Unidad 16. pensamiento y conducta social

8,109
-1

Published on

Psicología social, interacción individuo-sociedad. Proceso de socialización. Actitudes, esterotipos, prejuicios y discriminación.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
8,109
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
118
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Unidad 16. pensamiento y conducta social

  1. 1. Pensamiento y conducta social Página 1 Unidad 16. Pensamiento y conducta social 1. La psicología social 1.1 Interacción individuo-sociedad 1.2 La investigación psicosocial 2. El proceso de socialización 2.1 Individuación y socialización 2.2 Agentes de socialización 2.3 La cultura 3. El pensamiento social 3.1 Percepción de las personas 3.2 Atribución de causalidad 3.3 La cognición social 4. Las actitudes 4.1 ¿Qué son las actitudes? 4.2 Funciones de las actitudes 4.3 La formación de actitudes 4.4 Cambio de actitudes 5. Estereotipos, prejuicios y discriminación 5.1 Definición de estereotipo 5.2 Funciones de los estereotipos 5.3 Prejuicios y discriminación 6. Racismo y xenofobia 7. Fanatismo y violencia INTRODUCCIÓN Nacemos en una sociedad organizada con unos valores ya establecidos y una cultura que se transmite de generación en generación. Algunos elementos de esa cultura son el lenguaje, el concepto de la propiedad o las costumbres matrimoniales. ¿Qué pensamos acerca de otras personas? ¿Qué errores distorsionan nuestro pensamiento social? ¿Cómo podemos combatir el racismo y la xenofobia? ¿Por qué hay personas fanáticas? La psicología social estudia cómo nos relacionamos con otras personas. Los psicólogos sociales valoran las relaciones interpersonales y la interacción social. La vida cotidiana es una construcción intersubjetiva, un mundo compartido. El medio cultural en el que vivimos, el lugar que ocupamos en la estructura social, y las experiencias que afrontamos, influyen en nuestra personalidad, en nuestra identidad social y en cómo interpretamos la realidad social. 1. La psicología social Los seres humanos nacen y se desarrollan en un contexto social y adquieren hábitos, valores y pautas de conducta (o prejuicios y conductas desadaptadas), a través de la interacción social. Muchas personas desempeñan un papel relevante en nuestras vidas porque son la fuente de nuestras emociones (amor, envidia, celos), el origen de
  2. 2. Pensamiento y conducta social Página 2 muchas formas de recompensa (alabanzas, aprobación y afecto) y de castigo (críticas, desaprobación y rechazo). Las interacciones de los individuos son las que producen la sociedad, y ésta con su cultura y sus normas actúan sobre los individuos. 1.1 Interacción individuo-sociedad La psicología social investiga cómo las personas piensan unas de otras, se influyen y se relacionan entre sí. La psicología social estudia la influencia de las situaciones sociales en la conducta humana. El contexto social es el lugar donde tienen lugar las relaciones humanas y el lienzo donde pintamos nuestras vidas. Los psicólogos sociales tratan de explicar fenómenos tales como las formas de atracción interpersonal, las relaciones internacionales, la discriminación de grupos minoritarios, la publicidad, los prejuicios o el fanatismo. La importancia de la matriz social en la explicación de la conducta humana exige un examen de las nociones de socialización y cultura humana, así como del pensamiento social: percepción (conocimiento de las personas), atribución (conocer las causas de la conducta propia y ajena) y cognición (conocimiento de la realidad social). Las personas no siempre parecen lo que en realidad son; a menudo solo son un reflejo, una imagen que otros se forman de ellos. 1.2 La investigación psicosocial Un estudio de la psicología social no es completo sin la consideración previa de sus fundamentos metodológicos. El tipo de método elegido por un investigador depende del fin de la investigación; del contexto en el cual se desarrolla. Según el método podemos diferenciar: el método observacional (describir un fenómeno; correlacional (observar si dos variables están asociadas de forma natural); o experimental (manipular una variable para ver los efectos que causa en otra). A. Método observacional El investigador pretende describir un fenómeno problemático: ¿ocurre X? Toda investigación psicosociológica comienza con la observación y el registro de hechos, aunque su objetivo es saber las causas de los fenómenos. B. Método correlacional La investigación correlacional analiza cómo la variación de una conducta se relaciona con la variación de otra: ¿se relaciona X con Y? Esta investigación, realizada con encuestas sistemáticas, determina la correlación entre variables, por ejemplo, entre los ingresos de una persona y su nivel educativo. C. Método experimental
