Segunda ola del movimiento feminista
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Segunda ola del movimiento feminista

on

  • 5,036 views

Material didáctico elaborado para la asignatura Sociología del Género, impartida en el Grado en Sociología (Universidad de La Laguna).

Material didáctico elaborado para la asignatura Sociología del Género, impartida en el Grado en Sociología (Universidad de La Laguna).

Statistics

Views

Total Views
5,036
Views on SlideShare
5,035
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
51
Comments
0

1 Embed 1

https://twitter.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Segunda ola del movimiento feminista Segunda ola del movimiento feminista Presentation Transcript

  • Sociología del géneroProfesora: Marta jiménez Jaén
  • Sufragio femeninoLa realidad económica y política de la Primera y Segunda Guerras Mundiales y de susconsiguientes posguerras, obligó a que la sociedad incorporara al escenario público amadres y esposas. Su concurso fue decisivo en el esfuerzo económico durante la guerra.La consecución del derecho de voto fue un reconocimiento colectivo a los méritosacumulados. En 1869, el Territorio de Wyoming se convirtió en el primer estado deEE.UU. donde se instauró el «sufragio igual» (sin diferencias de género) aunque no elsufragio universal (no podían votar hombres ni mujeres de piel oscura).  1893: Nueva Zelanda  1945: Italia  1902: Australia  1946: Japón  1906: Finlandia  1952: Bolivia  1915: Dinamarca  1952: Grecia  1918: Irlanda y Rusia  1957: Colombia  1918/28: Gran Bretaña  1963: Kenia  1919: Alemania  1965: EEUU (desde 1920 mujeres  1929: Ecuador blancas)  1931/77: España  1971: Suiza  1931/74: Portugal  1984: Liechtenstein  1934: Cuba y Turquía  1986: África central  1944: Francia  2003: Afganistán  2006: Kuwait
  • La crisis La conquista del sufragio femenino culmina efectivamente en las sociedades occidentales (con la excepción de las dictaduras) tras la Segunda Guerra Mundial. A partir de entonces se producen sustanciales transformaciones en la organización y el desarrollo de las funciones del Estado en las sociedades capitalistas… pero se considera que en el campo de la igualdad entre hombres y mujeres el principal obstáculo está superado, y las mujeres, con el ejercicio del derecho al voto, ya son “ciudadanas plenas”. El feminismo sufragista se desarticula. Se desarrollan numerosas campañas (publicidad, cine, revistas, radionovelas,…) que apelan a las bondades del ideal tradicional de esposa, madre y ama de casa.
  • La “nueva mujer” Los modelos de mujer “independiente” que se experimentaron en la década de los 30, en los 40 y los 50 cambiaron, tanto en el cine como en la publicidad y las revistas: “Frente a la soltera independiente de los años treinta apareció la simpática madre de cuatro hijos de los años 50, Katherine Hepburn o Doris Day. En la televisión, cuya influencia se iba extendiendo sin cesar, el modelo de mujer que pudiendo hacer de todo decide hacer de ama de casa, tuvo ejemplos sobresalientes en series de gran éxito (por ejemplo, “Embrujadas”)” (Valcárcel, 2010).
