Movimiento pre independentista
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Movimiento pre independentista

on

  • 1,954 views

Historia Socioeconomica de Venezuela

Historia Socioeconomica de Venezuela

Statistics

Views

Total Views
1,954
Views on SlideShare
1,953
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
5
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slashdocs.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Movimiento pre independentista Movimiento pre independentista Presentation Transcript

  • UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO ACADEMICO FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y POLITICAS Autor: Marisol J. Méndez B.
  • Los movimientos en Pro de la Independencia de Venezuela comienzan en 1.770 desde 1.824. Durante la época colonial se venia dando un proceso de cambio debido a las rivalidades existentes entre las clases sociales, originadas por el cobro de altos tributos a comerciantes, privilegios para una minoría y discriminaciones sobre un grupo numeroso, la esclavitud, y la no existencia de la igualdad y la libertad.
  • Con este nombre se conoce en la historia venezolana al movimiento revolucionario que buscaba liberar a Venezuela del colonialismo del imperio español, iniciado en el puerto de La Guaira a mediados de 1797 y que finalizó el 8 de mayo de 1799 El Capitán de Infantería y hombre de refinada cultura Manuel Gual y el Teniente de Justicia de Macuto José María España, fueron los principales cabecillas de este intento de liberación de España.
  • En esta conspiración desempeñaron un importante papel unos revolucionarios españoles, dirigidos por el educador y escritor Juan Bautista Picornell, los mismos habían pertenecido a una logia masónica madrileña que había organizado en la capital de España un Golpe de Estado que tenía como propósito derrocar el régimen monárquico e instaurar una República al estilo de la francesa. Este movimiento en el que también estaban implicados el profesor de matemáticas Sebastián Andrés y el de humanidades José Lax, así como el miembro del Real Colegio de Pajes, Manuel Cortés Campomanes, debía estallar el 3 de febrero de 1796, día de San Blas. Este golpe fue delatado antes de lograr su objetivo y los comprometidos fueron apresados, juzgados y condenados a muerte, pero gracias a la intervención del embajador de Francia, esta pena les fue conmutada por la de prisión en América.
  • En los informes que las autoridades españolas de Venezuela enviaban a la Corte, se decía que en La Guaira las noticias de los éxitos republicanos franceses eran recibidas por muchas personas con alegría, y que circulaban clandestinamente libros prohibidos, que difundían las consignas de libertad, igualdad y fraternidad de la Revolución Francesa. En la conspiración de Gual y España desempeñaron un importante papel varios revolucionarios españoles que encabezados por el educador y escritor Juan Bautista Picornell, Sebastián Andrés, y Manuel Campomanes, habían organizado en la capital de España un golpe de Estado con el propósito de derribar el régimen monárquico e instaurar una República al estilo de la francesa. Movimiento que debía estallar el 3 de Febrero de 1796, día de San Blas, por lo cual se le llamó a la “Conspiración de San Blas”, pero fueron delatados antes de esa fecha, apresados, juzgados y condenados a muerte, pena que les fue conmutada por la de encierro en presidios de América, gracias a la intervención del Embajador de Francia, entonces aliada con España.
