Unidad 14. la personalidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Unidad 14. la personalidad

on

  • 3,596 views

Sobre la personalidad, temperamento, carácter y personalidad, teorías de la personalidad, psicoanálisis, identidad personal, teoría de los rasgos y los tipos, la teoría humanista, teoría del ...

Sobre la personalidad, temperamento, carácter y personalidad, teorías de la personalidad, psicoanálisis, identidad personal, teoría de los rasgos y los tipos, la teoría humanista, teoría del aprendizaje social.

Statistics

Views

Total Views
3,596
Views on SlideShare
3,596
Embed Views
0

Actions

Likes
4
Downloads
135
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Unidad 14. la personalidad Unidad 14. la personalidad Document Transcript

    • La personalidad Página 1 Unidad 14. La personalidad 1. ¿Qué es la personalidad? 1.1 Etimología del término persona 1.2 Temperamento, carácter y personalidad 1.3 Características de la personalidad 2. Teorías de la personalidad 2.1 El psicoanálisis de Freud 2.2 Teoría de la identidad personal 2.3 Teoría de los rasgos y los tipos 2.4 La teoría humanista de C. Rogers 2.5 La teoría del aprendizaje social 3. Evaluación de la personalidad 4. Trastornos de la personalidad INTRODUCCIÓN El estudio de la personalidad es un tema fundamental de la psicología, porque nos permite saber cómo somos, cómo son los miembros de nuestra familia o nuestros amigos. Los psicólogos consideran que la personalidad es la estructuración de los pensamientos, emociones y conductas que conforman a cada individuo. Y como la estructura del ser humano es diversa –por su biología, su sexo, la experiencia y la cultura-, entonces posee una personalidad que le hace distinto a los demás. No existe acuerdo entre los psicólogos sobre el origen de la personalidad, ni sobre su organización ni cómo se desarrolla. 1. ¿Qué es la personalidad? ¿Cómo eres tú como persona? ¿Te conoces a ti mismo? ¿Existen aspectos de tu personalidad inconscientes? ¿Cuáles son las virtudes y defectos de tu forma de ser? ¿Son hereditarios los rasgos de la personalidad? ¿Está escrito en los genes que uno sea valiente o cobarde, altruista o egoísta? Los psicólogos aseguran que los genes, la educación recibida y la realidad social y cultural influyen en la configuración de nuestra personalidad. Son los procesos psicológicos los que originan las formas que la personalidad asume. Los seres humanos somos psicólogos de la personalidad desde que desarrollamos la conciencia y el sentido del yo. En la vida diaria, observamos a nuestros congéneres, formulamos ideas sobre sus características psicológicas y los motivos de su comportamiento. Estas reflexiones son similares a lo que hacen los investigadores. Los psicólogos de la personalidad pretenden explicar ¿qué es la personalidad?, ¿qué variables internas (rasgos, cogniciones, expectativas) o situacionales son las
    • La personalidad Página 2 importantes en su constitución?, ¿cómo se desarrolla a lo largo de la vida de cada individuo?, ¿existen trastornos de personalidad? 1.1 Etimología del término persona El término “personalidad” procede del vocablo latino “persona”, que deriva del griego prosopon, cuyo significado es “máscara”, aquella que utilizaban los actores en el teatro clásico. En Roma, en el siglo I, Cicerón utilizó el término “persona” en cuatro sentidos diferentes parecidos a los significados que otorgamos actualmente: La imagen que ofrecemos a los demás El papel que el comediante tiene en la obra y que nosotros representamos en la vida. La interacción de las cualidades del individuo orientadas a la acción. Como sinónimo de prestigio y dignidad. Con frecuencia, el término personalidad se asocia con un criterio de atractivo social. Se cree que un individuo tiene personalidad si posee algunas cualidades que los demás admiran o elogian. Ser educado, tener atractivo físico, simpatía o talento pueden ser los factores determinantes de este criterio. 1.2 Temperamento, carácter y personalidad La personalidad puede definirse como el modo característico y habitual en que cada persona piensa, siente y se comporta. Es un prisma de múltiples caras que comienza a formarse en la infancia y se desarrolla poco a poco, hasta lograr que nuestra conducta sea estable y consistente. La personalidad se confunde con otros términos: el temperamento y el carácter. El temperamento consiste en nuestra herencia biológica, representa la influencia de la naturaleza física codificada y, por tanto, difícil de cambiar o modificar. Es el material biológico heredado, que incluye el sustrato neurológico, endocrinológico y bioquímico, desde el cual comenzará a formarse la personalidad. El carácter es el conjunto de reacciones y hábitos de comportamiento que se han adquirido durante la vida. Es nuestro estilo de comportamiento y supone un cierto grado de conformidad con las normas sociales. La personalidad es la conjunción del temperamento y el carácter en una única estructura y consiste en un conjunto de características psicológicas que expresamos en todos nuestros actos. Gordon Allport definía la personalidad como “la organización dinámica, dentro del individuo, de aquellos sistemas psicofísicos que determinan su conducta y su pensamiento característicos”.
