Diapositivas sufragismo y feminismo

6,956 views

Published on

Material didáctico elaborado para la asignatura Sociología del Género, impartida en el Grado en Sociología (Universidad de La Laguna).

Published in: Education

Diapositivas sufragismo y feminismo

  1. 1. Aproximación histórica a los primeros movimientosfeministas: feminismo ilustrado y sufragismo Tema 2 Sociología del Género Marta Jiménez Jaén Universidad de La Laguna
  2. 2. La Mujer en las Sociedades Preindustriales “Las leyes griegas reconocían el divorcio y el repudio de la esposa sin necesidad de alegar motivo alguno. La mujer, sólo en caso de malos tratos, podía conseguir que se disolviera el matrimonio. Por lo demás, pasaba toda su vida confinada en el hogar, y tenía a su cargo el cuidado de los hijos y de los esclavos sin que se le permitiera participar en los negocios públicos. De niña vivía al lado de su madre y se casaba a los 15 años sin serMujeres lavando la ropa, pelike ática del Pintor de Pan, consultada“v. 470-460 a. C., Museo del Louvre. (http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind .htm#up)
  3. 3. La Mujer en las Sociedades Preindustriales"La familia romana era esencialmente patriarcal. El pater familias, o sea, el marido,constituía la cabeza visible de la misma y ejercía una autoridad completa sobre los demás miembros de la casa (...) La mujer romana mejoró su posición respecto a la griega, aunque siempre estuvo bajo la tutela del varón (...)" (http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up)
  4. 4. La Mujer en las Sociedades Preindustriales "Como en el resto del mundo musulmán, la familia de la sociedad de Al-Andalus era esencialmente patriarcal; el padre de la familia ejercía su poder sobre la esposa, los hijos y los criados; la poligamia era corriente entre los ricos, pero los pobres eran monógamos por necesidad". (http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sop reind.htm#up)
  5. 5. La Mujer en las Sociedades Preindustriales "La mujer del medievo tenía a su cargo todas las funciones domésticas. Ella amasaba el pan, preparaba la comida, cuidaba de los animales domésticos y al mismo tiempo, ordeñaba la vaca que proporcionaba la leche, tan necesaria en la dieta de una economía de subsistencia. En realidad estaba muy especializada en la elaboración de productos alimenticios: conservas, pasteles, dulces, embutidos, etc.“ “La mujer plebeya trabajaba exactamente en lo mismo que el hombre”.(http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up)
  6. 6. La Mujer en las Sociedades Preindustriales “Durante el Antiguo Régimen, el concepto que se tenía de la mujer y de su papel social sufrió importantes modificaciones. Las nuevas pautas, introducidas en el siglo XVI a partir del humanismo cristiano propugnado por Erasmo de Rotterdam, no rompieron del todo con la misoginia heredada de los tiempos medievales. Si bien encontramos mujeres humanistas, cultas e independientes, como Doña Mencía de Mendoza, el cometido de la mujer es fundamentalmente doméstico. Tres son sus funciones básicas: ser buena madre yVermeer(1632-1675) esposa, ordenar el trabajo doméstico, y perpetuar la especie humana. Fray Luis de León en su obra La Perfecta Casada recoge la doctrina del Concilio de Trento y traza el perfil ideal de la mujer: modesta, recatada, obediente, sacrificada, defensora del propio honor y del familiar, educadora de los hijos, etc. Pero este perfil no era del todo real. En la España del XVII eran corrientes las relaciones prematrimoniales, y como no se contraía matrimonio por amor, abundaban el adulterio, los hijosLouise Moillon (1610-1696) bastardos y el aborto." (http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up)
  7. 7. Los Orígenes del Feminismo Histórico (1789-1870) En el Antiguo Régimen la desigualdad jurídica de los miembros de la sociedad era la norma. Nobles y clérigos gozaban de privilegios (exención fiscal, monopolio de los altos cargos públicos, leyes y tribunales especiales) vedados a la gran mayoría de la población (el tercer estado o estado llano). La ausencia de derechos políticos (voto) y libertades (expresión, reunión, religión) era otra característica clave del Antiguo Régimen. En el caso de las mujeres, la mitad de la población, a todo lo anterior se le debía unir su función social circunscrita a lo doméstico, a las labores de la casa, de la procreación y del cuidado de los hijos; y su subordinación legal al hombre, padre o esposo. (http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up)
