Your SlideShare is downloading. ×
(210)long podemos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

(210)long podemos

312
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
312
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 ‘PODEMOS’ Y EL REPUDIO DE LA DEUDA. Manfred Nolte. El televisivo Pablo Iglesias ha puesto patas arriba el país, cosechando nada más y nada menos que 1.215.000 votos –el 7,9% del total- en las pasadas elecciones europeas. Con ello acredita cinco escaños en el hemiciclo de Estrasburgo. Su formación, ‘Podemos’ ha sido la cuarta fuerza más votada en España. El inextricable vínculo de este líder carismático con la formación que encabeza, Pablo y Podemos, resulta en una composición -parasíntesis- ya consagrada, ‘Pablemos’. ‘Pablemos’ recupera la agenda del 15-M y muchas cosas más. El programa 1 de la formación es un manifiesto revolucionario frente todo el establishment tradicional y no deja títere con cabeza. Cada epígrafe es un universo de contenidos que se desparrama como una bomba de racimo y cuyo núcleo ideológico gravita siempre sobre soflamas de izquierda combativa y altermundista que buscan atraer a una ciudadanía abatida insuflándole en todo caso el aliento de la ilusión y la utopía. No es despreciable el intento en los tiempos desesperanzados que vivimos, si no fuera por el nimio detalle de que las utopías, más allá de encender la mecha de la acción que las persigue, son generalmente inalcanzables. Pero al borde de toda legítima utopía, de la utopía buscada y pretendida, transita de incógnito la inercia populista o al menos la desinformación flagrante que fabrica una pasta mental indigerible con resultados prácticos que no se someten a la cordura de la previsión. No seré yo quien desmantele las docenas exultantes de postulados ‘pablistas’ utópicos, entre otras cosas porque alguno en particular pone el dedo en las llagas más purulentas de nuestro sistema económico vigente, como es el caso del sangrante escándalo de los paraísos fiscales- y ante ello no cabe sino la adhesión. Pero en este momento solo se 1http://www.podemos.info/sites/default/files/Programa%20Podemos%20def%202.pdf
  • 2. 2 tratará de rebatir –como botón de muestra- uno de los muchos slogans palabreros del manifiesto pablista proferido sin duda por el desconocimiento manifiesto de la materia. Me refiero al tema de la ‘deuda ilegítima’ que se repite además en los medios con cierta asiduidad. El epígrafe 1.2. del programa del profesor Iglesias propone una “auditoría ciudadana de la deuda pública y privada para delimitar qué partes de éstas pueden ser consideradas ilegítimas para tomar medidas contra los responsables y declarar su impago.” La ilegitimidad, en su caso, de una deuda privada deberá seguir los cauces jurídicos probatorios habituales y no representa ninguna novedad. Pero la exigibilidad de la deuda pública soberana que gravita sobre España, el casi billón de euros por todos conocido, es tan sólida jurídicamente como comprometida en su aspecto económico. Hay que repagarla o refinanciarla si los mercados dan su venia en cada momento al tipo que se establezca. No se puede impagar, a la argentina, salvo que el Tesoro declarase oficialmente el ‘default’ o quiebra exterior y España estuviese dispuesta a excluirse de la comunidad de países e iniciar en solitario la travesía del autismo internacional, de la autarquía y del regreso a las cavernas. Cuestionar este punto es carne de galería o ignorancia lisa y llana. Es cierto, no obstante, que existe desde hace algunas décadas años un movimiento mundial que aboga por condonar la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME). No hay que ser un genio para comprender que las deudas exorbitadas impiden el desarrollo de los países pobres. Cuando estas naciones emplean todos sus recursos para pagar lo que deben, desatienden servicios esenciales como salud y educación. Necesitan, en consecuencia, ayuda para superar la trampa de la pobreza. El shock petrolífero de 1973 que multiplicó por cuatro el precio del oro negro, condujo a una reserva astronómica de liquidez en los países de la OPEP –ls llamados ‘petrodólares’- en un contexto de emancipación política de África con la creación de diversos Estados Independientes. La Banca Privada que ya había prestado a los países emergentes en los años 60 canaliza los petrodólares a la financiación del sur en busca de rentabilidad y oportunidades. Paralelamente, el Banco Mundial incrementa sus préstamos en diez veces entre 1968 y 1973. Los países de Sur se endeudan masivamente y el monto de su deuda crece 12 veces entre 1970 y 1980. El bajo crecimiento económico en los PPME, el colapso de los precios de sus materias primas, y la recesión mundial de fines de los años setenta y principios de los ochenta provocaron una caída de sus exportaciones y acumularon en estos países deudas insostenibles. En 1992, los 33 principales PPME arrastraban deudas cuyo valor actual doblaba el de 10 años antes, representando seis veces el monto de sus exportaciones. En 1980, la deuda total exterior de los países en desarrollo se elevaba a 603 mil millones de dólares. En 1990 la cifra se había doblado hasta 1,48 billones de dólares. En la actualidad su deuda externa sobrepasa los 3 billones de dólares. En este contexto tanto el FMI y el Banco Mundial como el llamado Club de Paris han acometido sucesivamente el alivio de la deuda de estos países según unos protocolos públicos y presumiblemente objetivos. Las quitas han sido significativas. Por su lado, Naciones Unidas ha incluido en la categoría de derecho humano el alivio de la deuda de los países más desfavorecidos, en
