Your SlideShare is downloading. ×
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Lynsay sands -_la_llave

1,245

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,245
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. TITULO: LA LLAVE TITULO ORIGINAL: The Key AUTOR: Lynsay Sands TRADUCCION: grupo de traducciones Constanzaenglish GENERO: Romance histórico CONTEXTO: Escocia, Medieval 1395 PROTAGONISTAS: Lady Iliana Wildwood y Duncan de Dunbar LA LLAVE... No es la llave a un tesoro escondido No es la llave a un lugar celosamente custodiado Pero de algún modo lo es... Porque LA LLAVE es la que permite abrir el cinturón de castidad que usa la protagonista. Esta divertida comedia romántica nos retrotrae a la Escocia medieval. Iliana se casó por seguridad y Duncan se casó por el dinero que le reportará la dote de ella. Y por supuesto este matrimonio va a la deriva. No sólo porque no han consumando el matrimonio sino porque se han unido una mujer con una tendencia compulsiva a la limpieza y un hombre desaliñado, sucio y amante de la cerveza. Pero Duncan necesita el dinero de la dote para llevar a cabo las reformas necesarias en la fortaleza y hará lo posible e imposible para encontrar la endemoniada llave que le permita abrir el cinturón de castidad de su esposa. En cuanto a las reformas, Iliana considera que sería más práctico tirar el castillo abajo y volver a reconstruirlo porque lo ha encontrado en estado de suciedad y deterioro que va más allá de lo imaginable. Iliana no entregará la llave, ni su cuerpo, hasta terminar la limpieza general del castillo y hasta que su marido tome un baño. Ustedes creen que esto es fácil? Imagínense tener que bañarse en un helado lago escocés... La batalla entre Iliana y Duncan por una llave ha sido declarada y el erotismo, que cada uno despierta en el otro es, lo único que no cierra en esta guerra... Hasta que la guerra se convierte en algo muy real: intentos de asesinatos, un castillo asediado y una mujer que deberá recurrir a su ingenio para salvarlo. Salvar el matrimonio ? Ah! No, esa es otra historia y para saber cómo lo hará tendrán que leer esta divertida y sensual novela de escoceses. Si creían que humor y época medieval es una combinación imposible esperen a leer -La Llave- . OTROS TITULOS TRADUCIDOS POR NUESTRO GRUPO
  • 2. Estrella Mágica (By Starlight) Marliss Moon La Marca ( The Lilly Brand) Sandra Schwab Pasión Vikinga (Come the morning) Shannon Drake Rory, Corazón Negro (A rogue in a Kilt) Ruth Langan Valiente Corazón de León (Lionheart) Connie Mason Malvado (His wicked promise) Samantha James Las Vírgenes del Dragón (George and the virgins) Lisa Cach Bellísima (Lady of Fire) Anita Mills Rendirse Nunca!! ( No surrender) Nikki Donovan Lecciones de Pasión ( Love Lessons) Cheryl Holt Casada con el diablo (Devil's Lady) Deborah Simmons Enemigos (Highland Heaven) Ruth Langan Ambición (Undone) Virginia Henley Rebelde (Reckless) Hannah Howell Atrapado por un Beso (Velvet Bond) Catherine Archer El Marido Perfecto (The Bride Hunt) Margo Maguire Seducción Perfecta (The perfect seduction) Margo Maguire El canto de la sirena (Siren's call) Merline Lovelace La doncella Guerrera (Lady's Danger) Sarah McKerrigan La doncella Feroz (Captive Heart) Sarah Mckerrigan El mercenario escocés ( Lion's legacy) de Suzanne Barclay Novia inesperada (Overlord's bride) Margaret Moore La reina de los Mares ( Mistress of the Sea) Ruth Langan Miel de pecado (Touch the sun) de Barbara Leigh y Nora Roberts Corazón Herido (The virgin spring) Debra Lee Brown
  • 3. Hechizando al Vikingo - Jude Deveraux / Elizabeth Mayne ( Lady of the Lake) Prometida a un Highlander- Samantha James (The promise given) La Flor y la Espada de Jacqueline Navin (the flower and the sword) Cautiva de un Highlander de Nicole Jordan (tender Feud titulo original) La esposa del campeón de Claire Delacroix (titulo original Champion's wife) La esposa virgen de Deborah Simmons (titulo original Maiden bride, Serie de Laci 2) La novia de Lochbarr de Margaret Moore (titulo original Lochbarr's bride) Mi guardián escocés de Terri Lynn Wilhelm (titulo original Fool of hearts) Corazón de León de Suzanne Barclay (titulo original Lion's Heart) PUEDES SOLICITAR ALGUNO DE ESTOS TITULOS ENVIANDO UN EMAIL megafar@ yahoo.com Prologo La fortaleza de Dunbar, Escocia — Junio De 1395 -¿ Casarme con Qué? - No con Qué sino con Quién . Y como ya le he dicho, el rey consideraría un gran favor si usted se casara con Lady Iliana Wildwood -- Lord Rolfe Kenwick miró fijamente al escocés delante de él , silenciosamente maldiciendo al Rey Richard II por enviarlo en esta misión. Este era el segundo casamiento que él había arreglado en varios meses, el primero había sido el de su propio primo Emmalene con Amaury De Aneford. Él supuso que él debería estar agradecido de que esa boda hubiera sido fácil. Este resultaba ser un caso casi imposible. -Una Inglesa -- Duncan Dunbar hizo una mueca ante la desagradable idea. - Sí. Seguramente que él lo va a considerar un gran favor si yo le saco a una de sus vacas fuera de sus manos. ¿Quién es ella? ¿Es una de sus bastardas? -Usted ... - Su temperamento finalmente estalló , Rolfe aferró la empuñadura de su espada. -No! -- Con la mitad de la espada fuera de su vaina, Rolfe hizo una pausa y miró al hombre que había hablado. Era el obispo Wykeham. El rey Richard había presionado al sacerdote
  • 4. retirado para que volviera al servicio para casar a Emmalene con Amaury. Con esa tarea cumplida, él todavía no había recibido el permiso para regresar a su tranquila vida . No. A su llegada a la corte para dar cuenta del éxito de su misión, se habían enterado de que otro matrimonio debía ser realizado de prisa, un casamiento para proteger a Lady Wildwood. Por raro que pareciera, para ofrecer esa protección a Lady Wildwood, su hija debía casarse tan pronto como fuera posible, y con alguien que viviera lo más lejos posible del feudo de Wildwood al sur de Inglaterra y hacerlo lo más pronto posible. Escocia había parecido la mejor opción. El problema era que necesitaban a un noble que fuera soltero y que pudiera ser sobornado para aceptar el matrimonio. Había pocos hombres con esas características . La mayor parte de la nobleza prometía en matrimonio a sus hijos desde que eran niños . El único hombre que se acercó al perfil de candidato que necesitaban había sido Angus Dunbar, un viudo entrado en años y jefe del clan de los Dunbars. Desafortunadamente, Angus les había dejado más que claro que él no tenía ningún interés en volverse a casar, sin importar cuán alto fuese el soborno. Su negativa fue tal que Rolfe había pensado que tendría que regresar a su rey con un fracaso como resultado, pero el viejo Angus había sugerido que le hicieran la oferta a su hijo, Duncan. Aunque tenía treinta años , él fue todavía era soltero . Su prometida había muerto muy joven , y en vez de arreglar otro matrimonio para su hijo, Angus Dunbar había dejado que Duncan buscara una esposa en el momento que considerara apropiado. -No, no es bastarda del rey - el Obispo Wykeham repitió ahora , en respuesta al escocés. -Lady Wildwood es la hija de un barón rico que murió hace poco sirviendo al rey en Irlanda-- Suspirando, Rolfe dejó que su espada se deslizara de vuelta en la vaina, y agregó, -Ella tiene una dote más que abundante-- -Hmm-- Los labios de Duncan se fruncieron con una desilusión obvia. -¿Qué tan abundante? Rolfe repitió la cantidad que el Rey Richard le había mencionado y frunció el ceño ligeramente cuando el escocés no exteriorizó ninguna reacción. Vacilando, él agregó reticentemente , -Si eso no es suficiente, el rey ha estado de acuerdo en aumentar la dote -- Duncan continuó quedándose con la mirada, aparentemente sin estar impresionado. -¿Cuánto está dispuesto a añadir el rey ? Angus preguntó, hablando por primera vez desde que los había conducido a su hijo. -Él estaría dispuesto a duplicar la dote,- Rolfe admitió reticentemente, aunque temió que no sería suficiente ante la falta de respuesta de los Dunbars. Para su asombro, Dunbar hijo maldijo ante sus palabras, sacó su espada, la revoleó en el aire con un rugido, y salió corriendo a través del patio, su kilt de tela escocesa enredándose en sus piernas mientras él corría. Todo el mundo en el muro exterior del castillo hizo una pausa para mirar la loca carrera de Duncan hacia un grupo de hombres que practicaba en el campo de entrenamiento. Acercándose al hombre más cercano, él lanzó un segundo rugido y enarboló su espada en el aire. El otro guerrero inmediatamente levantó su propia espada y el ruido metálico de choque de metal contra metal hizo eco a través del muro exterior del castillo. Como si esa fuese alguna especie de señal en clave, quienes se habían detenido para observar a Duncan volvieron a sus tareas totalmente despreocupados por el comportamiento lunático de Duncan.
  • 5. Volviéndose lentamente hacia Angus Dunbar, Rolfe levantó sus cejas inquisitivamente. -Él está pensando en la propuesta, - el viejo Angus explicó con una sonrisa abierta. - Entremos a tomar cerveza mientras él se decide-- Dando media vuelta, él se dirigió hacia las escaleras de la fortaleza. Sacudiendo la cabeza, Rolfe miró al obispo. -¿Qué piensa ? - Pienso que deberíamos tomar una cerveza y debemos aguardar su decisión, - el obispo murmuró divertido. Luego viendo el desconcierto de Rolfe, le palmeó ruidosamente la espalda, dirigiéndolo hacia las escaleras. -¿ No has tenido mucha experiencia con escoceses, verdad ? -No,- Rolfe admitió frunciendo el ceño levemente. - Bien, yo he tenido algunas pocas oportunidades para tratar con ellos y te debería decir, no son como los ingleses-- -Sí, es cierto -- Rolfe hizo una mueca. - yo estaba llegando a esa misma conclusión -- *** -¡ Ey ! ¿ Qué es lo que tiene a mi hermano tan enloquecido ? Reconociendo la voz de su hermana, Duncan encajó su puño libre en la mandíbula del hombre con quien estaba intercambiando golpes de espada. Sin siquiera esperar a verlo caerse al suelo, él se dio vuelta , Duncan clavó la punta de su espada en el suelo , y agarró a Seonaid en un abrazo de oso, y la hizo dar vueltas . - Felicítame , querida . Soy un hombre feliz -- - Puedo ver eso, hermano-- Ella se rió mientras él la ponía sobre sus pies. Ella dio un paso atrás, sonriendo ampliamente, y Duncan vio que ella estaba en compañía de sus dos primos, Allistair y Aelfread. -Ahora dime que es ,- su hermana pidió. -¿Qué es lo que vengo soñando desde que cumplí dieciocho años? ¿Qué eso en lo que he estado trabajando tan arduamente? ¿Qué es eso que siempre pido cuando se me pregunta por un deseo? Con las manos en sus caderas, Seonaid Dunbar ladeó su cabeza. -¿Agrandar el castillo y reemplazar los muros viejos que lo rodean? -Sí-- Duncan apenas podía contener su alegría. - Haremos todo eso ahora. Y algo más. Cavaremos un pozo nuevo. Compraremos caballos finos. ¡Incluso aumentaremos el rebaño de ovejas -! -¿y cómo planeas lograr todo eso? Seonaid preguntó escépticamente. -Con monedas del rey inglés-- -Oh, sí,- Seonaid compartió una mirada de descreimiento con los hombres alrededor de ellos. -¿y por qué exactamente el rey de Inglaterra te daría a vos tanta riqueza? -Él quiere que yo me case con una hija ilegítima de un inglés- -¿Casarte? La palabra fue un susurro. Seonaid parecía pasmada, y hasta un poco herida, y el entusiasmo de Duncan se desvaneció, siendo reemplazado por una especie de culpa. Seonaid era su única hermana. Ella había sido su única compañera de juego como un niño hasta su tío tuvo muerto y sus hijos, Allistair y Aelfread, habían venido a vivir con ellos. Luego habían sido los cuatro que jugaban en el barro , que exploraban el bosque, que cazaban pequeños animales y que jugaban juegos de guerra. Cuando había llegado el momento para que los dos niños se entrenaran para combate, Aelfread y Seonaid habían tomado parte de las sesiones de práctica como si ellas tuvieran
  • 6. derecho a hacerlo, y nadie se había negado a enseñarles el uso de la espada. Ambas mujeres ahora manejaban la espada con una habilidad similar a la de cualquier hombre. -Ella debe ser una vaca para que el rey te pague tanto oro,- Allistair dijo con desdén mientras se movía al lado de Seonaid. -Sí, la vaca mas vaca de todas,- Aelfread estuvo de acuerdo, tomando posición en el lado contrario de Seonaid. Ignorando a sus primos, Duncan miró silenciosamente a su hermana, percibiendo su cara pálida y sus labios tensos. Como él, ella había heredado la altura de los Dunbars y casi medía igual que él. Pero donde Duncan era ancho, en los hombros y el pecho, ella era esbelta, y mientras Duncan tenía el cabello marrón rojizo de su padre, Seonaid había heredado el color de cabello su madre. Su cabello era negro como la noche, cayendo lacio en su espalda como una cortina. Ella era una mujer fuerte y bella de veinticuatro años de edad, y todavía no se había casado. Maldiciendo, Duncan se dio vuelta para alejarse. -¿A dónde vas? Seonaid trató de asir su brazo. Cubriéndose su mano con la suya, él le dio una sonrisa tranquilizadora. - Tengo algunas cosas que hacer, - él murmuró, luego gentilmente se desprendió de ella y se dirigió hacia la fortaleza. Él se casaría con la inglesa. Él se casaría con ella por dinero. Pero él también se casaría con ella por Seonaid, pues él le pediría un favor al rey a cambio. Duncan quería ver a Seonaid casada. Él haría que la fuerza del rey intimara a Lord Sherbien, prometido su hermana a cumplir su contrato matrimonial o a dejarla en libertad para que ella se casase con otro. De cualquier de los dos modos ella ya no estaría en ese limbo de incertidumbre que la hacía tan infeliz. Duncan lo había decidido. Capítulo 1 -¡La inglesa está llegando -! -¿Qué? Angus Dunbar sacudió su cabeza gris y salió del semi estupor en el que había caído. El hijo menor del jefe del establo iba y venía a través de la puerta de la fortaleza. - ¡Oye, muchacho! ¿Qué dices? - ¡La inglesa está llegando, está sobre el puente!- el niño gritó, su rostro enrojecido por la excitación mientras se marchaba dando media vuelta y cerrando de golpe la puerta de la fortaleza. -¡Carajo-! Poniéndose de pie, Angus le dio al hombre que estaba desparramado sobre la mesa una brusca sacudida. -¡Duncan! Despiértate, muchacho. Ella está aquí. ¡Despiértate, Maldición -! Agarrando una jarra de cerveza de la mesa, Angus volcó el contenido sobre la cabeza de su hijo, empapando en su cara, luego se apartó rápidamente mientras Duncan volvía a la vida. -¡Despiértate, muchacho! Tu novia está aquí --
  • 7. -¿Yo... Qué? Duncan trató de frunció el ceño y abrir los ojos al mismo tiempo, pero encontró que el esfuerzo de hacer las dos tareas hacía que la pulsación en su cabeza se convirtiera en un horrible dolor de cabeza . Gimiendo miserablemente, él apoyó la cabeza sobre la mesa otra vez. Él definitivamente había bebido demasiado; de hecho, Duncan no podía recordar la última vez que había bebido de esa manera . Él y su padre habían estado de parranda alcohólica desde que los ingleses habían partido dos semanas atrás . O al menos él pensaba que había sido hacia dos semanas. Habían estado celebrando desde entonces. Bueno , tal vez habían estado teniendo un velatorio. Él, Duncan Dunbar, el heredero del título de jefe del clan de los Dunbars, había acordado casarse. A la edad de veintinueve años , él finalmente estaría dejando su libertad y asumiría la responsabilidad de una esposa y, eventualmente, de hijos. Maldición. Ahora si que lo había hecho. Se había metido a sí mismo en un gran problema . La fortuna que le había sido ofrecida ya no parecía valer el precio de perder su libertad. Tal vez no era demasiado tarde para desistir del acuerdo, él pensó esperanzadamente . -¿ Dónde diablos está tu hermana ? Seonaid debería estar aquí para saludar a la muchacha -- Duncan suspiró, sus esperanzas de poder escaparse estaban desapareciendo. Si él echara atrás ahora, el rey no estaría obligado a ocuparse del compromiso matrimonial de Seonaid. Había establecido su demanda antes de sellar el acuerdo de su boda, en vez de pedir que se duplique la dote, pidió que se resolviera el asunto del compromiso de su hermana . El novio reticente de su hermana debía ser traído y debía ser forzado a cumplir el contrato matrimonial que había sido arreglado cuando ambos era niños, o él debía dejar en libertad a Seonaid . Esta última opción era la que prefería Duncan. Él estaba seguro que su padre nunca lo perdonaría si Sherbien llegaba dispuesto a cumplir el contrato matrimonial . -¡ Maldición con vos , Duncan, están aquí ya te dije ! ¡Despiértate , muchacho -! El grito cerca de su oído borró todos los pensamientos de la cabeza de Duncan. Abrió los ojos de repente y estaba a punto de sentarse derecho cuando una segunda jarra , esta vez llena de whisky, le empapó la cara. Eso lo hizo ponerse de pie de inmediato, maldiciendo porque el líquido le quemaba los ojos. -¡ Padre Maldición , estoy despierto! Sólo dame un minuto para ... - - No hay un minuto para vos , Vamos arriba, hombre -! Agarrándolo por el brazo, Angus sacudió a Duncan , y luego suspiró al ver en la imagen que él presentaba. -¡ Me has dejado ciega! ¡Maldición -! -Se te Pasará. Pero tienes cerveza y whisky por todos lados , muchacho, - su padre lo retó , mientras usaba una punta de su tartán para secarle la cara. - Fuiste vos quien me empapó- Duncan murmuró , agarrando la tela para secarse los ojos que le ardían. - Eso no importa ahora-- Angus tiró la tartán fuera de sus manos y se dirigió hacia la puerta. -Ven conmigo- -¡ No puedo ver-! Duncan todavía se frotaba los ojos. -¡ Entonces te guiaré como a un ciego ! Quiero conocer a la madre de mis nietos -- - Aún No estamos casados , padre. -Pasará un tiempo antes que ella de frutos, - Duncan murmuró , permitiendo ser arrastrado a través del gran salón .
  • 8. - Nueve meses. Es todo el tiempo que te daré . Después de nueve meses espero oír los chillidos de bebés hacer eco en estas paredes viejas. Ha pasado demasiado tiempo desde que ese sonido haya llenado estos cuartos vacíos -- Abriendo la puerta de la fortaleza , su padre lo arrastró por los escalones de la entrada e hizo una pausa cuando vio a los jinetes cruzando el muro exterior del castillo y yendo hacia ellos. -Maldición, - Angus murmuró repentinamente. - Que me condene a la eternidad en el infierno-- -¿Qué pasa ? Duncan miró a la distancia frunciendo el ceño. Todo lo que podía ver era un borrón de un grupo de gente a caballo. cruzando el muro exterior del castillo y avanzando hacia ellos -Ella es bonita -- -¿Bonita ? - Sí. No es una belleza, pero es bonita . Se la ve bastante delicada, - él agregó, con preocupación obvia en el tono de voz. - Una verdadera dama. Está sentada en su montura como una reina. Su pequeña espalda erecta como una espada … Sí, una verdadera dama -- Duncan miró con desconfianza a las figuras borrosas que se acercaban. -¿ Qué es exactamente para vos verdadera dama ? - -El tipo de mujer que no aprobará las costumbres de tu hermana , - él dijo secamente, luego sacudió la cabeza . - recuerda mis palabras, muchacho. Esta pequeña muchacha Inglesa pondrá completamente en orden esta fortaleza -- Duncan frunció el ceño ante esas . En su opinión , no había que poner en orden en Dunbar. -Muy bien -- El hombre mayor suspiró resignadamente. -No podías esperar vivir tu grandiosa vida de soltero para siempre - *** -¿cuál crees que es él , mi lady ? Iliana Wildwood oyó la pregunta y sacó sus ojos de los dos hombres en los escalones de entrada de fortaleza para mirar inquietamente a su criada. Sentada en el carro que transportaba todas sus pertenencias, la cara de Ebba estaba enrojecida con excitación. Una excitación que probablemente nacía del hecho que ellas ya no tendrían que dormir al aire libre , Iliana pensó , con un suspiro, pero ella no podía culpar a la mujer. Habían estado viajando desde el amanecer hasta bien entrada la tarde, y Habían estado acampando sobre barro, por más de una semana. -Por supuesto, usted no conoce a ninguno de los dos ,- la criada murmuró disculpándose cuando su ama guardó silencio. -No,- Iliana admitió débilmente, su mirada ahora preocupada volvió a los hombres en cuestión. Ella había asumido que el más joven de lo dos debía ser su futuro marido, pero ahora se daba cuenta que podía estar equivocada. Las mujeres jóvenes eran casadas con viejos todo el tiempo, pero ella no había considerado eso. Ni siquiera una vez durante el largo y difícil viaje hasta aquí se le había ocurrido preguntar como era su prometido. Si era cruel o amable. Hábil para el combate o no. Si tenía todos sus dientes o si era saludable.
  • 9. Suspirando, ella sacudió la cabeza recriminándose por semejante descuido. Sin duda había sido descuido. Pero en honor a la verdad, debía admitir que ella había estado ligeramente distraída últimamente, debido a la muerte de su padre y los problemas de su madre. Entre ambas preocupaciones , realmente había tenido el descuido de no considerar la posibilidad que su marido pudiera ser muy mayor que ella misma. Considerando esa posibilidad ahora, ella comenzó a morderse el labio ansiosamente. Ambos hombres eran atractivos en su estilo . Era obvio que eran padre e hijo. El hijo parecía tener entre veinte y treinta años , mientras que el padre tenía por lo menos cincuenta. El cabello del hijo era castaño y bastante ondulado. El cabello del padre fue una masa de hebras blancas y tiesas disparadas a los cuatro vientos . La cara del hijo era dura y firme, como la tierra que habían cruzado para llegar a ese lugar . La cara del padre era parecida pero con líneas de expresión y de edad que la suavizaban. Ambos hombres tenían bocas generosas, narices firmes y rectas , y ojos que podían ser duros y suaves al mismo tiempo . Ambos eran delgados y altos . -Es el menor, - el Obispo Wykeham murmuró, extrayendo una sonrisa agradecida de Iliana mientras alcanzaban la base de la escalera de entrada . Luego ella realmente pudo ver bien la apariencia de los dos hombres. Su sonrisa inmediatamente fue reemplaza por ceño fruncido ante la súbita desilusión cuando vio sus ropas andrajosas y sus caras sucias. Iliana le había prestado poca atención a la gente en el muro exterior del castillo cuando lo habían cruzado. Pero ahora se dio vuelta , estiró su cuello para mirar con atención los alrededores , e inmediatamente comenzó a temer que esa gente y ese lugar necesitaban una buena limpieza y algo de atención. Sus ropas estaban muy usadas y manchadas, sus cabellos crecidos y despeinados, y la mayor parte de las caras estaban sucias. En cuanto al muro exterior del castillo y a la fortaleza en si , ambos necesitaban ser reparados urgentemente. -Lady Wildwood-- Iliana se dio vuelta ante el saludo , sin darse cuenta que todavía estaba frunciendo el ceño cuando ella enfrentó la mirada de su futuro suegro. Alarmado por su expresión, el hombre mayor agarró el hombro de su hijo. - Ayúdala a desmontar , Duncan, - él hizo el pedido, dándole a su hijo un empellón que lo envió tropezando hasta al lado de la yegua. Iliana miró con los ojos muy abiertos las manos mugrientas intentaban agarrarla , luego miró la cara veteada con suciedad del dueño de las manos y sus ojos enrojecidos. Tragando en seco , ella reticentemente soltó las riendas y se deslizó fuera de la montura . Él la atrapó fácilmente y la colocó gentilmente en el suelo , y rápidamente Iliana se alejó de él, incapaz de prevenir que su nariz se arrugase ante el olor pesado y rancio a cerveza y sudor que flotaba alrededor de él. A pesar de estar parpadeando continuamente , Duncan captó la acción de ella , pues él levantó un brazo para olerse la axila , luego se encogió de hombros . Él olía bastante bien , aunque ella olía mejor. Ella olía a flores silvestres. -Lords -- Iliana hizo una reverencia, luego vaciló y miró al obispo para que la ayudara. Ella se sintió realmente fuera lugar en esta situación, y ella no tenía idea de qué decir o
  • 10. hacer. Éste era el hombre al que ella iba a pertenecer . Un verdadero desconocido … que olía mal . -Tal vez que deberíamos entrar , Angus,- el obispo sugirió gentilmente. - ha sido un viaje largo y unos refrescos no vendrían bien-- - Oh, sí. Por aquí, muchacha -- Repentinamente recordó sus modales algo oxidados, Angus Dunbar tomó del brazo a Iliana y la guió subiendo las escaleras hacia la fortaleza , dejando que los demás los siguieran. Las piernas del hombre mayor eran más largas que las de ella.. Iliana tuvo que tomar el borde de su falda y casi tuvo que subir corriendo. Cuando llegaron al último escalón , ella estaba jadeando ligeramente por el esfuerzo. Captando su jadeo, Angus la miró con inquietud. -Débil,- él murmuró para sí mismo sacudiendo amargamente la cabeza. Iliana oyó la palabra pero tuvo poco tiempo para preocuparse por ella pues él abrió la puerta de la fortaleza Dunbar y su atención se focalizó en su nueva casa. Si ella esperaba que el interior estuviese en mejores condiciones que el exterior, estaba muy equivocada. Era un edificio viejo. Una escalera a su derecha llevaba a un segundo piso donde un pasillo estrecho tenía tres puertas. Habitaciones , ella adivinó, empezando a examinar el gran salón . Ocupaba la mayor parte del primer piso y era un recinto grande, oscura con ventanas estrechas que estaban demasiadas altas para que los rayos de luz débiles iluminaran el cuarto lúgubre . Si no fuera por el fuego ardiendo en una chimenea grande contra la pared , ella no habría podido ver nada en ese salón. Lo cual no hubiera sido algo tan mala , ella pensó con súbita desilusión, asimilando la imagen del ambiente que la rodeaba . El piso estaba cubierto con una paja inmunda , las paredes estaban manchadas con hollín , los tapices , absolutamente descuidados y deteriorados , y las mesas con caballetes y los bancos , en estado lamentable . Iliana casi tuvo miedo de sentarse en las sillas, y no sólo porque parecían estar a punto de quebrarse ante el mas mínimo peso, sido porque estaban sucias : salpicadas con grasa y restos de comida. Ella estaba consternada. Wildwood, la casa de su infancia, había sido pulcra y ordenada . Uno casi podía comer en el suelo . Los pisos estaban cubiertos por alfombras que eran limpiadas regularmente . Iliana nunca había visto algo parecido a este lugar y no sabía si llorar o darse vuelta y escapar. Ella simplemente no podría vivir así , no podría sobrevivir en medio de semejante inmundicia. -¿ Un poco de cerveza? Sin saber cuales eran los pensamientos de Iliana , el Lord de Dunbar la condujo hacia la mesa y la sentó en uno de sus espantosos bancos. Luego Él trató de darle una jarra , pero vio que ella se había puesto de pie otra vez, y Angus frunció el ceño ligeramente la empujaba al asiento con su mano libre. - Descansa, muchacha. Has tenido un viaje muy largo -- Ella observó, horrorizada, como él agarró una odre y vaciaba los restos de cerveza en el piso, luego agarró una jarra , sólo para mírala y fruncir el ceño. - Oh está vacía. Oh, sí, yo eh …yo ... - La mirada del hombre se dirigió enigmáticamente hacia su hijo, quien lo miró con el ceño fruncido . Luego Angus comenzó a ir hacia la cocina, pero hizo una pausa cuando vio que Iliana se había parado otra vez. Gruñendo, él la empujó sobre el banco antes de gritar hacia la puerta de cocina, - Giorsal ! ¡Tráeme más cerveza, chica -!
  • 11. Volviéndose, él vio que Iliana se había levantado otra vez y su ceño fruncido se hizo más profundo. -¿ Eres como un conejo, verdad , muchacha? . Tranquilízate, - él la presionó a sentarse en el banco y luego su mirada se dirigió a alguien que estaba detrás de Iliana . Él empezó a hacer una serie de gestos con la cabeza y los ojos . Iliana pensó pensar que el pobre hombre estaba teniendo un ataque de algo , hasta que ella miró por encima su hombro y vio a su hijo parado detrás de ella, mirando de reojo a las desesperadas señales de su padre. Impacientándose, Dunbar padre finalmente estalló, - Siéntate al lado de ella, muchacho. Cortéjala un poco -- -¿Cortejarla ? Duncan se quedó perplejo. - Nos vamos a casar, papá. No es necesario cortejarla -- Angus Dunbar abrió sus ojos como queriendo estrangular a su hijo , y luego miró al Obispo Wykeham como buscando su conmiseración. - Como es la gente joven de hoy en día , verdad , obispo? Él sacudió la cabeza , luego su atención se dirigió a una mujer de pelo gris que entró al cuarto. - Muy bien. Los refrescos -- Tomando la gran jarra , y empezó a verter el líquido en la copa que él había decidido que sería para Iliana. Llenándola hasta el tope , él la colocó delante de ella, y luego llenó copas para el obispo y Lord Rolfe. Iliana llevó la copa que había recibido hacia la boca, pero hizo una pausa para observar la bebida dudosa. Pareció haber algo extraño flotando en lo alto del líquido. Era un insecto de algún tipo. -¿ Qué te pasa a vos? ¿ No te gusta la cerveza ? Iliana miró a su prometido. Él todavía la miraba parpadeando continuamente , pero parecía que él podía ver lo suficiente como para darse cuenta que ella no bebía la cerveza que su padre le había servido. -No, es que ... no tengo sed ahora mismo,- ella mintió educadamente, sin ganas de ofender. -Muy bien -- Tomando la copa de ella , él se la llevó a la boca. -¡ Oh! Pero tiene un ... - Iliana comenzó a decir con horror , pero era demasiado tarde . Él bebió toda la cerveza en un trago … Y el insecto con ella, Iliana vio como él apoyaba la copa ahora vacía sobre la mesa . - No tiene sentido desaprovecharla - él murmuró alegremente, dándole a ella una sonrisa breve antes de limpiarse la boca con su manga de su camisa. Iliana observó en él. Por un momento breve cuando él había sonreído , sus increíbles ojos color esmeralda brillaron con buen humor y su marido le pareció un hombre completamente diferente. Le pareció muy guapo por un momento, a pesar de la mugre y el hollín en su cara. Por supuesto, él había arruinado ese instante de inmediato limpiándose la boca con la manga y había traído su atención al hecho que la tela blanca de la camisa estaba completamente manchado por repetir esa acción asiduamente . -¿mi lady ? Suspirando, Iliana apartó sus ojos de Duncan para mirar inquisitivamente a la criada.
  • 12. -Su falda-- La mujer le hizo un gesto e Iliana se puso de pie otra vez, mirando por encima de un hombro vio la parte trasera de su falda. Tenía manchas y migas de comida en el lugar donde se había sentado. También estaba mojada . Aparentemente, el banco no había estado completamente seco cuando ella se había visto forzada a sentarse allí. Por el olor que flotaba en el aire ella adivinó que se había sentado en un charco de cerveza. Frunciendo el ceño, ella empezó a sacudir la tela de la falda impacientemente. Cuidar su ropa había sido algo que le habían inculcado desde una edad muy temprana . La ropa era cara y difícil de reemplazar sobretodo ahora que estaba muy lejos de los las costureras de la ciudad. Ella nunca había tenido permiso para correr o jugar al aire libre con los otros niños en Wildwood. Siempre se había esperado que ella una dama y que siempre actuara decorosamente. Su madre habría estado consternada si hubiese visto la condición de su vestido en ese mismo momento . Ebba se arrodilló para tratar de ayudarla a quitar las manchas en su falda, pero rápidamente se hizo evidente que era una tarea imposible. La falda estaba arruinada, Iliana se dio cuenta con súbita desilusión. - Sí. No hay mejor tiempo que el presente -- Las palabras de Angus Dunbar atrajeron la atención de Iliana, quitándole la preocupación por su falda . Angus Dunbar conversaba con Lord Rolfe y el obispo . -Es verdad , - Rolfe murmuró . -Cuanto más pronto terminemos con este asunto, más pronto podremos atender al problema de Lady Seonaid- Volviéndose abruptamente hacia su hijo. Lord Angus le dio una mirada fulminante a su hijo, Duncan suspiró y murmuró, - Mi padre no está de acuerdo con que vayan a forzar a Sherbien. Él teme que el hombre pueda estar de acuerdo y que el matrimonio con mi hermana se realice-- Rolfe. levantó las cejas - Pensé que usted quería que el matrimonio de Lady Seonaid se lleve a cabo ? -¡Pero no con ese inglés! - !Angus replicó furiosamente. -Ya Veo-- Rolfe frunció el ceño y luego sacudió la cabeza con impotencia. -Yo ...- él comenzó a decir , sólo para hacer una pausa cuando el obispo se inclinó para murmurarle algo en el oído. Sacudiendo la cabeza con alivio, el hombre mas joven se volvió hacia su anfitrión y forzó una sonrisa. - Tal vez deberíamos dejar esa preocupación por ahora . Una vez que hayamos resulto el tema de Lady Iliana y su hijo, podemos discutir qué hacer respecto a Lady Seonaid y Lord Sherbien -- Hubo un momento de silencio tenso, luego Angus inclinó la cabeza sombríamente . - - Bien . Le informaré a mis hombres y enviaré a uno de ellos a buscar a Seonaid -- -¿ Buscarla? ¿Ella no está aquí ? - No. Ella salió a cazar . No fue muy lejos. 'No llevará mucho tiempo encontrarla. Podemos empezar con la ceremonia cuando ella regrese -- Apartando a su criada que se esforzaba por limpiarla , Iliana se apresuró ansiosamente al lado de Lord Rolfe mientras Angus Dunbar se dirigía hacia las puertas de la fortaleza . -¡Mis Lords-!
  • 13. Su mirada se dirigió hacia su futuro marido. Él había estado sentado donde ella lo había dejado, pero se acercó a ellos, obviamente para escuchar la conversación. Dirigiendose a los emisarios del rey, ella murmuró entre dientes , - No creo que pueda hacer esto-- -Dios Santo ,- murmuró Ebba parada detrás de ella. Lord Rolfe estaba un poco menos conmocionado. Con rostro inexpresivo , él sacudió la cabeza . -¿Hacer....? -No ha mirado este lugar ? Ella preguntó con desconcierto. -¿ Cómo puede esperar que yo viva aquí? ¿Cómo puede esperar que me case con él ? Ella señaló al hombre sentado en la mesa. - Él huele mal . este lugar huele mal . Son unos patanes borrachos. Huelen al alcohol . El vaho alcohólico emanan de sus cuerpos-- Rolfe miró a su alrededor , pareciendo notar por primera vez el estado decadente del lugar, las ropas sucias de Duncan y los tapices deshilachados en las paredes. Una mirada hacia abajo le mostró restos de huesos y comida mezclado con la paja que cubría el piso. -Bien . Si . Lo admito , el lugar está un poco desordenado, - él acordó tímidamente. -¿ Desordenado? ¡ Esto es una chiquero y estas personas son cerdos -! - Tal vez sólo necesita el toque femenino, Lady Iliana, - el obispo comenzó a decir , pero Iliana no estaba de humor para ser tranquilizada. - Mi querido Lord obispo, ni el toque de diez mil mujeres podrían hacer habitable esta fortaleza . Estas personas son bárbaras y yo no me quedaré aquí. Mire mi el estado de ni vestido y lo único que hice fue estar sentada en ese banco. '¡Está arruinado ! Es imposible. No me casaré con él -- Hubo silencio por un momento mientras Lord Rolfe y el obispo intercambiaban miradas perplejas, luego el hombre más joven dijo suspirando. -¿ Y su madre? Iliana se puso rígida . Una imagen vívida de la cara magullada y llorosa de su madre vino a su mente . No tenía alternativa. Ella estaba entre la espada y la pared . necesitaba de un marido fuerte, que viviera lejos de Wildwood, que pudiera mantenerla segura de su padrastro. Era la única manera de liberar a su madre de los problemas que habían caído sobre ellas después de la muerte de su padre. -¿ No hay alguien más? Ella preguntó desesperada . La expresión del obispo fue compasiva. - Me temo que no , mi lady . Además existe el contrato matrimonial que fue arreglado por su padre antes su muerte. Y la carta con el sello del rey. No podríamos pedir otro compromiso matrimonial ahora -- -No, claro que no,- ella acordó desesperanzada , luego suspiró. - Supongo que realmente no tengo otra opción- - Me temo que no ,- Lord Rolfe dijo gentilmente. - El contrato fue firmado por ambos Lord Dunbar y el rey. Es un hecho --
  • 14. Capítulo 2 -Está preciosa-- Iliana miró con tristeza a su criada mientras la mujer se ocupaba del velo y del vestido . Lord Rolfe y el obispo habían sugerido que ella fuese arriba y se preparara para la boda. Ella supuso que era una forma de darle tiempo para que ella aceptara su destino. Era un golpe abrumador … un golpe mas tras una serie de golpes que venía recibiendo últimamente. El primero había ocurrido un poco más de dos meses atrás con las noticias respecto a su amado padre, Abod Wildwood, estaba muerto. El segundo había sido la forma en que la noticias le había llegado . La noticias amargas habían sido traída por Lord Greenweld, un barón ambicioso que compartía una de las fronteras de su propiedad. Él le había dado la noticias con frialdad , con la misma frialdad con que había golpeado a la madre de Iliana. La paliza había sido dada para obligarla a firmar el decreto de matrimonio que él había traído consigo . La estrategia de la golpiza había tenido éxito, aunque Iliana luego se había enterado que habían sido las amenazas de Greenweld hacia Iliana lo que había hecho que su madre accediera al matrimonio. Iliana volvió de su viaje cuando la ceremonia forzada había sido llevada a cabo. Ni bien había puesto un pie en la casa , su madre había volado a sus brazos y le había contado las noticias. Iliana todavía estaba tratando de descifrar las palabras salidas de los labios lastimados de su madre cuando Greenweld apareció para separar a las dos mujeres y echó a Iliana de su propia casa. Los gritos de su madre retumbaban en sus oídos mientras Iliana era metida en la parte trasera de un carro, y era alejada como quien echa a un ladrón . Confundida y en estado de shock, se vio transportada al castillo Greenweld, a dos horas de viaje de Wildwood. Por tres días ella había estado acostada en un cuarto custodiado ,afligida por la pérdida de su padre. Se había rehusado a comer y beber, simplemente había estado acostada en la cama, llorando. En el cuarto día, sin embargo, se había despertado enojada, recordó la imagen de la belleza estropeada de su madre y sus ojos llenos de lágrima. Y luego había comenzado a hacer planes. Escaparse era la única respuesta. Escaparse de la vigilancia de los guardias de Greenweld, regresar a buscar a su madre de Wildwood, y escapar a la casa de sus parientes mas cercanos. Qué ingenua había sido! . Cuánto había subestimado a su enemigo, ella se daba cuenta ahora. Él la había despachado a su castillo Greenweld, lejos del mundo y todos lo que ella alguna vez había conocido, para asegurarse la cooperación de Lady Wildwood mientras ejercía el poder sobre la gente de Wildwood. Y él estaba determinado a mantenerla allí , lejos de su hogar . Una y otra vez, Iliana había tratado de escaparse y una y otra vez ella había sido atrapada , y finalmente había sido golpeada y encerrada en la torre. Luego el barón en persona había llegado, anunciando que ella debía casarse. Una bañera le fue traída , el primer baño que le había sido permitido desde su confinamiento , y también él le había enviado un vestido limpio. Luego Ebba la había
  • 15. conducido al piso inferior y ella había sido presentada a Lord Rolfe y al Obispo Wykeham, quienes supuestamente la escoltarían a ella para Escocia y vieran a su Iliana casada había sido escéptica. Ella había dejado castillo Greenweld Decidido para hacerle a ella escapar la primera oportunidad que ella llegó … hasta que habían acampado que la noche y Lord Rolfe y el obispo habían hablado con ella. La madre de Iliana había sido una amiga y una favorita de Reina Anne. Dependiendo de esa amistad y el afecto del rey para su esposa difunta, Lady Wildwood había redactado una carta y se había dado a un criado para que la llevara a la corte del rey. La carta le hacía conocer su difícil situación en la que se encontraba, y le informaba que Greenweld planeaba arreglar un matrimonio entre Iliana y uno de los nobles poderosos que no apoyaban al rey Richard. El rey había despachado a Rolfe y el obispo de inmediato, enviándolos primero a Escocia para hacer el trato con Dunbar, y luego a Wildwood. Habían recibido instrucciones de mostrarse asombrados ante el nuevo casamiento de Lady Wildwood, ya que Greenweld aún no lo había dado a conocer al rey . Ellos le comunicaron a Greenweld que un contrato matrimonial ya había sido arreglado para Iliana cuando su padre aún estaba vivo. Le dijeron que Lord Wildwood , padre de Iliana, y el Lord de Dunbar lo habían arreglado durante una expedición a Leland poco antes de su muerte, y que el rey mismo había presenciado el acuerdo . Al darse cuenta de que su padre ya no podría ocuparse del cumplimiento del contrato , el rey había enviado a Lord Rolfe y el obispo a ocuparse de eso .. Confrontado con esa realidad , Greenweld no había tenido mucho que hacer mas que aceptar dejar ir a Iliana. Cuando ella había preguntado por qué el rey había arreglado un matrimonio con un escocés, y no con alguien que viviera más cerca de su hogar , Rolfe le había contestado que el rey Richard deseaba que ella estuviera lo mas lejos posible de Greenweld por ahora. El rey intentaría ayudar a su madre, pero no podría hacerlo mientras Iliana estuviera al alcance de las garras de Greenweld. El barón la había separado de su madre con el propósito expreso de asegurarse que Lady Wildwood cooperara con él y que no tratara de anular el matrimonio entre ellos . La madre de Iliana había sido informada que si intentaba disolver el matrimonio con Greenweld , Iliana pagaría el precio. Casada y viviendo en Escocia, Iliana estaría a salvo de la amenaza de Greenweld y él tendría menos poder para extorsionar a su madre. Ella estaría en libertad de buscar una anulación con la ayuda del rey. Iliana se había relajado con esa noticias, segura de que todo saldría bien. Al poco tiempo que ella estuviera segura y casada en Escocia, su madre sería rescatada de su matrimonio despreciable, y Greenweld recibiría un castigo de parte del rey . Ahora Iliana se daba cuenta de cuan tonta había sido. Ella no había considerado ni siquiera una vez qué tipo de hombre el rey había elegido para ser su marido , simplemente había confiando que el rey escogería un hombre teniendo en cuenta los mejores intereses de ella . Pero si Duncan Dunbar era su idea de un marido adecuado, entonces el rey tenía muy poco buen gusto . Ella caminó para sentarse en el borde de la cama, completamente desanimada . Era una pena que ella hubiera dejado pasar su oportunidad para escaparse . Qué tonta ... había estado más que satisfecha de darle al rey permiso para que se ocupase de todos los arreglos del matrimonio . Ella había entregado su futuro, su felicidad, su vida misma — y
  • 16. la de su madre — en manos de estos hombres. Más que tonta .... Era obvio que había perdido cualquier oportunidad de ser feliz . Ahora sólo podría esperar que su madre pudiera ganar su libertad a través de este gran sacrificio. Mordiéndose su labio inferior, ella tiró impacientemente del vestido color crema que Ebba había escogido para que ella llevara puesto. Era el mejor que ella tenía. Sin duda estaría arruinado al fin del día en esa fortaleza inmunda .... Haciendo una mueca, ella soltó un suspiro. ¿ Cómo podía preocuparse por un vestido cuando todos esperaban que ella tuviera intimidad con ese hombre ? Su mirada fue hacia las cortinas que rodeaban la cama y ella frunció el ceño. Le pareció que eran preciosa colo crema con flores bordadas de color granate y azul, casi lo podría haber jurado . Sin duda el efecto de humo en la tela hacía difícil adivinar los colores originales , con seguridad esas cortinas no habían lavadas al menos en los últimos diez años. Quizá más. No se atrevería a adivinar sobre la condición de las sabanas y las mantas de la cama. - Es una pena que no tengamos flores para que lleves en la ceremonia-- Iliana pasó a mirar boquiabierta a su criada quien fregaba impacientemente las manchas en el vestido amarillo que Iliana había traído puesto anteriormente . -¿Flores? Ella exclamó, atrayendo la mirada alarmada de Ebba hacia ella. -¡ Flores! ¿Para qué? ¿Para parecer mas bonita en el casamiento que me emparentará con esta familia? ¿ Supongo que piensas se deberían adornar a las ovejas con guirnaldas cuando van camino al matadero? Ebba simplemente clavó inexpresivamente sus ojos en su ama. Ella nunca había visto a la joven perder el control así antes. Su mirada se volvió incrédula cuando en el siguiente momento, su ama arrancó a rasgones su velo y se tiró sobre la cama, rasgándose en las sabanas . - No dormiré en estas sabanas inmunda , repugnantes... Dónde están mis sabanas ? Ebba no parpadeó . -¿Su Qué? -¡Mis- sabanas ! Iliana replicó . - Mi madre y yo las hemos estado bordando pos años para el día en que me casara. Preparamos las sabanas del ajuar , Ebba. ¿Dónde están ellas? Seguramente ella las envió con vos - -Oh, sí-- Colocando en el suelo el vestido amarillo, la criada empezó a buscar desordenadamente en la docena de baúles que Lady Wildwood había insistido que debía viajar con su hija a Escocia, a pesar de las protestas de Lord Greenweld. Él no había podido protestar demasiado con Lord Rolfe y el obispo allí presentes. -¡Aquí están-! Enderezándose , ella sostuvo un juego de sabanas suaves y blancas, sus bordes estaban bordados en mano con flores y pavos reales. -¿ Son estas? -Sí-- Iliana aspiró el olor de ellas, su expresión se hizo tierna al recordar las largas horas en las que ella había sentado con su madre cerca del fuego bordando las. Suspirando, ella frotó la tela contra sus mejillas y disfrutó su textura suave y limpia . Luego cerró los ojos, y vio la cara de su madre. Un golpe en la puerta ahuyentó esa imagen -¿Quién es ? Ebba preguntó, con una nota nerviosa en su voz. - Lord Rolfe. Ya es hora --
  • 17. Abriendo los ojos, Iliana encontró la mirada incierta de Ebba, luego suspiró y asintió con la cabeza. -¡Un momento por favor-! Ebba gritó. Dándole a la criada las sabanas , Iliana recogió su velo y se cubrió la cara. - Saca las sabanas de la cama y pon las limpias . No pasaré ni una noche en esa inmundicia. Luego busca a algunos de los sirvientes para que te ayude a mover los baúles contra la pared -- -¿Desempaco las cosas? - No. No hasta que hayamos limpiado este chiquero de alguna manera ,- Iliana dijo sombríamente , moviéndose hacia la puerta. Haciendo una pausa, ella volvió a hablar . - Haz Traer una bañera aquí arriba. Mi marido tomará un baño esta noche o no dormirá en mis sabanas -- Ella podía no tener alternativa respecto a tener que casarse con ese bárbaro , pero ella decidiría cómo sería ese matrimonio, Iliana pensó determinadamente . Ella no viviría así . Él podía golpearla, estrangularla , o confinarla , pero ella no viviría así . Antes preferiría estar muerta, ella pensó con desolación, abriendo la puerta y moviéndose hacia afuera para tomar el brazo de un Lord Rolfe que la miraba preocupado. Él obviamente había oído sus últimas palabras . *** Duncan se rió junto con los demás de la broma de su hermana y llevó su copa hacia su boca, bebió la mitad de su contenidos antes de bajarla para mirar a su novia. Ella se había sentado en la mesa principal al lado de su padre, con la misma expresión sombría que había tenido desde había bajado las escaleras del brazo de Lord Rolfe. Ella lo había mantenido a lo largo de la boda, diciendo sus votos en voz monótona, dejando muy claro que ella no estaba muy contenta con su destino. Duncan lentamente había pasado de estar irritado a estar furioso durante la ceremonia. Él entendía la trama detrás de esta boda, él la estaba salvando de su padrastro. Él era su héroe salvador . ¿Y cómo le agradecía ella? Haciendo evidente que ella desearía estar en cualquier otro lado y humillándolo delante de su gente . ¡ Mierda! Lo peor de todo era que cuando su esposa había llegado para la boda, él había podido verla bien sin la irritación en sus ojos … y la encontró extrañamente atractiva. Haciendo una mueca, Duncan la miró . No tenía idea de por qué ella lo atraía así. Su pelo era castaño. Era un matiz precioso de color marrón , una mezcla del color de las nueces y de la madera del cerezo , con unos destellos dorados. A Él siempre le habían gustado las rubíes antes de ahora. Sus ojos eran grandes y de color gris.. Los ojos verdes siempre habían sido sus preferidos. Su nariz era pequeña y recta. Eso estaba bien, sus labios tenían forma de corazón, dulces y carnosos. Duncan nunca había visto labios como los de ella. Eran suficiente atractivos como para darle unas cuantas ideas a un hombre, y él había estado pensando en muchos usos eróticos para esa boca en las últimas horas. Sus amigos y los miembros de su clan no estaban ayudando mucho . Con las bromas obvias respecto a la noche por delante, sólo lograban incrementar el fuego que ya había estado creciendo en su entrepierna a un nivel alarmante. No parecía que mas cantidad de cerveza fuera a ahogarle ese fuego , pues él había estado bebiendo sin parar toda la noche y todavía no podía calmar su ardor . Se estaba poniendo bastante impaciente por
  • 18. acostarse con ella , y ese hecho era desesperante cuando ella dejaba muy en claro que no sentía lo mismo. - Si tus miradas hacia tu pequeña esposa se hacen más caliente, vas a prender fuego la paja del piso . Tal vez deberías darte un baño frío en el lago -- Apartando sus ojos de su esposa , Duncan miró al hombre que había hablado. Pelirrojo , tan alto como él , y casi tan ancho como él, Allistair era tanto su amigo como su primo. O al menos él solía serlo, Duncan se dio cuenta con pena. Esa cercanía se había disipado en los último pocos años cuando él había comenzado a asumir el control de algunas de las responsabilidades de clan . Estaba cada vez más ocupado con sus tareas y Duncan tenía menos tiempo libre para salir a cazar con Allistair, Aelfread, y Seonaid. Ellos tres no se habían separado . Por el contrario , su ausencia en el grupo había hecho que ellos fueran mas unidos todavía . -Nadar en el lago no ayudará a aliviar lo que lo aflige a él, Allie,- Aelfread murmuró divertido compartiendo una mirada cómplice con Seonaid , lo que hizo que la hermana de Duncan sonriera abiertamente. - Aelfread tiene razón . Estoy pensando que hay una sola cosa que apagará ese fuego y esa es que él y su esposa finalmente copulen-- Duncan se puso rígida ante el uso de esa palabra para referirse a la fornicación. Su hermana podía pelear como un hombre y podía beber con ellos en la misma mesa, pero había algunas cosas que una mujer no debería hacer. Duncan frunció el ceño con desaprobación, apoyó con un golpe su copa sobre la mesa sucia y replicó , -No hablarás con ese vocabulario , Seonaid! Hazlo otra vez y te lavaré boca la boca con jabón -- Sin impresionarse, ella puso sus ojos en blanco ante su amenaza y se rió. - No es bueno que uses esas amenazas conmigo, hermano. Es demasiado tarde para cambiar mis modales formas y convertirme en una dama como tu esposa -- Ella dirigió su mirada hacia Iliana con desagrado. - Ella es una muchacha débil de carácter. Remilgada y caprichosa también. No entiendo que ves de atractivo en ella-- - Ese no es tu problema , verdad ? Duncan murmuró , siguiendo la mirada de su hermana. - Sí. , está bien. Aunque, como te dije, pienso que es hora de comenzar con la noche de bodas . Vamos , Aelfread -- Sonriendo abiertamente, la joven inclinó la cabeza y corrió detrás de Seonaid mientras ella cruzaba el salón hacia la mesa principal. Duncan había comido en esa mesa, al lado de su esposa, pero una vez que había terminada , él la había abandonado para emborracharse con sus hombres, algo que él ahora concluía era algo imposible — pues todavía se sentía tan sobrio como una virgen inglesa. Ahora él observaba inexpresivamente como su hermana iba hacia el lugar que él había abandonado, su mente lentamente captó las intenciones de Seonaid . Ese era la primer señal que la cerveza lo había afectado después de todo. La segunda señal vino cuando quiso ponerse de pie para alcanzar a su hermana y se encontró desparramado en el piso. Cuando Allistair y los otros hombres lo ayudaron a ponerse de pies, haciéndole bromas , era demasiado tarde. Seonaid y Aelfread arrastraban a su esposa por las escaleras. Ella parecía poco menos que entusiasmada pero a su hermana y su prima no parecía importarles esa falta de entusiasmo y la llevaron en andas.
  • 19. - Me puedo arreglar sola , muchas gracias,- Iliana ofreció resistencia otra vez, pero Lady Seonaid había estado ignorando sus protestas mientras la subía hasta el cuarto. Ahora su mirada irritada se dirigió a la pelirroja más pequeña, quien ahora revolvía sus baúles , que habían sido empacados pulcramente. Cuando las dos mujeres aparecieron a su lado en la mesa del salón anunciando ' Ha llegado el momento de la noche de bodas- , Iliana que se había calmado después de la ceremonia , entró en pánico . En un intento por demorarse , ella había afirmado que ella todavía tenía sed, pero la hermana de Duncan y su prima diminuto parecían haber oído la excusa. La agarraron por los brazos y prácticamente la habían arrastrado escaleras arriba. Una vez en el cuarto, la puerta había sido cerrada de golpe y la pequeña pelirroja se había lanzado a revisar de arriba a abajo sus baúles, mientras Seonaid había concentrado su atención en -ayudar - a Iliana a quitarse el vestido … ignorando completamente el hecho que Iliana no deseaba su -ayuda-! Un jadeo exasperado hizo que los forcejeos con Seonaid se detuvieron e Iliana dirigió su mirada hacia la pequeña pelirroja mientras Aelfread sacaba una túnica blanca de uno de los baúles. Algo se apretó en el corazón de Iliana vio ese vestido que su madre le había hecho especialmente para ella y se lo había regalado para que Iliana lo usara en su noche de boda. En ese momento , ambos habían pensado que ese era el camisón perfecto para una primera noche entre un marido y su esposa . Pero entonces, habían pensado que a ella al menos le gustaría el hombre con quien se casaría. Iliana nunca hubiera imaginado usarlo bajo estas circunstancias . Apretando los dientes , Iliana dirigió su mirada furiosa hacia Ebba, quien había estado escondiéndose inútilmente en un rincón del cuarto desde su llegada. 'Ese vestido no. Ebba, ve a traer mi vestido color crema -- La criada vaciló, luego se movió cautelosamente hacia las ropas que Aelfread había esparcido en el piso hasta encontrar el vestido grueso en cuestión . Uno que ocultaba todo y no inspiraría la imaginación de un hombre. Lady Seonaid, obviamente , ignoró sus deseos respecto a esto igualmente. -No, debes ponerte el vestido blanco,- ella anunció y continuó tironeando de las ropas de Iliana para desvestirla. -Tráelo aquí, Aelfread-- - Dije que usaría el vestido color crema,- Iliana replicó abruptamente mientras la más pequeña de sus atormentadoras se adelantaba con el vestido blanco. -El blanco es más agradable-- - A mí me gusta el color crema- -A mi hermano le gustará mas el blanco- - No me importa lo que le guste a tu hermano ...- Iliana cortó sus propias palabras cuando Lady Seonaid se paralizó y enmudeció . ¿La había ofendido ? Enojar a esa muchacha que parecía una amazona no era algo que Iliana se hubiera atrevido a hacer . Iliana era mas bien menuda, y Lady Seonaid era asombrosamente alto y fuerte para ser mujer . Ella parecía ser una muchacha carácter volátil . Una bárbara — como el resto de su familia — Iliana pensó irritada, luego frunció el ceño cuando vio que Seonaid simplemente continuaba clavándole la mirada. -¿qué pasa ? Ella preguntó cuando el silencio se volvió insoportable.
  • 20. -Vos ... - Seonaid señaló impotentemente incapaz de poner en palabras que el problema era la figura de esa mujer delante suyo. Ella tenía el tipo de cuerpo que ella misma había deseado siendo adolescente, un cuerpo de zonas planas y curvas suaves. -Oh, dame ese maldito vestido ,- Iliana replicó con exasperación, extendiendo la mano para arrancar el vestido puro y blanco de las manos de Aelfread. Estaba en un castillo viejo , sucio y helado y ya había tolerado bastante de la ridiculez de esta gente. Ella se puso el vestido mientras Seonaid observaba, y luego ella se volvió hacia la puerta. - Metete en la cama. Aelfread y yo saldremos de a ver que está retrasando a los hombres -- Iliana se mordió el labio como ella observaba a las muchachas partir , entonces giró para confrontar a Ebba. - Ve a traerme el cinturón que Francesco le dio a Papá. Esdá en el baúl donde estaba este vestido -- Los ojos de Ebba se abrieron con horror. - Oh no, mi lady . No puede usar ese aparato -- La expresión de Iliana se oscureció. - Puedo y lo haré. Ve a Traerlo -- La criada vaciló brevemente, luego hizo lo que se le pidió . Encontrando el elemento en cuestión, ella hizo una mueca de desagrado. Iliana tomó el cinturón de cuero con tristeza. A Lord Wildwood siempre le había gustado traer regalos exóticos de sus viajes. Ese era uno de lo más extraños. Él había traído dos de esos cinturones en su último viaje a Italia. Su padre se había reído mucho cuando se los entregó a su esposa y a su hija, explicándoles como los había conseguido . Eran una invención de su amigo, Francesco Carraro. Él los había llamado -cinturones para mantener la castidad-- Iliana sacudió la cabeza mientras pensaba en ese hombre italiano . No tenía idea de lo que lo habría llevado a crear esa tontería . Era un cinturón hecho de cuero grueso, pero con una correa ancha en el centro que se cerraba , el cinturón se colocaba entre los muslos y se cerraba en el frente con un cerrojo de metal. Se lo veía bastante incómodo. Abrió el cerrojo, y luego con determinación se lo colocó , hizo una mueca y subió bruscamente su vestido para cerrarlo. Era bastante vergonzoso colocarlo . Ella tuvo que pasar la correa por detrás de ella y ponerla entre sus piernas. Cerrándola correctamente , ella sacudió la cabeza satisfecha , luego miró la llave. ¿Qué hacer con eso? Ella miró con atención el cuarto buscando algo , luego miró la parte superior de los cortinados de la cama. Encogiéndose de hombros , ella lanzó la llave allá arriba , y se acercó para asegurarse que no fuera visible, luego corrió a meterse en la cama cuando el sonido de voces tempestuosas anunciaba la llegada de su marido. Capítulo 3 Ruborizándose intensamente , Iliana observó como su marido era entrado en el cuarto empujado por un montón de hombres, riéndose a carcajadas y bromeando en idioma galés. Se alegró momentáneamente por no poder entender lo que decían . Angus Dunbar estaba a la cabeza del grupo. Guiñándole un ojo, él ordenó a los hombres que pusieran a Duncan en el suelo ; luego todos empezaron a quitarle las ropas.
  • 21. Los ojos de Iliana se convirtieron en dos platos grandes y redondos mientras le quitaban la tartán y luego la camisa que él había traía puesta debajo del mato. Su madre había preparado a Iliana bien para la noche de boda y le había dado una idea de cómo era un hombre desnudo , pero el cuerpo expuesto a ella en ese momento era un poco más de lo que alguna vez había imaginado. La verdad fuera dicha , era muchisimo mas , ella pensó débilmente, su mirada descendió hacia su virilidad. No había modo que aquello pudiera entrar dentro de ella, pensó con súbito horror. ¡Por Dios! Le desgarraría el cuerpo , la partiría en dos .... Iliana reprimió esos pensamientos , recordándose a si misma que esa no era su preocupación. Ella tenía puesto el cinturón de castidad. La llave estaba escondida y seguiría así hasta que su marido tomase un baño. Pero ... qué ocurriría si él tomaba un baño? Iliana tuvo que alejar esa preocupación para ocuparse de otras más inmediatas como el hombre que metía a su marido en la cama . Por un momento, cuando la sabana fue levantada , su vestido fino fue revelado a la vista de todos y cada uno de los hombros , rápidamente Iliana se cubrió con la sabana, temiendo que pudieran ver el cuero del cinturón traslucirse a través de la tela delgada de su camisón. Iliana esperó mientras Ebba y los hombres se retiraban , captó la mirada preocupada que la mujer le lanzó por encima de su hombro. Luego la puerta fue cerrada, dejándola a solas con su marido. No fue hasta que ella lo miró fijamente que se dio cuenta que el hombre estaba completamente borracho . Ahora que los hombres que lo habían cargado se habían ido él apenas podía mantenerse sentado en. -Sal de esta cama-- Duncan no parpadeó , el significado de sus palabras se abrían paso lenta y trabajosamente a través del mar de cerveza que llenaba su cerebro. -¿ Sal de dónde? - No pasarás la noche en esta cama hasta que hayas tomado un baño -- -¿Baño? Él pareció captar la última palabra y sacudió la cabeza mientras ella cambiaba de posición hasta estar sentada frente a él. Iliana lo contemplaba sombríamente . -No,- Duncan dijo finalmente. - no tomaré un baño hasta julio -- - Entonces no dormirás aquí hasta julio,- ella anunció determinadamente. Él todavía trataba de absorber sus palabras cuando ella repentinamente deslizó sus pies hacia adelante, los apoyó sobre su cadera y le dio un empujón tan fuerte que lo hizo caer fuera de la cama. Iliana esperaba que él se levantara del piso, furioso y listo para una pelea. Aspirando profundamente, ella trató de prepararse para la batalla por delante, pero después de varios segundos de silencio, ella comenzó a preocuparse y se mordió el labio nerviosamente. Después de que varios segundos más, ella logró reunir el coraje necesario para moverse con vacilación hacia el borde de la cama y miró cautelosamente al hombre en el piso. Él estaba inmóvil todavía en su espalda sobre el piso. Iliana tuvo un breve acceso de miedo, se le ocurrió que lo había matado, pero entonces vio su pecho subiendo y
  • 22. cayendo lentamente y entonces se relajó. Parecía que él simplemente estaba inconsciente. Iliana no estaba segura si era debido a la cerveza que había consumido o al golpe al caerse al piso. Estaba demasiado aliviada para que eso le importara mucho. Por esa noche al menos, ella no necesita temer a su desagradable marido . Sentirse segura le permitió dar rienda suelta a su curiosidad ahora que él estaba inconsciente, ella dejó que su mirada fuera hacia su virilidad. Sus cejas se levantaron cuando clavó sus ojos en ese... en ese miembro . Iliana había visto pechos masculinos y piernas masculinas antes, pero esto era algo nuevo. Era un apéndice muy curioso. La única descripción en la que podía pensar era decir que parecía un hongo grande, rojizo que crecía en la ingle. Increíblemente , ella decidió se preguntó cómo podría sentirse su textura. Después de recorrer nerviosamente con la mirada su cara para estar segura que él todavía estaba inconsciente, ella extendió la mano con indecisión para pasar un dedo sobre el apéndice , se apartó rápidamente sorprendida . La piel era suave y fina. No era lo que esperaba. Pero no había sido eso lo que la había hecho reaccionar como si hubiera sido mordida. Ante el leve contacto , el miembro de su marido se había levantado , ahora se erguía perpendicularmente a su vientre como buscando el sol. Iliana estaba fascinada y estudió al hombre que acompañaba al apéndice masculino él. Su marido era un hombre atractivo . Sus brazos y sus hombros eran el doble de anchos que los de ella, así como su pecho. Se detuvo en las caderas y la cintura estrechas, y luego en los muslos bien formados . Sus pies eran un poco extraños, sin embargo, bastante aceptables, ella decidió. Duncan repentinamente roncó y gruñó en su borrachera, e Iliana dirigió su mirada hacia su cara., todavía dormía Lanzando un suspiro , ella regresó a su lado de la cama, apagó de un soplo la vela, y se acostó de espaldas, preocupándose por la reacción de su marido cuando él despertara a la mañana y recordara por qué había dormido fuera de su cama. Sin duda él estaría furioso. Pero ella no viviría en medio de esa mugre , y no le daría un hombre tan asqueroso permiso para tocarla. Su madre la había educado muy bien como para permitir eso. Establece desde el principio como quieres seguir, Lady Wildwood siempre le había dicho. Y ella seguía ese consejo, Iliana oyó los ronquidos de su marido y ella misma entró en un sueño profundo . Duncan se estremeció y comenzó a dar vueltas al costado de la cama , luego gruñó y despertó. Abriendo los ojos, clavó sus ojos en la sabanas blanca colgando delante de él , estaba desconcertado. Luego él se dio cuenta del frío debajo su espalda y de su trasero era el piso helado del castillo, y que la tela blanca delante de sus ojos era una sabana. Él se había caído de la cama. Haciendo una mueca, Duncan se sentó , gimiendo mientras su espalda protestaba por el tratamiento deshonroso que había recibido. Él estaba envejeciendo y no debía someter a su cuerpo a la frialdad del suelo de piedra cuando tenía una cama. Había habido un tiempo en que él simplemente habría saltado del piso después de una noche pasada allí y alegremente había encarado el día. Ya no estaba en condiciones de hace eso . Su
  • 23. espalda le dolía , su cabeza le latía, y sintió que la maldita luz de las primeras horas de la mañana entrando por la ventana de la habitación lo estaba cegando . Suspirando, Duncan se masajeó detrás del cuello para aliviar su dolor y dirigió su mirada hacia la cama, su mirada recayó en la joven durmiendo allí. ¿Quién era? Oh, sí. Él se había casado el día anterior, recordó y sonrió. Ella se veía bastante exhausta , su pequeña esposa . No podía recordar, pero estaba seguro que había hecho el amor intensamente durante toda la noche. Duncan nunca había dejado que el exceso de cerveza obstaculizara su desempeño en la cama. Moviéndose para sentarse sobre un lado de la cama, él la contempló silenciosamente. Él la había encontrado atractiva cuando ella estaba despierta, pero al verla dormida, sin los gestos de desaprobación tensos en su cara que él había tolerado desde que la había visto por primera vez , ella se veía aún más bella. Duncan se rascó la ingle y sonrió. Sin duda el hacer el amor le había quitado los gestos de desaprobación de su rostro. Era una pena que no pudiera recordar, Duncan pensó frunciendo el ceño repentinamente. El sólo pensar en el acto sexual con ella lo ponía duro como una gallina muerta . Era muy irritante que no pudiera recordar el acto. Rascándose el cuero cabelludo por encima de una oreja, él la miró fijamente a ella un poco enojado. Sin duda ella recordaría. Ella no había bebido mas que un sorbo de cerveza. Tampoco había comido demasiado , sólo había probado un poco de la comida presentada. En verdad, ella había parecido bastante disgustada desde que había llegado . No Parecía estar muy contenta aquí. ¿Y si el acto sexual era una de esas cosas que la disgustaban de ese lugar? El pensamiento era un poco desalentador . Si él había estado demasiado borracho como para recordar lo que había hecho , entonces tal vez él había estado demasiado borracho para ofrecerle la ternura y el cuidado que se requería cuando se tomaba a una virgen . ¡Carajo! Duncan pensó con alarma repentina. Si ese fuese el caso, entonces ella sin duda se despertaría dispuesta a atravesarlo con una lanza con la misma frialdad que había mostrado a todos desde su llegada. Excepto a su padre, él pensó. Angus Dunbar no había recibido el mismo desprecio que ella había demostrado hacia los demás. Parecía que ella encontraba a su padre tan desagradable como a Duncan, la casa, y al resto de su gente . Casi se sintió celoso. Bien, él decidió, él no aceptaría eso . Si él la había tratado rudamente la noche anterior , entonces corregiría eso ahora, antes que ella se despertara y le lanzara una de sus miradas de desprecio. Con esa idea, Duncan levantó la sabana hasta la altura de su cintura y contempló lo que se revelaba ante él. Las mujeres le habían puesto un vestido blanco y puro, pero la tela era tan delgado y diáfana que podía ver el color rosado donde su piel se transparentaba. Por un momento, Duncan simplemente se quedó mirándola . Su padre había dicho que ella era -bonita pero ninguna belleza- , y tal vez que él tenía razón , pero en ese momento, ella parecía tan atractiva como una bandeja de cordero relleno para un hombre muerto de hambre.
