Your SlideShare is downloading. ×
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Normas y limites

1,780
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,780
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
42
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ESCUELA DE FAMILIAS
  • 2.
  • 3.  
  • 4. EJEMPLO DE UN CASO
    • Ángela tiene 9 años y está en 4 de E. Primaria. Su madre se ha entrevistado con su tutora la semana pasada y le ha dicho que Ángela va fenomenal, que se comporta muy bien en clase y que casi nunca tiene que regañarla, porque es muy obediente.
    • Su madre sale contenta del colegio porque si sigue así, Ángela aprobará el curso sin problemas. Pero está un poco sorprendida porque el comportamiento de su hija en casa es totalmente distinto.
    • Normalmente en casa cuando le llama la atención o la requiere para hacer algo parece que no escucha y sigue con lo suyo. Muchas veces responde con un rotundo NO cuando le pide algo. A veces para que apague la Tv y se ponga a hacer los deberes es necesario llamarle muchas veces la atención o gritarle. Y ahora ha adquirido la costumbre de discutirle todo sistemáticamente y mostrarse muy caprichosa. Últimamente la castiga a todas horas, pero es como si los castigos no tuviesen ningún efecto sobre ella.
    • Su casa parece un campo de batalla donde abundan los gritos y los enfados y la desesperación de unos padres que ya no saben que hacer para que su hija les haga caso y se responsabilicen de sus tareas.
  • 5. ¿POR QUÉ LOS CHICOS Y CHICAS SE PORTAN MAL ?
    • 1. Porque quieren comprobar los LÍMITES:
    • - Las normas que se les ponen.
    • - La resistencia de los padres.
    • - Sus propias fuerzas.
    • La resistencia que presentan (negándose, llorando o enrabietados) y la reacción de los padres ayudan a los niños y niñas a conocer los límites y las reglas para llevarse bien con los demás.
    • 2. Para obtener algo que quieren (Jugar a la play o al ordenador, ver la TV, salir a la calle…) o para evitar hacer algo que no quieren (las tareas escolares, recoger su habitación, hacer algún recado, etc.)
  • 6.
    • 3. A veces se comportan mal porque lo hacen sus amigos y otras, sencillamente, para satisfacer su curiosidad .
    • 4. O sencillamente por el deseo de ser el centro de atención . A la mayoría de los niños/as les encanta tener público.
    • Cuando se encuentran en lugares con mucha gente, como tiendas o restaurantes, piensan que usted puede ceder a sus deseos a fin de evitar un conflicto. Creen que si arman un escándalo obtendrán lo que quieren o que la vergüenza que usted pueda sentir les permitirá continuar actuando de una manera inaceptable sin peligro de castigo.
  • 7. ¿Es normal este comportamiento?
    • No es inusual que el comportamiento de los niños pueda variar dependiendo del contexto en el que se encuentren y que las relaciones que mantenga con sus familiares no sean del todo superponibles a las que presenta con otros adultos o con sus iguales.
    • Es muy positivo que en el colegio su hijo manifieste un comportamiento adecuado y que la profesora de su hijo no objetive dificultades en la relación con sus compañeros de clase.
    • El comportamiento retador, las rabietas ante la frustración de sus deseos, e incluso, la agresividad verbal y física que muestra en el domicilio, han de evaluarse teniendo en cuenta la edad cronológica y etapa evolutiva del desarrollo de su hijo. Es importante recordar que evolutivamente los niños van mostrando un comportamiento menos impulsivo y agresivo y se estima que medidas educativas y socializadoras externas tienen un efecto importante en el desarrollo de un mayor autocontrol.
    • No obstante, en ocasiones los niños pueden manifestar comportamientos problemáticos en un determinado lugar o situación específica: familia, colegio, parque, etc., sin que exista evidencia de alteración conductual en otros espacios o situaciones de la vida del niño. Si esta situación se manifiesta únicamente en el ámbito familiar, suele verse acompañada de una sensación de frustración en los progenitores.
  • 8.   ¿ Por qué mi hija nos hace rabietas en casa y sin embargo en el colegio me comentan que su comportamiento es correcto?
    • Es un fenómeno habitual. En el colegio las normas y los límites están muy definidos y los niños los conocen bien. Han aprendido que la rabieta no resulta eficaz, porque generalmente las maestras/os no van a ceder y van a adoptar medidas si este comportamiento aparece. Por tanto, para el niño deja de ser un comportamiento eficaz y desaparece. De alguna manera podemos decir que en el colegio ese comportamiento no obtiene recompensa. El hecho de no hacer rabietas en el colegio, es un buen indicador de que no hay un problema más serio de conducta.
    • Sin embargo, el niño suele aprender que en casa o con la familia sí le resulta eficaz: una rabieta le sirve para evitar una obligación, una orden desagradable, para conseguir un capricho o privilegio. En casa o con la familia, la rabieta suele tener “recompensa” y por eso se repite con más frecuencia.
  • 9. ¿Por qué las normas y límites?
    • Establecer normas y marcar límites a los niños y niñas es necesario porque esto les ofrece seguridad y les ayuda a tener claros los criterios sobre las consecuencias de sus conductas.
    • Son una referencia clara que les permite predecir la reacción de los adultos ante determinadas situaciones y comportamientos y posibilitan aprender a renunciar o posponer sus deseos, y controlar sus impulsos.
    • Dan seguridad, pues nos marcan hasta dónde podemos llegar.