    • La personalidad Página 3 1.3 Características de la personalidad Los psicólogos aseguran que los genes y el ambiente cooperan en la configuración de la personalidad. El estudio de la personalidad implica tres elementos: la persona, la situación y la conducta. Cuando un psicólogo selecciona a un individuo y lo estudia en profundidad, le interesa saber cómo es esa persona, cómo ha llegado a ser lo que es y por qué se comporta de un modo determinado. ¿Qué características podemos atribuir a la personalidad? La personalidad no es una entidad física, como si fuera una parte anatómica del organismo. Es un constructo psicológico necesario para comprender y explicar las conductas humanas. Es la forma habitual del comportamiento de una persona. Se produce por la interacción de la herencia genética y el ambiente del individuo, por el aprendizaje social y las experiencias personales. La personalidad se desarrolla y cambia a lo largo de la vida. Es individual, social y cultural. Cada persona es única e irrepetible, pero, como actores en el escenario del mundo, hay que superar los intereses mezquinos de las concepciones etnocéntricas y racistas. La autonomía personal es una vieja aspiración humana. Es la capacidad del individuo de afrontar su propia existencia, a pesar de los obstáculos que encontrará en el camino 2. Teorías de la personalidad Una teoría es un conjunto de hipótesis, postulados y modelos que relacionan los datos empíricos de un sistema y permiten comprender sus interrelaciones y hacer predicciones sobre el desarrollo futuro. Las teorías de la personalidad se diferencian porque parten de supuestos filosóficos diferentes y explican, desde una posición metodológica distinta, el origen, la evolución y los cambios de la personalidad. Las investigaciones sobre personalidad intentan responder a tres cuestiones fundamentales: 1- Qué características definen a las personas y cómo se organizan. 2- Cómo interactúan los factores genéticos y ambientales. 3- Por qué cada persona se comporta de forma diferente en una situación, y cómo se explican los cambios de conducta y las causas de la conducta anómala. El estudio de la personalidad se ha basado en distintas teorías:
    • La personalidad Página 4 Las teorías psicodinámicas (Sigmund Freud) conceden gran importancia al inconsciente y se central en el funcionamiento de la personalidad, es especial en los conflictos internos. Las teorías de los rasgos (Hans J. Eysenk) tratan de identificar qué rasgos forman la personalidad y cómo se relacionan con el comportamiento real. Las teorías humanistas (Carl Rogers) ponen el énfasis en la experiencia subjetiva privada y el crecimiento personal Las teorías conductistas (Julian Rotter) resaltan el ambiente externo y los efectos del condicionamiento y el aprendizaje sobre la personalidad. 2.1 El psicoanálisis de Freud El psicoanálisis de Sigmundo Freud es una teoría sobre el desarrollo y el funcionamiento de la vida psíquica, tal como aparece en su obra Esquema de una psicología científica (1895). También es un método de explicación de la conducta humana y una psicoterapia a través de la interpretación de los sueños, las asociaciones libres, los actos fallidos, etc. En la concepción freudiana subyace la idea de que el hombre es un sistema de energía, movido por instintos o impulsos. En 1923, con la publicación de El yo y el ello, Freud elabora su modelo estructural de la personalidad compuesta por el Ello, el Yo y el Superyó. Los postulados básicos del psicoanálisis sobre la personalidad son: La personalidad es como un iceberg, con una pequeña parte visible encima de la superficie. La parte que sobresale es el consciente, y la sumergida, el inconsciente. El inconsciente es dinámico y ejerce presiones e influencias sobre lo que una persona piensa y hace. La personalidad