Your SlideShare is downloading. ×
El buscador
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El buscador

593
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
593
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. sca dorE l bu B ucay J orge Il.lustracions i maquetació: Erika Taltavull i Mercè Rodríguez Uris
  • 2. EL BUSCADOR Hace dos años, cuando terminaba una charlapara un grupo de parejas, conté, como suelo hacer, un cuento a manera de regalo de despedida. Para mi sorpresa, esta vez alguien del grupo pidió la palabra y se ofreció a regalarme una historia. Ese cuento que quiero tanto lo escribo ahora en memoria de mi amigo Jay Rabon. Extret del llibre: "Cuentos para pensar", Jorge Bucay. Editorial RBA Integral, 13º edición, pág. 21-26. 3
  • 3. Esta es la historia de un hombre al queyo definiría como un buscador...Un buscador es alguien que busca;no necesariamente alguien que encuentra.Tampoco es alguien que, necesariamente,sabe qué es lo que está buscando.Es simplemente alguien para quien su vidaes una búsqueda.Un día, el buscador sintió que debía ir hacia laciudad de Kammir. Había aprendido a hacercaso riguroso de estas sensaciones quevenían de un lugar desconocido de sí mismo.Así que lo dejó todo y partió. 4
  • 4. 5
  • 5. Después de dos días de marcha por lospolvorientos caminos, divisó, a lo lejos,Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo,le llamó mucho la atención una colina a laderecha del sendero. Estaba tapizada deun verde maravilloso y había un montónde árboles, pájaros y flores encantadores.La rodeaba por completo una especie depequeña valla de madera lustrada.Una portezuela de broncelo invitaba a entrar. 6
  • 6. 7
  • 7. De pronto, sintió que olvidaba elpueblo y sucumbió ante la tentaciónde descansar por un momento enese lugar. El buscador traspasó elportal y empezó a caminarlentamente entre las piedras blancasque estaban distribuidas al azar,entre los árboles. Dejó que sus ojosse posaran como mariposas en cadadetalle de aquel paraíso multicolor. 8
  • 8. 9
  • 9. Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:“Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, dos semanas y 3 días.” Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida. Sintió pena al pensar que un niñode tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar. 10
  • 10. 11
  • 11. Mirando a su alrededor, el hombre se dió cuenta deque la piedra de al lado también tenía unainscripción. Se acercó a leerla. Decía:“Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas.”El buscador se sintió terriblemente conmocionado.Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cadapiedra era una tumba. Una por una empezó a leerlas lápidas. Todas tenían inscripciones similares: unnombre y el tiempo de vida exacto del muerto.Pero lo que lo conectó con el espanto fuecomprobar que el que más tiempo había vividosobrepasaba apenas los 11 años...Embargado por un dolor terrible, se sentóy se puso a llorar. 12
  • 12. 13
  • 13. El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó. Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.- No, por ningún familiar - dijo el buscador-. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños? 14
  • 14. 15
  • 15. El anciano sonrió y dijo:- Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré...: Cuando un joven cumple quinze años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: A la izquierda, qué fue lo disfrutado. A la derecha cuánto tiempo duró el gozo. 16
  • 16. 17
  • 17. Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media...? Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso... ¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana? ¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo...?¿Y la boda de los amigos? ¿Y el viaje más deseado? ¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano? ¿Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones? ¿Horas? ¿Días? 18
  • 18. 19
  • 19. Así, vamos anotandoen la libreta cada momentoqu e disfrutamos... Ca da momento. 20
  • 20. nC uando alguie parase muere , escribirloes nuestra s obre su tum ba. costumbre eta es br abrir su li tiempo Porque ese os el y sumar tado para nosotr de lo disfru el único y verdadero IVIDO TIEMPO V 21
  • 21. Ara escriu tu el temps que has viscut feliçment
  • 22. Aquest és un conte creat pel debat “El Temps”, a partir del llibre”Elogi a l’educació Lenta” de Joan Domènech Francesch, ed. Graó (2009).Aquest debat l’hem duit a terme el curs de 2on de GEDI curs 2010-2011. Agraïr als convidats la seva participació i ajuda en el debat: en Keko, professor de Kárate, n’Ángel, professor de Tai Chi, al camera man Manolo i a en Joan Domènech, per ser la font principal de coneixement sobre l’slow education. Hem d’agraïr especialment la participació de tota la classe: - La nostra especial presentadora, Marta Navarro; l’equip a favor de l’slow: Àngels Pons, Maria Janer, Cristina Camps, Maria Truyol, Cristina Martín i Carol García; - L’equip a favor del fast: Eshter Mercadal, Francina Torres, Ana Orfila, Pilar Salord, Natàlia Vinent, Núria Pérez i Nàdia Sánchez. També a tot l’equip de redacció: Josep Mª Muñoz, Montse Carné, Erika Taltavull i Mercè Rodríguez. També a la nostra professora Cris Moll per creure en nosaltres.