Políticas de paz. colombia el salvadorv2

257 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
257
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Políticas de paz. colombia el salvadorv2

  1. 1. Concepcion sobreuna Política Publicade Paz: Colombia yEL SalvadorAndrea Torres GuarínNoviembre de 2012
  2. 2. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorINTRODUCCIÓN “No más sangre, no más depredaciones a nombre de ningún partido, no más rencillas entre hijos de una misma Colombia inmortal” Gustavo Rojas Pinilla, antes de decretar la amnistía.La permanencia del conflicto interno, social y político en Colombia y El Salvador, porcerca de cinco décadas, ha generado inmensas e incalculables problemáticas. Todos lossectores manifiestan su deseo de alcanzar la paz, sin embargo, la terminación delconflicto armado no es un trabajo sencillo, puesto que algunos factores determinantespara el bienestar de la sociedad, como es la inclusión social, el acceso a serviciosbásicos y el respeto por los derechos humanos, develan profundas deficiencias yfalencias en los procesos de desarrollo, esto, sin abordar asuntos tan importantes ynecesarios como: la verdad, la justicia y la reparación, esenciales para la reconciliación yuna vía hacia la paz. Ahora bien, estos dos procesos, la violencia y los procesos dedesarrollo, se constituyen en causa y efecto a la vez, agravando la situación. Entre másviolencia, más pobreza; y entre más desigualdad, menos oportunidades, más exclusión ytensiones en la sociedad.Es por tal motivo, que hablar o evidenciar la construcción de Políticas Públicas de Paz nopuede ser visto como la simple construcción de normas o Leyes que “beneficien” a lasdiferentes víctimas de un conflicto interno que ha traído consigo el desarraigo social, eldesplazamiento forzado, el incremento en los índices de la Violencia Basada en Género,el reclutamiento de NNJ al conflicto armado, masacres, muertes de líderes sociales, entremuchas otras problemáticas. Una política de Paz debe estar unida -indudablemente- alconcepto de desarrollo.Colombia, al igual que El Salvador hacen parte de los países latinoamericanos queposeen un régimen político presidencialista, medido a partir de los partidos que hanliderado la historia (liberal y conservador) y la creación de estructuras de gobierno como elcomunismo que trajo consigo la consolidación de grupos de izquierda idealistas que
  3. 3. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvadorbuscaron la forma de construir país a través de ideales revolucionarios que conllevaron agrandes episodios de violencia; y con ello, la ejecución de diálogos de Paz y accionesconcretas que permitieran a los gobiernos la posibilidad de formular acciones de Pazdentro de las cuales dichos grupos pudieran ser vistos como ciudadanos y ser acogidospor el Estado.El mayor reto para el Estado es encontrar los mejores caminos, acorde a la realidad querodea su país. Lo cual convoca a discusiones complejas en la interpretación de larealidad, las estrategias y metas que se quieran alcanzar. Octavio Paz decía: “La funcióndel Estado es doble y contradictoria: preserva la paz y desata la guerra. Esta ambigüedades la de los seres humanos. Individuos, grupos, clases, naciones y gobiernos, todos,estamos condenados a la divergencia, la disputa y la querella; también estamoscondenados al diálogo y a la negociación”.
