• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
159
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. SOBRE LOS TRANSGÉNICOS Y LA PRAXIS¿Qué hacer frente a este debate? Marco Alvarado Torres. marco.agro84@gmail.com 18-10-2012.Este 17 de octubre, conmemoramos tanto el triunfo de la Revolución Rusa, comocelebramos el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.Lenin, para pesar de los neopositivistas y todos quienes le detracten, sigue más vigente quenunca 95 años después del triunfo de la primera revolución socialista del mundo: laRevolución Rusa. Tanto como Marx siempre planteó el tema de la praxis.La relación teoría-práctica desde la profesión o cualquier campo de acción que unodesempeña, es un principio fundamental para todo aquel interventor en política que sediga marxista, más aún en el escenario nacional en el que actuamos, donde ser de izquierdaal parecer está de moda y el cálculo preelectoral está a la orden del día.Insisto en que por mi formación académica me ha despertado enorme inquietud estepolémico tema del "debate nacional sobre los cultivos transgénicos", cuyo propósito desdeel gobierno, según las declaraciones del Presidente es enmendar la Constitución parapermitir su introducción, pues nuestra Carta Magna nos declara libres de aquellos (art.401).Cuando hablamos de transgénicos, no hablamos solo de biotecnología; sino también de laestructura agraria, de desarrollo rural y de soberanía (alimentaria). Por extensiónhablamos también de Monsanto: la multinacional estadounidense que controla el 90% dedicha tecnología a través de las patentes y de su presencia en 46 países, interviniendoactivamente en toda la cadena productiva de transgénicos y que cobra regalías por el usode esta tecnología (Robín 2008), con la cual ha sido en gran parte artífice y beneficiaria dela crisis alimentaria, que contribuyó a que en América Latina la cifra de hambrientos seeleve a 52 millones (Rubio2009). El tema transgénicos está estrechamente ligado a lapresencia de esta empresa a cuyo haber tiene una historia llena de polémicas (fabricantedel Napalm, arma química que utilizó EEUU en la Guerra de Vietnam, contaminación a
  • 2. habitantes norteamericanos por vertidos de PCB, manipulación de la FDA, publicidadengañosa, y un largo etcétera). Estamos hablando por tanto, de lo que me atrevo a llamarimperialismo alimentario (Robín, 2008).¿Qué hacer entonces DESDE LA DIMENSIÓN POLÍTICA frente a este debate?, ¿Nosdejamos envolver solo por la estrechez de la discusión biotecnológica?, ¿Qué es lopolíticamente correcto?, ¿qué nos dicta la praxis?En esa preocupación a propósito de la fecha de ayer, estuve ojeando a Lenin y me encontrécon el siguiente texto:"Se nos habla por ejemplo, del “proceso de lucha recíproca entre los elementos de lasociedad burguesa, políticamente emancipada”. Recordando el tema que se trataba en laresolución (Gobierno provisional revolucionario), preguntamos perplejos: si se habla delproceso de lucha recíproca ¿cómo se puede guardar silencio sobre los elementos quepolíticamente esclavizan a la sociedad burguesa? ¿Se imaginan los conferencistas queporque hayan supuesto la victoria de la revolución, dichos elementos hayan desaparecidoya? Esta idea sería un absurdo en general y la mayor ingenuidad política, una miopíapolítica en particular. Después de la victoria de la revolución sobre la contrarrevolución,esta no desaparecerá, sino que, al contrario, empezará inevitablemente una lucha, todavíamás desesperada. Al consagrar nuestra resolución al examen de la tareas que nosasignaría la victoria de la revolución, debemos dedicar gran atención a las tareas quetienen como norte rechazar la acometida de la contrarrevolución (como se hace en laresolución del congreso) y no ahogar estas tareas políticas inmediatas, esenciales,candentes de un partido combativo, en razonamientos generales a propósito de lo que“habrá después” de la época actual, de lo que habrá cuando nos hallemos ante una“sociedad políticamente emancipada”" .Para mi queda claro: me opongo frontalmente a esa pretendida política, es una conciliaciónque significa un retroceso en los logros alcanzados en nuestro texto Constitucional. Se tratade presiones de los complejos agroalimentarios en expansión, que se han vistoenvalentonados por el espaldarazo que significó su crecimiento a costas de la crisis y portanto han intensificado sus cabildeos. Existen propuestas soberanas y enmarcadas en los
  • 3. principios del régimen de desarrollo (plan tierras del MAGAP, ley de tierras y territoriosdel SIPAE, y otras diversas propuestas de organizaciones campesinas y de consumidores)pero ¿por qué no tienen el mismo peso en el seno del gobierno?, ¿por qué unas están en ellimbo legislativo y otras atrasadas en su ejecución?Yéndonos un poco fuera de la fecha conmemorada, recordemos también al “Che” que en su carta aFidel, le dice: “…En los nuevos campos de batalla llevaré la fe que me inculcaste, el espíriturevolucionario de mi pueblo, la sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes; lucharcontra el imperialismo dondequiera que esté…”: y antes había dicho ante la ONU: “La bestialidadimperialista… no tiene una frontera determinada, ni pertenece a un país determinado…En elImperialismo no se puede confiar ni tantito así”.Sea donde sea que se haga militancia de izquierda: quedarse callado o esgrimir elargumento de que son necesarias alianzas con este sector del capital multinacional sopretexto de modernización, de salir del atraso tecnológico, 0 de la necesidad de unaacumulación primaria, es una falta de consecuencia política y es ser cómplice -en pro delimperialismo alimentario- de una postergación a la agenda redistributiva y soberana quedebe primar en el sector agrario, rural y alimentario, y es como dice Lenin " un absurdo engeneral y la mayor ingenuidad política, una miopía política en particular".FUENTES:LENIN, V.I. 1961. Obras Escogidas. Tomo I. pag. 267GRANMA. 1997. Carta de despedida del “Che” a Fidel (1965).http://www.granma.cu/che/carta.htmlRUBIO, BLANCA. 2009. Crisis mundial y soberanía alimentaria en América Latina(http://www.usc.es/congresos/xiirem/pdf/28.pdf)ROBIN, MARIE-MONIQUE. 2008. El mundo según Monsanto(http://www.usc.es/congresos/xiirem/pdf/28.pdf)