  • 24. Iliana estaba sentada en un pequeño claro al borde de un río. El sol estaba caliente . Una suave brisa acariciaba su piel, ella cerró sus ojos y se recostó en la hierba tierna, dando al sol permiso para calentar su cuerpo. Ella no había estado allí por mucho tiempo cuando una mano comenzó a acariciar su mejilla. Abriendo los ojos, ella vio a un guerrero arrodillado al lado de ella. Le pareció vagamente familiar y le pareció perfectamente natural que él estuviera allí. Su mano fue recorriendo su cuello, luego se deslizó entre sus pechos, e Iliana ronroneó. Estirándose en el lugar donde estaba , ella llevó sus manos por encima de su cabeza, arqueando su cuerpo hacia arriba. Un gemido se escapó de entre sus labios cuando la mano hombre finalmente se movió hacia un pecho cubriéndolo , amasándolo y pellizcando su pezón a través de la tela de su vestido . Cuando Iliana gimió otra vez, sus labios bajaron para cubrir los suyos y de cierta forma, en su sueño, eso le pareció natural, también. Su boca estaba abierta bajo la de él cuando su lengua buscó entrar, ella imitó con su lengua lo hacía él y comenzaron un juego erótico que hizo que se cuerpo se arqueara otra vez , él se movió para cubrir el cuerpo de ella. Cuando sus labios dejaron los suyos y el hombre empezó a mordisquearle el cuello , ella respiró profundamente y abrió la boca para protestar , luego se congeló cuando sintió el olor rancio de sudor mezclado con cerveza que comenzó a sacarla de su dulce sueño. Frunciendo el ceño, Iliana pasó una mano sobre su nariz, tratando de disipar el olor y volver su atención a las caricias en su cuello , pero el olor no desaparecía. Murmurando algo en voz alta, ella se despertó completamente y abrió sus ojos. Aun así le llevó un momento para darse cuenta de lo que ocurría. Ella no estaba en la costa de un río. Ella estaba en la cama. ¡Y el hombre que le parecía familiar y que ahora mordisqueaba la carne de su cuello era el idiota apestoso de su marido … y estaba en la sabanas limpias de su madre, nada menos ! Duncan sonrió en contra su piel. Su pequeña esposa era ardiente, las llamas de ella crecían con las caricias de sus manos. Murmurando algo agradable respecto a su aroma y a su sabor, él movió sus labios a lo largo de su piel. Cuando él alcanzó el escote de su camisón , él empezó a empujar la tela frágil, hasta que su pecho izquierdo quedó expuesto a su atención. Lanzando una exclamación victoriosa, él dejó caer su boca sobre la aureola rosada , inmediatamente Duncan se puso rígido cuando su esposa soltó un grito lo suficientemente fuerte como para dejarlo sordo. Era un grito que una mujer lanzaba sólo cuando estaba ante un peligro horrible. Debía haber algo peligroso en el cuarto, Duncan la soltó de inmediato y miró rápidamente a su alrededor . Pero no había ningún peligro. Frunciendo el ceño , Duncan observó que el cuarto estaba vacío salvo por sus baúles y una tina llena de agua, entonces se volvió hacia su esposa. Sus cejas se levantaron cuando vio que ella ya no estaba acostada en la cama, sino que había ido al rincón mas alejado de él y ahora estaba arrodillado allí, observándolo como si él fue un loco dispuesto a asesinarla y desmembrarla. -¿Qué? Él preguntó desconcertado . Inmediatamente entendió, Duncan se sentó pesadamente en la cama . - Me temo que no he sido muy suave con vos anoche ,
  • 25. muchacha. Estoy apenado por eso , fue mi culpa . Te prometo no seré tan brusco esta vez -- Los ojos de Iliana se ensancharon . -No hiciste nada anoche,- ella dijo bruscamente. Horrorizados, los ojos de Duncan se agigantaron cuando ella continuó hablando , -Te desmayaste en el piso por la borrachera -- - No !- él protestó orgullosamente. Él nunca jamás había estado demasiado borracho como para no poder acostarse con una mujer y no podría creer que hubiese hecho eso en su noche de bodas. -Sí-- Duncan tiró las mantas a un lado y miró fijamente la sabanas blancas. Duncan se dio cuenta que lo que ella decía era verdad cuando un golpe sonó en la puerta. Maldiciendo entre dientes , él se puso de pie y agarró su espada donde los hombres la habían dejado caer la noche anterior . Por un momento, como él se volvió hacia ella, con la espada en mano, Iliana tuvo la idea loca de que él tenía intención de atravesarla con el arma ; luego él bajó la espada hacia la palma de su propia mano , produciendo un corte delgado que inmediatamente manó sangre. Mientras ella lo observaba, asombrada, él dejó la espada en el piso, y se lanzó hacia la cama del lado donde ella, había dormido y rápidamente se limpió la mano en la tela de lino mientras otro golpe sonaba en la puerta . ¡El fina sabana de lino de su madre! Iliana abrió su boca para insultarlo por haber manchando la sabana pero no tuvo la oportunidad. Inmediatamente después, él le estaba quitando el camisón por la cabeza, lo arrastró través del cuarto, y la hizo acostar en la cama al lado de él. ¡Entre! Invitó Duncan. Iliana se escondió rápidamente debajo la sabana cuando la puerta era abierta. -Buen día ,- Duncan murmuró mientras su padre, Seonaid, Lord Rolfe, y el obispo entraron en tropel en el cuarto. -Buen día , hijo-- Angus le sonrió a su hijo mientras Iliana espiaba por debajo de la sabanas . -¿ustedes … eh ...eh … durmieron cómodamente, espero? Él desvió su mirada cuando preguntó eso, la vergüenza tiño sus mejillas. - Bien . Pero no dormimos mucho , - fue la respuesta de Duncan, e Iliana enrojeció ante su tono sugestivo, y deseó morirse en ese mismo momento. - Estamos aquí por las sabanas,- el obispo explicó gentilmente cuando Angus Dunbar parecía no poder hablar. -¿Las sabanas? Ignorando el modo en que esposa repentinamente se puso rígida al lado de él, Duncan los miró con confusión fingida. -¿Por qué necesitan las sabanas ? Hubo silencio completo mientras los hombres se miraban entre ellos impotentemente. De repente Angus se volvió hacia su hijo irritado. -¡ Sólo dame la maldita sabana sangrando ... quiero decir sangrada ... que quiero decir ensangrentada. Mierda! Sólo dame la maldita sabana!
  • 26. - Está Bien, Está Bien. No hay necesidad que te de un ataque . Seonaid, date vuelta por favor -- Él esperó hasta que ella hubiera hecho eso, luego salió de la cama , envolvió a su esposa con la sabana superior , y llevó a un rincón del cuarto . Los cuatro visitantes miraron fijamente sabana sobre la cama , observando la mancha de sangre con reacciones diferentes. Lord Rolfe se mostró aliviado. Lord Angus se vio satisfecho. Lady Seonaid estaba perpleja, y el obispo simplemente sonrió su aprobación. Luego Lord Rolfe empezó a hacerle gestos a alguien que estaba en el corredor y Ebba entró rápidamente. Quitando la sabana de la cama, ella salió corriendo del cuarto con la sabana manchada , apenas lanzándole una mirada a Duncan, quien estaba desnudo como el día en que había nacido y a una Iliana envuelta en una sabana.. -Bien-- El Lord de Dunbar inclinó la cabeza, cara intensamente ruborizada mientras iba hacia la puerta, arrastrando a Seonaid con él.- …Bien hecho ...bien... estaremos abajo desayunando- Su voz se desvaneció mientras salía fuera, el rubor de su cara se profundizó ante la sonrisa abierta de su hijo , quien sacudía la cabeza. - Hasta luego … entonces ... Caballeros ? Él dirigió su mirada a Lord Rolfe y al obispo, sólo para descubrir que ellos ya habían salido. - Buenas noches ... quiero decir … eh...- Duncan suspiró aliviado cuando la puerta se cerró de golpe . Cuando los brazos que la rodeaban repentinamente comenzaron a temblar Iliana miró a Duncan, y quedó perpleja al ver que él temblaba porque se reía. Ella se tomó un momento para pensar que era lo que él consideraba tan gracioso, luego lo pateó -Suéltame- Cuando él hizo eso, Iliana ajustó la sabana a su cuerpo y empezó a mirarlo acusadoramente, -Has arruinado las sabanas de mi madre- . Eso sólo lo hizo reírse con más ganas . Iliana golpeó el suelo con su pie furiosamente. -No es divertido, mi Lord . Mi madre y yo pasamos muchas horas bordando esa sabanas .Eran muy especiales para mí. Me debes una explicación por haberlas arruinado -- La risa de Duncan disminuyó con eso y él logró poner una expresión ligeramente arrepentida, luego suspiró y sacudió la cabeza . - Lo siento , esposa . No me estoy riendo de vos. Es que nunca había visto a mi papá tan alterado y avergonzado . Me reía de él -- Su risa terminó en un suspiro mientras ponía una cara solemne. Ella obviamente no veía la gracia de la situación . Inclinando la cabeza, él la contempló curiosamente. -¿ Tu madre No te explica los hechos de la vida , muchacha? -Por supuesto que si -- Iliana miró enojada porque él había pensado lo contrario. -Bien , no quería ofenderte con la pregunta,- él la serenó. Es sólo que parecías estar asombrada por la sangre. No hay vergüenza en eso, - él agregó rápidamente cuando ella comenzó a ponerse rígida otra vez. - Mi hermana también estaba un poco sorprendida y confundida con la sangre , lo notaste? -Sí, lo noté,- Iliana dijo cautelosamente. - Bien , ni mi padre ni yo nunca le hemos explicado los hechos de la vida a ella. No nos pareció necesario cuando su prometido nunca vino a buscarla -- Él se silenció por un momento, captando la expresión de ella , y luego suspiró. Parecía obvio para él que si bien ella podía haber sido informada de los hechos de la vida, no
  • 27. había sido informada en detalle ; ella había empezado a morderse el labio inferior en el momento que él había mencionado la ignorancia de Seonaid. Duncan le explicó delicadamente, -la sangre se debe al velo de la doncella virgen- Los ojos de Iliana se estrecharon. Su madre no había mencionado nada acerca de un velo de una doncella. Tal vez que él se refería el velo del traje de novia, ella pensó especulativamente. Pero Duncan rápidamente le quitó esa idea. -Sabes, una muchacha nace con una pequeña … carne … eh... tejido … allí adentro -- Él señaló vagamente hacia su entrepierna . - La primera vez que ella y su marido … se unen … el velo se rompe y hay sangre. La sangre prueba que ella vino a ese hombre siendo virgen -- Él miró su expresión pensando que ella había entendido cuando notó que ella estaba horrorizada -Es por eso que ellos deseaban ver las sabanas para probar que vos eras virgen hasta anoche-- Por un momento, Iliana estaba demasiada ocupada pensando en la sangre como para considerar en cualquier otra cosa. Para ella, la sangre venía de una herida, y una herida significaba dolor. Su madre le había dicho que habría una cierta incomodidad la primera vez pero no había mencionado nada acerca del dolor o de la sangre. Luego otra parte de su explicación atrapó su atención y sus ojos anchos se levantaron hacia él. -¿ Qué quieren hacer con la sabana? ¿Por qué se la llevaron ? Duncan hizo una mueca ante la pregunta, sabiendo que lo que él diría no le gustaría . -Ha sido llevada para ser colgada sobre la baranda e de las escaleras. Para probarle demás que viniste a mí pura y virgen , y que el matrimonio fue consumado anoche -- Ella no pareció estar contenta con las noticias, pero simplemente suspiró y fue hacia sus baúles . Ella había empezado a buscar un vestido cuando repentinamente fue agarrada desde atrás y levantada en un par de brazos fuertes. Jadeando , ella agarró los brazos que la sostenían y abrió su boca para preguntarle a su marido que creía que estaba haciendo, luego gritó sorprendida cuando fue lanzada sobre la cama. Duncan cayó sobre ella antes que hubiera terminado de rebotar en la superficie suave. Su boca amortiguó su grito de alarma y sus manos se movieron ávidamente sobre su cuerpo Ella Jadeó tan pronto como sus labios se despegaron de los suyos , Iliana lo empujó su pecho en un intento de quitárselo de encima , pero fue imposible. Su marido no pareció notar sus esfuerzos mientras le quitaba la sabana para dejar al descubierto su cuerpo . Iliana inmediatamente dejó de luchar con él e intentó retener la sabana, pero ella perdió esa batalla también. La tela se escabulló por entre sus dedos y sus pechos quedaron expuestos . Para su alivio y su desilusión, en el momento en que vio los senos , Duncan cesó de tirar de la sabana , dejándola enmarañada alrededor de sus caderas. Sus ojos brillaban como los de un niño en Navidad , él lanzó una exclamación y se abalanzó hacia los montículos de carne que él había revelado, , tocándolos como un avaro tocaría sus monedas de oro . Probó su peso, sintió su textura, luego sujetó uno y acercó su boca y lo succionó como un bebé.
  • 28. Duncan estaba tan absorbido sintiendo, probando y saboreando a su esposa , que no notó los esfuerzos de ella por escaparse . Una vez que lo hizo , él ignoró esos esfuerzos . En su opinión , ella simplemente estaba un poco asustada por la primer experiencia en la relación entre un hombre y una mujer. Muy probablemente ella le temía al acto sexual ahora. Eso era esperable , pero también era mejor superar esas cosas rápidamente. Pero el modo en que ella se meneaba y se sacudía debajo de él iba a hacer difícil que el pudiera hacerle el amor lentamente y tiernamente. ¡Carajo! Ella fue como una llama y él era madera seca , Duncan pensó, y luego sintió algo duro presionar contra su ingle mientras ella se arqueaba y se retorcía debajo de él. Calmándose, él frunció el ceño y presionó su ingle contra ella otra vez. Sintió la dureza otra vez, ella tenía algo duro entre sus piernas , Duncan la soltó inmediatamente y se apartó , había oído cuentos de hombres extraños a los que les gustaba vestirse de mujer... . -¿Qué tienes entre las piernas? Iliana estaba tan absorbida en la lucha y el forcejo ,que le llevó un momento darse cuenta que ya no tenía un oponente. Una vez registró ese hecho , vio la expresión atónita y horrorizada en la cara de su marido mientras él aguardaba su respuesta, Ella frunció el ceño . -¿Qué? Duncan trató de alcanzar la sabana enredada alrededor de sus caderas, luego hizo una pausa. Un miedo estaba estampado en su cara, él dirigió sus ojos hacia sus pechos . Sí, eran pechos reales . En vez de arrancarle la sabana , él repentinamente metió su mano en la entrepierna femenina , en el segundo en que palpó algo duro allí ella trató de huir de la cama. Él la dejó escapar, y él saltó de la cama del mismo modo que lo hacía ella. -¿Qué diablos sos ? Él preguntó roncamente. Iliana luchaba por cubrirse con la sabana sin revelar lo que había entre sus piernas. Los ojos de Duncan devoraron los pechos con otro tipo de la desesperación ahora, el ardor y el color habían abandonado su cara . Iliana lo miró con la frente fruncida. -¿Qué diablos piensas que soy? - No lo sé . Tienes la cara y los pechos de una mujer, pero … - Una angustia frunció su frente mientras su mirada descendía hacia abajo de su cintura. -Tienes algo duro donde una mujer no tiene que tener algo duro -- Los ojos de Iliana se ensancharon con asombro mientras se daba cuenta que él había sentido el cerrojo colgando en el frente del cinturón de castidad y estaba confundido respecto a lo que era ese objeto . Ella no podía pensar a qué tipo de conclusiones él había llegado , pero estaba segura por la reacción de Duncan que no eran conclusiones muy agradables . ¿Qué pensaba él que ella tenía entre las piernas? Estaba tan ocupada considerando esto, que le llevó un segundo darse cuenta de que él se movía otra vez, rodeaba la cama y se dirigía hacia ella. Dando un chillido, ella saltó arriba de la cama. Una mirada por sobre su hombro le reveló que su marido estaba en el borde de la cama y abalanzándose hacia ella. Ella sintió un tirón en la sabana , trató de agarrarse a la tela pero sintió que se deslizaba por entre sus dedos mientras se
  • 29. tambaleaba para salir de la cama y tropezaba con la pared al lado de la puerta. No podía hacer mas nada , Iliana se cubrió los pechos con las manos y avanzó para confrontar a su marido. Capítulo 4 Duncan miró boquiabierto el aparato que ella traía puesto, pero apenas había captado la imagen de las tiras de cuero y el cerrojo brillante en el frente , ella empezó a escapar hacia los baúles . Nada en la Tierra podría haberlo prevenido para no saltar encima de la cama e ir por ella. Atrapándola respecto a la cintura, él la tiró atrás, la contorsión a fin de que aterrizaron uno al lado del otro en la cama. Él luego tiró una pierna sobre ambos suyo de ella y se apoyó arriba ligeramente a fin de que él podría otra vez mirar fijamente el aparato que ella trajo puesto. - Maldición- - La palabra salió como un latigazo en el aire mientras él examinaba el aparato. Ella comenzó a forcejear pero él le sujetó las manos encima de su cabeza, sus ojos nunca dejaron de observar el cinturón. -¿Qué es esto? Él preguntó con temor. -Es un cinturón de castidad, - Iliana admitió sombríamente , luego intentó atrapar su labio inferior y comenzó morderlo entre sus dientes. - Nunca he visto algo semejante-- - Es un invento de Francesco Carrarro. Un … un amigo de mis padre -- -¿Cómo lo obtuviste? - Mi Padre lo trajo de un viaje ,- Iliana contestó reticentemente . -Él le dio uno a mi madre y otro a mí-- -Y tu madre te hizo usar el cinturón para asegurarse que llegaras casta al matrimonio , - él adivinó, dando a la correa delantera un tirón tentativo . - Es de cuero - -Sí,- Iliana se quedó sin aliento, su cabeza se volvió hacia un lado para evitar oler hedor que provenía de sus axilas. Maldición, él apestaba. Duncan la hizo darse vuelta abruptamente sobre su estómago para que él pudiera observar la parte de atrás. - Suéltame ,- Iliana le dijo por encima de su hombro, la vergüenza ruborizaba su cara. Duncan ignoró su pedido , su mirada clavada en las nalgas a cada lado del cuero. -Es una imagen fascinante. La carne redondeada , suave y rosada, separada por el cuero marrón . Duncan acarició una nalga y sonrió. La existencia cinturón era un gran alivio para él. Por un momento, había pensado que estaba frente a un hombre disfrazado de mujer . Pellizcando una nalga perfecta, se rió con alivio . Duncan la acostó de espaldas otra vez, su mirada se focalizó en el cerrojo que mantenía el aparato cerrado. -¿Cómo se abre esto? Deslizando un dedo debajo la tira central, él tocó su piel hasta detenerse contra su sexo, allí él le dio un tirón suave al cuero. -Con una Llave,- Iliana contestó espesamente, luego tragó en seco. -¿Dónde está la llave? Aclarando su garganta ella encontró su mirada . -Yo... - Haciendo Una Pausa, ella tragó en seco y lo intentó otra vez. - Yo te daré la llave si tomas un baño- Duncan se paralizó , había confusión en su expresión. -¿ Un baño No es julio aún. ¿Por qué diablos debería tomar un baño ? -¿Julio? Iliana frunció el ceño. -¿qué tiene que ver eso?
  • 30. - Tomo un baño dos veces al año,- él le dijo orgullosamente. -El último día de cada enero y de cada julio. ¿Por qué deseas cambiar eso y que me bañe a mediados de junio? -Porque … porque encuentro ofensivo tu olor- Ella ofreció su respuesta tímidamente. -¿Qué? - Dije que... - -¡ Oí lo que dijiste , mujer! No soy sordo. ¿Qué diablos quieres decir ? Con los brazos estiradas por encima de su cabeza y la parte inferior de su cuerpo atrapada debajo de Duncan , Iliana comenzaba a sentirse como una virgen preparada para un sacrificio. Fuera de control ella replicó , - Hueles como un orinal! Y no te daré la llave a menos que tomes un baño -! Duncan la observó con súbita desilusión, estaba completamente perplejo por la audacia de su esposa . -¿ Le estás negando los derechos conyugales a tu marido ? -¡ No! No estoy negando nada, -Iliana lo contradijo inmediatamente , tratando de sonar razonable cuando agregó,- Si no me haces el honor de tomar un baño , no ... - - Me estás negando los derechos conyugales !- él la acusó . -No, yo ... - Sus palabras murieron cuando él repentinamente la soltó y salió de la cama. -¡ Bien ! Veremos eso !- él gruñó, juntando sus ropas dispersas. Enderezándose lentamente, Iliana ansiosamente lo observó . -¿qué harás ? Su boca apretada y una mirada furiosa fueron sus únicas respuestas. Él casi estaba completamente vestido cuando ella se atrevió a preguntar , -Anularás el matrimonio ? Iliana se encogió de miedo en el momento en que formulaba la pregunta. Las consecuencias de tal acción serían horrendas aun para considerarlas. Ella sería devuelta a Wildwood en medio de un escándalo y su madre probablemente quedaría atrapada para siempre con Greenweld. Eso no podría ocurrir. Su mirada fue instintivamente hacia la parte superior del cortinado de la cama donde estaba la llave . -¿Anular ? Duncan se volvió hacia ella, con una mirada oscura. - Imposible La sabana ensangrentada ya debe estar colgada de la baranda. ¿La recuerdas , verdad ? ¿La sabanas de tu madre con mi sangre en ella? Iliana afirmó con la cabeza lentamente, y el alivio la inundó. Él no podría anular el matrimonio. Todo el mundo pensaba que el matrimonio había sido consumado. -¿Qué harás entonces ? ella preguntó , pero no obtuvo respuesta porque él acabó de vestirse y salió del cuarto golpeando la puerta. Duncan cerró la puerta con un golpe . Haciendo una pausa, él levantó su brazo para olerse la axila y frunció el ceño. Él olía como se suponía debía oler en junio. Pero eso parecía no ser suficientemente bueno para su esposa. Parecía que ella quería que él se bañase y se empolvase como los idiotas caballeros ingleses. Bien, él no lo haría. Si él se rendía en ese punto , pronto ella lo obligaría a usar ropa interior y calzas . Una prenda indecente en su opinión , debido a la forma en que se adherían al cuerpo, resaltando las nalgas y el miembro de un hombre. No. Él tomaba un baño cada julio y cada enero y había hecho eso por mucho tiempo … y continuaría haciéndolo así . Si su pequeña esposa pretendía cambiarlo, entonces ella estaba muy equivocada vez. Y si ella continuaba negándole su … sus derechos
  • 31. conyugales , él tendría que ocuparse de que ella no se los negara, Duncan decidió, recordando la imagen de ella sólo cubierta por el cinturón de cuero . Era un aparato excitante sin importar cual fuera su nombre. Y su esposa tenía un cuerpo delicioso. No le importaría volver a verla con ese cinturón puesto otra vez. Aunque preferiría verla sin él. Qué noche de bodas él pensó sombríamente mientras recorría el corredor . Dios... ella era tan atractiva como un regalo envuelto y dejado al pie de la cama en una mañana de Navidad . Duncan deseaba desenvolver ese regalo. Tal vez que él podría desenvolverla , él pensó repentinamente, mientras alcanzaba lo alto de las escaleras que lo llevaría al gran salón . Sí, tal vez podría hacerlo . Él tendría una conversación con el herrero .... Iliana suspiró desesperadamente y se forzó a levantarse de la cama y ponerse en movimiento . Se topó con un dificultad pequeña inmediatamente . El cinturón de castidad era bueno para mantener lejos las intimidades no deseadas pero era muy inconveniente en el momento de atender las necesidades personales. Tendría que sacárselo para orinar . Aún sólo vestida con el cinturón, ella se puso de pie en la cama, se agarró a un poste para mantener el equilibrio , y estiró una mano para palpar la parte superior del cortinado que rodeaba la cama. No le llevó mucho tiempo darse cuenta que ese no era un buen lugar para ocultar la llave . Parecía que había lanzado la llave más lejos de lo había pretendido y ahora no podía encontrarla. Un golpe en la puerta la hizo ponerse rígida . -¿Quién es? La voz de Ebba contestó e Iliana se relajó con un suspiro. Gritándole para que entrara, inmediatamente sacudió el cortinado tratando de hacer caer la llave . -¡Mi lady -! Ebba la miró boquiabierto, luego rápidamente cerró la puerta y se apresuró a ir a su lado. -¿Qué hace, mi lady ? - Tratando de sacar la maldita llave de las cortinas. Encuéntreme algo largo para llegar allá arriba . Estoy apurada por mis necesidades fisiológicas-- Los ojos de la criada se abrieron ante estas palabras , y ella empezó a buscar algo por el cuarto, vio el atizador al lado del fuego. -¿ Esto servirá ? -Sí, creo que si -- Tomando el atizador , Iliana empezó a golpear los cortinados otra vez. -¿ Usted … él anoche … usó esa cosa toda la noche ? -Sí-- Después de un silencio breve, la mujer preguntó, -Mi Lord estaba muy enojado ? - Mi marido se desmayó en el piso anoche. Y no despertó hasta el amanecer -- -Pero la sabana estaban ...- - Él se cortó su mano y manchó con su sangre la sabana . Mis mejores sabanas ... , - ella agregó sombríamente . -¿él no sabe nada sobre el cinturón, entonces ? Ebba se aventuró esperanzadamente mientras contemplaba con desagrado a la única prenda de ropa que su ama llevaba puesta. - Él sabe. Lo descubrió este amanecer después que todos salieron del cuarto -- -¿Cómo reaccionó él? -¿Cómo crees ? Iliana preguntó secamente, luego gritó con alivio cuando la llave finalmente cayó de los cortinados. Dejando el atizador sobre la cama, ella se echó al suelo para recuperar la llave , suspirando con alivio mezclado con placer cuando finalmente la tuvo en su mano.
  • 32. -¿Qué hará ? Iliana la miró asombrada. -Quitármelo, por supuesto-- Cuando Ebba comenzaba a sentirse aliviada, ella agregó, -Será agradable estar sin el cinturón por unos pocos minutos al menos -- La mujer la miró perpleja. -¿seguramente no tiene intención de ponérselo nuevamente? -Por supuesto que si -- Iliana frunció el ceño ante la expresión desaprobadora de su criada. - Lo dije anoche, Ebba. Yo no viviré así . Tendré una casa limpia, una cama limpia, y un hombre limpio en ella. Aunque eso signifique una guerra , - ella agregó mascullando mientras ella abría el cinturón. *** -Gilley-- Duncan agarró el brazo del herrero y lo forzaba a detenerse , ofreciendo una sonrisa tensa. Él había tenido la intención de hablar con el hombre directamente después de dejar su dormitorio esa mañana . Pero había estado ocupado con un problema u otro durante toda la mañana. Ahora, cuando era el mediodía, él finalmente había logrado escaparse para salir a buscar al herrero . - Quiero hablar una palabra con vos-- Gilley vaciló, luego inclinó la cabeza. -Sí, pero tu padre me está esperando adentro. Él desea que haga otro juego de llaves . Para tu esposa , - él explicó mientras Duncan parecía perplejo. -¿Por qué ella necesitaría un juego de llaves ? -Ella es la Lady del castillo ahora,- el hombre respondió con sorpresa. Duncan gruñó , luego se encogió de hombros . - Hablaré rápidamente. Deseo hablar de cerraduras y llaves . Verás, tengo un cerrojo que necesito abrir , pero no tengo la llave y pensé que tal vez vos podrías decirme como hacerlo - Él no parpadeó . -Bien , si me traes la cerradura , entonces seguramente podré hacer algo con ella-- Duncan se imaginó cargando a Iliana hasta la cabaña del herrero , colocándola en su mesa, y subiendo sus faldas para revelar la cerradura . No, no era una opción. La historia llegaría a todas las personas de la fortaleza antes de la cena . Además, a él no le gustaba la idea de que los ojos de otro hombre mirasen el cinturón de castidad de su esposa. O lo que se escondía debajo de ese cinturón . - No. No puedo hacer eso. No es posible -- Él sacudió la cabeza firmemente. -Tendrás que ser decirme como hacerlo yo mismo -- El herrero frunció el ceño. -No te puedo decir como hacerlo si al menos no veo el cerrojo en cuestión. Si puedes trae el cerrojo , entonces seguramente yo puedo ir a verlo ? - No. No puedes -- Él lo miró con el frunció el ceño . -Sólo dime cómo abrir un cerrojo-- -Si fuera tan fácil, todos serían herreros . No puedo ayudarte a menos que vea el cerrojo -- -¡Bien … Mierda -! Tratando de tomar la espada colgando de su cinturón, él la sacó de su vaina y la usó dibujar un esquema del cerrojo sobre la tierra . -Ahí tienes el dibujo ,- él dijo con satisfacción. -¿No te sirve? Las cejas del herrero se levantaron ligeramente. -¿Qué es eso? -¡Qué mierda piensas que es, tonto! Es el cerrojo -- Gilley se encogió de hombros, despreocupado por el insulto. - Se parece a un ratón, en mi opinión --
  • 33. - Sí. Un ratón -- La voz de Angus sonó cerca del hombro izquierdo de Duncan. Derrotado , Duncan miró a su padre. -¿Qué quieres? Angus arqueó sus cejas pero sonrió ligeramente a pesar de la irritación de su hijo. - Vine a buscar a Gilley -- - Bien, te dejaré con él -- -No, necesitaría hablar con vos también -- Cuando Duncan se volvió inquisitivamente, Angus señaló a los hombres en el patio . ¿Tendrás uno o dos hombres libres esta tarde? - Podría prescindir de algunos ,- Duncan admitió lentamente. Desde que había cumplido diecinueve años de edad su padre había estado delegándole responsabilidades de la fortaleza de Dunbar y su gente . Las responsabilidades se habían ido sumando con los años y ahora Duncan prácticamente funcionaba como el Lord de la fortaleza. Oficialmente, su padre seguía siendo el Lord y retenía el poder de veto sobre cualquier decisión que Duncan pudiera tomar hasta que el día que muriera. En realidad, padre e hijo , tomaban las decisiones en conjunto , beneficiándose de la sabiduría de Angus y el vigor y la pasión del joven Duncan. - Bien , mándalos a la fortaleza cuando puedas - Angus le sonrió alegremente, y luego se dirigió a Gilley. -Ahora, respecto a esas llaves que te pedí ....- -¿ Para qué necesitas los hombres en la fortaleza ? Duncan interrumpió con desconfianza . Rara vez había visto a su padre tan alegre. El hombre había sido una persona solemne y sombría la mayor parte de la vida de Duncan. Al menos desde que su esposa, Lady Muireall , había muerto. En los recuerdos débiles de Duncan su madre había sido como un rayo de sol que había mantenido a todos a su alrededor felices y contentos … incluyendo a su marido irascible . - No soy yo quien los necesita . Es tu esposa , - su padre le dijo tranquilamente. -Ella comenzará el proceso de limpieza del gran salón . Ella hizo que las mujeres sacaran toda la paja sucia del piso , luego fregaron el piso de piedra, y luego necesitarán poner paja limpia para... - -¿Qué diablos estaba mal con la paja vieja? Angus Dunbar arqueó sus cejas sorprendido por el estallido de su hijo. -Bien , muchacho, la paja ha estado allí casi por un año-- - Y podría haber durado otro año en mi opinión . Usualmente dejamos la paja por uno o dos años antes de cambiarla-- -Sí, es verdad , pero hemos dejado que la casa se viniera abajo ... - ¡Dejar venir abajo la casa ! Duncan observó en él con incredulidad, repentinamente se sintió traicionado , su padre reaccionaba ante una mera queja de su esposa . -Sí-- Angus suspiró. 'La verdad es, hijo mío , que desde que murió tu madre no hemos mantenido la fortaleza en la misma condición de limpieza que ella mantenía. Me Temo que la dejamos venir abajo . Yo me puse muy mal cuando ella murió. Me hundí en una profunda tristeza y descuidé la condición de la fortaleza y de las personas que ... - -Pero mi Lord ... ,- Gilley interrumpió, pero Angus le hizo un gesto para silenciarlo . -Di lo que quieras , Gilley, pero es verdad y yo sé bien que es así . No estoy diciendo que no los mantuve a todos ustedes seguros . Pero para decir la , enojo era el único sentimiento que tenía . Con enojo corté los cuellos de muchos enemigos. Pero en lo que se refiere a necesidades más sutiles y de carácter hogareño , he fallado . Aun con mis propios hijos . - él siguió, mientras ambos hombres abrían sus bocas para discutir su argumento . - Pero Iliana está aquí ahora y ella desea poner las cosas en orden en esta
  • 34. fortaleza … como tu madre lo hacía cuando estaba viva , y eso alienta un poco mi corazón. Tenemos suerte de tener a Iliana con nosotros -- Duncan podría haber mostrado su desacuerdo pero mantuvo en silencio su opinión mientras se marchaba . - Enviaré la paja y dos hombres, pero no más-- *** -Giorsal-- -sí, mi Lady - Sin apartar la mirada desde donde ella estaba parada , con los manos sobre sus caderas , supervisando a las mujeres que estaban de rodillas fregando el piso, la criado no se movió , sólo arqueó una ceja inquisitivamente . La criada , sin duda , se creía la abeja reina de Dunbar. Obligándose a no perder la paciencia, Iliana colocó sobre suelo el tapiz que había ayudando a Ebba a descolgar y se acercó a la mujer para ella no tuviera que gritar para hablarle desde el otro lado del salón . Su madre la había enseñado que había poca dignidad y respeto en el acto de gritar para hablar, como hacían los pescadores para vender sus mercancías. Haciendo una pausa al lado de la mujer, Iliana le dio una sonrisa fría y luego anunció, - Lord Angus se ocupará de la paja limpia al piso , y pensé que tal vez sería agradable que la paja oliera bien . Tal vez podrías llevar un par de mujeres para recolectar algunas ... - -Menta-- Iliana pasó por alto la molesta interrupción. -¿Menta? Frunciendo los labios, la mujer afirmó con la cabeza c - Sí. Es lo que mi lady ponía entre la paja-- Tratando no apretar sus dientes, Iliana forzó una sonrisa que aun más fría que la. -Eso era entonces, pero yo prefiero lavanda-- Giorsal sacudió la cabeza inmediatamente . -Lady Muireall siempre puso menta...- -Yo no soy Lady Muireall,- Iliana replicó fríamente, -y prefiero la lavanda-- -No hay lavanda aquí , estamos muy al norte del país,- la criada le informó. Iliana suspiró derrotada , no necesitando ver la satisfacción en la cara de la otra mujer saber que había perdido esa batalla . - Ya Veo-- -Hay romero y menta , sin embargo - - Estoy segura que es así - Iliana hizo el comentario secamente. -Llevaré a las mujeres y buscaré las hierbas -- Gritó una palabra en galés e inmediatamente dos mujeres corrieron a su lado, ella las condujo fuera del salón sin aguardar el permiso de la nueva Lady. Mirándolas alejarse , Iliana se movió desanimada hacia la mesa y se sentó en banco con un suspiro. Definitivamente no estaba teniendo un buen día. El gran salón había estado vacío cuando ella había bajado esa mañana. Decidida a empezar el proceso de poner el castillo en orden , Iliana no había perdido tiempo en desayunar y había enviado a Ebba en busca de los sirvientes. La criada había regresado con Giorsal y otras tres mujeres más viejas de lo que sería su abuela si hubiera estado viva. A pesar de sus edades avanzadas, habían avanzado bastante esa mañana , pero Iliana comenzaba a pensar que poner la fortaleza de Dunbar en orden la terminaría matando . En realidad el problema no era la cantidad de trabajo en si . El problema real eran las mujeres, o al menos sus actitudes.
  • 35. Iliana pensó que si llegaba a oír una vez mas el nombre de Lady Muireall y la manera en que ella solía ella manejar la fortaleza , podría suicidarse. También le habían mencionado mucho a Lady Agnes . Lady Muireall aparentemente era la esposa difunta de Lord Angus. Y Lady Agnes era su madre. Parecía que ambas mujeres había sido modelos de perfección. Todo lo que había oído esa mañana era que Lady Muireall hacía las cosas así o Lady Agnes prefería las cosas así ... ; Lady Muireall había insistido que la paja se cambiase regularmente . Lady Muireall hacía blanquear las paredes cada primavera. Lady Muireall se había lanzado delante de su marido, recibiendo una flecha y salvando así la vida del Lord de Dunbar y había sacrificado la de ella. Lady Agnes había mantenido la fortaleza , había criado siete niños y había resistido un asedio de los ingleses por seis meses mientras su marido estaba ausente. Era muy obvio para Iliana que la gente de Dunbar no pensaban que ella no era tan capaz y valiente como sus predecesores. No era que alguna de las mujeres se hubiera rehusado a aceptar las órdenes que ella había impartido. Al menos, no abiertamente. Simplemente habían escuchado lo que ella tenía para decirles , y luego le habían dicho cómo Lady Muireall había hecho las cosas en el castillo . Un par de veces casi les había respondido que si ellas sabían tanto acerca de cómo llevar adelante un castillo, por qué lo habían dejado caer en ese estado de ruina. Pero había logrado refrenarse. Hasta ahora. -El lugar ha comenzado a tomar buena forma, color y olor -- Iliana echó un vistazo alrededor mientras escuchaba el intento de su criada de animarla. La paja vieja habían sido removida y el piso había sido barrido; luego las mujeres habían fregado el piso de piedra , tratando de limpiar años de porquería . mientras ella y Ebba descolgaban los tapices para permitir que las paredes fuesen lavadas. Ahora casi se arrepentía de su decisión de blanquear las paredes . No era que las paredes no necesitasen ser lavadas , pero una mirada al escudo de la familia y los demás tapices en las paredes le indicó que cada uno de estos artículos necesitaban ser limpiados a fondo . Incluyendo las mesas y los bancos, ella pensó con una mueca de disgusto mientras cambiaba de posición en su asiento . Casi no tenía voluntad de levantarse . Sin duda se había sentado sobre un charco cerveza o alguna otra cosa mugrienta , ella pensó encolerizada , pero estaba agradecida de traer puesto un vestido viejo. Cálmate, se dijo a si misma . Y tomó una decisión: sin importar si el piso quedaba terminado ese día o no, debían fregar los bancos al menos. No tenía ganas de ver otro de sus vestidos arruinados por una mancha. Suspirando y recorriendo con su mirada el salón , ella consideró todo lo que todavía debía ser hecho. Por el aspecto , el piso debajo de la paja no había sido limpiado desde la muerte de Lady Muireall, unos veinte años atrás. Una vez que la paja había sido quitada quedaron revelados una multitud de manchas y costras de mugre indescriptibles en el piso. Iliana no tenía ni ganas de adivinar el origen de esa basura , pero eran costras duras — casi petrificadas. Fueron muy difíciles de quitar. Tres mujeres habían fregando el piso la mayor parte de la mañana. Hubiera habido cuatro si Giorsal hubiera prestado su esfuerzo, pero aparentemente su posición en el castillo simplemente era dirigir a las otras. Como no quería generar una pelea en su primer día en Dunbar, Iliana no había dicho nada respecto a su falta de colaboración en el trabajo de la mujer. Pero
  • 36. tenía intención de hablar con Lord Angus y averiguar la posición exacta de esa mujer en la fortaleza . También le preguntaría si se podía encontrar algo más de ayuda. Con la única colaboración de las tres mujeres fregando todo el día ni la cuarta parte del piso había sido limpiado. Y la hora de la cena estaba por llegar. -Venga,- Ebba murmuró, su ama suspiró otra vez. -Está bastante bien. Este cuarto comienza a oler mejor al menos -- Eso era verdad, pero se debía a que la paja vieja había sido retirada . Todavía había mucho por hacer. Tenía que ocuparse de que las mujeres terminasen con piso, blanquear las paredes, limpiar las cosas colgadas en la pared. Estimó que les tomaría al menos tres días acabar con ese salón. Sólo después podría fijar la atención en los dormitorios. Esa idea no la complació mucho. Ella no sería capaz de vivir en medio de tanta mugre y el dormitorio estaba lleno de la misma suciedad que el gran salón . Moviéndose hacia uno de los cubos, Iliana se arrodilló en el piso y tomó una tela. La mojó en el cubo, la estrujó y comenzó a fregar. -¡No, mi lady -! Ebba se quedó sin aliento, apresurándose a ir a su lado . - Yo haré eso. ¿Por qué no sale y toma un poco de aire fresco ? Iliana sacudió la cabeza . - Hay demasiado para hacer. Ve a traer una tela y ayúdame - Capítulo 5 -¡Gor-! Abandonando un examen prolongado del queso petrificado y el pan duro que el cocinero había hecho para el almuerzo , Iliana levantó su cabeza lentamente ante esa exclamación. La hermana de Duncan, Seonaid, estaba parada en el umbral de la puerta de la fortaleza , sus ojos, y los de sus inseparables compañeros , Allistair y Aelfread, se abrieron mientras miraban boquiabiertos los cambios producidos en el gran salón . Llegaban tarde, eran los últimos en entrar para la cena , pero extrañamente , eran los primeros en notar lo que Iliana y las mujeres habían logrado en los últimos tres días. Al menos eran los primeros en molestarse en hacer comentarios sobre los cambios , además de Angus. Iliana no había visto a su cuñada desde que ella había dejado el dormitorio con los demás la mañana después de la noche de bodas. Tres días atrás. Seonaid y sus dos compañeros habían desaparecido la mañana siguiente a la boda y no habían regresado desde entonces. Se fueron a cazar había sido la respuesta de Lord Angus cuando Iliana había preguntado por ellos. -¿Qué pasó aquí? Seonaid preguntó sobre un murmullo de voces bajas mientras ella y sus primos se sentaban a la mesa. - Han limpiado el salón -- Iliana se tensó ante el desdén que su marido puso en esas palabras. -¿Limpiar ? Seonaid pronunció la palabra como si nunca lo hubiese oído antes. Iliana no quedó impresionada. Ni Angus, ella notó que él miraba a su hija con el frunció el ceño .
  • 37. -Sí, limpiar '. Iliana y las mujeres han estado trabajando tres días seguidos . La misma cantidad de tiempo que ustedes llevan vagando por el bosque-- Él hizo una pausa para dejar que ellos asimilaran las palabras , y luego añadió,- No te haría daño aprender una cosa o dos respecto a limpiar . Tu prometido no estará contento de tener una esposa tan ignorante respecto a temas hogareños-- -¡Esposa -! Seonaid bufó mientras trataba de alcanzar algo de cerveza. -Vos sabes bien que nunca seré una esposa de ese tipo , papá -- -La verdad que no lo sé -- Hubo un silencio repentino en la mesa principal, todos empezaron a observar con atención en el drama que se estaba desarrollando. -¿Qué quieres decir con eso? ella preguntó con desconfianza . Lord Angus masticó sombríamente el queso rancio en su boca, luego tragó antes de contestar . - Está arreglado. Lord Rolfe me ha persuadido. Lo acordamos la mañana después de la boda. Él partió antes del mediodía ese mismo día para traer al novio reticente -- -¿ Qué? Pero pensé que... - Su voz le falló. Ella obviamente había esperado un resultado diferente a la conversación de su padre con Lord Rolfe. Seonaid parecía como hubiera recibido cien puñetazos. Extrañamente , Duncan también parecía igualmente abatido , Iliana notó con curiosidad. Su marido sabía como el resto de ellos cuando Lord Rolfe y el obispo habían partido. Todo lo que se le ocurrió a Iliana era que él no había hablado con su padre desde la partida de los hombres del rey para enterarse del resultado de las conversaciones. Pero ... cómo iba a enterarse de lo que pasaba en la fortaleza ? Ella pensó severamente. Él nunca estaba en la fortaleza el tiempo[o suficiente como para hablar con nadie . Él estaba fuera de la fortaleza desde la primera hora de la mañana y sólo regresaba para tomar sus comidas durante el día. Por las noches él se quedaba hasta tarde afuera y regresaba cuando la mayoría de la gente ya estaba dormida . -Ya me oíste ,- fue la respuesta calma de Angus . -Estás perdiendo tu tiempo aquí y quiero que eso cambie . Naciste para tener hijos. Era tiempo de ocuparnos de tu futuro -- -¿Me harás casarme ese ... ese … inglés? Ella pronunció la palabra como si fuese una de las peores palabras. - Quiero verte casada -- Iliana contuvo su aliento ante el silencio que siguió pero no estaba preparada para el caos repentino que se produjo cuando la muchacha se puso de pie. Seonaid deliberadamente volcó la mesa cuando se levantó, lanzando las copas , platos y jarras al el piso de piedra. - Bien, yo no me casaré con ese bastardo !- ella gritó furiosa , luego salió corriendo del cuarto. Un silencio tenso cayó sobre el salón otra vez, luego Duncan lentamente se puso de pie, dándole a Iliana una mirada acusadora , como si el enojo de Seonaid fuera de cierta manera su culpa . Iliana sintió una súbita desilusión mientras él iba en dirección hacia donde la muchacha había corrido. Lanzando un suspiro largo, Aelfread y Allistair se levantaron y siguieron a sus primos. Angus se puso de pie para enderezar la mesa. Después de juntar la vajilla caída con la ayuda de otros hombres, él se sentó pesadamente al lado de Iliana, y esperó pacientemente que Giorsal fuese a la cocina y trajese otra jarra de cerveza.
  • 38. - Me disculpo ante vos, hija,- él suspiró mientras tomaba su copa ,. - Ella probablemente creía que quedaría soltera para siempre . Y reconozco que algo de razón tenía. No nos hemos ocupado de ella ... -- Iliana inclinó la cabeza silenciosamente, insegura acerca de lo que debía decir. - Le di mucha libertad , - él continuó. -En verdad, le di esa libertad porque no podía encargarme de su educación . Me Temo que he descuidado mis deberes todos estos años. De cualquier manera, ella no está muy preparada para este matrimonio y le vendría muy bien cualquier ayuda que vos pudieras darle, ella necesita aprender lo que es ser una verdadera dama -- Iliana se paralizó cuando se dio cuenta de que él le estaba pidiendo que le enseñe a su hija temas femeninos. La idea era desalentadora . Ya había visto bastante de la muchacha para saber que Seonaid no estaba necesitando desarrollar habilidades femeninas sino que la joven carecía completamente de ellas. -¿Cuándo será la boda ? Ella preguntó inquieta. - Tan pronto como el hombre puede ser traído aquí. Un mes, tal vez -- -¿Un Mes? Las palabras salieron con un gemido e Iliana llevó su copa distraídamente a sus labios para tomar de un trago la mitad de la cerveza . Cuando ella bajó la copa encontró a Angus Dunbar observándola con las cejas arqueadas. - Tenías mucha sed , muchacha. Se dice que nuestra cerveza es la mejor cerveza de Escocia. Me atrevería a decir que vos estás de acuerdo con eso- -Sí, es una buena cerveza, - ella murmuró, reuniendo la fuerza para sonreír . Luego su mirada se dirigió al piso y ella añadió entre dientes , -Es una pena que lo mismo no puede decirse de la comida del cocinero -- Angus siguió su mirada e inclinó la cabeza sardónicamente. - Es verdad el cocinero ha dejado que la calidad de la comida decayera a lo largo de los años. Su padre fue cocinero aquí cuando Lady Muireall, mi esposa , estaba viva. Ella controlaba de cerca lo que él cocinaba. Pero después de su muerte … - él se encogió de hombros. -Todos nosotros dejamos que las cosas decayeran sin tomar ninguna acción- Él estuvo en silencio por un momento, sus pensamientos muy lejos, probablemente con su esposa muerta, luego volvió a la realidad de repente . -Tal vez vos podrías hacer algo para que él mejore sus comidas? -Sí, tal vez pueda ,- Iliana dijo firmemente, poniéndose de pie. -De hecho, si me excusa, creo que hablaré unas palabras con él en este mismo momento -- Moviéndose , ella marchó resueltamente hacia las cocinas. - Nunca he tenido quejas antes. El Lord parece estar muy contento con mi trabajo -- -Él fue quien me pidió que hablara con usted,- Iliana le dijo al hombre solemnemente. La única respuesta del cocinero mirarla fijamente y escupir en el piso a sus pies, casi rozando el dobladillo de su vestido . Iliana se forzó a contar hasta diez, en un esfuerzo por controlar su temperamento y para considerar como debía tratar con el hombre. En los últimos tres días había tolerado el pan duro y las sopas acuosos que él había servido en las comidas y ella sabía que tendría que hacer algo respecto a él . Pero lo había pospuesto porque había otras cosas en su lista de prioridades : limpiar el gran salón y blanquear las paredes .Las cosas en el salón estaban bastante adelantadas y Ahora era el momento de tratar con el cocinero.
  • 39. Él era bajo, con cabello negro como oscuro , y tenía un cuerpo que parecía un barril. Era un hombre redondo por todas partes. Sus mejillas eran regordetas y sonrojadas. Iliana sólo podía pensar que él se comía la mejor comida . Ciertamente era irrespetuoso y descortés en cuanto al trato con su nueva ama . Se había mostrado poco cooperativo desde que ella había entrado en la cocina para hablar con él. En Primer lugar , no había tenido la cortesía de parar de hacer lo que estaba haciendo para escucharla y en segundo lugar, él continuaba escupiendo en el piso cerca del borde de sus faldas mientras ella hablaba. Era un hábito repugnante. Especialmente en el lugar donde se preparaba la comida, ella decidió, fijando la mirada en espuma de sus escupidas en el piso. -Bien, - ella dijo finalmente . -Si es mucho problema para usted discutir sus obligaciones en este castillo , encontraré a alguien más que pueda cumplir con esas obligaciones -- Ella logró ver la súbita desilusión en su cara, luego se dio vuelta para salir del cuarto. - ¡Eh, usted ! No puede hacer eso! He hecho este trabajo toda mi vida, y mí padre antes que yo . ¡No puede reemplazarme-! Finalmente ella había obtenido su atención , hizo una pausa en la puerta, Iliana se dio vuelta sorprendida . -Claro que puedo, quién se cree que es usted? El Lord de Dunbar?-- -No ,- él murmuró con resentimiento. - Soy Elgin Cummin. Mi madre fue una Dunbar. Mi padre se casó con ella después de que vino a trabajar de cocinero aquí -- -Bien , Elgin Cummin, el Lord de Dunbar me ha dado la libertad de poner en orden mi nuevo hogar - No exactamente la verdad, pero ese no el momento de detenerse en detalles menores , ella pensó, su mirada recorriendo el resto de las personas presentes en la cocina . Un grupo de sirvientes, incluyendo a Giorsal, todos estaban en silencio . -Eso significa que puedo despedir o puedo retener a quien quiera -- Su mirada regresó al cocinero. - Incluyéndolo a usted . No tenía la intención de hacer esto cuando entré aquí, pero si usted no desea discutir el tema de la comida conmigo, entonces no veo otra alternativa mas que reemplazarlo -- - Discutiré el tema. Discutir es bueno-- Había desesperación en el hombre ahora. Iliana no estaba muy sorprendida. Ser el cocinero principal de un castillo tenía una serie de privilegios . Además, el hombre sólo había sido adiestrado para cocinar , era lo único que sabía hacer . La única preocupación de Iliana en ese momento era descubrir cuanto sabía cocinar. -¿Puede cocinar ? La pregunta fue ruda y directa . El cocinero hinchó su pecho con orgullo . - Sí. Mi padre fue el mejor cocinero de toda Escocia. Lady Muireall se lo dijo entonces, y él me entrenó enseñándome todo lo que sabía -- -él le enseñó a servirle pan duro y queso seco a su Lord ? Su pecho se desinfló un poco , había vergüenza en su cara ahora. -No-- -Hmm-- Iliana lo contempló solemnemente. - Entonces espero que no lo haga otra vez. ¿Qué planea servir esta noche ? Ella ya había espiado los contenidos de la gran olla hirviendo sobre el fuego. Parecía ser el mismo guiso que había venido servido todas las noches desde su llegada: una papilla de avena insípida con trozos de algo desconocido.
  • 40. La mirada del cocinero se movió hacia la olla , la preocupación frunció su frente, luego él la miró impotentemente. - No tenemos especias -- Sus cejas se levantaron ante sus palabras . -¿Nada de nada? - Nada. Lord Angus no se ocupó de las tareas de su esposa después de su muerte -- Iliana no estaba sorprendida por la explicación . Pero ... -No hay un huerto con hierbas? -Lady Muireall solió tener uno, pero se fue pudriendo con la lluvia después que ella murió-- - Ya Veo-- Iliana cambió de posición donde estaba parada , su mente trabajando para buscar una solución al problema. Tendría que darle una mirada al huerto inmediatamente . Era junio. Las especias tendrían que ser plantadas pronto si quería que florecieran . Las especias eran demasiado caras para comprarlas y se podrían cultivar. Sin embargo , algunas especias tendrían que ser comprada. -¿Cuándo viene el vendedor de especias? - No viene . Dejó de venir años atrás. Lord Angus nunca estaba aquí para hacer las compras -- Ella frunció el ceño cuando Giorsal dijo , - él pasó por aquí esta mañana . Oí a uno de los hombres reportarle eso al Lord . Cruzó por nuestras tierras pues iba camino a Innes -- -¿Innes? - Los Mclnnes Holdins. Son nuestros vecinos, - el cocinero le explicó , había preocupación en su cara. - Él no pasará por aquí por meses después de este viaje. Él tiene que cubrir un circuito muy grande y sólo pasa por aquí cuatro veces al año. Yo no puedo preparar comidas sabrosas si no tengo especias -- Sus cejas se levantaron ligeramente con ansiedad. Parecía que él se había tomado la amenaza en serio y ahora temía perder su puesto a menos que pudiera suministrar comida sabrosa . Iliana no lo podía culpar por la comida insípida si él no tenía especias , pero no aceptaría comidas en mal estado . Estaba a punto de decirle eso, cuando cambió de idea . Déjale pensar que eres un ama muy exigente. El miedo era un gran incentivo. Desafortunadamente, Angus no estaba cuando ella salió al muro exterior del castillo. Su mirada se movió reticentemente hacia su marido, que estaba hablando con el jefe de establos . Ella y su marido habían estado involucrados en una guerra de voluntades en los últimos tres días. Cada uno trataba de ignorar al otro. Ella no tenía muchas ganas de acercarse a él ahora, pero necesitaban desesperadamente las especias . Suspirando resueltamente, ella se movió hacia él. -¿Esposo? Ella lo vio ponerse rígido ; luego él se dio vuelta lentamente para mirarla , su cara inexpresiva. Iliana cambió de posición inquieta pero se forzó a sí misma a controlarse . -¿Viste a tu padre? Duncan había visto a su esposa salir hacia el muro exterior del castillo y había temido que ella pudiera acercarse a él. Ella era un problema . Él no tenía idea de cómo tratar a la muchacha . Ella le negaba sus derechos como marido, le había dicho que él olía mal , y ahora estaba haciendo su voluntad en la casa, cambiando y limpiando todo. ¿Qué tenía que hacer un hombre con una esposa como esa? Si se tratara de un problema normal, él probablemente habría recurrido a su padre buscando su sabiduría, pero en este caso no lo podía hacer. Estaría condenado si dejaba que cualquiera, aun su propio padre, se enterara del hecho humillante que todavía no se había acostado con su esposa.
  • 41. Respecto a tener que explicar el tipo de aparato que ella llevaba puesto , era una pesadilla que él no deseaba considerar. Además, su padre parecía llevarse muy bien con la muchacha . Ciertamente él parecía estar muy contento de dejar que ella manejara la fortaleza . Esa buena relación era desconcertante para Duncan, quien sólo tenía cinco años cuando su madre había muerto. Demasiado pequeño como para recordar como había sido Dunbar en aquel tiempo . Todo lo que él conocía era el estado de la fortaleza tal como lo había visto su esposa a su llegada a Dunbar . Aparentemente la fortaleza no era lo suficientemente buena para su nueva esposa, y repentinamente , tampoco era lo bastantes buena para su padre . Era como si su esposa hubiera hechizado a Angus. Ella lo había hecho sonreír. Y en cierta forma su mera presencia lo había hecho decidir que Seonaid debería casarse con su prometido inglés, el mismo hombre que él había considerado y llamado -Escoria Inglesa - toda su vida ! -¿Esposo ? Duncan hizo una mueca. No debería permitirle llamarlo así. El matrimonio no estaba consumado. Pero no podía censurarla delante del jefe de establos . - No, él fue a hablar con un granjero. ¿Qué necesitas ? Duncan oyó a Iliana suspirar con tristeza . ¿Por qué estaba tan triste ? Era a Él a quien se le estaban negado sus derechos conyugales. - No tengo todo el día para estar parado acá , muchacha,- él replicó , luego hizo una pausa y forzó una sonrisa debido a la presencia del jefe de establos . -¿Qué necesitas ? - Fui informado que el comerciante de especias cruzó por nuestras tierras esta mañana ? -Sí-- - Bien, no tenemos condimentos y me preguntaba si sería posible enviar un mensajero a avisarle al mercader que necesitamos que pase por aquí antes que siga con su viaje , - Iliana dijo abruptamente . Duncan sacudió la cabeza . Entonces, aquí había otro cambio que ella deseaba producir. Sería un cambio bastante . Duncan no recordaba que el mercader de especias alguna vez se hubiera detenido en Dunbar . Pero su esposa pensaba que debería hacerlo . No aceptaría una cosa así. - No necesitamos especias . Y no perderé el tiempo enviando un hombre para hacer un recado tan tonto -- Iliana abrió la boca para protestar, pero Duncan se dio vuelta abruptamente y se alejó . Una hora más tarde, cuando Duncan cruzaba el patio hacia la fortaleza el jefe del establo se acercó corriendo , llamándolo urgentemente. -¡ Mi Lord ! ¡Gracias a Dios ! Hace una hora que lo estoy buscando - -¿Qué pasa, Rabbie? Duncan lo miró con la frente fruncida ante el preocupación obvio del hombre. - Su esposa , mi Lord . Ella partió inmediatamente después que usted nos dejó -- -¿ Partió? ¿Qué significa que partió? ¿ Partió a dónde ? - Detrás del mercader de especias. Fue Sola -- Maldiciendo , Duncan se volvió hacia los establos. - Mujer tonta . Ella no sabe nada respecto a estas tierras y sus peligros. Hasta dudo que ella sepa en que dirección quedan las tierras de los Mclnneses --
  • 42. - Yo le indiqué la dirección,- Rabbie admitió reticentemente . Cuando su Lord le devolvió una expresión furiosa , él se encogió de hombros impotentemente. - Ella me ordenó decírselo . Ella es el ama aquí ahora, mi Lord . Traté de convencerla para que no vaya , pero ella es terca -- Duncan hizo una mueca ante ese comentario y caminó con grandes pasos dentro de los establos para ir a traer su caballo . Momentos más tarde, que él se dirigía hacia el muro exterior del castillo. Escocia fue una tierra salvaje y hermosa. Desafortunadamente, también era un tierra de confusión. Decidida a obtener las especias que la fortaleza necesitaba, Iliana había partido muy confiada desde Dunbar. El jefe del establo le había indicado la dirección hacia tierra de los McInnes y ella había pensado que no tendría problema en llegar allá. Pero se había equivocado . Había pasado casi una hora desde que había dejado la fortaleza y no estaba segura de haber tomado la dirección indicada. Ni estaba segura de cual era la dirección para regresar a Dunbar. Deteniendo su caballo , Iliana miró a su alrededor . Todo lo que había eran árboles, y mas atrás las colinas verdes redondeadas y los acantilados escarpados. Todos ellos parecían iguales . Nada le parecía familiar en lo mas mínimo pero ... por qué debería hallar el paisaje familiar ? Ella era nueva aquí. Decidiendo que no llegaría a ningún lado quedándose parada allí, Iliana espoleó su caballo otra vez, pero después de otra hora de cabalgar , decidió que sería mejor si se detuviera y estudiara los alrededores otra vez. Estaba disminuyendo el ritmo de su caballo cuando unos hombres empezaron a descender de los árboles que la rodeaban . Un grito de alarma se escapó de su garganta pero entonces su atención fue forzada a dirigirse a su caballo . La yegua comenzó a encabritarse y levantarse en dos patas debajo de ella. Antes que Iliana pudiese recobrar el control del animal, uno de los hombre lo hizo por ella, agarrando las riendas y haciendo que el animal se apoyara en cuatro patas , luego murmuró unas palabras apaciguadoras a la bestia . Mordiéndose el labio inferior, Iliana miró a los hombres que la rodeaban. Eran seis . Hombres altos y fornidos , de mirada sombría que la observaban de una manera poco amistosa. ¿Eran ellos de Innes? Esperaba que fuera así. El hombre sujetando las riendas dijo algo en galés e Iliana a frunció el ceño cuando una serie de palabras intercambiadas en esa jerga extraña golpeó sus oídos. Ella se forzó a dar una sonrisa educada. -Me apena admitirlo, pero me temo que no he aprendido su lenguaje todavía -- Hubo silencio mientras ellos captaban su acento, luego él murmuró, - Inglesa ? -Sí-- Iliana logró dar una sonrisa. - Soy Iliana de Wildwood, la nueva esposa de Duncan Dunbar, y, espero que ustedes sean del clan Mclnnes- Hubo un momento en que los hombres intercambiaron miradas de asombro , luego el vocero inclinó la cabeza lentamente. -¿Si vive en Dunbar, qué hace cabalgando tan lejos de su casa ? ¿Y por qué en las tierras de los Innes ? Así que eran hombres del clan Innes. Había estado bien orientada después de todo. - Me disculpo por haber venido sin una invitación, pero se trata de un asunto muy importante. Sólo he estado en la fortaleza Dunbar para unos cuantos los días y el cocinero me avisó que no teníamos mas especias ; luego Giorsal me dijo que el comerciante de
  • 43. especias había cruzado nuestras tierras este amanecer camino a Innes. Parece que él dejó de venir por Dunbar porque Lord Angus no estaba nunca en la casa para hacer una compra cuando él llegaba -- Dándose cuenta de que balbuceaba, Iliana hizo una pausa y forzó una sonrisa de disculpas. - Temí que él no pasaría por Dunbar en meses, y necesitamos urgentemente las especias , entonces se me ocurrió venir hasta acá para ver si podría persuadirlo de visitar Dunbar antes de que siguiera viaje. Después que terminara de venderles a ustedes, obviamente , - ella agregó con una sonrisa encantadora. -¿Y el Lord de Dunbar Estuvo de acuerdo con eso? El hombre se mostraba dudoso con la idea. Iliana consideró su respuesta cuidadosamente. - Bien, ahora … Usted sabe... , mi nuevo suegro estaba lejos de la fortaleza , visitando a unos granjeros ... y mi marido estaba demasiado ocupado con sus tareas … Entiende lo que le digo ? -Sí-- él curvó sus labios hacia arriba. -Quiere decir que no les dijo que vendría -- Iliana se ruborizó ligeramente y sólo hizo una mueca y se encogió de hombros como respuesta. Aparentemente divertido con la situación , el hombre murmuró algo en galés , luego llevó su caballo mas adelante. Los otros hombres entendieron inmediatamente . - La llevaremos a la fortaleza -- -Gracias,- Iliana murmuró mientras se movían hacia un claro del bosque donde seis caballos los esperaban. Todavía sosteniendo las riendas por ella , el hombre montó su caballo y el grupo marchó en la misma dirección hacia la cual ella había estado viajando. Mordiéndose el labio, Iliana se aferró a las crines de su yegua y observó a los hombres silenciosos que la rodeaban . De hecho , ellos no habían dicho que fueran hombres del clan Mclnnes. Iliana comenzaba a tener dudas Nunca se le había ocurrido preguntar si los Dunbars se llevaban bien con sus vecinos. ¿Qué sucedería si los Dunbars estaban en guerra con los Mclnneses? Ahora no era momento de pensar en eso, ella se regañó a sí misma, y supuso que descubriría eso bastante pronto. Si eran los Mclnneses, entonces la llevarían a la fortaleza Mclnnes. De otra manera, la llevarían a otra fortaleza . Y, si estuviesen en guerra con los Dunbars, entonces ella probablemente sería mantenida prisionera con grilletes y cadenas hasta que su marido fuera a rescatarla . Si él aceptaba pagar el rescate por ella... Tal vez estos hombres no pedirían un rescate . Tal vez sólo la retendrían ... No fue mucho después que una fortaleza apareció ante su vista. Iliana se relajó , pues no podía ser otra que la fortaleza Mclnnes. No habían viajado por mucho tiempo y por lo tanto no podían haber llegado a la fortaleza de otro clan ... o al menos así lo esperaba. Ella fue distraída de esos pensamientos cuando uno de los hombres se separó del grupo para adelantarse a su llegada . Probablemente llevaría la noticia de su llegada, ella pensó , y comenzó a preguntarse nuevamente si los Dunbars estaban en guerra con los Mclnneses. Antes de que pudiera preocuparse demasiado con esa idea , habían alcanzado los muros del castillo. Se encontró siendo llevada al patio y directamente ante la presencia de quienes parecían ser el Lord y la Lady del castillo , quienes la esperaban para saludarla. A juzgar por sus sonrisas cálidas, los Mclnneses no estaban en guerra con los Dunbars. Iliana se relajó otra vez y sonrió mientras su caballo era detenido.
  • 44. Lord y Lady Mclnnes tenían alrededor de cincuenta años. El cabello del hombre tenía alguna canas en los seguramente alguna vez había sido una caballero color ébano . De altura mediana , pero de buen porte , él realmente era un hombre atractivo. Iliana le devolvió la sonrisa , y luego se volvió hacia para su esposa. Su cabello era de un color moreno con una mota de cabellos gris azulado . Ella también había sido muy hermosa.. Un hombre se acercó a ayudarla a desmontar. -¡Mi lady, es un placer recibirla -! De pie, Iliana respondió . - Lord Mclnnes-- Ella hizo una reverencia . -Lady Mclnnes-- -¿Cuándo fue el casamiento ? Lord Mclnnes preguntó curiosa. -Tres días atrás-- - Me temo que nos perdimos la ceremonia - Había una nota de mal humor en la voz de Lady Maclnnes cuando dijo eso, e Iliana ofreció una sonrisa de disculpas . -Probablemente eso sea mi culpa . Me temo que llegamos mas temprano de lo que esperaban Y la boda se celebró una hora después de nuestra llegada -- La señora Mclnnes no parpadeó . -Pero nosotros no sabíamos que Duncan planeaba casarse -- Iliana se movió inquieta . - Bien, eso también es mi culpa . Duncan se casó conmigo para salvarme de mi padrastro, y para ayudarme a salvar a mi madre de ese hombre . Todo fue arreglado muy rápidamente -- Las cejas de señora Mclnnes se habían levantado con cada palabra que ella decía.. La mujer contempló a Iliana con fascinación. - Oh, mi querida. Definitivamente debemos hablar de eso . Ven adentro y te ofreceré una bebida -- Capítulo 6 -¡Así que no tenías tiempo d para hacer la tarea vos mismo y dejaste tu pequeña esposa saliera sola-! Duncan detuvo su caballo, su mirada recorrió los árboles que lo rodeaban hasta que vio a Ian Mclnnes sentado en una rama frágil. -¿La encontraste ? -Sí-- Bajándose del árbol, Ian caminó hacia él y Duncan se movió en la silla de montar aliviado. - Deberías cuidarla más de cerca, Duncan, - Ian lo retó suavemente, mientras observaba con atención a su amigo montado en su caballo. - Ella es muy bonita y le podría haber ocurrido cualquier cosa aquí afuera -- -No supe que ella había partido hasta que Rabbie me encontró y me lo contó -- - Pensé que había pasado algo así ,- su amigo murmuró , tendiendo su mano. Inclinándose hacia delante , Duncan agarró la mano tendida, luego empujó para ayudar a montar al hombre . . -¿Dónde está tu caballo ? -Mas adelante-- Inclinando la cabeza, él espoleó el caballo. En poco tiempo se encontraron el caballo gris de Ian. Frenando al lado del animal, Duncan esperó hasta que su amigo se bajara para montar su propio caballo , antes de preguntar, -Ella está bien ?
  • 45. - Perfectamente bien . Ella se quedó en la fortaleza conversando con Mamá y papá,- él anunció, tomando las riendas antes de enderezarse para observarlo . -No nos contaste que planeabas casarte -- Duncan se encogió de hombros. - No fue un plan , solamente ocurrió -- -Hmm- Ian espoleó su caballo y luego esperó que Duncan se pusiera a la par con su caballo antes de decir, - Ella contó lo mismo . ¿Cómo llegaron a casarse? Duncan se encogió de hombros. -El rey inglés mandó un par de hombres para preguntarme si le haría el favor de casarme con ella y yo dije que lo haría si él se ocupaba de solucionar la situación de Seonaid-- -¿Eso fue todo lo que se necesitó para convencerte ? Ian lo miró un poco asombrado. - Eso y una dote bastante importante -- Ian sonrió abiertamente. - Yo sabía que había algo mas. ¿Cuánto es la dote ? -Lo suficiente como para convencerme de casarme ,- Duncan murmuró sombríamente -¡ No! ¡ Has estado casado sólo por unos pocos días y ya te quejando!- -Sí-- -¿ Por qué? ¿Qué te ha hecho ella ? Duncan miró el horizonte brevemente, y luego respondió, -Ella está limpiando la fortaleza -- Ian estalló en una risa abierta. -Y ella espera que yo tome un baño, también-- La risa de su amigo se hizo mas fuerte y Duncan lo miró irritado. - Lo lamento , amigo. Pero debes admitir que hueles mal en este mismo momento . Hasta un zorrino saldría corriendo si te huele -- -Estamos en Junio ,- Duncan murmuró . - siempre huelo así en junio-- -Sí, yo sé eso, pero debe haber sido una sorpresa para tu esposa -- Él guardó silencio por un momento, luego lo miró curiosamente. - También oí que tu esposa contaba que el matrimonio había sido para salvarla de su padrastro ? - Sí. Es por es que el rey buscó un marido que viviera muy al norte del reino y por eso que la dote es tan generosa. El rey quería que ella estuviera lejos de su casa en Inglaterra -- -Hmm-- Captando la irritación de Duncan, Ian murmuró, -Ella parece una muchacha valiente -- -No es de valiente salir a cabalgar por unas tierras que no conoces . Es de tonto hacer eso -- -Sí,- Ian acordó y luego agregó, - Pero ella no mostró miedo cuando la detuvimos. La muchacha simplemente se presentó y nos dijo lo que le sucedía -- -Eso sólo demuestra que ella no tiene ni el menor sentido común como para asustarse,- Duncan murmuró , pero pensó que Iliana estaba demostrando ser una mujer mas compleja de lo que había considerado en un principio . La imagen fría, remilgada que él había tenido de ella no coincidía con la de una muchacha que salía a cabalgar en una tierra desconocida para buscar especias para el castillo . La muchacha parecía tener escondidos algunos ases en su manga … además de ese maldito cinturón de castidad.