es fruto de la interacción de fuerzas y mecanismo intrapsíquicos, y el impulso sexual (libido) desempeña un papel relevante en su organización y desarrollo. La infancia es un periodo muy significativo en el desarrollo de la personalidad. Freud estableció varias etapas del desarrollo psicosexual o libidinal: oral, anal, fálica y genitas, en las que diferentes zonas erógenas son la fuente de placer. La terapia se basa en la asociación libre, que consiste en dejar al paciente que exprese lo primero que acuda a su mente y así pueda recuperar y liberarse de recuerdos y experiencias dolorosas, originados en la infancia. Si expone el drama de su propia vida, el paciente puede terminar aceptando su propio “yo”. A. Descubrimiento del inconsciente
    • La personalidad Página 5 Durante la terapia, Freud advirtió que los pacientes ignoran las causas de sus traumas y que algunos fenómenos mentales permanecen ocultos para su protagonista. Freud establece distintos niveles de conciencia: - El nivel consciente está formado por percepciones, pensamientos y recuerdos de los que somos conscientes en todo momento. Se rige por el principio de realidad. - El preconsciente está constituido por pensamientos, recuerdos y aprendizajes no conscientes, a los que podemos acceder con facilidad. - El inconsciente está compuesto de experiencias desagradables y peligrosas que han sido reprimidas, rara vez acceden a la conciencia y cuando lo hacen es de forma encubierta o simbólica. Es dinámico y se basa en el principio de placer. Freud situó entre el preconsciente y el inconsciente la censura, que reprime los deseos e impulsos agresivos y sexuales. La censura solo se relaja durante el sueño y los deseos reprimidos se expresan de forma simbólica. Por eso, el psicoanálisis concede gran importancia a la interpretación de los sueños. B. Estructura de la personalidad Freud consideró que la personalidad humana está integrada por tres instancias psíquicas conflictivas entre sí y que determinan toda la vida psicológica del individuo. Son el “Ello”, el “Yo” y el “Superyó”. El Ello: es la parte más primitiva de la mente humana y consiste en la energía psíquica que trata de satisfacer los impulsos inconscientes de supervivencia, reproducción y agresión, que requieren una satisfacción inmediata. El Yo: es la instancia racional y realista de la personalidad que surge a partir del Ello y está formada por elementos conscientes (percepción, procesos intelectuales) e inconscientes (los mecanismos de defensa). Su función es la conservación del individuo y le permite adaptarse a las normas sociales del mundo externo, opuestas a las demandas pulsionales del Ello. El Superyó: surge a partir del Yo en un proceso de interiorización de las normas sociales y culturales. La necesidad de afecto y reconocimiento y el miedo al castigo obligan al niño a aceptar las normas paternas y las normas sociales que éste encarna, en contra de sus íntimos deseos. Estas normas interiorizadas y asimiladas conforman la conciencia moral. C. Pulsiones y principios A principio de su carrera, Freud pensaba que había dos pulsiones básicas: la autoconservación del Yo y la sexualidad. La pulsión de autoconservación está
    • La personalidad Página 6 relacionada con las necesidades fisiológicas como el hambre o la sed. Las pulsiones sexuales, a cuya energía denominó libido, están dispersas en distintos órganos corporales, y durante la adolescencia se unificarán en la genitalidad. A partir de 1920, Freud modificó su teoría y estableció dos tipos de pulsiones: Eros o pulsiones de vida: son impulsos de amor y sexuales que inducen a los humanos a buscar la compañía, el reconocimiento y la comprensión de los demás. Thanatos o pulsión de muerte: son impulsos de agresividad y destrucción que enfrentan a los humanos contra sí mismos y contra los demás. Estas pulsiones se rigen por dos principios: El “principio de placer” es la tendencia humana a conseguir placer y evitar el dolor. El “principio de realidad” indica que el Yo, trata de adaptarse al ambiente, regula los deseos en función de la cultura y renuncia al placer inmediato a favor de un placer futuro. El orden social se desarrolla a partir de las restricciones impuestas a las dos fuerzas rectoras: el sexo y la destrucción. Freud escribió su obra El malestar en la cultura (1930) para explicar este proceso. 