Índice
CISA / Comunicación e Información, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Presidente, Julio Scherer García; Vicepresid...
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Ulises
de León.
ATENCIÓN A SUS...
6 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
F
elipe Calderón se salió con la
suya y de la mano de Estados
Unidos ...
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 7
JUSTICIA
Los gobiernos mexicano y estadunidense mantuvie-
ron encarcelada a Sandra Ávila Belt...
8 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
JUSTICIA
8 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
Y
o no oculto mi vida. Digo lo que soy. Pero el gobiern...
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 91917 / 28 DE JULIO DE 2013 9
Y digo a Sandra Ávila:
–Largo tiempo debió transcurrir para que e...
10 1917 / 28 DE JULIO DE 201310 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
“El desayuno duró un par de horas. Mientras platicábamos,
una s...
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 11
JUSTICIA
por la PGR. El beneficio también fue
parasuexpareja,JuanDiegoEspinosa.
Córdova reso...
12 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
JOSÉ GIL OLMOS
A
PATZINGÁN, MICH.– En el cen-
tro de esta ciudad, cuna de
la primera Constit...
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 13
NARCOTRÁFICO
banda al gobernador interino Jesús Reyna,
quien permanecerá seis meses más al f...
14 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
NARCOTRÁFICO
miles de agentes de la PF y de la Sedena a
las zonas de Tierra Caliente y la co...
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 151917 / 28 DE JULIO DE 2013 15
JOSÉ GIL OLMOS
M
ORELIA, MICH.- Todos los cár-
teles quieren a ...
16 1917 / 28 DE JULIO DE 201316 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
subregiones, cada una de ellas con su je-
fe. Aunque hace un añ...
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 17
NARCOTRÁFICO
Los informes confidenciales asientan
que buena parte de estos centros de pro-
d...
18 1976 / 28 DE JULIO DE 2013
Nadie en Zacatecas cree que dure la relativa calma tras
la captura del Z-40. Informes de int...
NARCOTRÁFICO
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 19
50 vivía ahí hasta que la Marina lo atra-
pó en San Luis Potosí a raíz de una d...
20 1976 / 28 DE JULIO DE 2013
RAFAEL CRODA
B
OGOTÁ.- La captura de Miguel Ángel
Treviño Morales, El Z-40, provocará una
re...
NARCOTRÁFICO
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 21
tados casos de sospechosos detenidos
en flagrancia por el Ejército o la Marina
...
22 1976 / 28 DE JULIO DE 2013
día en el bulevar JoséVarela Rico, muy cer-
ca de la ferretería Ferrehome, del empre-
sario ...
NARCOTRÁFICO
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 231917 / 28 DE JULIO DE 2013 23
24 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
En México hay personas capaces de hacer cualquier cosa para
incorporarse a una corporación p...
CORRUPCIÓN
1917 / 28 DE JULIO DE 2013 25
sus amistades de la farándula (como la
cantante Yuri) y sus fastuosas fiestas de
...
26 1917 / 28 DE JULIO DE 2013
CORRUPCIÓN
sus estudios, acreditar los conocimientos
equivalentes al bachillerato general”.
...
D
esde su campaña por la Presi-
dencia y empujado por la so-
ciedad civil, Enrique Peña Nie-
to se comprometió a desterrar...
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Proceso 1917, julio 2013
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Proceso 1917, julio 2013

2,871

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,871
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
42
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Proceso 1917, julio 2013"

  1. 1. Índice CISA / Comunicación e Información, SA de CV CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Presidente, Julio Scherer García; Vicepresidente, Vicente Leñero; Tesorero, Rafael Rodríguez Castañeda; Vocales, Francisco Álvarez, Salvador Corro DIRECTOR: Rafael Rodríguez Castañeda SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: María de los Ángeles Morales; ayudante, Luis Ángel Cruz ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE INFORMACIÓN: Graciela Zepeda COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Beatriz González EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez, Sergio Loya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Rodrigo Vera, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Colima: Pedro Zamora; Chiapas, Isaín Mandujano; Guanajuato: Verónica Espinosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Felipe Cobián; Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Puebla, María Gabriela Hernández,Tabasco, Armando Guzmán INTERNACIONAL: Homero Campa, coordinador; Corresponsales: Madrid: Alejandro Gutiérrez; París: Anne Marie Mergier; Washington: J. Jesús Esquivel CULTURA: Armando Ponce, editor; Judith Amador Tello, Javier Betancourt, Blanca González Rosas, Estela Leñero Franco, Isabel Leñero, Rosario Manzanos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Paredes, Niza Rivera Medina, Raquel Tibol, Florence Toussaint, Rafael Vargas, Columba Vértiz de la Fuente; cultura@proceso.com.mx ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordinador. espectaculos@proceso.com.mx DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canseco, Miguel Dimayuga, Benjamín Flores, Octavio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Trejo; auxiliar, Violeta Melo AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez AYUDANTE DE REDACCIÓN: Damián Vega ANÁLISIS: Colaboradores: John M. Ackerman, Ariel Dorfman, Sabina Berman, Jesús Cantú, Denise Dresser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Javier Sicilia, Enrique Semo, Ernesto Villanueva, Jorge Volpi; cartonistas: Gallut, Helguera, Hernández, Naranjo, Rocha CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Rogelio Flores, coordinador; Juan Carlos Baltazar, Lidia García, Leoncio Rosales CORRECCIÓN TIPOGRÁFICA: Jorge González Ramírez, coordinador; Serafín Díaz, Sergio Daniel González, Patricia Posadas DISEÑO: Alejandro Valdés Kuri, coordinador; Fernando Cisneros Larios, Antonio Fouilloux Dávila, Manuel Fouilloux Anaya y Juan Ricardo Robles de Haro COMERCIALIZACIÓN PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ángeles, Rubén Báez ejecutivos de cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062 VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando semanario de información y análisis POLÍTICA SOCIAL 32 /Marcela Turati y Ezequiel Flores TRABAJO 36 /Rosalía Vergara ANÁLISIS 40 /Jesús Cantú 41 /Naranjo 42 /Javier Sicilia 43 “Guerra” indiscriminada /John M. Ackerman 45 /Olga Pellicer INTERNACIONAL 46 ESPAÑA: /Alejandro Gutiérrez 50 FRANCIA: /Anne Marie Mergier 54 ESPIONAJE: /Emilio Godoy JUSTICIA 6 La Reina del Pacífico /Jorge Carrasco Araizaga 8 /Julio Scherer García NARCOTRÁFICO 12 En /José Gil Olmos 15 /José Gil Olmos 18 /Verónica Espinosa CORRUPCIÓN 24 /Anabel Hernández ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 27 /Arturo Rodríguez García 30 /Arturo Rodríguez García 12
  2. 2. Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Ulises de León. ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García. ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas ALMACÉN y PROVEEDURÍA: Mercedes Guerra, coordinadora; Rogelio Valdivia MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez FINANZAS. CONTABILIDAD: María Concepción Alvarado, Rosa Ma. García, Edgar Hernández, Raquel Trejo Tapia COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz OFICINASGENERALES:Redacción:Fresas13;Administración:Fresas7,Col.delValle,03100México,DF CONMUTADOR GENERAL: Karina Ureña; Flor Hernández; 5636-2000 FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción. JULIO IMPRESIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700. México, DF DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel. 5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000. EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Concepción Villaverde, Mária Luisa Vivas; asistente: María Elena Ahedo; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006 EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017 EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Armando Gutiérrez, Juan Pablo Proal y Alejandro Saldívar, coeditores; Tel. 5636-2010 RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Saúl Díaz Valadez, desarrollador,Tel. 5636-2106 Certificado de licitud de título No. 1885 y licitud de contenido No. 1132, expedidos por la Comisión Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiembre de 1976. Proceso es una Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102. Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309 Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios Registro No. 105 / 23 Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey, Puebla y Xalapa: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00. Prohibida la reproducción parcial o total de cualquier capítulo, fotografía o información publicados sin autoriza- ción expresa de Comunicación e Información, S.A. de C.V., titular de todos los derechos. Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso ENSAYO 56 /Jorge Sánchez Cordero CULTURA 58 /Armando Ponce 62 /Raquel Tibol 64 Estro Armónico: /Samuel Máynez Champion Arte: /Blanca González Rosas Teatro: /Estela Leñero Franco Cine: Tras las huellas del Che /Javier Betancourt Medios: /Florence Toussaint Libros: Esperanza y mito /Jorge Munguía Espitia ESPECTÁCULOS 70 The newsroom /Columba Vértiz de la Fuente DEPORTES 72 /Raúl Ochoa 75 /Raúl Ochoa 78 82 Cómo privatizar Pemex sin privatizarlo /Helguera y Hernández 46 58 75 27 A NUESTROS LECTORES: Debido al cierre de operaciones de una empresa distribuidora, a partir del domingo 14 de julio, de manera temporal, la revista dejará de estar a la venta en locales cerrados (tiendas de auto- servicio y departamentales, cafeterías, etc). Podrán encontrarla en puestos de periódicos y algunas tiendas locales. También es- tará disponible la versión digital que pueden adquirir en nuestra tienda en línea en
  3. 3. 6 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 JORGE CARRASCO ARAIZAGA F elipe Calderón se salió con la suya y de la mano de Estados Unidos mantuvo en prisión el sexenio pasado a Sandra Ávi- la Beltrán, La Reina del Pacífico. Pero al igual que en México, las acusaciones contra ella en aquél país se desvanecieron y sólo fue condenada a una pena que ya está dada por cumplida, lo que significa su libertad. De acuerdo con Stephen G.Ralls,su abo- gado, Sandra Ávila quedará libre “sin haber cooperado jamás” con el gobierno estadu- nidense, como tampoco lo hizo el gobierno Calderón, que se negó a entregar al Depar- tamento de Justicia de Estados Unidos in- formación que favorecía a la mujer. El jueves 25 la Corte Federal del Dis- trito Sur de Florida, con sede en Miami, dio a conocer la sentencia a 70 meses de prisión contra Sandra Ávila, luego de que el gobierno estadunidense desechara los cargos iniciales de narcotráfico, los que de haber sido reales le hubieran significado cadena perpetua. Estados Unidos decidió también que la condena corriera desde su detención en México, el 28 de septiembre de 2007, al inicio del sexenio calderonista. La pena se dará por cumplida este domingo 28 de julio, cinco años y 10 me- ses después de su aprehensión en el Vips de San Jerónimo, en el sur del Distrito Federal. Pero el regreso a México de la sina- loense de 52 años depende del proceso de deportación al que será sometida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), algo que puede tomar de dos a cuatro semanas, ex- plicó a Proceso el abogado Ralls. De la prisión de Florida a la que fue confinada desde su extradición en agosto de 2012, pasará como retenida a las insta- laciones del ICE en ese estado hasta que dicha instancia decida su salida del te- rritorio estadunidense, donde se le acusó “La Reina del Pacífico”: para Calderón otro revés