  • LA VERSIÓN ACADÉMICA: T. PARSONS Diferenciación sexual de funciones en la “familia conyugal” SISTEMA OCUPACIONAL:  FAMILIA CONYUGAL: Asignación MERITOCRÁTICA  Asignación ADSCRIPTIVA de de funciones funciones Status, derechos y obligaciones  Status, derechos y obligaciones según el LOGRO DIFERENCIAL por la PERTENENCIA Normas UNIVERSALES de  Normas PARTICULARES de actividad funcional actividad funcional
  • Diferenciación sexual de funciones en la “familiaconyugal”: T. PARSONS (1998) HOMBRES: ROL  MUJERES: ROL INSTRUMENTAL EXPRESIVO Tenacidad  Afectuosidad Agresividad  Obediencia Curiosidad  Apreciación de la simpatía Ambición  Aprobación de los adultos Previsión  Jovialidad Responsabilidad Originalidad  Amabilidad Espíritu competitivo  Amigabilidad hacia los adultos y Confianza en sí mismo los niños
  • “Desde un punto de vista estructural, el aspecto fundamental de la separación de lasfunciones de los dos sexos parece centrarse en el sistema ocupacional. La función fe·menina dominante es la del ama de casa, esposa y madre, especialmente en lossectores de clase media, estructuralmente cruciales en nuestra sociedad. Aparte delproblema práctico, extremadamente importante, de ver cómo se puede cuidaradecuadamente del hogar y de los hijos, este hecho tiene una consecuenciaimportantísima: impide que los cónyuges compitan entre sí en la esferaocupacional, es decir, en una esfera que para el hombre norteamericano es,junto con la atracción que pueda ejercer sobre las mujeres, el foco másimportante de sus sentimientos de valor personal y de confianza en sí mismo.En este sector de la sociedad, la inmensa mayoría de las mujeres que trabajan enempleos remunerados son solteras o casadas que no viven sujetas a las relacionesfamiliares normales. La tendencia de las mujeres a entrar en las carrerasocupacionales superiores ha experimentado una notable reducción; por ejemplo, laproporción de mujeres en las profesiones médica y jurídica ha permanecidoconstante durante más de una generación. Sólo una minoría de estas mujeresdedicadas al ejercicio de una carrera asumen las responsabilidades familiaresnormales, entre ellas el cuidado de los niños. Finalmente, la inmensa mayoría de lasmujeres de la clase media que trabajan fuera de casa lo hacen en un simple empleo yno ejercen una carrera propiamente dicha. Este empleo no les permite, normalmente,competir con los hombres del mismo status social y, en general, no produce unosingresos familiares comparables a los de éstos." (Parsons, 1998)
  • Betty Friedan: “La mística de la feminidad” B. FRIEDAN en "La mística de la feminidad" (1963) cuestiona estos planteamientos defendiendo que lo que hacía falta era reformar, cambiar la identidad y las expectativas de las mujeres. Según esta autora, la "mística femenina" -esto es, la idea de que las mujeres pueden encontrar satisfacción exclusivamente en el rol tradicional de esposas y madres- ha llevado a que las mujeres se sientan vacías y miserables, por lo que abogaba abiertamente por la necesidad de que se salieran del ámbito exclusivo del trabajo doméstico y se incorporaran a la esfera pública. Esta mística implicaba que las mujeres renunciaran a ejercer sus nuevos derechos. Con esta obra tiene lugar la conformación contemporánea de la perspectiva feminista liberal, suscrita por numerosas activistas y teóricas que, a pesar de divisiones y debates entre ellas, coinciden en considerar que el objetivo más importante de la liberación de las mujeres es la igualdad sexual o, como también se le suele denominar, la justicia de género.
  • Estado del Bienestar El concepto de Estado de bienestar aparece en 1879 de la mano de la corriente socialista alemana. Sin embargo, este concepto cayó en desuso y tuvo una significación negativa en Alemania tras el fracaso de la República de Weimar hasta bien entrados los años cincuenta del pasado siglo. Asimismo, también hacia 1900 el término bienestar (welfare) se utilizó en Gran Bretaña para referirse a la política social de intervención del Estado para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora.
  • Estado del Bienestar A finales de los años treinta del siglo XX se utiliza el término welfare en Gran Bretaña como un modo de hacer política en el marco de la democracia y opuesta al fascismo. El término conectó con el programa de reorganización de la seguridad social británica impulsado por William Beveridge ante el Parlamento británico en 1942, es decir en plena guerra (y como contrapartida a los esfuerzos de la población ante la guerra, lo que debe ser entendido también como una política de cohesión social ante una situación de riesgos y sacrificios). Posteriormente, estas políticas de bienestar se extendieron con los gobiernos laboristas entre 1945 y 1951. Teoría económica keynesiana: impulso a la demanda con la intervención del Estado.
