; ya no ron ‘razón”. Nosotros preferimos emplear, para vive solamente en un puro universo físico sino designar esta X, una palabra más comprensiva, en un universo simbólico. El lenguaje, el mito, una palabra que comprende el concepto de la el arte y la religión constituyen partes de este razón, pero que, junto al pensar ideas, comprende universo, forman los diversos hilos que tejen la también una determinada especie de intuición, red simbólica, la urdiembre complicada de la la intuición de los fenómenos primarios o esen- experiencia humana. Todo progreso en pensa- cias, y además una determinada clase de actos miento y experiencia afina y refuerza esta red. El emocionales y volitivos que aún hemos de ca- hombre no puede enfrentarse ya con la realidad racterizar: por ejemplo, la bondad, el amor, el de un modo inmediato; no puede verla, como si arrepentimiento, la veneración, etc. Esa palabra dijéramos, ca-ra a cara. La realidad física parece es espíritu. Y denominaremos persona al centro retroceder en la misma proporción que avan-za activo en que el espíritu se manifiesta dentro de su actividad simbólica. En lugar de tratar con las esferas del ser finito, a rigurosa diferencia las cosas mismas, en cierto sentido, conversa de todos los centros funcionales “de vida”, que, constantemente consigo mismo. Se ha envuelto considerados por dentro, se llaman también cen- en formas lin-güísticas, en imágenes artísticas, tros “anímicos’. en símbolos míticos o en ritos religiosos, en tal EL PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS. forma que no puede ver o conocer nada sino a tra- M. Scheler vés de la interposición de este medio artificial. Su El hombre, como si dijéramos, ha descubierto situación es la misma en la esfera teórica que en un nuevo método para adaptarse a su ambien- la práctica. Tampoco en ésta vive en un mundo te. Entre el sistema receptor y el efector, que se de crudos hechos o a tenor de sus necesi-dades y encuentran en todas las especies animales, ha- deseos inmediatos. Vive, más bien, en medio de llamos en él como eslabón intermedio algo que emociones, esperan-zas y fantasías y de sus sue- podemos señalar como sistema “simbólico”. Esta ños. “Lo que perturba y alarma al hombre —dice nueva adquisición transforma la totalidad de la Epicteto—, no son las cosas sino sus opiniones y vida humana. Comparado con los demás ani- figuraciones sobre las cosas.” males el hombre no sólo vive en una realidad ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA. más amplia sino, por decirlo así, en una nueva E. Cassirer dimensión de la realidad. Existe una diferencia innegable entre las reacciones orgánicas y las El existencialismo ateo que yo represento es más respuestas humanas. En el caso primero, una coherente. Declara que si Dios no existe, hay por respuesta directa e inmediata sigue al estímulo lo menos un ser en el que la existencia precede externo, en el segundo la respuesta es demorada, a la esencia, un ser que existe antes de poder ser es interrumpida y retardada por un proceso lento definido por ningún concepto, y que este ser es y complicado de pensamiento. A primera vista el hombre, o como dice Heidegger, la realidad semejante demora podría parecer una ventaja humana. ¿Qué significa aquí que la existencia bastante equívo-ca; algunos filósofos han puesto precede a la esencia? Significa que el hombre em- sobre aviso al hombre acerca de este pretendi-do pieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, progreso. El hombre que medita, dice Rousseau, y que después se define. El hombre, tal como lo “es un animal depravado”: sobrepasar los límites concibe el existencialista, si no es definible, es de la vida orgánica no representa una mejora de porque empieza por no ser nada. Sólo será des- la naturaleza humana sino su deterioro. pués, y será tal como se haya hecho. Así, pues, Sin embargo, ya no hay salida de esta reversión no hay naturaleza humana, porque no hay Dios del orden natural. El hombre no puede escapar para concebirla. El hombre es el único que no de su propio logro, no le queda más remedio que sólo es tal como él se concibe, sino tal como él
  • 10. Introductorio a la teoría social 5 se quiere, y como se concibe después de la exis- los bárbaros amenazando el imperio de la ci- tencia, como se quiere después de este impulso vilización crea un prejuicio sobre el tema; el hacia la existencia; el hombre no es otra cosa segundo período de barbarie puede ser el impe- que lo que él se ha-ce. Este es el primer principio rio continuado de la misma civilización. Pero del existencialismo. Es también lo que se llama existe la posibilidad de que, en este período, la subjetividad, que se nos echa en cara bajo los extremos históricos se encuentren otra vez: ese nombre. Pero ¿qué queremos decir con esto la conciencia más avanzada de la humanidad sino que el hombre tiene una dignidad mayor y la fuerza más explotada. No es más que una que la piedra o la mesa? Porque queremos decir posibilidad. La teoría crítica de la sociedad no que el hombre empieza por existir, es decir, que posee conceptos que puedan tender un puente empieza por ser algo que se lanza hacia un por- sobre el abismo entre el presente y su futuro; venir, y que es consciente de proyectarse hacia sin sostener ninguna promesa, ni tener ningún el porvenir. El hombre es ante todo un proyecto éxito, sigue siendo negativa. Así, quiere perma- que se vive subjetivamente, en lugar de ser un necer leal a aquellos que, sin esperanza, han musgo, una podredumbre o una coliflor; nada dado y dan su vida al Gran Rechazo. En los existe previamente a este proyecto; nada hay en comienzos de la era fascista, Walter Benjamin el cielo inteligible, y el hombre será ante todo lo escribió: “Sólo gracias a aquellos sin esperanza que habrá proyectado ser. nos es dada la esperanza.” EL EXISTENCIALISMO ES UN EL HOMBRE UNIDIMENSIONAL. HUMANISMO. J.P. Sartre H. Marcuse Si, como lo creemos nosotros, la actividad incons- Como manifiesta acertadamente Marx “la ciente del espíritu consiste en imponer formas a primera premisa de toda historia humana es, un contenido, y si estas formas son fundamental- naturalmente, la existencia de individuos hu- mente las mismas para todos los espíritus, anti- manos vivientes” y “podemos distinguir al guos y modernos, primitivos y civilizados —como hombre de los animales por la conciencia, por lo muestra de manera tan brillante el estudio de la religión o por lo que quiera, pero el hombre la función simbólica, tal como ésta se expresa mismo se diferencia de los animales a partir en el lenguaje—, es necesario y suficiente alcan- del momento en que comienza a producir sus zar la estructura inconsciente que subyace en medios de vida”. cada institución o cada costumbre pa-ra obtener Si Aristóteles definió al ser humano como un principio de interpretación válida para otras zoon logón politikón que habita en la polis, instituciones y otras costumbres, a condición de es decir, en la ciudad, en agrupaciones, debe- llevar lo bastante adelante el análisis. mos diferenciar lo que constituyen agregados HISTORIA Y ETNOLOGÍA. y sociedades. C. Levi Strauss De acuerdo a Sergio Vélez Valarezo en su texto CULTURA CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN Las capacidades económicas y técnicas de las EL ECUADOR, la sociedad humana, resulta- sociedades establecidas son sufi cientemente do de un largo proceso histórico, existe en la grandes para permitir ajustes y concesiones a actualidad como un gran complejo particular los parias, y las fuerzas armadas están su- de fenómenos, acciones y relaciones de diver- ficientemente entrenadas y equipadas para so orden, cuya forma más simple puede ser ocuparse de las situaciones de emergencia. Sin concebida como una totalidad integrada por embargo, el espectro está ahí otra vez, den- tres grandes conjuntos: el económico o adap- tro y fuera de las fronteras de las sociedades tativo, el político o asociativo y, el cultural o avanzadas. El fácil paralelismo histórico con ideológico.
  • 11. 6 M.A. Ruiz Vinueza En una sociedad es necesario determinar el que puedan vivir autónomamente. Durante el largo proceso por el cual asimilamos e interiorizamos periodo de dependencia, la tarea principal de los los rasgos culturales, como también, las formas individuos es adquirir conocimientos y hábitos que de apartarnos de la misma. les capaciten para operar independientemente y Si la ciencias sociales estudian el compor- que les permitan integrarse en la sociedad a la que tamiento social del Homo Sapiens, podemos pertenecen, el periodo de dependencia se utiliza no decir que en una sociedad sus integrantes co- solo para adiestrar al joven en prácticas económi- operan entre si para conseguir colectivamente cas, sino también para inculcar usos, costumbres objetivos que no podrían lograrlo como indi- visiones del mundo y valores. Esto es lo que quiere viduos. decir enculturación: el proceso a través del cual Existen diferentes tipos de sociabilidad, los individuos jóvenes se convierten en integrantes que podemos diferenciar como fenómenos activos de una cultura continuada.“ empíricos, aunque sea imposible establecer Pero qué es cultura? Una breve aproxima- mediciones cuantitativas específicas de estas ción es necesaria. Resaltando la definición características, que se basan en: expuesta en el Documento de Puebla el Ma- • GREGARISMO: la preferencia visible de gisterio de la Iglesia Católica, se entiende por los integrantes de algunas especies por la cultura “el modo particular como, en un pue- proximidad física. blo, los hombres cultivan su relación con la • La necesidad de establecer una JERAR- naturaleza, entre sí mismos y con Dios”. Es QUÍA. decir, es el conjunto de valores que lo animan • La existencia de una DIFERENCIACIÓN y de el estilo de vida común que caracteriza a BIOLÓGICA. los diversos pueblos, por ello se habla de desva- • La práctica de una ESPECIALIZACIÓN lores que lo debilitan y que al ser participados FUNCIONAL y en común por sus miembros, los reúne sobre • El ALTRUISMO. la base de una misma conciencia colectiva. Santillán Güemes, en su obra “CULTURAS, Scott Gordon describe en HISTORIA Y FI- CREACIÓN DEL PUEBLO”, define a la cultura LOSOFÍA DE LAS CIENCIAS SOCIALES a la como el cultivo de una forma integral de vida, sociedad humana como una red o conjunto aparece como el medio creado por la humani- complejo de diferentes formas de organización, dad para entablar su diálogo con el universo. algunas de las cuales son locales mientras que Una de las primeras formulaciones teóricas de otras tienen un alcance prácticamente mundial cultura data de la época de la nueva historia. en su ámbito. La tarea básica de las ciencias so- Es en este período que se transforma en objeto ciales es investigar cómo operan estas diversas de estudio filosófico - teórico, tomando la sig- formas de organización social e identificar los nificación de concepto independiente. problemas que se derivan del hecho que no Esto se afirma con la etimología de la pa- operen perfectamente. labra cultura, que según el lingüista alemán “El hombre es un animal altricial continúa, y Niedermann, existe desde el siglo XVIII. Has- gran parte de su comportamiento es consecuencia ta entonces era sólo utilizada en combinación de un proceso de enculturación. con otras palabras, significando función de El término altricialidad procede de la ornitolo- algo, cultura juris (elaboración de normas de gía, donde los biólogos lo utilizan para aludir al conducta), cultura scientia (adquisición de hecho de que en muchas especies de aves las crías conocimientos, experiencias), cultura lingua- recién empolladas son incapaces de valerse por si je ( perfeccionamiento del idioma), cultura mismas y deben alimentarlas los adultos durante litterarum ( perfeccionamiento de la litera- algún tiempo y enseñarles muchas cosas antes de tura), etc.
  • 12. Introductorio a la teoría social 7 En combinaciones de este tipo, el térmi- independiente se forme en oposición direc- no cultura presenta los primeros indicios de ta de la palabra natura (naturaleza). Tras ésta significación independiente, aunque la esen- —aparente— oposición puramente lingüística, cia propia todavía se fundamenta en la otra se encuentra un problema real, planteado ante palabra que con ella constituye cierta unidad la conciencia de los tiempos modernos por la formal o semántica. Varios lingüistas coinci- situación cambiante. den en que los orígenes, como término léxico, Desde la concepción filosófica idealista, se de la palabra cultura derivan del latín “colere- concibe a la cultura como el desarrollo espiri- colui” (cultivo, cultura, cuidado), significando tual, considerando a lo artístico como la única en un principio el cultivo del suelo, cultivo de manifestación cultural. Desde la teoría tecno- la tierra, trabajo agrícola, de aquí agricultura. logística de la cultura, elaborada por Marka- En el latín clásico esta palabra es utilizada, pre- rian, quien describe a la cultura como un modo cisamente, en esta combinación. Por ejemplo particular de actividad humana, por lo que la uno de los primeros estudios de agricultura, define como el modo de autoorganización sis- perteneciente a Marco Porcio Catón, se llama témica de los procesos de vida social de los De agricultura. Sin embargo, ya en las cartas hombres. La cultura resulta ser por lo tanto, de Cicerón a Túsculo el orador romano señala el mecanismo adaptador y optimizador de la que, el espíritu, la razón, deben ser cultivados, actividad humana. así como los campesinos cultivan la tierra. El Una de las teorías de la cultura más difundi- cultivo de la razón, el desarrollo de las capaci- da es sin duda la teoría semiótica que la define dades mentales, el trabajo intelectual, es una como un lenguaje especial o código de símbo- inclinación natural del hombre libre, a dife- los, es decir, como un conjunto de significados rencia de los esclavos y las capas bajas cuyo y significantes propios de un grupo humano destino es el trabajo físico, el cultivo de los y descifrable sólo para quienes lo conocen. Es suelos. decir, que se trataría de un sistema complejo Más adelante la palabra cultura será utiliza- de información por el cual las sociedades inter- da cada vez más en el sentido de la ilustración, cambian, procesan y preservan información. erudición, educación del hombre. Con estos Dentro de la modernidad las concepciones y dos significados iniciales entró esta palabra en explicaciones acerca de la cultura se tornan tan casi todos los idiomas europeos. En los basa- complejas y variantes como la explicación de la mentos de la información de la palabra in- misma modernidad, más aún en un escenario dependiente cultura descansa, por supuesto, como el que se vive en Latinoamérica donde en la necesidad de un nuevo concepto que conviven, por ejemplo, sistemas económicos pudiera ser interpretado y expresado con esta tradicionales como el pastoreo o la manufactu- palabra. ra con la incursión de grandes firmas multina- El surgimiento de este concepto está ya fue- cionales, fenómeno que también se refleja en la ra de los límites del análisis lexicológico, ya cultura, el fenómeno que quizás, dentro de las que tiene relación con procesos de orden social ciencias sociales, provoca la mayor divergencia y espiritual. La necesidad del nuevo concepto de puntos de vista con gran diversidad de jui- surge como resultado de cambios esenciales en cios y definiciones; así, en las investigaciones las vivencias sociales del hombre, acaecidos en concretas (históricas, etnográficas, sociológi- el cruce del medioevo y de los tiempos moder- cas, etc.) se puede encontrar las más diversas nos, y que originaron cambios profundos en la interpretaciones de cultura que a veces muy relación del hombre respecto de la naturaleza difícilmente concuerdan entre si. y de su medio social inmediato. No es casual Néstor García Canclini en CULTURAS HÍ- que la palabra cultura como término léxico BRIDAS Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN enfa-
  • 13. 8 M.A. Ruiz Vinueza tiza que “no basta explicar estas discrepancias Se señala también otro interesante hecho, por las distintas concepciones de la moder- la extensión del concepto “cultura” fuera de nidad en la economía, la política...” ya que, las fronteras del saber social - humanitario, y “junto a la cuestión teórica, están en juego el uso del mismo por los representantes de las dilemas políticos…, la cultura tampoco se pue- ciencias naturales y otras nuevas ramas sinteti- de explicar sin que entren en juego los pará- zadoras del conocimiento como la cibernética, metros actuales que la modernidad le presenta, la teoría general de los sistemas, la teoría de la entonces la explicación de por qué coexisten organización, la semiótica, etc. culturas étnicas y nuevas tecnologías, formas Sin embargo la polisemántica terminológica de producción artesanal e industrial, puede del concepto de cultura aún no agota su com- iluminar procesos políticos; por ejemplo, las plejidad teórica, cuya existencia se explica por razones por las que tanto las capas populares causas científicas y también por otras, sociales- como las élites combinan la democracia mo- históricas, aún más profundas. Debemos cons- derna con relaciones arcaicas de poder”. tatar que la cultura hoy en día, además de ser Pero para entender más claramente los pro- concepto científico, término de carácter único cesos de la cultura en la modernidad, debemos y puramente cognoscitivo, constituye un pro- abordar su estudio como un sistema multifun- blema real del desarrollo histórico actual que cional abierto, que permanece en relación de exige su solución práctica (y no sólo teórica) dependencia y penetración recíproca dialéctica en todos los niveles de la vida social. con toda una serie de sistemas, ante todo con el En una u otra forma el problema de la cul- sistema socioeconómico, respecto del cual viene tura se presenta ante todos los países y pueblos a ser un subsistema particular. La cultura, aún incorporados al proceso histórico contempo- contando con relativa independencia, se halla ráneo, dicho problema es de por sí producto sujeta a la formación social y económica que y consecuencia directos de este proceso. Pre- determina su carácter y rasgos específicos. cisamente el carácter práctico del problema En el marco del análisis integral de la cul- lo convierte hoy no solamente en materia de tura, en general puede ser considerada como meditación e inquietud de algunos grupos in- sistema social y sus campos diferentes como telectuales de la sociedad, sino en objeto de subsistemas estrechamente relacionados. La decisiones y acciones prácticas por parte de ciencia de la cultura ve, con razón, en el siste- Estados y partidos políticos, por parte de mo- ma de la cultura, junto con los otros sistemas vimientos de masas actuales: de clases nacio- en relación y acción recíproca, una multitud nales, juveniles y otros. abigarrada de elementos, desde lo psíquicos, Si la cultura clásica de los nuevos tiempos, técnicos, sociales y políticos. directamente ligada a las tradiciones huma- Frente a la interpretación multivalente del nistas del Renacimiento y la Ilustración, veía concepto “cultura” se refiere, en particular, E. la base necesaria y la única garantía para la Marcarían como el resultado directo del carác- existencia y el desarrollo, en el individuo auto ter polifacético del fenómeno que el mismo consciente de su importancia y valor social, expresa, lo cual lleva naturalmente a elaborar interesado personalmente en los resultados de diferentes tesis y tareas cognoscitivas durante su actividad, libre en sus anhelos y decisiones, su análisis. El propio hecho de que existan di- la práctica material y espiritual del capitalismo ferentes tareas cognoscitivas en el estudio del contemporáneo llegó a ser la negación lógica fenómeno de la cultura jugó un papel impor- del individuo, llevada hasta su consumación. tante en la elaboración de múltiples, diferentes, La concentración y el monopolio de la pro- diversas y a veces contradictorias definiciones piedad social, el surgimiento de omnipotentes de dicho fenómeno. corporaciones capitalistas, que congregan bajo
  • 14. Introductorio a la teoría social 9 su poder enormes masas, hizo que el individuo ración de los espacios para el individuo que la en estas condiciones pierda la posibilidad de su modernidad relega o ignora, del fortalecimien- existencia creadora y la falta de participación to y/o apertura de opciones y propuestas que en los espacios públicos de la sociedad. contraponiendo o complementando el actual En las condiciones de dominación de los estatus de la cultura, entendida como espectá- monopolios modernos, que fundiéndose con culo de masa o cultura de élites, permitan que el aparato de poder estatal forman un siste- la gama de actores culturales se diversifique y ma único y universal de organización de la porque no, se fortalezca. sociedad capitalista contemporánea, esa ilu- Para comprender mejor este punto, es rele- sión se sustituye por conciencia de la plena vante apuntar la comprensión de la cultura que dependencia del individuo de los monopolios, realiza el materialismo, que de ningún modo por comprensión de la imposibilidad de ob- se detuvo en la constatación de la estrechez tener en tal contexto su libertad individual y teórica de las concepciones idealistas sobre propia iniciativa. En tales consecuencias que ella, sino las descubrió como expresión direc- reflejan la situación de crisis, la esencia es una: ta y manifestación de la limitación material y el individuo en la sociedad capitalista actual espiritual del propio hombre en la sociedad. de ningún modo constituye una medida de En otras palabras, detrás de la miseria de la todas las cosas, sino, por el contrario, él mis- representación idealista sobre la cultura y de la mo resulta reducido a una sola medida, a su actitud consumista respecto de la cultura vio la total dependencia de la máquina dentro de la poquedad del individuo, independientemen- sociedad consumista. te del hecho en que ropaje este individuo se Ante el poder de esta máquina no se ha presentase, ya fuera en calidad de productor resistido ni el último baluarte de la individua- de bienes espirituales y de preceptor espiritual lidad libre pensante: la esfera de creación es- de la sociedad, de teórico de la cultura o de piritual, incluyendo la ciencia (hasta la propia consumidor masivo de la cultura. filosofía) y el arte. Extendiendo su dominio a Los materialistas demostraron que todas las toda la rama de la existencia de las personas, representaciones sobre la cultura que los filó- el sistema social de consumo actual pretende sofos y teóricos idealistas trataron de presen- definitivamente subordinar la voluntad y la tar como su concepto, como su definición, su conciencia individual, convertir a la persona significado verdadero, etc., no es otra cosa que en su arma obediente. En correspondencia, la el reflejo de aquello que el individuo idealista propia cultura deja de verse aquí como expre- piensa de sí mismo, partiendo de su situación sión del desarrollo espiritual del individuo, de en la sociedad que le parece natural. Por eso, la saturación creadora y la comprensión del la tarea de la auténtica crítica científica de es- sentido de su vida, de su familiarización perso- tas representaciones, paralela con la tarea de nal con los procesos de importancia universal la revelación del sentido histórico real de la humana. El “espíritu” del sistema moderno de cultura, no consiste sencillamente en la crítica ningún modo es contra la cultura, si ésta es de lo que las gentes piensan de sí, sino en la funcional en la medida suficiente, socialmente comprensión crítica de lo que ellas representan segura y cómoda y sirve para los fines y tareas por sí mismas en su vivir empírico, cotidiano de este sistema. Al modelo consumista le sa- y práctico, en la crítica de la propia vida. Sola- tisface completamente la cultura convertida mente con este enfoque se pone al descubierto en simple formalismo, en signo que oriente el sentido que el materialismo aporta al pro- y reglamente al individuo en los límites de su blema de la cultura y la identidad. Este sentido conducta social predestinada. De ahí la impor- está determinado por la tarea histórica de la tancia de la contraparte, es decir de la recupe- liquidación de las limitaciones y condiciones
  • 15. 10 M.A. Ruiz Vinueza de vida que pesan sobre el individuo, y la crea- tura implica todos los elementos de la vida, ción de condiciones en las cuales el hombre incluído los imaginarios, el mundo simbólico, realmente capacitado se elevará de hecho hasta amar, obrar, etc. el nivel de verdadero sujeto de la historia, hasta Debemos por lo tanto considerar varios as- el nivel de individualidad creadora. pectos que constituyen de manera epicéntrica De esta suerte el problema de la identidad la cultura, es decir, la forma organizativa a ni- cultural y la condición de la sociedad se des- vel social como los pueblos, las comunidades cubre en el materialismo como el problema se organizan ; la forma como producen, satis- de transformación del propio individuo, de facen sus necesidades, lo que implica la estruc- su formación real histórica como personali- tura productiva de la sociedad y por lo tanto dad creadora activa, lo que está condicionado no hay cultura sin producción; es importante no por los esfuerzos de algunos grupos de in- también el cuerpo de conocimientos que tiene telectuales de la sociedad, sino por su propia una comunidad alrededor de la naturaleza ,las actividad práctico-material y social transfor- plantas, la construcción de viviendas, sobre madora. Por lo tanto, la cuestión sobre qué enfermedades y terapias ; el cuerpo de sistemas, es la cultura, cuál es el sentido teórico y el técnicas y procedimientos como formas parti- contenido de este concepto en la estructura del culares de hacer las cosas y por último, todo lo conocimiento social, no puede ser resuelta por que tiene que ver con las artes, la estética, lo separado, como algo aislado e independiente que hoy en día se llama Axiología, el sistema de toda problemática social. de valores que permite calificar lo bello, lo feo Encontramos así, una amalgama de acti- ,lo bueno, lo malo y al conjunto general de vidades denominadas como sistema cultural todos estos elementos se le llama cosmovisión que tienen como instrumento principal, la (véase Anexo 1). producción de conciencia y que, como afirma Kloskowska Antoanina en “EL CONCEPTO DE CULTURA EN CARLOS MARX” la conciencia EL MITHO no se agota en la forma del lenguaje, aunque él considera esta forma como la más importan- El mito es un fenómeno cultural complejo te. Reconoce la existencia de otras formas de que puede ser encarado desde varios puntos la conciencia, extraverbales, y justamente en de vista. En general, es una narración que relación con estas últimas se pone de relieve describe y retrata en lenguaje simbólico el de la manera más nítida la correspondencia origen de los elementos y supuestos básicos entre su concepción de la conciencia y el aná- de una cultura. La narración mítica cuenta, lisis moderno de la cultura como esfera de los por ejemplo, cómo comenzó el mundo, cómo significados. fueron creados seres humanos y animales, y En síntesis, existen en el imaginario aca- cómo se originaron ciertas costumbres, ritos démico dos grandes visiones alrededor del o formas de las actividades humanas. Casi concepto cultura, la una, identificada con todas las culturas poseen o poseyeron alguna la ilustración que la reduce a la producción vez mitos y vivieron en relación con ellos. científica y artística que es la concepción más Los mitos difieren de los cuentos de ha- vulgarizada de la gente y que sirve adjetiva- das en que se refieren a un tiempo diferente mente para identificar a alguien como culto, del tiempo ordinario. La secuencia del mito pero desde siempre se manejó un concepto es extraordinaria, desarrollada en un tiempo diferente, más genuino, que tiene que ver con anterior al nacimiento del mundo convencio- el modo de vida, como un modo de ser, de nal. Como los mitos se refieren a un tiempo pensar, de sentir y bajo estos aspectos la cul- y un lugar extraordinarios, y a dioses y pro-
  • 16. Introductorio a la teoría social 11 cesos sobrenaturales, han sido considerados San Juan, en el Nuevo Testamento; allí, Jesucristo usualmente como aspectos de la religión. Sin es retratado como el logos, que llegó desde la eter- embargo, como su naturaleza es totalizadora, nidad al tiempo histórico. Los primeros teólogos el mito puede iluminar muchos aspectos de la cristianos, intentando comprender la revelación vida individual y cultural. cristiana, discutían sobre los papeles del Mito y Desde los inicios de la cultura occidental, de la Historia en la narración bíblica.” el mito ha planteado un problema de signifi- Conforme el Imperio romano se extendía, cado e interpretación, que ha generado con- iba asimilando los elementos culturales de las troversias sobre su valor e importancia. Para tierras a las que llegaba. En religión este proce- el filósofo griego Platón, que nació hacia el so se llama interpretatio romana, o interpreta- 428 a.C., los objetos del mundo físico sólo se ción romana. Al conquistar Grecia en el siglo parecen o participan de las formas perfectas III a.C., los dioses romanos se fusionaron con del mundo ideal, ajeno al mundo de las cosas. los de la civilización griega. Sin embargo, a pesar de este idealismo, esta- El debate sobre si Mito, Razón o Historia bleció una diferencia neta entre logos y mito, expresan mejor el significado de la realidad aunque usaba los mitos como alegoría de sus de los dioses, los hombres y la naturaleza han argumentos. En la herencia griega recibida por continuado en la cultura occidental como un occidente, el Mito o mythos siempre ha estado legado de sus tradiciones más antiguas. Entre en conflicto con la Razón o Logos, que signi- este legado figuran los mitos griegos. Adopta- ficaba el modo analítico y racional de llegar a dos y asimilados por los romanos, proporcio- una visión verdadera de la realidad. Los filóso- naron inspiración literaria, filosófica y artística fos griegos Jenófanes, Platón y Aristóteles, por incluso a periodos recientes como el renaci- ejemplo, exaltaron la Razón e hicieron críticas miento y la época romántica. Las tribus germa- cáusisticas del mito como una supuesta manera nas proporcionaron otro cuerpo de tradición. de conocer la realidad. Después de que estas tribus llegaron a ser parte La mitología griega ha impregnado la cultu- de la Cristiandad, elementos de sus Mitologías ra occidental. Por eso, acercarse a ella siempre persistieron como sustrato folclórico de varias es investigar y descubrir algo del pasado, del culturas europeas. inconsciente colectivo. En el siguiente frag- La Ilustración y el romanticismo estimula- mento del libro La mitología clásica de Margot ron el interés por el Mito, a través de teorías Arnaud, argumenta que “en la tradición judeo- sobre su origen y la aparición de nuevas disci- cristiana, la noción de Historia se opone a la de plinas académicas. Aunque la ilustración acen- Mito. Esta oposición no es tan clara en tanto que tuaba la racionalidad de los seres humanos, el concepto de Dios de los hebreos y cristianos, dirigía su atención a todas las expresiones hu- aunque existen fuera del tiempo y el espacio or- manas, incluidas la religión y la mitología. Los dinarios, se revela a la Humanidad dentro de la estudiosos ilustrados intentaron dar un sentido historia y la sociedad humanas. Por ejemplo, Dios a los relatos míticos aparentemente irraciona- se revela a Moisés en el Egipto de los faraones. les y fantásticos. Sus explicaciones incluían Las distinciones entre Razón y Mito y entre Mito teorías históricas evolucionistas —la cultura e Historia, aunque fundamentales, nunca han humana avanzaría desde un primitivo estado sido absolutas. Para Aristóteles, algunos de los de ignorancia e irracionalidad hacia la cultu- primeros mitos griegos sobre la creación, el logos y ra moderna de la racionalidad— viendo a los el mytho coincidían. Platón usaba los mitos como mitos como productos de las primeras épocas alegoría y también como emblemas literarios en de ignorancia e irracionalidad. Los mitos eran el desarrollo de un argumento. Mytho ,logos e también analizados como resultado del eveme- Historia coinciden en el prólogo al Evangelio de rismo, es decir, la divinización de las virtudes
  • 17. 12 M.A. Ruiz Vinueza heroicas de un ser humano. Sin embargo, se después esparcirá por el mundo. Un tema de desarrollaron disciplinas sistemáticas dedicadas varios mitos cosmogónicos es el sacrificio. al estudio de la Mitología. En nuevos campos, tales como la antropología social y cultural y Relacionados con los mitos cosmogónicos, la historia de las religiones, los estudiosos se pero en el otro extremo, están los mitos que vieron obligados a enfrentarse con mitos de describen el fin del mundo (mitos escatoló- los más antiguos periodos históricos fuera de gicos) o la entrada de la muerte en el mundo. la tradición occidental, y comenzaron a rela- Los mitos del fin del mundo son habitualmen- cionar el estudio del mito con una compren- te producto de tradiciones urbanas. Suponen sión más amplia de la cultura y la historia. El la creación del mundo por un ser divino mo- romanticismo se volcó en los mitos indoeuro- ral, quien finalmente lo destruye. Llegado ese peos más antiguos como fuentes intelectuales momento, los seres humanos son juzgados y y culturales. Los estudiosos románticos ten- preparados para una existencia paradisíaca o dieron a ver en el mito una forma irreducible una de tormentos eternos. Estos mitos están de la expresión humana; para ellos el mito, presentes entre judíos, cristianos, musulma- como un modo de pensamiento y percepción, nes y seguidores de Zoroastro. En las versio- poseía un prestigio igual o a veces mayor que nes germánicas de la Mitología indoeuropea el dominio racional de la realidad. se describe ampliamente una conflagración Los mitos pueden clasificarse según el tema universal y una batalla final de los dioses. En dominante que revelan: la Mitología azteca los dioses crean y destruyen varios mundos antes de la creación del mun- Mitos cosmogónicos. Habitualmente el do humano. Los mitos acerca del origen de la mito más importante en una cultura, el que muerte describen cómo la muerte entró en el llega a ser el modelo ejemplar de todos los mundo. En ellos, la muerte no estaba presen- demás mitos, es el mito cosmogónico. Cuenta te en el mundo durante un largo periodo de cómo fue el origen del mundo. En algunos tiempo, pero surge por un accidente o porque relatos, como el primer capítulo del Génesis alguien simplemente olvida el mensaje de los bíblico, la creación del mundo procede de la dioses con respecto a la vida humana. En el nada (creatio ex nihilo). Los mitos egipcios, Génesis, la muerte aparece cuando los seres australianos, griegos y mayas también hablan humanos sobrepasan los propios límites de su de la creación a partir de la nada. En la mayo- conocimiento. ría de estos mitos, las deidades son todopode- rosas. La divinidad puede permanecer en el Mitos de los héroes culturales. Describen primer plano y convertirse en el centro de la las acciones y el carácter de los seres que son vida religiosa, como con los judíos, o puede responsables del descubrimiento de un arte- retirarse y llegar a ser una divinidad distante facto cultural o proceso tecnológico particular. o periférica, como en los mitos de los abo- Éstos son los mitos del héroe cultural. En la rígenes australianos, griegos y mayas. Otros Mitología griega Prometeo, que robó el fuego mitos cosmogónicos describen la creación a los dioses, es un prototipo de esta figura. como una eclosión de los mundos inferiores. En los mitos difundidos entre los pueblos al- Mitos de nacimiento y renacimiento. taico siberianos, en Rumania y en India, la Habitualmente relacionados con los ritos de creación se produce a través de la acción de un iniciación, los mitos de nacimiento y rena- pescador de tierra, un animal (tortuga o ave) cimiento enseñan cómo puede renovarse la que se sumerge en las aguas primordiales para vida, modificar el tiempo y transformar a los subir una pequeña porción de tierra, de la que humanos en nuevos seres. En los mitos sobre
  • 18. Introductorio a la teoría social 13 la llegada de una sociedad ideal (mitos mile- culturas, en obras científicas tanto como en naristas) o de un salvador (mitos mesiánicos), mitos tribales. los temas escatológicos se combinan con los Philippe Caron/Sygma considera el mito temas del renacimiento y la renovación, mitos como una narración, busca su significado en milenaristas y mesiánicos se encuentran en la historia y estructura del lenguaje mismo. culturas tribales de África, Sudamérica y Mela- Müller creía que en los textos védicos de nesia, así como en el judaísmo, el cristianismo la antigua India, los dioses y sus acciones no y el Islam. Las Mitologías que acompañan los representan seres o hechos reales, sino que cargo cults (literalmente cultos del carguero) son productos de una confusión del lenguaje tienen invariablemente elementos milena- humano, de un intento, a través de imágenes ristas y mesiánicos. Se trata de movimientos sensuales y visuales, de dar expresión a los fe- religiosos, registrados en culturas tecnológica- nómenos naturales (como el trueno o el mar). mente pobres, tales como las de Melanesia a Las teorías que afirman que el mito constitu- finales del siglo XIX, basados en la esperanza ye una forma y una vía de conocimiento son de que llegue un envío o cargamento de los tan antiguas como la interpretación misma del dioses. Según esta creencia milenarista, surgi- mito. Los filósofos clásicos griegos señalaron la da entre los nativos en su contacto con los na- imbricación de los modos mítico y racional. vegantes occidentales, llegará un día un navío En las formulaciones de la relación entre mito cargado con toda clase de bienes deseables, y conocimiento, se presentan dos tendencias procedentes de una sociedad opulenta. fundamentales. En la primera, el mito es exa- minado como un asunto intelectual y lógico. Mitos de fundación. Desde la aparición de En la segunda, el mito es estudiado en su sig- los centros urbanos, alrededor del siglo IV y III nificado imaginativo e intuitivo, sea como un a.C., algunos mitos de creación han narrado la modo de percepción diferente de las formas fundación de ciudades. Estas se desarrollaron racionales y lógicas de conocimiento, o como fuera de los centros ceremoniales, que se con- uno que precede al conocimiento racional en la sideraban extraordinarias manifestaciones del evolución intelectual humana. Edward Burnett poder sagrado. Esta manifestación permitía la Taylor, pensaba que el mito en las culturas ar- expresión del poder en un lugar específico, lo caicas estaba basado en una ilusión psicológica que acentuaba el valor de la vida humana se- y en una inferencia lógica errada, a partir de dentaria. El mito de Rómulo y Remo en Roma una confusión de la realidad subjetiva y ob- son mitos de fundación. jetiva, de lo real y lo ideal. Taylor creía que el Claude Levi-Strauss ha estudiado el mito mito, aunque ilógico, tenía valor moral. Los fijándose en su estructura lingüística. De esta mitos se interpretan como una etapa anterior manera ha observado que el mito es un caso al conocimiento racional. En este sentido están especial de lenguaje que presenta una forma próximos al animismo. Todavía en la actuali- narrativa lógica semejante en diferentes len- dad el curandero cae en un trance adivinatorio guas y culturas. Para él, el Mito representaba y baila para aplacar el vimbuza e identificarle, un caso especial de uso lingüístico, un tercer y encontrar el origen del mal del paciente. En- nivel más allá de la narración superficial y de tonces comienza el proceso curativo. la estructura subyacente. En el Mito, descubrió Maurice Leenhardt explica el mito como ciertos grupos de relaciones que, aunque expre- una expresión de la experiencia vivida de la sados en el contenido narrativo y dramático, comunidad. Leenhardt, que pasó gran parte obedecen el orden sistemático de la estructura de su vida entre los melanesios, observó que del lenguaje. Afirmaba que la misma forma éstos respondían pasivamente a las realidades lógica está presente en todos los lenguajes y no humanas de su entorno. No buscaban do-
  • 19. 14 M.A. Ruiz Vinueza minar el medio ambiente conceptual o tecno- Para Malinowski, el mito cumple en las lógicamente, sino que intentaban adaptarse sociedades arcaicas y tribales una función in- y conciliarse con sus poderes y fuerzas. El dispensable: expresa, incrementa y codifica la filósofo francés Lucien Lévy-Bruhl desarrolló creencia, salvaguarda y refuerza la moralidad, posteriormente la noción de mentalidad pre- y contiene reglas prácticas para la guía de los lógica como una explicación del mito. Lévy- individuos en estas culturas. La aceptación del Bruhl sostenía que la gente de las culturas significado sociológico del mito es universal arcaicas experimenta el mundo sin la ventaja entre los antropólogos. Esta aceptación no im- de las categorías lógicas, que ellos alcanzan su plica, sin embargo, que se considere al mito conocimiento del mundo a través de la par- como una función de la sociedad humana. En ticipación mística en la realidad, y que este realidad, mito y sociedad coexisten; el orden conocimiento se expresa en mitos. El rumano sociopolítico puede entenderse como un refle- Mircea Eliade, ofreció una visión comprensiva jo inexacto del orden social o cósmico que se y definitiva del mito como algo lógico-racio- encuentra en los mitos, y éstos dan legitimidad nal e intuitivo-imaginativo al mismo tiempo. al orden de la sociedad. En la interpretación de Eliade, el mito revela Ernst Cassirer elaboró las nociones acerca una ontología primitiva, una explicación de de los aspectos lógico-intelectuales e intuitivo- la naturaleza del ser. El mito, por medio de imaginativos del mito en su estudio de los sig- símbolos, expresa un conocimiento que es nificados del mito y del grupo social. Apoyó completo y coherente; aunque los mitos pue- además a quienes dicen que el mito surge de dan trivializarse y vulgarizarse a través de los las emociones. Insistió, sin embargo, en que el siglos, la gente puede usarlos para volver al mito no es idéntico a la emoción de la que sur- principio del tiempo y redescubrir y volver a ge, sino que es expresión —objetivación— de experimentar su propia naturaleza. la emoción. En esta expresión u objetivación, James George Frazer sugirió primero la re- la identidad y valores básicos del grupo reci- lación del mito con el ritual. Su teoría sirvió ben un significado absoluto. Cassirer creía que para explicar el significado del mito en las so- el mito y los modos míticos de pensamiento ciedades letradas. La comprensión filosófica forman un profundo sustrato en las culturas y especulativa del mito, plantea la cuestión científicas y tecnológicas de Occidente. del vínculo entre mito y sociedad, como la Pero existen otras formas de abordar el en- del filósofo italiano Giambattista Vico, en su torno como los cuentos tradicionales y maravi- Scienza nuova (La nueva ciencia, 1725), Vico llosos que han despertado siempre un inusitado expuso una teoría de cuatro etapas para el de- interés en los humanistas y estudiosos, por sus sarrollo del mito y la religión en Grecia. La características peculiares de encantamientos primera etapa expresaba la divinización de la que hacen referencia a lejanos mitos y a una naturaleza: el trueno y los cielos se convierten conciencia colectiva histórica de los pueblos. en Zeus, y el mar se convierte en Poseidón. El escritor y recopilador español Antonio En la segunda etapa, aparecen los dioses rela- Rodríguez Almodóvar expone, en el siguiente cionados con la domesticación y la domina- fragmento, la función histórica y social de los ción de la naturaleza: Hefesto, dios del fuego, cuentos maravillosos por lo que tienen de sim- Deméter, diosa del grano. En la tercera etapa, bólicos y recordatorios “La función histórica y los dioses encarnan las instituciones y grupos social de estos cuentos (tradicionales) ha debi- civiles: Hera, por ejemplo, es la institución del do evolucionar, como no podía ser menos, des- matrimonio. La cuarta etapa se expresa en la de lo mágico-religioso que sin duda tuvieron, total humanización de los dioses, tal como se en contacto con la primitiva realidad, es decir, encuentra en Homero. con el contexto de los ritos propiciatorios o de
  • 20. Introductorio a la teoría social 15 iniciación en las distintas etapas de la humani- deificación del hombre, y que en los cuentos dad, anteriores a la sociedad matrimonial y de maravillosos está representado por el viaje por propiedad privada hereditaria. Los elementos los aires, sobre un águila o un caballo volador del cuento maravilloso, por consiguiente de- o pasando por las casas del sol, las estrellas y ben tener raíces históricas, conocidas o no por el aire. También puede el viaje ser un simple nosotros, en costumbres muy antiguas (tales símbolo del viaje al otro mundo. A menudo lo como las de recluir a las princesas casaderas; simbólico de los cuentos maravillosos provoca la existencia de «casas para hombres», donde fuertes discusiones, en las que se suele apelar los adolescentes se iniciaban en las prácticas a las leyendas de la antigüedad clásica para sexuales con una mujer, viviendo una suerte de subrayar este o aquel otro sentido, o, yendo matrimonio poliándrico temporal; o las prácti- más lejos, se piensa que estos cuentos recogen cas sexuales endogámicas, entre miembros de ya los símbolos del inconsciente colectivo, for- una misma familia, hasta que se estableció el mado con el mismo devenir de tales historias, tabú del incesto); muchas de estas costumbres e incluso que claramente representan los com- adquirieron forma ritual, sobre todo en torno plejos de castración, de Edipo y otros conceptos a las ceremonias principales de la tribu o del propios del psicoanálisis (tal es el caso del dedo clan, como eran las de la iniciación del neófito cortado, como símbolo de la «envidia de pene» en los secretos de la comunidad, haciéndole en las niñas). Estas interpretaciones, que parten creer que pasaba algún tiempo en el reino de la de una cierta identidad entre el sueño y el mito muerte, del que emergía ya adulto, y con gran- o el cuento maravilloso son vistas con recelo des sacrificios personales; o como la ceremonia por la escuela soviética. Sin embargo, el mis- de consagración a los dioses, donde muchas mo Propp ha recurrido a ellas, cuando a algún veces se ofrecía alguna parte del cuerpo del elemento no le encuentra explicación en su niño, como un trozo de dedo meñique, que a sistema. Sea como fuere, parece claro que, a lo su vez podía sustituir a la circuncisión. largo de cientos y de miles de años, la función Así, todos los elementos de un cuento ma- del cuento maravilloso, puesto que éste ha per- ravilloso, supone la tendencia antropológi- vivido mucho después de que desaparecieran ca, pueden ser explicados como formas más las religiones arcaicas y la sociedad de clanes o o menos simbólicas de aquellas prácticas. La de tribus (cuya fuente principal de vida era la simbolización de tales elementos, con el paso caza), es guardar memoria de sus orígenes, en de los siglos, fue el proceso más normal que forma más o menos figurada; tal vez con ese experimentó el cuento, si bien algunos que- recordatorio, consciente o inconsciente, quiere dan como vestigios no transformados de los impedir un retorno a aquellas formas de vida, ritos tal cual se daban. No siempre es fácil la como las que podrían derivarse si se rompiera interpretación de estos símbolos; por ejemplo, el tabú del incesto, pongamos por caso, o se el viaje iniciático al reino de los muertos, que tolerasen el rapto y la violación. Tal vez, en se convierte en el viaje que nuestra heroína de una semiología más cercana, el pueblo se da a el príncipe encantado ha de realizar, andando sí mismo esas visiones fantásticas del mundo, hasta gastar siete pares de zapatos de hierro, para no perder, por contraste, la conciencia del se interpreta como símbolo de la muerte, por mundo real. Las formas del cuento maravilloso la lejanía del más allá que ello implica, y en pueden encubrir, en este caso, ciertos mensajes castigo a su curiosidad, que ha interrumpido el latentes sobre la sociedad estamental y clasista, proceso de desencantamiento del príncipe. sobre la formación de clanes (léase, en nues- Pero el viaje es otras veces de carácter si- tro mundo, los grupos de presión) y sobre la deral, como el de Lucio en El asno de oro, de libertad misma, como quiere Greimas. En este Apuleyo, como parte del rito dionisíaco de la punto, lo más difícil es interpretar el sentido
