Long el futuro del trabajo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Long el futuro del trabajo

on

  • 287 views

 

Statistics

Views

Total Views
287
Views on SlideShare
78
Embed Views
209

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

6 Embeds 209

http://mnolte.blogspot.com.es 149
https://mnolte.blogspot.com 33
http://mnolte.blogspot.com 20
http://blogs.deusto.es 5
http://feeds.feedburner.com 1
http://mnolte.blogspot.mx 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Long el futuro del trabajo Document Transcript

  • 1. 1 EL DILEMA DEL EMPLEO, EL FUTURO DEL TRABAJO. Manfred Nolte En una columna del pasado mes de junio en este mismo diario, se hacia mención al extraordinario hecho de que el trabajo no remunerado en España equivale al 53 % de su PIB. Ante estadística tan sorprendente que se extiende igualmente a la mayoría de los países desarrollados y que registra un porcentaje sustancialmente mayor a medida que los países se hunden en la escala de la pobreza, la pregunta inmediata sería la siguiente: En un futuro post industrial, ¿cómo evolucionará esta proporción?¿Se estabilizará en los niveles actuales? ¿Disminuirá? ¿O la sociedad del mañana se basará en un modelo aún más revolucionario de trabajo no remunerado? Convendrá previamente ponernos de acuerdo en el contenido de algunos conceptos que en el día a día pueden prestarse a confusión, para posteriormente abordar la respuesta a la pregunta planteada. Comencemos con el concepto ‘trabajo’. Es obvio que no toda actividad humana es trabajo. Comer, beber, dormir o respirar son acciones necesarias para sobrevivir pero no se conceptúan como trabajo. Lo mismo se aplica a determinados eventos que pueden ser estresantes como correr un maratón por mero reto personal. Por el contrario la actividad profesional de un minero o una cajera de supermercado se consideran trabajo. El trabajo, en consecuencia, estaría vinculado a aquellas actividades físicas o intelectuales aplicadas a procesos productivos, esto es, a la producción de bienes o servicios escasos y a su posterior venta en el mercado. Cuando el trabajo es remunerado hablamos de empleo. Pero la noción de empleo como trabajo remunerado es solo una parte, aunque sea muy importante, del trabajo. El trabajo no remunerado consiste en la producción de bienes y servicios que no se venden en el mercado. Los ejemplos más representativos son la actividad doméstica familiar, el cuidado asistencial y el voluntariado. Cuidar a familiares
  • 2. 2 ancianos o impedidos, acometer las tareas habituales domésticas de limpieza, cocina o jardinería, y atender altruistamente algunas necesidades de los emigrantes no se contabilizan en el PIB porque son un trabajo no remunerado. El ocio es una actividad que se sitúa en la umbral del trabajo no remunerado y reacciona al llamado criterio de ‘tercera persona’. Una actividad se considerará trabajo si existe la posibilidad de pagar a una tercera persona para que lo realice. Pero resulta evidente que no podemos pagar a otro para que ‘nos escuche’ un concierto, dado que el beneficio de la acción recaería en quien la realiza –la tercera persona- y no en quien la solicita. Esas actividades se incluyen en el capítulo del ocio. En cualquiera de los casos, el nivel de satisfacción y disfrute de una actividad no debe entenderse como un ingrediente que incluya o descarte el concepto de trabajo, no forma parte de su definición. Aclarado lo cual podemos abordar el interrogante inicial: ¿Cuál será el futuro del trabajo en la generación del conocimiento? ¿Cual el dilema del empleo en un mundo ultraconectado que considerará prehistóricos nuestros patrones actuales? Gracias a la mejora de los semiconductores, los nanotubos de carbono, el grafeno y la tecnología 5G, las comunicaciones inalámbricas dominarán el globo terraqueo. Bajo el signo de una digitalización y automatización consolidadas, la respuesta apunta a una creciente disminución del trabajo remunerado en beneficio del no remunerado, fenómeno al que GIARINI y LIEDTKE han definido como la ‘desmonetarización’ de la economía. BANCO MUNDIAL y OCDE también parecen prever la misma pauta social. La tendencia coincide con la transformación que TOFFLER adivinó en el humano productivo: el ‘prosumidor’. El prosumidor consiste en el consumidor mutado progresivamente en autoproductor. En el self-service de un restaurante el consumidor asume determinadas funciones del camarero como adopta las del empleado bancario al utilizar asiduamente el cajero automático para sus operaciones bancarias. El enfermo que se envía desde el Hospital a su domicilio para recibir en él una atención hospitalaria de costes más reducidos, también nos adelanta pautas de eficiencia en un sistema de auto-producción desmonetarizada, en el que la familia o los amigos asumen una parte del cuidado asistencial tradicional. Los Jardines de Infancia del futuro se gestionarán con la movilización de abuelos y abuelas que, por turnos y sin remuneración, cubrirán una importante cuota del coste social familiar. GIARINI y LIEDTKE aventuran un sistema sociolaboral de tres capas o niveles. En el primer ciclo laboral, el de los jóvenes, coincidente con la formación profesional o educación superior, el Estado regulará un sistema dual a tiempo parcial como el ya existente hoy en algunos países. El segundo seguirá correspondiendo a una economía monetarizada, pero con importantes novedades. Sucesivamente, las jornadas de trabajo tradicional que hace una centuria se situaban a jornada completa en las 3.500 o 4.000 horas anuales y que hoy se limitan a menos de 2000 en gran parte de occidente, darán paso a un trabajo remunerado con un alto grado de contratos a tiempo parcial, a la medida, flexibles y consensuados con las necesidades de una producción crecientemente robotizada. La oferta laboral del planeta tierra, que en las
  • 3. 3 ultimas dos décadas se ha cuadrupicado, alcanzará a todos sus habitantes en un sistema de mercado, pero no como hoy se la conoce. La OCDE ha aventurado que 10 de cada 8 nuevos empleos serán para trabajadores del conocimiento. La adaptabilidad y flexibilidad –los dos principales atributos demandados- se extenderán a los empleados de edades más avanzadas, porque los octogenarios serán una multitud joven, que podrán optar por una jubilación flexible y gradual. En este nivel, el Estado garantizará a los administrados una renta mínima instrumentada en diversos mecanismos, como el impuesto sobre la renta negativo sugerido por MILTON FRIEDMAN y JAMES TOBIN o el EITC(Crédito adquirido sobre el impuesto sobre la renta) auspiciado por GARY BECKER y ROBERT BARRO. El tercer nivel de empleo auto-productivo en una sociedad de servicios, conocerá un auge decisivo. Por ejemplo, un creciente envejecimient0 de la población –la edad media del ser humano sobrepasará los 85 años- incrementará exponencialmente la demanda de los servicios de salud. Trabajos que aun no existen, con herramientas que aun no se han desarrollado, para resolver problemas que aun no están planetados en una economía planetaria desmonetarizada. No perdamos de vista el futuro.
  • 4. 4 Fuente: GIARINI Y LIEDTKE(1998).