  • 3. 3 particular dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que atribuyen una responsabilidad adicional a la comunidad internacional a los efectos de prestar asistencia, al tiempo que contiene un compromiso concreto respecto de un "programa mejorado de alivio de la deuda de los países pobres muy endeudados y la cancelación de la deuda bilateral oficial, y la concesión de una asistencia oficial para el desarrollo más generosa a los países que hayan expresado su determinación de reducir la pobreza". Pero existen aun otras circunstancias límites en las que jurídicamente el impago de la deuda puede resultar ejercitable. Se refiere a alguno de los siguientes atributos o características:  Deuda derivada de préstamos en los que el prestamista financia proyectos de dictadores o regímenes opresivos, que sirven a sus intereses particulares.2  Deuda derivada de préstamos en los que el prestamista conoce la posibilidad manifiesta de corrupción mediante la disposición y apropiación fraudulenta de sumas.3  Deuda asignada a proyectos fallidos por la incompetencia o dolo de los prestamistas y de su asesoramiento tendencioso.4  Deuda consecuencia de un préstamo legítimo, pero otorgado en condiciones abusivas, tales como tipos de interés manifiestamente superiores a los vigentes en el mercado a la fecha de la contratación, comisiones abusivas o colaterales impropios al caso en el mercado.  Deuda contraída irregularmente, obviando directamente los procedimientos establecidos por la normativa pública.5 La doctrina de la “Deuda odiosa”, de más de 80 años de tradición jurídica6, no se invoca con mayor frecuencia por estrictos motivos políticos, por temor de las Instituciones internacionales a la espiral de consecuencias a las que su estricta aplicación pudiera conducir. Puntualmente, el Parlamento Británico la ha admitido7en relación con un préstamo otorgado a Ruanda. También fue de aplicación en el caso de la deuda contraída por Cuba con España8, o de Costa Rica en su disputa con un préstamo del Royal Bank of Canada.9 En Irak, los 2 Financiación en Sudáfrica del régimen del “Apartheid”. Los países prestamistas eran conscientes de que el destino de los fondos no era el indicado de defensa y desarrollo. Cf. JUBILEE USA(2007) 3En 1986, según el Wall Street Journal, el Presidente Zaireño Mobutu tenía depositados en Bancos Occidentales unas sumas superiores a 5 mil millones de dólares, equivalentes al 50% del total de la deuda externa del Zaire. 4 Caso de la Planta nuclear Bataan en Filipinas, construida sobre una falla sísmica, que nunca entró en funcionamiento y que genera un servicio de la deuda de 360 millones de dólares/año.Cf.JUBILEE USA(2007). 5 Deudas negociadas y contraídas por la Dictadura argentina al margen del Congreso, cuya aprobación resultaba preceptiva. 6 La paternidad doctrinal se atribuye a Alexander Sack, ciudadano ruso, profesor de Leyes en París, que en 1920 publicó un importante tratado sobre las deudas de los Estados. 7 HOUSE OF COMMONS(1998) 8 Tras la expulsión colonial de 1898,los Estados Unidos sentaron el primer precedente al repudiar la deuda cubana contraída con España argumentando que la deuda había sido impuesta por la fuerza de las armas para servir mas a los intereses de España que a los de Cuba. 9 En relación con un préstamo concedido por el Banco Canadiense al dictador Tinoco. El precedente cubano fue utilizado con éxito por la corte británica a favor de Costa Rica(1923) y la
  • 4. 4 países acreedores se apoyaron en buena medida en esta doctrina para la cancelación (2004) de 30 mil millones de dólares de su deuda exterior. El rescate doctrinal que se halla en marcha en diversos ámbitos jurídicos10 deberá acompañarse, para ser efectivo, del refrendo y aplicación políticos11, tanto dentro de los estados Soberanos como en las IFIs12, para alcanzar las necesarias cotas de efectividad que el ámbito del desarrollo reclama.13 Como puede inferirse de toda esta disertación de involuntario intrusismo seudo-jurídico, no existe ningún parangón entre lo narrado y la situación específica de la deuda soberana española, cuyo repago constituye de una parte una obligación sin fisuras ni restricción mental posibles y de otra una pesada carga que lamentablemente estamos trasladando a nuestros hijos y nietos. La defensa de la austeridad presupuestaria como criterio de pragmatismo político se sustenta en la base económica de la vulnerabilidad que nos confiere un volumen de deuda como el que España sigue creando. En esto no cabe engañar ni engañarse. deuda anulada, al alegar pleno conocimiento de los hechos por parte del prestamista .Cf. JUBILEE USA.(2007) 10 El equipo jurídico de McGill University, Montreal, está redactando un extenso estudio sobre la Doctrina de la Deuda Odiosa. 11 El Senado belga(abril 2007) adoptó por mayoría, (34 votos contra 29), una resolución que pedía al gobierno que «organice una auditoria sobre el carácter odioso de los créditos belgas a los países en desarrollo». En el mismo párrafo, el Senado considera «que, como mínimo, una deuda odiosa es una deuda contraída por un gobierno no democrático, que la suma prestada no ha beneficiado a las poblaciones locales y finalmente que el préstamo ha sido concedido por el acreedor en conocimiento de causa de los dos elementos precedentes». 12 Instituciones Financieras Internacionales: Banco Mundial y FMI entre otras. 13 Bibliografía sobre el tema de la Deuda Odiosa pude consultarse en ODIOUS DEBTS. Cf. www.odiousdebts.org