  4. 4. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 7 JUSTICIA Los gobiernos mexicano y estadunidense mantuvie- ron encarcelada a Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, durante casi un sexenio, el de Felipe Calde- rón. La sinaloense estuvo acusada de varios delitos relacionados con el tráfico de drogas y el lavado de dinero.Unoaunoloscargosfueroncayendo,perocon trucos y artimañas de la justicia mexicana la mujer siguió tras las rejas... hasta ahora, cuando un juez de EstadosUnidosdecidióquesucondenaestácubierta. Ella sólo espera que se cumplan unos trámites meno- res para regresar a su país. de conspirar en enero de 1999 y marzo de 2004 para traficar y distribuir cocaína, por lo que se le abrió la causa penal 04-CR- 20154 en la Corte federal de Miami. En entrevista Ralls asegura que Ávila no llegó a ningún arreglo con la justicia estadunidense: “Nunca cooperó ni dio in- formación al gobierno de Estados Unidos. Simplemente la acusación se cayó”. Exonerada de los cargos de narcotrá- fico, el gobierno de Estados Unidos sólo la acusó de asesorar para cometer un delito. Dijo que ayudó a su exnovio, el narcotra- ficante colombiano Juan Diego Espinosa Ramírez, El Tigre, a evadir a las autorida- des estadunidenses. El Departamento de Justicia argumentó que nueva información sustituyó las acu- saciones que durante más de una década sostuvo contra Ávila, de traficar cocaína a Miami y Chicago en colaboración con los cárteles de Sinaloa y del Norte del Valle. Uno de los principales cargos en su contra decía que en 2001 ayudó al Tigre y al hermano de éste, Mauricio Espinosa Ra- mírez, en el intento de traficar 9 mil 291 kilos de cocaína a Estados Unidos en el barco Macel, asegurado en aguas del Pací- fico mexicano. El gobierno estadunidense se apoyaba en la grabación de una llamada telefónica del 14 de septiembre de 2001 en la que supuestamente Ávila Beltrán recla- maba el dinero de la fallida operación. La fiscalía retiró los cargos en su con- tra porque su principal acusador, el co- lombiano Juan Carlos López Correa, fue acusado de perjurio por el propio gobier- no estadunidense. Además Mauricio Espinosa Ramírez ya la había exculpado de participar en las operaciones de esas organizaciones de- lictivas, mientras que el propio gobierno estadunidense había admitido que el pa- pel de la expareja de La Reina del Pacífico consistía en almacenar la cocaína, como una suerte de cuidador de almacén, por lo que no participaba en la coordinación de los cargamentos. Pruebas escamoteadas Pero el gobierno de Calderón no le dio a Estados Unidos las pruebas que exonera- ban a Ávila. El 19 de diciembre de 2012, a unos días de terminado el sexenio calderonista, el Departamento de Justicia le envió una carta a Ralls para informarle que un año antes, en diciembre de 2011, el gobierno mexicano se negó a entregarle un testi- monio que favorecía a la acusada: la de- claración de Mauricio Espinosa Ramírez, quien inicialmente la había involucrado. En esa carta, firmada por la fiscal asistente Cynthia R. Wood y en respues- ta a una petición del litigante para que le informara sobre los alegados nexos de narcotráfico de Ávila con los hermanos colombianos, el Departamento de Jus- ticia señala que Mauricio Espinosa fue entrevistado por agentes mexicanos y su- puestamente firmó una declaración que exculpó a Ávila Beltrán. Revela que aunque la entrevista ocu- rrió en las oficinas del gobierno de Esta- dos Unidos en Miami, ningún agente de ese país participó en el interrogatorio. Más aún,“los agentes mexicanos rechaza- ron entregar una copia de la declaración al abogado de la Oficina de Asuntos In- ternacionales, perteneciente a la División Criminal del Departamento de Justicia, quien participó en la entrevista”. Los representantes del gobierno mexi- cano, a los que no identifica, “permitieron al abogado (de esa oficina)... revisar la declaración. De acuerdo con el abogado, tomó notas detalladas”. Sin embargo, la oficina tampoco entregó la información a la fiscalía que llevaba el caso ante la Corte de Florida. La carta de la fiscal menciona dos he- chos que exculpaban a Ávila: una opera- ción de tráfico y confiscación de 70 kilos de falsa cocaína en Nueva York, supues- tamente enviada a La Reina del Pacífico, y la declaración de un narcotraficante colabo- rador de Estados Unidos (no identificado), quien “aseguró haberla visto tres o cuatro veces y que no estaba involucrada en el negocio de las drogas, pero sí en la venta de joyería a narcotraficantes”. ©Handout/Reuters
  5. 5. 8 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 JUSTICIA 8 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 Y o no oculto mi vida. Digo lo que soy. Pero el gobierno sí la oculta. Dice lo que no soy. Todavía le sirvo para su propa- ganda. La Reina del Pacífico, personaje a lo Pérez-Reverte, en una cárcel mexicana, nada menos. Un gol, como diría Felipe Calderón, expresión que lastima, frívola en la dolorosa realidad cotidiana.La tragedia,la lista de muertos que crece todos los días, no es asunto del futbol. Pero mi imagen pública se irá gastando hasta agotarse. El gobierno no podrá probar que soy delincuente porque no lo soy. Entonces enfrentará su propia disyuntiva: la cárcel, la infamia que no podrá ocultar o mi libertad. –He leído que en ningún sitio se piensa más en la libertad como en la cárcel. Encerrada, ¿qué piensa usted de la libertad? –Pienso más en la injusticia que en la libertad. –Pero. ¿qué piensa de la libertad? –La pienso como un sueño, amar con alegría y saberme dueña de mis decisiones. En la cárcel la palabra “no” está prohibida.Aquí sólo cuenta el “sí”, “sí”, “sí”. Libre, gritaría “no” todos los días. Sandra Ávila sigue la información que se ocupa del narco y todo lo que le atañe. No les cree a los medios, menos que a ninguno a los noticieros de la televisión.“Su manipulación la he sufrido, me consta”, dice. Pero la noticia “sin rollo” la atrapa y así sean unos minutos puede escapar del síndrome carcelario, la depresión. Cuenta: –Anoche vi al presidente en la tele. Dijo que la guerra contra el crimen organizado será cruenta y larga, pero sin duda la ga- nará el gobierno y ya la va ganando. Yo no creo que así vayan a darse las cosas. –¿Por qué? –acudo a la pregunta lineal. –El narcotráfico y la corrupción forman parte de un mismo problema. Se alimentan. –Causa y efecto, efecto y causa, causa y efecto, efecto y causa, hasta que acaban siendo lo mismo –interrumpo. –Sí, creo que sí. No hay manera de combatir el crimen orga- nizado sin combatir la corrupción del gobierno. La guerra es una sola y no habrá manera de ganar media guerra. En el diálogo también preguntan los ojos, las manos, el com- portamiento del cuerpo. Escucho, en el silencio de las palabras un “¿usted qué opina?”. Pienso que la corrupción está en el origen de los males que agravian a una nación que alguna vez soñó que podría acercarse a la equidad. La corrupción genera corrupción y en México ha sido imparable. Ha crecido, me parece, en proporciones geométricas. La misiva, sin embargo, menciona que algunas personas detenidas en Estados Unidos la señalaron como representante de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, cuando éste formaba parte del Cártel de Sinaloa. Añade que varios “encarcelados han sido entrevistados y han dado detalles que tienden a corroborar que Ávila Bel- trán estuvo involucrada en las conspi- raciones para (traficar droga)”, aunque aclara que se trataba de información no comprobada. La fiscalía y el gobierno estadunidense no estaban interesados en que el caso lle- gara ante un gran jurado en Miami. “Una semana antes de que comenzara el juicio, la fiscal dijo que ambos teníamos el riesgo de perder”, por lo que era preferible llegar a un acuerdo. El Departamento de Justicia no pudo sostener las acusaciones y “en el caso de Sandra Ávila siempre había el riesgo de que el gran jurado la declarara culpable”, explica Ralls, quien encabezó la defensa integrada por cinco litigantes. La libertad de Ávila empezó a tomar forma el 18 de abril pasado, cuando pre- sentó ante la Corte federal de Florida una dispensa de la acusación. En su escrito pidió ejercer su derecho de sustituir la persecución del gobierno estadunidense con motivo de una acusación penal por una persecución a causa de información en su contra. El gobierno estadunidense accedió. El 23 de abril La Reina del Pacífico se declaró culpable ante la Corte federal de “recibir, tranquilizar, confortar y asistir al acusado Juan Diego Espinosa Ramírez con el propósito de esconderlo y preve- nirlo de la aprehensión, juicio y castigo”, un delito que según su admisión cometió entre junio de 2002 y marzo de 2004 y que el código penal de Estados Unidos castiga hasta con 15 años de prisión, pero que en su caso fue de una tercera parte. De acuerdo con documentos del caso difundidos por la Corte de Florida, la expa- reja de Sandra Ávila, El Tigre, no la implicó “Enlacárcellapalabra‘no’estáprohibida.Aquísólocuen- ta el ‘sí’,‘sí’,‘sí’. Libre, gritaría ‘no’ todos los días”, le dijo Sandra Ávila a Julio Scherer García cuando le platicaba su vida y su desgracia, como quedó plasmado en el libro La Reina del Pacífico: es la hora de contar (2008),del fun- dador de Proceso. Y Ávila dijo muchas cosas más: “…el día de mi captura, Felipe Calderón se lanzó en mi contra. Olvidó que es presidente y me acusó sin pruebas.Dijo que soy enlace con los cárteles de Colombia.Se creyó la ley.El poder no es para eso”. “El poder no es para eso...” JULIO SCHERER GARCÍA –
  6. 6. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 91917 / 28 DE JULIO DE 2013 9 Y digo a Sandra Ávila: –Largo tiempo debió transcurrir para que el país descendie- ra a los niveles de corrupción en los que ahora se encuentra y muchos años habrán de transcurrir para que pueda limpiarse la costra dura que impide la salida de la sangre envenenada. Callo. Para qué más. Sandra Ávila: –Yo pienso que el gobierno de Calderón se entendió con el gobierno de Fox, juntos al final de cuentas. Vicente Fox y Marta Sahagún vivieron como quisieron y robaron como les dio la gana. Ahora, ni quien se meta con ellos. –¿Habla usted con rencor? –No podría evitarlo. Me aprehendieron hace 10 meses y aquí estoy. Ni culpable ni inocente, de un lado para el otro. Llevo ya 300 días en la cárcel, 300 pequeños infiernos de un infierno grande. Pero no hablo con odio. Querría que se acabaran esas matanzas que van a durar y durar. Pesa el rencor. Han destruido mi vida y contra eso tendré que luchar. Me marcaron. Me tengo que limpiar. Con una voz que raspa, dice: –El día de mi captura, Felipe Calderón se lanzó en mi contra. Olvidó que es presidente y me acusó sin pruebas. Dijo que soy enlace con los cárteles de Colombia. Se creyó la ley. El poder no es para eso. “En mi caso, sus palabras las sentí como una avalancha que se me venía encima. Llegó a decir que soy una de las delincuentes más peligrosas de América Latina y en su ignorancia me lla- mó la Reina del Pacífico o del Sur, así, lite- ralmente, una u otra. Cualquiera sabe que la Reina del Sur es un personaje de ficción del escritor Pérez-Reverte y yo de ficción nada tengo, que de carne y hueso soy. En términos parecidos, Felipe Calderón se lan- zó contra Juan Diego Espinosa. “¿Qué derecho le asistía para abusar del poder como lo hizo? Además, poco sabe de esos asuntos. ¿Tiene idea de que a los capos los resguardaban decenas, centenares de guardaespaldas y que en mi caso no hubo quien me protegiera, un solo hombre, una sola escolta, siendo, como dijo, una de las figuras más importantes del narcotráfico en América Latina? ¿Tuvo en cuenta que, peligrosísima como soy, fui aprehendida en el Vips de San Jerónimo, sin un solo jalo- neo? Calderón me citó con mi nombre y mi nombre lo infama. Yo siempre podré decir: me marcó. Y él no podrá negarlo. Con él, el abuso del poder se da con todas las ventajas. Un presidente, nada menos, que condena desde sus alturas inaccesibles.” –Usted es leyenda y, le guste o no le guste, se le conoce como la Reina del Pacífico. ¿De dónde parte la historia, un capítulo de su vida? –Yo era conocida por mi manera de ser, sociable y amiguera. También por mis parejas. Alternaba con los hombres y me con- sentían. El día de mi consignación por la Procuraduría de la Repú- blica todo cambió. Mi casa de Guadalajara fue allanada.También la de mi mamá. Se me involucró con un barco, denunciado