  • 46. *** -¿Pasa algo malo , Lady Dunbar? Cuando Iliana simplemente continuaba observando a los sirvientes trabajando en el salón , Adina Mclnnes miró a su marido inquisitivamente. Pero él simplemente se encogió de hombros sin saber que le sucedía a Lady Dunbar. Frunciendo el ceño, Adina se volvió hacia la joven mujer . - Lady Dunbar! ¡Lady Dunbar -! Iliana finalmente se dio vuelta ante la nota estridente en la voz de su anfitriona,. Iliana abrió sus ojos , sorprendida . -¿ Oh, qué me decía? ¡Por supuesto! Lo Siento, todavía no me acostumbro a ser llamada ' Lady Dunbar ' -- Ella hizo una pausa, sonrojándose , y se encogió de hombros impotentemente -Es la primera vez que me llaman así--, Iliana admitió. Lady Mclnnes se relajó y se rió . -Sí, es extraño que de repente le cambien el nombre a uno - -Sí-- -¿Tal vez ayudaría te llamara por tu nombre de pila ? - Oh, sí. Eso estaría muy bien, - Iliana acordó inmediatamente . -Debe llamarme Iliana-- -y soy Adina y mi marido es Robert Mclnnes - ella dijo , luego levantó una ceja . - Pareces estar preocupada por nuestros sirvientes … Iliana. ¿Pasa algo malo ? - Oh, no. … Bien , es sólo que estaba observando que bien vestidos están -- Su mirada recorrió el salón otra vez, observando las impecables tartanes de cada criado. -Ahhh-- Había una nota de comprensión en esa palabra . -Sin duda te preguntas por qué poseo sirvientes tan bien vestidos ? Mordiéndose los labios, Iliana asintió reticentemente . -Bien , mi querida , te aseguro que no es por falta de dinero ,- Robert Mclnnes dijo , uniéndose a la conversación. -Es un secreto bien guardado, pero con las ovejas que posee y las tartanes que se producen con la lana de las ovejas , tu marido es rico-- -¿Duncan hace tartanes ? Iliana preguntó sorprendida. - Sí. Su gente teje esas telas . Hacen las mejores telas escocesa de Escocia-- Las cejas de Iliana se levantaron ante sus palabras . -Pero entonces por qué todos ellos están tan mal vestidos ? Hubo silencio , luego Adina Mclnnes suspiró. -Mi querida, hay algunos mitos respecto a los escoceses que debes haber oído antes de venir acá- Sí, ella había oído algunas cosas sobre los escoceses , Iliana pensó sardónicamente, pero la mayor parte de esas cosas no eran agradables y ella no se atrevería a repetirlas , por eso simplemente inclinó la cabeza. - Bien, que hay un mito que sostiene que los escoceses son … eh … austeros ... eh ... tacaños -- Ella se aclaró su voz. -No es verdad-- - A excepción de Duncan,- Lord Mclnnis comentó divertido . Adina reprendió rápidamente a su marido . - No, esposo . Él simplemente es muy frugal -- -¡Ah-! Robert se rió. - No te pongas mal , esposa. Él es amigo mío y no se ofendería si oye que digo que es tacaño … y tacaño es la palabra apropiada para describirlo ,- él
  • 47. sostuvo firmemente con cierto orgullo. - No tengo duda de que Duncan tiene una montaña de monedas escondida en alguna parte. Debe tenerla pues las telas escocesas de Dunbar se venden muy bien . Hasta nosotros le compramos sus telas -- - Y también tiene el negocio de la protección,- Adina murmuró. Iliana se sorprendió . -¿Negocio de la Protección? Robert inclinó la cabeza solemnemente. - Dunbar tiene los mejores guerreros de la zona . Y las mujeres de ese clan son muy prolíficas. Tienen guerreros en exceso, entonces Duncan los alquila para dar protección a otros castillos y con eso gana dinero -- Iliana asimiló la información silenciosamente. No le importaba mucho que Duncan alquilara a sus hombres , pero si estaba interesada en el hecho conocimiento que realmente hubiera una empresa de telas escocesa en Dunbar. -Pero si su gente produce las mejores telas escocesas de la región, por qué hacen ellos se visten con ... - Iliana comenzó la frase y luego se detuvo cuando Lord Mclnnes captó la pregunta . - Porque él vende toda la tela , muchacha. Él le da una única muda de ropa a su gente cada año. En el día de Año Nuevo. Él vende el resto de la tela -- -Ya veo,- Iliana murmuró . Adina se aclaró la voz. - Me gustaría darte una bienvenida apropiada, muchacha. Tal vez que vos y Duncan nos honrarán quedándose para beber algo con nosotros ? Las cejas de Iliana se levantaron ante sus palabras . -Oh, Duncan no vendrá-- Adina arqueó una ceja, su boca se curvó en una sonrisa leve . - Oh, no tengo duda de que él llegará. Duncan no dejaría que su esposa estuviera cabalgando sola por ahí...-- -Sí, pero … él aun no sabe que yo estoy aquí,- ella admitió con un suspiro. Esto sólo pareció divertir aún más a la mujer. Inclinándose hacia adelante en su asiento, ella sonrió gentilmente. -Mi querida niña, hay muy poco que un Lord no termine sabiendo aquí en Escocia-- Ella hizo una pausa y se recostó en su asiento con una sonrisa de satisfacción al mismo tiempo que las puertas principales se abrían de golpe. Iliana dirigió su mirada hacia la puerta y sintió su corazón hundirse. Duncan estaba entrando y él tenía una expresión de disgusto. Estaba muy enojado. Casi rabioso. Sí, él parecía como si no pudiera esperar para estar a solas con ella . Iliana supo que tenía que evitar eso a cualquier costo. Volviéndose hacia Lady Mclnnes, ella forzó una sonrisa y dijo , - Bien, , seguramente su invitación todavía sigue en pie , mi marido y yo tendríamos mucho gusto en quedarnos para beber algo-- Ella supo que había cometido un error en el mismo momento que las palabras salían de su boca. Realmente pudo sentir como la furia de Duncan crecía. Cuando Duncan e Ian se les unieron en la mesa , la expresión de su marido le hizo saber que ella lamentaría haber aceptado la invitación. Suspirando , Iliana oyó como Ian repetía lo que Duncan le había contado sobre su matrimonio. La noticia que el matrimonio había sido arreglado para proteger a Iliana y a su madre no era nueva para ellos, pues ella misma se los había contado pero lo que no había comunicado — simplemente porque no lo sabía — era la cantidad exacta de la dote que el rey había ofrecido para asegurarse que la boda se llevara a cabo. Hubo un silencio por un momento después de que Ian reveló la cifra de la dote . Sus padres obviamente estaban pasmados por la enorme dote . Iliana estaba conmocionada pero no estaba segura de si debía sentirse halagado porque el rey hubiese ofrecido tanto
  • 48. oro por la seguridad de ella y su madre, o si debía sentirse insultada porque había tenido que ofrecerle tanto dinero a Duncan para que aceptara casarse con ella. Ella tuvo poca oportunidad de considerar cuidadosamente ese hecho , cuando Lord Mclnnis se recobró de la sorpresa , preguntó, - Y qué harás con tanto dinero? Iliana miró curiosamente a su marido, asombrada por el cambio brusco en él. Toda su rigidez y enojo desapareció repentinamente. - La mayor parte la voy a invertir en Dunbar. Entre la dote y las monedas que he ahorrado todos estos años, hay mucho que finalmente podré terminar en la fortaleza . Tengo intención de reforzar los muros . Están en peligro constante de desmoronarse sobre nuestras cabezas. Hay que reformar el foso de defensa, hay que hacerlo más profundo y más ancho. Luego planeo agrandar el castillo mismo, y también deseo aumentar el rebaño de ovejas- Iliana se quedó sorprendida con su marido. Le pareció ver a una persona completamente diferente, alguien completamente diferente al hombre hosco, de cara sombría con quien ella se había casado. Le gustaba mucho mas este Duncan . Un hombre ambicioso y entusiasta. Se sintió inundada de energía mientras él hablaba. Iliana realmente podía sentir un calor que emanaba del cuerpo de Duncan . Era una sensación agradable. Se sintió energizada y revigorizada. Duncan sonrió repentinamente ante un comentario de Lord Mclnnis , e Iliana encontró que se le cortaba la respiración. Ella había visto esa sonrisa una vez antes. El día que había llegado a Dunbar. E ese momento ella había detectado que había un hombre atractivo debajo de todo esa mugre. Muy atractivo. *** -Las tierras de los Mclnnes terminan aquí. Ahora estamos en tierras de Dunbar -- Iliana oyó a su marido y miró a su alrededor . Habían cenado con los Mclnneses, habían disfrutando una comida mucho mejor que la que se servía en Dunbar, y luego habían compartido la sobremesa por algún tiempo , las mujeres charlando respecto a temas femeninos mientras los hombres discutían los planes de Duncan para su fortaleza . Iliana había descubierto algunas cosas respecto a su marido al escuchar la conversación . Primero, que debajo de todo esa suciedad y su comportamiento brusco, había un hombre muy inteligente. Se le hizo evidente cuando él habló sobre un montón de los planes que él mismo había trazado . También se había hecho evidente que él no era simplemente tacaño . Al menos no cuando se trataba de reformar y reforzar las defensas de la fortaleza . Sus costumbres austeras sólo eran visibles cuando se trataba de vestir y alimentar a su gente . Simplemente se trataba de la necesidad de ahorrar monedas pues él necesitaba asegurar el futuro de su clan . Algo que ella encontraba admirable . Duncan era muy disciplinado. Mucho Más que ella misma. Iliana también había concluido esa tarde que su marido era muy ambicioso. Ella realmente se encontró admirada ante los planes grandiosos que él tenía para Dunbar. Planes que él ya había puesta en marcha , ella se dio cuenta cuando Duncan le explicó las renovaciones que se estaban realizando . Él lo había estado llevando a cabo poco en los últimos años, y ahora la gran dote había hecho posible avanzar aún mas con los planes . Parecía que mientras ella había estado ocupada fregando el gran salón , Duncan y sus hombres habían estado trabajando en el foso de defensa y en los muros. Era un trabajo
  • 49. muy demandante , pesado y llevaba largas horas. Eso le había traído algo de alivio. Eso explicaba la expresión de satisfacción mezclada con cansancio que veía en él en esos últimos tres días, y por la cual él no la había molestado reclamándole sus derechos conyugales . Iliana había esperado tener una batalla nocturna sobre ese tema, su falta de reclamo la había estado sorprendida, y tal vez se sintió un poco insultada pues él parecía tan indiferente hacia ella. Duncan aun no se había molestado en ir a su cuarto desde la noche de boda. Eso verdaderamente la había preocupado al principio, y tuvo miedo que él hubiese fijado su atención en una de las mujeres del pueblo. Iliana no estaba segura de por qué le molestaba la idea de que Duncan hubiese tomado una amante . Era común que los maridos engañasen a sus esposas ; además, ella no quería a ese hombre maloliente en su cama. Sin embargo ella no había estado encantada con la posibilidad de que él tuviera otra mujer . De hecho, esa idea la había atormentado poniéndola muy irritable . Pero Ebba le había informado que su marido había pasado la noche la noche en el cuarto vacío de su hermana. Dormía solo . Duncan había hecho eso todas las noches desde entonces, para el alivio de Iliana . ¿Me estás escuchando ? Iliana salió de sus pensamientos y se encontró con la mirada enojada de su marido. Él había contenido su ira durante la cena y durante la primer parte del trayecto de regreso a la casa. . Pero repentinamente Duncan había agarrado las riendas del caballo de ella y había detenido los caballos para hacer un anuncio. -Sí, marido,- Iliana murmuró ahora. ' Aquí es donde comienzan las tierras de Dunbar -- Él inclinó la cabeza sombríamente . - Vos harías bien en recordar eso en el futuro, esposa. Pues si alguna vez dejas Dunbar sin mi permiso, entonces te golpearé v -- Su espalda se puso rígida , Iliana lo observó con precaución . -Y una vez que haya terminado de golpearte , te encerraré por un tiempo considerable también -- La expresión sombría que acompañó a sus palabras pareció indicar su convicción , e Iliana se movió inquieta mientras él continuaba. - No es una amenaza vacía. Tus acciones de hoy fueron más allá de la estupidez . Podrías haber causado tu propia muerte . No sé que enemigos tenías en Wildwood, pero como nuevo miembro del clan Dunbar, ahora tienes nuevos enemigos . Cualquiera de ellos podría haberte capturado hoy y podrían haber hecho con vos lo que quisiesen; violarte, matarte , o ambas cosa , y yo no podría haber nada al respecto salvo vengar lo sucedido después que el mal estuviese hecho -- Iliana empalideció , sólo ahora comenzaba a darse cuenta de cuan tonta había sido. Duncan inclinó su cabeza solemnemente. - Puedo ver que entiendes que irreflexivas y tontas han sido tus acciones. Siendo así , no diré nada mas respecto a tu tontería de salir a perseguir al mercader de especias . Pero quiero que sepas esto. Fue una pérdida de tiempo. No malgastaré monedas comprando en especias . Tengo planes para el dinero ya oíste esta noche, y no malgastaré la riqueza en especias , telas o tonterías por el estilo-- -Sí, marido,- Iliana murmuró, ansiosa por apaciguarlo. Iliana guardó silencio por el resto del viaje, el cansancio la invadió y sintió alivio cuando finalmente llegaron a casa. No deseando enojar a Duncan y traer más regaños sobre sí
  • 50. misma, ella aceptó que él la ayudase a e desmontar. Pero una vez que él la hubiera colocado en el suelo y la hubiera soltado, ella se apresuró a subir los escalones de entrada de la fortaleza , no quería ver a donde iba él . Aunque era tarde , Lord Angus estaba todavía levantado. Sentado en una de las sillas cerca del fuego, él tenía una mirada triste cuando ella entró. Al verla , él sonrió y le ofreció una palabra de bienvenida. Logrando dar una sonrisa débil como respuesta, Iliana murmuró un saludo mientras cruzaba hacia la escalera, y subió silenciosamente hasta el segundo piso. Abrió la puerta de su habitación y observó la cama , nunca la había visto tan acogedora como en ese momento. Iliana entró y comenzó a cerrar la puerta, sólo para encontrar que algo resistía su movimiento . Dándose vuelta sorprendida , sus ojos se agrandaron cuando vio que Duncan la había seguido y ahora entraba en el cuarto. No había tenido la impresión de que él pudiese querer dormir allí esa noche. Una tontería, ella pensó cansadamente. Después de todo, su marido había estado durmiendo en el cuarto de Seonaid, pero la joven ya había regresado de su viaje de caza hoy. Siendo ese el caso, Iliana supuso que debería haber esperado que Duncan se uniera a ella en el cuarto de la pareja . Lo contempló con cautela mientras él entraba. *** Cerrando la puerta, Duncan caminó hacia la cama, ignorando la mirada de su esposa. La expresión de ella lo hizo sentirse como un abusador cuando comenzó a desabrocharse el cinturón de la espada, y eso lo molestó. Era su maldito cuarto. Y ella era su esposa. Pero ella parecía no tener idea de cómo una esposa debería comportarse. Una esposa era la posesión de su marido del mismo modo que su castillo, sus animales, y su espada. Ella debía someterse a la voluntad de su marido, no aparecerse con un cinturón de castidad, insultarlo por su olor y demandar que tomara un baño. Su mirada fue hacia esposa mientras la imagen de ella con nada mas que ese maldito cinturón vino a su mente. Su carne era casi tan blanca como sus preciosas sabanas , con un leve sonrojo rosado, él recordó, chupándose los labios. Consciente de que su cuerpo se excitaba con el recuerdo , Duncan suspiró y le dio la espalda . Observarla era una forma de tortura y él ya había soportado bastante de ese tipo de tormento últimamente. Duncan encontraba imposible olvidar la forma en que ella había temblado y se había estremecido en sus brazos la mañana después de la boda. De hecho, no podía pensar en otra cosa que en eso y en cómo sacarle ese maldito cinturón para poder terminar lo que había comenzado esa mañana. Él había puesto sus cinco sentidos en ese asunto en esos últimos tres días. Había considerado simplemente en cortar el cinturón de su cuerpo.. Pero podría causarle gran daño intentando ese truco. Esa mañana , mientras ella había estado ocupada en el piso de abajo, él había registrado sus baúles en busca de la llave pero no la había encontrado. Hasta había considerado golpearla hasta que ella le entregara la llave, pero Duncan siempre había despreciado a los hombres que eran violentos con personas más débiles que ellos mismos, y no podría justificar semejante comportamiento en sí mismo. Su amenaza de golpearla si ella volvía a irse de Dunbar había sido una amenaza vacía, hecha por el
  • 51. miedo que tenía por su seguridad. Él no había exagerado respecto al peligro que ella corría con semejante comportamiento necio . Era estúpido de su parte sentir de la forma en que sentía, Duncan supuso, pero no podía evitarlo . Una vez que lo peor de su enojo ante su negativa de consumar el matrimonio había pasado, Duncan había descubierto que realmente admiraba su espíritu para atreverse a hacer eso. Pocas mujeres se habrían atrevido a decirle No a sus maridos, sobretodo porque los maridos tenían el derecho legal — e incluso eran respaldados por la Iglesia — de golpear a sus esposas para corregir sus conductas . A pesar de su miedo Iliana se había mantenido firme en su posición. Sí, ella tenía coraje . Su negativa a consumar el matrimonio , así como su conducta del día de hoy, eran evidencia de eso. Desafortunadamente, también demostraba su ignorancia absoluta respecto a cómo debería comportarse una esposa. Ella tenía muchas lecciones que aprender. Duncan sólo esperaba poder encontrar la paciencia necesaria para enseñarle correctamente. Pero él había estado extremadamente irritado desde la fracasada noche de bodas . Hasta ahora él había descargado su irritación con sus hombres, todos habían trabajado hasta el del agotamiento en el muro que estaban construyendo . Aun así, cuando él arrastró su cuerpo exhausto hasta la cama cada noche, sólo podía dormir de a ratos. Poder acostarse con su esposa lo ayudaría a superar el insomnio que venía soportando en los últimos días . Incluso había llegado a considerar bañarse antes de julio para ganar el placer que obtendría una vez que el cinturón fuese quitado . Pero Duncan estaba seguro que si cedía sobre este punto establecería un antecedente muy peligroso para su matrimonio . No, no cedería en el tema del baño . A menos que se le ocurriese otra forma de quitarle el cinturón, tendría que esperar mas tiempo antes de finalmente lograr acostarse con su esposa. Darse cuenta de eso no fue una alegría para un hombre acostumbrado a hacer su voluntad. Iliana se sobresaltó cuando la espada de su marido cayó ruidosamente al piso . Ella miró con el frunció el ceño su espalda, luego parpadeó cuando su tartán repentinamente también cayó al piso . Ahora él estaba parado de espaldas a ella, sólo tenía puesta su camisa . Iliana encontró que sus ojos se dirigían involuntariamente las curvas de sus músculos , después a su trasero duro y luego a sus muslos fuertes . Extrañamente , encontró que tenía dificultad para respirar mientras lo estudiaba. Perturbada por su reacción curiosa ante el cuerpo de su marido, Iliana comenzó a marcharse dándose media vuelta, pero hizo una pausa, sus ojos instintivamente fueron a sus brazos y espalda ancha, mientras él se quitaba la camisa . Ella observó el movimiento de sus músculos mientras él se movía , y debió admitir que pese a su mal olor y modales irritantes, su marido era un hombre guapo . Cada músculo en su cuerpo pareció hincharse y ondularse cuando él se inclinó para abrir las sabanas , y luego meterse en ellas. Fue en ese momento que Iliana salió de su estado de fascinación. Iliana se apresuró a tomar el extremo de la sabana, tratando de quitarla de la cama mientras su marido buscaba taparse con ella . Pero Duncan fue más rápido de lo que ella había esperado. Tomando el otro extremo de la sabana , él tiró de ella fuertemente , casi
  • 52. haciendo que su esposa cayera encima de él. Pero Iliana logró frenarse a tiempo, y le clavó una mirada feroz . - Ya Te lo dije, no dormirás en las sabanas de mi madre hasta que tomes un baño. No quiero que las ensucies con tu mugre -- Duncan se puso rígido , luego soltó la sabana abruptamente, casi haciendo que Iliana se cayera al piso . Ella lo miró boquiabierta cuando él repentinamente se puso de pie , gloriosamente desnudo, ante ella. Agachándose, él agarró la sabana inferior y la arrancó de la cama. Le lanzó la segunda sabana a ella, y se inclinó para recoger su tartán del piso y se acostó sobre el colchón desnudo, cubriéndose con la manta sucia. Apretando firmemente la sabanas contra su pecho, Iliana clavó sus ojos en él, no estaba completamente segura de qué debía hacer. No podía ordenarle que abandonara su propia cama pero tampoco compartiría el lecho con ese hombre maloliente. Después de vacilar brevemente , ella se dio vuelta y fue hacia un rincón del cuarto cerca de la puerta. Era el único lugar que no estaba ocupado con baúles . Con una expresión sombría , ella armó un nido con las sabanas en el piso, luego se metió en el y cerró los ojos. Capítulo 7 -¡ Ah, ahí estás, muchacha-! Sonriendo , Lord Angus cruzó el gran salón para encontrar a Iliana mientras ella descendía las escaleras. - Tengo algo para vos. Gilley terminó de hacerlas ayer. Te las habría dado cuando regresaron de la casa de los Mclnnes, pero era my tarde y te vi muy cansado, entonces se me ocurrió dejarlo para hoy -- Iliana hizo una pausa en la base de las escaleras y forzó una sonrisa mientras ella alcanzaba el juego de las llaves que Angus le ofrecía. -Gracias, Mi Lord -- - No es necesario dar las gracias, la muchacha. Son tuyas por derecho, - él le aseguró dándole una palmada en el hombro, luego fue hacia la puerta. - Me voy . Reanudaré mis actividades normales , si me necesitas voy a estar afuera -- Cerrando sus dedos alrededor de las llaves en su mano, Iliana lo observó irse, luego empezó a mirar con atención las mesas en el otro extremo del salón. El alivio la invadió cuando comprobó que, el gran salón estaba vacío. Realmente, no era el hecho que el cuarto estuviera vacío lo que la hizo relajarse repentinamente, sino el hecho que su marido no estuviera allí. De esa manera podía postergar el agradecerle por su caballerosidad de la noche anterior .. Había escogido para sí misma una cama fría y dura la noche anterior . Los castillos era lugares fríos, y encima había tenido que dormir sobre un piso de piedra Iliana se había movido incansablemente antes de finalmente quedarse dormida. Sin embargo, cuando había despertado este amanecer, encontró que estaba cómodamente acostada en la cama, su vestido arrugado y enredado con la sabanas . No necesitaba ser un genio para darse cuenta que su marido la había puesto en la cama en algún momento durante la noche. O al amanecer. Él no estaba en el cuarto cuando ella había despertado. El gesto bondadoso de Duncan de ponerla en la cama había sido inesperado. Iliana estaba consciente que su cuerpo probablemente le habría dolido intensamente al
  • 53. despertarse si él no la hubiese colocado en la cama, entonces sólo podía estar agradecida para su bondad. Ella sabía que lo correcto era que ella le agradeciera por su acción y había estado dispuesta a hacerlo cuando descendiera para desayunar . Ahora que sabía que él no estaba disponible se sintió feliz de poder retrasar el agradecimiento por unas pocas horas. Eso daría el tiempo para ordenar sus sentimientos. Por el momento su mente era un caos .Por un lado , se sentía agradecida por su gesto caballeroso , pero en cierta forma eso la hacía sentirse culpable por rehusarle sus derechos conyugales. Suspirando, ella fue hacia las mesas , haciendo una pausa a medio camino cuando notó el cambio en las paredes. Siguiendo sus órdenes, los sirvientes las habían blanqueado mientras ella estaba en la fortaleza de los vecinos . Pero las paredes se veían peores que cuando estaban sucias . Era algo que ella no había pensado posible. -¡Ebba-! Ella miró a su alrededor el gran salón estaba vacío . Parecía que todos ya habían desayunado y se había ido. Ella se había quedado dormida esa mañana , gracias a su criada. ¿Dónde diablos estaba esa mujer ? Ebba siempre se presentaba en la puerta del cuarto de Iliana a primera hora de la mañana para ayudarla a vestirse y peinarse . Si ella hubiera hecho eso esa mañana , entonces Iliana no se habría quedado dormida . Ya era la media mañana y había mucho qué hacer. -Ebba! — Oh, allí estás ... ,- ella cortó la frase cuando la mujer se apresuró a través de las puertas de fortaleza y corrió hacia ella. -¿Dónde has estado? - Mi Lord me dijo que debía dejarla descansar. Él me dijo que no había dormido bien anoche -- Había una pregunta tácita en sus ojos . Pero Iliana la ignoró pues no estaba de humor para explicarle por qué había dormido en el piso gran parte de la noche. -¿Qué es esto? Ella señaló las paredes, y Ebba suspiró. - Sí. Es horrible, verdad ? Traté de decirles estaban haciendo eso del modo equivocado, pero Giorsal dijo que esa era la forma en que Lady Muireall lo hacía-- Iliana hizo una mueca . Ella estaba harta de oír el nombre de la mujer que la había precedido en el manejo del castillo . - Dudo que las paredes en ese estado le hayan gustado a Lady Muireall-- La criada inclinó la cabeza acordando . -Voy a buscar a Giorsal? - Sí. Dile que Lady Iliana lava las paredes de manera diferente y que desea que el trabajo sea hecho otra vez … Y una vez mas , si es necesario, hasta que esté hecho correctamente. Si no quieren seguir tus instrucciones, entonces ve a buscarme y yo misma me ocuparé de esto -- Su criada inclinó la cabeza . -¿dónde estará , mi lady ? - Iré ala villa . Envía a alguien a buscarme cuando el mercader de especias llegue -- -Sí, mi lady -- Iliana salió de la fortaleza . A pesar de lo que su marido había dicho la noche anterior , ella tenía intención de comprar las especias . Pero no tenía intención de desobedecerle. Duncan sólo había dicho que no iba a usar sus monedas para comprar las especias . Pero Iliana tenía sus propias monedas . Las había encontrado en una bolsa. En ella había una carta de su madre y de su padre, diciéndole que las monedas eran un regalo de boda.
  • 54. Iliana supuso que el dinero había estado allí desde hacia mucho tiempo. Encontrar el regalo y la carta le había desgarrado el corazón . La idea de que su padre y su madre hubieran hecho eso mientras su padre aún vivía la entristeció y conmovió enormemente. Le daría a las monedas un uso más prácticos. Si su marido se rehusaba a comprar las especias , entonces ella lo haría con su dinero. Ella tendría sus especias, si o si . También tenía la intención de gastar algunas de esas monedas por pagar el servicio de un par de mujeres de la aldea . Ellas vendrían a la fortaleza y ayudarían en la reconstrucción del huerto. Había muchas cosas que Iliana quería hacer y contratar algo de ayuda adicional parecía la mejor opción. Una vez que el huerto y la limpieza del castillo estuvieran encaminados , se ocuparía de la ropa para la gente . No parecerían pordioseros por tiempo del necesario, pero en ese mismo momento , debido a la altura del año, las especias y el huerto eran los asuntos mas importantes. Media hora más tarde Iliana regresaba trayendo cuatro mujeres . Todas ellas eran fuertes, capaces, y estaban más que dispuestas a trabajar por unas pocas monedas. Entrando en la fortaleza , ella dio una mirada aprobatoria a las mujeres que lavaban las paredes . Parecía que esta vez estaban dispuestos a escuchar las instrucciones de Ebba. Sin embargo, a juzgar por la expresión de satisfacción sombría de su criada, le había llevado un gran esfuerzo forzarlas a hacer el trabajo correctamente. Dirigiendose a las cuatro mujeres nuevas, Iliana fue hacia las cocinas. -¿Elgin? -¿ Sí? ¡Oh! Buen día , mi Lady -- Pasándose un paño para secar el sudor de su frente, el cocinero le sonrió ansiosamente y inclinó la cabeza . - Desea desayunar, mi Lady ? La diferencia en su actitud era notable y fue apreciada por Iliana . - No. Gracias. Realmente, esperaba que usted me pudiera mostrar donde Lady Muireall tenía su huerto ? -¿Su huerto? Él parpadeó . - Sí. Ayer a la mañana que dijo que ella había tenido un huerto que se había podrido y ... - - Oh, sí. Bien … - él dirigió su mirada hacia la olla en la que él había estado trabajando, luego inclinó la cabeza. - Sí, mi Lady . Se lo mostraré -- . Apoyando suelo la tela con la que se había secado, él lideró el camino hacia el huerto , de repente hizo una pausa para volver la mirada a ella. -Ebba dijo que el mercader de las especias vendría hoy -- -Sí-- - Me preguntaba si usted tenía intención de comprar ...- Iliana le sonrió . - Iba a discutirlo con usted después que me mostrara el huerto , primero quiero que estas mujeres se pongan a trabajar en el huerto . De hecho, pensé que usted podría decirme que se puede plantar -- -Oh-- La preocupación desapareció de su cara inmediatamente , una sonrisa la reemplazó. - Oh, eso estaría muy bien, mi Lady . Muy bien -- Apresurándose ahora, él la acompañó hasta la puerta de la cocina.
  • 55. Iliana había pensado que si ella armaba el huerto donde Lady Muireall había tenido el suyo , sería menos trabajo renovarlo. Una mirada al lugar donde el huerto había estado le indicó que estaba muy equivocada . Veinte años era mucho tiempo para que un huerto pudiera ser recuperado . -Es un desastre -- -Sí-- Iliana suspiró, su mirada fue hacia las mujeres que observaban con duda ese lugar al que llamaban -huerto-- -Me temo que necesitaremos un hombre o dos para que ayuden con el trabajo pesado-- -Sí-- Elgin sacudió la cabeza . - Tengo un hermano, mi Lady . Él es un toro -- Era la más joven de las mujeres la que habló, una muchacha de unos catorce años. Iliana la miró con incertidumbre . ¿ Un toro? -Muy Fuerte ,- el cocinero aclaró detrás de ella, hablando entre dientes para que ninguna de las mujeres lo oyeran. Emocionada por su intento de ayudarla a ella , Iliana le sonrió ligeramente, luego inclinó la cabeza. -¿Hay alguna otro que conozca de - un hombre fuerte - que necesite trabajar por unas pocas monedas ? La más viejo de las mujeres dio un paso adelante. -Mi niño tiene dieciséis y es fuerte, mi Lady -- Asintiendo con la cabeza otra vez, Iliana miró a la muchacha menor. - Ve a buscar de a ambos muchachos, por favor-- Ella esperó hasta que la muchacha se marchase de prisa, luego se dirigió a la mujer mayor otra vez. - Le dejaré a cargo de esto mientras veo que especias necesitamos. Deseo que el huerto se extienda desde ese árbol ... -, ella señaló un árbol viejo al otro lado del huerto, y luego señaló otro del otro lado - ... hasta aquél. Tendremos que limpiar el terreno primero y remover la suciedad -- Ella hizo una pausa y con el frunció el ceño estudió el -supuesto- huerto. - Necesitará herramientas. Palas y machetes -- - Puedo traer eso, mi Lady . El Lord tendrá lo que necesitamos -- Iliana miró a la mujer de cabello oscuro y dijo . - Pídaselas a Lord Angus . Mi marido no tiene que ser molestado por un asunto tan trivial -- La mujer inclinó la cabeza y se fue rápidamente . - Bien,. Ustedes saben qué para hacer. Si tienen una pregunta, estaré adentro con el cocinero -- Iliana esperó que las mujeres asintieran , luego ella y el cocinero fueron adentro para discutir qué especias se necesitarían. Fue necesaria muy poca discusión . Elgin había estado pensando sobre ese tema y sabía exactamente lo que quería. Iliana consideró la cantidad y la variedad de lo que él solicitaba , luego dio su aprobación. Él no pedía nada que fuera excesivo o inusual. Incluso ella le preguntó si le alcanzarían las especias hasta que el mercader regresara otra vez y ambos decidieron a comprar un poco más de lo que él pedía. Dejándolo con su trabajo en la cocina, ella regresó al huerto otra vez. Las herramientas y los dos muchachos habían sido traídos y todos estaban trabajando duramente cuando ella llegó al huerto. Recogiendo una de las palas, Iliana se dobló para desenterrar rastrojos y hierbas viejas y revolver la tierra firme, ignorando las miradas sorprendidas de las otras mujeres al ver al ama trabajar . Su madre la había enseñado a
  • 56. respetar la ropa, pero también le había enseñado la importancia del trabajo arduo. ¿Cómo se podía esperar que los sirvientes realizan una tarea si uno estaba dispuesto a unirse a ellos en el trabajo ? Cavar un huerto no podía matar a nadie. *** -¡Hijo-! Duncan se volvió ante el grito de su padre, el enojo en su cara hizo que Angus arqueara las cejas con sorpresa . - Bien, pareces una garrapata enojada. ¿Qué te pasa, muchacho ? Duncan hizo una mueca ante la palabra - muchacho- , profundizando su enojo . Su padre usualmente no se usaba ese termino con él delante de sus hombres. Además ese no había sido un buen día . Duncan se había despertado para encontrar que su esposa estaba pegada a su propio cuerpo como una hiedra pegada a una pared . Duncan había tenido problema para dormirse la noche anterior y todavía estaba insomne cuando Iliana había empezado a roncar en su cama improvisada en un rincón del cuarto . Duncan había dejado la cama y la había levantado cuidadosamente en sus brazos y la había depositado sobre la cama. No era que ella no mereciera dormir en el piso hasta el día siguiente , pero los pisos de piedra en la fortaleza eran muy fríos, y muy probablemente ella se resfriaría durmiendo allí. Esa había sido la única razón por la que lo había hecho, Duncan se lo repetía una y otra vez . A pesar de todo , había sido una experiencia deliciosa , el despertar esa mañana y encontrarla abrazada a su cuerpo. Hasta que ella cambió de posición y ese maldito aparato que llevaba puesto le golpeó la cintura . Fue en ese momento que él había decidido encontrar un cerrojo similar al del cinturón y llevárselo a Gilley para que le enseñara a abrirlo . Pero no pudo encontrar un maldito cerrojo con un diseño similar dentro de las paredes de fortaleza o en la aldea . Todo lo que se le ocurrió era que los italianos — pues él estaba seguro que ella había mencionado un nombre italiano como el fabricante de esa cosa — usaban algún tipo extraño de cerrojos. A esa altura, había comenzado a pensar que tendría que llevarla hasta Italia para sacarle el cinturón … o tomar un baño , una voz en su cerebro le murmuró . Duncan hizo una mueca ante ese pensamiento. ¡Maldición! No iba a hacer eso! Él no se sometería a los caprichos de una mujer. -No me pasa nada,- él murmuró . -Es sólo que dormí poco anoche-- Angus sonrió abiertamente. - Ah! Claro! Mucha copulación . Necesitas más energía, muchacho-- La única respuesta de Duncan fue un gruñido. No estaba dispuesto a corregir la suposición de su padre respecto a su falta de sueño. Entonces tuvo que tolerar la sonrisa pícara de su padre . -¿Qué es necesitas , papá ? -Oh, sí-- La cara se puso seria y Angus suspiró. - Estoy buscando a tu hermana . Quiero que ella aprenda las obligaciones de una esposa antes que se case con el inglés. La dulce Iliana ha estado de acuerdo en enseñarle ', pero no puedo encontrar a la jovencita . ¿La has visto ? Duncan hizo una mueca ante la mención del nombre de la mujer que atormentaba su sueño . La había llamado - la dulce Iliana -....
  • 57. - No la he visto- Él empezó a caminar, pero hizo una pausa y se volvió hacia su padre . - ¿Cuándo decidiste que ella debía casarse con el inglés? Él preguntó acusadoramente. Había sido su esposa la que había hecho cambiar de idea a su padre? Todo indicaba que era así. Mucha cosas habían cambiado desde la llegada de Iliana. Por ejemplo, su padre parecía sonreír más frecuentemente que en el pasado. Duncan no estaba seguro que eso fuese una cosa buena. Lo ponía nervioso. Su padre había sido hosco y callado hasta ahora, y al menos todos sabían qué podían esperar de él . Ahora él estaba cambiado. Incluso lo había oído canturrear entre dientes mas temprano esa mañana . -Bien , muchacho,- Angus murmuró , - Quiero ver a tu hermana casada y que me de nietos antes de que muera. Además, el contrato ya estaba hecho -- - Sí, pero no el contrato no había sido cumplido . Tal vez él cancelará el acuerdo matrimonial y Seonaid podrá casarse con otro -- Angus Dunbar sacudió la cabeza tristemente. - No. Si Sherbien es como su padre, entonces él no cancelará el contrato. Lo cumplirá por una cuestión de honor -- Su padre se dio vuelta y se alejó con grandes pasos , dejando a Duncan observándolo con asombro. Toda su vida había oído decir que los Sherbiens eran tramposos, mentirosos y astutos . Ahora su padre parecía pensar exactamente lo contrario . ¡Carajo! Todo en su vida parecía estar patas arriba en ese momento . Desde la llegada de Iliana. *** -Aquí estás-- - Sí. Aquí estoy, - Duncan dijo secamente cuando Gilley se acercó. -¿ Cuál es tu problema ahora ? Gilley arqueó ligeramente sus cejas ante la irritación de Duncan pero simplemente señalo los establos. -No es mi problema exactamente,- él murmuró mientras le señalaba a Gavin, uno de los guardias , lisonjeando a la hija del jefe de establos . El muchacho tenía atrapada a la joven bonita entre sus brazos y estaban apoyados contra la pared del establo mientras él le murmuraba algo al oído. -Será mejor que tengas una conversación con el muchacho antes de que el padre de la joven los descubra -- -Sí-- Duncan suspiró . La muchacha se rió nerviosamente y giró su cabeza cuando Gavin trató de besarla . -Mira como usas las palabras para poder meterse debajo de las faldas de ella -- -Él ha estado haciendo bastante más que hablar , - Gilley replicó secamente. -y si el padre de la muchacha lo atrapa haciendo sus trucos, le cortará la cabeza -- -Hmm,- Duncan murmuró mientras Gavin hacía otro intento y esta vez, seducida por su galanteo, la muchacha le permitía un beso. Si se le daba la oportunidad, Duncan no tenía duda el joven Gavin usaría su seducción debajo de la falda de la joven . Eso significaba que debería conversar con el muchacho y que debería recordarle que no debía andar seduciendo muchachitas jóvenes .... Repentinamente pensó en su esposa, y se le ocurrió que había mas de una forma para atrapar un pez.
  • 58. Tal vez podría seducirla y convencerla de que se quitara el cinturón, él pensó. Recordar su respuesta apasionada la mañana después de la fallida noche boda le dio una esperanza,. Duncan sonrió abiertamente ante la perspectiva de seducirla ... pero Gilley repentinamente se movió al lado de él. -Y ahora llegó el papá de la muchacha-- Apartando sus pensamientos brevemente, Duncan dirigió su mirada a Rabbie que caminaba hacia la joven pareja. Suspirando, Duncan dejó de lado sus planes y se movió hacia los establos. Tenía cosas que atender ahora. Consideraría como seducir a su esposa más tarde. Iliana miró cansada mente la comida delante de ella y trató de abrir los ojos completamente. Pero los ojos no le respondían . Todo lo que parecían querer era cerrarse y permanecer así por un largo tiempo . Pero sabía que debería comer. Se había salteado el desayuno y el almuerzo también , y había trabajado sin parar. . Debería haberse tomado el tiempo para comer el almuerzo, pensó en ese momento. Tal vez que ella no estaría tan cansada ahora si lo hubiera hecho. Realmente había tenido la intención de almorzar , hasta se había sentado con los demás para comer. Pero pronto el cocinero se había acercado para murmurarle que el mercader de especias había llegado . Inclinando La Cabeza, Iliana había ignorado la expresión curiosa de su marido y rápidamente había abandonado la mesa. Se dirigió a las cocina, donde el hombre la esperaba. Era un hombrecito tieso con una sonrisa ancha, alegre y una conducta agradable. Iliana realmente había disfrutado tratar con él, a pesar del apuro con que hizo la compra. En los veinte minutos que había durado la compra disputado , él le había contado un montón de chismes y rumores. Por lo que él había contado, casi todos en Escocia estaba en guerra . Se enteró que los Dunbars a estaban en guerra con los Lindsays, los Campbells, los MacGregors, y los Colquhouns. Ahora ella conocía a sus enemigos. Pero eso fue lo único que pudo entender . Había tantos clanes en guerra , y a menudo por las razones mas absurdas, que ella apenas podía creer lo que él le contaba . Parecía que rehusarse a comer una segunda porción mientras uno estaba de visita en otra fortaleza podía causar una declaración de guerra . Al oír eso, Iliana inmediatamente recordó la tarde pasada en la casa de sus vecinos , preguntándose si había dicho o hecho algo que los ofendiera. No creía que lo hubiera hecho , pero supuso que finalmente se enteraría cuando el clan vecino los viniese a atacar . . Iliana también se había enterado de la existencia de un comerciante de telas , y le había hecho prometer al mercader de especias que lo haría venir a Dunbar para hacer negocios . El cocinero había estado feliz como un cerdo revolcándose en el barro cuando habían terminado la compra. Era obvio que estaba entusiasmado con la idea de preparar comidas mas elaboradas . Cuando Iliana había regresado al gran salón , todos se estaban levantando para volver a sus tareas . Iliana había vacilado, había considerado terminar su comida, pero luego se encogió de hombros y regresó a trabajar en el huerto. No había estado tan hambrienta en ese momento .
  • 59. Había trabajado en el huerto toda la tarde, dividiendo su atención entre lo que ella estaba haciendo y lo que hacían las otras mujeres . Iliana había esperado con ilusión la cena durante toda la tarde. Con las especias ahora compradas y disponibles, esperaba una comida bastante buena. Sus párpados comenzaron a cerrarse otra vez e Iliana se concentró en forzarse a mantenerlos abiertos , suspiró cansadamente con el esfuerzo. Había trabajado toda la tarde y sólo cuando el cocinero se había acercado a su lado para anunciar que la cena estaba lista fue que ella se dio cuenta de que la tarde había pasado volando . Haciendo una pausa en su trabajo , ella se había enderezado lentamente y había fruncido el ceño ante el mareo ligero que le había sobrevenido , luego había hecho una mueca ante los dolores que aparecieron en su cuerpo . Luego el cansancio había descendido brutalmente y ella reconoció que se había extralimitado. Ahora estaba sentada a la mesa, una espléndida comida de carne de cordero estaba ante ella, y estaba demasiado cansada para llevar un bocado a su boca. Era un giro inesperado a los acontecimientos, pues ella sabía que el Cocinero la estaba vigilando con preocupación , esperando ansiosamente una palabra de alabanza o de crítica de su parte . Suspirando, ella trató de abrir sus ojos y levantó el cuchillo para cortar la carne, haciendo una mueca ante el dolor en su brazo. Cada músculo en su cuerpo parecía dolerle . Iliana sabía que la comida estaba deliciosa. Olía tan bien que la hizo marearse. Además, todos en las mesas hacían comentarios sobre rico sabor. Angus había probado un bocado , había cerrado los ojos y había suspirado , luego llamó a Elgin gritándole , - Maldición hombre! Has estado escondiendo tus habilidades todo este tiempo ! ¡ Cocinas como un ángel! ¡ Juraría que tienes alas debajo de tu tartán ! Un ángel cocinero -! Todos había respaldado el cumplido del Lord . Hasta Duncan gruñó y logró decir reticente - Bien hecho ,- para el cocinero . Ahora Elgin estaba de pie esperando el comentario de la Lady del castillo. Iliana logró levantar el tenedor hasta su boca, cerró sus labios alrededor de la comida, luego dejó caer su mano con alivio y se echó hacia atrás en el banco, soltando un -Mmmm- de placer, consciente de que Elgin respiraba con alivio mientras ella hacía esto . Moviéndose en el banco , ella forzó una sonrisa en sus labios cansados y murmuró -Es aun mejor que la comida que mi madre hace preparar en su castillo . Monsieur Cummin, y eso es un gran cumplido . Mi madre es muy exigente respecto a la comida y al punto que hizo traer de Francia un cocinero para satisfacer apropiadamente el apetito y el gusto de mi padre -- El cocinero sonrió ante esas palabras . Sonriendo abiertamente e inclinando la cabeza, Elgin finalmente ocupó su lugar en la mesa y comenzó a comer. Iliana volvió a su plato con un suspiro. Verdaderamente, la comida era maravilloso. Sólo deseaba tener la fuerza para lograr comerla ,
  • 60. Un grito de advertencia de uno de los hombres hizo que Duncan llevara su mirada a su esposa. La miró justo a tiempo para verla caerse hacia atrás del banco para aterrizar en las pajas , ahora limpias, en el piso. Capítulo 8 -¡La has matado! Angus Dunbar rugió. Duncan dirigió su mirada desde su esposa inconsciente en el suelo hasta su padre que ahora se había puesto de pie y le lanzaba la acusación al cocinero pasmado. -No, papá. Ella está viva,- él dijo lentamente. Además , todos nosotros hemos comido lo que Elgin preparó -- La mirada del viejo Lord se movió hacia Iliana y la preocupación hizo que él frunciera la frente. - Pues entonces, qué diablos ha ocurrido? ¿Ella está enferma ? Arrodillándose al lado de su ama , Ebba sacó una pizca de alguna hierba de una bolsita atada a su cintura. La colocó debajo la nariz de la mujer inconsciente. Ebba suspiró cuando Iliana movió la cabeza ante ese olor molesto. -Ella se ha desmayado,- la criada anunció sombríamente , sus labios se apretaron cuando notó que la cara de Iliana estaba muy enrojecida. Extendiendo su mano , ella tocó la piel caliente de su ama. -¿ Por qué? ¿Qué pasa con la muchacha pobre ? Angus preguntó bruscamente , moviéndose para pararse detrás de Ebba y espiar por encima de su hombro la cara de Iliana. -Trabajo-- Angus se puso rígido ante esa palabra , arqueó las cejas . -¿trabajo? - Sí. Demasiado trabajo y mucho tiempo pasado al sol, - ella dijo acusadoramente, entonces se dio vuelta para mirar fijamente al Lord de Dunbar . - Lady Iliana se ha convertido en una sierva desde que ha llegado aquí. Primero fregando el salón , hoy trabajando en el huerto todo el día, cavando y arrastrando cosas pesadas. Ha estado my expuesta al sol . Y ella no está acostumbrada a trabajos tan duros . Agréguele a eso el dolor por la muerte de su padre, su preocupación por su madre así como también el cansancio por el viaje hasta aquí y .... - Ella se encogió de hombros con un suspiro. - Debí haberle advertido que se tomara las cosas más tranquilidad-- - Noté que ella parecía muy pálida cuando llegó aquí. Demasiado Flaca , también -- - Ah! Sí, suponga que lo encierran en una torre sin ventanas por casi un mes, y casi no le traen comida, y veremos cuan saludable usted se vería ,- Ebba murmuró amargamente, enojándose con lo que ella consideró una crítica a su ama . -¿ Encerrada? Duncan finalmente habló, conmocionado. Ebba lo miró . - Sí, encerrada . Así fue como la castigó Greenweld cuando se cansó de que ella intentara escaparse para rescatar a su madre -- -¿Greenweld? Seonaid dijo extrañada , ella no conocía la razones detrás del matrimonio de su hermano con Iliana . Todo lo que se le había dicho era que el rey deseaba esa boda, pero no las razones.
  • 61. -Su padrastro ,- Duncan le dijo a la muchacha causando un gesto de desdén en los labios de Ebba. -No,- ella casi escupió la palabra. - Fue Greenweld quien obligó a Lady Wildwood , la madre de Iliana , a casarse con él, pero el rey pronto anulará ese matrimonio Es por eso que el rey casó a Iliana con usted. Para apartarla del hombre que amenaza a su madre. Ahora que ella está a salvo, sin duda ya habrá solicitado una anulación -- Suspirando, Ebba tocó la cara de Iliana otra vez y frunció el ceño. - Me temo que ella ha tomado demasiado sol. Una vez , siendo niña, se enfermó por haber estado mucho tiempo al sol y desde entonces ha evitado exponerse mucho al sol .-- -Ella ha estado trabajando mucho desde su llegada,- el cocinero murmuró , moviéndose junto a ellos ahora que Angus ya no lo culpaba por la condición de su ama . - es cierto, hoy hubo mucho sol , pero ella no parecía advertirlo -- Angus frunció el ceño. - Sí. Ella no está acostumbrada a la vida aquí. Debemos recordar eso. Vigílala bien . Asegúrese de que no esté expuesta al sol y que tenga mas descanso-- Él miró específicamente a su hijo cuando dijo estas últimas palabras. Duncan puso sus ojos en blanco. Por un lado se sentía aliviado de que nadie supiera que el matrimonio no se había consumado aún, pero odiaba ser culpado por el cansancio de su esposa cuando él todavía no había disfrutado de los placeres de su cuerpo . Y parecía que tampoco los disfrutaría esta noche. Tendría que postergar la seducción que había planeado. -¿Realmente la confinaron en la torre por tratar de escapar ? Elgin preguntó curioso , y todos se silenciaron aguardando la respuesta de la criada. - Sí. Greenweld es un demonio. Después de haber forzando a Lady Wildwood a un matrimonio , él envió a Iliana fuera del castillo de Greenweld para poder amenazar a su madre. Iliana trató de escapar casi inmediatamente . Ella salió furtivamente de su cama, logró llegar hasta los establos, tomó un caballo, y trató de escaparse, pero la oyeron y fue atrapada -- -¿Qué sucedió luego? Angus preguntó. -El hombre a cargo de custodiarla , Chisholm, le avisó a Lord Greenweld del escape , y Greenweld envió un mensaje en el que le daba permiso para golpearla si ella intentaba huir nuevamente-- -¿ Y ella trató de escapar otra vez? Seonaid estaba impresionada. -Tres veces,- Ebba anunció con orgullo. - Cada intento fue mejor planeado que el anterior La última vez ella logró llegar hasta Wildwood y casi llegó hasta su madre. Eso hizo que Greenweld decidiera encerrarla en la torre -- -¿Le hizo dañó él? La pregunta fue hecha al unísono por Duncan, Angus, y Seonaid. Ebba se encontró con sus miradas fijas , luego estudió a su ama . Iliana no querría que ella hablara de las palizas que había recibido. Lady Iliana era demasiado orgullosa para despertar la lastima de las personas. - Deberíamos llevarla a la cama ,- Ebba murmuró en lugar de contestar la pregunta.
  • 62. Duncan agarró el brazo de la criado y se quedó con la mirada fija en su cara, leyendo la respuesta allí la respuesta a su pregunta . Su expresión se tensó y él la soltó y se inclinó para levantar a su esposa, luego la llevó hacia las escaleras. Su padre los siguió, murmurando como una vieja intrometida que Iliana debía descansar y dormir mas , y que debía tomarse las cosas con mucha más tranquilidad. *** Iliana abrió sus ojos, observó los cortinajes sobre su cabeza, luego miró hacia un lado, arqueó ligeramente las cejas cuando descubrió el cuerpo de su marido dormido . Ella estaba en la cama. Frunciendo el ceño, ella miró su propio cuerpo, con horror descubrió que ya no traía puesto su vestido . Levantando la sabana, observó la extensión de su cuerpo y suspiró aliviada cuando vio que todavía llevaba puesto el cinturón de Francesco, luego frunció el ceño otra vez. No recordaba haber llegado a la cama. En verdad, no recordaba mucho de lo que había hecho ese día . Dejando caer la sabana contra su piel, ella intentó recordar cómo había logrado llegar a la cama. Fue la rigidez de su brazo lo que trajo los recuerdos que estaba buscando. Oh, sí, ella había trabajado en el jardín todo el día. Luego en la cena , se había sentado para comer pero había estado tan tiesa y dolorida que apenas había logrado llevarse un bocado a la boca. Exhausta y acalorada ... supuso que se había desmayado . Eso debió haber sucedido , pues la siguiente cosa que recordaba era estar acostada mientras Ebba la desnudaba. La mujer había hecho callar sus preguntas y la había urgido a dormirse mientras ella se ocupaba de la tarea de desvestirla, e Iliana había cedido a sus instrucciones. La próxima vez se recordaba despierta había sido cuando vio a su marido metiéndose en cama al lado de ella. Iliana había murmurado una queja por haberla despertado . Después sólo había dormitado ligeramente para despertarse al amanecer . Aparentemente insomne , Duncan se había levantado para abandonar el cuarto, involuntariamente él se había tropezado con uno de sus baúles cuando buscaba la puerta. Ella lo había escuchado insultar y salir a los tropezones fuera del cuarto, luego se había dormido otra vez, sólo para ser despertada más tarde con su regreso al cuarto. Duncan murmuró unos insultos mientras se quitaba las ropas y se acostaba en la cama. El olor característico de cerveza le había llegado a su nariz mientras se movía intranquilamente en la cama. Ella estaba segura que él había bebido de mas . Probablemente para ayudarse a dormir, ella decidió y fingió estar dormida, ignorando sus movimientos inquietos en la cama. Casi se había quedado dormida otra vez cuando él abandonaba la cama otra vez, y luego dejaba el cuarto. Y así había pasado la noche : con su marido entrando y saliendo de la cama . Duncan no debía haber dormido mucho esa noche. Con esa idea en mente , Iliana se levantó cuidadosamente de la cama , no deseando perturbarlo. Haciendo una mueca ante el dolor en su cuerpo , ella fue a lavarse a pesar del frío mañana del amanecer en el cuarto. Atendió sus necesidades mas personales primero, se aseguró que Duncan estuviera dormido antes de buscar la llave para el cinturón de Francesco. Iliana había decido
  • 63. esconder la llave entre la parte superior colchón de plumas y la parte inferior que era de paja. Encontró la llave y abrió el cinturón, suspirando de alivio cuando el aire fresco tocó su piel. Mas tarde se lo volvió a colocar y devolvió la llave a su escondite. Iliana había comenzado a enderezarse al pie de la cama cuando repentinamente hizo una pausa para sacar la llave del colchón . Realmente no era un buen lugar para esconderla, ella pensó repentinamente. Siempre había considerado que el mejor lugar para esconder algo era a la vista de todos . Siendo así, ella dio una mirada rápida a su marido, entonces velozmente y deslizó la llave del cinturón en el anillo de llaves que Lord Angus le había dado el día anterior. Sonriendo satisfecha, ella se movió silenciosamente a la puerta . Una mirada hacia su marido le mostró que él estaba moviéndose y rodaba para ponerse de espaldas. Iliana salió rápidamente hacia el corredor y cerró la puerta detrás de ella . Imaginarse el enojo de su marido cuando descubriese al despertar que la cama a su lado la hizo sonreír. Suspirando, ella se encogió de hombros y comenzó a caminar por el corredor . Puso una sonrisa amable en su cara como vio a Lord Angus en la parte superior de las escaleras. -Buen día , Mi Lord -- Angus abrió su ojos e sorpresa él la vio . -¡Estás despierta-! -Sí-- Ella arqueó la ceja con asombro. - Deberías estar descansando, muchacha,- él le dijo , frunciendo el ceño ahora. - no queremos que te sientas mal-- Sonriendo ligeramente ante su preocupación , Iliana puso su mano sobre su brazo. - Gracias, Mi Lord . Pero me siento bastante bien ahora. Un poco rígida quizás, pero mucho mejor que ayer -- -¿Dormiste bien ? Él preguntó, su mirada aún preocupada, e Iliana inclinó la cabeza. -Sí … Bien, la mayor parte del tiempo ,- ella agregó irónicamente cuando recordó la inquietud de Duncan. - Me temo que mi marido tenía un exceso de energía anoche-- Sus ojos se estrecharon inmediatamente . -¿él te despertó ? -Sí,- ella murmuró, luego viendo el enojo comenzar a aparecer en la cara de Lord Angus , ella agregó - No creo que lo haya hecho deliberadamente . De hecho, estoy segura que no. Me desperté porque él no podía encontrar la entrada al cuarto en la oscuridad-- -¿No podía encontrar ...? - Sí. Pero luego entró, se acostó, se levantó , salió, volvió a entrar y a acostarse … - Ella sacudió la cabeza mientras alcanzaban la base de las escaleras. - Todo ese movimiento me hizo marear... ¡Oh, Elgin!. Debo disculparme por lo de la cena ayer y debo asegurarte que estuvo muy bien .. Discúlpeme -- Angus estaba boquiabierto detrás de ella cuando oyó pasos detrás de él. - Buen día papá -- Angus notó el cansancio en la cara de su hijo con enojo . -¿ Estás un poco cansado esta mañana ?
  • 64. Duncan levantó las cejas ante el comentario irónico detrás de la pregunta de su padre , pero inclinó la cabeza. - Estuve levantado la mayor parte de la noche -- - Sí. Iliana ya me contó , maldito canalla abusador , - él replicó agudamente. -¿No viste lo agotada que ella estaba? , No podrías haberla dejado en paz aunque sea por una noche ? Con ese reproche , él caminó rápidamente cruzando el gran salón hacia las mesas , dejando a Duncan paralizado y completamente desconcertado . -¡Mi Lady -! Elgin la observó con algo de preocupación mientras Iliana se acercaba. -¿ Se siente mejor esta mañana ? Tal vez no debería estar de pie -- - Gracias por su preocupación, Elgin, pero yo estoy bien. Fue sólo agotamiento lo que me sucedió ayer . Me siento mucho mejor ahora, - ella le aseguró y luego le ofreció una sonrisa de disculpas . -Realmente, estoy más preocupado por usted y por sus sentimientos-- -¿Mis sentimientos? Él se mostró asombrado. - Sí. Usted hizo que una comida maravillosa ayer y me temo que hice apenas pude apreciarla -- -Oh-- Él se sonrojó con mucho gusto y sacudió la cabeza . - No hay necesidad de preocuparse, mi Lady . Entiendo perfectamente -- - No. Usted trabajó muy duramente para preparar la comida, Elgin. De hecho, espero ansiosa la comida de esta noche . estoy segura que será un éxito tremendo- - Le Agradezco , mi Lady . Es muy amable de su parte -- Él vaciló brevemente, luego agregó, -mi Lady , me preguntaba si ... - Iliana arqueó sus cejas ante su vacilación. .-¿Sí? -Bien- él dirigió su mirada a su tartán , rascando distraídamente una de las muchas manchas sobre la tela , luego suspiró. -Ebba estuvo hablando ayer respecto a su madre y el cocinero que vino de Francia , y ella me contó que él tenía un … eh … un ... un sombrero y un delantal que lo ayudaban a mantener sus ropas limpias, y yo me preguntaba si ... - -No necesita decir una palabra mas ,- Iliana le aseguró, ya había notado que su ropa estaba manchada con comida. - Compraremos tela para hacer un delantal apropiado tan pronto como el mercader de telas llegue . Mientras tanto, tal vez podemos encontrar algo adecuado -- Su mirada fue hacia la sabana manchada de sangre -virginal- colgando de la baranda de las escaleras . Había estado colgada allí desde que la -noche de bodas- y ella estarían más que feliz tener una excusa para sacarla de allí. Recortando la mancha de sangre , el resto de la tela serviría para fabricar un delantal de cocina. -Sí,- ella dijo resueltamente. - encontraremos algo adecuado ahora mismo-- - Se lo Agradezco , mi Lady -- Elgin sonrió abiertamente ampliamente, luego empezó a volver a la puerta de la cocina. -Ahora es mejor que se siente y yo le traeré unos bollos muy ricos . Necesita conservar su fuerza --
  • 65. Sonriendo, Iliana se movió para tomar su lugar en la mesa, su mente ahora distraída por una preocupación nueva. La condición de ropa de Elgin le había recordado su plan de conseguir ropas nuevas para todos . Ella había gastado muy pocas de las monedas que sus padres le habían dejado en sus baúles en las especias y ahora tenía intención de usar el dinero restante en vestir de manera apropiada a la gente. Concentrada en tales pensamientos, Iliana no prestó atención a la forma Angus en que miraba a Duncan. Ni advirtió las miradas acusadoras y desconfiadas que su marido le enviaba a ella, como si él sospechara que ella tenía la culpa de la animosidad de su padre . De hecho, ella estaba tan distraída que cuando terminó su comida y se levantó de la mesa , Duncan le dijo que quería hablar unas palabras con ella, Iliana simplemente sonrió e inclinó la cabeza, y se marchó dando media vuelta, dejándolo furioso detrás de ella. -¿Cuánto? Recurriendo su paciencia, Iliana forzó una sonrisa hacia Cailean Cummins, haciendo un esfuerzo por ignorar el humo desagradable flotando en el aire y que salía de la pipa entre sus dientes. Le había llevado casi media hora enterarse donde se hacían los tartanes escoceses , luego otros quince minutos para descubrir l quien se encargaba de hacerlos. Estaba muy desilusionada al conocer a ese hombre. Cailean Cummins. Él era el primo de Elgin. También era malhumorado , irritable, y no le gustaba hacer negocios con mujeres. Él dejó todo esto muy claro al contestar cada pregunta de Iliana con una pregunta suya. Iliana juraría que él deliberadamente lanzaba el humo de su pipa directamente en su cara. Él había convertido lo que debería haber sido una conversación breve y simple en una odisea tortuosa. Y muy francamente, ella ya lo había tolerado bastante. - No es una pregunta tan difícil de entender, Cailean Cummins. Si usted no sabe la respuesta, simplemente dígalo -- -Conozco la respuesta,- él replicó , hablaba con la pipa en su boca. Iliana se dio vuelta como para marcharse cuando repentinamente se volvió hacia él, arqueando las cejas. -¿ Sí? ¿Entonces, cuántas personas hay en Dunbar ? -Alrededor de Cuatrocientos-- - Bien . Entonces quisiera un número similar de tartanes -- Sus ojos se abrieron enormemente con esa palabras, su mandíbula se abrió dejando caer su pipa. Recomponiéndose, él rápidamente trató de recoger la pipa . Cailean maldijo porque se quemó en el intento, y luego se sonrojó cuando se dio cuenta que había usado un lenguaje grosero delante de una dama . -Lo siento,- él murmuró . -Pero ... qué dijo? - Me gustarían cuatrocientas tartanes , por favor,- Iliana dio pacientemente. - le pagaré, obviamente -- -Yo … usted … Qué ....? - Iliana hizo un gesto de impaciencia cuando el hombre comenzó a tartamudear , luego le palmeó el brazo para clamarlo . - Sólo debe decirme si me puede suministrar ese
  • 66. número de tartanes . Si no puedes , - ella agregó con una sonrisa agradable,- le haré la compra a otro mercader -- Su expresión ahora cambio de perpleja a ofendido. El se enderezó a su altura completa y todavía era unas pulgadas más bajo que Iliana . -Escuché correctamente? Usted está pensando en comprar tartanes para todas las personas de aquí? - Sí, es correcto . Ya es tiempo que cada uno tenga un tartán nuevo, no le parece? - No, no lo creo. Es Lord les da un tartán por año, en el mes enero. Ahora estamos en Junio . Los tartanes que tienen ahora les durarán otros siete meses -- - Durarán bastante más si poseen dos prendas disponibles,- Iliana respondió inmediatamente . Además , ellos no tienen nada que ponerse para poder lavar estos -- -¡ Uno no lava ni limpia un tartán escocés , mi Lady -! Él parecía verdaderamente ultrajado con la sugerencia. - La prenda no los mantendría calientes si la lava o la limpia- Iliana hizo una mueca ante sus palabras . -¿Puede o no usted no proveerme los tartanes ? Él frunció el ceño . -Mi lady , ' La cuestión no es que yo pueda o no suministrarlos, sino que el Lord ... - - El Lord Me ha dado carta blanca para manejar la fortaleza y su gente ,- Iliana terminó. Esa mentira le había servido muy bien hasta ahora; y eso parecía razón suficiente para no abandonarla. -Como le dije, si usted no me los puede suministrar, se los compraré a otro mercader -- Cuando el razonamiento lógico no alcanza es mejor pasar a una amenaza . Ella intuía que él no desearía que su gente usara otros tartanes que no fueran los suyos . -Él le puede suministrar las tartanes -- Iliana dirigió su mirada hacia la puerta de la cabaña delante de la cual estaban parados . Una pelirroja alta y robusta se movió hacia ellos. La esposa de Cummins era seis pulgadas más alta que su marido. Y también pareció tener una personalidad enérgica. -Dile que se los puede conseguir , Cailie -- El hombre hizo una mueca ante la orden de ella pero asintió con la cabeza. - Sí. Me demoraré para completar el pedido , pero sí, le puedo vender las tartanes -- -¿Para cuándo los puedo esperar? -Antes de la cena ,- su esposa respondió por él. -¡ Antes del almuerzo ! Eda, es casi el mediodía ahora,- Cailean protestó acaloradamente. - Tienen muchos tartanes hechos, Cailean. Sólo necesitas contarlos-- -Sí, pero ... - -Eso es perfecto,- Iliana dijo entusiasmada. - Podré hacer el anuncio en la mesa. Lo esperaré a mediodía, entonces -- -Sí, mi Lady ,- él contestó resignadamente, luego empezó a mirar fijamente a su esposa. Iliana volvió hacia la fortaleza , sonriendo ligeramente mientras oía al Señor Cummins recriminar su esposa para su interferencia, y ella respondiéndole que sería bueno tener más de un tartán para vestir .
  • 67. Sin embargo su sonrisa se desvaneció abruptamente, cuando la discusión de los Cummins repentinamente interrumpida cuando el señor Cummins saludó en voz alta a su marido, quien se dirigía con grandes pasos hacia ella. -Mi Lord -- El mercader se apresuró detrás de ella , ansioso por hablar con el Lord , y por un momento, Iliana tuvo miedo que su intento de conseguir tartanes nuevos para la u gente quedara en la nada , pues sospechaba que su marido no estaría muy contento con la idea. Sin embargo el hecho que su marido le diera permiso de comprarlos o no nunca fue parte de su preocupación, pues Duncan parecía no tener tiempo para hablar con el Señor Cummins . Ignorando los intentos del hombre por apartarlo de su camino , Duncan caminó directamente hacia su esposa. Agarrándola por el brazo, él la hizo girar . - Quiero hablar una palabra con vos, esposa-- -¿Una Palabra, Mi Lord ? Iliana preguntó inquieta, mirando por encima de su hombro la cara preocupada del Señor Cummins y la diversión en la cara de su esposa , quien observaba toda la escena. -Sí-- -¿qué pasa , Mi Lord ? Iliana jadeó, apresurándose para mantener a la par de su marido que caminaba con grandes pasos. -¿ No te dije que quería hablar con vos en la mesa esta mañana ? -¿ si, Mi Lord ? Lo Siento, no lo recuerdo -- - Claro que lo hice! -- - Bien, lo siento . Debí haber estado distraída -- -¡Duncan-! Sólo habían llegado a los escalones de entrada de la fortaleza , cuando ambos se detuvieron ante el rugido de Angus Dunbar , quien cruzaba el patio hacia ellos. -¿Qué diablos estás haciendo , muchacho? Sabes muy bien que ella debe descansar, y aún así la haces correr ...- -Tienes toda la razón , papá.- Duncan lo interrumpió. - No debo hacerla apresurar de esa manera -- . Repentinamente Duncan alzó a Iliana en sus brazos , y arqueó una ceja. - ¿ te parece mejor así ? Sin esperar una respuesta, él pasó rápidamente al lado de su padre y subió las escaleras. Capítulo 9 Iliana se agarró con fuerza a Duncan , mientras él subía los escalones hacia la puerta de la fortaleza , y se sobresaltó cuando él hizo una pausa para patear la puerta para abrirla . Una mirada hacia atrás de ellos, mientras él subía las escaleras que llevaban al segundo piso , le mostró a Angus persiguiéndolos ferozmente. Angus se dirigía resueltamente hacia las escaleras cuando Seonaid apareció desde la cocina, llamando a su padre. Iliana vio a Angus vacilar, luego él se dio vuelta para encontrar a su hija. -Abre la puerta-- .