  3. 3. Pensamiento y conducta social Página 3 La investigación experimental sirve para obtener información causal, conocer la causa y el efecto, ver qué ocurre en un fenómeno cuando el investigador cambia alguna variable del entorno: ¿si cambiamos X, ocurrirán cambios en Y? En 1971 el psicólogo Philip Zimbardo llevó a cabo uno de los experimentos más controvertidos en la historia de la psicología social. Simuló una prisión en la Universidad de Stanford y dividió aleatoriamente a un grupo de estudiantes universitarios en “prisioneros” y “guardianes”. La experiencia se planificó para dos semanas, pero se suspendió a los seis días. Según Ph. Zimbardo, el ambiente carcelario era más fuerte que las personalidades de los estudiantes. A los dos días, los guardianes estaban ebrios de poder y trataban a los prisioneros con extrema crueldad. Por su parte, los “prisioneros” manifestaron gran estrés, sumisión y depresión. Aunque los sujetos del experimento eran personas estables y maduras, los roles que desempeñaban cambiaron por completo su comportamiento. Zimbardo destaca la potencia de las presiones situacionales y la variabilidad de nuestra conducta de un momento o lugar a otro. Los experimentos psicosociales plantean algunos problemas éticos como el uso del engaño en la investigación y el daño físico o psicológico que puedan sufrir los participantes. 2. El proceso de socialización Las personas de nuestro entorno y el ambiente que nos rodea influyen en nuestra forma de ser y en nuestra conducta. Gracias a la interacción con otros, que nos apoyan o nos frustran, nos animan o nos desesperan, aprendemos a socializarnos. La socialización es el proceso por el cual los individuos aprenden, interiorizan y asimilan las normas, ideas y comportamientos de su grupo social y los estilos de vida de la sociedad en la que viven. Mediante la socialización (interdependencia individuo-sociedad) adquirimos pautas de comportamiento, establecemos vínculos afectivos y desarrollamos nuestra personalidad. El desarrollo de niño a adulto, como toda metamorfosis, se logra a través de diversos procesos interdependientes entre sí. Estos procesos de transformación son: Individuación: conversión del niño en un individuo con características peculiares (desarrollo de la personalidad). Desarrollo cognitivo: es la capacidad de procesar informaciones complejas, conceptos, relaciones intelectuales. Maduración: es el desarrollo físico y psicológico e influye la madurez sexual. Socialización: es la adquisición de pautas de comportamiento, creencias y normas del grupo social. Culturización: es el aprendizaje de las características de la cultura dentro de la cual nace cada individuo.
  4. 4. Pensamiento y conducta social Página 4 2.1 Individuación y socialización La psicología social es la ciencia del conflicto entre el individuo y la sociedad. Entre individuación y socialización existen profundas conexiones, las dos actúan de forma paralela en el desarrollo y son las dos caras opuestas de una misma moneda, ya que cuanto más sabe uno acerca de sí mismo, más sabe acerca de otros, y viceversa. Estar socializado significa poder vivir en un mundo organizado y aprender una serie de competencias sociales: Pensamiento de medios-fines y de soluciones alternativas. Capacidad de juzgar las consecuencias de las acciones sociales. Flexibilidad para adoptar perspectivas sociales diferentes de las propias. Sensibilidad social (empatía). 2.2 Agentes de socialización La familia. Es el primer y más importante agente de socialización, ya que aporta la experiencia social más temprana y constituye la red social más duradera. La escuela. La institución educativa es el lugar donde se aprenden normas, valores y pautas de comportamiento social. La educación como agente de formación y socialización tiene el deber de promocionar actitudes favorables a la diversidad cultural y luchar contra el racismo y la xenofobia. El grupo de compañeros. La influencia de los compañeros es decisiva para el aprendizaje de valores y actitudes, habilidades sociales, hábitos de comportamiento, roles sexuales, así como en la determinación de las aspiraciones educativas. Los medios de comunicación. La influencia de los medios de comunicación como agentes socializadores es inmensa. 2.3 La cultura La cultura es un conjunto de técnicas de producción, tradiciones, costumbres y creencias de un pueblo, pero también es una manera de vivir e interpretar el mundo y un medio de socialización. La cultura se transmite de generación en generación. Abarca usos y costumbres, rituales e instituciones, saberes y convicciones, experiencias y sabiduría de la vida, modos de comportamiento y de trabajo, significaciones y valoraciones. Es aquello que funda y mantiene la cohesión de la comunidad. Aunque rara vez nos percatamos de su influjo, el legado cultural influye en todos nuestros pensamientos, sentimientos y conductas.