por la DEA, que transportaba droga; y el escritor Arturo Pérez-Reverte tuvo éxito internacional con La Reina del Sur. La heroína de su libro,Teresa Montoya, es de Culiacán, y yo había vivido en Culia- cán, y soy deTijuana, pero también soy de Culiacán. Mi asunto, la captura escandalosa y simple en un Vips, llegó a la procuraduría y se habló de mí. Me cuenta Ricardo Sodi, mi abogado, que preci- samente en la Procu se habló del seudónimo. “En 2004 se escuchaba un corrido a la Reina del Pacífico. El corrido se llama ‘Fiesta en la Sierra’. Los Tucanes de Tijuana no estuvieron ahí, pero alguien tuvo que contarles, narrarles exac- tamente cómo fue la fiesta, porque en verdad la letra estuvo muy apegada a lo que ocurrió. Más tarde, para halagarme, algunos amigos me regalaron ese corrido en bonita letra escrita.” –¿Por qué no lo canta? Cántelo, señora. Su silencio es para ella. El corrido completo, cantado por LosTucanes, subraya la con- vivencia entre narcotraficantes y federales. Sandra Ávila fue detenida el 28 de septiem- bre de 2007. El 29 de septiembre de 2007, el Ministerio Público de la Federación adscri- to a la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales en Delincuencia Organizada (SIEDO), informó del ejercicio de la acción penal en contra de la Reina del Pacífico, quien fue recluida en el Centro de Readap- tación Social Femenil Santa Martha Acatitla, por su probable comisión de los delitos de delincuencia organizada, contra la salud en la modalidad de fomento para posibilitar la ejecución de dicho ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita. –La víspera de mi captura dormí mal. A las 9:30 de la mañana recordé un pendien- te. Unos amigos me esperaban en Vips de San Jerónimo. Al llegar al desayuno, esta- cioné mi camioneta BMW, miré alrededor, temerosa de las personas y de las sombras. Ya sabía sin saber lo que me esperaba. en sus declaraciones. En abril de 2009 dijo que la conoció en una fiesta a través de su hermano Mauricio en el otoño de 1999. Seis años menor que La Reina del Pacífico, Juan Diego declaró que se dedicaba a la parapsicología y a la lectura de las manos, pero que también se dedicaba a recolectar y transportar los recursos provenientes del narcotráfico en México. “Cuando fue interrogado sobre la participación de Ávila en el narcotráfico, Espinosa no dio ninguna información per- tinente y más adelante declaró que no sa- bía de su involucramiento. Dijo que hasta donde sabía, Ávila era una mujer rica que ganaba recursos del préstamo de dinero para la construcción de proyectos”, indi- ca uno de los reportes elaborados por la agencia antidrogas estadunidense (DEA). En México, tras su detención, la Pro- curaduría General de la República (PGR) decomisó sus bienes y enlistó 179 joyas con incrustaciones de piedras preciosas, 16 cuentas bancarias –cinco de ellas en dólares–, seis vehículos y seis inmuebles, entre éstos un conjunto de 223 terrenos del fraccionamiento Alto Valle, en Hermo- sillo, Sonora. Uno de los préstamos de dinero que hizo fue del que se quiso valer la agencia estadunidense para implicarla. A princi- pios de 2001 Ávila le prestó 20 mil dólares a Juan Carlos López Correa, un narcotrafi- cante colombiano que hacía negocios con Mauricio Espinosa Ramírez. López Correa sólo le pagó 10 mil dólares a La Reina del Pacífico. Convertido en colaborador de la DEA, López Correa fue quien implicó a Sandra Ávila en las acusaciones de narcotráfico, consideradas después como perjurio por el propio gobierno estadunidense porque el acusado declaró ante la justicia esta- dunidense con el nombre falso de Pedro Osorio. GermánCanseco Calderón. “Se creyó la ley”
  7. 7. 10 1917 / 28 DE JULIO DE 201310 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 “El desayuno duró un par de horas. Mientras platicábamos, una señora me alteró. De pie, mirándome, hizo una llamada por teléfono y después fue a su carro. “Pedimos la cuenta y aún tardamos un rato platicando en el estacionamiento. Ahí pude observar un vehículo lleno de gente. Les digo a mis amigos: ‘No me gustan ésos’. Me contestaron: son gente del senador Bartlett, que está adentro, en el área de las re- vistas. Nerviosa, quise platicar como si nada. Nos besamos todos en la mejilla. Nos despedimos, y al tiempo que abría la portezue- la de mi camioneta y me disponía a abordarla, se me vinieron encima esas sombras a las que tanto temía y de las que ya sabía, porque las había soñado, sombras horribles. “Yo ignoraba de quiénes se trataba, si policías, secuestrado- res o enemigos encubiertos. Les pedí que se identificaran y me enseñaron una credencial. Me jaloneaban. Eran monólogos au- toritarios, en el tono de un tú despreciativo: “‘Identifícate,identifícate’.‘Bájate,acompáñanos.’‘Identifícate’. ‘A ver, a ver, déjame verla bien’.Tuve ante la cara, casi pegadas, las credenciales, una, dos, tres. Me sentí un poquito mejor. A lo mejor hasta eran policías y, de serlo, por lo pronto no me matarían.” –¿Eran policías? –Era la PGR. En el trayecto, uno sacó un oficio al tiempo que me preguntaba: “¿Usted es Sandra Ávila Beltrán?”. “Sí”. Tuve en- tre las manos una hoja que llevaba mi nombre y escuché: “Es una orden de presentación con fines de extradición”. Me calmé un poco. Había una causa: mi detención. En fin, no era la fatali- dad del secuestro o el crimen o lo que fuera. “Enseguida, me preguntaron por Juan Diego. Respondí que de él, nada sabía. Me amenazaron. Me llevaron supuestamente a las oficinas de la SIEDO. Después me entero de que no es la SIEDO la López Correa había dicho que en junio de 2001 viajó a Guadalajara para reunirse con Ávila y los hermanos Espinosa Ramí- rez para coordinar el envío de 100 kilos de cocaína a Chicago. La droga fue intercep- tada y asegurada por el gobierno estadu- nidense y el declarante le quedó a deber 700 mil dólares al dueño del estupefacien- te, Mauricio Espinosa. El gobierno estadunidense pretendió utilizar una conversación telefónica, in- terceptada por la DEA el 14 de septiembre de 2001 –en la que López Correa, Ávila y Mauricio Espinosa hablaban sobre la deu- da pendiente de 10 mil dólares–, como prueba sobre el supuesto financiamiento de La Reina del Pacífico al trasiego de cocaí- na a Estados Unidos. Esa conversación trató de dos asuntos: la deuda de López Correa por los 100 kilos de cocaína enviados a Chicago y los 10 mil dólares que le debía a Sandra Ávila, le dijo Ralls al gobierno estadunidense en un es- crito presentado ante la Corte federal en marzo de este año. Menos sustento todavía tenía la acu- sación del Departamento de Justicia de que Ávila tuvo arreglos con los narcotra- ficantes colombianos Leyner, Dairo y Víc- tor Valencia Espinosa, dijo el abogado en relación con la acusación en Miami y que implica en total a siete personas. Exonerada En México ya tampoco tiene acusaciones. La justicia federal la exoneró porque el go- bierno panista no probó las acusaciones contra ella de delincuencia organizada, fomento de delitos contra la salud y lava- do de dinero. El titular del juzgado Décimo Octavo de Distrito de Procesos Penales Federales, Fer- nando Córdova del Valle, la absolvió el 4 de noviembre de 2010 de los cargos fincados que me detiene sino la Policía Federal Preventiva (PFP). Vuelve la angustia: los policías también secuestran y matan. “En la SIEDO me ofrecieron comida, evitaron los separos y me tuvieron en las oficinas. Cuando ya me iban a sacar para trasla- darme aquí, a Santa Martha, en la noche, como a las 11:30, me di cuenta de que también tenían a Juan Diego.” –¿Cómo se da cuenta? –Cuando me van sacando, alcanzo a ver que a Juan Diego le están tomando fotos. –¿Y hablan ustedes? –No. –¿Cómo siguen las horas? –No me toman declaración. Me hacen muchas preguntas, me toman varias fotografías. Y me muestran otras. Señalando a un sujeto, preguntan: “¿Lo conoces?”. Se trata de una fotografía don- de estamos él, mi esposo y yo. Contesto que no. “¿Cómo se lla- ma?”, insisten. “No sé”. “Sí sabes. ¿Cómo se llama? Dinos cómo se llama”. “No sé su nombre”. Siguen insistiendo, cuatro o cinco veces. Entonces, uno me dice: “Es el Mayo Zambada”. A lo que respondo: “Entonces para qué me estás preguntando, si tú sabes. Han de ser hasta amigos”. Y nada más se me quedan mirando, así como con rabia, con ganas de muchas cosas. Les dije: “A us- tedes es a quienes debían detener, no a mí. Ustedes son los que protegen a la delincuencia”.“¿Nos has visto alguna vez?”.“Sí –les dije–, a todos ustedes, en fiestas siempre, aquí no entra nada ni nadie si no es por ustedes”. Me mostraron varias fotografías de mi esposo, mías, de otras personas. Unas fotos de mi boda con gente que de veras asistió, pero que yo no conozco o no recuerdo. “¿Éste quién es?”. “Pues no sé, invitados de mi esposo”. Imagínense, eran fotos de hace 20 años. Esas mismas personas habrán cambiado. Al Mayo Zam- bada no lo reconocería después de 20 años de haber conversado con él. “La foto puede ser una prueba, pero por ahora es un indi- cio serio. Aténgase”, escuchaba. –¿Qué sigue, señora? –le pregunto. –Me trajeron aquí, a Santa Martha. Me internaron a la media noche. Me sentía helada. Estábamos a finales de septiembre. Yo traía un abrigo de mink por el frío de la mañana, era un abrigo corto. Me lo quitaron. –¿Reclamó el abrigo? –Sí, pero no me lo devolvieron. Son unos rateros. Aquí me me- tieron en una celda, sola, y no me dieron ni una cobija para tapar- me. Pasé toda la noche tiritando, agachada, metiendo mi cabeza entre las piernas para calentarme un poquito. Me echaban las lu- ces y me gritaban: “Duérmete”. Callada, nada más los miraba y volvía a agachar la cabeza y al rato venían y me echaban las luces. “Pensé que se trataba de un proceso, y que éste tarde o tem- prano tendría que suceder. Sería mejor aclararlo todo y demos- trar la verdad. Mis amigas me platicarían, entre otras cosas, que también se decía que alguien me quería matar.” OctavioGómez Ávila Beltrán. Acusada sin pruebas
  8. 8. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 11 JUSTICIA por la PGR. El beneficio también fue parasuexpareja,JuanDiegoEspinosa. Córdova resolvió que la PGR no acreditó que alguno de los dos hu- biera participado con los cárteles de Sinaloa o el del Norte del Valle para traficar droga. No obstante la PGR mantuvo la acusación de que estaba implicada en el trasiego de las casi 10 tonela- das de cocaína desde Colombia y de lavar dinero en los sectores in- mobiliarios de Sonora y Jalisco. La sentencia a favor de Ávila fue con- firmada por tribunal unitario. Pero en junio del año pasado el mis- mo Poder Judicial Federal abrió una rendi- ja para extraditarla a Estados Unidos, tal y como quería Calderón, quien desde un principio condenó a Ávila, antes de que se pronunciaran los jueces, al juzgarla públi- camente como delincuente. El pretexto del Poder Judicial fue el en- vío de los 100 kilos de cocaína a Chicago. A pesar de que la sinaloense ya había li- brado en México los cargos fincados por la PGR, en junio del año pasado el Primer Tribunal Colegiado del Primer Circuito en Materia Penal resolvió que México sí po- día entregarla a la justicia estadunidense, porque en los procesos penales seguidos en México no se incluyó el cargo hecho por Estados Unidos de haber traficado la droga a Chicago. La extradición fue autorizada por los magistrados José Luis Villa Jiménez, Luis Pérez de la Fuente y Juan José Olvera Ló- pez.Al resolver el amparo 46/2012, promo- vido por la propia Ávila, los magistrados modificaron la decisión del juez décimo tercero de Distrito de Amparo en Material Penal, con sede en el Distrito Federal. En enero del año pasado el juez había negado la extradición al considerar que los dos cargos por los que fue reclamada en Estados Unidos sí estaban in- cluidos en el enjuiciamiento que se le hizo en México. Los magistrados dijeron que ese criterio sólo se aplicaba para la acusación relacionada con el ase- guramiento, en diciembre de 2001, del barco Macel con más de nueve toneladas de cocaína. “En cambio, el segundo cargo no fue considerado en ese enjuicia- miento mexicano, que gira en torno a la entrega de 100 kilogramos de cocaína en la ciudad de Chicago, entre junio y septiembre de 2001, y por eso no se violan los derechos fun- damentales de Ávila Beltrán al extraditár- sele para que allá se le juzgue por estos últimos hechos”, justificó entonces el Consejo de la Judicatura Federal. Después de los cinco años y ocho me- ses que pasó en prisiones de México y Es- tados Unidos, ni la justicia de aquí ni la de allá pudieron condenarla como narco- traficante. Ahora sólo está a la espera de regresar libre a México y volver al mun- do narco en el que ha vivido y que relató en 2008 al periodista Julio Scherer García, fundador de la revista Proceso, en el libro La Reina del Pacífico: es la hora de contar. EFE/GastóndeCárdenas El juicio en Miami
