Your SlideShare is downloading. ×
Los corrales negros el paso olvidado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Los corrales negros el paso olvidado

460
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
460
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LOS CORRALES NEGROS El paso olvidado MARIO RAUL SORIA PALMIRA- NOVIEMBRE 2007 1
  • 2. Hay personas que luchan un día y son buenas.Hay personas que luchan un año y son mejoresHay quienes luchan muchos años y son muy buenosPero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles En agradecimiento a mis viejos: Amanda y Rufino por el esfuerzo de toda una vida queme permitió ver lo que a ellos les prohibieron ser. 2
  • 3. El predio donde se ubicaban los corrales en la actualidad 3
  • 4. Índice temáticoIntroducción....................................................................................................................................... 4Localización....................................................................................................................................... 4Antecedentes..................................................................................................................................... 4Los caminos del este precolombino................................................................................................. 5El Camino Real Santiago Buenos Aires ........................................................................................... 5El camino de las carretas y el Río Mendoza...................................................................................... 6Los primeros corrales......................................................................................................................... 7Evolución de los corrales.................................................................................................................... 8Primera etapa la economía de subsistencia -1562-1750-................................................................... 9Segunda etapa la economía de la agricultura y la explotación de pastizales para el engorde deganado 1750-1884............................................................................................................................. 9Tercer etapa la economía moderna 1884- 1930............................................................................... 11Uva y trenes...................................................................................................................................... 12Cuarta etapa: crisis y transformaciones 1930- 1943........................................................................12Yankys e ingleses............................................................................................................................13La Perdida Del Patrimonio Cultural De La Región Y La Identidad................................................ 13 4
  • 5. LOS CORRALES NEGROSIntroducciónLocalización El paraje denominado corrales negros se encuentra ubicado a 51 kilómetros de lacapital de Mendoza en dirección sudeste sobre la margen este del antiguo cauce del ríoMendoza. En territorio del actual distrito de los Barriales, departamento de Junín. A 1kilómetro en dirección hacia el sur de la ciudad de Palmira entre las actuales calles de elaltillo (también denominada corrales negros) y Remedios EscaladaAntecedentes La ciudad de Mendoza fue fundada el 2 de marzo de 1561 por el Capitán español Pedrodel Castillo y un grupo de 38 miembros de una expedición procedentes de Chile, entre quienesse repartirían los territorios circundantes a la ciudad. En 1562 un contingente de españoles seapoderó de los territorios del este del Río Mendoza, al mando del Capitán Pedro Moyano yCornejo a quien se le había concedido en encomienda dicho territorio se conocía comoencomienda al poder que el Rey de España otorgaba a un peninsular para que administrara, lastierras y dispusiera de los pobladores que en ella hubiesen con el fin de trabajar estasposesiones