  8. 8. “Memorial de agravios”• Según C. Amorós (1997) con la obra de Christine de Pizan (1364-1430) “La ciudad de las damas” (una utopía centrada en una ciudad en la que las mujeres –sólo las excelentes y virtuosas- ejercen su autoridad) se inicia la producción de relatos que recogen las quejas de las mujeres ante su situación.• La “querelle des femmes” atraviesa toda Europa entre los ss. XV y XVIII, apareciendo autoras como Laura Terracina, Lucrezia Marinello, Marie de Gournay, o María de Zayas.• Pero no se formulan sino “quejas”, no se pone en cuestión la asimetría entre hombres y mujeres ni se formula un proyecto alternativo. (Sánchez Muñoz, 2001: 18)
  9. 9. El programa de la Ilustración• La Ilustración vincula la individualidad, la autonomía de los sujetos y los derechos…asociándolos sólo a los hombres.• Las feministas ilustradas reivindicarán la inclusión de las mujeres en los principios universalistas ilustrados: – Universalidad de la Razón – Emancipación de los prejuicios – Aplicación del principio de Igualdad – La idea de progreso (Sánchez Muñoz, 2001)
  10. 10. Ejes del discurso ilustrado• Emancipación: sinónimo del individuo autónomo, tanto en el orden racional (ejercicio autónomo de la razón frente a los dogmas) como político (frente al poder tradicional, el contrato social).• Ciudadanía: reconocimiento por parte del Estado de unos derechos civiles y políticos, presencia efectiva en la esfera pública y plena participación por el ejercicio de los derechos políticos (derecho al voto).• Educación: revestida de gran importancia cívica, como educación para la ciudadanía que conduce al progreso.• El feminismo ilustrado concibe la universalización, la inclusión de las mujeres, en estos principios. (Sánchez Muñoz, 2001)
  11. 11. El debate ilustrado: RousseauLa naturaleza como fundamento del orden social frente ala cultura, esto es, se defiende la incapacidad de lasmujeres para la vida política: Rousseau define lanaturaleza de las mujeres por sus funciones sexuales yreproductoras. La naturaleza define su propia moral. (Sánchez Muñoz, 2001)
  12. 12. El debate ilustrado:Rousseau• Se establece la disociación entre el espacio público – masculino- y la esfera privada –femenina-, restringiéndose la ciudadanía, los derechos, la autonomía, la individualidad, a la esfera pública…de la que se excluye “por razones naturales” a las mujeres. (Sánchez Muñoz, 2001)
  13. 13. El debate ilustrado:RousseauUna educación diferenciada: racional para Emilio,emocional, práctica y “moral” para Sofía“Todo lo que tiende a generalizar las ideas no es propio de las mujeres” (Rousseau [1762] (1990): 579, citado por Sánchez Muñoz, 2001)
  14. 14. La “Ilustración consecuente”En los mismos tiempos de Rousseau ya hay filósofos –Condorcet- yfilósofas –Mary Wollstonecraft- que defienden la igualdad: la Ilustraciónno es un fenómeno unitario, sino plural y a menudo contradictorio.Las diferencias se dan también en la vida cotidiana: el modelo femeninotradicional convive con nuevos modelos emergentes de mujer quecuestionaban el confinamiento en la esfera doméstica: “salonesliterarios y políticos” eran espacios intermedios entre la vida política yla esfera doméstica. Fueron creados por mujeres de la burguesía y laaristocracia (salonniéres), y en ellos se gestaban buena parte de lacultura y la política del momento, participando intelectuales como Hegel,Diderot, y Montesquieu, entre muchos otros. Se crean en París en elsiglo XVII y en el XVIII se extienden a Londres y Berlín. (SánchezMuñoz, 2001: 25 y ss)
  15. 15. El rechazo de Rousseau: (citado por Sánchez Muñoz, 2001)
  16. 16. La “Ilustración consecuente”Antecedente pre-ilustrado: el filósofo Poulan de la Barre, autor de “De l’égalitédes deux sexes” (1673) y “Traité de l`education des dames” (1674): defiende elderecho al acceso al saber de las mujeres como remedio a la desigualdad ycomo parte del camino al progreso.Diversos autores (Von Hippel, Montesquieu, Diderot, Voltaire, D’Alembert) sealinean a favor de la igualdad de las mujeres, pero el que más destaca en estadefensa es Condorcet, que escribe en 1790 un ensayo titulado Sobre laadmisión de las mujeres al derecho de ciudadanía: los principios democráticosrequieren la extensión de los derechos políticos (voto y representatividad) atodas las personas. Parte de considerar los mismos derechos naturales ahombres y mujeres (por lo tanto, a igual naturaleza, iguales derechos), apelandoal universalismo ético, la afirmación de los mismos atributos morales a toda laespecie humana. Apuesta por la igualdad como eje articulador de la Ilustración.Da una importancia central a la educación, defendiendo la necesidad de daracceso a las mujeres a todo tipo de conocimiento y la coeducación entre lossexos (dedica a ello el ensayo Acerca de la Instrucción Pública).