  9. 9. 12 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 JOSÉ GIL OLMOS A PATZINGÁN, MICH.– En el cen- tro de esta ciudad, cuna de la primera Constitución del país, es frecuente ver a jóve- nes enjoyados y con lentes de marca conducir sus lujosos Mercedes Benz deportivos. Circulan tam- bién por las calles aledañas camionetas con cristales ahumados de cuyo interior escapan estruendosos acordes de música de banda norteña, así como muchos jóve- nes montados en motonetas. Por las noches ellos son los dueños del entorno, considerado el núcleo de Los Caba- lleros Templarios. Esto lo saben el gobierno federal y el estatal, dicen al reportero agen- tes de inteligencia de la entidad que piden el anonimato. Incluso, dicen, ya ubicaron a los cabecillas del grupo,quienes se esconden en un búnker de una montaña conocida como El Jabalí, en el paraje de Rancho Seco, entre los municipios de Aguililla y Coalcomán, en la Sierra Madre Sur Occidental, “A ello se deben los enfrentamientos de la semana pasada en esta región. Des- de hace tiempo los militares y los policías federales han venido cercando a Los Ca- balleros Templarios desde la costa colin- dante con Jalisco y Guerrero y en tierra caliente, hacia Colima”, aseguran a Proce- so los funcionarios entrevistados. En Michoacán, mucha fuerza, El gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna, in- siste en que la gobernabilidad de ese estado no está en riesgo.Pero la realidad lo desmiente: la semana pasada la violencia llegó a su clímax,pues hubo 42 ejecuciones en municipios de la sierra, la Costa y Tierra Caliente. De muy poco han servido los militares y policías fede- rales enviados por Enrique Peña Nieto en mayo pasado a la tierra controlada por el cártel de Los Caballeros Templarios y sus rivales. “Queda en evidencia que la estrategia en seguridad para el estado simplemente no existe”, advierte un dirigente político de oposición. Asignado a la región de Aguililla, que figura entre los principales bastiones de dicho grupo, uno de los informantes insis- te: “Ellos (las autoridades federales y esta- tales) saben perfectamente dónde están. No entendemos por qué no agarran a los líderes”. La semana anterior Michoacán vivió la jornada más violenta de diciembre a la fe- cha. Y aunque el presidente Enrique Peña Nieto envió a 8 mil efectivos de la Policía Federal (PF) y el Ejército, el estado es pre- sa de grupos del crimen organizado como Los Caballeros Templarios y La Familia Michoacana. En dos días la violencia cobró 29 vidas, entre ellas las de cuatro agentes de la PF en los municipios de Los Reyes, Arteaga, Láza- ro Cárdenas, Aquila, Ciahuayana y Buena Vista Tomatlán. Los siete ataques de Los Templarios a los convoyes de los agentes federales podrían ser un mensaje de esta nula estrategia EmilEl
  10. 10. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 13 NARCOTRÁFICO banda al gobernador interino Jesús Reyna, quien permanecerá seis meses más al fren- te del gobierno, pues el titular, Fausto Valle- jo, pidió licencia a causa de su enfermedad. “Lo estarían obligando a reconocer los territorios que tienen bajo su control: ‘Aquí estamos y no nos han acabado’, se- ría el mensaje”, dice uno de los entrevis- tados. Otra explicación es la lucha de Los Caballeros Templarios con sus rivales del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), quienes le disputan la región de la costa y tierra caliente desde principios de 2012. Según otro agente, las autoridades federales cuentan con el apoyo de Esta- dos Unidos para la persecución de Los Caballeros Templarios; incluso, comen- ta, pusieron a su disposición aviones no tripulados para detectar el sitio donde se está atrincherado Servando Martínez, La Tuta, con su ejército de sicarios. En cuanto a Enrique Plancarte, el otro líder de la organización, se le ha visto en Morelia. E insiste: “Si ya saben don- de están, no entendemos por qué no los detienen”. Para los dos agentes, entrevistados por separado, los ataques de Los Templarios son un desafío a la estrategia del presi- dente Enrique Peña Nieto para combatir al crimen organizado. La crisis de gobernabilidad En el Congreso local, los diputados del PAN y el PRD coinciden en que la entidad atraviesa por una crisis de gobernabilidad. Para ellos, la violencia se disparó cuando el gobernador Vallejo pidió licencia y en su lugar quedó Jesús Reyna. Pero fue la se- mana pasada cuando llegó a su clímax: 42 ejecuciones en municipios de la sierra, la costa y tierra caliente. El lunes 22, el Congreso concedió una segunda licencia a Vallejo por motivos de salud, esta vez por seis meses. Ese día, en el municipio de Los Reyes, sicarios de Los Caballeros Templarios atacaron una ma- nifestación pacífica frente al palacio mu- nicipal. Murieron cinco personas. Horas después se desataron otros ac- tos de violencia en varios puntos de las poblaciones colindantes con Jalisco y Co- lima. La zona de la costa es estratégica para el trasiego de la droga a los Estados Unidos por sus carreteras, que conectan con los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo. Y aunque tropas de las secretarías de la Defensa (Sedena) y de Marina Armada de México (Semar) también participan en los operativos de vigilancia desde mayo pasado, los ataques de la banda criminal se enfocaron a los convoyes de la PF. Según fuentes del gobierno estatal consultadas, no se entiende por qué los militares no acudieron en apoyo de los po- licías. “Eso muestra las diferencias entre estas agrupaciones y la falta de coordina- ción”, comenta uno de los entrevistados. En dos días –el martes 23 y miércoles 24–, los sicarios atacaron en siete ocasio- nes a los federales. De acuerdo con las fuentes de inteligencia, la logística era mi- litar: algunos grupos se colocaron en sitios claves desde donde disparaban con armas de alto poder de manera escalonada pa- ra dar tiempo a que los agentes huyeran; mientras, otros bloquearon la carretera Siglo XXI que comunica Morelia con Láza- ro Cárdenas para impedir la llegada de re- fuerzos para apoyar a las fuerzas federales. El mismo martes 23 por la noche, la Comisión Nacional de Seguridad informó: “Los ataques fueron planeados con anti- cipación” y en ellos participaron hombres con armas largas, ocultos en los cerros en dos tramos del camino Tumbiscatío-Ar- teaga, en el poblado Puerto el Mamey, en la zona del Aguaje, en la comunidad del Infiernillo; en el poblado El Carrizo, y en Coahuayana, cerca de Pichilinguillo. Y aunque el comunicado de la depen- dencia mencionó 20 civiles muertos, no se difundieron fotografías ni imágenes de las víctimas ni se proporcionaron sus nombres. Por su parte, representantes del gobierno estatal dijeron ignorar si los muertos fueron trasladados a la Ciudad de México. La violencia no sólo se desató en la costa. El lunes 22 un grupo armado asesi- nó a cinco personas que participaban en un mitin frente al palacio municipal de Los Reyes, exigiendo mayor seguridad. El dueño de uno de los negocios ale- daños relata: Un grupo de policías mu- nicipales vigilaba el mitin, pero al ver a los sicarios se fue. “Los abandonaron”, comentó. El gobernador interino, Jesús Reyna, declaró que el grupo de autodefensa de Los Reyes es apoyado por su similar del municipio de Buenavista y, según fuen- tes oficiales, este último recibe apoyo del CJNG, por lo que la agresión a los manifes- tantes fue un mensaje de Los Caballeros Templarios de que no cederán su terreno. El miércoles 24 se perpetró otro ata- que en el municipio de Aquila. Un grupo cuyos integrantes vestían playeras con la leyenda “Por un Aquila Libre” e iban en- capuchados tomó durante varias horas la presidencia municipal; incluso desar- mó y encerró a los policías municipales y se declaró policía comunitaria. Y aunque efectivos del Ejército y la Marina llegaron al lugar, los comunitarios se negaron a en- tregar las armas. La inseguridad alcanzó a la capital. La noche del miércoles 24 cinco sujetos ar- mados irrumpieron en el casino Yak, ubi- cado en la plaza Morelia, una de las más concurridas. Arrojaron bombas molotov y tras despojar de sus pertenencias a los jugadores se llevaron una parte de las apuestas de ese día. El titular de la Secre- taría de Seguridad Pública, Alberto Reyes, comentó que se fortalecería la vigilancia en los accesos de las zonas poblacionales. El gobernador Jesús Reyna insiste en que no hay riesgo de ingobernabilidad. Los ata- ques de los grupos del crimen organizado, expresó, son “una reacción de la delincuen- cia ante la fuerte presencia y contundencia de las fuerzas federales en la región. Los hechos delictuosos son esos, y existen leyes para investigar y sancionarlos.La gobernabi- lidad es más que eso y no está en riesgo”. El PAN y el PRD criticaron a Reyna y cuestionaron la efectividad de la estrate- gia del gobierno federal con el envío de AgenciaEsquema Policías. La misma tónica
  11. 11. 14 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 NARCOTRÁFICO miles de agentes de la PF y de la Sedena a las zonas de Tierra Caliente y la costa. “Repruebo la estrategia que han segui- do las instituciones para combatir la de- lincuencia. Ahora no sólo es en mi distrito (Coalcomán) o la región de Tierra Caliente. Ya no se puede tapar la situación con un dedo porque la realidad es cruda, triste y lamentable, pues no deja de ser doloroso que hay pérdidas humanas”, dijo el dipu- tado perredista Osbaldo Esquivel Lucatero. Víctor Báez, líder estatal del PRD, co- mentó: “Queda en evidencia que la es- trategia en seguridad para el Estado simplemente no existe. No hay objetivos específicos, no hay operativos, no hay de- tenciones ni aseguramientos”. El coordinador del grupo legislativo del PAN en la entidad, Alfonso Martínez Alcázar, señaló que no está funcionando la estrategia de las fuerzas federales. La secretaria general de ese partido, Cecilia Romero Castillo, habló de la posibilidad de declarar la “desaparición de poderes” en Michoacán y propuso aumentar el núme- ro de efectivos federales para garantizar la seguridad de los habitantes del estado. Entrevistada el miércoles 24 en la Ciudad de México, Romero Castillo expuso: “Es muy interesante que se analice esto. E insisto: a la luz del pacto federal (debemos saber qué está sucediendo) en Michoacán y hasta qué punto se justifica una intervención especí- fica que pueda llegar a una desaparición de poderes, pero no podríamos decir nada sin antes hacer un análisis de tipo legal”. Estrategia fallida El 11 de diciembre de 2006, con el Operativo Conjunto Michoacán, Felipe Calderón de- claró la guerra al crimen organizado y lanzó el Ejército a las calles. Apenas tenía 10 días en Los Pinos. Hoy el fracaso de la estrategia calderonista es más que evidente: más de 6 mil muertos en su estado natal. Siete años más tarde, el 19 de mayo último, su sucesor, el priista Enrique Peña Nieto, lanzó una nueva cruzada para “recu- perar Michoacán” y envió 6 mil efectivos de la Sedena y de la Policía Federal a la región deTierra Caliente, a los que ahora se suman 2 mil, desplegados en la zona de la costa. Hasta ahora no se ha detenido a nin- guno de los jefes del cártel de Los Caba- lleros Templarios, La Familia Michoacana ni del CJNG; menos aún ha disminuido la inseguridad en Michoacán. El diputado perredista Osbaldo Esqui- vel asegura que cada 15 días abandonan sus hogares en Tierra Caliente entre 30 y 40 personas, donde policías federales y soldados vigilan las carreteras. El propio gobierno michoacano lo ad- mite: ni uno solo de los 113 municipios del estado está a salvo de la inseguridad y la violencia. El de Los Caballeros Tem- plarios es el grupo predominante, pues controla 40% de los municipios; el resto lo tienen La Familia Michoacana y el CJNG. “En cualquier momento va a estallar la violencia en todo el estado; la gobernabi- lidad está sostenida con alfileres, porque además ya son 28 las comunidades indí- genas de 11 municipios donde hay policías comunitarias con armas de alto poder. “También hay 10 grupos de autodefen- sa ciudadana y otros tantos de guardias blancas pagados por el crimen organizado en una decena de municipios. Esto puede explotar en cualquier momento”, asevera el funcionario de inteligencia con base en un documento confidencial de “diagnósti- co situacional”. La inseguridad en el estado ha creci- do tanto que en su capital, en Morelia han cerrado calles ciudadanos organizados en grupos de autodefensa, indica. Lo mismo ocurre en Uruapan, Hidalgo, Zamora, Lá- zaro Cárdenas, Sahuayo, Jiquilpan y Taco- na, insiste el entrevistado. El jueves 25, a su regreso de una gira por Veracruz, Peña Nieto admitió que el crimen organizado ha avanzado en Michoacán: “Ha habido espacios que se han dejado o que ha ganado, lamentablemente, el crimen organizado; por eso tenemos el operativo que comenzó hace varias semanas. Tiene el propósito, precisamente, de lograr una recuperación territorial de la zona”. Admitió también que las bandas crimi- nales de Michoacán ya están en otras enti- dades vecinas, como Guerrero y el Estado de México. “Todo esto está en el marco del análi- sis, del diagnóstico, y a partir de la estra- tegia que estamos instrumentando debe llevarnos a atender todos estos fenó- menos con sus derivaciones... pero creo que lo importante es lograr el debilita- miento de estas fuerzas delincuencia- les; creo que vamos avanzando”, añadió Peña Nieto. OctavioGómezOctavioGómez Tierra Caliente. Trincheras Caminos de Michoacán