a cambio del pago de impuestos a la Corona por su parte los nativos debían recibiralimento abrigo y sobretodo ser educados en la fe cristiana . No es el objeto de este trabajo peroes necesario acotar que esta institución en América favoreció la explotación inhumana de losnativos americanos llegando en muchos de los casos a la exterminación de culturas enteras (enel caso de la provincia de Mendoza los huarpes fueron prácticamente arrasados en menos de unsiglo y medio como consecuencia del trabajo forzoso ,la malas condiciones de vida, el hambre ylas enfermedades ,pero sobre todo debido a que sus “encomenderos” a pesar de tenerloprohibido por la corona los trasladaban al otro lado de la cordillera para que realizaran tareaagrícolas en chile en donde los encomenderos cuyanos también tenían propiedades) De estamanera Moyano y Cornejo podría llamarse el primer propietario del Este aunque cabe marcar ladistancia con el concepto actual de propiedad ya que la encomienda es un sistema mucho mascercano al feudalismo que al de propiedad privada. 5
  • 6. LOS CAMINOS DEL ESTE PRECOLOMBINOLos senderos, caminos y rutas son una expresión de la forma en que los grupos humanosorganizan el espacio social a partir del geográfico; forman parte de la producción basada enel diseño y la planeación culturales, y son auténticos vehículos para el intercambio. Por esasvías se trasladaban las personas, que a su vez eran portadoras de objetos y tradiciones, debienes y de ideas, ejes articuladores de procesos históricos. Sin duda, las rutas tuvieron unpapel activo en la vida cotidiana al conectar distintos lugares –cuya relevancia estabadeterminada por el nivel de desarrollo social, en distintas regiones y épocas. Es por ello quela complejidad de las instituciones culturales, económicas, políticas y religiosas llevó a quese formalizaran estas vías de intercambio terrestre, mediante la transformación del entornonatural.Con gran inversión de tiempo y esfuerzo, los indígenas abrieron caminos entre diferentesnúcleos poblacionales, mercados y centros ceremoniales; por esos caminos transitaronviajeros, comerciantes, fieles e incluso tropas, movimientos que a menudo implicabantraslados extenuantes a larga distancia y durante periodos prolongados.Las veredas y senderos se conformaron gracias al recorrido que seguían una y otra vez losindividuos, mientras que los caminos, calzadas y avenidas fueron notables obras deingeniería, con orientaciones generalmente relacionadas con los sistemas calendariosestablecidos a partir de observaciones astronómicas, reflejo de la ideología de los pueblosprehispánicos. Uno de una serie de caminos y senderos pretrazados por los pueblosoriginarios del cuyo fue el camino del esteEL CAMINO REAL SANTIAGO BUENOS AIRES En años anteriores a la fundación de Mendoza el territorio del Este del Río Mendoza ya eratransitado e incluso someramente descrito por cronistas, clérigos y soldados de los primerosaños de la conquista y colonización hispánica de la región que trasponían la cordillera de LosAndes hacia y desde las planicies del este o Chile, a través de un viejo camino, estructuradosobre precedentes sendas de los nativos prehispánicos del territorio.Este camino que unía los tres caminos precordilleranos mendocinos con las planicies del este yel sur, lo hacía atravesando el valle de Huentata para luego dirigirse al Río Mendoza y desde allía las márgenes del Río Tunuyán y bordeando las riveras de éste llegar al Río Desaguadero paraluego tomar rumbo a la actual capital puntana o bien desde la orilla del Tunuyan se dirigía hacialas comarcas del sur mendocino. Adaptaba por lo tanto su trayecto al curso de los ríos Mendozay Tunuyán para tener asegurada el agua para el ganado y los viajeros. De esta manera se fuerondefiniendo las primeras postas. Hacia fines del siglo XVIII el camino partía de Mendoza y tenía 6
