Libro la tartamudez en los niños
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Libro la tartamudez en los niños

on

  • 6,452 views

Resumen de un libro sobre tartamudez.

Resumen de un libro sobre tartamudez.

Statistics

Views

Total Views
6,452
Views on SlideShare
6,051
Embed Views
401

Actions

Likes
1
Downloads
185
Comments
0

7 Embeds 401

http://blogmasdeaudicionylenguaje.blogspot.com.es 241
http://blogmasdeaudicionylenguaje.blogspot.com 92
http://blogmasdeaudicionylenguaje.blogspot.mx 30
http://recursosaudicionylenguaje.blogspot.com 26
http://blogmasdeaudicionylenguaje.blogspot.com.ar 10
http://blogmasdeaudicionylenguaje.blogspot.de 1
http://blogmasdeaudicionylenguaje.blogspot.in 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Libro la tartamudez en los niños Libro la tartamudez en los niños Document Transcript

  • “LA TARTAMUDEZ EN LOS NIÑOS” Una ayuda práctica para los padres.ANN IRWIN, ediciones Mensajero, Bilbao, 2002, ISBN: 84-271-1881-3INTRODUCCIÓN La liberación del tartamudeo en un niño de edad preescolar no depende del mismoniño sino de la conducta de la gente que le rodea, especialmente de sus padres; de que latartamudez continúa y se incrementa mientras se ejerzan presiones sobre el habla delniño; y de que la tartamudez decrece y continúa decreciendo cuando se eliminan esaspresiones. El propósito de la TERAPIA PREVENTIVA es eliminar la tartamudez antes de quese desarrolle y se fije, removiendo todas las presiones posibles sobre el habla del niño.Éstas se remueven por y a través de los padres. Estas presiones no son la causa de latartamudez pero, una vez que ésta existe, as presiones sobre el habla hacen que latartamudez continúe.DIAGNOSIS DE LA TARTAMUDEZ Diagnosticar la tartamudez no es sencillo.Todos somos “normalmente no – fluidos” y, en general, los niños son “menos fluidos”.SÍNTOMAS - Repetición de sonidos (mmmmmamá) - Repetición de sílabas (ma ma ma mamá) y palabras de una sola sílaba (pues pues) - Repetición de palabras (sólo sólo sólo) - Repetición de frases (yo quiero yo quiero) - Prolongación de sonidos consonantes (mmmmamá) - Prolongación de sonidos vocales (antes) - Pausas impropias - Siempre hay alguna tensión cuando aparecen estos síntomas. - Otro síntoma: ATASCO o BLOQUEO: se juntan con tensión dos órganos de la locución. Ocurren, sobre todo, a nivel de las ccvv en la laringe.
  • TERAPIA PREVENTIVAPresiones sobre el habla EL PARAGUAS Terapia Preventiva para: -aprender a dejar de reaccionar negativamente al tartamudeo. -aprender a identificar lo que hace que el tartamudeo aumente y lo que hace que el tartamudeo disminuya. Paraguas: nos protege. Terapia Preventiva defiende de las reacciones nocivas delos demás, protege al niño que tartamudea de la gente que intenta hacer que el niño “dejede hacer eso”. Estas presiones le hacen sentirse ansioso al hablar y sólo le ayudan a queel tartamudeo empeore. Aprender a dejar de reaccionar negativamente a la tartamudez → no decirle quehable más despacio, ni que se tome su tiempo, ni que lo vuelva a decir, ni que se relaje, nique deje de hacer el tonto. No corregir el habla → el niño piensa que su lenguaje es bueno, pero sigue siendo“corregido” por algo que ha hecho. Lo que ha hecho puede ser un misterio para él, comola “corrección” continúa, gradualmente se va enterando de qué es lo que está haciendo yqué es lo que sus padres desaprueban. Por tanto, comienza a intentar no hacerlo y, en elesfuerzo del intento, crece la tensión, se desarrolla el estrés de hablar y los síntomas detartamudez aumentan en frecuencia y gravedad. El niño se vuelve más consciente de latartamudez y comienza a sentirse mal en esto de hablar. No hay que reaccionar de ninguna forma negativa al tartamudeo, mediante ellenguaje corporal → abandonar la habitación, no mirarle a la cara cuando habla, suspirar,lágrimas… Necesitamos disfrutar cuando hablamos y sentirnos relajados, eso nos daconfianza. El niño necesita sentir confianza cuando habla. “Ignorar el tartamudeo” no es un buen consejo, no funciona. La alternativa positivaes aceptar el tartamudeo. Si el niño deja de hablar porque se siente incapaz de seguirpronunciando, lo más tranquilizador es decirle, por ejemplo, “No te preocupes, ya me lo