  • 21. 16 M.A. Ruiz Vinueza que tiene la forzosa utilización del objeto ma- la deidad da forma al mundo y lo llena de ravilloso por el héroe, después de haber elegido vida, e inicia una serie de aventuras y luchas libremente la peligrosa aventura de salvar a la en las que él o ella logra liberar el sol, la luna, princesa. Se diría que es una referencia a las li- las aguas o el fuego, regula los vientos, crea mitaciones humanas impuestas por los dioses, el maíz, las alubias o los frutos secos, derrota es decir, una reflexión acerca de la grandeza del monstruos y enseña a los mortales cómo cazar hombre, en sus propios límites, el mayor de y arar la tierra. El ser que lleva a cabo estas los cuales es la muerte, y la necesidad de que tareas, el arquetipo o héroe cultural, puede sea el hombre mismo el que llene de sentido presentar una forma antropomórfica (como el mundo.” Zeus en la antigua mitología griega) o animal Los cuentos tradicionales, término gené- (como el coyote y el cuervo en los cuentos de rico que engloba varios tipos de narraciones los indios norteamericanos) y con frecuencia de tradición oral en todo el mundo. Como cambia de forma. Algunas mitologías, como las manifestación del folclore, los cuentos tradi- americanas y las de África occidental, encierran cionales se han transmitido de generación en ciclos completos en los que el héroe cultural generación, sufriendo con el tiempo muchas es un embaucador, pequeño, ingenioso, codi- alteraciones debido a las incorporaciones o cioso, presumido, embustero y estúpido a la eliminaciones que realizaban los narradores. vez; una criatura paradójica que es engañada Durante este proceso de difusión cultural al- o se engaña a sí misma tanto como engaña a gunos se escribieron, pasando de nuevo a la los demás. transmisión oral, que es el rasgo fundamen- Las leyendas equivalen a una historia popu- tal de los cuentos tradicionales y de toda la lar, e incluso cuando tratan de temas religiosos literatura popular. En general, los principales se diferencian de los mitos en que narran lo tipos de cuentos tradicionales, las leyendas y que sucedió en el mundo una vez concluida la los cuentos fantásticos, se intercambian entre creación, así el legendario Robin Hood es un sí y se refieren a cualquier tipo de narración héroe popular en el folclore inglés. De acuerdo ficticia producto de la imaginación. Sin em- con los relatos que sobre él se cuentan, encabe- bargo, para los eruditos del folclore cada uno zaba un grupo de bandidos, sus “valientes com- de estos tres tipos representa una forma ca- pañeros”, que robaban a los ricos para ayudar a racterística de este género. Otros tipos son los los pobres. Tanto el narrador como su audien- cuentos de animales y fábulas, las patrañas o cia creen en ellas y abarcan un gran número relatos fantásticos, las anécdotas y chistes, el de temas: los santos, los hombres lobo (o su grupo formado por cuentos reiterativos, reta- versión femenina, ‘cumacanga’, en el folclore hílas (como los cuentos de nunca acabar) y brasileño), los fantasmas y otros seres sobrena- fábulas cantadas, cuya narración incluye can- turales, aventuras de héroes y heroínas reales, ciones o rimas. recuerdos personales, y explicaciones de as- Los mitos, estrictamente definidos, son pectos geográficos y topónimos de lugares, son cuentos tradicionales que están cargados de las llamadas leyendas locales. Las leyendas se elementos religiosos que explican el universo diferencian de la historia formal en su estilo de y sus primeros pobladores. Son historias que presentación, énfasis y propósito. Como otras tanto el narrador como su audiencia conside- formas de cuento tradicional tienden a adoptar ran verdaderas y narran la creación y la orde- fórmulas concretas, utilizando patrones fijos y nación del mundo, tareas normalmente lleva- descripciones características de los personajes. das a cabo por una deidad (dios o diosa) que Por ejemplo, apenas se preocupan en detallar existe en el caos, en el vacío o en algún mundo cómo son en realidad sus héroes.. Algo simi- aparte. Con una serie de hijos y compañeros, lar, en cuanto a las pautas de los personajes,
  • 22. Introductorio a la teoría social 17 sucede en las historias de miedo, las leyendas Hércules o los del rey Arturo son una mezcla locales y en algunos casos hasta en los recuer- de leyenda y mito que funde ambas formas, y dos familiares, relatos que, aunque pueden con frecuencia emplean ideas y temas que apa- presentarse como históricos, están demasiado recen también en el cuento fantástico. Una de trillados para ser tomados como verdaderos y las razones principales por las que esto ocurre objetivamente históricos. Las leyendas urbanas es que los cuentos cambian constantemente son historias contemporáneas ambientadas en de función (y por ello de definición) confor- una ciudad; se toman como verdaderas, pero me unas sociedades conquistan o se asimilan tienen patrones y temas que revelan su carác- a otras, mezclándose y cambiando, por lo tan- ter legendario. El contexto de estas leyendas to, las creencias de los pueblos en contacto. puede ser contemporáneo, pero las historias Sucede también que una narración que deja de reflejan preocupaciones permanentes sobre la ser aceptada como religiosa o filosófica puede vida urbana, incluyendo la intimidad, la muer- sobrevivir como cuento o fantasía. Por otra te, la decadencia y, muy en especial, las gentes parte, las figuras heroicas legendarias pueden marginadas y fuera de la ley. asumir propiedades divinas, y sus aventuras Los cuentos fantásticos o Marchen, palabra adoptar significados mitológicos. La definición alemana con la que los eruditos prefieren refe- de cuento tradicional depende de su función rírse a ellos, pertenecen al campo de la ficción. social y de la forma en que el narrador y la Tienen lugar en un mundo fantástico pobla- audiencia lo consideran en el momento de su do por personajes extraños y mágicos y no se existencia. Los relatos de animales se engloban consideran verídicos ni por el narrador ni por en dos categorías principales: los protagoni- su audiencia. Aunque lo sobrenatural abunda zados por animales que pueden hablar y se en este tipo de cuentos, pocos tienen que ver comportan como seres humanos, y aquellos con los cuentos de hadas. Así en La bella y la en los que las cualidades humanas de los ani- bestia una hermosa muchacha salva la vida de males son simplemente una convención que su padre al ser atacado por una horrible bestia. se acepta durante el curso de la narración. Más tarde surgirá el amor entre ambos y la Las historias interminables o los cuentos bestia se transformará en un hermoso prínci- de nunca acabar; los cuentos acumulativos, pe. El tipo de cuento fantástico implica a una que parten de una frase básica a la que se van figura heroica desvalida que debe enfrentarse a añadiendo otras nuevas y los cuentos con un diversas pruebas o llevar a cabo empresas casi final inesperado, que abarcan desde las histo- imposibles, que consigue realizar gracias a la rias serias o ingeniosas a los juegos de palabras. ayuda de la magia. Así logra su triunfo, que Muchos de estos cuentos, como las patrañas, suele consistir en descubrir su origen natal más están relacionados con la gran cantidad de ilustre del que creía tener, en alcanzar hono- chistes y anécdotas graciosas que circulan en res y riquezas muy por encima de su humilde todas las sociedades. Este género comprende origen o en realizar un matrimonio por amor un amplio material, tanto lineal como equívo- y conveniente. Con frecuencia comienzan con co, desde retratos sobre gente ignorante y loca, “Erase una vez” para terminar con “y colo- encuentros sexuales y confusiones producidas rín colorado, este cuento se ha acabado”. Los por equívocos lingüísticos o dialectos diferen- Marchen se han convertido en relatos infan- tes, como los modernos chistes malos. tiles muy populares, aunque en un principio Los seres humanos siempre han sido con- disfrutaron con ellos tanto los mayores como tadores de cuentos, y allí donde no tuvieron los niños. una Biblia, libros de historia, novelas o relatos Estas tres formas se superponen. Ciclos de han formado a las generaciones más jóvenes cuentos como los relativos a los trabajos de con historias conservadas en su memoria, ya
  • 23. 18 M.A. Ruiz Vinueza fueran personales, familiares, del clan o de la dación de occidente ,donde intervinieron los sociedad más amplia, y se han entretenido al aportes, los legados extraordinarios del mundo amor de la lumbre con diversos tipos de cuen- griego. Pero el más importante de todos ,el tos tradicionales. Esta función social sigue viva: que permite comprender los momentos fun- en la actualidad se practica tanto en la escuela, damentales de su historia, es el surgimiento y bien de manera oral bien a través de la litera- consolidación de la racionalidad lógica (que no tura infantil —que ha recogido por escrito y es el pensamiento) y que constituye una difi- en distintas versiones los cuentos tradicionales cultad de adaptación nuestra a occidente por- de todo el mundo—, bien en las familias o que nosotros los latinoamericanos no hemos comunidades siempre que una persona mayor sido instruidos en la misma, manifestándose cuente una historia relacionada con la familia como una alba a conquistarse, no es algo que o un hecho histórico vívido personalmente y está presente, dificultándonos el acercamiento matizado por su experiencia. con las matemáticas y la ciencia. Los griegos aprendieron a pensar con lógica que no es una habilidad intrínseca ni genérica UBICACIÓN TEMPORAL del ser humano ,que de alguna manera la gene- ralizaron, constituyéndose en el eje alrededor Generalmente se determinan tres grandes del cual sucede y acontece todo lo importante periodos históricos de las sociedades, pero, es de la antigüedad. Desde esta perspectiva, la importante tomar en cuenta que esos periodos antigüedad está caracterizada por las extraor- no nos corresponden, salvo un desafortunado dinarias aplicaciones de la racionalidad lógica sentimiento de inferioridad de nuestra pobla- en los diferentes ámbitos de la vida humana, ción que se consideran blanco occidentales y por ejemplo: a la adquisición de conocimien- que toman lo de occidente como propio. tos dando lugar a la ciencia; a los aparatos ,a Épocas, antigua, medieval y moderna deben los insumos, a la práctica y al quehacer ; al abordarse como talantes, periodos históricos gobierno y administración de la comunidad que nos son extraños ,pero que para la temáti- surgiendo la Política; el dominio de las afec- ca que abordamos son necesarias aclararse en tividades, los deseos dio lugar a la Filosofía, algunos aspectos. como a la formación y educación de los jóve- La cultura occidental fue fundada desde la nes desarrollándose la Pedagogía. antigua Grecia, con la intervención de varios Todo esto hizo que la cultura antigua sea pueblos, todos ellos provenientes de oriente esplendorosa, luminosa como se decían a sí que en grandes oleadas migratorias se asenta- mismos, o también cultura clara, blanca, en- ron en la península de Grecia y junto a la cuen- tendiéndola no como un color sino esa ex- ca del Mar Egeo, que constituyeron una cultura traordinaria claridad o lucidez para producir las que poco a poco la llamaron Occidental, pero instituciones que se presumen permiten una que no tiene nada que ver con el carácter geo- perfección humana. gráfico de occidental, es decir, occidental es La edad media se caracteriza por una suerte un nombre azaroso que al comienzo indicaba de degradación, devaluación de la razón .Por una geografía en comparación con los pue- algún motivo, los cristianos medievales, logra- blos de Persia y otros, pero a esta altura de la ron finalmente subordinar la razón a la fe, esta historia hoy occidente no tiene nada que ver edad, en relación a la producción de la razón con la geografía, de manera tal que cuando el es más bien opaca. No existe una producción Presidente Bush habla de occidente él no está como la Filosofía o la ciencia, específicamen- pensando en nosotros, estamos excluidos . te la Matemática, la Pedagogía, la Política, no La cultura o época antigua es la consoli- tienen el esplendor que se merecen. Desde este
  • 24. Introductorio a la teoría social 19 punto de vista, la edad media, implica un de- pa la modernidad se inauguró en el siglo XV caimiento ,una opacidad de la razón. Llamada ,pero en los países del norte como Inglaterra, época obscurantista, significa que la luminosi- Alemania, Bélgica uno de los síntomas era la dad ,el esplendor producido en la época anti- Reforma Protestante, ante lo cual la España de gua decayó, se opacó, se obscureció, se devaluó aquella época declaró la guerra bajo el lema de y que fue reemplazada por un modelo Imperial la Contrareforma, que duró más de cien años. ,que es el cristianismo institucional, impuesto Entonces mal podemos pensar, los que fuimos de forma violenta. colonizados por España que podíamos aspirar Esta es la larga edad media, sin ninguna a un desarrollo de la razón, a una producción carga negativa, solamente que hay una sub- científico técnica, a un desarrollo industrial estimación de la razón y una sobreestimación económico, por lo que América Latina quedó de la fe. al margen de un desarrollo moderno de los be- La modernidad que filosóficamente comien- neficios de la ciencia y la tecnología, contraste za en el siglo XV, aunque desde el punto de que existe con América del Norte que fueron vista histórico y científico se consolida en el colonizados por Inglaterra que representaba a siglo XVII con Galileo, hace renacer el esplen- la época lo más avanzado de Europa. dor de la racionalidad griega, esa es la razón, como occidente se piensa a si mismo, como lo antiguo y lo moderno e imaginan a lo medie- LA CIENCIA val como algo que está en el medio pero que de alguna manera implica una suerte de caída, Según Nelson Reascos la ciencia, surgió en entonces, los occidentales imaginan que los el mundo helénico a partir del siglo IV a.c. grandes momentos de occidente se refieren a Las circunstancias económicas, políticas y cul- la antigüedad y la modernidad. turales pusieron su sello en la concepción de La modernidad se caracteriza por un ex- ciencia griega. La expansión y consolidación traordinario énfasis de la ciencia, la industria del Imperio Griego, el enorme desarrollo pro- y sobretodo de la tecnología, pretendía trans- ductivo, su ubicación geográfica, el incesante formar, apropiarse, producir y sobre producir intercambio mercantil, y sobre todo, la cons- la naturaleza donde el ser humano es conside- titución del pensamiento lógico hicieron que rado como creador, señor, amo del universo a sea en Grecia donde surja la ciencia con ciertas diferencia de la época anterior donde consti- características propias. Los griegos para ello se tuía una criatura más del entorno, un siervo nutrieron de valiosísimos conocimientos del de Dios como máxima aspiración de santidad. mundo árabe a los cuales dotaron de estructura Desde este punto de vista, la modernidad es lógica para convertirlos en científicos. laica, secular, lo que no implica que las perso- Los griegos consideraron dos dimensiones nas no crean en Dios o la iglesia sino que la de la ciencia: una teórica y otra práctica, pero racionalidad es el supremo ,como dice Kant, por su carácter eminentemente lógico privi- que cada individuo debe decidir todo. legiaron la primera. En su estructura cultural Esto es importante señalar porque nosotros los griegos eran dualistas. Todo lo suponían los latinoamericanos, recién estamos tratando en pares de conceptos frecuentemente dicotó- de involucrarnos en el proceso de moderniza- micos (Dualismo griego). Estos pares estaban ción y la razón es histórica y filosófica, toman- jerárquicamente constituidos. Así tenían cier- do en cuenta que fuimos colonizados por el to desprecio por el mundo material empírico pueblo, el país, más arcaico, más atrasado, más (Physis) al cual consideraban inferior respecto feudal del siglo XV y XVI que en Europa estaba del mundo racional. Por ello la ciencia versaba en contra de la modernidad. Es decir, en Euro- más sobre cuestiones abstractas que concretas.
  • 25. 20 M.A. Ruiz Vinueza La ciencia, según el pensamiento griego, no El método científico era la misma lógica, rigu- debía ser utilitaria ni servir para fines empíri- rosamente deductiva y demostrativa. Suponían cos. La perfección del sabio consistía en poseer que todo lo racional era lo realmente real y la verdad pero no servirme de ella y mucho lo sensible una mala copia —fenómeno— del menos para fines lucrativos o “mezquinos”, la verdadero mundo esencial. En ello consiste el ciencia, por tanto era teorética, especulativa, carácter metafísico de la ciencia griega (véase abstracta antes que operativa. Anexo 2). A esto se ha llamado ciencia contempla- El sello griego de la ciencia, continúa Reas- tiva, que guarda relación más con la expli- cos, no desapareció durante la edad media, al cación última de todas las cosas que con la contrario se consolidó con el surgimiento de utilidad del conocimiento. La ciencia por un nuevo saber acorde con éstas características: tanto no debía versar sobre fenómenos sino La teología que es la versión cristiana de la me- sobre esencias. La ciencia justamente consis- tafísica aristotélica. A pesar de la aparente desi- tía en trascender las apariencias materiales y deologización de la ciencia griega, ésta sirvió remontarse al mundo racional de las esen- para legitimar al mundo griego, para fortalecer cias que son estáticas, eternas, inmutables. El al estado imperial y “justificar” la “fatalidad” e mundo físico (apariencia ) es cambiante, la inalterabilidad del mundo. A pesar de poseer ciencia debe precisamente descubrir las leyes muchísimos conocimientos prácticos, útiles y esenciales que son la constancia dentro de lo funcionales a la tecnología los griegos siempre cambiante. soslayaron dichos conocimientos y por ello no Ninguna reflexión debe versar sobre el mun- se articularon a la tecnología. Este hecho es do empírico. Lo “objetos” de investigación son fácilmente comprensible si recordamos que los por tanto para los griegos entes racionales que griegos tenía una democracia esclavista, donde se captan con la lógica y no con los sentidos. había muchísima fuerza de trabajo gratuita. Desconfían de toda apariencia sensible y los Ello demuestra, que la ciencia siempre se ar- sentidos resultan inútiles para la ciencia. Ade- ticula a los condicionamientos concretos del más, la ciencia no posee verdades aisladas sino momento histórico y político. sistemas teóricos que tengan la “visión” holís- En el siglo XVI Francis Bacón realizó una tica da la realidad. crítica implacable a la concepción de ciencia Para ello era necesario hacerse de instru- aristotélica. Para Bacón la ciencia griega y por mentos conceptuales y categorías metafísicas: lo tanto la metafísica —y aún la teología— eran causa, esencia, ley, verdad lógica, ser supremo, saberes carentes de referentes reales y concretos mundo inteligible, materia y forma, acto, po- y por lo tanto constituían un saber artificioso. tencia, constitución racional del mundo, etc. Bacon concibió un nuevo instrumento cientí- Debido a estas consideraciones la ciencia grie- fico —novum organum— que da cuenta de los ga trataba entes de razón antes que entes de fenómenos reales y no de supuestas esencias hecho. artificiales. A partir de ahí la ciencia cambia su Matemáticas, lógica, metafísica, fueron sus objeto de investigación abandonado las esen- ciencias y al saber integral de todas ellas de- cias en sentido griego y adoptando como eje nominaban filosofía. Las ciencias que descu- del conocimiento a los fenómenos sensibles brieron e inventaron los griegos eran ciencias y naturales, de los cuales tenemos constancia formales ya que no versaban sobre objetos— empírica y son evidentes materialmente. La cosas sino sobre objetos creados por la propia ciencia para Bacon debía dejar de ser un saber razón, ya que según ellos el mundo racional y y debía articularse a la solución de problemas, lógico era el verdadero mundo. La lógica y la y necesidades concretas. Por ello la ciencia se matemática fueron pues, las primeras ciencias. vuelve operativa, funcional y busca dar res-
  • 26. Introductorio a la teoría social 21 puestas a necesidades tecnológicas, producti- denominan la “fatalidad del progreso”. vas, comerciales, industriales. A fines del siglo XVIII (Hume, Kant, Comte A partir de Bacon la ciencia exige un respal- ) surgió otra concepción de la ciencia, enfatiza do de observaciones, acumulación de datos, Reascos. El hombre buscaba reflexionar sobre formulación de hipótesis, y, sobre todo, verifi- si mismo y conocer las estructuras políticas caciones, empíricas. La confrontación de enun- económicas y sociales que la determinaban. ciados con la realidad constituyen ingredientes Ahí surgieron las ciencias sociales que exigen básicos de la investigación científica. A partir otra metodología. Con frecuencia se indistin- del siglo XVI surgen —como puede inferirse— gue entre ciencias naturales y sociales. Si se las ciencias experimentales, llamadas ciencias aplica los criterios de cientificidad de las cien- naturales o fácticas. Como se cambia la noción cias naturales —experimentales, predictivas. y perspectivas de la realidad es evidente que se verificables y de enorme concreción tecnoló- cambie la metodología. Ahora ya no resultan gica— a las ciencias sociales, éstas resultan de suficientes la lógica y la demostración racional, dudosa cientificidad. se necesitan comprobaciones. Pero el problema radica justamente en que Las ciencias como la física, química, ana- no se pueden aplicar ni la concepción de cien- tomía, astronomía, fisiología, botánica, etc, cia ni la metodología de las ciencias naturales surgen con el nuevo criterio epistemológico y a las ciencias sociales dado el carácter sustan- metodológico. Estas ciencias y esta epistemolo- cialmente diferente de la realidad social que gía han tenido un asombroso desarrollo teórico no obedece a leyes fijas ni mecánicas. y tecnológico a tal punto que gracias a ellas se Es decir, tenemos que hablar de tres distin- produce el progreso humano. Si bien esto es tas concepciones de ciencia: La antigua, válida verdad lo es también en sentido inverso: gra- sobre todo para ciencias formales y metafísicas, cias al enorme desarrollo productivo y tecnoló- la moderna, funcional para las ciencias natu- gico fue posible el desarrollo de las ciencias. Es rales y otra contemporánea para las ciencias decir, entre ciencia y producción, entre ciencia sociales. No diferenciar la especificidad de cada y cultura, entre ciencia y tecnología existe un una de ellas puede conducir a errores graves de mutuo influjo e interdependencia. apreciación y juicio sobre las ciencias. El progreso de la humanidad suele asociarse Inclusive, durante el transcurso del siglo a tres factores principales: el desarrollo de las XX, debido al impresionante desarrollo de la fuerzas productivas, el desarrollo científico y lógica matemática, y la electrónica surgen otro tecnológico y el proceso de modernización. tipo de disciplinas: biónica, robótica, genética, Por ello, los países en desarrollo son consumi- informática, cibernética, etc., de enorme apli- dores de ciencia y en el mejor de los casos en cación en todos los ámbitos humanos. Ellas reproductores —léase repetidores— de cono- constituyen la base de la revolución científico cimientos con fines profesionales. tecnológica. El impresionante desarrollo científico de La mayoría de países no tienen todavía ac- las ciencias experimentales y su consecuente ceso a la práctica productora de dichos cono- concreción tecnológica unidas a la instrumen- cimientos. Podemos acceder a la tecnología talización capitalista ha dado como resultado más avanzada pero no accedemos a la práctica un impresionante modo de apropiación, explo- productora de dichos conocimientos, lo cual tación y transformación de la naturaleza y con nos convierte en países dependientes no sólo frecuencia de los hombres mismos, generando en el ámbito político sino también científico. desigualdades y amenazando paradójicamente Carlos Sabino en su texto “Los Caminos de con la propia subsistencia de la humanidad la Ciencia” plantea una precisión terminoló- y el medio ambiente. A esto algunos autores gica de ciencia como un vocablo polisémico,
  • 27. 22 M.A. Ruiz Vinueza que abarca significados diferentes según el DIVISIÓN DE LA CIENCIA contexto y la forma en que se lo utiliza, pro- vocando a veces ciertas confusiones en cuan- Según el tipo de realidad a investigar se re- to a su sentido y alcances. Porque se llama quiere un tratamiento metodológico especifico. ciencia tanto a una actividad, la que realizan Como la realidad tiene un sistema interno de los millones de personas que constituyen la interrelaciones tampoco puede a priori hacerse comunidad científica en muy diferentes esce- una división de las ciencia, solo por el objeto narios, como al producto de esa actividad, es de investigación. decir a los conocimientos ya acumulados en En el poligrafíado Metodología de la investi- innumerables textos e incorporados a las in- gación, Nelson Reascos manifiesta que “La cien- venciones y tecnologías que empleamos en cia con frecuencia inventa su propio objeto de nuestra vida diaria. Se habla también de cien- estudio. La definición del objeto depende de los cia como de una forma particular de conocer, supuestos, de los intereses y fines. Las ciencias como un método o modo de actuar que es el contemporáneas estudian sobre todo relacio- que emplea la comunidad científica, y a través nes, Se puede establecer infinitas relaciones y, del cual se obtienen los conocimientos que por ello, múltiples maneras y puntos de vista llamamos científicos. de enfrentar un objeto. Dividir a la ciencia en La ciencia corno actividad es una de las formales, fácticas y sociales es correcto solo en creaciones culturales propias de nuestra ci- un sentido, pero no lo es cuando tomamos en vilización: es una vasta empresa dirigida a la cuenta la dinámica integral de la realidad. obtención de conocimientos que se caracteri- Se han intentado otras divisiones, en fun- za por la constante labor investigativa, por la ción del método, de los fines, del carácter y puesta a prueba de teorías y de métodos me- del grado de aplicabilidad tecnológica. Con diante la libre discusión que se lleva a cabo este criterio las ciencias se clasifican en puras en innumerables foros y seminarios y a través y aplicadas. de la publicación de millares de trabajos es- Las ciencias puras privilegian el carácter critos que se someten a la crítica de quienes teórico y especulativo de la reflexión para lo participan activamente en ese proceso. La cien- cual elaboran teorías de gran alcance y que cia como producto es una inmensa cantidad aparentemente subrayan posibles aplicacio- de conocimientos, acumulados y verificados nes prácticas. Decimos aparente porque en paciente-mente, que constituye uno de los sa- rigor toda teoría —por especulativa que se beres fundamen-tales de la humanidad; es, en presente— es finalmente aplicable y práctica. este sentido, un tipo de conocimiento peculiar, Bastaría recordar que de la lógica matemática que se distingue de los demás por algunas ca- (conjuntamente con la electrónica) surgió la racterísticas propias. La ciencia como método computación. es un creación del entendimiento humano, un Las ciencias aplicadas, por su parte, centran productivo modelo de trabajo que se basa en su interés en respuestas concretas a problemas una cierta visión epistemológica particular, di- específicos. Buscan encontrar soluciones útiles, ferente a la de otros saberes, que se concreta en pragmáticas y operativas, a las teorías generales. la investigación científica. El método, en este De éstas últimas ciencias surgen propiamente sentido, es el camino u orientación general que les técnicas y las tecnologías que sirven para la vincula tanto a la actividad científica como a vida cotidiana. Estas ciencias normalmente son sus productos: es la guía general que encamina aplicaciones concretas de ciencia pura. la actividad de investigación tanto como la Todas las ciencias son teóricas y todas las herramienta a través de la cual se obtiene el ciencias, son prácticas. Esta clasificación solo conocimiento científico. resuelve el grado o nivel de concreción
  • 28. Introductorio a la teoría social 23 Al progresar las ciencias algunos contenidos dominio del hombre sobre la naturaleza, son internos a una disciplina se vuelven indepen- operativas y con frecuencia se concretizan en dientes y dan lugar a nuevas ciencias con su tecnologías. objeto y método determinado. Esta restricción Las ciencias sociales estudian realidades que del objeto conduce por otra parte al descu- existen independientemente de la razón huma- brimiento de nuevas facetas, temas, leyes que na, pero a diferencia de las ciencias naturales antes no se estudiaban, dando lugar a la am- no pueden descubrir leyes estables toda vez pliación de la ciencia. Este carácter interno de que la realidad social está mediada y atrave- las ciencias de restringirse y ampliarse simul- sada por la conciencia humana. El método de táneamente se complementa con el hecho de estas ciencias son la Lógica más algunos pro- que la ciencia a la vez se formule como cono- cedimientos específicos articulados al objeto cimiento y se reformule sistemáticamente. de investigación. La producción de conocimientos y la prác- Según se trate de ciencias formales, natu- tica investigativa no puede ni debe dejar de rales o sociales se constituyen distintas episte- lado los conocimientos y tecnologías que el mologías. No puede confundirse la epistemo- mundo desarrollado tiene. Al contrario hay logía específica de cada una de ellas sin riesgo que suponer y contar con ello. La enorme de desvirtuar el carácter propio de cada una brecha científica entre, países desarrollados y . Sin embargo existen rasgos comunes y con los que no lo son debe ser asumida responsa- frecuencia su interrelación hace imposible una blemente. Nuestras universidades, deben por total demarcación entre ellas. tanto superar la tradición profesionalizante y Ambas características muestran el carácter desarrollar la práctica investigativa de manera procesal dialéctico y dinámico de la ciencia. urgente, en un afán de encontrar tecnologías La ciencia así mismo por su propio carácter propias y funcionales a nuestra realidad. demostrativo y su dinámica histórica es siem- Como hemos visto las primeras ciencias pre crítica y abierta a nuevos planteamientos que históricamente se configuraron fueron las es decir no cabe en su seno el dogmatismo y ciencias formales que tienen como reflexión planteamientos definitivos. y/o investigación a entes creados por el propio Todo conocimiento es susceptible de per- pensamiento humano sin existencia material; fección, contraste, cuestionamiento y modi- entes como el número, razón, proporción, la ficación. En este sentido la ciencia es amplia, potenciación, no tienen existencia indepen- abierta y no dogmática. Pero simultáneamente dientemente de la razón humana. Estas ciencias la ciencia en la medida que se funda en crite- definen y crean sus objetos de investigación y rios supuestos no puede ser tan abierta como parten de postulados y axiomas idealmente para desfigurarse. No caben cualquier tipo de concebidos. El método de las ciencias formales enunciados y asertos, solo aquellos que son es la Lógica demostrativa. coherentes con el sistema interno. Desde esta Las ciencias naturales tienen como campo perspectiva la ciencia es un sistema cerrado. de investigación a fenómenos naturales. Por Por ello la ciencia siempre es progreso y se ello suelen llamarlas también ciencias fácti- vuelve, aún sin proponérselo, útil a la huma- cas, empíricas. El método de estas ciencias se nidad. A ello hay que añadir el carácter inter- centra en la comprobación empírica y por ello disciplinario que caracteriza a la investigación usan frecuentemente la observación y expe- científica contemporánea. rimentación para probar sus hipótesis. Estas En nuestras universidades con frecuencia ciencias descubren leyes o patrones estables del se subestima el valor de las ciencias puras en comportamiento de la naturaleza. Son también nombre de la práctica y de la “urgente” nece- muy útiles para ampliar el conocimiento y el sidad de dar respuestas a problemas concretos.
  • 29. 24 M.A. Ruiz Vinueza Conviene recordar que las ciencias aplicadas y no necesariamente excluyentes de la realidad son exactamente eso: aplicaciones de conoci- social y que este dialogo de saberes debería es- mientos teóricos. tar marcado por una dimensión de respeto a la El conocimiento es posible, surge de la prác- complejidad de lo que es la realidad social. tica cotidiana y el trabajo y como manifiesta Hasta ahora el modelo positivista se había Ander Egg Ezequiel, existe un mundo objetivo encargado de trasladar mecánicamente sus y la realidad tiene una contextura indepen- pautas de construcción de un conocimiento diente del conocimiento que el ser humano válido y “verdadero” desde el campo de las pueda tener de ella, de esta realidad se puede ciencias duras, las ciencias naturales, hacia el afirmar algo de sus propiedades estructurales campo de las ciencias sociales. No solo que las y relacionales, que se captan por una serie de ciencias sociales o las ciencias humanas han procedimientos, por la imaginación e intuición ido desarrollando sus propios paradigmas y del ser humano . Esta realidad es la base y el modelos de lo que es el conocer y lo que es punto de arranque del conocimiento. el proceso del conocimiento social y humano La diferencia entre el conocimiento coti- sino que ha entrado en contradicción mucho diano del científico radica en el modo de ob- de los postulados de los nuevos modelos. tenerlos y en la estructura lógica. Según Edgar Morin en su obra CIENCIA Hoy lo que está en juego son las tensiones CON CONCIENCIA plantea una racionalidad que se han notado de algunas nuevas pregun- abierta, capaz de abordar la complejidad de lo tas epistemológicas y gnoseológicas sobre el real. La complejidad surge allí donde se pierde por qué del conocer que han surgido sobre la distinción de los límites, donde el desorden, todo de modelos o paradigmas nuevos, frente el azar y la incertidumbre irrumpen en los fe- al conocimiento en general y frente al conoci- nómenos. La complejidad no es la complica- miento social en particular, derivados de una ción. Lo que es complicado puede reducirse a crítica profunda de lo que es el modelo positi- principios simples o a partículas elementales. vista del conocimiento. La complejidad no, simplemente porque la Desde la epistemología clásica la división complejidad está en la base. Lo simple no es que se hace en cuanto a los temas del conoci- más que un momento arbitrario de abstracción miento radica en la separación del conocimien- arrancado a la complejidad. Para abordar esta to científico y vulgar, conocimiento científico hipercomplejidad, Morin traza tres principios: y sentido común, con un largo debate y sobre el principio dialógico: la interrelación simul- todo una discusión entre Popper, Lakatos y táneamente complementaria, concurrente y Thomas Kuhn quienes de alguna manera es- antagonista de las instancias necesarias en la tuvieron abriendo ciertos ámbitos para poder organización de un fenómeno. El principio hacer una crítica de lo que era el modelo em- recursivo: no solo hay interacción, sino tam- pirista del conocimiento y poder plantear otras bién retroacción de los procesos en circuito. maneras alternativas de concebir el mismo. El principio holográfico: cada punto de un Hoy en día es más común hablar de saber holograma contiene la presencia del objeto en que de conocimiento, ni siquiera de saber sino su totalidad, en la que el todo está en la parte de saberes. El modelo más de vanguardia en el que está en el todo. Fundamental resultan la caso de la realidad social, entonces, no es que incertidumbre, la complejidad y lo dialógico existe un conocimiento social, o un tipo de entre las distintas maneras de aproximarse a conocimiento social, ya que estamos en una un mismo objeto. coyuntura en la cual deberíamos hablar de Mishel Maffesoli, plantea en sus últimos li- varios tipos de saberes, distintos entre si ,que bros la idea del conocimiento ordinario, como apuntan a develar aspectos también distintos un cierto tipo de conocimiento que no solo es
  • 30. Introductorio a la teoría social 25 diferente al denominado vulgar tal como se aprendizaje junto con procesos de desapren- veía antes, sino que es un conocimiento car- dizaje. gado de sensibilidad sobre todo en lo que hace Conocer constituye hoy el acto por el cual y plantea una crítica al paradigma positivista se aprende y desaprenden cosas, un rasgo que indicando que está marcado por la búsqueda no se había visto con tan intensidad en mo- de la objetividad, pero la objetividad no existe delos anteriores, los métodos de conocer tam- en el conocimiento social, en el conocimiento bién varían, la lógica formal, lo inductivo, lo social lo que hay es efectivamente un juego deductivo ya no son los caminos únicos para bastante claro de la subjetividad. Precisamente aprender el objeto ,ahora hay otros que nos la subjetividad, la presencia del observador ,en permiten comprender como las metáforas y este caso el investigador, el que quiere conocer analogías. es un factor que no puede de ninguna manera No hay posibilidad de medir perfectamen- desdeñarse, por el contrario, envés de ser in- te una realidad si es que el proceso de medi- visibilizado, borrado en aras de una supuesta ción es imperfecto, de precisión en el fondo, objetividad, se debe considerar que hay que re- por lo tanto debemos siempre enfrentamos a conocer y más bien revalorizar la presencia del una incertidumbre, no podemos jamás llegar observador, la del sujeto que conoce en el pro- a plantear nada en lo social como una verdad pio proceso del conocimiento ,para lo cual no acabada. Todo conocimiento es relativo para es suficiente la discusión entre sujeto y objeto poder operar, no se debe generalizar nada en de conocimiento sino entre sujeto - objeto y la el conocimiento. relación entre los dos. Una relación inclusiva La ciencia como actividad socialmente or- en la que el sujeto forma parte integral del ob- ganizada, es privativa del mundo moderno, jeto que quiere conocer y con eso se invierte de pero no puede desconocerse que ya se hacía una manera bastante significativa, los niveles ciencia en la antigüedad en algunos temas y de aproximación convencional o clásica sobre áreas del conocimiento, como un proceso lento el tema. Maffesoli insiste en que es hora de generalmente discontinuo, desligado poco a abordar sensiblemente el conocer, incorporar poco del peso del mito, la religión, la leyenda temas como la emotividad, la percepción, los y la especulación filosófica, como es el caso de sentimientos, la creatividad, nuevos paradig- la astronomía. mas del conocimiento que no se alinean en el Según Salvador Giner, toda especulación lado conceptual, sino en el heurístico, en la racional y científica tiene su origen, para los posibilidad creativa que uno tiene, a través de occidentales, en el seno de las ciudades- Es- hacerse nuevas preguntas, preguntas distintas a tado de Grecia, donde se planteó una ciencia las que se han hecho, desde otras perspectivas contemplativa que renegaba del mundo de la no intentando llegar a una sola verdad por que Physis, por lo que la ciencia versaba más so- en lo social no existe una sola verdad y retomar bre cuestiones abstractas antes que concretas. de alguna forma la riqueza, el colorido de lo Las ciencias que descubrieron los griegos en el ordinario que inclusive aborda temas como la mundo helénico fueron las ciencias formales subjetividad, el cuerpo, la vida cotidiana, los que no abordaba objetos-cosas sino sobre ob- micro cosmos de la sociedad que habían sido jetos creados por la razón. olvidados hasta ahora . En lo que denominamos época medieval, se Por lo tanto el conocimiento es un proceso, creó una ciencia que trata de explicar el univer- con avances y retrocesos bastante complejo, un so en términos de lo divino. La estructura en proceso no solo vinculado con el aprendizaje este periodo se basaba en Aristóteles y la Biblia. de contenidos, en sentido clásico que produ- El pensamiento aristotélico fue reinterpretado cen verdades complejas, sino son procesos de en el siglo XIII por Santo Tomás de Aquino,
  • 31. 26 M.A. Ruiz Vinueza quien lo hizo compatible con la fe cristiana. plantea que el conocimiento humano, y en ge- Algunas de las ideas aristotélicas eran: la neral toda actividad del hombre, ya no puede interpretación teológica o finalista de la na- encontrar su justificación, ni por vías sensibles, turaleza; el universo es un sistema cerrado y ni por procedimientos intelectuales, sino por finito; está ordenado de acuerdo con una fina- una última fuente del conocimiento que es la lidad y en función del ser humano; la Tierra fe, es decir, por una iluminación interior que es el centro del universo ; los cuerpos celestes surge de nuestra propia conciencia. se mueven en torno a la Tierra; algunos de De este modo se conquista, el mundo de los movimientos y formas de los cuerpos son la subjetividad como un mundo de la liber- perfectos y el mundo se divide en dos esferas: tad, de la auto-certidumbre, perdiendo valor el la celeste y la terrestre. mundo de la objetividad. La libertad subjetiva La Filosofía ha ejercido una influencia im- ya no puede mover el mundo por medio de portante en la constitución del conocimiento poderes mágicos, ni por la fe del individuo, científico. La visión del mundo que tenían sino que ahora para dominar el mundo había filósofos como Platón, Aristóteles, Descartes que conocerlo. La interpretación racional ya marcó los saberes de lo que se denomina cien- no es una actitud sensitiva, erótica o estética, cia moderna. sino una rigurosa elaboración racional de los El pensamiento moderno tiene la tendencia datos sensibles. Así, el racionalismo postula a centrar toda la problemática en el hombre y una capacidad ilimitada de desarrollo de la dentro del hombre en la noción de autocon- razón humana, una capacidad ilimitada de ciencia lo que da inicio a la visión antropo- crítica que el hombre puede emplear en todos céntrica. El hombre se busca a sí mismo en su los sentidos y que es al mismo tiempo una naturaleza inmediata mediante el dominio de capacidad ilimitada de progreso. la conciencia. No necesita de nadie ni de nada Con Copérnico se produce un cambio pa- extraño para vivir y reflexionar . En sus viven- radigmático revolucionario en la ciencia. Se cias encuentra las evidencias para el dominio desplaza a la Tierra de centro del universo y íntimo de la vida del alma. se expone la teoría heliocéntrica ; es decir, la Los valores y las normas éticas han de jus- centralidad del sol. Se empezó a reafirmar el tificarse en un plano de estricta reflexión indi- derecho a conocer la naturaleza a través de vidual. El hombre es solitario e individual. El los sentidos. hombre vive y se perpetúa en sus obras y llega Kepler y Galileo confirmaron el sistema de a ser inmortal cuando crea obras inmortales. Copérnico. Galileo, Bacón, Descartes, Newton Es la inmortalidad de las creaciones humanas, y Locke, entre otros, intentaron separar la cien- de los productos que sobreviven a la vida del cia de la religión, haciéndola depender de la hombre particular. experiencia del mundo físico (empirismo). La autoconciencia se puede sostener por Es en el siglo XVI donde surgen las ciencias medio de un valor, ese valor es la fe. Pero la fe experimentales, llamadas ciencias naturales o se puede alcanzar por medio de la lucha entre fácticas. el hombre carnal y espiritual . Pero si triunfa Con el positivismo de Comte, las ciencias nuestra naturaleza interior se producirá un sociales adoptaron la concepción de que la renacimiento es el legado de la reforma lute- ciencia debe limitarse al establecimiento de rana. El renacimiento debe ser la destrucción leyes sociales por medio de la comprobación de todas nuestras tendencias carnales. Por eso experimental, la observación objetiva y el uso es un acto de fe. La fe produce el milagro de de las matemáticas. la regeneración humana . Fe como última cer- Con estos pensadores se definieron algunos tidumbre. En síntesis, la reforma protestante presupuestos de la ciencia, como son:
  • 32. Introductorio a la teoría social 27 • Uso del método hipotético deductivo. igualarlos de ese modo conceptualmente. • Tratamiento matemático de la naturaleza. La realidad no habla por si sola, necesita • Uso del razonamiento analítico. ser interrogada, organizada alrededor de los • Enunciar leyes científicas para explicar y conceptos, pero los conceptos están en nues- predecir hechos y fenómenos. tra mente, son elaborados o reelaborados por • Uso de la experimentación. los sujetos a partir de su herencia cultural o su experiencia. Pero, es cierto, que la razón Además, se define a la ciencia como verda- no procede de un modo arbitrario: organiza o dera, objetiva y neutral. elabora algo que le es dado, externamente, de Las ciencias sociales se configuran desde el manera que no puede actuar con entera liber- modelo empirista positivista, el mismo que tad. Puede interpretar y organizar de diferente sostiene que la única aproximación posible al modo, pero no puede sustituirlos, ya que la conocimiento de la realidad es la experiencia base —próxima o remota— de todo razona- inmediata basada en los hechos y el uso del miento, consiste en algún tipo de experiencias método científico (véase Anexos 3 y 4). sobre la que se apoya todo el trabajo posterior de la razón. Puntualicemos la imposibilidad de una OBSERVACIÓN Y ABSTRACCIÓN observación fructífera si no se eligen conve- nientemente las características de aquello que Fue en la región de Jonia donde se inició queremos conocer, si no se formulan preguntas un pensamiento diferente, que se interrogaba con sentido, si no se abstraen los elementos acerca del sentido del movimiento de los astros que nos habiliten para detectar regularidades y que proponía además modelos explicativos empíricas y para proponer, en consecuencia, del comportamiento del cosmos, mediante un leyes que expresen el comportamiento de los proceso, que en la actualidad llamamos obser- objetos en estudio. vación sistémica. Existe un delicado equilibrio entre teoría Observar, cotidianamente significa mirar y empiria. Estas posiciones extremas son im- y estudiar algo detenidamente, concentrando portantes ante todo como puntos de referen- nuestra atención en aquello que nos propo- cia para el pensar epistemológico, no como nemos conocer. soluciones a la discusión sobre el origen y la La observación sistemática es, recoger da- posibilidad del conocimiento. tos de un modo organizado y regular para en- contrar respuestas a lo que no sabemos pero deseamos conocer. LA INVESTIGACIÓN Para observar con provecho toda la variedad de elementos que constituye la realidad y llegar Las técnicas de investigación no pueden a algún tipo de conclusiones consistentes, es escogerse libremente, puesto que ellas depen- preciso proceder a abstraer algunas caracterís- den del carácter y los fines de la investigación ticas específicas entre la riquísima gama que y de los problemas relacionados con el tema se ofrecía a los sentidos, mediante un proce- en estudio. Esta convicción parecen haberlo so mental que elimina la superabundancia de comprendido hace más de 2500 años los jonios posibles datos. de la Grecia clásica. La operación de abstraer, significa literal- Nombres como los de Tales de Mileto, Hi- mente “sacar algo” separar algunas caracterís- pócrates de Cos, Anaxágoras de Clazomene, ticas comunes a una cantidad de objetos —fí- Anaximandro de Mileto, Pitágoras de Samos, sicos o mentales— poniéndolas aparte para Empédocles de Agrigento, Herodoto de Halicar-
  • 33. 28 M.A. Ruiz Vinueza naso, entre otros, que intentaron comprender sistema que permita una percepción globali- la naturaleza sin invocar la intervención de los zada del mundo encontramos en Aristóteles dioses: apelaron, por el contrario a la reflexión cuando argumenta que: ”Hay que comenzar racional, a la experiencia razonada, como vía a tratar de cada especie por separado: el hom- para entender el cosmos. Una de esa vías fue bre, el león, el buey, etc...considerando cada la Historia. género independientemente de los demás, o Para los helenos, Historia significaba inda- hay que tratar primero de los atributos que gación averiguación y Herodoto recogiendo tienen en común en virtud de algún elemen- la tradición oral accedió al conocimiento del to común de la naturaleza, procediendo de pasado y la comprensión del presente. Fue el este como base de la consideración de ellos primero en utilizar la técnica de la entrevis- separadamente”. ta para tener informaciones que resultarían Por lo tanto, es preciso tener un criterio teó- inalcanzables por otros medios y superar los rico para ordenar los datos, pero este criterio, obstáculos de la distancia y el tiempo. a su vez, no puede surgir sino de la propia or- La entrevista permite ampliar el horizon- ganización de la información disponible, que te del investigador, penetrando en el pasado, históricamente se ha resuelto mediante una en el oscuro terreno de las intenciones, en las labor taxonómica. motivaciones y explicaciones subjetivas del Taxonomía, proviene de taxis (ordena- acontecer humano. Pero esta técnica tiene ción), signifi ca la parte de una ciencia que sus limitaciones, afirma Carlos A. Sabino, ya se ocupa de la forma en que deben ser dis- que no proporciona la información que los puestos los hechos y objetos de estudio para demás quieren dar, haciendo intervenir, como su análisis, lo que da lugar a la elaboración es comprensible, su subjetividad. de tipologías que sirven para clasificar y or- denar los fenómenos, que son el referente teórico que nos permite pasar de la recolec- CLASIFICAR EL CONOCIMIENTO ción ordenada de datos a las formulaciones teóricas más generales, propias del conoci- Todo conocimiento y todo saber es conoci- miento científico. miento y saber humano. El mundo es un mun- Fue Dimitri Mendeleyef, químico ruso, do humano, un mundo tal y como lo concibe que en 1859 publicó una Tabla Periódica de el ser humano. Se puede por ello propiamen- los Elementos dando un principio unifi ca- te hablar de un conocimiento de lo objetivo, dor, un basamento para la comprensión de pero un “conocimiento objetivo” es una con- la materia. tradictio in terminis. Tampoco es posible un La taxonomía, las tipologías, las tablas son “pensamiento abstracto”, aun cuando haya tentativas de organización general que supo- pensamientos de lo abstracto. Lo abstracto, nen la regularidad íntima del universo y que el objeto, es una objetivación humana, una permiten descubrir las regularidades existen- concepción hecha por la mente humana en tes. Son un poderoso instrumento intelectual un acto concreto de pensar. Toda realidad en sí que permite organizar los hechos conocidos es siempre concreta y cada pensamiento es un e incluir los nuevos fenómenos que vayan acto mental concreto aunque en él tratemos de conociéndose. Ayudan a identificar proble- aprehender algo general y abstracto que haga mas teóricos, a formular preguntas generales, referencia en un solo acto a una pluralidad de a plantear nuevas y más cuidadosas observa- realidades concretas. ciones. Los hechos dejan de ser fragmentos Un primer intento de organizar todo el aislados de la experiencia para vincularse en- conocimiento disperso, integrándolo en un tre si.
