Your SlideShare is downloading. ×
0
Narrativa Hispanoamericana  María Pin Díaz Literatura Española 1º Bach.
La novela regionalista
<ul><li>Principios siglo XX </li></ul><ul><li>Finalidad: reflejar la realidad americana. </li></ul><ul><li>Autores: José E...
<ul><li>Cuando bajé a la fuente, me enternecí al ver que Fidel le lavaba las llagas al afligido. Éste, al sentir mis pasos...
<ul><li>El Realismo mágico </li></ul>
Definición Realismo Mágico <ul><li>Realismo mágico: corriente narrativa que se da en Hispanoamérica a partir de 1940 y que...
Características <ul><li>La novela busca reflejar la realidad americana. PERO la realidad no es lo que el espectador ve a s...
Estética <ul><li>Innovación en la técnica narrativa:  </li></ul><ul><ul><li>monólogo interior,  </li></ul></ul><ul><ul><li...
Autores <ul><li>Alejo Carpentier (Cuba),  Los pasos perdidos.  Novela sobre la búsqueda de los propios orígenes.  </li></u...
<ul><li>Jorge Luis Borges (Argentina), poeta y escritor de cuentos. </li></ul><ul><li>Obras:  El Aleph, Ficciones , etc.  ...
<ul><li>Juan Rulfo (México) </li></ul><ul><li>Sólo dos obras:  Pedro Páramo  (novela) y  El llano en llamas  (cuentos) </l...
<ul><li>Novela del Boom  </li></ul><ul><li>o  </li></ul><ul><li>La Nueva Narrativa </li></ul>
<ul><li>Años 60 </li></ul><ul><li>Vargas Llosa,  La ciudad y los perros  (1962) </li></ul><ul><li>García Márquez,  Cien añ...
Rasgos de estilo <ul><li>Triunfo definitivo del Realismo Mágico; supone una estilización de sus rasgos narrativos fundamen...
<ul><li>Nuevas técnicas narrativas. Experimentación. Arte nuevo.  </li></ul><ul><li>Cortázar: “el primer deber del escrito...
Autores <ul><li>Julio Cortázar </li></ul><ul><li>Gabriel García Márquez </li></ul><ul><li>Mario Vargas Llosa </li></ul><ul...
Julio Cortázar <ul><li>Argentino  </li></ul><ul><li>Novelas y cuentos </li></ul><ul><li>Entre las novelas destaca  Rayuela...
<ul><li>Continuidad en los parques, cuento de Julio Cortázar </li></ul><ul><li>Había empezado a leer la novela unos días a...
<ul><li>Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía...
<ul><li>Fragmento de  Rayuela ,  http://www.youtube.com/watch?v=QZ6lhotpO3Y </li></ul><ul><li>Toco tu boca, con un dedo to...
Gabriel García Márquez <ul><li>Colombia, 1928 </li></ul><ul><li>Premio Nobel de Literatura (1982) </li></ul><ul><li>Obra m...
Cien años de soledad <ul><li>Argumento: historia de la familia Buendía ambientada en el imaginario pueblo de Macondo (que ...
<ul><li>Gabriel García Márquez,  Cien años de soledad </li></ul><ul><li>&quot;  Muchos años después, frente al pelotón de ...
<ul><li>Vio una mujer vestida de oro en el cogote de un elefante. Vio un dromedario triste. Vio un oso vestido de holandes...
<ul><li>Gabriel García Márquez,  El amor en los tiempos del cólera </li></ul><ul><li>“  Terminaron por conocerse tanto, qu...
Mario Vargas Llosa <ul><li>Novelista peruano.  </li></ul><ul><li>Premio Nobel de Literatura 2010 </li></ul><ul><li>Tema: c...
<ul><li>Mario Vargas Llosa,  La ciudad y los perros </li></ul><ul><li>&quot;  Cava sintió frío. Los baños estaban al fondo...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Narrativahispanoamericanasigloxx 110108141821-phpapp02

644

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
644
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Narrativahispanoamericanasigloxx 110108141821-phpapp02"

  1. 1. Narrativa Hispanoamericana María Pin Díaz Literatura Española 1º Bach.