  • Estado del Bienestar Prácticamente, si bien desde finales del siglo XIX el Estado viene generando sus primeros actos determinantes como legislador en el ámbito laboral y social, no se plantea en todo este tiempo la intervención en el ámbito de la reproducción, en el que no se concibe que pueda (ni deba) ejercer funciones como instancia de legitimación, coordinación y arbitraje de las relaciones entre hombres y mujeres en este campo, tal como lo asume en el campo de la producción y el consumo. Esto supone no asumir la necesidad de integrar la igualdad en la legislación ni impulsar un proceso de institucionalización de los derechos de las mujeres. El estado del Bienestar, que responde a una función como institución de integración social, centra ésta en la población activa (que se define por su participación en la producción, no en la reproducción).
  • Transformaciones sociales Los discursos sobre la “feliz ama de casa”, sin embargo, empiezan a diluirse en unas sociedades en las que se van produciendo trascendentales transformaciones en las condiciones de vida, en tres grandes ámbitos: familia, trabajo y educación. (Scanlon, 1988)
  • Familia y ciclo vital Expectativas de una vida más larga para las mujeres y con más tiempo sin centrarse en la maternidad:  Mayor acceso a la contracepción  Planificación familiar: reducción del nº de partos, concentrándose en los primeros años del matrimonio, menor peligro de mortandad femenina.  Aumento de la escolaridad: liberación de tiempo de trabajo doméstico.  Familia más pequeña y más inestable que la familia tradicional: crecen los divorcios y las familias monopa(ma)rentales, que ponen en entredicho la sujeción de la mujer a la esfera doméstica exclusivamente.
  • Educación El modelo de sistemas educativos organizados desde el principio de la igualdad de oportunidades va creando las condiciones para la expansión de la presencia de las mujeres primero en la enseñanza secundaria y posteriormente en las universidades.
  • Trabajo Años 50: crecimiento del sector servicios (educación, sanidad, comercio), que empieza a generar una demanda de empleo femenino. Incremento progresivo del trabajo asalariado femenino. Muchas mujeres empiezan a experimentar prácticas discriminatorias en el mercado de trabajo, así como grandes dificultades para conciliar el trabajo asalariado con el trabajo doméstico.
  • Décadas de los 60 y 70 En las propias sociedades desarrolladas el Estado de Bienestar empieza a mostrar su rostro oculto: la marginación a la que somete a numerosos colectivos (colectivos de raza negra, mujeres, desempleados,…) que no han podido integrarse plenamente en lo que en última instancia pasó a jugar un papel central: sus objetivos productivos, y no tanto distributivos. Quien no trabaja o no ha trabajado no tiene derecho a acceder a la Seguridad Social, o ese derecho es subsidiario (porque el cónyuge o alguno de los padres es o ha sido trabajador). Quedan excluidos, pues, los no trabajadores ; aquí habría que incluir no sólo a los niños y ancianos, que por razones obvias no pueden ser trabajadores, sino también, y especialmente, a buena parte de la juventud, mujeres y miembros de las minorías étnicas (Rodríguez Guerra, 2006). Estas exclusiones están en la base de lo que Muguerza (1990) ha definido como el surgimiento de una “crítica libertaria”: Estallido de movimientos sociales, de mujeres, de grupos étnicos, de derechos civiles,…, que se enfrentan críticamente a los postulados del propio Estado de Bienestar, en reclamación de mayores cuotas de libertades civiles, de igualdad de oportunidades y de democratización.
  • La “Segunda Ola” (USA) Punto de partida: mujeres que participan en los movimientos sociales de protesta, que empiezan a generar grupos específicos de mujeres que van tomando consciencia de sus singularidades frente a los demás grupos (pacifistas, hippies, estudiantes,…):  Objetivos transversales, no sectoriales.  Relaciones complejas dentro de los demás colectivos: en ellos aprenden la participación política, sirviéndoles de semillero para el desarrollo de la autonomía y la confianza en sí mismas, pero con dificultades: liderazgos masculinos excluyentes, aceptación del sexismo y la división sexual del trabajo en las organizaciones, centralidad en las desigualdades de clase y desprecio frente al sexismo como conflicto central. (Sánchez Muñoz, 2001)
  • Aparecen las organizaciones (USA) Feminismo “reformista”:  1966: National Organization of Women (NOW), presidida por Betty Friedan (“feminismo reformista”): concentró su trabajo en presionar al Gobierno defendiendo la igualdad de derechos, incidiendo en la eliminación de barreras legales para la plena incorporación de las mujeres a la esfera pública.  1971: National Women’s Political Causcus (NWPC) (fomento de la participación femenina en la política nacional y federal) Dentro de los movimientos de protesta:  1967: : Chicago Women’s Liberation Union (de inspiración socialista), The New York Radical Women (de inspiración “radical”).  1968: CELL, WITCH  1969: Redstokings  En 1970, el movimiento comienza a denominarse “WOMEN’S LIB”: de la igualdad a la “liberación”.
