Especializaciones profesionales, género y profesiones

1,279
-1

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,279
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Especializaciones profesionales, género y profesiones

  1. 1. SOCIOLOGÍA DE LAS PROFESIONES TEMA 2 Profesora Marta Jiménez Jaén
  2. 2. Competencias asociadas al tema COMPETENCIAS GENERALES: 1. Capacidad de análisis, de síntesis, de crítica, de combinar visiones globales/locales y de aplicación de los conocimientos a la práctica. 2. Capacidad de organización, de tomar decisiones y de adaptarse a nuevas situaciones. 3. Utilización de las TIC. COMPETENCIAS ESPECÍFICAS: 1. Capacidad para reconocer la complejidad de los fenómenos sociales y la interacción de procesos globales y locales en situaciones concretas, identificando nexos causales y actores clave en cada situación. 2. Habilidades para el desarrollo de los recursos humanos en las empresas e instituciones. 3. Habilidades en el desarrollo de las relaciones laborales en las empresas e instituciones (asesoramiento, diseño y gestión de empresas e instituciones).
  3. 3. Contenidos del Tema 2.1 Especializaciones manuales e intelectuales: cualificaciones y control del trabajo profesional. 2.2.Divisiones del trabajo: mercado, burocracia, profesionalismo. 2.3.División y segregación de las ocupaciones en función del sexo. 2.4. Profesionalización/desprofesionalización, mercantilización, burocratización y proletarización del trabajo profesional.
  4. 4. Tres lógicas organizativas (E. Freidson, 2001) Tres grandes lógicas que orientan el funcionamiento de las organizaciones y el trabajo:  MERCADO: la competencia, el consumo  BUROCRACIA: la eficiencia, los reglamentos  PROFESIONALISMO: el monopolio, la libertad de juicio Suponen un conjunto de “instituciones interconectadas” que dan un soporte económico y una organización social al control del trabajo.
  5. 5. Tres lógicas organizativas (E. Freidson, 2001)  MERCADO: control por el consumidor  BUROCRACIA: control por la dirección  PROFESIONALISMO: control por la ocupación El trabajo es definido como “la práctica del conocimiento y habilidades, y las circunstancias sociales, económicas y culturales que lo rodean”. “La realidad es y debe ser una combinación mixta de las tres lógicas, siendo el dilema político la composición precisa de esa mixtura. La cuestión debería ser si las virtudes de cada una se suprimen por el énfasis en las otras y si sus vicios se estimulan excesivamente.”
  6. 6. Dimensiones de las lógicasorganizativas La fuerza de trabajo (especializaciones). La división del trabajo aplicada. El mercado de trabajo, junto a los posibles modelos de carrera laboral disponibles. El reconocimiento o no de un programa de formación vinculado a un modelo de organización del trabajo. La identidad e ideología que acompaña a las ocupaciones, es decir, los significados que se atribuyen al ejercicio de las distintas actividades laborales.
  7. 7. 2.1. Las especializaciones:la fuerza de trabajo Los distintos modelos de especialización establecidos en función de los conocimientos y cualificaciones requeridos para las distintas funciones especializadas que desarrollan los trabajadores/as. Dos grandes tipos de especializaciones que sustentan valoraciones y estatus ocupacionales diferentes:  MANUALES  INTELECTUALES
  8. 8. Especializaciones manuales Derivan del proceso de división del trabajo en tareas parciales No existe una organización ocupacional del trabajo No sustentan identidades sociales adscritas a las especializaciones Se valoran sus resultados por la productividad.
  9. 9. Especializaciones intelectuales Derivan de la búsqueda y la aplicación del conocimiento formal complejo y de la técnica. Refieren a las disciplinas y subdisciplinas generadas a partir de las ocupaciones intelectuales, muchas de las cuales se convirtieron en ocupaciones autónomas, que se ejercen bien en términos de autoempleo, o bien en el empleo público, o bien en empresas. El desarrollo de esta forma de especialización ha dado lugar a figuras como el experto y el técnico. Suelen someterse básicamente a procesos de autoevaluación.
  10. 10. La fuerza de trabajo Se enfrenta a diferentes márgenes de discrecionalidad (es decir, autonomía): “Especialización mecánica”:  Dispone de un mínimo margen de discrecionalidad  Realización exclusiva de tareas que son tan simples y repetitivas que pueden ser realizadas virtuosamente por cualquier adulto normal “Especialización (manual o intelectual) discrecional”:  Implica tareas “en las que la discreción o el juicio propio se ejercen a menudo si se quieren realizar con éxito”  Pueden darse tanto en la especialización manual como en la intelectual.
  11. 11. Tipos de conocimiento  Conocimiento y habilidades cotidianas: Se requieren para la vida cotidiana, a diferencia de los que “son necesarios sólo para trabajar en un oficio u ocupación particular”. Algunos son conocimientos tácitos, se usan inconscientemente (no se reflexiona sobre ellos), siendo esenciales para la realización práctica de todo tipo de trabajo en la sociedad. Varían históricamente y suelen estar segmentados por edad, raza, género y clase social. En las sociedades modernas suelen adquirirse en la escuela una parte de ellos (escritura, lectura, aritmética,...).
  12. 12. Tipos de conocimiento  Conocimiento laboral práctico:  Vinculado al trabajo en espacios particulares, no siendo compartido con la población en general. Puede ser también “consciente” o “tácito”.  Conocimiento formal:  Institucionalizado en “disciplinas”.  Se enseña a quienes aspiran a entrar en ocupaciones especializadas.  Conocimiento abstracto y general, y no puede ser aplicado directamente a los problemas del trabajo.  Juega un papel esencial en la diferenciación entre “especialización manual” e “intelectual”, puesto que sólo las “especializaciones intelectuales” son las que se apoyan en estos conocimientos para sustentar el propio acceso al trabajo.
  13. 13. Las especializaciones
  14. 14. 2.2. La división del trabajo• Las formas de coordinación y control del trabajo (relaciones sociales) cuando los individuos realizan tareas diferentes pero relacionadas.• Organizan y coordinan el trabajo de especializaciones u ocupaciones relacionadas.• Tres niveles distintos de análisis: • la sociedad en su conjunto, • un sector económico dado, • una empresa, organización o centro de trabajo. Marta Jiménez Jaén
  15. 15. A. Smith Adam Smith dedicó gran parte de su obra a referirse a la división del trabajo claramente como sólo especialización, aunque reconoció la existencia de más de un tipo de especialización, pero no intentó analizar todas. Idea central en sus planteamientos: evidenciar cómo la especialización, junto con la maquinaria, era el sustento del aumento de la productividad y del crecimiento económico, enfatizando con ello la importancia económica de la actividad humana:  Permite aumentar la destreza de los trabajadores, al reducir su actividad a una o pocas operaciones (y ello a lo largo de toda su vida);  Ahorra tiempo, al no tener que cambiar de actividad cada obrero;  Fomenta la mejora de las herramientas y el uso de máquinas, permitiendo que un solo hombre realice el trabajo de muchos.
  16. 16. A. Smith Reconoce que sus efectos sobre los conocimientos que los obreros emplean en la producción son contradictorios, ya que al tiempo que aumenta su virtuosismo, conduce a su degradación. A pesar de su defensa de la plena libertad del mercado, Smith reconoce que las relaciones de intercambio entre capital y trabajo no son armoniosas, partiendo de una situación de ventaja el capital. La diferenciación entre los salarios se debe apoyar no sólo en la cantidad, sino en la calidad del trabajo, siendo necesario que se tengan en cuenta aquellas actividades que suponen elevados costes y mayor dificultad del aprendizaje.