  4. 4. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorDESARROLLO HISTÓRICO DEL CONFLICTO COLOMBIANOCarrizosa1 nos plantea tres procesos que ejercieron gran influencia en la configuración delEstado y su desarrollo: El ejercicio de la autoridad; la acumulación del capital; y elpoblamiento (comunidad). Estas dinámicas evidentemente develan hoy en día, los efectosen el conjunto de los conflictos que padece el país, a saber: un control territorialcomplicado que dificulta la gobernabilidad “plena” en el territorio; un modelo deacumulación más que productivo rentista, que demanda la cooptación de los medios deproducción, tierra, capital y trabajo (mano de obra barata); el poblamiento altamentedisperso en el territorio nacional (el 80% de la población vive en el 20% del territorio,mientras que un 20% lo hace en el 80% ubicado fundamentalmente en las zonas ruralesmás alejadas2.Es decir, “el país ha estado inmerso en una dinámica de permanentes conflictos socialesy políticos desde la creación de la República, en 1819, y desde la misma colonización delas Américas. Quizá como consecuencia de la adopción de un modelo de desarrollohistóricamente caracterizado por la excusión”3 y “acumulación desigual de la propiedad yla riqueza, hoy las cifras más optimistas indican que más del 45% de la poblacióncolombiana esta por debajo de la línea de pobreza y el 17% en condiciones deindigencia”4.En los años 50 se inició una confrontación entre los partidos liberal y conservador,producto del asesinato del líder y candidato liberal a la presidencia de la República JorgeEliécer Gaitán. Entre 1948 y 1953 se gestaron guerrillas liberales en los Llanos Orientales,Sumapaz, oriente y sur de Tolima, Magdalena Medio, y el alto y medio San Jorge,conformadas por campesinos que se resistían a la represión del gobierno conservador.1 CARRIZOSA, Julio. En: GOBERNABILIDAD, INSTITUCIONES Y MEDIO AMBIENTE EN Colombia. Instituciones yAmbiente. Bogotá: Foro Nacional Ambiental. 2008.2 VILAS, Carlos M. Un balance de la ejecución de 10s acuerdos de paz en El Salvador. UNAM. 1996.3 Tanto en ingresos, entre el campo y la ciudad y las diferentes regiones. Por IDH (2005) Colombia está en el puesto73. Bogotá tiene un nivel similar al de Hungría, en el puesto 38; el Chocó similar a Kenia, en el puesto 148. Ladeserción en primaria es de 28,4 por ciento en las ciudades y 50,7 en el campo. La tasa de analfabetismo del decilmás pobre es similar a la del Congo, en tanto que la del decil más rico es como la de Italia.4 Comisión de expertos dependientes que miden la pobreza, El Espectador, Agosto 24 de 2009. La fuente de estascifras es la Misión para el Empalme de las Series de Empleo Pobreza y Desigualdad 2008 ‐ 2010 (MESEP).
  5. 5. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorBajo el liderazgo de hombres como Guadalupe Salcedo, Eliseo Velásquez, los Fonseca,los Bautista, los Calderón, aceptaron la oferta de paz del general Gustavo Rojas Pinilla yse desmovilizaron más de 4.000 hombres en diferentes puntos del país entre septiembrey octubre de 1953. Al año siguiente se expidieron los decretos formalizando la amnistía.Las guerrillas del sur del Tolima no se acogieron a la oferta de paz del gobierno militar y se replegaron en las montañas. De uno de estos grupos, considerado como “liberales sucios”, que se vincularon con el Partido Comunista, nació lo que en 1964 se conocería como las Farc.De igual manera, a partir de esta lucha bipartidista se dio la llamada época: “la violencia” yla creación de las guerrillas liberales conocidas como Fuerzas Armadas Revolucionarias(FARC), igualmente se creó el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Y a partir de lasacciones desarrolladas por estos, a finales de los años ochenta se conforman numerososgrupos paramilitares -en algunos casos bajo el amparo de las Fuerzas Militares y vastossectores políticos- financiados por grandes terratenientes y narcotraficantes. Por otro lado,otros grupos guerrilleros, como el Movimiento 19 de Abril (M‐19) y el Ejército deLiberación Popular (EPL) se desmovilizaron y se integraron a la vida política del país en elmarco de la reforma constitucional de 1991.
  6. 6. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorEn Corinto Cauca, en 1985, se hicieron los primeros contactos con miras a un proceso de paz con el M-19. El líder fue Carlos Pizarro Leongómez y uno de los voceros del gobierno fue Bernardo Ramírez.Otro aspecto de gran importancia, es el inicio de los cultivos ilícitos en Colombia haciafinales de los años setenta. Cientos de miles de hectáreas de bosque fueron taladas parala siembra de cultivos de uso ilícito. El narcotráfico es hoy en día una de las principalesexpresiones del conflicto interno, siendo la disputa por el control territorial y de supoblación, una de las principales causas de la crítica situación humanitaria que atraviesael país. El narcotráfico y el paramilitarismo han permeado a la clase política hasta el puntode que una tercera parte de los congresistas están bajo investigación y varios de susmiembros han sido condenados por sus relaciones con el paramilitarismo. A partir deesto, la sociedad ha perdido la confianza y la esperanza de un verdadero cambio en larealidad del país.Sin embargo, no han sido pocos los intentos realizados en la búsqueda del diálogo entrelas diferentes partes de esta confrontación armada: guerrilla y Estado, por ejemplo, con elELN se han establecido mesas de diálogo que no han logrado fraguar acuerdos sólidos,regresando al estado inicial, o a uno peor generado por la desconfianza entre las partes.