  • 68. En el siguiente momento, Duncan y ella ya estaban en el interior del cuarto , y él pateó la puerta para cerrarla. Luego la colocó en el suelo delante de la chimenea, ella se aclaró la voz nerviosamente. -¿Deseabas hablar conmigo , marido? Duncan inclinó la cabeza, asintiendo . Él planeaba cortejarla para convergería de quitarse el cinturón, y supo que tenía que manejarse con sigilo y astucia. No podía ser muy diferente que robarle una manada de ovejas a un enemigo. Tenía que atraparla sin que ella lo notase. Acercase sigilosamente y solapadamente a ella. Era por la existencia de ese plan que no la había llevado directamente a la cama. Si ella percibía su intención , levantaría sus defensas y no lo dejaría acercarse. - Tengo una herida que vos debería ver,- él anunció, notando su preocupación repentina con sorpresa placentera. -No pareces herido,- ella murmuró, observándolo . - Es una lesión común. Quizás una astilla clavada , pero se está infectando y estoy un poco preocupado -- Quitándose la parte superior de su tartán del hombro , lo bajó hasta su cintura, luego rápidamente se quitó la camisa. Iliana se quedo quieta, con los ojos muy abiertos mientras él se desvestía delante de ella. No era la primera vez que ella le había visto el pecho desnudo, pero debía admitir que era una imagen impresionante. Sus ojos recorrieron la piel que él dejaba al descubierto, observó los músculos en sus brazos y el pecho ondularse bajo su piel bronceada mientras Duncan dejaba caer la camisa al piso . -Yo … yo no veo ... ninguna herida ...- ella comenzó a decir , su mirada devoraba su pecho, luego hizo una pausa cuando él extendió su brazo hacia ella. Le dejó ver que realmente tenía una lesión. Era un corte de apenas dos pulgadas en su brazo superior, y ciertamente se estaba infectando. Frunciendo el ceño, ella fue hasta el baúl más cercano a la cama y buscó unas hierbas y un pequeño paño de lino limpio. Luego ella se movió hacia la palangana con agua - Ven . Siéntate -- Duncan se sentó en el borde de la cama, esperando pacientemente mientras ella mezclaba algo de agua con las hierbas, luego sumergió una tira de lino en la mezcla. -Extiende el brazo,- ella ordenó , volviéndose hacia él. Duncan levantó su brazo, observando con interés mientras ella limpiaba la herida. Realmente no estaba seguro cómo se había producido esa herida . Probablemente cuando se había caído sobre el banco al tratar de detener a Seonaid. Cualquiera que fuese el caso, él había notado la herida a la mañana siguiente de la boda, pero le había parecido insignificante en ese momento . Sólo se había dado cuenta esa mañana que comenzaba a infectarse. Se había ocurrido aplicarle un atizador caliente y quitar por medio del fuego el veneno de la infección . Las infecciones eran peligrosas. Podría llegar a perder el brazo o peor, ;a vida. Ahora observaba a su esposa atendiéndolo y resolvió darle a las hierbas un día o dos para hacer efecto , si so resultaban recurría al fuego.
  • 69. Su mirada recorrió la cara de Iliana y una sonrisa lenta se dibujó en sus labios. Ella se mordía el labio inferior mientras trabajaba, su un ceño estaba fruncido por la concentración. Él se ocuparía con gusto de sacarle el frunció el ceño y morderle el labio él mismo. Y lo haría. Pero ahora necesitaba actuar con cautela . -Ahí está -- Enderezándose , Iliana descartó el paño sucio y buscó uno limpio. - Te lo vendaré por ahora, pero tendrá que ser limpiado otra vez esta noche antes de que nos retiramos a dormir , - ella le dijo, comenzando a envolver la tira de tela alrededor de su brazo mientras hablaba. -Sí,- él murmuró, comenzando a tensarse. - Deberías habérmela mostrado antes . Es peligroso dejar crecer una infección, - ella lo retó, mientras ataba el vendaje. Luego ella se enderezó para observar su trabajo . Satisfecha, ella inclinó la cabeza, luego volvió hacia la mesa otra vez, para guardar las hierbas y volver al piso inferior . Pero antes que ella agarrara la bolsita de hierbas , sintió a Duncan tomar su mano. Se sorprendió de encontrarlo ahora parado al lado de ella. - Quiero agradecerte por tu interés ,- él dijo , luego levantó su mentón con un dedo y dejó que su boca se posara par cubrir la de ella. Iliana se pus rígida como un cadáver en sus brazos . Su corazón alarmado se detuvo. Ella simplemente estaba parada allí, con los ojos muy abiertos y su boca quieta debajo de la de él mientras Duncan movía sus propios labios. Un beneficio de semejante sorpresa fue que ella contuvo la respiración . Eso significada no podía aspirar el olor de él mientras la besaba. Eso Le dio la oportunidad de simplemente disfrutar las sensaciones que su contacto despertaba dentro de ella, sin tener que aguantar su olor . Y por raro que pareciera, él estaba despertando cosas en ella con esa caricia suave. Alarmada por las sensaciones extrañas crecientes , Iliana subió sus manos para empujar su pecho, sus labios se abrieron en una protesta. Entonces su boca fue invadida inmediatamente por la lengua masculina. Jadeando por la sorpresa , ella encontró que las manos de él empezaban a bajar el vestido de sus hombros mientras sus piernas repentinamente se debilitaban y se negaban a sostenerla . Sintiendo su respuesta, Duncan sonrió contra su boca, la tensión abandonaba su cuerpo. Él estaba seguro de que había encontrado el camino hacia la llave. En algunos minutos ella estaría rogándole que abriera el cerrojo a sus secretos . Colocando sus manos en su cintura, él las deslizó hacia arriba para tomar pechos a través de la tela de su vestido Cuando ella se sobresaltó ligeramente sorprendida , luego gimió, y él los apretó gentilmente, luego continuó masajeando un pecho con una mano mientras la otra se deslizaba hacia sus nalgas para apretarla contra su pelvis . Esta vez Duncan no se alarmó por la dureza que presionó contra su entrepierna . Él consideró el cinturón como una obstáculo temporal al objetivo que quería lograr . Luego comenzó a quitarle el vestido , distrayéndola de ese hecho con besos y caricias. Tan pronto como Duncan tuvo el vestido desabotonado , él lo bajó de sus hombros, y luego por sus caderas. El vestido cayó al piso con un susurro mientras él rápidamente daba un paso atrás hacia el borde de la cama. Con Iliana en sus brazos , él se sentó en
  • 70. la cama , teniéndola sobre su regazo . Continuó besándola mientras se disponía a sacarle la camisa. Bajándola completamente de sus hombros, sus manos acariciaron la carne que había descubierto . Él sopesó sus pechos abundantes en sus palmas, estimuló los pezones con sus pulgares haciéndolos erguir , luego encontró que eso no le bastaba y desprendió sus labios de los de ella. En ese momento breve después de que él abandonó sus labios, Iliana abrió los ojos . Se asombró de encontrarse sentada en su regazo, con su torso desnudo y la camisa enroscada en su cintura. Inmediatamente Campanas de alarma empezaron a sonar dentro de su cabeza. Luego su marido cerró sus labios alrededor de uno de sus pezones erectos y ella gritó sorprendida . Todas las protestas quedaron olvidadas cuando sensaciones nuevas y más poderosos se sumaron a aquellas que él había provocado antes. Jadeando y estremeciéndose cuando él succionó su pecho, Iliana atrapó su cabeza entre sus manos y lo presionó más cerca . Ella se arqueó contra el brazo alrededor de su espalda y se contoneó en su regazo mientras Duncan deslizaba una mano entre sus piernas . Se detuvo cuando tocó cuero grueso de su cinturón. Cuando él deslizó un dedo por debajo del cinturón para explorar sus partes más íntima, Iliana se puso rígida en su regazo, dispuesta a protestar . Duncan atrapó su boca rápidamente, previniendo cualquier protesta que ella podría haber expresado . Continuó deslizando su dedo entre el cuero y su piel. Gruñendo ante el revelador calor húmedo que encontró entre los pliegues femeninos , Duncan frotó sus dedos incrementando su excitación mientras la besaba. El cuerpo entero de Iliana se estremeció con fuerza. Sus piernas se apretaron contra la mano masculina . Sus dedos se aferraron a su cabello . Sus pezones parecían gritar en agonía . En parte dentro suyo quería hacerlo detenerse . Otra parte pensaba que se moriría si él se detenía. De repente el olor de Duncan comenzó a entrometerse en la excitación que ella experimentaba. -Querida ,- él gimió mientras ella se estremecía, frotándose contra él, presionando su sexo contra el cinturón. -Querida -- -¿Qué? Ella logró decir entre jadeos . - Quiero darte placer , querida ,- él le dijo . -¿Darme placer? Ella gimió, oyendo sólo esas dos palabras. - Sí. Complacerte apropiadamente - -¿ apropiadamente ? - Hmmm. Si, Necesito la llave, querida , - él murmuró en su oído . Luego él se reclinó ligeramente para observar su expresión, ella frunció el ceño y una parte de su pasión desapareció de sus ojos . - No sé ... - ella comenzó a decir , su cuerpo se tensó . Duncan cubrió su boca con su, beso apasionado . Duncan se dio cuenta se había precipitado en sus acciones . Debería haber sido más paciente, se recriminó a sí mismo, ahora debía trabajar para reavivar la pasión que él había visto morir en sus ojos. Cuando Iliana se quedó inmóvil en sus brazos , sin
  • 71. responder a su beso y sin apartarlo , Duncan supo que ella estaba evaluando la situación. Corriendo el riesgo , interrumpió el beso brevemente otra vez, y empezó a colocarla sobre la cama. Rápidamente se posicionó encima de ella, y nuevamente su boca tomó posesión de sus labios mientras deslizaba una de sus piernas entre las de ella , urgiéndolas a separarse. Iliana trató de afirmarse en un resto de pensamiento racional , pero sus besos, sumado a la sensación de su tórax desnudo moviéndose contra sus pechos , hacían difícil esa tarea . El vello de su pecho excitaba su piel de una manera sorprendente. Luego Duncan apartó sus labios de los de ella y besó la senda de su cuello hasta llegar a lamer un pecho maduro. Con el primer gemido de ella , Duncan supo que debía seguir adelante, sus labios se deslizaron sobre sus costillas en dirección a su estómago. La camisa enroscada en la cintura entorpeció su camino . , pero Duncan mordisqueó la carne sensible de su cadera un poco por encima del cinturón, sus manos se deslizaron por debajo de ella para tocar sus nalgas. -No … Oh,- Iliana dijo jadeando, arqueándose bajo sus caricias, luego expresó con gemidos su desilusión cuando los labios masculinos abandonaron el área. Inmediatamente después, Iliana estaba arqueándose y gimiendo en voz alta cuando él mordisqueó la carne de la cara interna de su muslo. Su corazón palpitaba tan rápidamente , que Iliana temió morir . Cuando Duncan metió un dedo por debajo del cuero de su cinturón para acariciarla, ella estuvo segura de que estaba a punto de morir. Iliana separó sus piernas y clavó sus talones en el colchón . Instintivamente Arqueó su pelvis hacia arriba, sin saber qué era lo que buscaba, aunque una voz interna le decía que estaba a punto de obtenerlo. Estaba tan focalizada en sus caricias que apenas notó cuando Duncan detenía los besos entre sus piernas y se movía hacia arriba para besar sus labios. Su propia lengua salió a batirse a duelo con la de él esa vez . Duncan murmuró mientras le mordisqueaba su oreja. -¿Te gusta, querida ? Él murmuró seductoramente . Ella sacudió la cabeza de manera frenética. -A mí también-- Él respondió con un suspiro. -Ojalá pudiera ayudarte a encontrar satisfacción-- -¿Satisfacción? Iliana murmuró ofuscada. - Es algo que tu cuerpo está ansiando y buscando . ¿Lo sientes ? Buscando como una flor busca el sol - -Sí,- ella se quedó sin aliento, arqueándose otra vez cuando él deslizó un segundo dedo debajo el cinturón, aumentó la presión del masaje en sexo . - Sí, me gustaría . Por favor -- - No puedo-- -¿Cómo que no puedes? Ella se quedó sin aliento, obviamente había desilusión en su tono. - No, mi dulce. No puedo sin la llave -- -Pero ...- - Lo siento , querida , pero no puedo hacerlo ,- él jadeó. -A menos que me des la llave-- -¿La llave? Ella jadeó, demasiado distraída como para oír la alarma esta vez. El ardor en ella crecía a un nivel casi atemorizante. -¿Dónde está?
  • 72. -¿Qué? Ella se quedó sin aliento. -La llave-- -Está ... oooh,- ella tembló. Todo su cuerpo temblaba de pasión. Le era difícil concentrarse en nada excepto en lo que sentía, le parecía que Duncan continuaba hablándole respecto a algo. ¿Qué sería ? Ella se preguntó. -¿Dónde está la llave, querida ? -Oh, sí,- ella respiró. - La llave. Está ... - -¿Mi lady ? La voz de Ebba acompañada de un golpe ligero en la puerta. Iliana se puso rígida con esos sonidos. El llamado de la criada tuvo el efecto de un balde de agua frío arrojado sobre ella. ¡ vayase! Duncan gritó mientras Iliana preguntaba, -qué pasa? Hubo una vacilación, y luego la criada dijo - Es el mediodía . Y hay un Señor Cummins abajo preguntando por usted. Él dice que tiene unas cosas para entregarle -- ¡ vayase ! Duncan rugió otra vez, Maldiciendo mientras Iliana salía de debajo del cuerpo él y se apresuraba a ir a la puerta . Ella se acomodó la camisa en el camino a la puerta . Sin importarle su desnudez, Duncan murmuró una serie de improperios y se quedó tirado en la cama con un ataque de desesperación. -Yo ... - las palabras de Ebba se congelaron cuando Iliana entreabrió la puerta. Iliana se sonrojó bajo su mirada , y repentinamente deseó haberse puesto el vestido . En el segundo siguiente, cuando giraba para hacer exactamente , ella vio a Lord Angus acercándose. Mientras su criada había parecido asombrada y especulativa viendo la condición de la camisa arrugada de Iliana, el Lord Dunbar parecía positivamente sombrío y preocupado . Volvió corriendo a la cama y buscó el vestido en el piso. Apenas había logrado enderezarse cuando Duncan la agarró por la cintura y la sentaba de vuelta en su regazo. -Le dije que se vaya y es lo que quiero que haga , - él gritó hacia la puerta, tratando de quitarle el vestido que su esposa agarraba firmemente Sería difícil volverla a poner en el estado en que la había tenido hace un momento. Había estado tan cerca del éxito, que ni loco se iba a rendir ahora. Ella había estado a punto de revelarle donde estaba la llave . -No vas a dejar que ella coma así como no la dejas dormir ?- Duncan Suspiró derrotado cuando reconoció la voz. Duncan soltó a su esposa. Iliana inmediatamente se levantó de su regazo y se puso el vestido apresuradamente mientras Angus entraba en el cuarto darle una mirada fulminante a su hijo. -¿ No estabamos de acuerdo en que esta muchacha necesitaba descansar, muchacho ? Él expresó su demanda mientras Iliana se apresuraba a atar los lazos del vestido . Inesperadamente ella oyó estas palabras. -¿ No Puedes mantener tus manos lujuriosas lejos del cuerpo de la muchacha por al menos un día? Esta pobre niña se desmayó de cansancio ayer . Lo has olvidado? ¿ Quieres llevarla a la tumba con tus demandas libidinosas? Maldición , casi estoy avergonzado de llamarte hijo -- Con eso , él empezó a observar a Iliana mientras ella acababa de vestirse y la miró ansiosamente.
  • 73. - Ven, niña. Es obvio que no puedo confiarle tu cuidado . Él no te dará el cuidado y la consideración que vos necesitas en este momento . Lo que necesitas es una chaperona y yo me convertiré en tu chaperona hasta que estés mejor -- Con eso, él tomó del brazo a Iliana y la condujo hacia la puerta . Ella miró inquietamente por encima de su hombro a su marido. Él estaba sentado mirándolos p con sufrimiento resignado. Nerviosa, Iliana clavó los ojos en el grupo de caras que la observaban y tragó la ansiedad que la dominaba . Ella le había contado a Lord Angus sus intenciones mientras descendían las escaleras hacia el gran salón . Él había pensado que era una buena idea y había reunido a todos una vez que llegaron al gran salón para la comida del mediodía. Todos excepto Duncan. Él no había hecho acto de presencia aún. De hecho, él no había bajado . Ella supuso que él estaba todavía en el cuarto y que estaba sumamente contrariado. Ella se daba cuenta ahora que Duncan deliberadamente había planeado seducirla. Y sólo podía estar agradecida de que sus planes hubieran sido frustrados. De otra manera ella nunca lograría que su marido tomara un baño. Esa se estaba volviendo una necesidad urgente en su mente. Era el olor de él lo que ella no podía aguantar y mecho menos podía compartir una cama con un hombre con semejante olor. Suspirando, ella miró otra vez a la gente aguardando por sus palabras. Estaba agradecida de que su marido no estuviera allí. Con ese pensamiento Iliana respiró profundamente y forzó una sonrisa. - Deseo expresar mi aprecio por toda la bondad de ustedes mostraron al darme la bienvenida a Dunbar , tengo un pequeño regalo para ustedes. Entiendo que a ustedes se les entrega un tartán cada primero de enero, y pensé que sería bonito si cada uno de ustedes tuviesen dos tartanes , por eso he encargado un tartán para cada uno de ustedes al Señor Cummins . , -ella dijo mientras los habitantes del castillo mostraban su placer ante ese anuncio,- Yo quiero poner una … condición que ustedes deben cumplir para ganarse el regalo -- Ella hizo una pausa para humedecerse los labios nerviosamente antes de continuar. - En Wildwood, mi casa , mi madre insistía que cada persona tome un baño al menos una vez al mes. Algunos tomaban un baño a la semana -- Ella dijo suspirando. - No pretendo que ustedes se bañen tan a menudo, pero me gustaría verlos tomar un baño antes de entregarles el regalo de un tartán escocés . No tiene sentido poner un tartán escocés nuevo y limpio sobre un cuerpo sucio -- Iliana esperó que los murmullos de voces se acallaran progresivamente antes de continuar, - Pondré a disposición mi tina para cualquiera que desee usarla- Sonriendo con incertidumbre , ella inclinó la cabeza y luego se hundió en su asiento y un silencio envolvió el cuarto. Iliana no pensó que esa fuese una buena señal, y temió haber comprado cuatrocientos tartanes que tendría que guardar hasta que fuera el tiempo del siguiente baño comunal . Iliana miró con atención el queso y pan delante de ella y suspiró resignada. No parecía que la cosas fueran fáciles en esa fortaleza . Era difícil tener un huerto. Era difícil hacer limpieza. Ni siquiera la recolección de hierbas había sido fácil.
  • 74. -¿Mi Lady ? Iliana dirigió su mirada hacia arriba con una sonrisa en sus labios y reconoció a Janna, una de las mujeres que la habían estado ayudando en el huerto. Con una sonrisa tentativa en su cara, la mujer murmuró, - Me gustaría recibir un tartán escocés y me gustaría usar su tina , podría ser ? -¿Realmente ? La sonrisa de Iliana se agrandó en su cara; Luego ella dirigió su mirada hacia la cocina y se puso de pie . -Puedes ser la primera , entonces -- , ella le aseguró a la mujer . - Sólo iré a asegurarme que haya agua calentándose en el fuego-- Iliana se movió hacia la cocina mientras hablaba, consciente de que Elgin se levantaba de la mesa , apresurándose para seguirla. Él se había vuelto muy posesivo de su cocina desde que había descubierto nuevamente sus habilidades para la cocina. Iliana fue detenida por seis mujeres más antes de alcanzar la cocina. Tres de ellos eran las mujeres del huerto y dos eran criadas de la fortaleza . La último fue Eda, la esposa del mercader de telas . Iliana les aseguró a todas que tendrían una oportunidad para usar la tina, luego irrumpió en la cocina para encontrar que Elgin ya llevó puesto el agua a calentarse. El cocinero también pidió una oportunidad para bañarse, y Iliana le aseguró que podría usar la tina. Iliana sonreía ampliamente cuando regresó al gran salón . Esa sonrisa desapareció dando lugar a la sorpresa cuando vio a las mujeres en fila para solicitar el uso de la tina. Era notable la ausencia de hombres, pero Iliana sólo pensó en el aspecto positivo del asunto buena. Con toda esa gente en la lista para bañarse le llevaría dos o tres días para hacer que todos tuvieran un baño. *** -¿Qué piensas ? Iliana sostuvo el sombrero en el que ella había estado trabajando para que las otras mujeres lo observaran . Había tratado de copiar el modelo de sombrero del cocinero de su madre, un único sombrero que el hombre había traído de París . Pero no lograba que el sombrero quedara tieso como el del cocinero francés. -Tal vez podríamos ponerle un poco de almidón para endurecer la tela ,- Ebba sugirió desde su asiento a unos pocos metros , ella estaba cosiendo el delantal para el cocinero. Iliana se animó inmediatamente . - Sí. Podría funcionar, - ella estuvo de acuerdo, luego hizo una pausa mientras Janna entraba en el cuarto, tenía el cabello húmedo recién lavado y el nuevo tartán alrededor de su cuerpo. Janna había resuelto esperar hasta el final del día para bañarse en la tina, pensando que tenía más sentido tomar un baño después del trabajo que tomar un baño y regresar a trabajar al huerto con su tartán nuevo. Cambiaban el agua de la tina después de cada tercer bañista. Los bañistas habían estado esperando pacientemente en fila mientras una persona tras otra terminaba de usar la tina, luego se ponían sus tartanes nuevos. Ahora, casi habían terminado . El miedo original de Iliana de que les llevaría unos días para que todos se bañaran realmente había sido infundado . Elgin había sugerido colocar la tina en un rincón de la cocina, y colocar sabanas como cortinas para crear un nuevo ambiente para que las personas se sacaran la ropa . Eso había acelerado el proceso del baño . Ahora había dos o tres docenas de niños corriendo y jugando con tartanes nuevos y su cabello limpio y sus mejillas rosadas. Sus madres, entretanto, se ocupaban de la limpieza de los tapices del corredor mientras charlan cerca del fuego de la chimenea.
  • 75. Todo eso había sido una sorpresa agradable para Iliana. Su mañana había estado ocupada haciendo la compra de los tartanes y tolerando el intento de seducción de su marido. Por la tarde había intentado regresar su trabajo en el huerto . Pero Elgin se había opuesto enérgicamente a que ella hiciera eso . Su ama debía descansar , afirmó el cocinero. Iliana podría haber discutido con él por su comportamiento obstinado, pero su la postura de Elgin rápidamente fue respaldada por Ebba y las mujeres a quienes ella había contratado para trabajar en el huerto, y hasta por Giorsal y otros sirvientes del castillo . Ante tal insistencia unánime, Iliana se había visto forzado a rendirse graciosamente y retirarse al gran salón . Luego Ebba había sugerido que ella se relajara cerca del fuego y que trabajaran en el delantal que le había prometido a Elgin. La idea de estar sentada cosiendo , verdaderamente no era muy atractiva . Ella estaba ansiosa por acabar con la limpieza del gran salón y trasladar la cuadrilla de limpiadora hacia los dormitorios. Por esa razón, Iliana había decidido que ese día debía acabar de limpiar los tapices del salón. Desafortunadamente, en el momento en que ella había comenzado a trabajar con los tapices, varias mujeres se acercaron a ella . Ellas decidieron que se harían cargo de la tarea de limpieza ,y le sugirieron a Iliana que se sentara para coser el delantal para Elgin. . No era que no le gustara coser , y verdaderamente deseaba ver a Elgin con un delantal que protegiera su tartán nuevo , pero se sentía extrañamente inquieta y hubiera preferido dedicarse hacer una tarea un poco más activa . Si bien era cierto que ella había sufrido un colapso de cansancio el día anterior, y que esa mañana se había sentido un poco cansado, ahora se encontraba extrañamente energizada . Iliana sospechaba que tenía que ver con el episodio ocurrido en el dormitorio pero no deseó considerar profundamente esa idea . -¿Todo listo ? Ella le preguntó Janna, y la mujer inclinó la cabeza. -El cocinero dijo que la cena estará lista tan pronto como él termine de bañarse-- -Lo que no será dentro de mucho tiempo ; Él entró en la tina tan pronto como Janna salió,- Giorsal comentó secamente. -Sí-- Janna se rió. - nunca he visto a un hombre tan ansioso por tomar un baño-- -No es el baño lo que lo pone ansioso,- una de las mujeres dijo divertida . -Sí,- Otro Concordó . -Él ha estado toda la tarde ansioso por su sombrero y su delantal nuevo-- Mordiéndose el labio, Iliana miró ansiosamente a Ebba. Una vez que ella y las otras mujeres habían acabado de blanquear las paredes, Ebba se había ofrecido para ayudarla a coser el delantal. Iliana le había entregado la prenda casi terminada , dejando que su criada simplemente cosiera el dobladillo , mientras ella se ocupaba del sombrero. Desafortunadamente, a Ebba le gustaba charlar mientras trabajaba y le resultaba difícil concentrarse en las dos tareas al mismo tiempo. Su trabajo con el delantal había ido más lento de lo esperado. -¿ Cuánto más te falta , Ebba? Tal vez yo podría ayudar -- - No es necesario , mi lady . Ésta es la … última … puntada. Listo . Está terminado -- Cortando el hilo, ella sostuvo el delantal en alto. -¿Qué piensa ? -Perfecto-- -Él lo adorará-
  • 76. -El cocinero estará tan feliz-- Iliana sonrió con los murmullos excitados de las demás mujeres y sacudió la cabeza asintiendo. -¡Oh-! Todas ellas giraron sus cabezas hacia la cocina con una exclamación. Elgin había terminado su baño — seguramente era el más rápido de toda la historia de la humanidad — y ahora estaba parado en el umbral de la puerta con su tartán nuevo, su mirada se fijó en el delantal que Ebba todavía sostenía. -¡Es magnífico-! Elgin cruzó el gran salón , y quitó el delantal de las manos de Ebba y lo sostuvo como si fuese una gargantilla con piedras preciosas. -Póntelo ,- Janna sugirió mientras él simplemente se deleitaba observando la prenda -Oh-- Su sonrisa se desvaneció con cierta incertidumbre . -Pero podría ensuciarse- Iliana se rió . - Para eso es un delantal , Elgin. Para proteger tu nuevo tartán -- - Sí, claro -- Sonriendo, él se puso el delantal, y rápidamente ató las cintas alrededor de su cintura. Una vez que hubo terminado , Iliana dio un paso adelante y le colocó el sombrero en la cabeza, acomodándolo hasta que adoptó una forma que ella consideró adecuada. Luego las mujeres se acercaron , y lo elogiaron hasta que él se ruborizó . -¡Qué pasa aquí-!? Todos en el cuarto clavaron sus ojos en Duncan cuando él gritó esa pregunta. Todos excepto Iliana. Ella se tomó un momento para recomponerse , luego se volvió hacia él, con una expresión de calma . La calmo desapreció cuando ella se encontró atrapada en sus brazos de su marido y siendo llevada por las escaleras. Por segunda vez en el mismo día.. Capítulo 10 -¿Cómo que los compraste ? Iliana sacudió su cabeza impotentemente. Ella le había explicado dos veces la historia de las monedas en su baúl , y cómo había usado algunas de ellas para comprar los tartanes . Dos veces , y ahora Duncan le pedía que lo explicara nuevamente . Iliana dudó que explicarlo otra vez ayudaría a la situación. - Compraste esas especias !- él la acusó repentinamente. - Cuando la comida mejoró, yo pensé que las hierbas venían del huerto. Pero no. Eso no fue lo que ocurrió. Expresamente contra mis órdenes compraste especias , verdad ? -Sí,- ella admitió con un suspiro. -Pero no desobedecí tus órdenes-- - Te dije que ... - -Que no ibas a comprarlas con tu dinero,- ella dijo triunfalmente. - usé el dinero mi que mi madre y mi padre pusieron en mi baúl -- En vez de exasperarse con sus palabras, Duncan pareció repentinamente calmarse,. -Siendo una mujer ignorante , podrías ser perdonada por faltar a las leyes, esposa- - No soy ignorante ,- Iliana replicó indigentemente. - Debes serlo ,- él se recobró rápidamente. - Si no lo fueras , sabrías que desde el primer minuto que estuvimos casados, todo lo vos posees pasa a ser mío. Todo -- -Yo ... - Sonrojándose, Iliana desvió la mirada. Ella conocía perfectamente esa ley . - Admites que la comida mejoró,- ella dijo en defensa propia.
  • 77. -Sí-- Él inclinó la cabeza solemnemente. -La tarea de Elgin ha mejorado-- - Y tu gente ya no llevan puestos harapos. Era vergonzoso -- -¿ Vergonzoso para Quién? Ellos nunca se quejaron -- -Tal vez no, pero entonces por qué estaban tan ansiosos por tomar un baño para luego recibir las tartanes nuevos -- -Les hiciste tomar un baño antes de darles sus regalos? Él se burló, e Iliana se encontró sonrojándose otra vez, luego lo miró con la frente fruncida y levantó el mentón . Había hecho lo que era lógico . Tenía poco sentido vestir un tartán limpio sobre un cuerpo sucio. -Las únicas que tomaron un baño para ganarse sus tartanes fueron las mujeres,- él dijo suavemente , como si hablara para sí mismo. - A las mujeres les gusta verse bonitas-- -¿qué hay de malo en eso? Ella preguntó. - Nada mientras no se olviden que lo importante es lo que hay dentro de una persona . Yo preferiría convivir con cualquiera de mis hombres ' asquerosos y mugrientos ', antes que tener que convivir con un cobarde limpio -- La mirada de Iliana se estrechó . Tenía la impresión de que él se refería a ella. Ella no era una cobarde. Había tratado de escaparse de Greenweld tres veces. Se había arriesgado a una paliza brutal por intentar salvar a su madre. Pero cuando ella le relató eso a su marido, él no pareció estar muy impresionado. -Tal vez deberías preguntarte por qué estabas arriesgándote a tanto ,- fue todo lo que él dijo. -¿ Qué quieres decir con eso? Iliana preguntó con precaución . - Quiero decir que sospecho que vos hiciste todo eso tanto por tu madre como por vos misma. No pareces ser una persona que acepte bien los cambios -- -¡ Esto es lo mas absurdo e insultante que he oído en mi vida -! Iliana replicó , encolerizada. -¿Lo es ? Él preguntó tranquilamente. - Cada vez has hecho algo aquí, has usado a Wildwood como el modelo a seguir . Quieres que Dunbar y su gente sean tan limpios como el castillo y la gente de Wildwood. Querías especias e hierbas como las que hay en Wildwood. Y has vestido a Elgin como el cocinero de tu madre d -- Iliana tenía el ceño fruncida ante sus palabras. Luego ella sonrió triunfalmente. -¿ Qué hay de vos ? No logré cambiarte ... - - Porque no tenías a nadie durmiendo a tu lado en Wildwood , eres casi tan pura ahora como cuando llegaste mí -- Caminando para la puerta, él hizo una pausa para volver a hablarle . -Cuando te decidas a crecer y aceptar los cambios como una parte de tu vida, entonces puedes venir a preguntarme por qué un tartán escocés limpio no es una buena idea , o por qué no nos bañamos frecuentemente , o por qué tenemos pocas especias para sazonar nuestra comida. Hay razones para todo eso . Así como hay una razón para que vos no compartas la cama conmigo como corresponde a una esposa . Siempre hay razones, y muy menudo tienen poco que ver con lo obvio o lo aparente -- Iliana observó la puerta cerrarse detrás de él, y luego se cayó en la cama con un suspiro. *** Iliana miró la costura en sus manos y suspiró. A menudo coser la apaciguaba. No esa noche. Nada parecía poder tranquilizarla esa noche. Ella continuaba oyendo las palabras de Duncan en su mente . ¿ él tenía razón ? ¿ Elle le temía a los cambios? Era cierto que
  • 78. ella había estado tratando de hacer que ese lugar y su gente se parecieran a Wildwood, pero eso era porque … Bien , porque Wildwood era mas limpio. ¿Y era mejor usar ropas limpias … o no? Seguramente no había nada malo en comer una comida sabrosa ... o no ? Ella miró a la mujer sentada en la silla en frente suyo. Seonaid. Angus había anunciado durante la cena que la muchacha debía quedarse en la sala después de la comida para que Iliana pudiera enseñarle algunas tareas femeninas … de lo contrario.... Iliana había pasado la última hora tratando de enseñarle a la muchacha cómo hacer un punto de costura sencillo, pero Seonaid no parecía tener la menor idea de lo que era una puntada pequeña, sin importar cuantas veces Iliana se lo explicara y demostrara . Iliana sospechaba que la muchacha se estaba mostrando deliberadamente incapaz. Su mirada se dirigió hacia el tartán andrajoso que su cuñada llevada puesto y ella suspiró. Iliana le había ofrecido un baño y un tartán nuevo, pero Seonaid se había rehusado, afirmando que ella estaría muy bien sin un baño por un tiempo más . Ahora Iliana no podía evitar recordar las palabras de su marido. -¿Por qué un tartán limpio era antihigiénica? Seonaid levantó su mirada inexpresivamente. -¿qué pasa ? - Duncan dijo que las tartanes limpios no son saludables. ¿Por qué es eso ? -¿por qué no se lo preguntas a Duncan? Los labios de Iliana se apretaron con esa respuesta -Porque te lo estoy preguntando a vos- Seonaid se encogió de hombros y dirigió su mirada nuevamente a la aguja que tenía en su mano; Luego pareció decidir que era mejor escapar a esa tarea fastidiosa, y la clavó en la tela y fijó su atención en Iliana. -No es que un tartán limpio cause enfermedades , es sólo que un tartán sucia puede ser más saludable. Verás, los tartanes escoceses son abrigados porque están hechos de lana , pero no es una tela impermeable , a menos que la tela esté muy usada y sucia -- Iliana ponderó eso. -¿Ensuciar las tartanes los hace impermeables? - Algunas veces. Depende de cuan sucios estén o de que los ensucies . Algunos hombres engrasan sus tartanes en el momento en que los reciben para impermeabilizarlos -- -Ya Veo-- Iliana asintió con la cabeza, pro rápidamente ella replicó. -¿ Para qué necesitan un tartán impermeable? ¿Por qué no se quedan dentro de la fortaleza cuando llueve?. Es la solución mas simple .- Seonaid se rió. -Eso es una solución si uno no tiene nada que hacer, pero si tienes que cuidar ovejas, o permanecer de guardia, o si tienes que combatir , o si tienes que salir a cazar ... - Ella sacudió su cabeza. - No siempre hay donde refugiarse de la lluvia. Algunas veces el tartán es tu único refugio. A veces dormimos usando el tartán como manta -- El recuerdo de Duncan envolviéndose en su tartán la noche que ella se había apropiado de las sabanas de la cama repentinamente vino a la mente de Iliana. - Por supuesto, esto que te digo sólo es verdad para los hombres. Las mujeres rara vez necesitan sus tartanes para abrigarse contra el viento o la lluvia. Es mas habitual que ellas estén dentro de una casa caliente y seca --
  • 79. Iliana consideró sus palabras , - Entonces, por qué los guerreros de los Mclnnes usan tartanes limpios? - -Los Mclnnes no son guerreros -- Iliana respondió. -¿ No lo son? - No. Ellos tienen dinero y muy pocos hombres de su clan se entrenan para la guerra . Los Mclnnes contratan a Duncan y a sus hombres si necesitan guerreros-- Iliana aceptó esa explicación , y luego preguntó, -Por qué les repugna a los hombres la idea de tomar un baño? -Es por el frío -- Iliana frunció el ceño ante una explicación tan simple. - Es cierto que hace frío en el lago y pero en la fortaleza hay puertas y se puede calentar un ambiente y el agua para bañarse puede ser calentada ... - -Y luego uno tendría que volver a ponerse el tartán sucia,- Seonaid señaló. Iliana hizo una mueca y luego preguntó, - Por qué tu hermano no quiere que la comida contenga especias? Sabe tanto mejor de esa manera ... -- -Sí, y hace parecer a las galletas de avena asquerosas en contraste-- Cuándo Iliana la observó inexpresivamente, Seonaid suspiró y extendió su explicación . -Duncan siempre ha tenido la intención de agrandar la fortaleza , y extender los muros para ofrecerle protección a más personas. La única forma para obtener el dinero necesario era ganar y ahorrar una parte del dinero ganado . Para hacer eso, vendió todas las telas tartán que las mujeres tejen aquí, y él y sus hombres fueron contratados por otros clanes para combatir en guerras , o para cuidar sus manadas de ovejas. Es un trabajo arduo . Hace mucho frío por las noches y los hombres deben soportar muchas desventajas como el mal clima, y la única comida con que cuentan es con las galletas de avena. En comparación con las noches pasadas al aire libre , una fortaleza vieja, helada y sucia, con comida no muy sabrosa es una buena alternativa , Pero comparado con salón caliente con pisos limpios donde se ofrece comida sabrosa las noches al aire libre se vuelven insoportables -- -Él tiene miedo que los hombres se acostumbren a la comodidad ,- Iliana se dio cuenta , y Seonaid asintió con la cabeza. - Si , pero ahora que él tiene el dinero mi dote, no tendrá necesidad de ser contratado por otros... -, Iliana comenzó a decir. - Tu dote servirá para pagar las remodelaciones de la fortaleza, es verdad . Pero debemos continuar generando dinero para alimentar a nuestra gente. Sin duda él todavía tendrá que alquilar a sus hombres y tendrá que seguir vendiendo tartanes . -- Encogiéndose, Seonaid volvió a su costura. Iliana se sentó contra el respaldo de su silla con un suspiro, con su mirada perdida consideró las cosas que acababa de enterarse . Después de lo que le había contado Seonaid, podía entender la molestia de su marido con los cambios que ella había hecho, pero no tenía ni idea de qué podía hacer para aliviar su tensión . Podría ordenarle a Elgin que dejara de condimentar la comida. Pero el cocinero armaría un escándalo ante esa sugerencia, así como las demás personas del castillo ahora que habían probado una comida más sabrosa. O podría dejar de insistir en que las personas tomasen un baño para ganarse los tartanes .
  • 80. Un gruñido de frustración la hizo volver a mirar a su cuñada . La muchacha había enredado el hilo en un nudo terrible. Antes que ella pudiera decir algo o pudiera ofrecerle su ayuda, Seonaid lanzó la costura sobre su regazo y la miró solemnemente. -Vos sabes que yo no sirvo para estas cosas-- -No,- Iliana protestó inmediatamente . -Simplemente te falta experiencia, eso es todo -- Ella hizo una mueca y luego suspiró. ¿ es muy importante que una esposa sepa cómo hacer esto? Iliana vaciló brevemente. - No sé. Es lo que se espera de una esposa , pero … - Ella hizo una pausa y se mordió el labio. Seonaid dio un gruñido de frustración. - Lo que se espera . No soy buena en nada de las cosas que se esperan de una esposa . La verdad es que no recuerdo nada de todas las cosas que me contaste sobre las hierbas esta mañana, y no tengo ni idea de qué tareas se necesitan hacer en un fortaleza . Seré una esposa terrible. No es extraño que Sherbien nunca viniera a buscarme -- Iliana sintió una opresión en el corazón ante esas palabras dolorosas e inmediatamente trató de animar a la muchacha . - No. Serás una esposa maravillosa, Seonaid, y hay muchas cosas que un marido puede admirar en vos . Por ejemplo... tu habilidad con … con la espada -- Ella afirmó. - Cualquier hombre estaría agradecido de tener una esposa capaz de manejar una espada-- Viendo duda en los ojos de la joven , Iliana se forzó a continuar . - Y también está tu habilidad para … para cazar … eh . Sí, saber cazar es una habilidad muy valiosa. Nunca pasarás hambre -- Ella inclinó la cabeza vigorosamente para respaldar sus palabras. - Y, yo nunca he visto a una mujer cabalgar como vos lo haces. Nunca. Esa es una habilidad maravillosa -- - Mientes muy mal -- Cuando Iliana se relajó ante esa acusación , Seonaid sonrió ligeramente. - Pero fue muy amable de tu parte el intentar animarme , hermana -- Iliana escuchó esa última palabra con sorpresa , luego ella dijo . -¿ Somos hermanas ahora, verdad ? Dios! Siempre había querido tener una hermana con quien jugar . A menudo pensaba en eso … - Suspirando, ella sonrió amargamente y se hundió nuevamente en su asiento. -¿Con quién jugabas ? Seonaid preguntó con curiosidad. Iliana ignoró la pregunta. - Bien, jugar … realmente jugar... nunca jugué . Siempre estaba ocupada , ya sabes , con clases y con tareas... - Viendo piedad en la cara de su cuñada, Iliana frunció el ceño y sacudió la cabeza . - Realmente tuve una buena infancia. Tuve los mejores vestidos, los mejores profesores … tuve todo lo que necesitaba -- - Todos menos amistades. Estabas muy sola -- Iliana sacudió la cabeza , negando . - Tuve a mis padres. Me amaban y me cuidaban y yo pasaba la mayor parte del tiempo con ellos -- - Tal vez , pero ellos eran adultos y eran una pareja . Seguramente vos te sentías como la tercera rueda en una carretilla que solo necesita dos ruedas - - … no era así- - Está Bien. Lo Siento si te hice sentir mal , yo solamente estaba pensando en voz alta . Lo que vos me contaste explica bastantes cosas respecto a tu carácter --
  • 81. -¿Qué cosas? Iliana preguntó con precaución , y Seonaid se encogió de hombros. - Siempre estás preocupada. Apenas hablas salvo para dar órdenes . A primera vista me pareciste una persona fría, pero ahora pienso que es timidez. No tienes mucha experiencia en socializar excepto con tus padres -- Cuando los ojos de Iliana se ensancharon adentro con sorpresa con el reconocimiento de la verdad de aquella palabras, Seonaid parecía animada a continuar - Y luego está la forma en que asume el mando de las situaciones- ¿Asumir el mando? Iliana dijo, pasmada. - Sí. La mañana después de que llegaste aquí, asumiste el control del funcionamiento de este lugar. No es que haya algo malo en eso, - ella agregó rápidamente para el alivio de Iliana. - Este lugar necesitaba un poco de organización , pero a vos no se te ocurrió preguntar si alguien mas estaba cargo. Directamente asumiste el papel de jefa . Y eso debe ser porque no tuviste que compartir tus juguetes con otros niños -- Cuando Iliana abrió la boca para replicar , inmediatamente la cerró con impotencia. Seonaid bajó su mirada a intento fracasado de costura y luego suspiró. - Nunca aprenderé a hacer esto,- ella murmuró , lo dejó a un lado y se puso de pie. - Te agradezco que hayas intentado enseñarme . Debo irme a la cama -- Iliana la observó irse, luego se hundió nuevamente en su asiento para considerar lo que toda su cuñada le había dicho. Ella apenas se percató cuando sus ojos comenzaron a cerrarse cansadamente . *** -Elgin, tiene idea de lo que está pasando ? Iliana preguntó exasperada cuando entró abruptamente en la cocina a la mañana siguiente. Elgin levantó la cara y dejo la masa en la que estaba trabajando . El cocinero levantó sus cejas inquisitivamente ante su pregunta. Iliana casi se rió en voz alta . El delantal del hombre y su sombrero estaban impecablemente limpios, ambas prendas tan prístinos como habían estado cuando él las había estrenado la noche anterior . Sin embargo, su cara estaba sucia con al menos tres ingredientes diferentes . Sonriendo ligeramente, ella se sentó en un banquito al lado de su mesa de trabajo. Ella se había despertado en la cama otra vez esa mañana . Aparentemente, Duncan nuevamente la había puesto en la cama y la había desvestido. Avergonzada por ese hecho, ella se había vestido rápidamente y se había apresurado a bajar para unirse al grupo familiar como se sentaba a desayunar. Le había llevado a Iliana varios minutos advertir la tensión reinante en la sala. Angus había estado de un humor negro y se mostraba hosco con Seonaid y Duncan, aunque él había logrado darle una sonrisa débil al saludar a su nuera con un -buen día - para. Pero Seonaid y Duncan también estaban de malhumor. Iliana simplemente había suspirado ante esa situación. No había sido difícil darse cuenta que era lo que andaba mal entre ellos. Angus otra vez se había empeñado en que Seonaid aprendería lecciones sobre quehaceres femeninos. Ella debía acompañar a Iliana durante todo el día. Seonaid, comprensiblemente, no estaba muy contenta con eso.
  • 82. Duncan, por su lado, simplemente estaba hosco y silencioso . Iliana se estaba acostumbrando a eso. Lo que la tenía completamente estupefacta era lo que andaba mal con el resto de las personas del castillo . Pues el jefe de Dunbar y sus hijos no eran los únicos cuyos humores eran insoportables ese día. Parecía como si todos en la fortaleza estuvieran enojado. Incluso las mujeres que trabajaban en el jardín con ella Iliana hizo una mueca con el recuerdo de lo sucedido esa mañana. Ella había planeado ayudar a las mujeres otra vez hoy. Seonaid rápidamente se había negado a eso. Parecía que Angus había sermoneado a todos con su preocupación respecto a su salud, entonces Iliana había pasado la mañana supervisando el trabajo en el huerto e instruyendo a Seonaid sobre el usos de hierbas. No había sido una tarea muy satisfactoria, ya que tenía pocas hierbas para mostrarle, y sólo le podía mencionar los nombres de las hierbas y los usos para los que eran útiles. A juzgar por la forma en que las mujeres golpeaban la tierra y se gruñían entre sí, Iliana dedujo que todos estaban definitivamente enojados respecto a algo. Ella simplemente no tenía idea de qué podía ser, así que cuando Seonaid se había excusado para ir al baño , Iliana había resuelto aprovechar esta oportunidad para interrogar a Elgin. - No sé qué quiere decir, mi Lady -- Encogiéndose de hombros , Iliana le dijo . - Todos parecen estar enojados hoy. Las mujeres se contestan mal, gruñen y … - Ella se encogió de hombros otra vez, impotentemente. - Ah. Bien , mi Lady , eso es por los tartanes -- Su cabeza subió rápidamente ante sus palabras . -¿Qué? Él inclinó la cabeza como disculpándose . - Verá, las tartanes usualmente nos son entregados en enero, el mismo día que los hombres usualmente toman un baño. Todos toman un baño ese día, y todos estrenan su tartán nuevo ese día. Pero en este momento sólo las mujeres tienen tartanes nuevos. Y yo. Y solamente las mujeres y yo tomamos un baño -- Cuando Iliana lo observó sin entender , Elgin replicó -Los hombres huelen muy mal -- -Los hombres ...- -Huelen muy mal ,- él repitió sucintamente. - Ellos se rehusan a tomar un baño y dejar de oler mal . Y anoche cuando todos fueron a sus camas ... la mayoría de los maridos, sin duda impresionados por lo bien que olían sus esposas ... bueno... ellos pensaron que … que … esa noche les estaría permitido ... ,- él dijo con un gesto significativo. -Pero las esposas repugnadas por el modo en que huelen los maridos se negaron ... a .... bueno, usted entiende , le negaron sus derechos a sus maridos hasta … que … ellos tomen un baño- -Ya veo,- Iliana dijo débilmente, sorprendida ante el problema que ella misma había causado involuntariamente . - Sí. Hubo peleas en toda la fortaleza anoche -- - Yo no oí una palabra-- -Mejor entonces , porque la mayoría de las discusiones no eran adecuadas para que una dama las oyera -- -Tal vez debería darle a los hombres sus tartanes nuevos ... - Iliana murmuró con incertidumbre . - No son los tartanes el problema, mi lady , - él afirmó gentilmente. - Los hombre no llevan puestos sus tartanes cuando ellos ...eh.... con sus esposas - El cocinero hizo una pausa, se sonrojó y se encogió de hombros.
  • 83. -Sí, tiene razón, por supuesto-- Suspirando, ella dibujó las iniciales de su nombre y apellido en la harina desparramada sobre la mesa . Elgin repentinamente se inclinó hacia adelante para cambiar la W que ella había escrito por una D. -Usted es una Dunbar ahora, mi Lady ,- él le recordó gentilmente como ella clavó inexpresivamente los ojos en las letras dibujadas en la harina — estaba asombrada que el cocinero supiera leer. -Eso es algo que una esposa tiene dificultad en recordar. Le agradezco por recordármelo , Elgin-- Gimiendo interiormente, Iliana levantó la cabeza lentamente para encontrarse con la mirada furiosa de Duncan. - Me gustaría tener unas palabras con vos, esposa. - Su énfasis en la última palabra denotaba un tono sarcástico. Evitando los ojos de Elgin, Iliana reticentemente se puso de pie , murmuró una excusa , luego se movió hacia Duncan. En el instante en que ella se paró, él la agarró del brazo y empezó a sacarla su a la fuerza de la cocina. Seonaid entraba desde el gran salón hacia la cocina cuando ellos salían por esa misma puerta . Su cuñada miró la cara furiosa de Duncan, y luego arqueó la ceja en dirección a Iliana. - Duncan tiene que hablar conmigo . No tardaré mas de un minuto, - Iliana le aseguró a Seonaid mientras Duncan la arrastraba alejándola de la muchacha. -Ella va a tardar un buen rato,- su marido la corrigió . -Así es que es mejor que te ocupes tus propios asuntos--, él le dijo a s hermana. Después de un segundo de vacilación, Seonaid comenzó a seguirlos, murmurando, - Se supone que ella me enseñaría los quehaceres domésticos. ¿Cuánto tiempo planeas de estar con ella ? -Lo suficiente como para enseñarle algo de los deberes de una esposa ,- fue su respuesta cortante. -¡No, Duncan-! Seonaid gritó alarmada. - No debes cansarla. Papé dijo que ... - -Que papá se busque su propia esposa,- Duncan gruñó, subiendo las escaleras, tironeando a Iliana detrás de él . Ella sólo tuvo el tiempo de lanzarle una sonrisa vagamente tranquilizadora a Seonaid antes de que el gran salón desapareciera de vista y Duncan abría la puerta para hacerla entrar al cuarto. -Entra-- Fue una orden absurda; ya que Él ya la empujaba través de la puerta y la dirigía hacia la cama . Pero Iliana mantuvo en silencio sus pensamientos mientras Duncan cerraba la puerta con un golpe . - No has hecho nada desde que has llegando aquí mas que crear problemas !- él gritó, cruzando el cuarto para inclinarse sobre ella. - Has desobedecido cada orden que te he dado . Malgaste el dinero! Y me niegas mis derechos como marido -- Él la miró amargamente mientras decía eso, luego agregó, - Como si todo eso no fuese lo suficientemente malo , ahora has enfrentado a cada mujer del clan con sus maridos . ¿Qué tiene que decir al respecto ? Iliana se enderezó lentamente en la cama, frenéticamente buscando en su mente la respuesta correcta. - Lo siento ,- ella dijo finalmente con impotencia , y Duncan la miró perplejo. -¿Lo sientes ?
  • 84. - Los daré a los hombres sus tartanes . No necesitan tomar un baño -- -¿ Esa es la respuesta que tienes ? Eso no hará que las mujeres vuelvan a sus camas -- -Bien ... - Ella se quedó mirándolo impotentemente por un momento, y luego permitió la frustración encendiera su rabia contenida . - No, tienes razón. Eso no hará que las mujeres vuelvan a sus camas matrimoniales . Ninguna mujer desea de acostarse con un hombre apestoso e inmundo a menos que ella misma oliese tan mal como él ...-- Ella lo miró , con su mentón erguido . - Es bastante comprensible. Parece que no pienso tan distinto al resto de las mujeres -- -¿ Eso es lo que crees ? Pues Bien , te aclaro que no tuvimos este problema antes de que vos llegaras -- -Eso es porque las mujeres también olían mal -- Él la miró . - Los hombres vienen a hablarme y esperan que yo les dé una respuesta. Desean saber si yo tengo el mismo problema con vos, y qué hago respecto a ese problema -- Iliana se encogió de hombros. -¿qué les dijiste ? - Les dije que vos causaste este problema y que vos lo solucionarías. Ahora … - él puso sus manos en sus caderas y arqueó sus cejas. -¿qué vas a hacer respecto a este problema ? Iliana le devolvió la mirada enojada, luego sacudió la cabeza desconcertada . - No entiendo por qué todos ustedes simplemente no toman un baño. Si vos y tus hombres simplemente tomasen un baño ... - - Estamos a mitad de junio ... -- -Sí, ya lo sé , pero seguramente ustedes ...- - Tenemos un cierto orden aquí, esposa. Cada cosa a su propio tiempo , hay un momento en el año en que las ovejas son esquiladas, un momento del año en que los campos son cosechados, y un momento del año en que nosotros tomamos un baño-- - El baño no es una actividad estacional, marido.- Ustedes podrían bañarse en cualquier momento del año sin mayores problemas . Pero ustedes no podría cosechar los campos en cualquier momento del año . Son dos cosas completamente diferentes -- - No sabes lo que dices ...- -¡Sí, lo sé-! Iliana replicó , luego suspiró. - Seonaid me explicó lo de los tartanes y sé que si están engrasados y sucios los protegen de la lluvia. Tu hermana también explicó en que circunstancias trabajaban los hombres al aire libre . ¿ Tienes miedo que tus hombre se acostumbren al bienestar de la fortaleza , verdad ? Pero, qué hay respecto a las mujeres ? -¿qué pasa con las mujeres?, Duncan replicó. -¿No eres el Lord de todos quienes viven aquí? -Mi padre es el lord ... - él comenzó a decir , pero Iliana lo interrumpió irritada. - No nos detengamos en detalles , marido. Legalmente tu padre es el Lord aquí, pero en realidad sos vos quien das las órdenes. Lo he visto. ¿ No eres el Lord de las mujeres y los hombres que viven en esta fortaleza ? -Sí-- - Entonces , por qué no te preocupas por el bienestar de las mujeres de la misma manera que te preocupas por tus hombres ? Por qué ignoras las necesidades de las mujeres de tu clan ? Cuándo él simplemente le miró con la frente fruncida , Iliana suspiró.
  • 85. -¿ No se podría hacer un acuerdo ? ¿ Los hombres no podrían tener dos tartanes ? Uno que esté limpio para usar cuando están dentro de la fortaleza con sus esposas, y otro que esté sucio y engrasado para que protegerlos del frío y la lluvia cuando trabajan afuera - Duncan la miró fijamente . - Las cosas han funcionado bastante bien todos estos años, esposa. No hay necesidad de hacer cambios..... - -¿ Le tienes miedo a los cambios ? Iliana lo interrumpió secamente. Luego ella comenzó a rodar a un lado de la cama, se puso de pie y se dirigió hacia la puerta, sólo para ser alcanzada por Duncan . - No he terminado con vos aún-- -¡Pero yo he acabado con vos -! Iliana dijo fríamente. Tironeando su brazo fuera de su asimiento , ella se apresuró hacia la puerta. Iliana caminó rápidamente por el corredor antes de que su marido se recobrara de su impacto. - Esposa !- él rugió, corriendo detrás de ella. El gruñó entre dientes , Iliana se levantó el borde su falda , dispuesta a correr pr las escaleras hacia el gran salón . Casi se chocó con su suegro durante su huida. Iliana hizo una pausa breve para darle una sonrisa nerviosa y hacerle una reverencia rápida, luego siguió corriendo hacia la cocina. -¡Duncan-! - No Ahora, no puedo atenderte , papá! -, Duncan esquivó al hombre mayor y le lanzó una mirada fulminante a su hermana antes de correr detrás de su esposa. Iliana le dio a Elgin una sonrisa nerviosa mientras atravesaba corriendo la cocina, para escapar al huerto . Sus pasos no disminuyeron hasta que se topó con las mujeres que charlaban en el huerto mientras trabajaban. Parecía que la ausencia del ama había aflojado sus lenguas. Ellas habían estado en silencio y sombrías durante toda la mañana, pero ahora ellas hablaban como cotorras. -Y luego el tonto maloliente se quedó parado allí , todo desnudo, gritándome que yo era una vaca fría-- -¿Qué hiciste , entonces ? Janna estaba completamente cautivada por la historia de la mujer mayor. - Yo le Grité mas fuerte aún . '¡ No me tocarás, Willie Dunbar! ¡ No hasta que tomes un baño !'- -¿ Y qué dijo él? -Tu eres mi esposa, Mavis Dunbar, y atenderás mis necesidades de lo contrario.... Es tu obligación como esposa - -¡No-! Janna replicó con aversión. -¡ Sean me dijo lo mismo! Me gustaría haberle partido la cabeza con una piedra-- -Yo le golpeé la cabeza a Willie-- Janna miró a la mujer mayor con incredulidad. -¡ No! No me digas ! ¿Qué hizo él entonces ? - Se fue a dormir sin decir una palabra mas-- Janna quedó boquiabierta . -¿Qué hizo él cuando él despertó esta mañana ? - Nada. Le dije que él había bebido en exceso la noche anterior y que había dormido toda la noche en el piso -- -¡ Oh no ! Oh, Mavis, eres terrible -- Ella estalló en risas. - Yo nunca podría golpearle la cabeza a Sean--
  • 86. -Sí, pero Sean es distinto a mi Willie. Él nunca te pondría la mano encima -- -No, él no lo haría,- Janna concordó solemnemente, había tristeza en su cara mientras mirase fijamente a la mujer mayor. -¿ Por qué no le cuentas a Duncan sobre Willie, Mavis? Él podría ayudarte -- - Mira Janna, a Duncan le importa muy poco si nosotras las mujeres somos felices o no , él sólo escucha las quejas de los hombres -- Janna abrió la boca para responder, pero luego se congeló, cuando vio a Iliana. El miedo atravesó la cara de la mujer, e Iliana abrió la boca para asegurarle a la mujer que todo estaría bien. Pero antes que pudiera hablar , un sonido detrás suyo la hizo darse vuelta para ver que Duncan estaba de pie a unos metros . La expresión en su cara le dijo a Iliana que él había oído toda la conversación. Ella realmente sintió lástima por él. Luego su expresión se cerró y él se dio vuelta rápidamente , exudando furia por cada poro de su cuerpo mientras se volvía por donde había venido. -Oh, Dios!-- Mordiéndose el labio, Iliana dirigió su mirada a una Mavis que parecía muy preocupada. Iliana le ofreció una sonrisa tranquilizadora. - Él no está enojado con vos, Mavis. No temas -- -Sí,- Janna concordó , suspirando. Creo que es Willie quien debería estar preocupado -- Los ojos de Iliana se ensancharon con ese comentario ; luego ella murmuró algo entre dientes y corrió detrás de su marido, consciente de que las mujeres dejaban caer sus herramientas de trabajo para seguirla. Capítulo 11 Duncan ya había salido la cocina para el momento en que ella llegó allí. Ante un Elgin perplejo, Iliana se apresuró a ir a la puerta que daba al gran salón . Ella llegó justo a tiempo para verlo correr mientras ignoraba las preguntas insistentes de su padre, y para verlo salir abruptamente de la fortaleza . -¿Qué diablos está pasando ? Angus siguió con la mirada a su hijo, y luego dirigió su mirada hacia Seonaid, quien sólo se encogió de hombros desconcertada . Duncan parecí estar furioso. Un ruido en la puerta de cocina lo hizo girar para ver a Iliana siguiendo el camino de Duncan. -¡Muchacha! Qué diablos .... - él comenzó a decir , pero ella ya estaba saliendo de la fortaleza . -Qué diablos pasa ,- Angus repitió y dio un paso para salir pero tuvo que hacer una pausa cuando un grupo de mujeres se chocaban para pasar por la puerta de cocina . Elgin las seguía. Angus logró detener al hombre regordete, para presentarle su pregunta , - Qué diablos está pasando aquí? Elgin sacudió la cabeza desconcertado . - No lo sé, mi Lord . Primero pasan corriendo unos , luego pasan corriendo otros. A juzgar por las expresiones de todos , debe tratarse de algo que no me quiero perder de ver -- Con esas palabras , el cocinero salió corriendo.
  • 87. Angus murmuró algo entre dientes , luego le hizo una seña a Seonaid para que lo siguiera. Levantando el borde de su falda, Iliana corrió detrás de su marido mientras él avanzaba ferozmente hacia los hombres que trabajaban en el muro . Los pasos de Iliana disminuyeron, y súbitamente en su boca se dibujó una - O - cuando vio que Duncan alcanzaba al grupo de trabajadores , y agarraba a un hombre corpulento por el cuello, y lo lanzaba al suelo. El hombre se levantó inmediatamente , preparado para defenderse. Pero él bajó sus puño cuando él vio que su atacante era Duncan. -Mi Lord ... -, fue todo lo que él logró decir antes que Duncan le diera un puñetazo en la cara . Iliana gruñó algo entre dientes , recogió sus faldas y avanzó . Para cuando llegó, los hombres habían formado un círculo alrededor de los dos combatientes, sus expresiones era una combinación de curiosidad y excitación mientras Duncan le gritaba a Willie Dunbar. Iliana tuvo que abrirse camino en medio de los hombre . Ella se detuvo y se mordió el labio ansiosamente cuando vio a Willie levantarse otra vez, sólo para ser derribado nuevamente . Fue el jadeo detrás de ella lo que la hizo a ella mirar hacia atrás. Janna, Mavis, y las otras mujeres la habían seguido y a ellas se habían unido Elgin, Lord Angus, y Seonaid. -¡ Levántate! ¡Levántate y pelea como un hombre, cobarde -! El grito de Duncan hizo que Iliana volviera su mirada a la pelea. -¿Qué pasa , mi Lord ? Willie preguntó mientras se ponía de pie con precaución . - No entiendo qué.... - Sus palabras fueron interrumpidas cuando Duncan lo agarró por el cuello de la túnica . - Le has levantado la mano a Mavis. A una mujer ...-- Willie clavó su mirada en su esposa con ojos acusadores y Duncan le dio una sacudida. - Ella no me lo dijo. Lo oí por casualidad -- Sus palabras tuvieron poco efecto en la mirada venenosa de Willie, entonces Duncan lo sacudió otra vez. - Y no la castigarás porque me enteré. Por cada golpe que te atrevas a darle, yo te daré diez -- Con eso, Duncan soltó el cuello del hombre y estampó un puño en su cara nuevamente. . Esta vez, Willie se preparó para recibir el golpe. Se tambaleó hacia atrás pero no se cayó y logró subir sus puños y darle a su Lord un golpe antes que Duncan captara su intención , luego le dio un puñetazo en el estómago. Iliana se sobresaltó cuando Duncan lanzó un golpe a la mandíbula de Willie con suficiente fuerza para dejar al hombre inconsciente . Duncan se quedó parado allí por un momento, jadeando ante el hombre desmayado , luego se volvió enojado hacia los demás personas presentes. -Cualquiera de ustedes que le levante una mano a una mujer recibirá lo mismo , porque sólo un cobarde golpea a alguien más débil -- Su mirada se fijó en Iliana luego, y su boca hizo una mueca breve antes que se diera media vuelta y se abriera camino entre los espectadores . Duncan se dirigió a los establos.
  • 88. Iliana intentó ir detrás de él, sólo pero fue detenida por Angus. - Déjalo. Él necesita tiempo a solas para calmarse- Su mirada se dirigió hacia Willie Dunbar y sacudió la cabeza con un suspiro. -Duncan nunca pudo soportar a los maltratadores de mujeres-- ¿Puedo ir con él, mi Lady ? Iliana miró a Mavis sorprendida cuando ella formuló la pregunta , pero inclinó la cabeza, asintiendo . - Sí. Si lo deseas -- La mujer contempló a su marido inconsciente con piedad. - Para bien o para mal, él es mi marido. Además, no creo que él esté ansioso por ponerme la mano encima nuevamente. -- -No,- Iliana acordó tímidamente, y la otra mujer se movió al lado de su marido. Angus miró la cara preocupada de Iliana mientras ella observaba los establos dentro de los cuales Duncan había desaparecido. Luego su suegro la urgió a ir a la fortaleza . -Rabbie tiene un montón de abono y él quiere saber si te gustaría usarlo en el huerto-- Iliana lo miró con la frente fruncida. -¿Rabbie? -Es el jefe de establos , - Janna acotó, acercándose. - Sí. Él limpia los establos día por medio y ha estado juntando el abono en la parte de atrás ,- Angus le dijo . - Y quiere saber si te gustaría usar el abono-- -Oh. Si ,- ella murmuró. Sería muy útil -- - Haré que un par de hombres te lleven algo del abono al huerto después de almuerzo -- -Gracias,- Iliana murmuró. Inclinando la cabeza, Angus dirigió su mirada hacia Seonaid, quien se movía furtivamente hacia los establos. -¡ Hija-! La hermana de Duncan se paró abruptamente , luego reticentemente se dio vuelta hacia su padre - Creo que el huerto era tu destino ,- él dijo sarcásticamente . Haciendo una mueca, Seonaid volvió para unirse a ellos. *** -Se supone que no debes trabajar tan duro -- Iliana suspiró ante las palabras de su cuñada. Enderezándose , ella se despejó el cabello de su cara y miró con atención en el sol en lo alto. Habían pasado más de veinticuatro horas desde la pelea en el patio. Posteriormente Duncan había partido en su caballo. Iliana todavía no sabía a dónde había ido , sólo sabía que él había dejado el castillo y que había cabalgado al bosque. No se sorprendió cuando él no apareció para el almuerzo, pero había comenzado a preocupare cuando él tampoco se presentó a la cena . Angus, Seonaid, y Janna le habían asegurado que él estaría bien, pero ella se sentía extrañamente preocupada respecto a su marido . Estaba segura él podía cuidarse solo , pero ella lo había muy vulnerable cuando lo descubrió escuchando la conversación de las mujeres en el huerto. La conversación que él había oído sin intención realmente lo había dejado atónito . Iliana sospechaba que tenía que ver con el hecho que Mavis había declarado que a él le importaba muy poco el bienestar de las mujeres de su clan. Iliana supuso que el
  • 89. comentario lo había golpeado duramente porque ella misma lo había acusado de lo mismo sólo minutos atrás . Por raro que pareciera, en vez de sentirse complacida porque las palabras de Mavis confirmaban su opinión, Iliana deseó que las cosas no hubieran sucedido así. Verdaderamente no creía que a Duncan no le importara el bienestar de las mujeres. Estando tan preocupada, le había resultado difícil dormir la noche anterior y se había sentido decepcionada cuando al bajar a desayunar y no vio ninguna señal de él. Cuando Duncan finalmente apareció para la cena , ella se sintió inmensamente aliviada de verlo sano y salvo, aunque se lo veía muy sombrío. Era obvio que él aún no se había recuperado del incidente del día anterior . Iliana no sabía qué decir para aliviar su enojo . Quizá no había nada que ella pudiera decir. - Deberías sentarte a la sombra y descansar -- Haciendo una mueca, Iliana se volvió hacia su cuñada. - No estoy trabajando tan duro,- ella argumentó por décimo vez. - Plantar semillas no es un trabajo duro -- Seonaid la miró enojada por un breve instante , luego se volvió a las semillas que ella misma plantaba, gruñó algo entre dientes mientras continuaba con su tarea. Iliana percibió la expresión ansiosa de Janna. - Mi Lady , este trabajo le va a causar dolor en la espalda. Tal vez que debería sentarse un poco y ... - Ella hizo una pausa cuando Iliana rechazó con un gesto la sugerencia . - Todos ustedes se comportan como si yo fuese una muñeca de porcelana y podría quebrarme con una suave brisa. Soy joven, saludable, y fuerte. Estaré bien -- -Pero usted se desmayó,- una criada acotó . -Sí, es verdad ,- Seonaid concordó . -No estás tan sana como piensas-- - No estoy enferma,- Iliana dijo firmemente. -Tal vez ella esté embarazada,- Mavis sugirió, mirando con el frunció el ceño a Iliana. La mujer mayor había regresado al huerto esa mañana, anunciando que Willie estaba muy irascible, lo cual significaba que se había recuperado del golpe . El hombre se había levantado al amanecer esa mañana con un fuerte dolor de cabeza y se había quejado incesantemente. Mas allá de eso. Mavis había dicho muy poco acerca de la pelea de su marido con Duncan. - No estoy embarazada ,- Iliana murmuró impacientemente, luego hizo una mueca y dirigió su mirada al pequeño montículo de abono al lado de ella mientras su olor desagradable llegaba a su nariz. Como Angus había prometido, había hecho que dos hombres acarrearan el abono al huerto el día anterior por la tarde. Iliana estaba a punto de dar un paso al costado , fuera del montículo , cuando un zumbido en su oreja hizo que ella subiese su cabeza con precaución . Una abeja zumbaba ominosamente cerca de su oreja. Frunciendo el ceño, ella sacudió una mano delante de su cara e instintivamente dio un paso atrás mientras la abeja se abalanzaba hacia ella. -¡Mi Lady -! Iliana vio brevemente la cara pasmada de Janna e inmediatamente se dio cuenta de su error, pero ya era demasiado tarde. El abono debajo sus pies era una masa resbaladiza , y ella patinó . Ella se contorsionó frenéticamente, pero cayó en la masa maloliente.