  17. 17. A. Smith El autor integraba el trabajo profesional en el trabajo improductivo, que no contribuía al crecimiento económico, y cuyas remuneraciones incluso se veían condicionadas por el rango social que se les atribuía a las profesiones:  “Fiamos nuestra salud a un médico, nuestros bienes, y a veces nuestra vida y nuestra reputación, a un Letrado, o a un Procurador en nuestra ausencia. Esta confianza no puede depositarse en gentes de mediana y mucho menos de baja condición. Por tanto, la recompensa debe ser tal que pueda sostenerles en el rango que requiere en la sociedad una confianza de esta especie. El dilatado tiempo de la educación de éstos, los gastos de su enseñanza, combinados con las demás circunstancias, levantan mucho más el cómputo que lo que parece merecía su mero trabajo.” (Smith, A. (1776), citado por Rodríguez Guerra, J. (1993), p. 310)
  18. 18. Lógica del mercado Organización del trabajo solamente por relaciones de intercambio en las que todos los trabajadores/as son libres para competir sin límites como individuos para la realización de cualquier tipo de trabajo que ellos decidan. La división del trabajo puede ser muy fluida, con especializaciones ocupacionales y empresas productivas emergiendo libremente y desapareciendo según las demandas del mercado y la competencia por otros cambios. Producción de bienes y servicios flexible y al menor coste posible (lo cual es interpretado como eficacia), debiendo también ser capaces de cambiar de un producto o servicio a otro cuando el mercado demanda cambios o cuando la competencia reduce la posibilidad de beneficios, o incluso desaparecerán y serán suplantados por los competidores. Marta Jiménez Jaén
  19. 19. Lógica del mercado Movilidad geográfica y ocupacional de la fuerza de trabajo. Los roles laborales, empleos y ocupaciones no deben tener límites claros ni jurisdicciones: fácilmente transformables en empleos cuya existencia real puede ser fugaz, y sus tareas pueden cambiar. El contenido del trabajo que abarca especializaciones mecánicas y discrecionales puede ser muy inestable. Se basarán en una extensa experiencia o formación. Sin protección jurídica ni otras fuentes de estabilidad, el contenido de los empleos variará para satisfacer las diferentes demandas de cada empleador o consumidor.  Es característico de los economistas clásicos y neoclásicos maximizar la capacidad de los consumidores de estar bien informados, para calcular decisiones racionalmente. Bajo las condiciones de la libre competencia perfecta, los consumidores son soberanos Marta Jiménez Jaén
  20. 20. Max Weber  Tipos ideales de acción social: 1.- La conducta racional deliberada, acción que evalúa los resultados posibles calculando los medios y valorando instrumentalmente el peso de distintas alternativas para el logro de un fin que se pretende alcanzar. 2.- La conducta racional orientada a valores: persigue ideales y no toma en consideración otras alternativas que no sean relevantes a esos valores. Hace caso omiso de la instrumentalidad. 3.- La conducta afectiva: determinada por las pasiones y sentimientos actuales del agente. Es la orientación por la presión emocional, no por un valor o ideal. 4.- La conducta tradicional: regida por la costumbre heredada, no evalúa los medios ni persigue ideales. Así son la mayor parte de las conductas cotidianas, orientadas por el sentido común Marta Jiménez Jaén
  21. 21. La acción racional y la legitimidad Son los intereses los que sustentan la uniformidad de la conducta y, por ello, la relación social es generalmente mucho más inestable. En esta conducta, tiene un peso especial la cuestión del “orden legítimo”: las formas más estables de relación social son aquellas en las que las actitudes subjetivas de los individuos que participan en ellas están orientadas por la legitimidad. Legitimidad: no equivale siempre a adhesión a los principios que sustentan el orden, pero sí un reconocimiento del propio orden establecido como las reglas del juego sobre las que se llevan a cabo las acciones y relaciones sociales. Marta Jiménez Jaén
  22. 22. “Poder” y “Dominación” PODER: “la probabilidad de imponer la propia voluntad, dentro de una relación social, aun contra toda resistencia y cualquiera que sea el fundamento de esa probabilidad”. DOMINACIÓN: situación específica, en la que existe “la probabilidad de encontrar obediencia a un mandato de determinado contenido entre personas dadas”. REQUIERE legitimidad. Marta Jiménez Jaén
  23. 23. Max Weber Marta Jiménez Jaén
  24. 24. Burocracia Weber considera que la forma predominante de organización del poder en las sociedades modernas, es la BUROCRACIA, un modelo que afecta por igual, a su juicio, a la organización de la producción capitalista como a otros ámbitos de la actividad humana. Burocratización: es la implantación de un sistema de dominación burocrática en dicha actividad  “En todo campo, religioso, económico o educativo, Weber observa la proliferación de las organizaciones de gran escala, la concentración de los resortes de la administración en la cúspide jerárquica y, en general, la adopción del tipo burocrático de organización. El ejército moderno, la iglesia, la universidad, van perdiendo progresivamente su aspecto tradicional, al ser cada vez más regulados por reglas racionales e impersonales dirigidas a conseguir la máxima eficiencia. En este sentido, la empresa de gran escala es el ejemplo más representativo. Los medios de producción dejan de estar en manos del obrero-productor y la total estructura de la organización se establece conscientemente y según principios racionales.” Mouzelis, N. (1991)
  25. 25. Burocracia En la práctica, este modelo incluye un conjunto de elementos que nos resultan conocidos en muchas organizaciones contemporáneas:  “1. Igual trato para todos los empleados. 2. Tener en cuenta solamente las habilidades, pericia y experiencia relacionadas con el puesto de trabajo. 3. Ausencia de prerrogativas del puesto (…); es decir, se considera que el puesto pertenece a la organización, no a la persona que lo desempeña. El empleado no puede utilizarlo para sus fines personales. 4. Criterios concretos de trabajo y productividad. 5. Implantación y cumplimiento de normas y regulaciones que están al servicio de los intereses de la organización. 6. Reconocimiento de que las normas y regulaciones son de obligado cumplimiento tanto para los directivos como para los empleados. Así, los obreros también pueden exigir a la dirección el cumplimiento de las condiciones del contrato.” (Perrow, Ch., 1990)
  26. 26. Lógica burocrática La autoridad racional-legal organiza el trabajo Normas escritas formales establecen los deberes de cada posición, ocupación o empleo, así como las relaciones entre ellos. Organización piramidal de las posiciones, con líneas claras de autoridad lideradas por el funcionario ejecutivo superior. La división del trabajo organizada es racionalizada, sólo puede ser alterada por la autoridad administrativa (ni los consumidores/as ni los trabajadores/as controlan dicho cambio). Marta Jiménez Jaén
  27. 27. Lógica burocrática Los individuos no pueden siempre realizar cualquier especialización o conjunto de tareas, pero pueden sin embargo mantener la seguridad en el puesto en la división burocrática del trabajo. Escasa movilidad de trabajadores desde una posición especializada a otra dentro de las firmas. Escaso número de trabajos posibles y sus límites son poco permeables porque están establecidos y mantenidos por un plan deliberado. Los límites jurisdiccionales entre tareas están más especificados en detalles formales como descripciones del puesto en un marco de la organización, y no están sujetos a cambios sin el uso de procedimientos administrativos formales. Marta Jiménez Jaén
  28. 28. É. Durkheim Para Durkheim, el problema del significado social y de los efectos de la división del trabajo era ineludible para la Sociología. Durkheim vincula, en "La división del trabajo social", los fenómenos derivados de la especialización y diferenciación del trabajo en la sociedad a la interpretación del problema de la crisis y la desorganización social y moral imperantes en la sociedad francesa de aquellos años, pero aporta una lectura de estos fenómenos rotundamente enfrentada a las tesis críticas del romanticismo conservador, del socialismo y del utilitarismo, que situaban en el centro de los problemas la propia división del trabajo. Considera que, precisamente, la fuente de la nueva moral en las sociedades modernas viene dada por este proceso.
  29. 29. É. Durkheim Durkheim insistía en que la división del trabajo era regulada socialmente, no un mero agregado de intercambios contraídos individualmente. Aunque esta posición obviamente implica algún tipo de organización social o de estructura más allá de la libre competencia, él no discutió dicha organización más allá de los términos más generales. Contrapone dos modelos de sociedades en función del grado de complejidad de la división del trabajo y a las que asigna un modo determinado de "solidaridad social", esto es, de cohesión en torno a las normas morales: 1) Las sociedades primitivas compartían una escasa división del trabajo, estaban cerradas en sí mismas, tenían una estructura social escasamente compleja y carecían de grupos secundarios entre el individuo y la sociedad global, no existiendo distinción entre lo público y lo privado. A estas sociedades corresponde la "solidaridad mecánica":  las creencias y sentimientos de cada uno de los miembros de la sociedad están rigurosamente reglamentados por la conciencia colectiva;  las reglas se aplican a todos por igual (los uniformizan),  se aceptan las creencias del grupo de forma inconsciente, sin que se ponga en duda si son buenas o malas.  Se justifica por el hecho de la inexistencia de división del trabajo: todos los individuos hacen tareas similares y a ello se supone que corresponde una conciencia colectiva que sólo contempla las semejanzas.