  • En diciembre de 1796 y a comienzos de 1797, los conspiradores europeos fueron llegando a La Guaira, donde se les encerró en las bóvedas. A través de uno de sus guardianes, el sargento José Rusiñol, y de otros descontentos con la dominación española, como también el sargento pardo José Isidro Cordero, Picornell y sus compañeros entraron en contacto con Gual y España. Las ideas revolucionarias que ya germinaban en la mente de éstos se vieron reforzadas con el bagaje ideológico de los presos, y la conspiración se puso en marcha. Protegido por sus propios guardianes, Picornell pudo entrevistarse clandestinamente con Gual y España y después de haberlo hecho cuatro veces previamente con Cordero. Provisto de pluma, tintero y papel en su calabozo, el ideólogo español empezó a redactar los manifiestos y las instrucciones de la conspiración, combinando su experiencia de revolucionario con las informaciones que sobre la realidad americana le proporcionaban sus compañeros venezolanos
  • El movimiento tuvo su foco en La Guaira, de donde extendió sus ramificaciones a Caracas. Acaudillado por Gual y España, con los aportes intelectuales de Picornell y sus compañeros, halló, sobre todo, eco en sectores de la clase media, incluyendo numerosos miembros del grupo de los partidos libres (artesanos y militares), con amplia simpatía popular en La Guaira. Aspiraban a instaurar en Venezuela una República independiente, democrática e igualitaria y se proponía llevar la revolución a otras regiones de Hispanoamérica. Minuciosamente preparado, el movimiento contaba con un conjunto de documentos teóricos e instrucciones de carácter organizativo práctico. Se previeron, inclusive, cantos revolucionarios como la Carmañola Americana, inspirada en su homónima francesa, y una Canción Americana surgida de la propia entraña del medio social, aunque con ecos de la “Marsellesa”. En Abril, Mayo y Junio de 1797 se realizaron varias reuniones de los conjurado, es casa de España, en la de Román, en la de Mendiri, y a veces a orillas de una quebrada. Gual no vivía entonces en La Guaira, sino en Santa Lucía, pero bajaba con frecuencia al puerto alojándose con el ingeniero Ronán. En una de las reuniones celebradas en casa de España, que por ser la primea autoridad de Macuto tenía más libertad de acción y mayor seguridad, éste exhortó a los presentes a derramar su sangre por la patria, si fuese preciso, y les recibió el juramento de fidelidad y de guardar el secreto.
  • El estribillo de la Canción Americana decía “Viva tan solo el Pueblo/ el Pueblo soberano./ Mueran los agresores,/ mueran sus partidarios…”. En otra reunión, Gual, con gran exaltación, denunciaba que los nacidos en América eran postergados, refería las causas y las consecuencias de la independencia norteamericana y de la Revolución Francesa y exhortaba a sus oyentes a seguir un camino similar. Picornell, por su parte, sostenía en sus entrevistas clandestinas con los dirigentes que, para la felicidad de América española, era indispensable establecer un gobierno independiente, donde todos fuesen iguales y se pudiera comerciar libremente con todas las naciones, sin impuestos gravosos o reduciéndolos a un mínimo. El primer paso de los conspiradores fue organizar la fuga de los presos españoles, lo cual se logró la noche del 4 de Junio, con la complicidad de sus carceleros. En las bóvedas de La Guaira sólo quedaban tres, pues Lax había sido trasladado poco antes a Puerto Cabello. Después de fugarse, Andrés subió a Caracas, donde fue arrestado al día siguiente. Picornell y Cortés Campomanes se escondieron en lugar llamado “La Vigía de Chacón” hasta el 16 del propio mes, cuando pudieron salir hacia la casa de España en Macuto; allí, España arregló su salida hacia Curazao en una lancha de pescadores, lo cual se verificó el 26 de Junio. Desde Curazao, Picornell y Cortés pasaron a la isla de Guadalupe, colonia francesa. Los conspiradores s llamaban entre sí hermanos y, además, era éste el santo y seña para reconocerse. Adoptaron una bandera y escarapela cuatricolor –blanco, azul, amarillo y rojo- en representación de las cuatro etnias de blancos, pardos, indios y negros.
