El desarme                                             guía básica                                                elaborad...
El desarme   guía básica         elaborada por         Melissa GillisNaciones Unidas, Nueva York, 2009
NotaA OFICINA DE ASUNTOS DE DESARME DE LAS NACIONES UNIDAS publica esta Guía básicaen colaboración con el Comité de Organi...
Índice1. 	 ¿Por qué el desarme reviste tanta importancia? . . 	                   12.	 Los gastos mundiales en armas   .  ...
Pese a que ha habido unadisminución de los conflictos,en   2008 , los gobiernos de todoel mundo invirtieron   1,464billone...
C A P Í T U LO 1¿Por qué el desarmereviste tanta importancia?L    A NATURALEZA DE LOS CONFLICTOS Y DE LAS ARMAS utiliza-  ...
ban a la construcción de arsenales capaces de infligir una destrucción agran escala en cualquier lugar del planeta.    Pos...
lones de dólares de los EE.UU. para armarse, un nivel de gasto nun-ca visto desde la caída del Muro de Berlín, en 1989. Es...
por minas terrestres y municiones explosivas sin detonar y otros res-tos de guerra.    Cada vez más mujeres y niños son ví...
la Federación de Rusia, que han estado destruyendo una gran can-tidad de arsenales de armas químicas, incumplan el plazo d...
externos) deben complementarse con ideas sobre la seguridadhumana (centrada en la seguridad del individuo dentro de la so-...
Pero no se trata sólo de las armas propiamente dichas; tam-bién se trata de los recursos —monetarios y humanos— que sededi...
ambiente y los derechos humanos. En resumen, redirigir ese billónde dólares permitiría en gran medida hacer que el mundo f...
las municiones en racimo, y tratados que regulan la proliferaciónde armas nucleares y que instan al desarme nuclear. Asimi...
C A P Í T U LO 2Los gastos mundialesen armas“    CADA ARMA que se fabrica, cada nave de guerra    que se lanza al mar, cad...
en algunos países, incluidos los Estados Unidos. Según el Insti-tuto Internacional de Estocolmo para la Investigación de l...
Gastos militares en 2008      País		                   Cuantía		        Puesto mundial      Estados Unidos	          607,0...
Aumento porcentual del gasto militar      1998-2008      	                       Gasto en 2008	              Cambio %     ...
El costo de la consecución de los       Objetivos de Desarrollo del Milenio OBJETIVO Reducir a la mitad la extrema pobreza...
Producción y transferencias de armasLA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE ARMAS, al igual que el gasto mili-tar mundial, está aumentand...
Valor financiero de las exportaciones      mundiales de armas      Total mundial	           45,628 billones de dólares    ...
C A P Í T U LO 3Las armas nucleares“    NO SÉ con qué armas se luchará en la tercera guerra    mundial, pero en la cuarta ...
tonio, en una reacción en cadena) o por fusión (la combinación deisótopos de un elemento ligero, como el hidrógeno). Las b...
plutonio. Las armas de fisión avanzadas pueden contener, quizás,sólo el 50% de material fisionable. (Según el Grupo Intern...
Ojivas nucleares desplegadas en 2009País		              Ojivas		             Ojivas		         Total	     	             Est...
La India y el Pakistán no se han adherido al TNP y siguen sinestar sometidos a sus salvaguardias y obligaciones. Tanto la ...
nuclear. El Consejo de Seguridad ha actuado en varias ocasionespara imponer y ampliar sanciones al Irán, lo que ha tenido ...
Aun suponiendo que no se produzca ningún robo o lanzamien-to equivocado, los costos relacionados con las armas nucleares(i...
En este momento de creciente peligro, también existe un cre-ciente movimiento en favor de la abolición de las armas nuclea...
iste el riesgo de lanzamiento accidental. El riesgo de robo tambiénes bastante real. Se sabe que los terroristas están tra...
TRATADO DE PROHIBICIÓN COMPLETA DE LOS ENSAYOSNUCLEARES (TPCEN)El TPCEN, que prohíbe todos los ensayos nucleares, se abrió...
sitio web del Grupo Internacional sobre Materiales Fisionables enwww.ipfm.org)ZONAS LIBRES DE ARMAS NUCLEARESLa creación d...
Para más informaciónFederation of American Scientistswww.fas.orgInstituto Internacional de Estocolmo para la Investigación...
C A P Í T U LO 4El Tratado sobrela no proliferaciónde las armas nucleares“    CADA PARTE en el Tratado se compromete a    ...
completo. Los Estados no poseedores de armas nucleares se com-prometen a no desarrollar, adquirir o poseer armas nucleares...
La no proliferaciónDesde su entrada en vigor en  1970, el TNP ha tenido un éxitoimportante, aunque no perfecto, a la hora ...
ental, “países próximos” a la Federación de Rusia. No obstante,en mayo de 2009, la Federación de Rusia y los Estados Unido...
Un estado cada vez más frágilEL TRATADO SOBRE LA NO PROLIFERACIÓN DE LAS ARMASNUCLEARES se enfrenta a numerosos desafíos a...
Conferencia de Examen de 1995A LA CONFERENCIA DE EXAMEN DE 1995, además de la labor ha-bitual de examinar el TNP, se le en...
Las 13 medidas prácticas conducentesal desarme nuclearConferencia de 2000 encargada del examendel TNP1. Firmar el Tratado ...
año antes de la conferencia (en 1999), y Washington estaba con-siderando, una vez más, la posibilidad de establecer un sis...
También puede consultarse información sobre el TNP en:Arms Control Associationwww.armscontrol.orgComité de Organizaciones ...
A julio de 2009, se ha     destruido aproximadamente     un   44% de las casi 70.000     toneladas métricas de agentes par...
C A P Í T U LO 5Las armas químicasE    L USO DE ARMAS QUÍMICAS se remonta a la antigüedad, pero     el uso moderno de dich...
campos de concentración nazis, y se utilizaron productos químicosen Asia (aunque no se utilizaron en campos de batalla eur...
tuadas por la Organización para la Prohibición de las Armas Quími-cas, que también garantiza la destrucción en condiciones...
o vehículos de transporte, cuyos efectos podrían ser mucho másletales.Para más informaciónAcronym Institutewww.acronym.org...
C A P Í T U LO 6Las armas biológicasL   A GUERRA BIOLÓGICA y el terrorismo biológico implican el    uso deliberado de agen...
medades que se utilizaron como armas cabe citar el carbunco, laviruela, la peste y la tularemia. Hasta finales de la décad...
Tipos de armas biológicas      LAS ARMAS BIOLÓGICAS pueden clasificarse de varias      formas, entre las que se incluyen l...
La Administración de los Estados Unidos rechazó un proyecto deprotocolo de 2001 que habría exigido a los Estados Partes de...
en armas para su uso a gran escala. Se trata de este asunto másadelante.)    Las instalaciones utilizadas para investigar ...
camente la adhesión universal a la misma. También es esencial queel público reciba más información sobre las amenazas de g...
C A P Í T U LO 7Los misiles y la defensacontra misilesL   os cohetes y los misiles abarcan armas de diversos tipos. Un    ...
Clasificación de los misiles balísticos      Los MISILES se subclasifican en función de su alcance:      Los misiles balís...
La preocupación por la proliferación aumenta de manera glob-al, pero alcanzar el consenso acerca de cómo regular los misil...
cuentan con misiles balísticos de largo alcance o intercontinen-tales capaces de llevar cargas nucleares.Misiles de crucer...
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Guide spanish
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Guide spanish

270

Published on

ONU

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
270
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guide spanish

  1. 1. El desarme guía básica elaborada por Melissa GillisImpreso en las Naciones Unidas, Nueva York09-40272—Agosto de 2009 asdf Naciones Unidas
  2. 2. El desarme guía básica elaborada por Melissa GillisNaciones Unidas, Nueva York, 2009
  3. 3. NotaA OFICINA DE ASUNTOS DE DESARME DE LAS NACIONES UNIDAS publica esta Guía básicaen colaboración con el Comité de Organizaciones no Gubernamentales sobre Desarme, Paz ySeguridad, de conformidad con los objetivos del Programa de las Naciones Unidas de Informaciónsobre Desarme. El mandato del Programa consiste en informar, educar y hacer compren-der al público la importancia de las medidas multilaterales en la esfera de la limitación dearmamentos y el desarme, y la importancia del apoyo a las mismas. La Guía está dirigida allector en general, pero también puede resultar útil al educador o instructor en materia dedesarme.EL CONTENIDO DE LA GUÍA básica es obra de Melissa Gillis, y el diseño de la cubierta ha corri-do a cargo de Cecile Dacudao, de la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas.LAS OPINIONES recogidas en este trabajo son las del autor y no corresponden forzosamentea las de las Naciones Unidas o los miembros del Comité de Organizaciones no Gubernamen-tales sobre Desarme.EL MATERIAL que aparece en la Guía podrá reproducirse sin autorización, siempre y cuandose acredite a la autora y a las Naciones Unidas. Subdivisión de Información y Actividades de Extensión Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas Naciones Unidas Nueva York, NY 10017 Teléfono: 212.963.3022 Correo electrónico: unoda-web@un.org Sitio web: www.un.org/disarmamentDesde 1972, el COMITÉ DE ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES SOBRE DESARME,PAZ Y SEGURIDAD ha prestado servicios a grupos de ciudadanos implicados en las activi-dades de las Naciones Unidas en el ámbito de la paz y la seguridad. Entre otras labores, elComité lleva a cabo la organización conferencias, actúa como centro de intercambio de in-formación, es responsable de la publicación de un periódico (Disarmament Times) y cumpleuna función de órgano de enlace entre la comunidad de desarme y las Naciones Unidas.EL COMITÉ tiene la responsabilidad fundamental y cada vez más importante de informar alas organizaciones no gubernamentales de todo el mundo sobre una serie de cuestiones relacio-nadas con el desarme, entre las que se incluyen el estado de las negociaciones, las posicionesde los países y los principales obstáculos y oportunidades; se encarga, además, de ayudara las organizaciones no gubernamentales a transmitir sus conocimientos especializados a los forosde adopción de decisiones pertinentes dentro del sistema de las Naciones Unidas. El Comitépublica Disarmament Times, una publicación trimestral que ofrece información sobre una ampliagama de cuestiones relacionadas con el desarme que se abordan en las Naciones Unidas. Más infor-mación en http://disarmtimes.org.LA GUÍA puede consultarse en línea en http://www.un.org/disarmament/HomePage/ODAPublications/AdhocPublications.
  4. 4. Índice1. ¿Por qué el desarme reviste tanta importancia? . . 12. Los gastos mundiales en armas . . . . . . . 113. Las armas nucleares . . . . . . . . . . . 194. El Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares . . . . . . . . . . . . . . . 315. Las armas químicas . . . . . . . . . . . . 416. Las armas biológicas . . . . . . . . . . . 457. Los misiles y la defensa contra misiles . . . . . 518. Introducción a las armas convencionales . . . . 599. Las armas pequeñas y las armas ligeras . . . . . 6710. Las minas terrestres . . . . . . . . . . . 7511. Las municiones en racimo . . . . . . . . . 8112. Los niños y los conflictos armados . . . . . . 8513. Las mujeres, la paz y la seguridad . . . . . . . 8914. Las Naciones Unidas y la labor de desarme . . . 9515. Mantenerse informado y participar . . . . . . 103Apéndice. Tratados de control de armamentos y de desarme e instrumentos conexos . . . . . 111
  5. 5. Pese a que ha habido unadisminución de los conflictos,en 2008 , los gobiernos de todoel mundo invirtieron 1,464billones de dólaresde los EE.UU. para armarse ,lo que equivale a 216 dólarespor cada habitante del planeta.