  30. 30. É. Durkheim 2) Las sociedades complejas están compuestas "...por un sistema de órganos diferentes, cada uno con su función especial, y formados, ellos mismos, de partes diferenciadas. A la vez que los elementos sociales no son de la misma naturaleza, tampoco se hallan dispuestos de la misma forma. (...) se hallan coordinados y subordinados unos a otros, alrededor de un órgano central que ejerce sobre el resto del organismo una acción moderatriz". Lo característico es la diferenciación: entre el individuo y la sociedad se interponen grupos secundarios organizados en torno a las tareas que realizan y que imponen disciplinas propias sobre éstos. El contenido de la conciencia colectiva ha de ser diferente del de las sociedades primitivas: se distingue entre lo individual y lo colectivo. El tipo de solidaridad que se establece es la "solidaridad orgánica”:  lleva implícita la exigencia de que se construya el consenso moral a raíz de las situaciones diferenciadas  cada individuo está más especializado y es más autónomo respecto al grupo, pero ello no le exime en ningún caso de que se produzca una necesaria aceptación de los valores de la sociedad como un todo. El nacimiento de la división del trabajo permite a las personas y a las estructuras sociales creadas por ellas cooperar, en lugar de entrar en conflicto, lo que hace más probable a su vez la coexistencia pacífica. Además, el aumento de la división del trabajo produce una mayor eficacia, lo que produce un aumento de recursos que hace que más y más gente pueda vivir en paz.
  31. 31. É. Durkheim La crisis de su época no provenía de la existencia de una división del trabajo que generaba intereses enfrentados entre los individuos y las clases sociales, como postulaba el marxismo, sino que lo que ocurría era que, al basarse la cohesión social en las sociedades complejas en mecanismos y procesos diferentes a los de las sociedades primitivas, y sobre todo, al tener que construirse la solidaridad, ello requería el consenso entre los individuos. Dentro de este análisis, defiende la necesidad de un alto grado de organización de la sociedad civil en "grupos secundarios", en particular grupos profesionales o corporaciones, formados por “todos los agentes de una misma industria reunidos y organizados en un mismo cuerpo”. Son las corporaciones profesionales las que tienen capacidad institucional de administrar la práctica de sus miembros sobre la base de códigos de conducta y establecer responsabilidades ante la comunidad, prácticas que no se dan en la industria ni en el comercio donde cada uno defiende sus intereses individuales.
  32. 32. É. Durkheim Un problema de su tiempo viene dado por la disolución de las antiguas corporaciones y su sustitución por los sindicatos, bien de patronos, bien de obreros. Estos sindicatos no juegan el papel de las corporaciones gremiales por diversas razones:  Un sindicato es una asociación privada sin autoridad legal, desprovista, por lo tanto, de todo poder reglamentario.  Puede haber un número ilimitado de sindicatos dentro de una industria.  No se federan ni se unifican, ni contienen elementos de identidad que expresen la unidad de la profesión en su conjunto.  Entre los sindicatos de patronos y empleados no hay contactos regulares.  No existe una organización común que los aproxime sin hacerlos perder su individualidad y en la que puedan elaborar en común una reglamentación que, fijando sus mutuas relaciones, se impongan a los unos y a los otros con la misma autoridad.
  33. 33. É. Durkheim La solución para Durkheim es la recuperación de la corporación, como “un grupo definido, organizado”, como una “institución pública”, que puede jugar una gran influencia moral:  “Lo que ante todo vemos en el grupo profesional es un poder moral capaz de contener los egoísmos individuales, de mantener en el corazón de los trabajadores un sentimiento más vivo de su solidaridad común, de impedir aplicarse tan brutalmente la ley del más fuerte a las relaciones industriales y comerciales” En definitiva, Durkheim en Francia sienta las bases de un análisis positivo de la división del trabajo y, dentro de ésta, de las corporaciones, resaltando su funcionalidad reguladora de la vida económica en particular y, por ello, de la propia sociedad.
  34. 34. Lógica del profesionalismo (Freidson, 2001)• División del trabajo controlada por la ocupación.• Las especializaciones se estabilizan como ocupaciones distintas cuyos miembros tienen el derecho exclusivo de realizar las tareas vinculadas a ella.• Ocupaciones funcionalmente relacionadas negocian entre sí los límites o jurisdicciones de las especializaciones que pueden ofrecer y realizar sus miembros.• Las ocupaciones determinan las cualificaciones requeridas y controlan los criterios de los procedimientos de licencia o acreditación que son reforzados por el Estado. Marta Jiménez Jaén
  35. 35. Lógica del profesionalismo• Puede tener: • una estructura horizontal : ocupaciones en cooperación trabajando en paralelo en tareas relacionadas entre sí, • una estructura vertical : algunas ocupaciones tienen autoridad sobre otras, • o ambas estructuras, dependiendo de los fines productivos especiales de una división del trabajo que establece límites técnicos o funcionales, aunque móviles, en torno a lo que es posible.• En el tipo ideal, la autoridad de una ocupación sobre otras se basa no en su estatus económico o administrativo, sino más bien en el contenido y el carácter de su pericia y la relación funcional de esa pericia con la de los demás. Marta Jiménez Jaén
  36. 36. 2.2. La división del trabajo Marta Jiménez Jaén
  37. 37. 2.3. La división sexual del trabajo Una dimensión no tenida en cuenta siempre; se incorpora en los análisis de la división del trabajo a partir de las críticas planteadas desde las teorías feministas en los años setenta del siglo XX al conjunto del pensamiento social. Conceptos Básicos:  Sexo: Refiere a las diferencias biológicas (anatómicas y fisiológicas) que hacen posible la reproducción.  Género: Refiere a la construcción cultural que hacen las sociedades a partir de las diferencias biológicas. Lo “femenino” y “masculino” no son hechos naturales, sino socioculturales: cambian a lo largo del tiempo y en distintas culturas.
  38. 38. Perspectiva de género Deconstrucción: el análisis del “sesgo de género” en las teorías sobre la división del trabajo. Denuncia de la desigualdad: identificar desigualdades entre hombres y mujeres en la realidad:  Concentración diferenciada de hombres y mujeres en las distintas ocupaciones y profesiones.  Desigual papel y posición de mujeres y hombres dentro de las jerarquías profesionales y en las organizaciones.  Conflictos de género en la historia de las formas de organización social del trabajo y de las profesiones Teorización: incorporar explicaciones que contemplen las relaciones de género y la división sexual del trabajo como marcos interpretativos de la realidad.
  39. 39. Los Orígenes del Feminismo Histórico (1789-1870) En el Antiguo Régimen la desigualdad jurídica de los miembros de la sociedad era la norma. Nobles y clérigos gozaban de privilegios (exención fiscal, monopolio de los altos cargos públicos, leyes y tribunales especiales) vedados a la gran mayoría de la población (el tercer estado o estado llano). La ausencia de derechos políticos (voto) y libertades (expresión, reunión, religión) era otra característica clave del Antiguo Régimen. En el caso de las mujeres, la mitad de la población, a todo lo anterior se le debía unir su función social circunscrita a lo doméstico, a las labores de la casa, de la procreación y del cuidado de los hijos; y su subordinación legal al hombre, padre o esposo. (http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up)
  40. 40. “Memorial de agravios” Según C. Amorós (1997) con la obra de Christine de Pizan (1364-1430) “La ciudad de las damas” (una utopía centrada en una ciudad en la que las mujeres –sólo las excelentes y virtuosas- ejercen su autoridad) se inicia la producción de relatos que recogen las quejas de las mujeres ante su situación. La “querelle des femmes” atraviesa toda Europa entre los ss. XV y XVIII, apareciendo autoras como Laura Terracina, Lucrezia Marinello, Marie de Gournay, o María de Zayas. Pero no se formulan sino “quejas”, no se pone en cuestión la asimetría entre hombres y mujeres ni se formula un proyecto alternativo. (Sánchez Muñoz, 2001: 18)
  41. 41. El programa de la Ilustración La Ilustración vincula la individualidad, la autonomía de los sujetos y los derechos…asociándolos sólo a los hombres. Las feministas ilustradas reivindicarán la inclusión de las mujeres en los principios universalistas ilustrados:  Universalidad de la Razón  Emancipación de los prejuicios  Aplicación del principio de Igualdad  La idea de progreso (Sánchez Muñoz, 2001)
  42. 42. El debate ilustrado: RousseauLa naturaleza como fundamento del orden social frente a lacultura, esto es, se defiende la incapacidad de las mujerespara la vida política: Rousseau define la naturaleza de lasmujeres por sus funciones sexuales y reproductoras. Lanaturaleza define su propia moral.Se establece la disociación entre el espacio público–masculino- y la esfera privada –femenina-, restringiéndosela ciudadanía, los derechos, la autonomía, la individualidad,a la esfera pública…de la que se excluye “por razonesnaturales” a las mujeres. (Sánchez Muñoz, 2001)
  43. 43. La Revolución Francesa (1789) y lasdemás revoluciones liberal-burguesasplantearon como objetivo central laconsecución de la igualdad jurídica y delas libertades y derechos políticos.Pronto surgió la gran contradicción quemarcó la lucha del primer feminismo: laslibertades, los derechos y la igualdadjurídica que habían sido las grandesconquistas de las revoluciones liberalesno afectaron a la mujer. Los "Derechosdel Hombre y del Ciudadano" queproclamaba la revolución francesa sereferían en exclusiva al "hombre" no alconjunto de los seres humanos.