  • 90. Janna, Mavis, y Seonaid se acercaron inmediatamente y la agarraron de las manos para liberarla del fango inmundo , pero la tierra fue resbaladiza con las cosas. Janna y Mavis la agarraron por las manos queriendo levantarla pero los pies de Iliana se patinaron nuevamente. . Esta vez , cuando ella cayó arrastró a las dos mujeres con ella. Las tres aterrizaron en el montículo de abono dando con chillidos de horror . Seonaid se les unió unos segundos después cuando intentó levantar a Janna . El olor era inmundo y la escena grotesca . Iliana estaba al borde de las lágrimas mientras luchaba por arrodillarse en el mar de mierda y gateaba para llegar aun área limpia. Iliana logró ponerse de pie, y se volvió hacia el montículo de abono . Janna y Mavis, también luchaban por ponerse de pie , mientras Seonaid simplemente yacía donde había aterrizado, riéndose con tantas ganas que no podía moverse. Iliana sacudió la cabeza y miró con exasperación a su cuñada pero no pudo contener una sonrisa pequeña al ver la imagen grotesca de las otras mujeres. El cabello rojo de Janna ya no era rojo. Era de un color moreno , una capa de estiércol del caballo lo recubría. Su tartán nuevo estaba en la misma condición . No era un cuadro que olvidaría rápidamente , Iliana decidió, sacudiendo la cabeza divertido y se volvió hacia el montículo donde Seonaid todavía reía. Dando un paso hacia el borde del montículo nuevamente. , ella extendió una mano para ayudar a su cuñada. Seonaid tomó la mano ofrecida. ¡ Ugh-! Janna mascullaba , viendo la mosca que se le había pegado. -¡Mierda-! -¡Qué asco-! -Repugnante!-- - Huelo como una ...- -¿Letrina ? Iliana completó la frase. Janna hizo una pausa y miró a Iliana, y entonces , repentinamente , estalló en risas. -¡Oh, mi Lady -! Ella trató de contener su risa y poner expresión seria , pero no lo logró. -Lo siento, mi Lady . Pero su cabello hermoso parece ... - -Deberías ver el tuyo- Iliana sugirió irónicamente, una sonrisa pequeña se dibujó en sus labios. -Ni me quiero imaginar ,- la mujer sonrió , luego dijo gimiendo . - Ahora huelo peor que Sean -- -y yo peor que Willie-- Mavis murmuró . - Lo iré a buscar le daré un gran beso en sus labios … si él no me pega primero -- -No dejes que lo haga,- Iliana sugirió rápidamente. -Tal vez él estará dispuesto a tomar su baño mas temprano este año-- -Sí, tal vez -- Janna hizo una mueca. -¿Me excusa , mi Lady ? -Y a mí? - , se sumó Mavis. -Sí, por supuesto-- Iliana observó a las dos mujeres partir , luego dirigió su mirada hacia Seonaid, quien intentaba sacarse el estiércol de sus piernas y de los pies con su espada. -¿Te gustaría tener el primer turno en mi bañera? - No. El lago será suficiente para mí -- -Como desees-- Iliana enfiló hacia la fortaleza , sólo para hacer una pausa. Ella no podía, no quería llegar así a la cocina. Suspirando, ella dio la vuelta alrededor del edificio. Para
  • 91. su alivio, nadie pareció advertir su condición y ella logró entrar a la fortaleza. No fue hasta que se encontró con Ebba que vio una reacción . -¡Mi lady -! Iliana sonrió ante la expresión perpleja de la criada cuando ella pasaba hacia las escaleras. - Sí, Ebba. Necesito un baño -- -Inmediatamente , mi lady -- Fue cuando estaba en su propio cuarto cuando pensó en las palabras que había dicho momentos antes . -Tal vez él estará dispuesto a tomar un baño mas temprano este año-- Haciendo una pausa cerca de la cama, ella comenzó a morderse el labio . Todas las noches ella había visto a su marido quitarse la ropa, prenda por prenda, y todas las noches ella habían sentido excitación ante esa escena. Esa excitación se había convertido en un ardor constante dentro de su vientre desde aquella mañana en que él había tratado de seducirla. Ella había sentido arrepentimiento y alivio desde entonces. Estaba agradecida por la interrupción de la que la había salvado de las demandas de su propio cuerpo . Pero se preguntaba cómo se habría sentido al experimentar la satisfacción de la que su marido le había hablado . Bien, ahora ella olía tan mal como él . es mas ella no sentiría el olor de Duncan pues el de ella era mas fuerte . El olor de ella , por otra parte, podría afectar la sensibilidad de Duncan . Si lo hacía, entonces tal vez ella podría persuadirlo de compartir la bañera con ella. La puerta abriéndose la sacó de sus pensamientos cuando Ebba entró, seguido por sirvientes que cargaban la tina y baldes con agua. Iliana esperó impacientemente hasta que el agua fuese vertida en la tina y que los criados se retirasen, luego ordenó a la mujer urgentemente: - Ve a buscar a mi marido, Ebba-- -¿ Que lo vaya a traer? -Sí, Inmediatamente -- -Sí, mi lady -- Ella comenzó a ir hacia la puerta, pero hizo una pausa cuando Iliana la llamó . - Mi vestido; Necesito que me ayudes a quitármelo -- Arrugando la nariz, ella se ocupó de la tarea hasta que Iliana estuvo desnuda salvo por el cinturón de castidad, y luego se fue. Iliana inmediatamente tomó el vestido que se había sacado y buscó en el bolsillo las llaves que su suegro le había entregado . Iliana rápidamente abrió la cerradura y se quitó el cinturón. Estaba trataba de decidir qué hacer cuando reconoció el sonido de los pasos de su marido por el corredor . Ella se apresuró a ir a la cama y buceó debajo de las sabanas , sin preocuparle en ese momento que las sabanas tendrían que ser lavadas antes de esa noche . Se acomodó en lo que esperaba fuera una postura seductora cuando la puerta se abrió de golpe y su marido entró dando grandes pasos, obviamente estaba enojado. -¿ Qué diablos pasa ahora ? Ebba me dijo que era algo urgente. Que vos ... - Las palabras murieron en su boca cuando vio las ropas en el piso, cerca de la cama y se percató de que ella debía estar desnuda. Sus ojos se ensancharon con incredulidad ,
  • 92. luego su mirada se dirigió hacia la tina y Duncan se puso rígido , su enojo había regresado. - Ya veo. Esperas atraerme con un engaño a la tina con la promesa de un revolcón en la cama . Bien , eso no funcionará ... - Su discurso acalorado murió cuando ella repentinamente levantó el cinturón de castidad que todavía tenía en su mano. -¡Dios-! Duncan cruzó el cuarto en tres zancadas. Con el primer paso , él se desabrochó y se quitó el cinturón. Con el segundo, se arrancó de un tirón el tartán que fue a dar al piso . Con el tercera , él se estaba quitando la camisa por la cabeza . Luego Duncan estaba con ella, su boca sobre la de ella antes de que él hubiera aterrizado completamente en la cama . Su mano izquierda enmarañada en el cabello de Iliana , su mano derecha retirando la sabana que cubría su cuerpo para luego dirigirse a la entrepierna femenina. Si él la estaba revisando para ver si ella estaba formada como una mujer debe estaba formada , Iliana no lo supo , pero esa acción tan directa la sorprendió haciéndola abrir la boca. Él inmediatamente tomó ventaja de eso, su lengua se deslizó entre los labios de Iliana. Si bien esa no era realmente la reacción que ella había esperado, pero ciertamente había logrado captar su atención. Su cuerpo también reaccionó . Jadeando mientras Duncan exploraba sus partes íntimas, Iliana succionó frenéticamente la lengua invasora y se arqueó ante el contacto de la mano que la exploraba . Duncan frotaba frotada su carne de una manera que ella nunca había imaginado posible. Cuando la boca de Duncan repentinamente dejó la suya para besarle el cuello, ella gimió y entonces .... -¡Por Dios -! Él se apartó horrorizado , su nariz arrugada expresando su profunda aversión. -¡ Qué infiernos es esto-! - Abono,- Iliana le aclaró rápidamente, agarrando su mano cuando él comenzaba a apartarse. - Pero todo está bien. Ahora yo casi no siento tu olor -- Ella trató de bajarle la cabeza para capturar sus labios nuevamente , pero Duncan no quiso saber nada con eso. -¡Apestas, mujer-! -¡ No mas que vos-! Iliana gritó defendiéndose mientras se pegaba a él. -Bésame- Duncan observó a su esposa con súbita desilusión por un momento. Luego su mirada descendió por su cuerpo, captando sus pechos y los pezones erguidos , para luego cambiar dirigirse al lugar íntimo que ella había escondido por tanto tiempo. Una parte de él le ordenaba alejarse de ella . Pero otra parte de él , una parte muy básica pero muy fuerte, le gritaba que aprovechase esa oportunidad. Su mano se deslizó con voluntad propia a uno de sus pechos y Duncan gimió brevemente, luego posó sus labios sobre los de ella nuevamente. . Desafortunadamente, el intento de contener la respiración no lo libró del olor de ella y eso comenzó a afectar su pasión. Maldiciendo , Duncan separó sus labios, la levantó en sus brazos, y la llevó a través del cuarto para ponerla en la tina, salpicando agua por todas partes en el proceso . pero Iliana no se soltó de él cuando la depositó en la tina , ella se aferró a él como el musgo
  • 93. al tronco de un árbol. Duncan casi cayó con ella dentro de la tina , pero a última momento logró aferrarse a los bordes de la bañera y evitó caerse en el agua . Ignorando la mirada decepcionada de ella, él se enderezó y le ordenó secamente , - Apúrate a tomar un baño-- Iliana miró el agua , luego se recostó y cruzó los brazos sobre su pecho . Era evidente que ella no iba a cooperar. Frunciendo el ceño, Duncan estudió su cuerpo a través del agua , luego miró su cara y finalmente su cabello . Podía ver grandes grumos de abono en la masa de rulos. Alterándose , él ordenó . Apúrate a bañarte o te lavaré yo mismo- La única respuesta de Iliana fue un encogimiento de hombros desinteresado. Maldiciendo nuevamente. , Duncan se movió para arrodillarse al lado de la tina y comenzó con el cabello . Puso su mano en la parte superior de su cabeza, y la quiso hundir en el agua con un empujón . Tomada por sorpresa , Iliana se hundió como un marinero borracho. El agua rodeó su cara y su cabello , entrándole por la boca y la nariz. Ella salió de abajo del agua unos segundos más tarde, escupiendo y y salpicando agua por todas partes. Antes que pudiera reaccionar , Duncan le había enjabonado el cabello y friccionaba la masa de rulos . Ignorando sus gritos e insultos cuando él le llenó los ojos con jabón, él trabajó arduamente , luego la empujó debajo del agua nuevamente. y le dio a su cabeza una sacudida para ayudar a enjuagar el jabón . Luego la soltó y se enderezó. - Ahí tienes . El cabello está limpio , lávate el resto vos misma si no te gusta la forma en que yo lo hago - - No puedo ver,- Iliana le informó, frotándose impacientemente los ojos. Suspirando, Duncan se arrodilló al lado de la tina nuevamente. y tomó el jabón. Agarrándole un brazo, Duncan empezó a enjabonarlo . Sus movimientos eran rápidos y precisos. Lavó un brazo y luego el otro, y luego Duncan llevó la barra de jabón al pecho femenino . En cierta forma, los movimientos veloces disminuyeron, el jabón cayó al agua y sólo sus manos enjabonadas se movieron sobre sus pechos , amasando, acariciando, sopesando... Con los ojos todavía cerrados por el ardor causado por el jabón, Iliana se concentró completamente en su contacto, su respiración se hizo rápida, y su cuerpo despertó a la pasión con sus caricias. Cuando una mano se deslizó entre sus piernas, Iliana gimió y se estremeció, e instintivamente buscó a su marido . Ella imploró, - Bésame. Por Favor, Duncan -- Sus labios encontraron los suyos y ella inmediatamente abrió los labios para recibir su lengua . Luego Duncan separó su cabeza y casi sin aliento dijo , - A la cama-- Iliana se puso tensa en sus brazos ,. -Ayúdame,- ella murmuró contra los labios de su marido . Gruñendo, Duncan se inclinó para sacarla del agua. Levantarla fue fácil al principio, pero después de los primeros tres centímetros, repentinamente ella se aferró a los bordes de la tina, impidiéndole el movimiento . Él se había salvado de caerse en la tina la primera vez porque sus manos habían estado libres. Pero esta vez no los estaban. Con
  • 94. Iliana en sus brazos , no pudo recobrar el equilibrio , y se cayó pesadamente hacia adelante . Iliana inmediatamente se contorsionó en sus brazos , gritando triunfalmente cuando él aterrizó al lado de ella. Iliana se movió rápidamente y se colocó encima de él, obligándolo a sentarse en el agua debajo de ella. Sonriendo, ella abrió los ojos y buscó el jabón. Cuando Duncan se recobró lo suficiente como para comenzar a moverse debajo ella para salir de la tina, Iliana se desesperó e inmediatamente apeló al único recurso que le quedaba ... le agarró el miembro. Duncan se paralizó inmediatamente , había conmoción en su cara. Ella se quedó paralizada por unos segundos y repentinamente lo soltó y lanzó sus brazos alrededor de su pecho, atrayéndolo a su cuerpo. Duncan comenzó a luchar inmediatamente , luego se detuvo cuando vio que el pecho femenino se pegaba al suyo . En el segundo siguiente fue consciente del hecho que ella estaba estando sentada sobre su regazo , los genitales de ella frotándose íntimamente contra él debajo del agua … y eso era ... estupendo. Al darse cuenta que él ya no se resistía, Iliana se detuvo insegura de cómo proceder -Si te detienes, te llevaré a la cama ,- él le advirtió , entonces ella empezó a buscar el jabón con una mano, mientras masajeaba la espuma que había untado en el pecho masculino con la otra. Encontrando el jabón, ella se dedicó a la tarea él de lavarlo y acariciarlo al mismo tiempo. Duncan se mantuvo quieto por un buen rato, apenas observando las manos que masajeaban gentilmente sus hombros, sus brazos , y su pecho. Pero su atención estaba focalizada en la parte inferior del cuerpo de Iliana que cambiaba de posición constantemente contra su miembro , rozándolo de manera rítmica. Al principio, Duncan pensó que su esposa era inocente e ignorante respecto a los efectos de ese contacto. Pero cuando ella se movió para lavarle el cabello , la virilidad tocaba el vientre de ella , Iliana mantuvo allí frotándose sobre él. Extendiendo su mano , él agarró sus pechos y los masajeó. Iliana se paralizó inmediatamente , un gemido se escapó de sus labios antes que ella pudiera protestar él comenzó a besarla salvajemente. Ella hundió sus dedos en su el cabello enjabonado de su marido y presionó su cuerpo todavía más cerca, su pelvis se movía frenéticamente al compás de la necesidad que crecía en ella. Repentinamente Duncan estiró un brazo a al lado, y tomó un cubo lleno de agua, lo levantó y luego lo volcó sobre ellos Jadeando, Iliana tembló con la cascada de agua fría. Luego ella se agarró a sus hombros mientras Duncan se movía abruptamente en la tina y se ponía de pie, levantándola en su brazos . Chorreando agua a través del cuarto, Duncan la dejó caer sobre la cama y se colocó encima de ella. Sus cuerpos se acomodaron mientras él la besaba nuevamente. Cuando repentinamente él tomó su mano y la guió para presionarla contra su virilidad, Iliana se paralizó , luego tentativamente cerró sus dedos alrededor de su miembro. Sus besos inmediatamente se volvieron frenéticos, Iliana supuso que estaba haciendo lo correcto, entonces movió su mano a lo largo de su carne en una caricia erótica.
  • 95. Duncan se congeló con ese acto , se quedó sin aliento , luego tomó abruptamente su mano y la colocó por encima de su cabeza. Sujetándola , él fue hacia abajo y comenzó a acariciarla. Sus dedos acariciaron y estimularon la entrada de su sexo hasta que ella se arqueó contra él, gimiendo frenéticamente . Cuando ella hizo eso, Duncan se movió sobre su cuerpo para hundirse dentro de ella. Iliana gritó por el shock repentino del dolor . Ella se quedó mirando los ojos de su marido, confundida, , y Duncan gimió. -Sólo sucede la primera vez,- él dijo disculpándose . Es mejor hacerlo rápido -- Iliana ladeó su cabeza con incertidumbre y Duncan suspiró, su frente se apoyó sobre la de ella. -Dime cuando el dolor haya pasado-- Iliana aclaró su voz. - Ya pasó,- ella murmuró con un poco de vergüenza , y él levantó la cabeza, mirándola inquisitivamente. -¿De verdad ? Ella sacudió la cabeza, pero él vaciló. Luego, Duncan metió su mano donde los sexos de ellos se unían , y la estimuló nuevamente. , sus dedos se deslizaron a través de los pliegues aterciopelados. Mordiéndose los labios, Iliana encontró su mirada , deseando que él la besase, pero Duncan no lo hizo. En lugar de eso, la observó mientras reavivaba la excitación de ella. . Al rato Iliana comenzó a moverse bajo su contacto. Sus movimientos se volvieron más rápidos mientras ella se mordía el labio y gemía. Duncan comenzó a retirarse y penetrarla rítmicamente , intensificando las sensaciones que ella experimentaba. Momentos más tarde que ambos gemían e Iliana experimentó esa satisfacción de la cual él había hablado. Capítulos 12 -¡Mi lady -! -Mmmm ....- Abriendo los ojos, Iliana miró la puerta, frunció el ceño cuando vio que el cuerpo de su marido, acostado a su lado, bloqueaba su vista. Luego, mientras recordaba lo que había sucedido , ella sonrió y se empujó a sí misma para mirar a la mujer que estaba parada en el umbral. Decir que Ebba parecía horrorizada al observar la condición del cuarto de su Lord y de su ama en cama , era ser poco generosa en la descripción de la cara de la criada . Había agua derramada en el piso y el cuarto estaba en terrible desorden . Pero a Iliana no le importaba. Echando su cabello fuera de su rostro, ella sonrió ampliamente. -¿Qué pasa, Ebba? -¿ Qué? ¡Oh! Su madre, mi lady . Ella está llegando a la fortaleza -- -¿Mi madre ? Saltando de la cama, Iliana corrió hacia los baúles que contenían sus ropas. Se resbaló en un charco de agua y se golpeó la rodilla contra un baúl y maldijo. Luego abrió el arcón y agarró la primer túnica que encontró. Haciendo una pausa , ella preguntó repentinamente. -¿ Estás seguro? - Sí, mi lady . Johnny Boy llegó a la fortaleza hace unos pocos momentos con la noticia de que ella se aproxima. Él está esperando para llevarle un mensaje a ella --
  • 96. -¿Johnny Boy? Iliana murmuró el nombre mientras se ponía la túnica . Él era el hijo de la criada de su madre. -¿Por qué ella no simplemente no viene a la fortaleza sin anunciarse? Ebba se encogió de hombros. - Lord Angus me envió a buscarla y sólo escuché esa parte del mensaje de Johnny Boy. No oí el resto -- -Dile a mi Lord que estaré abajo tan pronto como acabe de vestirme-- Inclinando la cabeza, Ebba salió del cuarto mientras Iliana revolvía el baúl buscando medias . Encontrando un par de medias verdes, ella fue rápidamente a la cama . Ella se sentó y empezó a ponerse las medias, su marido repentinamente se sentó en la cama. Al principio ella pensó que él había tenido una pesadilla y que por eso se había despertado . Pero Duncan se estiró hacia delante para agarrarla y luego se echó hacia atrás arrastrándola con él. Dando un grito agudo, Iliana se aferró al poste de la cama, pero él fue más rápido y acabó acostada sobre el colchón . Iliana abrió la boca para protestar pero Duncan no tenía interés en oírla. Su boca se colocó sobre la de ella y sus manos empezaron a recorrerle el cuerpo . - Marido !- ella logró decir cuando él finalmente liberó su boca, sólo para morder su labio inferior mientras buscaba abrir su escote para lamer uno de sus pezones. Iliana recuperó la respiración y lo intentó de nuevo, pero Duncan la ignoró y le levantó la falda y su mano se metió entre sus piernas para volver a encender su fuego. -Oh, Mi Lord ,- ella respiró con una mezcla de perplejidad y placer mientras su cuerpo inmediatamente reaccionaba a sus caricias.- Oh querido oh … Oh, mi madre,- ella gimió, y luego recordó lo que trataba de decirle. - Ma -má !- ella se quedó sin aliento. -¡ No! Por favor. Mi madre está aquí. Yo debo ... - -No te preocupes, esposa,- él murmuró , retirándose de sus pechos para arrodillarse entre sus piernas. - Lo haremos rápidamente y podrás ir abajo a saludarla- -¿Rápidamente? Iliana preguntó, luego se quedó sin aliento cuando él se posicionó entre sus piernas y la penetró. Duncan hizo una pausa al ver la frente fruncida de ella y le preguntó, - Estás húmeda? Sonrojándose de vergüenza, ella sacudió la cabeza, negando. -¿ Estás segura? -No, pero ... - La frase finalizó en un gruñido cuando él le agarró las piernas por los tobillo y las colocó sobre sus hombros mientras volvía a entrar en ella. -Bien,- él dijo entre gemidos, entró brevemente , luego se retiró ligeramente y volvió a penetrarla nuevamente. . - Maldición , eres tan estrecha-- Iliana se mordió el labio con incertidumbre . -¿Eso es malo? - No, no. Está muy bien . Muy bueno te lo aseguro , es que he esperado por tanto tiempo . Aprieta los tobillos , querida -- -¿ Apretar mis ... ? -Sí, eso ayuda a sujetarte firmemente ,- él murmuró . - Enlaza los tobillos detrás de mi cabeza -- Iliana hizo lo que él pedía, luego gimió y se arqueó cuando él guió el movimiento de sus caderas. . -Exacto, querida ,- él murmuró , urgiéndola a que se moviese guiándola con una mano sobre su cadera. - Exacto, así . Así … Ah ... Maldición ... -!
  • 97. Iliana apenas oyó sus palabra mientras él se derramaba dentro de ella. Estaba demasiado absorbida por las oleadas de placer que recorrían su cuerpo mientras Duncan la estimulaba con sus dedos . Ella todavía se estremecía cuando él deslizó sus piernas fuera de sus hombros y se derrumbó encima de ella, aplastando el vestido enrollado en su cintura. -Lo siento , Iliana , - él gimió tan pronto como pudo recobrar el aliento. -No te disculpes ,- Iliana respondió jadeando . - Me agradó. Debemos probar uno así ... rápido nuevamente. -- Un golpe en la puerta los hizo reaccionar . Duncan suspiró, y luego dijo con un gruñido, -Si? La puerta fue abierta para revelar la figura de Angus. Un intenso rubor cubrió su cara cuando vio lo que había interrumpido . Luego la vergüenza fue reemplazada por enojo , pues acababa de confirmar sus sospechas. -¡ Maldición con vos , Duncan! Agotarás a esta pobre muchacha hasta la muerte. Debes aprender a control tus instintos . No es justo que la muchacha no tenga una noche de descanso ¿ No puedes dejar de molestarla día y noche? Duncan estaba divertido. - Fuiste vos quien me dijo que esperabas tener nietos en nueve meses ',- él le recordó. - Bien, pero seguramente ya habrás plantado tu semilla en ella a esta altura!- el viejo replicó . - Ya has sembrado tu semilla lo suficiente . Ahora deja en paz a la pobre muchacha , o ella no tendrá fuerzas para sobrevivir el parto- Profundamente avergonzada, Iliana apartó con empujones a su marido y saltó de la cama, acomodándose el vestido . - Le necesito , sólo me faltan las medias , mi Lord . Iré abajo inmediatamente, - ella murmuró, agarrando las medias y sentándose en la cama nuevamente. Angus volvió su mirada hacia ella, su expresión se suavizó junto con su voz. -Muchacha, no te apresures . Unos pocos minutos no tienen importancia , y con este marido descerebrado necesitarás toda las fuerzas que Dios te dio-- Su mirada se volvió hacia Duncan, quien yacía exhausto en la cama donde Iliana lo había dejado. Su padre lo miró con el frunció el ceño . - Empieza a mover tu culo fuera de la cama, hombre, y vístete rápidamente. Tu santa esposa te necesitará -- Iliana se puso rígida y lo miró ante ese comentario , pero Duncan simplemente frunció el ceño. A diferencia de Iliana, él no había sido tomado por sorpresa por la llegada de su madre. Las noticias se propagaban rápidamente en Escocia , y él y su padre habían sabido para varios días que Lady Wildwood y dos sirvientes se dirigían hacia Dunbar. Pero ninguna de las noticias había sugerido que ella no estaba bien de salud. Hasta ahora. -¿ Lo necesitaré? Iliana preguntó ansiosamente. ¿Mi madre está enferma? Angus vaciló, luego suspiró. -El criado, el niño Johnny, dijo que ella no está bien-- -¿ No está bien ? ¿Qué pasó con ella ? -Por lo que el muchacho dijo, tu padrastro descargó su ira en ella ,- él admitió reticentemente .
  • 98. Jadeando , Iliana se abalanzó fuera de la cama y se apresuró a ir a sus baúles. Revolvió los contenidos hasta que sacó su bolsa con hierbas. Dejando el desorden como estaba, ella se apresuró a salir del cuarto, se había puesto una sola media. siguiendola con la mirada , Duncan suspiró. -¿ De dónde saca ella tanta energía? -Bien , eso no me preocupa , - Angus respondió sombríamente . -¡Ahora levántate! *** -¡Oh, Es bueno verla, mi lady -! El alivio de Johnny Boy fue obvio cuando saludó a Iliana. A pesar de su nombre, Johnny, medía un metro ochenta y era corpulento como un barril, era cualquier cosa menos un niño. Tenía diez años mas que Iliana, pero lo habían llamado Johnny Boy desde que era un niño y el sobrenombre no había desaparecido con los años. -Todo estará bien ahora-- Había algo de incertidumbre en su cara mientras hablaba, lo que hizo que la la ansiedad de Iliana aumentara diez veces mas . -¿ Cuan mal está ella, Johnny Boy? ¿Él la azotó ? - No, mi lady . Aunque hubiera sido más amable si lo hubiera hecho así -- Cuando Iliana frunció el ceño con ese comentario , Johnny Boy sacudió la cabeza . - Mi mamá dice que ella tiene las costillas rotas, y tal vez su pierna. Ella no está bien . Está Débil y febril. Mi mamé tenía miedo de continuar el viaje sin una carreta o algo por el estilo para que ella estuviese acostada . Lady Wildwood simplemente ya no puede viajar en el carruaje. Ella sufrió un colapso cuando supo que estábamos en tierras de los Dunbar -- Las piernas de Iliana se volvieron débiles con esa noticia , y estuvo agradecida de que Duncan la sostuviera por el brazo. -¿Ordenaste que le envíen una carreta? Duncan le preguntó a Angus. -Sí,- Angus murmuró , él tomó el brazo de Iliana para que Duncan puso se agachara a ponerle la media . Angus había hecho algo mas que preparar una carreta. Afuera había veinte hombres a caballo , una carreta, y tres caballos aguardando cuando ellos bajando las escaleras. Ebba ya estaba sentada en la parte trasera del carro con su bolsa de hierbas sobre su regazo. Apresurando a Iliana para que bajara los escalones, Duncan montó su caballo y luego se inclinó y para alzarla y colocarla delante de él en el caballo. En unos segundos Angus y Johnny Boy montaron y el grupo se dirigió hacia el muro exterior del castillo. Johnny no había estado exagerando cuando había dicho que Lady Wildwood había sufrido un colapso. El los llevó hasta una de las fronteras de la propiedad de Dunbar, a una hora de viaje de la fortaleza . Duncan apenas había frenado su caballo cuando Iliana se deslizó fuera sus brazos y desmontaba . Ella corrió rápidamente hacia una vieja ojerosa , quien obviamente era la criada de su madre antes de que Duncan pudiese terminar de desmontar. El jadeo alarmado de Iliana le dijo que su madre estaba en muy mal estado de salud . Intercambiando una mirada sombría con su padre, Duncan fue detrás de Iliana. Duncan empalideció al ver la condición de la mujer yaciendo sobre la tierra.
  • 99. Que ella estaba débil y febril era obvio, pero fue la condición de su cara lo que había espantado a Iliana y ahora tenía el mismo efecto en Duncan. Greenweld no se había satisfecho con sólo castigar su cuerpo; Él también había descargado sus puños en la cara de su esposa . El labio de la mujer estaba partido , su nariz hinchada y sus ojos, morados . Duncan se estremeció de miedo al pensar cómo debería haber estado su rostro antes de comenzar el viaje . -Bastardo,- Angus murmuró, parándose al lado de Duncan. -Oh, mamá,- Iliana gimió, extendiendo una mano hacia su cara estropeada, luego la retiró por miedo a hacerle doler . Lady Wildwood se movió ante las palabras de su hija y luchó por abrir los ojos, pero estaban demasiadas hinchados. Cuando ella abrió la boca para hablar, sólo un graznido seco se oyó. -Shh,- Iliana murmuró , tomando su mano . Parecía ser el único lugar en el que la mujer no estaba magullada, cortada, o hinchado. - Soy Iliana, Madre. Estoy aquí. Vamos a llevarte a Dunbar. Estarás a salvo allí, - ella le aseguró a su madre , luego dirigió su mirada hacia la vieja criada . Gertie había estado con los Wildwoods desde el día del nacimiento de Iliana y era conocida por su habilidad para curar . Si alguien podía enmendar el daño hecho a su madre , era esa mujer. La vieja le palmeó su hombro. - Le he dado algo para la fiebre y el dolor. Ella necesita descansar ahora -- Inclinando la cabeza, Iliana empezó a mirar por encima de su hombro al carro estacionado . Johnny Boy se movió para ayudar a subir a su ama , pero Duncan lo detuvo con una mano en su hombro. Tomó su lugar, y cuidadosamente deslizó sus manos debajo del cuerpo endeble de su suegra y gentilmente la levantó. A pesar de su extremo cuidado, Lady Wildwood gimió de dolor cuando Duncan la llevó hasta la carreta. Ebba había hecho lo mejor para extender una manta y una almohada dentro del carro y acomodaron a la mujer. Una vez que Lady Wildwood estuvo en el carro , Iliana comenzó a trepar el vehículo , pero Duncan le tocó la espalda y le señaló a la vieja criada que se tenía que subir a la carreta. Iliana frunció el ceño con tristeza, no se resignaba a no acompañar a su madre. Pero simplemente no cabían las tres mujeres en la carreta. Ella no se rehusó cuando Duncan la guió a su caballo y esperó pacientemente a que él montase la bestia, luego permitió ser levantada y colocada delante de él . El trayecto de una hora se convirtió en un viaje de dos horas pues la carreta avanzaba a paso lento para evitar mover excesivamente a Lady Wildwood. Cuando finalmente llegaron, Duncan nuevamente alzó a su madre en sus brazos . La llevó dentro de la fortaleza y arriba a su dormitorio. Duncan esperó pacientemente mientras Iliana y las otras dos mujeres rápidamente quitaban la sabanas sucias de la cama y las reemplazaban por otras limpias . Una vez que la tarea estuvo acabada, Duncan colocó a Lady Wildwood sobre la cama luego rápidamente se retiró de la habitación mientras las mujeres empezaban a trabajar. - Me parece que estarás deseando construir esos cuartos adicionales que has estado planeando por tanto tiempo --
  • 100. Duncan miró a su padre sorprendido mientras descendía las escaleras hacia el gran salón . - Pensé en dejarlo para más adelante cuando la reconstrucción del muro esté mas avanzada . No tiene sentido hacer que este lugar se convierta en un caos en este momento-- - Hmmm. Bien … aunque pienso que cambiarás de idea respecto a eso muy pronto-- Cuando su padre no dijo nada mas , Duncan frunció el ceño. -¿Por qué piensas eso? -Bien , como la madre de Iliana está tan enferma, la muchacha insistirá en que ella se quede en cuarto de ustedes. Y sin duda ella insistirá en dormir en el piso allí mismo, así puede vigilar a su madre-- Duncan se paralizó al oír las consecuencias de la situación. Su padre estaba en lo correcto; Lady Wildwood ahora estaba a salvo en su habitación y estaría allí durante un largo tiempo. Lo que lo dejaba sin cama. Él tendría que ir a dormir al gran salón . Eso no le molestaba. Lo había hecho antes. Pero sospechaba que su padre también tenía razón respecto a que Iliana desearía estar junto a su madre por un buen tiempo al menos. Y aun si ella estuviera de acuerdo en dejar a su madre y se uniera a él en el gran salón , la situación se convertiría en una tortura para él. Los sirvientes dormían en sus mantas en el gran salón . Duncan no tenía duda de que su esposa se rehusaría a considerar dejarle hacer el amor con los sirvientes como testigos . Dios mío, justo cuando había logrado consumar su matrimonio y ya tenía prohibido el sexo nuevamente. . ¡Imposible! -Sí-- Angus le palmeó la espalda . - Parece que Dios mismo se ha ocupado de que la pequeña Iliana tenga el descanso que se merece - - Construiré un cuarto,- Duncan decidió sombríamente . -Mañana mismo-- -Sería mejor que construyas dos o tres, hijo,- Angus murmuró, disfrutando ese momento . -¿Dos o tres? -Sí, estoy pensando por adelantado . Me parece que Lord Rolfe y el obispo regresarán pronto con ese bastardo de Sherbien. No podemos hacer que el obispo duerma en el piso . Yo le di mi cama la última vez porque era tu noche de bodas. No lo haré haciendo esta vez … Y luego están los niños -- -¿Niños? - Sí. Bien, los que tendrás , estás trabajando muy duro en eso , estoy seguro habrá un bebé o dos muy pronto. Recuerdo perfectamente como era mi vida cuando sólo había un único cuarto cuando tu madre y yo nos casamos y cuando vos naciste . Vos dormías con nosotros, lo cual era muy inconveniente. Tu madre no me atendía porque estaba ocupada atendiéndote a vos -- La irritación se manifestó en la cara del viejo mientras miraba fijamente a Duncan, como si aun lo culpara pues por las noches sin dormir y por las noches sin sexo . -Sí, es mejor que te prepares para cosas así . Construye dos cuartos más, muchacho. Confía en mí, no lo lamentarás -- Fue una mezcla de gritos y golpes lo que despertó a Iliana . Ella frunció el ceño con el ruido que llenó sus oídos sacándola del sueño profundo en el que finalmente había caído, Iliana lentamente abrió sus ojos e hizo una mueca con la luz que la ofuscó. Era de día. No era sorprendente. El sol había empezado a salir antes que ella finalmente hubiera permitido que Ebba y Gertie la persuadieran de dejar su vigilia al lado de su madre y buscara algo de descanso en la manta que habían colocado en un rincón del cuarto para ella. Una serie de insultos virulentos sonaron en el corredor e Iliana abrió sus ojos nuevamente. , dándose sólo luego cuenta de que en cierta forma se habían cerrado
  • 101. nuevamente. . Ella dirigió su mirada hacia la cama para descubrir que Gertie se había quedado dormido en la silla al lado de la cama. Ebba estaba ausente. Sentándose lentamente , Iliana miró a la mujer dormida en la cama. Su madre parecía imperturbable por los ruidos . Ella todavía dormía pacíficamente. Eso hizo que Iliana se preocupara aún mas . Un sueño tan profundo no era una buena señal ... Una segunda serie de insultos movió sus ojos hacia la puerta nuevamente. . Su boca hizo una mueca de desagrado porque semejante ruidos fueran hechos en la puerta de una persona enferma. Iliana se puso de pie con dificultas . Un dolor agudo la atacó en la base de su columna y ella hizo una pausa para recuperar la movilidad. Luego fue hacia la puerta, lista para retar a alguien. Sin embargo, cuando dio un paso fuera del cuarto las palabras de enojo que tenía preparadas se desvanecieron . Estaba perpleja de encontrar un pequeño ejército de hombres circulando por el corredor . Parecía como si cada hombre que había estado trabajando en el muro y en el foso de defensa hubiese sido reasignado a otra tarea y ahora ocupaban el pequeño corredor y yendo y viniendo con material de construcción . Iliana los miró perpleja por un breve momento , luego, vio a su esposo al final del corredor y ella caminó resueltamente hacia él. Duncan quitaba otro poste de la baranda cuando un golpe ligero sobre su hombro lo hizo detenerse para darse vuelta . La imagen de su esposa le trajo una sonrisa instintiva a su cara. Pero ella no respondió a la sonrisa. -Marido, qué es esto ? - Se me ocurrió agrandar el primer piso - -¿ Agrandar el primer piso? Ella preguntó. -Sí, pues bien, tendremos un niño o dos bastante pronto, y pensé unos , dos o tres cuartos mas nos vendrían bien -- Sus cejas se levantaron ante ese comentario . -¿Dos o tres cuartos? Él se movió inquieto . - Pensé que tener un cuarto para tu madre sería bueno así ella podría quedarse por el tiempo que quisiera. Ya sabes un cuarto de huéspedes nunca está de mas -- -¿Un cuarto para mi madre? Sus cejas se levantaron ligeramente mientras evaluaba la situación , luego las cejas de ellas se cayeron con desagrado. - Te recuerdo que mi pobre madre yace enferma detrás de esa puerta, y está tratando de descansar mientras vos y tus hombres están fuera aquí haciendo un barullo infernal ! En el corredor cayó un silencio sepulcral, todos los ojos estaban enfocados en Duncan e Iliana. Pero Duncan no se percató de eso. Su mirada estaba fija en su esposa mientras ella rugía. Ella respiraba agitadamente , había un rubor de furia en sus mejillas y el fuego en sus ojos. Por Dios! él podía recordar este mismo rubor causado por la pasión la noche anterior . También podía recordar la languidez posterior cuando ella había dormido presionando su cuerpo caliente y saciado contra él. Sintiendo que su cuerpo respondía a esos recuerdos, él murmuró algo t repentinamente tomó la mano de su esposa y la dirigió hacia el final del corredor . -¿ A dónde vamos ? Iliana preguntó , tratando de soltar su mano.
  • 102. - Obviamente estás alterada, esposa. Te llevaré a alguna parte donde podamos discutir este asunto privado para que tus gritos no despierten a tu pobre madre enferma. Ustedes vuelvan a trabajar!- él le pidió a sus hombres. -¿Mi gritos? Ella jadeó mientras él la arrastraba . Los hombres volvieron a trabajar, golpear y serruchar, llenando el ambiente de ruidos . Librando su mano , ella colocó ambas manos en sus caderas y lo miró mientras él hacía una pausa y se volvió hacia ella. -¿ No te das cuenta que es por eso que salí del cuarto? Todo este ruido seguramente despertará a mi madre. Ella necesita descansar, Duncan. Yo ...- - Sí. Tienes razón . Ella lo necesita . Y es que lo que tendrá. Mis hombres trabajarán tan silenciosamente como puedan. Nada de gritos o ruidos ,- él ordenó a sus hombre , luego tomó la mano de ella y la arrastró nuevamente. . Esta vez él llegó hasta la mitad de las escaleras antes que Iliana lograse soltar su mano nuevamente. . -¡ Duncan! No pueden estar golpeando en el corredor mientras mi madre trata de descansar. Ella se despertará ... - -No, mi lady -- La voz de Ebba hizo que los ojos de Iliana y Duncan se dirigieran al lugar desde donde la mujer los contemplaba. - Gertie le dio a Lady Wildwood una poción fuerte . No una guerra la podría despertar -- - Ves lo que ella dice ? Duncan sonrió ampliamente. - Ven. Debemos discutir esto -- Tomándola en sus brazos , él se apresuró a bajar las escaleras con ella y le quitó toda oportunidad de escaparse nuevamente. . Tomada por sorpresa, Iliana pudo hacer poco mas que agarrarse a los hombros de Duncan mientras él salía de la fortaleza . -Marido,- ella dijo finalmente cuando él se apresuraba hacia los establos. -Esposo ...- -¿Sí, querida ? -¿ A dónde vas ? -¡ Ya te dije , te estoy llevando a algún lugar donde podamos hablar sin ser molestados — Oh, Maldición -! Duncan se puso rígido repentinamente para luego empezar a correr , sacudiendo salvajemente a Iliana en sus brazos mientras recorría los últimos metros hacia los establos. Iliana echó un vistazo a su alrededor, tratando de descubrir la fuente de la agitación de su marido. Pero todo lo que vio fue a Lord Angus apresurándose hacia ellos. Pronto estuvieron dentro del establo. -Qué ...- Iliana comenzó a decir , pero hizo una pausa cuando Duncan le gritó al jefe de establos . Duncan apenas había terminado de dar la orden para que su caballo fuese traído cuando un animal fue puesto delante de ellos . Su marido la colocó en el suelo para montar rápidamente la bestia. Luego se inclinó para levantarla y colocarla delante de él . Tan pronto como él la acomodó en la silla de montar , espoleó el caballo y ellos pasaron por al lado de su padre. -¡Duncan-! Iliana vio brevemente la cara feroz de su suegro mientras ellos pasaban volando al lado él; pronto él estuvo fuera de vista. Agarrándose firmemente a los hombros de su marido , Iliana vio como se alejaban del muro exterior del castillo. -Él parecía enojado con vos ,- ella murmuró mientras el bosque se cerraba alrededor de ellos.
  • 103. -¿ Quién? ¿ Mi Padre ? -Sí-- - Hmm. Bien, él siempre está enojado -- Iliana frunció el ceño ligeramente cuando él no explicó mas , y simplemente preguntó, -A dónde vamos ? -A un claro del bosque . Los gritos tuyos no se oirán allí -- Iliana hizo una mueca de exasperación . - No hay necesidad de eso. Ya no estoy gritando -- -¿No ? Él sonrió abiertamente , luego le besó la punta de su nariz antes de murmurar, - Tendré que ocuparme de eso primero-- Iliana lo miró con la frente fruncida con confusión ante ese comentario . ¿Ocuparte de qué ? -De enseñarte a gritar, - fue su respuesta confusa. Capítulo Trece Cabalgaron una buena distancia antes que Duncan comenzase a disminuir la velocidad del caballo . A pesar de ese paseo inesperado y su curiosidad, Iliana casi se había quedado dormida cuando finalmente se detuvieron en un claro del bosque. Fue el hecho que el caballo fuese detenido abruptamente que la hizo contemplar a su alrededor con somnolencia mientras Duncan se bajaba del animal. Ella bostezó de manera poco delicada mientras absorbía la belleza del lugar y luego sintió las manos de él en su cintura. Él la retiró del caballo, dejando que su cuerpo se deslizara hacia abajo hasta que sus caras estuvieron a un mismo nivel. Iliana inmediatamente trató de interrumpir el bostezo pero fue demasiado lenta. Su marido tomó ventaja de su boca abierta y cubrió su boca con la suya, su lengua se introdujo entre sus labios explorando el interior. El cansancio desapareció e Iliana rápidamente participó de ese duelo de bocas, sólo para gemir con desilusión cuando él separó sus labios. -Papá está disgustado conmigo porque él sabe que te traje aquí-- Iliana abrió sus ojos lentamente ante sus palabras , había confusión en su cara. -¿Por qué me trajiste aquí? - Para hacerte gritar. Con muchas ganas -- Ella parpadeó ante ese comentario , su mente fue lenta para captar el significado de sus palabras hasta que él subió sus manos de su cintura para tomarle los pechos . - Estoy de ánimo para saborearme la pasión de mi esposa nuevamente. ,- él murmuró, apretando los montículos redondos mientras pasaba sus pulgares sobre los pezones repentinamente erectos a pesar de la ropa. Iliana se quedó mirando el masaje de sus pechos . -¿ Aquí, mi Lord ? ¿En el claro del bosque ? Ella preguntó lentamente. -Aquí,- él aseguró . -Pero qué ocurría si alguien viene y ... - -Pero nada ,- él murmuró, haciendo una pausa para besarla nuevamente. cuando ella levantó su cabeza. Abandonando sus labios un momento más tarde, él rozó su boca a lo largo de su mejilla hasta llegar a su oreja. -Nada en la Tierra me podría detener de ...- Cuando él se puso rígida repentinamente, Iliana se endureció igualmente, luego ella jadeó sorprendida cuando él repentinamente dejó caer una mano para tomar su femineidad a través del vestido .
  • 104. No encontró la dureza del cuero grueso y el cerrojo de metal y Duncan se relajó, una sonrisa irónica se curvó sus labios cuando admitió, - Bueno , casi nada me detendría-- Iliana no tuvo oportunidad de hacer un comentario antes de que él hubiese capturado sus labios nuevamente, en un beso tan salvaje que la mareó . Cuando sus labios finalmente dejaron los de ella varios momentos más tarde, ella descubrió que ahora estaban a varios metros del centro de la claro del bosque donde habían estado unos momentos antes. Para su sorpresa, estaban ahora en el borde de la senda . Duncan la había empujado para apoyarse contra un árbol. Ella podría sentir la textura tosca del tronco en su espalda . Por raro que pareciera, también podía sentir aire fresco rozando su cuerpo. Al bajar la mirada , vio a su marido besando la senda desde su cuello hasta su pecho, y , escandalizada, descubrió la razón del fresco repentino . Su vestido estaba rasgado y ahora estaba abierto hasta su estomago, dejando sus pechos completamente expuestos . Además , su pierna izquierda estaba desnuda, levantada, y enganchada en la cadera de su marido . Sostenida en el lugar por una de sus manos, que se deslizaba hacia arriba para corre el vestido . Iliana abrió la boca en estado de shock ante ese acto ... . Pero todo lo que salió de su boca fue un gemido de placer mientras se estremecía bajo la caricia de la boca de Duncan que se cerraba sobre un pezón. Atrapando su cabeza entre sus manos, ella respiró aceleradamente mientras lo observaba succionar su pecho. Encontró esa imagen asombrosamente erótica. Ella enterró sus dedos en el cabello de Duncan y su cabeza se volcó hacia atrás contra el tronco. Otro gemido escapó de sus labios cuando Duncan descendió y abrió los pliegues de su femineidad y encontró el centro de placer. - Marido !- ella se quedó sin aliento mientras miles de sensaciones crecían dentro de ella. Gruñendo, Duncan dejó de acariciarla, se incorporó y agarró su otra pierna para acomodarla sobre su cadera. Con su falda ahora enroscada alrededor de su cintura, él la presionó contra el árbol , mientras se quitaba el tartán . Luego él se introdujo dentro de ella. Iliana se estremeció y gimió , abriendo su cuerpo para acomodar a su marido, luego gimió nuevamente. Duncan se retiró. La tomó por las nalgas , y la besó mientras volvía penetrarla . Iliana podía sentir la textura del tronco en su espalda . Pero mas que nada , podía sentirlo adentro suyo mientras Duncan la conducía al borde de locura, y finalmente ella descubrió la liberación que se esperaba que encontrara en el acto sexual . * * ** - Tuviste la razón en traerme aquí-- Duncan se puso rígida con esas palabras dichas en su oído . Dejó que las piernas de ella se deslizaran hacia el suelo, luego levantó su cabeza enterrada en el hombro femenino , donde él se había derrumbado después de alcanzar el éxtasis. Viendo la expresión de satisfacción en la cara de su esposa , él sonrió al comprender el cumplido que implicaban las palabras de ella . Luego de una pausa, ella añadió, -Seguramente todo el castillo habría oído tus gritos si no estuviéramos tan lejos-- Notando un brillo burlón en los ojos de ella , Duncan dio una sonrisa amplia. Ciertamente él había gritado cuando había derramado su semilla dentro de ella. Había
  • 105. aullado como un lobo en una noche fría de invierno. Probablemente había ahuyentado a todos los animales a varias millas a la redonda . - Me parece recordar que eras vos quien debía gritar, - él murmuró, deslizando sus manos por los brazos de ella . -Eso no sería muy propio de una dama,- ella replicó tímidamente, y la gran sonrisa de Duncan se ensanchó aún mas antes de levantarla en sus brazos y colocarla sobre la hierba en el suelo . - Tengo ganas de verte comportar de un modo impropio para una dama,- él murmuró, tumbándose al lado de ella y moviendo su mano sobre la piel blanca revelada por el vestido rasgado. - Me desgarraste el vestido -- Fueron una observación mas que una acusación. - Estaba ansioso. No pareció importarte en ese momento -- -Ni me di cuenta en ese momento ,- Iliana admitió irónicamente. Sus ojos se llenaron de picardía con esa confesión -¡ Ah ! ¿ Logré distraerte ? -Sí, marido,- ella admitió gentilmente, decidiendo que él merecía ese elogio. -Pero no gritaste ,- él acotó , su mano deslizándose sobre su estomago y moviéndose mas abajo. - Y te aseguro que gritarás antes que dejemos este lugar , querida . Gritarás con mucho placer antes que nos vayamos de aquí, y ese es un juramento solemne -- Decidiendo que le gustaba el sonido de ese juramento, Iliana sonrió ampliamente y atrajo la cabeza de su marido mas cerca para darle un beso. *** -¿Iliana? Saliendo del sueño en que había caído , Iliana se acomodó en la silla al lado de la cama, su la mirada inmediatamente se puso alerta cuando vio que su madre se había despertado. Había pasado una semana desde que ella había llegado a la fortaleza. Una semana durante la cual Iliana no había salido del cuarto sólo una vez , cuando Duncan la había llevado a la fuerza en su caballo. Desde el paseo al claro del bosque , ella se había quedado en el cuarto, tomando sus comidas y durmiendo allí, pasando horas vigilando ansiosamente a su madre. -¿Mamá? Tratando de tomar la mano frágil de la mujer, ella se acercó a su madre . Lady Wildwood no se veía mucho mejor de cómo había estado al llegar. Los moretones apenas comenzaban a desvanecerse y sus ojos estaban casi cerrados por la hinchazón . - ¿Puedes ver ? Lady Wildwood comenzó a negar sacudiendo la cabeza pero hizo una pausa inmediatamente , sobresaltada por el dolor. -No, pero puedo oler el perfume que tu padre te trajo de su viaje a España,- ella le explicó. -¿Cómo te sientes ? Su madre sonrió sombríamente . -¿Qué aspecto tengo ? Ante el silencio vacilante de Iliana, ella hizo una mueca. - Bueno, así es como me siento -- Iliana apretó su mano con compasión, luego extendió la otra mano gentilmente para quitar una mecha de cabello de la cara de su madre. - Gertie fue abajo a buscar algo de aguamiel para preparar un tónico. Te hemos estado dando eso para que durmieras mientras te curas . Ella regresará en poco tiempo -- - No deseo dormir. Sin duda debo haber dormido por varios días -- -Una Semana,- Iliana respondió suavemente . - Pues bien, es suficiente- -Gertie pensó que sanarías más rápidamente si ...- - Las magulladuras y los huesos quebrados toman su tiempo para sanar, no importa si el paciente duerme o no. Ella sólo me hace dormir por el dolor --
  • 106. -Tal vez ,- Iliana concordó suavemente . - Y tal vez no es una idea tan mala. Vos ...- - Es una mala idea,- Lady Wildwood disintió inmediatamente . - El dolor que me causa mi cuerpo no es nada comparado con el dolor de perder a tu padre. A veces, me parece que todo ha sido un sueño en los meses pasados desde su muerte. Ya es tiempo de despertar y enfrentar la vida -- -Pero ya has enfrentado la vida,- Iliana argumentó. - Hiciste los arreglos para mi matrimonio y hasta lograste escapar de Greenweld -- - Envié una carta al rey y huí de Greenweld tan pronto como supe que estabas establecida aquí ,- ella recordó, luego volteó su cara hacia Iliana, pareciendo tratar de ver a través de sus ojos hinchados mientras preguntó gentilmente, - Has estado bien? ¿Todo está bien en tu vida ? -Sí,- Iliana murmuró inmediatamente , ansiosa por aliviar la preocupación de su madre. -¿Tu marido es amable con vos ? Iliana vaciló antes de contestar eso. Decir que Duncan era amable con ella era exagerar ligeramente . Por otra parte, él no era cruel con ella. Realmente no sabía exactamente cómo clasificar la relación. En verdad , no habían hecho otra cosa mas que discutir hasta que habían consumado el matrimonio. Sólo muy recientemente la relación entre ellos había tomado otra dirección, pero ella no estaba segura en qué dirección iban exactamente. Su marido era exigente y apasionado, pero al mismo tiempo un amante tierno . Pero prácticamente no habían hablado desde la tarde en que ella se había caído en el montículo de abono y lo había atraído con engaño a la cama. El único momento en que se habían visto desde la llegada de su madre había sido el día que ella había salido para quejarse del ruido que hacían sus hombres. Y luego estaba el paseo al claro del bosque , pero tampoco allí habían tenido una conversación significativa. Iliana no lo había visto desde entonces. Pero los ruidos fuera del cuarto continuaron . Pero Iliana y su madre habían logrado dormir a pesar del bullicio . Y ella no había salido a quejarse del ruido nuevamente. . En primer lugar porque el ruido no había perturbado el sueño de su madre en lo más mínimo. Y en segundo lugar, por tonto que pareciera , ella temía confrontar a su marido nuevamente. . Cada vez que pensaba en lo sucedido en el bosque, se sonrojaba intensamente . Las cosas que él le había hecho a ella. ... Ay! Dios! , las cosas que ella le había hecho en retribución . Él le había dicho que deseaba ver a su esposa comportarse de manera impropia para una dama, y su deseo se había cumplido . Ella se había comportado como un animal allí en el bosque. Todavía sus propios gritos sonaban en sus oídos. Si cerraba los ojos podía sentir, la hierba fresca y húmeda bajo su espalda y la brisa fresca recorriendo su cuerpo humedecido mientras los labios de su marido viajaban través de su piel excitada. -¿ Hija ? Sonrojándose, Iliana salió de sus pensamientos y con culpa volvió su mirada hacia la cara de su madre. - No estoy disconforme , Madre. Todo está bien -- Lady Wildwood no estaba convencida pero lo dejó pasar y suspiró. Diciendo que debía cambiar de tema , Iliana indagó respecto a su confinamiento. - -él te golpeaba a menudo , madre ? -Sólo cada vez que le desobedecía,- fue su respuesta seca. Por raro que pareciera , esas palabras fueron seguidas por una sonrisa de satisfacción, cuando Lady Wildwood agregó, - Y le desobedecía muy seguido al bastardo- Iliana la observó inexpresivamente, insegura de cómo responder a esa confesión orgullosa. Una parte de ella quiso recriminar a su madre por exponerse a semejante peligro. Pero otra parte — la parte que la había urgido a intentar escapar repetidas veces
  • 107. — quería felicitar a su madre. Al menos , Greenweld se había enterado de que Lady Wildwood y su hija no eran ovejas para manipuladas por la el bastón de cualquier pastor . Pero Iliana no dijo nada , simplemente apretó la mano de su madre y luego se dio vuelta cuando la puerta del dormitorio fue abierta y Gertie ingresó. La criada se apresuró hacia la cama. -Ya se despertó-- -Sí-- - No hay problema, arreglaremos eso en un santiamén. Sólo mezclaré el polvo con el aguamiel y ... - - No, Gertie. Ya he dormido mucho . Permaneceré despierta ahora -- - No hará otra cosa mas que sufrir si se queda despierta-- - Entonces sufriré, pues permaneceré despierta- La vieja criada lanzó una mirada furiosa a su ama , luego dijo suspirando con resignación. ¿Tiene sed ? -Sí-- Inclinando la cabeza, la mujer se sentó cuidadosamente en el lado contrario de la cama y ayudó a Lady Wildwood a tomar un poco del líquido . Ella hizo una mueca de disgusto cuando el líquido irritó sus labios cortados y magullados. -Usted debería descansar-- - Si hago eso, no podré comer. Y si no como , no me sanaré -- -¿ Tiene hambre? -Sí-- Iliana sonrió. Esa fue una buena señal . - Entonces le pediré al cocinero que prepare algo para usted-. Duncan hizo una pausa en su trabajo para secar el sudor de su frente, su mirada se movió automáticamente hacia la puerta cuyo acceso estaba prohibido para él. Maldición! Era su cuarto. Pero ahora estaba ocupado por la madre de Iliana. No era que él envidiase que ella durmiese en una cama. La mujer estaba mal y necesitaba la comodidad más que él. No, estaba resentido por la ausencia de su esposa. Maldición! Hacia tan poco que había logrado ganarse sus atenciones. Y ahora tenía que prescindir de ellas nuevamente. * * * Duncan no había visto a su esposa desde el día que habían hecho el amor en el bosque. Él la había ido a buscarla repetidas veces desde entonces, golpeando la puerta de la habitación en un intento de sacar a su esposa para dar un paseo y para ... . Las dos veces la puerta había sido abierta por la vieja criada inglesa , y él había sido informado que Iliana estaba descansando después de haber pasado la noche vigilando a su madre. Él sentía descuidado por ella y también se estaba preocupado. Era obvio para él que su esposa lo evitaba, pero no podía entender por qué. Él había creído que el momento pasado en el bosque había dado un tono nuevo a su relación. Había sido un momento increíblemente agradable para él, y él estaba seguro que ella lo había disfrutado tanto como él o más. Injusto como era, Duncan había descubierto hacia mucho tiempo que una mujer podía alcanzar el éxtasis varias veces en un mismo acto , mientras que un hombre se veía obligado a descansar después del acoplamiento . Y así había sido ese día. Su esposa se había estremecido y gritado al menos medio una docena de veces en el bosque, mientras él sólo había alcanzado el climax tres veces. No era motivo de queja. Esas tres veces lo habían dejado saciado y con las piernas flojas.
  • 108. Duncan quería sentir las piernas débiles nuevamente. . Aunque, su esposa no estaba siendo muy cooperativa . Frunció el ceño y miró la puerta que se abría brevemente. Ella se apresuró a ir hacia las escaleras. Poniéndose rígido , Duncan la observó y dejó caer la tabla de madera que tenía en sus manos y partió detrás de ella. Elgin no estaba en la cocina. Iliana hizo una pausa en medio del cuarto y observó las mesas vacías y el fuego donde los criados normalmente estarían ocupados preparando la comida de la noche. La cocina estaba extrañamente vacía. Usualmente había varias personas allí, limpiando verduras o realizando alguna tarea, pero ese no era el caso en ese momento. Ella se volvió hacia la puerta para salir a buscar a Elgin, cuando la puerta se abrió y Duncan entró con grandes pasos . Iliana se congeló donde estaba parada . Sus ojos se ensancharon con la imagen él. Era obvio que Duncan había estado trabajando. No llevaba puesta la camisa , su torso estaba desnudo y cubierto por sudor y polvo , sólo llevaba el tartán sujetado a su cintura. La imagen de él le trajo recuerdos vívidos de lo sucedido en el bosque. Sus mejillas se ruborizaron cuando él se movió hacia ella. Con un solo paso Duncan cerró la distancia entre ellos y ella supo que él la había seguido hasta allí, y no con la intención de preguntarle cómo estaba su madre. Entonces todo pensamiento huyó de la mente de Iliana y ella dio un paso hacia adelante mientras él avanzaba para encontrarla. Duncan la besó con una pasión que la dejó sin aliento . Cuando él soltó sus labios y su boca empezó a vagar hacia su mejilla, su cuello, ella lanzó un gemido.... Pero repentinamente Iliana empezó a resistirse. Su forcejeo hizo que Duncan recuperara sus sentidos. Estaban de pie , en la cocina. Por Dios! El estaba dispuesto a tomarla allí mismo, con el riesgo de que cualquiera pudiera entrar y descubrirlos . Maldiciendo , Duncan la alzó en sus brazos y se apresuró a ir cuarto de almacenamiento , donde las especias y otros artículos eran conservados. -¿Qué haces ? Iliana preguntó desconcertada como él le arrebató el juego de llaves que ella tenía atada a la cintura. -Shh, querida , todo estará bien, - él murmuró , haciendo una pausa en su búsqueda de la llave cuando encontró una llave con una forma extraña . Duncan se sintió desconcertado por breve momento , luego se encogió de hombros y continuó buscando la llave del almacén . Rápidamente cerró la puerta del almacén y tomó la muñeca de su esposa y la guió dentro del cuarto . El perfume de varias especias asaltó la nariz de Iliana mientras era arrastrada al interior del almacén. Podía distinguir el olor a nuez moscada y el olor más terrenal de las verduras almacenadas. Estaban a oscuras. -Qué .., - ella comenzó a preguntar con incertidumbre , sólo para silenciarse cuando se sintió abrazada por él nuevamente. . Duncan la besó intensamente mientras presionaba su espalda contra lo que parecí ser una bolsa de papas. Duncan era como un hombre muerto de hambre enfrentando un festín de múltiples delicias, y todas las delicias servidas en el mismo plato . Su boca y sus manos estaban
  • 109. por todas partes, tocándola y besándola. Sus labios iban de su boca hacia su mejilla, hacia sus orejas, luego al cuello, mientras una de sus manos estaba ocupada abriendo el escote de su vestido . Su otra mano luchaba por meterse debajo de sus faldas, subiendo el vestido mientras su pierna se deslizaba entre las de ella, haciéndolas abrirse. -Marido,- Iliana murmuró , pero los labios de él volvieron a besarla . . Ella trató de cerrar la boca para prevenir la invasión de su lengua , pero cuando él metió su mano y tocó sus partes femeninas , ella se quedó boquiabierta por la sorpresa y la lengua de Duncan se deslizó dentro su boca. Finalmente Duncan logró abrir el escote y exponer uno de sus pechos . Iliana gimió y se arqueó hacia atrás como él empezó a lamer el pezón inmediatamente erecto. Luego ella sintió que los dedos de su otra mano se abría canino entre los pliegues de su femineidad para acariciarla . Iliana se agarró a los hombros de su marido y jadeó para llevar aire a sus pulmones. Desafortunadamente, ese aire la trajo a reconocer una terrible realidad . No había manera delicada de decirlo . Era muy simple, Duncan apestaba. Nuevamente. . Su excitación fue disminuyendo gradualmente, Iliana se enderezó y comenzó a empujarlo para que se aleje . Duncan apartó su mano y siguió succionando su pezón, pero ella volvió a forcejear. Frunciendo el ceño, él ejerció más presión sobre la aureola, mordisqueándola suavemente, pero entonces la mano de su esposa nuevamente lo golpeó en su hombro. -¿Qué pasa ? Enderezándose , él trató de enfocar su mirada en su cara con la escasa luz que se filtraba por debajo de la puerta. No podía ver su expresión. - Qué pasa , querida , no te preocupes . No seremos encontrados aquí dentro -- -Sí, ya lo sé,- Iliana murmuró inquieta , resistiéndose a ser abrazada nuevamente por su marido . -No tiene nada que ver con eso, ni Lord . es que ... - Ella titubeó torpemente , no deseando enojarlo con el problema que iba a plantear. -Mama está despierta y tiene hambre. Realmente vine debajo a buscarle algún caldo o ...- - Bien, buscaremos algo de caldo luego, no te parece ? Él murmuró , inclinándose para alzar el borde de su falda y para deslizarle entre sus piernas. Iliana se quedó sin aliento mientras las manos se deslizaban por sus piernas, luego gimió en voz alta y fue allí que lo olió . En la cocina el olor de Duncan había pasado desapercibido , era un área abierta llena de olores a comida pero ahora estaban en un lugar cerrado, su olor era mas fuerte que el aroma de las especias que los rodeaban . Todo lo que ella podía oler era ... -Mierda de caballo- Duncan se paralizó con esas palabras , sus manos estaban entre sus muslos debajo de la falda. -¿ Qué? - Yo ... Vos.... has estado trabajando con los caballos? Ella preguntó cuidadosamente. -Sí-- Ella la oyó la respuesta que podía adivinar. - Estuve ayudando en los establos temprano esta mañana . Una de la yegua tuvo problemas al parir y necesitaba una mano para sacar el potro -- - Iliana gimió en voz alta ante ese comentario . Sabía lo que él había estado haciendo para ayudar al animal . Él se había arrodillado en la paja en el interior del establo, había agarrado al potro por las patas, y había sacado a la pequeña bestia del vientre de su madre, cubriéndose de sangre y bosta en el proceso . Luego probablemente Duncan se había limpiado las manos con una tela para seguir con la construcción del cuarto sin siquiera considerar la idea de tomar un baño. De hecho, ella apostaría su vida a que él no se le había ocurrido bañarse del desde el día en que ella se había caído en el estiércol la
  • 110. semana anterior. Día tras día él trabajaba en la construcción de los cuartos nuevos y su cuerpo estaba cubierto de sudor, polvo, y suciedad. No le sorprendía que Duncan oliera a establo . Realmente, peor que un establo. -¿Cómo supiste Iliana suspiró ante su pregunta. - Lo pude oler- Él se puso completamente rígido con ese comentario . Sintiendo su enojo , ella dio un paso a la derecha y trató de alcanzar la puerta. Un haz de luz entró cuando ella abrió la puerta . Sobresaltándose con la furia en la cara de su marido, Iliana decidió que una retirada podía ser un acto de valentía, y se apresuró hacia la cocina, donde casi se atropelló con un Elgin alarmado. -Mis disculpas,- ella murmuró , tratando de apurarse. -¡Esposa-! Ella no necesitó dar la vuelta para ver que su marido venía detrás de ella. Podía oír el ruido de sus pasos mientras él se apresuraba. Iliana imprimió velocidad a sus pasos , corriendo en busca de la puerta. Desafortunadamente, en su prisa, no se dio cuenta que su suegro estaba del cuarto hasta que ella se chocó con él, casi enviándolos a ambos al piso . Ella jadeó cuando Angus la atrapó contra su pecho impidiendo la caída. Iliana miró su cara y se sonrojó intensamente. - Oh, Mi Lord . Yo justo iba ... Mi madre se despertó y tiene hambre, - ella balbuceó nerviosamente, dando un paso hacia atrás . - Se me ocurrió llevarle un tazón con caldo y ...- -y el patán libidinoso de mi hijo te asaltó nuevamente. , - Angus terminó por ella la frase y extendió una mano para tirar de la manga de su vestido . Mirando hacia abajo, Iliana descubrió con vergüenza que su vestido estaba todavía fuera de lugar, dejando gran parte de su pecho expuesto a la vista . Sonrojándose violentamente, ella se ocupó de enderezar su vestido . - Ve arriba, muchacha, y siéntate con tu madre . Elgin le llevará algo caldo . Yo Tengo que hablar con mi hijo -- Iliana asintió y cruzó el cuarto, ignorando a Duncan que gritaba su nombre al mismo tiempo que su padre comenzaba a hablarle . Capítulo Catorce ¿ No te parece que ya te has escondido lo suficiente aquí? Iliana levantó su mirada del tablero de ajedrez puesto entre ella y su madre. -¿ Qué? -Sabes exactamente de qué hablo-- Moviéndose inquieta bajo la mirada aguda de su madre, ella volvió su atención al juego. - No he estado escondiéndome-- -No-- La sequedad en el tono de Lady Wildwood revelaba que conocía perfectamente a su hija. -No,- Iliana insistió impacientemente. - Muevo esta pieza y ...-- - Supongo que no has estado aquí noche y día en la última semana por devoción filial? -Por supuesto que si -- -Hmm-- Sacudiendo la cabeza . Lady Wildwood jugó su turno en el juego - Jaque mate--
  • 111. Iliana suspiró, ella se recostó e irritada observó a su madre. - Vos no has estado bien-- - No. Es verdad -- - Pensé que apreciarías mi compañía-- Cuando su madre simplemente se quedó mirándola , Iliana apartó la mirada inquieta - No todo está bien con tu marido-- Fue una acusación e Iliana suspiró y se encogió de hombros. - Bastante Bien, madre . ¿Cuán bien esperabas que estuviera el matrimonio ? Estamos recién casados. Todavía no hemos llegando a conocernos -- - Bien , me parece que es muy difícil llegar a conocer a alguien si no pasas tiempo con él-- Cuando su hija simplemente clavó sus ojos en el tablero de ajedrez y no contestó. Lady Wildwood levantó una pieza del juego que tenía en su regazo y lo dejó a un lado. -¿ A dónde vas ? Iliana preguntó agitada , apresurándose a ir a su lado en la cama para detenerla cuando vio que su madre retiraba las mantas y colocaba sus pies en el piso . - No puedes levantarte, madre, todavía estás demasiado débil -- - No me pondré más fuerte estando acostada en la cama ,- fue la respuesta pragmática de Lady Wildwood. - Además , creo que es tiempo de que conozca a mi yerno-- - No. Si deseas conocerlo , enviaré a Ebba a pedirle que te visite. Pero de ninguna manera vas a salir de esta cama. Has estado muy mal y todavía estás débil -- * * * -Ebba! - -¡Mi lady -! Los ojos de la criada se ensancharon cuando Iliana se apresuró a través del gran salón hacia ella. - Va a reanudar sus actividades normales?- Iliana hizo una mueca ante sus palabras. - Sí. Mi madre ha resuelto unirse la mesa para la cena . A ella le gustaría tomar un baño y … - Su voz fue cortada cuando un estallido de risas llevó su atención a Lord Angus y otros hombres sentados en la mesa . Duncan no estaba a la vista, ni había ni una sola mujer presente, pero todos los lugares en las mesas estaban llenos. Incluso varios hombres estaban de pie , hablando con los demás. Iliana nunca había visto tantos hombres dentro de las paredes de la fortaleza . -¿ Qué estaba pasando? -El prometido de Lady Seonaid está aquí-- -¿ Lord Sherbien? , Iliana levantó las cejas cuando su criada asintió con la cabeza. Ebba le había dicho hacia dos semanas que otras mujer escapaban de la fortaleza para evitar un matrimonio. Seonaid había escapado el día después que la madre de Iliana había llegado . Su criada también le había informado que los hombres habían enviado a buscar a Seonaid. Habían regresado con noticias de que la muchacha había huido hacia St. Simmian , un convento de monjas en el norte. La única reacción de Iliana ante esa información había sido preguntarse por qué ella misma no había sido tan inteligente como Seonaid. Ahora sus ojos se movieron sobre los hombres riéndose alrededor de la mesa,. Sus ojos se ensancharon ligeramente cuando vio a Lord Angus con una túnica bordada con hilos de oro . -Qué ... - -Es la túnica de Lord Sherbien ,- Ebba interrumpió para informarle - Lord Sherbien deseaba la tartán de Lord Dunbar, entonces Lord Angus insistió en intercambiar las ropas -- -¿Por qué Lord Sherbien quería el tartán de Lord Dunbar? - Para probar que es amigo de los Dunbars. Usando esa prenda puede atravesar las tierras de los Dunbars sin problemas porque lleva puestos los colores Dunbar --
  • 112. -¿Realmente funciona así ? Ella preguntó con interés, luego dejó de lado esos pensamientos cuando vio a Elgin saliendo de la cocina . Ella se acordó del propósito para haber venido abajo. -Mi madre desea participar de la cena esta noche-- Ella hizo una pausa ante la mueca de disgusto de Ebba . - Lo Sé. Le he dicho debería descansar, pero ella no me quiere oír. Ella desea tomar un baño y prepararse para la cena -- - Me encargaré de eso,- Ebba contestó. Murmurando sus gracias, Iliana empezó a volver rápidamente al piso de arriba. El corredor del piso superior había estado desierto en los últimos dos días. Los tres cuartos que Duncan había planeado agregar estaban terminados . El piso superior ahora tenía seis cuartos, un corredor que era dos veces el de su tamaño original, y una nueva baranda . Iliana aún no había visto los nuevos cuartos pero temía demasiado encontrarse con Duncan como para ir a explorarlos. Entonces se apresuró a ir con su madre. * * * - Tienes mucha suerte, hija; Tu cocinero es excelente. No creo que Jean Claude pudiera haber hecho esta comida mejor -- Las palabras de Lady Wildwood deliberadamente fueron dichas lo suficientemente fuertes para que Elgin las oyera. Como era de esperar, él se puso de pie ante ese elogio y sonrió con el pecho lleno de orgullo . La comida había sido muy agradable . Elgin había preparado la mejor comida que Iliana hubiese probado desde su llegada a Dunbar . Lord Angus, usando la túnica de Lord Sherbien se había esforzado toda la noche en hacer que su madre se sintiera cómoda y bienvenida. Hasta había coqueteado desvergonzadamente con ella durante la comida. Iliana supuso que no debería sentirse sorprendida. Aun con los moretones que arruinaban sus manos, sus brazos y su cara, , su madre era una mujer atractiva. Notando el sonrojo y las sonrisas tímidas en el rostro de su madre , Iliana casi se había puesto de pie y había besado la mejilla de Angus en agradecimiento. Iliana estuvo relajada durante la cena y había escuchado tranquilamente la conversación que su madre compartía con Duncan y con Angus. No habiéndole visto a su esposo desde el incidente ocurrido en el cuarto de almacenaje, ella no había estado muy ansiosa por enfrentarlo . Dando rápidamente un paso hacia adelante, Iliana se había sentado en el banco al lado de Allistair, obligando a su madre a tomar el espacio al lado de Duncan. Ella había fingido estar completamente absorta en su comida cuando realmente había estado escuchando la conversación que se desarrollaba alrededor de ella. Duncan es cada acción y en cada palabra hacia su madre había sido gentil y educado. En verdad, su comportamiento era casi caballeroso. Le había contado sus planes para la fortaleza y le había detallado las tareas que ya estaban terminadas . Los cuartos del piso superior no sólo estaban terminados todo menos uno estaban amueblados también . Duncan y sus hombres habían vuelto a trabajar en los muros ,. Mar tarde , también, se enteró de por qué repentinamente había tantos hombre en la fortaleza . Aparentemente muchos de esos hombre habían estado trabajando como mercenarios contratados , pero el contrato se había terminado y los hombres habían regresado a la casa. Con esa cantidad de gente en la fortaleza , Iliana podía entender muy bien la desesperación de su marido de agrandar Dunbar.
