• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El conocimiento de aristoteles
 

El conocimiento de aristoteles

on

  • 271 views

 

Statistics

Views

Total Views
271
Views on SlideShare
271
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El conocimiento de aristoteles El conocimiento de aristoteles Document Transcript

    • El Conocimiento de Aristóteles María Francisca Becerra Yáñez Una de las grandes y más importantes bases del pensamiento y el método científico es sin duda la teoría del conocimiento Aristotélica. Aristóteles no solo es conocido por ser un gran pensador, sino por introducir y resaltar la importancia del empirismo en el proceso de conocimiento y entendimiento de nuestro entorno. No acepta que el conocimiento adquirido por inducción pudiese ser considerado como científico, sin embargo, la inducción sería una condición previa para la tarea de investigación, parte de la fundamentación del pensamiento. A pesar de considerar a la experiencia como sometida bajo el supremo valor de lo teórico, creía firmemente que era la acumulación de experiencia lo que hacía los hombres “expertos” y que aún más perfecto era el conocimiento de dicha experiencia unido a la reflexión. La perfección de la función racional humana sólo se manifestaría en la facultad suprema de profundizar en los fundamentos de dichos conocimientos, desvelar las causas hasta llegar a los primeros principios y sería aquí cuando el hombre lograría asemejarse a los dioses. Aristóteles distingue varios niveles de conocimiento. El sensible, que deriva directamente de la sensación, es un tipo de conocimiento inmediato y fugaz que desaparece con la sensación que lo ha generado. Es considerado inferior, pero en los animales superiores es capaz de mezclarse con la memoria sensitiva y la imaginación, pudiendo dar origen a algo más persistente. Esto tiene lugar en el
    • hombre y genera la experiencia como resultado de la actividad de la memoria, que no permite conocer el porqué ni la causa de los objetos conocidos, pero que sí permite saber que existen. Es decir, consiste en el conocimiento de las cosas particulares. Es así como el nivel más elevado de conocimiento estaría dado por la actividad del entendimiento, el único que nos permitiría conocer las respuestas que la experiencia en sí no nos puede entregar. Sin embargo, este saber debe surgir necesariamente de ella y a medida que es capaz de explicar la causa de lo que existe va constituyendo el verdadero conocimiento. Para Aristóteles, conocer propiamente, supone estar en condiciones de dar cuenta de la esencia del objeto conocido, la forma. Pero la forma se encuentra en la sustancia, no es una entidad subsistente, haciendo necesario para poder captarla el haber percibido la sustancia a través de la sensibilidad. Mediante la acción de los sentidos captamos la realidad de una sustancia de la que elaboramos una imagen sensible que contiene los elementos materiales y formales. Es sobre esta imagen que actúa el entendimiento, separando de ella lo que hay de material de lo formal. Se distinguen dos tipos de entendimiento, el paciente que recibe y entra en contacto con la imagen sensible, y el agente que realiza su propia separación de los componentes de la sustancia. Es así como el entendimiento agente se queda con el elemento formal que expresa a través de un concepto en el que manifiesta las características del objeto.
    • Si analizamos estas ideas, no sólo es fácil notar las diferencias con respecto a los pensamientos de Platón en cuanto al valor atribuido al conocimiento sensible como a la actividad misma del conocimiento, si no que resalta a la vista la revolución que significó para la época los avances de Aristóteles. Éste rechaza explícitamente el innatismo del conocimiento y nos lo presenta como el resultado del aprendizaje, es decir, de la coordinación racional de los elementos procedentes de la sensación a través de la experiencia, algo nunca antes considerado con tal importancia. Gran parte de estos elementos puede ser encontrada hoy en nuestra propia metodología y enseñanza de las ciencias. Es reconocida la importancia de la experiencia y de la información adquirida por los sentidos, pues es nuestra forma de conocer el mundo y sus elementos. Sin embargo, no es suficiente el quedarnos con lo percibido, porque solo se puede obtener verdadero conocimiento a través de la razón, del uso del entendimiento. Pero no sólo la experiencia necesita de la razón, el entendimiento también necesita al empirismo como fundamento del pensamiento y comprobación de un fenómeno. Muchas veces la investigación parte de una duda, una intriga que surge sobre la observación de algún suceso, sea en otros o en uno mismo, que no se puede explicar inmediatamente a simple vista. Puede ser que la pregunta intente ser respondida mediante el entendimiento, a partir de verdades existentes y conocidas que unidas de manera lógica puedan dar una respuesta razonable, pero no basta la coherencia para hacer real la respuesta encontrada, es necesario comprobarla a través del empirismo como fundamento a esta explicación. Por ejemplo, si
    • estamos escuchando radio tranquilamente y de pronto comienza a sonar de manera extraña nos preguntaremos qué anda mal con ella. Es probable que esté mal sintonizada, cosa que descartamos porque ha comenzado a fallar de pronto, o es posible que algún aparato electrónico que emite ondas esté causando interferencia. Si apostamos por la última alternativa tendremos que mirar cerca de la radio para observar si existe algo que concuerde con nuestro razonamiento y es ahí cuando observamos un celular. Para fundamentar nuestra idea y estar seguro que la respuesta que le dimos a nuestra pregunta es correcta, tendremos que retirar el aparato para que la señal de la radio vuelva a la normalidad, y si es necesario devolverlo a donde estaba para ver si ésta vuelve a fallar. Por otro lado, otras veces el fenómeno es observado cuidadosamente antes de intentar descifrar el cómo y el porqué. Hay ocasiones en la que es más conveniente reunir la máxima información del suceso antes de intentar entenderlo y darle algún sentido a lo que está ocurriendo. Por ejemplo en la caracterización de un factor de transcripción, una verdad conocida es que afecta la transcripción del DNA, por lo tanto de algún gen, pero no sabemos si lo hace directamente ni mucho menos qué función celular está afectando. Sin embargo, si antes analizamos sus genes blanco, sus propios factores de transcripción y los efectos que se producen en una mutante, podremos tener una mejor idea del mecanismo por el cual actúa y la experiencia le estaría facilitando la tarea al entendimiento. Tanto biólogos como físicos y químicos basan sus investigaciones en el estudio de algún fenómeno de interés, pero no solo percibiéndolo u observándolo, si no que analizándolo y entendiéndolo para comprender el cómo y porqué de lo que está
    • ocurriendo. Quizás no siempre estemos en busca de verdades universales, pero sí estamos descubriendo nuevas verdades a partir de otras ya existentes, como toda la regulación a nivel genético potenciada por el descubrimiento de la estructura de DNA y el proyecto Genoma Humano.