  6. 6. C A P Í T U LO 1¿Por qué el desarmereviste tanta importancia?L A NATURALEZA DE LOS CONFLICTOS Y DE LAS ARMAS utiliza- das para combatirlos ha cambiado drásticamente en los últimoscien años. Antes del siglo XX, tan sólo unos pocos países manteníangrandes ejércitos, y sus armas —aunque, sin duda, mortales— selimitaban a provocar daños prácticamente en las inmediacionesde la batalla. La mayoría de los que murieron o resultaron heridosen conflictos anteriores al siglo XX eran combatientes activos. En cambio, las batallas del siglo  XX han sido con frecuencialuchas que abarcaban sociedades enteras y, en el caso de las dosguerras mundiales, todo el planeta se vio sumido en ellas. Se estimaque la primera guerra mundial se saldó con 8,5 millones de solda-dos muertos y entre 5 y 10 millones de víctimas civiles. En la se-gunda guerra mundial murieron unos 55 millones de personas. Sedesarrollaron y se utilizaron armas de mayor poder destructivoe indiscriminado —armas de destrucción en masa—, incluidas armasquímicas y biológicas y, por primera vez, armas nucleares, que fueronlanzadas en Hiroshima y Nagasaki (Japón) en 1945. La segunda mitad del siglo XX estuvo dominada por la guerra fría,así como las “guerras indirectas”, guerras de liberación nacional, con-flictos intraestatales, genocidios y crisis humanitarias conexas que laguerra fría conllevó. Aunque las estimaciones de los expertos difierenen cuanto al número de personas que han muerto como resultado deestos conflictos, existe un acuerdo generalizado en cuanto a la ciframínima de víctimas: este número supera los 60 millones y es po-sible que alcance los 100 millones de personas, muchas de ellasno combatientes. Los Estados se embarcaron en una carrera ar-mamentística general, en lo que gastaron anualmente un billón dedólares de los EE.UU. a mediados de la década de 1980, que asigna- 1
  7. 7. ban a la construcción de arsenales capaces de infligir una destrucción agran escala en cualquier lugar del planeta. Posteriormente, con la caída del Muro de Berlín en 1989, seredujeron las tensiones entre las dos superpotencias y comen-zaron a recortarse los presupuestos militares. Lamentablemente,esta tendencia a la reducción de presupuestos militares no fueprolongada, y se detuvo a finales de la década de 1990; desde en-tonces, se han aumentado los presupuestos en un 45% (en 2009).La guerra en el siglo XXILA INMENSA MAYORÍA DE LOS CONFLICTOS VIOLENTOS de la ac-tualidad se libra en el interior de los Estados, siendo sus víctimasprincipalmente civiles. La mayoría de conflictos se combate funda-mentalmente con armas pequeñas y armas ligeras, que son respons-ables del 60% al 90% de las muertes directas en los conflictos, queascienden a unas 250.000 víctimas al año. Aunque la guerra sigue cobrando un alto precio en el planomundial, el número de conflictos y el número de víctimas se hanreducido desde el final de la guerra fría. En el informe titulado HumanSecurity Brief 2007, se señalaba que, en el período que media entreel final de la guerra fría y 2006, el número de conflictos armados enlos que participaban los gobiernos (al menos como una de las fac-ciones beligerantes) se había reducido en más del 40%. Los con-flictos más graves y el número de genocidios habían disminuidoaún más drásticamente, en torno a un 80%. Asimismo, se dio un de-scenso en el número de conflictos entre agentes no estatales (sinparticipación directa del gobierno), que se redujo en un tercio en-tre 2002 y 2006. Salvo contadas excepciones (en particular, el Iraqy el Afganistán), los conflictos desatados en el período posterior ala guerra fría en países de ingresos bajos fueron combatidos porejércitos pequeños y escasamente entrenados.PESE A LA DISMINUCIÓN DE LOS CONFLICTOS, en 2008, se calculaque los gobiernos de todo el mundo invirtieron unos 1,464  bil-2
  8. 8. lones de dólares de los EE.UU. para armarse, un nivel de gasto nun-ca visto desde la caída del Muro de Berlín, en 1989. Esta cifra equiv-ale a 216 dólares por cada habitante del planeta. Los Estados Unidosrepresentan por sí solos 607.000 millones de dólares, esto es, casi un42% del total. El drenaje económico asociado a los gastos de defensa, espe-cialmente en un momento de crisis económica mundial, es drásti-co, y sobre todo en el mundo en desarrollo, donde con demasiadafrecuencia los gobiernos gastan sus limitados ingresos en fuerzasmilitares, en lugar de invertirlos en las imperiosas necesidades so-ciales que los acucian. Para muchas de las personas pobres del mundo, la guerra y laviolencia criminal constituyen un obstáculo directo para sus oportuni-dades de desarrollo. Según el Departamento de Desarrollo Internacio-nal del Reino Unido, en 2010, el 50% de las personas más pobres delmundo podrían estar viviendo en Estados que experimentan conflictosviolentos, o correr el riesgo de verse en esa situación.EL MUNDO ESTÁ LLENO DE ARMAS. Según el informe del Sec-retario General de las Naciones Unidas al Consejo de Seguridad(abril de 2008), se calcula que hay en circulación, como mínimo, unos875 millones de armas pequeñas. A principios de  2008, los Estados poseedores de armas nucle-ares tenían más de 23.000 ojivas nucleares, de las cuales más de8.000 están operativas y varios miles se mantienen en estado degran alerta, listas para ser lanzadas en cuestión de minutos. Las ex-istencias mundiales de material fisionable, el material que se usapara fabricar armas nucleares, son del orden de miles de toneladas(métricas), suficientes para producir decenas de miles de ojivas nue-vas. Setenta y tres países continúan almacenando miles de millones debombas o municiones en racimo que, según Human Rights Watch,en los últimos años se han utilizado en el Iraq, el Líbano y Georgia.Más de 75 países siguen viéndose afectados en determinada medida 3
  9. 9. por minas terrestres y municiones explosivas sin detonar y otros res-tos de guerra. Cada vez más mujeres y niños son víctimas de la guerra. Más de250.000  niños han sido explotados como soldados y cientos demiles de mujeres han sido violadas en situaciones de conflicto.ES UN MOMENTO DE DESAFÍO para muchos regímenes de controlde armamentos, máxime el Tratado sobre la no proliferación de lasarmas nucleares (TNP), cuyos Estados Partes poseedores y no po-seedores de armas nucleares han estado en desacuerdo respectode cuáles deberían ser sus prioridades. Los Estados poseedoresde armas nucleares, cuarenta años después de la entrada en vigordel TNP, han fracasado a la hora de mantener su fin del contratonuclear, a saber, celebrar “de buena fe” negociaciones sobre el de-sarme nuclear, como se establece en el TNP. En la otra cara de esamoneda, la proliferación de las armas nucleares es una preocu-pación creciente a escala mundial. Después de más de una década sin progresos —y, de hecho,de muchos reveses— en este ámbito, ahora se ven algunas se-ñales positivas, incluidos llamamientos para abolir las armas nu-cleares por parte de importantes dirigentes y antiguos dirigentesde los gobiernos y por parte de la sociedad civil. La cuestión quese plantea ahora es si las conversaciones se traducirán en medidascontundentes e irreversibles dirigidas al desarme nuclear. En lo que muchos perciben como un momento de nuevasoportunidades en el ámbito del control de armamentos, quedamucho trabajo por hacer. No hay ningún tratado jurídicamentevinculante en vigor que se ocupe de los misiles o del comerciode armas pequeñas y armas ligeras, que son dos ámbitos de ex-traordinaria importancia. El Tratado de prohibición completa delos ensayos nucleares, que prohíbe todos los ensayos nucleares,aún tiene que entrar en vigor, a la espera de su ratificación por losprincipales Estados poseedores de armas nucleares y otros paísesque suscitan preocupación. Es probable que los Estados Unidos y4
  10. 10. la Federación de Rusia, que han estado destruyendo una gran can-tidad de arsenales de armas químicas, incumplan el plazo de 2012para eliminar estas armas. Sin embargo, todas las noticias no son malas. En 2008, más de100 países negociaron con éxito una prohibición sobre las muni-ciones en racimo que continúa recibiendo apoyo y podría entraren vigor en 2010. Además, la Convención sobre la prohibición delempleo, almacenamiento, producción y transferencia de minasantipersonal y sobre su destrucción sigue incluyendo nuevos mi-embros y ha detenido eficazmente el comercio mundial de minasterrestres. Se ha manifestado asimismo un firme apoyo a la nego-ciación de una prohibición relativa a los materiales utilizados parafabricar armas nucleares, así como a la negociación de un tratadosobre el comercio de armas para lograr una mejor regulación delcomercio mundial de armas convencionales. Este apoyo, aunquefirme, no es universal, y es probable que las negociaciones sobreambas cuestiones sean contenciosas.“ La SEGURIDAD HUMANA y la seguridad nacional deberían reforzarse mutuamente, y a menudo lo hacen. Pero por ESTADOS seguros no se entienden automáticamente PERSONAS seguras. Proteger a los ciudadanos de ataques externos puede ser una condición NECESARIA para la seguridad de los ” individuos, pero no SUFICIENTE. HUMAN SECURITY BRIEF 2007, Human Security Research Group (Grupo de Investigación sobre Seguridad Humana), Universidad Simon Fraser, Columbia Británica (Canadá)Entender la seguridad humanaTODO ESTO LLEGA EN UN MOMENTO en que la comunidad in-ternacional reconoce cada vez más la necesidad de ampliar nues-tra percepción de la seguridad. Nuestras ideas sobre la seguridadnacional (centrada en la defensa del Estado frente a los ataques 5
  11. 11. externos) deben complementarse con ideas sobre la seguridadhumana (centrada en la seguridad del individuo dentro de la so-ciedad). Las amenazas de hoy en día no se presentan simplemente—o incluso principalmente— en forma de fuerzas enemigas, sinotambién en forma de pobreza, ausencia de oportunidades y dis-criminación. Estos factores pueden ser desestabilizadores, comotambién lo son los conflictos armados, y surgen paralelamente alos conflictos violentos. En su esencia, la seguridad humana exige protección frente ala violencia y la amenaza de violencia. Pero más que una simpleausencia, la seguridad humana también exige una presencia, lapresencia de estructuras que permitan a las personas sobrevivir,tener medios de subsistencia y vivir con dignidad. La seguridad hu-mana no sólo exige liberarse del temor, sino también liberarse dela miseria. Exige que se satisfagan las necesidades básicas (alimen-tos, refugio, atención de la salud); que se ofrezcan oportunidades(en materia de educación o capacitación, para encontrar una pro-fesión o medios de subsistencia); que se respeten los derechoshumanos de todas las personas.¿CUÁL ES, PUES, LA RELACIÓN entre seguridad humana y desarme?Lograr la seguridad humana exige mucho más que el desarme,pero si no se realizan importantes esfuerzos para desarmarse, losesfuerzos para contribuir a la seguridad humana serán, sin dudaalguna, incompletos. Es poco probable que una comunidad llenade armas ilícitas sea un lugar seguro para las personas. Es muchomenos probable que una nación llena de armas convencionales(tanques, minas, bombas en racimo, aviones de combate), ya seutilicen contra “enemigos” externos o contra poblaciones inter-nas, sea —y siga siendo— un lugar seguro para las personas. Esmenos probable que un mundo lleno de miles de armas nuclearesy de cientos de miles de misiles capaces de transportarlas a largasdistancias con gran precisión sea un lugar seguro para las perso-nas.6