  44. 44. La “Ilustración consecuente” (Amorós, 1997)Antecedente pre-ilustrado: el filósofo Poulan de la Barre, autor de “De l’égalitédes deux sexes” (1673) y “Traité de l`´education des dames” (1674): defiende elderecho al acceso al saber de las mujeres como remedio a la desigualdad y comoparte del camino al progreso.Diversos autores (Von Hippel, Montesquieu, Diderot, Voltaire, D’Alembert) sealinean a favor de la igualdad de las mujeres, pero el que más destaca en estadefensa es Condorcet, que escribe en 1790 un ensayo titulado Sobre la admisión delas mujeres al derecho de ciudadanía: los principios democráticos requieren laextensión de los derechos políticos (voto y representatividad) a todas las personas.Parte de considerar los mismos derechos naturales a hombres y mujeres (por lotanto, a igual naturaleza, iguales derechos), apelando al universalismo ético, laafirmación de los mismos atributos morales a toda la especie humana. Apuesta porla igualdad como eje articulador de la Ilustración.Da una importancia central a la educación, defendiendo la necesidad de daracceso a las mujeres a todo tipo de conocimiento y la coeducación entre los sexos(dedica a ello el ensayo Acerca de la Instrucción Pública).
  45. 45. Olimpia de Gouges Reivindicaciones del feminismo revolucionario:  Derecho a la educación  Derecho al trabajo  Derechos matrimoniales y respecto a los hijos/as  Derecho al voto La autora teatral y activista revolucionaria Olimpia de Gouges (1748-1793) fue la protagonista de la contestación femenina. En 1791 publicó la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791) que era, de hecho, un calco de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobada por la Asamblea Nacional en agosto de 1789. El programa de Olimpia de Gouges era claro: libertad, igualdad y derechos políticos, especialmente el derecho de voto, para las mujeres. Fue guillotinada en 1793 por orden de Robespierre.
  46. 46. Mary Wollstonecraft El primer feminismo británico Mary Wollstonecraft (1759-1797)inicia con su obra Vindicación de losDerechos de la Mujer (1792) la larga tradición del feminismo anglosajón, cerrando el periodo del feminismo ilustrado e iniciando la senda del feminismo decimonónico.Contraria al absolutismo de los reyes,señaló la conexión existente entre ese sistema político y las relaciones de poder entre los sexos: los hombres ejercían una verdadera tiranía absolutista sobre las mujeres en el ámbito de la familia y la casa.
  47. 47. Mary Wollstonecraft Se sitúa en el campo de la reivindicación moral de laindividualidad y autonomía de las mujeres, partiendo deque comparten la razón con los hombres: lo que se hapresentado como atributos “naturales” de las mujeres(coquetería, vanidad, frivolidad, debilidad), no es más que elproducto de la educación que han recibido. La clave para superar la subordinación femenina era elacceso a la educación. Las nuevas mujeres educadas no sóloalcanzarían un plano de igualdad con respecto a los hombres,sino que podrían desarrollar su independencia económicaaccediendo a actividades remuneradas.
  48. 48. Feminismos del siglo XIX Aunque tradicionalmente se ha considerado el feminismo del s XIX como “moderado” y “liberal”, como un movimiento de mujeres de clase media que luchaban por los derechos liberales de su clase, en realidad se dio una gran diversidad de argumentaciones y reivindicaciones que van desde el derecho a la educación a la sexualidad libre, del derecho al control de las propiedades por las mujeres casadas a la lucha contra la prostitución, pasando por el sufragismo como elemento aglutinador.  Se trata de un movimiento complejo que analiza la opresión desde distintos ángulos (economía, sexualidad, trabajo,…), en el que se mezclarían orientaciones radicales con otras conservadoras (Sánchez Muñoz, 2001: 35)
  49. 49. Feminismo norteamericano El primer documento colectivo delfeminismo norteamericano lo constituye ladenominada “Declaración deSentimientos” de la Convención deSeneca Falls , aprobada el 19 de julio de1848 en una capilla metodista de esalocalidad del estado de Nueva York.En este documento se expresa por primeravez lo se podría denominar una "filosofíafeminista de la historia". Una filosofía quedenunciaba las vejaciones que a lo largo de lahistoria había sufrido la mujer.
  50. 50. “Declaración de Sentimientos”
  51. 51. Susan B. AnthonyTras la guerra de Secesión (1861-1865), el movimiento feministaque había ligado en gran medida su suerte al abolicionismosufrió una gran desilusión. Pese al triunfo del bando nordista,partidario de la supresión de la esclavitud, la XIV y XVenmiendas a la Constitución (1868 y 1870), que otorgaba elderecho de voto a los esclavos negros liberados, le negó a lamujer el derecho de sufragio.La reacción fue inmediata: Elisabeth Candy Stanton (1815-1902) y Susan B. Anthony (1820-1906) crearon en 1869 laAsociación Nacional por el Sufragio de la Mujer (National Elisabeth Candy StantonWoman Suffrage Association), primera asociación delfeminismo radical americano, independiente de los partidospolíticos y de los movimientos de reforma. A su vez, Lucy Stone crearía The American Woman Suffrage Association.
  52. 52. Movimiento obrero y mujer trabajadoraLas mujeres obreras empiezan a reclamar, en el seno del movimiento obrerodel siglo XIX, su lugar en el espacio político que se fue abriendo tanto en elmovimiento socialista y anarquista como por las luchas sufragistas, de las quese hicieron eco algunos/as líderes socialistas.
  53. 53. Socialismo utópico Las primeras alusiones en la teoría socialista a las aspiraciones de las mujeres están presentes en la obra de algunos saintsimonianos, owenistas y fourieristas, siendo las tesis de Fourier las de mayor influencia: en la sociedad socialista “el trabajo estaría organizado según los intereses de las personas y las tareas domésticas y de atención a los niños serían realizadas comunalmente”. Planteaban una transformación radical de la sociedad en la que tanto la propiedad privada como el matrimonio y la tradicional división sexual del trabajo en la esfera privada serían eliminados. En esta primera fase destacaría una primera autora que se aproxima a la emancipación de la mujer desde la óptica proletaria: Flora Tristán (1803-1844).
  54. 54. Flora Tristán. Mujeres trabajadoras"Todas las desgracias del mundo provienen delolvido y el desprecio que hasta hoy se hahecho de los derechos naturales eimprescriptibles del ser mujer.“"La ley que esclaviza a la mujer y la priva deinstrucción, os oprime también a vosotros,hombres proletarios. (...) En nombre devuestro propio interés, hombres; en nombrede vuestra mejora, la vuestra, hombres; en fin,en nombre del bienestar universal de todos yde todas os comprometo a reclamar losderechos para la mujer.” (Unión Obrera).Defiende la unión de los trabajadores y las Flora Tristán (1803-1844)mujeres –los oprimidos del mundo-, en unaInternacional que, mediante una revoluciónpacífica, traerá la prosperidad y la justicia.
  55. 55. Fueron Karl Marx (1818-1883), Friedrich Engels (1820-1895) yAugust Bebel (1840-1913) los que establecieron las bases delpensamiento socialista sobre la “cuestión de la mujer”.Engels en su libro "El origen de la familia, la propiedad privada y elEstado" (1884) equiparaba la dominación de clase con la dominaciónde la mujer por el hombre. La opresión de la mujer se produce através del matrimonio y la familia, que se ha convertido en “objeto decomercio”. La opresión de la mujer deriva de la propiedad privada yde su exclusión del proceso productivo. Sin embargo, para él comopara Marx, la emancipación de la mujer sólo se haría realidad trasuna revolución socialista que liquidara el capitalismo. Porconsecuencia, la lucha de las mujeres debía subordinarse, o comomucho ir unida, a la lucha de clases, ya que, de hecho, no habíadiferencia alguna de objetivos.Para Marx y Engels, la igualdad política entre los sexos era unacondición necesaria para la plena emancipación de la sociedad.Además, los fundadores del socialismo científico entendían que labase fundamental de la emancipación femenina era suindependencia económica frente al hombre.