2.2 Teoría de la identidad personal Erikson transformó las fases del desarrollo propuestas por Freud y además defendió que las tareas de la vida se desarrollan en un marco social y son favorecidas o dificultadas por este. Para Erikson, el yo es la parte de la mente que da coherencia a las experiencias conscientes e inconscientes. Etapas psicosociales de la vida según Erik Erikson: 1ª etapa (12 primeros meses): Confianza (Se siente el niño protegido y seguro, desarrolla el sentimiento básico de confianza ante la vida) 2ª etapa (1-3): Autonomía (El niño se ve como independiente, se atreve a hacer cosas y desarrollar sus capacidades) 3ª etapa (4-5): Iniciativa (Imaginación, viveza, actividad. Orgullo por las propias capacidades. 4ª etapa (6-11): Laboriosidad (Trabajador, emprendedor, le gusta hacer cosas y jugar. Competitivo). 5ª etapa (12-18): Identidad del Yo (Uno sabe quién es y qué quiere en la vida. Seguridad e independencia. Se es capaz de aprender mucho. Sexualidad integrada) 6ª etapa (18-24): Intimidad (Capacidad de amor y entrega. Sexualidad enriquecedora y vínculos sociales estables y abiertos).
    • La personalidad Página 7 7ª etapa (25-64): Generatividad (Se es creativo en muchas áreas de la vida. Colaboración con nuevas generaciones. 8ª etapa (64- ): Integridad del Yo (Se acepta la propia vida como algo valioso. Satisfacción de haber vivido) 2.3 Teoría de los rasgos y los tipos Un rasgo de personalidad representa una tendencia estable en la forma de pensar, sentir y actuar de las personas; de esta manera, podemos describir a alguien como mentiroso o deshonesto. El rasgo es la predisposición para responder o actuar siempre igual, a lo largo del tiempo y en todas las situaciones. El tipo se refiere a un conjunto de rasgos asociados. Son conceptos tipo la extroversión/introversión o el neuroticismo /estabilidad. A. La teoría de Eysenk Eysenck trata de sintetizar la psicometría (análisis factorial), la fisiología experimental de Ivan Pavlov (excitación e inhibición cortical) y el aprendizaje, con el fin de entender la personalidad. Propone un modelo jerárquico de personalidad con cuatro niveles de comportamiento: Respuestas específicas: conductas que ocurren en una única ocasión, como rascarse la nariz. Respuestas habituales: conductas regulares de una persona, como salir de fiesta los fines de semana. Rasgos primarios: son respuestas habituales que se relacionan entre sí hasta formar un grupo que define un rasgo; por ejemplo, la sociabilidad o la impulsividad. Macrorrasgos: es la organización de los rasgos de forma estable y con capacidad para hacer predicciones de conducta. Eysenck propuso tres variables tipológicas: extroversión, neuroticisimo y psicoticismo. B. Las dimensiones de la personalidad La organización psicológica propuesta por Eysenck es de tipo dimensional, no categorial, es decir, una persona no pertenece a una u otra tipología, sino que tiene puntuaciones propias en cada una de las dimensiones tipológicas. Extroversión versus introversión. Estabilidad emocional versus inestabilidad. Psicoticismo: Este factor corresponde a un individuo solitario e inseguro, despreocupado de los demás, que puede llegar a ser insensible e inhumano. Este rasgo puede incluir conductas antisociales y excéntricas.
