Las bolsas de_la_viejecita.--c.calle+
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Las bolsas de_la_viejecita.--c.calle+

on

  • 524 views

 

Statistics

Views

Total Views
524
Views on SlideShare
509
Embed Views
15

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

2 Embeds 15

http://chistesinternacional.mforos.com 12
http://amigosdemalena.mforos.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Las bolsas de_la_viejecita.--c.calle+ Las bolsas de_la_viejecita.--c.calle+ Presentation Transcript

  • LAS BOLSAS DE LA VIEJECITA
    • Una viejecita iba por la calle cargando dos grandes bolsas de plástico, una en cada mano. Una de las bolsas tenia un agujero por el que, de vez en cuando, se caía un billete de 100 euros. Viendo esto, un policía se acerca y le dice:
    • - Señora, se le están cayendo billetes de esa bolsa.
    • - ¡Gracias por avisarme! - dice la viejecita – Voy a volver para recogerlos. - ¡Un momentito! - dice el policía - ¡No tan deprisa! ¿De dónde sacó usted todo ese dinero? ¿No lo habrá robado, verdad?
    • - ¡Oh, no! - dice la viejecita – Verá: el jardín de atrás de mi casa linda con el aparcamiento del estadio de fútbol y cada vez que hay partido y los fans quieren orinar antes de entrar en el campo, se paran frente a los arbustos que dan a mi casa y hacen pis sobre mis flores.
    • - Entonces, yo me escondo detrás de los arbustos con unas tijeras de podar bien grandes y, cada vez que alguno saca su pilila para hacer pis sobre mis flores, yo le digo: “¡Deme 100 euros o se la corto!”
    • - ¡Oiga, no es mala la idea!- dice el policía - ¡Le deseo que siga teniendo buena suerte! Pero, dígame una cosa: ¿Qué hay en la otra bolsa? - Bueno… - dice la viejecita - ¡No todos pagan!
  •