  • dirás después”, “¿Quieres que diga yo esa palabra en tu lugar?”, “Algunas palabras sondifíciles de decir”. Si podemos aprender a tratar el tartamudeo como si fuera una expresión normal ycuanto más lo tratemos como normal, esteramos ayudando mucho al niño, porque el niño,al ver que su habla es aceptable a sus padres, se siente aliviado del estrés lingüístico.Cuando tratamos al tartamudeo como anormal es cuando provocamos el apuro. Clases de cosas que lo empeoran: - cuando está cansado - cuando está excitado - cuando no puede ver un programa de tv - cuando recibe un cachete - cuando juega con otros niños - cuando llega la tía Clases de cosas que lo mejoran: - cuando juega solo - cuando juega con su hermano - los sábados - cuando le leen su cuento al acostarseEscribir una lista de aquellas situaciones que deberíamos alentar y qué situacionesdeberíamos evitar. El tartamudeo aumenta:Ö Cuando está cansadoEstrategia: - tratar de evitar, sobre todo, que se acueste tarde. - a la hora de acostarse, evitar la excitación que tiende a mantenerle despierto. - cuando vuelva del colegio, tratar de que vaya a casa y allí se relaje un buen rato, antes de volver a salir a la calle. - no podemos impedir que el niño se divierta pero, cuando está cansado después de haber corrido, intentar no hablarle mientras apenas puede respirar.
  • Ö Cuando está excitadoEstrategia: - si ningún otro está excitado, la excitación del niño decrecerá. - Rebajar y no reforzar la excitación sobre acontecimientos especiales como excursiones, cumpleaños y fiestas. Por ejemplo, en Navidad, empezar a hablar de los regalos una semana antes, no seis semanas antes del día.Ö Programas de tvEstrategia: - hay disputa porque el hermano quiere ver otro canal. Exponer a los dos niños que hay que jugar limpio y que cada uno puede escoger sus programas preferidos en días alternos.Ö Cuando se lleva un cacheteEstrategia: - procurar que el cachete pueda ser evitado y sustituido por un castigo que no aumente el tartamudeo, quizás retirándole un privilegio (“no hay caramelos hoy”), junto con la explicación de que hoy no se ha portado bien, después de haberle avisado que se quedaría sin caramelos.Ö Cuando juega con otros niñosEstrategia: - si el niño está decidido a jugar fuera con otros niños, podemos incrementar su tartamudeo si no le dejamos salir, pero podemos intentar sugerirle algo en su lugar. No debemos impedirle el trato con la gente: podría invitar a un niño a merendar en casa.Ö Cuando llega la tíaEstrategia: - ¿por qué tartamudea cuando llega su tía? La próxima vez que nos visite estaré con ellos todo el tiempo o escucharé lo que se dicen mutuamente y trataré de descubrir lo que puede ser. Puede que excite al niño con algo que ni ella misma advierte.
  • El tartamudeo disminuye:Ö Cuando juega soloEstrategia: - Está sentado en el suelo, en un mundo de su propia invención, hablando consigo mismo…, de manera absolutamente fluida, sin el menor signo de tartamudez. ¿Podríamos prolongar esta situación? Trataríamos de no interrumpirle mientras juega y comprarle algo para que amplíe ese juego.Ö Cuando juega con su hermanoEstrategia: - a veces los interrumpimos cuando juegan juntos. Tratemos de interrumpirles lo menos posible. Quizá les podríamos comprar un juego para dos jugadores, para que así jueguen más tiempo juntos.Ö Los sábadosEstrategia: - ¿qué pasa con los sábados? Duerme más tiempo, pasa bastante tiempo con su padre. Continuar así los sábados.Ö Cuando le leen su cuento al acostarseEstrategia: - Se pone a hablar sobre el cuento, y entonces tartamudea muy poco. Podríamos darle un poco más tiempo en esta circunstancia. Adaptar estas estrategias a cada familia. No esperéis resultados rápidos. Tratamosde que disminuya el tartamudeo, pero no lo podemos parar en un corto período de tiempo. Pidiéndole que hable más despacio, aparte de darle a entender que consideráisque hay algo que no va bien con su habla, realmente estáis pidiendo un imposible. Si lafamilia habla rápido, hay que hacer todo lo posible por hablar en casa más despacio. Estrategias para que el niño hable más despacio: - intentar reducir su excitación - guarda calma y no te excites tú misma