    • La personalidad Página 8 Las dos dimensiones principales de la personalidad: extroversión-introversión y estabilidad emocional o inestabilidad, dan lugar a cuatro tipos, de los cuales dos tienen carácter patológico: los inestables introvertidos (ansiosos y obsesivos) y los inestables extrovertidos (histéricos y psicópatas). C. Los cinco grandes rasgos de la personalidad. Modelo pentafactorial de la personalidad. Rasgos básicos para describir la personalidad. Amabilidad Extroversión Neuroticismo/ Estabilidad emocional Responsabilidad Apertura a la experiencia Describe la actitud hacia las personas Cuanta energía y entusiasmo desprende. Cómo se reacciona emocionalmente ante la presión y el estrés La organización y persistencia a la hora de perseguir objetivos Cuán abierto de mente e interesado en la cultura se es. Confianza, honestidad, modestia, altruismo, cooperación, simpatía. Cordialidad, sociabilidad, confianza en sí mismo, entusiasmo. Ansiedad, irritabilidad, depresión, timidez, hostilidad, cambios de carácter. Eficacia, orden, sentido del deber, superación, autodisciplina, prudencia Imaginación, temperamento artístico, múltiples intereses, curiosidad, incoformismo. 2.4 La teoría humanista de C. Rogers Carl Rogers (1902-1987) desarrolló una psicología humanista en su obra El proceso de convertirse en persona, cuyo objetivo no es controlar la conducta humana, sino comprender la personalidad. Rogers reconoció que la conducta de la persona está condicionada por su constitución biológica, las fuerzas sociales y las experiencias pasadas, pero además defendió la libertad personal: “Yo soy el único responsable de mis propias acciones y sus consecuencias”. La tarea fundamental del ser humano es “la autorrealización del yo”, y si no se desvía del desarrollo por los acontecimientos, puede conseguir ser una persona reflexiva, abierta a nuevas experiencias, respetuosa consigo misma y tolerante con los demás. El concepto de sí mismo es crucial en la teoría de Rogers. Consiste en la configuración organizada de percepciones conscientes, valores e ideales que conforman la imagen personal. La función de sí mismo es simbolizar la experiencia, tomar conciencia de la realidad. El sí mismo real (o autoconcepto), cómo somos en realidad, es deiferente del sí mismo ideal, aquello que nos gustaría ser.
    • La personalidad Página 9 Rogers consideró que la diferencia entre la persona sana y la desadaptada se debe a la congruencia o incongruencia entre el yo y la experiencia. Para corregir las distorsiones o incongruencias personales, desarrolló la “psicoterapia no directiva” o “terapia centrada en el cliente”. Las tres actitudes básicas de un terapeuta son la empatía, la autenticidad y la aceptación del cliente. Este al verse aceptado, verbalizará sus sentimientos y asumirá el cambio personal. 2.5 La teoría del aprendizaje social (Teorías conductistas) El conductismo clásico afirma que la conducta es específica de la situación y varia en el transcurso del tiempo cuando cambian las circunstancias; por este motivo, no valora los rasgos de personalidad. La teoría de Julian Rotter supone un intento de integrar la teoría del aprendizaje (conductismo) y los factores cognitivos, porque es el significado subjetivo y la interpretación del ambiente lo que en realidad regula nuestras vidas. Se base en cuatro conceptos relevantes: potencial conductual (PC), valor del refuerzo (VR), las expectativas (E) y la situación psicológica. 