  2. 2. La novela regionalista
  3. 3. <ul><li>Principios siglo XX </li></ul><ul><li>Finalidad: reflejar la realidad americana. </li></ul><ul><li>Autores: José Eustasio Rivera (Colombia), La vorágine. Expone las duras condiciones de vida de los trabajadores que extraen el caucho en la selva. El protagonista viaja allí en busca de su amante. Uno de los personajes principales será la selva, que ataca despiadadamente al hombre (enfermedades, etc.). El hombre intenta destruir la naturaleza, pero es ésta quien lo destruye a él. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Cuando bajé a la fuente, me enternecí al ver que Fidel le lavaba las llagas al afligido. Éste, al sentir mis pasos, avergonzóse de su miseria y alargó hasta el tobillo el pantalón. Con turbado acento me contestó los buenos días. </li></ul><ul><li>— ¿Esas lacraduras de qué provienen? </li></ul><ul><li>— Ay, señor, parece increíble. Son picaduras de sanguijuelas. Por vivir en las ciénagas picando goma, esa maldita plaga nos atosiga, y mientras el cauchero sangra los árboles, las sanguijuelas lo sangran a él. La selva se defiende de sus verdugos, y al fin el hombre resulta vencido. </li></ul><ul><li>— A juzgar por usted, el duelo es a muerte. </li></ul><ul><li>— Eso sin contar los zancudos y las hormigas. Está la veinticuatro, está la tambocha, venenosas como escorpiones. Algo peor todavía: la selva trastorna al hombre, desarrollándole los instintos más inhumanos: la crueldad invade las almas como intrincado espino y la codicia quema como fiebre. El ansia de riquezas convalece al cuerpo ya desfallecido, y el olor del caucho produce la locura de los millones. El peón sufre y trabaja con deseo de ser empresario que pueda salir un día a las capitales a derrochar la goma que lleva, a gozar de mujeres blancas y a emborracharse meses enteros, sostenido por la evidencia de que en los montes hay mil esclavos que dan sus vidas por procurarle esos placeres, como él lo hizo para su amo anteriormente. Sólo que la realidad anda más despacio que la ambición y el beriberi es mal amigo. En el desamparo de vegas y estradas muchos sucumben de calentura, abrazados al árbol que mana leche, pegando a la corteza sus ávidas bocas, para calmar, a falta de agua, la sed de la fiebre con caucho líquido; y allí se pudren como las hojas, roídos por ratas y hormigas, únicos millones que les llegaron, al morir. </li></ul><ul><li>El destino de otros es menos precario: a fuerza de ser cruelesascienden a capataces, y esperan cada noche, con libreta en mano, a que entreguen los trabajadores la goma extraída para sentar su precio en la cuenta. Nunca quedan contentos con el trabajo y el rebenque mide su disgusto. Al que trajo diez litros le abonan sólo la mitad, y con el resto enriquecen ellos su contrabando, que venden en reserva al empresario de otra región, o que entierran para cambiarlo por licores y mercancías al primer “chuchero” que visite los siringales. Por su parte, algunos peones hacen lo propio. La selva los arma para destruirlos y se roban y se asesinan, a favor del secreto y la impunidad, pues no hay noticia de que los árboles hablen de las tragedias que provocan. </li></ul><ul><li>— ¿Y usted por qué soporta tantas desdichas? –repliqué indignado. </li></ul><ul><li>— Ay, señor, la desgracia lo anula a uno. </li></ul><ul><li>José Eustasio Rivera, La vorágine </li></ul>
  5. 5. <ul><li>El Realismo mágico </li></ul>
  6. 6. Definición Realismo Mágico <ul><li>Realismo mágico: corriente narrativa que se da en Hispanoamérica a partir de 1940 y que presenta como característica esencial una particular concepción de la realidad en que se mezclan realidad y fantasía. </li></ul><ul><li>En esta nueva concepción de la realidad, lo racional, lo onírico, lo fantástico tienen un mismo valor: no es posible distinguirlos. </li></ul>
  7. 7. Características <ul><li>La novela busca reflejar la realidad americana. PERO la realidad no es lo que el espectador ve a simple vista: detrás de la realidad hay algo más: lo mágico, lo fantástico, lo maravilloso. </li></ul><ul><li>Además, la realidad sudamericana debe explicarse de forma distinta a la realidad europea, pues se distingue de ella por la presencia constante de una naturaleza diversa a la europea (la pampa, la selva) y de lo mítico. </li></ul>
