• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Austeridad a secas, version PDF en Slideshare
 

Austeridad a secas, version PDF en Slideshare

on

  • 464 views

 

Statistics

Views

Total Views
464
Views on SlideShare
464
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Austeridad a secas, version PDF en Slideshare Austeridad a secas, version PDF en Slideshare Document Transcript

    • Austeridad a secas: una virtud letal. Manfred NolteLa combinación de dos vocablos de significado opuesto , por ejemplo ‘unsilencio atronador’ recibe en castellano un nombre impenetrable e inquietante,‘oxímoron’, uno entre los múltiples préstamos del idioma helénico suscritos porla academia de la lengua.‘Austeridad virtuosa’, una propuesta indiscutible para casi todas lasespiritualidades del planeta, se torna un oxímoron de connotaciones nefastascuando se traslada al terreno económico. El FMI y sus políticas liberalizadoras,privatizadoras y espartanas sobre todo en la esfera pública, en 75 años dehistoria, no ha logrado superar la reválida conceptual de sus recetas –lasrecogidas en el ‘Consenso de Washington’- y ha abierto, por el contrario,amplios frentes de contestación, sobre todo en los países en desarrollosometidos a la tiránica condicionalidad de sus programas de ayuda.No es que la austeridad no sea seña de virtud, como su opuesta, el despilfarro,es signo de desatino. Las sociedades deben responder periódicamente conmedidas de austeridad cuando reconocen que su conducta ha sido equivocada ysobre todo cuando a ello les compele una fuerza exterior –llámese ‘mercado’ ode cualquier otro modo- con la aplastante evidencia de los hechos.Pero cuando se trata de superar una crisis inmobiliaria y financiera que ha dadoal traste con los equilibrios fiscales previos a la misma, lo que se aviene muy malcon la evidencia estadística es que políticas radicales de recorte y austeridadpresupuestaria acometidas conlleven la virtud de hacer recobrar de formaautomática la confianza de los mercados en el país que los practica. Los recortesno atraen credibilidad. Y desde luego no crean empleo.Por todo lo anterior, la trayectoria diseñada por el ejecutivo español, de caráctermás compulsivo que voluntario, precisa de dos importantes puntualizaciones.La primera viene promovida, paradójicamente, por el FMI. La segunda obedecea la invocación del principio de lealtad entre partes.Comencemos por la primera. Cuando se trata de ajustar el gasto público, elequilibrio se constituye en un criterio insustituible. Recortar los déficitsdesmesurados es de obligada ortodoxia. Pero golpearlos abruptamente puedeimpedir la recuperación económica. Y si la recuperación se detiene, la deuda y eldéficit reiniciarán su ascenso, de la misma manera que el desempleo. “Deacuerdo con nuestro análisis”, señala el FMI, lo que se requiere es “un ajustecontinuado pero gradual. No demasiado rápido, no demasiado lento, sino eladecuado”(FMI, Fiscal Monitor). El Organismo multilateral reconoce queretrotraer la deuda pública a niveles previos a la crisis es una tareaprácticamente imposible, pero que en presencia de un determinado nivel decrecimiento las cosas se facilitan considerablemente. Un crecimiento sostenidoa largo plazo de un cuarto de punto reduce el ratio de deuda/PIB en seis puntosporcentuales. El mini-órdago de Rajoy al renegar del objetivo del 4,4 de déficitpara finales de 2012, va en línea de audacia con estos postulados y ha supuesto 1
    • una colchón de 9.000 millones de euros de menor austeridad en el ejercicio.Casi nada.El segundo trazo corrector del rumbo del ejecutivo- mejor sería decir garante desu éxito estructural- viene dado por un factor exógeno como es el de laimplicación de las Instituciones europeas en el proceso de ajuste de los paísesimplicados, en este caso de España.De acuerdo con que los mercados no recompensen a España por su austeridadni sus reformas estructurales. El titular de Economía y Competitividadconfesaba sustentar un programa perdedor/perdedor, donde los inversorescastigan simultáneamente el excesivo déficit incurrido por el país y la falta decrecimiento que acarrean las medidas para corregir aquel. Lo que no es derecibo que Bruselas y Frankfurt no apoyen los esfuerzos hercúleos de laciudadanía española para cumplir con unas reglas hiperrigurosas. Como fue elcaso en Agosto de 2011, cuando el BCE comenzó su programa de compra debonos, dicha práctica debe mantenerse para garantizar unos costes derefinanciación de la deuda exterior congruentes con los sacrificios internosabordados. Tampoco debería producir un rubor excesivo la activación delarticulo 15 del Mecanismo de Estabilidad Europea, para reflotar de una vez portodas al esclerótico sistema financiero español. O como ha propuesto Hollandeque el BCE financie directa e incondicionalmente al Mecanismo europeoprovisto de licencia bancaria. Después de todo, en los tiempos de corren, nopueden invocarse razones de peso para no actuar con las mismas armas que laFED estadounidense, el Banco de Inglaterra o el Banco de Japón.Lo que Frank Sinatra entonó acerca del amor, el matrimonio y el sacrificio tienesu aplicación en la austeridad, el crecimiento y el apoyo institucional europeo.“This I tell ya, brother, you can’t have one without the others”: no puedes,hermano, tener una cosa sin las otras. 2