  • - no levantes la voz - reduce la velocidad de tu propia locución, dale un ejemplo a imitar - nunca le des prisa en nada. Es fundamental que en ningún momento le presionéis para que hable más rápido, lo que suele ocurrir cuando los padres están impacientes. Siempre debe sentir que dispone de todo el tiempo para hablar. Objetivos del PARAGUAS: - aprender a dejar de “corregir” el tartamudeo y asegurarse de que ninguno más lo “corrige”. - Tratar de evitar las muestras de desaprobación y la ansiedad sobre este asunto, a través del lenguaje corporal. - Tomar nota de lo que hace que el tartamudeo aumente o disminuya, de modo que tengas pautas para ayudarte. - Recordar que puede ayudar bastante el trabajar indirectamente sobre la velocidad del habla. Trabajar la terapia del PARAGUAS hasta que sientas que la tienes muy bien bajocontrol, aunque no sea perfectamente, antes de seguir adelante. Podría llevarte de 2 a 3semanas. PREGUNTAS Aprender a reducir el número de preguntas que le hacéis → hacer preguntas seconvierte en una presión sobre el habla. Le dejamos, realmente, sin salida, porqueesperamos que responda cuando le preguntamos algo. Queremos que hable y quedisfrute hablando pero, en realidad, le estamos forzando a hablar. No hay que eliminar del todo las preguntas, pero sí suprimir las que soninnecesarias. Hay que aprender la manera de sustituir las preguntas mediante una conversaciónque no emplee forma interrogativa. Por ejemplo, ¿Por qué no has acabado tu desayuno? → Veo que no has acabadotu desayuno.
  • Hay que aprender a reducir y reelaborar las preguntas. Por ejemplo, ¿Dónde lo haspuesto? → Trataremos de dar con él. Para obtener respuesta larga es difícil sustituir por una no-pregunta. Por ejemplo,Cuéntame toda la fiesta ¿qué hiciste durante todo el tiempo? → Me gustaría escuchartodo lo de la fiesta, tal vez te acuerdes de contármelo de camino a casa (así nopresionamos para que lo cuente). Tipos de preguntas: - sí – no: puede que no produzca tartamudeo - tema de conversación de su elección y te invita a hacer la pregunta. Por ejemplo, Mamá, ¿sabes qué me gustaría hacer hoy? → No, ¿qué te gustaría? - Preguntas que amenacen o causen estrés: seguramente tartamudea. Por ejemplo, ¿por qué has hecho esto? Es raro que un niño siga mejorando constantemente sin algún retroceso. Fiestas,accidentes, caer enfermo, tener miedo, volver al colegio, cambiar de colegio… son causasfrecuentes de retrocesos temporales. Es preferible hacer la pregunta y luego, en un momento tranquilo, pensar en quépodíais haber dicho en su lugar. No debemos ser absolutamente rígidos ni desistir dehacer preguntas, porque sólo estamos intentando aliviar una presión específica sobre elhabla. EXIGIRLE QUE HABLE Eliminar otra presión específica → pedirle que hable. Nunca intentéis mostrar oexhibir su locución. Hay que suprimir “di”, “cuenta”. Por ejemplo, di hola, di gracias… Por ejemplo, si quieres que él pida perdón por algo, en vez de exigirle que lo diga,dile que estás enfadada con él y que no lo vuelva a hacer, pero guárdate de exigirle quediga nada. Hay otras situaciones que también hay que evitar si le produce estrés ytartamudea. Por ejemplo, adivinanzas o veo – veo.
  • Puedes también, inconscientemente, pedirle que hable, si no has entendido laspalabras del niño y le pides que repita lo que ha dicho. Es preferible no pedirle que repita,porque esto causa, frecuentemente, tartamudeo. En vez de eso, puedes ser capaz deadivinar lo que ha dicho o incluso sonreír a modo de reconocimiento. INTERRUPCIONES Debe pasar 9 meses de fluencia antes de que se pueda decir confiadamente que eltartamudeo ha quedado vencido. No interrumpirle, sino permitirle a él que os interrumpa. - no acabar sus frases - no impedir que empiece a hablar La interrupción le causa frustración y le hace sentir que lo que tiene que decir no esmuy importante, porque tú no tienes interés en oírle de qué se trata. Además, sentirá quedebe hablar más rápido para conseguir decir lo que desea antes de ser interrumpido. Elsentimiento de que es necesario hablar rápidamente es una de las causas más corrientesdel aumento del tartamudeo, y encima le dicen “habla más despacio”. Dejar que interrumpa a los padres, porque cuando el niño tiene algo que decir noqueremos que tenga que pararse a pensar. Queremos que hable, aunque no seaoportuno. Es una presión sobre su habla ignorarlo o hacer que se calle. PRESTARLE ATENCIÓN Hay que escuchar e interesarse en lo que dice. La desatención, la media atención ola atención perdida durante la conversación, es probable que disminuya su confianza yaumente su tartamudeo. Hay que escuchar lo que está diciendo y no cómo lo dice. Si en ese momento no se puede escuchar al niño porque estés, por ejemplo dandode comer al bebé, se le explicará que ahora no puede escuchar pero que cuando terminepuede contárselo. Debe evitarse defraudar al niño sin darle explicación alguna.
