Comunicación
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Comunicación

on

  • 500 views

El documento es el avance de un trabajo de análisis sobre material hemerográfico (que aborda el conflicto alrededor de la Resolución 125 en 2008)

El documento es el avance de un trabajo de análisis sobre material hemerográfico (que aborda el conflicto alrededor de la Resolución 125 en 2008)

Statistics

Views

Total Views
500
Views on SlideShare
469
Embed Views
31

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

3 Embeds 31

http://www.slideshare.net 18
http://observatorioivo.blogspot.com.ar 9
http://observatorioivo.blogspot.com 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Comunicación Document Transcript

  • 1. Universidad de Buenos Aires Facultad de Ciencias Sociales Ciencias de la Comunicación Comunicación III(Investigación de la Comunicación) Trabajo Domiciliario 1 Sanchez de Bustamante, Marina DNI 24.549.579 Comisión: Jueves de 11 a 13 hs Docente: Marcelo Babio Segundo Cuatrimestre de 2008
  • 2. Introducción Las siguientes líneas se presentan como un ejercicio de reflexión teórica en torno a lasapreciaciones que se expresan, en relación a un escenario o situación político-social, a través de lasprácticas discursivas de distintos actores de una formación social. La premisa desde la que se partepara el análisis es que las disputas que emergen alrededor de una coyuntura puntual se caracterizanpor la circulación de creencias que manifiestan las maneras en que los sujetos viven esa realidad.De este modo, se alude a que en dichas creencias no podrá encontrarse un sentido unívoco nientenderse que alguno de esos sentidos es el verdadero: son representaciones discursivas, esdecir, prácticas ideológicas que señalan –como explica Louis Althusser - la relación imaginaria quelos sujetos establecen con el contexto en el que están inmersos (cfr. 1970: 56). Se intentará, entonces, un primer acercamiento a las significaciones sociales que operan en lacreencia “Las retenciones son confiscatorias”, es decir, a las formaciones ideológico-imaginarias queparticipan tanto en la configuración de expresiones que se vinculan a tal enunciado como en losacontecimientos del proceso social en que se inscribe; formaciones discursivas e ideológicas que,siguiendo a Pechaux, envuelven al sujeto, identificado no como el origen del sentido sino comoposiciones intrínsecas al discurso (cfr. 2003: 164-166). Desde esta perspectiva es que puedeentenderse que el lenguaje es constitutivo en las confrontaciones ideológicas y, como tal, su registroes la superficie que posibilita una aproximación a lo ideológico.Construcción del corpus y condiciones objetivas de circulación de la creencia Para indagar en las múltiples y contradictorias representaciones condensadas en el sintagma“Las retenciones son confiscatorias” se ha conformado un corpus hemerográfico de materialespublicados on-line. Las fuentes utilizadas han sido los diarios Clarín, Página 12, La Nación y Perfil, ytambién se han recopilado algunos artículos de los sitios parlamentario.com, coninagro.org.ar yfrentetransversal.com.ar. El material seleccionado comprende el período que se desarrolla entre el11 de marzo y el 17 de julio de 2008 (desde la fecha en que el Gobierno Nacional anuncia un nuevoesquema impositivo a la exportación de ciertos granos y el día en el que el Senado rechaza elproyecto aprobado previamente por la Cámara Baja). En cuanto al contexto objetivo de circulación de la creencia, puede referirse brevemente quecobra impulso a partir de la decisión del Poder Ejecutivo de implementar un incremento a losderechos de exportación de soja y girasol (de 9 y 7 puntos respectivamente). El 11 de marzopasado, el entonces ministro de Economía Martín Lousteau hizo pública la estructura de valoresmóviles que operaría los siguientes 4 años que implicaba –según las explicaciones técnicas deLousteau referidas indirectamente por las fuentes periodísticas- que las variaciones de los preciosinternacionales de los granos no impactasen en el valor neto recibido por los exportadores.Asimismo, la medida redujo los tributos del trigo y el maíz en 1 punto aproximadamente, lo quehabría sido argumentado por el funcionario como un mecanismo para poner freno al cultivo de lasoja. Cabe señalar que, en la misma fecha que se realizaba el anuncio, la Federación AgrariaArgentina -entidad gremial que se define como representante de los pequeños y medianos 2