  • 113. - Recuperarás tu cuarto esta noche-- Iliana se tensó ante las palabras de su madre. -¿Qué?!! Ella preguntó, agarrando desesperadamente el brazo de su madre al mismo tiempo que la mujer se daba media vuelta para hacerle señas a su criada para que se acerque . Lady Wildwood la miró con la frente fruncida cuando vio la súbita desilusión de Iliana, pero afirmó su decisión . -Ahora que sé que tu marido se ha tomado el trabajo de construir más cuartos, me parece justo que pueda usar uno-- -Pero ... - Iliana hizo una pausa cuando su madre extendió la mano para acariciarle gentilmente la mejilla. - No te preocupes, niña. Él parece ser un buen hombre. Todo estará bien -- Su madre la besó dulcemente en la mejilla, luego se dio vuelta hacia su criada. - Estoy lista para retirarme, Gertie-- -Sí, mi lady -- Iliana continuó sentada donde estaba . La criada ayudó a su madre a levantarse, Duncan encontró su mirada , la expresión en sus ojos y la sonrisa en su cara le dijeron claramente que él había escuchado las palabras de su madre. Levantándose abruptamente, Iliana fue detrás de su madre. - Yo te ayudaré,- ella anunció nerviosamente, deslizando su mano debajo su codo . * * * Duncan hizo una pausa fuera de la puerta del dormitorio y aspiró profundamente. Aunque fuera increíble , estaba nervioso. Había pasado mucho tiempo desde que él y su esposa habían … Y luego había visto su reacción hacia él en el cuarto de almacenaje. Dejando de lado tales pensamientos, él enderezó sus hombros y abrió la puerta. El cuarto estaba oscuro, sólo iluminado por las brasas encendidas en la chimenea. P Con esa luz tenue, Duncan sólo podría divisar la forma de su esposa en la cama. Cerrando la puerta , se movió a tientas hacia la cama. Iliana ya estaba dormida. O fingiendo dormir . Supuso que no debería haber esperado otra cosa. Esperar una bienvenida hubiera sido un exceso de optimismo después de notar la forma en que ella lo había evitado en esos últimos días. Suspirando, él se quitó el tartán y rápidamente se despojó de su camisa , dejando caer ambas prenda al piso . Luego levantó la sabanas para meterse en la cama. Pero se congeló al clavar su ojos en su esposa debajo de la sabana. Ella llevaba puesta su túnica, lo cual no era inusual — a menudo usaba esa prenda en la época que se rehusaba a dejarlo gozar de sus derechos conyugales . Pero había sido el contorno voluminoso del cinturón de castidad lo que lo había paralizado. - Te lo pusiste nuevamente-- Iliana suspiró y abandonó su intento de fingir dormir. Abriendo los ojos, ella lo miró con tristeza. - Lo siento , marido, pero ... - -¿ Lo siento? No, no lo sientes -- Observándola con ira , Duncan dejó caer la sabana para cubrir su cuerpo . - Eres fría . Eres una de esas mujeres de las que he oído hablar. Esas que no disfrutan el apareamiento entre un hombre y una mujer y que haría cualquier cosa por evitarlo-
  • 114. -¡No-! Iliana lo negó inmediatamente , agarrando su mano cuando él empezaba a moverse. - Yo lo disfruto. Verdaderamente, - ella le aseguró cuando él desdeñó su afirmación, y luego agregó,- Verdaderamente lo hago, pero encuentro que no puedo disfrutarlo cuando tu olor es tan apestoso que me distrae del placer que quieres darme . Si sólo tomaras un baño y … - Su frase quedó sin completar como él tiró de su brazo para librarse. - Eso te gustaría , verdad ? Si tomo un baño, seguramente me favorecerás con tus atenciones , - él se burló . -Bien , te recordaré nuevamente , esposa, que es tu deber someterte a mí. Me estás negando mis derechos conyugales , lo cual me da derecho a dejarte de lado -- Iliana se paralizó con esa amenaza, y él lanzó una risa ruda. -¿ Qué pasa? Seguramente , no te importa, verdad ? No, claro que no. Si te importara, no me negarías tus favores -- Cuando Iliana simplemente lo observó en silencio, él se apartó asqueado. - No te Preocupes más. No ensuciaré tus preciosas sabanas con mi mal olor. Me iré a una cama mas acogedora-- Iliana clavó inexpresivamente sus ojos en la puerta mientras Duncan la cerraba detrás él, sus palabras hacían eco en su cabeza. ¿Una cama mas acogedora? Duncan tenía intención de buscar placer en otro sitio? Sus ojos se estrecharon , y el enojo creció dentro de ella ante la idea de su marido compartiendo pasión e intimidad con alguien más. Apretando los dientes , Iliana apartó la sabana y puso sus pies en el piso , sólo para hacer una pausa. Ella lo había rechazado. Realmente, lo deseaba en su cama tal como olía ? Iliana se movió inquieta . No le importaba su mal olor. ¿Podría tolerarlo para evitar que Duncan perdiese el rumbo? Los años por venir se proyectaron en su mente. Duncan viniendo a ella después de un día arduo de trabajo , su cuerpo cubierto de sudor, brillando a la luz del fuego. Él dejaría caer su tartán al piso , luego su camisa. Las sombras del fuego bailarían sobre su pecho ancho y sus piernas firmes mientras él se movía hacia ella, la tomaba en sus brazos , y … ella sentiría el olor de él. Gimiendo, Iliana se metió de vuelta en la cama. La idea de Duncan buscando placer en otra cama era muy inquietante, pero la idea de ser forzada a recibirlo en la cama de ella cuando él olía a establos no era mucho mejor. * * * - Eres una muchacha de carnes abundantes , Kelly-- Duncan describió los pechos enormes que se movían delante de sus ojos. Desbordaban parte superior del escote . Pensando que alguno de los pechos se iba a escapar en cualquier momento , Duncan extendió su mano para empujarlos hacia abajo. Luego ató las cintas del escote . Pero ese acto de alguna manera lo enloqueció , y terminó agarrando una de las generosas tetas por encima de la tela del vestido. Estoy borracho, Duncan se dio cuenta , luego decidió que eso no tenía importancia y tomó la jarra de cerveza y tomó lo último de la bebida. - Suficiente -- Agarrando la jarra de la mano de él, Kelly la colocó en la mesa al lado de la cama donde Duncan estaba sentado. Cuando él la miró con el ceño fruncido , ella se
  • 115. rió ligeramente y tomó su mano vacía para colocarla encima de su otro pecho. - Has sido un hombre muy malo , mi Lord , no has venido a verme por tanto tiempo . Kelly te ha extrañado -- -Pues bien, he estado ocupado- La cabeza de Duncan se inclinó hacia adelante, aterrizando entre sus pechos abundantes. -Sí, con tu esposa inglesa -- La mujer hizo un gesto de desagrado , pero cuando Duncan no levantó la cabeza para mirarla , ella frunció el ceño ligeramente y tiró su cabeza hacia atrás. Duncan tenía los ojos cerrados y parecía estar dormido . -Si, estás borracho ... muy borracho -- Sus ojos se abrieron con esas palabras y Duncan sonrió abiertamente. Una mano de él salió de su pecho para ir a pellizcarle las nalgas . -Sí, pero eso significa que no puedo hacer lo que debo -- -Sí, espero nunca ver el día en que no puedas hacerlo ,- ella concordó divertida , luego le dio un suave empujón que lo hizo quedar acostado en la cama. Sonriendo, ella bajó el escote de su vestido para que sus pechos salieran a la vista. La sonrisa de ella se agrandó al ver el hambre que inmediatamente iluminó los ojos de Duncan .- Veamos si todavía puedes montar toda la noche , o si tu esposa inglesa ya te ha arruinado, - ella murmuró, tironeando bruscamente la falda de su tartán hasta descubrir sus muslos . Luego gateó encima de él en la cama. Duncan había abierto la boca para rechazar esa posibilidad cuando la mujer le metió un pecho entre sus labios . Sorprendido , Duncan comenzó a succionarlo automáticamente, pronto tuvo que hacer una pausa cuando el olor ácido de sudor perturbó sus sentidos. Frunciendo el ceño, él tomó a la mujer por los brazos ,apartándola para terminar de sacarse el tartán. * * * Suspirando, Iliana se puso boca arriba nuevamente y miró enojada el cuarto oscurecido. Era imposible dormirse cuando su mente continuaba dando vueltas alrededor del hecho que Duncan estaba en este momento acostándose con otra mujer. El muy cerdo, ella pensó con ira . ¿ Era mucho pedir que tomara un baño? Si él sólo se lavara, ella se sacaría con gusto el cinturón de castidad . Gruñendo entre dientes , ella se dio vuelta en la cama, dándole la espalda a la puerta> Pronto se puso rígida , oyó el chasquido suave de la puerta abriéndose. Luego la oyó cerrarse suavemente, después un susurro cuando él cruzaba el cuarto, y entonces el enojo comenzó a arder dentro de ella. ¿ Duncan había obtenido su placer en otra cama, y ahora pensaba unirse a ella en esta cama? Si ese era el caso, entonces él tenía otra idea en mente. Abruptamente se puso boca arriba. Iliana abrió la boca para agredirlo con su lengua. Las palabras estaban en la punta de su lengua fueron reemplazadas por un chillido de horror, cuando ella vio una forma oscura inclinada sobre la cama, que sostenía un cuchillo en su mano . Ella estaba alarmada ante la vista de su atacante . Pero el agresor quedó igualmente perplejo al descubrir que ella no estaba dormida. Eso le hizo ganar unos segundos . Los suficientes como para que Iliana se recuperara del shock y comenzara a alejarse rápidamente de su atacante.
  • 116. Su asaltante también se recobró y se abalanzó sobre ella , bajando el cuchillo al tiempo que ella se movía . Iliana sintió que la cama se acababa , luego ella chocó contra el piso , produciendo un ruido sordo. Ella gritó nuevamente. Sus piernas se habían enredado con las sabanas, haciéndole imposible alejarse de la cama y del asaltante . Un ruido en la puerta del dormitorio puso trajo un fin a sus chillidos e Iliana espió con precaución sobre el borde de la cama ... -¡Iliana-! Reconociendo la voz de su madre que venía del corredor, Iliana suspiró aliviada y comenzó a retirar las sabanas enredadas en sus piernas. La luz de una vela iluminó el cuarto un momento más tarde, e Iliana vio a su madre, a Ebba, a Gertie, y a Lord Angus entrando a todo prisa en la habitación . Todos miraban a su alrededor pues el cuarto aparentemente estaba vacío, hasta que la vieron en el piso , del otro lado de la cama. Su madre se acercó. -¿Qué sucede , amor? Lady Wildwood se apresuró a dar la vuelta la cama, aparentemente, olvidándose del hecho que sólo llevaba puesto una túnica de tela muy fina . Pero Lord Angus no pasó por alto este hecho . Sus ojos se clavaron en la mujer mientras ella se agachaba el lado de su hija y la ayudaba a ponerse de pie. -¿ Fue una pesadilla? ¿ te caíste de la cama ? Angus apartó reticentemente sus ojos de la prenda semi translúcida de la madre y observó a su nuera. Su mirada inmediatamente recayó en una mancha roja que aparecía en su túnica blanca. -¡ Estás sangrando -! Iliana frunció el ceño. -No es nada grave, - Iliana murmuró. -Es sólo un arañazo, realmente-- Ignorando sus palabras, Angus se acercó y se inclinó para separar la tela rasgada y examinó el corte . Él frunció el ceño cuando se enderezó. -¿ Qué sucedió? - Alguien entró en el cuarto. Pensé que era Duncan y me di vuelta para hablarle, pero no era él ... - -¿Quién era ? Lady Wildwood preguntó, angustiada. - No sé. Todo ocurrió tan rápidamente. Y estaba oscuro. Vi un hombre, pero su cara estaba en sombras. Luego vi el cuchillo -- Estremeciéndose, ella presionó su mano contra el corte para aliviar el dolor. - Entonces grité y me caí de la cama cuando él me apuñaló-- -Fue bueno que te cayeras , de otro modo no estarías viva ,- Angus murmuró sombríamente , luego su mirada fue hacia la puerta donde un grupo de personas se estaba reuniendo. Cuando no vio a su hijo entre ellos, Angus se volvió hacia Iliana. - ¿Dónde está mi hijo? Ella vaciló brevemente, luego se puso en puntas de pie para murmurar algo en su oído. Lady Wildwood arqueó sus cejas ante su conducta , su curiosidad había sido despertada … Especialmente cuando nubes de tormenta aparecieron en la cara de Lord Angus . Maldiciendo , él se dio vuelta y fue hacia la puerta. Se dirigió a Gertie y Ebba con una mirada fulminante . - Ocúpense de la herida !- él ordenó, luego vio a Allistair. -Pon a algún hombre a hacer guardia hasta que pueda traer de vuelta a Duncan-
  • 117. * * * -¿Qué pasa? Kelly preguntó, mirando a Duncan con sorpresa como él la alejó gentilmente . Duncan vaciló brevemente, incapaz de explicar por qué repentinamente había detenido sus acciones. 'Estoy casado ahora, - él aportó , enderezándose en el borde de la cama. -Sí, y también estabas casado esta noche cuando entraste a mi cabaña -- Duncan hizo una mueca ante la ironía de sus palabras, luego se puso rígido cuando se movió para sentarse al lado de él y metió su mano debajo del tartán para tocarle el miembro . - Estás flácido como una toalla mojada !- ella exclamó con súbita desilusión, luego rápidamente se puso delante de él . - No te preocupes . La vieja Kelly se ocupará de cambiar eso -- Cayendo de rodillas delante de a él, ella quitó su tartán y lo tomó en su boca. Duncan quedó absolutamente sorprendido con su acción tan expedita . Luego simplemente observó la parte superior de su cabeza mientras ella succionaba su miembro . Su cabello era tan rojo como el fuego. O lo sería si ella lo lavase más a menudo, Duncan pensó, mirando el pelo engrasado . En cambio , el cabello de Iliana brillaba como madera pulida y olía a limón y a miel. Él amaba ese olor. Él había enterrado su cara en la cabellera y había respirado ese perfume todo el tiempo mientras le hacía el amor en el bosque . Dios, con sólo pensar en eso se le endurecía el miembro . Kelly dio un murmullo de satisfacción cuando notó que el pene crecía dentro de su boca, pero con eso destruyó la imagen de Iliana en la mente de Duncan. Abriendo los ojos, él la observó , y recordó haberla visto rascándose el cuero cabelludo. ¿ Eran piojos? Él se preguntó con súbita desilusión . Por qué estaba tan horrorizado? . tener piojos era muy común, pero … él apostaría toda su riqueza a que Iliana no tenía piojos. -¡ Se te bajó otra vez . -! Kelley se quejó. Duncan hizo una mueca ante esa queja, luego apartó con fuerza la cabeza de la mujer y se puso de pie . Duncan dejó la cabaña sin decir una palabra. Estaba regresando a la fortaleza cuando se encontró con su padre. Haciendo una pausa en el camino, Duncan captó la expresión sombría del hombre mayor y arqueó sus cejas. - ¿qué te pasa ? -¿ Estabas gozando un poco de tiempo libre y regresabas con tu esposa ? ¿ Recuerdas que tienes una esposa , verdad? La pobre Iliana. -- Duncan estaba un poco sorprendido por el enojo de su padre , y eso simplemente aumentó su propia irritación. Estaba indignado por no haber podido tomar a una mujer mas que dispuesta a darle lo que su esposa le negaba. - No sé por qué estás tan enojado . Vives diciendo que yo debería darle a mi esposa algún descanso-- Apenas dijo la última palabra, el puño de su padre golpeó su mandíbula. Por efecto del whisky que había bebido durante toda la noche y del golpe , Duncan se derrumbó en el suelo . Enderezándose lentamente, Duncan sacudió la cabeza y miró a su padre. -¿ Por qué hiciste eso ? - ¡ Porque te lo merecías , canalla -! Angus rugió mientras su hijo se ponía de pie . - ¡Mientras estabas satisfaciendo tus necesidades más bajas , un asesino estaba entrando en tu cuarto , donde vos deberías haber estado, e intentó apuñalar a tu indefensa esposa -!
  • 118. -¿Qué?! - Me oíste . Alguien entró en tu habitación mientras vos estabas afuera y acuchilló a tu esposa . Ella ... - Angus no agregó mas nada . Duncan ya no lo oía. Él había empezado a correr hacia la fortaleza . Capítulo Quince - Atenderemos tu herida,- Lady Wildwood murmuró una vez que Lord Angus se hubo ido. - Ebba, búscale a mi hija una túnica limpia, por favor. Gertie ... - - Iré a traer mis medicinas-- Moviéndose , la vieja salió corriendo del cuarto. - Tendrás que quitarte la túnica, amor,- Lady Wildwood murmuró, la preocupación arrugaba su cara cuando notó que el cuerpo de Iliana repentinamente temblaba. Automáticamente Iliana se quitó la túnica por la cabeza. No fue hasta que vio la cara perpleja de su madre que recordó que llevaba puesto el cinturón de castidad. -¿Qué es esto ? Los hombros de Iliana bajaron con resignación. Dejó caer la túnica y se sentó en la cama. -Sabes lo que es -- -Sí-- Lady Wildwood inclinó la cabeza lentamente. Ese mismo cinturón la había salvado de los avances sexuales de Greenweld, aunque usarlo le había costado varias palizas. Sentándose en la cama al lado de su hija. Lady Wildwood tomó una de las manos de Iliana - Sospechaba que no todo está bien en tu matrimonio pero esperaba que con el tiempo … las cosas fueran mejorando . ¿ Duncan te golpeó ? -¡ No! ¡Por supuesto no -! Iliana exclamó con súbito horror . - Duncan golpeó al viejo Willie por atreverse a ponerle una mano encima a su esposa. Duncan nunca me dañaría físicamente -- -Entonces él te trata mal ,- su madre murmuró . - No. No me dice nada que podría ser considerado cruel. Él es un hombre bastante razonable -- La confusión de Lady Wildwood era obvia. - Entonces él debe ser un estúpido. ¿Un maricón ? -¡ Madre! ¿Cómo puedes pensar eso ? Iliana preguntó defendiendo inmediatamente el honor de su marido . - Lo has conocido. Él es muy inteligente , ambicioso y muy trabajador ... - -Entonces , por qué traes puesto el cinturón? Su madre la interrumpió con frustración, e Iliana se silenció , demasiado avergonzada para contestar. -Ella no lo usa todo el tiempo, mi lady ,- Ebba dijo servicialmente. Esa información, sin embargo, sólo pareció confundir aún mas a Lady Wildwood . -¿ El matrimonio ha sido consumado ? El sonrojo de su hija fue una respuesta reveladora , y la mirada de Lady Wildwood se agudizó. -¿El es violento en la cama? Ruborizándose mas intensamente , Iliana sacudió la cabeza, negando . -Bien , entonces , por qué lo usas ? Iliana consideró la opción de mentir, pero finalmente dijo , -él huele mal -- Lady Wildwood quedó perpleja . - Verdaderamente es así , madre. Seguramente lo habrás notado . Vos te sentaste al lado de él en la cena . Él sólo se baña dos veces a un año y ... - la voz de Iliana murió
  • 119. cuando percibió la expresión desconcertada de su madre. Moviéndose , Iliana dio una mirada suplicante a Ebba. Su criada estaba dispuesta a respaldarla en eso. - Ella dice la verdad, mi lady . Toda la fortaleza apestaba cuando llegamos acá . La paja del piso no había sido cambiada por años, y Lady Iliana estropeó uno de sus vestidos con simplemente sentarse a la mesa la primera noche. Nos llevó cuatro días enteros y el trabajo de tres mujeres sólo para fregar la mugre pegada al piso del gran salón -- La criada vaciló, y luego terminó. -Verdaderamente, el cambio que Lady Iliana ha hecho aquí es milagroso-- -Ya veo,- su madre dijo solemnemente, -y es ese el único problema en tu matrimonio? Iliana asintió con la cabeza. -Ya veo,- ella dijo y se puso de pie mientras Gertie entraba de vuelta en el cuarto. - Es mejor que te acuestes en la cama y te pongas de costado ,- ella sugirió mientras Gertie buscaba algo en su bolsa de plantas medicinales . Dejando de tratar de leer los pensamientos de su madre, Iliana se acostó en la cama.. Luego la vieja comenzó a limpiar la herida . Duncan subió corriendo las escaleras, la culpa lo impulsaba tanto como la preocupación que sentía . Si no hubiese abandonado la cama marital, esto no habría ocurrido. Furioso con él mismo , Duncan echó a los observadores fuera del dormitorio, abriéndose camino entre ellos para irrumpir en el cuarto. La imagen que l encontró lo hizo detenerse en seco. Vio a su suegra y a la criada presencia de su esposa . Incluso vio a la vieja criada curando la herida de su esposa. Pero realmente, todo la atención de Duncan estaba focalizada en la mujer que yacía en la cama. Alivio porque ella todavía estaba viva fue lo primero que sintió . Cerró sus ojos brevemente y dijo una plegaria de agradecimiento . Su esposa vivía. Y ya no importaba lo que ella había hecho para provocarlo , él no descuidaría sus obligaciones conyugales nuevamente. . Él se ocuparía de la seguridad de su esposa . Duncan dio una zancada y se acercó a la cama. La observó . Ella estaba desnuda salvo por ese cinturón maldito . Avergonzado por lo que él consideraba su propia falta de control, Duncan bajó su mirada al piso en un intento de recuperarse . Desafortunadamente, vio la túnica desgarrada y ensangrentada a sus pies simplemente y su sangre comenzó a hervir .Agachándose , él recogió la prenda y la estudió cuidadosamente, captando el tamaño de la cuchillada y la cantidad de sangre que ella había perdido . Luego miró a Gertie trabajando en la herida. Si bien ella había sangrado mucho , no parecía ser una herida que amenazara su vida. Pero eso no alcanzó para enfriarlo . Su inmaculada piel ahora tendría una cicatriz. Y era su culpa . La cicatriz que ella cargaría sería la prueba de su falla como marido. -¿ Qué sucedió? Él preguntó y ella le contó. Un silencio descendió una vez que ella terminó el relato . Luego Duncan fue hacia la puerta y empezó a gritar órdenes para organizar un grupo de guardias. Luego volvió al cuarto , tratando desesperadamente de ignorar el dolor que había visto en los ojos de su esposa. *** - No creo que tuviera intención de matar a Iliana-- Duncan dirigió su mirada hacia su padre .
  • 120. Alejando los pensamientos intento de asesinato de su esposa, Duncan levantó la jarra con cerveza que acababa de servirse . Vio como su mano aún temblaba. Estaba sorprendido por la profundidad de la emoción que ese episodio había tenido en él. -No,- Duncan acordó finalmente , mirando a su padre. -Piensas que fue uno de los hombre de Greenweld que vino a matar a la madre de Iliana antes que ella pudiera anular su matrimonio -- Angus inclinó la cabeza lentamente. - Es la única cosa que tiene sentido. Todos sabían que Lady Wildwood ocupó la habitación de ustedes desde su llegada. Casi nadie sabía que ella no estaría allí esa noche . Ni yo lo sabía -- Lo mismo se le había ocurrido a Duncan. Hasta donde él sabía , sólo él, Iliana, y su madre conocían el cambio de planes respecto a las habitaciones . El intento de asesinato debía estar destinado a la madre de su esposa . -Piensas que los hombres de Greenweld lograron introducirse sin que el guardia del portón los viera ? - Sí. Centenares de personas entran y salen del patio todos los días. El guardia no sospecharía de un hombre solo a pie. Es la única forma en que pudo haber entrado -- - Tendré que duplicar las guardias en la portón . Y obligarlo a que comprueben la identidad de cada persona que entra y que sale . También organizaré una búsqueda por todo el castillo y los muros exteriores del castillo, luego llevaré un grupo grande de hombres a revisar el bosque, y el resto de las tierras Dunbar . Si él está todavía aquí, entonces lo atraparemos -- -Hmm,- Angus murmuró -sin duda el bastardo cobarde se habrá ido a esta altura , pero mejor ser prevenido ... -- Ambos se silenciaron por un momento, luego miraron hacia arriba cuando Lady Wildwood entró al cuarto. -Gertie ya terminó ,- ella anunció. -Iliana está descansando- Inclinando la cabeza, Duncan se movió y se puso de pie. - Debo ir a hablar con los hombres respecto a lo que deseo que se haga mañana,- él murmuró , estaba tan ansioso por salir que no se dio cuenta cuando ella se inclinó para olerlo con discreción . Angus , sin embargo, lo notó . Y también notó el ceño fruncido en la cara de la mujer. Curioso por su conducta , q él arqueó sus cejas cuando ella dio un paso hacia la mesa y se sentó al lado de él. Luego de un momento , ella murmuró, -Mucho me temo que las cosas no están del todo bien entre nuestros hijos, Mi Lord , y ambos debemos ayudar a solucionar este problema-- Una hora más tarde, ella sonreía nuevamente, mientras se ponía de pie. - Es un plan muy atinado, Mi Lord . Tal vez aún podamos rescatar este matrimonio -- -Ciertamente,- Angus murmuró , levantándose y tomando la mano de ella para besarla gentilmente . Ella se sonrojó y el sonido de pasos anunció el regreso de Duncan. Muy ruborizada , ella murmuró una excusa y escapó. Angus la observó partir con un brillo intenso en sus ojos, luego sonrió y pidió a los gritos que Elgin y su hijo se uniese a él en la mesa. - Es muy tarde. Elgin habrá regresado a su cabaña -- -Oh, sí-- Angus se puso de pie nuevamente . . - Entonces tendré que ocuparme personalmente de esto --
  • 121. -¿ De qué? - De un Baño-- -¿qué? Duncan no se habría mostrado más conmocionado si su padre le hubiera anunciado su intención de ponerse un vestido con volados . - Pero ... aún no estamos a fin de julio -- Encogiéndose de hombros , Angus se movió hacia la cocina. -¿ Qué tiene que ver eso? Hay mujeres presentes en la fortaleza ahora. Mujeres atractivas, debo agregar -- Lanzó una sonrisa lasciva. - Lady Wildwood es todo una mujer . Ella merece un poco de esfuerzo. Y un pequeño baño no es mucho esfuerzo . A las mujeres no les gustan los hombre apestosos, hijo. A menos que ellas huelan tan mal y no puedan sentir el olor de sus hombres -- Duncan lo miró escandalizado las palabras de su padre, era difícil poder asimilarlas . Su padre nunca había tomado más de dos baños al año, y ahora él, voluntariamente, iba a tomar uno. Tenía poco sentido. . - Iliana huele a flores salvajes ,- Duncan murmuró , moviéndose detrás de su padre, quién había hecho una pausa en la puerta de cocina. Su lengua se frenó brevemente, y luego él admitió, -Ella piensa que yo apesto -- -Ah-- Angus sólo inclinó la cabeza , ya se había enterado de eso por boca de la madre de Iliana . - Es por eso que ella me evita. Ella dice que mi olor la ofende -- Angus guardó silencio por un momento, luego se acercó a su hijo, y lo olió con curiosidad . Luego se enderezó y frunció los labios. -Tal vez deberías tomar un baño , hijo-- -No estamos en julio aún-- -¿ Y? - Yo tomo dos baño al año. En Enero Y Julio. Y no voy a cambiar mis hábitos para complacerla. Además vos sólo tomas dos baños al año y eso lo aprendí de vos -- -Duncan, no puedes vivir tu vida basándote en mis hábitos,- Angus lo interrumpió impacientemente. - Yo no tengo esposa por eso me baño cuando quiero-- - Lo mismo haré yo-- - Pero entonces no te quejes porque tu esposa te evita. En verdad te digo, hueles muy mal. . Yo voy a tomar un baño ahora, - él agregó, entrando en la cocina y pateando a dos muchachos jóvenes que dormían en sus mantas delante del fuego. -¡Ella es mi esposa-! Duncan anunció arrogantemente, caminando detrás de su padre. - Es su deber ... - -¡ Me cago en los deberes -! Angus rugió, enderezándose después de despertar a niño . -¿Qué? Duncan observó la cara irritada de su padre . -No estamos hablando de deberes en este caso , maldito cabezadura -- La mandíbula de su hijo cayó abierta ante ese comentario , Angus prosiguió . - Piensas que ella debería aceptarte como vos eres. Bien , muchacho, tengo noticias para vos . La iglesia puede decir lo que quiera acerca de los deberes de una mujer, pero ninguno de los hombres de la Iglesia está casados y no saben un bledo acerca de las mujeres. Las mujeres no son las criaturas simples que supone la Iglesia . En verdad, pienso que son tan complejas como cualquiera de nosotros . Y pueden hacer de tu vida
  • 122. un cielo o un infierno aquí en la Tierra . Si estás dispuesto a soportar el infierno, entonces mantén tu posición en esto . ¡Pero si deseas una esposa que se acerque a vos de propia voluntad, entonces toma un baño ,maldita seas -! Él hizo una pausa para tomar una respiración antes de apoyar su mano sobre el hombro de su hijo. - Y si eso no te ayuda , entonces puedo contarte algo mas . Tu madre , que era una santa, me echaba de una patada de la cama si yo llegaba oliendo a bosta, sudor, o cualquier otra porquería-- Cuando los ojos de Duncan se ensancharon con incredulidad con ese comentario , Angus asintió con la cabeza firmemente. - Una mujer muy determinada era tu madre . Le Gustaba tener una casa limpia. Y le gustaba una cama limpia con un hombre limpio en ella. Ella me hacia tomar un baño una vez por semana. Por lo menos -- -No,- Duncan negó inmediatamente . -Vos tomas un baño dos veces al año ...- - Me baño dos veces al año ahora- Angus corrigió sombríamente . -y dejaría de hacerlo si comenzara a oler tan mal que ofendo hasta a mi propio olfato -- Sacudiendo la cabeza tristemente, él se acusó, - No me gusta bañarme. Solía gustarme , pero ya no. Me recuerda a tu madre . Solíamos tomar un baño juntos . Retozando y haciéndonos bromas con el agua y el jabón … - Sus ojos se nublaron y su mirada se desvió. Luego él aclaró su garganta y suspiró. - Me rompe el corazón entrar en la bañera sabiendo que ella nunca se me unirá . -- - Pero nadie aquí en Dunbar se baña más de dos veces al año-- -Duncan,- Angus interrumpió, - Es muy desagradable tomar un baño para luego vestirte con un tartán sucio . Nadie se ha quejado porque sabían que estabas haciendo los mejor para sus vidas . Ellos saben que tienen que privarse de algunas cosas para que vos pudieras ahorrar lo suficiente para mejorar la fortaleza - -Pero tenemos bastante dinero ahora, y los hombres no se bañan mas -- - Porque vos no has tomado un baño. Siguen tu ejemplo, no te das cuenta? -- Repentinamente impaciente, su padre sacudió la cabeza con enojo . -Me dijiste que tu esposa huele a flores, y a juzgar por la forma en que lo dijiste adivino que eso te complace . ¿ Qué sentirías si ella oliese como vos ? Duncan hizo una mueca ante esa pregunta, conociendo la respuesta. Él había sido rechazado por ella desde el día en que ella se había caído en el abono, y él mimo había sentido repugnancia por el olor de Kelly . -Ves lo que digo -- Angus inclinó la cabeza . -Tal vez ahora puedas entender por qué tu esposa se comporta así-- Duncan suspiró con resignación y siguió quejándose , - Pero ella quiere cambiar todo, papá. Nada parece lo mismo desde que ella llegó . La fortaleza está limpia, las mujeres están limpias y usan tartanes nuevas, la comida está condimentada, y mi habitación está llena de baúles -- -Sí-- Angus asintió solemnemente. - Tu vida ha cambiado ahora que te has casado. Pero también la vida de ella ha cambiado . Así son las cosas. Necesitas aceptar eso y sacar ventaja de eso -- -Quizás ... ,- Duncan murmuró . - No puede haber dudas en esto, muchacho. En mi opinión , Iliana ha hecho todo lo posible para hacer que nuestra casa sea más agradable. Dime, qué has hecho vos por ella ?
  • 123. -Ella hizo todo eso por ella misma , no por mí, - Duncan se quejó, no estaba dispuesto a hacer una concesión todavía. -¿ Te parece que es así ? No vi que ella le ordenase a Elgin que cocinara comidas condimentadas sólo para ella pero continuar y nos siguiera sirviendo comida insulsa al resto de nosotros. Ella no sólo limpió su propio cuarto , también las salas que usamos todos nosotros No. De hecho, mi cuarto fue limpiado por orden de tu esposa la semana pasada , y sé que limpiaron el cuarto de Seonaid, también. -- Duncan guardó silencio, había una mirada de alarma en su cara. Esto era algo que él tenía que considerar. * * * Iliana observó el cuarto con desagrado. Por dos días ella había yacido en la cama, observando la paja asquerosa del piso y los tapices manchados del cuarto de su marido. Y ahora tenía los nervios de punta. Era su propia falta, ella supuso. Realmente no necesitaba dos días para recuperarse de su herida pero había permitido que su madre la persuadiera de hacer reposo . En verdad, suponía que se estaba escondiendo allí arriba , del mismo modo en que ella se había estado escondiendo cuando su madre estaba mal. Era algo fácil de hacer. Nuevamente. , Duncan había pasado a dedicar el cuarto vacío de Seonaid, dejándola sola . Pero después, todos habían pasado a dejarla sola . Su madre no se había ofrecido para hacerle compañía . Según Ebba, la mujer pasaba su tiempo entreteniendo a Duncan, o a Angus, o a ambos hombres con anécdotas de la infancia de Iliana. Esa idea la hacía estremecerse de miedo. Esa era la tercer mañana después del ataque y ella había decidido que ya había tenido bastante reposo . Tenía cosas que hacer. Tenía responsabilidades que atender . La primera era limpiar ese cuarto. Sólo esperaba que no fuese una tarea tan grande y dura como la limpieza del gran salón. Con esa cuestión en mente, Iliana quitó la paja en un pequeño lugar en el piso , debajo de sus pies para observar el estado de la madera debajo la paja . Ella sacudió la cabeza con satisfacción , estaba polvorienta, pero no había los pegotes de mugre que había hallado en el piso del gran salón . -No será necesario fregarlo -- Iliana miró hacia arriba y sonrió ante las palabras de su criada. -No,- ella concordó aliviada . -Simplemente hay que barrer bien y cambiar la paja -- Ebba suspiró con ese comentario , e Iliana sintió la puntada de culpa . La criada había estado corriendo de arriba a abajo por las escaleras del castillo por las últimas dos semanas, llevando y trayendo cosas ; primero para su madre y luego para Iliana . -Lord Angus va a mandar hombres para traer paja fresca, pero vos podrías ir con las mujeres a recolectar menta y romera para ponerle a la paja - Ella sugirió impulsivamente. - Yo me ocuparé de que quiten esta paja y hagan la limpieza- Cuando Ebba la miró dudosamente, Iliana se sintió ruborizarse. Antes de que vinieran a Dunbar, a su criada nunca le había gustado la idea de que Iliana estuviera a dispuesta a trabajar. Pero ella sólo había hecho pequeñas tareas últimamente. Y casi ninguna en las últimas dos semanas. - Tómate un tiempo libre ,- ella agregó firmemente -El aire fresco te hará bien-
  • 124. -¿ Está segura? Cuando ella asintió con la cabeza, la criada sonrió y se apresuró a salir. Iliana empezó a estudiar el cuarto nuevamente. , suspirando cuando se dio cuenta cuánto trabajo tenía por delante . Pero no lo lamentaba. Su madre le había enseñado la importancia de tratar con consideración a los sirvientes. * * * - Por qué estás tan pensativa, hija? Iliana miró hacia arriba cuando su madre entró en el cuarto con una sonrisa. - Buen día , madre. ¿Cómo estás hoy ? -Muy bien-- Haciendo una pausa al lado de Iliana, ella besó su mejilla, luego dirigió su mirada alrededor del cuarto. -Ebba ha ido a recolectar menta y romero -- - Sí. Yo la envié -- - Si, ella me lo dijo. Envié a Gertie con ella, - Lady Wildwood murmuró, luego arqueó sus cejas. -¿ Tienes intención de limpiar y barrer este cuarto sin tu criada ? - Se me ocurrió pedirle prestados algunos hombres a Duncan para mover los baúles pero yo misma quitaré la paja -- -¿Y tu herida ? - Gertie me ha puesto un linimento para que no me duela . Mientras no me extralimite ... - -No te extralimitarás porque no lo harás- Iliana miró rápidamente hacia la puerta ante las palabras de su marido, y lo contempló con desagrado mientras asimilaba sus palabras . - Me siento lo suficientemente bien como para empujar una escoba , marido. Seguramente ... - - Entonces será una tarea fácil para mis hombres -- Iliana parpadeó ante eso, segura de que había comprendido mal las palabras . Su esposo , el hombre que se quejaba de la limpieza que ella ordenaba , estaba sugiriendo que enviaría algunos de sus valiosos hombres para hacer la tarea por ella? -Es muy amable de tu parte , Duncan,- Lady Wildwood dijo cuando Iliana guardó silencio. - Pero seguramente no es necesario desaprovechar el tiempo de los hombre que están trabajando en los muros Tal vez los guardias que has designado para custodiarme podrían ... - -Hay un solo guardia ahora,- Duncan interrumpió. - envié al otro hombre a la cocina a desayunar-- -Bien , pero seguramente un solo hombre podría ... - - Su trabajo es custodiarla , y eso es lo que él hará. Mandaré a dos hombres de los muros para ocuparse de esto -- ¡Imposible! Iliana pensó con incredulidad . Seguramente debía tener fiebre. Su herida debía estar infectada. Tenía fiebre y ahora estaba alucinando , ella decidió. -Bien-- Lady Wildwood frunció el ceño mientras su hija permanecía en silencio, luego agradeció en nombre de ella. - Es obvio que le has sacado la respiración a mi hija con tu generosidad. Tu oferta es muy apreciada -- Obviamente decepcionado por el silencio de Iliana, Duncan avanzó y se agachó delante del único baúl en el cuarto que era suyo. Doblándose lo levantó y lo llevó hacia la puerta , murmurando , - Mudaré este baúl a mi cuarto, luego mandaré a algunos hombres para ayudar con el resto-- -Esposo ... - Haciendo una pausa en el umbral , él se volvió, una de sus cejas arqueándose ligeramente.
  • 125. Iliana vaciló, insegura de qué decir. Él aún tenía que bañarse , y ella no deseaba / hacer una oferta no estaba dispuesta a conservar. Ella vaciló por un largo rato. Su boca se cerró herméticamente, y Duncan se movió impacientemente con el baúl en sus brazos . -Si no tienes nada que decir, tengo otras cosas que hacer y no puedo quedarme parado acá ... - Iliana vio un movimiento sobre el hombro de su marido al mismo tiempo que las palabras morían en su boca. En el siguiente momento, él tropezó hacia adelante, el baúl se zafó de sus manos y se abrió mientras golpeaba el suelo. Sus contenidos se desparramaron en el piso, entre ellos una botella que se rompió , llenando el cuarto de olor a whisky. Iliana y su madre se acercaron mientras Duncan se colapsaba encima del baúl ahora vacío. Las dos se arrodillaron a cada lado del cuerpo inconsciente y vieron la sangre manando de su cabeza, luego levantaron sus miradas hacia la puerta al mismo tiempo que una antorcha encendida entraba volando al cuarto y la puerta era cerrada de un golpe . Ninguna de las mujeres se movió por un momento , mientras el extremo más alejado del cuarto estallaba en llamas. El fuego se esparció rápidamente , acercándose hacia donde ellas estaban arrodilladas al lado de Duncan . -¿Duncan? Agarrando su brazo, Iliana probó sacudirlo pero no pudo mover su cuerpo, entonces su madre se unió a sus esfuerzos. Una vez que lo colocaron boca arriba , Iliana sintió que el terror la invadía cuando vio la palidez de su rostro. -Él está vivo, debemos salir de aquí-- La calma de las palabras de su madre penetraron la neblina de su pánico, e Iliana observó las llamas acercándose hacia ellas. Sin una palabra , cada una de ellas tomaron los pies y los brazos de su marido y lo arrastró por el piso . El pánico parecía incrementar la fuerza de las mujeres . En la puerta, Iliana extendió la mano para empujar la superficie de madera. Frunció el ceño cuando la puerta no se abrió, ella soltó a Duncan y presionado con las dos manos, pero la puerta no se movió. -¿Qué es esto? Su madre preguntó . - No se abrirá-- Lady Wildwood empujó la puerta, empalideciendo cuando vio que las palabras de su hija eran verdaderas. -Alguien la ha bloqueado- Dando golpes a la puerta, ella le gritó a su custodia , pero Iliana la detuvo poniendo una mano en su hombro. -Si él estuviera allí afuera, entonces el cuarto no estaría ardiendo- - Pero seguramente él no abandonaría su puesto de guardia ... - -No,- Iliana concordó , y los ojos de su madre se ampliaron cuando comprendió la situación . El guardia debía estar muerto o inconsciente. Dándose vuelta , Iliana observó el fuego que devoraba el cuarto. El humo subía hacia el techo arriba y ella pudo ver que sus baúles ya estaban ya en llamas. Pronto el fuego alcanzaría los pies de Duncan. El calor era casi insoportable, Iliana dirigió su mirada frenéticamente hacia una pequeña parte del cuarto que aún no estaba en llamas. Lady Wildwood comenzó a dar golpes en la puerta nuevamente. , gritando para pedir ayuda, de pronto vio que su hija se había movido al lado de la cama. -¿ Qué haces ? Debemos llamar la atención -- - El castillo está casi vacío, Mamá. Las mujeres están afuera recolectando hierbas y los hombre están trabajando en el muro exterior del castillo. Nadie nos oirá --
  • 126. . Arrancando la sabana fuera de la cama, Iliana se apresuró a ir a mojarla con el agua que había usado para lavarse, luego se movió hacia el fuego para golpear las llamas con la tela empapada . Su preocupación principal era mantener a distancia las llamas de Duncan Lady Wildwood rápidamente se movió para tomar la otra sabana de la cama. Después de humedecerla , fue al lado de su hija, pero Iliana se la quitó de las manos -Grita por la ventana,- ella le pidió , tosiendo. - debemos llamar la atención de alguien- Envolviéndose en la sabana mojada. Lady Wildwood se apresuró a ir a la ventana y gritó a los hombres que trabajaban en el muro . - Están viniendo ,- ella dijo jadeando un momento después, volviendo al lado de Iliana y uniéndose a sus esfuerzos para luchar contra el fuego. El calor era abrasador. El humo, denso y negro, estaba quitándoles la respiración, y era un obstáculo para sus esfuerzos de combatir las llamas. Y ambas tosían porque el humo les quemaba sus pulmones.. Iliana se vio forzada a retroceder ante el avance de las llamas . De pronto se tropezó inesperadamente con las piernas de su marido. -Duncan-- murmuró Iliana. Dejando sus esfuerzos para combatir el fuego. Lady Wildwood empezó a arrastrar el cuerpo , tratando de sacarlo fuera del camino de Iliana. Ella había logrado moverlo unos pocos centímetros cuando ambas oyeron gritos y patadas sonando en el corredor . En el siguiente segundo, la puerta fue volteada y una corriente de aire fresco entró rápidamente en la habitación . En respuesta, el fuego que Iliana enfrentaba rugió y se incrementó con furia. Gritando , ella caminó hacia atrás, tropezándose con las piernas de su marido y cayó al piso mientras sus faldas se prendían fuego . Oyó los grito de su madre ; Luego algo chocó pesadamente contra ella, quitándole el aire de los pulmones y y haciendo que su cabeza golpeara el piso. Capítulo Dieciséis -Ella está despierta-- Iliana abrió sus ojos ante esas palabras, sobresaltándose por el dolor que sintió dentro de su cabeza cuando miró la luz en el cuarto. -¡A Dios gracias-! Angus y su madre repentinamente aparecieron delante de su rostro, había preocupación en sus caras mientras la observaban. -¿ Estás bien , muchacha? Tuviste un golpe fuerte -- Iliana parpadeó ante las palabras de Angus, confundida hasta que ella notó el dolor en sus pulmones y recordó el fuego. -¿Duncan? El nombre fue dicho con un gemido, e Iliana se sobresaltó al notar el dolor intenso en su garganta. -Él está bien- Lady Wildwood palmeó su hombro. -y vos también lo estarás , ahora-- -Sí,- Angus concordó , su alivio era evidente . - Tuviste suerte . El cuarto se incendió -- Iliana cerró sus ojos con ese comentario , frunciendo el ceño. - Nunca he visto un fuego extenderse tan rápidamente-- - Bueno, parece que el uisgebeatha es muy inflamable-- Los ojos de Iliana se abrieron confundidos . -¿ El Uisgebeatha? - 'La botella que se cayó del baúl de Duncan , - su madre aclaró. -Era uisgebeatha. Una especie Whisky. Angus piensa que es por ese líquido que el fuego se extendió tan rápidamente. El líquido se desparramó por todas partes cuando la botella se rompió--
  • 127. -Sí, fue así-- - Hmmm. Bien , esa botella era para el nacimiento -- Las cejas de el se arquearon . -¿ Una botella para el nacimiento? - Sí. es una tradición que mi abuelo comenzó. Una cierta de uisgebeatha se prepara el día que el heredero del jefe el clan nace y se le guarda una botella que debe guardar hasta que el día que él asume el control del clan . Luego él la bebe el día del entierro de su padre él -- Iliana ya había llegado a la conclusión de que los escoceses, o al menos esos escoceses en particular, usaban cualquier excusa para beber. Pero si esa botella la había tenido guardada desde el día de su nacimiento, y probablemente Duncan estaría furioso con su pérdida. -¿ Duncan está muy enojado ? - Él aún no lo sabe. No se ha despertado todavía -- Ante la alarma repentina de Iliana, él le palmeó el brazo para calmarla . -No te preocupes '. Él se recibió un gran golpe en la cabeza . Se despertará pronto. En verdad, él se recuperará mas rápidamente que vos, creo -- Iliana parpadeó ante eso. -¿ Qué quiere decir , mi Lord ? No fui herida mas allá del golpe en la cabeza, y ya estoy despierta -- - Sí. Eso es verdad. No tuviste otra lesión … Pero te ves un poco extraña -- Mirando ansiosamente a su madre, Iliana se alarmó. - Es tu cabello, mi amor - Lady Wildwood murmuró con resignación, notando la expresión de temor de Iliana - está un poco quemado - - -¿Quemado ? Los ojos de Iliana se ensancharon con ese comentario . -Sí, no tienes cejas ni pestañas ,- Angus añadió . Viendo que su nuera se desalentaba, él se aclaró su voz. - Sigues siendo bonita para mí, muchacha. Además, el cabello volverá a crecer -- * * * -¿Dónde es ella? Todos se callaron con el rugido que vino del corredor . Luego la puerta se abrió de golpe y su madre y Angus se dieron vuelta hacia el sonido. Reconociendo la voz de su marido, Iliana se sintió invadida por alivio y terror al mismo tiempo . Alivio porque era obvio que Duncan estaba bien, y pánico porque no deseaba que él la viera así . ¿Su cabello , sus cejas y sus pestañas habían sido quemadas por el fuego ? Aun no podía imaginarse cómo se vería. Subió la sabana hasta su mentón y cerró los ojos mientras oía los pasos pesados en el cuarto. El corazón de Duncan pareció detenerse en su pecho cuando su padre se hizo a un lado y él vio la sabana sobre el cuerpo en la cama. Él se había despertado sólo unos momentos antes para encontrarse en la cama de su padre, la cabeza le dolía cruelmente . Allistair y Ebba habían estado estando de pie al lado de él. Su primo había dibujado una sonrisa de alivio cuando sus se ojos abrieron . Luego anunció que iría a informar a Angus que Duncan estaba despierto. Pero Duncan lo había detenido y él mismo se levantó mientras averiguaba qué había sucedido . Las explicaciones lo habían dejado perplejo. Él recordaba haber estado parado en el umbral para su habitación , listo para salir, pero eso era todo. Fue informado que alguien aparentemente lo había golpeado en la cabeza y había lanzado una botella de uisgebeatha y una antorcha encendida en el cuarto y que luego lo habían encerrado , con
  • 128. su de suegra, y su esposa para que murieran por el fuego. Enterarse que Iliana había tratado de apagar el fuego con sabanas mojadas mientras su madre gritaba por ayuda desde la ventana lo llenó de orgullo . Pero cuando Allistair le había dicho que Iliana había sido alcanzada por llamas, nada lo pudo retener en la cama. A pesar del dolor de cabeza y el mareo , él se levantó y avanzó tropezando por el corredor . Sólo la imagen de su cuerpo tapado con una sabana lo hizo detenerse y Duncan fue golpeado por el hecho de que ella estaba muerta. No debería estar tan afectado por su muerte, él supo . Ella no había sido una buena esposa. Ella le había negado sus derechos y había hecho lo que quería había querido a pesar de sus órdenes contrarias . Y sin embargo , su cerebro parecía estar lleno de recuerdos de ella. Él recordó con toda claridad el día en que ella había llegado . Recordaba su fachada de coraje fingido cuando ella le había negado sus derechos conyugales la mañana posterior a su boda, la recordaba vivaz e inteligente cuando había hablado con Lady Mclnnes, y recordaba haber olido su perfume floral cuando la había tenido en sus brazos , estremeciéndose de deseo. Sus oídos habían oído sus gemidos , seguidos por una risa jadeante cuando él la … la había amado ? Sí, la había amado. Tragando en seco , se obligó a dar el último paso hacia la cama y tiró de la sabana lentamente para revelar el cuerpo de ella . No sabía qué esperar Carne chamuscada , supuso. El hedor rancio de la muerte … pero ciertamente no esperaba verla con los ojos cerrados con fuerza y sus fosas nasales nariz jadeantes mientras ella respiraba -¡Estás viva-! Los ojos de Iliana se abrieron con sorpresa . No se le había ocurrido que su marido podría asumir que ella estaba muerta. Ahora, sin embargo, la voz vulnerable como la de niño perdido le hizo abrir los ojos. Alivio, alegría, y luego la confusión pasaron por su cara antes que él frunciera el ceño . -¿ Qué te pasa ? te ves extraña... -- Ladeando la cabeza hacia un lado, él estrechó su mirada , notó que el cabello que usualmente caía abundantemente de alguna manera parecía haberse encogido . Pero había otra cosa extraña ... . Luego se dio cuenta . -¡ Tus cejas y tus pestañas ya no están ! Iliana gimió y tiró de la sabana para taparse la cabeza. Ella oyó la voz de Angus retando a su marido, - Qué Diablos pasa con vos, muchacho? ¡ Cuida tu lengua ! No lastimarás los sentimientos de la pequeña Iliana -- Hizo una pausa, y luego su suegro habló nuevamente. - Ven, no debes estar de pie . Es mejor que te lleve de regreso a la cama antes que te caigas -- Ella los oyó a ellos moverse hacia la puerta. -¿Cómo está tu cabeza ? -Me duele ', - ella oyó que Duncan murmuraba . - Sí, Bien . Le pondremos algo de uisgebeatha y se te pasará el dolor -- La única respuesta de Duncan fue un gruñido. Suspirando con alivio , ella oyó que la puerta se cerraba detrás de los dos hombres. Iliana bajó la sabana . Ella se tocó el cabello -¿Es muy malo? Lady Wildwood sonrió, luego inclinó la cabeza. -Sí, me temo que sí-- Iliana se movió en la cama, y luego preguntó, - Y mis cejas? 'Ellas crecerán . Debemos estar agradecidos de que vos no te hayas quemado. Tu vestido fue tomado por las llamas. Si Angus no hubiese actuado rápidamente y te hubiese cubierto con su cuerpo para ahogar las llamas … -
  • 129. - Sí. Tengo suerte de estar viva -- Ella cerró sus ojos cansadamente, luego los abrió repentinamente . -¿ Y el guardia? -Su garganta fue cortada -- Iliana empalideció y su madre inclinó la cabeza solemnemente. - Lo peor es que un hombre de Greenweld está todavía allí afuera. Angus mandó a sus hombres a registrar la fortaleza nuevamente. , también el patio interno y externo , pero no lo han podido encontrar. Quienquiera que él sea, él está vivo -- * * * -¿ No encontraron nada ? Angus inclinó la cabeza ante la pregunta de su hijo. - Registramos la fortaleza nuevamente. Pero no se encontró nada -- - Maldición ¡! - - -Él es inteligente , tengo que aceptarlo-- -Demasiado inteligente -. -Casi lo logró esta vez-- - Sí. Si no hubiera sido por el hecho que Iliana y su madre conservaron la calma, podría haberlos perdido a todos ustedes -- Él se estremeció al mismo tiempo que decía las palabras, pero Duncan no lo notó . Él estaba sumido en una reflexión amarga. - Nuevamente. no pude protegerla. 'No sucederá de nuevo. No dejaré su lado hasta que el bastardo sea encontrado -- Angus frunció el ceño mientras su hijo se ponía de pie. -Pero pensé que estabamos de acuerdo en que el asesino busca a la madre de Iliana -- Duncan inclinó la cabeza. - Desafortunadamente, mi esposa parece tener la rara habilidad de cruzarse en el camino de ese bastardo. Dos veces ya . Entonces, cuidaré a mi esposa. Su madre es tu problema -- -¿mi problema? Angus preguntó con precaución . - Sí. Como ella es mi esposa, la seguridad de Iliana es mi problema. Como Lord de esta fortaleza , la seguridad de su madre es tuya -- Repentinamente Duncan sonrió abiertamente - Cuídala muy bien . Iliana estaría muy enojada si dejaras que su madre sufra algún daño -- Con ese comentario , Duncan subió las escaleras, dejando a su padre observándolo . -Mi problema,- Angus murmuró nuevamente. , luego miró hacia arriba mientras Allistair entraba en el sala. - He informado a los hombres que registraremos el bosque mañana. ¿Hay algo mas que desees de mí antes que me retire ? - Sí. Ve a traer a un hombre . Pondré un guardia en la puerta de Lady Wildwood ... - él hizo una pausa, repentinamente recordó la fragancia de ella cuando la había tenido en sus brazos horas atrás ese mismo día, tranquilizándola y asegurándole que su hija estaría bien . Iliana había estado cubierta de hollín en ese momento y su vestido hecho andrajos . A pesar de su preocupación por su nuera, Angus había encontrado difícil no notar el perfume dulce de la mujer que estaba en sus brazos , y también recordaba qué bien se sintió él. -¿Deseas un guardia para Lady Wildwood esta noche? Allistair preguntó cuando Angus continuó en silencio .
  • 130. Sacudiendo la cabeza, Angus parpadeó y respondió . - No. No. Me ocuparé de eso yo personalmente '. No hay nada mas que hacer por hoy . Puedes ir a la cama . Duerme bien , - él agregó. Tratando de alcanzar su copa con whisky, Angus derribó una buena parte del contenido , luego dejó de lado la copa y se puso de pie. Acomodando la túnica que traía puesta, él fue hacia las escaleras, ensayando lo que le diría mientras caminaba. Le anunciaría que él sentía que ella necesitaba un guardia y como Lord de Dunbar ese era su deber. Insistiría en despachar a la criada y el mismo dormiría en una manta en el cuarto. Sería una cama incómoda, pero él podría estar a cargo de su seguridad. Además, tal vez ella le ofrecería una alternativa mas confortable ... * * * Le Pareció a Iliana que su madre apenas se había ido , cuando la puerta del cuarto se abrió nuevamente . Esta vez fue Duncan quien entró . Iliana lo contempló con incertidumbre mientras él cruzaba el cuarto, tratando de adivinar la razón de su presencia. - Tu cabello -- Iliana se tocó los rulos . Su madre había cortado la parte quemada , y su cabello ahora le llegaba hasta el mentón y se le enrulaba salvajemente. - Está muy corto,- ella murmuró inquieta mientras él simplemente la observaba. -Sí-- Iliana dejó que sus manos cayeran en su regazo y las estudió mientras la angustia la invadía. Quizá era la consecuencias del incendio. O quizá era la tensión nerviosa causada por los dos ataques y la preocupación por la salud de su madre. Repentinamente su vista se empañó con lágrimas. Y las lagrimas rodaron por sus mejillas. Viendo las lagrimas cayendo por su cara, Duncan avanzó rápidamente. Después de una breve vacilación, él se sentó a un lado de la cama y extendió la mano con incertidumbre para tomar sus manos que ahora descansaban sobre su regazo. Iliana parpadeó para aclarar la vista y pudo ver la mano grande y limpia sosteniendo la de ella . - Te bañaste ,- ella sollozó. Los ojos de Duncan se ampliaron con sorpresa, y la miró fijamente por un momento. Luego explicó. - Estaba cubierto de hollín. Me deben haber lavado mientras estaba inconsciente -- Cuando última palabra salió de sus labios , su esposa repentinamente pasó una mano alrededor de su cabeza, y lo acercó hacia ella para besarlo . Duncan quedó tan perplejo por la acción y la pasión de su beso, que simplemente permaneció congelado, apenas respirando mientras ella deslizaba su lengua dentro de su boca. Realmente tenía miedo de moverse, asustado de poner fin a este interludio increíblemente dulce. Entendiendo mal su falta de reacción, Iliana separó su boca y apoyó su frente en su pecho, estremeciéndose con sollozos. Parecía que todo le salía mal . Su matrimonio estaba en ruinas y todo era su culpa . Ella había actuado de manera irrazonable. La mayoría de hombres no bañaban muy seguido . Ella había estado en la corte. Y sabía que la nobleza rechazaba la idea de bañarse.
  • 131. En verdad, mientras todos los demás olían mal , Iliana siempre había sentido que era ella quien estaba fuera de lugar. Seonaid había estado en lo correcto a su infancia solitaria . En verdad, ella no había tenido amistades. Aun estando en la corte ella no había tenido permiso para jugar. Sólo le permitía permanecer de pie y tristemente observar como los otros niños corrían y jugaban , cubriendo de barro sus ropas finas. Ahora, como adulta, ella repetía esa conducta . Y debía observar amargamente como su marido era recibido por una amante que no tenía problema con su olor y que probablemente ella misma oliera tan mal como él . ¿Por qué ella no podía ser como los otros? - No quiero que vos seas como los otros-- Iliana parpadeó ante ese anuncio y se sonrojó cuando se dio cuenta que había expresado sus pensamientos en voz alta. Estremeciéndose en un sollozo, ella lo miró fijamente , segura de que ella no lo había oído correctamente. - Me gusta la forma en que hueles, y no me molesta que la fortaleza esté limpia y que la comida sea más sabroso. Incluso me gusta tu cabello mas corto y rizado , tal como está. No quiero que cambies . Y si este matrimonio es un desastre , estoy seguro que yo tengo mucho que ver con eso -- Seguramente estaba soñando. No había otra explicación para lo que estaba pasando aquí. -No es un sueño, amor, - Duncan murmuró , dejándola saber que ella había hablado en voz alta nuevamente. . Ahora de pie , Duncan quitó de su hombro el tartán . Se lo sacó y lo dejó caer al suelo. Rápidamente se quitó la camisa . Dejándola caer al piso , él la enfrentó silenciosamente por un momento, dejando que ella lo observara . -O a lo mejor es un sueño, -él dijo , corriendo la sabana , -Es un sueño que no quiero que acabe-- Iliana tragó en seco y miró hacia abajo. Sólo llevaba puesto el cinturón de castidad. La túnica y la camisa habían sido arruinadas por el fuego . Parecía que el cinturón era la única prenda que le había quedado pues el fuego había devorado los baúles . Duncan hizo una pausa cuando vio lo que ella tenía puesto , pero antes que él pudiera desilusionarse o contrariarse , Iliana extendió la mano hacia el anillo de llaves que estaba sobre la mesa al lado de la cama. Cuando ella encontró la llave con forma extraña llave Duncan atrapó su manos y le quitó el anillo de llaves . Él abriría el cerrojo por sí mismo. Sosteniendo las llaves en una mano, él la ayudó a sentarse a un lado de la cama. Una vez que ella se había sentado como él quería, él se arrodilló en el piso delante de ella y colocó las llaves sobre la cama. -No deseas ... - Iliana comenzó a decir desconcertada , luego se silenció cuando los labios de él cubrieron los suyos . Luego sus labios pasaron a vagar por su mejilla, y a morder ansiosamente el lóbulo de su oreja. Iliana se estremeció, arqueándose instintivamente hasta que sus senos rozaron el pecho masculino . El vello tocó sus pezones tensándolos en dos picos que reclamaban atención. Duncan descendió por su cuello y su clavícula, hasta que encontró un pezón . Iliana supo que gemía, y sintió vergüenza pero luego se dio cuenta que su marido no estaba en silencio. Él murmuraba palabras dulces y emitía gruñidos de placer mientras succionaba un pecho . Esos sonidos sólo lograron excitarla aun mas más y ella se agarró
  • 132. firmemente al cabello de su marido , tirándolo hasta que él soltó su pezón. Iliana reclamó un beso . Esta vez su beso fue rudo y hambriento. Ambos quedaron jadeantes cuando él repentinamente se separó de sus labios y se arrodilló para gozar de sus pechos nuevamente. Gimiendo , Iliana echó la cabeza hacia atrás , repentinamente Duncan la empujó y ella quedó acostada en la cama. Los labios de Duncan viajaron sobre su estomago, le mordisqueó la carne en la parte superior del cinturón, luego sus manos levantaron sus caderas y él se acomodó entre sus piernas. Duncan continuó lamiendo, mordiendo, y besando la carne alrededor del cinturón, , la curva sensitiva de sus caderas y su muslos. Iliana estaba segura que él trataba de enloquecerla cuando él finalmente el buscó alcanzar la llave para abrir el cinturón . Iliana jadeó con alivio al ser librada de ese obstáculo . Luego vio que la cabeza de Duncan se hundía entre sus piernas nuevamente. Sus besos fueron depositados en su sexo . Casi enloquecida de pasión y necesidad, Iliana gritó y comenzó contorsionarse debajo él, inmediatamente cada músculo en su cuerpo parecía convulsionarse . Cuando el éxtasis acabó y sólo sentía pequeños espasmos ella se recostó en la cama, segura de que nunca podría moverse nuevamente. . Pero estaba equivocada. Duncan un momento más tarde comenzó a acariciarla nuevamente ... *** La luz del sol entraba a raudales por la ventana cuando Iliana despertó a la mañana siguiente. Sonriendo, ella suspiró y se desperezó en la cama, luego comenzó a rodar a un lado, frunciendo el ceño cuando vio que el lugar al lado de ella estaba vacío. Duncan ya había dejado la habitación . Ahogando la desilusión que eso le trajo , Iliana se sentó en la cama . Ella estaba en el cuarto de Seonaid. Estaba donde la habían puesto después del incendio . El fuego había devorado su cuarto y toda la ropa que poseía , ella se dio cuenta repentinamente . Pero antes de que pudiera inquietarse por eso , Ebba entró apurada con una serie de vestidos . - Lord Duncan me mandó subir estos para usted,- ella explicó excitadamente, colocando los vestidos sobre la cama, luego fue levantándolos de uno por vez , mostrándoselos. - ¿ No son preciosos? Iliana extendió la mano para pasar la mano sobre la tela de uno de los vestidos . - Sí. Son preciosos, - ella dijo amargamente , causando asombro en la cara de su criada. -¿No está contenta con la consideración de su marido ? -Oh, sí, es muy amable . Espera que a su dueña no le importe , - ella agregó con un poquito de dureza. La criada comprendió inmediatamente el comentario . - Usted teme que sean los vestidos desechados por la amante de él , - ella adivinó correctamente, y luego sacudió la cabeza . - ¿ Cree que él sería tan insensible? Éstos son los vestidos de su madre. ¿ No nota la buena calidad de las telas ? Ninguna muchacha de la aldea tendría este tipo de vestidos exquisitos --
  • 133. -¿ De su madre ? Iliana murmuró débilmente, notando ahora que las telas eran de buena calidad, aunque los modelos eran algo anticuados. - Sí. Y esto no es todo. Esta mañana él habló con su madre mientras usted dormía y ahora ha enviado a Allistair a buscar al mercader de telas -- Las cejas de Iliana se levantaron con ese comentario . -¿ Si? -Sí-- Iliana salió de la cama en un abrir y cerrar de ojos y estudió los vestidos sobre la cama. Después de un momento, hizo una pausa, había desilusión en su cara. - Pero éstos son para usar debajo de una túnica, Ebba. No puedo ir abajo usando sólo estos vestidos -- - Oh, sí. Casi me olvido -- La mujer se movió hacia el baúl al lado de la puerta y rápidamente lo abrió para buscar entre sus contenidos. Un momento más tarde ella se enderezó, con una túnica en la mano. -Su marido me dijo que todo esto es para usted,- ella anunció, regresando a su lado. Iba a ser su regalo de bodas , pero él nunca tuvo tiempo de dárselo -- La criada evitó encontrar su mirada mientras decía estas últimas palabras , e Iliana sonrió irónicamente. Sin duda era verdad , Duncan no le había dado ese -regalo- antes porque ella no se había comportado como una verdadera esposa. Parecía que anoche eso había cambiado . Era un nuevo principio nuevo su matrimonio. Tal vez todo saldría bien a partir de ahora. De hecho, ella estaba resuelta a que así fuera . Después de todo , ella y su marido habían puesto en orden un buen número de cosas anoche … o no ? Frunciendo el ceño repentinamente, ella consideró esa idea . La verdad era que ella había revelado su alma a su marido, y él le había hecho el amor con una ternura y una pasión que había sido muy diferente a la primera vez habían consumado el matrimonio, o a la vez en que él la había amado en el bosque. Y era la ternura lo que lo había hecho diferente, ella suponía . No era que él hubiera sido rudo las primeras dos veces, pero esa vez había habido diferente, había algo más que la pasión que los había consumido las otras veces. Duncan casi le había rendido un homenaje a ella. ¿Eso debía significar algo, o no ? Ella se preguntó inquietamente, mordiéndose el labio. En verdad, su marido había hablado muy poco . Por un lado le había dicho que no deseaba que ella cambiase, pero no había dicho si él dispuesto a cambiar . Duncan no había prometido bañarse más a menudo … No, ella se dio cuenta , sentándose pesadamente en la cama. -¿Por qué no se la prueba ? Ebba preguntó con el ceño fruncido , sacando a Iliana de sus pensamientos sombríos. Suspirando, ella desdobló la prenda , y quedó ligeramente sorprendida cuando ella vio que era un tartán . -Él me dijo que la ayudara a ponérselo ,- Ebba anunció repentinamente con una sonrisa. - Me mostró cómo se pone . ¿ No es muy amable ? -Sí-- Iliana forzó una sonrisa y se paró . Muy amable -- No se desesperaría. A pesar de que su marido no había prometido y no había expresado ningún compromiso , ella le otorgaría el beneficio de la duda. Él le había dado a ella ese tartán . Eso Debía significar algo. Quizá era su forma de expresar lo que no podía decir con palabras. * * * Era la hora de la cena cuando Iliana llegó abajo usando y vestido y el tartán que su marido le había regalado . Todos parecían estar en la mesa salvo Duncan y Allistair. Iliana tomó su lugar al lado de su madre y miró a su alrededor.