  • Women’s Lib Se configura un movimiento que desde sus inicios se divide en cuestiones como la AUTONOMÍA, la relación con el resto de movimientos de protesta, y la articulación de la lucha de las mujeres con las demás luchas sociales. La principal división se da entre las “radicales” y las “políticas”. En principio, se diferencian explícitamente del sufragismo, que abre el debate sobre si el objetivo del movimiento es la “igualdad” o la “liberación”. (Scanlon, 1988; Sánchez Muñoz, 2001)
  • Grupos de “Autoconciencia” Impulsados por el “feminismo radical”, entendidos como una nueva forma de actuación y participación política. Impulsaban el encuentro entre mujeres y para mujeres, en un proceso de “autoconciencia”, en el que distinguían 4 fases:  Abrir los sentimientos individuales hacia las demás integrantes del grupo,  Compartir las experiencias  Analizarlas  Abstraer y elaborar la teoría.
  • Grupos de “Autoconciencia” “Política de la experiencia”: análisis de la sociedad desde la perspectiva de la experiencia personal, que constituía un elemento central del análisis de la opresión. El feminismo es “la reconstrucción crítica y colectiva del significado de la experiencia social de la mujer, tal y como la viven las mujeres”.
  • Grupos de “Autoconciencia”Innovación Limitaciones Formas no jerárquicas de  ¿Terapia o política? organización, autonomía.  Ineficacias en la toma de Lo personal es político en sí decisiones mismo: no hace falta hablar  Falsa unidad (“sororidad”): del Estado y sus políticas. las mujeres no nos peleamos Sin fronteras entre temas  Ausencia de líderes privados y públicos.  Representatividad Formas creativas de protesta.  Exceso de tiempo en la Creación de nuevos espacios participación políticos: redes, centros de (Sánchez Muñoz, 2001) atención a mujeres, cooperativas, colectivos editoriales y de cine,…
  • Guerra Civil La guerra civil, y después la Dictadura, interrumpen el proceso de incorporación de las mujeres españolas a la actividad política. Comunistas y Anarquistas: la guerra como oportunidad para la “revolución social”, apuesta por el ideal de “mujer nueva” independiente y emancipada. Dos organizaciones:  Agrupación de Mujeres Antifascistas (AMA), luego Mujeres contra la Guerra y el Fascismo (1933), que aglutinaba a militantes del PCE, socialistas y republicanas.  Mujeres Libres (1936-1939): anarquistas. (Morcillo Gómez, 1988; Moreno Sardá, 1988)
  • Mujeres en el bandorepublicano Milicianas, aunque se ven excluidas del frente cuando se constituye el “Ejército Popular de la República”. Durante el conflicto no se pone en cuestión la división sexual del trabajo. Situadas en la “retaguardia”: guardar puestos de trabajo de los soldados, labores asistenciales (guarderías, sanitarias, talleres de costura, asilos), recaudación de fondos y acción educativa y cultural, incluyendo en el caso de “Mujeres Libres”, la “reforma sexual” (control de natalidad, prevención de enfermedades venéreas, prostitución, educación sexual, aborto,…). En muchas ocasiones, con estas mujeres se realizaron prácticas de “botín sexual” por los militares golpistas.