  7. 7. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorCon el Gobierno del Presidente Pastrana (1998‐2002) se instalaron los diálogos delCaguán, lamentablemente sin resultado alguno.El 7 de enero de 1998, con la ausencia de Manuel Marulanda, se inició el proceso de negociación con las Farc que arrojaría apenas una agenda de 12 puntos que nunca se pudo negociar por los rigores del conflicto.Pero lo más frustrante fueron las secuelas en la sociedad, puesto que conllevó a laincredulidad y desconfianza en este tipo de procesos y la sensación de una clase de“burla” tanto por parte de la FARC como del gobierno. Dejando de lado oportunidades quecon los ajustes necesarios, siguen siendo válidas. Esta polarización animada desdedistintas esquinas, fortaleció la imagen del conflicto con la insurgencia, y de manerainequívoca con el narcotráfico y el terrorismo, negando así el carácter de interlocutorválido en las negociaciones políticas5.5 Cfr. FAJARDO, Darío. EL CONFLICTO ARMADO EN EL CAMPO. En Guerra, sociedad y medio ambiente.Bogotá. Foro Nacional Ambiental. 2004.
  8. 8. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvador Durante los 39 meses que duró la zona de distensión del Caguán, representantes de diversos sectores de lasociedad fueron a conversar con la guerrilla, entre ellos líderes políticos y gremiales de Colombia y el exterior. Esta imagen de Hernán Echavarría, fiel representante de la derecha, y el líder guerrillero Manuel Marulanda, representa lo que sucedió en esos meses.Ahora bien, a principios del 2002, el gobierno implementó una política de seguridaddemocrática con el objetivo de recuperar el control en los territorios. En este contexto serealizó la desmovilización de una gran parte de grupos paramilitares. Sin embargo, apesar de la desmovilización y reincorporación de más de 30.000 hombres, actualmenteexisten grupos emergentes, reconocidos por el gobierno como BACRIM (BandasCriminales) relacionadas con antiguos paramilitares. En cuanto a los grupos guerrilleros,su presencia se ha concentrado en las zonas (rurales) más apartadas del país. La políticade recuperación territorial ha empujado el conflicto a gran parte de las zonas indígenas ycampesinas y a las fronteras con Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela y Panamá. Por logeneral estas zonas están cubiertas por bosques naturales y hacen parte de los parquesnacionales o Resguardos indígenas6.6 Los resguardos, espacios territoriales exclusivos para indígenas, están reconocidos como entidades territorialesespeciales bajo Gobierno de Autoridades Indígenas. Son territorios inalienables e imprescriptibles, con autonomía
  9. 9. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorEn consecuencia, el conflicto armado ha desplazado más de tres y medio millones depersonas7 de las áreas rurales. La violación del DIH y de los Derechos Humanos haafectado particularmente a campesinos, indígenas y comunidad afro, quienes han tenidoque abandonar sus propiedades.Las políticas de desarrollo en los últimos años se han basado en tres principiosfundamentales: seguridad, confianza inversionista y cohesión social. La seguridad estádada principalmente por el combate frontal a las guerrillas y más recientemente a losgrupos emergentes (antiguos paramilitares), ante el fracaso de las negociaciones de pazcon ellos.En consecuencia, la confianza inversionista ha privilegiado la inversión extranjera yestimulado el capital privado, los cuales gozan de una serie de normas y privilegios,especialmente en la extracción de los recursos naturales y la expansión agrícola. Lasdecisiones se toman al margen de consideraciones sociales y ambientales,desconociendo los procesos locales y la relación que se construye entre los ecosistemasy las comunidades, como es el caso de la minería.Esta situación ha conducido a numerosos conflictos puesto que los imaginarios, valores,principios y “reglas” para el disfrute y aprovechamiento del territorio por parte de lascomunidades locales, en especial los pueblos indígenas, no necesariamente responden auna lógica capitalista, por el contrario están ligadas a una manera diferente de pensar einterpretar la realidad a partir de sus tradiciones culturales y espiritualidad8.política y administrativa. (Decreto 2164 de 1995).7 Según CODHES (Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento) y la Conferencia Episcopal de laiglesia católica en 2008 insisten que esa cifra supera los 3,8 millones de personas. La tasa nacional es de 632desplazados por cada 100.000 habitantes, en 14 de los 32 departamentos el promedio esta por encima del nacional.Si bien las cifras oficiales son un tanto menores, la dimensión del problema es aterrador. Los pueblos indígenasrepresentan a uno de los grupos más afectados.8 Cfr. MARTÍNEZ, Luis. REFLEXIONES PARA LA CONSTRUCCION DE POLITICAS PÚBLICAS PARA LA PAZCONSIDERANDO EL ENFOQUE DE ACCION SIN DAÑO Y CONSTRUCCION DE PAZ. 2011.