  • 134. - Dormiste hasta tarde, mi amor. ¿ Te encuentras mas recuperada de toda la excitación de ayer ? Iliana asintió con la cabeza y preguntó. -¿Dónde está mi marido? -Él se encuentra con el mercader de telas -- La mirada de Iliana se estrechó ante la sonrisa secreta de su madre . -¿Por qué? - Hay que él deseaba comprar,- fue la respuesta obvia, e Iliana hizo una mueca . -¿Qué cosas? - Telas , supongo-- Antes que ella la pudo interrogar más, la atención de Iliana fue atraída por Duncan que entraba en la sala . Iliana se dio cuenta de su presencia en el mismo momento en que él daba el primer paso a través de las puerta de la fortaleza . Ella parecía ser la única persona que notó su entrada. Él percibió su mirada y le sonrió abiertamente . Sonrojándose ligeramente, ella bajó su mirada abruptamente hacia su plato, sintiendo repentinamente tímida. Su inhibición fue de breve duración, pues la puerta de fortaleza fue golpeada ruidosamente detrás de él, e Iliana levantó la vista . Allistair entró cargando sobre el hombro el cuerpo de un hombre inconsciente. Era un inglés herido. Capítulo 17 Duncan se detuvo y miró a Allistair con el hombre inconsciente. -Quién ...- Duncan comenzó a decir , sólo a ser cortado por su primo. - Es un mensajero de Lord Rolfe-- Duncan maldijo. Había esperado que fuese el hombre de Greenweld. -¿Cómo fue herido? - Me Salvó la vida-- Duncan se paralizó con ese comentario , y Allistair hizo una mueca. Lord Angus , Lady Wildwood, e Iliana se movieron de sus asientos para unirse a Duncan y oír toda la historia . - Pensé haber visto a alguien el pato detrás de un árbol cuando volvía de buscar al mercader de telas-- -¿Por qué hizo no me lo dijiste? Allistair se encogió de hombros. -Cuando llegué al árbol ya no había nadie allí, y pensé que tal vez me había equivocado -- -Pero volviste al lugar para asegurarte -- - Sí … estaba preocupado . Pensé que verdaderamente había visto a alguien allí-- -¿ Y encontraste alguna señal del hombre ? Angus preguntó, dando un paso adelante para levantar y mirar la cara del hombre que su sobrino mantenía sobre su hombro . - Sí. Restos de un pequeño fuego. Estaba a punto de regresar para buscar una patrulla cuando alguien me saltó y atacó desde atrás. Cuando me desperté, este hombre me estaba vendando la mano -- Duncan miró la mano de su primo . estaba envuelta con una tira de tartán . - Debió haberse quebrado cuando me caí ,- Allistair admitió sombríamente . Duncan frunció la frente , luego miró hacia el costado cuando su esposa deslizó su mano encima de su brazo. Ella le sonrió gentilmente y él cubrió la mano de ella con la suya , luego volvió su atención a Allistair .
  • 135. - Había un segundo hombre allí . Me contó que él era un mensajero de Lord Rolfe. Él dijo que él había sido enviado con noticias de Seonaid . En ese momento apareció el hombre de Greenweld y me golpeó en la cabeza. El hombre intervino , ambos pelearon, y él resultó herido, y el otro fue matado -- Duncan y Angus guardaron silencio por un momento, intercambiando miradas , luego Angus preguntó, - Vos no estabas consciente Cuando ellos dos pelearon ? -No-- -¿ Y nunca viste a quién te golpeó la cabeza? Allistair se movió inquieto. -No-- - Entonces, no tienes ninguna prueba de que él es quién dice ser? Angus sonó más decepcionado que nadie cuando murmuró eso. Allistair se veía bastante decepcionado él. Un segundo mas tarde, aclaró. -Él me mostró el mensaje-- -¿ El mensaje? - Sí. Él tuvo miedo de mancharlo con sangre , entonces me lo dio. Está en su cinturón -- Angus avanzó para buscar el mensaje mientras Duncan preguntaba , -Dónde está tu caballo? - Puse al hombre muerto en él-- -El mensaje debe haberse haber caído,- Angus murmuró , enderezándose . -¿dónde está el caballo del hombre muerto? - No sé -- Él miró al hombre que mantenía sobre el hombre . -Tal vez él sepa -- -¿ Trajiste al hombre , también? - Sí. Está atado sobre un caballo allá afuera -- Angus se dio vuelta y le hizo señas a un hombre que estaba en el salón . El hombre inmediatamente se acercó . -¿ Crees que debería atender su herida? Iliana preguntó por fin mientras todos permanecían de pie allí mirando al hombre inconsciente. Angus y Duncan la miraron como si ella se hubiese vuelto loca . Hasta Allistair pareció sorprendido por la sugerencia de ella de atender la herida de un inglés Iliana los miró con la frente fruncida . -Él está herido-- -Él es inglés-- -¿Qué tiene que ver ? -Los escoceses no curan las heridas de un inglés, esposa,- Duncan le explicó amablemente. - Sólo las causan- La boca de Iliana se apretó y ella retiró su mano . -Bien , entonces tu esposa inglesa atenderá las heridas de este inglés,- ella replicó irritada , segura de que ellos estaban bromeando , pero realmente no era el momento adecuado para eso. -No-- Duncan dijo firmemente, tomando su mano - No eres inglesa-- - Lo soy ,- ella protestó, tironeando para liberar su mano. . -No,- él la corrigió, tomando su mano firmemente . - Eres mi esposa. Llevas puesto el tartán con los colores del clan . Eres Escocesa ahora -- Cuando Iliana lo miró perpleja, su madre habló sin temor. - Bien, yo soy inglesa, no estoy casada con un escocés y no llevo puesto un tartán escocés , entonces atenderé sus herida . Tráelo a la mesa -- Ella avanzó resueltamente mientras hablase, esperando que Allistair la obedeciera . Pero él no los hizo, hasta que no recibió una inclinación de cabeza de Angus, permitiéndoselo.
  • 136. Iliana hizo una pausa para mirar fijamente a su marido reprendiéndolo por su comportamiento, luego siguió a su madre. Duncan arqueó una ceja hacia su padre. - Y ahora, qué he hecho? Sacudiendo la cabeza , Angus le dio una palmada en la espalda, urgiéndolo a seguir a las mujeres. - Creo que tu esposa apreciaría un poco más de diplomacia-- Cuando Duncan lo observó inexpresivamente, Angus sonrió abiertamente y se encogió de hombros. - eso es algo que nunca me ocupé de enseñarte. Pero no te preocupes. Eso es algo aprenderás con los años . O no. No es realmente importante , pero a las mujeres parece gustarles -- Iliana captó la mirada oscura que su madre le lanzó a su suegro después de esa declaración, pero le prestó poca atención. El hombre que Angus habían enviado afuera había vuelto a entrar en la fortaleza . Cargaba el cuerpo de otro hombre sobre sus hombros como una bolsa de granos. Fue hacia Angus y puso el cuerpo sobre el piso , a sus pies. Sobresaltándose cuando su cabeza golpeó contra el piso de piedra dura, Iliana dejó que su madre y Gertie atendieran al hombre que estaba sobre la mesa y observó la cara del hombre muerto. Era una imagen horripilante. Su cara estaba tan pálida como una sabana blanca , la capa estaba empapada de sangre . Parecía que había recibido una gran herida en el estómago o en el pecho. A juzgar por la mueca de dolor en su cara, la muerte había sido lenta y dolorosa. -¿ El es quien te atacó cuando estabas en la cama? Iliana se tragó en seco . El cuarto había estado a oscuras . Sólo había visto una silueta. Ella guardó silencio Mirándolo con Atención nuevamente. , ella frunció el ceño ligeramente. -Su cara me resulta familiar -- -Ah-- Iliana miró a su suegro interrogativamente . -¿ Estuviste confinada en Greenweld, verdad? -Sí-- - Entonces debiste haberlo visto allí,- él dijo simplemente, luego se volvió hacia Allistair. -¿ Viste algo o alguien mas ? El joven sólo negó con la cabeza cuando la madre de Iliana anunció que el herido estaba despierto. Iliana siguió a su marido y a su suegro hacia la mesa, donde el hombre estaba tratando de enderezarse , luchando contra los esfuerzos igualmente determinados de Gertie de recostarlo . - Déjalo sentarse , mujer , quiero hablar con él , - Angus pidió , deteniéndose al lado de la mesa. La criada murmuró que el hombre soltaría los puntos que ella acababa de coser en su herida . La criada de Lady Wildwood se apartó del camino. El hombre se sentó inmediatamente y los contempló a todos con precaución , relajándose cuando Allistair se acercó a Angus. Hubo un silencio tenso por un momento; luego Angus se movió impacientemente. -Mi sobrino me dice que usted le salvó la vida-- La mirada del hombre se movió erráticamente. -Sí-- -¿ Qué sucedió?
  • 137. Su mirada se dirigió hacia Allistair . . - Me dirigía a la fortaleza cuando oí un grito. Cuando me encontré con su sobrino . él estaba inconsciente en el suelo y un hombre estaba de pie inclinado él a punto de cortarle la cabeza -- -¿Un Hombre? -Un Inglés-- -¿Peleaste con él? -Sí-- -Él murió lentamente ,- Angus comentó , y el herido asintió con la cabeza solemnemente. - tuvo tiempo de decirme que trabajaba para Greenweld, y que había sido enviado a matar a Lady Wildwood-- Instintivamente Iliana dirigió su mirada hacia su madre, notando la forma en que ella palideció mientras Angus preguntaba , - te dijo si Greenweld tenía otros hombres en el área? - No lo dijo. Él me dijo que Greenweld había planeado atraparla antes que ella llegara a la corte del rey. Pero luego le llegó el rumor que ella había escapado hacia Escocia. Él había sido enviado aquí para descubrir si eso era cierto. Si él la encontró, entonces tenía que matarla -- -Hmm-- Angus lo contempló pensativamente. - Y , quién eres vos ? - Hugh. Lord Rolfe me envió a traerle un mensaje a usted -- -¿Qué mensaje? Él se mostró confundido por un momento. - Se lo di a su hombre. No se lo dio él .... - - Quiero oír el mensaje de usted,- Angus lo interrumpió . -Seguramente conoce su contenido - Él asintió lentamente. - Sí. Viajamos hacia St. Simmian, pero Lady Seonaid no estaba allí. Ella y su acompañante no habían llegado . Ellas habían sido capturada por sus enemigos, los Colquhouns. Sherbien y Lord Rolfe iban a dirigirse a tierras de los Colquhouns , y me pidieron que le diga a usted que envíe a sus hombres para ayudarlos a ganar la libertad de Lady Seonaid . Parece que el viejo Colquhoun planea humillarla haciéndole dar a luz un hijo de él para luego matar al bebé delante de ella -- Iliana se quedó sin aliento por el horror de esas palabras . Luego dirigió su mirada inquieta hacia Duncan . Su marido rápidamente fue hacia la puerta , y gritó una serie de órdenes como él fueron. Su cara era una máscara de piedra. -¡Esperen yo también voy -! Allistair corrió tras él - No. Vos te quedarás aquí -- -¡Maldición! No lo haré-! - Estás herido ; no me servirías para nada. Vos te quedas , - Duncan anunció firmemente. Allistair apareció a punto de discutir , pero Angus se acercó y lo detuvo poniendo una mano sobre su hombro. - Él tiene razón . Quédate -- Enojado , el joven salió violentamente de la fortaleza . Angus suspiró, luego inclinó la cabeza hacia Duncan. -Vamos-- Duncan lo miró frunciendo la frente. -No, papá. Yo dirigiré esta batalla-- -Ella es mi hija-- - Y mi hermana. Pero alguien debe quedarse para cuidar el castillo -- -Allistair puede ...-
  • 138. - Vos siempre dijiste que uno de nosotros , vos o yo , debe quedarse para cuidar la fortaleza -- - Sí, pero esto es distinto . Seonaid nos necesita. Además, aquí no hay ninguna amenaza por el momento . El asesino ha sido matado -- -¿ Y qué pasaría si el bastardo mintió sobre el muerto ? ¿Qué ocurre si hay otro hombre en los alrededores ? Dejaríamos a las mujeres sin protección alguna -- Angus dirigió su mirada a Iliana y a su madre, captando la preocupación en sus caras. Suspirando , él inclinó la cabeza. - Vete entonces. Pero trae a mi hija sana y salva -- Dando media vuelta, Duncan dejó la fortaleza , todos los hombres que estaban en el gran salón lo siguieron . Iliana dirigió su mirada hacia los hombres que pasaban por al lado su madre, luego corrió detrás de su marido. No quería que se vaya sin decirle adiós. Era algo tonto, ella pensó. Duncan era un hombre fuerte y un gran guerrero . Pero entonces recordó que su padre también lo había sido, y ella no había tenido la posibilidad de decirle adiós cuando él había partido en su último viaje. Duncan estaba a medio camino hacia los establos cuando Iliana salió por la puerta de fortaleza . Agarrando la falda de su tartán , ella lo persiguió. Duncan tenía las rienda su caballo cuando oyó el llamado de su esposa . Haciendo una pausa, él se volvió impacientemente hacia ella, su expresión se suavizó cuando la vio correr jadeando . -¿Qué sucede, esposa? Él preguntó, tratando de disimular su impaciencia. Su mente estaba enfocada en Seonaid y sabía que no debía perder tiempo en asuntos maritales. Iliana hizo una pausa a unos metros de él y se agarró al poste más cercano, mientras ella intentaba recobrar el aliento. -Yo ... yo ... - Jadeando impacientemente, ella dejó el poste y se abalanzó sobre él, lanzándose contra de su pecho y abrazándolo con fuerza. Duncan estaba atontado por su acción impulsiva. Luego, dándose cuenta que Rabbie, el jefe de establos , estaba a unos metros de ellos sonriendo ampliamente. Duncan le lanzó una mirada encolerizada y lo mandó a salir de los establos. Una vez que el hombre se había ido , él masajeó la espalda de su esposa . - Por qué,- él murmuró inquieto . -¿Qué te sucede ? Iliana sentía vergüenza ahora, sacudió la cabeza y cerró los ojos, abrazándolo firmemente por un minuto antes de apartarse -Nada ,- ella murmuró, mirando a sus propios pies. - Sólo que se me ocurrió venir a despedirte . Para desearte buena suerte, y ... , y ... - Ella hizo una pausa cuando él colocó un dedo debajo de su mentón y encontró su mirada . - Quieres decirme que mi pequeña esposa remilgada está preocupado por su idiota y maloliente marido? -- Iliana se sonrojó con ese comentario , preguntándose cuando él la había oído decir esas palabras . - No hueles mal ahora, Mi Lord . Tal vez si lo hicieras yo sentiría diferente, pero ,,, -
  • 139. Esta vez él la silenció con sus labios, estampándole un beso que le quitó la respiración. Ella estaba realmente aturdida cuando él la soltó. Apoyando su cabeza en su pecho, ella cerró sus ojos. - Te amo- Fue la forma en que él se paralizó que hizo que Iliana se diese cuenta de lo que había dicho. ¡Dios mío! ¿ Qué había hecho ? Ella se luego se desprendió de su abrazo y huyó de los establos, demasiado avergonzada como para mirarlo cara a cara . Iliana lo oyó gritar detrás de ella pero no disminuyó sus pasos. Desafortunadamente, ella tenía las piernas más cortas que él y tenía el obstáculo de sus faldas. Ella casi gimió cuando sintió el asimiento de su mano en su brazo ... Duncan la besó. Le dio un beso de pasión . Cuando él finalmente la saltó , sus labios estaban hinchados y enrojecidos , sus mejillas ruborizadas , sus piernas vacilando . Duncan captó su imagen perturbada con satisfacción, luego se inclinó y susurró - Discutiremos esto cuando regrese. Ahora vuelve a la casa -- Él la soltó dándole una palmada en el trasero, e Iliana caminó tropezando hacia la fortaleza . La vergüenza ruborizó sus mejillas cuando advirtió que varias personas le sonreían abiertamente en el trayecto . El patio parecía estar lleno de hombres preparándose para partir a la batalla, y cada uno de ellos había presenciado la exhibición desvergonzada de pasión. Reuniendo coraje , ella levantó la cabeza y continuó adelante hacia el castillo. * * * Iliana observaba a Janna trabajando en el huerto, estaba arrancado hierbas malas.. Le pareció que la joven mujer — y la mayor parte de las mujeres en la fortaleza —estaban distraídas y preocupadas . Era por la partida de los hombres, por supuesto. Había pasado un día desde que Duncan y sus hombres, incluso el marido de Janna, Sean, habían partido para rescatar a Seonaid. Suspirando, Iliana avanzó por el camino hacia Janna . Pensó en su madre. Lady Wildwood parecía ser la única persona en Dunbar que estaba no afectada . Ella, Ebba, y Gertie habían pasado el resto del día anterior realizando alguna tarea misteriosa en uno de los cuartos recién construidos. Fuera lo que fuese que hacían , habían terminado poco tiempo antes de la cena . Hoy, Lady Wildwood había dividido su tiempo entre consolar a Iliana y asegurarle a Angus que su hijo traería a Seonaid sana y salva. -¡M i Lady -! Janna se enderezó cuando su ama bloqueó la luz del sol con su cuerpo, haciéndola notar su presencia. - No la oí acercarse-- -Parecías estar absorbida en tus pensamientos -- -Sí-- La otra mujer suspiró, su mirada se movió distraídamente hacia el muro que rodeaba el huerto, como si pudiera ver más allá . -¿ Cree que estarán bien ? -Por supuesto,- Iliana murmuró, esperando que su preocupación no fue obvia. -No tienes por qué hacer esto hoy. ¿Por qué no tomas un tiempo libre ? Janna sacudió la cabeza con tristeza. Eso sólo me daría más tiempo para preocuparme -- Iliana la comprendía. - Bien, sólo se me ocurrió venir a ver el huerto antes de unirme a Lord Angus y a mi madre que van a supervisar las obras en los muros-- -¿Los muros? - Sí. Mi madre le pidió a Lord Angus que nos muestre las mejoras que Duncan ha hecho. Creo que sólo es otro intento de distraernos de nuestra preocupación-- Janna sonrió abiertamente. - Estoy segura que ella tiene buenas intenciones-
  • 140. -Sí-- Iliana sonrió irónicamente. - Esa es la única razón por la que acordé acompañarlos. Interrumpe el trabajo quieras, Janna. Las tareas en huerto está bastante avanzado -- Inclinando la cabeza, la mujer retomó su trabajo e Iliana se marchó dándose media vuelta, se dirigió hacia la cocina. *** - Es un muro muy bien robusta. Debes estar orgulloso de tu hijo -- La expresión de Angus se suavizó con las palabras de Lady Wildwood. - Sí. Duncan es un buen muchacho. Un poco terco para su propio bien y a veces muy rápido para enojarse, pero es un muchacho determinado y de buen corazón -- -Mi hija tuvo suerte de ... - Ella hizo una pausa, frunció el ceño pues se dio cuenta que su compañero ya no lo oía. Él se había puesto rígido repentinamente, sus ojos estaban enfocados en los árboles más allá del muro . -¿Qué pasa ? Ella preguntó, con ansiedad creciente . Angus guardó silencio por un momento, luego sacudió levemente la cabeza. - Me pareció ver .. - Maldiciendo , él fue hacia la portón . -¡ Cierren el portón ! Levanten el puente !- él rugió. -¡ Ahora! ¡Ahora! ¡ Ya -! Lady Wildwood dirigió su mirada al portón y luego pasó al hombre ahora jadeaba . Instintivamente El extendió su brazo y atrapó a Angus mientras él tropezaba hacia adelante, fue entonces que ella vio la flecha clavada en su espalda. Una segunda flecha zumbó a centímetros de su cabeza , y ella instantáneamente se dejó caer a sus rodillas, arrastrando a Angus con ella. -¡Madre -! Iliana se arrojó sobre ellos . Había oído las órdenes de Angus y había oído el zumbido de una flecha un momento más tarde. Una mirada sobre el muro le había explicado todo. Hombres montados estaban moviéndose entre los árboles, los arqueros los seguían más lentamente. El castillo estaba bajo ataque. Una rápida mirada a los hombres le confirmó que sus asaltantes eran ingleses. Por un segundo, Iliana quedó paralizada de miedo cuando vio que el puente levadizo estaba todavía en posición horizontal. Luego, lentamente, este comenzó a levantarse. Pero temía que un primer grupo de los jinetes hubieran logrado cruzar el puente . Su peor temor fue confirmado . Era Greenweld, Iliana vio con súbito terror. Alcanzando el lugar donde su madre ahora estaba arrodillada al lado de un Angus acostado . Lo vio muy pálido y enseguida notó la herida . Había poca sangre pero su dolor era obvio. El sudor ya había formado una película sobre su frente. Su expresión era una mueca de disgusto y de agonía. Una mirada hacia el patio le informó que el caos reinaba allí. El grito de ataque se había esparcido al mismo tiempo en que Angus había caído , y ahora las personas, corrían buscando a sus seres queridos y a sus hijos para asegurarse que ninguno hubiese quedado atrapado fuera de los muros. El ruido era atronador. Nadie oiría su llamada de ayuda para mover a Angus. Estaban solas. Sintiendo una mano agarrar la suya , Iliana dirigió su mirada a Angus para encontrar que sus ojos estaban abiertos . -¿Puede moverse ? Él sacudió la cabeza sombríamente . -Estoy bien . Es sólo un arañazo --
  • 141. La boca de Iliana se apretó con ese comentario . Su voz era débil y jadeante, y ella supo que Angus simplemente hablaba desde su orgullo masculino. Inmediatamente tuvieron que agachar las cabezas mientras otra lluvia de flechas voló cerca de ellos . No había duda de que tenían que sacarlo del muro y atender su herida . - No podemos caminar-- Iliana dirigió su mirada hacia las palabras preocupadas de su madre. -Yo sí puedo - Angus replicó , moviéndose como para levantarse. Iliana lo detuvo con una mano sobre su hombro. -Ella dijo que no podemos caminar por las flechas - ella explicó con calma . - Y tiene razón . Nos Arriesgaríamos a que otra flecha nos acierte . - -¿Qué haremos? Iliana vaciló por un momento, luego comenzó a quitarse el tartán que traía puesto sobre su túnica. -¿qué haces ? Su madre preguntó . - Usaremos esto para arrastrarlo hasta los escalones -- - Yo puedo caminar ,- Angus murmuró débilmente mientras ella diseñase extendía el tartán al lado de él . -¿Puede ponerse boca abajo sobre el tartán ? - No seré sacado del muro como un ... - - No te comportes como un viejo tonto y terco y acuéstate sobre el tartán . Si mi hija está dispuesta a mostrarse semidesnuda delante de todos , lo mínimo que puedes hacer es cooperar -- Angus se sonrojó ante la reprimenda de Lady Wildwood pero hizo lo que le pedían . , pero continuó protestando porque una mujer se atrevía a mandar a un Lord . Ignorándolo, Iliana y su madre se doblaron sobre el hombre en el tartán . Cada una de ellos tomó una punta de la manta y se enderezaron; luego comenzaron a caminar, arrastrando el tartán con el Lord. Capítulo 18 Angus se quejó hasta que llegaron a las escaleras que permitían bajar del muro exterior. Una vez allí, él insistió en moverse solo , y realmente logró hacerlo con un poco de ayuda. Con un brazo sobre los hombros de Iliana y otro sobre los de su madre , lograron bajar las escaleras, y luego fueron hacia la fortaleza Iliana y su madre querían llevarlo adentro para atender su herida, pero Angus no quiso ceder . No mientras su hogar estuviera bajo ataque. Cediendo a su obstinación, ella lo sentaron en los escalones de entrada a la fortaleza , para que él pudiese gritar órdenes a los pocos hombres que habían quedado . Mientras tanto Iliana y su madre trabajaban en su herida . La flecha se había enterrado en su hombro derecho , directamente debajo de su clavícula, Sabiendo lo que tendrían que hacer, las dos mujeres intercambiaron una mirada sombría. - Busco a uno de los hombres? Su madre preguntó. Iliana observó como Angus le gritaba a un hombre que pasaba por allí, preguntándole dónde estaba Allistair . La respuesta fue más que desalentadora. Él había partido una hora antes del ataque. Iliana sintió que su corazón se hundía .
  • 142. La situación era mas que sombría. Había muy pocos hombres para defender la fortaleza , y la mayoría de los que habían quedado eran demasiado jóvenes o demasiado viejos para estar en un combate. Por el momento ellos estaban ocupados en esquivar a sus asaltantes, lo que dejaba a las mujeres solas para lidiar con la herida del Lord. -¡Mi lady -! Ebba bajó rápidamente las escaleras, Elgin y Janna la seguían.- Gracias a Dios que están bien. ¡ Estaba en la cocina cuando Janna entró corriendo gritando que estábamos bajo ataque, y entonces Elgin dijo que ustedes y Lord Angus estaban sobre el muro ... Oh ¡ Dios -! La última palabra fue un jadeo cuando ella vio la flecha en el hombro. Haciendo una pausa, ella miró a las dos mujeres nuevamente. para asegurarse que ellas no hubieran sido heridas, luego casi atropellando a Elgin y a Janna volvió a la fortaleza . - Iré a traer un poco de tela de lino para vendar la herida,- ella gritó antes de desaparecer dentro de la fortaleza -Necesitarán agua dulce -,- Elgin decidió, siguiendo a la criada. -¿Qué quiere que haga ? Janna preguntó ansiosamente. - Ve a traer a Gertie. Dile que busque las hierbas medicinales. Especialmente la poción para dormir -- Inclinando la cabeza, la mujer se apresuró para a cumplir con lo pedido , e Iliana miró a su suegro, Angus la observaba con desconfianza . -¿ Para qué quieres una poción para dormir ? - Se me ocurrió dársela a usted antes de quitarle la flecha-- -¡No lo harás-! - Pero hay que sacar la flecha ...-- - He sido un guerrero por mas tiempo del que vos has estado viva, muchacha. Estamos bajo ataque. Y los hombres me necesitan despierto -- Iliana lo miró brevemente, luego lanzó un suspiro . Ella se movió detrás del hombre. Asiendo la flecha cuidadosamente en sus manos sudorosas, ella hizo una pausa y miró a su cara pálida. -¿Listo ? Angus apretó sus manos a sus rodillas y comenzó a inclinar la cabeza, luego sacudió la cabeza . - Necesito algo de uisgebeatha . primero-- - Iré a traer la bebida - Lady Wildwood salió corriendo en busca de los sirvientes. Angus inmediatamente comenzó a dar órdenes a las personas que pasaban corriendo. Iliana le envidiaba su habilidad para quitar de su mente el procedimiento que tendría que soportar . Ella ya se sentía descompuesta ante la perspectiva de lo que tenía que hacer . Momentos más tarde, su madre llegó corriendo con Ebba, Gertie, Giorsal, Janna, y Elgin siguiendola . Deteniéndose delante de Angus, Lady Wildwood comenzó a darle la jarra con la bebida , luego tomó algo del líquido ardiente ella misma. Lord Angus sonrió al ver la una mueca de asco que ella hizo y cuando comenzó a toser. Iliana asistió a toda esa escena distraídamente. La mayor parte de su atención estaba centrada en Gertie quien examinaba la flecha sobresaliendo del hombro del lord de Dunbar. -Él sangrará bastante ,- la vieja anunció. -¿Sangrar ? Iliana preguntó con precaución . -Una vez que la flecha no esté allí , él sangrará--
  • 143. Lady Wildwood estaba a punto de darle la jarra a Angus nuevamente. , pero hizo una pausa ante esas palabras y tomó algo más del líquido. Giorsal y Ebba empezaron a cortar la sabana que habían traído en tiras largas. -¿ No tienes nada para disminuir el sangrado? Iliana preguntó Gertie frunció los labios. - Nada salvo Ejercer presión sobre ella -- -¿Ejercer presión sobre ella ? Ella sacudió la cabeza. -Oprimir la sangre- Lady Wildwood gimió y tomó mas de la bebida alcohólica. . -¡Madre -! Iliana gritó impacientemente, notando la cara de Angus mientras observaba a su madre devorar su licor. -Lo siento, amor,- ella se quedó sin aliento, una mirada avergonzada en su cara mientras le pasaba la jarra medio la Angus. Gruñendo, él llevó la jarra a sus labios, engullendo una porción considerable de la bebida ardiente . Luego se inclinó hacia delante apoyando sus brazos en sus piernas. -Háganlo- - Deseando haber bebido un trago del líquido ella misma, Iliana le hizo señas a su madre y a Elgin. Ambos se movieron para presionar sus manos sobre los hombros de Angus para mantenerlo en el lugar. Asegurándose de que todo estuviese listo, Iliana respiró profundamente , se limpió repetidas veces sus manos en la falda de su túnica, luego asió la flecha. Silenciosamente contó hasta tres, tomó otra respiración, y luego comenzó a empujar con toda su fuerza. Casi iba a gemir en voz alta cuando Angus se puso rígido y comenzó a gritar a todo pulmón. Su rugido de dolor finalizó cuando ella dejó de apretar la flecha. Una mirada a la cara llorosa de su madre le dijo que no había tenido éxito. La punta de la flecha había sido empujado más profundamente . Con los ojos empañados de lágrimas, Iliana tomó su posición e inmediatamente comenzó a empujar nuevamente. , esta vez poniendo todo su peso en el movimiento. Angus gritó cuando la flecha desgarro su carne, su grito acabó en una serie de insultos que murmuró en una voz mucho más baja. Dando un paso al costado, Iliana asió la flecha que todavía sobresalía de su espalda. Temblaba por el esfuerzo y tenía los ojos llenos de lágrimas .Trató de romperla en dos. Le llevó tres intentos para romper la vara de la flecha. Iliana sollozaba con cada gemido de su suegro. Cuando finalmente se partió en dos, ella descartó un extremo . Hizo una pausa para secar con su mano sus ojos para poder ver. -EY! , muchacha, yo soy quien debería llorar,- Angus la regañó gentilmente. Iliana lo miró y se asustó por el tinte gris de su piel pero él logró ofrecerle una sonrisa débil. -Sigue adelante, termínalo,- él murmuró. Enderezando sus hombros, ella asió la punta de flecha y dio un tirón que sacó la flecha limpiamente. Luego se apartó rápidamente dando lugar a Geitie y a Elgin para colocar paños y ejercer presión sobre la herida abierta . Iliana observó como los demás trabajaban : primero limpiando la herida, y luego colocando un ungüento que ayudaba a la cicatrización. Geitie rápidamente cosió la herida y lo vendó el frente y el anverso del hombro. Una vez que hubieron acabado, los demás dieron un paso al costado y observaron al Lord con inquietud. A pesar del trabajo rápido de Gertie, él había perdido una gran cantidad de sangre . Ahora sus labios estaban grises. -¿Han terminado? Él preguntó, haciendo una mueca. Geitie asintió con la cabeza
  • 144. - Bien. Entonces, me voy a ocupar de nuestras visitas -- Él se puso de pie para el asombro de la gente que lo rodeaba . Incluso logró dar un paso tembloroso hacia adelante. Luego él sufrió un colapso y cayó al suelo. Gritando, Iliana y los demás se apresuraron a atraparlo mientras él caía de bruces al suelo. -¡ Mi Lord-! Willie, el hijo del jefe de establos , se detuvo temblando delante de ellos, sus ojos se abrieron con horror cuando él vio que el Lord sería de poca ayuda. -¿Qué pasa? Iliana preguntó impacientemente. El niño vaciló, luego le pareció animarse a hablar . - Mi padre me manda a decirle al Lord que los ingleses están armando un camino para cruzar el zanjón . Cuando terminen de hacerlo, ellos llegarán a los portones. Iliana frunció el ceño y miró al cuerpo inconsciente de su suegro. -ve con él ,- su madre murmuró . - Fíjate que puedes hacer. Vos estás a cargo de la fortaleza ahora -- Iliana se puso rígida invadida por el miedo , pues su madre tenía razón. Con Angus inconsciente y su marido fuera de la fortaleza, ella estaba a cargo. Incluso Allistair no estaba allí para relevarla de ese cargo. Darse cuenta de eso era atemorizante, Iliana vio las expresiones ansiosas en las caras de quienes estaban a su alrededor . Dándose cuenta de que no tenía otra alternativa, Iliana reunió su coraje. -¿Dónde está su padre? Ella preguntó finalmente . -En el muro -- - Ve,- su madre repitió cuando Iliana la miró con incertidumbre . - Nosotros llevaremos a Angus a su cuarto-- Sacudiendo la cabeza, Iliana empezó a caminar hacia las escaleras que ella y su madre había ayudado a bajar a Angus no más de media hora atrás . Willie caminaba lentamente detrás de ella . Iliana se dio vuelta y lo miró severamente. -Apura los pies, muchacho,- ella le pidió con autoridad. -No estamos yendo de paseo - El niño aceleró sus pasos al lado de ella. Él aun logró mirar un poco menos de positivo que estaban condenados. Desde el muro Iliana miró hacia abajo. Greenweld estaba allí. Ella reconoció su armadura. Estaba sobre su caballo gritando órdenes a los hombre que construían un camino por encima del foso de defensa . - Cuando terminen con eso, estarán en los portones inmediatamente,- el jefe de establos anunció. - Incendiarán el puente y el portón -- -Sí-- Iliana hizo un gran esfuerzo mental para buscar una solución. -Nuestras flechas son inútiles con esa barricada sobre sus cabezas,- él le informó . - Me doy cuenta de eso-- Iliana suspiró, luego dirigió su mirada hacia el gran montículo de rocas en el patio interno. Eran rocas que estaban siendo utilizadas en la construcción del muro Iliana permaneció en silencio por un momento, su mente trabajando sobre el problema que se le había sido presentado. Observó las rocas nuevamente. . La mayor parte de ellos eran demasiado grandes para ser usadas en el plan que diseñaba en su mente, pero las más pequeños servirían bastante bien. - Reúna tantos hombres como pueda, necesitaremos traer esas rocas hasta aquí arriba -- -¿ todas ? Él preguntó vacilante. -Las más pequeñas del montón,- ella explicó. - No creo que ...-
  • 145. -Hágalo- -Pero ... necesitaremos al menos seis hombres para traerlas hasta aquí -- -Entonces reúna seis hombres,- ella respondió rápidamente. -y envíe cuatro más a las cocinas que lleven dos palos grandes para transportar la gran olla de con guiso hasta aquí arriba -- -¿El guiso del cocinero? Él la miró con ojos saltones . -Ya me oyó- -Sí, pero ... Eso nos dejará con solo dos hombres aquí arriba para continuar disparando flechas ...- -No hay blanco a los cuales disparar, señor,- ella replicó secamente. - Como usted ha dicho , nuestras flechas no pueden atravesar la barricada de ellos. Ahora deje de cuestionarme y haga lo que le he pedido. Tengo un plan -- Rabbie abrió la boca para seguir discutiendo con ella, pero vio la expresión determinada de ella , y cambió de opinión. Cerrando la boca con un suspiro de resignación, él se dio vuelta y se alejó , sacudiendo la cabeza . Iliana lo observó irse, luego miró hacia abajo , a los ingleses , nuevamente. Podía oír sus gritos y sus maldiciones. -¡ Ten Cuidado! ¡ Mierda con ustedes! Maldito hombre -! Iliana pasó rápidamente hacia las escaleras y vio Elgin, quien aparentemente había decido acompañar a la olla con guiso . -¡Mi Lady -! La cara enrojecida de Elgin surgió ante su vista . Apretando el borde de su delantal en sus manos, él se apresuró hacia ella. - Estos idiotas invadieron las cocinas, metieron esos palos malditos debajo de las agarraderas de mi olla, y se la llevaron . Cuando les pregunté qué estaban haciendo , ellos afirmaron que usted quería que trajeran la olla aquí arriba. Les dije que debían estar equivocados pero ... - - Le dijeron la verdad,- Iliana lo serenó, palmeando su hombro gentilmente. Dando un paso al costado , ella le ordenó a los cuatro hombres que colocaran sobre suelo la olla hirviente , lo mas cerca posible del borde del muro. -¿Dónde la ponemos ? El jefe del establo jadeó mientras él y los otros hombres maniobraban cautelosamente con la pesada olla. - Pónganla sobre el muro,- Iliana les indicó , luego se dio vuelta hacia los cuatro hombres que sostenían la olla. - Sobre el muro -- Que ellos obedeciesen sus instrucciones inmediatamente era bueno, pero las miradas que intercambiaban entre ellos la hizo temblar por dentro . Ella no era estúpida, ni estaba disgustada , pero el hecho de que ellos aún no hubieran captado la idea de su plan era irritante. -¿Mi Lady ? Elgin observó la olla que se balanceaba peligrosamente sobre el borde de la pared, parecía que estaba a punto de llorar. Iliana le sonrió gentilmente y le palmeó el hombro nuevamente. . - No se preocupe , Elgin. Todo estará bien -- - Pero mi guiso ...- La boca de Iliana se endureció en una línea recta. - Tenemos invitados en la puerta. ¿ Te negarías a ofrecerles algo de comida ? Sus ojos se ensancharon en el horror ante ese comentario , pero los otros hombres repentinamente comenzaron a sonreír cuando entendieron sus intenciones. Iliana se dio vuelta hacia Rabbie.
  • 146. - Las rocas primero para destrozar la barricada y el camino que construyen . Cuente hasta tres, y luego vuelque la olla sobre ellos -- - Mi guiso,- Elgin lloriqueó, retorciendo su delantal más nerviosamente. -tendrá un buen uso, Elgin, - Iliana murmuró con compasión. -Sí-- El jefe del establo le sonrió al cocinero mientras él y los otros hombres se movieron preparándose para volcar la gran roca. - Será una comida que esos perros ingleses no podrán olvidar -- Haciendo una pausa, él dirigió su mirada al otro hombre sosteniendo la olla. -Recuerda, a la cuenta de tres-- Iliana dio un paso al costado y se asomó para mirar por la pared mientras se preparaban para dejar caer la roca. La piedra cayó rápidamente sin darle oportunidad a aquellos que observaban dar un grito de advertencia. La detonación que produjo al estrellase contra la barricada fue increíblemente fuerte, los gritos de los desafortunados hombres fueron más fuertes todavía mientras toda la se estremecía y se derrumbaba . El guiso fue vertido sobre los hombres ahora sin ninguna protección. -¡ Mi olla -! Elgin gritó mientras observaba la caída del el guiso, los hombres fueron incapaces de sostener la olla hirviente. Los gritos de alegría y victoria fueron ahogados por el ruido de la olla pesada de metal chocando contra el camino que se construida sobre el foso de defensa. Iliana guardó silencio mientras su mirada contemplaba la devastación . Los hombres muertos o moribundos parecían piezas de ajedrez caídas, sus gemidos llegaron hasta sus oídos. Unos cuantos hombres que se habían quedado esperando en el bosque avanzaron para ayudar a sus compañeros caídos, y los hombres de Iliana inmediatamente les lanzaron flechas . Dándose vuelta, ella murmuró algo respecto a averiguar sobre la salud de Lord Angus y fue hacia las escaleras, donde casi se tropezó con su madre. Lady Wildwood vio la cara sombría de Iliana, y luego miró la jarra que tenía en la mano . - Aquí. Tienes. Bebe algo de esto --. Sin fuerzas para negarse, ella llevó la jarra a sus labios y bebió. El líquido ardiente corrió por su garganta, yendo directamente en su estomago. Iliana comenzó a toser. Lady Wildwood la contempló con preocupación y murmuró, -Bien, por lo menos recuperaras algo de color en la cara -- Con la tos disminuyendo, Iliana preguntó . -¿ Por qué alguien bebería esto ? Parece fuego -- -Si-- Lady Wildwood sonrió irónicamente y llevó la jarra a sus labios, luego sacudió la cabeza con satisfacción cuando tragó. - Me temo que le encontré un sabor placentero-- Iliana le arrebató la jarra con el semblante fruncido. -¿Cómo está Angus? Lady Wildwood suspiró sombríamente. - No se ha recobrado aún. Está descansando. Dejé a Gertie con él y vine a ver que pasaba aquí. arriba Tu plan fue muy inteligente . Te Has ganado el respeto de los hombres -- Iliana no tomó sus palabras en serio . No tenía interés en discutir lo que acababa de hacer. No quería alabanzas por eso . Abrió la boca para decir algo , pero giró al oír un grito de dolor detrás de ella. El jefe de establos había caído al suelo, agarrándose el brazo. Una flecha estaba clavada en su hombro.
  • 147. - Iré a traer a las mujeres,- su madre jadeó , y se apresuró a bajar las escaleras. Iliana se apresuró a ir al lado del hombre. Afortunadamente, esta flecha había atravesado el hombro . Esta vez no tendría que extraer la flecha ., Iliana miró a Elgin mientras él se arrodillaba al otro lado del hombre. -¿ Tus manos son fuertes, Elgin? -¿Qué? Él la miró confundido y ella sacudió la cabeza . - No importa. Sin duda son más fuertes que las mías. Ayúdame a sentarlo -- - No necesito ayudar-- Iliana hizo una mueca mientras el jefe de establos se forzaba a sentarse. Parecía que el orgullo de esos hombres era mas grande que su sentido común. Dirigió su mirada hacia las escaleras, con alivio vio a su madre caminando hacia ella. Giorsal, Janna, y Gertie traían ungüentos y vendajes. Sonriéndole al hombre, Iliana rápidamente tomó el vendaje que Janna le arrojó. Ella presionó el vendaje en contra la herida para frenar el flujo de sangre cuando otro grito llamó su atención. Vio otro hombre cayendo , una flecha clavada en su pecho. Iliana rápidamente se puso de pie , corriendo para detener su caída . Pero fue demasiado tarde ; Él cayó del muro . Maldiciendo , Iliana dejó a Rabbie bajo el cuidado de Gertie y se apuró para ir a atender a otros dos hombres heridos . El primer hombre todavía vivía. Pero el segundo hombre no había sido tan afortunado. Elgin se arrodilló al lado del hombre herido , ella miró al jefe de establos que se ponía de pie . Su herida había sido vendada , y él se movía hacia el muro nuevamente. . -¡ No, Rabbie! Debería descansar -- - El descanso no sacará a estos bastardos de nuestra portón . ¿Y para qué me serviría el descanso si me muero más tarde ? Con esas palabras , el hombre regresó a su puesto. Iliana suspiró. Sería un largo asedio; sólo esperaba que pudieran sobrevivirlo . Capítulo 19 -¿Iliana? Ella levantó su cabeza lentamente , había estado descansando, sus ojos ligeramente hinchados cuando miró a su madre. La mirada de Lady Wildwood pasó de la expresión sombría de su hija hacia Elgin y Rabbie, ambos estaban sentados a lado de Iliana . La mesa delante de ellos estaba llena de jarras vacías que una vez habían tenido whisky. -Angus está despierto-- Rabbie se enderezó abruptamente con ese comentario , mientras despertaba a Elgin. -Despiértate! - El cocinero murmuró algo ininteligible . -Él querrá comer luego. Mejor ve a preparar algo -- Tropezando para ponerse de pie , Elgin fue hacia la cocina. Lady Wildwood miró con la frente fruncida a su hija por su completa falta de completa ante las noticias. Luego avanzó, extendiendo una mano. - Ven . Angus no estará despierto por mucho tiempo , y él le parece tener algo que decirte. Vos también, Rabbie -- El jefe de establos se puso de pie inmediatamente y fue tras ellas hacia las escaleras.
  • 148. Angus estaba despierto, pero terriblemente pálido cuando la madre de Iliana la empujó dentro del cuarto . Él vio la expresión sombría de Iliana y luchó para enderezarse en la cama . -¿ Qué pasa ? El muro ha sido derribado ? -No, todo está bien, - Lady Wildwood lo serenó, urgiéndolo a acostarse en la cama. -Todo anda bien , mi Lord -- Rabbie sonrió abiertamente y fue al lado de la cama. Le relató todo lo habían hecho. Habló con entusiasmo del plan de Iliana : la gran roca para aplastar la barricada y luego el guiso hirviente. Angus oyó todo serenamente, su mirada nunca abandonó la cara de Iliana. Cuando el hombre hubo terminado el relato , él preguntó, -Entonces qué ocurrió? Rabbie desvió la mirada. No estaba ansioso por darle malas noticias a su Lord e Iliana no podía culparlo por eso . La responsabilidad era sólo de ella después de todo . Enderezando sus hombros, ella caminó hacia la cama. - Respondieron con una lluvia de flechas. Cuatro de nuestros hombres fueron matados, y tres heridos antes de que les ordena apartarse del muro -- -¿ Dejaste el muro sin defensa? Angus preguntó horrorizado ante esa posibilidad e Iliana rápidamente sacudió la cabeza . -No, me quedé para observar sus actividades-- Angus se horrorizó aún más al saber que Iliana había insistido en quedarse allí todo el tiempo . -Los ingleses estaban muy ocupados moviendo a sus muertos y sus heridos ,- ella agregó rápidamente cuando Angus le dirigía una mirada furiosa al jefe de establos . No había sido culpa de Rabbie. Él había tratado de disuadirla de permanecer allí pero ella no había cedido . - Además , - ella agregó ahora ,- una vez que vi que estaban haciendo los ingleses , llamé de regreso a nuestros hombres -- -¿ Los observaste ? ¿ Los espiaste ? Es una estupidez asomarse sobre el muro cuando ellos estaban disparando flechas?!- - Bien, alguien tenía que hacerlo. ¿ Qué quería que haga? ¿ Quedarme escondida en un lugar seguro y ordenarle a otro que arriesgase su vida ? Seguro que Usted no haría eso -- Iliana hizo una mueca. Como Angus no respondió , Iliana pensó que era prudente continuar hablando . - Los ingleses estuvieron muy ocupados mientras nos disparaban una lluvia de flechas. Los heridos y los muertos fueron sacados , una segunda barricada de defensa estaba siendo construida , repararon el daño del camino sobre el foso y tratan de terminarlo -- -Sí,- Rabbie empezó a hablar ahora. - Ella nos mandó a subir dos rocas grandes . Eran bien grandes esta vez. Fue muy difícil subirlas hasta allí, pero una vez que lo logramos, la empujamos por encima del muro . Y... nuevamente les destruimos el camino — y muchos de sus hombres cayeron también. Ella nos indicó dejar la segunda roca sobre el muro como advertencia. Los ingleses abandonaron la construcción del camino y no han hecho nada desde entonces -- Angus observó a Iliana y luego a Rabbie. - Suban nuevamente al muro y vigilen a los ingleses . Pero sepan esto: Lady Iliana está a cargo de todo hasta que yo me recupere. Obedézcanle a ella -- - No creo que yo debería estar de cargo, Mi Lord . No tengo la experiencia, - Iliana dijo mientras Rabbie salía del cuarto y Elgin entraba con un tazón de caldo . - No es la experiencia lo que nos salvará aquí. Es la inteligencia . Y eso es algo que vos tienes --
  • 149. - No, no fui lo suficientemente lista para manejar a Greenweld. Intenté tres veces escaparme de él en Inglaterra y fallé las tres veces. No quiero fallarle en esto -- -No fallarás,- Angus le anunció serenamente. -Sí,- Elgin acordó , moviéndose a su lado. - Usted es muy inteligente , mi Lady . Su plan de la roca y el guiso fue muy inteligente aunque yo perdí mi olla , - él agregó con el ceño fruncido . - es cierto que esa parte del plan pudo haber sido mejor planeada , pues no tengo nada en donde cocinar ahora, pero ... - -¡Elgin-! Angus replicó . -Déjanos- El cocinero vaciló, luego le dio el caldo a Iliana y salió corriendo. Angus le lanzó una mirada feroz a las criadas. Inmediatamente ellas se movieron hacia la puerta. En poco tiempo él, Iliana, y su madre estaban a solas en el cuarto. - Puedo adivinar que te sientes responsable de las muertes de los hombres en de Greenweld ,- Angus comentó tan pronto como la puerta se cerró . Iliana asintió con la cabeza silenciosamente. - Bien, lo eres . Eres tan responsable como si le hubieses clavado una espada a cada uno de ellos ,- él anunció firmemente, mientras ella se sobresaltaba. - Y lo harías nuevamente. para salvar a la gente de esta fortaleza , entonces no te angusties por eso. Fue elección de los ingleses atacarnos . Y tus opciones eran dar batalla o rendirte e ir a ellos como un cordero al matadero . Y vos no eres un cordero, muchacha. Acepte la culpa como algo que te hace humana, pero no permitas que la culpa te domine. Hiciste lo correcto . Estoy orgulloso de que seas una Dunbar -- -No son sólo hombres de Greenweld los que murieron hoy ,- ella acotó con tristeza . - Perdimos cuatro de nuestros hombres-- -Ellos Dieron sus vidas por sus seres queridos. Hay doscientas mujeres y niños dentro de esta fortaleza . Cualesquiera de mis hombres daría su vida para protegerlos -- -¿ Hombres? ¡Dos de los muertos eran casi niños -! Iliana protestó enojada. - Aun los niños tienen honor. -- Iliana se puso rígida con ese comentario , y Angus le sonrió gentilmente, extendiéndole una mano temblorosa. -Tranquila -- Él suspiró cuando ella deslizó su pequeña mano dentro de la de él . - Es obvio que no entiendes nuestra forma de ser , pero todos incluso yo mismo daríamos nuestras vidas por vos. Yo, porque yo soy tu Lord . Y Nuestras personas, porque dieron su juramento de protegerte con sus vidas desde el día en que te casaste con mi hijo. Eso no es nada muy distinto de lo que vos hiciste hoy. Arriesgaste tu cuello al asomarte por el muro en vez de ordenar que otro lo hiciera , - él agregó con una mirada gentil . - No hay nada más honorable para un hombre que morir en defensa de aquellos que ama. Respecto a esos dos que vos aseguras que eran simplemente niños, no lo eran. Eran hombres. Déjales su honor y vos no te dejes invadir por la culpa , ellos serán recordados por la valentía que demostraron hoy -- Iliana se sintió menos angustiada y asintió con la cabeza . -Bien -- Angus logró dar una sonrisa, luego dejó caer su cabeza sobre la almohada. Sus ojos se cerraron por un minuto, luego los reabrió. - Estamos en problemas -- -Sí,- Iliana acordó . - O el hombre de Greenweld mintió cuando dijo que estaba solo, o Greenweld cambió de idea y vino hasta aquí y su hombre no lo sabía--
  • 150. -Lo mas probable es que él haya mentido . Ese Greenweld es muy afortunado ... justo cuando Duncan tuvo que partir ... demasiado afortunado -- Iliana se paralizó con ese comentario . -¿ Piensa que el mensaje que aparentemente -se perdió- es una treta para sacar a Duncan de la fortaleza ? - No lo sé. Allistair nunca vio el mensaje. Simplemente vio un rollo de pergamino-- - El inglés pudo habérselo quitado del cinturón mientras cabalgaban . Ambos iban en el mismo caballo -- -¿Dónde está el mensajero ahora? Sus ojos se agrandaron . - Me había olvidado completamente de él-- - Como yo. Averigua donde está él cuando te vayas de aquí, y envíame a alguien para informarme . Puedes hacerlo vigilar también -- Viendo la preocupación en la cara de ella , él extendió la mano para palmearle la mano . - Mientras los ingleses estén del otro lado de los muros , todo estará bien . Duncan vendrá y lidiará con ellos cuándo regrese -- -¿Cuánto tiempo piensas que tardará en regresar ? Lady Wildwood preguntó, hablando por primera vez. Angus vaciló antes de contestar lo cual puso a Iliana mas nerviosa. Ella entendió su propia ansiedad cuando él habló. - Son cuatro días de viaje para llegar a Colquhoun-- -¿Cuatro días? Su madre estaba horrorizada al oír esa noticia. -Cuatro días de ida , cuatro días de vuelta , y sin contar el tiempo de la batalla ,- Iliana dijo tentativamente . - Hemos perdido muchos de nuestros hombres en el primer día, Mi Lord . No creo ... - Ella hizo una pausa cuando ella vio el cansancio en la cara pálida del hombre. No lo podía agobiar con sus miedos. En lugar de eso, ella forzó una sonrisa y le aseguró. - No creo ' que sea un problema tener que defendernos por ese lapso de tiempo -- - Eres una muchacha valiente . Me gusta eso, - Angus murmuró , luego cerró sus ojos Iliana lo miró silenciosamente por un momento, luego miró a su madre y la mujer murmuró, -él descansará ahora por algún rato-- -Sí-- Ella miró con la frente fruncida las ojeras en la cara de su madre . - Vos Deberías hacer eso igualmente. Has estado de pie todo el santo día -- Lady Wildwood respondió . -Él no habría sido herido sino fuera por mí-- Iliana había estado a punto de salir pero esas palabras la detuvieron -- No es tu culpa , madre -- - Sí. Lo es . Greenweld no estaría aquí sino fuera por mí -- - Greenweld es un bastardo ambicioso . Si deseas culpar a él , hazlo . Pero no seas tonta y te culpas junto con él -- - No podremos resistir el asedio por dos semanas. No tenemos suficientes hombres -- - Lo lograremos - Una expresión de desesperación cruzó la cara de su madre. - Nunca debería haber venido aquí. Sabía que él lo descubriría. Vine aquí y puse en riesgo a mi hija y todas las personas de esta fortaleza , -ella murmuró , luego agregó ,- él los dejaría en paz, si yo me rindiese a él -- Iliana se estremeció con esas palabras y sus ojos se abrieron con horror. -Debes ver la verdad en lo que te digo , niña- Ella dijo suplicando . - Soy todo lo que él quiere--
  • 151. - No hables de eso. Estás aquí ahora y encontraremos una salida para esto -- - Aunque eso cueste la muerte de cada hombre, mujer, y niño de esta fortaleza ? Ella preguntó suavemente. - No llegaremos a eso,- Iliana dijo firmemente. - Ahora vete a descansar . Serás de poca utilidad sin eso -- Sacudiendo la cabeza con tristeza , Lady Wildwood se dio vuelta y salió del cuarto. - Debes cuidar de ella ,- Angus le dijo, atrayendo la mirada de Iliana. -A pesar del tiempo que ella sufrió bajo el dominio de él, no creo que tu madre sepa que clase de hombre Greenweld es-- -¿Qué clase de hombre es? Ella preguntó curiosamente. -Ambicioso ,- que él dijo simplemente. - Muy, muy ambicioso. Aun si ella se rindiera, él no detendría su ataque a la fortaleza -- Los hombros de Iliana se hundieron con ese comentario . - Esperaba estar equivocada al pensar eso ,- ella murmuró en un suspiro. -Le tendrás que poner un guardia a ella-- - Los hombres están demasiado ocupados ...- -Entonces usa a las mujeres -- Iliana asintió . -Arregla eso, y luego averigua sobre el mensajero-- -Sí-- Cuando él cerró sus ojos nuevamente. , Iliana salió del cuarto. Ella encontró a Gertie, a Ebba, a Giorsal, y a Janna en el corredor , tratando de decidir quien debería cuidar a Angus y cómo tratar su fiebre. Cuando Iliana preguntó a donde había ido su madre, fue informada de que ella se había retirado a su cuarto. - Bien . Mientras tratan de decidir quien va a cuidar a Angus, piensen también quien se quedará con mi madre . Les pido que al menos dos de ustedes se queden con mi madre todo el tiempo. Tengo miedo de dejarla sola, ella puede decidir entregarse a Greenweld y que cometa un acto soberanamente tonto -- Mientras las otras mujeres la miraban perplejas, Gertie asintió con la cabeza . - Sí. Me temía que ella pensara en hacer algo así -- - Lo piensa . Y por eso, ella debe ser vigilada . Aun cuando ella esté durmiendo al menos dos de ustedes estarán con ella . Atenla si es necesario , pero no permitan que ella cometa una estupidez -- Las mujeres asintieron . A continuación Iliana se ocupó del tema del mensajero, preguntó a donde había sido puesto. Fue informada que estaba en uno de los nuevos cuartos que habían sido construidos. No fue una sorpresa cuando ella encontró el cuarto vacío, pero eso le dio algo en que pensar. Regresó con Angus para contarle la noticia pero lo encontró profundamente dormido. Dejándole el mensaje a Gertie, quien estaba sentada al lado de su cama , ella regresó al muro para enterarse las actividades de los hombres de Greenweld. Podía oír los ruidos del otro lado del muro cuando subía por las escaleras. La ansiedad la invadió , se apresuró a ir al lado de Rabbie. -¿ Qué pasa? ¿Qué están haciendo ? - Cortando árboles para construir algo,- él anunció -¿Qué puede ser?
  • 152. Rabbie se encogió de hombros . - No sé . Quizás una catapulta. Debemos esperar, - Rabbie sugirió. -Si es un catapulta lo que construyen, necesitaremos mucha sagacidad e inteligencia para defendernos de eso -- Suspirando, Iliana sacudió la cabeza. Un catapulta ; Mañana los ingleses podrían arrojar flechas ardientes y piedra por sobre el muro . -Llámeme si algo ocurre,- ella murmuró y empezó a irse. * * * Iliana no supo al principio qué la había despertado. Ella abrió sus ojos para ver las primeras luces débiles del amanecer . Luces amarillas y naranjas … Esas luces se movían demasiado rápidamente . No era el amanecer ella se dio cuenta con horror repentino. -¡ Fuego-! Ese grito aterrorizado la hizo despertarse completamente para ver a un hombre inclinado sobre ella. Por un momento ella pensó que el atacante había regresado para terminar el trabajo que había iniciado la noche que ella había sido acuchillada. Pero entonces ella reconoció la voz que gritaba , era Elgin. -¡ Rabbie me envió a buscarla , mi Lady ! ¡Ese bastardo inglés está disparando fuego por sobre el muro! - Agradecida de haber decidido dormir vestida, Iliana saltó de la cama y se apresuró hacia la puerta. Ella abrió la puerta y repentinamente se volvió hacia el hombre que la seguía. -¡Un tartán escocés -! La confusión cubrió la cara de Elgin. -¿ Qué, mi Lady ? - Mi asaltante. El hombre que me apuñaló, - ella le explicó. - Me acabo de dar cuenta de que traía puesto un tartán escocés -- Elgin levantó las cejas . - No había un tartán entre las cosas del hombre muerto , mi Lady . Yo estaba allí cuando Lord Angus registró su cuerpo. No tenía nada mas que unas pocas monedas -- Iliana frunció el ceño; luego su mirada se movió hacia la ventana mientras otra bola de fuego volaba por encima del muro . - Maldición !- ella murmuró, apresurándose a salir del cuarto. -¿ Qué pasa? ¿ Qué está sucediendo ? Atraída por los gritos , Lady Wildwood salió rápidamente al corredor , Ebba y Janna la seguían . Al mismo tiempo, Gertie y Giorsal aparecieron en la puerta del cuarto de Angus. Gritando una explicación breve , Iliana corrió por las escaleras con Elgin siguiendola . Alcanzando los portones principales de la fortaleza , ella se abrió camino entre la gente. Luego se paralizó. Brasas encendidas estaban esparcidas en el suelo , amenazando con prender fuego a las muchas cabañas dentro de los muros . Mujeres y niños de todas las edades iban y venían de un lado al otro, tratando de extinguir el fuego con lo que podían encontrar. -Mi Dios!-- Mirando por encima su hombro vio a su madre , a las otras criadas y a Elgin en el. Ella estaba a punto de ordenarles que volvieran a meterse en la fortaleza cuando el cocinero señaló algo detrás de ella. -¡Los establos-!
  • 153. Iliana podía oír los relinchos aterrorizados de los animales dentro de los establos. Estaba en llamas. Maldiciendo , ella bajó las escaleras del muro , dispuesta a rescatar los pocos animales que habían quedado después que Duncan se había marchado . Sólo quedaban una docena de caballos , pero la mayor parte eran ponies y yeguas preñadas , con fecha cercana para parir. Estaba apenas a medio camino hacia los establos cuando la siguiente bola de fuego sobrevoló el muro / . Tambaleando y deteniéndose , ella dio un grito de advertencia y esperó para ver la trayectoria del misil . Parecía una gran pelota de fuego al principio; pero luego se dio cuenta que era un conjunto de brasas encendidas disparadas todas al mismo tiempo . Al descender las brasas se separaron para aterrizar en distintas direcciones. El grito de Iliana fue ahogado por los gritos de los demás, las mujeres y los niños comenzaron a correr, huyendo de la lluvia de fuego . Iliana misma se movió hacia un lado para evitar una brasa encendida , pero fue alcanzada por otra brasa . Esta golpeó su hombro pero ella se mantuvo de pie . Sacudió las cenizas de su hombro para asegurarse de que su vestido no se había prendido fuego . Luego dirigió su mirada hacia atrás de ella, aliviada de descubrir que Elgin la había seguido y estaba ileso. - Ocúpate de los caballos !- ella le gritó por encima de los gritos. , Ella se apresuró a ir hacia la víctima mas cercana . Iliana descubrió que su madre estaba allí , atendiendo las quemaduras de la mujer. - Llévala a la fortaleza y quédate allí,- Iliana le ordenó,. - Debemos meter a todos en la fortaleza ,- ella le gritó a los demás. - No irán-- Janna se acercó a ella. -Están tratando de salvar sus casas-- -Las cabañas de poco les servirán si no están vivos para usarlas,- Iliana replicó impacientemente. -Entonces será mejor que usted se suba al muro y vea que puede hacer-- -¿Hacer ? Iliana la miró fijamente como si la mujer se hubiese vuelto loca, y Janna asintió sacudiendo la cabeza. - Ellos usaron este mismo método en los días de Lady Agnes- -Lady Agnes,- Iliana dijo suspirando el nombre. Giorsal había usado el nombre de esa mujer en contra de ella desde su llegada a la fortaleza . Lady Agnes había sido capaz de defender la fortaleza contra un asedio inglés por seis meses en ausencia de su marido. -¿Qué hizo ella? -Giorsal nos contó que después de cada disparo , ella los distraía con insultos y maldiciones mientras las mujeres corrían para apagar las brasas encendidas-- -¿Insultos y maldiciones ? Ella preguntó dudosamente , pero Janna asintió con la cabeza. -Maldiciones, mi Lady -- - Ya Veo-- Ella miró las llamas que las mujeres rápidamente trataban de apagar, luego se dio vuelta y se apresuró a ir al muro . * * * -¡Mi Lady -! El alivio de Rabbie al verla complació a Iliana . Era obvio que ella era la única persona que parecía darse cuenta de cuan inadecuada era ella para la tarea de dirigir la defensa . La catapulta estaba situada en la base del camino de entrada , directamente enfrente del foso de defensa . Ella supuso que Greenweld lo había situado a tan corta distancia para
  • 154. ampliar al máximo el rango de ataque a la fortaleza . La catapulta estaba rodeada de hombres llevando escudos de protección . Y ahora se preparaban para lanzar otra serie de bolas de fuego. Entonces Iliana le gritó a Greenweld. Una de las figuras se desprendió del grupo de hombres alrededor de la catapulta y se movió detrás de la barrera de escudos para mirar hacia arriba. - Esa debe ser la gritona de mi hija!- Él gritó potentemente . 'No soy hija de un demonio !- ella replicó . - Eres un cobarde-- -¿ Un cobarde ? - Sí! ¡ Sólo un cobarde obligaría a una mujer a casarse con él, luego la golpearía hasta casi matarla ! ¡Y sólo un cobarde se atacaría solapadamente a su adversario como vos lo has hecho -! -No es mi culpa que tu marido te haya dejado sin protección! -- Sus palabras estrecharon la mirada de Iliana, pero antes de que ella pudiera considerar cuidadosamente , él rugió, - Entrégame a tu madre , mocosa del diablo-! -¡ Soy Lady Dunbar para vos … cerdo inmundo -! Un insulto no muy impresionante, que ella decidió . -¡ Hazla salir ! Ella es mi esposa por ley. ¡ No puedes negarte a obedecer la ley -! - Ella es mi madre. Y no creo que siga siendo tu esposa . La anulación ya debe haber sido sancionada -- Greenweld se puso furioso, y le dio una orden a un del hombre al lado de él . Una flecha salió disparada hacia Iliana . Ella instintivamente se corrió a un lado, el corazón le latía frenéticamente . -¡ Eres un hijo de puta-! Iliana se dio vuelta ante esas palabras . Miró boquiabierta a su madre , quien le gritaba potentemente al hombre que había sido su marido . Iliana nunca la había oído hablar así. -¡ Usando armas para atacar a mujeres ! ¡ Cobarde! ¿ No sientes vergüenza ? -Ah! Pero si es mi terca esposa -- -¡ No por mucho tiempo ! ¡Tal vez ni siquiera lo sea en este mismo momento -! Como era la misma provocación que Iliana había usado y que le había ganado una flecha , instintivamente supo que su madre correría la misma suerte . Murmurando algo entre dientes , Iliana empujó a su madre a un lado justo a tiempo. Una segunda flecha zumbó cerca de ellas. -Madre ... se supone ... que soy yo quien debe insultarlo y provocarlo - Lady Wildwood se rió y quitó el cabello de su cara. - Pasó cerca la flecha, verdad? Debo decir que me siento muy bien de poder decir lo que pienso de esa bestia -- Iliana volvió al muro y se arriesgó a espiar hacia abajo. Greenweld le hacía señas al hombre que sostenía una antorcha. Otro soldado colocaba una piedra encendida en la catapulta . Maldiciendo , ella se enderezó, se dio vuelta y le gritó una advertencia a las mujeres de la fortaleza . Mientras todos corrían a buscar un lugar seguro su mirada se dirigió hacia los establos. Había sido devorado por las llamas. ¿ Elgin salvó a los caballos? - Sí. Los llevó a detrás de la cocina. Deberían estar seguros allí --
  • 155. -¿ Detrás de la cocina? ¡No! Mi huerto! - Las palabras apenas habían salido de su boca cuando oyó la catapulta siendo disparada. Agarrando a su madre, ella la alejó del muro. Una fracción de segundo más tarde otra bola de fuego pasó volando . Cuando el peligro había pasado, Iliana regresó a espiar al ejército enemigo . La catapulta estaba siendo recargada , en preparación para otro disparo, ella descubrió con súbita desilusión. -Él continuará lanzándonos fuego hasta que Dunbar sea una pila de cenizas,- su madre predijo sombríamente -Entonces tendremos que destruir la catapulta,- Iliana decidió. -¿y cómo lograremos eso? Lady Wildwood preguntó dudosamente. - Le Ordené a las mujeres que no te dejaran sola. ¿Cómo llegaste hasta acá ? - Ellas estaban ocupadas. Y vos todavía no me has dicho cómo planeas destruir la catapulta -- Haciendo una mueca, Iliana dirigió su mirada al patio nuevamente. . Los establos eran simplemente una pila de brasas encendidas ahora. Nunca podrían alojar a los caballos nuevamente. . Supuso que esa construcción era muy antigua . Esa era la única razón por la que se había quemado tan rápidamente. Luego recordó el whisky siendo derramado en la habitación primero y las llamas avanzando velozmente después... -Rabbie-- Ella se enderezó abruptamente. -Sí, mi Lady - - Necesito el uisgebeatha-- Sus cejas se levantaron ante ese pedido , pero él se agachó y tomó una jarra que ella no había notado. - Me mantuvo alerta durante la noche,- él le explicó cuando ella arqueó las cejas inquisitivamente. Llevando la jarra a su nariz, Iliana inhaló su olor , luego miró al hombre . -¿ Crees que Lord Angus tendrá mas de esto? Él apretó los labios. - Bien, ese depende de cuanta cantidad sea necesaria -- Iliana empezó a estudiar la catapulta nuevamente. antes de contestar, - Tanto Como sea posible. Es decir , Todo lo que halla -- -¿Todo ? Él la miró sobresaltado , luego dijo ¿ No se trata de otro de sus planes , verdad ? -Apresúrate ,- Lady Wildwood le dijo alegremente. -El último plan de mi hija surtió efecto-- - Oh, sí , funcionó pero nos costó nuestra cena … Y Ahora ella quiere que perdamos toso el uisgebeatha. - Capítulo Veinte -¿Entiende lo que quiero que haga? Rabbie inclinó la cabeza asintiendo . - Sí. pero será una gran pérdida derramar este buen whisky y no sabemos si funcionará -- -Entonces debemos rezar para que funcione ,- Iliana comentó secamente, mirando fijamente a la gente reunida delante de ella. Ocho mujeres y ocho hombres. Las mujeres habían resentido ser separadas de su tarea de apagar el fuego , hasta que ella les había explicado que esperaba que su plan pusiese fin a la lluvia de bolas de fuego que continuaban volando por sobre el muro . Entonces ella habían decidido ayudar . Cortaron en tiras una sabana que Iliana había mandado a traer , luego habían envuelto
  • 156. las puntas de las flechas con la tela , para después embeberlas con el whisky del barril que Rabbie había traído. Ahora las mujeres remojaban las flechas el barril , mientras los hombres cargaban ocho barriles de whisky que Rabbie había encontrado. - Bien. Recuerden que deben enviarlas lo mas lejos posible y lo mas rápido como sea posible, - ella les acordó nuevamente. Luego se asomó por el muro para ver que hacían Greenweld y sus hombres . Viendo que preparaban otra bola de fuego, ella le dijo a las personas que la rodeaban que se alisten, luego dio el grito de advertencia para los de abajo. La gente en la almena se apretó contra el muro cuando la bola de fuego voló por encima de ellos , y luego se apresuraron a regresar a sus lugares. Los hombres corrieron a los barriles. Los barriles fueron arrojados por encima del muro . Viendo que todo marchaba de acuerdo al plan, Iliana fue a el muro y espió a los ingleses. Parecían muy confundidos por esta vuelta en los acontecimientos. Cuatro barriles de licor escocés habían volado por encima del muro y habían caído en la calzada a medio construir, empapando a todos los hombres así como también a la catapulta. Y en ese mismo momento , otros cuatro barriles volaban por el aire. Era obvio que los ingleses no sabían qué deducir de todo eso. Indudablemente ellos no sabían lo que ella había descubierto accidentalmente. El Uisgebeatha era como comida para alimentar un fuego. Mirando por encima de su hombro. , ella vio que ahora los hombres cargaban sus arcos con las flechas que las mujeres les pasaban . Una vez que estuvieron listos, las mujeres usaron una antorchas para encender las flechas. El whisky embebido en la tela dio vida al fuego . Los hombres tomaron sus posiciones e hicieron puntería, y las flechas incendiarias fueron disparadas. Iliana contempló a los ingleses nuevamente. . Ella había sido específica respecto a donde apuntar las flechas. Cuatro de los hombres dispararan hacia la catapulta, dos hacia la calzada, y dos hacia la barricada . Sus hombres dieron en el blanco. La primera flecha acertó la calzada, y aun ella se alarmó por la forma en que estallaron las llamas. Las otras flechas parecieron caer todas al mismo tiempo, dando inicio a un fuego en la catapulta y la barricada de defensa al mismo tiempo. Tragando en seco , Iliana observó la catapulta nuevamente. , suspirando con alivio cuando vio que ahora estaba ardiendo. Oyendo a la gente a lo largo de el muro comenzando a vitorear, ella se enderezó y fue hacia las escaleras cansadamente. - Obsérvalos, Rabbie. Si intentan otra cosa, mándame a llamar. El resto de ustedes vayan abajo y ayuden a apagar los focos de fuego , - ella pidió . Los escoceses se silenciaron con esas palabras , dudando antes de moverse para cumplir con sus instrucciones. * * * Cuando ella alcanzó el cuarto de Angus, Iliana encontró a su madre y Janna allí, luchando para mantener sujeto al viejo guerrero en su cama. - No. No te levantarás, - su madre discutía cuando Iliana entró. -Sí,- Janna jadeó, agarrándolo del hombro sano para someterle - Usted ha sido herido -- -No es nada mas que un arañazo, mujer. Déjame levantarme -- Cuando esas palabras no tuvieron efecto la madre de Iliana miró a Janna. - Soy el Lord !- él agregó con un rugido indignado. La criada vaciló ante ese grito , luego sacudió la cabeza . - No. Usted Dijo que Lady Iliana estaba a cargo de la fortaleza hasta que usted se recuperara. Y usted no se ha recuperado -- Él abrió la boca para insultar a la pobre mujer pues entonces vio a Iliana.