  56. 56. August Bebel Corresponde a August Bebel, dirigente socialista alemán, el mérito de ser el primer teórico marxista que escribió de una forma específica sobre la mujer en su libro La mujer y el socialismo (1885), en el que se plantea las reivindicaciones que pueden sustentar la emancipación de la mujer.Reconoce las características específicas de la subordinación de las mujeres que nopueden subsumirse sin más en “la explotación de los trabajadores”: “La mujer fueesclava antes de que existiera el esclavo” (La mujer y el socialismo). Ello justifica unalucha específica de las mujeres, si bien considera que el sufragismo se queda corto ensus reivindicaciones, al centrarse en la igualdad formal y no “real” (económica).Defendía la inclusión de objetivos específicos de las mujeres en el programa socialista(frente a otros ilustres de la Primer Internacional como Proudhon), aunque admitía lanecesidad de una alianza con el movimiento sufragista: educación, mejoras laborales,igualdad salarial, derecho al sufragio, eran objetivos compartidos.
  57. 57. Clara Zetkin Por último, hay que destacar, dentro de la socialdemocracia alemana, la figura de Clara Zetkin (1857-1933). Creadora del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, fue la gran propulsora del feminismo en la Segunda Internacional o Internacional Socialista, junto a Rosa Luxemburgo. En 1907, se celebró, bajo sus auspicios, la I Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, desde la que defendió su derecho a afiliarse al partido, dentro del cual potenció la creación de una red de agentes locales y la edición de una revista, Die Gleichheit (La Igualdad) centrada en la información sobre los derechos de las mujeres. Esta organización llegó a agrupar 174.751 afiliadas en 1914. Rechazó las alianzas con el “feminismo burgués”, aunque defendió activamente el derecho al voto femenino.
  58. 58. Feminismo liberal británicoEntre los pensadores liberales británicosdestaca la figura de John Stuart Mill (1806-1873), quien, junto a su mujer Harriet TaylorMill (1807-1856), publicó El Sometimiento dela Mujer en 1869.Mill sitúa en el centro del debate feminista laconsecución del derecho de voto para la mujer:la solución de la cuestión femenina pasaba porla eliminación de toda traba legislativadiscriminatoria. Una vez suprimidas estasrestricciones, las mujeres superarían su"sometimiento" y alcanzarían suemancipación.
  59. 59. El caso español Las dos grandes figuras pioneras del sufragismoen España son Concepción Arenal (1820-1893) yEmilia Pardo Bazán (1851-1921). La penalista Concepción Arenal insistió enmúltiples escritos en que el papel de madre yesposa eran fundamentales en la vida de lasmujeres, pero subrayando que la experiencia de lavida femenina no podía centrarse en el ejercicioexclusivo de ese rol. Concepción Arenal La escritora gallega Emilia Pardo Bazán denunciaba en la España Moderna (1890) que los avances culturales y políticos logrados a lo largo del siglo XIX (las libertades políticas, la libertad de cultos, el mismo sistema parlamentario) sólo habían servido para incrementar las distancias entre sexos, sin promover la emancipación femenina. Emilia Pardo Bazán (http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms)
  60. 60. Clara Campoamor (1888-1972), diputada y miembro del Partido Radical, asumió una apasionada defensa del derecho de sufragio femenino en las Cortes de la II República. Argumentó en las Cortes Constituyentes que los derechos del individuo exigían un tratamiento legal igualitario para hombres y mujeres y que, por ello, los principios democráticos debían garantizar la redacción de una Constitución republicana basada en la igualdad y en la eliminación de cualquier discriminación de sexo.) La “sufragista española” (http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm) Al final triunfaron las tesis sufragistas por 161 votos a favor y 121 en contra. En los votos favorables se entremezclaron diputados de todos los orígenes, movidos por muy distintos objetivos. Votaron sí los socialistas, con alguna excepción, por coherencia con sus planteamientos ideológicos, algunos pequeños grupos republicanos, y los partidos de derecha. Estos no lo hicieron por convencimiento ideológico, sino llevados por la idea, que posteriormente se demostró errónea, de que el voto femenino sería masivamente conservador.
  61. 61. La Constitución de 1931 supuso un enorme avance en la lucha por los derechos de la mujer. Artículo 23 “No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas, ni las creencias religiosas.” Artículo 36 “Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismo derechos electorales conforme determinen las leyes.”La Constitución republicana concedió el sufragio a las mujeres, así como todo lorelacionado con la familia fue legislado desde una perspectiva de libertad e igualdad:matrimonio basado en la igualdad de los cónyuges, derecho al divorcio, obligaciones delos padres con los hijos…La ley del divorcio (1932) supuso otro hito en la consecución delos derechos de la mujer.La II República situó a España en el terreno legal a la altura de los países másevolucionados en lo referente a la igualdad entre los hombres y las mujeres. Sin embargo,el golpe de Estado y la Dictadura de Franco dieron al traste con todo lo conseguido,devolviendo a la mujer a una situación de dominación en el marco de una Españaimpregnada de valores tradicionales y reaccionarios.(http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm)
  62. 62. Sufragio femeninoLa realidad económica y política de la Primera y Segunda Guerras Mundiales y desus consiguientes posguerras, obligó a que la sociedad incorporara al escenariopúblico a madres y esposas. Su concurso fue decisivo en el esfuerzo económicodurante la guerra. La consecución del derecho de voto fue un reconocimientocolectivo a los méritos acumulados. En 1869, el Territorio de Wyoming se convirtióen el primer estado de EE.UU. donde se instauró el «sufragio igual» (sin diferenciasde género) aunque no el sufragio universal (no podían votar hombres ni mujeres depiel oscura).  1893: Nueva Zelanda  1945: Italia  1902: Australia  1946: Japón  1906: Finlandia  1952: Bolivia  1915: Dinamarca  1952: Grecia  1918: Irlanda y Rusia  1957: Colombia  1918/28: Gran Bretaña  1963: Kenia  1919: Alemania  1965: EEUU (desde 1920 mujeres  1929: Ecuador blancas)  1931/77: España  1971: Suiza  1931/74: Portugal  1984: Liechtenstein  1934: Cuba y Turquía  1986: África central  1944: Francia  2003: Afganistán  2006: Kuwait
  63. 63. Pero todavíaquedangrandescambios porlograr…
  64. 64. Barreras legales a la actividad laboral femenina• Las mujeres sólo pudieron matricularse en las universidades en el año 1910.• En España se prohibió el trabajo de la mujer casada si el marido tenía un mínimo de ingresos determinado (años 30 y 40).• Obligatoriedad de abandono del trabajo asalariado por parte de la mujer cuando contraía matrimonio.• Autorización marital para firmar contratos de trabajo, ejercer el comercio y usufructuar el salario.• Prohibición a las mujeres de ejercer cargos directivos.• Discriminaciones manifiestas en las diferencias salariales en general: por ejemplo, unas ordenanzas laborales del sector textil establecían, en 1970, que en el caso de que las mujeres realizaran “funciones propias del varón”, recibirían un sueldo del setenta por ciento.”• Situación que sólo cambia levemente con la ley de 22 de julio de 1961, que recogió el principio de igualdad de derechos laborales de los trabajadores de ambos sexos y prohíbe la discriminación salarial.
  65. 65. Feminismo Liberal contemporáneo B. FRIEDAN en "La mística de la feminidad" (1963) defiende que lo que hacía falta era reformar, cambiar la identidad y las expectativas de las mujeres. Según esta autora, la "mística femenina" -esto es, la idea de que las mujeres pueden encontrar satisfacción exclusivamente en el rol tradicional de esposas y madres- ha llevado a que las mujeres se sientan vacías y miserables, por lo que abogaba abiertamente por la necesidad de que se salieran del ámbito exclusivo del trabajo doméstico y se incorporaran a la esfera pública. La división sexual del trabajo es entendida en términos de la separación entre la esfera pública y la privada, considerando la relegación de las mujeres a la esfera doméstica como un proceso discriminatorio que se sustenta en una tradición cultural heredada de carácter sexista, que contiene prejuicios sobre las posibilidades reales de las mujeres y que es persistente en mostrar que éstas son "naturalmente" distintas de los hombres. La exclusión de las mujeres de la esfera pública, desestima sus potencialidades en tanto que seres humanos y las sitúa en posiciones socialmente dependientes de los hombres, sin que se les haya dado previamente la oportunidad de hacer uso de sus capacidades.