  • Dejar de prestar atención al lenguaje del niño supone, por tanto, una verdaderapresión sobre el hablar. LA COMPETENCIA POR LA OPORTUNIDAD DE HABLAR A veces se encuentra con otros que empiezan a hablar al mismo tiempo que él, ycomo los demás hablan mucho, es incapaz de meter baza en la conversación. Hay que evitar al niño el tener que competir por una oportunidad de hablar. Hayque permitir que hable el primero, aunque teniendo cuidado con los otros niños. En elaula, está bien esperar turno. Cuando, por ejemplo, en la mesa están todos conversando, tiene que haber pausassuficientemente largas para que él pueda intervenir y tener su buena parte de tiempo. PRONUNCIACIÓN Y GRAMÁTICA Permitir al niño aprender el lenguaje a su propio ritmo y no verse sometido a lapresión de hacer ciertos sonidos, decir ciertas palabras o ponerlas en una secuenciaparticular. El habla normal y el lenguaje se desarrollarán espontáneamente. Si su atención se dirige a los defectos en su pronunciación y en su gramática,comenzará a poner esfuerzo en el hablar. Se le debe permitir hablar sin corregir ni supronunciación ni su gramática. Cualquier corrección es una presión sobre su habla. No corregirle, se puede hacer así, por ejemplo, “mamá, un cato”, “sí, es un gato”.Esto no implica que le obligáis a que diga las palabras de modo correcto, sino que,sencillamente, ofrecen un estímulo que automáticamente copiará cuando esté dispuesto. Igualmente, cuando la construcción de frases del niño sea inmadura, sus esfuerzosno deberían ser corregidos. No cambiéis sus frases tratando conseguir que las construyacomo los adultos. Tampoco celebréis demasiado sus progresos en este campo, es mejorque piense que la perfección en el lenguaje no tiene demasiada importancia. Debéis evitar formas de hablar demasiado complejas, así como flujos continuos depalabras, porque el niño puede sentir que tendría que copiarlos y, siendo incapaz dehacerlo así, se vuelva más vacilante que lo acostumbrado.
  • Por ejemplo, “Papi viene a las 6 y tenemos que estar preparados para salir tanpronto como llegue” → “Debemos prepararnos ahora, vamos a salir con Ppai”. Él necesita modelos de lenguaje de acuerdo con el desarrollo de su propiolenguaje, de modo que el hablar le resulte fácil y no algo que cae fuera de su alcance. El niño, cuyo lenguaje esté algo retrasado, ha de esperar un año más o menosantes de que se le aplique un tratamiento especializado a su particular desordensecundario del habla. Puede que el segundo desorden del habla sea grave y requiera terapia inmediata ya largo plazo. En estos casos el logopeda determinará las prioridades. Un tartamudeo puede ser causado por la presencia del segundo desorden delhabla. Si este segundo desorden produce un gran estrés emocional en el niño, puede quesea, precisamente, la causa del tartamudeo. El tratar y mitigar este segundo desordenaliviaría entonces el estrés del habla y, por consiguiente e indirectamente, tambiénaliviaría el tartamudeo. HACER INVENTARIO Pocas semanas después de superado o casi superado el tartamudeo del niño, serátiempo de comenzar a volver a la normalidad. Necesita acostumbrarse de nuevo a laspresiones. Pero un poco cada vez y de una en una. Seguir el mismo orden que habéisseguido cuando removíais las presiones pero no volver a introducir ninguna presión quecause la vuelta del tartamudeo. Podéis comenzar este proceso haciendo al niño alguna pregunta ocasional y luego,si todo marcha bien, aumentáis el número de preguntas hasta que hayáis llegado a unnúmero normal. Quizá haya que dedicar unas 2 semanas a la reintroducción de cadapresión. Una vez reintroducidas las preguntas, comienza el volver a exigirle que hable,aumentando gradualmente estas exigencias, hasta que penséis que ya habéis llegado ala normalidad. Si no muestra señales de tartamudeo, podéis dar el siguiente paso: procediendo ainterrumpirle ocasionalmente y a hacerle saber, de vez en cuando, que no está bien queos interrumpa a vosotros.