  5. 5. Pensamiento y conducta social Página 5 Se llama etnocentrismo, al prejuicio, según el cual la cultura propia es superior a todas las demás. Al comienzo del siglo xx, como el etnocentrismo deformaba la imagen de las otras culturas, los antropólogos reaccionaron proponiendo el relativismo cultural: cada cultura debe ser comprendida desde sí misma, sin establecer comparaciones con otras culturas. Las características fundamentales de la cultura son las siguientes: Es aprendida: cada persona aprende a integrarse en una determinada cultura, que se transmite de unas generaciones a otras. Este proceso se denomina enculturación. Es simbólica: es una forma de unión y comunicación entre los individuos que posibilita la relación interpersonal. Es compartida: es un patrimonio de las personas y grupos humanos y no de los territorios. No es estática, sino que evoluciona y se transforma, tanto por su dinámica interna como por el contacto e intercambio con otras culturas. La interculturalidad es la relación en condiciones de igualdad de las diferentes culturas, el convencimiento de que la diversidad cultural es positiva y enriquecedora, que todas las personas tienen derecho a conservar su cultura en un marco de convivencia democrática y deben tener igualdad de derechos y oportunidades. 3. El pensamiento social La psicología social investiga cómo las personas conocen y procesan la información de su medio social. El estudio de la percepción, la atribución de la causalidad y la cognición social demuestran la flexibilidad de la conducta humana y la importancia del aprendizaje cultural. 3.1 Percepción de las personas La percepción social es el proceso por el cual tenemos una primera impresión de otras personas y realizamos juicios que guiarán nuestra interacción posterior. La primera impresión que nos formamos de otra persona es por inclusión dentro de una categoría. Las categorías que más utilizamos son los agrupamientos sociales, tales como categorías demográficas (sexo, edad), roles (profesor, ama de casa), o profesiones (bombero, juez). Otras características que nos sirven para formarnos una impresión de alguien son percibidas directamente (su aspecto físico), las deducimos (simpatía, inteligencia) o nos las comunican (“Juan estudia filosofía”). Las distorsiones de la percepción social más representativas son:
  6. 6. Pensamiento y conducta social Página 6 Error de primacía. El experimento de S. Asch demuestra que la valoración del primer contacto condiciona la secuencia de acontecimientos posteriores. Efecto de halo. Si conocemos una característica de una persona, presuponemos que posee también otras cualidades. Personalidad implícita. La información que percibimos de otras personas no son datos aislados, sino que poseen relación entre sí y por eso nuestras impresiones son unitarias y coherentes. Correlación ilusoria. Consiste en percibir una relación donde no existe ninguna o una relación más fuerte de la que existe en realidad. 3.2 Atribución de causalidad La atribución es la creencia de una persona sobre las causas de un suceso. Fritz Heider (1958) analizó la psicología del sentido común por la cual la gente se explica los acontecimientos cotidianos. Heider indicó que, a partir de la observación, inferimos que nuestra conducta y la de otros es causada por fuerzas ambientales (dificultad de la tarea, situación personal) o personales (capacidad, motivación, actitudes). El psicólogo Harold Kelley (1972) señala tres criterios para hacer atribuciones internas o externas: el consenso, la consistencia y la distintividad. El consenso es el grado en que la conducta es compartida por otros. La consistencia (la misma reacción aparece en situaciones diferentes) es el grado en que la conducta se mantiene a lo largo del tiempo. La distintividad se refiere al hecho de que un comportamiento ocurra solo en circunstancias específicas. La teoría de Kelley indica que cuando el consenso, la consistencia y la distintividad son altos, atribuimos la conducta de los demás a causas externas. Sin embargo, cuando el consenso, la consistencia y la distintividad son bajos, atribuimos la conducta ajena a causas internas. ¿Cuáles son los principales errores de atribución? Subestimamos el poder de la situación. El error fundamental de atribución es asignar a factores personales del actor las causas de su conducta y menospreciar las influencias ambientales, mientras que nuestro comportamiento lo atribuimos casi exclusivamente a causas externas. Sesgo favorable al yo. Es la tendencia a atribuir el éxito a causas internas (“aprobé historia”) y el fracaso a causas externas (“me han suspendido matemáticas”).