  17. 17. La Revolución Francesa (1789) y las demásrevoluciones liberal-burguesas plantearoncomo objetivo central la consecución de laigualdad jurídica y de las libertades yderechos políticos.Pronto surgió la gran contradicción quemarcó la lucha del primer feminismo: laslibertades, los derechos y la igualdadjurídica que habían sido las grandesconquistas de las revoluciones liberales noafectaron a la mujer. Los "Derechos delHombre y del Ciudadano" que proclamabala revolución francesa se referían enexclusiva al "hombre" no al conjunto de losseres humanos.
  18. 18. LAS MUJERES COMO SUJETOS DE LA PRAXIS POLÍTICA REVOLUCIONARIAAvances que se introducen en los textos constitucionales y legales franceses de1790, 1791, 1792 y 1793:- Igual mayoría de edad para hombres y mujeres (21 años)- Declaración del matrimonio como contrato civil- Abolición del derecho de primogenitura masculino- Admisión del divorcio en pie de igualdad de ambos cónyuges- Derecho de la madre a ejercer la patria potestad en las mismas condiciones queel padre.Sin embargo, la Constitución de 1791, en cuyo preámbulo se incluyó laDeclaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, afirmaba ladistinción entre dos categorías de ciudadanos: -Activos: varones mayores de 25 años, independientes y con propiedades -Pasivos: hombres sin propiedades y todo el colectivo de mujeres. (Sánchez Muñoz, 2001: 30)
  19. 19. LAS MUJERES COMO SUJETOS DE LAPRAXIS POLÍTICA REVOLUCIONARIASe produce la génesis de la VINDICACIÓN, unida a la de IGUALDAD,una “hija no deseada” del Siglo de las Luces y la Ilustración(Valcárcel, 1997).Durante el proceso revolucionario francés, dado que no estabanpresentes en el espacio político central, la Asamblea, se crearíanclubs literarios y políticos de mujeres, algunos de los cualesresultaron fundamentales en el proceso, como la Confederación deAmigas de la Verdad, o la Asociación de Mujeres RepublicanasRevolucionarias. En estos "clubs" se discutían y contrastabanlos principios revolucionarios, apoyando activamente los derechosde las mujeres en la esfera política. (Sánchez Muñoz, 2001: 26)Las mujeres, por tanto, no fueron meras espectadoras pasivas delos acontecimientos, sino que irrumpieron en el escenario políticocomo sujetos activos. (Sánchez Muñoz, 2001: 29)
  20. 20. LAS MUJERES COMO SUJETOS DE LA PRAXIS POLÍTICA REVOLUCIONARIA• Reivindicaciones del feminismo revolucionario: – Derecho a la educación – Derecho al trabajo – Derechos matrimoniales y respecto a los hijos/as – Derecho al voto (Sánchez Muñoz, 2001: 30)• La autora teatral y activista revolucionaria Olimpia de Gouges (1748-1793) fue la protagonista de la contestación femenina. En 1791 publicó la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791) que era, de hecho, un calco de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobada por la Asamblea Nacional en agosto de 1789.• El programa de Olimpia de Gouges era claro: libertad, igualdad y derechos políticos, especialmente el derecho de voto, para las mujeres.
  21. 21. En 1793 fue guillotinada como traidora contraria a los jacobinos. Ese mismoaño, Robespierre prohíbe los clubs y sociedades literarias femeninas.(Sánchez Muñoz, 2001: 30-32).
  22. 22. El Código Civil napoleónico(1804), en el que se recogieronlos principales avances socialesde la revolución, negó a lasmujeres los derechos civilesreconocidos para los hombresdurante el períodorevolucionario (igualdadjurídica, derecho depropiedad...), e impuso unasleyes discriminatorias, segúnlas cuales el hogar era definidocomo el ámbito exclusivo de laactuación femenina.