  12. 12. Pero no se trata sólo de las armas propiamente dichas; tam-bién se trata de los recursos —monetarios y humanos— que sededican al desarrollo, a la fabricación, al mantenimiento e inclusoal desmantelamiento y a la eliminación de dichas armas, por nomencionar los miles de millones de dólares que se han dedicadoy seguirán dedicándose a la reconstrucción de sociedades destrui-das por los conflictos y la violencia.LA CARGA ECONÓMICA que soportan todas las naciones es co-losal; desde los más pobres hasta los más ricos, todos deben pagarsu precio. Los gobiernos de las naciones más pobres optan condemasiada frecuencia por los armamentos, en lugar de optar porla educación y la atención de la salud, mucho más necesarias. Encuanto a los países directamente afectados por los conflictos, eldesarrollo económico se detiene y, a menudo, se revierte. Pero no sólo se ven afectadas las naciones más pobres. Segúnel Centro para el Control y la No Proliferación de las Armas, en losEstados Unidos, más de la mitad del gasto discrecional de 2009 (el57%) se dedicó a la construcción y el mantenimiento de la maqui-naria de guerra y a las guerras. El gasto en educación (la siguientecategoría más importante en términos de gasto discrecional), encomparación, constituía sólo un 8% del presupuesto.* Esto sucedeen un momento en que millones de personas carecen de trabajo yde seguro médico, las infraestructuras se están desmoronando y,en general, se considera que muchas escuelas tienen un nivel deenseñanza inaceptable. El costo humano es incluso mayor que el costo económico dela guerra. Se han perdido o destruido millones de vidas, lo que hagenerado un costo incalculable. El presupuesto que los gobiernos del mundo han gastado cadaaño para armarse y prepararse para la guerra, que supera el billónde dólares, podría permitir en gran medida aliviar la pobreza, of-recer un acceso universal a la educación y la atención de la salud,combatir la discriminación y las desigualdades y proteger el medio 7
  13. 13. ambiente y los derechos humanos. En resumen, redirigir ese billónde dólares permitiría en gran medida hacer que el mundo fueramás seguro de lo que es hoy. (De hecho, tan sólo una minúsculaparte —menos del  5%— podría tener una importancia decisiva.Para obtener cifras más concretas, véase la siguiente sección, titu-lada “Los gastos mundiales en armas”.) Evidentemente, no es realista esperar que los gobiernos delmundo reduzcan a cero el gasto militar. Los gobiernos nacionalesy las organizaciones de ámbito regional e internacional tienen re-sponsabilidades que exigen un determinado nivel de defensa. Perodebemos preguntarnos: ¿Cómo podría —de hecho, cómo debe—modificarse el orden de prioridades de nuestros presupuestos paracumplir los objetivos de seguridad humana? ¿Y podría ese reajusteproporcionar una seguridad mayor, más duradera y más justa? El desarme no consiste únicamente en eliminar las armas; tam-bién consiste en crear oportunidades: oportunidades para teneruna nueva percepción de la seguridad, para modificar el orden deprioridades de nuestros presupuestos, y para reconsiderar nuestraidentidad como naciones en comunidad.LAS NACIONES UNIDAS, como nos recuerda su Carta, tiene porfinalidad ser un lugar en el que los pueblos del mundo podríanunirse con vistas a “preservar a las generaciones venideras delflagelo de la guerra [y] a practicar la tolerancia y a convivir en pazcomo buenos vecinos [...]”. Se concibió como un lugar en el quelos pueblos podrían “unir nuestras fuerzas para el mantenimientode la paz y la seguridad internacionales [y] asegurar [...] que no seusará la fuerza armada sino en servicio del interés común [...]” Obviamente, los miembros de las Naciones Unidas no hancumplido estoas visiones y objetivos. La Organización se vio par-alizada por la guerra fría, por unos bloques regionales opuestosy por distintas naciones obstruccionistas. Con todo, los Estadosse han unido para alcanzar asombrosos fines, como tratados queprohíben las armas químicas y biológicas, las minas terrestres y8
  14. 14. las municiones en racimo, y tratados que regulan la proliferaciónde armas nucleares y que instan al desarme nuclear. Asimismo,existen importantes foros para debatir las amenazas para la pazy la seguridad internacionales y la promulgación de nuevos trat-ados sobre el control de armamentos. Pero, finalmente, las Na-ciones Unidas sólo pueden tener la misma magnitud que la sumade sus partes: los países del mundo. No es y nuca pretendió seruna organización por encima de las naciones del mundo, o inclusouna organización situada junto a ellos. Es una organización de lasnaciones del mundo, y, como tal, puede ser todo lo que esas na-ciones le dejen ser. Vivimos en un momento de grandes desafíos, pero dentro deesos desafíos surgen las oportunidades, y no sólo para reducirlos armamentos del mundo, sino también para tener una nuevapercepción del desarme y de la seguridad, situando la seguridadde las personas del mundo en un lugar central del programa deseguridad.NOTA*El presupuesto federal de los Estados Unidos se divide en dos categorías de gasto:discrecional y obligatorio. Este último incluye programas que deben financiarse adeterminados niveles por ley, entre los que se cabe mencionar la seguridad social,Medicare y Medicaid. 9
  15. 15. C A P Í T U LO 2Los gastos mundialesen armas“ CADA ARMA que se fabrica, cada nave de guerra que se lanza al mar, cada cohete que se dispara supone, en última instancia, un robo a quienes tienen hambre y no tienen qué comer, a quienes tienen frío y no tienen con qué cubrirse. Este mundo en armas no sólo está gastando dinero en armas. Está gastando el sudor de sus trabajadores, el genio de sus científicos, las esperanzas de sus ” niños. DWIGHT D. EISENHOWER, 34º Presidente de los Estados Unidos, extraído de un discurso pronunciado ante la American Society of Newspaper Editors, 16 de abril de 1953E L GASTO MILITAR MUNDIAL, tras muchos años de crecimiento en el período de la guerra fría, pasó de 1,2 billones de dólaresde los EE.UU. en 1985 a 809.000 millones de dólares en 1998, loque refleja recortes en todas las regiones, salvo en Asia (dondeel gasto aumentó más de una cuarta parte durante la décadade 1990). En ese período se redujeron el número de efectivos mili-tares, la producción de armas y los arsenales de armas. Los Esta-dos Unidos, que representan la mayor porción del pastel del gastomundial, redujeron su gasto militar en un tercio durante la décadade 1989 a 1999. La Federación de Rusia también redujo sus gastosde armamentos en ese período: en 1998, gastó una quinta partede lo que la Unión Soviética había gastado diez años atrás. Sin embargo, desde 1998, el gasto militar ha vuelto a aumen-tar, alcanzando casi los niveles registrados durante la guerra fría 11
  16. 16. en algunos países, incluidos los Estados Unidos. Según el Insti-tuto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz(SIPRI), el gasto militar mundial correspondiente a 2008 era deunos 1,464 billones, lo que supone un aumento del 4% en valoresreales desde 2007 y un aumento del 45% desde 1999. Esta cifrarepresenta el 2,4% del producto interno bruto (PIB) mundial o 216dólares por cada persona en el mundo. Todas las regiones y subre-giones han registrado un importante aumento desde 1999, salvoEuropa occidental y central. ¿Qué impulsa este aumento del gasto? Según el Instituto Inter-nacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), sonmuchas las razones, pero tienen que ver fundamentalmente condiversos factores: los objetivos de política exterior, las amenazasreales o aparentes, los conflictos armados y las contribuciones alas operaciones multilaterales de mantenimiento de la paz. La di-sponibilidad de recursos económicos en un entorno de fuerte cre-cimiento económico también ha motivado el aumento del gasto,aunque esta situación puede cambiar en tiempos económicos másduros. El gasto militar está muy concentrado; 10  países del mundorepresentan el 74% del total. Los Estados Unidos, que ocupan elprimer puesto en gasto militar, representan por sí solos casi el 42%del total del gasto militar en todo el mundo. A los Estados Unidosle siguen de lejos China, Francia, el Reino Unido, la Federación deRusia, Alemania y el Japón (China se sitúa en torno a un 6% deltotal, los demás a un nivel inferior).12
  17. 17. Gastos militares en 2008 País Cuantía Puesto mundial Estados Unidos 607,0 dólares 1 China (84,9 dólares)* 2 Francia 65,7 dólares 3 Reino Unido 65,3 dólares 4 Federación de Rusia (58,6 dólares)* 5 Alemania 46,8 dólares 6 Japón 46,3 dólares 7 Italia 40,6 dólares 8 FUENTE: Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, 2009. Las cuantías se expresan en miles de millones de dólares de los EE.UU. del ejercicio económico 2009. ( )*= Estimación del SIPRIEl costo de oportunidad del gasto militarNADIE ESPERA que se elimine el gasto militar. Los Estados tienennecesidades legítimas en materia de seguridad que deben satis-facerse, así como obligaciones de establecer y mantener la segu-ridad regional e internacional. Pero el aumento vertiginoso de lospresupuestos de defensa y la asignación de prioridades equivoca-das han tenido un costo elevado, no sólo en términos monetarios,sino también en oportunidades perdidas. El mundo está plagadode grandes desafíos sociales que pueden traducirse en mayor se-guridad humana e incluso mayores conflictos —extrema pobreza,ausencia de derechos básicos, falta de oportunidades, falta de ac-ceso a la educación, la atención de la salud y el refugio, degradacióndel medio ambiente, enfermedades y discriminación. Gastar 1,464billones de dólares para crear fuerzas militares y fabricar armas hasupuesto no gastar recursos escasos para cumplir las responsabili-dades sociales; ha supuesto no satisfacer las necesidades básicasde las personas a nivel mundial. 13
  18. 18. Aumento porcentual del gasto militar 1998-2008 Gasto en 2008 Cambio % África 20,4 dólares b + 202% Las Américas 603 dólares b + 64% Asia/Oceanía 206 dólares b + 52% Europa 320 dólares b + 14% Oriente Medio 75,6 dólares b + 56% FUENTE: Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, 2009. Las cuantías se expresan en miles de millones de dólares constantes de los EE.UU. de 2005. Con todo, a lo largo de las dos últimas décadas se ha recono-cido muchas veces la importancia de lograr esos derechos y desatisfacer esas necesidades en conferencias y cumbres de las Na-ciones Unidas, lo que ha culminado con la Declaración del Mileniode septiembre de 2000. En la Declaración del Milenio, los líderesmundiales comprometieron a sus naciones a integrar una nuevaalianza mundial para reducir la extrema pobreza y fijar una seriede objetivos con plazos concretos (antes de 2015), que se conocencomo Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se han realizado con-siderables progresos hacia la consecución de algunos objetivos,pero muchos no se cumplirán debido, fundamentalmente, a queno se ha materializado la financiación prometida. (Lo que ha ocur-rido al mismo tiempo que ha aumentado el gasto militar a nivelmundial.) Las cuantías necesarias para financiar dichos objetivosno son pequeñas (véase la página opuesta), pero tan sólo consti-tuyen una fracción mínima del gasto militar mundial. De hecho,el Banco Mundial estima que la consecución de los Objetivos deDesarrollo del Milenio supondría un costo total de 40.000 millonesde dólares a 60.000 millones de dólares (gastados cada año paralos cinco años siguientes). Eso sólo representa entre un 3% y un4% anual del gasto militar mundial.14
  19. 19. El costo de la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio OBJETIVO Reducir a la mitad la extrema pobreza y el hambre Reducir a la mitad la proporción de personas con ingresos inferiores a 1 dólar por día y que padecen hambre COSTO 39.000-54.000 millones de dólares PORCENTAJE DEL GASTO MILITAR MUNDIAL 2,6%-3,7% OBJETIVO Promover la educación universal y la igualdad entre los géneros Lograr la educación universal y eliminar la disparidad de género en la educación COSTO 10.000-30.000 millones de dólares PORCENTAJE DEL GASTO MILITAR MUNDIAL 0,7%-2,0% OBJETIVO Promover la salud Reducir en 2/3 la tasa de mortalidad de menores de 5 años, reducir en 3/4 la tasa de mortalidad materna, reducir la propagación del VIH/SIDA COSTO 20.000-25.000 millones de dólares PORCENTAJE DEL GASTO MILITAR MUNDIAL 1,4%-1,7% OBJETIVO Sostenibilidad del medio ambiente Reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable, mejorar la vida de 100 millones de habitantes de barrios marginales COSTO 5.000-21.000 millones de dólares PORCENTAJE DEL GASTO MILITAR MUNDIAL 0,3%-1,4%UNA CIFRA MÁS QUE HAY QUE TENER EN CUENTA: Los 1,464billones de dólares dedicados anualmente a gastos militaresmundiales financiarían el presupuesto ordinario de las NacionesUnidas a los niveles actuales durante 732 años.FUENTE: El Banco Mundial, “The Costs of Attaining the Millennium DevelopmentGoals”. *Nota: el costo se expresa en miles de millones de dólares de los EE.UU.Cuando se suman todas las cifras son considerablemente superiores a los 40.000a 60.000 millones de dólares con los que se estima que se alcanzarán todos losobjetivos. Debido a la considerable superposición entre los objetivos, resultamás caro alcanzarlos por separado que conjuntamente. 15