  • 34. Introductorio a la teoría social 29 LOS MODELOS TEÓRICOS La teoría social fue impulsada por una nece- sidad de la burguesía emergente para legitimar- No toda elaboración intelectual tiene la se política y filosóficamente como un nuevo consistencia y el nivel de generalidad que sector que tiene el poder, ya que para la época permiten llamarla una teoría. Lo importante se manejaba el criterio aristotélico de que todo para el científico es elaborar modelos que se es natural, de manera tal que el modo de ser correspondan con las percepciones acumula- de las personas, la pobreza, las revoluciones, das, de allí la importancia de la verificación los defectos, las virtudes son naturales. Pero y demostración que permiten confrontar los si todo es natural, resultaba que la monarquía datos con la teoría. tenía por naturaleza que mandar y los bur- gueses necesitaban justificar su existencia para acceder ellos, entonces consolidaron la idea LO EXPERIMENTAL de libertad. Cuando aparecen las ideas libertarias de que En el lenguaje cotidiano, experimentar sig- lo que sucede en la Historia no es natural y nifica probar o ensayar una cosa, sentir o vivir que las características de los humanos con sus algo en la práctica. En el lenguaje científico un virtudes y defectos no es genético e intrínsico experimento es un método específico que se sino que es posibilitado, en última instancia, utiliza para poner a prueba la validez de una por la decisión humana, se cuestionó la estruc- información o hipótesis: consiste en generar, tura del Estado, la Política, la cultura desde un artificialmente los fenómenos que se desean discurso antiespontáneo y validando la acción estudiar para poder observar así, sistemática- humana. mente el comportamiento de los objetos. Esta es la tarea primordial de las ciencias sociales, mostrar que no existe naturaleza hu- mana en el sentido de fatalidad, pero nosotros UNA SÍNTESIS Y REFLEXIÓN los latinoamericanos como estamos excluidos NECESARIA de la ciencia, continuamos diciendo que deter- minadas acciones son por naturaleza, lo que Las ciencias sociales comenzaron en la se- implica ser pre modernos, porque si el conoci- gunda mitad del XVIII, cuando estaba conso- miento social surge imitando lo natural, final- lidado el proceso de la modernidad, surgieron mente terminan contradiciendo a la presunta por poner una fecha (1756), que nunca es exac- naturalidad de lo social logrando demostrar to y resulta peligroso, pero que puede ayudar que la riqueza y la pobreza, no son hechos a comprender es con la publicación de la obra naturales sino son hechos producidos por la de Rousseau “DISCURSO SOBRE EL ORIGEN Y acción humana y que son superables. LOS FUNDAMENTOS DE LA DESIGUALDAD Las ciencias sociales tienen como criterio ENTRE LOS HOMBRES”. fundamental, en los últimos tiempos, luchar Las ciencias sociales aparecen imitando a contra estas ideas, que resultan discriminado- las naturales copiando el método, los fines, ras porque bajo ese criterio las mujeres, por los procedimientos, las metodologías, así por ejemplo, siempre tienen que obedecer, ser ejemplo la finalidad de las ciencias naturales tiernas y los varones no. Por eso las ciencias es la producción de tecnología, como tam- sociales están siempre con lo libertario, antes bién de lo social pero que no constituye una que con una estructura de dominación ,aun- tecnología resuelta en la aparatología, sino que también existen teorías dominantes y de que tiene que ver con procedimientos y con- la opresión ,pero la mayor parte de teorías ductas. sociales son libertarias en el sentido de que
  • 35. 30 M.A. Ruiz Vinueza pretenden devolverle al ser humano la idea naturaleza, la física moderna ha defendido con de lo que suceda depende de el, de la acción vehemencia la necesidad de una investigación humana y no de fuerzas extramundanas o su- desinteresada . Así ha contribuido a crear una puestos destinos. ideología cientifi-cista, que hacía un valor de toda investigación y de todo conocimiento de los hechos y miraba con cier-to desprecio las ESTABLEZCAMOS UNAS DIFERENCIAS tentativas de relacionar el pensamiento cien- tífico con la utilidad práctica y las necesidades En este punto, se torna importante, deter- del hombre. Se diría que la sociedad moderna minar un conjunto de diferencias entre lo na- purgaba las faltas del pasado compensando las tural y social, para lo cual primero recurro a la dificultades de los precursores de la ciencia me- técnica de resumen del texto “LAS CIENCIAS diante una veneración y un respeto tanto más HUMANAS Y LA FILOSOFÍA” perteneciente a pronunciados por todos los continuadores o LUCIEN GOLDMANN. los que pretendían continuar su obra. Los re- El autor en mención, en los capítulos I y II, sultados extremos de esta ideología han sido, entre otros aportes, argumenta que: Todo he- especialmente en las ciencias humanas, los cho social es un hecho histórico y a la inversa. numerosos eruditos puros que pasan su vida No se puede obtener un conoci-miento real de acumulando un máximo de conocimientos, los hechos humanos reuniendo los resultados en un dominio limitado y parcial. parciales de una realidad ya que el conocimien- El trabajo de investigación científica ne- to concreto no es una suma, sino una síntesis cesita libertad con respecto a toda ingerencia de abstracciones justificadas. Sólo se puede ser extraña. Igualmente exige que el investigador concreto cuando se es histórico ya que cuando no renuncie a toda ideología, sino que haga queremos ir más allá de la simple recopilación todos los esfuerzos posibles para subordinar en de hechos, tenemos que ser necesariamente su trabajo dicha ideología a la realidad de los explicativos . hechos que estudia. La teoría social supone un problema epis- El pensamiento humano, en general, e, im- temológico previo. ¿Por qué el hombre se in- plícitamente, el conocimiento científico, que teresa por ciertos hechos únicos y localizados es un aspecto particular de él, están estrecha- en el tiempo? ¿Por qué el hombre se interesa mente unidos a la conducta humana y a los por el pasado, y sobre todo, qué le interesa actos del hombre en el mundo ambiente. del pasado? Eliminemos enseguida la idea de que la A primera vista, la respuesta parece sencilla: principal utilidad de la historia podría estar en el objeto de la historia es el conocimiento, todo el hecho de procurar enseñanzas, de enseñar lo riguroso y preciso posible, de los aconteci- a los hombres el modo de obrar, ahora o en el mientos, en lo que tengan de específico, y de porvenir, para realizar los fines que se propo- particular, y esto sin ninguna consideración nen. Es evidente que con frecuencia cuando de interés individual o colectivo ni de utilidad el problema de las relaciones entre los hom- práctica. Se busca la verdad y siendo ésta un fin bres, se convierte naturalmente en el problema y no un medio, no hay razón de preguntarse ajeno. Los “otros” hombres se hallan asimila- el porqué. dos a la realidad física y sensible. No son más Sin embargo, si se mira más de cerca, las que seres que yo veo y oigo. Pero, los “otros” cosas resultan mucho más complejas. Habien- hombres se harán cada vez más, no seres que do tenido que imponerse en los siglos XVI y yo veo y oigo, sino seres con los cuales obro XVII, mediante una lucha encarni-zada contra en común. Ya no están del lado del objeto, las intromisiones teológicas y sociales de toda sino del lado del sujeto del conocimiento y de
  • 36. Introductorio a la teoría social 31 la acción. El “Nosotros” se convierte así en la Así, debemos considerar: realidad fundamental con relación a la cual el a) El proceso del conocimiento científico que es “yo” es posterior y derivado. en sí un hecho humano, histórico y social, im- “Nosotros, Yo y Tú, no es la misma cosa”. Lo plica, cuando se trata de estudiar la vida que significa: sólo hay Nosotros donde existe humana, la identidad parcial entre el sujeto y una comunidad auténtica. El paso de la falsa el objeto del conocimiento. situación del “Yo y Tú” al “Nosotros” auténtico b) Siendo el comportamiento humano un he- y consciente, es la cuestión de los fundamentos cho total, las tentativas de separar sus as- epistemológicos de la historia. pectos “material” y “espiritual” sólo pueden Entonces, el fundamento ontológico de lo ser, en el mejor de los casos, abstracciones social radica en la relación del hombre con provisionales que implican siempre grandes los otros hombres, donde el “yo” individual peligros para el conocimiento. se somete al plano de la comunidad tomando conciencia de la importancia o una influencia Ya que el estudio científico de los hechos en la existencia y la estructura de la comunidad humanos no puede fundar lógicamente por sí humana ,presente o futura. solo ningún juicio de valor, la utilidad técni- Lo que buscamos en los hechos sociales ca de las ciencias sociales reside solamente en no es tanto su realidad, como su significado el establecimiento de imperativos hipotéticos humano. Esto indica una diferencia funda- (relaciones entre ciertos medios y ciertos fines) mental entre la historia, que estudia los com- y en el hecho de hacer conscientes las conse- portamientos humanos, y las ciencias fisico- cuencias implicadas por la adhesión a ciertos químicas, que estudian la materia inanimada. valores, el investigador debe esforzarse por una Estas estudian los hechos únicamente en el imagen adecuada de los hechos, evitando toda plano exterior, en su realidad sensible, pero deformación debida a sus simpatías o a sus el historiador se encuentra frente a acciones antipatías personales. realizadas conscientemente por el hombre y, Hay que añadir que la diferencia entre las de las cuales debe, ante todo, buscar su sig- condiciones de trabajo de los físicos, químicos nificado. y fisiológicos y la de los sociólogos o historia- En este sentido, lo importante es tratar de dores no es de grado, sino de naturaleza, por- comprender los actos de los hombres, los mó- que en las ciencias humanas si el conocimiento viles que lo han hecho actuar, los fines que per- adecuado de los hechos no funda lógicamente seguían, el significado que tenían, para ellos, la validez de los juicios de valor puede des- sus comportamientos y sus acciones. merecer psicológicamente esta validez en la Pero, la estructura real de los hechos his- conciencia de los hombres. tóricos supone, sin embargo, además de su Por su parte Weber adoptando el punto de significado consciente en el pensamiento y vista de la escuela neo-kantiana de Heidelberg las intenciones de los actores un significado es que los juicios de valor sólo intervienen en objetivo que con frecuencia difiere de ellos de la elección y la construcción del objeto, sin em- una manera notable. bargo, la diferencia entre las ciencias fisicoquí- El doble plano, en el cual hay que estudiar micas y las ciencias históricas no es, o al menos los acontecimientos, supone también un do- no es solamente, una diferencia de objeto. Es, ble criterio para los juicios de valor, que deben en especial, una diferencia de perspectiva. Las tener en cuenta tanto la coherencia humana primeras buscan leyes generales; las segundas y la fuerza creadora de los individuos, como aspiran a un estudio objetivo, explicativo y la relación entre su conciencia individual y comprensivo de los individuos físicos y de las la realidad objetiva. individualidades históricas y sociales.
  • 37. 32 M.A. Ruiz Vinueza Para Lukacs todo pensamiento está por na- Rickert y Max We-ber, quienes suscribían una turaleza íntimamente ligado a la acción, y no concepción hermenéutica (estudio de la inter- se tiene legítimamente el derecho de hablar de pretación o significado del pensamiento), cul- “ciencia” de la sociedad ya que el conocimien- turalistas e historicistas de las ciencias sociales, to que un ser tiene de si mismo no es ciencia discreparon de la postura de los positivistas. sino conciencia. Dilthey consideraba que existe una diferen- El hombre de ciencia, por el contrario, debe cia entre los hechos naturales y los sociales. comprender, al máximo, la realidad; es el único Para él las regularidades que se pueden estable- criterio legítimo para juzgar el valor de su obra cer en la esfera de la sociedad son inferiores en Si, para llegar a él, debe verificar una totalidad número, importancia y precisión formal a leyes de hechos cuyo conjunto no es comprensible que han podido formularse acerca de la natu- merced a ninguna de las visiones del mundo raleza, sobre la base segura de las relaciones existente, abandonando la idea que las difi- espaciales y las propiedades del movimiento. cultades de la investigación social se trata solo Dilthey defendió la idea de que la diferen- de penetración y de buena voluntad, entran- cia metodológica entre las ciencias naturales do con los conflictos más arraigados, y, sobre y sociales es que las primeras explican sus ob- todo, no temer ninguna ortodoxia ni herejía. jetos, en tanto que las sociales comprenden Su primera tarea debe ser una crítica rigu- los suyos. Él acepta como válido el modelo rosa, y sobre todo permanente y continua con positivista aplicado a las ciencias naturales, respecto a sus propios resultados y a los pasos pero no para las ciencias sociales. Su posición de su propio pensamiento. Esta actitud crítica es que estas últimas tienen por objeto la reali- debe convertirse en disposición natural, en una dad socio histórica de la cual formamos parte; segunda naturaleza, para emplear la palabra las ciencias naturales por el contrario, estu- de Pascal y para comprender y juzgar todas dian la realidad natural. Desde su perspectiva las posiciones, la suya propia como las de los las ciencias sociales son metodológicamente demás, ha de relacionarlas, al mismo tiempo, subjetivas. con su infraestructura social, para advertir su Esta distinción de la ciencia social como significado, y con los hechos que pretenden subjetiva y la natural como objetiva, también explicar o describir, para desprender la parte generó mucho debate. En parte, la discusión de verdad que pueda contener. ha girado en torno al cuestionamiento de Establecer la insuficiencia de los nuevos mé- que los saberes de la ciencia natural son todos descriptivos, la separación entre el pen- objetivos. Uno de los argumentos es que samiento teórico y la investigación concreta, los saberes son producto del ser humano; significa una toma de conciencia, por el sujeto por ende ,en las ciencias naturales es falsa de la acción, de la comunidad humana. la independencia del sujeto frente a lo que De otro lado, Lizandra y Lina Torres, en su se conoce. La producción del conocimiento texto “INTRODUCCIÓN A LAS CIENCIAS SO- en las ciencias naturales también está con- CIALES: Sociedad y cultura contemporáneas” dicionada por el desde dónde y desde quién enfatizan que los positivistas sostienen que se realiza; es decir, arrastran una dosis de para que las ciencias sociales sean considera- subjetividad (Martín-Baró, 1989). De hecho das científicas, deben usar el método científico Richards (1987), con-sidera que los factores de las naturales y adaptarlo al estudio de los sociales y políticos influyen en los paradig- fenómenos sociales. Este planteamiento oca- mas de la ciencia natural, de manera que los sionó muchas disputas. Algunos filósofos, his- problemas seleccionados para investigación toriadores y científicos sociales como Wilhelm por un científico reflejan juicios de valor so- Dilthey Droysen, George Simmel, Heinrich bre lo que es importante hacer.
  • 38. Introductorio a la teoría social 33 Los que suscriben esta postura coinciden puede ser verdadero o contener elementos de con Dilthey en que la ciencia social no es ob- verdad. Desde su perspectiva la ideología no jetiva y que el conocimiento científico es un se reduce a sus elementos puramente teóricos- fenómeno histórico, social y cultural. cognoscitivos. Comprende juicios de valor, re- En las ciencias se ha defendido la idea de comendaciones, exhortaciones y expresiones que el conocimiento es verdadero y que —por de deseo, entre otros. ende— es una descripción correcta de algún Sánchez opina que las ciencias sociales se aspecto del mundo real. Sobre este punto, Mar- hacen desde la ideología y con cierta ideología. tín-Baró (1989) señala que la realidad social y Las ciencias sociales surgen en un marco ideo- el conocimiento sobre ella son históricos; o lógico dado, determinado por las relaciones de sea, producidos por la actividad humana. producción dominantes. Este marco se hace Esto significa, entre otras cosas, que las rea- visible en todas las disciplinas. Para ilustrar este lidades sociales existentes son una de las múl- punto Sánchez utiliza como ejemplo la concep- tiples formas que esa realidad podría adoptar. ción de Parsons de la sociedad como sistema Además, su misma existencia, se constituye que autorregula, sin escisiones ni tensiones, su como negación de otras alternativas, obligan- propia unidad. Para él esta concepción de la do cuestionar el dato científico, el cual debe sociedad parte de una ideología burgue-sa del corresponder a la realidad en cuanto dada po- orden, de la conservación y del equilibrio. sitivamente. Por otro lado, entiende que la tarea que se Adolfo Sánchez Vázquez (1976) también fijan las ciencias sociales no se puede separar ha cuestionado la objetividad del científico de una opción ideológica. Lo que el científico entendiendo por ella la voluntad del indivi- espera de su ciencia variará considerablemente duo de sustraerse de su subjetividad. Sánchez si opta por dejar el mundo como está o por su destaca que encontrar la objetividad existente transformación. Sostiene que la ideología de que en cierta relación del sujeto con el objeto real, se parte se manifiesta tanto en los problemas no significa que el sujeto esté ausente de esa que suscita y escoge el investigador, como en la relación, particularmente en el conocimiento preeminencia que adquieren en una teoría. social. Para este teórico, el científico encarna Para Sánchez el método que adopta el in- todo un mundo de valores, ideales e intereses vestigador tampoco está exento de supuestos dominantes en un contexto social que rebasan ideológicos. Los métodos positivistas, natura- el marco estrictamente empírico, psíquico e listas u objetivistas implican también una vi- individual. De acuerdo con él, la ciencia no es sión ideoló-gica de la relación del ser humano una relación a solas con lo real, sino mediada con los objetos sociales. Además, la ideología se con un tercero que denomina ideología, ese impone en las ciencias sociales en la fijación de conjunto de ideas acerca del mundo y la so- sus conceptos centrales, en el modo de conce- ciedad que responde a intereses, aspiraciones bir su objeto e incluso en el contenido interno o ideales de una clase social dado y que guía de sus teorías, del que no pueden descartarse y justifica un comportamiento práctico de los juicios de valor. seres humanos acorde con esos intereses, as- En síntesis, y parafraseando a Martín-Baró piraciones o ideales. (1989), la determinación ideológica de las cien- Puntualiza que la ideología es un conjunto cias sociales se ve reflejada en las interpretacio- de enunciados que apuntan a la realidad y a nes de la realidad que los científicos sociales los problemas reales, y entrañan de manera ofrecen; en sus esquemas prácticos de acción, implícita o explícita una valoración de ese re- en sus justifica-ciones del orden social exis- ferente social. Ese contenido, según Sánchez tente y en las legitimaciones que hacen de ese Vásquez, no es necesario o totalmente falso; orden social como válido para todos; es decir,
  • 39. 34 M.A. Ruiz Vinueza al otorgar categoría de natural a lo que tan sólo pueden influir sobre la situación experi- es histórico, ejercer en la práctica la relación mental. de dominio existente y repro-ducir el sistema • Difícil replicación del estudio experimen- social establecido (véase Anexo 5). tal. De hecho, una buena cantidad de los estu- • Incapacidad para extraer conclusiones gene- dios en las ciencias sociales han contribuido a ralizables a las situaciones de la vida real. la implantación de una serie de insti-tuciones • Carencia de relevancia social. con control social desde la escuela y el hospi- • Falta de respeto a la dignidad humana. tal, hasta el asilo y la prisión, cuya finalidad es modelar el comportamien-to de todos, según La inconformidad con el método experi- los patrones de normalidad definidos por los mental ha provocado que algunos científicos grupos dominantes (Demo, 1985). sociales opten por usar métodos de investiga- De acuerdo con Néstor Braunstein (1986), ción alternativos al experimento de laborato- la Psicología social, por ejemplo, ha cumplido rio que permitan entender mejor la realidad una función disciplinaria y de hacer aceptar el social. Los métodos de investigación más di- orden vigente: Parte de sus objetivos ha sido fundidos son de tipo cualitativo. Su propó-sito integrar el sujeto a la institución, haciendo es comprender la conducta de los seres huma- que se sienta per-teneciente a ella y obligado nos desde el marco de referencia de los actores a cumplir sus leyes, que acepte las prescripcio- sociales. Algunas de las técnicas cualitativas nes del “principio de realidad” que para él “se” utilizadas son análisis del discurso, historia de han fijado. Otro de los objetivos es detectar a vida y análisis de contenido. los individuos incapa-ces de trabajar bien en La técnica del análisis del discurso posibilita el grupo; esto es, marginales, impertinen-tes, estudiar las representaciones sociales; es decir, en suma, los “inadaptados”. Éstos —si son re- los modelos imaginarios de evaluación, cate- cuperables— pasarán a alguna terapia o rea- gorización y explicación de las realidades entre daptación y si no lo son, serán expulsados y sujetos sociales. Dichos modelos conducen a quizá convertidos en desocupados, delincuen- normas y decisio-nes colectivas e individuales tes o locos. En síntesis, los que hacen una lec- de acción. Se puede hacer el análisis emplean- tura crítica de las ciencias sociales coinciden do la semiótica; en otras palabras, analizando en negar su objetividad y neutralidad; afirman el sentido de ese discurso. La historia de vida que el quehacer de los científicos sociales está consiste en estudiar las formas de vida de una mediatizado por aspectos ideológicos y que el persona o comunidad acudiendo a la memoria mundo en que viven, perciben y conceptuali- individual, grupal o colectiva. Con la técnica zan se construye desde la subjetividad. de aná-lisis de contenido se trata de analizar El uso del método experimental en las cien- el contenido explicito e implícito de una co- cias sociales y parti-cularmente en la Psicolo- municación. gía, también ha sido objeto de crítica. Algunos Recordemos entonces que, la epistemología de los señalamientos que se han hecho, según del siglo XVII, XIX y primero del XX, divi- Tomás Ibáñez (1990), son: día a la ciencias según el objeto de estudio en • Limita la investigación a fenómenos sim- tres grandes paquetes: las ciencias formales, plificados. que estudian objetos formales, aquellos que • Falta de adecuación entre las variables teó- no existen, son invención humana, como los ricas y su traducción operacional (validez números; las ciencias fácticas que estudian no de constructo). a lo inventado, ideado, sino lo real y que se • Efecto del experimentador; es decir, las ca- dividen en dos grupos en función del tipo de racterísticas per-sonales del investigador realidad: las naturales que estudian la natu-
  • 40. Introductorio a la teoría social 35 raleza y las sociales que estudian lo social, lo deciendo al deseo de separarse de los pensado- humano. res anteriores que simplemente especulaban o Cada una de ellas en la epistemología tradi- intuían la verdad. cional tenían una ciencia modelo, en las for- Los grandes exponentes de las Ciencias males, la matemática, en las naturales, la física Sociales del siglo XIX y comienzos del XX y en las sociales, la sociología y las tres se co- fueron Augusto Comte ( 1798-1857) conside- nocieron siempre como ciencias básicas. Esto rado el padre de la sociología y creador del provocó que en algunas universidades europeas positivismo ; Herbert Spencer ( 1820- 1903 ) y algunas del Ecuador, los estudiantes no ingre- cuyas ideas justificaron la superioridad de los sen a una carrera o facultad, sino primero a un ricos y poderosos como “los más aptos”, y Karl instituto donde estudian ciencias básicas. Marx (1818-1883) creador del materialismo Pero la epistemología más reciente, no acep- dialéctico e inspirador de numerosos movi- ta esta división, porque las ciencias hoy en día mientos que pretenden el cambio social. Les se caracterizan no por el objeto de estudio, sino siguen Emile Durkheim (1858-1917) creador por el método y en este momento de despla- del primer intento de investigación sociológica zamiento, del objeto por el método cualquier con su estudio sobre el suicidio, y Max Weber diferenciación por objetos resulta obsoleta, aun- (1864-1920) de gran influencia en la sociología que todavía existe en el imaginario cotidiano la occidental. comprensión de lo natural, social e tc. Hasta mediados del siglo pasado el desarro- La tendencia, en los últimos 20 años, en llo del pensamiento social subrayaba la sepa- virtud del volumen y extraordinaria velocidad ración de las disciplinas que la conformaban. de la producción científica, implica una crisis Finalizada la Segunda Guerra mundial se de- epistemológica muy fuerte, ya que en la actua- sarrollaron múltiples investigaciones sociales lidad no existe investigación pura, como es el que enfatizaban los estudios de áreas con el caso de la Telemática, que tiene que ver con aporte de varias disciplinas. todas las producciones científicas y tecnológi- En la actualidad las Ciencias Sociales cons- cas de la comunicación ,que van desde una tar- tituyen un conocimiento pluridisciplinario, jeta bancaria hasta el celular, desde el Internet interdisciplinario y transdisciplinario. hasta la tecnología bélica .¿Esta es una ciencia Lo interdisciplinario desde Soler M. en social, natural, formal?, no tiene sentido una INTERDISCIPLINARIDAD EN EL PROCESO diferenciación, conjuntamente con otras cons- EDUCATIVO constituye la “integración inter- tituyen un conjunto de ciencias que rompieron na y conceptual que rompe la estructura de la visión de una clasificación objetal. cada disciplina para construir una axiomática Esta es la razón por que en la actualidad ya nueva y común a todas ellas con el fin de dar no se habla de ciencia sino de tecnociencia, una visión unitaria de un sector del saber...” porque hay una crisis de los conceptos tradi- o como mantiene Torres J. en GLOBALIZA- cionales, asistiendo a la interdisciplinariedad CIÓN E INTERDISCIPLINARIEDAD que “cada total. una de las disciplinas en contacto son a la vez modificadas y pasan a depender claramente unas de otras. Aquí se establece una interac- ALGUNOS AUTORES BÁSICOS ción entre dos o mas disciplinas, lo que dará como resultado una interacomodación y un La creación de las múltiples disciplinas en enriquecimiento recíproco y ,en consecuencia, las ciencias sociales fue producto del intento una transformación de sus metodologías de decimonónico de asegurar el conocimiento investigación, una modificación de conceptos, objetivo de la realidad con base empírica, obe- de terminologías...”
  • 41. 36 M.A. Ruiz Vinueza Entonces lo interdisciplinario significa tras- 1. Teológico pasar los límites de la monodisciplinariedad Es importante conocer la naturaleza de las para encarar un problema globalmente como cosas —su por qué— apelando a causas ocultas una síntesis con el objeto de aportar una in- y sobrenaturales que ofrecen respuestas a todos terpretación distinta de la que se podría lograr los fenómenos y regularidades. Fetichismo, po- desde los enfoques disciplinares. liteísmo y monoteísmo representan el orden De otro lado, el enfoque pluridisciplinario, del progreso del saber. para Palmade G. y Torres J. constituye la “Yux- taposición de disciplinas diversas más o menos 2. Metafísico cercanas en el plano del conocimiento...Se trata Aquí se buscan explicaciones a los fenó- de una cooperación de carácter metodológico e menos recurriendo a propiedades, potencias instrumental entre ellas, no de una integración y cualidades que encierra la naturaleza y no a conceptual e interna...Es una forma de coope- realidades divinas. ración que tiene por finalidad el mejoramiento de relaciones entre esas disciplinas. Viene a ser 3. Positivo una relación de mero intercambio de informa- Es propio de la ciencia, se busca la descrip- ción...Es una comunicación que no las modifica ción de los fenómenos y sus regularidades me- internamente...” donde, observamos que en la diante la observación y el razonamiento. pluralidad cada disciplina mantiene su inde- La ciencia, para los positivistas, se constitu- pendencia, su propio objeto de estudio y que ye por un progreso lineal, continuo, sin saltos, solamente existe una “cooperación” de carácter desde las primeras etapas vacilantes precientífi- metodológico e instrumental entre ellas. cas, hasta etapas más avanzadas, se llega a estas La transdisciplinariedad habla de especiali- últimas por simple acumulación de hechos, zación, de fragmentación de disciplinas origi- observaciones, experiencia y verificaciones. nales, de división de un problema en sus partes El positivismo también se caracteriza por constitutivas dando lugar a nuevas subdiscipli- la comprobación de los hechos tal y como se nas, recombinando fragmentos de ciencia para presentan de manera espontánea; por la for- explicar un problema. Al respecto, Piaget defi- mulación de leyes a partir de los hechos y el ne la transdisciplinariedad como integración estudio de las leyes naturales para prever y pre- de varias ciencias. “A la etapa de relaciones decir hechos y acontecimientos. interdisciplinarias le sucede una etapa superior que sería la transdisciplinariedad que no solo cubriría las investigaciones o reciprocidades HERBER SPENCER entre proyectos específicos de investigación, sino que también situaría estas investigacio- En el texto PRINCIPIOS DE SOCIOLOGÍA nes dentro de un sistema total que no tuviera plantea que la evolución de la humanidad obe- fronteras sólidas entre las disciplinas...se trata dece a las mismas leyes que regulan el devenir de una teoría general de sistemas o estructuras del mundo. que incluyera estructuras operativas...” La evolución social surge de la evolución física universal. Los organismos sociales y los organismos individuales tienen la misma es- AUGUSTO COMTE tructura, que va de lo simple a lo complejo. Los lazos de interdependencia entre las par- En su obra DISCURSO SOBRE EL ESPÍRITU tes y el todo van creciendo, y el todo tiene POSITIVO sostiene que la humanidad se desa- mayor longevidad que los elementos que lo rrolla a través de tres estadios: componen.
  • 42. Introductorio a la teoría social 37 Existe un cierto número de analogías entre La realidad hegeliana constituye un todo los individuos y las sociedades, como también orgánico opuesto a la de todo mecánico, es una serie de diferencias puntuales. Diferencia- un proceso de desarrollo dialéctico en el que ción que le permite concluir que no hay que no hay cosas aisladas, sino una totalidad que sacrificar el bienestar de los ciudadanos a los se está desenvolviendo, teniendo como núcleo intereses del Estado. la razón, espíritu o idea,única y universal que se autoforma y se autodespliega. Referente a la historia trata de demostrar que GEORG W. F. HEGEL el mundo de la voluntad no está sometido al mundo del ocaso, que lo que sucede en la his- Filósofo ontológico que le preocupa com- toria tiene un carácter racional, proponiendo la prender la cuestión de lo real, de comprender categoría de variación ya que en la historia todo lo que hay, piensa que no hay cosas aisladas, pasa y nada permanece y ante esta sucede el re- sino que todo está relacionado con todo. Plan- juvenecimiento. Los grandes hombres constitu- tea que comprender las cosas es comprender yen los conductores de los pueblos cumpliendo las relaciones de las que participan y cuando el papel asignado por la historia. FENOMENO- se trata de comprender algo al margen de esa LOGÍA DEL ESPÍRITU; LECCIONES SOBRE LA red de relaciones, se expresa un conocimiento FILOSOFÍA DE LA HISTORIA; PRINCIPIOS DE abstracto, porque se ha abstraído una aspecto LA FILOSOFÍA DEL DERECHO. de la cosa, se ha sustancializado una relación. Desde este punto de vista el sentido común es muy concreto, pero para Hegel lo concreto es KARL MARX comprender las cosas en sus relaciones. La realidad no es estática, sino dinámi- Recordemos que las Ciencias Sociales na- ca, está sometida al devenir y el cambio de cieron y se desarrollaron en el cuadro de las la realidad tiene la forma de un movimiento universidades y las instituciones universitarias. dialéctico, donde a una tesis o afirmación se Pero ese no es el caso del marxismo. contrapone una antítesis o negación, pero un Tres constituyen sus fuentes: la filosofía clá- tercer momento al que se llama síntesis logra sica alemana, la economía política inglesa y el superar la oposición absorviendo a los con- socialismo francés. trarios en una unidad superior convirtiéndose El materialismo histórico ofrece una concep- en una nueva tesis. La presencia de este tercer ción global de la sociedad y de su devenir que elemento posibilita el progreso en el devenir puede indicar las condiciones objetivas y subje- histórico y no la oscilación de los contrarios. tivas de la previsión de las condiciones sociales La dialéctica es el modo en que se desen- y de la intervención en su curso, así también un vuelve la realidad pero también es un modo método que permita superar la separación y dis- de pensar procesos y totalidades más bien que gregación de las categorías de lo social entre las cosas estáticas y aisladas. diversas doctrinas especializadas, que facilitará Considera a la noción de ser como la pri- comprender que la constitución de una ciencia de mera categoría de pensamiento, la negación los procesos sociales es una cuestión práctica. del ser es la nada ,pero la noción de ser sig- nifica una absoluta indeterminación “el ser es”, pero no es algo determinado ya que en EMILE DURKHEIM su absoluta indeterminación nada se puede decir y el ser que todo lo abarca se identifica En su tratado REGLAS DEL MÉTODO SO- con la nada. CIOLÓGICO afirma que los hechos sociales tie-
  • 43. 38 M.A. Ruiz Vinueza nen una existencia objetiva y pretende mostrar el criterio de falsabilidad ( demostración de que la sociología es una ciencia con un objeto errores ) como alternativa al de verificabilidad. de estudio propio. Para él, aunque las hipótesis científicas exactas Propone la idea de una determinación del no son comprobables, cabe demostrar que son individuo por lo social y la concepción de la falsas. sociología como una ciencia exacta, no es pura El conocimiento científico no comienza descripción, es capaz de diagnosticar la salud con percepciones u observaciones o con la y enfermedad social, y puede servir para la di- recopilación de datos o hechos; se inicia con rección de la conducta. las contradicciones entre nuestro supuesto conocer o saber y los supuestos hechos. A partir de ahí se proponen soluciones tenta- MAX WEBER tivas que serán una teoría, una hipótesis o una conjetura. En ENSAYOS SOBRE LA TEORÍA DE LA La ciencia tiene que estar en un continuo CIENCIA se plantea distinguir entre el saber estado de refutación de las visiones científicas empírico del sabio (entendimiento) y el juicio para eliminar las equivocadas. El criterio de de valor de un hombre de voluntad ( senti- falsabilidad es lo que demarca el pensamiento miento ), una reflexión sobre el tipo ideal para científico de la seudociencia. formar un cuadro de pensamiento homogé- neo. Se interroga sobre la objetividad del cono- THOMAS KUHN cimiento que en lo social no se sigue de la ma- teria empírica sino sobre las ideas de valor. El En LA ESTRUCTURA DE LAS REVOLUCIO- fenómeno social y económico lo define como NES CIENTÍFICAS la ciencia avanza debido a un acontecimiento, económicamente impor- cambios paradigmáticos que ocurren mediante tante y un algo condicionado. revoluciones. En las fases iniciales de las distintas disci- plinas científicas existe desacuerdo, debate y NEOPOSITIVISMO competencia entre diversas concepciones de la naturaleza a lo que llama preciencia. Este movimiento se caracteriza por los si- Esto origina disputas científicas que se re- guientes rasgos: empirismo, interés por unificar suelven cuando una de las concepciones do- la ciencia, énfasis en lo experimentable como mina el campo debido a factores intelectuales válido y en el análisis racional de la experiencia. y sociales y en forma unánime la comunidad El único conocimiento válido es el que nos pro- científica se adhiere a ese solo paradigma. De- porcionan las ciencias. Sólo se puede conocer el nomina ciencia normal a este periodo. significado de una proposición por su compro- Cuando el paradigma tiene dificultades que bación o comprobabilidad, es decir, todo lo que no puede resolver, se desarrolla un periodo de se puede comprobar con los sentidos y lo que crisis paradigmática. El cambio discontinuo puede observarse en términos físicos. constituye una revolución científica. Los problemas que un paradigma no puede resolver son anomalías más que falsaciones, OTRAS POSTURAS por lo que el científico normal no está intere- sado en la refutación de teorías, sino en la per- En 1971 Karl Popper en su libro LA LÓGICA fección del paradigma . El paradigma demarca DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA propone entre la ciencia y la no ciencia.
  • 44. Introductorio a la teoría social 39 IMRE LAKATOS real no debe ser confundido con lo inmediato. Es preciso destruir la opinión, ”nada es evi- Plantea que la ciencia es una práctica racio- dente, nada es dado, todo es construido” dice. nal. Es un conjunto de programas de investiga- Describe una serie de obstáculos como la expe- ción . Las revoluciones científicas consisten en riencia primera, la generalidad, la reducción, que un programa de investigación reemplaza el deseo de la unidad y la preocupación de la a otro superándolo de modo progresivo. LA utilidad, entre otros, como contrapensamien- HISTORIA DE LA CIENCIA Y SUS RECONS- to. De ahí lo que caracteriza al pensamiento TRUCCIONES RACIONALES. no es la abstracción, sino su realización en lo concreto. Superar los obstáculos epistemológicos, PAUL FEYERABEND es poner a la cultura científica en estado de movilidad permanente, reemplazar el saber En las publicaciones CONTRA EL MÉTODO cerrado y estático por un conocimiento abier- y LA CIENCIA EN UNA SOCIEDAD LIBRE el to y dinámico. FORMACIÓN DEL ESPÍRITU autor plantea que la ciencia opera de modo CIENTÍFICO ; FILOSOFÍA DEL NO. anárquico siendo el “todo vale” el único prin- cipio para el desarrollo del conocimiento. La ciencia no procede, ni debe hacerlo por LA ESCUELA DE FRANKFURT reglas fijas y universales. El método empobrece la creación. Los científicos tienen ideas pre- Realizan una crítica del marxismo ortodoxo, concebidas acerca de la ciencia. Cada teoría expresado en la época en los partidos políticos encuadra una determinada visión del mundo de esa orientación, desconfiando del supuesto y es una estructura cerrada de significación. potencial revolucionario de la clase obrera y del No hay razón alguna para suponer que la peso que en los análisis marxistas se le asigna a ciencia es superior a otras formas de conoci- la infraestructura económica para comprender miento, la ciencia solamente es una forma de a la sociedad. pensamiento y no necesariamente el mejor. Esta posición crítica hacia el marxismo ex- Es preciso la pluralidad de opinión para la ad- tendieron al positivismo y a lo que denomina- quisición del conocimiento objetivo ,donde ron razón instrumental (razón que se aplica se pueda convivir con otras concepciones y a la determinación de los medios más adecua- visiones de la realidad. dos para lograr un fin pero que se desentiende Una sociedad libre o democrática, toma su precisamente de una discusión racional de los energía del pluralismo, de la posibilidad de fines, típica de las ingenierías aplicadas para la convivencia con muchos tipos de personas que naturaleza o a la sociedad), cuestionando a la tienen diversas creencias y que no intentan sociedad contemporánea en la que toda la vida imponer alguna como única y verdadera . se halla regulada y administrada, y del hombre alienado o cosificado para el que las relaciones entre personas se convierten el relaciones entre GASTON BACHELARD cosas que se le imponen absolutamente. Renuncian a diseñar la sociedad futura, a las Para este filósofo y epistemólogo francés, el utopías positivistas, pero no a la crítica de la progreso científico no es acumulativo ,sino una sociedad actual denunciando su irracionalidad línea reductiva y que la verdad científica no es profunda y sus patologías, buscando nuevos un comienzo, es un resultado. La ciencia no es agentes del cambio social entre los grupos mar- una prolongación del conocimiento vulgar, lo ginados del sistema social.
  • 45. 40 M.A. Ruiz Vinueza Pertenecen a la primera generación de esta ción querían utilizar esta acumulación de cultura escuela (fundada en la posguerra de la Primera especializada para el enriquecimiento de la vida Guerra Mundial, en Alemania) Max Horkhei- cotidiana, es decir, para la organización racional mer, Theodor Adorno, Herbert Marcuse y Erich de la vida social cotidiana. Fromm, que enriquecieron la tradición marxis- ...el proyecto de modernidad todavía no se ha ta con aportes provenientes de otras áreas del completado...El proyecto apunta a una nueva vin- conocimiento social. culación diferenciada de la cultura moderna con una praxis cotidiana que todavía depende de he- rencias vitales, pero que se empobrecería a través HABERMAS JÜRGEN del mero tradicionalismo.” TEORÍA Y PRAXIS; LA MODERNIDAD, Filósofo y sociólogo de la segunda genera- UN PROYECTO INCOMPLETO. ción de la Escuela de Frankfurt determina al materialismo histórico como una explicación de la evolución social que es tan englobante MARCEL MAUSS que abarca tanto el contexto de la génesis como el de la utilización de la misma teo- Etnólogo y sociólogo francés considera a la ría. magia como una función social ,en sus condi- La teoría, investiga el contexto histórico de ciones individuales y colectivas ,desarrollando constitución de una situación de intereses a el término de mana difícil de definir ya que través del acto del conocimiento, como tam- nos remite a la idea de un valor de las cosas bién el contexto histórico de acción sobre el y de las gentes. que la teoría puede ejercer una influencia que El sacrificio constituye una consagración orienta la acción ,por lo que el materialismo y promoción de lo profano a lo sagrado. Re- histórico puede ser conceptualizado como una tomando el ritual védico examina sus mo- teoría social proyectada como intención prác- dalidades (expiatorio o propiciatorio) en la tica que evita la debilidades complementarias necesidad de destrucción del enemigo como de la política tradicional y de la filosofía social un valor social que fomenta la renuncia en moderna, que liga la pretensión de cientifici- modelo. dad con una estructura teórica a través de la Pero su aporte fundamental es la noción praxis. de “hecho social total” ,con una concepción La ciencia puede tematizarse a si misma, de hombre total, donde el fenómeno social analizar reflexivamente el contexto social, total permite captar las estructuras ocultas pero también decide sobre la utilización de y recuperar la “sola realidad”. Muestra que las informaciones producidas científicamente los intercambios conciernen a la sociedad como crítica material de la ciencia. La utili- y se derivan todos ellos de la obligación de zación práctica del conocimiento, con todas donar. sus transformaciones, constituye una tarea El potlatch pone de manifiesto un lazo ínti- praxiológica. mo y mágico entre los objetos y las personas Referente a la modernidad, la califica como y es lo que confiere al don un valor social en “los esfuerzos para desarrollar una ciencia obje- presencia de fenómenos totales. BOSQUEJO tiva, una moralidad y leyes universales y un arte DE UNA TEORIA GENERAL DE LA MAGIA; autónomo acorde con su lógica interna. Al mismo NATURALEZA Y FUNCIÓN DEL SACRIFICIO; tiempo, este proyecto pretendía liberar los potencia- ENSAYO SOBRE EL DON. les cognoscitivos de cada uno de estos dominios de sus formas esotéricas. Los filósofos de la ilustra- Otros autores véase Anexo 6.