  • (Morcillo Gómez, 1988)
  • Mujeres en el bando fascista Dos tipos de organizaciones:  Falangista: la “Sección Femenina” (1934)  Católica: “Mujeres de la Acción Católica”. La intervención de las mujeres se realiza, desde 1937, a través del “Auxilio Social”, cuyo fin a largo plazo es hacerse con el control de los servicios sociales del Estado. Desarrollan labores de retaguardia, en este caso entendidas como el papel que corresponde a la mujer “católica y falangista”.
  • 18 puntos de la mujer de Falange (Morcillo Gómez, 1988)
  • Dictadura franquista: añoscuarenta REPRESIÓN de mujeres antifranquistas:  Al menos 30.000 detenidas políticas, y cerca de un millar condenadas a muerte y ajusticiadas.  Responden en estas condiciones como pueden: huelgas de hambre en las prisiones, participación en la resistencia.  Muchas “mujeres de presos”, que organizan comisiones y grupos de apoyo denunciando su situación.  (Moreno Sardá, 1988)
  • Años 50: modernización “Guerra fría“: Estados Unidos entabla relaciones con la dictadura franquista e inicia una política de colaboración y apoyo político y económico al Régimen. Estrategia de “lavar la cara” del Régimen adoptando formas supuestamente democráticas. Se inicia el proceso de industrialización que sepultará la preeminencia del sector agrario en la economía española. Hasta 1957, se produce por vez primera un cierto crecimiento económico (se llegan a alcanzar los niveles de renta de la preguerra, se suprimen las cartillas de racionamiento,...), pero con grandes desequilibrios que llevan a las primeras movilizaciones obreras (1956). La estructura social se ve significativamente modificada a lo largo de la década:  Hegemonía de los intereses de la burguesía industrial sobre los de los sectores latifundistas y agrarios;  Emigración de las zonas rurales a las más industrializadas (Madrid, Euskadi, Catalunya) y al extranjero;  “Urbanización" de las zonas más ricas del Estado. Se incrementa la escolarización, con gran predominio eclesial en la enseñanza primaria y secundaria, pero en las universidades se dan las primeras protestas estudiantiles (1956).  Empieza producirse un divorcio entre el discurso propagandístico del égimen y la "mentalidad media” del país.
  • Años 60: desarrollismo… Progresivo agotamiento del modelo económico, pero también político e ideológico, del Régimen, que inicia un proceso de “reformas” tecnocráticas lideradas por el Opus Dei. Nuevo discurso justificativo: el "desarrollismo" y el "consumismo“. La nueva ideología va a ser la "desideologización“. Crecimiento económico: aceleración de la industrialización, terciarización (turismo) y apertura al exterior. Cambian las formas de trabajo y de vida, incluso las mentalidades. Aumentan los conflictos sociales y políticos ampliándose a sectores profesionales y de “clase media”. La oposición empieza a reorganizarse (CCOO). Se impulsa un cierto asociacionismo en el Régimen: “asociaciones de amas de casa”
  • Años 60: empieza la crisis Aumenta la escolarización de las mujeres (sobre todo en la clase media): 45% del alumnado de bachillerato, 35% de PREU, aumento de estudiantes de los “estudios de grado” (magisterio, enfermería,…) y mayor presencia en las carreras de “Letras” (36%). Comienza a aumentar la tasa de “actividad” femenina: del 15,8% en 1950 al 24% en 1970. Se eliminan algunas medidas discriminatorias en el ámbito laboral. Empiezan a publicarse estudios que ponen en evidencia la desigualdad de las mujeres: escasa cualificación, acceso aún limitado a la plena escolarización, predominio del matrimonio como medio de promoción social,… Comienzan cambios de mentalidad frente al “autoritarismo patriarcal” del “cabeza de familia” en los espacios domésticos y públicos. Desmembramiento y nuclearización de la familia. “Tecnologización” del trabajo doméstico. (Folguera, 1988)