  • 3. productores1- protestaba en la zona portuaria de Rosario por la situación de desventaja quepadecían en relación a las grandes exportadoras de granos. Tan sólo un día después de los anuncios gubernamentales, cuatro organizaciones que nuclean adistintas fracciones del sector agrario (Sociedad Rural -SRA-, Confederaciones Rurales Argentinas -CRA-, Confederación Intercooperativa Agropecuaria -Coninagro- y Federación Agraria Argentina-FAA-) iniciaron un debate público sobre la naturaleza de la medida a la que, desde un primermomento, caracterizaron como confiscatoria. Planteado el conflicto coyuntural en relación a unapolítica económica, distintos actores se consideraron convocados a participar de la disputa sobre elcarácter de las retenciones, dando lugar a la posibilidad de localizar un entramado discursivo en elque se dirimió, durante más de 4 meses, una batalla ideológica que culminó con la derogación de lamedida.Actores involucrados y sentidos evocados por la creencia En lo que respecta a la identificación de actores, se puede señalar que las voces localizables enel material hemerográfico dan lugar a una clara polarización de las perspectivas en torno a lacreencia: quienes están a favor y quienes están en contra de la implementación de la nuevaestructura impositiva. No obstante, las explicaciones que se sostienen al interior de cada postura sonheterogéneas, lo que muestra variaciones en las formas en que son vividas las relaciones con estasituación concreta e ilustran que los diversos decires sobre la creencia no son manifestaciones libresprovenientes de ideas propias de la conciencia de los sujetos, sino que tales expresiones sonrepresentaciones ideológicas que “se imponen como estructuras” inconcientes y operan sobre loshombres “mediante un proceso que se les escapa” (Althusser, 1967: 193). En función de estasobservaciones, se citará a los actores involucrados a partir de la perspectiva global en la que seinsertan (a favor o en contra) y en relación a las similitudes y diferencias en las cadenas significantesque evocan sus testimonios. De manera concisa se las recorre en los siguientes párrafos. En contra: • La resolución 125 implica un modelo de país unitario Las primeras reacciones de los dirigentes gremiales pusieron el acento en que el incremento derecursos que resultaría de la suba del impuesto tenía un beneficiario que no había sido develado porel ministro Lousteau: el Gobierno nacional. Al respecto, el titular de la FAA Eduardo Buzzi advertíaque la reforma “se trata de un anuncio de corte fiscalista, recaudatorio y hasta autoritario, que loúnico que hace es agrandar la caja que maneja discrecionalmente el gobierno nacional” (Página 12,13/3/2008). En sentido similar, el representante de la CRA Mario Llambías explicaba: “el interiorestá siendo despojado de una cifra de 2.400 millones de dólares que se trasladará a otros sectoresy a las arcas fiscales” (Clarín, 13/3/2008). De esta manera, el conflicto comenzó siendo referido porlas entidades gremiales del campo como una apropiación de beneficios ilegítima por parte delGobierno Nacional; la contienda se construyó discursivamente con la escena “el interior es sometidopor el poder nacional”. Este argumento fue retomado y sostenido a lo largo del denominado1 http://www.faa.com.ar 3
  • 4. “conflicto del campo” por varios legisladores no oficialistas, por ejemplo: “Cada año las retencionesson mayores y las arcas de la Nación crecen en perjuicio de las provincias, que cada vez estamosen una situación financiera más complicada”, señalaba el senador fueguino del ARI José Martínez(20/3/2008, parlamentario.com). Con referencias semejantes, el ex presidente y senador nacionalpor La Rioja Carlos Menem resaltaba “la necesidad de un régimen fiscal que garantice la plenacoparticipación de los tributos nacionales y cumpla con los principios del federalismo” (Perfil,30/3/2008). El carácter de las retenciones actualizó una batalla ideológica histórica vinculada a laorganización política Argentina. El Poder Ejecutivo fue un actor clave en este conflicto, significadopor otros actores (las entidades rurales, diversos legisladores y ex funcionarios opositores) comocentralista, desconsiderado con los pueblos del interior, en resumen, como un gobierno unitario. “Lagente del campo no sólo protesta por el impuesto a las retenciones, sino por un nuevo federalismo(...) la plata que ellos pagan, que