  • 7. su primer parada en Rodeo del Medio luego en la Riojita Pobre (San Roque) o bien en la IslaResurrección (Isla Grande) en la ribera izquierda del Río Mendoza y tras cruzar el río se llegabaa Los Corrales Negros o bien al Alto de la Mula (Palmira). El camino continuaba hasta la Postade El Retamo y de allí se dirigía al Río Tunuyan en cuyas márgenes se encontraba "LasRamadas" (Rivadavia) estratégicamente emplazada para el abastecimiento de hombres yanimales más allá el camino tenía paradas en Rodeo del Chocón (Alto verde), Las Catitas, LaDormida, Médano Grande, Corocorto (La Paz) y Piraguas, en este punto cambiaba rumbo haciael Nordeste para llegar al Río Desaguadero y posteriormente seguir a San Luis. Desde "LasRamadas" el camino se bifurcaba hacia los territorios del Sur.Durante los primeros años de la colonización hispánica en Mendoza, el camino fue relativamentepoco transitado dado en parte por la fama de "tierras pobres y aisladas" que tenían las ubicadasal este del Río Mendoza. Gran tierras dedicadas a una economía de subsistencia basada en elganado caprino (ovejas y chivos) cuyo excedentes era producido por el trabajo de los nativos enla encomienda, la que permitió la supervivencia del grupo dominante antes y después de lograrniveles productivos superiores a las necesidades inmediatas. Pero fundamentalmente dada laorientación comercial, política y cultural de Mendoza ligada al Reino de Chile hasta 1783 cuandoel cuyo pasó a pertenecer al Virreinato del Río de la Plata y luego a las Provincias Unidas delRío de la Plata emancipadas de la corona de España en 1816.En 1776, comenzaba para Mendoza una mayor vinculación y dependencia comercial y políticacon Bs. As., la capital del nuevo Virreinato, con lo que la movilidad de animales, viajeros y cargahacia y desde el este adquirió mayor recurrencia e importancia y por lo tanto el camino Santiago-Buenos Aires se convertía en un factor decisivo en la vida económica y cultural de Mendoza. A lavera de él florecería una importante actividad económica basada en el servicio a los viajeros y enel desarrollo de la agricultura y la explotación de pastizales para el engorde de ganadoproveniente de la Pampa Húmeda con destino a Chile lo que convertiría a la zona Este en unade las más importantes dentro de la provincia. Las carretas que desde el este y el surtransportaban pasajeros y comercio hacia Mendoza tenían que sortear no solo enormesdistancias sino también significativos obstáculos naturales: las lluvias las sequías, el granizo ,cerrilladas ciénegas, ríos y montañas y a nativos hostiles.EL CAMINO DE LAS CARRETAS Y EL RÍO MENDOZA El gran e irregular caudal del Río Mendoza que dependía de las condiciones climáticas yde las estaciones del año, hacía que incluso las zonas más bajas del curso del río se tornaranimposibles de atravesar por los animales y las pesadas carretas de cargas y carruajes de 7
  • 8. pasajeros por considerables lapsos de tiempo. El trazado del camino se dirigía a aquellos puntos del curso del río en donde el caudaldel mismo era escaso y poco veloz como es también más angosto. Por ello el paso por loscursos menores que rodeaban a la isla Grande (llamada también de la Resurrección) seconvertía en el más utilizado sobretodo en primavera y verano, tiempo de deshielo y más caudalde agua.Plano del camino real de Mendoza hacia 1800 el camino sale de Mendoza y se dirige directamente hacia elsudeste hasta alcanzar el río tunuyan y luego en forma paralela al tunuyan prosigue hasta alcanzarcorocorto actual la pazLOS PRIMEROS CORRALES No obstante, el imprevisto comportamiento del turbio río unido a las inclemencias del 8