  23. 23. El primer feminismo británicoMary Wollstonecraft (1759-1797) iniciacon su obra Vindicación de los Derechosde la Mujer (1792) la larga tradición delfeminismo anglosajón, cerrando elperiodo del feminismo ilustrado einiciando la senda del feminismodecimonónico.Contraria al absolutismo de los reyes,señaló la conexión existente entre esesistema político y las relaciones de poderentre los sexos: los hombres ejercíanuna verdadera tiranía absolutista sobrelas mujeres en el ámbito de la familia yla casa.
  24. 24. Mary Wollstonecraft• Se sitúa en el campo de la reivindicación moral de laindividualidad y autonomía de las mujeres, partiendo deque comparten la razón con los hombres: lo que se hapresentado como atributos “naturales” de las mujeres(coquetería, vanidad, frivolidad, debilidad), no es más queel producto de la educación que han recibido.• La clave para superar la subordinación femenina era elacceso a la educación. Las nuevas mujeres educadas no sóloalcanzarían un plano de igualdad con respecto a loshombres, sino que podrían desarrollar su independenciaeconómica accediendo a actividades remuneradas.
  25. 25. Feminismos del siglo XIX• Aunque tradicionalmente se ha considerado el feminismo del s XIX como “moderado” y “liberal”, como un movimiento de mujeres de clase media que luchaban por los derechos liberales de su clase, en realidad se dio una gran diversidad de argumentaciones y reivindicaciones que van desde el derecho a la educación a la sexualidad libre, del derecho al control de las propiedades por las mujeres casadas a la lucha contra la prostitución, pasando por el sufragismo como elemento aglutinador.• Se trata de un movimiento complejo que analiza la opresión desde distintos ángulos (economía, sexualidad, trabajo,…), en el que se mezclarían orientaciones radicales con otras conservadoras (Sánchez Muñoz, 2001: 35)
  26. 26. Los inicios del feminismo norteamericano• El discurso feminista del siglo XIX se desarrolla fundamentalmente en EstadosUnidos.• Las condiciones sociales y culturales en EE.UU. fueron especialmentefavorables para la extensión de los movimientos femeninos.• Las prácticas religiosas protestantes que promovían la lectura e interpretaciónindividual de los textos sagrados favorecieron el acceso de las mujeres a nivelesbásicos de alfabetización, lo que provocó que el analfabetismo femeninoestuviera prácticamente erradicado a principios del siglo XIX.• La cultura política fomentaba el asociacionismo cívico, al margen de lospartidos políticos. Las asociaciones filantrópicas facilitan la participación públicade las mujeres.• Contribuyen a la existencia de un movimiento de mujeres también losmovimientos religiosos (evangelistas, sobre todo cuáqueras: la reforma delSegundo Gran Despertar) y el movimiento abolicionista. La teoría y las estrategias del sufragismo norteamericano fueron una referencia central para el desarrollo del feminismo británico, y nos permite observar el desarrollo y la evolución de los argumentos desplegados a los largo de todo el siglo XIX, así como el establecimiento de un feminismo organizado con amplios apoyos y presencia social.
  27. 27. UNIVERSALISMO ÉTICO Elizabeth Cady Stanton (1892), citada por Sánchez Muñoz (2001): 40Este principio sustenta las buenas relaciones iniciales entre feministas yabolicionistas: “Los grupos marginales que no tienen acceso a la esfera públicatienen que reclamar su inclusión formulando un argumento que es paradójico: porun lado apelando a la universalidad –iguales derechos para todas las personas- ypor otro construyendo y articulando su identidad e intereses de una formadiferenciada –como negros, como mujeres-.” (Ryan, M. (1992), citado porSánchez Muñoz (2001): 42)
  28. 28. Los inicios del feminismo norteamericano El primer documento colectivo delfeminismo norteamericano lo constituye ladenominada “Declaración deSentimientos” de la Convención deSeneca Falls , aprobada el 19 de julio de1848 en una capilla metodista de esalocalidad del estado de Nueva York.En este documento se expresa por primeravez lo se podría denominar una "filosofíafeminista de la historia". Una filosofía quedenunciaba las vejaciones que a lo largode la historia había sufrido la mujer.
  29. 29. “Declaración de Sentimientos”
  30. 30. Tras la guerra de Secesión (1861-1865), el movimiento Susan B. Anthonyfeminista que había ligado en gran medida su suerte alabolicionismo sufrió una gran desilusión. Pese al triunfo delbando nordista, partidario de la supresión de la esclavitud, laXIV y XV enmiendas a la Constitución (1868 y 1870), queotorgaba el derecho de voto a los esclavos negros liberados,le negó a la mujer el derecho de sufragio.La reacción fue inmediata: Elisabeth Candy Stanton (1815-1902) y Susan B. Anthony (1820-1906) crearon en 1869 laAsociación Nacional por el Sufragio de la Mujer (NationalWoman Suffrage Association), primera asociación del Elisabeth Candy Stantonfeminismo radical americano, independiente de los partidospolíticos y de los movimientos de reforma. A su vez, Lucy Stone crearía The American Woman Suffrage Association.