es muchísima, no vuelve al interior” decía el ex gobernador deCórdoba José Manuel de la Sota (La Nación, 30/6/2008) a más de 3 meses de iniciada la disputa. • El campo incomprendido Otro modo en que, con el lenguaje, dirimieron la disputa quienes se oponían a la implementacióndel nuevo esquema impositivo fue con la autonomización del campo como sector social. Así, elcampo es “el motor que da vida a los pueblos del interior” y a la “economía de nuestro país” y endistintas ocasiones fue “muy afectado por políticas tomadas desde lugares que no comprendían laidiosincrasia del hombre de campo” (Fernando Gioino, presidente de Coninagro, 8/4/2008,coninagro.org.ar). Esta falta de entendimiento a las necesidades y lógicas rurales puede explicarse,según el ex Presidente Eduardo Duhalde, porque “los políticos de Santa Cruz nunca estuvieronvinculados a los sectores agropecuarios” (Perfil, 28/03/2008). A diferencia de Hermes Binner a quienla Mesa de Enlace le reconoce que “entiende bien al campo” (Clarín, 12/3/2008), la ignorancia delGobierno Nacional con relación a la soja resulta en que “es poco agradecido hacia un cultivo quesacó al país de la crisis de 2001 y que, si se rota adecuadamente, es bueno” (Mario Llambías, LaNación, 12/3/2008). • El atropello a la institucionalidad “Tozudez”, “superpoderes”, “inconstitucionalidad”, “autoritarismo”, “soberbia”, “confrontación” sonalgunos términos que se reiteran en las opiniones opositoras a las retenciones. Además de ubicar alGobierno nacional como un actor aprovechador de los recursos ajenos, e ignorante de lasespecificidades del sector rural, las voces localizadas coinciden en subrayar que no hubo intenciónde consensuar con los sectores interesados, ni se utilizaron los mecanismos institucionalesapropiados para su aprobación. “Desde un principio, planteamos la necesidad del diálogo (...) Todamedida inconsulta iba a tener repercusiones”, decía el gobernador de Santa Fe Hermes Binner(Pagina 12, 27/3/2008). Por su parte, el diputado del PRO Christian Gribaudo aseguraba que “elconflicto podría haberse evitado si el Gobierno nacional cumplía con el rol de la institución de dondedeben surgir los proyectos y la discusión legislativa que es el Congreso Nacional” (2/5/2008,parlamentario.com). La presidenta de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se situó ante una cruzada porla democracia contra el autoritarismo, por lo que sus alusiones a recuperar la institucionalidad fueron 4
  • 5. reiteradas: “La batalla por el imperio de la Constitución, de la República, del federalismo y el campono está perdida (...), estamos en el medio de esa lucha” (La Nación, 6/7/2008). A favor: • El Estado interviene para prevenir la inflación Ante la reacción de rechazo a las retenciones, distintos actores del Gobierno nacional pusieronen juego un lenguaje racionalista y técnico, en el que los términos clave fueron “inflación”, “precios” y“rentabilidad”: “lo que se está acotando es la movilidad hacia arriba o hacia la baja de los precios(...), se da mayor certidumbre a toda la cadena y también al precio de los alimentos”, enfatizaba elministro Lousteau y, en varias ocasiones recalcaba que “[aún con retenciones] la coyunturainternacional hace que el campo sea hiperrentable” (Perfil, 13/3/2008). Con el mismo tono tecnicista,el secretario de Política Económica Gastón Rossi consideraba que las retenciones eran esenciales“para el sostenimiento de precios domésticos compatibles con la capacidad del poder adquisitivo”(La Nación, 13/3/2008). Este tipo de argumentos, podría entenderse, tuvo el objeto de hacer públicoque la medida impositiva se vinculaba a la dinámica de los mercados internacionales y que elGobierno intentaba contener la inflación sin que los exportadores perdiesen dinero: “¿Cuál era elprecio del exportador cuando decidió sembrar soja?”, se preguntaba la Presidenta CristinaFernández, “237 dólares”, respondía y continuaba explicando: “El precio de hoy, aun con laresolución del 11 de marzo es de 279 dólares. Quiere decir que (...) aun con retención, no tienepérdidas” (Página 12, 1/4/2008). • Es un mecanismo de distribución de la riqueza En los actores que apoyaron las retenciones, un argumento de peso –que da cuenta de losdiversos modos de vivir la realidad- fue que la apropiación de los recursos no era una estrategiailegítima ni buscaba un beneficio político para el poder nacional, era una herramienta político-económica