  • 46. Introductorio a la teoría social 41 EL SUPUESTO FIN DE LOS GRANDES y político, lo que ha hecho posible el estallido de RELATOS las guerras totales, los totalitarismos, la brecha creciente entre la riqueza creciente del norte y la En 1980 fue habitual la expresión posmo- pobreza del sur, el desempleo y la “nueva pobre- dernidad, como una aparente nueva época que za”, la deculturación general con la crisis de la le sucedería a la modernidad y que cuestiona- escuela... ba al pensamiento de los siglos XVII, XVII y ESQUELA PARA UN NUEVO XIX, fundamentalmente a las propuestas de DECORADO; J.F. Lyotard, 1987. progreso y futuro mejor, revolucionar el orden injusto, el papel de la ciencia como alcance de Si la modernidad había fracasado en sus verdad y bienestar, entre otros aspectos. postulados, la postmodernidad constituye la Para Jean-Francois Lyotard la posmoderni- época del desencanto, del fin de las utopías, dad constituye una nueva edad de la cultura, como sostiene Esther Díaz “ el proyecto de que correspondería a un nuevo tipo de socie- la modernidad apostaba al progreso. Se creía dad postindustrial y que estaría caracterizada que la ciencia avanzaba hacia la verdad, el por un desarrollo notable de las fuerzas pro- arte se expandiría como forma de vida y la ductivas; la disminución de obreros agrícolas ética encontraría la universalidad de normas e industriales con el consecuente aumento de fundamentadas racionalmente. No obstante, profesionales liberales, técnicos, científicos; el las conmociones sociales y culturales de los predominio de una producción en pequeñas últimos decenios, parecen contradecir los series para un corto tiempo de duración; la ideales modernos. La modernidad, preñada producción de servicios concentra a la mayor de utopías, se dirigía hacia un mañana mejor. parte de la población lo que implicaría exigir Nuestra época desencantada se desembaraza nuevas demandas al sistema educativo en la de las utopías”. formación generalista de profesionales para su El futuro no cuenta, solo el presente y algo adaptación con las nuevas tecnologías. del pasado, predomina lo ornamental y lo es- cenográfico, se imponen la deconstrucción y El pensamiento y la acción de los siglos XIX y la recomposición, la tecnología audiovisual XX están dominados por la idea de la emancipa- es todo, muchas imágenes y pocas palabras, ción de la humanidad. Esta idea es elaborada a la comunicación por la imagen predomina, la finales del siglo XVIII en la filosofía de las Luces publicidad es aceptada como arte, la produc- y en la Revolución Francesa. El progreso de las ción estética ya no escandaliza a nadie ya que ciencias, de las artes y de las libertades políticas está incorporada a la cultura como mercancía liberará a toda la humanidad de la ignorancia, en general. de la pobreza, de la incultura, del despotismo y Lo postmoderno acentúa el individualismo, no sólo producirá hombres felices sino que, en hay que mantenerse joven exaltando los sen- especial gracias a la escuela, generará ciudadanos tidos, el nudismo, el hedonismo. El individuo ilustrados, dueños de su propio destino. se encuentra solo persiguiendo su propia sa- Estos ideales están en declinación en la opinión tisfacción basado en el consumo, el confort, general de los países denominados desarrollados. los objetos de lujo, el dinero y el poder. Gilles La clase política continúa discurriendo de acuer- Lipovetzky resalta: “... valores hedonistas, respeto do con la retórica de la emancipación. Pero no por las diferencias, culto a la liberación personal, consigue cicatrizar las heridas inflingidas al ideal al relajamiento, al humor y a la sinceridad, al psi- “moderno” durante casi dos siglos de historia: No cologismo, a la expresión libre: es decir, que priva es la ausencia de progreso sino, por el contrario, una nueva significación de la autonomía dejando el desarrollo tecnocientífico, artístico, económico muy atrás el ideal que se fijó la edad democrática
  • 47. 42 M.A. Ruiz Vinueza autoritaria. Hasta en fecha en realidad resiente de la sociedad se elabora por doquier “en una la lógica de la vida política, productiva, moral, zona neutra de eclecticismo individual”, salvo escolar, consistía en sumergir al individuo en reglas en las cuatro paredes de los establecimientos es- uniformes, eliminar en lo posible las formas de colares. La escuela es la última excepción al self- preferencias y expresiones singulares, ahogar las service generalizado. Así pues, el malentendido particularidades idiosincráticas en una ley homo- que separa esta institución de sus usuarios va génea y universal, ya sea la voluntad general”, en aumento: la escuela es moderna, los alum- las convenciones sociales, el imperativo moral, las nos postmodernos; ella tiene por objeto formar reglas fijas y estandarizadas, la sumisión y abne- los espíritus, ellos le oponen la atención flotante gación exigidas por el partido revolucionario: todo del joven telespectador; la escuela tiende según ocurrió como si los valores individualistas en el Condorcet, a “borrar el límite entre la porción momento de su aparición debieran ser enmarcados grosera y la porción iluminada del género huma- por sistemas de organización y sentido que conju- no” ; ellos retraducen este objetivo emancipador rasen de manera implacable su indeterminación en programa arcaico de sujeción y confunden, en constructiva. Lo que desaparece es esa imagen ri- un mismo rechazo de la autoridad, la disciplina gorista de la libertad, dando paso a nuevos valores y la transmisión, el maestro que instruye y el que apuntan al libre despliegue de la personalidad amo que domina”. íntima, la legitimación del placer, el reconocimien- LA DERROTA DEL PENSAMIENTO, to de las peticiones singulares, la modelación de A. FINKIELKRAUT, 1987. las instituciones en base a las aspiraciones de los individuos.” Paralelamente en 1989 Francis Fukuyama La postmodernidad disminuye los valores, publicó un articulo, en el cual supuestamen- las instituciones sociales (pero no se enfrenta te, la Democracia Liberal luego de confrontar a estas), el esfuerzo, no se cree en los grandes exitosamente las dos guerras mundiales, al discursos, se valoriza la espontaneidad, la sim- bolchevismo ruso, al maoísmo Chino, habría patía, la seducción, la eficacia. quedado sin rivales y que la historia política “Para el ignorante la libertad es imposible. Al de la humanidad había llegado a su fin. parecer así lo creían los filósofos de las Luces. No se nace individuo —decían—; se llega a serlo, El siglo XX vio al mundo desarrollado caer en superando el desorden de los apetitos, la mez- el paroxismo de violencia ideológica, en tanto el quindad del interés privado y la teoría de los liberalismo contendió primero con los restos del apriorismos. En la lógica del consumo, por el absolutismo, luego con el bolchevismo y el fas- contrario, la libertad y la cultura se definen por cismo y finalmente con un marxismo renovado la satisfacción de las necesidades y, por lo tanto, que amenazaba con llevar al Apocalipsis de la no pueden proceder de una ascesis. La idea de guerra nuclear. Pero el siglo que comenzó llenó de que el hombre, para ser un sujeto por completo, autoconfianza en el triunfo final de la democra- debe romper con la inmediatez del instinto y de cia liberal occidental parece estar cerca de cerrar la tradición, desaparece de los propios vocablos el círculo volviendo al lugar donde comenzó: no que eran sus portadores. De ahí la crisis actual a un “fin de la ideología” o a una convergencia de la educación. La escuela, en su sentido mo- entre capitalismo y socialismo, como se predijo derno, ha nacido de las Luces, y muere hoy al anteriormente, sino a una desembozada victoria ser puesta en cuestión. Se ha abierto un abismo del liberalismo económico y político. entre la moral común y ese lugar regido por la El triunfo de Occidente, o de la idea occidental, idea extravagante de que no existe autonomía es evidente antes que nada en el total agota- sin pensamiento, y no existe pensamiento sin miento de alternativas sistemáticas viables al trabajo sobre uno mismo. La actividad mental liberalismo occidental. En la pasada década, se
  • 48. Introductorio a la teoría social 43 han producido cambios inequívocos en el clima tiende a deshistorizarla al reducir los aconte- intelectual de los dos mayores países comunistas cimientos al plano de la contemporaneidad o y el comienzo de significativos movimientos de simultaneidad . El presente absorbe al pasado reforma en ambos. Pero éste fenómeno se extien- e igualmente es absorbido por el futuro : lo que de más allá de las altas políticas y puede verse ha de llegar o lo que hay que esperar. O como también en la extensión irresistible de la cultura dice Baudrillard: “El futuro ya ha llegado“ y no occidental de consumo en contextos tan diversos hay que esperar ninguna utopía. como los mercados de campesinos y los apara- El pensamiento postmoderno se centra, pues, en el tos de televisión en color ahora omnipresentes a presente, en un presente que se reduce a sí mismo través de China, los restaurantes cooperativos y y que lo nuevo es sólo lo mismo. Ya no cabe ha- tiendas de ropa abiertos el año pasado en Moscú, blar de historia como proceso que desemboca en el Beethoven entubado en las grandes tiendas un presente que ha de dejar paso, sobre todo con japonesas, y la música de rock deleitando tanto su transformación de la sociedad, al futuro, a lo en Praga, Rangún o Teherán. que ha llegado aún y por cuya llegada luchamos. Quizá estamos siendo testigos no sólo del fin de Es, pues propio del pensamiento postmoderno esta la Guerra Fría, o del pasaje de un periodo par- exaltación del presente y negación del futuro que, ticular de la historia de posguerra, sino del fin en verdad, es la conciliación con un presente, el de la historia como tal: esto es, el punto final de nuestro, conciliación que es siempre la marca del la historia ideológica de la humanidad y la uni- conservadurismo. versalización de la democracia liberal occidental POSMODERNIDAD, POS- como la forma final de gobierno humano. MODERNISMO Y SOCIALISMO, ¿El FIN DE LA HISTORIA?, A. Sánchez Vázquez,1989 F. Fukuyama, 1989 ¿Qué está en juego —se podría uno preguntar— Pero un proyecto de emancipación es ne- finalmente en este debate? Más aún, ¿en qué cesario ,que implique la recreación de la mo- puede incidir, más allá de los círculos académicos dernidad, fortaleciendo un futuro distinto y europeos, una disputa sobre la vigencia actual cuestione un presente con historia. de la razón entre dos escuelas filosóficas con- trapuestas? A mi juicio se trata de la herencia La historia es otra de las cabezas que rueda bajo de la ilustración y de su visión del mundo, hoy la guillotina posmodernista. Ya no se trata de la profundamente sacudida tanto en el campo cien- historia sin sujeto, postulada por el estructura- tífico como en el ético o el estético. Para América lismo francés, ni tampoco de la falta de sentido latina, cuyo proceso de emancipación política de la historia, sino que se trata pura y sencilla- y de constitución de sus nacionalidades estuvo mente de que no hay historia, de que si la ha regido por el proyecto de la ilustración, la quiebra habido ha llegado a su fin o de que estamos en definitiva de éste, si fuera cierta, habría de tener la posthistoria. Se disuelve la historia como un consecuencias decisivas. proceso unitario dotado de cierta coherencia y TEORÍA CRÍTICA Y POS- racionalidad. Y cambia nuestra conciencia del MODERNIDAD, tiempo, ya que la tecnología de la información O. Guariglia, 1992
  • 49. ANEXO 1 Sociedad y cultura Mª del Pilar Cisneros Britto Universidad Complutense de Madrid Los términos Sociedad y Cultura han ter- rente” determinándola, puede que esté en la minado adquiriendo un consenso en los ma- mayoría de los casos sin embargo, en intima nuales de Sociología General. Así, se podría relación.Las estructuras organizativas informa- decir, como propone el manual de Rocher, les que subyacen en toda agrupación humana, que Sociedad es el término que define todas se han tendido a asimilar con el origen del las relaciones organizativas generadas por los hecho social. El hombre en relación con otros individuos de un mismo sistema social; y la hombres y unido para un fin operativo, genera cultura se identificaría con las formas de hacer, indefectiblemente relaciones estructuradas de sentir y pensar(1). No obstante, bajo esta con- jerarquía, de idoneidad y adecuación funcio- sensuada diferenciación y este aparente acuer- nal de sus miembros a las tareas necesarias y do se esconde un continuo solapamiento en como no, estructuras de relaciones afectivas, el uso de estos términos, y en algunos casos de cohesión y simpatía. una identificación de los mismos conceptos. Pero la alteridad del hombre con otros Tal situación creemos es ocultadora del siem- hombres desde esta perspectiva de “sociedad pre soterrado tema de la cientificidad o rigor total” se ejerce dentro de un marco de relacio- científico de la Sociología. nes sociales. El sujeto perita y evalúa dentro de El desarrollo hipertrófico del trabajo de cam- un número de probabilidades determinadas y po, el uso prolijo de la estadística y los indica- desde un punto de partida determinado. Por dores numéricos, llevan al sociólogo cada vez tanto, no es que el individuo sea el resulta- más a la confianza de que cualquier sociedad do mecánico de la sociedad, sino que en el es susceptible de ser parcelada, cuantificada y ejercicio de la racionalidad, tenderá a elegir o reducida a dimensiones. practicar aquella posibilidad que ha peritado El problema no siempre reconocido se refle- como más favorable o la única viable. ja en el uso abusivo y totalizador del término El determinismo social parece estar salvado “Sociedad”. Porque sociedad es casi todo tipo al admitir que las circunstancias cambiantes de organización después de lo afirmado por el llevan obligatoriamente a una adecuación del análisis estructural. Estamos dispuestos a ad- “sistema social”. Este no puede permanecer in- mitir que coexiste con “estructuras latentes”, alterable con el paso del tiempo, y su propia formas, organizaciones en definitiva lo que dinámica de pervivencia le obliga a una con- regula el comportamiento e interfiere parale- tinua modificación para de esta forma, conti- lamente con las “estructuras aparentes”; esta nuar siendo funcional u operativo ante la nue- otra estructura latente, si no explica la “apa- va situación. En este sentido, es esclarecedora 45
  • 50. 46 M.A. Ruiz Vinueza la adaptación que de la idea de cambio para- hace gala(2), en cuya confirmación o refutación digmático en las teorías científicas de Kuhn, no entramos. Hay que estimar por otra parte hace Nisbet. El cambio dentro de la estructura que las elaboraciones teóricas de este autor son es el que normalmente se experimenta y el tremendamente valiosas en el caso que nos auténtico cambio, identificado con el cambio ocupa. Nótese que convierte en una su “diná- revolucionario o “revolución científica”, sólo mica” denominándola social y cultural. ocurre en raras ocasiones, es un suceso espo- El origen de lo social es también para él rádico y anómalo; es más, no depende de la “fenómeno sociocultural” ¿Por qué mantener estructura, de sus supuestos internos, ni del este dualismo? ¿Qué se quiere significar? La desarrollo de la misma. Es ajena a ella aunque explicación entendemos que está en la utiliza- viene a solventar las incapacidades y contra- ción funcional y gnoseológica que este autor dicciones que las circunstancias han venido hace de los valores. agudizando en el “sistema social”. El hombre no es sólo un aprendiz y repro- Pero aún admitiendo todo esto, nos tendría- ductor de valores es también un construc- mos que preguntar ¿De dónde surge el nuevo tor y elector de los mismos. En la más pura supuesto, el nuevo” paradigma” si es distinto tradición fenomenológica, el individuo, ser y ajeno al vigente?. Indudablemente que tiene racional, ejercita su conocimiento en interac- que ser el individuo o un reducido grupo social ción con los otros hombres, es origen pero el único capaz de introducir la innovación, también adecuación. de pensarla al menos, pero ¿Cómo podrá el El individuo reproduce patrones culturales individuo inmerso en una sociedad, regida ésta y perpetúa el sistema social. Ambas áreas, la por unos valores que la legitiman y la hacen social y la cultural, están formando parte del comprensible, retrotraerse a sí mismo de su individuo configurando su mundo y suelen influencia? ¿Cómo evitar la existencia de esta estar en armonía, no solo causal-funcional sociedad y sus valores en él mismo? ¿De dónde sino también lógico-significativa. Los actos surgirá la crítica? con significación social no pueden ir por un Por cuanto al término “Cultura” la am- lado y su justificación o valoración por otro. bigüedad proviene de la multiplicidad en Existe por tanto, una integración de los in- su aplicación. El excesivo uso del mismo se dividuos en el sistema y su cooperación en presta a la identificación de ámbitos distin- el mismo, cuando éstos se mantienen en sus tos. Se dice por ejemplo, que un grupo de conductas colaborando en él y reproducién- chicos, una pandilla, tienen su cultura, que dolo, la integración de los individuos dista una tribu tiene su cultura, y se habla de la de ser siempre o pretender mantenerse por Cultura Occidental o la cultura de un país. la coacción. También podemos decir según esto, que en La cultura es el área de justifi cación de una misma sociedad existen diferentes cul- lo social pero no se agota en ésta. Precisa- turas, o hablar de la cultura en sustitución mente porque la cultura tiene un soporte de “civilización”. cognoscitivo-valorativo, que el individuo Pocos autores después de Toynbee se han posee en forma de ideas, no de objetos, los atrevido a abordar la cultura con profundidad. mensajes pueden ser expresados de distinta Sobresale no obstante, después de Toynbee y forma y vueltos a evocar con independen- en enmienda de éste y anteriores intentos So- cia de las formas sociales, es más, forman rolkin, el cual presenta como alternativa, su parte del componente crítico del individuo teoría de la “Dinámica social y cultural”. y por tanto, este puede utilizar los conteni- Independientemente del rigor metodoló- dos culturales para enfrentarlos y criticar la gico y del apoyo empírico de la que el autor “estructura social”(3).
  • 51. Introductorio a la teoría social 47 LOS DISTINTOS AMBITOS DE realizador de bienes. El hombre objeto de cul- APLICACION DE LA CULTURA SEGÚN tura implícitamente tiene que ser consciente y SOROKIN tender a la coherencia, la persona con vocación de cultura, protagonista de si mismo mantie- La estructura de pensamiento tanto indivi- ne una relación dinámica con la cultura. Y es dual como grupal es la ideología como llama precisamente en este desarrollo del término Sorokin, la cultura ideológica (cultura como “cultura” donde va a mostrarse diferenciador conocimiento que propicia nuestras convic- no sólo en el alcance metodológico y su co- ciones, el orden que guardamos de este acervo herencia interna, sino en las alternativas que grupal que hacemos nuestro). La conducta se- como sociólogo propone a los problemas que ría un segundo plano cultural. Este se corres- detecta en nuestra sociedad. ponde con la resolución, las circunstancias, Todo no está dado en lo “social”; social que no tienen porqué corresponderse con el entendido como modelos institucionales que pensamiento unívocamente (el plano ideoló- delimitan el papel de los agentes integrantes, gico) y que tienen más que ver con el orden restringiendo el plano de lo real al ámbito de del sentimiento (según los psicólogos sociales las conductas manifiestas de los individuos. la resultante de distintas fuerzas entre las que Atribuirle a la cultura el ser parte de la es- intervienen las actitudes y los prejuicios, senti- piritualidad de los individuos, no siempre mientos que aunque individuales son compar- manifiesta en las formas vigentes, distancian tidos y están cargados de emotividad). El tercer ligeramente a Sorokin de la perspectiva más plano de la cultura estaría compuesto por los operativa de Parsons. Su búsqueda del ideal y el vehículos materiales de que nos valemos, y a reconocimiento de la inoperancia de diferentes los que imprimimos nuestras intenciones. principios (o valores últimos) dependiendo del La cultura es lo que se comparte en estos momento histórico, lo distancia del funciona- tres órdenes de cosas (mis ideas no constituyen lismo parsoniano y sus críticas, a la vez que cultura si no tienen un referencial compartido lo aproxima al idealismo fenomenológico. No capaz de descifrarlo), por lo tanto para Soro- obstante, uno de los aspectos más polémicos kin, no tiene sentido dentro de la explicación de la sociología americana, a saber, la limita- sociológica una visión existencialista o indivi- ción del conflicto al caso puntual en el cual, el dualista. No obstante en el fondo Sorokin no hombre es tenido como agente pasivo de una cree en las instituciones (no al menos en ese estructura en donde su conducta es el resultado tipo de determinismo), éstas son el resultado de su sujeción al sistema de “valores orientacio- de los hombres, hombres que son capaces de nes” que le indican la alternativa normal de su ejercer algo tan poco institucionalizado como acción, no es totalmente imputable a nuestro la intuición supra -consciente(4). El protago- autor. La dinámica cultural de Sorokin aún con nismo por tanto, es del hombre con vocación un cierto contenido determinista, se proyecta de cultura. Es el hombre y su cultura los que no sólo a la acción con orientación inmediata, generan la sociedad, esas formas de relaciones sino que apunta a una búsqueda de valores ab- que se traducen en organizaciones, está claro solutos; lo que deja abierto su planteamiento al que se niega a llamarlo fenómeno social a secas protagonismo de hombre en su búsqueda del y pasa a denominarlo socio-cultural. En este ideal y no impide en palabras de Manuel Alberti autor, existe una persona objeto de la sociedad “interrogarse acerca del fenómeno social desde que da origen a un análisis de instituciones, un plano estructural e histórico”(5). estratificación social, roles, posiciones. Y una En el aspecto formal Parsons es plenamente persona objeto de la cultura, que daría pie a coincidente con Sorokin en lo que respecta a hablar de un ejecutor ideológico, conductual y los componentes de la interacción, “sociedad”,
  • 52. 48 M.A. Ruiz Vinueza SOROKIN PARSONS Estructura de la interacción sociocultural Sistema de acción social • Personalidad (sujeto de la interacción) • Sistema de la personalidad de los actores individuales • Sociedad (Totalidad de las personalidades en • Sistema social interacción y sus relaciones y procesos (Interacción de actores individuales en un socioculturales) medio físico o medio ambiente, motivados obtener una óptima gratificación y cuyas • Cultura relaciones están mediadas y definidas por (Totalidad de las significaciones, valores un sistema de símbolos culturalmente y normas poseídos por las personas en estructurados y compartidos) interacción, y los vehículos que objetivan, socializan y trasmiten estas significaciones)(6) • El sistema cultural que se establece en las acciones “cultura” y “personalidad”. Pero si pasamos a culturales más amplios que no se encuentran desglosar lo que cada uno entiende por estos en su totalidad en nosotros como individuos, tres componentes, encontraremos unas di- aunque participemos de ellos. Es el mundo de ferencias no sólo de matiz importantes para los sistemas de lenguaje, la ciencia, la religión, nuestro argumento. las artes, la ética, el derecho y los más extensos Como puede apreciarse en Parsons un sola- sistemas derivados de la tecnología aplicada, pamiento diferenciador importante, así nos lo de la economía y de la política(8). confirman sus comentaristas y más claramente. Para Sorokin, la ciencia, el arte, etc. no sólo Tanto para Parsons como para Kroeber nos co- es aquello que observamos en los individuos o menta Hollander, la cultura se halla formada reflejado en sus conductas, son sistemas, esto por aquellos sistemas simbólicos significativos es contienen sus formas, reglas de cohesión que se transmiten en el curso del tiempo y con- interna y elementos que los convierten en es- figuran la conducta social y sus artefactos. tructuras objetivas diferentes a los individuos. Como puede verse, lo significativo en Parsons Estos de hecho refieren sus conductas a estos puede atribuirse tanto a la “conducta” como sistemas culturales (para la Psicología-social a la “ideología”, los artefactos son significa- a sus actitudes y valores). Existe una orien- tivos para Sorokin pero sólo cuando existe tación con sentido de las personas, no como una intencionalidad significativa con tal consecuencia del estímulo respuesta de la in- fin, por parte de los individuos, pero estos a teracción interpersonal, sino que incluso esta su vez en sus conductas no sólo muestran los última, muestra su orientación debida a esos efectos psicológicos de la cultura(7), sino los sistemas culturales. Para Sorokin es esta signi- efectos de la adecuación con sentido con res- ficación con sentido en los sistemas culturales pecto a los distintos sistemas culturales, que lo que debe analizar el sociólogo como relación se identifican con el pensamiento, lo cohe- lógico-significativa, quedando la explicación rente y la razón. No se corresponden con una causal -funcional para los fenómenos cuya in- explicación causal-funcional de la vida coti- tencionalidad no exceda este ámbito(9). diana, o en las manifestaciones de nuestras La tríada sociedad, cultura y personalidad interacciones triviales, sino con el grado mayor están unidas por el hilo conductor de los valo- o menor de adecuación de estos a los sistemas res. El individuo es actor de lo social. La socie-
  • 53. Introductorio a la teoría social 49 dad compuesta por los vehículos materiales, o de facto. Valores que implican a los individuos las formas en las que se materializa el acto de en objetivos que repercuten en su inmediatez. lo social. La cultura, orientación del hacer, del Y también, se identificará en nuestro autor al sentir y el pensar. valor intrínseco, entendido como el referencial La cultura es el espíritu que se manifiesta a fines últimos a los que me debo por razón a través de los vehículos materiales, y por lo existencial con los valores de referencia, éstos tanto no es obvio, y para captar su compren- no implican nuestros intereses próximos en sión tenemos que proceder a extraer lo signi- aquellas necesidades materiales elementales, ficativo, lo esencial. Este plano espiritual es sino que nos dirigen a hacer algo común. La pensamiento y sentimiento, del cual sabemos crisis actual de valores, contiene esta confu- por sus materializaciones (estructuras sociales). sión entre bienes o valores utilitarios y valores Podemos atribuir en el esquema de nuestro trascendentes. autor, las organizaciones a la razón práctica Por tanto, la falta de solidaridad en la actua- de la existencia humana y la cultura a la razón lidad es el fruto, según nuestro autor, de una teórica. estimulación de lo material que necesariamen- Las razones del acontecer humano son de dos te nos lleva a desarrollar el individualismo, y tipos: causal-funcional, que estaría en sintonía la colectividad como suma de individuos. Dice con la razón práctica, pero no todos los compor- Sorokin: tamientos humanos y sus creaciones artísticas “Una sociedad solidaria puede ser creada no pueden explicarse desde una lógica causal-fun- solamente sobre la base de una raza, una nación, cional. Y lógico-significativa, ya que el explicar un gobierno, con diferentes grupos raciales, étni- supone interpretar, buscar el sentido, por lo que cos, políticos, religiosos, cuando ellos poseen un nos hallamos frente a un sometimiento de la fondo común de valores fundamentales y de explicación empírica a la “razón teórica”. Desde normas concordantes, conjuntamente con valo- una constatación causal-funcional no se puede res y caracteres específicos”(11). explicar el todo como razón causal-funcional, El valor no sólo es el atributo social que com- pero si se puede encontrar elementos no fun- partimos, aquellos puntos en los que nos pone- cionales, no justificables(10). mos de acuerdo, sino también y más importante, La cultura se manifiesta en todo. Puesto que son los puntos orientadores a través de los cuales está detrás, es nuestro pensamiento y nuestro discurre el conocimiento, son los referentes a sentir materializado ¿Cómo podemos conocer- aquellos por los que se conduce el pensamiento. lo? El conocer implica justificar. Los hechos Las ideas, los significados que unen en nuestra humanos, sus realizaciones materiales son un mente el sentido de las cosas, son también va- río indiferenciado, que sólo la intención de lores. extraer lo “esencial”, ordena y selecciona, o La conciencia intersubjetiva no tiene por sea tiene que valorar. Por otra parte, los va- qué estar representada por un grupo al que se lores son la única realidad capaz de conectar pertenece, es punto común de coincidencia en desde el ámbito de lo subjetivo o lo próximo el cual nos sabemos con otros, compartimos (el acontecer cotidiano) con ámbitos de ma- con otros. Esta conciencia es conciencia va- yor proyección en el tiempo y el espacio. De lorante y por definición debe representar los esta forma se dará una identificación de los valores universalizables no los particulares. valores instrumentales (como proceso o cosas Es por tanto la conciencia intersubjetiva pa- que deseo porque son útiles) con los valores lestra del vínculo y plasmación de las formas de pertenencia, o aquellos que son fruto de del mismo. nuestro ámbito próximo, aquellos en los que la Lo social es idealizado por Sorokin, se causalidad es atribuible a personas y estructuras entiende como el deber ser del hombre con
  • 54. 50 M.A. Ruiz Vinueza vocación de comunidad, por tanto le con- normativos y valorativos, ambos son tipos fiere al hombre, no como defensor del indi- ideales. viduo sino del “nosotros”, el protagonismo A nuestro entender podría construirse los ti- de crear el ideal de construir lo social. En la pos que a continuación se detallan, relacionan- realidad el planteamiento ontológico, cuál de do lo dado y lo imaginado del conocimiento, los dos, el individuo o la sociedad, es la prime- y el ámbito absoluto o relativo de la intención ra y verdadera realidad, inclinará la balanza de valorativa. nuestras intenciones. a) Un primer modelo contemplaría, un abso- Es verdad que todo sistema social cuenta luto identificado con lo dado, lo institucio- con una cultura dominante que lo justifica, ex- nalizado, que se impone y debe ser recono- plica y refuerza. Esto es, en sintonía con el “sis- cido por todos. Se fundamenta en un origen tema social”, pero también es verdad que para válido y trascendente para todos, y sería el que esta sintonía social se perpetúe o refuerce, absoluto universalizable. para que la cultura valga a la sociedad, la cul- b) El segundo modelo contaría con un conoci- tura se ve precisada a desmenuzar, concretizar miento en que prima lo dado como multipli- cada vez más sus concepciones y sus formas. cidad de absolutos. En el cual se acepta una De esta manera, el concepto se hace creencia, cierta relatividad tanto en cuanto, lo dado el valor se hace ley, la indicación precepto. demuestra la existencia de formas diversas, Pero la reflexión ante la nueva circunstancia, pero no se pretende relativizar cada uno de los ante el acto sugerente no está estipulado, no múltiples absolutos. Estaría representado por puede estar regulado. Se puede explicar el por la actitud que considera que cada cual debe qué de lo que ha pasado, pero no de lo dife- aceptar lo que le ha tocado en suerte. Sería rente, de lo nuevo. un particularizable o múltiples absolutos. El hombre, para Sorokin, valora y existen- c) Un tercer modelo, plantearía que, puesto cialmente está motivado a conocer y cambiar que todo es relativo, imaginemos que para su medio, puesto que ya tiene una postura va- cada cual existen unas reglas de juego; las lorativa hacia el mismo. Este dejar vía libre a mías son coherentes con mi particularidad los valores y proyectarse en el conocimiento, y por tanto válidas para mí, por tanto, no como búsqueda de los posibles sentidos tras- necesito un absoluto en las que ser justi- cendentes de los individuos y de las culturas, ficadas. Que cada cual justifique su rela- hace competente a la sociología para poder tividad, las múltiples relatividades. Sería trascender a la simple reproducción de las es- ésta una actitud de aceptación de relativas tructuras conformadas de lo “dado”. particularidades. Se sigue de esto, que suponemos un pensa- d) Y un último modelo se resolvería de la si- miento que no puede reproducir la realidad. guiente forma, puesto que lo dado es resul- Lo puro, es un otorgamiento de la mente que tado también de lo imaginado, en definitiva necesita pensarlo; el pensamiento otorga al de lo construido, y puesto que este dado es hecho la cualidad absoluta, el estado puro, relativo en su multiplicidad y en su histo- pero el “hecho” siempre es ambiguo, sólo tie- ria, hagamos un absoluto tan válido como ne la capacidad de ser sugerente. Por tanto universal. Este sería un absoluto solidario. Y nuestro autor conectaría con lo que Gouldner relativo, tanto en cuanto, se está dispuesto a a definido por, un clasicismo que tiende al innovar y a sustituir unas formas por otras. estructuralismo y un romanticismo que tiende Relativismo que deviene en absoluto por al historicismo, para este autor, la imagi- universalizable. nación, intuición o historicismo no deben Este cuarto tipo de actitud científica se- enfrentarse a la universalidad de patrones ría imputable a nuestro autor, y a todos los
  • 55. Introductorio a la teoría social 51 que como él se debaten entre esos dos planos existe para nosotros una realidad radical nos apuntados por Gouldner, a los que antes alu- confirmamos como sociólogos, nos debemos díamos. identificar como independientes y nos que- remos distintos. Esta búsqueda de la singu- laridad prende sus raíces en dos realidades LÍMITES DEL CAMPO TEMÁTICO aparentemente irreconciliables, a saber, el estudio empírico (observación causal) y la La imposibilidad de prescindir del percep- interpretación o atribución de signifi cado. tor, la dificultad en el propósito por separar las La primera nos identifica como hombres de categorías de los prejuicios, fruto de la posición acción y tendemos a ser mediatizados por el del individuo y él mismo (actor y observador); ámbito político e institucional; la segunda la inserción de toda persona en normas, po- nos identifica como hombres de reflexión y sición y lenguaje que configuran el criterio tendemos a ser mediatizados por la filosofía valorativo, en definitiva la inserción en una y más directamente por la filosofía de la his- historia y un entorno social, ejemplifican los toria. De todas formas tenemos que decir con límites intrínsecos del conocimiento socioló- Simmel, que en cierto aspecto, la sociedad es gico(12). Incluso nuestro propio planteamiento creación de los hombres, (sólo existe donde de lo social es fruto de un tipo de sociedad interactúan muchos individuos). Pero a la vez determinada, por lo que en palabras de Mon- esas interacciones únicamente pueden expre- tero, habría que aceptar que la sociología crea sarse en un número limitado de formas, por prejuicios teóricos, o se pierde en las generali- más que varíen históricamente. “Pero si uno zaciones. La misma separación sujeto-objeto, imagina una ausencia de formas, no habría o el interés por el rendimiento máximo, con el sociedad”(15). Está claro para Simmel, según mínimo esfuerzo, son características de nuestra Julien Freund, que el número determina la Civilización Occidental. Tendríamos que acep- posibilidad de ciertas formas sociales, crea tar nuestra ardua labor por establecer estructu- diferencias en la estructura interna y en las ras, cerrar el campo de estudio, y la paradoja características de los grupos. Nosotros, parti- como nos dice Konig, del cambio inevitable cularmente, preferimos enfrentar a una filo- que obliga a la incesante búsqueda y la refor- sofía de la ciencia social, como la atribuida mulación de los instrumentos de investigación por Richard Rudner a la ciencia social, una para adaptarse a la nueva situación. sociología de la ciencia social volviendo con Los llamados límites de la Sociología, unas ello a autoatribuirnos la posibilidad de ex- veces reconocidos como fruto de su particular traer, (siempre que haya cantidad suficiente), objeto de estudio, otras como una inadecuada las características generales, las recurrencias y extrapolación del concepto de lo científico, no formas que podrán adquirir las sucesivas filo- deja de ser (unas veces por ser asumida, otras sofías de las ciencias sociales, aún a riesgo por ser repostulada) un reconocimiento de la de volver a generar doctrina y poder sernos necesidad intrínseca de combinar las formas a atribuida una filosofía de la ciencia social. las que sometemos nuestra realidad a estudiar, Estamos en la creencia de que al margen de y los contenidos que les atribuimos. que la sociología refleje las ideologías y las La posibilidad de conocimiento científico corrientes de opinión de los distintos momen- social plantea: la reproducción de la reali- tos por los que pasa, independientemente de dad(13), la falta de predictibilidad, la cualidad este hecho, está sujeta a su propia filosofía del significado y el sentido en las activida- consistente en la reflexión del hombre sobre des sociales. En definitiva, la objetividad(14). las formas sociales, no la imposición de las A pesar de todas las críticas y la autocríticas, mismas(16).
  • 56. 52 M.A. Ruiz Vinueza NEVICOMB. Manual de Psicología Social. Buenos BIBLIOGRAFÍA Aires: Ed. Eudeba; 1973. p. 43. Para Hollander una cultura es un modo de vida, en tanto que 1. ROCHER, Guy. Introducción a la sociología general. una sociedad está compuesta por personas que Barcelona: Ed. Herder; 1985. p. 111, 132. viven de acuerdo con sus directrices. Para una 2. RICHARD, Michel. Sorokin and Social change. crítica de la institucionalización de la conducta Ed. Social-Science, 1977. en donde observa por parte del funcionalismo ver RUBIO CARRA- que en algunas manifestaciones Sorokin fue CEDO, José. El hombre y la ética. Barcelona: Ed. más lejos de lo que se podía extraer de sus Anthropos; 1987. p. 267. propios datos. 8. Ver SOROKIN, P. Las filosofías sociales de nues- 3. El hombre social no tiene porque ser una réplica tra época de crisis. Pag. 245, donde habla de la exacta de la sociedad. SOROKIN, P. Estructura diferencia entre agrupaciones y sistemas cul- mental y energías del hombre, donde dice que, el turales. En este sentido los sistemas culturales individuo no puede reproducir todas las carac- de Sorokin se relacionan bastante con la defini- terísticas de su cultura; éste selecciona y crea. ción de Taylor transcrita por HOLLANDER, “la El individuo es un agente activo, no una tabla totalidad compleja que incluye el conocimiento, rasa. Pag. 22. También, en este mismo sentido las creencias, el arte, el derecho, los principios ver Ibid. La crisis de nuestra era. Pags. 133-83 éticos, las costumbres y cualquiera capacidades de y 253. Sociedad, cultura y personalidad. Pags. hábitos adquiridos por el hombre como miembro 745-6. de la sociedad”. Pag. 220. También en torno a 4. SOROKIN, P. Estructuras mentales y energías del la teleología en la filosofía de la ciencia, ver hombre. Pags. 32-3. En la Pag. 57 explica que WRIGHT, G.H. Explicación y comprensión. Ed. la intuición supraconsciente se basa también Alianza, Madrid, 1980. p. 49. En el mismo en la “ley natural”. En Estudio de la historia, sentido OGIBURN, William. (Inmovilidad y TOYNBEE, atribuye la intuición creadora, no al persistencia en la sociedad). Cambio social. Ma- supraconsciente si no al subconsciente, genera- drid: Ed. Alianza; 1971. donde define la cultura dor de la verdad intuitiva y fuente:” de la poesía, completa de un pueblo como la configurada de la música y de las artes plásticas” Pag. 439. por: “cultura material, organización material, organización económica, organización polí- 5. ALBERTI, Bias Manuel. Crítica de la sociología tica, costumbres, religión, filosofía, ciencia y académica. Buenos Aires: Ed. El coloquio; 1972. arte”. Pag. 792. p. 49. Este autor plantea la posibilidad del en- cuentro con una ciencia social que al margen de 9. HABERMAS, Jürgen. En su Teoría de la acción la consideración exclusiva acerca de la “forma comunicativa. Madrid: Ed. Taurus; 1988. Tomo de manifestarse las cosas”, considere a la “esen- 11 (Crítica de la razón funcionalista) Observa cia de estas” como constituyente básico de lo como tienden a confluir en Parsons dos líneas real. Ver también, como crítica a la ideología del de la historia de la teoría sociológica, a saber, la funcionalismo Nicole LAURIN-FRENETTE. Las vieja sociología alemana que sigue a Dilthey, a teorías funcionalistas de las clases sociales. Socio- Husserl y Max Weber y la teoría económica que logía e ideología burguesa. Ed. Siglo XXI. Madrid recoge de Hobbes y del utilitarismo, la idea de 1.976. También, LUHMANN. Fin y racionalidad un orden instrumental. Esto mismo se podría en los sistemas. Madrid: Ed. Editora Nacional; decir de Sorokin con una ligera modificación 1983. y es que en éste, nuestro autor, las deficiencias que observa Habermas en el funcionalismo 6. SOROKIN, P. Sociedad cultura y personalidad. Ob. sistémico de Parsons y la necesidad de retroa- cit. Pag. 95. Para una diferencia entre “socia- limentación en la “cultura”. están claramen- les” e “ideológicas” ver Ibid. Teorías sociológicas te expuestas. Probablemente por desconocer contemporáneas. Pag. 401. También definición Habermas la conexión entre ambos autores y de PARSONS, T. El sistema social. Madrid: Ed. la publicación con bastante antelación de las Alianza; 1966. p. 17. teorías de Sorokin. Ver SOROKIN, P. Achaques y 7. HOLLANDER, Edwin. Principios y métodos de manías de la sociología moderna y ciencias afines. psicología social. Buenos Aires: Ed. Amorrortu; Madrid: Ed. Aguilar; 1957. p. 35 donde se alude 1976. p. 220-1. Parafraseando a Parsons hace a la semejanza entre la “estructura sociológica” una interpretación que lo distancia de nues- de ambos y la observación de Von Wiesse co- tro autor, mostrando su reduccionismo a la nocedor de que Parsons estuvo de auxiliar de conducta, o proyección conductual de la cul- Sorokin en Harvard. Ver también para una com- tura más en consonancia con la definición de paración de¡ pensamiento de Pitirim Sorokin y cultura de Ralph Linton asumida también por Talcott Parsons, ZENTNER, Henry. Epistemologi-
  • 57. Introductorio a la teoría social 53 cal and Metaphysical convergence betwen Parsons por la imposibilidad de un método empírico and Sorokin. Indian Journal of social rechearch en las ciencias sociales. Dice concretamente: meerut. Art. 1980, 21,2. “ni los argumentos de Weber, ni los argumentos de 10. SOROKIN, P. Dinámica social y cultural. Pag. 12. Winch, más recientes aunque weberianos también, Donde este autor manifiesta la necesidad de son decisivos para llevar a la conclusión de que, o ordenar para interpretar y comprender. El orden bien la ciencia social no puede lograr la objetivi- no es toda la realidad, es sólo el método por dad metodológica del resto de las ciencias, o bien el que el hombre llega a su comprensión. Esta la ciencia social debe emplear una metodología demanda metodológica, le ha valido a la teoría radicalmente distinta.” Ver también WINCH, de nuestro autor, la denominación de organi- Ensayos sobre explicación y comprensión. Madrid; cismo positivista, por parte de MARTINDALE Ed. Alianza; 1980. Y CHISHOLM, R. Teoría del en su libro La teoría sociológica. Ed. Aguilar. conocimiento. Madrid: Ed. Tecnos; 1982. co- menta la teoría del conocimiento como “re- 11. SOROKIN, P. Sociedad cultura y personalidad. Pag. duccionismo” y “congnitivismo crítico”. Lí- 220. mites del conocimiento. 12. MONTERO, F. Retorno a la fenomenología. Bar- 15. SIMMEL, G. Sociología. Madrid: Ed. Revista de celona: Ed. Anthropos; 1987. Donde hablando Occidente; 1977. También, Julien FREUND. La de¡ lenguaje de la vida afectiva como ejemplo sociología alemana en la época de Max Weber. de este distanciamiento entre lo transferible y Buenos Aires: Ed. Amorrortu; 1988. p. 190-1. lo intransferible. Pag. 424. Ver también KONIG, 16. Sobre el funcionalismo y la explicación teleo- René. Orientaciones sociológicas. Buenos Aires: lógica. Crítica al funcionalismo. RUDNER, R. Ed. Sur; 1968. Acerca de la objetividad y la ne- Filosofía de la ciencia social. Madrid: Ed. Alian- cesidad de comprensión universal. Pag. 60. za; 1980. También en su crítica a la ideología 13. MONTERO, F. Ob. cit. donde apunta la idea de del funcionalismo ver LAURIN-FRENETTE, Las que no cabe reproducción porque la comunica- teorías funcionalístas de las clases sociales. Socio- ción implica desplazamiento. Según RICKERT, logía e ideología burguesa. Madrid: Ed. Siglo XXI; “El conocimiento no es reproducción sino una 1976. BROWN, La nueva filosofía de la ciencia. transformación”, y –podemos añadir– siempre Jesús IBÁÑEZ. Más allá de la sociología. El grupo una simplificación, comparado con la realidad de discusión: técnica y crítica. Madrid: Ed. Siglo misma. Pag. 34 de Ciencia cultural - Ciencia na- XXI; 1979. También, NISBET, R. La sociología tural. para NISBET, los límites de la sociología como forma de arte. Madrid: Ed. Espasa-Calpe; son los “tipos” o controversias de modelos de 1979. y C. WRIGHT MILLS. N. La imaginación sociedad que han actuado como vivificadores sociológica. México: Ed. F.C.E; 1986. Para Carlos de¡ interés, de la inquietud sociológica mismas; MOYA la autolimitación, “la propia autolimita- son su acicate mas que su limitación. Formación ción teórica y práctica del pensador, su condición del pensamiento sociológico. Introducción. Buenos radicalmente vulnerable a la crítica, se afirma así Aires: Ed. Amorrortu; 1977. en su verdad” Pag. 291. Para una clasificación de 14. RUDNER, Richard S. Filosofía de la ciencia so- la razón sociológica, en Pag. 165 también Pag. cial. Madrid: Ed. Alianza; 1980. Sobre la obje- 195. de Sociólogos y Sociología. España: Ed. Siglo tividad de la ciencia social. En su postulado XX; 1981.