  10. 10. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorConstrucción de Paz como visión de una Política PúblicaEs claro que la principal función del Estado es velar por la vida de sus ciudadanoshaciendo cumplir la constitución y haciendo efectivos los derechos y deberes de todos ytodas. En consecuencia, la Paz es considerada como un derecho la creación de lasNaciones Unidas e incluso como fuente natural para la evolución y desarrollo del serhumano. Motivo por el cual, para el Estado debe ser primordial la búsqueda de la paz,tanto de forma legal como social. De aquí que, sean los métodos, caminos y losmomentos los que se ponen en cuestionamiento.Es necesario que el Estado desarrolle acciones preventivas como forma de garantizar,proteger y cumplir los derechos de la sociedad. En relación, Vincen Fisas, ha demostradocon su sistemático trabajo de seguimiento a los conflictos en el mundo, que lasconfrontaciones nos son permanentes, y por el contrario, las sociedades terminanencontrando soluciones políticas concertadas. Pero sobre todo, que dicha propensiónnatural puede catalizarse sin el uso de la violencia.Hablar de la formulación de políticas públicas constituye la manera de obtener unaaproximación hacia la construcción de la paz, pues se trata de intervenir diferentesentornos, tanto a nivel de políticas de desarrollo sectorial como en temas transversalescomo la paz y la reconciliación. Lo cual implica que no se trata solo de formular políticas,sino de hacerlo en base a las instituciones y formas sociales, para no caer en el típicovicio de crear política sin políticas. Ahora bien, en un ambiente de crisis política como elque normalmente vivimos en nuestro país, resulta paradójico requerir la elaboración demás políticas, pero si el Estado -tanto sociedad como gobierno- no actúa, no específicasus acciones, indudablemente continuaremos incrementando las problemáticas que nosidentifican, producto en muchos casos, de la misma falta de políticas claras.Es a partir de un contexto complejo y dinámico que se deben pensar las políticas públicas,en este caso de paz. Para lo cual es necesario precisar lo que significa la paz para elEstado: Paz como resultado del desarrollo justo o como el resultado del abatimiento delenemigo. Hablar de un proceso de paz, antes y después del conflicto, demandaindudablemente el involucramiento de diversos actores que garanticen su aplicación, en
  11. 11. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvadorespecial las personas y las instituciones que constituyen la base para la implementaciónde las reformas.Sin embargo, la negación de un conflicto, constituye un gran obstáculo para abordar elproblema de manera integral. “Recientemente el debate propiciado alrededor de la ley devíctimas conllevo a la discusión de la existencia del conflicto, curiosamente una discusióncon aplicaciones prácticas más que todo en la política local. Pero el asunto principal de lapolítica es precisamente la generación de condiciones para el ejercicio pleno de laConstitución y los derechos, por ende es interesante comprender los trasfondos de losmensajes políticos al respecto. El reconocimiento del conflicto interno implica un derroteropara la intervención social”9. No solo por la preservación del marco internacional dederechos, DIH y DDHH, sino por la necesidad de pensar un desarrollo que evite regenerarlas causas que generaron el conflicto. Al respecto Hernando Gómez Buendía10 planteó ensu columna que el manejo de los mensajes y lenguajes, tiene efectos prácticos en política.Y esto es más que evidente para la conformación de un proceso para la paz11.En nuestro escenario colombiano, el propósito de construcción de paz exige promoverpolíticas públicas que prevengan la agudización del conflicto (Ej: incorporación al mismode sectores como jóvenes, desmovilizados, campesinos empobrecidos o habitantes deregiones excluidas de los procesos de desarrollo económico) o políticas públicas queactúen sobre factores que puedan incidir directa o indirectamente en el conflicto, como laspolíticas de tierras, de desarrollo rural o de control de cultivos ilícitos. La construcción depaz debe promover estrategias que desde lo local, fortalezcan el concepto del respeto a lootro y a los otros, y la legalidad como verdadera alternativa. Para la construcción de paz,es necesario considerar políticas y programas que desarrollen sostenibilidad a losresultados alcanzados en procesos de reintegración o afianzamiento de estrategias depaz en lo local -como el ejemplo de los Laboratorios de Paz-, con visión de sostenibilidadintegral en el territorio (social, económico, ambiental e institucional). En relación,9 “Si no hay reconocimiento del conflicto, nos vamos para la cárcel” (…)“ "Me acusan de buscar la paz,tendría que estar enfermo mentalmente para no quererlo"… Presidente Santos. Revista Semana Mayo 14 y03/2011, respectivamente.10 “SÍ HAY CONFLICTO, AL FIN Y AL CABO”: El problema con la tesis "semántica" de Uribe no es que sea falsa sino, alrevés, que sea bastante cierta. Cierta pero simplista. Y en este caso concreto ese simplismo tiene consecuenciasgraves y nocivas sobre muchas cosas prácticas. Mayo 8/2011. www.razonpublica.com.11 Cfr. MARTÍNEZ, Luis. REFLEXIONES PARA LA CONSTRUCCION DE POLITICAS PÚBLICAS PARA LA PAZCONSIDERANDO EL ENFOQUE DE ACCION SIN DAÑO Y CONSTRUCCION DE PAZ. 2011.