  20. 20. Producción y transferencias de armasLA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE ARMAS, al igual que el gasto mili-tar mundial, está aumentando. Según el SIPRI, las ventas de armasde las 100 empresas productoras de armas más grandes a nivelmundial (excluida China) ascendieron a un total de 347.000 mil-lones de dólares en  2007, lo que supone un aumento del 11%en valores nominales y del 5% en valores reales con respecto a2006. Las ventas de armas, al igual que el gasto en armas, estánmuy concentradas. Tan sólo 44 empresas de los Estados Unidosrepresentaron, en total, el 61% de la venta de armas de las 100empresas más importantes, y 32 empresas de Europa occidentalrepresentaron un 31%. Entre los años 2003 y 2007, los cinco mayores proveedores delas principales armas convencionales proporcionaron aproxima-damente un 79% del volumen de exportaciones de dichas armas,a saber: los Estados Unidos, la Federación de Rusia, Alemania,Francia y el Reino Unido. En el período comprendido entre 2004 y2008, los principales países receptores fueron China, la India, losEmiratos Árabes Unidos, Corea del Sur y Grecia. China ha sido elmayor importador de armas convencionales durante varios años. Según estimaciones del SIPRI, el valor del comercio internacio-nal de armas en 2006 fue de 45.600 millones de dólares. El comercio de armas es sumamente rentable, pero en los Es-tados Unidos, por ejemplo, proporciona escasos beneficios a loscontribuyentes. Esto se debe a que, en muchos casos, las empre-sas de defensa de los Estados Unidos obtienen desgravaciones fis-cales y subsidios del gobierno muy importantes. Según el WorldPolicy Institute, más de la mitad de todas las ventas de armas delos Estados Unidos están subvencionadas por los contribuyentesde los Estados Unidos, más que por los gobiernos extranjeros quecompran las armas. Durante  1996, el Gobierno de los Estados Uni-dos gastó 7.900 millones de dólares para ayudar a las empresas aobtener algo más de 12.000 millones de dólares en nuevas ventasinternacionales de armas.16
  21. 21. Valor financiero de las exportaciones mundiales de armas Total mundial 45,628 billones de dólares Estados Unidos 14,008 billones de dólares Federación de Rusia 6,5 billones de dólares Francia 5,061 billones de dólares Reino Unido 3,792 billones de dólares Israel 3 billones de dólares FUENTE: Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz. Amounts are in fiscal year 2006 U.S. dollars.Para más informaciónInstituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Pazwww.sipri.orgCentro para el Control y la No Proliferación de las Armaswww.armscontrolcenter.orgCentro Internacional de Bonn para la Conversiónwww.bicc.deFederation of American Scientistswww.fas.org 17
  22. 22. C A P Í T U LO 3Las armas nucleares“ NO SÉ con qué armas se luchará en la tercera guerra mundial, pero en la cuarta lo harán con palos y ” piedras. ALBERT EINSTEINL AS ARMAS NUCLEARES SON LAS ARMAS MÁS PELIGROSAS en la Tierra. Una sola bomba tiene potencial para destruir ciu-dades enteras, matar a millones de personas y contaminar el aire,la tierra y el agua a muchas millas alrededor del lugar original dela explosión durante miles de años. En caso de estallar una granguerra nuclear, son todas las civilizaciones las que se verán ame-nazadas, por los efectos directos de las explosiones nucleares y laconsiguiente radiación, y por el invierno nuclear que podría pro-ducirse cuando se inyectan inmensas nubes de polvo en la atmós-fera. Dado que sus efectos son tan generalizados y devastadores, lasarmas nucleares nunca pueden utilizarse realmente de manera es-trictamente “focalizada”, tampoco puede afirmarse que con su uti-lización se logra una “victoria” en ningún sentido racional. Aunquelas armas nucleares sólo se han utilizado en guerra en dos oca-siones —los Estados Unidos, en Hiroshima y Nagasaki, en 1945—,persiste la posibilidad de que Estados o terroristas las utilicen, yasea de forma intencionada o accidental, mientras continúen exis-tiendo tales armas.Cómo funcionanLAS ARMAS NUCLEARES LIBERAN enormes cantidades de energíapor fisión (la división de átomos pesados, como el uranio o el plu- 19
  23. 23. tonio, en una reacción en cadena) o por fusión (la combinación deisótopos de un elemento ligero, como el hidrógeno). Las bombasnucleares que destruyeron Hiroshima y Nagasaki eran simples ar-mas de fisión que utilizaban uranio muy enriquecido (UME) y plu-tonio, respectivamente. La mayoría de las armas termonuclearesde los arsenales de hoy en día explotaría con una potencia aproxi-mada ocho a cien veces mayor que las bombas lanzadas en Hiro-shima y Nagasaki (cuya potencia media equivalía a 18.000 tonela-das de TNT). Normalmente, contienen tanto UME como plutonio.Las ojivas desplegadas están instaladas principalmente sobre mis-iles balísticos de largo alcance basados en tierra o en submarinosque pueden lanzarlas a miles de millas con gran precisión. Para los que desean fabricar armas nucleares, la producción dematerial fisionable (por lo común, UME y plutonio) es el principaldesafío técnico. El uranio poco enriquecido (UPE) que se utilizapara alimentar la mayoría de las centrales nucleares del mundose enriquece en torno a un 3,5% de U-235 y no puede utilizarsecomo material para fabricar una bomba en este estado. Por otraparte, el uranio apto para utilizaciones bélicas debe ser uraniomuy enriquecido con una concentración superior al 90% de U-235(en centrifugadores de diseño especial) a fin de que sea apto parafabricar bombas. Sin embargo, el plutonio no precisa ser “enriquecido”. Puedeutilizarse plutonio de casi cualquier composición isotópica parafabricar armas nucleares. (El plutonio no se produce de formanatural, pero es un subproducto que genera energía nuclear enreactores nucleares y se recupera mediante reprocesamientoquímico.) Para fabricar una arma nuclear no se necesita una gran canti-dad de material fisionable. El Organismo Internacional de EnergíaAtómica (OIEA) define una “cantidad significativa” de material fi-sionable como la cantidad necesaria para fabricar una bomba deprimera generación del tipo Nagasaki. Las cantidades significativasson 25 kilogramos de U-235 muy enriquecido y 8 kilogramos de20
  24. 24. plutonio. Las armas de fisión avanzadas pueden contener, quizás,sólo el 50% de material fisionable. (Según el Grupo Internacionalsobre Materiales Fisionables, en 2008, las existencias mundialesde UME ascendían a un total de aproximadamente 1.670 +/- 300toneladas métricas, y las existencias mundiales de plutonio sepa-rado ascendían a un total de aproximadamente 500  toneladasmétricas, suficientes para producir decenas de miles de nuevasarmas.)Fuerzas nucleares mundialesEL NÚMERO DE ARMAS NUCLEARES EN TODO EL MUNDO alcanzósu nivel máximo a mediados de la década de 1980, situándose entorno a las 70.000 ojivas. Con el fin de la guerra fría, el númerode armas nucleares se ha reducido considerablemente, con todo,no sólo siguen existiendo, sino que también siguen siendo un el-emento central de la doctrinas de seguridad de los Estados quelas poseen. Según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investi-gación de la Paz, a principios de 2009 había casi 8.400 armas nu-cleares operativas en el mundo. Varios miles se mantienen en es-tado de alerta, listas para ser lanzadas en cuestión de minutos. Entotal, había más de 23.000 ojivas nucleares (operativas, sobrantes,activas e inactivas, y ojivas intactas cuyo desmantelamiento estáprevisto). Generalmente se estima que hay nueve Estados que poseenarmas nucleares: los Estados Unidos, la Federación de Rusia, el Re-ino Unido, Francia, China, la India, el Pakistán, la República PopularDemocrática de Corea e Israel. Cinco de ellos (los Estados Unidos,la Federación de Rusia, el Reino Unido, Francia y China– son Esta-dos poseedores de armas nucleares reconocidos en el marco delTratado sobre la no proliferación de las armas nucleares (TNP). Los Estados Unidos y la Federación de Rusia, con más de7.500 ojivas desplegadas en total, poseen la gran mayoría del arse-nal nuclear mundial (casi el 90% de las armas desplegadas). Desde 21
  25. 25. Ojivas nucleares desplegadas en 2009País Ojivas Ojivas Total Estratégicas No estratégicas DesplegadasEstados Unidos 2.202 500 2.702Federación deRusia 2.787 2.047 4.834ReinoUnido 160 -- 160Francia 300 -- 300China 186 -- 186India -- -- 60-70Pakistán -- -- 60Israel -- -- 80 --------- Total 8.392 FUENTE: Yearbook of Armaments de 2009 del SIPRI. Todas las cifras son aproximadas.el final de la guerra fría, ambos países han negociados una serie detratados bilaterales dirigidos a reducir el número de armas nucle-ares desplegadas por cada uno. En 2009, se hallan en curso lasconversaciones para renovar o reemplazar estos tratados. Según el Grupo Internacional sobre Materiales Fisionables,en 2008, los Estados Unidos y la Federación de Rusia, junto conel Reino Unido, Francia y la República Popular Democrática deCorea, habían anunciado oficialmente que ponían fin a su produc-ción de materiales fisionables para armas, mientras que China lohabía hecho de forma oficiosa. (No obstante, se desconoce el es-tado de la producción de materiales fisionables de la RepúblicaPopular Democrática de Corea.)22
  26. 26. La India y el Pakistán no se han adherido al TNP y siguen sinestar sometidos a sus salvaguardias y obligaciones. Tanto la In-dia como el Pakistán han realizado ensayos nucleares y, según elGrupo Internacional sobre Materiales Fisionables, continúan pro-duciendo materiales fisionables, así como nuevos sistemas de mis-iles capaces de arrojar armas nucleares. Por lo general, se cree que Israel posee armas nucleares, ytambién sigue sin ser parte en el TNP. Oficialmente, se sabe muypoco acerca de su programa de armas nucleares. Según el GrupoInternacional sobre Materiales Fisionables, Israel podría estar pro-duciendo materiales fisionables para su uso en armas nucleares. En 2005, la República Popular Democrática de Corea afirmóque había desarrollado un arma nuclear y, en 2006 y 2009, quehabía realizado ensayos nucleares. Apenas se conocen datos acer-ca del programa nuclear de la República Popular Democrática deCorea. En 2009, el Centro de Información de Defensa informó deque se sospechaba que la República Popular Democrática de Coreaposeía suficiente plutonio apto para utilizaciones bélicas para fab-ricar de cinco a 12 armas. Las conversaciones con la RepúblicaPopular Democrática de Corea acerca del desmantelamiento desu programa nuclear se estancaron en 2009, y la perspectiva dereiniciar las conversaciones es incierta. El 12 de junio de 2009, elConsejo de Seguridad condenó en los términos más enérgicos elensayo nuclear realizado por la República Popular Democrática deCorea, y le impuso nuevas sanciones mediante la aprobación de laresolución 1874 (2009). La República Islámica del Irán ha tenido, presuntamente, unprograma de armas nucleares en el pasado y (en 2009) está pro-duciendo uranio enriquecido apto para generar energía nuclear. ElOIEA no tiene pruebas de que el Irán esté tratando de enriqueceruranio para un arma nuclear. (En 2009 se tienen en cuenta todassus existencias declaradas de uranio.) Pero el OIEA no ha tenidoacceso a todas las instalaciones y los documentos que necesitapara evaluar cuidadosamente las intenciones del Irán en el ámbito 23