  • 9. tiempo hacía que muchas veces hombres, animales y carga no pudieran fácilmente sortearloviéndose obligados a permanecer en las riberas del mismo de allí que fueron originándoseimprovisadas instalaciones destinadas a albergar seres humanos, animales y carga y donde sepodían acomodar cargas y personas en animales para acometer el cruce del río desde BuenosAires a Mendoza o a la inversa guiados por baquianos, conocedores del río quienes ademáscolaboraban en el cruce de las aguas del mismo. Hacia la segunda mitad del siglo XVII nacía así lo que luego se conocería como CorralesNegros cerca del paraje que se denominaba con el nombre de El Alto de Mula. En un primermomento Los Corrales Negros sólo constituían una rudimentaria empalizada formada conmaderas de chañares y algarrobo, especies estas presentes en las cercanías de la ribera, y juntoal encierro un conjunto de ranchos humildes primero de ramas y barro y luego de adobonesdestinados a servir de refugio ante las inclemencias del tiempo. Muy cerca de estos corrales seinstalaría años después un oratorio en donde se veneraría la imagen de Nuestra Señora de laLuz. Algunos criollos vivían en el predio de los Corrales y ayudaban a cruzar el ganado lascarretas de cargas y los carruajes de pasajeros. Allende a este conjunto se comenzó a sembrarpastizales que servían de alimento a bueyes, caballos y mulares que junto a chivos y cabras seencerraban en los corrales.EVOLUCIÓN DE LOS CORRALES Como ya se ha señalado anteriormente el origen de los corrales fue espontáneo yobedeció a la necesidad de trasponer el río Mendoza. su evolución puede enmarcarse dentro delesquema general de la evolución de la zona Este del territorio de MendozaPRIMERA ETAPA LA ECONOMÍA DE SUBSISTENCIA -1562-1750-Los primitivos corrales eran simples empalizadas construidas con maderas de la zona: chañar,jume y algarrobo. Eran precarios y muy pobres. en sus cercanías se instalaron ranchosconstruidos con carrizo y barro donde vivían criollos que ayudaban a cruzar las cargas y a losviajeros . En épocas de gran crecida del río los viajeros y cargas eran recibidos por estoscriollos en sus humildes viviendas construidas con barro y carrizo. Mientras esperaban podercruzar el río se les dispensaba un trato agradable y se les brindaba lo poco y nada que estoscriollos tenían.SEGUNDA ETAPA LA ECONOMIA DE LA AGRICULTURA Y LA EXPLOTACIÓN DEPASTIZALES PARA EL ENGORDE DE GANADO 1750-1884 9
  • 10. Con la instalación del sistema de postas – y la creación de la posta del retamo en la actual villade Junín 1721-la situación vario pues los viajeros y cargas comenzaron a ser albergados endicha posta, aunque no todos preferían trasladarse hasta el retamo dada la distancia ,12kilómetros, hacia el este, los altos costos que significaba permanecer en la posta unido a latambién mala atención, la falta de comodidades, de agua y sobre todo la absoluta carencia dehigiene.La instalación de la posta del Retamo favoreció la mejora del trazado de la huella hacia el rióMendoza – merece señalarse que dicha huella era de un trazado irregular que vario con lasépocas debido a que no pocas veces se hacia imposible transitar por dicha huella sobre todo enépocas de grandes lluvias –generalmente en verano pero también en invierno-la permeabilidaddel suelo hacia que se formara enormes –barriales-, por lo que resultaba toda una aventuraatravesar dicha huella. Además cabe señalar que gran parte de los terrenos por dondetransitaba la huella eran ciénegas de río es decir pequeños pantanos que se inundaban con lascrecidas de los ríos Mendoza y Tunuyán. Es mas el origen de la posta del retamo puede hallarseen este hecho es decir se instalo en las cercanías de una enorme ciénega que muchas vecesresultaba intransitable para animales cargas y personas.Lo cierto es que hacia la segunda mitad del siglo XVIII movidos por la presencia de la posta delRetamo y por la cada vez mayor influencia del paso del alto de la Mula los pobladores de lacosta del Rio Mendoza se vieron en la necesidad de mejorar las instalaciones de los corrales.Ampliaron el tamaño de los mismos, agregaron nuevos corrales mejorando su estructura ,construyeron o ampliaron ramadas –especie de cobertizos- para cargas, se implantaronpastizales para alimentar al ganado bovino fundamentalmente proveniente de la pampa húmedae instalaron una modesta vivienda para ocasionales viajeros que desearan permanecer en loscorrales. Todo ello constituyo un verdadero cambioMas arriba se señalo que la vinculación de cuyo al virreinato del río de la plata en 1776, significopara la