• Like
Teatro el príncipe rana
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

Published

 

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
7,630
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
63
Comments
2
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Teatro: El Príncipe Rana
  • 2. Objetivos
    • Favorecer el vínculo entre iguales.
    • Apreciar y disfrutar de las manifestaciones culturales de su entorno.
    • Potenciar la expresión de ideas, sentimientos y deseos.
    • Descubrir otros aspectos de juego y otras formas de representación y expresión.
  • 3. Organización de espacio y tiempo
    • La representación durará unos 20 minutos aproximadamente y se llevará a cabo en la sala de usos múltiples con la que cuenta el centro en la Casa de la Música.
    • Se realizará por la tarde, después de la relajación y de una pequeña asamblea donde se les explicará la actividad.
  • 4. Materiales
    • Teatrillo de marionetas
    • Marionetas hechas con cartulina
    • Cuento El príncipe Rana , extraído del libro Carabás 2 (1992), ed. Anaya
    • Decorados hechos en papel continuo
    • Colores, rotuladores, cartulinas, tijeras, etc.
  • 5. Metodología
    • La actividad se llevará a cabo en forma de taller de marionetas, donde además los niños trabajarán los personajes de los cuentos tradicionales. También se les mostrarán diferentes tipos de marionetas y diferentes formas de representación.
    • Así pues, durante la representación, se animará a los niños a participar activamente en el cuento haciéndoles partícipes de la historia mediante la interacción con los personajes.
  • 6. Ejemplo de marionetas
  • 7.  
  • 8.  
  • 9.  
  • 10.  
  • 11.  
  • 12. Cuento El Príncipe Rana
    • Había una vez un príncipe que estaba cansado de ser príncipe. Apenas podía salir de casa y no le gustaba ponerse la corona.
    • Su casa era un palacio. El palacio estaba rodeado por un jardín, y el jardín estaba rodeado por un muro.
  • 13.
    • En el muro había una puerta que siempre estaba cerrada, pero un día se quedó abierta.
    • -Me asomaré para ver lo que hay fuera. - pensó el príncipe.
    • Fuera había un bosque misterioso.
    • -Daré un paseo por el bosque. Sólo para ver los árboles. - pensó luego.
  • 14.
    • Caminando, caminando, llegó junto a una laguna.
    • En la laguna, las ranas se divertían.
    • El príncipe dijo:
    • -También quiero divertirme.
    • De modo que se quitó la corona y las ropas de príncipe, y se metió en la laguna.
    • -¿Vienes a saltar conmigo?, -le pregunto una ranita muy joven.
    • -Claro que voy; saltar es muy divertido.
  • 15.
    • La rana dio tres saltos sobre el agua y no se hundió. El príncipe dio un solo salto y se hundió. La ranita se sentó encima de un nenúfar, y el nenúfar no se partió. El príncipe se sentó encima de otro nenúfar y el nenúfar se partió.
    • Entonces el príncipe se puso muy triste y la ranita le dio un beso porque quería consolarlo.
  • 16.
    • -¡Oooh! Este beso me ha encantando -exclamó el príncipe.
    • -¡Oooh! ¿Qué ha ocurrido con mis piernas? -dijo enseguida.
    • Y es que sus piernas de príncipe se habían convertido en patas de rana. Y lo mismo sucedió con sus brazos, con sus orejas y con todo su cuerpo de príncipe.
    • -¡Oooh!, ahora soy una rana. ¡Oooh! Ahora soy un príncipe encantado. - exclamo.
  • 17.
    • Luego, el príncipe rana dio tres saltas sobre el agua y no se hundió. Se sentó encima de un nenúfar y el nenúfar no se partió.
    • -¡Bravo! - gritó.
    • Pero enseguida pensó: “mis padres estarán muy preocupados”. Así que salió del agua y les escribió un mensaje en una hoja de chopo.
  • 18.
    • “ Queridos padres: estoy encantado. Besos.”
    • Buscó al cartero del bosque, que era un pájaro azul, y le pidió, por favor, que lo llevara a palacio. Luego él se volvió al agua para seguir divirtiéndose.
    • El rey recibió el mensaje y gritó:
    • -¡Pronto!, que vengan muchas princesas.
  • 19.
    • Llegaron muchas princesas y el rey gritó:
    • -¡Pronto!, busquemos al príncipe.
    • El rey, la reina, las princesas y todos los ministros se fueron al bosque para buscar al príncipe.
    • Se acercaron a la laguna y vieron en la orilla su corona y sus ropas.
    • También vieron muchas ranas.
  • 20.