  31. 31. La conquista del derecho al voto en los Estados Unidos
  32. 32. La oposición al sufragismo La sufragista en casa "No sabemos lo que queremos, pero lo conseguiremos"
  33. 33. Derecho de voto para la mujerDurante la votación la Sra. Jones recuerda quese ha dejado el pastel en el horno
  34. 34. Una manifestación desufragistas"Abajo los hombres y arribalas mujeres"
  35. 35. Las manifestaciones y la oposición
  36. 36. Una conquista (1920)
  37. 37. Sufragio femeninoLa realidad económica y política de la Primera y Segunda Guerras Mundiales y de susconsiguientes posguerras, obligó a que la sociedad incorporara al escenario público amadres y esposas. Su concurso fue decisivo en el esfuerzo económico durante la guerra.La consecución del derecho de voto fue un reconocimiento colectivo a los méritosacumulados. En 1869, el Territorio de Wyoming se convirtió en el primer estado deEE.UU. donde se instauró el «sufragio igual» (sin diferencias de género) aunque no elsufragio universal (no podían votar hombres ni mujeres de piel oscura). • 1893: Nueva Zelanda • 1945: Italia • 1902: Australia • 1946: Japón • 1906: Finlandia • 1952: Bolivia • 1915: Dinamarca • 1952: Grecia • 1918: Irlanda y Rusia • 1957: Colombia • 1918/28: Gran Bretaña • 1963: Kenia • 1919: Alemania • 1965: EEUU (desde 1920 mujeres • 1929: Ecuador blancas) • 1931/77: España • 1971: Suiza • 1931/74: Portugal • 1984: Liechtenstein • 1934: Cuba y Turquía • 1986: África central • 1944: Francia • 2003: Afganistán • 2006: Kuwait
  38. 38. Pero todavíaquedangrandescambios porforzar…
  39. 39. El feminismo que llega tarde: EspañaEn España la existencia de una sociedad arcaica, con escaso desarrollo industrial, con unafuerte ascendencia de la Iglesia Católica y fuertes jerarquizaciones de género en todos losámbitos de la vida social, dio lugar a que el feminismo tuviera durante el siglo XIX unamenor presencia e influencia social que en otros países.El modelo de género establecido en la sociedad liberal española garantizaba lasubordinación de la mujer al varón y establecía unas pautas muy estrictas para suactuación social.En un país en el que la práctica política estaba circunscrita a un minoría social (votocensitario) y en el que las prácticas electorales (adulteración de las elecciones) y elprotagonismo del ejército (pronunciamientos) marcaban la dinámica política, no nosdebe extrañar que el feminismo pionero no se centrara en reivindicaciones políticas,como el derecho de sufragio, sino que se basara en demandas sociales, buscando elreconocimiento de sus roles sociales como tal género femenino (maternidad y cuidado dela familia) y en la exigencia de los derechos civiles, como el derecho a la educación o altrabajo.Nunca adoptó la acción directa violenta como estrategia de combate ni alcanzó un gradodestacado de militancia. En consecuencia, la resonancia social de las feministasespañolas fue bastante reducida. (http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms)
  40. 40. El sistema de dominación, muy jerárquico, actuó en dos niveles: – 1. Una legislación basada en la discriminación de la mujer: los Códigos Civil (1889), Penal (1870) y de Comercio (1885). – 2. Un control social informal mucho más sutil y, por consecuencia, más eficaz. El dominio del género masculino se basaba en la idea de la “domesticidad” que establecía los principales arquetipos femeninos (“ángel del hogar”, “madre solícita”, “dulce esposa”...), su función social y su código de conducta. (http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms)
  41. 41. LA “DOMESTICIDAD”“La mujer casada no disponía de autonomía personal o laboral, tampoco tenía independencia económica y ni tan siquiera era dueña de los ingresos que generaba su propio trabajo. Debía obedecer al marido, necesitaba su autorización para desempeñar actividades económicas y comerciales, para establecer contratos e, incluso, par realizar compras que no fueran las del consumo doméstico. La ley tampoco reconocía a las trabajadoras casadas la capacidad necesaria para controlar su propio salario y establecía que éste debía ser administrado por el marido. El poder del marido sobre la mujer casada fue reforzado, además, con medidas penales que castigaban cualquier transgresión de su autoridad: por ejemplo, el Código Penal estableció que la desobediencia o el insulto de palabra eran suficientes par que la mujer fuera encarcelada. Asimismo, el doble estándar de moral sexual le permitía al hombre mantener relaciones sexuales extra- matrimoniales y se las prohibía de forma tan tajante a la mujer que las diferencias quedaron explícitamente manifiestas en la legislación relativa al adulterio y a los crímenes pasionales. El Código Penal establecía que si el marido asesinaba o agredía a la esposa adúltera o al amante de ésta, al ser sorprendidos, sólo sería castigado con el destierro durante un corto espacio de tiempo. En la misma situación, las penas impuestas a la mujer eran mucho más severas: al ser considerado parricidio el asesinato del marido, la sentencia era siempre prisión perpetua.” NASH, Mary y TAVERA, Susana Experiencias desiguales: conflictos sociales y respuestas colectivas (Siglo XIX) Madrid, 1995 Ed. Síntesis