    • Nos muestran conductas socialmente admitidas, aprendiendo a diferenciar así las que no lo son.
    • Ayudan a las personas a controlar progresivamente su comportamiento, favoreciendo su proceso de socialización.
  • 10. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • Pensar muy bien lo que le piden al niño/a . No se pueden hacer demandas a discreción. Es lo que los especialistas llaman distinguir entre “órdenes duras y órdenes blandas”. Pídanle al niño solo lo que es estrictamente necesario y que no hay alternativa, es decir, reduzcan sus órdenes lo más posible a “órdenes duras”. En ocasiones, hacemos demandas a los niños sin sentido, contradictorias…
    Aunque cada persona y cada situación son diferentes, existen algunas pautas básicas que permiten abordar de forma adecuada los comportamientos preocupantes de los hijos e hijas.
  • 11. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • 2. Cuando lo hagan, es muy importante acercarse al niño y asegurarse que nos atiende, escucha y que comprende la orden.
    • 3. Se deben dar con un tono de SEGURIDAD y firmeza . No hace falta gritar, ni amenazar; basta con el niño compruebe que vamos en serio. Si responde diciendo que no quiere, sin enfadarse y sin entrar en demasiadas negociaciones, le vuelven a repetir una vez más la orden.
  • 12. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • Reduzcan las llamadas de atención a tres como máximo. En la segunda llamada de atención le anticiparemos las consecuencias si no obedece. Después de la tercera llamada de atención si continúa “sin hacer caso”, actuaremos.
    • La actuación debe ser firme, sin prestar demasiada atención, sin muchos comentarios ni reproches. Es importante que su mal comportamiento no obtenga la recompensa de prestarle mucha atención, se trata de actuar como si estuviéramos pensando en otra cosa. Posteriormente no haremos demasiadas alusiones al comportamiento negativo, ya que sería otra forma de prestar atención.
  • 13. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • 5. Por el contrario, elogiaremos y prestaremos una especial atención siempre que el niño obedezca y efectivamente nos haga caso. De esta forma, comprobará que le prestan más atención cuando se porta bien que cuando se porta mal.
    • La mejor forma de conseguir que su hijo o hija se comporten bien es REFORZANDO sus comportamientos adecuados por medio de la aprobación, felicitación, sonrisa y afecto . El mejor refuerzo es el afectivo, es el reconocimiento por parte de los padres de su esfuerzo y de sus avances. A veces también es necesario el refuerzo material.
  • 14. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • 6. Sin embargo, en ocasiones hay que emplear los CASTIGOS . ¿Cuándo y cómo utilizarlos?
    • Cuando no cumplen con sus obligaciones tienen que comprobar las consecuencias que tienen sus actos. Si no haces tus deberes no te dejaré usar el ordenador esta tarde. A veces los padres pierden la autoridad con sus hijos y eso se debe a que éstos han comprobado que no cumplen con lo que les anuncian o a que no son capaces de mantenerlo durante el tiempo señalado. Si un castigo se pone hay que cumplirlo y hasta el final. No obstante, para que los castigos sean eficaces han de ser explicados con claridad, inmediatos y proporcionados con relación a la falta cometida.
  • 15. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • No consienta en que le hable mal, le falte al respeto o le insulte. En tal caso, manténgase sereno/a, no se altere y actúe con firmeza y claridad . Dé por terminada la conversación. Por ejemplo, “no me gusta que me hables así, me hace sentir mal, vete a tu habitación y hablaremos más tarde cuando estés más tranquilo/a”.
    • 8. Es mejor poner fin a ciertos comportamientos antes de que se descontrole la situación. Cuando vea que su hijo/a está teniendo comportamientos inaceptables córtelos antes de que empeore la situación . Para ello, puede utilizar la estrategia del TIEMPO FUERA
  • 16. ESTRATEGIAS PARA CONTROLAR LA CONDUCTA DE HIJOS E HIJAS.
    • Ayude a su hijo/hija a hacer frente a las CONSECUENCIAS de sus acciones . Esto puede ser incómodo para ellos y para usted, pero es importante que le oriente de forma muy clara y le ofrezca la oportunidad de reparar la situación. "Dani, necesitamos llamar al vecino y explicarle porque le has quitado el estuche". Explique claramente a su hija/o que hay actos que son inaceptables y que deben hacerse responsables de sus consecuencias.
    • No lo tape, al revés indíquele como reparar lo que ha hecho mal.
  • 17. RECUERDE Sea paciente y no se de por vencido cuando la situación se vuelva difícil. Mantenga las medidas acordadas y no cambie sin ton ni son. No existe una sola formula correcta o fórmula mágica para asegurar el éxito. Hay que emplear diferentes estrategias e ir observando como evolucionan. Ante un conflicto no pierda la tranquilidad ni se altere. Es mejor controlar los nervios y no perder los estribos. Así evitará sentirse culpable con posterioridad y servirá de modelo a su hija.
  • 18. Si tiene que castigar a su hijo/a hágalo, no piense que lo va a querer menos por ello. Pero ofrézcale alternativas para su comportamiento negativo. . No se preocupe de que otras personas presentes crean que es usted un mal padre o madre porque lo le deje a su hijo/a hacer lo que quiera. Todos los padres han experimentado esa sensación alguna vez en su vida. Apoye a su hijo/a, pero sea firme respecto al comportamiento que se espera del el/ella. Si la situación se torna imposible saque a su hijo/a del lugar, mantenga la calma y luego hable sobre lo sucedido. .