  7. 7. Pensamiento y conducta social Página 7 Sesgo actor-observador. Se refiere a las diferencias entre actor y observador en la atribución causal que ambos hacen de una determinada conducta. En general, los actores atribuyen sus acciones a la situación y los observadores a disposiciones del observador. 3.3 La cognición social La psicología social pretende describir los procesos cognitivos y las estructuras que influyen en el comportamiento social y que son influenciados por este. La cognición social es el proceso por el cual elaboramos, interpretamos y utilizamos la información social, tiende a ser conservadora, así intentamos preservar aquello que ya está establecido, a mantener nuestros conocimientos, actitudes e hipótesis previas. Algunos ejemplos de conservadurismo cognitivos son: la primera información que se recibe suele ser la que más influye; las categorías de fácil acceso son las más usadas para formular juicios; los estereotipos distorsionan la elaboración de información; la memoria se reconstruye para que se ajuste a las perspectivas actuales. Nuestro pensamiento es más vulnerable al error de lo que sospechamos. A. Errores que distorsionan nuestros pensamientos y juicios sociales Pensamiento egocéntrico. Tendencia a percibir que el propio yo tiene más importancia en los acontecimientos de lo que sucede en realidad. Ideas preconcebidas. Las ideas preconcebidas de un hecho condicionan nuestras impresiones y recuerdos. Sesgo de confirmación. Las personas buscan información que confirme sus creencias y no atienden a las evidencias que refutan dicha información. Efecto del falso consenso. Es la tendencia a creer que otras personas comparten nuestras actitudes en un grado mayor del que es en realidad. Vigilancia automática. Tendemos a ser muy sensibles a la información social negativa. Pensamiento contrafactual. Es considerar lo que pudo haber sido. Visión retrospectiva. Es la tendencia a exagerar, después de saber el resultado de un acontecimiento. 4. Las actitudes Las actitudes son las predisposiciones a responder de forma favorable o desfavorable hacia algo. Están compuestas por las opiniones o creencias, los sentimientos y las conductas, factores que están interrelacionados entre sí. 4.1 ¿Qué son las actitudes? Una actitud social (creencia+emoción+acción) es la reacción favorable o desfavorable hacia algo o hacia alguien. Las actitudes representas reacciones cognitivas, motivacionales y emocionales. Las actitudes están integradas por tres componentes: cognitivo (creencia que el sujeto tiene acerca del objeto de su actitud), afectiva (sentimientos hacia el objeto de la actitud), conductual (se refiere a las acciones de alguien respecto a otras personas, grupos e instituciones.
  8. 8. Pensamiento y conducta social Página 8 4.2 Funciones de las actitudes Función defensiva del yo: pueden proteger a una persona de los sentimientos negativos hacia sí mismo o hacia su grupo, proyectando esos sentimientos hacia otros. Función expresiva: todas las personas expresan actitudes que reflejan sus propios valores. Función utilitaria o adaptativa: ayuda a conseguir objetivos deseados (recompensas) o eludir objetivos no deseados (castigos). Función de conocimiento: sirven para organizar y estructurar diferentes aspectos del mundo social. 4.3 La formación de actitudes Las actitudes se aprenden durante toda la vida y se adquieren de varias maneras: Educación: los valores, creencias y comportamientos de los padres influyen en las actitudes de los hijos. Experiencia personal: se originan por el contacto directo con el objeto de actitud. Grupos Medios de comunicación: muchas actitudes hacia los objetos materiales de nuestro ambiente (coches, alimentos…) se basan en la influencia de la televisión. Leo Festinger (1957) desarrolló la teoría de la disonancia cognitiva para explicar por qué necesitamos mantener una coherencia entre nuestros pensamientos y conductas. La disonancia cognitiva causa malestar cuando alguien descubre incoherencia entre sus actitudes y su conducta. A veces, existe un desacuerdo entre lo que se cree y lo que se hace y esto origina un estado de gran tensión. Según Festinger, las personas tienden a reducir el conflicto mental cambiando las percepciones para hacerlas compatibles con la conducta que manifiestan. 4.4 Cambio de actitudes ¿Es posible cambiar las actitudes de una persona? Las actitudes, aunque son resistentes al cambio, se mantiene estables a lo largo del tiempo y , dado que son adquiridas y se aprenden, podemos modificarlas. Existen varias estrategias: Entrega de recompensas y castigos. La teoría de la persuasión publicitaria. La persuasión es el intento de cambiar creencias o actitudes a través de la información. Las condiciones que favorecen la persuasión son: comunicador agradable y expresivo, mensaje que apela a las emociones, mensaje que se repite con frecuencia. 5. Estereotipos, prejuicios y discriminación En muchos casos, los conflictos intergrupales se producen por las imágenes estereotipadas y los prejuicios hacia los miembros de otro grupo. Los psicólogos sociales estudian no solo las relaciones intergrupales, sino también los estereotipos, los prejuicios o la discriminación de grupos minoritarios.