para combatir la pobreza. Lo remarcó Cristina Fernández en varias de sus intervencionespúblicas, por ejemplo: “Yo me dirijo a esos argentinos, a los que más se han beneficiado con estaspolíticas, que miren este país y todo lo que falta. No estamos contra los que más ganan (...), es horade ser más solidarios y de redistribuir la riqueza por el bien de todos los argentinos” (La Nación,29/4/2008). Esta línea fue ratificada con la presentación de un Programa de Redistribución Socialque se preveía financiado con parte del gravamen, y que respondía a los reclamos de federalismo ycoparticipación de las retenciones, ocasión en la que además de ratificar el objetivo (“el Estado noquiere cerrar las cuentas fiscales, el Estado quiere cerrar la cuenta social de todos los argentinos”),la Presidenta manifestó que la reacción de oposición a las retenciones era “la de alguien que seniega a contribuir en la redistribución del ingreso para los que menos tienen” (Perfil, 9/6/2008).Asimismo, en las instancias de estas expresiones señaló enérgicamente la responsabilidad degobernar en beneficio de todos los argentinos (esto será retomado luego). • El otro atropello a la institucionalidad Como se señaló más arriba, hubo una disputa sobre el ataque y la defensa de la democracia. Enlas voces de apoyo, los actores que no respetaban la dinámica institucional son los representantes 5
  • 6. de las entidades rurales más quienes los respaldaban en los cortes y medidas de protesta:“Enfrentamos un poder muy fuerte, un concentrado oligárquico que fue responsable del golpe goriladel 76 (...)”, aseguró el diputado del Frente para la Victoria y ex piquetero Edgardo Depetri2 al apoyarla convocatoria a Plaza de Mayo del 1º de Abril. La fórmula había sido anticipada por el gremialistaHugo Moyano apenas comenzado el cese en la comercialización de productos al señalar: “Estánusando métodos golpistas. Es una actitud mezquina y miserable de la aristocracia del campo”(Pagina 12, 15/3/2008). También Néstor Kirchner desautorizó la crítica contra las retenciones en elmismo sentido al advertir que frente a “seis años de crecimiento consecutivo, aparecen los desiempre, aquellos generadores de 1955, los generadores de 1976, que piensan sólo en ellos (...)”(Perfil, 24/4/2008). Asimismo, Cristina Fernández aseguró defender la democracia con másdemocracia al enviar la resolución 125 como proyecto de ley al Parlamento y manifestó, refiriendo alos dirigentes del campo, que: “lo que deben hacer es organizar un partido político, presentarse aelecciones y ganarlas” (Pagina 12, 18/6/2008); tan sólo un día después, desautorizó a esosdirigentes al caracterizarlos como “cuatro personas a las que nadie votó y nadie eligió” (Página 12,19/6/2008). Antes de intentar una indagación de la trama discursiva a la luz de la teoría, es apropiado aclararque cada uno de estos enunciados, ejemplificados a partir de algunas declaraciones, fueronampliamente refutados, discutidos y desautorizados, en lo que se podría señalar como operacionesde desacreditación e inversiones del sentido de lo dicho por el otro; y que el plano discursivo no fueuna mera traducción de lo que sucedió, sino que la dirección y el desarrollo del conflicto en torno alas retenciones se dirimió fundamentalmente a través del lenguaje, en una lucha por la significaciónen la que cada grupo de actores intentó imponer su subjetividad.Articulación con el marco teóricoPara retomar el abordaje de lo ideológico desde la teoría, en virtud de las formaciones discursivo-ideológicas rastreadas, es adecuado señalar que Althusser afirma que la ideología es activa, en elsentido que reproduce o transforma las relaciones de los hombres con su contexto, relación que –debe recordarse- está siempre mediada por lo imaginario (cfr. 1967: 194). Señala, también, que laideología no implica una existencia en el orden de lo ideal sino de lo material: las prácticas (en estecaso lingüísticas) no emanan de la conciencia de los sujetos (de lo que estos piensan) sino queactualizan la estructura ideológica que los constituye (cfr. 1970: 59). Entonces: las representacionesideológicas actúan como evidencias (lo cual constituye un efecto de lo ideológico) en el plano de la“conciencia” (de la relación vivida de los sujetos con su mundo), pero la ideología opera inconscientemente.De esta manera, el sujeto desconoce el mecanismo por el cual aquella representación ideológica se forma,y su eficacia radica justamente en este desconocimiento. Entiende que aquello que se manifiestadiscursivamente es una evidencia que no necesita ser explicada en profundidad y, por lo tanto, clausurauna significación naturalizándola (“no comprenden las necesidades del campo”, “no les importan los2 http://www.frentetransversal.com.ar/spip/article3735.html 6