  • 58. ANEXO 2 Historia y origen de la ciencia en la Grecia antigua Miguel Moreno Muñoz IES Joaquín Artiles de Agüimes, Las Palmas de Gran Canaria RESUMEN poner en peligro la seriedad de una auténtica religión. La intención de “disfrazar el mito” Debe aclararse desde un principio que con es inconfundible en más de un punto de su este trabajo no se espera ofrecer una exposi- literatura. ción completa de toda la filosofía e historia del La tendencia al intelectualismo propia del mundo griego, sólo se pretende exponer una espíritu griego, que se manifiesta en el juicio visión general, centrada en los filósofos y des- despreocupado de los dioses, se muestra tam- cubrimientos científicos más importantes del bién especialmente en el terreno de la ética. Lo mundo griego. Por ello, habrá partes del traba- que denominamos sentimiento moral es para jo en las que nos centraremos más (como es el el hombre homérico un saber: este hombre caso de los filósofos más universales, ciencias “sabe” lo prudente o lo necio, lo justo o lo particulares en las que más adelantos llevaron injusto, lo honesto o lo deshonesto, lo suave o a cabo los griegos, ...), mientras que en otras lo rígido, lo jurídico o lo sin ley, lo salvaje y da- sólo haremos mención de ellas. ñino o lo debido y bueno. Esta concepción de la idea de la dependencia del comportamien- to humano respecto del “saber”, es ya aquí la PENSAMIENTO RACIONAL: HOMERO Y misma que en la doctrina socrático-platónica, HESÍODO según la cual, aquel que “sabe” el bien, esto es, que lo ha reconocido en su esencia, lo hace “Hesíodo y Homero han elaborado la teogonía además. No hay aún en general una distinción de los griegos, han dado a los dioses sus apelati- entre costumbres y moralidad. vos, han distribuido entre ellos derechos, honores También Hesíodo, como Homero, conoce y los ámbitos de sus obras, y han aclarado sus el sentido de “sabiduría”(la Sofía). imágenes.” Los antiguos situaron pronto a Hesíodo al HETERODOTO (II,53) mismo nivel que Homero, y un poema tardío, la llamada “Disputa entre Homero y Hesíodo”, Esta cita no significa que Hesíodo y Ho- otorga incluso el premio de la sabiduría y del mero fueran los fundadores de la religión arte al cantor del trabajo pacífico. Así triunfa helénica, pero pusieron un orden en la fa- aquí la reflexión sobre el arte, el entendimiento bulosa multiplicidad de las representaciones sobre la fantasía. Se levanta una nueva época religiosas y de los usos religiosos. Lo muy grávida de duras luchas político-sociales y es- humano de los dioses homéricos tenía que pirituales. 55
  • 59. 56 M.A. Ruiz Vinueza LA CRISIS RELIGIOSA DE LOS SIGLOS to, la ciudad donde todos los pueblos del VII Y VI A.C Mediterráneo procedían al cambio de sus mercancías. La filosofía no nació, por tanto en El período comprendido entre la mitad calmo retiro. De la misma manera, los pensa- del siglo VII y la mitad del siglo VI a.c, fue dores más antiguos no procedían como ascetas una época de grandes transformaciones. alejados del mundo, sino que fueron hombres Hacia afuera, los “helenos” nombre que re- distinguidos, curiosos y abiertos al mundo, po- ciben hoy en día todas las ramas del pueblo líticos en parte. Como cabeza (archegetes) de griego se expanden a las numerosa colonias la primera fase de la filosofía helénica, de la que se habían fundado, a consecuencia del presocrática y a la que suele llamarse filosofía gran aumento de la población además de natural (referido a la Física), en razón de su las convulsiones políticas internas. tema capital, cita Aristóteles a Tales. Este como Se produjo la caída de la monarquía y de la Sócrates, Pirrón y Epiceto, no han escrito nada, aristocracia debido a las terribles luchas que se aunque debe haber existido una recopilación produjeron dentro de las distintas ramas del de sus sentencias. pueblo griego. Con la transición de una tiranía Los pensamientos de Tales son los siguien- temporal, se creó la “polis”, en la cual se fun- tes: Tales veía en el agua el principio del ser. dió el elemento aristocrático con el elemento Pero esta doctrina no debe entenderse sólo en medio urbano en una constitución de tonos el sentido de que todo lo que existe procede unas veces más bien aristocráticos y otras más del agua, sino además en el sentido de que la bien democráticos. verdadera substancia de todas las cosas es el La influencia del libre pensamiento homérico agua. unas veces y de la seriedad vital hesiódica otras, La ciencia natural y la filosofía de la natura- la dureza de aquella vida combativa da lugar de leza no estaban aún separadas y de este modo vez en cuando a un pesimismo casi desesperado. se atribuyen a Tales otros descubrimientos La religión cultural y la oficial, que se interpreta- menores astronómicos y técnico-matemáticos: ba orgánicamente en la polis con el estado para Tales afirmó y precisó la dirección norte de la formar un todo único e indivisible con diversos Osa Menor y halló algunos teoremas geomé- tonos y colores en las diversas ciudades según tricos elementales que bastaron para permitirle las respectivas divinidades predominantes, no medir desde la costa la distancia a que se halla bastaba ya para satisfacer las necesidades reli- un buque visible en el mar. También se le atri- giosa e ideológicas, más profundas en amplios buye la medición de la altura de las pirámides círculos de la población. egipcias sobre la base de la observación de que Se abrieron entonces dos caminos entre a una hora determinada los objetivos tienen la aquellos que no estaban satisfechos con la vieja misma altura que las sombras que proyectan. religión: el camino de la mística, con su saber El segundo filósofo milesio, Anaximandro, de salvación, y el del pensamiento libre y la in- que intervino políticamente en el estableci- vestigación, abierto en aquel mismo momento miento de una colonia en Apolonia, en el mar por la FILOSOFÍA JÓNICA. Negro, escribió el primer libro filosófico. De este libro se conserva el siguiente fragmento: “El origen de las cosas es lo indefinido (ápei- LA FILOSOFÍA JÓNICA HASTA ron). De donde surgen las cosa (tisis) según el HERÁCLITO orden del tiempo”. El tercer milesio, Anaxímenes, vio la sustan- Fue en el mercado del mundo antiguo, cia fundamental en el aire, a partir del cual se Mileto, donde la filosofía vio la luz. Mile- origina lo cálido, el fuego, por rarificación, y
  • 60. Introductorio a la teoría social 57 lo frío-viento, nubes, agua, tierra y rocas por 1. Que enseñaba la doctrina de la transmigra- condensación. ción de las almas. Un paso más por el camino de la espiritua- 2. Que desarrolló estudios matemáticos y as- lización de la divinidad es Heráclito de Efeso. tronómicos. Este parte del hombre en su especulación: “Yo 3. Que reunió a sus discípulos en torno suyo me busqué a mí mismo”. Y en esta búsqueda en una asociación organizada. tropieza con el elemento fundamental de la vida espiritual, el “logos”, palabra que significa Pitágoras defiende la “purificación” del alma en griego “razón”, “pensamiento” y “palabra” de la sensualidad y su liberación del cuerpo se al mismo tiempo. Esta razón es sin duda co- consigue mediante la actividad espiritual y la mún a todos, pero la mayor parte de los hom- autoeducación moral. El pitagorismo es así un bres se sirve tan mal de ella, que se rigen por aristocratismo de espíritu y del carácter. impresiones subjetivas, prejuicios e interese El principio fundamental de la ciencia y que podría pensarse que tuvieran una “razón de la filosofía pitagórica dice que el número particular”. Heráclito imagina el principio de es la esencia de todas las cosas. Por raro que la vida espiritual como atado a un sustrato esto suene, resulta comprensible cuando se aña- material que encuentra en el “fuego” o éter, de que los pitagóricos llegaron a su doctrina por una especie de sustancia del calor. Este fuego la observación de que la diversa altura de los dotado de razón, que se transforma en aire, sonidos depende de la longitud de las cuerdas agua, tierra y vuelve a sí mismo por el camino del instrumento musical, y que, por lo tanto, inverso, es la sustancia unitaria de todas las los intervalos musicales pueden expresarse por cosas, por diversas que éstas sean. Con respecto determinadas proporciones matemáticas. Así, a esto dijo: “Este mundo, el mismo para todas las pasaron de la música a la matemática, en la que cosas, no fue creado por un dios ni un hombre, sino se hicieron famosos por el llamado TEOREMA que fue siempre, es y será fuego eternamente vivo DE PITAGORAS sobre el triángulo rectángulo, que se enciende y se apaga rítmicamente”. De aquí el cual, era ya conocido por los babilonios e derivan tres ideas fundamentales de Heráclito: hindúes. Los pitagóricos consideraban que las la unidad de todos los entes, su eterno cambio formas matemáticas más perfectas son: entre y transformación y la inviolable legalidad de las superficies, el círculo, y entre los cuerpos, la todo el acaecer. esfera. Así, llegaron a la idea de que los cuerpos Heráclito ha influido intensa y duramente celestes son esféricos, tanto la Tierra, como los en la posteridad. Por su doctrina del mundo, astros, y a la idea de que los planetas se mue- el objeto principal del conocimiento, se en- ven en órbitas circulares; de este modo, crearon cuentra en eterna transformación, en cons- los fundamentos de la astrología, aunque sería tante fluir, dio a los sofistas motivo para las desarrollada por las generaciones pitagóricas si- primeras reflexiones de la TEORÍA DEL CO- guientes. Todo ello les movió a ver en el mundo NOCIMIENTO. un cosmos, un orden normativo fundado en números y la medida. Además de la astronomía, la música y la EL OCCIDENTE GRIEGO: DESDE matemática, la medicina tiene que haber go- PITÁGORAS HASTA EMPEDOCLES zado de un pronto cultivo entre los pitagóricos y su círculo. Pitágoras de Samos Abandonó su patria y se instaló en Crotona, Parménides de Elea en la Italia meridional. Tres cosas seguras nos Este filósofo debe su importancia a su agu- cuenta de él la tradición: da distinción entre la percepción sensible y el
  • 61. 58 M.A. Ruiz Vinueza pensamiento. Parménides declara que el ser EL ATOMISMO Y LOS COMIENZOS DE es limitado y comparable “a la masa de una LA MEDICINA CIENTÍFICA. CIENCIA Y esfera bien redondeada, la cual se encuentra FILOSOFÍA en equilibrio en todas las partes a partir del centro”. El atomismo es el cierre de la filosofía presocrática. Es, junto con el sistema de Em- Empedocles pédocles y Anaxágoras, el tercer intento de La concepción empedoclea del mundo es mediación entre las concepciones fundamen- un curioso dualismo. Existen dos mundos: el tales de Heráclito y Parménides. También el de los sentidos o terreno, y el suprasensible o atomismo acepta el corpúsculo mínimo e indi- celeste. visible, los átomos, los cuales no difieren más que en dimensión, forma y peso, y son impere- cederos; la unión o separación de los átomos es LA INTERPRETACIÓN ALEGÓRICA Y el devenir y perecer de los seres indivisibles. RACIONALISTA DE LOS MITOS Demócrito El método de la interpretación alegóri- Es un personaje poseído por la misma pasión ca de los mitos consiste en no entender al de conocimientos que Anaxágoras y también poeta literalmente, sino buscar una “segunda dedicó toda su vida a la investigación: elaboró intención” o significación oculta por debajo una meditada Teoría del conocimiento, don- de sus figuras míticas, y encontrarla. Como de distingue entre el “conocimiento oscuro” el mito es una mera imagen de la realidad, de la percepción sensible, y el “conocimiento es lícito retirar la cobertura imaginativa para auténtico”, fruto del pensamiento. que la realidad aparezca. Esta realidad puede El lazo filosófico aún mantiene a Demócrito ser de dimensión física o ser una idea ética. con gran esfuerzo, la unión de las investigacio- El poeta dice algo distinto de lo que piensa: nes en todos los terrenos que abarcó, aunque habla alegóricamente. de muchas de sus obras no nos resten más que La interpretación racionalista de los mi- los títulos. En ellos, sin embargo, vemos como tos es de otra naturaleza: también pretende las ciencias particulares –matemática, astrono- salvar un correcto núcleo del mito, pero al mía, geografía, botánica, zoología, antropolo- mismo tiempo declara que éste, como tal, gía– comienzan el camino de separación de la no debe ser creído. Por eso tiene esa inter- filosofía especulativa. De todas estas ciencias, pretación racionalista un carácter más agre- la medicina fue la primera en establecer sus sivo que apologérico, y ve en las narraciones propias bases y entra en la literatura con una míticas hechos históricos disfrazados y exa- protesta contra la fe religiosa tradicional, tal y gerados para que parezcan maravillosos. Así como ocurrió con la historia jónica. pues, hay que eliminar de esas historias todos los elementos sobrenaturales y maravillosos, Hipócrates de Cos y así se obtiene al final un resto histórico Es el fundador de la medicina científica. verdadero. Conservamos de él, entre otras obras, dos es- La primera interpretación de los mitos pe- critos quirúrgicos principales: “Acerca de las netró en la filosofía misma. Ya de por sí, esta fracturas de los huesos” y “Acerca de la reduc- interpretación era una crítica del mito, la in- ción de las luxaciones” o de la articulación de terpretación racionalista es la aclaración inten- los miembros. cionada de un hecho histórico que se supone La cirugía constituyó una parte muy impor- contenido en el mito. tante del “arte” médico: en ella se trataba de
  • 62. Introductorio a la teoría social 59 devolver el miembro desarticulado mediante biduría propias de la sofística. Puede incluso una “correcta intervención”, a su situación decirse que sus teorías no son más que la infra- natural. Por eso, dice Hipócrates, que su doc- estructura de la eficacia práctica, que era para trina acerca de los métodos de la curación se ella lo principal. Los sofistas consideran que su establece como “una ley justa” (el concepto de tarea esencial es la educación y la formación recto o adecuado, se traslada pues sistemática- de los hombres. mente a la naturaleza, y el hombre no merece ese calificativo de justo más que cuando sigue Protágoras de Abdera la huella de la naturaleza). Fue el más genial de los sofistas. El escrito La separación de la medicina de la filosofía principal de Protágoras tenía por título “Ver- es el primer ejemplo importante de la inde- dad” y un agresivo subtítulo tomado de la pendización de las ciencias particulares, inde- escuela de lucha atlética: “o discursos derriba- pendización que será enérgicamente favorecida dores”. En esta obra declaraba la guerra tanto por la sofística. Pero por otra parte, las ciencias al ser inmutable de Parménides como al paso particulares deben a la filosofía, el espíritu filo- hacia adelante por el camino de la Teoría del sófico que va más allá de la mera descripción Conocimiento. de la naturaleza y de la mera comprobación de Es discutible el problema de si Protágoras hechos: ese espíritu ha animado siempre a las ha escrito o no acerca de otros particulares ciencias entre los griegos, y les ha posibilitado talentos, artes y ciencias (téchnai). Se ha con- sentar los fundamentos permanentes de toda servado un notable fragmento según el cual futura investigación. la tangente no se toca a la circunferencia sólo en un punto: se trata de la negociación de una doctrina de la matemática, y en esa negación LA SOFÍSTICA hecha a faltar una adecuada distinción entre líneas y figuras ideales matemáticas y líneas y El movimiento espiritual que desde me- figuras empíricas. diados del siglo V aproximadamente se di- funde por toda Grecia y al que desde Platón suele darse el nombre conjunto de sofística, SÓCRATES no se encuentra en modo alguno fuera del marco del anterior desarrollo del pensamien- Sócrates comparte con la sofística el to griego, sino que constituye la continua- apartamiento de la naturaleza cósmica y ción y el complemento de la filosofía jónica la orientación hacia el hombre. También por el lado de la problemática humana. El comparte con ella el deseo de educar a los objetivo que había suscitado la admiración de hombres- especialmente jóvenes- en el pen- los filósofos jonios y había ocupado principal- samiento independiente, y también tiene en mente su reflexión había sido el mundo, esto común con ella la actitud crítica respecto es, la naturaleza no humana. Esta filosofía no del orden y de las costumbres tradicionales considera generalmente al hombre más que en la religión, el estado y la sociedad. como parte de la naturaleza, como ser animal. Tras la verosimilitud Sócrates busca la ver- Con esto la sofística, filosofía de la cultura, se dad, tras la costumbre busca la moralidad, coloca al lado de la más antigua filosofía de la tras el derecho la justicia, los principios de un naturaleza, como hermana e igual de ésta. orden social detrás del estado y la divinidad La “sabiduría” (Sofía) griega ha tenido siem- detrás de los dioses. pre una doble faz: práctica y teórica. Así se Existe un rasgo fundamental en la “rareza” comprueba también en las doctrinas de la sa- de Sócrates: tal es el sentido de su ignorancia,
  • 63. 60 M.A. Ruiz Vinueza es decir, su negativa a imaginarse un saber que su razón. Por eso permite a todo hombre que realmente no existe. La “ironía” con que tra- la examine con su pensamiento racional para ta a los supuestos sabios, como si realmente comprobar su verdad. Pero su ética descansa supieran, les pide que le enseñen y acaba por también en la autarquía; no como la capacidad poner de manifiesto que en realidad no saben de procurarse todo lo necesario independien- nada. temente de los demás, sino en el sentido de la Según el uso lingüístico griego, coinciden personalidad firme basada en sí misma y cuya plenamente para Sócrates el mal físico y el mal robustez no procede de la comunidad, sino de moral, el obrar bien con el estar o encontrarse su propio y más íntimo ser. bien, el estar mal con el obrar mal. Es muy El pensamiento y la acción, el ánimo y probable que lo bueno coincidiera para él con la obra, la vida y la muerte de este hombre lo útil, en el sentido de aquello que verdadera coinciden en armonía, y así, esa ética socrá- y duraderamente favorece al hombre y lo pro- tica, a pesar de su tenso idealismo moral, es mueve. Para reconocer esto y saber distinguir totalmente inmanente. Vale con independen- al mismo tiempo los bienes verdaderos de los cia de que exista una vida de ultratumba o falsos, hace falta poseer un conocimiento espe- no exista; esta última, por lo demás, es una cial que se logra por medio del pensamiento. cuestión que Sócrates a diferencia de Platón, Los bienes falsos son los bienes externos, más deja sin resolver. o menos materiales; los verdaderos, en cambio, Sócrates no era pues “ateo”. No rechaza- son los valores anímico-espirituales. Entre los ba por tanto en bloque la religión popular, primeros, hay que incluir la riqueza y los hono- sino que aspiraba a una interiorización y res; entre los segundos, la verdad y la pruden- moralización de la religión griega. cia. Aquel que ha aprendido esta distinción, es La coincidencia entre la religión y el orden “el hombre que sabe”. La conducta humana estatal había sido hasta entonces el presupuesto depende pues del conocimiento, cierto que indiscutido de la polis. La filosofía y la sofística no en el sentido de un saber aprendido, sino ponían esa coincidencia en tela de juicio. La en el de la propia visión y comprensión de respuesta del orden social fueron los procesos la esencia del bien como lo único que puede religiosos, basados en el convencimiento de ser favorable al hombre; esa comprensión que en los demás filósofos y sofistas la duda era se consigue mediante una meditación seria. de naturaleza puramente teorética e intelectual, El que finalmente la obtiene, no puede desear que no excluía en la práctica un compromiso dañarse a sí mismo. Dañarse, empero, es cosa por lo menos. En Sócrates, el conflicto con el que sólo puede realmente hacerse cometiendo estado se hace agudo precisamente porque el injusticia, y por ello es mejor sufrir la injusticia filósofo se toma en serio la religión: ponía de que hacerla. Ni el triunfo del soberbio ni los su- manifiesto, en efecto, que el individuo puede frimientos del justo pueden hacerle abandonar decidirse por una religión, más elevada por lo esta doctrina. Por ello obra él mismo según lo demás, que no coincide con la del estado. que prescribe su doctrina, y por eso tampoco El tribunal de la polis pronunció la sen- puede intervenir en la política, precisamente tencia de muerte contra el hombre que porque en realidad “lucha por la justicia”. había penetrado con la mirada sus insufi- Esta ética socrática descansa en dos colum- ciencias y había exigido, basándose en esa nas fundamentales: la autonomía y la autar- penetración, una concepción más generosa, quía. Es una ética autónoma, pues no brota y profunda de la vida, de la piedad y de la de la costumbre ni de la ley de la polis, sino justicia, y una reconstrucción del estado. Por de la personal interioridad de Sócrates, de la ello, fue declarado enemigo del pueblo. El fuerza de su predisposición ético-espiritual de mismo reconoció que el conflicto era inevi-
  • 64. Introductorio a la teoría social 61 table y consideró “natural” su muerte por primer lugar hacer carrera política; una ob- voluntad de la divinidad. Con su muerte selló servación de la “República”, nos permite aún la veracidad y la unidad de su pensamiento y adivinar lo profunda que fue la lucha inter- de su vida, y se convirtió en un modelo para na y externa que sostuvo antes de abandonar todos los tiempos. aquel proyecto. La restaurada democracia se Poco después se hundía la polis; pero en mostró impotente para ello, precisamente al la nueva edad, la semilla sembrada por Sócra- mancharse con la muerte de Sócrates. Y ésta tes produjo centuplicado el fruto. Sócrates ha fue la segunda experiencia decisiva para la vida hecho al hombre dueño espiritual de su exis- y el espíritu de Platón: ella le llevó al convenci- tencia, enseñándole que la ley que alienta en miento de que “sólo la verdadera filosofía permite su pecho, el logos, la razón, como norte de su descubrir la justicia en la vida pública y en la vida pensamiento y de su conducta. Y así ha dado privada, y que la desgracia del género humano no orientación no sólo a las escuelas que se origi- terminará hasta que el linaje de los filósofos justos naron directamente de él, las escuelas “socráti- y verdaderos lleguen al gobierno de los estados, o cas”, sino también a la filosofía helenística. los gobernantes de los estados se conviertan en verdaderos filósofos por divina disposición...”. Esta idea se encuentra precisamente en la mitad de EL SIGLO IV A.C la “República”. La tarea que se impuso desde entonces Platón fue la de convertirse en un La polis, con su dualismo interno y exter- reformador social de gran estilo. no, las luchas de partidos entre oligárquicos En su búsqueda de una nueva forma de co- y demócratas, la contraposición entre Es- munidad estatal, Platón desea conseguir algo parta y Atenas, eran motivos históricos que que no había existido en Grecia hasta enton- precipitaron su extinción. ces y cuya falta había sido notada ya por Só- Platón, con sus esfuerzos de renovación crates (no en vano, Platón fue discípulo de política, llega poco a poco a una reconstruc- Sócrates, y nos legó los pensamientos de su ción de toda la filosofía, y Aristóteles, con su maestro): una educación popular sistemática. incomparable universalismo, intenta organi- La actuación política y la lucha por la justicia zar en su sistema filosófico todo el saber de la no podían seguir siendo actividades separadas época, dando culminación a la investigación como hasta entonces, sino que trabajar para de la realidad. el estado y realizar la justicia debían ser una El siglo IV a.c, a pesar de que en muchos y la misma cosa. En este nuevo sentido de la terrenos –como la filosofía– alcanza verdaderas política había sido Sócrates el único político cimas, tiene el carácter de un período de transi- verdadero. Pero para conseguir políticos así, lo ción hasta una nueva época: el Helenismo, que primero que había que hacer era educarlos, y comienza con Alejandro Magno al conseguir la educar al pueblo a someterse voluntariamente sumisión de Oriente, determinando con ello el a ellos. Para ello hacía falta, según el principio horizonte cosmopolita de la nueva época. socrático, hombres especiales y el problema especial que debían dominar los gobernantes del pueblo era nada menos que el de la verdad PLATÓN y la justicia. Platón llegó a la doctrina de las ideas si- Platón y la Academia Antigua: según su guiendo a Sócrates, buscando ante todo en el propia confesión, de acuerdo con las espe- terreno moral un absoluto que fuera a la vez ranzas de su aristocrática familia, dispuesta a inmutable objeto conocido y firme norma de allanarle el camino en este sentido, quiso en la conducta. Lo halló en las ideas de lo bue-
  • 65. 62 M.A. Ruiz Vinueza no, lo justo, lo verdadero, lo hermoso, etc. ciones abstractas, no sensible. El número, Las primeras manifestaciones fundamentales en el que los pitagóricos creyeron recono- de esa doctrina se encuentran en el “Gorgias”. cer la esencia de todas las cosas, es lo más Esta intuición conseguida en el ámbito de lo abstracto que puede pensarse; y los prin- anímico-espiritual se amplía luego hasta cons- cipios de la geometría no se refieren a los tituir una contemplación general del mundo puntos, líneas y superficies perceptibles por entero: al igual que el hombre individual no es los sentidos, sino sólo a las “formas” (eide) bueno sino por y en la medida en que alienta exclusivamente aprehensibles por el pensa- en él la idea del bien, o su conducta no es buena miento. sino porque “participa” de la idea del bien, o un • La astronomía no se ocupa de los cuerpos objeto particular de la naturaleza o del arte, una terrestres, sino de los seres celestes, pues los flor, un animal, un hombre, una construcción, astros, según debe inferirse por su automo- una estatua o una pintura no son hermosos más vimiento, están animados, son “los dioses que en la medida en que participan de la idea visibles”, y la regularidad de su movimiento de lo bello, así todos los seres individuales en y la posibilidad del mundo del cálculo pre- general no reciben su ser sino de las ideas corres- vio de éste, no es prueba de una mecánica pondientes: el hombre de la idea de lo huma- del mundo de los astros, sino del hecho de no, el animal de la idea de animal, etc. Es decir, que, como en todas partes, también en el Platón ha encontrado lo que buscaba Sócrates: cielo la esencia de las cosas es la idea. lo general, el concepto. Pero lo característico es que Platón no atribuye realidad alguna. Como Hay que instruir a los futuros gobernantes gráficamente expone en la alegoría de la caverna en estas dos ciencias, introductoras a la doctri- al comienzo del libro VII de la “República”, el na de las ideas, o dialéctica, así como también mundo que conocen los sentidos no es más que en la música, igualmente basada en ritmos y una turbia sombra del mundo eterno de la ideas armonías matemáticamente calculables. Con puras, aprehensible sólo con el pensamiento. La esa educación aprenderán a reconocer la esen- consideración de Platón atiende sólo a este mun- cia de las cosas. do, y en él ve reinar, en la cima de la pirámide El creador del mundo, el “Demiurgo”, de las ideas a la idea del Bien, fuente de todo sea intencionado invento de Platón, mito ser y de todo pensamiento, que es el absoluto, justificado, es seria creencia suya la de que la divinidad, y como tal, se encuentra incluso el mundo es una “idea divina”, producido “más allá del ser”. La investigación del percepti- y formado en verdad por la providencia de ble mundo terreno, la ciencia de la naturaleza y Dios. Por último, Platón está convencido de la historia, son siempre para Platón ocupaciones que el conocimiento filosófico de Dios y del marginales, y sólo en su vejez se decide a dar en mundo estará reservado siempre a una ínfima el “Timeo” un concepto de física. minoría de espíritus elegidos mientras que, Para los filósofos verdaderos y justos, la vida por otra parte, es imposible educar al pueblo terrena no es más que una ejercitación de la sin religión. separación del alma del cuerpo, que luego se Platón fundó la institución que recibió el producirá plenamente en la muerte: una “pre- nombre de Academia, primera escuela griega de paración para la muerte”. filosofía. Allí, lo principal era la introducción a Hay dos ciencias que merecen profundi- la filosofía especulativa. De todas las ciencias zación, y hasta son imprescindibles como in- particulares, se cultivaban sólo la matemática troducción a los conocimientos supremos y y la astronomía, que eran las únicas que Platón últimos: la matemática y la astronomía: consideraba imprescindibles. • La matemática se ocupa de las representa- La filosofía de Platón es un gran inten-
  • 66. Introductorio a la teoría social 63 to de enlazar lo racional con lo irracional, lo ponde a la unidad del conocimiento. Aristóte- sensitivo con lo suprasensitivo, lo perecede- les no es sólo el continuador de Platón, sino ro con lo imperecedero, lo temporal con lo que, a pesar de toda la piedad con que respeta eterno, lo terreno con lo celeste, y lo humano a su maestro, lleva a cabo una penetrante crí- con lo divino. Platón descubre la respuesta a tica de la doctrina central de éste, la teoría de la pregunta definitoria de Sócrates al dar con lo las ideas. La hazaña de Aristóteles consiste en general, con los conceptos, pero los hipostatiza haber suprimido la existencia trascendente de en ideas eternas y da lugar así a un completo las ideas y haber introducido el “eidos” en la desdoblamiento del mundo, un dualismo, que naturaleza como principio inminente de la for- en contraposición con las originarias concep- ma. Así, ha encontrado Aristóteles el camino ciones griegas, reconoce el ser verdadero sólo hacia el mundo real. en las ideas invisibles, mientras que condena al Aristóteles tenía una forma de pensar muy mundo visible a la condición de inconsistente distinta de la de Platón: mientras que el pen- juego de sombras. samiento platónico se orienta predominante- Más tarde, su más grande discípulo inme- mente hacia el ser suprasensible, frente al cual diato y, el único congenial con el maestro, Aris- pasa a segundo término el mundo del devenir tóteles, consideró como tarea suya el refundir y del perecer, Aristóteles vuelve a colocarse en formas nuevas lo que fuera salvable del pla- firmemente con los pies en la tierra, “en la tonismo y salvarse así para la posteridad. Tierra duradera de hermosa forma esférica”, sin olvidar por ello el mundo de los valores eternos; y mientras que Platón movido por el ARISTÓTELES entusiasmo, hace que su pensamiento se le- vante hasta un “espacio suprasensible”, Aris- Con Aristóteles alcanza su culminación la tóteles es siempre, incluso en su pensamiento orientación de la vida espiritual griega que especulativo, el sobrio observador e investi- había empezado con Tales, esto es, la progre- gador que concede siempre a la experiencia siva represión del mundo de las representa- sus derechos propios. Este robusto sentido de la ciones míticas por la consideración reflexiva realidad, beneficia a su investigación científico- y empírica del mundo y de la vida; pero no natural y da también más relación con la vida sólo de los filósofos jonios sufre influencia a su pensamiento en el terreno de la filosofía Aristóteles, sino también directamente de la de la cultura. sofística, por encima de Sócrates y Platón. El parentesco de Aristóteles con el pensa- No obstante, también la lógica despiadada y miento presocrático se manifiesta de modo el idealismo ético de Sócrates han influido en especialmente claro en su concepto de la di- Aristóteles a través de Platón, a pesar de la le- vinidad, el cual no es propiamente más que janía de los dos personajes; sobre esta base se un postulado de su física. Convencido de la ha levantado Aristóteles hasta la altura de un eternidad y de la indestructibilidad del mundo, pensamiento y una investigación plenamente Aristóteles no necesita ningún creador; pero el independientes. Pues con su espíritu universal movimiento de los cuerpos celestes y la vida en abraza Aristóteles el entero saber de su tiempo. la Tierra exigen una explicación, una respuesta Es para mucho tiempo el hombre que consuma a la pregunta que inquiere por la ultima causa. numerosas ciencias particulares: pero también Al igual que Anaxágoras, el filósofo jonio al es, a la vez, el fundador de otras. que más apreció Aristóteles, ve esa causa en La totalidad del saber constituye en él un “el primer motor” o moviente, el cual no es a organismo cerrado y vertebrado por sus princi- su vez movido por nada y constituye la causa pios metafísicos. La unidad del cosmos corres- del mundo y de su orden. Como Anaxágoras,
  • 67. 64 M.A. Ruiz Vinueza da a esa última causa de todos los fenómenos La forma es la esencia de la cosa, la substan- el nombre de “Espíritu” (nous: propiamente, cia segunda, la especia, y es, según Aristóteles, “capacidad o fuerza de pensamiento”). El nous eterna; pero no existe sino en la materia: for- flota como forma pura más allá del mundo ma- ma embebida en la materia”. Al fabricarse una terial, sin mezclarse con él, aunque lo mueve esfera de bronce o al engendrar a un hom- “como el objeto amado mueve al amante”, esto bre, ni la esfera ni la naturaleza humana son es, no de un modo mecánico, sino dinámica- engendradas o fabricadas. Lo que se produce, mente. El primer motor es la unidad. es un compuesto que tiene esa forma o esa Este Dios es energía incorpórea, eterna y naturaleza. Por eso, todo lo que deviene debe pura, puro pensamiento, suprema y eterna poseer también materia, la cual recibe esa for- vida. Es la fuente del ser y de la vida en el ma, como sujeto último de la misma. mundo, y en esa interrumpida actividad con- Evidentemente, Aristóteles confiere una siste su placer, su felicidad. clara prioridad a la forma. Ella es la esencia Aristóteles inserta al hombre en la totalidad del individuo y sólo con ella es definible y de la naturaleza. Su actitud respecto de ésta es cognoscible. completamente diversa de la de Platón: mien- La teoría de la potencia y el acto –que es tras que Platón no ve en la naturaleza más que una generalización de la teoría de la materia el reino del devenir y el del perecer, el cual, a y de la forma, y quizás la más importante diferencia de las ideas eternas e inmutables, aportación aristotélica a la filosofía occiden- no puede ser realmente conocido, sino sólo tal– es la última explicación del devenir de objeto de ciertas probabilidades, para Aristó- la substancia. teles, la naturaleza consiste el campo de la in- En todo ser hay lo que ese ser ya es –el acto– vestigación más importante. Con su tesis de la y su poder llegar a ser –la potencia–, lo que inmanencia de la forma (eidos) a la materia todavía no es. La potencia es de dos tipos: ac- (hile) supera el dualismo platónico. tiva: poder o facultad de producir un efecto Esto es la llamada teoría hilemórfica y vie- en otra cosa; pasiva: posibilidad de pasar de ne a decir: la substancia (primera) es el “ser” un estado a otro y de recibir la acción de una propiamente dicho, el individuo concreto (Só- potencia activa. crates, por ejemplo). En él se encuentra realiza- Para designar el acto, utiliza Aristóteles dos da la esencia o la especie (substancia segunda: expresiones que, con mucha frecuencia se uti- “hombre”, por ejemplo), la cual se predica de él lizan como sinónimos: enérgeia (que se puede (de este modo decimos :”Sócrates es hombre”). traducir por “acto”) y enteléchia (que carece Con ello afirma Aristóteles que este mundo es de traducción). el mundo real y que la pluralidad y el devenir Enérgeia es la “acción” mediante la cual algo son reales (hay muchos individuos de la misma pasa de la simple posibilidad a su perfecciona- especie, y están sometidos a cambios perma- miento y acabamiento final; y a este término nentes). De este modo, Aristóteles entiende alcanzado por la acción es a lo que Aristóteles oponerse a Parménides y a Platón (para este llama, en su sentido estricto, enteléchia. último, la substancia es la Idea, y, por ejemplo, La potencia es algo real en el ser, y también la Idea “hombre” es única y está substraída del algo distinto en el acto. El acto posee prioridad devenir). Es decir, Aristóteles introduce en la absoluta sobre la potencia. substancia el concepto del devenir o desarro- Potencia-acto y materia-forma son estructu- llo. Para explicar este hecho, Aristóteles sos- ras paralelas. La materia es o está en potencia tiene que la substancia, es decir, el individuo (pasiva) de la forma. Y la forma es lo que ac- concreto, es un compuesto de materia (hile) tualiza la materia, la perfecciona y confiere al y forma (morphé). ser su potencia activa para obrar.
  • 68. Introductorio a la teoría social 65 La prioridad de la forma conduce a Aristó- Dada su convicción de la eternidad del mun- teles a afirmar que la explicación última del do, el filósofo no necesitaba ocuparse de las universo consiste en la existencia de formas doctrinas cosmogónicas. Dividía el edificio del puras (absolutamente libres de materia), siem- mundo en dos partes desiguales: el mundo su- pre en acto. No quiere decir que se reconstruya blunar y el mundo supralunar. Este es el mun- el mundo de las Ideas de Platón: esas formas do celeste, el mundo de los astros, compuestos puras son substancias individuales, son los dio- de éter, la quinta substancia (quinta esencia) ses que mueven el Universo. Pero entonces la y de naturaleza imperecedera; el mundo su- Metafísica se convierte en Teología y conduce blunar es el mundo terreno del perecer y el a la Física. devenir; consta de los cuatro elementos, y en Como los viejos filósofos presocráticos, Aris- él tienen lugar los fenómenos atmosféricos que tóteles vuelve a unir el pensamiento especu- estudia la “meteorología”. La Tierra es el centro lativo y la observación empírica en un tipo de inmóvil del universo; como todos los cuerpos investigación que permite dar a cada factor lo del mundo, la Tierra tiene forma esférica. En suyo y utilizar lo que hay de aprovechable en torno suyo giran el Sol y la Luna, los demás la doctrina de las Ideas. Pues la forma aristo- planetas y el cielo de las estrellas fijas, movido télica, el eidos, no es, como la idea platónica, por el primer motor. pasivo prototipo de las cosas, sino la fuerza El campo en el que Aristóteles ha actuado conformadora de la materia. Un hombre en- con la mayor fortuna es en cambio, la proble- gendrará siempre un hombre, y un caballo un mática de la esencia del hombre y sus creacio- caballo, mientras que el antinatural cruce de nes espirituales. A esta temática están dedica- un asno y una yegua tiene como consecuencia dos su psicología y escritos lógicos. Aristóteles la esterilidad del mulo que se engendrará. Todo es el verdadero creador de la lógica; los puntos género vegetal o animal tiene su enteléchia que de partida que se encontraban ya en la obra de imprime al individuo la forma del género. Demócrito y en la de Platón, dan en Aristóteles La investigación natural de Aristóteles a una doctrina sistemática del arte del pensa- se extiende a toda la naturaleza: desde los miento recto. Sus doctrinas de la formación de astros hasta los seres vivos terrenos; sólo la los conceptos, los juicios y los razonamientos botánica quedó plenamente en manos de su verdaderos han sido decisivas para la filosofía discípulo Teofrasto. En la física se investigan europea durante casi dos milenios. sobre todo los diversos tipos de movimien- Pero el hombre no es sólo un ser que cono- to, la esencia del espacio y del tiempo, la ce, sino que también está orientado hacia la posibilidad del cambio cualitativo, la fina- actividad práctica. Por eso necesita, para regu- lidad de la acción de la naturaleza a pesar lar su vida, una ética, que, por lo demás estará de la resistencia de la materia, complejo que determinada por el conocimiento en mayor o da lugar a la organización jerárquica de las menor grado, y ante todo por el conocimiento formas de existencia y a un desarrollo cada del bien y del mal y del valor de los diversos vez más pleno de la vida. En el ámbito de la bienes de la vida. La ética aristotélica es un naturaleza orgánica, uno de los resultados más “eudemonismo”, es decir, es una ética de la destacados de Aristóteles es la zoología, una felicidad. Pero es también una ética de la vir- anatomía y fisiología comparadas en las que, tud, ya que ésta es el medio por excelencia entre otras cosas, llama la atención acerca de para alcanzar la felicidad. Sobre la ética, Aris- lo oscilante que es la distinción entre plantas tóteles escribió dos obras: la “Etica eudemia” y animales. y la “Etica nicomaquea” (por el nombre de su La parte más débil de la investigación cien- hijo Nicómaco). En la primera de estas obras, tífico-natural de Aristóteles es la astronomía. abandona ya el dualismo antropológico, aun-
  • 69. 66 M.A. Ruiz Vinueza que la definición del objetivo de la vida “como los ciudadanos, ni es tampoco mero estado de veneración y contemplación de Dios” tenga toda- derecho, sino que es una comunidad ética de vía cierto tinte teológico. En la segunda obra, vida, y el objetivo de la legislación tiene que la fundamentación trascendental de la moral ser la consecución del sumo bien político, la queda totalmente abandonada. Lo único que justicia como fundamento común. analiza es el ser moral del hombre, con el ob- En el año 335, Aristóteles fundó su propia jetivo de incluir también en la consumación escuela en el gimnasio Liceo de Atenas; la es- moral del hombre la vida instintiva e irracio- cuela recibió el nombre de Perípatos por las nal; el objetivo de este proceso de consuma- avenidas de dicho gimnasio. Dicha escuela ción o perfeccionamiento es la “eudemonía”, dictó sus cursos y creó una organización de es decir, la felicidad interior. Esta se consigue trabajo científico en la que educó a sus discí- mediante una forma de vida que se mantenga pulos. La organización abarcaba tanto las cien- en un término medio entre los extremos, lo cias de la naturaleza cuanto las de la cultura. que supone a su vez una comprensión racional de cada situación. Puede decirse al pie de la letra que la in- La divergencia entre los tipos de pensamien- fluencia de Aristóteles en la posteridad es in- to platónico y aristotélico se muestra aún más calculable. El más importante testimonio de en la “Política” de Aristóteles, su obra que más ello procede del primer gran alemán de la edad acusadamente manifiesta la influencia sofísti- moderna, G. W. Leibniz, el cual quería que se ca. Ya el modo como los pensadores, Platón considerara su filosofía como un aristotelismo y Aristóteles, planean sus obras paralelas es perfeccionado. sumamente característico: • Platón construye su estado de clases o es- tamentos jerarquizados sobre la base de la LA CIENCIA Y LA LITERATURA tripartición del alma que profesa. Platón, además pretende establecer con su estado Ningún arte fue cultivado y desarrollado ideal una norma absoluta para cualquier por la sofística de un modo tan sistemático fundación política. como la oratoria, en la que veían un ins- • Mientras, Aristóteles reúne empíricamente trumento para el dominio de los hombres. 158 constituciones efectivamente existen- Gracias a la sofística y a su retórica, los dis- tes, incluyendo algunas no griegas -como cursos públicos se hicieron literarios, pues la cartaginesa-, y utiliza dicha colección se empezó a ver en ellos obras de arte dignas como base de su trabajo sistemático. Por de conservación escrita. otra parte, Aristóteles sabe que las formas de estado nacen de los pueblos que son sus La historiografía portadores. La histografía del siglo IV a.c, manifiesta la influencia de las corrientes espirituales del Aristóteles discute las tres formas funda- siglo anterior. mentales de constitución ya conocidas por la Los dos historiadores más importantes de sofística: la monarquía, la aristocracia y la de- este siglo son: Eforo y Teopompo. El prime- mocracia; a ellas contrapone tres tipos degene- ro de ellos fue el primero en escribir una rados correspondientes: la tiranía, la oligarquía historia universal después de Herodoto. El y la oclocracia. La cuestión capital es siempre la foro cultiva un abierto racionalismo. Su actitud de quién decide en el estado y promueve más crítica frente a la tradición mítica se manifiesta eficazmente su realización. Pues el estado no en el hecho de que deje sin tratar la era arcai- tiene como finalidad única la protección de ca cantada sólo por los poetas. Teopompo, es
  • 70. Introductorio a la teoría social 67 todo lo contrario de un racionalista. Lo más dietética del alma. Así se anuda otro lazo entre que puede decirse respecto de una influencia la filosofía y la medicina. La ciencia especializada de la sofística, es que el historiador afecta a que se ha desligado de la filosofía natural especu- veces una estimación plenamente amoral de lativa en beneficio del empirismo, establece ahora los hechos históricos, pero otras veces adopta con ella una alianza sobre la base de la común un tono moralizador. contemplación teleológica de la naturaleza y queda absorbida en la filosofía, que abarca a todas las La medicina ciencias. El gran empuje de la medicina en el últi- mo tercio del siglo V continuó durante el IV y hasta mediados del III, de tal modo que esta EL HELENISMO época puede considerarse como la edad del florecimiento de la medicina griega. Con la A partir de la obra militar de J.G. Dory- fundación de la Academia platónica y de la sen. aparecida hace un siglo, se entiende escuela peripatética del Liceo, Atenas empezó a por “helenismo” la época que comienza ejercer considerable atracción sobre las escuelas con la derrota del imperio persa por Alejan- médicas, hasta entonces florecientes sólo en dro Magno. El nuevo imperio mundial así zonas marginales del mundo helénico. nacido se disipó sin duda inmediatamente Filistón, miembro de la escuela médica sici- como construcción política, cuando el rey liana fundada por Empédocles, tuvo estrecho macedonio murió en Babilonia el año 323, contacto con la Academia. En el “Timeo” de a los treinta y tres años de edad víctima de Platón, se manifiesta la influencia del mé- la malaria. dico en la descripción de la estructura del No puede hoy día saberse si Alejandro cuerpo humano. Filistón fue también el que deseaba también someter el Mediterráneo introdujo en la Academia la doctrina empe- oriental. En todo caso, lo hizo Roma en su doclea de los cuatro elementos y la teoría lugar, antes de recoger, para terminar, toda la del “pneuma” con fuerza vital que da for- herencia del macedón; la herencia, empero, ma y alma y está activa en todos los orga- convirtió a su vez a Roma en una provincia nismos. Esta doctrina desempeña un papel cultural del helenismo. Lo que importaba a muy importante en la explicación platónica Alejandro en sus conquistas no eran los éxitos del origen de las enfermedades, y fue lue- momentáneos, sino los planes a largo plazo. go recogida y elaborada por Aristóteles y sus Así lo prueban las numerosas fundaciones de discípulos. Discípulo de Aristóteles fue, como ciudades con su nombre, entre ellas la céle- se ha demostrado recientemente, Diocles de bre Alejandría del delta del río Nilo; todas se Caristo, el cual puede hablar de una “doctrina convirtieron en centros de la cultura helénica, filosófica de la salud”. Según esta concepción, gérmenes del dominio del espíritu griego so- el hombre resulta responsable de su salud y bre las poblaciones circundantes. Su idea de al mismo tiempo, hasta cierto punto, dueño superar la distinción entre helenos y bárbaros de ella: puede arruinarla con la gula y otros mediante la fusión de los pueblos orientales abusos, y puede también mantenerla y robus- y occidentales se realizó paso a paso durante tecerla mediante un modo de vida racional. los siglos siguientes, y así puede comprender- Diocles se dedicó sobre todo a la dietética. El se que la posteridad fuera contemplando cada objetivo de ésta es conseguir lo adecuado para vez mejor lo positivo de la obra de Alejandro cada individuo y para cada caso particular. Es, y viera en él no tanto al conquistador como por así decirlo, la ética de la vida somática, al reconciliador de todos los pueblos, “el cual igual que la ética aristotélica quiere ser una prescribió a todos los hombres que consideraran
  • 71. 68 M.A. Ruiz Vinueza la Ecumene como su patria”. La Ecumene: este mundial y de la hermandad de los hombres. concepto, la unidad y unitariedad de la tie- Es notable también que el proceso de separa- rra habitada se desarrolló finalmente en esta ción de las ciencias particulares de la filosofía, época, y la vida política no tuvo ya lugar en empezado ya por la sofística, llega ahora a su las estrechas fronteras de las ciudades-estado consumación: la ciencia literaria o filología, la griegas, sino en el campo mundial de la tierra matemática, la mecánica, la astronomía y la habitada. Y aunque ese mundo no fuera por medicina discurren ahora como ciencias espe- de pronto más que el mundo mediterráneo, y cializadas por sus propios caminos, impulsadas hasta sólo su mitad oriental, la idea cosmopoli- por especialista experimentados. ta y humanística había nacido y sería capaz de incluir a los pueblos del oeste y del norte que Observación no entrarían sino más tarde en el escenario de A partir del siglo II de la era cristiana, se la historia. Los estados helenísticos se hicieron percibe una clara paralización de las ener- la guerra los unos a los otros durante algún gías filosóficas y científicas, de tal modo que tiempo, como antes las ciudades griegas, pero el poder de la mística religiosa, reforzada por a pesar de ello, quedaron unidos por el lazo de la influencia oriental, consigue finalmente, la cultura griega que los penetraba a todos; y al el dominio de la vida espiritual. quedar por último absorbidos por el imperio romano, éste constituyó el marco político gi- gantesco de la cultura helenística mundial. LAS CIENCIAS PARTICULARES Se formó un nuevo sentimiento del mun- do y de la vida. El individuo “autárquico” La emancipación de las ciencias particula- o autosuficiente, liberado de los estrechos res respecto de la filosofía, iniciada ya por la lazos de la polis, se sintió entregado por sofística, se consumó durante el helenismo. un lado, a sí mismo, y así pareció abrirse El proceso se vio muy favorecido por el Mu- camino un individualismo sin límites que seo con biblioteca de Alejandría, fundado por permitía al hombre desarraigado de su lugar Ptolomeo. En el Museo se desarrolló una vida de origen sentirse en su patria en cualquier científica intensísima gracias a la presencia de lugar de la Ecumene. numerosos especialistas. No sólo la filosofía y El portador principal de todas estas ideas es la ciencia literaria encontraron su hogar en el el espíritu griego: su lengua, su educación, su Museo, también lo hicieron la matemática, la arte, su religión, su filosofía y su ciencia. Mas astronomía, la mecánica y la medicina. el elemento griego no se limitó a dar, sino que también recibió: especialmente su religión se Geografía y astronomía amplió por el acceso de nuevas ideas y cultos El alejandrino que más amplio círculo de orientales, y llegó incluso a transformarse por ciencias consiguió abarcar fue Eratóstenes de esa vía, mientras, a la inversa, muchos orien- Cirene, director de la biblioteca desde media- tales se asimilaban el mundo espiritual heléni- dos del siglo II hasta su final. Eratóstenes ha- co. Este recíproco dar y recibir no habría sido bía realizado también estudios filosóficos (en posible sin un instrumento de comunicación Atenas), pero con consciente e internacional universal, que fue el lenguaje griego interna- distinción se ha dado a sí mismo el nombre cional, la llamada koiné, lo cual quiere decir de filólogo, y no el de filósofo, sin limitar esa “común”. denominación a sus estudios cronológicos y La filosofía griega de la época puede con- de la historia de la literatura, sino aplicándola siderarse al mismo tiempo como fundamen- a toda su actividad de investigados, especial- to y como consumación de la idea del estado mente a la de geógrafo.