  8. 8. Estética <ul><li>Innovación en la técnica narrativa: </li></ul><ul><ul><li>monólogo interior, </li></ul></ul><ul><ul><li>desorden cronológico, </li></ul></ul><ul><ul><li>uso muy cuidado de la lengua, etc. </li></ul></ul>
  9. 9. Autores <ul><li>Alejo Carpentier (Cuba), Los pasos perdidos. Novela sobre la búsqueda de los propios orígenes. </li></ul><ul><li>Miguel Ángel Asturias(Guatemala), El Señor Presidente. Novela sobre la dictadura. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Jorge Luis Borges (Argentina), poeta y escritor de cuentos. </li></ul><ul><li>Obras: El Aleph, Ficciones , etc. </li></ul><ul><li>Sus cuentos son un reto intelectual para el lector. En ellos se plantea un mundo mezcla de realidad y fantasía que el lector debe descifrar. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Juan Rulfo (México) </li></ul><ul><li>Sólo dos obras: Pedro Páramo (novela) y El llano en llamas (cuentos) </li></ul><ul><li>Temas: la relación entre la vida y la muerte. </li></ul><ul><li>Pedro Páramo : el protagonista llega a un pueblo, Comala, en busca de su padre, a quien no conoce, Pedro Páramo. Éste resulta ser un hombre odiado por todo el pueblo, ya muerto. Poco a poco el protagonista descubre que todos los habitantes del pueblo están muertos, y que él también lo está. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Novela del Boom </li></ul><ul><li>o </li></ul><ul><li>La Nueva Narrativa </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Años 60 </li></ul><ul><li>Vargas Llosa, La ciudad y los perros (1962) </li></ul><ul><li>García Márquez, Cien años de soledad (1967) </li></ul><ul><li>España y el mundo descubren la literatura hispanoamericana, prácticamente desconocida hasta entonces. </li></ul>Inicios
  14. 14. Rasgos de estilo <ul><li>Triunfo definitivo del Realismo Mágico; supone una estilización de sus rasgos narrativos fundamentales. </li></ul><ul><li>Ruptura definitiva con el realismo, pero no con la realidad: se trata de abordarla desde otro punto de vista. </li></ul><ul><li>Se consolida el realismo mágico. </li></ul><ul><li>Preferencia por la novela urbana. </li></ul>
  15. 15. <ul><li>Nuevas técnicas narrativas. Experimentación. Arte nuevo. </li></ul><ul><li>Cortázar: “el primer deber del escritor revolucionario es ser revolucionario como escritor” </li></ul><ul><li>Importancia del lector, que debe ser un lector atento a la obra, activo, debe participar de ella. </li></ul><ul><li>Combinación de diferentes narradores </li></ul><ul><li>Ruptura de espacio y tiempo. </li></ul>
  16. 16. Autores <ul><li>Julio Cortázar </li></ul><ul><li>Gabriel García Márquez </li></ul><ul><li>Mario Vargas Llosa </li></ul><ul><li>Y otros… </li></ul>
  17. 17. Julio Cortázar <ul><li>Argentino </li></ul><ul><li>Novelas y cuentos </li></ul><ul><li>Entre las novelas destaca Rayuela (1963), de una gran complejidad formal y audacia expresiva. </li></ul><ul><li>Cuentos fantásticos, que proponen siempre una reflexión sobre la realidad y el ser humano, sobre los problemas existenciales y políticos del hombre. </li></ul>
  18. 18. <ul><li>Continuidad en los parques, cuento de Julio Cortázar </li></ul><ul><li>Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela. </li></ul>
  20. 20. <ul><li>Fragmento de Rayuela , http://www.youtube.com/watch?v=QZ6lhotpO3Y </li></ul><ul><li>Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. </li></ul><ul><li>Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. </li></ul><ul><li>Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. </li></ul><ul><li>Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. </li></ul><ul><li>Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua. </li></ul>
  21. 21. Gabriel García Márquez <ul><li>Colombia, 1928 </li></ul><ul><li>Premio Nobel de Literatura (1982) </li></ul><ul><li>Obra más conocida: Cien años de soledad </li></ul><ul><li>Otras obras: Crónica de una muerte anunciada, El amor en los tiempos del cólera, Relato de un náufrago , etc. </li></ul>