  9. 9. Pensamiento y conducta social Página 9 Los estereotipos son el conjunto de creencias sobre las características de un grupo, los prejuicios son los sentimientos asignados a dicho grupo y la discriminación es la falta de igualdad en el trato otorgado a los miembros de ese grupo. 5.1 Definición de estereotipo El término estereotipo proviene del griego stereos (rígido, sólido) y tupos (señal, huella) y fue incorporado a las ciencias sociales por el periodista norteamericano Walter Lippmann(1922), que adoptó este término de las artes gráficas, ámbito en el que se designaba así a los moldes tipográficos. Su origen etimológico e histórico nos trasmite la idea de que los estereotipos son algo rígido y repetitivo, un molde que se aplica de forma mecánica. Un estereotipo es el conjunto de creencias compartidas acerca de los atributos personales de un grupo de personas. Estereotipar consiste en hacer juicios, inferencias o predicciones sobre los miembros de un grupo sin considerar las diferencias individuales existentes entre ellos. 5.2 Funciones de los estereotipos Los estereotipos desempeñan varias funciones: Tienen un valor funcional y adaptativo porque simplifican la percepción de la realidad y reducen su complejidad. Facilitan la integración grupal, ya que un modo de ser aceptado en un grupo es aceptar los estereotipos dominantes del grupo. La persona prejuiciosa es inmune a toda información que discrepe de su estereotipo. Implican su propio cumplimiento, porque observamos todo lo que apoye nuestros estereotipos. 5.3 Prejuicios y discriminación El psicólogo Gordon Allport, en su obra La naturaleza del prejuicio (1954) define el prejuicio como “pensar mal de los otros sin suficiente justificación”. El prejuicio es una actitud hostil o creencia indeseable hacia los miembros de otros grupos sociales y se caracteriza por manifestar suspicacia, temor u odio irracionales. Las causas más frecuentes de los prejuicios son: el deseo de relacionarnos solo con personas que tengan las mismas ideas que nosotros; lograr sentimientos de superioridad y autoafirmación; buscar un “chivo expiatorio” en que descargar la agresividad producida por las propias frustraciones y limitaciones; proporcionar ventaja a los grupos mayoritarios, negando derechos y oportunidades a los grupos minoritarios.
  10. 10. Pensamiento y conducta social Página 10 La discriminación es la conducta negativa o no igualitaria que una persona tiene hacia otra en virtud del grupo o categoría social a la que pertenece. 6. Racismo y xenofobia A comienzos del siglo XXI, el racismo y la xenofobia son dos de los problemas fundamentales de las sociedades de Europa occidental. El racismo es una construcción social que consiste en desvalorizar a un grupo social en función de alguna característica física (color de la piel, sobre todo). Esta actitud negativa ha cambiado a lo largo de la historia y se ha dirigido contra los indígenas, los negros, los judíos, los árabes, los gitanos, etc. La xenofobia es un prejuicio con muestras de odio, fobia y rechazo contra los grupos étnicos diferentes, cuya fisionomía social y cultural se desconoce. El racismo y la xenofobia son una ideología del rechazo y exclusión de toda identidad cultural diferente a la propia. 7. Fanatismo y violencia La pobreza en el mundo y el reparto desigual de los avances tecnológicos son dos de los principales problemas económicos y psicológicos de nuestra época, porque causan odio, envidia y frustración, sentimientos que son la fuente del fanatismo y la violencia. El fanatismo es enemigo de la razón y lleva en sí el germen de la violencia. El riesgo de la violencia es generar una espiral de odio que siempre acaba en un sangriento ritual de destrucción. El fanático, que tiene una percepción distorsionada de la realidad, se cree poseedor de la verdad y trata de imponérsela a los demás a sangre y fuego. Los atributos psicológicos más representativos de un fanático son: inmadurez y dependencia emocional, búsqueda de emociones fuertes, dogmatismo o rigidez del pensamiento y certeza injustificada en cuestiones de creencia y opinión (jamás acepta la duda o la crítica), personalidad paranoide que se caracteriza por la desconfianza patológica, el orgullo exagerado, la pobreza afectiva y una agresividad sin límites. Resumen extraído por María Jesús Suárez del libro de texto de Psicología de Bachillerato de Juan Ignacio Alonso García

×