región este de la provincia, dada su posición con respecto a Bs. As., la capital del nuevoVirreinato, una mejora sustancial ya que con lo que la movilidad de animales, viajeros y cargahacia y desde el este adquirió mayor importancia el camino Santiago- y se desarrollo a su verauna importante actividad económica ligada a la ganadería de la pampa húmeda se fuedesarrollando ya que la región fue inclinándose lentamente hacia la implantación de pastizalesdestinados al engorde de ganado que era trasladado hacia chile. La presencia de los corrales sehizo imprescindible para los arrieros de ganado. Durante la década de 1860 se abre a pocos metros del predio de los corrales el canal hoyconocido como Godoy con cuyas aguas se regaban los pastizales aledaños a los corrales. Mástarde paralelamente al camino que conducía a Buenos Aires se abre un desagüe que vertía sus 10
  • 11. aguas al cause del río y que separó los terrenos destinados a pastizales de los de los Corrales(aún hoy es posible ver el trazado de dicho desagüe). El este de Mendoza se transformo en menos de cincuenta años en la zona mas poblada dela provincia concentrándose la mayo cantidad de población en Corocorto hoy La paz, Barrialesla Ramada –Rivadavia- y Junín todos poblados a orillas del camino de las carretas o a partir deaquel momento de los arreos fue para los corrales de la costa del río Mendoza una época deesplendor donde jugaron un importante papel en acontecimientos de gran relevancia: resistieronel ataque de nativos no amigables, recibieron a prisioneros de las primeras invasiones inglesas,la noticia de la instalación de una junta de gobierno compuesta de criollos paso por ellos, enrepetidas ocasiones fueron testigos del paso del gobernador San Martin rumbo a su chacra,fueron campamento de federales y unitarios asilo de perseguidos por el régimen rosista, por ellopasaron las tropas fieles a urquiza, Refugio de los sobrevivientes del terremoto de 1861 y de losenfermos de cólera, en 1934 sufrieron la inundación que destruyo cacheuta y fueron centro paralos evacuados de la Isla Grande .Por todo ello puede afirmarse que fueron un puente de lahistoria.. La llegada del ferrocarril y el fortalecimiento del modelo agro fruti vitivinícola de lageneración del 80 en la provincia de Mendoza pondrán fin a este periodoTERCER ETAPA LA ECONOMÍA MODERNA 1884- 1930La zona este poco a poco va dejando de tener una economía sustentada en el engorde deganado para su exportación hacia Chile (lo que traía aparejado la necesidad de contar conpastizales artificiales sobre todo alfalfa) reemplazándose por el moderno modelo vitivinícola, queya desde la última década del siglo XIX comenzaba a transformar a Mendoza en un emporioindustrial. Los corrales fueron modernizados reemplazándose las rústicas empalizadas por unentramado de tablones gruesos de más de un metro de largo de tiñe negro -. Curados con un asustancia similar al asfalto (otras versiones afirman que el particular color se debía a que sequemaron) dando origen a la posterior denominación popular de los corrales negros Ademásse realizaron transformaciones destinadas a brindar lugares más adecuados para dar de beberal ganado, guarecer a los viajeros, cargas y carretas como así también mejorar los pastizalespara alimentarlos después de las largas travesías que realizaban desde la Pampa o el sur.Además se mejoró el trayecto de cruce del río tanto desde las márgenes del Barriales como enlas de la Isla Grande. Se definió el trazado de los caminos Los corrales se ampliaron, senivelaron y rellenaron terrenos y se construyo nuevos edificios de adobe y ladrillo cocido uno alnorte del predio principal de los corrales (al que se denominará S1) y otro más rústico hacia elSur (denominado V1) es probable sin embargo que S1 haya sido remodelado y ampliado en unperiodo anterior sin ser necesariamente reconstruido totalmente durante los últimos años delsiglo XIX 11