  12. 12. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 151917 / 28 DE JULIO DE 2013 15 JOSÉ GIL OLMOS M ORELIA, MICH.- Todos los cár- teles quieren a Michoacán. Debido a su ubicación, que permite la entrada y salida al Pacífico por los puertos de Lázaro Cárdenas (y su cercanía con Man- zanillo, Colima), así como el paso al Bajío y norte del país por la red de carreteras, esa entidad se ha convertido en una de las plazas más peleadas por Los Caballe- ros Templarios, La Familia Michoacana y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), aunque también han metido sus manos el Cártel de Sinaloa, Los Zetas, el Cártel del Golfo y los Beltrán Leyva. En los municipios de las regiones Tie- rra Caliente y Costa –en los que reciente- mente han surgido grupos de autodefensa ciudadana– se concentra el mayor núme- ro de laboratorios de droga química. Mi- choacán ocupa el primer lugar del país en la presencia de ese tipo de laboratorios, conocidos como “cocinas”. El dominio de Los Templarios De acuerdo con un estudio oficial al que Proceso accedió, Los Caballeros Templa- rios –fundados por Nazario Moreno El Chayo, El Doctor o El Dulce– es el principal cártel en la entidad. Controla 41 de los 113 Michoacán está inundado de violencia, de narcola- boratorios, de cárteles. Se lo disputan Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, el de Sinaloa, el del Golfo, Los Zetas y los Beltrán Leyva. Lo quieren porque es la puerta de entrada a los precursores químicos y la salida hacia el norte; porque controlarlo es tener un pie en Jalisco y por su geografía, que permite esconder plantíos y “co- cinas” de crack. Una plaza que municipios del estado. Sin embargo, su presencia se ha debilitado el último año ante el embate de los integrantes de La Familia y el CJNG. En 2012, los templarios llegaron a con- trolar 81 municipios, que colindaban in- cluso con Guerrero y Guanajuato, pero la pelea constante con los otros dos cárteles y el surgimiento de los grupos de autode- fensa en Tierra Caliente y la Meseta pu- répecha los obligaron a ceder terreno, de acuerdo con reportes de inteligencia. La guerra por el control de los terri- torios michoacanos entre los límites de Jalisco, Colima, Guanajuato y Guerrero se puede dimensionar a partir del número de muertos: de junio de 2013 a la fecha se han perpetrado 415 homicidios dolo- sos, de los que 223 han sido cometidos con armas de fuego, según fuentes de la Procuraduría de Justicia del Estado de Mi- choacán (PGJEM). En un estudio realizado por Octavio Fe- rris –agente de inteligencia federal certifi- cado por la DEA, el FBI y la PGR–, se explica que Los Caballeros Templarios, cuya cabe- za visible es Servando Gómez La Tuta, tie- nen una organización “espejo”de la PGJEM. “Los Templarios están divididos, igual que la Procuraduría Michoacana, en siete ambicionan todos APphoto/GustavoAguado
  13. 13. 16 1917 / 28 DE JULIO DE 201316 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 subregiones, cada una de ellas con su je- fe. Aunque hace un año y a principios de 2013 controlaban 81 municipios, hoy so- lamente tienen poder en 41 de ellos, los más importantes de la entidad, incluyen- do Morelia, donde manda Luis Valencia Alzate El Chuky, El Tarasco o El Gallo.” Según este diagnóstico, otros de los cabecillas de esta agrupación son Grego- rio Abeja Linares El Güero, en Zitácuaro; en Uruapan está Omar Tafolla Rodríguez El Gory y Pablo Magaña Serrato La Morsa; mientras que en Apatzingán están las principales cabezas del grupo: Enrique Plancarte El Kike, Dionisio Loya Plancarte El Tío, Servando Gómez Martínez La Tuta y Rigoberto Rentería Andrade El Cenizo. Mientras, La Familia Michoacana –cu- yo líder es Chuy Méndez, hermano de El Chango Méndez– controla 18 municipios de la entidad, varios del Estado de Mé- xico, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo y Querétaro. Nueva Generación manda en 13 de- marcaciones, entre las que destacan Jiquilpan y La Piedad, en los límites de Mi- choacán con Jalisco y Guanajuato. Aunque ahora se nota más la presen- cia de los grupos por la pelea del territorio, el crimen organizado ya estaba en el es- tado desde hacía tiempo. Cuando Lázaro Cárdenas Batel era gobernador del estado (2002-2008) reconoció que las redes del nar- cotráfico estaban enquistadas en la socie- dad desde hacía varios años (Proceso 1510). El mandatario perredista incluso ma- nifestó a este semanario su preocupación por la existencia de casos, difíciles de pro- bar, de alcaldes o autoridades municipa- les menores que presuntamente recibían dinero del narcotráfico. La ubicación La entidad es clave para los grupos del crimen organizado porque colinda con la Sierra Madre Occidental, el Océano Pací- fico, Jalisco, Guerrero, Guanajuato, Esta- do de México y Querétaro. Además, los reactivos químicos para producir drogas provienen de Asia y llegan al puerto de Lá- zaro Cárdenas, el más importante de Mé- xico en cuanto a carga se refiere. De acuerdo con informes confiden- ciales de la Secretaría de Marina, desde la costa michoacana han llegado a salir sub- marinos cargados con cocaína. Lanchas con doble motor fuera de borda parten de La Tupitina, en el límite de los municipios de Lázaro Cárdenas y Aquila, hacia La Paz, Baja California Sur. Hoy, La Tupitina alber- ga una base de la Armada de México. La entidad produce, en las regiones Sierra, Costa y Tierra Caliente, drogas sin- téticas como efedrina, crystal y crack –el que dicen que se inventó en la tierra de Los Templarios: Apatzingán, según fuen- tes de inteligencia. Además, en Aguililla, Coalcomán, Aquila, Chinicuila, Coahuayana, Tepelca- tepec y Sierra de Tumbiscatío se produce amapola, de donde se extrae la goma de opio, que a su vez es la base de morfina y la más contundente de las drogas: la he- roína o chiva. Reportes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aseguran que sus tro- pas de las XXI y XLIII zonas militares han detectado y destruido decenas de narco- laboratorios, lo que ubica a la entidad en primer lugar en este rubro, arriba de Jalis- co y Sinaloa. La Procuraduría General de la Repúbli- ca (PGR) informó por su parte que en 2012 se desmantelaron 938 laboratorios clan- destinos, 83 de los cuales eran utilizados para la elaboración de metanfetaminas. Michoacán tiene 388 de los aseguramien- tos; Sinaloa 225 y Jalisco 177. Uno de los casos más trascendentes sucedió el 25 de octubre de 2012, cuando soldados del 12° Batallón de Infantería de la XXI Zona Militar hallaron y destruyeron una fábrica de crystal, en la que se asegura- ron al menos tres toneladas del enervante, cuyo valor en el mercado era de aproxima- damente 300 millones de pesos.El laborato- rio estaba oculto en la serranía del poblado Piedras de Lumbre, municipio de Morelia. Otro ejemplo: el 7 de marzo de 2012, en Parácuaro, soldados detectaron un labora- torio en una cueva, ubicada en la orilla de una barranca de 50 metros de profundidad, frente a unos enormes acantilados de una zona árida y montañosa. Allí había cerca de 200 kilos de crystal ya casi terminado. La XXI Zona Militar informó que tan sólo en 2012 desmanteló 21 narcolabora- torios, en los que se incautaron mil 500 kilos de “afa”, que es la sustancia base del cristal; 60 mil litros de sustancias quími- cas; 14 kilos de agentes químicos y cinco mil 845 kilos de crystal, lo que representó una merma para el crimen de más de mil 461 millones 250 mil pesos. Especial ©STRINGERMexico/Reuters Narcolaboratorios. 388 en un año Autodefensas. Ciudadanos contra narcos
  14. 14. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 17 NARCOTRÁFICO Los informes confidenciales asientan que buena parte de estos centros de pro- ducción se ubica en zonas boscosas y de difícil acceso de la meseta purépecha. Un mando militar comentó a Proceso que los narcos instalan las cocinas en esas zonas para evitar que sean vistas por los pa- trullajes aéreos. Las colocan lejos de la población para impedir que el fuerte olor que producen las delate. La Marina informó que la creación de estas “fábricas de enervantes” aumentó hasta mil 200%, y desplazó al cultivo y siembra de mariguana y amapola. Reacomodos En enero de este año, el general Daniel Ve- lasco Ramírez, comandante de laV Región Militar, informó de la detención de José Ángel Carrasco Coronel El Changel, so- brino del extinto narcotraficante Ignacio Coronel Villareal Nacho Coronel. El Changel lideraba la banda La Corona. La detención de El Changel, ocurrida en las inmediaciones de Culiacán, provocó que se rompiera la alianza entre CJNG y la Federación de Sinaloa (cuyo principal integrante es el cártel de Sinaloa o del Pa- cífico). Ambos grupos querían el control de Guadalajara y municipios conurbados. Se prevé que esta ruptura entre el CJNG y los afines a Joaquín El Chapo Guz- mán y su socio Ismael El Mayo Zambada –denominados Los Coroneles y que eran re- presentados por José Ángel Carrasco Co- ronel El Changel– dé paso a una escalada violenta, en los próximos meses, en Jalis- co, Michoacán y Colima, zonas por donde sale la efedrina y crystal fabricados en los laboratorios de la sierra michoacana de Tepalcatepec, Apatzingán y Coalcomán. Los Coroneles mantienen el apoyo y el control de la Federación de Sinaloa. Se han aliado a Los Caballeros Templarios y al Cártel del Golfo y disputan las rutas de Colima, Jalisco, Michoacán, Zacatecas y Nayarit. De este modo, CJNG se ha aliado con La Familia Michoacana y la banda de La Resistencia. Esta unión es la del Cártel del Milenio. Hasta el momento, esta lucha en parti- cular ya ha afectado a municipios de Jalisco como Pihuamo, Tecatitlán, Jicotlán, Santa María del Oro, Quitupan,Tamazula,Valle de Juárez, Mazamitla,Tizapan, Chapala, Jamay, Zapotlanejo,Tonalá,Tlaquepaque, Zapopan y Ciudad Guzmán, entre otros. En Michoacán ya dañó a Coahua- yana, Tepalcatepec, Tancítaro, Peribán, Buenavista, Los Reyes, Cotija, Jiquilpan, Sahuayo, Cojumatlán de Regules, Marcos Castellanos, Venustiano Carranza, Brise- ñas,Vista Hermosa, Ixtlán, Pajacuarán,Vi- llamar, Tanhuato, Yurécuaro, Ecuandureo, Numarán, Churintzio y La Piedad. En Colima, el peor golpe fue dado en Comala, Manzanillo, Cuauhtémoc, Coli- ma, Ixtlahuacan,Tecomán y Armería. Paralelamente, este conflicto abrió las puertas a Los Zetas. Ahora de nuevo buscan ingresar a Jalisco, como lo ha- bían intentado en 2010 y 2011, cuando se multiplicaron los hechos violentos en Guadalajara. Hoy, según fuentes de inteligencia, Los Zetas pueden formar una alianza. No sería con la Federación de Sinaloa, ya que con ella mantiene la disputa por Tamaulipas, Nuevo León, Durango, Veracruz, Estado de México y Coahuila, sino con el CJNG. Con esto reforzarían sus controles e influencia en las rutas principales de Jalisco (Za- popan, Ciudad Guzmán y Guadalajara), Michoacán y Colima. Así las cosas, un informe confidencial asienta que la violencia en el occidente del país no cederá en el corto plazo. Sino al contrario. ©STRINGERMexico/Reuters Estado armado. Todos son sospechosos