  • 72. Introductorio a la teoría social 69 Eratóstenes reunió en dos obras los resul- sos al astrónomo: no citando más que a los tados de sus investigaciones matemático-geo- pitagóricos, la tesis heliocéntrica parecía “mera gráficas: un libro acerca “De la medida de la hipótesis matemática”, no materialmente crea- Tierra” y “Geografía”. En el primero establece da; así evitaba chocar con la autoridad. Citar a la circunferencia de la Tierra con 252.000 esta- Aristarco era en cambio confesar el heliocen- dios, o sea, 39.690 Km., lo que da sino un error trismo como plena teoría física. Y esto no era de 385 Km. (circunferencia real tiene un radio aún posible 50 años más tarde como prueban de 40.075 Km.). El estadio utilizado parece ser los procesos contra Bruno y Galileo. Todas las de 157.5 m. Si fuese el estado ático de 177 m, estimaciones de Aristarco se basan en medi- daría una circunferencia de 46.604 Km., con ciones angulares, pues subestimó considera- un error de 6.259 Km. por exceso. blemente el tamaño del Sol y ha sobrestimado La “Geografía” de Eratóstenes contenía el de la luna. Los errores se explican sin más en su primer libro una historia de esta cien- que por la deficiencia de los instrumentos de cia; el segundo, de la forma y de las dimen- la época. Pero nadie puede negarle la gloria de siones de la Tierra, de las zonas y del océano; haber sido el Copérnico de la Antigüedad. el tercero contenía la geografía descriptiva. El planisferio trazado por Eratóstenes con- El matemático Apolonio de Perga, abrió tiene aún muchos errores, pero representa otro camino para explicar el movimiento de los un enorme progreso comparado con todo lo planetas. Apolonio puso en lugar de las esferas que se había conseguido hasta entonces. concéntricas de Eudoxo la teoría llamada de En la astronomía se alcanzó en el siglo los epiciclos: como órbitas planetarias admitía III a.c la culminación de todo lo consegui- circunferencias, la primera de las cuales tenía do por la Antigüedad. Aristarco de Samos, su centro en un punto de la circunferencia en trabajó en Alejandría y allí realizó sus obser- cuyo centro estaba la Tierra, la segunda en la vaciones astronómicas. Con ellas llegó al es- periferia de la primera, y así sucesivamente. tablecimiento del sistema heliocéntrico, antici- Este complicado sistema fue ampliado cuatro pándose en unos 1800 años al descubrimiento siglos más tarde por Claudio Ptolomeo, y do- de Copérnico. En la dedicatoria impresa de su minó a través suyo toda la edad media hasta obra “De revolutionibus orbium coelestium”, Copérnico. dirigida en 1543 al Papa Paulo III, Copérnico no cita más que a algunos pitagóricos como Observación precursores de su doctrina del movimiento de Apolonio de Perga es otro ejemplo, pare- la Tierra alrededor del Sol; pero el borrador cido en su significación al de Aristarco, de la manuscrito del propio Copérnico prueba que superioridad de la teoría científica helenística el sabio polaco conocía el desarrollo definitivo sobre sus posibilidades concretas: Apolonio ha del sistema por Aristarco. No han sido, pues, fundado la teoría de las cónicas, que no serán sólo las doctrinas pitagóricas las que han ins- utilizadas hasta Kepler. pirado a Copérnico, sino, sobre todo el muy superior sistema de Aristarco. Hiparco de Nicodemia se caracterizó por la acumulación de material empírico preciso, Observación mientras que por otra parte, se mantuvo muy La eliminación de la referencia de Aristarco precario en el terreno de las teorías. Su descu- en el prólogo impreso del “De revolutionibus” brimiento principal es la llamada precesión de (impreso póstumamente), se debe al editor y los equinoccios en la eclíptica. Además de eso amigo de Copérnico, que con cierto funda- estableció un catálogo de estrellas y una lista mento, creyó poder evitar así ataques religio- de los eclipses de Sol y de Luna. Determinó con
  • 73. 70 M.A. Ruiz Vinueza exactitud la duración del año solar como base fueron al mismo tiempo cultivadores de la del calendario y desarrolló la teoría de los mo- mecánica. vimientos de la Luna de modo más profundo que hasta entonces. Euclides En cambio, al mismo tiempo, penetró en Es el autor de una de las obras más famo- el mundo helenístico una nueva superstición sas de todos los tiempos: los “Elementos de la oriental, la astrología. La superstición astro- Geometría”, en 13 libros. Se trata de una ge- lógica halló oportuno apoyo en la doctrina de nial exposición deductivo-axiomática de toda la “simpatía del todo”. En la práctica se hizo la geometría conocida hasta entonces. La obra corriente establecer el “horóscopo” propio y de comienza con un conjunto de definiciones y otras personas, para averiguar así la naturaleza postulados (o “nociones comunes”), cuyo nú- de cada cual y, especialmente, la duración de mero varía según las ediciones. Al menos cinco la vida. Los “matemáticos” o caldeos que se de los postulados son auténticos de Euclides, dedicaban profesionalmente a esa actividad, siendo el quinto el más famoso: fueron gente muy buscada, pero constituyeron “Si una recta que corta otras dos forma con al mismo tiempo, una casta poco apreciada ellas ángulos internos del mismo lado que suman y no sin razón, suspecta de intervención en menos de dos rectos, esas dos rectas, prolongadas todas las conspiraciones palaciegas. La astro- hasta el infinito, se cortan a su vez por el lado en logía acabó en verdadera caricatura de la gran que los ángulos suman menos de dos rectos”. astronomía griega. Postulado que a partir del siglo XVIII se enuncia de una forma más escueta: “Por un Matemática y mecánica punto exterior a una recta no se puede trazar La matemática había estado íntimamente más que una paralela a dicha recta”. Es cono- ligada a la filosofía entre los pitagóricos y en cida la importancia de este postulado en la la primera Academia platónica; pero a medida historia posterior de la Geometría. Por otro que progresó fue convirtiéndose cada vez más lado, el método euclidiano se convertirá más en ciencia de especialistas y, como tal, acabó tarde en el “modelo” a seguir por los filósofos discurriendo sus propios caminos. La mecáni- racionalistas. Esta obra es uno de los libros más ca, relacionada con la filosofía sólo a través de difundidos de la historia de la literatura mun- la física general en sentido griego, consiguió dial, y hasta el siglo XIX, fue en Inglaterra libro éxitos considerables en la Antigüedad, pero sin de texto en su materia. lograr una influencia cultural revolucionaria y transformadora del mundo, como la técnica Apolonio de Perga en los siglos XIX y XX. Sus descubrimientos Se ha hecho célebre por su obra sobre las e invenciones no pasaron de ser juegos espiri- secciones cónicas. A él se deben las denomina- tuales y curiosidades que en el Renacimiento ciones de elipse, parábola e hipérbola. volvieron a encontrar admiradores e imitado- res; pero los fecundos principios científicos de Arquímedes la mecánica antigua no fueron profundizados Cronológicamente, entre ambos y pariente ni fecundaron la vida económica, dado que la del rey Hierón II, se encuentra Arquímedes presencia masiva de esclavos hacía inverosímil de Siracusa. Este había estudiado en Alejan- la aparición de la idea del aprovechamiento dría, luego vivió durante muchos años en su intenso de las máquinas. ciudad natal, dedicado íntegramente a la in- Los tres matemáticos más destacados vestigación rigurosamente científica, lo cual del periodo helenístico fueron: Euclides, le llevó a la solución de numerosos problemas Apolonio de Perga y Arquímedes, quienes prácticos, especialmente en la construcción de
  • 74. Introductorio a la teoría social 71 máquinas para lanzar proyectiles, con las cua- las ideas supersticiosas enlazadas durante siglos les, posibilitó a Siracusa una larga resistencia con los muertos y su presunto poder, y signi- al cerco de Marcelo. Por último, en el asalto a ficaron así un enorme progreso en el camino la ciudad, Arquímedes murió a manos de un que va desde los prejuicios religiosos hasta el soldado romano, mientras, según la tradición, conocimiento real. estaba sumido en un problema matemático. Herofilo de Calcedonia compuso un tra- Siendo cuestor en Sicilia, Cicerón descubrió tado acerca del pulso y una obra de anatomía la tumba de Arquímedes descuidada y olvi- en tres libros. Su mayor hazaña fue el descubri- dada por las generaciones posteriores. Aparte miento de los nervios sensitivos, en el actual de una inscripción medio borrada, la lápida sentido del concepto, partiendo del cerebro y tenía una esfera y un cilindro. Las dos figuras de la médula espinal. tenían evidentemente la misión de recordar el teorema desarrollado por Arquímedes en su Historiografía libro “De la esfera y el cilindro”: el volumen Suscitada por los hechos de Alejandro aca- de la esfera equivale a los 2/3 del volumen del bando en el sometimiento de todos los reinos cilindro circunscrito. El propio Arquímedes helenísticos y del mundo mediterráneo entero había dicho que este teorema era su mayor por los romanos, surgió toda una pléyade de hazaña. historiadores, los cuales, como rasgo general Arquímedes es además, en cierto sentido, entre ellos, manifiestan una actitud crítica ante el inventor de la idea básica del cálculo infi- el uso y la costumbre, especialmente ante las nitesimal, establecido de nuevo en nuestros representaciones místicas tradicionales. días por Leibniz y Newton. Lo más conocido Literatura de Arquímedes es la ley de la palanca, cuya Predomina el género del poema didáctico, importancia describió él mismo con la céle- cuyo contenido no está constituido por cues- bre frase conservada por la tradición: ”Dad- tiones religiones o filosóficas, sino por los co- me un punto de apoyo y levantaré el mundo”. nocimientos científicos. También es descubrimiento suyo el principio de la hidrostática o Principio de Arquíme- des. GRECIA: INGENIEROS Y MECÁNICOS Para explicar plásticamente el sistema solar, CON LAS LEYES EN LA MANO construyó un planetario que representaba el movimiento de los planetas alrededor del Sol. Las máquinas ideadas por los griegos fue- Por último, el matemático y físico, dirigió la ron posibles en parte gracias al empeño de los construcción de un gigantesco barco de lujo. clásicos por entender y aplicar los principios elementales de la física y de la mecánica. Medicina La civilización griega, base cultural de Praxágoras, descubrió el método de explo- Occidente junto con la romana, fue prolija ración arterial del pulso. El gran progreso de la en hallazgos técnicos, muchos de los cuales medicina en este período se debe a la dedica- sentarían cátedra en la historia: Grecia fue ción a la anatomía, dedicación hecha posible cuna de ese genio universal que fue Arquí- porque los reyes helenísticos autorizaron a los medes -formuló la ley de la palanca e ideó científicos a practicar la disección de cadáveres un tornillo helicoidal para extraer agua- sin humanos, severamente prohibida en tiempos olvidar a Ctesibios y a Herón de Alejandría, anteriores. quienes introdujeron principios mecánicos Esta autorización y su aprovechamiento de gran importancia. La escuela de Alejandría prueba que en todos los interesados habían reunía un elenco de sabios griegos de todas las
  • 75. 72 M.A. Ruiz Vinueza ramas del saber, incluida la mecánica, que se S. IV ac: catapulta nutrió de las aportaciones de matemáticos y Fue la guerra del Peloponeso, que enfrentó a geómetras. Y para hacer la guerra, los helénicos Atenas y Esparta en el siglo V ac, la que marcó idearon máquinas de asedio que, sin grandes el punto de partida en la evolución de las má- cambios continuarían utilizándose en las con- quinas griegas de asedio. Las escalas móviles y tiendas medievales. los arietes para batir murallas se hicieron habi- A continuación se muestran unos ejemplos tuales en la tecnología militar de aquella época, de los inventos llevados a cabo por los clásicos al igual que las rampas y torres de asalto. y cuya utilización se ha alargado -si bien de En la ciudad de Siracusa (Sicilia), los griegos forma mejorado- en los siglos posteriores y aún desarrollaron, poco después del año 400 ac, en nuestros días. la catapulta de torsión, primer arma de largo alcance capaz de lanzar objetos pesados: pie- S. XI ac: el telégrafo de teas dras, flechas o proyectiles incendiarios elabo- Clitemnestra, esposa de general griego Aga- rados con mezclas de azufre, incienso, estopa, menón, pudo enterarse rápidamente de la caí- alquitrán y virutas, según una descripción del da de Troya –1084 ac.– a pesar de estar en ese año 360 ac. momento a centenares de Km. del frente. La Aunque el gran tamaño de aquellas máqui- fatal noticia se comunicó mediante un telégra- nas dificultaba enormemente su traslado y ma- fo ideado por los griegos y utilizado muchos nejo –los tendones elásticos–, cuyo grosor se siglos más tarde por los indios americanos: calculaba en función del proyectil, debían ser sobre montículos visibles y distantes entre tensados por varios hombres- su diseño básico sí, se encendían hogueras con ramas u otros permaneció intacto hasta bien entrada la Edad materiales de fácil combustión y se transmi- Media. tían los mensajes mediante señales de humo o antorchas. El telégrafo de teas evolucionó, S. III ac: el faro a partir del siglo II ac., hacia otro con señales Como expertos navegantes que eran, no luminosas que por primera vez en la historia, resulta extraño que fueran los griegos quienes formaba un código alfabético. Los romanos edificaran los primeros faros, torres con una adoptarían este mismo sistema y construyeron fuente de luz, el fuego, en su parte más alta, numerosas torres telegráficas. para servir de referencia a los navíos. Aunque Homero afirmaba que ya existían en fechas tan S. IV ac: poleas y palancas remotas como el siglo IX ac, el faro irrumpe La polea, una rueda acanalada por la que oficialmente en la historia en el siglo III ac. pasa una cuerda, irrumpió tarde en la historia, El celebérrimo Coloso, una de las maravillas a pesar de tratarse de un instrumento más bien de la antigüedad, se erigió en la isla de Rodas simple. La referencia más antigua aparece en en el 280 ac y fue destruido 60 años después un relieve asirio del año 800 ac, pero fue en el por un terremoto. Sus 30 metros de altura fue- siglo IV ac cuando los griegos popularizaron su ron superados con creces por el de Alejandría, uso para desplazar o elevar sin esfuerzo objetos construido en la misma época bajo el reinado pesados, tal como hoy se hace. de Ptolomeo II Filadelfo. Estaba ubicado en No menos decisivo fue el invento de la pa- la isla de Pharos, de la que toma el nombre, y lanca. Aunque ya se utilizaba en Egipto y Me- medía más de 100 metros de altura. Al igual sopotamia para elevar agua, Arquímedes fue el que en el Coloso, en su parte más alta ardía primero en enunciar el principio que la rige. fuego de manera constante. Al descubrirlo exclamó: “Dadme un punto de Los romanos, en su mejor tradición de apro- apoyo y moveré el mundo”. vechar los avances griegos, instalaron nume-
  • 76. Introductorio a la teoría social 73 rosos faros que salpicaban las costas desde el • En la antigüedad griega y hasta el periodo Atlántico al mar Negro. helenístico, filosofía y pensamiento cientí- fico se encontraban unidos como “forma S. III ac: tornillo sin fin de saber” Quizás el invento más importante atribuido • En la época helenística, aparecen dos for- a Arquímedes (287-212 ac) sea el tornillo sin mas de conocimiento: la filosofía, cuyo fin, al que Galileo calificaría de “milagroso”. estudio se encontraba en Atenas, y el pen- Su utilidad era la de extraer o elevar agua rápi- samiento científico, cuyo estudio se encon- damente y sin dificultades. Para ello, el genial traba en Alejandría. Por lo tanto, puede sabio griego ideó un cilindro hueco con varios considerarse que en esta época, filosofía compartimentos en forma de hélice que, al y pensamiento científico estaban separa- rotar accionado por un prototipo de manivela, dos. permitía el ascenso del líquido hasta su salida • En la edad media, todos los saberes se cen- por la parte superior del tornillo. Para cumplir traron en Dios, por lo que la filosofía y pen- su función, el cilindro debía sumergirse parcial- samiento científico vuelven a encontrarse mente en el agua y situarse con la inclinación unidos. adecuada. Hoy, el denominado tornillo de Ar- • En la edad moderna, especialmente en el químedes forma parte de numerosos disposi- Renacimiento, los saberes se individualizan, tivos mecánicos. así pues ambas materias vuelven a separarse ya definitivamente. Sin embargo, ha habi- do filósofos y científicos que han intentado COMENTARIOS FINALES hacer una filosofía científica, como Descar- tes. El pensamiento científico y la filosofía, • En la edad contemporánea, ha habido mu- han sufrido desde los griegos cambios en su chos científicos que han intentado hacer relación a lo largo de la historia. Estos cam- una filosofía científica, pero aparte de esto, bios podríamos resumirlos de la siguiente filosofía y pensamiento científico siguen manera: estudiándose por separado.
  • 77. ANEXO 3 Historia de la ciencia Prof. Francisco Fernández Buey Métodos, estilos de pensamiento y concepto bién la resistencia de la autoridad frente a la de la relación entre naturaleza y sociedad en nuevas ciencias. el nacimiento de las ciencias socio-históricas Ronald Meek ha llamado la atención acer- modernas ca del interés común de las disciplinas socio históricas en la época que va de la revolución inglesa a la revolución francesa: aplicar al es- tudio del hombre y de la sociedad aquellos ATRACCIÓN POR LA CIENCIA métodos “científicos” de investigación que NATURAL EN EL ORIGEN DE LA habían demostrado, recientemente, su valor e CIENCIA SOCIAL importancia en el campo de las ciencias natura- les. El producto más típico y de mayor alcance La atención al análisis científico-reductivo del conjunto de ideas que brotan en esa época para el conocimiento de los comportamientos (segunda mitad del siglo XVIII) es la teoría de del individuo humano, de la sociedad y de su los cuatro estadios, a saber: que la sociedad iba historia se acentúa durante los siglos XVIII y progresando con el tiempo de modo ”natural” XIX por el estímulo que supuso el éxito expli- o normal a través de 4 estadios consecutivos, cativo y predictivo de la ciencia de la natura- cada uno de los cuales correspondía a diferentes leza en general y de la mecánica newtoniana modos de subsistencia definidos como la caza, en particular. Para las disciplinas sociales esta el pastoreo, la agricultura y el comercio. atención se convirtió pronto en una verdadera Que las cosas hayan sido así para las cien- atracción por el modo característico de pro- cias sociales durante aproximadamente un si- ceder las ciencias naturales desde la época de glo no deja de ser curioso. Pues siempre que- las revoluciones científicas. Y se comprende, dó un problema importante pendiente: el de porque este modo de proceder había dado muy distinguir con cuidado, precisión y claridad buenos resultados a la hora de decidir en las entre método experimental en general, méto- controversias de los siglos XVI y XVII sobre do analítico-reductivo, método de resolución el movimiento de los planetas, las leyes del (como lo llamaba Galileo), método empírico movimiento local, la gravitación universal, la sin suposiciones hipotéticas (como pretendía teoría de la luz y del color o la circulación de el Hyphoteses non fingo newtoniano) y método la sangre. hipotético-deductivo (que es como empezaron Por otra parte, la atracción fue en aumento a llamar los filósofos al método de los cientí- al ir cediendo en la Europa continental tam- ficos de la naturaleza). 75
  • 78. 76 M.A. Ruiz Vinueza Mientras el principal modelo a seguir en las mecánica y la óptica desde mediados de ese ciencias del hombre fue el de física-mecánica mismo siglo. (hasta finales del XIX, hasta la difusión del La forma de los Principia y de la Optica de darwinismo) este problema se concretó en una Newton presentan ya demasiadas complica- discusión sobre “deductivismo” e “inductivis- ciones formales para su comprensión en el mo” en las disciplinas empíricas que se ocupan ámbito de las humanidades clásicas. Y en ese de conductas socioeconómicas de los hombres. momento histórico no existe todavía el hábito Los sistemas de Comte y J.S. Mill tienen que de la traducción comprensible de las ecuacio- analizarse en ese contexto. Pero también tiene nes de la teoría a un lenguaje verbal que fuera que analizarse en ese contexto la propuesta al mismo tiempo respetuoso con las pasos prin- metodológica, diferente, de Marx. cipales de la teoría científica y comprensible para el filósofo o para el literato aficionado a la nueva ciencia. DEL NULLIUS IN VERBA DE LA ROYAL La comparación entre el Diálogo galileano SOCIETY AL VERBALISMO ADULADOR sobre los dos máximos sistemas y el resumen DE NEWTON de los Principia publicado por Newton puede servir para aclarar lo que se quiere decir. El ¿Cómo explicar dos hechos a primera vista resumen de Newton provoca generalmente tan contradictorios como estos: la separación en- todavía hoy, entre las gentes de letras, más tre la cultura científico-matemática y la cultura dificultades e incomprensiones que aquél. A literaria que se produce en la época de Newton, ello hay que sumar el carácter analítico y de- de una parte, y esta tendencia a aproximar las mostrativo de la Optica de Newton y la com- disciplinas que tratan del hombre y de la socie- plicación matemática introducida por él para dad al modelo de las ciencias físico-mecánicas, buscar una explicación al fenómeno de la luz, de otra parte? ¿No hay contradicción entre la así como la adopción de un concepto fuerte dificultad de comprensión de la obra científica de hipótesis alejando tanto de la especulación de Newton por la cultura literaria y la atracción filosófica como de la mera conjetura. Ya es sin- generalizada por el newtonismo? tomático el hecho de que este concepto fuerte La controversia a que dio lugar la teoría de hipótesis manejado por Newton produjera newtoniana de la luz y los colores en la In- tantas incomprensiones entre los naturalistas glaterra de 1670 marca el momento histórico de su época. de la separación casi definitiva entre “cultura En el debate sobre el heliocentrismo coper- literaria” y “cultura científica”. Podría decirse nicano en la época de Galileo (1615-1635) ya se que la separación que hoy en día se produce puso de manifiesto la dificultad de la mayoría en nuestro bachillerato entre ciencias y letras de los humanistas y filósofos tradicionales de la a partir de los catorce o quince años tiene su naturaleza para comprender las demostraciones correlato y su antecedente histórico en la época matemáticas galileanas sobre el nuevo sistema. de difusión del newtonismo. Pero en el momento de la controversia sobre la Esta separación se ha debido históricamente teoría newtoniana se puso de manifiesto algo a la implantación del proceder analítico re- más. ductivo en el marco de la filosofía natural, a Por una parte, la mayoría de los filósofos la introducción del mismo en campos, como científicos de formación cartesiana no llegaron la teoría de los colores, que hasta el siglo XVII a entender las demostraciones matemáticas de habían sido objeto de explicaciones exclusiva- Newton. Es sintomático el hecho de que Ho- mente verbales y a la progresiva complicación oke y otros aceptaran la parte experimental del instrumental matemático utilizados por la de la memoria de Newton sobre la luz y los
  • 79. Introductorio a la teoría social 77 colores negando, en cambio, sus conclusiones, en Rupert Hall, La revolución científica cit. 518. esto es, el corazón de la teoría corpuscular de Un estudio detallado en Paolo Casini, Newton la luz. (Sobre esto cf. las obras de Mamiani y i la coscienza europea cit., cap. IV: ”Voltaire di- Christianson y el prólogo de Carlos Solis a la vulgatore de Newton”, pág. 79 y ss). traducción castellana de la Optica). A. Rupert Hall, en el capítulo 14 (”El legado Todo indica que fue el método formalmente de Newton”) de su libro sobre La revolución deductivo de Newton y la novedad y compli- científica ha llamado la atención, una vez más, cación de sus herramientas formales aplicadas acerca del cambio de opinión sobre la filosofía a un asunto que durante mucho tiempo había y la ciencia inglesas que se produjo en la Eu- interesado por igual a filósofos, artistas y hu- ropa continental hacia 1740: manistas (la luz y los colores) lo que dio lugar a dos cosas al mismo tiempo: a la incomprensión ”La filosofía y la ciencia inglesas, incluso las entre filósofos de la naturaleza de formación costumbres sociales y las instituciones políticas renacentista y a cierta atracción por las conclu- inglesas, ya eran alabadas y cultivadas por quienes siones del nuevo sistema sin llegar a entender se tenían por ilustrados. Contra todo precedente los desarrollos particulares que habían condu- histórico, aquellos isleños casi bárbaros estaban cido a él. Los conocimientos matemáticos de demostrando ser inteligentes, cultos y prósperos y unos y otros (tal vez con la excepción de Leib- parecían iluminar Europa con luz.” niz) no eran ya suficientes para poder discutir en concreto el corazón de la teoría. La fecha de este cambio de opinión, que Los filósofos y literatos ilustrados atraídos afectaría incluso a la sustitución del cartesia- por la fama y el éxito de Newton provocaron nismo por el newtonismo, tal vez podría ser un equívoco considerable al tratar de traducir 1734 cuando Voltaire publicó sus Cartas sobre a explicaciones verbales las explicaciones for- la nación inglesa en las Lettres philosophiques. males del científico. El caso de la difusión del En 1738 salió la primera edición de los Ele- newtonismo en la Europa continental a partir ments de la philosophie de Newton de Voltaire. de Voltaire es paradigmático de este equívoco. A partir de 1740 los Elements de Voltaire se Y la polémica suscitada, ya en el siglo XIX, habían convertido en el mejor canal de di- por Goethe no hace sino confirmar la misma vulgación del newtonismo disponible en el idea. mercado europeo. Se tradujo en Alemania, en El poeta Fernando Pessoa abre una pista Venecia y también en Londres (Casini, 98). para explicar esto. Escribió una vez: “El bino- Exiliado en Londres, Voltaire había entra- mio de Newton es tan bello como la Venus de do en contacto con la comunidad científica Milo. Lo que pasa es que hay poca gente que que se reunía en torno a la Royal Society y allí se dé cuenta de ello”. intuyó que las ciencias exactas aplicadas a la En efecto, no deja de ser una paradoja filosofía natural podían dar una contribución significativa el que la difusión de la obra de capital a la causa de la Ilustración: la autén- Newton y del newtonismo en el continente tica superioridad de los modernos sobre los no deba tanto a los científicos franceses, cen- antiguos. En 1736 Voltaire escribía a Olivet troeuropeos e italianos, muchos de los cuales que “Newton es el hombre más grande que ha siguieron declarándose sobre todo cartesianos, existido jamás; tan grande que los gigantes de como a Voltaire. Precisamente, al compararlo la Antigüedad parecen a su lado niños jugando con su compatriota Descartes, Voltaire subrayó a las canicas”. En Inglaterra Voltaire añadió la grandeza de Newton en todos los aspectos, una variante newtoniana al canto VII de su incluido el de una vida señalada por el éxito. poema La Henriade (1728) sustituyendo una (Un paso significativo de Voltaire se puede ver alusión a Descartes [Casini cit. 84].
  • 80. 78 M.A. Ruiz Vinueza En cierto modo con Voltaire empieza un Pero la candidatura de Locke la recogería en- equívoco acerca del newtonismo en la Europa seguida David Hume, en su famoso Tratado de la continental al que se han referido Rupert Hall naturaleza humana (1739). Para Hume completar y Casini, pues V. no dió un análisis de la fuerza la búsqueda socrática de una nueva moral secular de Newton como científico ni una definición suponía introducir el método experimental de de la racionalidad de Newton. “La adulación de razonamiento ya no sólo en el terreno gnoseo- N. por parte de Voltaire es un círculo vicioso: lógico/psicológico sino también en el terreno hemos de alabar a N. porque es racional pero moral: hacer por la ciencia del hombre lo que no sabemos qué es la racionalidad tomando los Principia habían hecho por la física, lograr como regla a N. Aunque V. se sintió atraído una nueva moral científica en el mundo newto- por la ciencia de N. no tuvo ningún interés en niano, descubrir leyes como las del principio de profundizar sobre su método científico”. la gravedad, estudiar mediante la Psicología aso- ciacionista, cómo la moral se desarrolla determi- nistamente de acuerdo con principios regulares MUCHOS CANDIDATOS AL TÍTULO DE y universales de la naturaleza humana: NEWTON DE LAS CIENCIAS SOCIALES Todas las ciencias tienen una relación mayor o La atracción sentida por el proceder de los menor con la naturaleza humana /.../ Debemos científicos de la naturaleza ha marcado el origen marchar directamente hasta la ciencia capital o y desarrollo de las ciencias sociales. Una muestra hacia el centro de estas ciencias, hacia la natu- de la complicación de la historia de la cientifici- raleza humana misma; pues después de que la dad en el ámbito de lo humano/social/histórico dominemos podemos esperar una victoria fácil. es la cantidad de candidatos a ser el Newton (o Después podremos extender nuestras conquistas a el Galileo) de las ciencias sociales desde Thomas todas las demás ciencias /.../ No hay una cuestión Hobbes en adelante y las constantes discrepan- importante cuya decisión no dependa de ella; y cias acerca de tales candidaturas (discrepancias no podremos decidir nada con certidumbre antes que han llegado hasta nuestros días). de que conozcamos esta ciencia, la ciencia de la Ernest Becker, en The structure of Evil. An naturaleza humana. Por ello, al pretender explicar Essay on the Unification of the Science of Man los principios de la naturaleza humana, en reali- New York,1968 [traducción al castellano: La dad proponemos un sistema completo de ciencia, estructura del mal. Un ensayo sobre la unifi- construido sobre una base social casi totalmente cación de la ciencia del hombre. FCE, México, nueva, y la única en que puede sostenerse con 1980], ha enumerado y comentado las nume- seguridad /.../ La ciencia del hombre es el único rosas candidaturas que hubo durante el siglo fundamento sólido para las demás ciencias”. XVIII al título de “Newton de lo moral”. Tal vez el primero de los candidatos ofi- La nómina de los candidatos se amplía si ciales fue John Locke, conocido y amigo del consideramos la obras de Adam Smith, de Jere- propio Newton en los años de Londres, quien, my Bentham, de David Ricardo, de Karl Marx, en 1690, en su Ensayo sobre el entendimiento de Augusto Comte, de John Stuart Mill, etc. humano, combatiendo contra la supuesta exis- tencia de principios innatos, presentó los Prin- cipia de Newton como el más alto exponente OTRO PUNTO DE VISTA SOBRE LA del método experimental todavía por aplicar CIENCIA DEL HOMBRE a los estudios de teoría del conocimiento y del pensar (gnoseología y Psicología) propio Casi contemporáneamente a Hume, en la de los hombres. Italia ilustrada, entre 1725 y 1744, Gianbatista
  • 81. Introductorio a la teoría social 79 Vico, en su memorable Ciencia Nueva, propuso gresar /.../ Si prescindo de mi existencia y de la su propia candidatura al título al considerarse felicidad de mis semejantes, ¿qué me importa a sí mismo el Galileo-Newton de las ciencias el resto de la naturaleza? humanas. Vico postulaba una ciencia de la so- ciedad humana que haría por “el mundo de Diderot criticó la ciencia mecanicista por- las naciones” lo que Galileo y Newton habían que ésta no podía permitir la supremacía del hecho por el mundo de la naturaleza. Solo que hombre moral y libre y acusó a la matemática en esta declaración de Vico había un impor- de falsificar la naturaleza, ya que privaba a los tante matiz que conviene tener en cuenta. La cuerpos de su existencia cualitativa. En su opi- idea que Vico tenía en la cabeza no era lograr nión, la ciencia madura tenía que superar el la buena copia metodológica de la ciencia de mecanicismo, debía tener un triple objetivo: la naturaleza galileana y newtoniana, sino vol- la existencia, las cualidades y la utilidad. Más verse hacia el estudio del desarrollo histórico explícita todavía la queja de Saint-Pierre: de las instituciones humanas, hacia el análisis del estrato más antiguo de la cultura humana, Es una gran desgracia que Descartes y Newton el de los mitos y la poesía, hacia la naturale- no se dedicaran a perfeccionar estas ciencias / za culturalmente creada de las instituciones la ética y la política/ incomparablemente más humanas. útiles para la humanidad que aquellas en las que Podría decirse que Vico, con Ciencia Nueva, hicieron sus grandes descubrimientos. Cayeron descubría otro ángulo desde el cual contem- en el error común de los valores comparativos de plar la cosa y trabajar en la vieja tarea de ex- los diversos dominios del conocimiento, error al plicar racionalmente el ámbito de lo humano que también debemos atribuir el hecho de que (de lo antropológico, de lo moral, de lo social, aunque existan academias de ciencians y bellas de lo político). Este punto de vista, aunque artes, ninguna institución se dedica a la política minoritario en el momento histórico en que o a la ética. fue expresado, enlazaba, ciertamente, con las preocupaciones de aquellos otros autores del He aquí, pues, la otra línea histórica de XVIII que aspiraban a mejorar la ciencia del valoración de la ciencia del hombre: Vico, hombre y hasta a situarla en el centro de todas Diderot, Saint-Pierre y Rousseau, natural- las ciencias sin aceptar como una necesidad mente. Pues aunque I. Kant haya hecho de él la adaptación del método que había caracte- un candidato explícito al título de “Newton rizado a las ciencias naturales desde Galileo de las ciencias morales”, la aportación de y Newton. Ese el caso de Denis Diderot, del Rousseau (y tal vez la del propio Kant ) tie- abad Saint Pierre y acentuadamente de Jean ne que verse en la historia de las ideas como Jacques Rousseau. la de alguien a quien le dan un premio a su Diderot había escrito en La Encyclopedie: pesar. La revolución francesa de 1789-1793 y el choque entre pensamiento ilustrado y [.../ Si expulsamos al hombre [...] el universo romanticismo complicarían mucho este pa- calla: el silencio y la noche se apoderan de él. norama. Pero para los efectos de este esque- Todo se transforma en una vasta soledad, donde ma es importante tener en cuenta que este se producen los fenómenos no observados, de otro punto de vista enlaza hacia 1820-1830 manera sorda y oscura. La presencia del hombre con la teoría de la ciencia antinewtoniana es la que hace interesante la existencia de los de Goethe. En positivo: que enlaza con una seres /.../ ¿Por qué no hacemos del hombre el teoría de la ciencia del hombre que sigue centro común? /.../ El hombre es el único punto dando importancia metodológica al papel de del que hay que partir, y al que todo debe re- la literatura y de la poesía en las llamadas
  • 82. 80 M.A. Ruiz Vinueza ciencias sociales y que valora mucho la di- La historia de las relaciones entre sociología mensión histórica (no sólo estructural) del y literatura es muy ilustrativa para discutir este estudio del hombre y de la sociedad. punto. La sociología que quiere hacerse cien- cia se vio siempre obligada a medirse con la literatura.¿Por qué? Porque la literatura, la gran CIENCIA SOCIAL ENTRE FORMALISMO literatura, expresa a su modo un conocimiento Y LITERATURA de la sociedad (como se ve a través de la novela moderna), lo que abre un conflicto inevitable Por otra parte, el análisis (tendencialmen- entre dos modos de ver el mundo, científico te) científico del comportamiento del hombre uno y artístico-literario el otro. en sociedad tenía que competir en los siglos Más: se podría decir que no se trata tanto XVIII y XIX con doctrinas tan discutidas como de dos modos distintos de describir el mundo sólidamente establecidas en el campo de las como de dos modos de decir la verdad sobre humanidades. En efecto, la Historia, la Ética y el mundo, de establecer valores y fines de la la Política habían sido cultivadas con mucha sociedad que no suelen ser complementarios. dedicación desde siglos atrás; tenían a sus es- Se plantea, por tanto, un conflicto entre dos paldas un considerable desarrollo potenciado, pretendidas autoridades culturales. además, literariamente en Europa por la re- Para entender mejor este conflicto hay que lectura de los clásicos griegos en la época del tener en cuenta que la literatura conquistó par- Renacimiento y del Humanismo; en el ámbito ticular influencia en Europa precisamente en de la moral, en la discusión sobre la naturaleza el momento mismo en que nacía la sociología de lo histórico, en el análisis de las relaciones con intención científica. El literato que se pro- sociales y de las formas políticas, las doctrinas pone como conciencia de su tiempo o como de Platón y de Aristóteles, de los estoicos y de expresión de los valores sociales (tradicionales los epicúreos, de Agustín de Hipona y de To- o revolucionarios) aparece en la segunda mi- más de Aquino, de Erasmo, Moro y Maquiave- tad del siglo XIX y alcanza su punto máximo lo, de Vitoria y de Grocio, seguían compitiendo en el periodo de entreguerras, ya en este siglo entre sí, y con muchos partidarios entre las (1920-1940). A finales del siglo XIX la litera- personas cultas. tura aparece como un campo de batalla por De ahí que la traducción del newtonismo el triunfo de la verdad o de una imagen ideal al campo de las ciencias del hombre y de la de la sociedad. El affaire Dreyfus en Francia es sociedad no haya sido nada fácil, a pesar de paradigmático: Zola, Daudet, Péguy, Maurras tantas propuestas explícitas en este sentido. ocupan la primera fila de frentes opuestos. En Esta competición hizo que durante los Rusia, escritores como Tchernichenski, Tolstoi siglos XVIII y XIX la resolución del conten- y Dostoievski asumen la función de portavoces cioso entre ciencia y literatura para el ámbito del pueblo ruso. En Inglaterra la novela social de lo humano/social/histórico no haya sido y utópica (Morris, Noticias de ninguna parte) inmediata ni tan rápida como lo fue para el hace las veces de la sociología. En Alemania tratamiento de los asuntos de la naturaleza. Hofmannsthal, George, Thomas Mann asumen Las disciplinas socio históricas tienen desde la función de referencia espiritual. El socioló- siempre un ritmo más lento de resolución de go de la cultura W. Lepenies ha mantenido los asuntos en litigio (entre otras cosas por- que las visiones sociológicas del mundo como que la afirmación según la cual “la historia programas morales (Durkheim, Parsons) han ha demostrado” tal o cual punto de vista es fracasado y que, en cambio, sin la contamina- una ilusión y porque los experimentos cru- ción entre sociología y literatura no habríamos ciales son en ese ámbito muy limitados). tenido lo que pomposamente se suele llamar
  • 83. Introductorio a la teoría social 81 los clásicos del pensamiento sociológico: de la su desarrollo las fuerzas productivas mate- Ética protestante de Weber a la Filosofía del dine- riales de la sociedad entran en conflicto con ro de Simmel y las mismas obras de Durkheim, las relaciones de producción existentes, o ni tampoco habríamos tenido probablemente sea, con las relaciones de propiedad en cuyo tantas obras literarias de nuestro siglo en las ámbito se habían movido hasta entonces. A que irrumpe el tema sociológico de la crisis de partir de ese momento estas relaciones de- lo moderno. jan de ser formas que impulsan el desarrollo Los textos que siguen (de Goethe, Marx, de la fuerzas productivas y se convierten en Durkheim, Weber y Freud) pueden servir para cadenas que las obstaculizan. Entonces tie- una discusión de algunos de los problemas ne lugar una época de revolución social” [K. planteados históricamente en el marco de las Marx, Crítica de la economía política, 1859]. ciencias sociales: 3. “Frente a las doctrinas prácticas, nuestro 1. “Curiosísima exigencia ésta, presentada método permite y requiere la independen- sin duda alguna, pero incumplida siem- cia. La sociología así entendida no será ni pre incluso por los que la esgrimen: que individualista, ni comunista, ni socialista, hay que exponer las experiencias sin co- en el sentido que se da vulgarmente a estas nexión teorética alguna, dejando que el palabras. Por principio, ignorará estas teorías lector, el discípulo, se formen a su arbitrio a las que no podría reconocer un valor cien- la convicción que les plazca. Pero el nudo tífico puesto que no tienden directamente mirar una cosa no puede hacernos adelan- a expresar los hechos sino a reformarlos. tar. Todo mirar se convierte naturalmente Esto no significa que la sociología tenga que en un considerar, todo considerar en un desinteresarse de las cuestiones prácticas meditar, todo meditar en un entrelazar. Y [...] La sociología vuelve a encontrar nece- así puede decirse que ya en la simple mira- sariamente estos problemas al final de sus da atenta que lanzamos al mundo estamos investigaciones [...] El papel de la sociología teorizando” [Goethe, Esbozo de una teoría desde este punto de vista debe consistir en de los colores]. liberarnos de todos los partidos, no tanto 2. “En la producción de sus vidas los hom- oponiendo una doctrina a las doctrinas bres llegan a establecer relaciones deter- como haciendo a los espíritus adoptar una minadas, necesarias, independientes de su actitud especial que sólo la ciencia puede voluntad; estas relaciones de producción dar debido al contacto directo con las cosas. corresponden a un nivel determinado de Sólo ella puede enseñar a tratar con respeto, la evolución de las fuerzas productivas ma- pero sin fetichismo, las instituciones histó- teriales. La estructura económica de la so- ricas, cualesquiera que sean, haciéndonos ciedad está constituida por el conjunto de sentir, a la vez, lo que tienen de necesario estas relaciones de producción, las cuales y de contingente, su fuerza de resistencia y forman la base real sobre la cual se eleva la su infinita variabilidad. [...] Nuestro método superestructura jurídica y política a la que es objetivo. Está completamente dominado corresponden determinadas formas de la por la idea de que los hechos sociales son conciencia social. El modo de producción cosas y deben ser tratados como tales” [ E. de la vida material condiciona el proceso Durkheim, Las reglas del método sociológico, de la vida social, política y espiritual en ge- 1895] neral. No es la conciencia de los hombres 4. “El destino de una época cultural que ha lo que determina su ser, sino al contrario: comido del árbol de la ciencia es el de es la existencia social lo que determina su tener que saber que no podemos deducir conciencia. Al llegar a un cierto punto de el sentido de los acontecimientos mundia-
  • 84. 82 M.A. Ruiz Vinueza les del resultado de su estudio, por muy BIBLIOGRAFÍA completo que éste sea. Por el contrario, debemos ser capaces de crear ese sentido I. Sobre los orígenes de las ciencias sociales: por nosotros mismos. También tiene que Ronald L. Meek. Los orígenes de la ciencia social. El desarrollo de la teoría de los cuatro estadios. saber que los ideales nunca pueden ser el Siglo XXI, Madrid, 1981 [donde se estudia el producto de un saber empírico progresivo. predominio de la teoría de los cuatro estadios Y, por lo tanto, que los ideales supremos en el pensamiento socioeconómico europeo de que más nos conmueven sólo se manifies- la segunda mitad del XVIII y, más en general, en el desarrollo inicial de la economía, la so- tan en todo tiempo gracias a la lucha con ciología, la antropología y la historiografía]. otros ideales, los cuales son tan sagrados Ernest Becker. The structure of Evil. An Essay como los nuestros” (M. Weber, Sobre teoría on the Unification of the Science of Man. New de la ciencia, 1922]. York,1968 <traducción al castellano: La estruc- 5. “Se ha intentando negar radicalmente todo tura del mal. Un ensayo sobre la unificación de la ciencia del hombre. FCE, México, 1980 valor a la labor científica alegando que por [donde puede verse la constante atracción por su íntimo enlace con las condiciones de el modelo explicativo newtoniano en las cien- nuestra propia organización anímica sólo cias del hombre]. puede suministrarnos resultados subjetivos, II. Textos de Marx, Durkheim y Weber aludidos: mientras que la verdadera naturaleza de las K. Marx. Manuscritos de 1844: economía y filo- cosas es exterior a nosotros y nos resulta sofía. Traducción de Francisco Rubio LLorente. Alianza. Madrid, 1972. inasequible. Pero semejante afirmación K. Marx. Manifest del partit comunista. Tradu- prescinde de algunos factores decisivos ció catalana de Jordi Moners i Sunyol, revisió para la concepción de la labor científica. de Manuel Sacristán. La Magrana/Edicions 62. No tiene en cuenta que nuestra organiza- Barcelona, 1977. ción, o sea, nuestro aparato anímico, se ha E. Durkheim. Las reglas del método sociológico. desarrollado precisamente en su esfuerzo Introducción y notas de S. González Noriega. Alianza, Madrid,1988. por descubrir el mundo exterior, debien- M. Weber. La acción social. Escritos metodoló- do haber adquirido así su estructura una gicos.Traducción de M. Faber Kaiser y S. Giner. cierta adecuación a tal fin. Se olvida que Península, Barcelona, 1984. nuestro aparato anímico es por sí mismo III. Para la comparación de las aportaciones de un elemento de aquel mundo exterior que Marx, Durkheim y Weber desde el punto de de investigar se trata y se presta muy bien a vista metodológico: tal investigación [...] y que el problema de F. Fernández Buey. La ilusión del método. Ideas para un racionalismo bien temperado. Crítica, Bar- una composición del mundo sin atención celona, 1991[Cf. págs. 23-33 y 162-169]. a nuestro aparato anímico perceptor es una IV. Un análisis de la oscilación de las ciencias so- abstracción vacía sin interés práctico nin- ciales, desde Comte y Mill a Weber, entre la guno. Nuestra ciencia no es una ilusión. tendencia al formalismo y el aprecio de la lite- En cambio, sí lo sería creer que podemos ratura y la historiografía en: obtener en otra parte cualquiera lo que ella Wolf Lepenies. Die drei Kulturen. Soziologie zwis- no nos puede dar” [ S. Freud, El provenir de chen Literatur und Wissenschaft. Carl Hanser Ver- lag, 1985 [traducción castellana: FCE, México, una ilusión, 1929]. 1994].