  66. 66. Feminismo marxista y radical: patriarcado Capitalismo  Patriarcado Modo de Producción  Modo de Producción Capitalista “Doméstico” Relaciones sociales de  Relaciones sociales de “explotación” “dominio” División “social” del  División “sexual” del trabajo (TM/TI) trabajo (públ./priv.) Producción  Reproducción Las clases sociales  Los géneros
  67. 67. Dificultades conceptuales en la Sociología del Trabajo… Seguir estableciendo conceptos y categorías que piensan y explican el mundo “en masculino”:  Trabajo asalariado = “población activa”  Trabajo doméstico = “población inactiva”  Economía = producción  Vida cotidiana = reproducción  Jornada laboral = tiempo productivo, no reproductivo
  68. 68. El mercado de trabajo
  69. 69. DESIGUAL ACCESO AL MERCADO LABORALLas mujeres no se incorporan plenamente a la población activa: se mantienendiferencias de 16 puntos con respecto a los hombres en la tasa de actividad, sibien en el contexto de la crisis actual ha aumentado la incorporación demujeres al mercado laboral. En Canarias, el nº de mujeres “inactivas” casi duplica al nº de hombres: 404.040 mujeres 252.320 hombres
  70. 70.  Se observa una tendencia al incremento de la tasa de ocupación femenina (mujeres que consiguen un trabajo remunerado). En los últimos 25 años ha pasado de un 22,68% a un 39,14% en Canarias. Pero las diferencias con las tasas masculinas de ocupación (% de personas con empleo) siguen siendo elevadas, a pesar de haber crecido el empleo femenino: La tasa de empleo en Canarias en 2009 ha sido de un 45,87%. Pero no es igual la masculina (52,67%) que la femenina: 39,14%.
  71. 71. Sólo en el sector Servicios en Canarias (2009) el empleo se distribuyeequitativamente entre hombres y mujeres. En los demás, el empleo esmayoritariamente masculino
  72. 72. servicios construcción industr agricultur total ia aTOTAL 81,67% 9,73% 5,64% 2,96% 100,00Hombres 72,49% 15,70% 8,39% 3,42% 100,00Mujeres 93,40% 2,10% 2,13% 2,38% 100,00Fuente: elaboración propia a partir de datos del ISTAC y EPA La distribución por sectores del empleo femenino se muestra MENOS DIVERSIFICADA que la del empleo masculino. La división sexual del trabajo limita más el rango de actividades en las que se emplea a las mujeres que a los hombres.
  73. 73. La crisis del empleo ha acercado la tasa de paro masculina a la femeninaCanarias 2004-2009
  74. 74. Los hombres aglutinan en España casi el 60% de los contratos indefinidos, si bien las mujeres han pasado del 28,21% en 1982 al 42,5% en 2007, pero se llega a este % sobre todo desde contratos de duración DISCONTINUA (65,37% de mujeres) y no PERMANENTE (42% de mujeres). En Canarias en el año 2008, el 44% de los contratos temporales correspondían a mujeres.Instituto de la Mujer, 2008
  75. 75. Es abrumador el % de mujeres con jornada parcial, tanto en el trabajo por cuenta propia (66% en España, 77% en Canarias) como asalariado (83%), porcentajes cuya tendencia es a aumentar. La mayor parte de la “parcialidad” de las mujeres se debe a la atención de “obligaciones familiares”.En Canarias (2008), casi un 23% del trabajo femenino es a tiempoparcial, frente al 3,6% masculino.La “parcialidad” se incrementa, sobre todo en las mujeres
  76. 76. Según la Encuesta de Estructura Salarial de 2002, últimapublicada hasta el momento, la diferencia salarial media ensalario bruto por hora en España es de un 20%, mientras quela discriminación salarial propiamente dicha sería de un 17%.Es decir, habría un 3% que vendría determinada por lasdiferentes características personales, laborales o de empresaentre ambos sexos.El Instituto de la Mujer abordó, en 2007, un estudio paraanalizar este fenómeno en el que, además, se pretendíaestablecer una comparativa con los datos de la anterior EES,relativos a 1995. Existían, sin embargo, importantesdiferencias metodológicas entre ambas encuestas que hacíanimposible una comparación directa. Tras establecer lasoperaciones precisas para homologar dichos datos, secomprobó que la diferencia salarial, entre 1985 y 2002,había descendido en un punto porcentual, mientras quela discriminación salarial propiamente dicha se habíaincrementado en el mismo porcentaje, por lo que puedeconcluirse que, tanto en uno como otro caso, la diferenciaentre ambos años ha sido prácticamente inexistente. (IM,2008)
  77. 77. La situación dentro de lasempresas (la burocracia)
  78. 78. 250000 200000 150000 HOMBRES MUJERES 100000 50000 0 sin estudios primaria incompleta secundaria estudios post- secundarios Contratos en los últimos 12 meses en Canarias, por sexo y nivel educativo Elaboración propia, con datos del OBECANEl mercado de trabajo canario está más abierto a los hombres que a las mujerescon poca formación. Para las mujeres, la formación universitaria es másimportante que para los hombres en su inserción laboral.
  79. 79. % HOMBRES Empresariado con % MUJERES asalariados Empresariado con asalariados Trab. Independiente o empr. sin asalariados Trab. Independiente o empr. sin asalariados Miembro cooperativa Miembro cooperativa Ayuda en la empr. O negocio familiar Ayuda en la empr. O negocio familiar Asalariado/a sector público Asalariado/a sector público Asalariado/a sector Asalariado/a sector privado privadoFuente: OBECANLas mujeres en Canarias principalmente realizan trabajo bajo la condición deasalariadas, y más en el sector privado que en el público (4T 2008).Sólo hay dos situaciones con mayor presencia femenina que masculina: en eltrabajo asalariado en el sector público y en las empresas o negocios familiares. En elconjunto del Estado español, también es mayor la presencia femenina en el trabajoasalariado privado. En Canarias todavía no se llega a un 10% de empresarias y trabajadoras independientes, frente al 15% de hombres en esa situación.
  80. 80. La presencia en distintasactividades profesionales no muestra tendencias decrecimiento homogéneas, conserias dificultades en losámbitos de mayorprotagonismo, prestigio ypoder… después de tres décadasde igualdad formal.Reforzamiento de la presenciaen puestos administrativos, deservicios y trabajo nocualificado.Debilitamiento en la dirección,pero crecimiento en el trabajoprofesional, científico y deapoyo (directamente asociado ala escolarización)
  81. 81. Mujeres Hombres TOTAL Dirección de las empresas y de la Administración Pública 5,86% 8,88% 7,63% Técnicas/os profesionales científicas/os e intelectuales 16,00% 9,89% 12,42% Técnicas/os profesionales de apoyo 12,72% 11,21% 11,84% Empleadas/os de tipo administrativo 14,81% 5,42% 9,31% Trabajadoras/es de servicios de restauración, personales, protección y vendedoras/es 23,79% 9,35% 15,33% Trabajadoras/es cualificadas/os en agricultura y pesca 1,30% 3,28% 2,46% Artesanas/os y trabajadoras/es cualificadas/os de industrias manufactureras, construcción y minería (excepto operadoras/es) 2,39% 26,42% 16,47% Operadoras/es de instalaciones y maquinaria, montadoras/es 3,03% 13,88% 9,39% Trabajadoras/es no cualificadas/os 20,00% 11,01% 14,73% Fuerzas Armadas 0,11% 0,64% 0,42% TOTAL 100,00% 100,00% 100,00% Fuente: elaboración propia, a partir de datos del Instituto de la Mujer (2008)El rango de ocupaciones que desarrollan las mujeres es mucho menos diverso que las que desarrollan los hombres, con unapolarización mayor entre trabajos “técnicos y profesionales” (28,72% frente a 21,10%), “administrativo” (14,81% frente a 5,42%),servicios (“restauración, personales y comercio”) (23,79% frente a 9,35%) y trabajo no cualificado (20% frente a 11,01%). Se mantienen3 puntos de distancia en puestos directivos, pero sobre todo es notoria la ausencia de empleo femenino en el trabajo cualificado enindustria, construcción y minería (la ocupación de mayor peso en el empleo total).
  82. 82. 30,00%25,00%20,00%15,00%10,00% Hombres Mujeres 5,00%0,00%
  83. 83. Fuente: Instituto de la Mujer, 2007
  84. 84. El trabajo doméstico
  85. 85. Las mujeres dedican 3 horas ymedia semanales más altrabajo doméstico que loshombres.La mayoría de las que noacceden al trabajoremunerado es por razonesfamiliares.