  27. 27. nuclear. El Consejo de Seguridad ha actuado en varias ocasionespara imponer y ampliar sanciones al Irán, lo que ha tenido escasoefecto disuasorio. El Irán, que es parte en el TNP, insiste en queestá produciendo uranio únicamente para generar energía nucle-ar, derecho que le confiere el TNP.Peligro claro e inminenteLA EXISTENCIA DE ARMAS NUCLEARES representa un peligro claroe inminente para la humanidad. La divulgación de conocimientosespecializados en materia nuclear agrava aún más este peligro. ElDirector General del Organismo Internacional de Energía Atómica,Mohamed ElBaradei, señala en un escrito: “En 1970, se suponíaque relativamente pocos países sabían cómo adquirir armas nu-cleares”. Pero ahora, prosigue el Sr. ElBaradei, “con 35 a 40 paísessegún algunas estimaciones, el margen de seguridad bajo el ac-tual régimen de no proliferación ya se está reduciendo demasia-do”. Además, según la Iniciativa sobre la Amenaza Nuclear, másde 50 Estados poseen, cada uno, más de 5 kilogramos de materialfisionable para su uso en armas. Aunque muchos de los arsenales nucleares del mundo se man-tienen en lugar seguro, existe la preocupación de que algunos, asícomo otros materiales nucleares conexos, carezcan de suficientesmedidas de seguridad y sean vulnerables al robo. El OIEA man-tiene una Base de datos sobre el tráfico ilícito que recoge los casosde tráfico ilícito y otras actividades no autorizadas relacionadoscon materiales nucleares y radiactivos. Esta Base de datos realizaun seguimiento de acontecimientos producidos de forma inten-cionada o no, cruzando o no fronteras internacionales, así comode actos fallidos o impedidos. Un lanzamiento equivocado de armas nucleares también siguesiendo una posibilidad real, que se ve aumentada por el hecho deque miles de armas permanecen en estado de gran alerta, listaspara ser lanzadas en cuestión de minutos.24
  28. 28. Aun suponiendo que no se produzca ningún robo o lanzamien-to equivocado, los costos relacionados con las armas nucleares(investigación, desarrollo, fabricación, mantenimiento, desm-antelamiento y limpieza) son astronómicos. Los Estados Unidosgastan 30.000 millones de dólares al año sólo para mantener susarsenales. Según un estudio del Brookings Institute realizado en1998, el costo global del programa de armas nucleares de losEstados Unidos para el período comprendido entre 1940 y 1998asciende a más de 5,5  billones de dólares. Por su parte, el De-partamento de Energía de los Estados Unidos informa de que lasactividades relacionadas con las armas han llevado a producir másde 104 millones de metros cúbicos de desechos radiactivos.“ CADA VEZ ESTÁ MÁS CLARO que las armas nucleares ya no son un medio para lograr la seguridad; de hecho, con cada año que pasa hacen que nuestra ” seguridad sea más precaria. MIKHAIL GORBACHEV, Wall Street Journal, 31 de enero de 2007El caso de Global ZeroHENRY KISSINGER, SAM NUNN, WILLIAM PERRY Y GEORGESHULTZ han argumentado sobre el artículo de la página editorialdel Wall Street Journal que nos encontramos en un “punto críticoen el ámbito nuclear”. El Tratado sobre la no proliferación de lasarmas nucleares (TNP), la piedra angular del régimen nuclear, seencuentra en un estado cada vez más frágil, y el Tratado de pro-hibición completa de los ensayos nucleares (TPCEN) todavía noha entrado en vigor. Las relaciones entre la Federación de Rusia ylos Estados Unidos, que poseen la inmensa mayoría de las armasnucleares del mundo, se han enturbiado, máxime por los planesde defensa de misiles de los Estados Unidos. Tenemos un grandesconocimiento de los programas nucleares del mundo, en par-ticular los del Irán, la República Popular Democrática de Corea, laIndia, el Pakistán e Israel. 25
  29. 29. En este momento de creciente peligro, también existe un cre-ciente movimiento en favor de la abolición de las armas nucleares,que incluye no sólo a activistas en materia de desarme de todoel mundo, sino también a muchos actuales dirigentes y antiguosdirigentes del gobierno de todo el espectro político, que argumen-tan, todos ellos, que las armas nucleares ya no hacen frente (sies que alguna vez lo hicieron) a las preocupaciones de seguridadmundial; de hecho, el recurso a las armas nucleares resulta cadavez más peligroso y cada vez menos eficaz.SON MUCHOS LOS ARGUMENTOS A FAVOR DE LA ABOLICIÓN DELAS ARMAS NUCLEARES, entre los que se incluyen los siguientes:EL USO DE ARMAS NUCLEARES SERÍA INMORAL. Sus efectosserían indiscriminados (no es probable que pudieran permanecerlimitadas a los campos de batalla) y catastróficos (sus efectos seharían sentir casi con toda certeza a cientos, o puede que inclusomiles, de millas del lugar original de la explosión original y durantecientos, o puede que incluso miles, de años en el futuro).EL USO DE ARMAS NUCLEARES SERÍA POCO VIABLE. Es difícil queesas armas puedan utilizarse eficazmente contra fuerzas insurgen-tes o paramilitares que sean relativamente pequeñas, altamentemóviles y en rápida evolución. También parece improbable quepuedan utilizarse sin causar numerosas víctimas civiles.EL USO DE ARMAS NUCLEARES SERÍA INEFICAZ. Las armas nu-cleares darían la impresión de no tener ningún papel en la luchacontra el terrorismo. No son un elemento disuasorio. No puedenutilizarse contra el terrorismo de manera efectiva.LAS ARMAS NUCLEARES PLANTEAN HOY UN MAYOR RIESGO QUECUALQUIER “VENTAJA” QUE PUDIERA CONSIDERARSE QUE REP-RESENTAN. Cuando hay armas nucleares presentes, siempre ex-26
  30. 30. iste el riesgo de lanzamiento accidental. El riesgo de robo tambiénes bastante real. Se sabe que los terroristas están tratando de ad-quirir tecnología, materiales y armas nucleares, las cuales podríanprotegerse mejor y someterse a mayores medidas de seguridad.EXISTE UNA SERIE DE GRUPOS que se están organizando paralograr el objetivo de Global Zero. Véase el Capítulo 15 para ob-tener más información acerca de cómo puede ser parte del movi-miento mundial de abolición.TratadosTRATADO SOBRE LA NO PROLIFERACIÓN DE LAS ARMASNUCLEARES (TNP)El TNP es un tratado internacional sin precedentes cuyo objetivoconsiste en prevenir la propagación de las armas nucleares y latecnología de armamentos, promover la cooperación en el usode la energía nuclear con fines pacíficos y fomentar el objetivode lograr el desarme nuclear y el desarme general y completo. ElTratado representa el único compromiso vinculante en un tratadomultilateral con el objetivo del desarme contraído por Estadosposeedores de armas nucleares. El Tratado, abierto a la firmaen 1968, entró en vigor en 1970. El 11 de mayo de 1995, el Tratadose prorrogó indefinidamente. En total se han adherido al Tratado190 partes, entre las que se incluyen cinco Estados poseedores dearmas nucleares. Más países han ratificados el TNP que cualquierotro acuerdo de limitación de armamentos y desarme, lo cual con-stituye una prueba de la importancia del Tratado. Cada cinco añosse celebran Conferencias de Examen para evaluar los progresosalcanzados en la aplicación del Tratado. (Para más información so-bre el TNP, véase el siguiente capítulo.) 27
  31. 31. TRATADO DE PROHIBICIÓN COMPLETA DE LOS ENSAYOSNUCLEARES (TPCEN)El TPCEN, que prohíbe todos los ensayos nucleares, se abrió a lafirma en septiembre de 1996, pero aún no ha entrado en vigor.A junio de 2009 lo han ratificado 148 países, pero no puede entraren vigor hasta que los Estados Unidos, China y otros siete paísesno hayan ratificado el pacto. La Comisión Preparatoria de la Or-ganización del Tratado de Prohibición Completa de los EnsayosNucleares (OTPCEN) mantiene una red de vigilancia compuestapor 337 instalaciones en todo el mundo, encargada de verificarel cumplimiento de las obligaciones de los Estados Partes en elTratado. (Para más información, véase el sitio web de la OTPCENen www.ctbto.org.)PROHIBICIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE MATERIALFISIONABLEEn diciembre de 1993, la Asamblea General de las Naciones Uni-das aprobó por consenso una resolución en la que se pedía que senegociara un tratado verificable por el que se prohíba la produc-ción de material fisionable para armas nucleares. La tarea de ne-gociar ese tratado corresponde a la Conferencia de Desarme, queha tenido ante sí el proyecto de texto de dicho tratado durantemás de una década. Sin embargo, el trabajo en la Conferencia deDesarme no progresó en aquel momento. En 2009, hay una es-peranza renovada de que la Conferencia de Desarme iniciará lalabor de negociación sobre un tratado, con el establecimiento deun nuevo grupo de trabajo en la materia, pero aún quedan im-portantes obstáculos que sortear, incluida la cuestión de decidir sidicho tratado tendrá un alcance reducido (poniendo fin a la pro-ducción de material fisionable, lo que afectaría principalmente ala India y el Pakistán) o amplio (abordando las reservas existentes).También siguen planteándose dudas sobre si se puede compro-bar que los Estados están cumpliendo sus obligaciones en virtudde dicho tratado y de qué forma. (Para más información, véase el28
  32. 32. sitio web del Grupo Internacional sobre Materiales Fisionables enwww.ipfm.org)ZONAS LIBRES DE ARMAS NUCLEARESLa creación de zonas libres de armas nucleares es un enfoque re-gional dirigido a reforzar las normas mundiales sobre la no pro-liferación de las armas nucleares y el desarme, y a consolidar losesfuerzos internacionales en favor de la paz y la seguridad. Unazona libre de armas nucleares es una región específica en la quelos países se comprometen a no fabricar, adquirir, ensayar o po-seer armas nucleares. Existen cuatro zonas libres de armas nucle-ares a nivel mundial ya establecidas: en América Latina y el Caribe,Asia Sudoriental, el Pacífico Sur y Asia central. Se prevé que en elfuturo próximo se establezca una nueva zona libre de armas nucle-ares en África. Cada tratado por el que se establece una zona librede armas nucleares incluye un protocolo para que los cinco Esta-dos poseedores de armas nucleares reconocidos en el marco delTNP (China, la Federación de Rusia, Francia, el Reino Unido y losEstados Unidos) lo firmen y ratifiquen. En dichos protocolos, queson jurídicamente vinculantes, se exhorta a los Estados poseed-ores de armas nucleares a que respeten la condición de las zonasy no usen o amenacen con usar armas nucleares contra EstadosPartes en el tratado. (No obstante, en 2009, entre las zonas libresde armas nucleares, sólo la de América Latina y el Caribe obtuvoel apoyo pleno de las cinco potencias nucleares.) Mongolia se car-acteriza por haber sido el primer país en declararse primera zonalibre de armas nucleares constituida por un único Estado, y gozadel reconocimiento mundial de su seguridad internacional y de sucondición de Estado libre de armas nucleares. 29
  33. 33. Para más informaciónFederation of American Scientistswww.fas.orgInstituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de laPazwww.sipri.orgCentro de Información de Defensawww.cdi.orgArms Control Associationwww.armscontrol.orgNaciones Unidaswww.un.org/disarmamentUnion of Concerned Scientistswww.ucsusa.orgConsejo para la Defensa de los Recursos Naturaleswww.nrdc.comNuclear Files.org (Fundación pro Paz en la Era Nuclear)www.nuclearfiles.orgEl ciberbús escolar de las Naciones Unidashttp://cyberschoolbus.un.org/dnp/sub2.asp?ipage=nuclearweapons30
  34. 34. C A P Í T U LO 4El Tratado sobrela no proliferaciónde las armas nucleares“ CADA PARTE en el Tratado se compromete a celebrar negociaciones de buena fe sobre medidas eficaces relativas a la cesación de la carrera de armamentos nucleares en fecha cercana y al desarme nuclear, y sobre todo un tratado de desarme general y completo bajo estricto y eficaz ” control internacional. ARTÍCULO VI, Tratado sobre la no proliferación de las armas nuclearesE L TRATADO SOBRE LA NO PROLIFERACIÓN DE LAS ARMAS NU- CLEARES (TNP) es un acuerdo clave en los esfuerzos por regu-lar las armas nucleares a nivel mundial. Entró en vigor en 1970. Altratado se han adherido 190 países, entre los que se incluyen loscinco Estados reconocidos como poseedores de armas nuclearesen el marco del Tratado: China, los Estados Unidos, la Federaciónde Rusia, Francia y el Reino Unido. Actualmente hay tres paísesal margen del TNP; se trata de países que tienen o de los que sesospecha que tienen programas de armas nucleares: la India, Is-rael y el Pakistán. En 2003, la República Popular Democrática deCorea anunció que se retiraba del Tratado, y su condición jurídicaen el Tratado sigue siendo incierta. En virtud del TNP, todas las partes en el Tratado se compro-meten a negociar de buena fe para librar al mundo de las armasnucleares y a trabajar por un tratado sobre el desarme general y 31
