La germanización de España.
Manfred Nolte
Germanizar no es sino dar carácter germánico a un proyecto, incluso a un modo
de...
no encuentra conciliación posible y sin duda vivimos en el presente momento
una vuelta a la tolerancia, marcada por el apa...
está suponiendo una boya de sujeción inconmovible para nuestra estabilidad
financiera. La austeridad es depresiva por natu...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

ESPAÑA SE GERMANIZA

255 views
214 views

Published on

Published in: Economy & Finance
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
255
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

ESPAÑA SE GERMANIZA

  1. 1. La germanización de España. Manfred Nolte Germanizar no es sino dar carácter germánico a un proyecto, incluso a un modo de hacer política, inclinándose por las prácticas y estilos germánicos. Y si hay algo que referencia al talante teutón es sin duda alguna la huida del parcheo y la improvisación, la búsqueda del método que perdure sustentado en el pedestal ideológico del orden, la ‘Ordnung’ transversal a todo el quehacer de la persona y sus agregados institucionales, simple, contundente, inflexible, ubicua y multidimensional. La verdadera leyenda fundacional del ‘Ordoliberalismo’ practicado por el gigante central. En Setiembre de 2012, con motivo de un alto encuentro empresarial entre España y Alemania, el ministro Guindos aseguraba que nuestro país estaba llevando a cabo entonces lo que la locomotora europea acometió diez años atrás al adoptar complejas decisiones en políticas de oferta –reformas estructuralescon el ánimo de impulsar su competitividad y poner en orden sus finanzas públicas. Confiaba el ministro español que lo que le salió bien a la República Federal también debería salirle bien a nuestro país, una mera aplicación del principio de la transitividad. No era solo cuestión de caerle bien a Merkel y a los influyentes visitantes, dado que Alemania es el principal origen de las importaciones domésticas, el segundo emisor de turistas, y el segundo comprador de nuestros productos. La declaración de Luis de Guindos llevaba el marchamo del convencimiento de que la senda alemana era la única que conducía –no sin zozobras- a las puertas de la recuperación. Aunque Alemania se encuentra en el epicentro de la impopularidad por el posicionamiento inflexible mostrado ante sus enunciados básicos de política económica, su enfoque ha prevalecido sobre el resto de Europa, hasta el punto de constituirse en palabras de Ulrich Beck en ‘el arquitecto de la construcción de la nueva Europa alemana’, expresión a la que sin duda habría que despojar de cualquier tinte imperialista –‘Realpolitik’- y situarlo en el mero, pero trascendental, plano del liderazgo político, según subraya hasta la extenuación el filosofo Jürgen Habermas. La polémica en torno a las políticas de estímulo y aquellas otras de austeridad
  2. 2. no encuentra conciliación posible y sin duda vivimos en el presente momento una vuelta a la tolerancia, marcada por el aparcamiento provisional del ‘orden’ válido a largo plazo y por la atención a lo inmediato y urgente, mitigando los padecimientos de una ciudadanía ahogada entre los estragos de un modelo de Unión Europea que requería ingentes dosis de disciplina, que no fue entendido cabalmente por nadie y que hemos tardado una década en reconocer. Ahora, en un informe del 18 de Octubre pasado titulado ‘Intercambio de modelos económicos en Europa’,(‘Swapping growth models in Europe’) el servicio de estudios del Deutsche Bank cree que el modelo económico español se está ‘germanizando’. De hecho, el análisis se amplía con unas conclusiones sorprendentes: Alemania se está ‘afrancesando’ en el sentido de que el gasto en consumo está jugando un mayor papel en la dinámica de su crecimiento al tiempo que se ha ralentizado la restricción de los costes laborales unitarios. España se ‘germaniza’, convirtiéndose exitosamente –a fuerza de necesidad- en un ejemplo de crecimiento austero, con costes laborales unitarios decrecientes, centrado en restablecer la competitividad y rentabilidad de las Empresas mejorando sus posiciones de endeudamiento neto, y un rol más destacado de las exportaciones en la dinámica de su crecimiento. Por su parte Francia se ‘españoliza’ respondiendo a la política monetaria del Banco Central Europeo acumulando deuda corporativa en un intento de compensar el deterioro de la rentabilidad empresarial. El calificativo ‘germanizado’ puede resultar un tanto forzado, pero no es malo que contribuya a mejorar la imagen de marca del País en los mercados internacionales, desmarcándola de los habituales –peyorativos- clichés periféricos. Los expertos no escatiman elogios al constatar determinados aspectos de nuestra trayectoria económica. Se califican de ‘impresionantes’ las mejoras de productividad, recuperando en los cuatro últimos años el bache acumulado con Francia y Alemania entre 1998 y 2008, consecuencia de la caída de la cuota de los salarios en el valor añadido de las corporaciones(-6,6% entre 2007 y 2012), lo que ha conducido a una economía orientada a la exportación al estilo de la alemana. Aunque todavía hay una brecha muy significativa, la participación de las exportaciones en el PIB en España converge hacia Alemania (52 % a finales de 2012), más rápido que en Francia e Italia. Las exportaciones españolas han crecido desde el 8% del PIB en 1962 hasta el 33% en 2013. Estos niveles históricos son superiores a los de países como EEUU (13%), Francia (27%) o Italia (30%). Otro capítulo de admiración recoge el informe al constatar el restablecimiento de los niveles de fondos internos de las corporaciones españolas (Capex) disponibles para continuar la senda del desapalancamiento(199% del PIB a comienzos de 2009 frente al 178% a finales de 2012). El informe concluye con la necesidad de que España persista en la senda de la austeridad salarial y optimice su más clara ventaja competitiva: el bajo nivel absoluto de sus costes laborales en relación a los europeos que propicie una pujante actividad exportadora. Lo anterior reafirma la absoluta necesidad de que España prosiga de forma realista con las políticas de austeridad y reformas emprendidas. Es cierto que precisamos la ayuda de otros, y no es la menor la del Banco Central Europeo que
  3. 3. está suponiendo una boya de sujeción inconmovible para nuestra estabilidad financiera. La austeridad es depresiva por naturaleza pero la mejora en la oferta de hoy –energía, trabajo, capitales, educación, servicios de la administración-es un mejor y más competitivo producto o servicio de mañana. No repetiremos el tópico de que hemos salido de la recesión pero no hemos abandonado la crisis. Aunque el desempleo amenaza con eclipsar el paisaje económico, los datos macro invitan a la esperanza y a perseverar en los notables esfuerzos acometidos.

×