  • Después, se dedicó a promover su introducción clandestina a tierra firme. En la Guaira la conspiración seguía progresando. El movimiento fue fijado para el 16 de Julio, día de la virgen del Carmen. El comerciante Manuel Montesinos Rico, que vivía en Caracas, había recibido de Gual el encargo de promover la conspiración en la capital. El 11 de Julio, mientras su barbero José Chirinos, que era también oficial de las Milicias de Pardos, le afeitaba, Montesinos trató de captarlo para el movimiento, insinuándole que facilitaría a los conjurados el acceso a la armería del cuartel el día 16. Chirinos no se dejó convencer, habló con varios compañeros y luego con el capellán d su batallón y éste con uno de los párrocos de la catedral, y así a través de otras personas más, la noticia llegó a oídos del Capitán General Pedro Carbonell ya avanzada la tarde del día 13. Allí mismo, o en la ciudad de Santo Domingo, que en esa época estaba también dominada por los franceses, Picornell hizo imprimir numerosísimos ejemplares de la Canción Americana, 8.000 al parecer, y más de 2.000 del folleto titulado Derechos del Hombre y del Ciudadano, con varias Máximas republicanas y un Discurso preliminar dirigido a los Americanos, con el pie de imprenta apócrifo “Madrid, en la imprenta de La verdad, 1797”.
  • De inmediato la casa de Montesinos fue sometida a vigilancia y luego allanada y registrada, y él fue arrestado. En la requisa se encontraron documentos revolucionarios, manuscritos, unos de letra del propio Montesinos y otros de mano de Picornell. Entre ellos las Ordenanzas que empezaban: “En el nombre de la Santísima Trinidad y de Jesús, María y José, amén…” y luego, en 44 artículos, establecían las bases del nuevo gobierno revolucionario, declarando que el movimiento era hijo de “la razón, de la justicia y de la virtud”, que la esclavitud quedaba abolida y que los cuatro fundamentos de los derechos del hombre eran “Igualdad, libertad, propiedad y seguridad”. También se halló un manifiesto dirigido a los “Habitantes libres de la América Española”, donde se les excitaba a la rebelión, y a difundir los textos de la Canción Americana y de la Carmañola Americana. Gual, que se hallaba entonces en Santa Lucía, donde tenía su casa, fue informado por Nicolás Ascanio de la prisión de Montesinos y bajó a La Guaira en la noche del 14 con la intención de adelantar el estallido del movimiento, pero Ronán, al parecer, se negó a seguir secundándolo. Gual y España se embarcaron esa misma noche, o muy poco tiempo después, hacia las Antillas. En una pesquisa que las autoridades realizaron en la residencia de Gual en Santa Lucía encontraron otros documentos similares a los descubiertos en la de Montesinos, unos de letra de Gual y otros de Picornel
  • El objetivo de conjurados, después de haberse apoderado de La Guaira y caracas, era enviar comisionados a las capitales de las provincias de la Capitanía General y a otras poblaciones importantes, con una copia de las Ordenanzas y de la siguiente circular dirigida a las primeras autoridades de cada lugar: “Requiero a vuestra merced, en nombre del Pueblo, con el cumplimiento de los anteriores artículos en la parte que le toca, en la inteligencia de que si al tiempo de su lectura o posteriormente ejecutase la más mínima acción en contrario, se procederá de inmediato a la ejecución de las órdenes que lleva el comisionado; pero si después de enterado de su contenido se sometiere a la disposición de dichos artículos, será tratado como corresponde y se previene en los mismos”. La persecución de los conjurados por las autoridades realistas empezó de inmediato y numerosas personas fueron detenidas, tanto en La Guaira como en la capital. El Obispo Fray Juan Antonio de la Virgen María Viana, que se hallaba temperando en La Guaira, intercedió para que se publicase un indulto a favor de los conspiradores que se presentasen voluntariamente y declarasen lo que sabían; unas treinta y cinco personas lo hicieron, y la mayoría de ellos fueron deportados poco después a España. A los demás presos empezó a incoárseles un largo proceso.