  42. 42. Discursos de géneroTodavía a fines del siglo XIX, la subordinación de la mujer erajustificada basándose en una supuesta inferioridad genética: lafunción reproductora convertía a la mujer en un ser pasivo, inferior,incompleto, y, en resumen, un mero complemento del hombre, esdecir, del ser inteligente.Esta opinión no era exclusiva de los grupos más conservadores oreaccionarios del país. El escritor catalán, Pompeu Gener,ideológicamente adscrito al republicanismo federal y, porconsecuencia, ligado a los sectores más progresistas del país,afirmaba lo siguiente:“En sí misma, la mujer, no es como el hombre, un ser completo; essólo el instrumento de la reproducción, la destinada a perpetuar laespecie; mientras que el hombre es el encargado de hacerlaprogresar, el generador de la inteligencia, (...) creador del mundosocial.” (http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm)
  43. 43. Discursos de género• AÑOS VEINTE Y TREINTA DEL SIGLO XX: Teoría de la diferenciación sexual y de la complementariedad entre los sexos, CON PRETENSIÓN DE FUNDAMENTACIÓN MÉDICA Y CIENTÍFICA (Dr. Gregorio Marañón). – Representó una versión modernizadora de fundamentación médica y científica de los modelos de género: la mujer no es un ser inferior sino diferente del varón, pero le adjudica un rol social complementario al hombre, partiendo de la maternidad como eje definitorio de la feminidad. – La maternidad y la perpetuación de la especie representan la suprema misión de la mujer, que conlleva la negación o, como mínimo, la subordinación de cualquier otra actividad femenina. – Sostuvo una estricta división de las esferas, la división sexual del trabajo y la construcción de la identidad cultural de la mujer a partir de la maternidad. Este discurso médico-científico dio cobertura ideológica a una definición de la mujer en función de la maternidad entendida como deber social ineludible. http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms
  44. 44. El feminismo social en España• Si bien es cierto que se ha podido documentar una de las primeras reivindicaciones del sufragio femenino durante el Bienio Progresista en 1854 cuando un programa presentado en La Unión Liberal reivindicó el "sufragio universal comprensivo de todas las mujeres de probidad“, también lo es que la demanda del voto no fue una constante del movimiento de mujeres españolas, como mínimo hasta mediados de la década de los veinte, cuando el cambio de coyuntura política llevó a su vez a una creciente politización del feminismo y su reformulación en torno a la definición de democracia y ciudadanía. (http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms)
  45. 45. Las dos grandes figuras pioneras son ConcepciónArenal (1820-1893) y Emilia Pardo Bazán (1851-1921).La penalista Concepción Arenal insistió enmúltiples escritos en que el papel de madre yesposa eran fundamentales en la vida de lasmujeres, pero subrayando que la experiencia dela vida femenina no podía centrarse en el ejercicioexclusivo de ese rol. Concepción Arenal La escritora gallega Emilia Pardo Bazán denunciaba en la España Moderna (1890) que los avances culturales y políticos logrados a lo largo del siglo XIX (las libertades políticas, la libertad de cultos, el mismo sistema parlamentario) sólo habían servido para incrementar las distancias entre sexos, sin promover la emancipación femenina. Emilia Pardo Bazán (http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms)
  46. 46. Variedad de modalidades del feminismo histórico: nacionalista• Las diferentes corrientes del feminismo quedaron claramente marcadas por la política de su época: nacionalistas (catalán, vasco), o patrióticas (ANME: Asociación Nacional de Mujeres Españolas): "Nuestro feminismo ha de ser otro feminismo, no puede venir de fuera, ha de nacer en España y ser profundamente cristiano, español genuino“.• Existe una tirantez entre sus postulados emancipatorios y la aceptación de normas tradicionales de género e intereses de clase. Partiendo del principio de la diferencia de género y, por tanto, de roles sociales diferenciados para hombres y mujeres, sus demandas se centraban en el terreno del acceso de las mujeres a una educación de calidad y al trabajo remunerado. La mejora de las prestaciones educativas y el desarrollo de la formación profesional eran sus prioridades a nivel reivindicativo y también en su práctica como movimiento.• Aunque la lucha educativa no puede contemplarse de forma directa como un desafío al rol social tradicional de las mujeres en la familia, dada la penosa situación educativa de las mujeres (71% de analfabetismo femenino en 1900, fruto de un sistema educativo segregado),se puede considerar que esta lucha representa, en todo caso, un síntoma de cambio y de revisión de las posturas más tradicionales en torno a la educación femenina.