  • 12. El fin de la época de esplendor de los corrales ya no estaba lejos. El mayor requerimiento deagua por parte de las nuevas tierras implantadas de vides y frutales agua arriba del RíoMendoza, provocó una mayor regulación del mismo ,con la construcción de nuevos diques sobreel cauce del río y por ende una disminución del caudal del mismo agua abajo de estos diquesque favorecieron la mayor concentración de la actividad económica en el Gran Mendoza, Maipú,Godoy Cruz y Guaymallén posibilitando la apertura de nuevos puestos de trabajo y mayoresposibilidades de ascenso social en aquella zona en detrimento de otras zonas de la provincia yen particular de la zona este. El mismo fenómeno (la apropiación del agua por parte de lossectores dominantes del Oeste) que desecó las lagunas de Guanacache, en la zona Este dejó acielo abierto gran parte del lecho del río con lo que el paso a través del mismo se hizo menoscomplejo y por lo tanto se hizo menos imprescindible la presencia de los Corrales.Años después durante los años 30 sobre lo que fuera el lecho del río Mendoza se abrió uncamino que unió la costa del distrito de Barriales con la Isla Grande tendiéndose un puente sobreun pequeño cause de agua que surgió y al que se lo denominó Arrollo Claro y que paso a ser ellimite entre el departamento de Junín y el de Maipú. Ironías de la historia y la desidia degobernantes hizo que ese arrollo que hasta los años 60 fuera un paraíso para los niños de lazona que pescaban pejerreyes mojarritas cazaban patos o nutrias o recogían berros oespárragos se convertirá en basural a cielo abierto del departamento de Junín. Siguen habiendoniños pero recogiendo botellas de platico o sobras de comidas.Más al norte en 1884 y 1930 ingleses y norteamericanos levantaron sendos puentes sobre lasmárgenes del río Mendoza que unieron lo que hoy es la ciudad de Palmira con san Roque Tropilla hacia mediados de 1930 foto gentileza familia DacremaUvas y trenesLa vitivinicultura mientras tanto ocupaba cada vez más espacio en la economía de la provinciadesplazando otras actividades como la explotación ganadera, la disminución de dicha actividadcada vez hacía menos rentable los Corrales. 12
  • 13. La llegada del ferrocarril a Palmira (1884) y luego a la ciudad de Mendoza (1885), aunque tardóen consolidarse como servicio debido fundamentalmente a los costos del mismo, precipitó ladecadencia del transporte a carretas y actividades conexas entre ellas el del servicio que laspostas (los Corrales Negros incluso) brindaban. Toda una época llegaba a su fin.Al mismo tiempo en el interior de la zona Este la llegada del ferrocarril generó un rediseño de loscircuitos comerciales y de los Centros de actividades económicas. Palmira comenzó a absorbereconómicamente a los parajes vecinos lo que significó un importante drenaje de población de laslocalidades aledañas- Barriales, Rodríguez Peña, Medrano , La isla, Junín chapanay TresPorteñas-, hacia aquella otra (proceso que se mantuvo hasta bien avanzada la década de 1980).La traza del ferrocarril se definió bien al norte del camino de postas con lo que poblacionesenteras que habían crecido en torno a las postas entraron en un etapa de decadencia al quedaren la periferia de nuevo circuito comercial: Isla Grande, Barriales, Junín (El Retamo), Rivadavia(La Ramada), Las Catitas y La Paz.Un nuevo sector de terratenientes y bodegueros desplazó en un proceso complejo al tradicionalgrupo dominante de la región de cuño hispánico, y utilizó sus vinculaciones con el aparato delEstado para acercar el progreso- sinónimo de ferrocarril -a sus propiedades. De este mododesde los primeros años del siglo XX se comenzó a construir el "circuito ferroviario Rivadavia"que quedó formalmente inaugurado en 1908 y que partía desde Palmira, tocaba Barriales,Rodríguez Peña, Medrano, Árboles, Andrade, Rivadavia, Santa María de Oro y Phillips parareencontrarse con el carril principal en Alto Verde y así favorecía a los propietarios que formabanparte del nuevo grupo hegemónico de la zona. José López, Luís Guillot, Fillippini ,Arizu yGargantini cuyas propiedades se ubicaban distantes del eje central