  • La “nobleza” de caracas ofreció de inmediato su cooperación al Gobernador Capitán General. En una comunicación al rey Carlos IV los mantuanos reiteraron su lealtad. Entre tanto, Gual, España y Picornell, juntos unas veces y separados otras, vagaban por las islas del Caribe no hispánico, eludiendo la persecución de los agentes y espías enviados por las autoridades de Caracas, que también los reclamaron oficialmente a las autoridades de esas islas cuyos gobiernos eran aliados de España o neutrales. Por la captura de Gual o de España se ofrecían 500 pesos de recompensa, y en caso de presentar ellos resistencia la cantidad era de 10.000 pesos por Gual, que era militar, y de 5.000 pesos por España. Recorrieron Curazao, Guadalupe, Martinica, San Bartolomé, Saint Thomas, Sainte Croix, y finalmente se asentaron en Trinidad.
  • José María España decidió regresar clandestinamente. Disfrazado de marinero desembarcó cerca de La Guaira a fines de Enero de 1799 y logró llegar a su casa en Macuto, donde le acomodaron un escondite. A pesar de que varias personas conocían su presencia además de su esposa, nadie lo delató y allí permaneció unos tres meses, saliendo a veces disfrazado de carbonero. A comienzos de Abril de aquel año tomó posesión del gobierno en Caracas Manuel Guevara Vasconcelos, quien de inmediato inició la represión. Con la ayuda de su esposa Joaquina Sánchez, España quiso encabezar una rebelión de sus propios esclavos, o en todo caso así lo dijeron las autoridades. Denunciado por uno de sus esclavos, España fue arrestado y conducido a la capital a fines de Abril. Juzgado sumariamente, fue condenado a muerte el 6 de Mayo y ejecutado el 8, en la Plaza Mayor de Caracas, actual Plaza Bolívar
  • Su esposa que había sido arrestada al mismo tiempo que él, fue condenada a 8 años de reclusión en la Casa de Misericordia de Caracas. Guevara Vasconcelos continuó la represión y los acusados de participar en la conspiración, unos fueron ejecutados, otros fueron condenados a destierro y a trabajos forzados, y once resultaron absueltos. Manuel Gual permaneció en la isla de Trinidad, de donde se comunicó con el Precursor Francisco de Miranda, quien estaba en Londres. En Mayo de 1799 Gual publicó una Alocución dirigida a sus compatriotas, excitándoles a seguir combatiendo por la independencia. El 25 de Octubre de 1800 murió en San José de Oruña, Trinidad, probablemente envenenado por un espía. Picornell y Cortés Campomanes sobrevivieron. Aunque la conspiración de Gual y España fracasó como movimiento revolucionario en Julio de 1797 y se extinguió definitivamente con la muerte de sus dirigentes José María España en 1799 y Manuel Gual en 1800, los textos emanados de ella tuvieron considerable influencia en el movimiento emancipado de Hispanoamérica.
  • Los conjurados prepararon cuidadosamente los escritos necesarios para el triunfo de la conspiración, de los que conocemos los siguientes: las Ordenanzas, que son previsiones doctrinales para la acción revolucionaria; la alocución Habitantes de la América Española que es la proclama de la insurrección; la Canción Americana y la Carmañola Americana; y los cuarenta y cuatro artículos de Las Ordenanzas de la conspiración, son una suerte de instrucciones de variable índole, pero en conjunto constituyen una base de acción revolucionaria que tenía que ser observada en todas las provincias de Tierra Firme (Caracas, Maracaibo, Cumaná y Guayana), a fin de alcanzar el éxito apetecido: restituir al pueblo americano su libertad. La alocución Habitantes libres de la América Española es una instigación a rebelarse; por tanto el texto es más apasionado, como corresponde a una exaltación de la obra revolucionaria. Enlaza la conspiración Gual y España con otro gesto reivindicador en Tierra Firme: el de Juan Francisco de León, en 1749, contra el domino de la Compañía Güipuzcoana
  •  
  • La Expedición llevada a cabo por Francisco de Miranda en 1806 tuvo como finalidad, iniciar a partir de Venezuela una serie de acciones destinadas a promover la independencia. Para desarrollar esta empresa Miranda desembarcó en Nueva York el 9 de noviembre del año anterior, procedente de Londres. Miranda obtuvo los recursos que le permitieron tomar en alquiler un barco al cual bautizó como Leander, y una embarcación de 180 toneladas, armado con 18 cañones. Tras poner punto todos los preparativos, el 2 de febrero de 1806, zarpó de Nueva York, capitaneado por Thomas Lewis y con cerca de 200 hombres formada por vagos y maleantes de los muelles de Nueva York, norteamericanos, austríacos, franceses, polacos, etc... Entre las cosas con las que contaba dicha expedición se encontraban suministros guerra e incluso una imprenta, con la cual se pretendía publicar panfletos y documentos revolucionarios.
