Your SlideShare is downloading. ×
(183)(long)articulo
(183)(long)articulo
(183)(long)articulo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

(183)(long)articulo

201

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
201
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Sostenibilidad imprescindible. Manfred Nolte Recién clausurada la 19 sesión de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático celebrada este año en Varsovia, sigue resonando en el ambiente el eco del conmovedor alegato pronunciado por Naderev Saño, representante de la delegación filipina, con motivo del cataclismo ocasionado en su país por el tifón ‘Haiyan’. ‘Haiyan’, con rachas de viento de 370 Km/h, ha costado cuatro mil vidas humanas, ha desplazado a cuatro millones de personas y sus costes económicos son incalculables. El impacto de los últimos desastres naturales es desgarrador: 250.000 muertos en el Tsunami del Índico en 2004, 220.000 en el terremoto de Haití en 2009 y 140.000 a causa del ciclón Nargis en Myanmar en 2008, seguidos de una interminable listadonde casi siempre los dañados pertenecen a áreas geográficas poco contaminantes, habitantes de países pobres con infraestructuras precarias y escasa protección frente a las potenciales adversidades de naturaleza catastrófica y de destrucción masiva. La mera evaluación de las secuelas económicas apunta, según el Banco Mundial, a los 3,8 billones de dólares desde 1980. El patético llamamiento del líder filipino que ha dado la vuelta al planeta advierte de la locura colectiva de los gobernantes de los países más contaminantes de la tierra que o bien eluden su responsabilidad económica y moral como sucede con los países centrales, en particular Japón o Estados Unidos que sigue sin ratificar el protocolo de Kyoto, o bien la supeditan a alcanzarprimero las cotas de desarrollo de los anteriores como es el caso de los emergentes dinámicos, en particular de China, el país más contaminante del momento presente, India, Sudáfrica y otros. El juicio implícito en la
  • 2. súplicadeuna acción política radical e inaplazable reside en la convicción de que las calamidades que azotan a los países más frágiles son consecuencia directa del calentamiento excesivo del planeta y de forma más general de la insostenibilidad del modelo de desarrollo vigente. A la fecha, una correlación unívocano parece ser verificable. La asignación de responsabilidades por eventos específicos, como el Tifón Haiyan, es prácticamente imposible. Determinar en qué medida el calentamiento global contribuye a la severidad de un evento meteorológico particular podría llevar años a los científicos, en el caso de que pudiera finalmente determinarse. El tema une a su enorme sensibilidad y repercusión ética el condicionante de su componente técnico que descalifica cualquier aproximación al mismo por partedel aficionado o del intruso. Y con razón. Lo cual obliga a basar el análisis y conclusiones en una doble fuente: la de la comunidad científicaocupada en el tema, flanqueada legítimamente por las consideraciones que despierte el sentido común. Dos fuentes que, si se mira bien, carecen de solución de continuidad. Veamos. ¿Cómo reaccionaría cualquiera de nosotros si nuestro médico nos advirtiera con una certeza del 95% que padecemos una enfermedad grave? Y un paso más. ¿Como responderíamos si, en lugar de uno solo, fuesen centenares de doctores altamente cualificados los que coincidiesen en el diagnóstico? ¿Ignoraríamos sus advertencias y proseguiríamos nuestra vida ordinaria o abordaríamos de inmediato el camino de la curación? Pues no otra es la lógica aplastante que debemos prestar a las evidencias del análisis científico del clima global. Si tiramos de este hilo la conclusión no abocaría en si creemos en el cambio climático o no, sino si creemos o no creemos los razonamientos y conclusiones científicas que se nos ofrecen. En Setiembre pasado, el ‘Grupo Intergubernamental de expertos sobre el cambio climático’de Naciones Unidas presentó su quinto informe sobre el estado de la ciencia climática. Hay que aclarar que no se trata de estudios elaborados por funcionarios de Naciones Unidas con unas directrices preconcebidas sino de la recopilación de trabajos de miles de científicosindependentes, revisados por los Gobiernos del mundo entero en torno a la actividad humana y sus consecuencias medioambientales. El quinto informe ratifica básicamente las conclusiones del cuarto publicado en 2007, aunque relata nuevas evidencias, observaciones más extensivas, y proyecciones más afinadas. He aquí algunas afirmaciones relevantes: - El calentamiento global es inequívoco. La concentración de gases contaminantes ha aumentado, la atmósfera y los océanos se caldean, las capas de hielo se han reducido, el Ártico retrocede y el nivel del mar crece. - Es ‘extremadamente probable’ (con una probabilidad de certeza del 95%) que la acción humana sea la causante del aumento de temperatura observado en la superficie de la tierra en los últimos 60 años. - Una reducción significativa de las emisiones de gases de carbono limitaría el incremento de la temperatura entre 0,9 y 2,3 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales. Sin tales acciones la probabilidad de un aumento de la temperatura de 4 grados o más es del 62%.
  • 3. Como es generalmente asumido, 2 grados centígrados es el aumento máximo permitido a la tierra, en relación a los niveles preindustriales, para que los daños causados no sean irreparables. A su vez, mayores temperaturas multiplicarán los frentes de probable regresión global: sequías pertinaces, acidificación oceánica, desastres naturales(ciclones, huracanes, inundaciones, tifones), migraciones inducidas, epidemias, desaparición de especies y otras. Hasta aquí el Informe del Grupo Intergubernamental. Naturalmente, otras fuentes ajenas al Panel han tildado al informe de alarmista. La Controversia sobre el calentamiento global se alimenta con un reducido número de detractores, aunque es significativamente más pronunciada en los medios populares que en la literatura científica. Al fin y al cabo no hay seguridades al 100% -apodícticas- y quizás cuando estas lleguen ya sea demasiado tarde para enmendar sus conclusiones. Mientras tanto, la emisión de gases de efecto invernadero, siendo una cuestión de Estado, alude también a los comportamientos privados. Responsabilidad común aunque diferenciada, como rezaba el lema de la Cumbre de Rio.Lo referido puede constituir un elemento de sensibilización e inducir al ciudadano a cambios de hábitos y conductas más amigables con el Planeta. Basta consultar cualquier guía de buenas prácticas ambientales.

×