  • Años 60: empieza la actividad Se empiezan a realizar “Asambleas de Mujeres”: presos políticos, carestía de la vida, condiciones de vida en los barrios,… En 1965 se celebra la I Asamblea General del PCE, en la cual se crea el MOVIMIENTO DEMOCRÁTICO DE MUJERES, que exige en su programa la incorporación de las mujeres al mercado laboral, el acceso a la enseñanza, el derecho a la atención sanitaria, control de la natalidad e igualdad jurídica entre hombres y mujeres. …Se conoce el “Mayo del 68”. Algunas mujeres urbanas, profesionales e ilustradas expresan su preocupación por la problemática de las mujeres públicamente. Se crean algunos grupos de estudios, publicaciones clandestinas,… (Moreno Sardá, 1988)
  • Años 70: el cambio social Cambios en la familia: caída acelerada de la fecundidad y la nupcialidad, demanda de planificación familiar… Cambios en la escolarización: establecimiento legal de la escolarización obligatoria (sin distinción de sexo) hasta los 14 años. Sigue avanzando la población activa femenina. 1975: Año Internacional de la Mujer, declarado por la ONU, a partir de la I Conferencia Internacional de la Mujer (México, 1975) y el primer Encuentro de ONGs (Berlín, 1975). Las organizaciones antifranquistas se replantean su abandono de la causa feminista, si bien en el Régimen se asume con desgana. (Folguera, 1988)
  • El movimiento feminista 6,7 y 8 de Diciembre de 1975: I Jornadas por la Liberación de la Mujer. Debate central: la participación feminista en la política. 27-30 de Mayo de 1976: Jornades Catalanes de la Dona (4000 mujeres). Aportación principal: se aprueba una plataforma reivindicativa feminista, que marca objetivos que empiezan a ser asumidos por numerosos grupos y organizaciones que empiezan a constituirse por todo el Estado.Comienzan las movilizaciones específicas: contra la penalización del adulterio. Diciembre de 1979: Jornadas de Granada (división “feminismo de la igualdad”/”feminismo de la diferencia”). (Moreno Sardá, 1988; Uría, P., 2009)
  • El movimiento feminista en laTransición Dos tipos de organizaciones: vinculadas a partidos, sindicatos, asociaciones de vecinos, etc. (doble militancia); y organizaciones independientes. Se aglutinan en “Plataformas”: Coordinadora deOrganizaciones Feministas de Barcelona, Asamblea deMujeres de Euskadi, Plataforma de OrganizacionesFeministas de Madrid,… En 1977 se crea laCOORDINADORA DE ORGANIZACIONESFEMINISTAS DEL ESTADO ESPAÑOL. (Uría, 2009)Organizaciones de carácter asambleario, sin jerarquías ni cargos, que se proclaman independientes de los partidos y de las instituciones.
  • El movimiento feminista Movimiento de denuncia y reivindicativo:  Elecciones/Constitución/participación política  Revisión del Código Penal (aborto, adulterio)  Leyes reguladoras del matrimonio  Divorcio  Aborto libre y gratuito  Igualdad laboral  Coeducación, educación sexual  Libertades y derechos afectivos y sexuales: anticoncepción, planificación familiar, lesbianismo  Violencia contra las mujeres
  • Canarias 1968: se crea en Gran Canaria un grupo de discusión para “luchar contra la desigualdad de las mujeres en la sociedad canaria”. 1975: surge el movimiento feminista organizado:  “Mujeres Democráticas” (GC)  Frente de Liberación de la Mujer Canaria (TFE) 1977:  Asociación de Mujeres Canarias (GC)  Organización Democrática de Mujeres (TFE) Estos grupos se unifican en 1980 en la COORDINADORA FEMINISTA DE CANARIAS (vinculada a la Coordinadora Estatal) (Monzón Perdomo, 2009)
  • Años 80: consolidación Diversificación de los grupos y organizaciones: junto a organizaciones generales, aparecen otras dedicadas a temas y sectores específicos (educación, pacifismo, atención a víctimas de violencia,…). En Canarias, “Solidaridad Democrática”, “Isadora Duncan”, “Harimaguada”,… Implicación del movimiento feminista en otros movimientos sociales: pacifismo, ecología, crisis del trabajo, desarrollo y solidaridad internacional… Se crean las “Secretarías de la Mujer” en los sindicatos. Se inicia la institucionalización en España de las políticas de igualdad: en 1983 se crea el Instituto de la Mujer, por el primer gobierno socialista. Reformas legales: Ley de Divorcio y Despenalización del aborto. Segunda Conferencia Internacional de la Mujer: Nairobi, 1985. (Monzón Perdomo, 2009; Uría, 2009)