  • 85. ANEXO 4 Conocimiento y realidad en la modernidad tardía Manuel J. y Fernanda Rodríguez Caamaño Universidad Complutense de Madrid Es evidente que la realidad coetánea desa- mentalidad. Frente a las limitaciones impuestas rrollada , mantiene en su interior, una estre- por un desenvolvimiento “hipertrófico de la cha conexión beligerante entre los aspectos Sociología”, es preciso desarrollar y profundizar externos e internos de la vida social y humana. en aquella orientación que parte de la con- Al mismo tiempo, los resultados de la acción sideración de que: “la armonía tiene que ser social predominante generan unos productos instaurada desde el punto de partida, lo cual que definen con rigor exacerbado la prevalen- significa que –como hace Max Weber– ya en cia que tienen, en las actuales formas de vida, el análisis de la realidad social mínima –lláme- las relaciones mutuas cimentadas en criterios se acción social, relación social o interacción formales y materiales. Sin embargo, la citada social– será necesario combinar la perspectiva hegemonía no implica, de ningún modo, la externa-estructural-material con la perspecti- erradicación de ese elemento básico y preli- va íntima-personal-espiritual. La interacción minar de lo social que es el factor humano social comienza con el conocimiento de los interno. Por el contrario, las “consecuencias sujetos personales que adopten actitudes los imprevistas de la acción social” posibilitan, unos hacia los otros y que, sobre la base de sus precisamente, la observación de que lo efíme- orientaciones y decisiones, llevan a cabo com- ro siempre resulta ser la construcción social portamientos externos que influyen –directa externa en el contexto de cambio constan- o indirectamente– sobre los demás. Y todo ese te de las sociedades complejas. No obstante, complejo proceso tiene lugar en un escenario será esta forma de representación social la que material, configurado culturalmente y, en con- configure e imprima, en su funcional eficacia secuencia, cargado de sentidos cognoscitivos, socializadora, su dominio en la esfera de lo valorativos y operativos”(1). humano-personal-interno, que será reducida Un hecho importante, y a su vez trivial, que a la opacidad como consecuencia de un pode- se produce en el ámbito de la Sociología es que roso y sobresaliente control social. a partir del existente y reconocido pluralismo, En función de sus mensurables caracterís- los discursos sociológicos sobre la sociedad, lo ticas constitutivas y de su adecuación a los social y sus elementos componentes son cada procedimientos mecánicos, la exterioridad vez, en mayor medida, más rigurosos en sus humana y sus productos se constituyen en análisis y aproximados en sus diagnósticos. el cometido predominante de algunos de los Esta realidad sociológica posibilita avanzar en análisis sociológicos. La dimensión humana el conocimiento de la reciprocidad e interde- social interna es obviada o reducida a la instru- pendencia entre lo social-ideológico, lo mate- 83
  • 86. 84 M.A. Ruiz Vinueza rial y lo humano. No se trata, pues, de anular social, económico e ideológico. Y así el acervo el papel de unos u otros matices de la realidad sociológico que hemos alcanzado remite a una sino que, por el contrario, se trata de incidir en creciente complejidad que es, precisamente, la relevancia de todos y cada uno de ellos en el resultado de la confluencia regularizadora el proceder de las sociedades contemporáneas. que provocan las diversas y múltiples facetas Admitida la quiebra de las interpretaciones so- de la experiencia vital y social, en cuanto que ciológicas limitadoras, la complejidad de lo real constituyen producciones y derivaciones, res- exige un enfoque pluralista, interdisciplinario y pectivamente, de las actividades humanas y unificador. Y aún así, la realidad social presenta de los condicionamientos socio estructurales tal grado de complejidad que difícilmente posi- a los que están sometidas las sociedades racio- bilita su control, en un nivel lo suficientemen- nalizadas en su generalidad. De esta manera, se te aceptable, como para decretar su exhaustivo hace inevitable presentar la cuestión en unos conocimiento teórico-social. En este sentido, términos que precisen el papel que desempe- para reflejar el complejo carácter de lo social, ñan, en la configuración del conocimiento y E. Lamo de Espinosa reflexiona del siguiente de la realidad, cada una de las características modo: “hay así una dialéctica interminable con las cuales hemos descrito a la sociedad entre ciencia “culta” y etnociencia, entre los humana. La observación y lectura de la reali- científicos sociales captando la realidad social y dad y del conocimiento en la actual situación ésta captando a su vez a los científicos sociales, nos permite registrar el escaso interés que tiene en una espiral sin fin, ...”(2). para la mentalidad Moderna Tardía todo aquel De este modo, se plantea la necesidad so- tipo de conocimiento que pueda suponer un ciológica de aunar los logros de su fructífera cuestionamiento de lo que es la realidad so- diversidad en una síntesis englobadora de los cial o una disminución en las posibilidades múltiples aspectos que enriquecen nuestro co- del bienestar adquirido, por lo cual podemos nocimiento sobre la sociedad. Sin embargo, convenir y aceptar la hegemónica presencia y reconocidas las relaciones de interdependencia prevalencia de la dimensión de lo productivo- entre lo material, lo sociocultural, lo ideológico material y de lo simbólico-comunicativo. Es y lo humano, puede suceder que, dependiendo decir, la esfera de lo económico e ideológico de la mediación interpretativa, las relaciones funciona como estructurador y corrector de lo entre los citados ámbitos se definan sociológi- biológico y humano. camente de una u otra forma según se tienda a Nuestra hipótesis de trabajo gira en torno relativizar la importancia de uno u otros facto- a la relevancia que tiene, en las sociedades hi- res, constitutivos de la organización social, en perdesarrolladas, un específico tipo de conoci- favor de uno que se considere hegemónico y miento que refleja con rigor, en la medida de principal, cuyo resultado será la reducción de sus limitadas posibilidades, la realidad de la los demás aspectos a la funcionalidad accesoria que emerge y, al mismo tiempo, contribuye, y complementaria. En este sentido, nos pode- por una parte, a sostenerla a través de su propia mos preguntar sí con este hecho se reproduce legitimación y, por otra, a reproducirla y perpe- de nuevo el problema entre la pretensión teó- tuarla por la peculiar forma de ilustración que rica abstractamente desmesurada y la socioló- exige y reporta en su funcionamiento. gica realidad que, en su reducción operativa, El conocimiento y la realidad en la Moder- se define a partir de su vigencia estadística. A nidad Tardía reflejan, de forma singular, un nuestro entender, la formulación de la propia proceso y un estado de pragmatización racio- pregunta es contradictoria en sí misma puesto nalizada de carácter universal en el sentido de que la realidad es un producto del ser huma- su severa y hegemónica irrupción y dominio no que es, al mismo tiempo, un constructo en todos los ámbitos de la existencia vital y
  • 87. Introductorio a la teoría social 85 social. En otras palabras, como acertada y sin- perspectiva que domina, por el momento el téticamente manifiesta E. Tierno Galván: “el proceso de estructuración social, tiene por base tema de nuestro tiempo es simplemente el de una adaptación que calificamos de mecánica. lo útil. ¿Qué es lo útil? Frente a esta cuestión La relación social, pues, se refuerza y consolida las demás pierden importancia. Racionaliza- como intercambio en su base material y como ción significa el máximum posible de utilidad, simulación en el plano de lo social. De este de acuerdo con las exigencias de un sistema”(3). modo, las interacciones humanas y su consoli- El “bienestar” de cada uno deviene social y dación institucional se pueden describir como culturalmente en el objetivo a alcanzar por to- relaciones de dominación y dependencia, cuya dos y cada uno de los individuos que compo- expresión dialéctica se manifiesta como diná- nen las sociedades capitalistas y democráticas. mica de la producción y reproducción de pro- Aquí, por razones obvias, tan sólo trataremos cesos de adaptación. La Sociología que, en su de forma aproximada algunos de aquellos as- concepción como ciencia explicativo-causal, pectos de la realidad y del conocimiento que, preserva una fidelidad exclusiva a los procedi- en su inequívoca instrumentalidad, permiten mientos físico-matemáticos, reduce su propio realizar un acercamiento significativo a un campo de investigación –fenómenos sociales tipo de existencia social que es característico como la cosificación, la unidimensionalidad, de un determinado proyecto humano sobre etc.– al mutilar a su objeto de estudio de aque- la realidad. llas dimensiones cualitativas, extremadamen- La racionalización comporta un tipo de dis- te diferentes a las expresadas en la pasividad ciplina que predispone al individuo a actuar y fijeza del mundo físico-natural. El excesi- de un modo que tiende a la concretización vo distanciamiento respecto de lo humano, reductora. La especialización técnica y cien- que de una u otra manera construye lo social tífica fragmenta la existencia social. El indi- –cuestión diferente es cómo lo hace y de qué viduo, adherido a su función, es aislado y, en modo–, conduce inexorablemente a la pérdida su interdependencia, resulta integrado en una de perspectiva sociológica y, eventualmente, al globalidad que lo condiciona y subordina. La encubrimiento ideológico interesado. sociedad de mercado o mercado societal pre- De este modo, el proceso de generalización cisa, para su funcional desenvolvimiento, de del paradigma económico deriva en la uni- la instrumentalización de las relaciones so- versalidad del modelo capitalista de sociedad, ciales. La estrategia mercantil traza y muestra cuyo máximo exponente es la preeminencia el camino al racional homo economicus. A de la racionalidad instrumental, se evidencia partir de una organización de la vida y de la la legalización social de la desigualdad y su propia identidad en función de la profesión y realidad la relación social entre dominantes del individuo, se constituyen los fundamen- y dominados. Un dato evidente, aunque de tos materiales e ideológicos que estructuran la carácter difuso por la presión de poderosos convivencia social. La afirmación existencial, y agresivos factores (económicos, políticos e tanto individual como colectiva, se procura a ideológicos) es la presencia de un fenómeno partir del rol ocupacional o instrumental pues- social, al parecer de carácter inmutable, que to que la realización vital y social es cada vez consiste en el poder diferencial en función de más dependiente de los recursos disponibles la adscripción o pertenencia a determinados tanto económicos como culturales. Dado que grupos o castas sociales y, correlativamente, la actividad profesional y la ritual “dramatur- en la perenne existencia de relaciones de do- gia” pública existencial, constituyen las bases minación entre los sujetos sociales. Por ello, condicionantes del estar y el ser en la vida del hay que dejar claro e incidir en lo apuntado coyuntural ente urbanícola, precisamos que la por C. Moya, cuando dice que: “la dialéctica
  • 88. 86 M.A. Ruiz Vinueza histórico-social de la Identidad Colectiva es la cánicos que limitan sus producciones a meras dialéctica de la dominación vertebrando en imágenes de una velada y superficial realidad. términos de poder todas las estructuras que Del mismo modo, tampoco conviene caer determinan la reproducción social”(4), de tal en la sumisión ideológica –sea de uno u otro modo, que “una sociedad es autoritaria en signo– que conduce a situaciones de reencan- cuanto la reproducción de las relaciones so- tamiento de carácter similar a las anteriores. ciales que determina su estructura social es, Un análisis sociológico riguroso requiere tener básicamente, reproducción social de relaciones en cuenta tanto los aspectos implícitos en el de dominación”(5). La realidad y oportunidad orden mecánico-cuantitativo como los que de los asertos mencionados nos dispensa de abarcan el orden cualitativo y de valores que incidir en los requisitos estructurales y en los también forman parte de la realidad social y principios funcionales, por medio de los cuales la configuran. la desigualdad se constituye en la clave expli- El predominio de unas determinadas y efi- cativa de la dominación y, por lo tanto, de la caces condiciones materiales que avanzan por configuración social de las sociedades. medio de unas específicas, y no menos efecti- La desigualdad, base de la dominación de vas relaciones ideológicas, conducen, inexora- todo tipo y lacra de cualquier sociedad, es un blemente, a una situación en la que la realidad hecho universal. Pero esto no supone ningún social y el conocimiento común se encuentran, obstáculo para que el discurso sociológico per- en su conexión con la disciplina operativa del manezca en inalterable silencio en relación a transformador Mercado, al servicio de las de- este hecho social. Puesto que existen niveles, mandas de una sociedad mercantil, utilitarista sin lugar a dudas, en los grados de desigual- y escasamente humana. Sociedad integrada por dad y dominación existentes entre unas y otras individuos mediatizados comunicacionalmen- sociedades, sin embargo, esto no debe com- te de forma parcial e interesada: socialmente portar que el conocimiento sociológico, desde en la representación formal, ideológicamen- la admisión del necesario distanciamiento en te en el “individualismo sin individuo”, eco- el quehacer científico, pierda de su horizon- nómicamente en el acaparamiento personal te aquella dimensión ideal de la realidad que y privado ilimitado y, por último, ilustrados también la constituye y que, al fin y al cabo, unilateralmente en el conocimiento racional le implica y exige su compromiso. La literatura instrumental. que registra la realidad social, atemperando Las sociedades desarrolladas son sistemas significativamente este hecho social básico –en que se caracterizan, en su heterogeneidad, por cuanto producto de las “consecuencias previs- un proceso de homologación -en el sentido de tas de la acción social”–, al mismo tiempo, afir- que produce y reproduce un tipo heterónomo ma una obligación a partir de su alejamiento de comportamiento disciplinado e informati- unilateral de una realidad englobante, comple- zado mediáticamente- que presenta un carác- ja y dinámica: la simple descripción empírica ter similar a la de las sociedades precedentes. de la realidad es un procedimiento analítico Una vital diferencia, sin embargo, que separa previo y necesario pero insuficiente y mani- a ambas consiste en que las sociedades actua- fiestamente limitado. les y altamente desarrolladas al estar someti- En el estado actual de los conocimientos das a unos procesos de cambio más rápidos científico-sociales, la Sociología como discurso y continuos se constituyen socialmente con ilustrado del proceder y devenir social y hu- un carácter (aparentemente) más provisional. mano, en el contexto de la tardo modernidad, El “proceso de racionalización” que orienta no puede continuar manteniéndose cautiva y estas transformaciones supone un cambio en encantada por los criterios cuantitativos y me- las formas de vida, por cuanto responde a una
  • 89. Introductorio a la teoría social 87 perspectiva cuyo ángulo de visión se encuentra social. El comportamiento diferencial, en uno filtrado por un tipo de rasgos distintivos entre u otro caso, se visualiza en la adecuación pro- los que podemos mencionar y destacar la “des- blemática o no problemática con el mundo, magificación” y ruptura con respecto al poder que confieren tales paradigmas. simbólico-legitimatorio adherido al pasado, la En las sociedades humanas es un hecho la deshistorización de las biografías individuales, intervención ideológica de la expresividad, a el persistente reencantamiento en un presente partir de la actividad instrumental y funcional experimentado como transitorio y efímero, la de sus miembros. En la modernidad tardía, el ritualización mecánico-formal de la acción en conocimiento que, como saber común, fun- la representación social. En tales condiciones ciona intersubjetiva y pragmáticamente lleva de existencia, los individuos que la integran la impronta de la ciencia en su reductibilidad no pueden dejar de ser lo que son como pro- técnico-instrumental. El sentido común se ex- ductos de las condiciones y relaciones en que presa como resultado de la información deri- se desenvuelven. Este actor social deviene ser vada de la propia experiencia individual y co- sistematizado, aleccionado ideológicamente y lectiva y, además, como positiva trivialización persistentemente purgado de aquellas cualida- de la cultura sociológica. De este modo, tiende des socialmente ineficientes y disfuncionales a prevalecer, en su cotidiana realización, una para su existencia en la esfera pública donde realidad social que es singular resultado del predomina, de un modo rotundo, el mundo aprovechamiento parcial de las producciones de lo instrumental revestido de socialidad. El del conocimiento y de la historia. En el com- agente se genera y emerge como individuo, a plejo proceso de construcción social se realizan partir de su posición y relación en la tupida selecciones sincrónicas y fragmentarias, tanto red de poderes que entretejen toda sociedad del conocimiento como de la historia, que en la cual es, en su generalidad, la delimitadora su inmediatez y reducción positivista sintoni- de las posibilidades del sujeto. zan en su etérea mecanización dialéctica con La transitoriedad es el signo distintivo de la realidad práctica y material. En situaciones una realidad que, en su complejidad, desborda de debilidad, falta de eficacia o inutilidad de el afán humano por la fijeza que lo vincule a los referentes trascendentes casi todo anima y su entorno. En esta existencia, al parecer, todo motiva a la integración, como consecuencia está abocado a tornarse fungible con la excep- de la desintegración operada en los individuos ción de aquellas ligaduras y acontecimientos en cuanto miembros de una sociedad indivi- que, en su recuerdo y presencia, no facilitan dualista. En otras palabras: “estamos, pues, re- ni permiten olvidar circunstancias y modos de ducidos y la convivencia camina a convertirse vida que nos han construido y configurado. en un conjunto de reductos respecto de los Al disponer de un previo referente, utilizamos cuales dicen poco las antiguas palabras, como constantemente el recurso de la comparación “Sociedad o Comunidad”. No vivimos en un frente a la realidad actual. Cierto que esta mundo societario o comunitario, la caracte- realidad, resultado de condiciones materiales rística esencial es que vivimos en un mundo e ideales diferentes, no es la misma que nos reducido o que tiende a la reducción”(6). condicionó social y culturalmente pues somos El proceso de adaptación instrumental e conscientes de que no se puede cotejar aquello ideológico supone, entre otras cuestiones, una que responde a niveles diferentes. Sin embargo, desmemorización -o puesta en suspenso- his- lo que venimos diciendo se evidencia a partir tórica a nivel individual. Cabe afirmar que en de la disparidad observable en las actitudes y estas sociedades la realidad es limitadora, no valores de aquellos actores que han sido educa- del sentido pero sí del significado, por medio dos en paradigmas diferentes sobre la realidad de los condicionamientos de todo tipo que im-
  • 90. 88 M.A. Ruiz Vinueza pone al conocimiento en las actuales circuns- la realización humana. Es de gran importancia tancias. Los actores sociales frente a alternati- no perder de vista el hecho de que son los pro- vos cursos de acción, optarán por aquél tipo de pios individuos, en su elaboración cotidiana, conducta que maximice los beneficios y mini- los que generan, en su condicionamiento eco- mice los costes. La reflexividad común condu- nómico, social, ideológico y cognoscitivo, una ce inequívocamente a un ajuste instrumental, situación que refleja una realidad en la que los que se operativiza a partir de la información individuos incrementando sus dependencias, disponible. Información que redunda incisi- al mismo tiempo, disminuyen el ámbito de su vamente en la cuestión de que, sí los demás propia autonomía y, al final, se convierten en elementos sociales con los que interactuamos meros productores y legitimadores de su propia reflexionan de un modo racional-calculador subordinación. Así, pues, en las sociedades ca- –común traslación al ámbito de lo social y pitalistas desarrolladas se puede afirmar que al humano de la lógica racional-estratégica que estar la acción social predominantemente me- preside el mundo de lo económico–, lo razo- diatizada por un tipo concreto de conocimien- nable, al margen de otras cuestiones, es hacer to ocurre que, como señala N. Luhmann: “la rentable y productiva nuestra peculiar versión reproducción, pues, no significa simplemente de la realidad, haciendo compatible, reflexiva la repetición de la producción de lo mismo, e ideológicamente, con esa precisa orienta- sino producción reflexiva”(8). ción en el mundo nuestras propias creencias En estas sociedades resulta hegemónico, por existenciales. La reflexividad ejercida a partir un lado, un tipo de conocimiento común que del referente instrumental actualiza ideológi- tiende a operativizar en términos utilitaristas camente, en su conexión sustancial comple- determinadas parcelas de la realidad social y su mentaria, los principios de un tipo específico entorno y, por otro lado, una peculiar clase de de individualismo agresivo y desagregado pre- conocimientos de índole diversa que, dadas sus dispuesto, en líneas generales, a la dominación características esenciales, pueden englobarse en universal. Esta singular reflexividad permite función de su tarea recreativa y ocupacional. afirmar que, en cierto sentido, como establece En base a este hecho, el conocimiento orienta- E. Tierno Galván: “cuanta más información se do hacia la problematización de la realidad es posee en el seno de la sociedad desarrollada inoculado por el conocimiento funcional que, más reducido se esta”(7). comúnmente, se extiende como básica instruc- En suma, lo que muestra el conocimien- ción de los individuos en unas circunstancias to sociológico de la realidad contemporánea, reglamentadas por los principios del merca- es que el comportamiento y su reproducción do y los valores que rigen en la actualidad. depende exclusivamente de su funcionalidad, El proceso material y científico en su unívoco tanto para los individuos como para la socie- desarrollo implica la gestación, a partir de la dad. Los individuos se convierten en medios delimitación que establecen de la realidad y sus para realizar los fines de la sociedad en que se posibilidades, de una ideología que confirma encuentran ubicados. Esta realización que es su lógica coherencia con las condiciones de competitiva, por la interrelación societal exis- vida. En este sentido, resulta representativa la tente, comporta cambios y transformaciones influencia que sobre las interacciones cotidia- no sólo en las mentalidades sino también en nas de los individuos ejercen aquellas terapéu- los comportamientos. Los referentes se encuen- ticas técnicas que, obviando en todo momento tran sometidos a continuas mutaciones como los rasgos expresivos del humano individuo, consecuencia de la dinamicidad material, lo resaltan en su traducción comunicativa y de que conduce a que se produzca y reproduzca la forma estratégica la necesidad de adoptar mo- cautividad de lo subjetivo y la postergación de dos de vida diferentes a los que se describe y
  • 91. Introductorio a la teoría social 89 etiqueta como premodernos. En las sociedades nunca ha dejado de ser una enriquecedora desmagificadas se concede a los individuos, a constante, frente a la cual los humanos han través de un nuevo reencantamiento producto generado, en todo tiempo y lugar, a través del valor y realidad de que dispone la ciencia, de sus respuestas, diversas construcciones la posibilidad de controlar su existencia –en sociales dependientes en su estabilidad de términos probabilísticos, por supuesto– en este su propia relación con el entorno material. mundo, a partir de la tecnificación y mecani- En el mundo actual, como producto de una zación de su propia existencia. La satisfacción aceleración del ritmo de cambio y a partir de existencial tiende, en su ejercicio de control, una reflexividad ilustrada por las condicio- a limitarse a la individualización. nes de racionalidad instrumental existente, De esta manera el conocimiento limitado se produce un tipo de formas y relaciones y concreto que se construye ritual y social- sociales que son esclarecedoras de su adecua- mente, se erige en marco referente, signifi- ción funcional y sistémica a las demandas de cativo y motivador no sólo de la acción sino la realidad material e ideológica. también de la vida existencial. Se culmina así un proyecto que, orientado por el cono- cimiento científi co y técnico, ha deparado BIBLIOGRAFÍA como resultado, en oposición a las promesas de redención y salvación obsoletas, un tipo 1. E. Martín López: ”La hipertrofia de la sociología como razón de ser de la psicología social”, en J. de integración social individual cuya carac- R. Torregrosa y B. Sarabia (eds.), Perspectivas terística más relevante es “la objetivación del y contextos de la psicología social, Barcelona, sujeto y la subjetivación del objeto”. Así, la Editorial Hispano Europea, 1983. p.139. inexpresividad expresiva de lo material afecta 2. E. Lamo de Espinosa. La sociedad reflexiva. Ma- a las bases que solidifi can los vínculos so- drid, Centro de Investigaciones Sociológicas, 1990. p. XI. ciales. Un tipo específico de relación social 3. E. Tierno Galván. Conocimiento y Ciencias Socia- tiende a provocar un proceso de unilaterali- les. Madrid, Tecnos, 1973/Reimp., p. 210. zación en los sujetos sociales. Las visiones, 4. C. Moya Valgañón. Argumentos para otra Ciencia actitudes, percepciones y acciones sobre la Social. En: J. Jiménez Blanco, C. Moya Valgañón realidad, se materializan de manera irrever- (Dirección y prólogo), Teoría Sociológica Con- temporánea, Madrid: Tecnos; 1978. p.510. sible en las situaciones y circunstancias de 5. C. Moya Valgañón, op. cit., p. 520. incertidumbre existente en la actualidad. Di- 6. E. Tierno Galván. Sobre la novela picaresca y otros cha condición facilita el que las demás suje- escritos. Madrid: Tecnos; 1974. p.238. ciones se flexibilicen y quiebren ante el real 7. E. Tierno Galván, op. cit., p. 242. y evidente predominio de una razón despo- 8. N. Luhmann. Sociedad y sistema: la ambición de jada y ocupada, de forma exclusiva, en cues- la teoría. Barcelona: Paidós/I.C.E.-U.A.B.; 1990. tiones de instrumentalidad. La variabilidad p. 124.
  • 92. ANEXO 5 Ciencia e ideología Emmanuel Lizcano Universidad Nacional de Educación a Distancia Las muy distintas –y hasta incompatibles– de pensamiento– se orienta a enmascarar la definiciones del término ideología pueden forma de dominio vigente en cada sociedad agruparse en dos categorías básicas. Una hace o momento histórico. En concreto, consi- referencia al sistema de ideas y valores de cada deraremos ideológico a aquel conjunto de sujeto social (individuo, grupo, clase...) y a los ideas y valores –y a los discursos y prácticas discursos mediante los que esos sujetos se ex- que lo sostienen– orientado a: 1) presentar presan y construyen como tales. La otra apunta como universal y necesario un estado de al sistema de ideas y valores de la clase domi- cosas particular y arbitrario, haciendo pasar nante y al discurso destinado a legitimar y man- así cierta perspectiva y cierta construcción tener dicho dominio, en particular imponién- de la realidad –la que favorece una relación dose a sí mismo como discurso de la verdad. La de dominio– por la realidad misma; y 2) opción por una u otra categoría es más política borrar las huellas que permitan rastrear que teórica. La primera, al prestar atención a ese carácter construido de la realidad, de cada grupo social, destaca la heterogeneidad modo que tal presentación llegue a perci- y se muestra sensible, en particular, a los sin- birse como mera y rotunda representación gulares modos de expresión que, en mayor o de “las cosas tal y como son”, de “los he- menor grado, escapan a las ideas dominantes; chos mismos”. pero, al caracterizar cualquier discurso como La relación entre ciencia e ideología mues- ideológico y sujeto a intereses particulares, su tra singulares relieves a la luz de esta formu- pretendida neutralidad valorativa tiene como lación fuerte del concepto de ideología. Es efecto neutralizar la asimetría existente entre precisamente esa pretensión de la ciencia de aquel discurso capaz de imponerse como único constituirse en metadiscurso verdadero por verdadero –pues él define qué sea la realidad y encima de las ideologías, saberes y opiniones los interés generales– y los restantes discursos particulares la que la constituye como ideolo- que así quedan desvalorizados, marginados o gía dominante. Es su eficacia en presentar lo silenciados. particular y construido como universal y nece- En consecuencia, aquí adoptaremos la se- sario (leyes científicas, fórmulas matemáticas, gunda acepción del término ideología, pues deducciones lógicas) la que oculta su función si bien es cierto que cualquier sujeto tiene –o ideológica. Y es precisamente el éxito logrado mejor, como dice Ortega, es tenido por– un por las estrategias del discurso científico para sistema de ideas, no lo es menos que no todo enmascarar su carácter de discurso, su virtud sistema de ideas –ni, menos aún, toda forma para hacer olvidar los dispositivos lingüísticos 91
  • 93. 92 M.A. Ruiz Vinueza que pone en juego para construir esa realidad cierto que esas funciones sólo se cumplen en que así se presenta como mero descubrimiento, la medida en que se olvide el carácter ficticio su capacidad de persuadirnos de que no esta- de esa ficción fundacional y venga tal ilusión mos siendo persuadidos, es precisamente esa -relegada ya al inconsciente- a confundirse con mentira verdadera de la ciencia la que hace la realidad misma, lo que distingue la ficción de ella la forma más potente de ideología en tecno-científica de cuantos mitos, religiones nuestros días: la ideología científica. o ideologías que ha conocido la historia es la Las nociones clásicas de ideología oponen potencia de los recursos empleados para im- ésta, por un lado, a realidad y, por otro, a ponerse a nivel planetario. “De cuantos mitos ciencia. Suponen que la realidad es una, está se han ido dotando las distintas culturas, el de ahí dada –independientemente de los discursos la ciencia es sin duda el más intransigente, el y las ideas sobre ella– y que existe un discurso que mayor celo ha puesto en la persecución transparente, capaz de describirla y dar razón de cualesquiera otras constelaciones míticas. de ella: la ciencia. Lo ideológico se caracteriza El fundamentalismo científico es la aportación entonces en términos de no-correspondencia, del imaginario europeo al panorama actual de de inadecuación en la representación lingüís- los integrismos” (E. Lizcano, 1993a). Bajo los tica de la realidad, sea (en las caracterizaciones sucesivos nombres de progreso, desarrollo y de herencia marxiana) por engaño y enmasca- modernización, la ideología de la ciencia ha ramiento –consciente o inconsciente, inducido colonizado y arrasado con una eficacia hasta o asumido–, o bien (en las conceptualizaciones ahora desconocida las restantes concepciones de estirpe weberiana) a causa de las distorsiones del mundo y formas de vida. Como profetizó propias de cada perspectiva particular. Ciencia Comte, la religión científica es la que se viene e ideología se oponen así como la verdad a imponiendo efectivamente como nueva reli- la mentira, la realidad a la ficción, la razón gión de la humanidad. a la irracionalidad o a la superstición, la luz La tradición de crítica a la ideología cien- a las tinieblas. En la obviedad de estas oposi- tífica, es decir, al recurso del prestigio alcan- ciones está precisamente su fuerza ideológica. zado por la ciencia para ocultar una estrategia “La llamada a una naturaleza, ciencia y razón de poder, arranca de la crítica bakuniana a desinteresadas, como opuestas a la religión, las pretensiones de cientificidad de los aná- la tradición y la autoridad política, sencilla- lisis marxianos y de su denuncia del socialis- mente enmascaran los intereses del poder a los mo científico que sobre esa base se aspiraba a que estas nobles nociones sirven en secreto” –y lograría– fundar. El problema de la teoría (Eagleton, 1991). Efectivamente, el carácter elaborada por Marx no está –y ahí estriba la socialmente construido de la naturaleza, la sorprendente posmodernidad del ruso frente consiguiente naturalización de lo social, y los a la modernidad ilustrada del alemán– en su intereses y estrategias que se juegan en esas falta de cientificidad sino precisamente en su construcciones han sido puestos en evidencia condición de tal. Bakunin, al parangonar el por numerosos estudios recientes . El pertinaz “fetichismo de la mercancía”, magistralmen- rechazo u olvido de estas dimensiones retóri- te analizado por Marx, con el “fetichismo del cas y políticas de las verdades de la ciencia es Estado”, ahora no sólo no analizado sino com- lo que hace de ésta -en expresión de Woolgar partido por el autor de El capital, apunta a la (1991)- la forma más depurada de la ideología nueva alianza entre el dominio político y el sa- de la representación. ber científico que caracterizará más tarde tanto Si bien acaso toda sociedad necesite para a los estados comunistas como a los modernos instituirse de una ficción colectiva que le apor- estados tecno-democráticos: “El gobierno de la te fundamento, cohesión y sentido, y si es ciencia y de los hombres de ciencia, aunque
  • 94. Introductorio a la teoría social 93 se llamen positivistas, discípulos de Augusto cha del pueblo hacia su emancipación. Pero Comte, o discípulos de la escuela doctrinaria más vale la ausencia de luz que una luz vertida del comunismo alemán, no puede ser sino im- desde afuera. (...) Por otra parte, el pueblo no potente, ridículo, inhumano y cruel, opresivo, carecerá absolutamente de luz. No en vano ha explotador, malhechor. (...) Si no pueden hacer recorrido un pueblo una larga carrera históri- experiencias sobre el cuerpo de los hombres, ca (...) El resumen práctico de esas dolorosas no querrán nada mejor que hacerlas sobre el experiencias constituye una especie de ciencia cuerpo social. (...) Los sabios forman ciertamen- tradicional que, bajo ciertas relaciones, equi- te una casta aparte que ofrece mucha analogía vale muy bien a la ciencia teórica” (1990:77). con los sacerdotes. La abstracción científica es En esta línea se inscriben, por ejemplo, los ac- su dios, las individualidades vivientes y reales tuales estudios sobre conocimiento local o sobre son las víctimas, y ellos son los inmoladores las llamadas etnociencias. sagrados y patentados” (1990:68-69). A esta crítica política de la ciencia, Nietzs- Anticipando en más de medio siglo los aná- che añadirá una crítica lingüística, de la que lisis de la escuela de Frankfurt, Dios y el Estado bien pueden considerarse deudores los recien- abunda en prevenciones contra la nueva alian- tes trabajos de deconstrucción del discurso za entre la ciencia y el poder en las sociedades científico. Tras la muerte de Dios, la verdad modernas y ello en un momento en el que, ha venido a ocupar su lugar como valor in- tanto para marxistas como para positivistas, cuestionable. Pero esa verdad está construida el conocimiento científico se asumía como el por el lenguaje, del cual la ciencia no es sino paradigma incuestionado de conocimiento un caso particular, precisamente aquél que me- y el criterio ideal para un gobierno racional. jor se ha parapetado para resistirse a ser visto Para Bakunin, tan central como la dominación como mera construcción lingüística, aquél que económica, producto del trabajo enajenado, es con más sagacidad ha hecho olvidar que sus la dominación intelectual, producto del saber ficciones son tales. “¿Qué es entonces la ver- enajenado: “En tanto que forma una región se- dad? Una hueste en movimiento de metáforas, parada, representada especialmente por el cuer- metonimias, antropomorfismos, en resumidas po de los sabios, ese mundo ideal nos amenaza cuentas, una suma de relaciones humanas que con ocupar, frente al mundo real, el puesto del han sido realzadas, extrapoladas y adornadas buen dios, y con reservar a sus representantes poética y retóricamente y que, después de un patentados el oficio de sacerdotes” (1990:76). prolongado uso, un pueblo considera firmes, La alienación científica viene a sustituir a la canónicas y vinculantes; las verdades son ilu- alienación religiosa y el grupo social que adop- siones que se ha olvidado que lo son; metáforas ta el nuevo discurso no busca en esa forma que se han vuelto gastadas y sin fuerza sensi- de saber separado sino la legitimación de una ble, monedas que han perdido su troquelado y nueva forma de poder separado a la que aspira no son ahora ya consideradas como monedas, o en la que se quiere mantener. Por eso, este sino como metal” (1990:125). autor no opone a la ideología el conocimiento Lejos de representar el método ideal de co- científico –como sí hace Marx– sino el saber nocimiento, en las verdades y teorías científi- popular, una forma de saber que, por ser pro- cas lo que se muestra de modo ejemplar es ese ducto de la experiencia histórica y no de una desconocimiento, ese olvido y extrañamiento construcción de despacho o de laboratorio, es del lenguaje respecto de sí mismo, esa congela- patrimonio común y no de una clase ni, menos ción en imágenes petrificadas del torbellino de aún, de quienes se pretenden sus portavoces extrapolaciones, intereses, metáforas y metoni- ilustrados: “Sin duda sería muy bueno que la mias que están en el origen de cada concepto ciencia pudiese, desde hoy, iluminar la mar- y teoría científica. “Toda la regularidad de las
  • 95. 94 M.A. Ruiz Vinueza órbitas de los astros y de los procesos quími- briese ahora realmente una contradicción en cos, regularidad que tanto respeto nos infunde, la aritmética; bueno, eso sólo demostraría que coincide en el fondo con aquellas propieda- una aritmética con una contradicción tal pue- des que nosotros introducimos en las cosas” de rendir muy buenos servicios; y sería mejor (1990:32). La física es política, la interpretación nuestro concepto de seguridad necesaria que de la naturaleza en términos de regularidad no decir que no se trataba aún propiamente de tiene más objeto que reforzar los instintos de- auténtica aritmética” (1987:339). mocráticos del alma moderna que clama: “¡En Wittgenstein pone el dedo en la llaga al se- todas partes, igualdad ante la ley, la naturaleza ñalar el componente ideológico no sólo en la no se encuentra en este punto en condiciones ciencia sino en la matemática misma. Efecti- distintas ni mejores que nosotros!” (1972:44). vamente, es ya un lugar común el denunciar (Poco importa, a efectos de la función ideológi- los usos ideológicos de la ciencia, como si hu- ca de la ciencia, que el paradigma newtoniano biera una ciencia pura que pudiera aplicarse reflejase -y, al naturalizarla, la reforzase- una de un modo neutral o de otro interesado. Ya aspiración política al control, el orden y la pre- es menos común, aunque cada vez está más dicción, mientras que otros paradigmas más extendida, la consideración de las componen- actuales (como el relativista, el cuántico o el tes ideológicas que inciden en la construcción del caos: E. Lizcano, 1990) reflejen -y se usen de los conceptos y teorías científicas: la com- para reforzar- intenciones críticas o disolven- pulsión latente por el orden, la regularidad y tes. También aquí la ciencia viene a cumplir un la voluntad de poder; la proyección sobre la papel ideológico, tanto en lo que sus modelos naturaleza de ciertos modos de relación social, expresan de una cierta concepción del sujeto, que así “se descubren” después como naturales; del objeto y de las relaciones de poder, como las relaciones de poder que se ponen en juego en la importación de las metáforas (modelos, a la hora de decidir sobre la cientificidad o no teorías) científicas, no en lo que tienen de poé- de una teoría o de una hipótesis, etc. Pero las ticas (literalmente, creadoras de realidad) sino matemáticas -se argumenta en última instan- en lo que tienen de prestigiosas como lenguaje cia- no hablan de la realidad sino de sí mismas, de autoridad). por lo que no están contaminadas por lo real ni, El problema epistemológico se debe ver, des- por tanto, por interés social o político. de Nietzsche, como un problema antropológi- Pues bien, tal consideración de las matemá- co y político: la cuestión no es saber por qué es ticas como discurso puro, separado y autofun- verdadera la ciencia sino por qué se cree que damentado es ya de por sí ideológica. Al reunir es verdadera y a qué interés sirve esa creencia. todos los requisitos que Mary Dougals observa Wittgenstein extiende esa sospecha más allá en el discurso sagrado, esa concepción viene de las ciencias que tratan de la realidad para a fundamentar las modernas retóricas de la llevarla hasta al lenguaje mismo de la ciencia: verdad que permiten admitir diversas religio- el lenguaje matemático. La consistencia de la nes, diversas morales, incluso diversas teorías aritmética es una consistencia política, la que científicas en competencia, pero no diversas presta una fe compartida en un discurso de la matemáticas. Tras la quiebra posmoderna de verdad al que se concede un poder tranqui- todos los discursos, sólo el matemático goza del lizador sobre la colectividad: “¡¿Qué clase de prestigio de mantenerse inquebrantable, úni- seguridad es ésta que se basa en que nuestros co, universal, expresión de la necesidad misma. bancos, en general, nunca llegarán a verse aco- Pero ésas eran precisamente las notas que defi- sados de hecho por todos sus clientes a la vez; nían el discurso ideológico: aquél que presenta y que, sin embargo, se produciría la bancarrota como universal y necesario lo que no es sino si ello sucediera?! (...) Quiero decir: si se descu- parcial y arbitrario.
  • 96. Introductorio a la teoría social 95 Bastaría un vistazo a la historia de las mate- en la polis ateniense mediante el cual, dan- máticas para observar cuántas verdades mate- do por un momento la razón al antagonista, máticas han ido dejando de serlo con el cam- éste es llevado a conclusiones que entran en bio de sensibilidad de cada época o con el uso contradicción con las creencias compartidas que se quisiera hacer de ellas y para advertir, por la colectividad (los postulados) y, en con- inversamente, cuántos cálculos imposibles se secuencia, obligado a desdecirse. Y es también han canonizado más tarde con sólo redefinir en el momento mismo del nacimiento de las su campo de operaciones. Pero no suele ser ése matemáticas occidentales donde puede ob- el ánimo con el que están escritas ni son leídas servarse aquel segundo rasgo que caracteriza estas historias (si es que las lee alguien que no la actividad ideológica: el enmascaramiento sea matemático). La distancia que separa, por del rastro que pudiera conducir a percibir las ejemplo, a las matemáticas china y griega clási- señales de lo concreto y arbitrario en lo que cas es del tamaño de la que hay entre sus con- se quiere imponer como universal y necesario. cepciones del arte, sus visiones del mundo o Szabó (1960) observa una decidida voluntad sus respectivas lenguas vernáculas (E. Lizcano, de ocultamiento en el tránsito, ya anterior 1993b). Sin embargo, cuando el presidente del a Euclides, desde una matemática empírico- gobierno de turno acalla hoy a sus oponentes ilustrativa hacia otra más abstracta donde –y, más aún, cuando éstos se convencen así de el papel de la visualización no se manifieste lo infundado de sus propias razones– con un: tan abiertamente y la verdad enunciada en “todo eso está muy bien, ¡pero al final 2 y 2 son el teorema aparezca rotunda y súbitamente, 4!”; o cuando la investigación más deleznable habiendo escamoteado el proceso de su cons- es recibida con aplausos por la academia con trucción efectiva en la demostración. sólo incorporar un volumen conveniente de Un último ejemplo, si cabe más ilustra- cálculos matemáticos, es porque el lenguaje tivo. Cuando Cassirer decide incorporar la matemático funciona como discurso de la ver- refl exión antropológica sobre el número a dad suprema, como discurso ideológico por su enciclopédica Filosofía de las formas sim- excelencia. bólicas, hace repertorio de una colección de La ideología matemática no se sustenta, sin aritméticas que bien pudieran decirse incon- embargo, sólo en la fe que en ella se deposita, mensurables: series numéricas finitas, otras sino que se manifiesta en el contenido mismo series numéricas que son distintas según el de los conceptos, operaciones, teorías y modos verbo que se utiliza para contar o según cuá- de demostración matemáticos. Ortega (1979) les sean los objetos que se cuenten, núme- y Szabó (1965), por ejemplo, han mostrado ros colectivos no desagregables en unidades cómo la matemática aristotélico-euclidea –y, (como ocurre con nuestros números trans- desde ahí, todo lo que hoy se entiende por finitos). Su análisis del número en ciertas matemática– se construye al hilo de las ne- lenguas malayo-polinesias (semejante –según cesidades y prejuicios del ciudadano griego investigaciones posteriores– al número que se de la época y, en particular, reproduciendo aloja en la lengua yoruba entre las poblacio- –y reforzando– los procedimientos retóricos nes del Níger) es especialmente significativo, usuales en la naciente democracia, que no tie- tanto por lo que dice de aquellas tribus como nen otro objeto que el de imponer los intere- por lo que muestra de la que hemos llamado ses propios al reducir al silencio al adversario. ideología matemática. En estas lenguas no se El procedimiento de prueba por reducción al opone un singular no marcado (“hombre”), absurdo, por ejemplo, sin el que buena parte elemental y natural, a un plural marcado de la matemática actual resulta insostenible, (“hombre-s”, compuesto y abstracto = abs- reproduce un método de discusión habitual traído). El término no marcado es un singu-
  • 97. 96 M.A. Ruiz Vinueza lar colectivo: “hombre” es aquellos hombres decirse que la aritmética de Cassirer, que es la concretos a quienes se ha visto y a quienes se nuestra, no es sino otra aritmética –¿aritmé- conoce. Diferentes sufijos marcarán después tica burguesa?– tan social como la aritmética –pero sólo después– este singular colectivo yoruba o la aritmética mágica neopitagórica? para individualizarlo o generalizarlo. Una hi- Y la identificación de esa aritmética particu- pótesis sugerente, y bien plausible, es que el lar con “el concepto puro de número en sí” referente empírico de tal singular colectivo ¿no sería entonces una operación típicamente es la colectividad, el grupo social elemental ideológica? y concreto: la unidad social elemental se dice en la unidad gramatical elemental y en la unidad aritmética elemental. BIBLIOGRAFíA Pero Cassirer, con ojo ilustrado, no ve ahí ca- pacidad para la concreción sino incapacidad para 1. Archipiélago. “El cuento de la ciencia”, nº 20, 1995. la abstracción: los pueblos malayo-polinesios no 2. ANDRESKI, S. Las ciencias sociales como forma saben aún abstraer ni el concepto “individuo” de brujería, Taurus, Madrid, 1972. (un hombre) ni el concepto genérico “hombres” 3. ARONOWITZ, S. Science as power: Discourse = el hombre = la Humanidad). La conclusión no and Ideology in Modern Society, University of es, por tanto, que nos encontremos ante dife- Minnesota Press 1988. rentes aritméticas –hipótesis impensable para el 4. BAKUNIN, M. Dios y el Estado. Buenos Aires: creyente en la Aritmética– sino ante “larvas”, em- Altamira; 1990. briones, de “el número en sí”. Un número puro, 5. COOREBYTER, V. Rhétoriques de la science. PUF, intemporal, que Cassirer define como “pura serie París, 1994. de unidades homogéneas y equivalentes, indis- 6. EAGLETON, T. Ideology. Londres: Verso; 1991. cernibles entre sí, sumables, cuya significación 7. FEYERABEND, P.K. ¿Por qué no Platón? Madrid: universal es fundamento de una legalidad igual- Tecnos; 1985. mente universal”. -Tratado contra el método, Madrid: Tecnos; Ahora bien, ese número, ¿no es también 1986. un número histórico y social? ¿No aparece en 8. FORMAN, P. Cultura en Weimar. Causalidad y un momento histórico bien concreto? ¿No es teoría cuántica, 1918-1927, Madrid: Alianza; el mismo momento histórico que identifica la 1984. legalidad mecánica (átomos también homo- 9. LIZCANO, E. “¿Es posible una crítica del discur- so matemático?”. Archipiélago, 2 1989. p. 116-34 géneos y equivalentes) con la legalidad uni- y 3; 1989. p. 123-54. versal? ¿No es el mismo momento histórico -“El caos ¿un nuevo paradigma?” Archipiélago, que también identifica la legalidad de las na- 5 1990. p. 151-4. cientes Naciones-Estado con la legalidad uni- - “La ciencia, ese mito moderno”. Claves de ra- versal? ¿No es también entonces cuando se zón práctica, 32 1993. p. 66-70. construye el concepto democrático de sociedad - Imaginario colectivo y creación matemática. La como “conjunto de unidades homogéneas y construcción social del número, el espacio y lo im- equivalentes, sumables e indiscernibles entre posible en China y en Grecia, Gedisa, Barcelona, 1993. sí”? ¿No son esas unidades el correlato aritmé- 10. NIETZSCHE, F. Más allá del bien y del mal. Ma- tico de un individuo que, sólo así concebido, drid: Alianza; 1972. puede ser objeto de censos, sujeto de votacio- - Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. nes y susceptible de tratamiento estadístico Madrid: Tecnos; 1990. exactamente igual que lo son las moléculas 11. ORTEGA Y GASSET, J. La idea de principio en Lei- de un gas en la termodinámica que se desarro- bniz, Revista de Occidente en Alianza Editorial, lla justo en esos momentos? ¿Podría entonces Madrid, 1979.