  35. 35. completo. Los Estados no poseedores de armas nucleares se com-prometen a no desarrollar, adquirir o poseer armas nucleares. El TNP estipula que los Estados Partes se reunirán cada cincoaños para evaluar la aplicación del Tratado. En la reunión de 1995se acordó prorrogar el Tratado de manera indefinida (junto conotras decisiones, que se examinan infra). La Conferencia de Exam-en de 2000, si bien no abrió un nuevo camino, fue un éxito relativo,al reafirmar los compromisos del pasado y elaborar “13 medidasprácticas”, un programa para lograr el desarme nuclear. La reuniónde examen de 2010 se celebrará en mayo, en Nueva York. (Véaseinfra para obtener más detalles de las Conferencias de Examen.)“ ALGUNOS DICEN QUE la proliferación de estas armas [nucleares] no se puede detener, no se puede controlar; que estamos destinados a vivir en un mundo en el que más naciones y más personas poseen los medios definitivos de destrucción. Este fatalismo es un adversario mortal, puesto que si creemos que la proliferación de armas nucleares es inevitable, entonces estaremos admitiendo que el ” uso de estas armas es inevitable. BARACK OBAMA, Presidente de los Estados Unidos, Praga, 5 de abril de 2009Los tres pilaresEl TNP tiene tres “pilares” o ámbitos principales: la no proliferación(detener la propagación de las armas nucleares y la tecnología con-exa), el desarme (eliminar los arsenales nucleares existentes), y elderecho a usar la energía nuclear con fines pacíficos (que incluyeel acceso a la tecnología nuclear, derecho del que gozan todos losEstados Partes en el TNP).32
  36. 36. La no proliferaciónDesde su entrada en vigor en  1970, el TNP ha tenido un éxitoimportante, aunque no perfecto, a la hora de contener la propa-gación de las armas nucleares en todo el mundo. La India y el Paki-stán, que nunca firmaron el TNP, han desarrollado programas dearmas nucleares y los han declarado. Por lo general se cree que Is-rael, que también se mantiene al margen del Tratado, posee armasnucleares. La República Popular Democrática de Corea, que anun-ció su retirada del Tratado en 2003, afirmó haber desarrollado unarma nuclear en 2005. Realizó un ensayo nuclear en 2006 y otroen  2009. Algunos sospechan que la República Islámica del Irán,que sigue siendo parte en el TNP, ha tenido un programa de armasnucleares en el pasado, aunque no es posible evaluar detenida-mente las intenciones de su actual programa nuclear (si es paradesarrollar armas o generar energía nuclear) hasta que propor-cione pleno acceso a sus instalaciones y documentos, como ha so-licitado el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).El desarmeLos esfuerzos realizados por los cinco Estados poseedores de armasnucleares encaminados al desarme nuclear han sido desiguales eincompletos. Los Estados Unidos y la Federación de Rusia, queposeen la inmensa mayoría de las armas nucleares del mundo,han reducido considerablemente sus arsenales nucleares desde laguerra fría. Los arsenales nucleares mundiales alcanzaron su nivelmáximo a mediados de la década de 1980, situándose en torno a70.000 ojivas. En la actualidad, el número total de ojivas asciendea alrededor de 23.000, de las cuales casi 8.400 están operativas.Sin embargo, los esfuerzos por centrarse en seguir reduciendo elnúmero de arsenales se paralizaron en gran medida a principiosde la década de 2000, momento en que las relaciones entre la Fed-eración de Rusia y los Estados Unidos comenzaron a enturbiarsecada vez más, en gran parte por los planes de los Estados Unidospara desplegar sistemas de defensa contra misiles en Europa ori- 33
  37. 37. ental, “países próximos” a la Federación de Rusia. No obstante,en mayo de 2009, la Federación de Rusia y los Estados Unidos ini-ciaron negociaciones sobre más reducciones de armas nucleares,conscientes de que el Tratado START I suscrito entre ambas partesexpira en diciembre de 2009. Aunque ha descendido el número de armas nucleares, no seha reducido exponencialmente su potencial para destruir el plan-eta. Varios miles de armas nucleares siguen manteniéndose enestado de alerta, listas para ser lanzadas en cuestión de minutos.Como señala Sergio Duarte, Alto Representante de las NacionesUnidas para Asuntos de Desarme, siguen existiendo amplios arse-nales nucleares “unos 40 años después de que el TNP comprome-tiera a cada una de sus partes a celebrar ‘en una fecha próxima’ y‘de buena fe’ negociaciones sobre el desarme nuclear, [y] aún nohay señales de la infraestructura necesaria para lograr el desarmenuclear (ausencia de planes operacionales, plazos, organismos dedesarme gubernamentales, presupuestos y legislación nacionaldetallada). Las doctrinas de disuasión nuclear no sólo persisten,sino que han sido adoptadas por nuevos países” (DisarmamentTimes, primavera de 2008).El uso de la energía nuclear con fines pacíficosEl tercer pilar del Tratado está relacionado con el derecho inalien-able de todas las Partes en el Tratado a desarrollar, investigar,producir y usar energía nuclear con fines pacíficos sin discrimi-nación. Las Partes también se comprometen a facilitar el mayorintercambio posible de equipo, materiales e información científicay tecnológica para el uso de la energía nuclear con fines pacíficos,teniendo derecho a participar en el mismo, y se les alienta a queexaminen las necesidades de las regiones en desarrollo del mundoen estas materias.34
  38. 38. Un estado cada vez más frágilEL TRATADO SOBRE LA NO PROLIFERACIÓN DE LAS ARMASNUCLEARES se enfrenta a numerosos desafíos a medida que seaproxima la Conferencia de Examen de 2010 encargada de evaluarla aplicación del Tratado. Durante muchos años, sus miembros hanestado divididos respecto a la decisión de cuáles deberían ser susprioridades y cómo compaginar mejor las obligaciones que le in-cumben en materia de no proliferación y desarme en virtud delTratado. La fuente de mayores tensiones radica en un antiguo de-sacuerdo sobre si debería tener preeminencia la no proliferación(que presta especial atención a los Estados que no poseen armasnucleares) o el desarme (que presta especial atención a los Estadosque poseen armas nucleares). Así pues, los Estados que poseen ar-mas nucleares han impulsado el programa en gran medida y, comoera de esperar, se han centrado en detener la propagación de lasarmas y la capacidad nuclear hacia otros países. Sin embargo, losEstados que no poseen armas nucleares (junto con numerosos ac-tivistas de la sociedad civil de todo el mundo) han replicado queel programa de los Estados poseedores de armas nucleares es de-masiado limitado y, además, no hace frente a sus obligaciones envirtud del TNP de planificar y lograr el desarme nuclear. Existe un optimismo fundado en cuanto a que las nuevas reali-dades políticas y la mayor atención al objetivo de abolir las armasnucleares a nivel mundial culminarán en una productiva Confer-encia de Examen de 2010, pero no hay ninguna garantía de quetenga un resultado positivo. Mucho dependerá de la disposiciónde los Estados poseedores de armas nucleares no sólo a celebrarconversaciones acerca del desarme nuclear, sino también a cump-lir sus compromisos. 35
  39. 39. Conferencia de Examen de 1995A LA CONFERENCIA DE EXAMEN DE 1995, además de la labor ha-bitual de examinar el TNP, se le encargó la tarea de decidir cómo,en su caso, debería prorrogarse el Tratado sobre la no proliferaciónde las armas nucleares: durante un período, durante una serie deperíodos renovables, indefinidamente o de ninguna manera. Los Estados Partes acordaron finalmente prorrogar el Tratadode manera indefinida, vinculando dicha prolongación a otras dosdecisiones y una resolución. En sus dos decisiones, acordaron re-forzar el proceso conducente a las Conferencias de Examen y esta-blecieron un programa de acción para lograr la no proliferación yel desarme. En este último se instaba a la concertación del Tratadode prohibición completa de los ensayos nucleares en septiem-bre de 1996, la celebración inmediata de negociaciones sobre untratado que prohibiera la producción de material fisionable y la“resuelta realización” de esfuerzos con el objetivo de conseguir eldesarme nuclear y el desarme general y completo. La Conferencia aprobó, además, una resolución sobre el Ori-ente Medio, en la que se apoyaba el establecimiento de una zonalibre de todas las armas de destrucción en masa de la región y sehacía un llamamiento a Israel (el único país de la región que no esparte en el TNP) para que se adhiriera al TNP.Conferencia de Examen de 2000CUANDO SE CONVOCÓ LA SEXTA CONFERENCIA DE EXAMEN enabril de 2000, en Nueva York, las expectativas eran escasas. Lastres reuniones preparatorias anteriores a la conferencia no habíanconseguido avanzar, y todos los estados poseedores de armas nu-cleares continuaron afirmando la importancia estratégica centralde sus armas nucleares. Al pesimismo se sumó el hecho de que elSenado de los Estados Unidos había rechazado el Tratado de pro-hibición completa de los ensayos nucleares (TPCEN) tan sólo un36
  40. 40. Las 13 medidas prácticas conducentesal desarme nuclearConferencia de 2000 encargada del examendel TNP1. Firmar el Tratado de prohibición completa de los ensayosnucleares2. Detener los ensayos de armas nucleares3. Negociar un Tratado de cesación de la producción de ma-terial fisionable4. Establecer un órgano en el seno de la Conferencia de De-sarme que se ocupe del desarme nuclear5. Acordar el carácter irreversible del desarme nuclear6. Abolir las armas nucleares7. Respetar los tratados existentes (incluidos START II, STARTIII y ABM)8. Aplicar y ultimar la iniciativa trilateral de los Estados Uni-dos, la Federación de Rusia y el OIEA9. Aplicar un enfoque gradual para lograr el desarme nucle-ar10. Poner el exceso de materiales fisionables bajo el controldel OIEA11. Reafirmar el desarme general y completo, bajo un controlinternacional eficaz, como el objetivo último de los Estados12. Informar periódicamente sobre los avances hacia el de-sarme nuclear.13. Seguir desarrollando la capacidad de verificación paragarantizar el cumplimiento de los acuerdos sobre desarmenuclear 37
  41. 41. año antes de la conferencia (en 1999), y Washington estaba con-siderando, una vez más, la posibilidad de establecer un sistemade defensa contra misiles (que violaría su Tratado sobre la limi-tación de los sistemas de proyectiles antibalísticos con la Feder-ación de Rusia). Los ensayos nucleares realizados por la India y elPakistán, aun no siendo miembros del Tratado, también tuvieronconsecuencias para la Conferencia, al destacar la necesidad de launiversalidad. Con todo, la Conferencia no fracasó en sus objetivos, sino querealizó pequeños avances. Bajo intensas presiones (en particular,de Estados no poseedores de armas nucleares) para evitar unaruptura, los Estados poseedores de armas nucleares asumieron elcompromiso inequívoco d “eliminar por completo sus arsenalesnucleares.” La Conferencia también reconoció la necesidad de quelos Estados poseedores de armas nucleares dieran “garantías deseguridad jurídicamente vinculantes” a los Estados no poseedoresde armas nucleares de que no usarían armas nucleares contra el-los. Asimismo, la Conferencia aprobó un conjunto de 13 “medidasprácticas” conducentes al desarme nuclear (véase la página ante-rior). Aunque los numerosos compromisos acordados por los Esta-dos Partes en la Conferencia no representaron grandes avanc-es, la muestra de flexibilidad y compromiso fue importante, y elresultado fue, probablemente, el mejor que se pudiera alcanzardesde el punto de vista político en aquel momento. La Conferencia de Examen de 2005 concluyó sin que se llegaraa un acuerdo sobre ningún aspecto sustantivo del TNP.Para más informaciónPara obtener información detallada sobre el TNP y las Conferen-cias encargadas del examen del TNP, visite el sitio web de Reach-ing Critical Will, un proyecto de la Liga Internacional de MujeresPro Paz y Libertad, www.reachingcriticalwill.org.38