  • 157. - Muchacha! Allí estás. Dile a estas arpías que me dejen levantarme -- Iliana sonrió ligeramente ante su expresión suplicante y se movió a un lado de la cama. -¿ Se siente mejor entonces? -Sí-- Extendiendo su mano , ella tocó su frente, aliviada de encontrar que la fiebre no era la razón del rubor en sus mejillas. -Bien,- ella anunció abruptamente, le hizo señas a Janna y a su madre para que los soltaran . Janna se alejó de la cama inmediatamente , pero Lady Wildwood vaciló - Él no debería levantarse aún. Necesita descansar para cicatrizar correctamente -- - Él descansará. No le dejaremos hacer nada que lo canse, pero él puede estar sentado abajo y puede dar órdenes ahora -- Su madre se relajó mientras que Angus se puso rígido . - Soy el Lord aquí, muchacha. Yo Decidiré lo que puedo hacer o lo que no puedo hacer -- Él movió sus piernas para salir de la cama y se paró abruptamente, luego empalideció y se tambaleó. Iliana extendió la mano para atraparlo inmediatamente . Agarrando su mano , él se sentó en la cama nuevamente. . -Bien , tal vez deba tomar las cosas con mas tranquilidad -- el dijo con una mueca con desagrado. Frunciendo el ceño, él miró fijamente a Iliana . - Tu madre me dijo que planeabas hacer algo con el uisgebeatha. ¿ Funcionó ? Ella asintió con la cabeza. - La calzada y la catapulta están ardiendo. Rabbie los observa para ver que harán después. Le dije que me llame si pasa algo-- -Bien-- Él inclinó la cabeza. -¿y el mensajero? - Usted estaba dormido cuando regresé a informarle . Gertie debió avisarle que él está faltando -- -¿Faltando? Janna preguntó con sorpresa obvia. - Sí. Ha debido salir inadvertidamente antes de que el portón de entrada fuese cerrado -- -No-- Ella sacudió la cabeza firmemente. - Él estaba en cama después de que trajimos al Lord aquí. Yo fui a ver como estaba -- -Él no estaba allí ayer cuando fui a verlo -- Janna dijo con la frente fruncida al igual que Angus. - Sal y búscalo nuevamente. . Si él no está allí, entonces avísale a los guardias e inicien una búsqueda en toda la fortaleza , - él le pidió . Asintiendo , Iliana fue hacia la puerta. Janna comenzó a seguirla, luego vaciló y miró a Lady Wildwood y a Angus. -Ve con ella,- Angus la ordenó . - Yo vigilaré a Lady Wildwood-- La madre de Iliana frunció el ceño ante ese comentario , luego sonrió dulcemente. -Sí, yo estaré segura mientras él no extralimite -- Dejándolos a solas , Iliana y la criada salieron de la habitación hacia el corredor para ir al cuarto que le habían asignado al mensajero . Verdaderamente no esperaba que él estuviera allí, así es que cuando abrió la puerta y lo vio acostado en la cama, aparentemente dormido , ella se detuvo bruscamente y frunció el ceño. -Ve,- Janna murmuró . -Tal vez con toda la excitación usted entró en la habitación equivocada-- - No. Era esta habitación -- Iliana dirigió su mirada alrededor el cuarto, buscando señales que pudieran probar que él no había estado allí la última vez que ella lo había venido a
  • 158. buscar , pero no encontró nada . Mirando su cara nuevamente. , ella sacudió la cabeza y salió del cuarto, cerrando la puerta silenciosamente. -Tal vez él había ido la letrina,- Janna sugirió. -Sí, tal vez , pero ....- La mujer arqueó sus cejas ante la vacilación de Iliana. -¿ Pero ? -Hay un par de cosas que me inquietan en este momento -- Iliana suspiró. - Probablemente no significa nada … pero te las diré de cualquier manera. Hoy al amanecer, cuando el ataque comenzó, Elgin vino a buscarme -- -¿ Y? -Bien … recuerdas la noche que fui atacada? La mujer asintió , estremeciéndose. -Lord Angus me dijo que usted se había salvado de una muerte segura -- -Sí, cuando desperté esta mañana y encontré Elgin inclinado sobre mí, pensé que el asesino había regresado-- Los ojos de la criada se agrandaron. -Debe haber sido espantoso ... -- -Sí, pero fue entonces que me di cuenta de que el asesino llevaba puesto un tartán escocés -- Janna frunció el ceño. -¿Elgin? - No. El asesino -- Ella consideró eso brevemente. -Tal vez él lo robó y ... - Ella hizo una pausa cuando Iliana comenzó a negar con la cabeza. - El inglés muerto no tenía un tartán entre sus pertenencias. Además, hay algo mas. Cuando hablé con Greenweld, él me dijo algo que me inquietó -- -¿qué fue ? -Él me dijo que no era su culpa que Duncan nos hubiera dejado sin protección. ¿Cómo sabía él que Duncan había partido ? -Tal vez que él y sus hombres estaban por los alrededores cuando Duncan y los demás partieron-- -Tal vez ,- Iliana concordó . - Pero él no conoce a Duncan personalmente . ¿Cómo supo que era mi marido quien lideraba a los hombres, y no Angus? Además , si él estaba en los alrededores cuando Duncan partió, por qué no nos atacó inmediatamente ? Janna frunció el ceño. -¿ Usted cree que el mensajero no estaba aquí porque ha estado saliendo furtivamente para llevarle información a Greenweld? Pero por qué él haría eso? Si él trabaja para Lord Rolfe ... - -Si él trabaja para Lord Rolfe .... -- La criada se quedó sin aliento. -Usted cree que ...- -Fue muy conveniente para Greenweld que Duncan haya tenido que irse justo en este momento , no crees ? La cara de ella se ensombreció. -Nadie vio el mensaje,- Janna murmuró. - Sí. ¿ Y si el muerto era en realidad el mensajero? ¿ Y si el que quedó vivo es hombre de Greenweld? ¿ Y si el mensaje no decía nada que obligara a Duncan a irse de acá? -Dios ... ,- ella jadeó, su expresión asustada. Luego , frunció el ceño. - Pero, cómo pudieron estar en los alrededores todo este tiempo ? Lord Angus revisó el bosque dos veces. ¿Y cómo este hombre pudo informar a los ingleses? El portón de entrada está cerrado y vigilado -- Iliana suspiró y sacudió la cabeza . - No sé. No he pensado en eso aún, - ella admitió, luego se puso rígida ante un sonido ahogado de la puerta delante de ellas.
  • 159. Intercambiando una mirada con la criada, Iliana rápidamente empujó la puerta y entró, Janna la siguió . Iliana había dado varios pasos antes que se diera cuenta que no sólo la cama estaba vacía, y que además el mensajera no estaba a la vista. Cuando se percató de eso, la puerta cerró de golpe detrás de ellas. Dándose vuelta , ella observó al mensajero. Él había estado detrás de la puerta. Ahora él la miraba con la espada en mano. Levantando su mentón , ella lo contempló fríamente. -Parece estar muy recuperado , señor-- -Era una herida insignificante , - él dijo con indiferencia. -La mayor parte de la sangre pertenecía al hombre de Lord Rolfe que maté- Janna gimió con esas palabras , pero Iliana simplemente movió sus hombros ligeramente. -Usted es el hombre de Gieenweld- -Sí, pero no se dio cuenta de eso hasta ahora, verdad? Iliana se encogió de hombros. - Supongo entonces que Lady Seonaid está bien, verdad? - Sí. El mensaje de Lord Rolfe simplemente explicaba que estarían demorados. Él no deseaba que su padre se preocupara. ¿Muy considerado de su parte , verdad? Iliana ignoró su comentario sarcástico. -¿ Entonces, qué planea hacer ? Es claro que ahora que ha sido descubierto, no dejará esta fortaleza vivo -- -No es tan claro para mí , - él disintió . -Todo lo que necesito es matarla a usted y a su compañera y mi secreto estará seguro- Iliana ignoró el jadeo de horror de Janna y se obligó a mostrarse tranquila cuand ella murmuró, - No tengo miedo. Lord Angus sabe que usted entraba y salía a voluntad de este cuarto . También sabe que vinimos a averiguar que pasaba con usted. Si no aparecemos usted será el primer sospechoso-. - Bien , entonces es bueno que ese no fuera el plan -- La mirada de Iliana se estrechó e sombríamente . -¿y cuál es exactamente su plan? - Bien, debía capturar a Lady Wildwood, y entregarla a Mi Lord -- -¿ Llevar a mi madre a Greenweld? ¿Cómo diablos cree que va a lograr eso ? el portón de rejas está bajo y el puente , elevado . Hay guardias por todos lados -- - Sé de buena fuente que hay otra salida , Lady Wildwood-- -Soy Lady Dunbar,- Iliana replicó. -y no hay otra salida- - Me Temo que usted está equivocada. Yo mismo la he visto. Es un pasaje muy estrecho, probablemente secreto y sólo se abre desde el interior de la fortaleza. Es por eso que yo tenía que estar adentro, para permitir el ingreso de los demás a. No se puede abrir desde el exterior -- Iliana miró a Janna. Era obvio por su expresión que si tal pasaje existía, la mujer no tuvo conocimiento de él. Ella parecía tan incierta como Iliana. - Originalmente vine para llevarme a Lady Wildwood. Teniéndola de rehén , era esperable que usted se viese forzada a rendir la fortaleza -- - Parece entonces que he estropeado sus planes. Usted nunca pondrá sus manos en mi madre ahora -- - No, pero estoy seguro que usted me servirá para mis planes. Desafortunadamente, no puedo cargar con su criada -- Ambas mujeres empalidecieron , pero cuando el hombre dio un paso hacia Janna, poniendo a la vista su espada, Iliana dio un paso interponiendose . - Creo que no. Si lo intenta , gritaré tanto que voltearé las paredes de piedra de este castillo. ¿Hasta dónde piensa que puede llegar ?
  • 160. - Muy lejos ,- él contestó vagamente divertido . - Sólo hay niños , mujeres y viejos dentro de estos muros. No son una amenaza para mí -- - Entonces no es necesario matar a Janna. Sólo somos dos mujeres. ¿Qué daño le podemos hacer ? Ella discutió. Además , si alguien la descubriera muerta , podría alertar a los demás de sus planes. Angus todavía puede creer que no aparecemos porque estamos buscándolo en toda la fortaleza . Si el supone que me tiene de rehén podría hacer bloquear el pasaje -- Él vaciló ante ese comentario , luego se encogió de hombros y bajó la espada ligeramente. - Tiene poco un poco de razón, supongo-- Extendiendo su mano y agarró a Janna y la arrastró a su lado, luego miró a Iliana. - Vamos al cuarto incendiado . Usted irá la adelante. Muévase rápidamente y silenciosamente . Si grita o trata de escapar, mataré a su criada. ¿Entiende ? Iliana captó la expresión asustada de la mujer y trató de ofrecerle una sonrisa tranquilizadora al mismo tiempo que asentía. Ella se movió hacia la puerta Esperaba poder encontrarse con alguien en el corredor . Pero alcanzaron el cuarto sin cruzarse sin nadie. El dormitorio incendiado estaba casi vacío, y sucio con hollín . Haciendo una pausa, Iliana empezó a darse vuelta hacia el inglés mientras él empujaba a Janna y daba un portazo. - Por allí. Al lado de la chimenea -- Él señaló con su espada, y las dos mujeres se movieron obedientemente hacia la pared . Detrás de ellas, el hombre de Greenweld con su espada ligeramente levantada y apuntada hacia ellas. -Él dijo que estaba a la izquierda de la chimenea. Una piedra que se movería bajo presión y entonces la pared se abriría -- -¿Quién le dijo? Él abrió su boca para contestar, luego se refrenó y habló abruptamente . -Muy sagaz, mi lady , pero mantendré en secreto esa información- El hombre dio un grito de triunfo cuando la piedra que apretaba con su mano comenzó a deslizarse hacia atrás , abriendo un pasaje estrecho en lo que parecía ser un agujero negro. El hombre de Greenweld frunció el ceño ante la oscuridad, e Iliana casi podía leer sus pensamientos. No se le había ocurrido traer una antorcha. Aprovechando que él estaba distraído, Iliana saltó sobre el hombre y le dio un empujón que lo mandó a la oscuridad del pasaje con un grito. Dándose vuelta , ella le dio a Janna un empujón para arrastrarla a la puerta que las conduciría al corredor . - Vete !- ella gritó, empujándola hacia adelante. Janna se recobró lo suficiente como para obedecerle. Janna salió corriendo por el corredor . Iliana estaba justo detrás de ella cuando Janna se chocó con su madre y Angus. Aparentemente Angus estaba preparado para regresar al muro Iliana dejó de correr, pensando que estaba a salvo, pero cuando ellos la observaron mirarla, ella sintió una mano agarrándole el cabello de la nuca y el frío de la hoja de una espada en su cabeza. Por un momento hubo silencio. Iliana podía oír a su captor jadeando cerca de su oído. Ella misma respiraba pesadamente, cada vez que ella tomaba aire su garganta se levantaba ligeramente entrando en contacto con la punta afilada sobre su cuello. Angus fue el primero en recobrarse del shock. -Déjela ir,- él pidió sombríamente , con su brazo libre retuvo a Lady Wildwood que quería ir hacia Iliana y su captor.
  • 161. El hombre de Greenweld dio un paso atrás , arrastrando a Iliana con él . Ella se sobresaltó cuando el borde de la espada se apretó mas contra su garganta Angus se detuvo inmediatamente. - No Hay ningún lugar por donde pueda escapar. Suéltala y que haré que tu muerte sea rápida -- Iliana cerró sus ojos . Si el hombre de Greenweld no supiese del pasaje secreto , entonces la oferta de Angus podría haber sido considerada , pero no lo fue . La muerte no era la única opción de su captor . Y ella no se sorprendió cuando él soltó una risa seca, y simplemente la empujó de nuevo al cuarto donde estaba el pasaje. Angus entendió qué sucedía . - No !- la madre de Iliana gritó, corriendo al cuarto. - Llévame a mí. Es a mía a quien Greenweld quiere. Llévame -- Su captor se detuvo e Iliana sintió su indecisión. - Saquen a mi madre de aquí !- ella le gritó a Janna. Átala si es necesario , pero no la dejen salir -- Los ojos de Janna se ensancharon ; Luego ella sintió con determinación. Ella y Lady Wildwood eran de la misma altura , pero la criada escocesa era más fuerte por los años de trabajo pesado. No tuvo problema en sujetar a la madre de Iliana. Una vez que salieron del cuarto, Angus cerró la puerta. - Suéltala y pelea como un verdadero hombre,- él presentó su demanda , desenvainado su espada . -En otra oportunidad vieja ... -,- el hombre de Greenweld murmuró , yendo hacia el pasaje nuevamente. . -Quédese donde está o la mataré- Angus se dirigió a Iliana. - No te preocupes, muchacha. Te rescataremos-- Iliana sólo logró asentir con la cabeza antes de ser metida en el pasaje oscuro y la puerta de piedra se cerró con un golpe. Estaban sepultados en un silencio frío y negro. Iliana se quedó completamente quieta, esperando que sus ojos se adaptaran a la oscuridad , lo mismo hizo su captor. Pasaron unos segundos pero sus ojos no pudieron divisar nada . Su captor maldijo silenciosamente y relajó su asimiento en su cuello para dejar caer su mano . Tendrían que avanzar a tientas, él comenzó a moverse, arrastrando a Iliana detrás de él. * ** Rabbie irrumpió en el cuarto, Janna venía directamente detrás de él . Haciendo una pausa para recobrar el aliento , él captó la expresión sombría en la cara de su Lord y el modo en que miraba furiosamente la pared al lado de la chimenea . - Fui informado de que deseaba verme, a mi Lord - Él dijo finalmente , cuando Angus no reaccionó ante su presencia. El Lord de Dunbar se dio vuelta con sus palabras. En realidad no los había oído entrar. - ¿Qué están haciendo ellos? - Están Construyendo otra catapulta , creo, mi Lord . Cortan árboles y se oyen ruidos de golpes -- Angus se volvió hacia la pared . - Todavía deben estar en el túnel entonces-- Rabbie parpadeó confundido -¿El túnel, mi Lord ? - Sí. Hay un pasaje secreto. La entrada está justo allí -- Él señaló una piedra en la pared que se veía igual que el resto. 'El mensajero se ha llevado a mi nuera por ese pasaje y se encontrará con los hombres de Greenweld . Quiero que ese pasaje se bloqueado. Pon a Giorsal y a Ebba a
  • 162. espiar en el el muro, luego haz que los hombres empiezan a traer las rocas grandes del patio aquí arriba -- -¿Las rocas? - Sí. Bloquearemos esta entrada y la que está en mi propio cuarto. Los ingleses no lo usarán para invadir la fortaleza-- Rabbie fue hacia la puerta mientras la mujer preguntó, - Qué pasará con Lady Iliana? Greenweld la usará para obligarnos a rendirnos -- Angus puso una cara sombría. - resistiremos toco lo que podemos-- -¿y cuándo ya no podamos resistir ? Rabbie preguntó desde la puerta. - Luego rezaremos. Haz lo que te he pedido -- Asintiendo , el jefe de establos dejó el cuarto. El insulto de su captor fue la única advertencia que tuvo antes de que Iliana tropezara con su espalda como él se detuvo. Le Parecía que habían estado por horas avanzando lentamente y con dificultad por ese pasaje infernal. Completamente a ciegas, ella había caminado a tientas, avanzando lentamente detrás del hombre . Trató de pensar en un plan de escape mientras caminaban en la oscuridad . Desafortunadamente, no se le había ocurrido nada . El suelo, por lo que pudo notar .era liso , sin rocas o piedras que ella pudiera usar para golpear a su captor en la cabeza. Suspirando, ella se enderezó detrás de él y esperó. Estaban cerca del fin del pasaje; Se dio cuenta por el olor . Cuando habían entrado al túnel el olor había sido rancio y polvoriento. Cuando avanzaban en el túnel sintió un olor a tierra húmeda . Ahora el cambio en el olor le estaba anunciando que estaban al final del pasaje, e Iliana sintió una mezcla de alivio y ansiedad. Ella sintió a su captor buscando algo a tientas en la pared , y se dio cuenta que él debía haber dejado a un lado su espada para hacer eso. Antes de que pudiera aprovecharse de ese hecho, una porción de oscuridad alrededor de ellos se movió y la luz los rodeó. La luz les lastimaba los ojos después de la oscuridad que habían visto por tanto tiempo. Apretando sus ojos , ella casi gimió en voz alta por el dolor que pasó como un relámpago por su cabeza. Luego ella sintió que una mano la agarraba y fue arrastrada al aire fresco. Desafortunadamente, no estaba preparado para ese tirón, ni para el suelo irregular que estaba repentinamente estaba bajo sus pies. Con un grito , Iliana tropezó y perdió el equilibrio , instintivamente extendió sus manos para frenar la caída. Con las palmas de sus manos ardiendo , Iliana parpadeó frenéticamente, tratando de ajustar la vista a la luz . Estaban en una cueva pequeña. Una maldición mascullada la sacó de sus pensamientos. El inglés estaba tratando de abrir la puerta del pasaje, mientras estirándose por alcanzar una roca a unos pocos metros. Pero no podía alcanzarla. Maldiciendo nuevamente. , él levantó la cabeza para mirarla. -Ve a traer esa roca maldita,- él le ordenó sombríamente . Iliana se levantó lentamente, vaciló, luego se dio vuelta y fue a tientas hacia la entrada de la caverna y luego m más allá. Su captor empezó a gritar inmediatamente , el eco en las paredes de la caverna era ensordecedor e Iliana se echó a correr por el claro del bosque. No tenía idea de a dónde iba. Verdaderamente, no tenía idea de a donde estaba, pero escapar parecía su mejor opción. Un plan comenzó a formarse mientras corría. Correría hasta la fortaleza Mclnnes e iría a buscar ayuda . Todo lo que necesitaba hacer era detenerse y buscar
  • 163. las torres de Dunbar para obtener la dirección adecuada . Haría eso tan pronto como sintiese que había obtenido una distancia segura respecto a Greenweld y sus hombres. Su corazón parecía a punto de explotar, pero cuándo los gritos de su captor fueron finalmente contestados por otros delante de ella , se dio cuenta que iba directamente hacia sus enemigos. Su corazón casi saltó fuera de su pecho. Cambiando dirección inmediatamente , ella giró hacia la izquierda justo cuando un hombre aparecía entre los árboles delante de ella. Iliana logró acelerar su carrera desesperada, pero no le fue bien. Mientras corría hacia la cubierta del bosque, ella fue atacada desde atrás y enviada al suelo del bosque. Ella comenzó a luchar inmediatamente . Derribando su asaltante, ella trató de ponerse de rodillas, pero él la agarró de la falda. Iliana se dio vuelta para patear al hombre, y ese fue su error. La imagen de Allistair agarrando el tartán que ella traía puesto la hizo dudar. Sólo por un momento, pero ese corto momento fue demasiado tiempo , ella se dio cuenta , pues él soltó la prenda y capturó su tobillo, impidiéndole patearlo o escapar. Capítulo Veintiuno - No estás muy sorprendida de verme , mi lady-- Allistair sonreía abiertamente mientras se ponía de pie. Inclinándose hacia abajo, él la ayudó a levantarse. -Esto no me sorprende mucho- La sonrisa de él disminuyó ligeramente, pero él no continuó cuestionándola , pues Greenweld entraba en la claro del bosque . Su cabeza calva brillando con la luz del sol y su cara enrojecida por la ansiedad. Su ansiedad fue reemplazada por furia, cuándo reconoció a Iliana. Su captor llegó corriendo desde la caverna y se encontró yendo directamente hacia la furia de su Lord . Atrapando al hombre por el brazo , él lo sacudió violentamente. -¿ Qué es esto? ¡ Te dije que traigas a Lady Wildwood, no a su cría -! - Mi madre no estaba disponible,- Iliana dijo con dulzura fingida cuando la boca del hombre se abrió y se cerró varias veces, pero ninguna palabra salió. -Él tuvo que conformarse con conmigo-- Ella había esperado que sus palabras enojarían a Greenweld. Sin embargo quedó sorprendida cuando él repentinamente soltó a su hombre y rápidamente cerró la distancia entre ellos. Instintivamente Iliana dio un paso hacia atrás cuando él se acercó, pero no fue lo suficientemente rápida para evita el golpe que él le propinó. El violento golpe la hizo caer al suelo nuevamente. . -¡ No tendré piedad con vos , mocosa ! No cometas el error de pensar que lo haré -- Iliana se llevó una mano a la boca, y la sangre manchaba sus dedos cuando ella la , luego , lentamente , se puso de pie nuevamente. Y lo enfrentó . - Y vos tendrás ni Dunbar ni a mi madre. No cometas el error de pensar que lo harás -- Él levantó su puño nuevamente. e Iliana se dispuso a recibir el golpe esta vez, pero Allistair la tiró a un costado y poniéndola fuera del alcance del golpe . - Déjala sola. Ella es mi problema. Lady Wildwood es a quien usted quiere , pero Lady Dunbar es mía -- Greenweld miró al escocés indignado por su interferencia, luego se dio vuelta y aplicó su puño contra su hombre , lazándole un golpe a la mandíbula y que lo envió al suelo. Inclinándose, él lo agarró del cuello de su túnica y lo sacudió con fuerza para ponerlo de pie . Luego rugió, - Tenías que Abrir el pasaje ayer--
  • 164. - Lo intenté,- el hombre dijo rápidamente, anticipando al puño que se abalanzaba sobre su cara nuevamente. . - Realmente lo hice, Mi Lord . Estas eran sus instrucciones -- Él apuntó un dedo acusador a Allistair. - Te dije que era la piedra más oscura a la izquierda de la chimenea, Hugh, - el primo de Duncan murmuró con revulsión manifiesta. - Todas las piedras son oscuras. Están manchadas con hollín -- Greenweld arqueó la ceja hacia Allistair. El escocés frunció el ceño ligeramente, luego compendió lo que había sucedido y suspiró. - El incendio. No he visto el cuarto desde el fuego. Él puede estar diciendo la verdad -- Gruñendo su fastidio , Greenweld soltó reticentemente al hombre. Puso sus puños cerrados en sus caderas cuando preguntó. - Él dice que el pasaje es un camino directo sin desviaciones ; ¿Es verdad ? - Sí. Lo es , pero tardé mucho pues las cosas se precipitaron y no pude tomar una antorcha para iluminar el camino. Estaba todo negro allí dentro. Tuve que caminar a tientas -- Gieenweld lo miró con la frente fruncida . - Necesitaremos antorchas entonces. Tomaré a la mitad de mis hombres y entraré al pasaje. El resto de los hombres continuará trabajando en la catapulta para que los Dunbar no sospechen nada -- Iliana miró al hombre llamado Hugh, esperando que él le informase a Greenweld que su partida había sido presenciada por el Lord de Dunbar , y que muy probablemente ya hubiesen bloqueado la entrada del pasaje en la fortaleza . Pero él no dio la noticia , sólo se quedó parado , temblando, y con los ojos cerrados como precaución ante los puños de Greenweld . - Es mejor que se mueva rápidamente. 'No tardarán mucho en advertir que Iliana ha desaparecido -- - Sí. Llévala a mi tienda y manténla lejos de mi vista. Ordenaré a los hombre que armen antorchas -- Dando media vuelta, él dejó el claro del bosque , e Iliana se sintió mas relajada a. Si bien Allistair era un traidor a su propia familia , al menos él no parecía dispuesto a golpearla. Él había evitado que Greenweld la golpease. Eso le daba alguna esperanza de que había un resto de humanidad en él. Tal vez ella pudiera persuadirlo de cambiar de bando nuevamente. . -Ven -- Tomándola del brazo, Allistair la urgió a abandonar el claro del bosque para ir al campamento. Había tres tiendas levantadas debajo l de os árboles. Allistair la condujo al interior de la más grande. Empujándola hacia una manta , él se movió hacia una mesa y agarró una jarra abollada de ella . La Sumergió en un barril de cerveza al lado de la mesa , llevó la bebida a sus labios y empezó a contemplarla mientras bebía. Después de mirar con asco la manta arrugada, Iliana había decidido que prefería permanecer de pie . Ella lo miró, esperando con precaución lo que vino vendría a continuación . Al principio, nada ocurrió. Allistair se apoyó contra la mesa y continuó bebiendo, observándola atentamente mientras lo hacía, pero después de varios minutos él habló. -¿Qué quisiste decir cuando mencionaste que no estabas muy sorprendido? - Sólo eso . Que No estaba muy sorprendida -- El clima se puso tenso y él se enderezó impacientemente. -¿Por qué? -Porque fuiste vos quien trató de matarme esa noche en el dormitorio--
  • 165. Él empalideció ante sus palabras, e Iliana casi suspiró por su desilusión. Esperaba estar equivocada, que venderse al bando de Greenweld fue su único pecado. Dios.. Él era el primo de Duncan. Mostraba abiertamente su afecto por Seonaid. ¿Cómo había podido traicionarlos? ¿Por qué? -¿ Supiste que era yo esa misma noche? Es obvio que no. Si lo hubieses sabido , se lo habrías dicho a Duncan y él me habría matado -- - Al principio no te reconocí . Solamente esta mañana recordé que mi asaltante llevaba puesto un tartán escocés , - ella le explicó sombríamente . -¿ Ahora, me dirás por qué te uniste a Greenweld para ver a mi madre muerta ? Ella no te ha hecho nada a vos -- - Realmente ella no era mi objetivo . Era Duncan -- Iliana lo miró inexpresivamente. - Pero la noche que fui atacada ...- - Tenía la intención de matar a Duncan-- -Pero, no sabías que mi madre ...? -¿ Ya no dormía allí? Él sonrió ligeramente. - Me senté al lado tuyo durante la cena. ¿No te acuerdas ? Tu madre Estaba a la izquierda, y yo a la derecha . Oí cada palabra que ella te dijo esa noche. Y lo últimos que ella dijo fue que dejaría el cuarto para que vos y tu marido pudieran llegar a conocerse mejor. Todo era demasiado perfecto. Nadie más lo sabía. Todos supondrían que el ataque iba dirigido a Lady Wildwood -- Cuando Iliana simplemente continuó mirándolo inexpresivamente, él sacudió la cabeza . - Todavía no lo entiendes? Me decepcionas. No pensaba que eras otra estúpida Inglesa . Piénsalo . Si mataba directamente a Duncan, y todos hubieran deducido que el culpable era yo. Después de todo, por qué alguien mas mataría a Duncan? La única razón para matar al jefe de un clan es ... - -Para ocupar su lugar,- Iliana dedujo repentinamente -¡ Ves! Ahora estás pensando correctamente ,- él aplaudió. -Pero eres su primo,- ella protestó inmediatamente . - Es un pariente de tu propia sangre-- -Si -- Él asintió serenamente. - Su padre y el mío fueron hermanos, pero el mío era el más joven. Ese pequeño hecho me dejaba fuera de la herencia . Mientras Duncan estuviera vivo -- Iliana sacudió la cabeza, . - El padre de Duncan te acogió en su hogar . Él te crió junto con sus hijos. Él ... - - Me daba las migas de su mesa,- Allistair comentó fríamente. - Era caridad y nunca nos permitió que olvidáramos eso-- -Seguramente Duncan y su padre nunca te harían ... - - Oh, Por supuesto que nunca dijeron eso directamente . Pero los otros lo hacían , y los geniales Dunbars lo hacían de otras maneras. Por ejemplo , Duncan y Seonaid, cuando eran niños , su padre los hacían dormir en los cuartos del castillo. ¿ Sabes dónde dormía yo ? Iliana parpadeó ante eso. -No-- - En la cabaña de Giorsal. Ella era la hermana de nuestra madre y nosotros vivimos con ella. Oh sí, tomamos todas nuestras comidas con el Gran Lord y sus maravillosos hijos, pero no tuvimos la suerte de poder dormir bajo el mismo techo que ellos -- Eso no sonaba como el Angus Dunbar que ella conocía. -No me crees -- Él sonrió ligeramente. - Bien, le podrás preguntar eso a tu maridito cuando él venga --
  • 166. ¿Venga? Los ojos de Iliana se ampliaron con alarma. - Sí. Ya te dije que vos no eres el objetivo , ni para mí ni para Greenweld. Tu madre y Duncan son realmente a quienes queremos ver muertos . Es una lástima que te haas metido en todo esto ahora sabes demasiado -- Sin querer considerar el significado detrás de sus palabras, Iliana las ignoró y murmuró , -Duncan no vendrá-- - Sí. Lo hará. Cuando llegue a Colquhoun descubrirá que el mensaje era falso . Si no se mata a sí mismo atacando a los Colquhouns s, entonces él regresará. Cuando lo haga , encontrará que fuiste secuestrada . Y Él vendrá por vos -- -No-- Iliana sacudió la cabeza . - Sí. Yo lo conozco, soy su primo. Él vendrá por vos -- - Si oíste tanto aquella noche en la mesa, entonces habrás oído que no todo está bien entre mi marido y yo . La razón por la cual él no estaba en el cuarto aquella noche es porque él estaba con su amante ... - - Sí. Kelly es también mi amante , - él le dijo divertido , poniéndole un nombre a la mujer sin cara con la cual su marido había estado esa noche. -Ella es otra de las migajas de los -generosos Dunbar- y tengo permiso de alimentarme de ella . Me enteré de que él estuvo con ella esa noche. Ella me lo contó . Parece que lo has llevado a la ruina. Él no pudo montarla -- Iliana no estaba segura de si debería estar agradecida por esa noticia o no. Por un lado, su corazón se alborotó al descubrir que Duncan no le había sido infiel . Por otra parte, eso hacía mas difícil de convencer a Allistair que Duncan no vendría por ella . Especialmente porque ella misma temía que él pudiera hacer eso. Ella había aprendido una gran cantidad de cosas respecto a su marido en el tiempo en que habían estado juntas. Y una de ella era que él se tomaba muy seriamente su deber de proteger a su propia gente . Seguramente Duncan vendría por ella. Y cuando lo hiciera, ambos resultarían muertos, pues él no tenía ni idea de la traición de su primo. -Una vez que Duncan esté muerto, seré jefe del clan-- Iliana se puso rígida ante esas palabras . - Te olvidas de Angus-- - No me olvido de nada . Angus es viejo. Una vez que él me reconozca como su heredero, No será un gran problema que él tenga un accidente- -¿ Y Seonaid? Una sonrisa lenta se curvó en sus labios ante la pregunta. - Ah, la simpática . Seonaid Ella será mi esposa y gobernará al lado de mí. Ella es una buena mujer, mi Seonaid. Le he amado toda mi vida. Nunca he conocido a otra mujer como ella. Fuerte. Agil . Astuta .. - -y ella ama a su hermano,- Iliana señaló secamente. - Estoy segura que ella no estará feliz de descubrir quién fue su asesino-- - Ella nunca lo sabrá . No se enterará por vos ni por Duncan, y pues ustedes no estarán vivos para contárselo . La confortaré en su dolor y arreglaré una boda tan pronto como sea posible -- Iliana dio un bufido indignado . -¿ Te has olvidado de Sherbien?. Con Duncan muerto , Seonaid será la heredera de Dunbar, y cuando ella se case con Sherbien, él será el Lord -- - Ese matrimonio nunca tendrá lugar ,- Allistair replicó . -Greenweld se encargará de eso- Iliana se estremeció con esa noticia. -¿y qué deberás hacer vos para ganarte ese favor de Greenweld?
  • 167. -¿Qué crees ? -¿mi madre? Ella preguntó débilmente. - Sí. Desafortunadamente, ella no vivirá para verme como el heredero de Duncan , pero así es la vida -- -¿ así es la vida ? Iliana repitió débilmente. -¿ Estás loco? Tu plan no tendrá éxito . Angus no nombrará al asesino de su hijo como su heredero -- -Él nunca lo sabrá ...- - Eso es lo que sigues respondiendo ... ,- ella replicó impacientemente. -Seonaid no lo sabrá , Angus no lo sabrá, y Duncan no lo sabrá hasta que sea demasiado tarde. Si yo, que soy una estúpida Inglesa , -ella replicó sarcásticamente,- puede deducir tu participación, ellos lo harán también -- Cuando Allistair se puso rígido con ese comentario , Iliana sacudió la cabeza con satisfacción. - Dejaste muchas pistas. Todo lo que necesitan hacer es unir las piezas y armar el rompecabezas -- - No dejé pistas,- él negó . -¿ No? ¿ Y el mensaje ? -¿Qué pasa con eso? -Fue demasiada causalidad que Duncan se viera obligado a salir del castillo el día antes de que Greenweld sitiase el castillo. Además Lady Mclnnes me dijo que hay muy pocas cosas que el Lord de un clan no termine enterándose mas tarde o mas temprano . Greenweld atravesó gran parte de Escocia con sus hombres para llegar a las tierras de Dunbar . Todos deben saberlo ... a menos que haya tenido ayuda de alguien ... -- Allistair sonrió con alivio . - Lo hizo. La ayuda fue el mensajero -- -¿el mensajero? -Sí-- él le explicó . - Greenweld es tan ambicioso como astuto . Se encontró con el mensajero cuando atravesaba Escocia . Reconoció el estandarte del rey y sospechó que el mensaje que el hombre llevaba podría tener algo que ver con su esposa _ - -¡Mi madre no es su esposa-! Iliana lo interrumpió irritada. Allistair encogió sus hombros . - Me temo que si -- -No lo es! -- - Eso no importa , Greenweld pensó que el mensajero podía tener noticias que le servirían a su propósito . Greenweld le dio un nombre falso al mensajero y lo invitó a pasar la noche en el campamento . Durante la cena se enteró que el mensajero iba hacia Dunbar . Entonces le ofreció su escolta. El mensajero aceptó sin darse cuenta que le ofrecía el disfraz perfecto a Gieenweld -- Iliana frunció el ceño y Allistair le explicó , - él lo escoltó usando el estandarte del rey. - Una vez que llegaron a Dunbar ya no necesitaron mas del mensajero ... ,- Iliana concluyó sombríamente . - Yo verdaderamente advertí que algo no estaba bien cuándo fui a buscar al mercader de telas. Es muy difícil esconder tantos hombres -- - Ellos te podrían haber matado,- ella comentó . Él se encogió de hombros. - Era una posibilidad ... pero mas tarde descubrí que Greenweld me necesitaba tanto como yo lo necesitaba a él -- Regresando al barril, él sumergió su jarra nuevamente. . Iliana se movió para estar sentarse sobre la manta y lo miró serenamente. -El mensaje-- Él arqueó una ceja. -¿Qué pasa con el mensaje?
  • 168. - Greenweld no pudo haber sabido que Seonaid había ido a St. Simmian. Ni yo lo sabía. Probablemente Greenweld tampoco sabía que mi marido tenía una hermana. Ni pudo saber que los Colquhouns eran enemigos de los Dunbar -- -Todos en Escocia saben que los Dunbars y los Colquhouns están en guerra,- Allistair argumentó divertido . - En lo que respecta a St. Simmian , el mensaje real decía que Lord Rolfe y Sherbien habían encontrado a Seonaid en St. Simmian, pero que ella se había escapado de ellos . Varias Veces -- Esas palabras trajeron una sonrisa afectuosa a su cara. - La han estado persiguiendo por toda Escocia. Lord Rolfe escribía para que Angus no se preocupara -- Él sacudió la cabeza nuevamente. . -No, el hecho que ellos no supieran nada respecto a Seonaid no me revelará que yo soy el traidor - -O si ,- Iliana murmuró, luego lo miró silenciosamente por un momento antes de preguntar, -Por qué dejaste la fortaleza la mañana del asedio? - No podía estar allí una vez que el asedio comenzara-- Levantando las cejas , Iliana preguntó . -¿por qué? - Bien, cómo podría hacer eso? Me habría visto forzado a pactar con Greenweld luego. Nadie me querría como el Lord que entregó el castillo a un inglés -- -Ahh,- Iliana murmuró secamente. - Fue lo mejor de todas maneras. Greenweld necesitaba saber cuántos hombres quedaban en el castillo y otro tipo de datos -- Allistair se encogió de hombros. - Pero hubo algunas cosas que yo no pude predecir ... -- -¿Por ejemplo ? -La olla y el guiso -- Allistair sonrió y ella arqueó una ceja inquisitivamente. -¿qué pasa ? -Nada -- Él se encogió de hombros, luego dijo , -Los hombres dijeron que estaba muy rico pero que quemaba como el diablo -- - El guiso de Elgin. Le comunicaré tus cumplidos. Tal vez eso lo ayudará a perdonar la pérdida de su olla -- -No lo verás nuevamente. ,- él le acordó suavemente. Iliana se encogió de hombros. - Tal vez no. Veremos -- Ella habló rápidamente para distraerlo. - Entonces, Greenweld evitó atacar el primer día que Duncan dejó la fortaleza , por qué lo hizo? -- Allistair hizo una pausa, vaciló, luego se relajó y se encogió de hombros. -porque estaba muy cansado. Además, existía la posibilidad de que Duncan pudiera volver por alguna razón. Le Pareció mejor esperar hasta al día siguiente -- -¿y qué ocurriría si Duncan regresa antes de lo esperado ? Allistair sonrió ligeramente. - A menos que él regrese dentro de la siguiente hora , no tendrá importancia. Una vez que Greenweld meta a sus hombres en el pasaje, habremos tenido éxito -- - Te parece tan simple? . El pasaje -- Allistair la miró con la frente fruncida -¿Qué quieres decir ? - Nada . A menos que otra cosa suceda antes , seguramente te veré colgado en Dunbar -- Allistair se paralizó con ese comentario . - Supongo que el pasaje es un secreto ... sólo Conocido por los parientes mas cercanos, verdad ? Ella preguntó gentilmente y sonrió ante la expresión del traidor . Janna conocía
  • 169. el túnel conducía fuera del castillo y cuando se lo mencioné la súbita desilusión en su cara me confirmó que ese pasaje sólo era conocido por los miembros mas íntimos de la familia - Me di cuenta de todo eso cuando cruzaba el túnel. Y por eso es que no estaba sorprendido de verte en el claro del bosque . Duncan está ausente, así como Seonaid y su hermano , y Angus está dentro de la fortaleza . Ninguno de ellos podía haber revelado la presencia del pasaje. Sólo quedabas vos ... -El único sospechoso eras vos- Los dos se dieron vuelta hacia la entrada de la tienda cuando esas palabras se oyeron. Iliana quedó tan perpleja como Allistair al ver a Duncan parado allí flanqueado por dos hombres. Uno de ellos era Ian Mclnnes, Iliana no reconoció al otro hombre, pero él traía puestas ropas inglesas. -¿Sorprendidos de Verme? Él preguntó secamente cuando los dos continuaban mirándolo como si estuviesen viendo a un fantasma. Allistair preguntó. -¿ Y los hombres de Greenweld ? - Se rindieron sin dar batalla una vez que se vieron rodeados por los hombres Mclnnes, los nuestros, y los del rey-- -¿El rey? Duncan asintió . - Él ha estado vigilando a los hombres de Greenweld desde el momento en que recibió el mensaje de Lady Wildwood. Cuando le llegaron noticias de que Greenweld había ido hacia el norte siguiendo a Lady Wildwood, él envió a un regimiento detrás de él. Llegaron hasta los límites de las tierras de Dunbar en el mismo momento en que nosotros regresábamos de ese viaje sin sentido al que vos nos habías enviado -- -Cómo supiste ...- '¿ Qué esto era una trampa? Nos encontramos con los Campbells al norte. Ellos venían de compartir una tarde muy entretenida con mi hermana rebelde, Lord Rolfe, Y Sherbien. Al oír esa historia , me di cuenta de que el mensaje había sido una treta y que nosotros habíamos dejado a Dunbar desprotegido. Regresamos inmediatamente , reunimos a los Inneses , y nos encontramos con los hombres del rey, quienes confirmaron mis dudas. Como te dije, los hombres de Greenweld se han entregado sólo resta encontrar a Greenweld -- -Él está intentando entrar al castillo a través del pasaje secreto,- Iliana dijo inmediatamente . La ansiedad repentina que vio en la cara de su marido, hizo que ella se apresurase a añadir , - él no lo logrará. Tu padre estaba presente cuando fui metida en el pasaje a la fuerza por el hombre de Greenweld. Angus no pudo evitar que eso sucediera , pero sin duda ha hecho bloquear el pasaje bloqueado a esta altura -- Algo mas Relajado , Duncan miró por encima de su hombro a los dos hombres que estaban detrás de él. - Lleven a los hombres al claro del bosque , busquen la, Ian. La entrada del pasaje está allí . Ellos No presentarán mucha pelea , pero si hay algún problema mándenme a llamar -- Asintiendo , el hombre se retiró . Duncan fue el primero en hablar. De repente , él murmuró, -Entonces, alguien de mi propia sangre me ha traicionado- Allistair miró a Iliana. Aparentemente decidiendo que ella estaba demasiada lejos para ser usada como rehén, él dio un suspiro resignado y colocó su copa sobre la mesa , luego lentamente, serenamente , desenvainó su espada. -Baja el arma ,- Duncan ordenó. - No. No Creo , - él murmuró con una sonrisa casi amarga, extrayendo la espada.
  • 170. - No puedes ganar, Allie. Lo sabes . Hemos peleado muchas veces y vos nunca has ganado. Baja el arma -- -¿ Entonces Qué harás? ¿ Me exiliarás? ¿Me enviarás lejos de mi dente? ¿Del único hogar que alguna vez he conocido? ¿De la mujer que amo ? Su voz tembló ligeramente , y su cara , enrojecida por el enojo . -Seonaid habría sido mía- Con eso, él se lanzó sobre su primo. Iliana gritó cuando la espada de Allistair se encontró con la de Duncan en el aire. Su corazón latía violentamente en su pecho, ella apretó sus puños y observó impotentemente como los hombres entrecruzaban sus espadas . - No te quiero matar , Allie. Eres mi propia sangre -- Allistair se rió ligeramente. -Eso no me detuvo para intentar matarte para obtener lo que quería. Ni la noche en que apuñalé a tu esposa , ni el día en que te golpeé y te encerré en el cuarto que se incendiaba -- Mientras Duncan absorbía esa información , Allistair se apartó y sacudió su espada nuevamente. Duncan logró esquivar el golpe. Allistair dio una risa jadeante. . - Tampoco me detuvo tu pequeña esposa . Amo a Seonaid, pero tu esposa es un bocado sabroso. Espero tener la oportunidad de saborearla antes de matarla -- Apartándose nuevamente. , él sonrió abiertamente. -Tal vez todavía tenga una oportunidad de hacerlo -- Iliana vio el cambio que sucedió en su marido entonces y supo que su primo no tenía mucho mas tiempo en este mundo. Ella dijo una plegaria rápida por su alma y por el bienestar de Duncan. Duncan se quedó completamente quieto hasta que el hombre estuvo muy cerca de él, luego dio un paso al costado y enterró su espada directamente a su corazón. Allistair dejó escapar un gruñido mientras era empalado. Abrió la boca como para decir algo, pero luego cayó de rodillas. Tambaleó brevemente, luego se derrumbó en el suelo, su espada cayó al lado suyo. Iliana dio la espalda al hombre muerto y miró a su marido. Su cara era una máscara de angustia. Su mente recorrió los nombres de aquellos que habían amado a ese hombre; Angus, Seonaid, Aelfread. -¿qué les dirás a ellos ? -Nada ,- Duncan murmuró sombríamente . - Los entristecería si les contase de su traición . Ellos lo amaron sinceramente. Simplemente les diré que él murió en combate -- Iliana asintió con la cabeza, luego se movió fuera de la tienda , desesperada por respirar aire fresco. Cuando miró hacia atrás, vio a Duncan contemplar por última vez la cara de su primo. Luego lo vio tomar la manta y cubrirlo antes de salir para unirse a su esposa. Capítulo Veintidós -¡ Oh, mi lady ! ¡ Qué bueno verla ! ¿Cómo logró escapar ? Dejando la puerta de fortaleza detrás de ella, Iliana le sonrió cansadamente a Ebba, , a Gertie, a Janna, y a Elgin , quienes se habían reunido alrededor de ella. -Duncan,- ella les contestó. - Él y sus hombres regresaron con los Innes y los hombres del rey. Los hombres de Greenweld se rindieron rápidamente -- -¿y Greenweld ? Gertie preguntó ansiosamente.
  • 171. Iliana hizo una mueca cuando recordó la última imagen del hombre. Él yacía muerto en el claro del bosque . Ella y Duncan se habían unido al grupo fuera de la caverna sólo momentos antes que un Greenweld furioso saliese del pasaje con sus hombres al claro del bosque . La frustración por el descubrimiento de que el pasaje estaba firmemente bloqueado lo había hecho regresar al claro del bosque sólo para encontrarse rodeado por un ejército. Con un rugido enfurecido, Greenweld extrajo su espada y quiso atacarlos . Sus hombres no lo siguieron . Dejando caer sus armas , ellos se habían rendido tranquilamente y habían observado como su líder trataba de enfrentar tres ejércitos al mismo tiempo . Greenweld murió rápidamente. - No habrá necesidad de una anulación. Mi madre es viuda nuevamente. , - Iliana les contó . Repentinamente Iliana se dio cuenta de que su madre no estaba en el grupo de bienvenida . -¿Dónde está mi madre? -Oh ...-- -Bien ...-- Los ojos de Iliana se estrecharon , enfocándose en Ebba y en Janna mientras las dos mujeres intercambiaban miradas alarmadas de culpa . -¿Qué han hecho ustedes? - Ella está arriba atada y encerrada en su cuarto,- Gertie anunció divertida . -¿Qué? Iliana las miró perpleja con una incredulidad patente, pero la criada simplemente sonrió abiertamente y se encogió de hombros -Ella quería entregarse a Greenweld. Y usted nos dijo que hiciéramos todo lo necesario para mantenerla segura - -Es verdad, usted me dijo que la atara si era necesario,- Janna le recordó . -Oh, Mi Lord ,- Iliana jadeó, entonces se apresuró hacia las escaleras. Iliana estaba jadeando cuando alcanzó la puerta del dormitorio. Esa fue la única razón por la que no pudo gritar cuando abrió la puerta ... pero no para descubrir a su madre sentada y amordazada en una silla ... sino acostada en la cama … con Angus. Ella estaba acurrucada contra el pecho del Lord Dunbar, sus brazos entrelazados alrededor de su cuello ... mientras le daba un beso muy apasionado. Iliana estaba de pie allí , mirando boquiabierta a la pareja abrazándose cuando Duncan llegó detrás de ella. Deteniéndose a su lado, él observó curiosamente lo que sucedía en el cuarto, su mandíbula cayó abierta. -¡Papá-! -¡Mamá-! Lo dos gritaron esas palabras al unísono , interrumpiendo repentinamente el interludio de la pareja . -No es lo que parece ,- Lady Wildwood murmuró con una voz tensa, intentando desesperadamente acomodar su cabello y su vestido al mismo tiempo. - Estaba atada y ... y ... - -Sí, y yo pasaba por el cuarto,- Angus continuó cuando ella lo miró impotentemente. - Pensé que había oído algo aquí dentro y me asomé . La encontré atada- - Sí. Y él muy bondadosamente me desató -- -Sí-- Ambos asintieron , como si fueran un par de niños atrapados mientras robaban dulces. Iliana y Duncan simplemente los miraron boquiabiertos por un momento.
  • 172. Luego , repentinamente, Duncan estalló en carcajadas . Mientras todos los demás en el cuarto simplemente lo miraban extrañados , -¿ Y ahora quién es el maldito patán y canalla ? Lady Wildwood se sonrojó y Angus se puso color púrpura por la indignación Cuando iba a responderle a su hijo, Iliana intervino para retarlo . -¡ Duncan! ¿Cómo puedes pensar una cosa así ? Mi madre no es una ... una ... campesina cualquiera . Si ella dice que es inocente , entonces ella es inocente -- -Oh, sí,- Duncan concordó , borrando la sonrisa que se dibujó en sus labios mientras murmuraba , -Es claro que mi padre estaba ocupado desatando a tu madre cuando entramos. Es extraño que él no intentara usar sus manos para esa tarea en vez de su lengua. Eso Podría haber simplificado la acción -- Duncan lanzó una carcajada aún mas fuerte , olvidando el enojo de Iliana. -¡Basta-! Angus rugió. - Ya estás grande pero aún puedo azotarte , muchacho. Y si no mantienes tu boca cerrada , lo haré -- Hubo un silencio y todos ellos permanecieron quietos e incómodos con la situación , pero nadie parecía querer salir de ella . Entonces Iliana dio un paso adelante, su mirada enfocada en su madre. - Tu vestido está arrugado. Sin duda querrías cambiarte antes de la cena , - ella sugirió rígidamente. Lady Wildwood dirigió su mirada a su vestido y asintió con la cabeza . Su vestido no sólo estaba arrugado, también estaba sucio. Con la excitación de los últimos dos días, ninguno de ellos había tomado un baño o se había cambiado de ropa . Sonriendo con afabilidad fingida , Iliana se movió nuevamente. hasta que ella estuvo en medio de su madre y Angus. - Caballeros, serían tan amables como para hacer preparar un baño y hacer que traigan una comida aquí ? A mi madre y a mí nos gustaría refrescarnos -- Angus estaba a punto de discutir, pero una mirada de Lady Wildwood lo hizo suspirar resignadamente. Asintiendo , él se movió hacia la puerta. - Ven , muchacho. Dejemos a las señoras solas -- * * * ¿Estás muy enojada ? Iliana se apartó después de cerrar la puerta detrás de los dos hombres para mirar a su madre con incertidumbre . -¿Enojada ? Ella preguntó evasivamente, insegura de cómo se sentía . Un parte de ella se sentía traicionada por la memoria de su padre; otra parte estaba francamente escandalizada , y la otra parte … Bien, simplemente no estaba segura de cómo se sentía. -No, por supuesto que no estoy enojada ,- ella respondió moviéndose abruptamente hacia los baúles contra la pared . Abriendo uno , ella comenzó a buscar entre las tropas . Su madre se acercó por atrás y la hizo girar para confrontarla. - Amé mucho a tu padre, muchísimo-- Iliana asintió silenciosamente, incapaz de sostener su mirada . - Pues mucho tiempo después de que Greenweld llegó con la noticia de su muerte, no hubo un momento en que no pensara en tu padre. El dolor de perderlo fue horrendo -- Suspirando, ella soltó sus manos antes de confesar, -Entre esa pérdida y el abuso que soporté a manos de Greenweld, hubo muchos días en que pensé en quitarme la vida-
  • 173. Iliana la miró a los ojos con esas palabras , pero Lady Wildwood siguió. - Vos fuiste lo único que me mantuvo viva , hija . Estaba Preocupada por vos, tu futuro, y por tu herencia. Mi amor por vos me impidió quitarme la vida -- -Oh, Madre,- Iliana lloró, arrojándose a los brazos de la mujer mayor y abrazándola con fuerza. - Te amo profundamente, hija. Tal como amé a tu padre. Pero él está ahora. No pensé que alguna vez sentiría lo mismo respecto a otra persona -- Iliana dio un paso atrás para mirarla , su madre sonreía ligeramente mientras continuaba hablando , - Y estaba en lo correcto- Iliana parpadeó sorprendida por ese comentario . - Pero vos y Lord Angus estaban ...- - Me siento atraída por él, es verdad -- Ella sonrió gentilmente. - Él es guapo y fuerte. Un poco tosco en algunos aspectos , pero tal vez , yo podría ayudarlo a pulir esos aspectos -- Ahora Iliana estaba completamente confundida. -Pero recién dijiste que ... - ella dijo mientras su madre se reía y le palmeaba la mano. - No estoy loca . Es verdad que nunca más amaré como amé a tu padre. Él fue mi primer amor, un hombre bueno y fuerte pero manso . Me trató con más cuidado y respeto de lo que alguna vez podría haber esperado. Después de que él murió pensé que él se había llevado mi corazón con él. Pero eso no es así. Todavía estoy viva. Todavía tengo sentimientos. Angus me hizo darme cuenta de eso -- Iliana suspiró antes de preguntar, - Lo amas ? La mirada de su madre se desvió mientras ella consideraba la pregunta, luego ella se encogió de hombros. - No lo sé. No estoy segura aún . Pero creo que disfrutaré mucho en el proceso de enterarme de eso -- Iliana parpadeó preocupada , pero luego lentamente se relajó. - Te amo, mamá - ella murmuró, inclinándose hacia adelante para abrazarla. Un golpe en la puerta separó a la madre y de la hija. -¡Entre-! ordenaron al unísono , luego compartieron una sonrisa cuando Gertie apareció trayendo un pequeño ejército de sirvientes. Algunos de ellos luchaban bajo el peso de la tina. Los otros cargaban baldes de agua, algunos con agua caliente, y otros con agua fría. Extendiendo su mano para tomar la mano de su madre y darle un apretón rápido, Iliana sonrió y se movió hacia la puerta. - Te dejaré para que te bañes y te veré en la cena. Tengo que ordenar que preparen una baño para mí -- -Ya está preparado,- Gertie murmuró -¿Qué? -Una Bañera con agua caliente la aguarda en el cuarto nuevo al final del corredor ,- ella le informó . -Oh-- Su sorpresa se desvaneció lentamente y ella sonrió , - Lord Angus debe haberlo encargado. Qué considerado de su parte -- Ella miró a su madre mientras abría la puerta. - Parecería que Angus no tiene tantos aspectos que pulir , Madre-- Iliana vio la sonrisa de ella que acompañó con un sonrojo * * * Iliana todavía sonreía cuando caminó por el corredor y se encontró cara a cara con un Lord Angus extrañamente nervioso. Ella inclinó la cabeza con respeto ante el hombre mayor. -Mi Lord -- Angus se aclaró la voz , tenso . - Se me ocurrió hablar unas palabras con vos antes de que tomes tu baño , muchacha. Respecto a tu madre ... -
  • 174. -No hay necesidad de explicaciones , Mi Lord ,- Iliana le aseguró amablemente,. -Mi madre y yo hemos hablado y ella está … bien , yo estoy feliz siempre que ella esté feliz- Él se relajó ligeramente con ese comentario , pero aún se lo veía cauteloso. - Entonces a vos no te molestaría tenerme como padrastro además de ser tu suegro - Iliana parpadeó , su mente lentamente absorbiendo sus palabras. Luego ella dirigió su mirada hacia la puerta del dormitorio de su madre. - No se lo he pedido aún,- él anunció . -En verdad, no se lo pediré hasta que no sea el momento apropiado , y te pido que mantengas esta conversación en secreto '. Sólo quiero estar seguro de que vos no estarás molesta con nuestro matrimonio ' cuando eso ocurra-- - No, Mi Lord . No me molestaría, - ella le aseguró amablemente. -Pero sólo si eso es lo que ella desea ... - Iliana comenzó a decir . - Ella se casará conmigo. Ella no me ama aún, pero lo hará, y una vez que sea así , estaremos casados, - él le anunció con seguridad, luego le palmeó el hombro y se fue por el corredor , dejándola sola. Iliana lo siguió con la mirada por un momento, luego sonrió y sacudió la cabeza mientras continuaba su marcha por el corredor , hacia el cuarto nuevo que Duncan había hecho construir. En Verdad, ella aun no había visto la habitación terminada y sentía curiosidad por hacerlo . El hombre había trabajado muy duramente para construirla . E Iliana esperaba que los resultados valiesen tanto esfuerzo . * * * El shock cuando abrió la puerta del cuarto nuevo fue tan grande como el shock que había tenido el día de su llegada a Dunbar . Tenía ante sí , una réplica de su propio cuarto en Wildwood. Cerrando la puerta lentamente, ella se adentró en la habitación , su mirada moviéndose hacia la cama. Era la cama del cuarto de Duncan, el único artículo que no era una copia exacta de su cuarto en casa de sus padres. La cama había sido limpiada después del incendio. El marco de madera brillaba con la luz del sol que entraba a través de la ventana. Maravillándose, ella empezó a observar el resto de los muebles, las mesas a los lados de la cama y las dos sillas grandes colocadas delante de la chimenea. Esa era otra diferencia. En su cuarto familiar sólo había habido una silla delante del fuego. El sonido de agua le hizo recordar que Gertie le había dicho que un baño la aguardaba . Iliana arrugó la frente confundida. No había una bañera a la vista. Oyó otro ruido de agua , lo que la hizo mirar a la pared opuesta a la cama. En esa pared en su cuarto de soltera no había ninguna puerta , pero aquí si . Había un segundo cuarto pegado al dormitorio principal , y parecía que allí era donde estaba la bañera . Pensando que una criada todavía estaba llenando la tina , ella avanzó lentamente hasta la puerta y espió dentro del cuarto. Adentro había una tina. Y Realmente era la tina más grande que Iliana alguna vez hubiera visto. Pero el sonido no era el de un sirviente llenando la tina . Era su marido que estaba bañándose. - Podrías ayudarme-- Iliana se paralizó con esas palabras. Duncan no había levantado su mirada , pero él había notado su presencia. -¿Cómo supiste que estaba aquí? La pregunta se escapó de sus labios y Duncan levantó su cabeza lentamente para encontrar su mirada .
  • 175. - Yo siempre sé cuando vos estás cerca. Si fuera ciego, también lo sabría , - él dijo , y agregó gentilmente, - Hueles a flores salvajes -- Iliana tragó en seco , su mirada fue hacia al pecho ancho y desnudo que él la enjuagaba. -El cuarto ... - Su voz se hizo incierta y Duncan hizo una pausa en sus acciones y se recostó en la tina y le sonrió. - Pensé que vos te sentirías más cómoda si estuviera en un cuarto que te fuera familiar. Tu madre y Ebba me ayudaron -- -No era necesario - - No, lo sé. Estaba equivocado aquel día cuando te dije que estabas asustada de los cambios . No le temes a los cambios más que cualquier otra persona . Yo, por ejemplo -- Él contempló brevemente el agua que lo rodeaba, luego sonrió y agregó, - Supongo que ignoraba completamente lo que tomar una esposa significaría. Cuando nos casamos sólo pensé que vos serías otra boca mas para alimentar, y un cuerpo para calentarme en la cama a la noche-- Iliana levantó las cejas y él se encogió de hombros. - Soy un hombre ignorante a veces, esposa. No es que sea estúpido, pero algunas veces estoy an preocupado por tu seguridad y cosas semejantes que me olvido de aspectos como tu comodidad y tu cuidado . Sospecho que es un problema común a a la mayoría de los hombres. Tal vez es por eso que Dios creó a las mujeres. Para ocuparse de las necesidades más delicadas de la vida -- Suspirando impacientemente, él sacudió la cabeza . - No estoy diciendo todo esto bien... . Lo tenía todo planeado y ensayado ... - - Lo estás diciendo bastante bien ,- Iliana replicó gentilmente, dando un paso más allá adentro del cuarto, una sonrisa temblaba en sus labios. -Lo has dicho con tus palabras y con tus acciones -- Él inclinó la cabeza ligeramente, con una expresión solemne en su rostro . -¿Y qué es lo que digo? Ella sonrió con incertidumbre . -Que quieres verme feliz porque te importo? -¿Que me importas? Él sonrió sarcásticamente . - No, esposa. No es preocupación lo que siento por vos. Has saboteado mi autoridad en incontables ocasiones. Me has Rehusado los derechos conyugales . Eres desobediente, temeraria , y terca. Pero ... , - él agregó gentilmente cuando Iliana comenzó a protestar ,- nunca tuve tanto miedo en mi vida que cuando me percaté de que te había dejado aquí con un pequeño grupo de hombres para protegerte a vos y al castillo. Y fui nunca me sentía tan orgulloso en mi vida que cuando Rabbie me contó todo lo que habías hecho para defender a nuestro hogar . Vos enciendes mi sangre. Avivas todas mis pasiones. Me siento vivo cuando estoy con vos -- -Marido,- Iliana dio un paso hacia la tina, sólo para hacer una pausa cuando él se puso de pie repentinamente y le tendió la mano como si advertirla fuera. Duncan chorreaba agua a su alrededor , y su cuerpo mojado brillaba . -No, hay algo que quiero decirte primero,- él dijo solemnemente, haciendo que la mirada de ella regresara a su cara. - Te Amo . Lo supo cuando te creí muerta en el incendio . Me di cuenta de que no podría pasar el resto de la vida sin vos. Te Amo , Iliana. Sólo lamento no habértelo expresado cuando confesaste tus sentimientos por mí. Se me ocurrió guardarlo para cuando regresara. Quería que fuera un momento especial. No sabía que podría haberte perdido antes de poder decírtelo . Pero eso te lo estoy diciendo ahora, Te amo , Iliana Dunbar … y te necesito--
  • 176. Nada la pudo detener entonces . Iliana fue hasta el borde de la tina y se tiró contra el pecho de su marido. Moviéndose para mantener el equilibrio , Duncan la atrapó allí y la besó con una solemnidad muy diferente a la pasión que normalmente le demostraba. Abriendo los lentamente, Iliana sonrió. -¿Esposo ? -¿Sí? Él murmuró, presionando su cabeza contra su pecho húmedo . -Estabas tomando un baño,- ella murmuró , siguiendo con un dedo el trayecto de una gota sobre su pecho desnudo. - Sí. No es tanta como una tarea para complacer a esposa. Una vez que dejé de lado mi propia terquedad he llegado a admitir que me gusta esto-- Iliana lo miró dudando de sus palabras . -¿ Te gusta bañarte? -Bien- él expresó con una sonrisa ligeramente. -Cuando se dan las condiciones apropiadas- -¿Condiciones? Sus cejas se arquearon ligeramente. - Sí. Por ejemplo … - Duncan comenzó a desatar las cintas de su vestido . -Cuando vos estás desnuda conmigo, lo encuentro más agradable- Iliana se rió suavemente con ese comentario , su manos comenzaron a recorrer el cuerpo de su marido . - Debe ser porque yo puedo ayudarte a lavar la espalda, mi Lord ,- ella murmuró bromeando . - Sí. Pero prefiero cuando me frotas la parte delantera con tu propio cuerpo enjabonado -- -Oh, entiendo ,- Iliana murmuró con voz ronca por el recuerdo de sus cuerpos enjabonados del día en que habían consumado el matrimonio. Duncan sólo había logrado desatar la último de las cintas cuando un sonido débil llegó a ellos desde el dormitorio. -Ignóralo,- él le pidió firmemente, bajando el vestido fuera de sus hombros para dejarlo caer al piso . -Pero.. y si es algo importante ? Iliana preguntó mientras el golpe sonaba nuevamente. . - Ellos saben que estamos en la bañera; Seguramente no nos interrumpirían si no fuera algo importante - Duncan suspiró y salió de la tina. Chorreando agua, él se fue hasta la puerta que separaba las dos habitaciones y gritó potentemente , -Qué pasa? -Lady Seonaid ha regresado-- La voz de Ebba llegó ahogada a través de la puerta exterior. -Ella entró cabalgando en el patio . También llegaron Lord Rolfe, el obispo, y Lord Sherbien-- Duncan respondió -Bueno,- luego fue hacia Iliana y la tomó en sus brazos . -¡Ahora vayase! -Yo … eh..... pero … ella se ha encerrado en su cuarto y no quiere salir- Duncan hizo una mueca. - Dígaselo a mi padre. Ese es su problema -- - Lo intenté, pero él … él .... eh … está ocupado- - -¿Ocupado en qué? Duncan preguntó con desconfianza . Hubo una pausa, luego Ebba murmuró su respuesta, obviamente no deseaba que el resto de la fortaleza la oyera. -Él ... eh … eh … está ayudando a Lady Wildwood-- -¿Mi madre? Iliana frunció el ceño. -Pero mi madre está tomando un ...- -¿Baño? Duncan preguntó con una sonrisa cuando ella vaciló. Levantando las cejas , ella preguntó. -¿Cómo lo sabes? - Mi Padre me contó que a él le gustaba ayudar a mi madre a bañarse,- él contestó con una sonrisa maliciosa . - Disfruta haciendo eso - -¿Mi Lord ? La voz de Ebba se oyó nuevamente . -¿Me oyó ?
  • 177. -¡ Sí! Yo también estoy ocupado. El inglés me tendrá que esperar!- él bramó, luego alzó a Iliana en sus brazos . -¡ Duncan! ¿ A dónde vas? Ella preguntó confundida como él pateó la puerta para cerrarla y la llevó hacia la tina. -Voy a seguir el ejemplo de mi padre y ayudaré a mi esposa a bañarse-- - Pero mi madre ......, y tu padre ...- - Ellos son adultos. Ellos no necesitan, ni apreciarían nuestra interferencia -- Iliana lo miró con la frente fruncida , pero luego continuó. - Y Seonaid ? -Seonaid puede cuidarse a sí misma -- - Pero ella está encerrada en su cuarto. Obviamente Lord Sherbien desea que ella salga -- - Ese es el problema de Sherbien. Cada hombre debe probar su valor -- Él soltó una risa . -¿Qué pasa? - No lo envidio. Seonaid es un demonio , y yo sé cuan difícil puede ser entrenarla para ser una esposa -- -¿Entrenarla para ser una esposa? Ella repitió lentamente, comenzando a mirarlo furiosamente mientras él la ponía de pie delante de la tina. - Sí. Hay muchas lecciones que un hombre debe enseñarle su esposa cuando se casan, - él le aseguró solemnemente mientras le quitaba la camisa. - Oh! ¿Y cuáles serían, Mi Lord ? Ella preguntó sombríamente . -Muchas cosas,- Duncan murmuró , levantándola sobre el borde de la tina para colocarla en el agua antes de entrar él mismo. -Por ejemplo, el valor de silencio-- Iliana parpadeó , luego cerró los ojos cuando Duncan se inclinó para besarla Iliana abrió sus ojos lentamente, captando con indignación sus palabras . 'Eso es algo parecido a cuando me enseñaste a gritar, Mi Lord ? -Sí. Ves, eres una alumna rápida, muchacha. Comprenderás el tema muy rápidamente-- -No tan rápidamente, espero-- Iliana suspiró como él comenzaba a frotar espuma sobre sus pechos . -No,- él le aseguró con voz ronca y le besó la punta de la nariz, luego sus labios, antes de murmurar, -Pero lo juro solemnemente , es una lección que nunca olvidarás - - Me parece que me empiezan a gustar tus lecciones , Mi Lord ,- Iliana murmuró mientras sus manos enjabonadas se deslizaban sobre el trasero de su marido y lo apretaba contra ella. -Sí,- ella dijo casi sin aliento , estaba sintiendo su miembro hincharse contra su pubis . - Estoy segura que me gustan-- FIN

×