  • Años 80: la reflexión A nivel estatal se acomete la celebración de diversas jornadas que sirven para la reflexión y formulación de nuevas reivindicaciones y espacios de intervención:  1981: Jornadas por el Derecho al Aborto  1983: Jornadas de Sexualidad  1985: Jornadas “Diez años de movimiento feminista”  1987: Jornadas de Lesbianismo  1988: Jornadas contra la violencia machista
  • Años 90: reflexión y renovación Consolidación de las políticas gubernamentales: políticas de “Acción Positiva”, transversalidad, violencia de género, “empoderamiento”, al amparo de los acuerdos de la Conferencia de Beijing (1995). Nuevos temas para el movimiento, con divisiones y debates intensos: pornografía, prostitución, lesbianismo, transexualidad, derechos afectivos y sexuales, derechos de las parejas del mismo sexo, diversidad, globalización neoliberal,… Pero resurgen viejos problemas: aborto, divorcio, violencia de género, derechos laborales,… Profesionalización en temas de género: profesionales de la salud, del derecho, de la educación, trabajo social, investigación,… Se retoma la celebración de jornadas estatales: en 1993, se celebran las Jornadas “Juntas y a por todas” y en 2000 “Feminismo es…y será”. Nuevas formas de organización: trabajo en red (en Canarias: Plataforma 8 de Marzo, Foro contra la Violencia de Género). Se crea en Canarias el ICM (Instituto Canario de la Mujer, 1994)
  • Bibliografía Folguera, P. (1988): “De la Transición política a la democracia. La evolución del feminismo en España durante el periodo 1975-1988”, en Folguera, P. (ed.): El feminismo en España: dos siglos de historia, Madrid, Pablo Iglesias, pp. 111-131. Friedan, B. (1974): La mística de la feminidad, Madrid, Júcar. Monzón Perdomo, M.E. (2009): “Los derechos de ciudadanía de las mujeres. Una revisión histórica (Parte II)”, Máster Universitario en Estudios Feministas, Políticas de Igualdad y Violencia de Género. Universidad de La Laguna. Morcillo Gómez, A. (1988): “Feminismo y lucha política durante la II República y la Guerra Civil”, en Folguera, P. (ed.): El feminismo en España: dos siglos de historia, Madrid, Pablo Iglesias, pp. 56-83. Moreno Sardá, A. (1988): “ La réplica de las mujeres al franquismo”, en Folguera, P. (ed.): El feminismo en España: dos siglos de historia, Madrid, Pablo Iglesias, pp. 85-110. Muguerza, J. (1990): Desde la perplejidad, madrid, FCE. Parsons, T. (1998): “La estructura social de la familia”, en Fromm, E., Horkheimer, M. y otros: La Familia, Barcelona, Península, pp. 31-65. Rodríguez Guerra, J. (2006): La transformación de la sociedad salarial y la centralidad del trabajo, Madrid, Talasa. Sánchez Muñoz, C. (2001): “Feminismo liberal, radical y socialista”, en Varias Autoras: Feminismos, Madrid, Alianza Universidad. Scanlon, G. (1988): “Orígenes y evolución del movimiento feminista contemporáneo”, en Folguera, P. (ed.): El feminismo en España: dos siglos de historia, Madrid, Pablo Iglesias, pp. 147-172. Uría, P. (2009): El feminismo que no llegó al poder, Madrid, Talasa. Valcárcel, A. (2010): “La memoria colectiva y los retos del feminismo”, en Varias Autoras: Tres textos de historia de las ideas feministas, http://creatividadfeminista.org
  • Vídeos Documental De toda la vida, www.rebeldemule.org Koska, S.: Mujeres en pié de guerra. RTVE: La Transición (capítulo 4), http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100407/transi cion-capitulo-4/739186.shtml RTVE: Informe Semanal. El adulterio, http://www.rtve.es/mediateca/videos/20080922/inform e-semanal-adulterio/321649.shtml