    • -¡Pronto! Cojamos ranas. Todos los príncipes encantados se convierten en ranas, - gritó el rey.
    • Los ministros cogieron muchas ranas y el rey dijo:
    • -¡Pronto! Que las princesas les den besos. Los besos de las princesas desencantan a los príncipes.
    • Las princesas dieron muchos besos a muchas ranas. Pero el príncipe estaba debajo del agua, charlando con su amiga la ranita, y no le dieron ninguno.
  • 21.
    • -¡Basta! Que se vayan las princesas.
    • Las princesas se marcharon, y el rey gritó:
    • -¡Pronto!, que busquen al mago de los desencantamientos.
    • Entonces, todos los ministros corrieron a buscar al mago y las ranas volvieron todas al agua.
  • 22.
    • Las ranas dijeron al príncipe que el rey y la reina estaban en la orilla y que los ministros buscaban al mago.
    • -Tengo que volver a casa - dijo el príncipe, y su voz sonaba triste.
    • -Por favor, no te marches todavía. -Suplicó la ranita.
    • -Tengo que irme.
  • 23.
    • - Si quieres, iré yo en tu lugar - dijo la rana aventurera. Deseaba ver el mundo, porque estaba aburrida de vivir siempre en el agua.
    • -Pero tú eres una rana y no un príncipe encantado.
    • -No importa, saltaré fuera del agua y me sentaré en la orilla a esperar que venga el mago. Cuando me vea, se creerá que soy tú. Dirá sus palabras mágicas y yo me volveré príncipe.
  • 24.
    • -Entonces, si quieres ve en mi lugar. Pero te advierto que ser príncipe es mucho más aburrido que ser rana.
    • -Iré de todas maneras.
    • -Gracias. Te prometo que no será para siempre. Cuando pase un año, yo regresaré al palacio. Entonces, tú volverás a tu casa.
    • -¡Adiós! - dijo la rana que quería ver el mundo, y fue a sentarse en la orilla.
  • 25.
    • Cuando llegó el mago y la vio, gritó con voz muy fuerte:
    • Rana sentada,
    • Sal de tu piel
    • Y ponte el traje
    • Que yo te dé
    • La rana aventurera se quitó su traje verde y se puso las ropas y la corona del príncipe, y ¡zas!, se convirtió en príncipe.
  • 26.
    • Pero la reina le dijo el rey:
    • -Este príncipe no se parece a nuestro hijo.
    • -Se parece. Ha cambiado por estar dentro del agua - respondió el rey.
    • -Si, el agua me ha cambiado - afirmó la rana aventurera.
    • -¿Y su voz? No es la voz de nuestro hijo.
    • -Sí es la de nuestro hijo; el agua se la ha mojado y la tiene acatarrada.
    • -Pues entonces, que se abrigue y nos volvemos a casa – dijo la reina y comenzó a marchar hacia el palacio.
  • 27.
    • Durante un año. El príncipe rana vivió muy feliz en la laguna. Pero el año pasó y tuvo que regresar. Se lo había prometido a la rana aventurera.
    • Cuando llegó al palacio, llamó a la puerta.
    • -¿Quién es? - preguntó el portero.
    • -Soy yo, el verdadero príncipe.
  • 28.
    • El portero miró fuera y vio a una rana.
    • -Vete rana, el verdadero príncipe está sentado en el trono.
    • El príncipe rana volvió a llamar a la puerta.
    • -¿Quién llama? - preguntó la reina.
    • -Soy yo, madre, tu verdadero hijo.
    • -Vete, rana. Mi verdadero hijo estudia para ser rey.
  • 29.
    • El príncipe rana no se marchó, y otra vez llamó a la puerta.
    • -¿Quién está ahí? - pregunto el rey.
    • -Soy yo, padre, tu verdadero hijo.
    • -Vete, rana. Mi verdadero hijo está montando a caballo.
    • Y de nuevo el príncipe volvió a llamar a la puerta.
  • 30.
    • -¿Quién es? - preguntó la rana aventurera.
    • -Soy yo, el verdadero príncipe. He venido para cumplir mi promesa. Ya puedes regresar a tu laguna.
    • -Pero qué simplezas dices. Yo soy el verdadero príncipe. Vete, rana, y vuelve tú a la laguna.
    • El falso príncipe se alejó por el jardín. Tenía la corona puesta y se notaba enseguida que le encantaba ser príncipe.
  • 31.
    • -Entonces, ¡adiós a todos! - dijo el verdadero príncipe y regresó a la laguna.
    • Por el camino daba saltos de alegría. Y todo lo que pensaba le parecía estupendo:
    • Si miraba su piel verde, pensaba: ¡qué cómodo es este traje…! Y también es una suerte tener las patas tan largas, por eso doy estos saltos… En cuatro o cinco segundos, puedo ver más de mil cosas, porque mis ojos son grandes…
  • 32.
    • Y el príncipe seguía saltando, y cada vez más deprisa, porque quería llegar pronto a la laguna. Se le notaba enseguida que le encantaba ser rana.
  • 33.
    • FIN