  22. 22. Cien años de soledad <ul><li>Argumento: historia de la familia Buendía ambientada en el imaginario pueblo de Macondo (que podría simbolizar a Colombia o a toda América Latina). Los Buendía fundan con otras familias el pueblo de Macondo, en el que prosperan. Finalmente asistimos a la decadencia del pueblo y de sus habitantes, hasta su total desaparición. </li></ul><ul><li>Temas: naturaleza, soledad, problemas políticos y sociales, problemas humanos, fuerzas sobrenaturales, violencia, etc. http://www.emol.com/especiales/infografias/100soledad/index.htm </li></ul>
  23. 23. <ul><li>Gabriel García Márquez, Cien años de soledad </li></ul><ul><li>&quot; Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construida a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. (...) José Arcadio Buendía, que era el hombre más emprendedor que se vería jamás en la aldea, había dispuesto de tal modo la posición de las casas, que desde todas podía llegarse al río y abastecerse de agua con igual esfuerzo, y trazó las calles con tan buen sentido que ninguna casa recibía más sol que otra a la hora del calor. En pocos años, Macondo fue una aldea más ordenada y laboriosa que cualquiera de las conocidas hasta entonces por sus trescientos habitantes. Era en verdad una aldea feliz, donde nadie era mayor de treinta años y donde nadie había muerto. (...) </li></ul>
  24. 24. <ul><li>Vio una mujer vestida de oro en el cogote de un elefante. Vio un dromedario triste. Vio un oso vestido de holandesa que marcaba el compás de la música con un cucharón y una cacerola. Vio a los payasos haciendo maromas en la cola del desfile, y le vio otra vez la cara a su soledad miserable cuando todo acabó de pasar, y no quedó sino el luminoso espacio en la calle, y el aire lleno de hormigas voladoras, y unos cuantos curiosos asomados al precipicio de la incertidumbre. Entonces fue el castaño, pensando en el circo, y mientras orinaba trató de seguir pensando en el circo, pero ya no encontró el recuerdo. Metió la cabeza entre los hombros, como un pollito, y se quedó inmóvil con la frente apoyada en el tronco del castaño. (...) En aquél Macondo olvidado hasta por los pájaros, dónde el polvo y el calor se habían hecho tan tenaces que costaba trabajo respirar, recluidos por la soledad y el amor y por la soledad del amor en una casa dónde era casi imposible dormir por el estruendo de las hormigas coloradas, Aureliano y Amaranta Ursula eran los únicos seres felices, y los más felices sobre la tierra. &quot; </li></ul>
  25. 25. <ul><li>Gabriel García Márquez, El amor en los tiempos del cólera </li></ul><ul><li>“ Terminaron por conocerse tanto, que antes de los treinta años de casados eran como un mismo ser dividido, y se sentían incómodos por la frecuencia con la que se adivinaban el pensamiento sin proponérselo, o por el accidente ridículo de que el uno se anticipara en público a lo que el otro iba a decir. Habían sorteado juntos las incomprensiones cotidianas, los odios instantáneos, las porquerías reciprocas y los fabulosos relámpagos de gloria de la complicidad conyugal. Fue la época en que se amaron mejor, sin prisa y sin excesos, y ambos fueron mas conscientes y agradecidos de sus victorias inverosímiles contra la adversidad. La vida había de depararles todavía otras pruebas mortales, por supuesto, pero ya no importaba: estaban en la otra orilla. &quot; </li></ul>
  26. 26. Mario Vargas Llosa <ul><li>Novelista peruano. </li></ul><ul><li>Premio Nobel de Literatura 2010 </li></ul><ul><li>Tema: crítica de la convulsa historia social y política peruana. </li></ul><ul><li>Títulos: La ciudad y los perros (autobiográfica, explica su experiencia como alumno en un colegio militar, cuestionando el militarismo y ciertos valores como el heroísmo) , Los cachorros, etc. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>Mario Vargas Llosa, La ciudad y los perros </li></ul><ul><li>&quot; Cava sintió frío. Los baños estaban al fondo de las cuadras, separados de ellas por una delgada puerta de madera, y no tenían ventanas. En años anteriores, el invierno sólo llegaba al dormitorio de los cadetes, colándose por los vidrios rotos y las rendijas; pero este año era agresivo y casi ningún rincón del colegio se libraba del viento, que, en las noches, conseguía penetrar hasta en los baños, disipar la hediondez acumulada durante el día y destruir su atmósfera tibia. Pero Cava había nacido y vivido en la sierra, estaba acostumbrado al invierno: era el miedo lo que erizaba su piel. &quot; </li></ul>
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×