(200)long el sinuoso avance hacia una ube
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
385
On Slideshare
278
From Embeds
107
Number of Embeds
4

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 107

http://mnolte.blogspot.com.es 104
http://mnolte.blogspot.com 1
http://mnolte.blogspot.com.br 1
http://blogs.deusto.es 1

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 EL SINUOSO AVANCE HACIA UNA UNION BANCARIA EUROPEA. Manfred Nolte Al igual que los malos estudiantes que se dan el atracón horas antes de la celebración del examen, los ministros de finanzas y jefes de Estado de la Eurozona hicieron lo propio en la madrugada del pasado día 20 de marzo, tras una maratoniana reunión de más de 17 horas: superar un crítico parcial del examen de la Unión bancaria(UB) –el Mecanismo único de resolución(MUR)- con un aprobado raspado. Se ha consensuado la segunda gran columna de la asignatura titulada ‘sistema bancario paneuropeo’ y eso proporciona una indisimulada satisfacción. Pero lo ramplona de la calificación siempre lastrada por las reticencias alemanas provoca la comprensible decepción al comparar lo que el proyecto anunció ser y la realidad aprobada. Los Estados miembros lo asumirán el 26 de marzo y el Parlamento lo someterá a votación el 15 de Abril. El texto final que reviste la forma de un ‘acuerdo intergubernamental’ se presentará en los próximos días. Todo ello tiene sus consecuencias para la recuperación en curso de la economía española. Cuatro son los pilares de una unión bancaria. Una normativa única, cuya confección avanza a buen ritmo, con importantes consensos en requisitos de capital, recuperación, resolución y esquemas de garantías de depósitos. Una supervisión única, igualmente en marcha, en la que el Banco Central Europeo asumirá el control de los 128 bancos más importantes de Europa – representando el 80% del Balance bancario de la eurozona - a partir de noviembre de este año. Un fondo de garantía de depósitos común que constituya una red de seguridad para los depositantes de un país con independencia de la salud de las finanzas públicas del país en cuestión, capítulo que se relega para una etapa posterior. El cuarto y último pilar lo constituye el mecanismo único de resolución (MUR), eslabón crítico para determinar quien ‘resuelve’, esto es, quien es competente para determinar la disolución o
  • 2. 2 salvamento de una entidad financiera en crisis, y como se cubrirán, en su caso, los costes de la referida disolución. Es sobre este capítulo sobre el que se han alcanzado acuerdos decisivos el jueves de la semana pesada. Hay que recordar aquí, por suponer un cambio radical respecto de los procedimientos de rescate (‘Bail-out’) adoptados por Bruselas hasta la fecha, que la reciente ‘Directiva de Recuperación y Resolución’ establece –como ya se inició en el caso chipriota- la contribución de los acreedores de la entidad a la cobertura de las insolvencias de la misma, al menos hasta un 8% de los pasivos exigibles . Con la excepción de los depósitos inferiores a 100.000 euros, el resto de pasivos bancarios están sometidos a quitas parciales o totales siguiendo una determinada prelación concursal(‘Bail-in’). Capitales híbridos –preferentes y subordinadas- deuda ‘senior’ y depósitos superiores a 100.000 euros constituyen por dicho orden los conceptos de ‘quitas’ hasta el equilibrio o disolución de la entidad afectada. Este drástico cambio de rumbo debe alertar a la ciudadanía que en el futuro deberá seleccionar muy atentamente el producto en el que materialice sus ahorros y de ser un depósito, la cuantía del mismo y especialmente la solvencia y reputación del Banco al que decida confiarlos. La divergencia clave y fuente de la mayor o menor decepción según las expectativas forjadas para gobernantes y gobernados, muy en especial en los llamados países periféricos, surge en el grado de ‘mutualización’ o ‘colectivización’ de los fondos que se asignen a la resolución: quien y cómo se cubrirán los costes del cierre y disolución de una entidad financiera. Los países endeudados suspiran por un fondo común, probablemente el Mecanismo Europeo de Estabilidad’ que acuda directamente –sin intermediación de los Estados- a financiar los déficits de un siniestro bancario, o en su caso su recapitalización. Una unión bancaria constituida en una unión de transferencias financiada por todos los contribuyentes de la Unión Europea y no por los del país en los que resida en Banco Insolvente. Así se entendió en el climax de la crisis del euro en el verano de 2012, cuando en el Consejo del 29 de junio la Canciller Angela Merkel aceptó la recapitalización directa de los bancos – fundamentalmente la de los españoles- con cargo a los mecanismos europeos de rescate. Pero aquello fue flor de un día y el recelo de los países acreedores fue haciéndose fuerte a medida que cedía la virulencia de la crisis soberana. Herida en su amor propio, Alemania nunca aceptaría una unión fiscal que se colara por la puerta trasera de la construcción europea. El consenso ahora alcanzado establece que serán los propios bancos europeos los que alimenten un fondo de resolución de crisis bancarias de hasta 55.000 millones de euros. Pero la buena noticia, después de las decepciones narradas, es que a partir de 2024 dicho fondo no tendrá una consideración nacional sino que saldrá al rescate de cualquier banco en dificultades de la eurozona. En ese momento no habrá bancos de tal o cual país sino bancos europeos y la lamentable fragmentación de los mercados, así como el infernal circulo entre Bancos y Estados, serán cosas del pasado. Una Unión Bancaria completada podrá fin a los rescates masivos, contribuirá al retorno de la estabilidad financiera y creará las condiciones para resucitar la actividad crediticia, elemento esencial para consolidar la recuperación y crear puestos de trabajo.