• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Long en pdf
 

Long en pdf

on

  • 171 views

 

Statistics

Views

Total Views
171
Views on SlideShare
35
Embed Views
136

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

6 Embeds 136

http://mnolte.blogspot.com.es 85
https://mnolte.blogspot.com 33
http://mnolte.blogspot.com 12
http://mnolte.blogspot.mx 3
http://mnolte.blogspot.fr 2
http://feedly.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Long en pdf Long en pdf Document Transcript

    •   1   EL COSTO DE FINANCIACION DE LA DEUDA PUBLICA. Manfred Nolte A lo largo de las últimas semanas se ha venido consolidando un acontecimiento singular, de enorme repercusión para la economía española. Me refiero, y es hecho suficientemente aireado en los medios de comunicación, al progresivo descenso del coste de financiación de la deuda soberana española hasta mínimos históricos en la todavía corta travesía del euro. No solo está batiendo records a la baja en términos de intereses a pagar, como concepto absoluto. Es que, además, en términos comparativos, la deuda pública española es en tal medida apetecible, que se coloca en los mercados a tipos inferiores a la de la deuda norteamericana o la del Reino Unido. Por si fuera poco y en base a que el precio de los seguros de impago sobre riesgo público español –los llamados ‘CDSs’- han caído aún con mayor convicción, los analistas vaticinan que el abaratamiento de nuestra financiación exterior todavía no ha tocado suelo. En cifras. A mediados de abril pasado, el bono público español a cinco años cotizaba al 1,7% anual, igual tipo de rendimiento que el del bono estadounidense al mismo plazo. A primeros del presente mes de junio el interés demandado por los inversores internacionales al tesoro español por un bono a 10 años ha sido del 2,56% mientras el que exigen al gobierno de los Estados Unidos por un bono al mismo plazo es del 2,63%. Si acertamos a recordar que veníamos de la estratosfera financiera cuando en julio de 2012 el bono soberano español a 10 años cotizaba un tipo superior al 7,5%, la conclusión lógica es doble. En primer lugar cabría entender que España disfruta de una segunda juventud, que la recuperación es un hecho y que aquí no ha pasado nada. Y otra segunda
    •   2   también magnífica: España tiene análoga percepción de solvencia y reputación que el gigante americano. Somos tan buenos como la primera economía mundial, y ello no debido a alguna torva manipulación estadística u otra maquinación fraudulenta sino al veredicto de los inversores internacionales que libremente asumen el riesgo público español con idéntico apetito que el riesgo público yanqui o el británico sin que nada ni nadie les esté obligando a ello. Como, lamentablemente, ‘cuando algo es demasiado bueno para ser verdad, normalmente es porque no es verdad’, valdrá la pena responder someramente algunas, si no todas, de los preguntas siguientes: ¿cómo se ha llegado a esta pasmosa situación?, ¿qué ventajas reporta al país y al ciudadano de a pie?, y aclarar acaso las contradicciones conceptuales que suscita en relación a la calificación –‘rating’- de las agencias, dónde residen los mayores o menores espejismos de la información que llega a nuestros mercados y finalmente como se dibujan las perspectivas probables de evolución de estos fenómenos y qué peligros se desprenden de la rápida evolución de esta variable. Hablemos de ventajas. Excepcionales son las ventajas que esta reducción está representando para los presupuestos públicos como un menor gasto público aplicable al servicio de la deuda. La emisión bruta realizada por el Tesoro en 2013 excluyendo el rescate bancario, ha sido de 236.695 millones de euros. Con la nueva tendencia de tipos de interés, el coste medio de la deuda total en circulación ha descendido hasta un 3,73%. Al mismo tiempo, una demanda más vigorosa y estable ha permitido atenuar el descenso de la vida media de la cartera en circulación a finales de 2013 en el entorno de 6,20 años. Ello ha supuesto, durante el ejercicio pasado, un ahorro de 8.700 millones de euros en costo de financiación. Para una emisión bruta de 242.000 millones en 2014, a los tipos rebajados, el ahorro adicional se estima en 5.000 millones sobre los 36.500 millones consignados para el pago de intereses. Para poner en perspectiva estas cifras conviene recordar que los presupuestos del Estado para 2014 destinan 73.000 millones para educación y sanidad o 110.000 millones para el pago de pensiones.
    •   3   El origen de este milagro financiero hay que atribuirlo en comandita a los esfuerzos de la ciudadanía española para acometer las cruentas reformas estructurales de los dos últimos años y a la decisiva actuación de ese genio llamado Mario Draghi que ha puesto a especuladores e inversionistas en el justo lugar que les corresponde. No pueden aquí resumirse los obligados programas de saneamiento de la oferta que han puesto nuevamente sobre sus pies al gigante productivo español derribado como un pelele por el azote de la crisis. Pero desde que el Banco Central Europeo amenazara con su programa OMT en setiembre de 2012 y su continuación hace unos días con la nueva batería de medidas no convencionales, el mundo financiero sabe que detrás de los países de la eurozona y también de los periféricos está el larguísimo brazo del Banco emisor. Aquello lo cambió todo y esto último lo remacha. Así se aclara la aparente contradicción entre precios de la deuda y calificaciones crediticias del País. Aunque Estados Unidos y Reino Unido acreditan matricula de honor (AAA- y AAA)en sus fundamentales económicos, España que no pasa del aprobado (BBB) empata en reputación financiera y se financia a precio similar. La razón es el aval de última instancia que nuestra deuda incorpora del BCE. España progresa en el pelotón de los meritorios pero el ‘rating’ implícito de su deuda, y de ahí su bajo coste, viene prestado por el Banco Central Europeo. Tampoco es cierto que el coste de la deuda española esté, como se ha dicho, por debajo del de la americana, aunque se le acerque y los argumentos anteriores conserven gran parte de su valor. La razón estriba en que no son exactamente comparables dos deudas expresadas en monedas diferentes. La deuda española emitida en dólares paga casi un 40% más que la de los Estados Unidos. En cuanto al futuro previsible en esta tendencia bajista de tipos a largo, el consenso de mercado es que puede bajar de los 200 puntos básicos. Por pura aritmética las emisiones que han sido colocadas en el pasado a tipos más altos cotizarán cada vez a precios igualmente más altos, lo que ha llevado el 28 de mayo pasado al propio BCE a alertar de una potencial burbuja de la deuda soberana europea. Y es que los inversores aparcan en cierto modo la solvencia y buscan afanosamente rentabilidad en un escenario de apabullante liquidez, un ejercicio no exento de serios peligros. Pero no hay lugar para la complacencia. El océano de liquidez en los mercados no durará para siempre. La aversión al riesgo global
    •   4   está en mínimos históricos y tarde o temprano volverá a niveles más neutrales cuando los Bancos Centrales abandonen sus políticas no convencionales. CDS Y PRIMA DE RIESGO. Todo lo cual nos conduce a la inequívoca conclusión de que la economía española debe aprovechar el rebufo irrepetible de esta caída espectacular del coste de la financiación exterior para proseguir en su línea de reforma de sus estructuras productivas y anticipar en la medida de lo posible la recuperación de la mayor parte de los estragos de esta crisis, controlada pero aun no superada.