  42. 42. También puede consultarse información sobre el TNP en:Arms Control Associationwww.armscontrol.orgComité de Organizaciones no Gubernamentales sobre Desarme,Paz y Seguridadhttp://disarmtimes.org 39
  43. 43. A julio de 2009, se ha destruido aproximadamente un 44% de las casi 70.000 toneladas métricas de agentes para la guerra química . ORGANIZACIÓN PARA LA PROHIBICIÓN DE LAS ARMAS QUÍMICAS40
  44. 44. C A P Í T U LO 5Las armas químicasE L USO DE ARMAS QUÍMICAS se remonta a la antigüedad, pero el uso moderno de dichas armas comienza con la primeraguerra mundial, cuando ambas partes en el conflicto utilizaron gastóxico para infligir un sufrimiento agonizante y causar consider-ables bajas en el campo de batalla. Las armas químicas han causa-do casi 1,3 millones de víctimas en todo el mundo. El uso de armas químicas durante la primera guerra mundialno fue especialmente sofisticado o especializado. Dichas armasconsistían, básicamente, en productos químicos comerciales cono-cidos añadidos en municiones, como granadas y proyectiles de ar-tillería. Entre los productos químicos utilizados se incluyen cloro,fosgeno (un gas asfixiante) y gas mostaza (que inflige dolorosasquemaduras en la piel). Los resultados fueron indiscriminados y amenudo devastadores: se produjeron casi 100.000 muertes. Como consecuencia de la indignación pública (y debido a quelas armas eran a menudo menos fiables que las armas conven-cionales), en 1925 se firmó el Protocolo de Ginebra, que prohíbeel empleo en la guerra de armas químicas. Aun siendo una me-dida acertada, el Protocolo presentaba una serie de deficiencias,incluido el hecho de que no prohibía el desarrollo, la produccióno el almacenamiento de armas químicas. También resultaba prob-lemático el hecho de que numerosos Estados que ratificaron el Pro-tocolo se reservaban el derecho a utilizar armas prohibidas contraEstados que no eran partes en el Protocolo o como represalias delmismo tipo si se empleaban armas químicas contra ellos. Según señala la Federation of American Scientists, en elperíodo de entreguerras, dos signatarios del Protocolo de Gine-bra emplearon armas químicas (Italia en África septentrional, y elJapón en China). Posteriormente, en la segunda guerra mundial,se emplearon gases tóxicos para matar a millones de personas en 41
  45. 45. campos de concentración nazis, y se utilizaron productos químicosen Asia (aunque no se utilizaron en campos de batalla europeos).Diversos países que no emplearon armas químicas en los camposde batalla durante la guerra siguieron desarrollando y acumulandoenormes cantidades de estas municiones durante ese tiempo. Durante el período de la guerra fría se desarrollaron, fabric-aron y almacenaron numerosas armas químicas. En las décadasde  1970 y  1980, se estima que 25  Estados desarrollaban su ca-pacidad en materia de armas químicas. Con todo, desde el finalde la segunda guerra mundial, se ha informado del uso de armasquímicas sólo en unos pocos casos. Principales tipos de armas químicas AGENTE NEUROTÓXICO AGENTE VESICANTE ASFIXIANTE AGENTE INCAPACITANTEConvención sobre las armas químicasEL PELIGRO QUE REPRESENTAN las armas químicas, aun cuandono se utilicen, llevó a los gobiernos a negociar la Convención so-bre las armas químicas, que se aprobó en 1992 y entró en vigoren  1997. La Convención prohíbe el desarrollo, la producción, elalmacenamiento y el empleo de armas químicas. Exige que los Es-tados Partes destruyan todas las existencias de armas químicas enun plazo de diez años a partir de la fecha de su entrada en vigor(antes de  2007), con una posible prórroga de hasta cinco años(2012). Para evitar el desarrollo clandestino de armas prohibidas, laConvención establece un riguroso sistema de inspecciones, efec-42
  46. 46. tuadas por la Organización para la Prohibición de las Armas Quími-cas, que también garantiza la destrucción en condiciones de segu-ridad de armas. La prohibición de la adquisición, la producción y el empleode armas químicas que establece la Convención ha sido un éxito.No obstante, persisten algunos problemas, fundamentalmentela lentitud con que los Estados Unidos y la Federación de Rusiadestruyen los grandes arsenales químicos. A esos retrasos han con-tribuido los altos costos y las preocupaciones ambientales. (Tantola Federación de Rusia como los Estados Unidos incumplieron elplazo de  2007 para destruir los arsenales de armas químicas, yse les concedió un nuevo plazo, fijado en 2012. Algunos observa-dores consideran que la Federación de Rusia y los Estados Unidosno podrán cumplir el plazo de 2012.) Entre otras dificultades queplantea la Convención cabe señalar el hecho de que diversos Esta-dos no se han adherido a la misma. (En mayo de 2009, 188 Estadoshabían ratificado la Convención. Para comprobar el estado actual,visite el sitio web www.opcw.org.) Otro motivo de preocupaciónes que la Convención sólo tiene una aplicabilidad limitada a ter-roristas y agentes no estatales, lo que podría representar la mayoramenaza actual en lo que se refiere a armas químicas.Terrorismo químicoAUNQUE LOS ESTADOS han sido los principales agentes que hanutilizado armas químicas, las actuales preocupaciones se centranfundamentalmente en el posible uso de estas armas por terroris-tas. En  1994 y  1995, la secta japonesa Aum Shinrikyo utilizó gassarín en ataques contra civiles en el Japón. No obstante, pese losamplios conocimientos especializados y la financiación recibida,Aum Shinrikyo tuvo dificultades para estabilizar grandes canti-dades de sarín. Ante estas dificultades, es muy probable que enel futuro los terroristas se fijen como objetivo centrales nucleares 43
  47. 47. o vehículos de transporte, cuyos efectos podrían ser mucho másletales.Para más informaciónAcronym Institutewww.acronym.orgArms Control Associationwww.armscontrol.orgEl Centro para el Control y la No Proliferación de las Armaswww.armscontrolcenter.orgChemical Weapons Working Groupwww.cwwg.orgFederation of American Scientistswww.fas.orgEl Harvard-Sussex Programwww.sussex.ac.uk/units/spru/hspMonterey Institute of International Studieshttp://cns.miis.eduIniciativa sobre la Amenaza Nuclearwww.nti.orgOrganización para la Prohibición de las Armas Químicaswww.opcw.orgReaching Critical Willwww.reachingcriticalwill.orgCentro Stimsonwww.stimson.orgInstituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de laPazwww.sipri.orgComisión sobre Armas de Destrucción en Masawww.wmdcommission.org44
  48. 48. C A P Í T U LO 6Las armas biológicasL A GUERRA BIOLÓGICA y el terrorismo biológico implican el uso deliberado de agente biológicos como armas para causarbrotes de enfermedades. El uso de tales armas podría ocasionarperjuicios de gran magnitud, pánico, trastornos generalizados e in-cluso la muerte. Los rápidos adelantos de las ciencias de la vida yla globalización de la biotecnología hacen que éste sea un ámbitode creciente preocupación.HistoriaEL USO DE SUSTANCIAS TÓXICAS (agentes biológicos y químicos)como armas de guerra se prohibió antes de la primera guerramundial, pero ello no impidió que los países siguieran utilizandogas tóxico durante esa guerra. En 1925, el Protocolo de Ginebraprohibió el empleo de armas químicas y biológicas, pero conteníavarios puntos débiles. Lo que es más importante, el Protocolo pro-hibía únicamente el empleo de armas biológicas en la guerra, perono prohibía su desarrollo, producción o almacenamiento. Tambiénresultaba problemático el hecho de que numerosos Estados quefirmaron el Protocolo se reservaban el derecho a represalias encaso de sufrir ataques con armas biológicas prohibidas. Pese a las deficiencias del Protocolo de Ginebra, el empleo dearmas biológicas durante la segunda guerra mundial fue limitado.El Japón, que informó del empleo de armas biológicas en ataques yexperimentos, es una destacada excepción. Aunque otras grandespotencias no emplearon armas biológicas durante la guerra, mu-chas llevaron a cabo investigaciones sobre la guerra biológica. Durante el período de la guerra fría, un número de paísescada vez mayor desarrolló programas de investigación de guerrabiológica, de los cuales la entonces Unión Soviética y los EstadosUnidos llevaron a cabo los de mayor envergadura. Entre las enfer- 45
  49. 49. medades que se utilizaron como armas cabe citar el carbunco, laviruela, la peste y la tularemia. Hasta finales de la década de 1960no se formularon iniciativas para controlar las armas biológicas.En 1969, el Presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, anun-ció el desmantelamiento unilateral del programa de armas biológi-cas ofensivas de los Estados Unidos. A resultas de los prolonga-dos esfuerzos de la comunidad internacional para establecer unnuevo instrumento que complementara el Protocolo de Ginebra,de 1925, en 1972 se abrió a la firma la Convención sobre las armasbiológicas, que entró en vigor en 1975.EN LA ACTUALIDAD, NINGÚN ESTADO RECONOCE que poseearmas biológicas o que tiene un programa para desarrollar esasarmas. El estigma asociado al empleo de dichas armas y su pro-hibición en el marco de la Convención sobre las armas biológicashan sido factores muy disuasorios. Sin embargo, no han propor-cionado una protección completa frente al desarrollo de armasbiológicas. A principios de la década de 1990, se decía (desertoressoviéticos) que la ex Unión Soviética había llevado a cabo un am-plio programa de armas biológicas clandestino en contravenciónde la Convención sobre las armas biológicas. Se descubrió (en1995) que el Iraq, también signatario de la Convención, había teni-do un importante programa de guerra biológica no declarado, quedependía en gran medida de las cepas importadas y los materialessuministrados por otros países.La Convención sobre las armas biológicasA RAÍZ DE LA GRAVE PREOCUPACIÓN por el posible daño quepodrían infligir las armas biológicas, en 1972 se abrió a la firma laConvención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y elalmacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y toxínicasy sobre su destrucción, que entró en vigor en 1975. La Convenciónsobre las armas biológicas prohíbe el desarrollo, la producción, elalmacenamiento y la adquisición de armas biológicas y toxínicas,46
  50. 50. Tipos de armas biológicas LAS ARMAS BIOLÓGICAS pueden clasificarse de varias formas, entre las que se incluyen las siguientes: Por el tipo de agente que causa la enfermedad; por ejemplo, bacteria, virus o toxina Por el tipo de efecto; por ejemplo, enfermedad transmis- ible (contagiosa) o enfermedad que sólo afecta a quienes están directamente expuestos a ella Por síntomas; por ejemplo, muerte, efecto incapacitante o comportamiento alterado FUENTE: Las armas del terror, Comisión sobre Armas de Destruc- ción en Masa, 2006.y exige la destrucción de dichas armas o sus sistemas vectores.La Convención cuenta con 163 Estados Partes y 13 signatarios (ajunio de 2009). Hay 19 Estados que no han firmado ni ratificadola Convención. (Para ver la lista de Estados Partes y comprobar elestado actual de la Convención sobre las armas biológicas, visiteel sitio web www.unog.ch.) Cada cinco años se celebran conferen-cias de examen para supervisar la aplicación de la Convención. La Convención sobre las armas biológicas constituye un impor-tante paso adelante, pero muchos consideran que es un instru-mento relativamente débil. A diferencia de la Convención sobrelas armas químicas, la Convención sobre las armas biológicas nocuenta con ningún mecanismo de supervisión y verificación, ycarece de medidas para investigar a los países sospechosos de in-cumplimiento. Se han adoptado algunas medidas para tratar de re-forzar este aspecto de la Convención, pero han sido insuficientes. 47