  12. 12. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorGuillermo Hoyos decía: “La política se inventó precisamente como arte de lo posible, esdecir para solucionar los conflictos inherentes a la naturaleza humana, caracterizada denuevo por Kant como ´insociable sociabilidad´, mediante la lucha política y sus mejoresfrutos, las Constituciones como cartas de navegación (…) Así, la política nació parasolucionar de manera pedagógica, ciñéndose al derecho y respetando los procedimientos,aquellos conflictos que en Colombia nos hemos acostumbrado a resolver mediante laviolencia. Se trata de cambiar balas por palabras…”.De acuerdo a esto, podemos afirmar que una política pública para la paz, puedeconvertirse en un imperativo ético para el Estado y la sociedad. Sin lugar a dudas,hablamos de un asunto fuertemente vinculado al proceso de desarrollo, con implicacioneséticas frente al manejo de los conflictos y no esta circunscrito únicamente a los acuerdosde paz, sino a las relaciones de cooperación, solidaridad y respeto entre los sereshumanos y las generaciones futuras. El ambiente político determina la orientación ycontenido de las políticas públicas, su metodología y aplicación, pero la sociedad en suconjunto tiene la responsabilidad de encontrar sus propias respuestas y exigir al Estado lageneración de condiciones el verdadero acceso a sus derechos. No obstante, son muchaslas incertidumbres que deberá abordar un proceso de esta naturaleza, es decir, el análisisde un enfoque y de su alcance, al igual que las metodologías de trabajo, los recursos ytiempos para su implementación, cuya decisión indiscutiblemente hace parte del mismoproceso de formulación de la política pública.Una política de paz, es más una política para el fortalecimiento de identidades y laarticulación a un proyecto nacional que los identifica e incluye. Es un propósito de grandimensión que busca generar condiciones para que la reconciliación y la paz, unidasindisolublemente, encuentren asidero en la sociedad, como se planteo anteriormente.
  13. 13. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorPROCESO DE PAZ EN EL SALVADOREl Salvador lleva a cabo un largo proceso de Paz, con el cual logra desarrollar acuerdoscon los grupos armados al margen de la Ley salvadoreños, que conllevan a un proceso dePaz catalogado como exitoso. A diferencia de Colombia, que ha tenido a lo largo de suhistoria varios intentos para el establecimiento de un acuerdo de Paz definitivo, ElSalvador se caracteriza por haber tomado medidas específicas para el alcance de dichoproceso. A continuación se encuentra sistemáticamente las características del proceso:CronologíaEn 1984 iniciaron una serie de reuniones para buscar una solución pacífica yconsensuada al conflicto bélico.  La Palma Chalatenango (15 de octubre de 1984).Esta reunión marca el inicio de los esfuerzos de negociación entre el Gobierno de laRepública y el FMLN con la intermediación de la Iglesia Católica. Los acuerdosestablecidos fueron: Crear una comisión u organismo mixto integrado por cuatrodelegados de ambas partes, que sería la encargada de continuar el proceso denegociación hacia la paz.  Reunión de Ayagualo, La Libertad (30 de noviembre de 1984).Con la que se logró la aprobación de las normas de procedimiento de la ComisiónEspecial, Facilitar la libre circulación de las personas y vehículos civiles entre el 22 dediciembre y el 3 de enero de 1985.  Reunión en San José Costa Rica, (Octubre de 1989).En ésta reunión abordó el tema de la disolución de la Fuerza Armada.  Acuerdo de Ginebra, Suiza (04 abril de 1990).Esta reunión se realiza luego de la ofensiva realizada por el FMLN, en noviembre de 1989y en la cual interviene Naciones Unidas. Este es el primer acuerdo que se firma yestablece como objetivo fundamental, terminar con el conflicto bélico por la vía política ya corto plazo, prever la democratización del país y la apertura de espacios para la
