• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content

Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

La%20 comunicación%20científica[1]

on

  • 536 views

 

Statistics

Views

Total Views
536
Views on SlideShare
535
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La%20 comunicación%20científica[1] La%20 comunicación%20científica[1] Document Transcript

    • REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA<br />MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR<br />UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “SIMÓN RODRÍGUEZ”<br />NÚCLEO: SAN JUAN DE LOS MORROS<br />PROFESORA:YOLIMAR FUENTESPARTICIPANTE:PETER MARIEXY C.I. 19.472.437<br />San Juan de los Morros; Noviembre 2010<br />LA COMUNICACIÓN CIENTÍFICA<br /> La comunicación científica puede definirse como el proceso de presentación, distribución y recepción de la información científica en la sociedad. No obstante, también podría adaptarse la siguiente definición de comunicación académica: “el estudio de cómo los académicos en cualquier campo, utilizan y difunden la información a través de canales formales e informales”. Independientemente de la definición, es obvio que la comunicación científica es el mecanismo básico para la existencia y desarrollo de la ciencia. <br /> La comunicación científica es un fenómeno social, una necesidad humana y un servicio público. Los atributos sociales que algunos autores confieren a la comunicación, como vigilancia del entorno, actitud favorable al cambio, enseñanzas para la adaptación del individuo, creación de un clima propicio para el desarrollo, son perfectamente asumibles en el caso de la comunicación científica. <br /> La comunicación científica es básica en el mundo en el que vivimos ya que sin esta no se podrían transmitir todos los avances que hay en la vida científica y claro está que todavía estuviéramos en un gran atraso científico, tecnológico y humano. Es por esto que este curso es desarrollado, se desarrolla por la necesidad de que nosotros los alumnos aprendamos a expresar los avances que tenemos de una forma más formal y que podamos avanzar en el campo científico.<br /> La comunicación científica, entendida como el proceso de transmisión y difusión públicas de los conocimientos científicos, ocupa un lugar clave en el desarrollo de la sociedad. La ciencia influye en todos los aspectos de la vida humana: en el ámbito profesional, intelectual, de la salud, medioambiental, del bienestar, lúdico, etc. Resulta imprescindible comprender el alcance de las nuevas tecnologías y los avances en el conocimiento: de este modo aumenta la capacidad crítica de los ciudadanos, tanto en las pequeñas decisiones cotidianas como en los distintos ámbitos profesionales, sin olvidar el debate ético y sus relaciones con los grandes retos de futuro. La forma mediante la cual se difunden los nuevos conocimientos y los agentes responsables de dicha comunicación son determinantes en la configuración de las opiniones y actitudes públicas respecto a la ciencia. <br /> Hasta finales del siglo XX la difusión de la comunicación científica se realiza a través de la publicación en libros y publicaciones periódicas, así como, las presentaciones en diferentes tipos de reuniones científicas. Las llamadas nuevas tecnologías de la información (los ordenadores, las redes, Internet, bases de datos en CD-ROM o en DVD) aportan cambios de gran alcance a los sistemas de comunicación científica. Es posible hoy en día publicar en Internet los textos escritos de las comunicaciones orales de un congreso o jornada, ya que resulta fácil y barato. Estas tecnologías también han favorecido la aparición de nuevos tipos de comunicación científica, las listas de distribución, los grupos de noticias o los cuadernos de bitácora, son algunos ejemplos. <br /> Por otra parte las nuevas técnicas incrementan la posibilidad de transferencia de la comunicación científica, facilitan la colaboración en la investigación y la diseminación de los resultados y las conclusiones. Pero el hecho de que cada vez existan menos barreras físicas para comunicar e intercambiar conocimientos, no es sinónimo de que esa comunicación se realice de manera adecuada y comprensible para la comunidad científica. <br />Importancia de la Comunicación Científica<br /> La importancia de esta radica en que gracias a su estudio se pueden distinguir los distintos tipos de textos así como su clasificación, y el modo de redacción que debe de llevar cada tipo de texto. Así como los tecnicismos empleados para su mejor comprensión, así como su correcta redacción, tomando en cuenta los pasos a seguir para una correcta estructura, tomando como base los pasos del método científico.<br /> También para esta hay diversos tipos que se explicarán a continuación:<br /> El folleto: Este es una publicación periódica que no contiene suficientes hojas, no debe ser menor de cuatro páginas ni exceder cincuenta. Existen tres tipos de folletos:<br /> 1. Folleto de sección de redacción.<br /> 2. Folleto de estilo literario<br /> 3. Folleto periodístico.<br /> La revista: Esta difunde objetivamente relatos sobre hechos de interés general, actuales o nuevos, con un ritmo regular o periódico, de cortos intervalos. Su información se caracteriza a través de tres rubros:<br /> 1. La actualidad de las noticias<br /> 2. La periodicidad de la información<br /> 3. La difusión de los contenidos informativos supone una gran circulación de mensajes que llegan a públicos muy amplios.<br /> El video: Hoy definimos video como la cinta magnética en la que se registran imágenes visuales y que a partir de s sistema captor y reproductor, es considerado como un instrumento de comunicación. Este existe desde los años 50's, sin embargo, a México llega hará unos quince años, y es hasta finales de los 80's que se consolida. <br /> El documental: Los documentales son películas cinematográficas que se presentan con propósitos meramente informativos de hechos, escenas, experimentos tomados de la realidad. El periodismo cinematográfico y documental concebido con indudable proyección artística sobre la realidad de los hechos constantes, exige el mismo paralelismo que hoy podemos establecer como periodismo opinativo e informativo.<br /> El ensayo: Composición literaria que tiene por objeto presentar las ideas del autor sobre un tema y que se centra, por lo general, en un aspecto concreto. Con frecuencia, aunque no siempre, el ensayo es breve y presenta un estilo informal. El género se diferencia así de otras formas de exposición como la tesis, la disertación o el tratado.<br />