3. Evaluación de la personalidad La evaluación de la personalidad es la descripción y medida de características individuales. Los procedimientos más extendidos en la evaluación de la personalidad son las pruebas verbales, entrevistas, cuestionarios o escalas. Los psicólogos disponen de diversos métodos de evaluación de la personalidad: Observación directa. Entrevista clínica. Cuestionarios de personalidad. En estos cuestionarios la persona contesta a múltiples ítems y selecciona una respuesta a cada ítem entre varias. Algunos de los más utilizados son: Cuestionario de personalidad de Cattell, 16 PF-5. Consta de 185 ítems destinados a medir los 16 rasgos primarios de personalidad. Cuestionario “BIG FIVE” (BFQ) (de Caprara, Barbaranelli y Borbogni, 1995) Tiene 132 ítems, con cinco alternativas de respuesta, y se utiliza en la educación y en la clínica. Inventario de personalidad NEO revisado (Costa y McCrae, Madrid TEA, 2002)Es el cuestionario más representativo que evalúa los “cinco grandes” rasgos de personalidad. Test proyectivos. Es una prueba de carácter abierto, en la que el sujeto, a partir de dibujos, manchas de tinta, palabras u objetos, narra sus historias e interpretaciones. Test de Rorschach. Este psicólogo diseñó unas imágenes, que parecen manchas de tienta: algunas están coloreados y otras están en blanco y negro. Se ha desarrollado un sistema de puntuación para determinar qué indican las
    • La personalidad Página 10 respuestas del sujeto. Este método ha sido criticado porque la calificación no es muy fiable y válida. Test de apercepción temática (TAT). Fue desarrollado por H. Murray y se compone de 20 tarjetas que representan escenas ambiguas. En la realización de la prueba, se pide al sujeto que cuente una historia de cada dibujo, qué piensan o sienten los personajes que aparecen en la situación y qué podría suceder al final. 4. Trastornos de la personalidad Los trastornos de la personalidad no son algo exótico, sino formas de conducta desadaptadas que podemos descubrir en nuestro entorno laboral, social o familiar. A. Diferentes trastornos de la personalidad 1. Personalidad antisocial. Se trata de un individuo frío, duro e insensible, ambicioso y agresivo, con baja tolerancia a la frustración. 2. Personalidad narcisista. Es presuntuoso, esnob, mimado y explotador. Sobrevalora su importancia personal. Dirige sus afectos hacia sí mismo más que hacia otros. 3. Personalidad dependiente. Se caracteriza por la docilidad. Tiene sensación de falta de ayuda, de apoyo y de reafirmación, baja autoestima y sentimientos de inferioridad. 4. Personalidad histriónica. Es superficial, frívolo, caprichoso y sin empatía. Su conducta es excesivamente dramática, exagerada y afectivamente frágil. 5. Personalidad pasiva-agresiva. Personalidad ambivalente y negativista. Tendencia a ser opositor no complaciente, malhumorado, pesimista y quejica. Suele estar descontento y desmoralizar a los demás. 6. Personalidad obsesivo-compulsiva. Tiene tendencia a construir su mundo en términos de reglas y normas, esquemas y jerarquías. 7. Personalidad por evitación. Se caracteriza por sentimientos de aislamiento y soledad combinados con temor al rechazo y la humillación interpersonal. 8. Personalidad esquizoide. Consiste en la incapacidad para percibir el humor o las necesidades de los demás. La persona esquizoide es insensible y poco comunicativa. Es impreciso sobre sus metas, indeciso en sus acciones, permanece absorto en sí mismo y está aislado socialmente. 9. Personalidad esquizotípica. La persona esquizotípica tiene una conducta errática, puede parecer excéntrico y extravagante en sus acciones. 10. Personalidad límite. Puede parecer impulsivo, desarrolla crisis espontáneas e inesperadas, por lo que su conducta es impredecible. 11. Personalidad paranoide. Es la tendencia a estar siempre en guardia ya desconfiar de los demás, combinada con el deseo de estar libre de relaciones personales íntimas, en las que exista una pérdida de poder, de independencia y autocontrol. Resumen extraído por María Jesús Suárez del libro de texto de Psicología de Bachillerato de Juan Ignacio Alonso García