  14. 14. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvadorparticipación de los partidos políticos y de otras organizaciones civiles, así como elirrestricto respeto de los Derechos Humanos.  Reunión de Caracas, Venezuela (21 de mayo de 1990).Se firmó el segundo Acuerdo de Paz, por medio del cual se estableció la agenda de lasnegociaciones sobre siete temas:1. La Fuerza Armada2. Derechos Humanos3. Sistema Judicial4. Sistema Electoral5. Reforma Constitucional6. Problemas Socioeconómicos7. Verificación Internacional de las Naciones Unidas  Reunión en San José, Costa Rica (26 de julio de 1990).La importancia de esta reunión radica en el establecimiento de los primeros acuerdospara garantizar el respeto a los Derechos Humanos.  Reunión en México (27 de abril de 1991).Se acuerda la reforma de la Constitución en las áreas de Derechos humanos, FuerzaArmada, Seguridad pública, Sistema judicial, Sistema electoral.  Acuerdo de Nueva York (25 de septiembre de 1991).En esta reunión se acordaron los siguientes puntos:1. Crear la Comisión Nacional para la consolidación de la Paz (COPAZ).2. Establecer un proceso de depuración de la Fuerza Armada.3. Establecer la reducción de la Fuerza Armada.4. Establecer la Doctrina de la Fuerza Armada.5. Establecer el Sistema Educativo de la Fuerza Armada.6. Creación de la PNC, y disolución de los antiguos Cuerpos de Seguridad.7. Tema Económico y Social.
  15. 15. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvador  Otros aspectos relacionados a la Fuerza Armada.  Acta de Nueva York I (31 de diciembre de 1991).1 de Enero: Tras una maratónica jornada de negociaciones en la sede de las NacionesUnidas en Nueva York , el gobierno y la guerrilla salvadoreña, firman en las primerashoras del año nuevo un acuerdo del cese al fuego que entrará en vigor el 1 de Febrero. Elacuerdo prevé el establecimiento de una paz duradera para fines de Octubre y señalará elfin de doce años de guerra civil.La paz en El Salvador fue posible por la voluntad política de ambas partes en el conflicto,que pidieron la intervención del Secretario General, quien fue el catalizador del proceso ycontó para el feliz desempeño de su papel con el apoyo de la comunidad internacional,expresada en sendas resoluciones de la asamblea general y del consejo de seguridad, y,especialmente, por la cooperación y la ayuda que le brindaron en todo momento los jefesde gobierno de Colombia, España, México y Venezuela ( Amigos del Secretario General)y su representante diplomáticos acreditados en El Salvador y ante la ONU en Nueva York.12 de Enero: Los procesos de negociación, la firma de los acuerdos de paz y el conflictoarmado, se vieron culminados con la suscripción de los "Acuerdos de Paz deChapultepec".En el AÑO DE 1997: Butros Butros-Ghali, Secretario General de Naciones Unidas, dio porFINIQUITADO EL PROCESO DE PAZ EN EL SALVADOR, señalando que si bien eracierto que no todos los acuerdos se habían cumplido en su totalidad, el grado decumplimiento era aceptable12.CARACTERÍSTICAS SOCIALES Y ECONÓMICAS DEL CONFLICTO SALVADOREÑOEl conflicto político-militar que asoló a El Salvador durante la década de 1980 tuvoimpactos severos en la economía y abrió profundas heridas en el tejido social; efectos quese acumularon y provocaron por la crisis económica regional. En consecuencia, las zonasde guerra cubrieron el 40% de la superficie nacional. Las víctimas de la guerra y de lacontrainsurgencia fueron aproximadamente 75.000 personas -muchas de ellas en12 Cfr. Cronología del proceso de dialogo en El Salvador. Página web: http://www.miportal.edu.sv.