  15. 15. 18 1976 / 28 DE JULIO DE 2013 Nadie en Zacatecas cree que dure la relativa calma tras la captura del Z-40. Informes de inteligencia militar prevén que, tan pronto se confirme al nuevo jefe de Los Zetas para esta plaza (posiblemente Ismael Nava Cor- tez,El Ostión,al que la Policía Federal dio por muerto en 2009), desatará una ofensiva contra el Cártel del Golfo para sacarlo del estado. Lo alarmante es que se ha do- cumentado una grave infiltración de las corporaciones policiacas locales, que alimenta los ajustes de cuentas. tensa calmaentre zetas y golfos VERÓNICA ESPINOSA Z ACATECAS, ZAC.- De dos pisos, de- rruida su fachada y sin puertas, la casa del empresario Arturo Guardado Méndez, en el núme- ro 106 de la avenida Huicot, en Fresnillo, es vigilada para que nadie se acerque a curiosear. Procesado por su presunta participación en un plan para atentar contra el diputado federal y exgobernador Ricardo Monreal y de su hermano, el senador David Monreal, Guardado tenía al frente, como vecino, a Iván Velázquez Caballero, El Talibán, Z-50 o El 50, quien hasta su captura, en septiem- bre de 2012, fue uno de los cabecillas de Los Zetas. Mucha gente en Fresnillo sabía que El 18 1976 / 28 DE JULIO DE 2013 Zacatecas:
  16. 16. NARCOTRÁFICO 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 19 50 vivía ahí hasta que la Marina lo atra- pó en San Luis Potosí a raíz de una de las traiciones que cuartearon a la orga- nización criminal, de acuerdo con testi- monios contenidos en expedientes sobre Los Zetas –particularmente relacionados con los hermanos Treviño Morales– que están en poder de la justicia estaduni- dense (Proceso 1916). Según dichos documentos, Velázquez Caballero fue entregado por Miguel Án- gel Treviño luego de que supuestamente aquél se “acercara” al Cártel del Golfo pa- ra disputarle al Z-40 el control de San Luis Potosí. Desde Fresnillo, donde a decir de la Marina llegó a comandar a unas 400 per- sonas, El 50 operó la plaza de Monterrey, aunque antes se había encargado de Nue- vo Laredo por una orden de Heriberto Laz- cano, de quien fue mandadero al entrar en la organización. Inconforme con el liderazgo del Z-40, El Talibán lo desafió. Esta división permitió que el Cártel del Golfo desatara una ofen- siva por el control de Zacatecas, pero no ha podido arrebatárselo a Los Zetas. Re- cientemente estos últimos se dejaron ver en algunos de los pueblos más peleados. Se presentaron como el “Cártel del Nores- te” y advirtieron: “ya regresamos”. La apa- rición tendría el propósito de “no calentar las plazas con el otro nombre” y reactivar su presencia en aquellos sitios donde, de acuerdo con informes internos del Ejérci- to, el Cártel del Golfo logró dominar “sólo por un tiempo”. Por ahora, tras la captura de Miguel Ángel Treviño Morales, transcurren días de inusitada calma en el estado, luego de meses sangrientos. Se esperan reacomo- dos por el nuevo liderazgo de Los Zetas y una nueva ofensiva contra el Cártel del Golfo. De acuerdo con una fuente de inteli- gencia militar consultada por Proceso, se posicionará en Zacatecas Ismael Nava Cortez, El Ostión, uno de los hombres más cercanos a Omar Treviño Morales, a quien se da como el sucesor natural de su her- mano, El Z-40. A Nava, quien también se hace llamar El Kaibil, se le dio por muerto en abril de 2009, en un enfrentamiento con policías federales ocurrido en Fresnillo. Al infor- mar de su muerte, la Policía Federal acla- ró que El Ostión era originario de Oaxaca, no de Guatemala, como se creía al princi- pio, y que posiblemente se trataba de un desertor del Ejército, ya que se hacía car- go del adiestramiento de sicarios y del di- seño de estrategias del grupo armado en Zacatecas y Aguascalientes. Sin embargo, testimonios recabados por este semanario en Zacatecas confir- maron que Nava aparentó su muerte y un mes después se hizo cargo de la operación para sacar a 53 reos del penal de Cienegui- llas, todos vinculados a Los Zetas, a fin de que operaran en la región (Proceso 1764). La cercanía de Nava con Miguel Án- gel Treviño –del cual fue guardaespaldas, lo mismo que lugarteniente de Heriberto Lazcano, según la Policía Federal (PF)– se- ría decisiva para que figure en el primer nivel de la nueva estructura de mando de Los Zetas. Según la PF, El Ostión tuvo entre sus funciones el acopio, resguardo y manteni- miento de armamento y explosivos. Ade- más era el jefe de Los Zetas en Oaxaca y desde ahí organizó ataques a la coman- dancia de policía enAcapulco en 2007.Des- pués se dijo que fue abatido en Fresnillo. Tal como ocurrió con Heriberto Laz- cano, no se registró evidencia conclu- yente de que El Ostión hubiera muerto. No se emitió desmentido alguno cuando este semanario dio a conocer las versio- nes de que no falleció y que lo sitúan al frente de operativos estratégicos de Los Zetas, como la mencionada liberación de reos del penal de Cieneguillas. Mayor operatividad Aunque el gobernador priista Miguel Alonso Reyes solicitó reforzar la presen- cia militar en el estado, esto no ha frena- do la disputa de Los Zetas y el Cártel del Golfo por el territorio zacatecano. Secues- tros, extorsiones, ejecuciones y balaceras marcaron los meses posteriores a la cap- tura del Z-50. Ambas organizaciones criminales infiltraron las policías municipales y estatal, por lo cual informes internos NARCOTRÁFICO 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 19 LeonardoGarzaTreviño/Procesofoto LeonardoGarzaTreviño/Procesofoto Fresnillo. Guerra de mantas
  17. 17. 20 1976 / 28 DE JULIO DE 2013 RAFAEL CRODA B OGOTÁ.- La captura de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40, provocará una rearticulación del narcotráfico interna- cional y propiciará la reconfiguración de alian- zas entre los cárteles mexicanos de la droga y sus abastecedores colombianos de cocaína, informan a Proceso fuentes de inteligencia de la Policía Nacional de Colombia (PNC). Puntualizan que la caída del máximo líder de Los Zetas podría fortalecer la red de pro- veedores colombianos del jefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, quien ab- sorbería parte de las rutas de abastecimiento controladas por Treviño Morales. “El Chapo es el capo mexicano que más negocios tiene con narcotraficantes colombia- nos y desde hace meses viene reforzando sus conexiones con Los Urabeños –tradicionales socios de Los Zetas–. Por ello, no descartamos que aproveche esta oportunidad para terminar de sellar una alianza a mayor escala”, explica un oficial de la PNC. Para el director de la PNC, general José Roberto León Riaño, la posibilidad de que El Chapo Guzmán amplíe sus alianzas con narco- traficantes colombianos tras la captura de Tre- viño Morales “nos genera una alerta y es algo de lo que tenemos que estar muy pendientes”. De acuerdo con el militar, la detención del Z-40, ocurrida en el norte de México el lunes 15 de julio, es “un golpe importante por el peso de Los Zetas en el narcotráfico internacional, pero ahora es necesario ver quién o quiénes serán los relevos y enfocar todos los esfuerzos en su captura y en el desmantelamiento de esa estructura criminal”. Y es que la violencia generada en la dispu- ta por el liderazgo de Los Zetas, advirtió, pue- de llegar más allá de las fronteras de México, “porque hay un proceso de reacomodamiento de cabecillas, y esta organización criminal tie- ne una influencia regional que abarca varios países adonde podría extenderse la reyerta”. Los socios Reportes de inteligencia de la PNC ubican a Los Urabeños, la mayor organización delictiva de Colombia y la única con presencia en todo el territorio nacional, como los principales so- cios colombianos de Los Zetas. El Z-40 había afianzado una estrecha rela- ción de negocios con Dairo Antonio Úsuga Da- vid, Otoniel, jefe de Los Urabeños, quien enfren- ta el asedio permanente de unidades de élite de la policía que han estado a punto de atrapar- lo en varios operativos. Según los informes, el acoso lo ha hecho perder parte del control de esa banda criminal. Otoniel no sólo era el principal socio del Z-40 en este país, sino también su princi- pal proveedor de cocaína, confió otra fuente consultada. El brazo derecho del capo colombiano era su primo Alexander Montoya Úsuga, El Flaco, capturado en julio de 2012 en la ciudad hondu- reña de La Ceiba, ubicada en el Caribe, desde donde coordinaba el envío de los cargamentos del Ejército prevén que continuarán los ajustes de cuentas. Los mismos docu- mentos establecen que ambos cárteles recurren ahora a personas más capaci- tadas para vigilar y controlar las “nar- cotienditas”, así como para monitorear las rutas de la droga, en sustitución de los halcones. Personeros de los grupos criminales intentan reclutar al personal que ingresa a las nuevas bases de la Secretaría de la Defensa Nacional (una de ellas en Fresni- llo) apenas cumplen los primeros meses de adiestramiento reglamentario. En algu- nos casos lo consiguen. La autoridad militar tiene documen- de cocaína para Los Zetas. Según la PNC, este lugarteniente era el principal enlace entre Oto- niel y el Z-40. En el momento de ser capturado en un lu- joso hotel de La Ceiba, El Flaco preparaba un viaje a México para esconderse allí bajo la pro- tección de Los Zetas, dijeron las fuentes. Por su parte, Otoniel asumió el papel de jefe de Los Urabeños tras la muerte de su hermano Juan de Dios Úsuga David, Giovany, quien lideró la organización hasta ser abatido por comandos Jungla de la policía en una finca del norocciden- te colombiano el 1 de enero de 2012. Los dos hermanos, herederos de la es- tructura criminal del extraditado narcotrafican- te Daniel Rendón Herrera, Don Mario, fueron guerrilleros del Ejército Popular de Liberación (EPL) y después se pasaron a las filas de los grupos paramilitares de extrema derecha, ger- men de las bandas criminales colombianas que hoy controlan el negocio del narcotráfico. Reportes de la PNC asientan que otro im- portante socio colombiano del Z-40 es Víctor Ramón Navarro Serrano, Megateo, jefe del úl- timo reducto guerrillero del EPL y quien duran- te los últimos años asumió el control del tráfico de drogas en la nororiental región del Catatum- bo, fronteriza con Venezuela. Megateo se encarga de sacar los carga- mentos de droga del Catatumbo, donde se cul- tiva y se procesa la hoja de coca, y los envía a Los Zetas a través de Venezuela. Así lo afirma un oficial de la policía colombiana, cercano a las investigaciones contra ese capo responsa- La caída del “Z-40” fortalece al “Chapo” en Colombia 20 1976 / 28 DE JULIO DE 2013 LeonardoGarzaTreviño/Procesofoto Zona conurbada. En disputa