  86. 86. Laborables 0.37 hombres 1.56 mujeresSábados 0.56 hombres 1.52 mujeresDomingos 0.63 hombres 1.45 mujeresTiempo semanal 3.03 hombres 10.78 mujeresTiempo anual 157.76 hombres 561.97 mujeres
  87. 87. Desde 1996, primer año del que elIM ha podido recabar datos, hasta2007, el número depermisos de maternidad se haincrementado en un 160%.A partir del año 2000, se disponede datos desagregados por sexo,lo que permite comprobar que, apesar del reducido nº de permisosdisfrutados por los padres, se havenido produciendo unprogresivo incremento, pasandodel 0,97% del total de permisos,en2000, al 1,76%, en 2005. En el año2007, se ha producido undescenso, seguramente motivadopor la implementación delpermiso de paternidad.
  88. 88. Permisos de paternidad, por Comunidades Autónomas(marzo-diciembre 2007) Estos datos equivalen,según el IM (2008), a un 70% sobre el total de madres que en este periodo solicitaron elpermiso de maternidad.
  89. 89. Desigual reparto de las tareas del cuidado
  90. 90. El trabajo profesional
  91. 91. Las mujeres en la Sociología de las Profesiones Se trata de ocupaciones con elevado prestigio y especiales condiciones de trabajo… nos sirven para identificar discriminaciones muy sutiles. ¿Cuándo aparecen las reflexiones sobre las mujeres profesionales?  Al aumentar la presencia femenina en las profesiones tradicionales  Al interpretar las profesiones altamente feminizadas como semi-profesiones (Etzioni): enseñanza, enfermería, bibliotecarias, graduadas sociales, trabajo social
  92. 92. El sesgo de género en la Sociología de las profesiones Olvido de las  Interpretaciones dinámicas de género sesgadas de procesos en los análisis de los como la feminización procesos de de ciertas ocupaciones profesionalización y de las limitaciones a tradicionales: las que se enfrentan las definición de las mujeres profesionales profesiones partiendo en relación a la de ocupaciones problemática de la masculinas con una autonomía, la larga trayectoria de promoción y el acceso exclusión de las a las profesiones de mujeres. mayor prestigio.
  93. 93. Sociología funcionalista “No todas las diferencias entre las organizaciones semi-profesionales y profesionales pueden trazarse por las diferencias en la naturaleza de la autoridad profesional. Parte de los problemas se deben al hecho de que el profesional típico es un hombre mientras que la semi-profesional típica es mujer. A pesar de los efectos de la emancipación, las mujeres en general son más sensibles al control administrativo que los hombres. Parece que en general, las mujeres son menos conscientes del estatus organizativo y más sumisas en este contexto que los hombres. Ellas también, en general, tienen menos años de educación superior que los hombres, y su aceptación en la profesión médica o en la docencia universitaria es estructuralmente limitada. Es difícil determinar si las organizaciones semi-profesionales han adoptado su forma por el alto porcentaje de mujeres empleadas, o si éstas reclutan a mujeres por razones organizativas; con toda probabilidad estos factores se refuerzan mutuamente.” (Etzioni, 1969)
  94. 94. Simpson y Simpson, 1999 "La composición predominantemente femenina de las semiprofesiones potencia todas estas fuerzas en favor del control burocrático sobre las organizaciones en las que trabajan. El público es menos propenso a garantizar autonomía a las mujeres que a los hombres. El vínculo principal de la mujer es el que le une al papel familiar; por tanto, las mujeres están comprometidas de una manera menos intrínseca con el trabajo que los hombres y es menos probable que mantengan un elevado nivel de trabajo especializado. Dado que sus motivos laborales son más utilitarios y menos orientados a la tarea de manera intrínseca que los esgrimidos por los varones, puede que precisen más control. La competencia de vínculos más fuertes con sus papeles familiares y (...) con sus clientes por parte de las mujeres hace que sea menos probable, en comparación con los varones, que desarrollen orientaciones hacia el grupo de referencia de colegas. Por estas razones, y porque a menudo comparten la norma cultural general de que las mujeres deberían someterse a los hombres, aquéllas son más propensas que estos últimos a aceptar los controles burocráticos que se imponen en las organizaciones burocráticas en las organizaciones semiprofesionales y es menos probable que busquen un estatus genuinamente profesional.“
  95. 95. …Y en la sociología crítica Freidson: excluye en su recorrido histórico de las profesiones tradicionales el hecho de que eran sólo masculinas… para A. Witz, estas profesiones constituyeron “ejemplos paradigmáticos de proyectos profesionales con actores masculinos de clase privilegiada, en un momento y en una sociedad dada”.
  96. 96. Perspectiva de género  Crítica a estos enfoques: "1. Un <modelo deficiente> de las mujeres que lleva a una aproximación basada en la acusación de las víctimas y a confusiones conceptuales. 2. Lo que parece ser poca consideración por las capacidades intelectuales del profesorado, quizás especialmente de las mujeres profesoras. 3. Una persistente tendencia a ver a las mujeres exclusivamente en términos de su rol familiar. 4. Un pobre sentido de la historia unido a la inhabilidad de anticipar el cambio social. 5. Una visión hipersimplificada de la causalidad. 6. Una ideología penetrante de la elección individual, profundamente inserta en los escritos americanos sobre el trabajo de la mujer y a menudo aplicada de forma poco crítica...” (Acker, S. , 1995)  Objetivo general  Concebir los proyectos profesionales en relación a las relaciones de género en las que se apoyaron.
  97. 97. El trabajo profesional asalariado Los procesos de incorporación de los profesionales a las grandes corporaciones y al Estado han generado un debate sobre sus efectos sobre el trabajo y la autonomía profesional. Según sea la orientación del autor, se pueden distinguir tres grandes líneas de análisis: la desprofesionalización, la burocratización y la proletarización.
  98. 98. Desprofesionalización:enfoque funcionalista El punto de partida de estos análisis sigue tomando como referencia las tesis de los rasgos y los procesos de profesionalización. Se considera que las profesiones dejan de serlo (se “desprofesionalizan”) cuando alguno/s de los rasgos que definen el tipo ideal de las profesiones pierde contenido:  se pierde autonomía,  se produce un proceso de afiliación sindical,  se orientan las actuaciones y la organización profesional desde el afán de lucro frente a la orientación de servicio,  la formación deja de estar bajo el control de la profesión.
  99. 99. Desprofesionalización “La hipótesis de la desprofesionalización puede resumirse del modo siguiente: el monopolio profesional del conocimiento se está erosionando a causa de la mejora del nivel educativo de la población, la división del trabajo profesional (especialización), la aspiración de los consumidores de controlar a los profesionales y de alcanzar justicia ocupativa, la agregación de clientes en entornos burocráticos y el uso de computadores. A consecuencia, los profesionales pierden poder, autonomía y autoridad.” (Guillén, M.,1990, p. 43.) Problemas de esta interpretación:  Autonomía: En el estrecho margen del enfoque estructural no queda claro si la "autonomía" constituye verdaderamente una necesidad para que los servicios sean "funcionales" o si, al contrario, constituye ésta un objetivo en sí, al margen de los requerimientos "técnicos" de la actividad.  Base de conocimientos: la constitución de un "gremio" no siempre ha tenido su origen en la existencia de un corpus científico de conocimientos, sino que ha podido ser forzada la definición de este corpus para justificar el que determinados grupos pudieran acceder a los privilegios que la sociedad ha asignado a ciertas profesiones.
  100. 100. Burocratización:enfoque neoweberiano El segundo desarrollo de los análisis se centra en los planteamientos neoweberianos sobre la burocratización. Desde esta perspectiva, la salarización y dependencia burocrática de los profesionales supone una pérdida de autonomía. Se asocian las transformaciones del trabajo profesional al proceso de extensión del modelo burocrático de organización del trabajo al ámbito de las profesiones, lo cual supone la pérdida de control sobre el trabajo y su conversión en un trabajo “técnico”, con escasa autonomía, que pasa a ser asumida por las jerarquías burocráticas de las empresas y el Estado. Pero no se asocia este proceso a las relaciones entre capital y trabajo, como se plantea en el marxismo.