  16. 16. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvadorcircunstancias atroces-, a las que deben agregarse centenas de miles de emigrados ydesplazados. El deterioro de la infraestructura económica y social fue muy grande, en unpaís donde ya se presentaban estas problemáticas antes del conflicto.Ahora bien, la reducción de la guerra desde 1990 y los acuerdos de paz de 1992cambiaron el escenario institucional y crearon condiciones para la recuperación delcrecimiento y la reactivación de la inversión. Un programa amplio de reformas financierasy fiscales cambió los parámetros institucionales de la actividad gubernamental y de lainiciativa privada. De igual manera, se unificó el tipo de cambio y se liberó el mercado dedivisas, también se eliminaron los permisos de importación y los depósitos previos, seredujeron sensiblemente, se eliminaron las exenciones arancelarias y se simplificaron losprocedimientos de importación y exportación. Se llevó a cabo una reforma tributaria quesimplificó los instrumentos y procedimientos de recaudación. Se redujo drásticamente elnúmero de artículos sometido a control de precios y se puso fin al monopolio estatal de lacomercialización del café y el azúcar. Finalmente, se dio autonomía al Banco Central deReservas, se adoptó una política de severa disciplina fiscal y se privatizó la bancacomercial13.Ahora bien, las divisiones y rupturas dentro del Frente Farabundo Martí para la LiberaciónNacional - FMLN, las dificultades de su transformación en partido político, la lentitud de lareconversión de los ex guerrilleros en parlamentarios y administradores, abonaron en elavance desigual de la ejecución de los acuerdos, puesto que el menor énfasis asignadofue a las dimensiones socioeconómicas en la construcción de paz, y la rigidez de lapolítica definida conceptualmente por la ejecución -desde 1990- de un diseñomacroeconómico monetarista comprometido con las agencias financieras multilaterales, locual profundizó el desfase entre el proceso de democratización política institucional. Deigual manera, la relación del autoritarismo político (incluyendo fraude electoral, violenciafísica, violación de derechos humanos, etc.) y el deterioro social crearon las condicionespara el desarrollo de la insurgencia popular y la guerra que le sucedió.13 Cfr. ROUQUIÉ, Alain. Guerras y paz en América Central. Fondo de Cultura Económica. 1994.
  17. 17. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorPosteriormente, la entrada de la democratización institucional logra optimizar el procesode Paz y terminar la guerra, sin embargo se ha mantenido un deterioro social y laexistencia de bandas como las Maras, generalmente abreviado como MS, Mara, y MS-13.Uno de los aspectos mis llamativos del actual panorama institucional de El Salvador es,en efecto, que después de dos décadas de guerra insurgente, cuando finalmente esposible plantear iniciativas de progreso social sin arriesgarse a perder la vida, esasiniciativas no han sido verdaderamente planteadas.Una parte de la antigua insurgencia decidió sumarse a las iniciativas de la derecha,mientras la otra no puede avanzar más allá de los alcances originales de los acuerdos dePaz. En este sentido. El deterioro de las condiciones de vida de sectores amplios de lapoblación no se traduce en un alineamiento político de confrontación; la protesta se agotaen el terreno social (huelgas, manifestaciones callejeras, revueltas locales, etc.).En relación, podemos identificar que sin esas dos décadas de guerra insurgente quecaracterizan a El Salvador, es difícil pensar que la democratización hubiera avanzadotodo lo que avanzó en los últimos años, ni la comunidad internacional habría llegado apreocuparse como lo hizo por el autoritarismo y las atrocidades de las elites de la época14.El Salvador es un ejemplo clásico de los resultados de la intervención sistemática deEE.UU. en el contexto de la "guerra de baja intensidad" de la Guerra Fría. EE.UU. apoyóal hoy convertido partido político: Alianza Republicana Nacional - ARENA, y a un Estadomilitarizado que, en conjunto, fueron responsables de 85% de las violaciones a losderechos humanos durante los doce años de la Guerra Civil (1980 -1992) la cual dejó79.000 muertos. Pero muchas veces hasta allí llega el análisis de la intervención deEE.UU. sin embargo la intervención estadounidense en el tejido socio-económico facilitóla cohesión de una "Nueva Derecha", liderada por el partido ARENA y el conocidopensamiento FUSADES, los cuales establecieron la hegemonía del sector privado, einsertaron a El Salvador en los circuitos mundiales del comercio y de las finanzas.La intervención estadounidense prosiguió a través de los Acuerdos de Paz bajo elpretexto de "la promoción de la democracia", que se manifiesta en tres principios rectores:14 VILAS, Carlos. Un balance de la ejecución de los acuerdos de paz en El Salvador. 1996.