  47. 47. Variedad de modalidades del feminismo histórico: católico• El interés por la instrucción de las mujeres también fue central en el reformismo católico, constituyendo una preocupación paralela a la dedicada a cuestiones higiénicas y religiosas.• María de Echarri, fundadora de los sindicatos femeninos obreros e inspectora de trabajo, dedicó una atención preferente a la educación, junto al desarrollo de un programa de acción social que, especialmente dirigido a las obreras, pretendía promocionarlas social y laboralmente.• Su feminismo católico encerraba un mensaje específico para las obreras y éste respondía a una voluntad no sólo confesional, sino también de armonía social en las relaciones de clase.• Su promoción de un feminismo que calificaba de "posible, razonable" y católico pasó por la mayor presencia de las mujeres en espacios públicos de educación, beneficencia y de asistencia social.
  48. 48. Aportaciones del feminismo históricoo Su desarrollo pone de relieve cómo desde las coordenadas de una clase social o desde el conservadurismo político, algunas mujeres cuestionaron las restricciones de género de su sociedad y abrieron nuevos cauces en sus ámbitos culturales, sociales y laborales.o Aunque no fueron partidarias del principio de la igualdad, o Estipularon su derecho a un rol activo en la esfera pública en los terrenos educativos, culturales y de asistencia social o Exigieron un reconocimiento del trabajo de las mujeres, un estatus social mejorado y su derecho a un rol activo en muchos campos socio-culturales.o Aunque no discutieron el monopolio masculino del mundo de la política, o Disputaron las normas culturales de género que restringían sus actividades al ámbito doméstico o Forjaron nuevos espacios de actividad femenina en el dominio público.o Asumieron su rol de género en la casa como madres y esposas, pero o No se limitaron a ser "ángeles del hogar“ o Cuestionaron la separación de las esferas, y reclamaron su rol en la esfera pública.o Sus demandas y prácticas hicieron patentes ciertas transgresiones de las normas y valores de género establecidos, abriendo un proceso de aprendizaje y de concienciación feminista que podía plasmarse en una creciente voluntad de emancipación.
  49. 49. Va llegando el feminismo político• A partir de los años veinte, el feminismo español adquirió una dimensión distinta y más amplia incorporando a las reivindicaciones sociales, demandas políticas. La Asociación Nacional de Mujeres Españolas pidió entonces la revisión de las leyes que discriminaban a la mujer dentro de la familia y exigió su promoción en la vida política. Frente a la insistencia en la campaña pro derechos civiles de la mujer por parte de su fundadora Maria Espinosa, destaca la postura más claramente sufragista de Benita Asas Manterola, su sucesora en 1924. Pero sigue primando una mayor adhesión al principio de la diferencia de género más que al postulado de la igualdad.• Para finales de los años veinte y durante los años treinta, las circunstancias políticas del país generaron una formulación más sistemática de un feminismo de signo sufragista basado en el principio de la igualdad entre hombres y mujeres. Muchas figuras femeninas destacadas como Clara Campoamor, Margarita Nelken, Victoria Kent o María Martínez Sierra tenían en común una concepción liberal del feminismo.