      • Los instrumentos de la comunicación científica
      • Escritura y pensamiento racional.
      • La odisea del manuscrito.
      • Copistas, traductores y comentaristas.
      • La Revolución del libro, y de la ciencia.
      • El surgimiento de la imprenta.
      • La Revolución científica y las nuevas formas de organización y comunicación del saber.
      • La correspondencia científica.
      • Academias y memorias.    
      • El periodismo científico.
      • Estructura y función de la primera prensa científica.
      • Especialización y profesionalización.
      • El periodismo científico en la actualidad.  
      • El artículo científico como género.
      • El razonamiento crítico y la estructura del trabajo científico.
      • El "mito" del método científico. Patentes y comunicación de conocimientos técnicos
      • Funcionamiento de la comunicación científica
      El sistema de comunicación científica funciona de la siguiente manera: un investigador o grupo de investigadores, pertenecientes a una o varias instituciones científicas, realizan un trabajo con objeto de publicarlo en una revista determinada, normalmente aquella que más se ajusta a las características de su trabajo, y obtener así mérito intelectual y difusión entre la comunidad científica.<br /> Siguiendo las normas de publicación de la misma, envían su trabajo, al tiempo que firman un contrato con el editor en virtud del cual renuncian a los derechos de copia sobre el trabajo si resulta publicado. De hecho los editores, en las citadas normas de presentación de originales, ya protegen su revista de problemas por propiedad intelectual, exigiendo trabajos no publicados y en el caso de varios autores la firma de todos.<br /> En tercer lugar el comité científico, formado por reconocidos especialistas en la materia tratada por la revista, realiza una evaluación de los trabajos recibidos, que en ocasiones supone la publicación de sólo un 11% del total de los mismos. El resto permanece fuera de la difusión del conocimiento, por baja calidad o falta de adecuación a la temática de la publicación.<br /> Finalmente, y aquí viene la paradoja, una vez publicado el trabajo, la misma institución científica que ha subvencionado la investigación productora del artículo en cuestión, de la materia prima de la revista, debe comprar esta revista para poder difundir entre sus miembros los resultados.<br /> Utilizando un símil económico diríamos que un país que exporta su materia prima a bajo precio e importa el producto final elaborado a un precio mucho mayor, entra en una lógica de subdesarrollo. Ésta es, precisamente, la lógica que prevalece en la edición científica.<br />Importancia de la difusión científica y tecnológica<br /> Si aceptamos que el conocimiento científico y sus derivados tecnológicos son un producto eminentemente social, entonces es fácil reconocer la importancia que adquieren las tareas de difusión y divulgación de la ciencia. Algunos especialistas en el tema suelen distinguir entre difusión y divulgación. Para un investigador activo en cualesquiera de las disciplinas científicas, o para un ingeniero que trabaja en el desarrollo de tecnologías, el plantearse tareas de difusión o divulgación de la ciencia lo enfrenta a un delicado compromiso, pues tiene que comenzar por preguntarse acerca de la naturaleza de su quehacer y la forma en que éste se articula con su entorno social. Es decir, si el científico no asimila la dimensión social de su propia disciplina o de la ciencia en general, difícilmente podrá hacerse cargo de resaltar el valor de su trabajo en cuanto a su potencial económico, tecnológico y educativo, o en cuanto a su vinculación con otras áreas del saber y la cultura. <br /> Obviamente, la comprensión de la forma en que se inserta la práctica científica en una sociedad específica rebasa el ámbito académico o puramente profesional y requiere que el investigador se asuma conscientemente como sujeto social; esto es, que reconozca plenamente el punto de partida de sus reflexiones no sólo en cuanto científico sino también como integrante de una familia y de una clase social, como ciudadano con derechos y deberes, con conocimientos, prejuicios y valores producto de la educación formal y del adoctrinamiento ideológico al que toda sociedad somete a sus miembros; igualmente, debe reconocerse en su integridad de hombre concreto con sentimientos, deseos y emociones y -sin evasión alguna- aceptar que, ante todo, el hombre es, como expresa E. Becker, un animal que se mueve en un planeta iluminado por el sol, con la necesidad impostergable de alimentarse y defecar, consciente de su finitud y de su muerte. En palabras un poco más técnicas, el científico debe reconocerse como un miembro de la especie humana, con una historia de evolución biológica y también con una historia social y cultural tras de sí ("El hombre es el mundo del hombre", al decir de Karl Marx). <br /> Si bien la difusión y la divulgación de la ciencia pueden clasificarse en diversas categorías según el público al que están dirigidas, el nivel de profundidad técnica o su temática, aquí, con el objeto de ir resumiendo mis propias conclusiones, propongo una clasificación de la divulgación en dos categorías: <br /> 1) la divulgación que llamaré aséptica , orientada solamente a proporcionar información en un lenguaje no técnico; esta forma de divulgar la ciencia asume que el sujeto que la produce debe esconderse lo más que pueda tras los "hechos" científicos o técnicos que pretende comunicar, haciendo a un lado sus propias valoraciones, prejuicios e ideología; <br /> 2) la divulgación comprometida, en la cual la comunicación científica no se limita a relatar o a describir "hechos" sino que está matizada por las opiniones, las valoraciones, la ideología de quien la emite, apareciendo el sujeto en una posición en efecto comprometida, puesto que todo juicio que rebase los criterios lógicos y metodológicos de la ciencia será objeto de debate extra científico.<br />