del transporte nacional.El nuevo circuito ferroviario que tenía una de sus estaciones en Barriales llamada luego JorgeNewbery distante un kilómetro de los Corrales Negros, no trajo consigo un fuerte impulso parasuperar el retroceso relativo que había sufrido el distrito con respecto al periodo anterior donde latraza del camino de las carretas y los Corrales Negros habían conectado el paraje con el restodel país y generado un importante polo de crecimiento económico alrededor de ellos.CUARTA ETAPA: CRISIS Y TRANSFORMACIONES 1930- 1943Los Corrales Negros, no obstante todo ello, siguieron subsistiendo hasta bien entrada la décadade los años 40 como refugio de las últimas carretas de cargas que aún utilizaban el camino ycomo encierro para tropillas de mulares y caballos utilizados en las propiedades aledañas y delganado que criado en la zona era llevado a la ciudad de Mendoza, aprovechando el bajo costode los carreteros. 13
  • 14. Durante breves periodos, coincidentes con las crisis generadas por la Primera Guerra Mundial yla crisis derivadas del año 29 su presencia adquirió la relevancia que anteriormente había tenido,resurgimientos estos que deben entenderse en el marco de la pauperización de la economía dela zona llevada a extremos de la subsistencia y de los altos valores de los fletes vía ferrocarril.En 1934 un alud en la alta montaña provocó una impresionante crecida del río que anego laszonas del antiguo cause seco del río Mendoza dejando aisladas a las islas grande y chicaEn sus últimos años Los Corrales fueron utilizados como encierros del ganado para engorde queluego era trasladado al matadero de Palmira y como tambo (el tambo Salvarredi) que abastecíade leche a la zona, especialmente a la ciudad de Palmira-Yankys e inglesesLa competencia entre los intereses ingleses y los estadounidenses en la zona se hicieron sentirhacia la década de los años 30 cuando apoyados por capitales yankys se proyectaron y abrieroncaminos paralelos a las vías férreas propiedad de capitales ingleses así de esta manera loscapitales norteamericanos entraban en una abierta competencia con los británicos, la mayoría decaminos fueron asfaltados. Así nacía la Ruta Nº 7 y en el distrito las Rutas 60 (ubicada alsudeste del de los Corrales Negros y que en muchos de sus tramos coincidió con el trazado delcamino de carretas en su trayecto hacia Junín y Rivadavia), la Ruta 61 que en muchos puntosfue trazada en forma paralela al trazado del circuito ferroviario Rivadavia en la zona. El trazadode estas rutas terminaron por aislar y marginar al predio de los Corrales Negros y la Isla Grandepues anteriormente al trazado de dichas rutas por el mismo pasaban las principales vías queconectaban Rivadavia, Junín y Los Barriales con el Gran Mendoza por medio del anterior caminode las Carretas y con Palmira por la actual calle El Altillo (incluso ambas calles transitadas por unservicio de transporte de pasajeros que unía los pueblos del Este e Isla Grande con Mendozadenominado el FIFI). De esta manera se truncó toda posibilidad de reconvertir económicamentea los Corrales que otrora fueron uno de los nodos de comunicación más importantes del país.Los corrales fueron definitivamente abandonados hacia fines de la década de los 40.La Pérdida del Patrimonio Cultural de la Región y la identidadDesmantelados a fines de la década de los 40, los corrales negros fueron victimas no solo de lamala voluntad de los dueños del predio que no vieron su valor histórico y cultural sino también deuna sociedad desinteresada por la integridad del patrimonio cultural y del alto valor cultural, simbólico 14