  • Seguid reintroduciendo las otras presiones, no dedicándole la plena atención que éldesea cuando os habla, permitiendo alguna competencia en la oportunidad de hablar ycorrigiendo ocasionalmente su pronunciación y gramática, si creéis que esto es necesarioy oportuno. Cuando estéis volviendo a introducir estas 6 presiones sobre el habla esenormemente importante que os deis cuenta de si producen alguna tartamudez. Si es así,deberíais posponer su reintroducción hasta que no produzcan ninguna vuelta deltartamudeo. Es importante tener en cuenta que todos nosotros somos, normalmente, no –fluyentes. Después que el niño haya superado su tartamudez puede que, a veces, repitasonidos, sílabas y frases, pero estas normales no – fluencias estarán siemprecompletamente libres de tensión y ansiedad.Presiones indirectas sobre el habla EXPECTATIVAS No podemos esperar fluidez de un niño que está frecuentemente sobreestimulado yexcitado ni de un niño que duda constatemente de sí mismo o que está a menudoasustado o humillado. Presiones que afecten desgraciadamente los sentimientos del niñoafectarán indirectamente a su habla. El estímulo es bueno para el niño, le ayudará a realizar cosas y aumentará suautoestima, y, a su vez probablemente, atenuará su tartamudeo. Con todo, surgen lasfrustraciones cuando los padres siguen esperando que su hijo realice cosas que no esaún capaz de realizar, o cuando no son razonables en sus exigencias. Es importante que las expectativas sean realistas. El perfeccionismo deberíaevitarse porque sólo aporta estrés y hace que el niño sienta que nunca puede hacerlobastante bien. Por ejemplo, “Deja que te ate los botones, tú siempre los pones mal”. Si, además, sufre un shock grave puede hacer que el tartamudeo vuelva. Por tanto,habría que evitar lo más posible todo lo que asuste al niño: acostarse sin luz, tenercerrada la puerta de la habitación…
  • Evitar la sobreexcitación. Experiencias de emoción profunda, aun placenteras,afectan al habla. No sentirse humillado ni avergonzado por el tartamudeo de su hijo. DISCIPLINA Si pensáis que el niño tartamudea deliberadamente, corréis el riesgo de reaccionarnegativamente ante esta realidad. Es imposible tartamudear de modo convincente. Todadisciplina referida al habla debe evitarse. Una disciplina general adecuada minimizará lasfrustraciones emocionales causantes del tartamudeo. El ridículo, la irritación y la impaciencia son hechos punitivos; también el alabar opremiar la fluidez es un castigo indirecto, porque implica que la fluidez es bienvenida perotartamudeo no. La inaceptable conducta del niño, aunque sea motivo de preocupación, nuncadebería llevar a una conducta inaceptable por parte de sus padres. Él nunca deberíasentir que no es amado. La tendencia a tartamudear crece con las críticas sobre el habla: “no hables tanto”,“no hagas tantas preguntas”. Los cambios súbitos confunden y desorientan a los niños. Al someter a disciplina avuestro hijo, es siempre aconsejable mantenerse firmes pero adoptando una actitud denormalidad, sin emoción, como si no pasara nada. Ser firmes no significa estar enfadados. Lo mejor es que él no albergue dudas. Sidecís “vamos a hacer esto” o “no vamos a hacer esto”, él sabrá a qué atenerse, mientrasque diciendo “vamos a ver…” le haréis sentirse incierto, esperando algo que va a sucederpero temeroso de que no suceda. La disciplina tiene que estar basada en la razón, tiene que tener sentido para elniño.
  • OTRAS CAUSAS DE ESTRÉS EN LA COMUNICACIÓN Lo que causa problema es el estrés no deseado y el estrés excesivo. El nivel de estrés que él tiene variará constantemente y, cuando sea excesivo,estará más propenso a tartamudear, porque el estrés se refleja en el habla. Si las circunstancias del niño parecen ser causa de estrés, correspondeplenamente a sus padres vigilar las condiciones que afectan a su conducta verbal y darlos pasos convenientes para cambiar los factores perturbadores. Otros estreses que afectan al habla: - miedos - choques emocionales - rapidez - excitación - estrés físico - incertidumbre - gente de autoridad - sentimiento de pérdida - preferencia por el uso de una mano - falta de armonía en el hogar“LA TARTAMUDEZ COMIENZA NOEN LA BOCA DEL NIÑO SINO ENLOS OÍDOS DE SUS PADRES”.