  18. 18. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvadorlas políticas de ajuste estructural neoliberal (la privatización, la liberalización del comercio,la desregulación de las inversiones, los recortes del gasto social, etc.).POLÍTICAS DE PAZ O PROCESOS DE PAZPodemos identificar claramente las acciones llevadas a cabo por los dos paíseslatinoamericanos en relación de la búsqueda de Paz por medio de diálogos y procesos dePaz. En Colombia encontramos diferentes momentos en los que fue posible conseguir ladesmovilización de grupos armados al margen de la Ley, como el caso de gruposguerrilleros como el M19 y EPL, entre otros. Sin embargo, también existieron intentosfallidos como el tan reconocido caso del Cagúan con la creación de una zona dedistención que sólo sirvió para el fortalecimiento político y económico de las FARC.Por otra parte, se encuentra el proceso de Paz consolidado en El Salvador luego de añosde guerra civil y debilitamiento del Estado con la indiscutible entrada de los EE.UU.,generado así, estructuras económicas particulares, con la entrada del neoliberalismo y ladesintegración de las tradicionales fuerzas armadas salvadoreñas. Lo que podríamosllamar paradójico de todo este proceso, es la continuidad el crecimiento de los índices depobreza y exclusión social, lo mismos que conllevaron a la creación de pandillas de granimpacto social tanto dentro como fuera del País. De acuerdo a esto, es posible plantearcomo hipótesis implícita que el diseño actual de políticas económicas y sociales en elSalvador no han sido eficaces en la neutralización de la exclusión social.A partir de esto, hablar de políticas públicas de Paz como referente de los procesos dePaz de Colombia y El Salvador no es posible, es decir, en Colombia se han vislumbrado“instantes de Paz” con las diferentes desmovilizaciones históricas desarrollas desde lasegunda mitad del siglo XX, al igual, se han creado Leyes como Justicia y Paz, y la actualley de tierras que transversalizan el tema de los Derechos Humanos y laconceptualización de la Paz, sin ser está el abordaje principal de dichas leyes; por otraparte, El Salvador realizó un acuerdo para finalizar la guerra civil en la que se encontrabasumergida su país, sin embargo, en ninguno de los dos casos podemos identificarclaramente una línea guía en la elaboración, implementación y evaluación de PolíticasPúblicas que evidencian la Paz en el País.
  19. 19. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL SalvadorEn este sentido debería hablarse más que de una política de paz, de una política deconstrucción de paz y reconciliación, en la idea de generar espacios para la reproduccióncultural y la realización de los sujetos de derecho individual y colectivo, en latrascendencia de sus principios y patrones culturales. Considerando, especialmente enColombia, los procesos históricos y la dimensión regional, como factores de encuentro yreconciliación. No se trata de un plan con metas y objetivos específicos, sino un largocamino de construcciones.Una política de construcción de paz y reconciliación que señale la posibilidad de larealización incremental de los derechos, pero sobre todo que genere la capacidad defortalecer las identidades y capacidades de la gente con fuerza creadora, orientada por lanegación absoluta de la violencia como medio de lucha, y búsqueda de la prevalencia delos derechos y una idea de justicia que potencie la multiculturalidad y el respeto por lasgeneraciones futuras, en aras de un mundo mejor o el desarrollo de una vida digna paratodos.Ahora bien, también es necesario mirar este proceso no sólo desde un ámbito quealgunos podrían llamar idealista sino desde la realidad y el contexto específico, en estecaso de América Latina. Es decir, el desarrollo desde una base neoliberal y el seguimientode parámetros internacionales de la globalización. Puesto que la relación que se daactualmente entre las acciones del Estado a través de lo público y el papel de sectores dela sociedad desde la privado, conforman la realidad de nuestros países y lo que seconsidera hoy en día la capacidad de desarrollo de los “pueblos latinoamericanos”.En consecuencia, para algunos, la tendencia a la solución privada y violenta de losconflictos podría mirarse como la contrapartida de la inexistencia o la precariedad de unámbito público de tramitación de las tensiones sociales. Por ello, hablar de la precariedaddel ámbito público y de la consiguiente precariedad del Estado obliga a reflexionar sobreel funcionamiento de la sociedad donde se genera ese Estado, sobre cómo lo conforma ycómo se resiste a verse expresada en él. Resulta inevitable abordar la relación sobreproblemáticas colectivas esenciales, como la construcción de lo público y la relación entrelo privado, lo público y lo social; el desarrollo de la sociedad en una cultura de tolerancia,
  20. 20. Concepción sobre una Política Pública de Paz: Colombia y EL Salvadorsolidaridad y compromiso social, al igual que la configuración de una sociedad moderna,auto reflexiva y auto gestionada en un régimen democrático incluyente y deliberativo en elcontexto de la globalización.

×