  • 98. Introductorio a la teoría social 97 12. RORTY, R. La filosofía y el espejo de la naturaleza, - Greek Dialectic and Euclid’s Axiomatic. En: I. Cátedra, Madrid, 1989. Lakatos (ed.). Problems in the philosophy of ma- 13. SZABO, A. The Transformation of Mathema- thematics, Proc. Int. Colloq. in the Philosophy tics into Deductive Science and the Beginnings of Science, Londres, 1965. p. 1-8. of its Foundation on Definitions and Axioms, 14. WITTGENSTEIN, L. Observaciones sobre los fun- Scripta Mathematica, XXVII 1960; 1: 27-48A y damentos de la matemática, 1987. 2: 113-39.
  • 99. ANEXO 6 Investigacion social de segundo orden. Historia de vida Alex Alfaro, Luis Ortiz Tesis de Grado ENRIQUE DUSSEL afectivo que significa ver el mundo y construir una interpretación de él. “... es necesario destituir al ser de su preten- La aproximación que el ser humano reali- dida fundamentalidad eterna y divina; negar la za, hacia el mundo, está invadida por dudas religión fetichista;(...) desenmascarar los funda- y decisiones; incertidumbres y desconciertos. mentalismos, sean estructuralistas, lógico-cien- La decisión final es inherente a la persona, así tificistas o matematizantes, que al pretender que es entendida la libertad. la razón no puede criticar dialécticamente el todo, Esta libertad es la que da lugar a la construc- lo afirma por más analíticamente que critiquen u ción de interpretaciones y sentidos respecto del operativicen sus partes; describir el sentido de las mundo, en consecuencia, la libertad marca, en praxis de liberación que solo parcialmente vislum- un sentido, la existencia del mundo. braron los críticos post-hegelianos de izquierda Dussel entiende al otro como el sujeto que europeos y que solo la praxis de los actuales pue- se aleja de la totalidad del sistema social, es de- blos oprimidos de la periferia, de la mujer violada cir, los seres humanos alcanzan a ser “otros” al por la ideología machista y del hijo domesticado reconocer la necesidad de entender la noción pueden en realidad revelarnos.” de exterioridad de todo sistema totalizador. Sin embargo, el criterio de exterioridad no se Filósofo argentino nacido en Mendoza en el asemeja al de un afuera, sino que se gesta, fun- año de 1934, especialista en Ética. Miembro de ciona y manifiesta en un nivel que trasciende carrera del Sistema Nacional de Investigadores al interior del sistema. (SIN) en México. Los sujetos manifiestan, al interior del siste- Enrique Dussel entiende al mundo como ma, exterioridades que los hacen constituirse una totalidad compuesta de innumerables y diferenciarse como “otros”. entes que construyen sentidos respecto de su La liberación se consolida en ese sujeto, ese entorno. Los entes pueden manifestarse en “otro” que se sitúa fuera del estatuto social los planos de la realidad, la posibilidad y la y que reconoce como responsabilidad funda- imaginación, y se desprenden de la existencia mental al respeto. humana. Es decir, la existencia del mundo está determinada por la existencia de lo humano. HUMBERTO MATURANA En la interrelación hombre-mundo, el sujeto busca adquirir comprensión del entorno. El acto Autor nacido en Chile en 1928, biólogo de comprender inicia en un proceso alógico y PhD de Harvard. Estudió Medicina en la Uni- 99
  • 100. 100 M.A. Ruiz Vinueza versidad de Chile y Biología en EE.UU. e In- Así, la co-existencia es un hecho a pesar de glaterra. existir diferencias de pensamiento. Reconocido mundialmente, como repre- sentante de la “Escuela Chilena”, realiza sus La co-existencia social de sujetos toma estudios desde la Biología. El criterio de au- al amor como base de la vida. topoiesis alude a la construcción de la iden- Maturana sostiene que el observador se tidad del sujeto y de su autoconstitución construye a sí mismo, en el lenguaje, y es parte autónoma. Estas manifestaciones se realizan constitutiva del entorno que se observa, de esta en el lenguaje, el ser humano mismo vive, manera el observador está en posibilidad de es- se crea y recrea en el lenguaje. Los cambios tablecer contactos con su entorno y con otros que el individuo realiza en su propio yo son sujetos. Desde la comunicación, el observador ejecutados, también, en el lenguaje, y en este establece acciones y actividades y no solamen- mismo se presenta la auto-conservación del te contenidos en la búsqueda de explicaciones sujeto. de la vida y de lo que en ella sucede. El lenguaje es parte constitutiva de la vida de las personas e interviene en su evolución. A partir del lenguaje se generan con- ILYA PRIGOGINE ductas que permiten la convivencia de los sujetos, donde se reconoce como válida la Químico ruso que obtuvo el premio Nóbel de emoción. su especialidad en 1917. Pone en crisis la idea En la convivencia, el lenguaje es el disposi- de fin último a alcanzarse en la ciencia y critica tivo dinamizador que permite la socialización ciertos presupuestos de la física tradicional. y la ínter-relacionalización. llya Prigogine señala la crisis de la ciencia Entiende la conversación como el escena- fundada en las certidumbres, para esto formula rio donde se intercambian subjetividades y algunos argumentos. conductas consensuadas para la convivencia. La ciencia occidental se funda sobre el Así se construye el concepto de “lenguajear’ o “edificio de la metafísica” que señala como “lenguajearse”. punto primordial la esencialidad de los seres Este lenguajearse se da en una temporalidad humanos y los fenómenos como punto bási- que es el presente y en el lugar de existencia, co para la construcción del conocimiento, no que constituyen comunidades lenguajeantes obstante, al comprender el desvanecimiento que no son dependientes de macro-estructu- de este “edificio” que da lugar al determinis- ras. mo, la ciencia se enfrenta a un panorama de Los objetos que construyen el entorno na- incertidumbres. cen en el lenguaje. El “dilema del determinismo” está vincu- En la convivencia, los sujetos se entrelazan lado al tiempo, que es un factor definitivo de en un entramado de intercambio de emocio- nuestra existencia y de la ciencia occidental nes que se interaccionan con el lenguaje y se que vinculaba equilibradamente la relación producen modificaciones mutuas. entre pasado y futuro (flecha del tiempo). De Del auto-lenguajearse nace la auto- ahí que los seres humanos intervendrían en la conciencia. distinción de pasado y futuro. En esta perspectiva el amor es un hecho El aparecimiento de una “nueva ciencia: la que permite relaciones Interhumanas donde física de los procesos de no-equilibrio” permi- el “otro” alcanza su condición de si mismo tió reformular el criterio de irreversibilidad al en convivencia con el yo, a tal punto que el analizar los “procesos disipativos caracteriza- “otro” y el “yo” pueden llegar a ser uno solo. dos por un tiempo unidireccional”.
  • 101. Introductorio a la teoría social 101 “Los sistemas dinámicos inestables” cambia- manifieste al margen del pensamiento religioso ron el sentido ordenado y estable característico de las personas. de la ciencia occidental, para dar paso a la com- Leibniz propone un proceso de pacificación prensión y observación de las fluctuaciones y fundado en el “acuerdo general”. la inestabilidad. Newton trabajó en la constitución de la fí- De ahí que el caos permitió refundar las le- sica, cuyo diseño ha tenido una vigencia de yes de la física y desestructurar la equivalencia “tres siglos”. entre pasado y futuro. Enstein, desde su “visión pesimista de la La “Física tradicional” contaba, para el vida”, dada por el contexto violento en que análisis, con la idea de las certidumbres que vivió (fascismo, antisemitismo, guerras mun- permitían predecir el futuro. Al analizar “la diales), logra articular la diferencia entre lo inestabilidad”, se supera ese carácter determi- subjetivo y lo objetivo. nistico para dar lugar al campo de las “posi- Peter Scott señala la actividad que permite bilidades”. ampliar el espectro del conocimiento como La mecánica cuántica, al apropiarse de la medio para construir un “mundo nuevo y “inestabilidad” desestabiliza la percepción si- mejor”. métrica del tiempo, esto para entender una En conclusión, la ciencia se ve abocada por aproximación a la solución de la “paradoja la creatividad, por la incertidumbre; esto, sin cuántica” que al igual que la “Dinámica cuán- dejar de lado el rigor y la exigencia, que no tica” se entiende, no desde las certidumbres, se vuelven obstáculos. Se construye un nuevo sino desde las posibilidades. lenguaje para plantear nuevas preguntas y re- Entender el origen de nuestro universo tie- planear el proceso investigativo. ne que ver con el big bang y la noción temporal que este fenómeno asigna a nuestro universo (su tiempo de existencia, su edad). No obstan- MICHEL MAFFESOLI te, en el carácter inestable de las situaciones que permitieron ese origen no existe la noción Sociólogo francés que centra su análisis en de tiempo (ni principio, ni fin). la transfiguración de las relaciones sociales y las Como señala Prigogine, esta “nueva racio- manifestaciones de las nuevas tribus urbanas, nalidad” disocia los criterios de “ciencia y cer- propone la distinción entre individuo y perso- tidumbre; probabilidad e ignorancia”. Frente na, individuo como la interioridad y persona a la realidad compleja, el ser humano tiene la como la exterioridad. La segunda reafirma y posibilidad de expresar su creatividad en su repite lo que la colectividad es y representa. interrelación con su entorno. Remarca la necesidad que tiene el ente so- El fin de las certidumbres se puede fundar cial de encontrar costumbres actos y formas de en el criterio de “irreversibilidad” como expre- expresión para identificarse como tales. sión de posibilidades. Desde esta perspectiva, Mafesolli denomina narcisismo en grupo a la el futuro, que no está dado se puede construir acción de identificarse con el otro, ser parte y desde las incertidumbres. pertenecer a un grupo,: la moda, el deporte y Se vuelve necesario observar que la física el consumo en masa son su mejor expresión. inicia con una orientación en las certidum- En las urbes, la identificación espacial del bres que, al mismo tiempo, dejaba de lado “el individuo está basada sobre roles, estereotipos, tiempo y la creatividad”. Este fenómeno tiene costumbres y visiones del contexto en el que lugar en el contexto de la Europa que consti- se desarrolla, que se vuelven similares cuando tuía, para si, el orden moderno. Así, Descartes este individuo se agrupa en un cúmulo dado propone una certidumbre compartida que se por la necesidad intrínseca de las sociedades
  • 102. 102 M.A. Ruiz Vinueza modernas regidas por el “orden”. En este pun- mismos elementos esenciales no tiene poder to, plantea la paradoja de un movimiento y de cohesión, sino, al contrario, remarca su im- desprendimiento temporal de la “persona” posibilidad de ofrecer referentes que denoten frente a sus obligaciones y derechos estable- identificación e identidad. cidos. Buscando en lugares comunes y carac- Las sociedades actuales buscan en su heren- terísticos para todos un nuevo espacio para cia cultural respuestas, sobre quiénes son, qué relacionarse de forma diferente, adquiriendo necesitan, hacia dónde deben ir, alejándose por ende, un rol que le entregue una identidad peligrosamente del orden actual, de una fila nueva, circulando de lugar en lugar para darse establecida de antemano para ellos. Silencio- una opción diferente cada vez. samente la incertidumbre hace que los pueblos Ubica al individuo identificado en el tumul- busquen en las iglesias y mezquitas lo que el to, en el grupo, que a su vez le da razón de ser y Dow Jones no les provee. características propias para representar, luego, en un lugar de comunión para todos. En este punto expresa la solidaridad que siente el uno JULIO MEJIA NAVARRETE por el otro al fundirse en algo que los lleva al mismo sitio, aunque luego el rumbo vuelva a Doctor en Ciencias Políticas y Sociología ser incierto. por la Universidad Pontificia de Salamanca. Docente titular de Metodología en investiga- ción sociológica en la Facultad de Ciencias So- REGIS DEBRAY ciales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú. Articulista de la revista “Cinta Discípulo de Louis Althusser. Nació en Fran- de Moebio” de la Facultad de Ciencias Sociales cia en 1940. Ha prestado mucha atención a la de la Universidad de Chile. problemática latinoamericana y esto se expresa Mejía destaca el avance del pensamiento en sus obras. pospositivista en la Sociología. Rescata el papel No es casual la necesidad de las culturas de del sujeto en la construcción del conocimiento reafirmarse como tales mediante mitos y fana- científico, la teoría de la re flexibilidad y en espe- tismos religiosos que, según la globalización y cial a la Investigación Social de Segundo Orden. la economía de mercado, podrían ser superados En la construcción de la metodología socio- y transformados en una cultura única homo- lógica el concepto de reflexibilidad toma fuerza génea y fluida. el interés de rediseñar modelos que ayuden a Debray analiza que con cada movimiento entender y replantear la influencia que tiene el globalizador reaparece un movimiento con- conocimiento en la creación de la sociedad. trapuesto. El éxodo de personas por razones Realiza un compendio histórico del termino económicas y políticas, crea en los núcleos so- re flexibilidad, busca su inicio y sus posteriores ciales escindidos una necesidad de identidad modificaciones teórico prácticas. Encuentra su cultural, volver a ser participe y actante de su origen en Maquiavelo, que en su libro El Prín- propia historia, que recupere sus orígenes y cipe lo define como destino. Shutz introduce el raíces. concepto a la sociología como intersubjetivi- El pensamiento liberal mercantilista a ul- dad. Rescata el interés que Bourdieu, Giddens tranza pierde adeptos en tanto y cuanto los y Luhmann han dado a la reflexibilidad. Bour- pueblos se protegen recuperando y replantean- dieu la ve como un autoanálisis, como la po- do creencias religiosas, ancestrales, que por ser sibilidad de una relación entre ciencia y socie- propias, míticas, no pueden ser falzables, mien- dad. Es “un reflejo sistemático de las categorías tras que el pensamiento globalizante, por sus y proposiciones de nuestro conocimiento sobre la
  • 103. Introductorio a la teoría social 103 sociedad” Giddens relaciona el término con los “El conocimiento social es un proceso de conceptos de sociedad de riesgo y desarrollo del construcción reflexivo”, esto da lugar a un su- yo; donde el cambio permanente del contexto jeto reflexivo y a un objeto reflexivo, lo cual da social plantea la interacción del pensamiento lugar a una relación que influye en ambos, de los individuos, la reflexibilidad es la “utili- dialécticamente, son parte y se transforman el zación de los agentes sociales de la información uno al otro, de tal manera que el sujeto investi- sociológica que les llega constantemente de ellos gador se mueve dentro del objeto social, mismos, de su vida y del mundo; y esa información desencadena procesos que sin ella no se hubieran S1—* So producido”. Para Luhmann, la complejidad so- cial tiene como uno de sus ejes más importan- SI: Sociología tes la observación del actor, esto dentro de su teoría del sistema social, donde la reflexibilidad So: Sociedad. es un concepto central. La Sociología es el espejo de la sociedad, es y este injiere su existencia y movimiento en la sociedad observándose a sí misma. En este el investigador. Haciendo que el conocimien- sentido la Sociología reflexiva apunta su rumbo to no sea solo una conclusión, sino que sea a dos funciones: la cognitiva y la interventiva. La integrante de la construcción de la realidad. primera, para la observación y entendimiento Haciendo del objeto social un ente reflexivo de la realidad social; y, la segunda, después de que se está creando en el mismo momento en obtener conocimientos de la realidad social, que es investigado. modificarla. El sujeto, como actor de la construcción del La epistemología de la sociología clásica conocimiento, es analizado por Mejía median- plantea una relación lineal en el acto del co- te dos características: Como sujeto sujetado, y nocimiento, esto es mantener al actor social como sujeto reflexivo. pasivo, siendo en este sentido receptor de las Como “sujeto sujetado” esgrime una serie características de la realidad sin modificarla o de condiciones que superan al quehacer teó- intervenir en ella, dejando al actor sin capaci- rico metodológico entre las que se cuenta el dad de “generar sentido en el objeto social”. contexto sociopolítico y cultural en el cual se El conocimiento reflexivo planteado en la desenvuelve, una dimensión imaginaria y sim- sociología de segundo orden promueve no solo bólica propia de la realidad presente. la comprensión y explicación de la sociedad “El proceso de conocimiento, desde la repro- tomando en cuanta el conocimiento de primer ducción de datos hasta sus niveles de reflexión orden, sino analizando y replanteando su par- teórica, se encuentra anclado en forma dialécti- ticipación y transformación que su presencia ca a la matriz apistémica”, todo se encuentra expone en la misma. inmerso en los parámetros de una sociedad determinada y determinante, con corrientes S2—* (S1—* So) filosóficas y paradigmas. El autor cita a Marx que en la introducción de su texto “Crítica de S2: Sociología de segundo orden la Filosofía del derecho de Hegel” dice: que el sujeto del conocimiento no solamente es el hombre El autor concluye que la reflexibilidad es un natural, abstracto, con propiedades intelectuales “proceso de interacción del conocimiento y la sino, esencialmente, es el hombre en el mundo del sociedad”, que al mismo tiempo que la socio- hombre, el estado, la sociedad. logía estudia también es partícipe y transforma Como sujeto reflexivo, su naturaleza onto- al ente o cuerpo social. lógica lo relaciona y lo hace interferir en el ob-
  • 104. 104 M.A. Ruiz Vinueza jeto social a pesar que su estatus o posición en de ellos. La sociedad es la conjunción de ob- la sociedad sea diferente o irreconciliable con jetos sociales que a su vez son sujetos que se él. Su intervención se produce en el momento comprenden como un hecho real concreto, en que el actor introduce su conocimiento me- la sociedad. diante la divulgación del mismo, por medios En el contexto de las propiedades de la so- comunicacionales, proyectos, etc. ciedad Mejía distingue dos tipos de sistemas: El proceso de construcción reflexiva del conoci- Lineales y no lineales. Los lineales son la su- miento se aleja del proceso tradicional porque matoria de las conductas y propiedades de los en este caso la realidad-objeto es un hecho aca- sujetos en la sociedad, los nexos y lazos que bado alejado del sujeto que como investigador los une en una interacción que existe en la y espectador no hace más que tratar de infor- realidad. Su cambio se produce por modifica- mar lo que logra captar de la realidad. Mientras ciones en los elementos de la sociedad; los no que en el proceso reflexivo el sujeto es protago- lineales se establecen cuando se pierde la iden- nista en la creación, desarrollo y cambio que tidad de los elementos que forman la sociedad, se produce en la realidad que estudia, no niega se establece en las estructuras, en la totalidad el libre movimiento del objeto social, pero el organizada, son relaciones que van más allá conocimiento y contexto intelectual forman del sujeto individual, existiendo elementos que una realidad que a la vez que es independiente conforman la sociedad que no pueden ser defi- del objeto social, interviene para modificarlo, nidos, pero que existen y son solidarios con el interpretarlo y cambiarlo. resto de elementos, es una organización comple- “La investigación social de segundo orden está ja, su cambio se produce por la transformación constituida por el acto mismo del conocimiento, y alteración de todo el sistema. por el momento de pensamiento que pone en in- Esta explicación es positiva siempre que se terrelación al investigador y a /os investigados entienda la existencia de ambos sistemas dia- en el proceso que hace posible /a cognición”. El lécticamente expuestos en la sociedad, es decir, investigador se plantea el análisis y estudio que la sociedad es una estructura y es acción de actores que se desarrollan en su entorno, social en interacción constante. El sujeto, si que observan, con características y argumento bien es individual, se produce a si mismo y al propios. Para estudiar a los actores es necesa- objeto en su conciencia, está en constante re- rio tomar en cuanta sus acciones, realidades lación con otros sujetos dentro de la estructura y reflexiones, se establece una relación entre social que lo modifica y que él modifica. investigador e investigado. El sujeto investi- “El sujeto es particular y universal, idea que gador predetermina con su conocimiento al rompe con la concepción positivista del ser sujeto investigado, que se predetermina a sí humano que reconoce únicamente un aspecto mismo dando como consecuencia un cambio de la realidad, la de ser seres individuales, ele- constante de sujetos. En el segundo orden lo mentos del sistema. Concepción unilateral del observado incluye al observador como uno de individualismo metodológico”. Mejía confronta sus elementos, sin olvidar que la realidad es el hecho de que él además de elemento es un creada por el observador. El autor hace una ob- actor social, es un individuo, pero también es servación de Luhmann que dice: “quien quiera parte del todo, familia, entre otras facetas lo observar a un observador, no solo debe tomarlo hace más que un elemento, debe ser tomado como objeto distinguible; debe comprender la dis- como una complejidad dentro de otra que son tinción utilizada en el nivel de primer orden”. una en constante cambio. El objeto distinguible en el segundo orden “Complejidad ontológica del sujeto que ha sido está conformado por sujetos que son parte de desarrollada en los últimos años por la concepción la realidad, y a su vez, la realidad forma parte del subjetivismo metodológico, que tiene en Jesús
  • 105. Introductorio a la teoría social 105 Ibáñez a uno de sus mayores exponentes en la donde los cocimientos y avances científicos sociología”. corroboran sus presupuestos, es en donde se De ahí que podemos decir que todos los concreta en nexo real y plausible. Marx lo des- hombres tienen dentro de si a un sociólogo, cribe así: “El problema de si puede atribuirse al porque todos analizan, exploran e interpretan pensamiento humano una realidad objetiva, no es a la sociedad, desde su perspectiva y experien- problema teórico, sino un problema práctico. Es cia personal sin perder de vista la posición y es- en la práctica donde el hombre debe demostrar la trato social en el que viven cotidianamente. verdad, es decir, la realidad y el poder, la terrena- Para comprender la distinción entre segun- lidad y su pensamiento. El litigio sobre la realidad do orden y primer orden podemos definir a o irrealidad del pensamiento que se a isla de la este último, Mejía sostiene que: “En el primer práctica, es un problema puramente escolástico”. orden el observador se desenvuelve en un mundo Concluye el autor que la objetividad debe cotidiano, una experiencia concreta, inmediata y ser reflexiva, debe existir una metodología ri- fenoménica, donde no puede observar el marco de gurosa de contrastación y coherencia lógica. distinción que lo hace posible” como no lo puede Para referirse al tema metodológico, se debe distinguir, por ello permanece latente”. Mientras tomar en consideración la perspectiva cuantita- que el investigador de segundo orden observa tiva para la investigación social. Utiliza núme- con su propio esquema discernidor a los sujetos ros, magnitudes, realiza mediciones y evalúa observadores, que plantean un esquema propio al objeto de estudio mediante características, que en conjunto exponen una realidad. Tam- variables, examina determinando promedios bién tiene la posibilidad de comparar esquemas y variaciones que se producen en un espectro y observaciones de los sujetos para romper con lo más amplio posible. Quien define la pers- los determinismos de estos y concretar, por pectiva cuantitativa para la investigación es ende, un tercer nivel. El investigador de segun- Descartes, que dice: “la propiedad principal de do orden no esta fuera del contexto, por eso cada sustancia y que constituye su naturaleza y puede modificar lo estudiado, autorreflexionar esencia, y a la cual se refieren todas las demás: y replantear sus observaciones, manteniendo la extensión”. siempre la relación con el objeto de estudio, En la perspectiva cuantitativa se señala a que son los sujetos de primer orden. cada individuo separado del resto, como una Para llegar a este nivel el investigador debe unidad, que se conjuga con otra unidad, es superar conocimientos y experiencias recogidas decir, cada individuo identifica a la sociedad en su cotidianidad, dejando de lado conceptos desde su particular punto de vista creándola a e ideologías preestablecidas para dar lugar a su imagen de la realidad, esto se analiza cuan- una nueva forma de conocimiento repotencia- titativamente uniendo los criterios de cada in- do. Tres niveles son expuestos por Jesús Ibáñez dividuo mediante evaluaciones y estadísticas. para establecer el conocimiento científico de Estudia a la sociedad desde agregar sus com- la realidad social: “El primero es producto de la ponentes hasta sacar características similares o crítica desde el punto de vista de la epistemología establecer patrones que las relacionen o sepa- de la ciencia. El segundo, es desarrollo del saber de ren, en este sentido la sociedad es un cúmulo un sistema específico de conocimientos científicos, de características lineales que suman, restan, de las ciencias sociales y la sociología, en forma dividen, comparan y se estructuran mediante particular. Y tercero, es una conquista permanente complejas operaciones matemáticas, que esta- de la práctica de investigación concreta, que supone blecen a la sociedad como una sumatoria de la de la naturaleza con los seres humanos. Que elementos desligados de su contexto social. Se replantea la realidad fáctica con el significado. establece, por tanto, que la perspectiva cuanti- Aquí se establece un contexto socio histórico tativa es aplicable a hechos fácticos como las
  • 106. 106 M.A. Ruiz Vinueza variables socio-demográficas: entre estas tene- En suma, esta metodología establece, me- mos el sexo, la edad, ocupación; condiciones diante la observación del investigador, un re- de vivienda, recursos económicos. Acciones y clutamiento de datos de una realidad exterior comportamientos externos como alcoholismo, a él, para luego, mediante la estadística, estu- declaraciones sin que estas entren en detalles o diarlos. explicaciones. Esto plantea que la investigación La perspectiva cualitativa, que estudia de se reduce analíticamente, esto es: “La realidad manera subjetiva la realidad social desde su social se sustituye por un conjunto de categorías simbología, desde cualidades que caracterizan concretas y medibles”. un hecho social, busca la totalidad dinámica, el La técnica cuantitativa mediante medicio- mundo de las significaciones. Las cualidades nes establece la posibilidad de replantear la de la sociedad no se encuentran en sus partes, realidad social. En la cual el investigador tiene sino en el contexto organizado, las interac- bajo su mando las herramientas de medición ciones se plantean en el estudio desde la rela- y evaluación, es decir que el estudio de la ción y no desde el individuo, puesto que las realidad social será siempre llevado bajo las acciones del individuo requieren una suerte normas, orden y número que el investigador de reflexión continua y constante. Mejía atri- haya establecido, dando como resultado res- buye al mundo simbólico representaciones y puestas y conclusiones que se hayan estable- contenidos distinguidos en dos dimensiones: cido en el diseño. El diseño es siempre más “Cognoscitivos del discurso. Creencias, visiones del importante que la realidad a la que estudia, mundo, argumentos y valoraciones de los esque- los sujetos del estudio obedecen y responden mas de representación, son funciones ideológicas a las exigencias que el investigador plantea, que regulan el comportamiento de las personas en no formulan ni contraponen. Este método se la sociedad; y, el contenido del sentido del discurso. inclina a medir y explorar experimentalmen- Son los afectos, motivaciones, deseos intenciones te, es decir, busca crear o recrear ambientes y el sentido de los es quemas de representación, específicos para comprobar o establecer la son las fuerzas que responden al por qué de las valía de sus aseveraciones. “La investigación interacciones sociales.” cuantitativa también trata con objetos sociales El hecho social se crea desde las diferentes que ya ocurrieron ex post ipso, aquí lo que in- formas discursivas que llevan implícitas or- teresa es controlar las variables por métodos de denes e interacciones simbólicas mediante el covariación estadística”. lenguaje. El universo de estudio en esta metodolo- En la investigación cualitativa se recupera gía está basado sobre la probabilidad de que todo cuanto tiene el lenguaje como forma de estén incluidos en él mismo cada individuo estudio, esto dado desde propiedades como la de la muestra, en este sentido su orientación “expresiva, operaciones del emisor sobre el men- va hacia el individuo de forma aleatoria para saje, las emociones, deseos y creencias del entre- una certeza dentro de las probabilidades de la vistado; conativa, operación del mensaje sobre el estadística. destinatario, las influencias que el contexto ejerce; En este diseño de investigación, se requiere estética, actuación del mensaje sobre si mismo, de estrategias metodológicas como: La inves- connotaciones y variaciones del habla; fáctica, tigación documentaría, la encuesta, puede ser operación de verificar el medio o la entrevista, se- mediante cuestionarios; la experimentación, gún los silencios, pausas, precipitaciones o gestos por medio de la observación controlada; la que intervienen; metalingüística, operación de ve- triangulación, que es la utilización de las téc- rificar el código para establecer si el entrevistado nicas cuantitativas y cualitativas en la elabo- y entrevistador hablan el mismo discurso.” En ración del trabajo. este sentido, la investigación cualitativa está
  • 107. Introductorio a la teoría social 107 pendiente del desarrollo y desenvolvimiento homogenización no se ha enraizado y mucho del hecho social sin perder de vista como esto menos desarrollado por los medios de ma- afecta a sus actores. sas y el consumo. Al contrario, estos fenó- Se desprende que para el estudio desde la menos han producido una conciencia de lo perspectiva cualitativa de un grupo social se propio y de identidad, a la par de replantear requiere un análisis exhaustivo de sus partes, la realidad, la historia y la identidad como sin olvidar que son elementos de un todo al el resultado de influencias externas. Florece que se deben y representan. Se reconoce que el la actitud innovadora de los individuos, les todo está expuesto en sus partes, y ellas en él. permite ampliar sus horizontes y observar Siendo necesario un proceso dialéctico donde realidades y contextos muy diferentes al cada vuelta sea la potenciación del elemen- que ellos acostumbraban llamar propios y to social en relación intrínseca con el todo, correctos. A saber que la realidad no es más revitalizando la realidad del estudio social de que el contexto, que de él se desprende y forma infinita. que desde él se explora todo cuanto hay a Ahora bien, analizada la perspectiva cua- su alrededor. La realidad es una opción que litativa, es necesario analizar la técnica cuali- se crea de acuerdo a lo que en ese momento tativa, que es la reconstrucción de la realidad se vive y se piensa. mediante la teoría, que tiene en su quehacer El individuo ahora se suscribe a una suerte gran libertad, tiene la flexibilidad de modifi- de posibilidades adaptables a los cambios y la carse según camina el estudio, el diseño en reactivación de sí mismo como un ser especial su esencia se puede modificar siempre que la y con potencial social y cultural permisivo a la realidad social y el estudio así lo requieran. fuerza o no, de otras opciones. La técnica cualitativa permite que el objeto Deviene la reconstrucción de paradigmas de estudio se desarrolle espontáneamente para como la moral y la ética, y la creación de uno que la investigación lo asimile y traslade ese nuevo; la ética sin dolor, que es el reencuentro movimiento y evaluación a una realidad social, de su posibilidad de hacer y querer ser de él que en sí misma, está constituida por sujetos, para él, disfrutar y aprovechar lo que la vida le que son, al igual que la realidad, socialmente entrega sin restricciones ni trabas. Arditti no construidos. olvida que las diferencias de clase plantean, a Se busca que las técnicas se acoplen al sujeto su vez, la imposibilidad en muchos casos que de estudio, se busca una relación horizontal esto se cumpla. entre el investigador y el investigado, creando Arditti reflexiona sobre el vinculo entre un ambiente propicio para la confidencialidad diferencia y emancipación, examina que si de ambos actores abriéndolos y exponiéndolos bien las diferencias y el camino ha abierto como sujetos en constante acción comunica- grandes campos del conocimiento, esto trae tiva. consigo también el extrañamiento a algo que Mejía concluye: “La técnica cualitativa esta- dé tranquilidad o punto de referencíalidad. El blece procedimientos de correlación de información individuo tiene ahora muchas opciones de las y la transformación de esta en hechos de significa- cuales alertarse, pero esto trae consigo la res- do, como aspecto central de la investigación.” ponsabilidad de tomar decisiones y aun más, el pensar que resultado traerán. Las visiones democráticas y con plena participaciones se BENJAMÍN ARDITTI asumen como buenas, pero de esa misma ma- nera, pueden dar paso también a que cualquie- Arditti acepta el hecho de que la diferen- ra pueda tomar parte, sea deseable o no, y la cia existe en un contexto globalizador, que la población, carente y a la vez llena de posibi-
  • 108. 108 M.A. Ruiz Vinueza lidades se aferre a lo que se le presente como Si las respuestas no son cerradas, las pre- propio y se pueda identificar, esto tomado guntas tampoco, en este marco se entiende como populismo o sectarismo. un proceso infinito para replantear lo social, La libertad, como valor primario es un pre- es decir se cuestiona y se re-pregunta sobre el mio deseado, pero ¿qué pasa cuando la libertad devenir histórico. llega en un momento de indeterminación?, Para Castoriadis, es la imaginación la que cómo se maneja esta libertad cuando el indi- permite interrogar e interrogarse infinitamen- viduo siente el desarraigo de lo propio, de lo te. suyo, cuando ya ni siquiera lo conoce y aún Desde la imaginación se construyen y se peor, cuando lo extraña como noción de exis- instituyen las sociedades. tencia y vivencíalidad. No siempre las buenas intenciones culmi- nan en buenas acciones en el devenir de los GIANNI VATTIMO acontecimientos. Filósofo italiano, nació en Turín en 1936. Se desempeñó como profesor de Estética en la CORNELIUS CASTORIADIS Facultad de letras de su ciudad natal. Vattimo piensa en la emancipación a partir “Pase lo que pase, seguiré siendo primero, y de entender y aceptar las expresiones espiritua- antes que nada un revolucionario”, frase que les del ser humano. pronunciaba hasta en sus últimos días. Filó- La emancipación de los sujetos permite en- sofo griego, falleció en París el viernes 26 de tender la hermenéutica como forma de com- Diciembre de 1997. Por su pensamiento radical prender el mundo, de esta manera se disuelve respecto a la imaginación es un personaje no la creencia de la verdad única, para dar paso a enmarcable en una escuela específica, por eso una serie de verdades fractales. se lo conoce como un pensador solitario. Los sujetos, sin verdad última, destruyen Las sociedades se autolegitiman a partir de los complejos, producidos por el pensamiento la construcción de leyes que les garantizan su metafísico, que se vuelven reduccionismos. permanencia y estabilidad. La ciencia no alcanza una verdad totali- La condición fundamental de la ley es su zante, los saberes son fractales y dependen carácter dictatorial (unidireccional) que puede del punto de vista, hermenéutico, del sujeto ser de origen divino o proveniente del pasado, observador. como tradición. Cornelius Castoriadis elabora su reflexión a partir de proponer la constitución del criterio MICHEL FOUCAULT de “autonomía” en la sociedad, logrando des- conocer el determinismo del espectro legal. Filósofo francés. Nació en Poitrers en 1926 y En este marco, la sociedad se piensa, y cons- falleció en París en 1984. Estudió en la Escuela truye, permanentemente. Los sujetos elaboran Normal Superior de Perís, en las Universida- su autonomía y socializan donde los sujetos des de Chile, Uppsala, Varsovia y Clermond- sociales, que son autónomos, controlan su ferrand. institucionalidad y se entienden como parte Foucault sostiene que los diferentes tipos constitutiva del poder. de actualización discursiva no se desprenden Los sujetos históricos cuestionan la ley his- de una determinación lingüística. De la misma tórica, en busca de posibles respuestas, y no de manera se desinstituye la idea de un significa- una última respuesta. do discursivo de la historia.
  • 109. Introductorio a la teoría social 109 Después de enunciar las palabras se da lugar La sociedad excluye al loco porque ve que a las cosas, sin esencias, ni en las cosas ni en su supuesta patología es la suya. los sujetos que pronuncian las palabras. Así Sobre el discurso señala que no solamente mismo se desacraliza la idea de historia, desde es un mecanismo de expresión de poder sino el supuesto de que todos los acontecimientos que es el poder por el cual se lucha. En prin- son triviales, lo que sucede es que el escritor de cipio el castigo del poder era aplicado sobre la historia le presta mayor atención a ciertos el cuerno de los condenados, pero después momentos, desde la actualidad. La historia es será aplicado y aceptado inconscientemente vista otra vez. al constituirse la sociedad suya de vigilancia Si el pasado es entendido desde el hoy, y de disciplina. El poder está difuminado en sostiene Foucault, no existiría ninguna re- la sociedad, de tal manera que los sujetos se lación de causa-efecto entre el presente y el auto vigilen. pasado. Foucault evidencia que el pensamiento no puede ser dilucidado, solamente, en la teoría EMMANUEL LEVINAS o la ciencia, sino en que puede interpretarse en la forma en que los sujetos se expresan y Nació en Lituania, adoptó la nacionalidad manifiestan, se comportan, de acuerdo al lugar francesa en 1930, falleció en1995. donde se encuentran y de cómo se entienden Levinas centra su atención en la preocu- a si mismos frente a otros sujetos. pación del “sujeto” por su “otro” y por sus Foucault entiende que no es pertinente ha- “otros” que pueden ser otros sujetos, el tiempo blar del sujeto desde una teoría preconcebida o el lenguaje. puesto que el sujeto se constituye a sí mis- El sujeto se entiende a sí mismo al relacio- mo, al interior de una sociedad, a partir de narse y diferenciarse de los “otros”, y al ver los sus prácticas. rostros que coexisten en el mundo exterior. El sujeto carece de sustancialidad y esen- El “otro” da lugar al concepto de infinitud, cialidad, se manifiesta en formas dinámicas puesto que permite, a los sujetos, saberse con que varían permanentemente, de acuerdo al las mismas cualidades para diferenciarse. Los contexto en el que se manifiesta. sujetos actúan, y viven, pensando en la apre- Toma como ejemplo la diferencia de forma ciación que el otro tendrá de sí mismos. que toma el sujeto en el momento en que es Las personas viven un tiempo no cronome- un sujeto que realiza una actividad política trable que corresponde a la apropiación interna y en el momento en el que se predispone a de las personas. mantener una relación sexual. Sin embargo, La indeterminación nace en la idea de las diferentes manifestaciones de formas del futuro que no se corresponde al presente sujeto se constituyen históricamente. puesto que es nuevo y permitirá diferentes Sobre la locura, Foucault va desde el rena- experiencias. El futuro carece de esencia. cimiento donde la locura era una experien- Los sujetos se comunican gracias al lengua- cia digna de admiración, puesto que el loco je, puesto que este es el escenario donde se enunciaba su verdad, no se la excluía sino que construye la alteridad. era entendida como parte constitutiva de las personas. A partir del siglo XVII, época clásica como EDGAR MORIN él la llama, la locura es destinada al encierro, se modifica la forma de entender al loco y de Nace el 8 de julio de 1925 en Paris. Ha reali- tratarlo. zado estudios de Historia, Geografía y Derecho.
  • 110. 110 M.A. Ruiz Vinueza Fue combatiente voluntario de la resistencia En esta dimensión, el sujeto distingue los durante la Segunda Guerra Mundial. Creador niveles subjetivo / objetivo y exterior/inte- del Paradigma Complejo. rior. Morin trabaja la noción de sujeto desde La dimensión identitaria del sujeto, man- una perspectiva no cientificista tradicional, tiene su identidad y le permite ser la misma lo realiza desde una visión Biológica que persona pese a los cambios adaptativos que re- despoja al sujeto de toda esencialidad cate- quiera en su vida de acuerdo al carácter, humor gorial. o situaciones del entorno. El sujeto no adquiere autonomía absoluta y Las dimensiones de exclusión e inclusión. radical, la libertad se relativiza de acuerdo a su La exclusión consiste en que cada sujeto es en contexto y realidad sociocultural, puesto que sí mismo, y ningún otro puede serlo tomando para garantizar la subsistencia de su autonomía su lugar. El yo es único para cada uno. debe tomar y descargar energía de su medio La inclusión se manifiesta en el hecho de circundante. incluir el yo en un nosotros, que equivaldría Para la constitución de la noción de sujeto, a ser parte de una comunidad, familiar, na- Edgar Morin evidencia la necesidad de com- cional o transversal. En este espectro cobra prender algunas dimensiones: sentido la posibilidad de los seres humanos La dimensión cognitiva que sería enten- de comunicarse con otros. dida como computacional donde se trabajan Puesto que el sujeto es el resultado bioló- datos, signos, símbolos, mensajes que logran gico de dos personas de sexo distinto lleva sistematizar y obtener un conocimiento que dentro de sí la alteridad y la posibilidad de intervendrá directamente en la elección de comunicación. La comunicación aparece en datos de participación en el mundo exterior la dimensión de inclusión, donde el sujeto y en el mundo interior. puede relacionarse con otros seres vivos, este Este sistema computacional es creado por hecho participa, también, en la construcción cada persona, para su uso y con sus propias he- de identidad. rramientas cognitivas. Y no tiene nada que ver Se señalan tres dimensiones del cerebro que con los sistemas computacionales construidos permiten diferentes actuaciones de los seres mecánicamente. humanos en la sociedad: Mediante este sistema, el sujeto se coloca • Un cerebro reptil o paleocéfalo donde se en- en el centro de su mundo y genera todas las cuentran pulsiones como la agresividad. manifestaciones que le permitirán enfrentarse • Un cerebro mamífero donde se halla la afec- con su exterior y lograr su subsistencia en el tividad. sistema. • El córtex y neo-córtex de donde nace el ca- Desde esta perspectiva, el sujeto cuenta con rácter racional del ser. una carga egocéntrica donde se entiende al No existe una jerarquía marcada de estos “yo” como elemento subjetivo y a un “ego” tres niveles, ellos permiten que los seres hu- como sujeto objetivado, esto logra un sentido manos actúen de diversas maneras y que se de identidad que permite distinguirse y reunifi- adopten diferentes personalidades en la socie- carse. Según Morin es necesario tomar en cuen- dad durante la vida. ta este supuesto a fin de lograr la objetivación Morin entiende la conciencia como la cua- de si mismo. Además, se logra entender que lidad más importante de los seres humanos y al tratar al yo, el sujeto se autorreferencia y al la más preciosa puesto que es frágil y propensa señalar ese ego exterior el sujeto se exoreferen- a la equivocación permanente. cia, se distingue, a sí mismo, de lo que existe La libertad es un criterio que permite in- hacia fuera. certidumbre, ya que la libertad consiste en la
  • 111. Introductorio a la teoría social 111 posibilidad de elección y de ejecución de la En este proceso de conocimiento, y auto- elección en el mundo exterior. La incertidum- conocimiento, se presentan situaciones huma- bre se manifiesta en el lenguaje que expresan nas que desde la construcción metafísica del los seres humanos. Es decir, al hablar no existe mundo son entendidas como imperfecciones la certeza de que el sujeto lo hace libremente humanas que deben ser decantadas para lograr o detrás de su enunciación se encuentra una la perfección del conocimiento. colectividad, o un partido, y son esas ideas las La deconstrucción permite comprender que expresa el sujeto. que esas imperfecciones son algo distinto, y La vida social se construye a partir del que podrían funcionar como dispositivos que entramado intersubjetivo donde el sujeto es permiten accionar la creatividad. autor y actor con posibilidades de elección. Así nace el criterio de diferencia, en Derrida, La sociedad no se enmarca en determinismos despojado de características esenciales. sino que es producida por el intercambio de La diferencia puede explicarse en la escritu- los sujetos que ya no son entes esenciales ni ra, puesto que al impregnar elementos gráficos, ilusorios, sino seres vivos, con capacidades no se puede conservar elementos fonéticos, y potencialidades para intervenir y decidir aquí la cualidad de la supuesta imperfección. en la vida social. La escritura no es el final sino un mecanismo de construcción permanente. Asimismo se constituyen las identidades, sin esencias, es JACQUES DERRIDA decir no fijas. Las imperfecciones pueden permitir siste- Discípulo de Emmanuel Levinas. Nació en mas de expresión y comprensión nuevos y EL-Bihar (Argelia) el 15 de julio de 1930. En diferentes. 1942 es expulsado del Liceo, se redujo el lími- El significado depende del entorno, en este te de judíos del 14 al 7%. En 1988 realiza un sentido el significante se despoja de todo inten- encuentro con intelectuales palestinos en los to por asignarle significados únicos y finales. territorios ocupados. En 1997 escribe “Adiós a Los sujetos pueden apoderarse del lenguaje Emmanuel Levinas”. y expresarlo, en sus contextos, de acuerdo a sus Derrida aporta la noción de deconstrucción universos simbólicos y competencias lingüísti- como marco de comprensión y desacraliza- cas que suponen la transversalidad cultural de ción del lenguaje derivado de la metafísica donde nace la escritura que permite la lectura, occidental. y que no conllevan a la exclusión, del discurso Si bien es cierto, el lenguaje permite el auto- oficial, debido a las diferencias, que pueden conocimiento de los sujetos al interior de una ser las conocidas como errores gramaticales de sociedad y de su entorno. escritura.
  • 112. Bibliografía – TORRES, Lizandra, Ciencias Sociales, Sociedad y – CASTRO Gómez, Santiago. La reestructuración de cultura contemporáneas. Ed. International Thom- las ciencias sociales en américa latina. Santafé de son, 1998. Bogotá: Ed. Centro Editorial Javeriano; 2000. – VATTIMO, Gianni y ALDO Pier. El pensamiento – VARIOS, Pensar en los intersticios. Santafé de Bo- débil, Madrid: Ed.Cátedra; 1995. gotá: Ed. Centro Editorial Javeriano; 1999. – SCAVINO, Dardo. La filosofía actual, pensar – CASTRO Gómez, Santiago y MENDIETA Eduar- sin certezas. Argentina: Ed. Piados Postales; do. Teorías sin disciplina, latinoamericanismo, 1999. poscolonialidad y globalización en debate, Ed. – VARIOS, Ciencias sociales: algunos conoci- University Of. San Francisco; 1998. mientos básicos, Madrid: Ed. Siglo Veintiuno; – FOLLARI Roberto y LANDZ Rigoberto. Enfoques 1999. sobre posmodernidad en américa latina. Caracas: – WALLERSTEIN, Immanuel. Impensar las cien- Ed. Sentido; 1998. cias sociales, Madrid: Ed. Siglo Veintiuno; – LANDER, Edgardo. La colonialidad del saber: 1999. eurocentrismo y ciencias sociales. Ed. Consejo La- – WALLERSTEIN, Immanuel. Abrir las ciencias tinoamericano de Ciencias Sociales CLACSO, sociales, Madrid: Ed. Siglo Veintiuno; 1998. Buenos Aires; 2000. 113
  • 113. ...por lo que debemos contribuir en los estudiantes el desarrollo de capacidades y cualidades valiosas que conformen una personalidad consciente...