  18. 18. NARCOTRÁFICO 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 21 tados casos de sospechosos detenidos en flagrancia por el Ejército o la Marina y entregados formalmente a las autori- dades competentes de Zacatecas, pero que después aparecen ejecutados y con narcomensajes. Un informe castrense consigna que la madrugada del 14 de abril último varios hombres armados llegaron a la salida po- niente de Fresnillo, entronque con la ca- rretera a Valparaíso y Jerez. Llevaban cau- tivos a tres hombres, a quienes ejecutaron de dos tiros a cada uno. Al poco tiempo de que se fueran, se presentaron en el lugar policías muni- cipales, quienes reportaron la ejecu- ble de la muerte de más de 100 uniformados en esa rica región selvática. Uno de nuestros informantes consideró que, tras la aprehensión de Treviño Morales en México, Megateo no tendría ningún problema con los sucesores del líder de Los Zetas o de su archirrival, el Cártel de Sinaloa, pues el peculiar guerrillero y capo del narcotráfico se ha carac- terizado por su pragmatismo y por hacer nego- cios con todo tipo de organizaciones criminales, aunque éstas sean rivales entre sí. “No sería ex- traño que Megateo se convierta en abastecedor del Chapo Guzmán, quien tiene contactos en esa región (el Catatumbo)”, sostuvo. Ocupar vacíos El análisis de inteligencia realizado por la PNC tras la captura del Z-40 plantea interrogantes sobre la manera en que los diferentes grupos delictivos llenarán los vacíos dejados por la sa- lida del líder de Los Zetas del escenario regio- nal del narcotráfico. “La captura de este tipo de capos, con un rol protagónico en organizaciones delictivas de gran alcance, genera un proceso de trans- formación en las estructuras criminales bajo su mando. Es normal que venga una pérdida de cohesión –en el Cártel de Los Zetas–, una fragmentación y un ciclo de violencia produc- to de la lucha por el control”, expuso una de las fuentes consultadas. Según la PNC, diferentes facciones de Los Zetas intentarán asumir el control de las ru- tas colombianas que tenía El Z-40 en sociedad con bandas criminales de este país sudameri- cano, aunque para ello necesitarán de un inter- mediario, ya sea mexicano o colombiano. A pesar de que Los Urabeños tienen una estrecha relación de negocios con Los Zetas, la batida de la policía colombiana en su contra y la pérdida de liderazgo de Otoniel ocasiona- ron que algunas facciones de esa organización ción de las tres víctimas, pero en vez de asegurar la escena del crimen huye- ron. Momentos después, otro grupo ar- mado se llevó los cadáveres en varias camionetas. Cuando llegaron al cruce carretero po- licías ministeriales y estatales reportaron a sus superiores que ya no había cuerpos. “Esto ya ha pasado muchas veces y en va- rios municipios”, admite un militar a Pro- ceso; dice que al menos desde febrero la Marina y el Ejército han detectado este ti- po de incidentes. La capital zacatecana es una de las más vapuleadas por ambos bandos. La madrugada del pasado 18 de abril, en un criminal ganaran en autonomía. Incluso algu- nas de ellas ya tienen negocios con el Cártel de Sinaloa, al que abastecen de cocaína en algu- nas regiones del suroccidente del país. El Chapo Guzmán tiene presencia en Co- lombia a través de personeros que actúan co- mo sus “gerentes internacionales”, lo cual le da una ventaja sobre Los Zetas, sus enemigos a muerte. Esta prerrogativa se une a la pérdida de cohesión de Los Urabeños, quienes cuen- tan con más de 2 mil 300 hombres en todo el territorio y tienen presencia en los 120 mayores municipios del país, estimó la PNC. Los socios tradicionales del Chapo Guz- mán en Colombia han sido Los Rastrojos, la segunda banda criminal más poderosa de es- ta nación y rival acérrimo de Los Urabeños. La guerra entre ambos grupos ya dejó más de 2 mil muertos en todo el territorio, y en algunas zonas dio paso a pactos de coexistencia apro- vechados por el Cártel de Sinaloa. En medio de esta disputa, de acuerdo con registros de la PNC, El Chapo Guzmán decidió es- tablecer alianzas con Los Urabeños sin distanciarse de Los Rastrojos. Otro factor que faci- litaría al Chapo Guzmán asumir parte de las rutas y asociaciones colombianas que deja al garete El Z-40 es el “proceso de transfor- mación criminal” que vi- ve Colombia por los duros golpes a las bandas, los cuales han dado paso a “autonomías delictivas de- rivadas de los vacíos deja- dos por los capos abatidos o capturados”. En abril pasado, la PNC capturó al segun- bar de la avenida Hidalgo, a unos pasos de la Plaza de Armas (donde se ubica el Pa- lacio de Gobierno), una riña derivó en el ataque de un grupo armado, en el que ofi- cialmente murió una persona y otra que- dó herida. Sin embargo, personal del Ejér- cito halló en el lugar más de 600 casquillos percutidos: 99 de armas calibre 223 y cer- ca de 550 de calibre 762, así como cargado- res desabastecidos de AK-47, entre otras evidencias. El Cártel del Noreste El 28 de abril, en Fresnillo dos mujeres y dos hombres aparecieron ejecutados de do hombre de Los Urabeños, Francisco José Morela Peñate, El Negro Sarley, quien a de- cir del general León Riaño era el principal ar- ticulador del narcotráfico de esa banda crimi- nal. En 2012, las fuerzas del orden abatieron a Giovany y capturaron al Flaco y a Henry de Je- sús López, Mi Sangre, quien cayó en Argenti- na mientras preparaba una reunión con envia- dos del Z-40. A su vez, Los Rastrojos perdieron el año pasado a sus principales cabecillas: Diego Pé- rez Henao, Diego Rastrojo, y a los hermanos Luis Enrique, Javier Antonio y Juan Carlos Ca- lle Serna, Los Comba. Fueron capturados o se entregaron a la justicia. “Esta batida ha provocado independencia y autosuficiencia de redes locales de las dos principales bandas criminales de Colombia, lo que podría aprovechar El Chapo Guzmán pa- ra avanzar en la hegemonía que ejerce en va- rias rutas de la cocaína. Esto nos obliga a estar alertas”, insistió una fuente de la PNC. 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 21 NARCOTRÁFICO ScottDalton/APphoto Putumayo. Golpe al narco
  19. 19. 22 1976 / 28 DE JULIO DE 2013 día en el bulevar JoséVarela Rico, muy cer- ca de la ferretería Ferrehome, del empre- sario Arturo Guardado Méndez, actual- mente procesado por el presunto complot contra los Monreal Ávila. A un costado de los cadáveres, los si- carios dejaron un supuesto mensaje del Cártel del Golfo contra Los Zetas: “Hay tie- nen sus halcones y centrales mugrosos y a todos los miembros Zetas que les sirva de ejemplo lo que les pasó a estos”. En el reporte de la Sedena este he- cho no termina ahí: “Extraoficialmente –dice el documento– se tuvo informa- ción de parte del personal de la Marina Armada de México que las dos mujeres recientemente habían sido detenidas con armas, drogas y vehículos y pues- tas hacía dos días a disposición ante la autoridad correspondiente, sin especi- ficar a quién”. Sus nombres eran María Guadalupe Alvarado Martínez, de 17 años, y Guiller- mina Rojas Nieto, de 38. En cifras del Ejército, de enero a julio hubo por lo menos 25 enfrentamientos de militares y policías contra grupos arma- dos, con un saldo de “84 delincuentes, cin- co autoridades civiles, un militar y un ci- vil muertos”. En el mismo periodo cuentan 167 ho- micidios relacionados con la delincuencia organizada, 44 de los cuales se cometie- ron en Fresnillo y 31 en la capital del esta- do. También registran 21 secuestros (sie- te en la capital) y 53 levantones, nueve de ellos en Fresnillo. A lo anterior suman el hallazgo fre- cuente de osamentas y restos humanos en predios, tiros de mina y campos en Val- paraíso, Sombrerete, Villanueva, Fresnillo, Río Grande, Calera y la capital. Por lo pronto, se sabe que las Fuerzas Federales de Apoyo en el territorio zacate- cano están en alerta, no sólo por la previ- sible reacción de los narcos por la captura del Z-40, sino porque sus informes reve- lan un reposicionamiento de Los Zetas en territorios antes dominados por el Cártel de Sinaloa o que les habían sido arrebata- dos por el Cártel del Golfo, como la región del Cañón de Juchipila, desde la Sierra de Morones hasta Tepechitlán, en los límites con Jalisco. Esta versión coincide con la presencia de un supuesto Cártel del Noreste, que se- gún las fuentes militares sería otro nom- bre con el que Los Zetas tratan de recupe- rar las pocas plazas que el Cártel del Golfo les arrebató desde la capital hacia el sur del estado, porque el norte no cambió de manos. Los primeros mensajes atribuidos a este cártel se vieron en La Laguna, en abril pasado. Uno de ellos lo dejaron jun- to al cuerpo de una mujer que escoltaba al director de Seguridad Pública de Sal- tillo, el teniente Adelaido Flores, al que se acusó de “querer darle la plaza a los chapos”. Mensajes similares se incluyen en los reportes del Ejército sobre Zacate- cas, como el encontrado el 12 de mayo en Trancoso, a la altura de la carretera federal 45, en un bote de basura y junto al cuerpo desmembrado de un hombre después identificado como Mario Alber- to Rivera, de 22 años. Decía: “…Ahí está su pinche comandante al que mandaron a calentar las plazas, éste es el mentado Piris el que mató al Fede- ral de Caminos en Fresnillo.Aquí anda el cártel del Noreste, nosotros no robamos ni secuestramos ni nos metemos con ningún tipo de gobierno, ya estamos en Zacatecas de nuevo y venimos a termi- nar con este tipo de ratas, ahí están sus pinches golfitas que se murieron debién- doles 5 quincenas. Atentamente CDN.” El 6 de junio, sobre los cuerpos de tres hombres abandonados en la aveni- da Hidalgo del centro de Fresnillo –uno de ellos decapitado– aparecieron adver- tencias para el Cártel del Noreste: “Bienvenido al Estado de Zacatecas cártel Noreste, por lo visto viene a bo- rrar con cabeza de cordero, a poco con cambiar unas cuantas letrazzz va a bo- rrar su pasado de mugrozozzz, ustedes son y seguirán siendo la escoria de la sociedad, el estado ya abrió los ojos y ya están viendo quién es quién, no ha- blen de secuestros, extorsiones, viola- ciones, son los maestros en la materia, dejaron al estado sumido en la mise- ria y la psicosis, qué podemos robar si ustedes desde los limosneros para arri- ba no dejaron nada sin cepillar jajaja- jaja. Aquí estamos listos para la batalla por un Zacatecas libre del Norestez- zzzz…Atte. CDG limpiando lo podrido del estado.” Una segunda manta presentaba un mensaje dirigido a los policías preven- tivos de Fresnillo; se les hizo saber que “también hay balas” para ellos: “Sabe- mos al 100% que ustedes están a la or- den del Cachetón, el Diablo y el 28… la guerra es con la última letra”. El 12 de junio se notificó la localiza- ción de dos cuerpos tirados en la carre- tera Fresnillo-Jerez. Los policías encon- traron manchas de sangre, 49 casquillos percutidos de un rifle 762 y un cartón que decía: “Los Zetas y el Cártel del No- reste; a todas las putas golfas esto les va a pasar”. El informe militar consignó: “Al lugar de los hechos arribaron las autoridades sin encontrar los cuerpos”. 22 1976 / 28 DE JULIO DE 2013 NARCOTRÁFICO LeonardoGarzaTreviño/Procesofoto Zacatecas. Escenario de guerra
  20. 20. NARCOTRÁFICO 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 231917 / 28 DE JULIO DE 2013 23
  21. 21. 24 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 En México hay personas capaces de hacer cualquier cosa para incorporarse a una corporación policiaca y corromperse. Así lo hicieron Armando Espinosa de Benito, exjefe de la División de Investigación de la Policía Federal, y Sergio Quiroz Padilla, excoordinador de Investigación de la misma institución, como lo ha evidenciado Proceso (ediciones 1910 y 1912). Ahora se tienen pruebas de que, además de falsear sus declaracio- nes patrimoniales, falsificaron sus certificados de estudios. Apenas con la secundaria terminada amasaron inexplicables fortunas, ocuparon puestos clave en el supuesto combate al crimen organizado y sus familiares siguen incrustados en la Policía Federal, evadiendo los controles de confianza. Los policías millonarios... y falsificadores ANABEL HERNÁNDEZ A rmando Espinosa de Benito y Sergio Quiroz Padilla, quie- nes hasta principios de este sexenio tenían altos cargos en la Policía Federal (PF), no solamente mintieron en sus declaraciones patrimoniales para ocul- tar la riqueza que obtuvieron injusti- ficadamente; también falsificaron sus certificados de bachillerato para poder ingresar en la institución, donde perma- necieron más de una década. Según el Código Penal Federal la fal- sificación de documentos oficiales y de información dada a una autoridad, así como la usurpación de grado escolar y de profesión, son delitos que se castigan con cárcel. Por lo menos desde 1998 el certifi- cado de bachillerato era indispensable para ingresar y permanecer en la Policía Judicial Federal (PJF, que en 2001 se con- virtió en AFI). También lo era durante el sexenio de Felipe Calderón para in- corporarse a la PF, permanecer en ella y ocupar puestos de alto nivel. Sólo con la falsificación de sus certificados escolares ambos policías pudieron entrar y mante- nerse en las corporaciones gracias a las cuales se hicieron millonarios y donde tienen trabajando a sus familiares. Este semanario denunció la riqueza inexplicable acumulada por Espinosa y Quiroz entre 2005 y 2008 –durante sus encargos en la Agencia Federal de Inves- tigación (AFI) y la PF– así como su osten- toso tren de vida, que no corresponde con sus salarios ni con sus declaraciones patrimoniales (Proceso 1910 y 1912). Protegido de García Luna En averiguaciones previas y declaracio- nes de los narcotraficantes Sergio Villa- rreal Barragán, El Grande, y Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, Espinosa –quien en la PF se hacía llamar Dios y hace déca- das era policía de crucero– fue acusado de recibir sobornos a cambio de propor- cionarle ayuda e información al crimen organizado. A la sombra de García Luna en la AFI y la PF, llegó a ocupar cargos importantes en el combate al narcotráfico y al secues- tro. Entre 2005 y 2008 acumuló propie- dades por más de 37 millones de pesos: tres residencias en Prados Churubusco, dos en Lomas de Cocoyoc y una más en el número 20 de la calle Luarca, colonia Parques del Pedregal en la delegación Tlalpan, donde actualmente vive. Su esposa, Rebeca Ibarra, y sus hijas, Nora y Rebeca Espinosa Ibarra, osten- taban en las redes sociales su fortuna y lujoso tren de vida. Presumían sus resi- dencias, los pasteles de cumpleaños de sus perros, sus colecciones de bolsas Louis Vuitton, sus constantes viajes a Europa, las visitas frecuentes al salón de belleza de Silvia Galván –el más caro de la Ciudad de México–, todo pagado con el salario del policía. También pre- sumían su asistencia a desfiles de moda de la boutique del diseñador Frattina,