  • El 12 marzo de 1806 al levar anclas, fue izado en el Leander el tricolor mirandino, el mismo que años después será declarado como la bandera nacional de Venezuela. Frente a este pabellón, juraron Miranda y sus hombres hacer libre a Hispanoamérica del yugo español. Luego de esto, el 27 de marzo de 1806 zarpó la expedición y el 9 de abril llegó a Aruba para obtener agua y víveres. El 27 de abril cuando la expedición se disponía a realizar un desembarco nocturno en las playas de Ocumare, una serie de incidentes impidió la ejecución de esta operación y al amanecer del 28, los expedicionarios cayeron bajo la acción de 2 buques españoles, mandados por el teniente de navío Agustín Blanco El 20 de junio de 1806 salió Miranda de Barbados rumbo a Trinidad En este nuevo intento de desembarco en territorio venezolano, contaba con 400 hombres. El 3 de agosto de 1806 desembarcaron en La Vela de Coro, apoyadas por el fuego de la artillería de los buques, tomando la fortaleza y baterías de dicho puerto. A esto siguió la ocupación de Coro, lo cual se efectuó el día 4 de agosto
  • En esta ciudad al igual que en La Vela de Coro, izó Miranda la bandera tricolor, solicitó la ayuda de Jamaica, Trinidad y Barbados y trató de ganar la voluntad de los vecinos de Coro y pueblos cercanos, sin conseguirlo. Por tal motivo, ante la indiferencia de los habitantes de Coro y el bloqueo de todas las vías hacia la ciudad por parte de las autoridades realistas, Miranda finalmente tomó la decisión de abandonar el territorio venezolano el 13 de agosto del mismo año.
  • Los intentos revolucionarios de Francisco de Miranda. concibió la idea de independizar a Venezuela y a toda la América Española y formar con ella una sola nación. Esta idea de la unidad de Hispanoamérica en un solo Estado está contenida en un proyecto constitucional elaborado por Miranda en 1790 y presentado al gobierno inglés, cuya ayuda buscaba el Precursor.
  • El fracaso de Miranda revela fue creer que se podía alcanzar la independencia con la sola ayuda extranjera, sin tomar en cuenta al propio pueblo, sin cuya participación habría sido imposible el éxito. La ausencia de Miranda durante más de cuarenta años, su falta de contacto con los sectores sociales que pudieron haberlo ayudado en su intento. La oligarquía criolla temía que los propósitos del Precursor fueran los de cambiar una dominación por otra. Igualmente, no veían con buenos ojos que el movimiento de independencia estuviera dirigido por Miranda, a quien no consideraban como un elemento de su clase.
  • La independencia de Venezuela no iba a lograrse con un golpe de suerte. La mayoría de nuestros historiadores señalan como causa del fracaso de Miranda su falta de decisión para internarse tierra adentro y hacer la guerra a los españoles; y a su falsa creencia de que al anunciar sus propósitos mucha gente se uniría a sus banderas. Claro está que todo esto influyó; pero no fue la causa principal. La independencia sufrió muchos fracasos por la falta de unidad del pueblo venezolano en la lucha por la independencia nacional. El de Miranda fue un fracaso más, como el de Gual y España, el de 1812, el de 1814, y como muchos otros que hubo de sufrir la causa de la patria antes de alcanzar su triunfo definitivo en 1821.