  101. 101. Burocratización “Los requerimientos de especialización burocrática reducen drásticamente la amplitud y el alcance del trabajo profesional, transformando al profesional “libre” en un técnico especializado y limitado. La autonomía profesional así se convierte en una libertad o discrecionalidad constreñida a opciones técnicas. Al mismo tiempo los profesionales burocratizados pierden la habilidad crítica para fijar los objetivos o directrices de su propio trabajo. Como otros empleados, los profesionales en las burocracias desarrollan directrices, a menudo en el seno de equipos estrechamente coordinados caracterizados por una división del trabajo altamente desarrollada e institucionalmente especificada. La administración establece y dirige los proyectos y fines del equipo, y los profesionales consecuentemente pierden control sobre la política organizativa global y las condiciones de su propio trabajo. En la visión de Mills, los profesionales han renunciado a las formas más preciosas de autonomía en su trabajo. Los profesionales tradicionalmente se han diferenciado de otros trabajadores en su exigencia exclusiva de teoría y conocimientos amplios, licenciándolos para controlar los objetivos políticos y éticos, pero esta reducción burocrática de la libertad profesional a mera discreción técnica supone una herida de muerte a la identidad profesional”. (Wright Mills, citado por Derber, 1982)
  102. 102. Control burocrático “El control burocrático se distingue de anteriores sistemas administrativos organizados en torno al control por la supervisión personal o por la maquinaria de la cadena de montaje debido a que se institucionaliza el control en las normas impersonales, en los procedimientos y mecanismos de evaluación y promoción de la empresa burocrática. Tal control, menos intrusista y arbitrario que las formas anteriores, e investido con la simbología de la legalidad, neutralidad y meritocracia, representa una forma de autoridad más consistente con las concepciones de los profesionales sobre su propio estatus y cualificación. Sin embargo, éste efectivamente proletariza a los profesionales así como los vincula a una división del trabajo concebida por la administración e institucionalizada en las descripciones y procedimientos del trabajo. El control burocrático también somete a los profesionales a los objetivos organizativos y los procedimientos técnicos diseñados por el presupuesto administrativo y las decisiones políticas y son reforzados por los procedimientos de promoción y evaluación aplicados a todos los profesionales empleados.” (R. Edwards, 1983)
  103. 103. Proletarización: enfoquemarxista H. Braverman en su obra Trabajo y capital monopolista (1980) ofrece una interpretación sobre el proceso de racionalización capitalista del trabajo, de acuerdo con una interpretación de las tesis de Marx en la que se considera que la división capitalista del trabajo ha implicado:  la descualificación de los trabajadores,  su separación de la concepción (y relegamiento a la mera ejecución)  y el sometimiento al control del capital en su proceso de trabajo. Para el autor, esto convierte a los trabajadores profesionales y técnicos cualificados en miembros de la clase obrera, pues equipara sus condiciones de trabajo a las de los trabajadores descualificados: proletarización.
  104. 104. Proletarización Para Braverman, el trabajo de oficinista antes de introducirse la división del trabajo y la especialización, era comparable a un oficio: “Maestros de oficios, tales como tenedores de libros o jefes de oficinas, mantenían control sobre el proceso en su totalidad y los aprendices o jornaleros –oficinistas ordinarios, empleados copistas, mandaderos- aprendían el oficio en aprendizajes de oficina y en la marcha ordinaria de los acontecimientos mientras avanzaban hasta los niveles altos por promoción”. Con el paso del tiempo esta situación se ve modificada, insertándose un proceso de división de tareas y especialización del trabajo administrativo.
  105. 105. Proletarización Esto supuso dos transformaciones:  1. La aplicación de los métodos de organización científica a la oficina: la fragmentación del trabajo, que se debería hacer como lo prescribía el gerente de oficina, y sus métodos y duraciones de tiempo debían ser verificadas y controladas por la gerencia sobre las bases de sus propios estudios de cada trabajo.  “Su efecto fue someter el trabajo de cada empleado de oficina, no importa cuán experimentado fuera, a la interferencia de la gerencia. En esta forma, la gerencia empezó a ejercer su hasta entonces casi no usado y esporádicamente ejercitado derecho de control sobre el proceso de trabajo”.  2. Posteriormente, las modificaciones se centraron en los instrumentos de trabajo: máquinas de escribir, tinta y papel de escritorio... son estudiados de modo que su uso permitiera una mayor productividad y control. Posteriormente, se apostó por una amplia remodelación de las máquinas y materiales empleados, principalmente a través de la informática.
  106. 106. Proletarización Efectos de la parcelación y la informatización:  Conversión del trabajo de oficina en trabajo manual: se ve sometido a un proceso de separación entre la concepción (en manos de unos pocos gerentes) y ejecución (realizada por el grueso de los trabajadores de oficina).  Descualificación del trabajo de oficina: pierde el control sobre el conocimiento asociado al trabajo, que pasa a manos de la gerencia  Transferencia de control sobre el proceso de trabajo a la gerencia y a la maquinaria.
  107. 107. Proletarización Las tesis de H. Braverman han sido sometidas a debate dentro de la propia perspectiva marxista, Derber introduce una nueva conceptualización de la tesis de la proletarización, planteando que se produce una “proletarización ideológica”, pero no “técnica” del trabajo profesional: se pierde control sobre los FINES del trabajo, pero no sobre el MODO en que se realiza el trabajo. La pérdida de control sobre los modos de ejecución de su trabajo no ha llegado a equipararse a las formas avanzadas que han conducido a la descualificación del proletariado industrial y puede asumir, además, contenidos específicos según las profesiones.
  108. 108. Bibliografía Acker, S. (1995): Género y educación, Madrid, Narcea. Amorós, C. (1997): Tiempo de Feminismo: sobre Feminismo, Proyecto Ilustrado y Postmodernidad, Madrid, Cátedra. Braverman, H. (1980): Trabajo y Capital Monopolista, México, Nueva Visión. Derber, Ch. (1982): Professionals as Workers: Mental Labor in Advanced Capitalism, Boston, G.K.Hall and Co. Derber, Ch. y Schwartz, W. A. (1992): “¿Nuevos mandarines o nuevo proletariado?: poder profesional en el trabajo”, Reis, nº 59, pp. 57-87. Edwards, R. (1983): "Conflicto y control en el lugar de trabajo", en Toharia, L. (comp.): El mercado de trabajo: teorías y aplicaciones, Madrid, Alianza. Etzioni, A. (ed.)(1969):The Semi-Professions and their Organization, Nueva York, Free Press. Federación de Mujeres Progresistas: “Historia del feminismo en España”, (http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm) Finkel, L. (1996): La organización social del trabajo, Madrid, Pirámide. Freidson, E. (2001): Professionalism. The third logic, Chicago, Chicago of University Press. Friedan, B. (1974): La mística de la feminidad, Madrid, Júcar Guillén, M. (1990): "Profesionales y burocracia: desprofesionalización, proletarización y poder profesional en las organizaciones complejas", R.E.I.S., nº 51. Instituto de la Mujer (varios años): Las mujeres en cifras, http://www.inmujer.es/ss/Satellite?c=Page&cid=1264005600670&pagename=InstitutoMujer%2FPage%2FIMU J_Generico
  109. 109. Bibliografía Köhler, H-D y Martín Artiles, A. (2007): Manual de Sociología del trabajo y de las relaciones laborales, Madrid, Delta. Marx, K. (1975): El Capital, México, Siglo XXI. Mouzelis, N. (1991): Organización y burocracia: un análisis de las teorías modernas sobre organizaciones sociales, Barcelona, Península, p. 24 Nash, M.: “El aprendizaje del feminismo histórico en España”, (http://www.nodo50.org/mujeresred/historia- MaryNash1.html#fhms) Perrow, Ch. (1990): Sociología de las organizaciones, Madrid, MacGraw Hill. Ritzer, G. (1993): Teoría sociológica clásica, Madrid, MacGraw-Hill. Rodríguez Guerra, J. (1993): “A. Smith y la Teoría del Capital Humano. Notas sobre una relación problemática”, en Témpora, nº 21-22. Sánchez Muñoz, C. (2001): “Genealogía de la vindicación”, en Varias Autoras: Feminismos, Madrid, Alianza Universidad. Sección Femenina (1958): Economía doméstica para bachillerato y magisterio, Madrid, Sección Femenina. Simpson, R. L. y Simpson, I. H. (1999): “Las mujeres y la burocracia en las semiprofesiones”, en Fernández Enguita, M. (ed.): Sociología de la educación, Barcelona, Ariel, pp. 349-377. Smith, A. (1776, 1983): Riqueza de las Naciones, vol. 1, Barcelona, Bosch. Varios Autores: monográfico sobre el sufragismo: http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up Weber, M. (1979): Economía y Sociedad, México, Fondo de Cultura Económica.
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×