  22. 22. CORRUPCIÓN 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 25 sus amistades de la farándula (como la cantante Yuri) y sus fastuosas fiestas de halloween. El sexenio anterior y abusando de su cargo, Espinosa colocó en la PF a cuatro familiares, entre ellos a sus yernos Erick Friedman y Rafael Navarro. Pese a las re- velaciones de Proceso, Friedman sigue en la institución, ahora cobijado por Gustavo Calles Valdés, cuñado de Sergio Quiroz. Quiroz Padilla siempre estuvo a las ór- denes de Espinosa y de Cortés –afirman agentes de la PF consultados por este se- manario–, quienes solaparon su alcoho- lismo, sus excesos, su prepotencia y sus arranques de violencia. En octubre de 2011 Liliana Hernández, pareja de Quiroz, presentó una demanda en la que lo acusó de haberla golpeado brutalmente y de huir, protegido por po- licías federales, llevándose como rehén a su hija menor de edad, Heribel. En 1999 Quiroz era cadenero de los gi- ros negros del grupo Titanium en la Ciu- dad de México. Ese año decidió ingresar a la PJF, luego convertida en AFI. En 2002 era jefe de departamento en el área de Investigación de Delitos, a las órdenes de Espinosa. Desde entonces se hicieron inseparables. Espinosa pertenecía al grupo de in- condicionales de García Luna, y aunque los demás no lo aceptaban en su selecto círculo, Quiroz siempre se benefició. Entre 2005 y 2008 acumuló de la nada propiedades por más de 13 millones de pesos: una residencia en Lomas de Co- coyoc y dos en la Ciudad de México, una de ellas en Fuente del Saber 45, fraccio- namiento Fuentes del Pedregal, donde actualmente vive. Posee colecciones de motocicletas, de vehículos de lujo y de re- lojes Rolex y Hublot. También aprovechó su puesto para co- locar a sus familiares en la PF. A su cuña- do Gustavo Calles Valdés lo hizo director general de la Coordinación de Servicios Generales, donde también metió como analista a su hermana Victoria; a otra her- mana, Edith Concepción, la convirtió en jefa de departamento en la División de In- vestigación.Todos siguen cobrando en esa institución. Dos veces bachiller Para ingresar a la PJF y a la PF, Espinosa entregó a la Procuraduría General de la República y a la Secretaría de Seguridad Pública federal un falso certificado se- gún el cual había terminado los estudios de bachillerato en la Preparatoria 2 de la UNAM. Durante años Espinosa declaró ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) que tenía el certificado de bachillerato. Sin ese documento no hubiera podido desempe- ñar los puestos que tuvo: director de Cri- men Organizado de la AFI y en la PF (ya en el sexenio calderonista y amparado por García Luna), coordinador general de las Fuerzas Federales de Apoyo y jefe de la División de Investigación. Gracias a esos cargos amasó su riqueza. La realidad es que no acabó la prepa- ratoria. Dejó sus estudios truncos muy jo- ven, cuando se casó. Proceso comprobó que el documento ostentado durante años es falso, pues no fue sino hasta el 4 de diciembre de 2009 cuando el Sistema Educativo Nacional de la SEP, a través de la Dirección General del Bachillerato, le entregó al jefe policiaco –cuya CURP es EIBA580801HDFSNR07– el certificado con el folio C 54013. En el certificado de la SEP –del cual este semanario tiene copia– aparece la fotografía de Espinosa de Benito a sus 51 años, edad que tenía cuando recibió el do- cumento y ya era coordinador general de las Fuerzas Federales de Apoyo. Ese docu- mento oficial estipula que el jefe policiaco pudo certificar su nivel de estudios gra- cias al acuerdo número 286 de la SEP. Este acuerdo establece que con un exa- men la secretaría “otorga reconocimiento académico formal a los conocimientos, habilidades y destrezas adquiridas por los individuos en forma autodidacta, a través de la experiencia laboral o por cualquier vía, cuando estos son equivalentes al ba- chillerato en general. (...) Este examen permite a todas la personas que no tuvie- ron acceso a este nivel educativo o que por algún motivo tuvieron que abandonar CORRUPCIÓN Especial Espinosa. Falsos estudios
  23. 23. 26 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 CORRUPCIÓN sus estudios, acreditar los conocimientos equivalentes al bachillerato general”. El examen general de conocimientos, así como de comprensión de lectura y ha- bilidad en expresión escrita fue aplicado por el Centro Nacional de Evaluación. Pero inexplicablemente, en mayo de 2010 –seis meses después de haber obte- nido un certificado auténtico de bachille- rato–, Espinosa, ya jefe de la División de Investigación de la PF, incluyó en su decla- ración patrimonial –la cual tiene carácter oficial y legal– que había terminado la li- cenciatura en derecho en la Universidad Insurgentes y afirmó tener un certificado. Sin un certificado de bachillerato no hubiera podido realizar estudios univer- sitarios y de haberlos hecho merced a un documento falso, su grado académico no puede tener validez. El mismo camino Quiroz Padilla hizo lo mismo para ingre- sar a la AFI y luego a la PF. Presentó un falso certificado de bachillerato de la UNAM. De acuerdo con los do- cumentos en poder de Proceso se trata de la falsificación de un do- cumento de la Dirección General de Servicios Escolares. Tiene el número de expediente 83672, el número de cuenta es 8678368-8 y “certifica” que Sergio Quiroz Pa- dilla “cursó y aprobó en la Escue- la Nacional Preparatoria C-23/3 asignaturas que comprenden el plan de estudios del bachi- llerato de tres años en ciencias sociales”. El documento, incluido en el expediente de Quiroz en la PF, asegura que tuvo un promedio de 8.5 y ostenta la fotografía del policía cuando era adolescen- te. Lo firma Ramón F. Ramos Carrasquedo como “Secretario General”. Con ese certificado Quiroz fue subdirector de Crimen Or- ganizado de la AFI, así como director de la Sección Segun- da del Estado Mayor, director general de Secuestros y Robos de la Coordinación de Inteli- gencia y coordinador de Investigación de Campo de la División de Investiga- ción de la PF. Como en el caso de su jefe, la SEP le entregó el 4 de diciembre de 2009 un certifi- cado de bachillerato a través del Sistema Educativo Nacio- nal bajo el acuerdo 286. Igual que Espinosa, Qui- roz afirmó a la SFP en su declaración patrimonial de 2010 que ya era licenciado en derecho también por la Universidad Insurgentes y contaba con un certificado. Como en el caso de su jefe y protector, esos estudios ca- recerían de validez pues los habría iniciado con un docu- mento falso. Espinosa fue destituido de su jefatu- ra en enero de este año; Quiroz, en mar- zo siguiente. Pero ambos permanecieron en la PF con los cargos de comisarios ge- nerales y siguieron cobrando sin ir a las oficinas. En abril, cuando supuestamen- te aún eran funcionarios de la Policía Fe- deral, empezaron a trabajar como parte del equipo de seguridad de Grupo Carso. Pero a raíz de lo publicado por Pro- ceso en junio pasado (números 1910 y 1912) y según la información más re- ciente, Quiroz fue despedido; Espinosa, luego de permanecer oculto varios días, ha tratado de convencer a sus excom- pañeros policías federales de que aún trabaja en el consorcio de Carlos Slim. El artículo 243 del Código Penal Fe- deral dice que la falsificación de docu- mentos oficiales merecerá una pena de cárcel de cuatro a ocho años; “si quien realiza la falsificación es un servidor público, la pena de que se trate se au- mentará hasta en una mitad más”. De acuerdo con el código, falsifica quien elabora el documento y quien lo usa. Los dos policías millonarios falsearon sus declaraciones patrimoniales y falsi- ficaron sus certificados de bachillerato. Fuentes internas de la PF afirman que los casos de Espinosa y Quiroz ejemplifican el desastre en esa institu- ción, la falta de controles internos y la corrupción que no ha podido ser rever- tida en los primeros meses de gobier- no de Enrique Peña Nieto con Manuel Mondragón y Kalb al frente de la Comi- sión Nacional de Seguridad. Las mismas fuentes aseguran que Espinosa y Quiroz y sus familiares si- guen trabajando en la PF sin ser someti- dos a exámenes de control de confianza, están seguros de su impunidad. Señalan que Ramón Pequeño Gar- cía, jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal desde los tiempos de García Luna, quien permanece en el cargo pese el cambio de administra- ción, garantiza esa impunidad. Espinosa y Quiroz han comenza- do a esparcir el rumor de que en las próximas semanas Mondragón y Kalb será removido –por supuestos proble- mas de salud– y en su lugar quedaría el actual comisionado general de la Poli- cía Federal Enrique Francisco Galindo, gente de confianza de García Luna. Al frente de la PF quedaría Mane- lich Castilla Craviotto, actual jefe de la División de Seguridad Regional y ami- go de Luis Cárdenas Palomino, su an- tecesor. De ser ciertos estos rumores, el verdadero control de la Policía Federal permanecería en manos de los ahora exfuncionarios. Quiroz y su doble bachillerato
  24. 24. D esde su campaña por la Presi- dencia y empujado por la so- ciedad civil, Enrique Peña Nie- to se comprometió a desterrar el viejo instrumento de control político-mediático de la publi- cidad oficial y, más aún, prometió crear un mecanismo legal para la conformación de un órgano autónomo que la regulara. La iniciativa se integraría durante el periodo de transición –entre septiembre y noviembre de 2012– para que en los pri- meros días de su llegada a Los Pinos fuera presentada al Congreso, según anunció. El próximo jueves 1 de agosto su administra- ción cumple ocho meses y Peña Nieto aún no cumple su promesa. El 11 de mayo de 2012, durante la cam- paña, los estudiantes de la Universidad Iberoamericana (UIA) tocaron el tema cuando el entonces candidato priista visi- tó sus instalaciones; incluso lo confronta- ron ásperamente. Durante su campaña presidencial, Enrique Peña Nieto se comprometió a regular –apenas llegara a Los Pinos– la vi- ciada práctica del otorgamiento discrecional de publicidad gubernamental; incluso prometió crear un organismo au- tónomo ad hoc. Sin embargo, a ocho meses de iniciada su gestión, el mandatario no ha cumplido: parece haber olvi- dado el tema que tantas expectativas generó en los medios. Ni siquiera ha dado respuesta a la recomendación emitida por la CNDH en favor de este semanario, castigado con el retiro de publicidad oficial durante los gobiernos de los pa- nistas Vicente Fox y Felipe Calderón. ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA Publicidad oficial: promesa y olvido...OctavioGómez ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 1917 / 28 DE JULIO DE 2013 27

×