  51. 51. La Administración de los Estados Unidos rechazó un proyecto deprotocolo de 2001 que habría exigido a los Estados Partes declararlas instalaciones pertinentes y someterse a inspecciones (de em-plazamientos de declarados y sospechosos). La Sexta Conferenciade Examen de la Convención sobre las armas biológicas (celebradaen Ginebra en 2006) estableció la Dependencia de Apoyo para laAplicación de la Convención, encargada de prestar asistencia alos Estados Partes en la aplicación de la Convención, pero ésta nopuede supervisar el cumplimiento o llevar a cabo inspecciones,ya que actúa fundamentalmente como centro de intercambio deideas. (En 2011, los Estados Partes en la Convención decidirán surenuevan el mandato de la Dependencia de Apoyo para la Apli-cación de la Convención.)La amenaza del terrorismo biológicoPESE AL HECHO de que rara vez se han utilizado agentes para laguerra biológica en los tiempos modernos y de que están prohi-bidos, la comunidad mundial se enfrenta a diversos desafíos enrelación con esas armas. Por distintas razones, la mayor amenazaque plantean hoy los agentes para la guerra biológica podría pre-sentarse en forma de terrorismo y su posible uso por otros agen-tes no estatales. Los agentes para la guerra biológica son relativamente baratosde producir comparado con otras armas de destrucción en masa.De hecho, las armas biológicas se denominan a veces “la bombaatómica de los pobres”. Según Reaching Critical Will, en un análisisse estimó el costo de víctimas civiles en 2.000 dólares por kilómet-ro cuadrado con armas convencionales, pero en sólo 1 dólar porkilómetro cuadrado con armas biológicas. Los agentes biológicosson relativamente fáciles de producir y pueden encontrarse enla naturaleza. Por todo ello, las armas biológicas podrían resultaratractivas a terroristas. (Con todo, cabe señalar que existen otrosdesafíos, en particular, a la hora de convertir agentes biológicos48
  52. 52. en armas para su uso a gran escala. Se trata de este asunto másadelante.) Las instalaciones utilizadas para investigar y producir agen-tes biológicos son más fáciles de ocultar que las utilizadas paraproducir otras armas de destrucción en masa, por lo que es másprobable que un agente estatal o no estatal (como, por ejemplo,un grupo terrorista) pueda llevar a cabo un programa de armasbiológicas sin que sea descubierto. Además, el equipo que inter-viene en la producción de agentes para la guerra biológica, como,por ejemplo, fermentadores, tiene muchos usos civiles legítimos. A pesar de todo ello, según la Comisión sobre Armas de De-strucción en Masa, los expertos no son unánimes respecto de lamagnitud de la amenaza de terrorismo biológico. Algunos creenque la amenaza es, o será en breve, comparable a la que planteanlas armas nucleares. Otros, sin embargo, se muestran escépticosen cuanto a la probabilidad del uso a gran escala de agentes parala guerra biológica por terroristas, dadas las dificultades técnicasque supone gestionar y suministrar esas armas. La experiencia ad-quirida ha puesto de manifiesto estas dificultades. Los agentes noestatales de los Estados Unidos han utilizado agentes biológicosen múltiples ocasiones (1984, 2001, 2003 y 2004), cobrándose lamuerte de varias personas, pero los incidentes, aunque alarman-tes y caóticos, fueron en general localizados y contenidos. El cultoAum Shinrikyo del Japón también trató de emplear agentes parala guerra biológica, pero fracasó en sus intentos en al menos 10ocasiones, a pesar de disponer de considerables recursos técnicosy fondos, al parecer, superiores a 1.000 millones de dólares. (Noobstante, tuvieron poco éxito a la hora de usar gas sarín, un agentepara la guerra química.) Sin embargo, como señala la Comisión so-bre Armas de Destrucción en Masa, el hecho de que en anterioresocasiones los terroristas fracasaran no significa en modo algunoque vayan a fracasar en futuros intentos. En vista de estos desafíos, resulta sumamente importante re-forzar la Convención sobre las armas biológicas y procurar enérgi- 49
  53. 53. camente la adhesión universal a la misma. También es esencial queel público reciba más información sobre las amenazas de guerrabiológica y la forma de proceder en situaciones de emergencia.Para más informaciónEl Acronym Institutewww.acronym.orgArms Control Associationwww.armscontrol.orgEl Centro para el Control y la No Proliferación de las Armaswww.armscontrolcenter.orgFederation of American Scientistswww.fas.orgEl Harvard-Sussex Programwww.sussex.ac.ukMonterey Institute of International Studieshttp://cns.miis.eduIniciativa sobre la Amenaza Nuclearwww.nti.orgReaching Critical Willwww.reachingcriticalwill.orgCentro Stimsonwww.stimson.orgInstituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de laPazwww.sipri.orgComisión sobre Armas de Destrucción en Masawww.wmdcommission.org50
  54. 54. C A P Í T U LO 7Los misiles y la defensacontra misilesL os cohetes y los misiles abarcan armas de diversos tipos. Un cohete es un vehículo autopropulsado sin sistema de orient-ación (una vez que se dispara no se puede redirigir). La mayoríade los cohetes tienen un alcance relativamente corto y soportanúnicamente pequeñas cargas. Un misil es un proyectil autopropul-sado, guiado o no guiado, diseñado para transportar un arma uotra carga. Normalmente, los misiles son propulsados mediantecohetes o mediante reactores. Su alcance oscila entre apenas los100 kilómetros (corto alcance) y los más de 5.500 kilómetros (in-tercontinental). Algunos misiles son instrumentos relativamentesimples, mientras que otros son altamente sofisticados. La cargavaría entre unos pocos kilogramos de armas convencionales y lasojivas nucleares megatónicas. Los misiles balísticos, que durante los últimos años han estadoen el punto de mira, son aquellos que siguen una trayectoria de-terminada por la balística (por la resistencia a la gravedad y a laaerodinámica). Los misiles balísticos se lanzan principalmente ensuperficie (desde el suelo, a bordo de buques o bajo el agua). Porotra parte, los misiles de crucero se elevan (normalmente propul-sados a poca altura mediante un reactor) y se lanzan principal-mente desde el aire, barcos o submarinos. (Los sistemas portátilesde defensa antiaérea —o misiles disparados desde el hombro,como se los conoce coloquialmente— podrían considerarse untercer tipo de misil y se desarrollan brevemente más adelante.)POR LO GENERAL, LOS MISILES SE CLASIFICAN según la platafor-ma de lanzamiento (normalmente, cualquier superficie, como elsuelo, el agua o el aire), y se subclasifican en función de su alcance(véase el recuadro de la página siguiente) y de su objetivo (por 51
  55. 55. Clasificación de los misiles balísticos Los MISILES se subclasifican en función de su alcance: Los misiles balísticos de corto alcance recorren menos de 1.000 kilómetros (aproximadamente 620 millas). Los misiles balísticos de mediano alcance recorren de 1.000 a 3.000  kilómetros (aproximadamente 620- 1.860 millas). Los misiles balísticos de alcance intermedio recorren de 3.000 a 5.500 kilómetros (1.860-3.410 millas). Los misiles balísticos intercontinentales recorren más de 5.500 kilómetros.ejemplo, antibuque, antitanque, antiaéreo, antibalístico, antisaté-lite). Los misiles suscitan preocupaciones. Los misiles de corto al-cance, y sobre todo los menos avanzados, resultan relativamentefáciles de adquirir y de usar. Cada vez se ven con más frecuenciaestos misiles, y los utilizan los Estados con un bajo nivel tecnológi-co y los agentes no estatales contra las fuerzas gubernamentales yla población civil. Entre tanto, los Estados tecnológicamente avan-zados están desarrollando misiles balísticos intercontinentalescada vez más sofisticados, capaces de transportar armas nuclearesa larga distancia con una precisión cada vez mayor y sin ser apenasadvertidos. La posibilidad de que exista una carrera de armamen-tos de misiles a ambos extremos del espectro está presente.52
  56. 56. La preocupación por la proliferación aumenta de manera glob-al, pero alcanzar el consenso acerca de cómo regular los misiles (o,incluso, si deben regularse) se ha convertido en una cuestión ex-tremadamente complicada. En la actualidad, no existen tratadosmultilaterales que se ocupen de los misiles y su proliferación, y losdebates sobre los misiles en todos sus aspectos celebrados en lasNaciones Unidas no han dado como resultado ninguna recomen-dación concreta sobre políticas. Uno de los aspectos que hace queel tema de los misiles resulte tan difícil es el hecho de que éstos(a diferencia de otras armas, tales como las armas químicas o lasarmas biológicas) se pueden ver como componente legítimo de laautodefensa de un Estado (estando específicamente reconocidoeste derecho en la Carta de las Naciones Unidas). Los debates enlas Naciones Unidas continúan en un intento de encontrar el con-senso en los puntos que puedan abordarse en ellos.Misiles balísticosLOS PRIMEROS MISILES que se utilizaron en operaciones militaresfueron el German V1 y V2, en la Segunda Guerra Mundial. Tras elfinal de la guerra, en las dos décadas siguientes, la tecnología delos misiles se había extendido a los cinco Estados poseedores dearmas nucleares (China, Francia, la Federación de Rusia, el ReinoUnido y los Estados Unidos), todos ellos con capacidad para haceruso de las armas nucleares en cualquier lugar del mundo. Hoy,más de 30 Estados poseen tecnología de misiles balísticos (más de150 kilómetros de alcance) y se calcula que el número de misilesbalísticos en todo el mundo asciende a 120 000 (según el informede la Secretaría General de las Naciones Unidas: “La cuestión delos misiles en todos sus aspectos”, julio de  2002). Sin embargo,menos de una docena de Estados poseen misiles balísticos de me-diano o largo alcance (China, Francia, India, la República Islámicadel Irán, Israel, la República Democrática Popular de Corea, Pakis-tán, la Federación de Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos) yse cree que sólo los cinco Estados poseedores de armas nucleares 53
  57. 57. cuentan con misiles balísticos de largo alcance o intercontinen-tales capaces de llevar cargas nucleares.Misiles de cruceroSI BIEN SE PRESTA GRAN ATENCIÓN a los misiles balísticos, algu-nos expertos creen que los misiles de crucero, que se han utilizadocon mayor frecuencia en intervenciones militares desde el final dela guerra fría, constituyen una amenaza más seria. Los misiles decrucero ofrecen algunas ventajas con respecto a los misiles balís-ticos: son más baratos de producir, más fáciles de adquirir y demantener, requieren menos entrenamiento, funcionan con másprecisión y son más fiables. Todas estas razones han contribuidoa la proliferación de los misiles de crucero, que actualmente seproducen en 19 Estados y están presentes en cerca de 75 países(según el Congressional Research Service de los Estados Unidos).Sistemas portátiles de defensa antiaéreaLos SISTEMAS PORTÁTILES DE DEFENSA ANTIAÉREA o misiles dis-parados desde el hombro son motivo de especial preocupación.La Federation of American Scientists (FAS) califica a los sistemasportátiles de defensa antiaérea como “una amenaza inminentey grave” para las aeronaves militares y los aviones civiles. Desdesu desarrollo en los años cincuenta, se han fabricado cientosde miles de sistemas portátiles de defensa antiaérea en todo elmundo. Según la FAS, existen aproximadamente 800.000 sistemasportátiles de defensa antiaérea en el mundo. Se cree que miles deellos están en el mercado negro y, por tanto, al alcance de terroris-tas y otros agentes no estatales. Los sistemas portátiles de defensaantiaérea atraen a terroristas e insurgentes por varios motivos: sonletales, fáciles de transportar y de ocultar, baratos y relativamentefáciles de utilizar si se cuenta con la instrucción adecuada.54
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×