  50. 50. La conquista del voto femenino en EspañaPese a los esfuerzos de las primeras sufragistasespañolas, la concesión del voto femenino enEspaña no puede ser atribuida a la presión delos grupos feministas o sufragistas. Lacoherencia política de los políticos que seproclamaban democráticos obligó a unarevisión de las leyes discriminatorias y a laconcesión del sufragio femenino durante laSegunda República española (1931-1936). El proceso, sin embargo, fue bastantecomplejo y paradójico.Era opinión general, tanto en los partidos deizquierda como de derecha, que la mayoría delas mujeres, fuertemente influenciadas por laIglesia católica, eran profundamenteconservadoras. Su participación electoraldevendría inevitablemente en unfortalecimiento de las fuerzas de derecha.(http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm)
  51. 51. Este planteamiento llevó a que importantes feministas como la socialista Margarita Nelken (1898-1968) y la radical-socialista Victoria Kent (1897- 1987), que habían sido elegidas diputadas a las Cortes Constituyentes de 1931, rechazaran la concesión del sufragio femenino. En su opinión, las mujeres Margarita Nelken todavía no estaban preparadas para asumir el derecho de voto, y su ejercicio siempre sería en beneficio de las fuerzas más conservadoras y, por consecuencia, más partidarias de mantener a la mujer en su tradicional situación de subordinación.(http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm) Victoria Kent
  52. 52. Clara Campoamor (1888-1972), también diputada y miembro del Partido Radical, asumió una apasionada defensa del derecho de sufragio femenino. Argumentó en las Cortes Constituyentes que los derechos del individuo exigían un tratamiento legal igualitario para hombres y mujeres y que, por ello, los principios democráticos debían garantizar la redacción de una Constitución republicana basada en la igualdad y en la eliminación de cualquier discriminación de sexo. La “sufragista española” (http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm) Al final triunfaron las tesis sufragistas por 161 votos a favor y 121 en contra. En los votos favorables se entremezclaron diputados de todos los orígenes, movidos por muy distintos objetivos. Votaron sí los socialistas, con alguna excepción, por coherencia con sus planteamientos ideológicos, algunos pequeños grupos republicanos, y los partidos de derecha. Estos no lo hicieron por convencimiento ideológico, sino llevados por la idea, que posteriormente se demostró errónea, de que el voto femenino sería masivamente conservador.Mujeres en la Historia
  53. 53. La Constitución de 1931 supuso un enorme avance en la lucha por los derechos de la mujer. Artículo 23 “No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas, ni las creencias religiosas.” Artículo 36 “Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismo derechos electorales conforme determinen las leyes.”La Constitución republicana no sólo concedió el sufragio a las mujeres sino que todo lorelacionado con la familia fue legislado desde una perspectiva de libertad e igualdad:matrimonio basado en la igualdad de los cónyuges, derecho al divorcio, obligaciones de lospadres con los hijos...La ley del divorcio (1932) supuso otro hito en la consecución de los derechos de la mujer.El régimen republicano estaba poniendo a España en el terreno legal a la altura de los paísesmás evolucionados en lo referente a la igualdad entre los hombres y las mujeres. Sin embargo,en este aspecto como en tantos otros, la guerra civil y la dictadura de Franco dieron al trastecon todo lo conseguido, devolviendo a la mujer a una situación de dominación en el marcode una España franquista impregnada de valores tradicionales y reaccionarios.(http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm)
  54. 54. BIBLIOGRAFÍA• Amorós, C. (1997): Tiempo de feminismo, Madrid, Cátedra.• Beltrán, E.; Maquieira, V.; Álvarez, S. y Sánchez, C (2001): Feminismos: debates teóricos contemporáneos, Madrid, Alianza Universidad.• Federación de Mujeres Progresistas en España (2010): “Historia del feminismo en España”, http://www.fmujeresprogresistas.org/feminismo4.htm• Folguera, P. (comp.) (1988): El feminismo en España: dos siglos de historia, Madrid, F. Pablo Iglesias.• NASH, Mary y TAVERA, Susana (1995): Experiencias desiguales: conflictos sociales y respuestas colectivas (Siglo XIX), Madrid, Ed. Síntesis.• NASH, Mary (2010): “El aprendizaje del feminismo histórico en España”, http://www.nodo50.org/mujeresred/historia-MaryNash1.html#fhms• Sánchez Muñoz, C. (2001): “Genealogía de la vindicación”, en Varias Autoras: Feminismos, Madrid, Alianza Universidad.• Valcárcel, A. (1997): La política de las mujeres, Madrid, Cátedra.• Varios Autores (2010): “Sufragismo”, http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/sopreind.htm#up VIDEOS• Katja Von Garnier (dir.) (2004): Ángeles de Hierro• TVE: Clara Campoamor La mujer olvidada

×