  • 15. y social, al que se debe agregar el tipológico por tratarse de uno de los últimos ejemplos de un pasotradicional de la Mendoza colonial.El patrimonio cultural de una sociedad se compone de un conjunto de bienes de valor material ysimbólico que, de generación en generación, se han ido produciendo y acumulando y que hanllegado a ser parte de las identidades grupales o de la Nación como conjunto. El descuido o lapérdida de esos bienes empobrecen a la comunidad y privan a las generaciones futuras de obrascapaces de enriquecer sus conocimientos y su sensibilidad.La Argentina y en especial la provincia de Mendoza muestra, en este sentido, una experiencia entrepobre y penosa porque el cuidado del patrimonio cultural es generalmente insuficiente y, por esemotivo, se ha registrado numerosos casos de pérdidas irreparables de bienes de elevadasignificación.En todo caso, el atropello a este símbolo de la cultura, es la consecuencia de la falta de unalegislación acorde, acompañada de una lamentable apatía instalada en buena parte de la ciudadaníaque observa con los brazos cruzados la destrucción de sus sitios emblemáticos más queridos. Seríaabsurdo oponerse al progreso, al avance, al mejoramiento de la calidad de nuestras vidas porque esabsolutamente lógico y necesario estar a la altura de los tiempos, apoyando, por ejemplo, elredimensionamiento de las zonas rurales conforme a las necesidades de nuestra época, pero no acualquier costo. Son pocas las voces que se alzan frente al avasallamiento de los restos delpatrimonio cultural tangible que van quedando”.A la luz de los hechos que se suceden es inevitable indicar que la mayor de las obligaciones recae ennuestras instituciones, en nuestros representantes: gobierno nacional, municipalidades,colectividades, etc., que deben ocuparse de debatir el futuro que deseamos fundándose en el pasadoque nos sustenta. Estos son los ámbitos indicados para crear, promover, alentar proyectosadecuados de protección, escuchar las voces de alerta e idear herramientas idóneas quesalvaguarden el patrimonio cultural, votando leyes justas, concensuadas, que respeten la historia ylos lugares que dan sentido y explican la idiosincrasia de un pueblo.A pesar de los títulos grandilocuentes de algunos programas de preservación, es poco lo que sesalva, pese a la voluntad y la gestión de algunos funcionarios que intentan estar a la altura de laresponsabilidad que les confiere su cargo, a veces limitados por una burocracia elefantiásica o por lafalta de fondos asignados para el sector.La devastación de los correales negros, es sólo un engranaje de una larga cadena de desaciertos yperdidas que ha sufrido la zona este de Mendoza. Otros sitios ya han sido o están en vía de serdestruidos: la casa de los Benegas, El hotel de la Colonia, la Acequia de la Patria, el circuitoferroviario Rivadavia, Bodegas Centenarias viviendas rurales y urbanas añejas, clubes entre otras.En cuanto a los medios de comunicación no siempre exponen este tipo de problemática, y en este 15
  • 16. caso recién reaccionaron, se movilizaron, cuando las topadoras ya han comenzado a actuar.Este ha sido el final de los correales negros un sitio de antología por donde pasaron diversascorrientes inmigratorias que aportaron, con sus denodados esfuerzos y sus sueños de paz, a laformación de la policromática nacionalidad argentina. `Los ciudadanos debemos ser custodios de lamemoria que nos identifica con un territorio y con una manera de ser Los árboles de raíces máshondas son siempre los que crecen más altoEn cierto modo es el aporte del bagaje cultural familiar a la idiosincrasia de su pueblo, de su ciudad,de su país lo que nos hace quienes somos; recordar de donde venimos y conservar aquello querecibimos de nuestros mayores, las tradiciones, las costumbres, los lugares que nos identifican, esun mandato que tiene que estar presente en este complejo proceso en el que globalización eidentidad son dos caras de una misma moneda. Con la desaparición de sitios como los corrales - quecaracterizaban la diversidad cultural, la convivencia pacífica y la identidad de la zona Este de antañola sociedad fue vulnerada sufriendo una mutilación de su memoria física. Ha ocurrido una pérdidairreparable, ha quedado un gran vacío. Debemos l reflexionar sobre la actitud que debemos tenercuando corre peligro de desvanecerse una parte de nuestra historia, pues es una parte de nosotrosmismos. Mario Raúl Soria. 16