  • 7. argentinos que menos tienen”, etc). La realidad del funcionamiento de este mecanismo, que esnecesariamente desconocida por el reconocimiento ideológico, “es la reproducción de las relaciones deproducción y las relaciones que de ella dependen” (cfr. 1970:80). Atendiendo a cómo se expresa alrededor de la creencia la relación imaginaria con las condiciones deexistencia, puede señalarse que al concebir al campo como una esfera autónoma, con una “lógica propia”,una “idiosincrasia particular” incomprendida, es factible entender que se lo vivencie como un objetoexterno, independiente del todo social en el que se articula. Incluso, esta operación (de carácter sin dudaideológico) podría ser la que impone la representación escindida interior/capital. Esa autonomía imaginariapuede entenderse muy bien al tomar el concepto de fetichización. Marx (1867) explica la efectividad socialdel intercambio de mercancías a partir de la no conciencia de la realidad, en dónde el “no reconocimiento”de la realidad es parte de la esencia misma del intercambio (cfr. Págs. 88-89). En el intercambio loshombres no observan sus relaciones mutuas, sino que las relaciones sociales existentes entre laspersonas aparecen disfrazadas de relaciones sociales entre las cosas: en el proceso social analizado, paralos productores el precio de los granos tiene un “valor objetivo” que ya está determinado por el mercado ylas retenciones entorpecen la dinámica de un intercambio equivalente. Para Zizek, el rasgo esencial delfetichismo es que autonomiza un elemento y le otorgar un carácter absoluto fuera de la relación en que seinserta (cfr. 1992: 50), lo que aquí implicaría que la producción agrícola se concibe como por fuera delsistema productivo y económico en el que está inserto. En las declaraciones no se encontraron alusiones que nieguen la intervención del Estado en laeconomía, aunque sí podría inferirse que el rol del Estado juega un papel clave en las posturas en torno ala creencia. Si se sigue la propuesta de Zizek, este autor señala que “el nivel fundamental de la ideología[...] no es el de una ilusión que enmascare el estado real de las cosas, sino el de una fantasía(inconsciente) que estructura nuestra propia realidad social” (1992: 61). Fantasía y realidad están entoncesdel mismo lado puesto que la realidad constituye una construcción de sentido motorizada por un imposibleque el autor denomina “lo real” (del deseo), núcleo traumático imposible e inarticulable que resultaintramitable de forma significante y que opera como obstáculo y motor a la vez, que estimula la producciónde significantes que articulen la totalidad social. Podría arriesgarse que la fantasía social que compartenlas partes es que el Estado representa los intereses de los distintos sectores sociales. Fantasía porque,como describe Althusser, el Estado permite a las clases dominantes asegurar su dominación, lo queimplica que el Estado de ninguna manera puede asegurar ni administrar las necesidades e intereses de lasdistintas clases (cfr. 1970: 20). Si la fantasía señalada es lícita, las representaciones ideológicas que lasostienen lo hacen actualizando sentidos diferentes: para quienes entienden que las retenciones son unaherramienta legítima y un mecanismo de distribución de recursos, el impuesto opera en conformidad conesa fantasía; mientras que para los que sostienen que las retenciones son confiscatorias y alimentan elpoder de los gobernantes nacionales, la creencia implica una lucha en pos de tal fantasía. 7
  • 8. BibliografíaAlthusser, L.: “Marxismo y Humanismo” en La revolución teórica de Marx, Siglo XXI, Buenos Aires, 1967.Althusser, L.: Ideología y aparatos ideológicos del Estado, Nueva Visión, Buenos Aires, 1970.Marx, K.: “El fetichismo de la mercancía y su secreto”, en El Capital, Vol.1. (ed. or. 1867)Pecheux, M.: “El mecanismo del reconocimiento ideológico”, en Zizek, S. (comp.), Ideología. Un mapa dela cuestión, FCE, Buenos Aires, 2003.Zizek, S.: “Como inventó Marx el síntoma”, en El sublime objeto de la Ideología, Siglo XII, México, 1992. 8
  • 9. Base Documental 9