la Razon sobre as manifestaçÕes no Brasil

26,053 views
25,995 views

Published on

Entrevista concedida por Luis Nassif

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
26,053
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
25,555
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

la Razon sobre as manifestaçÕes no Brasil

  1. 1. El anuncio de las autoridades deRío y Sao Paulo en el que se com-prometían a bajar las tarifas deltransporte público no ha conse-guido aplacar la ira de los «indig-nados» brasileños. El anunciosorprendió a los líderes del Movi-miento Pase Libre, convocantede las manifestacionesjunto a otros muchos gru-pos. «La suspensión (delaumento) nos agarró desorpresa», reconoció Ma-teus Preis, un miembrodel movimiento.Peroelgestodelasauto-ridades se ha quedado en eso, ungestoquenohaservidoparaapla-car las demandas ciudadanas. Dehecho,horasdespuésdeconocer-se la noticia, más de un millón depersonas se adherían a través delas redes sociales a las protestasconvocadasparaayer,en80ciuda-des, entre ellas 17 capitales y ciu-dadesdetamañomedio.EnRío,alcierre de esta edición, 231.000personas habían confirmado supresencia en las protestas vía Fa-cebook. En Sao Paulo llegaron a153.000.Eranlosdosgrandesactosprevistos, pero también destaca-Larebajadelastarifasdeltransporte,másquecalmar,hareactivadolamovilización,queyaagitatodoelpaís.Brasilseinstalaenlaprotestahayansidollamadoafilas,tenien-do en cuenta su carácter violento,esunclarosíntomadelagravedadde la situación: hay que recordarque la última protesta en Río co-menzópacíficamenteperotermi-nó en enfrentamiento. Al menos34 personas resultaron heridas yotras 25 fueron arrestadas. A me-didaqueevolucionanlasprotestascadaciudadhaidoamoldandolasdemandas a su realidad. Las exi-gencias varían entre mayor segu-ridad, menos corrupción o mejo-res hospitales y educación. En ge-neral,yconlaCopaConfederació-ronlosdeRecife(97.000)yCampi-nas (66.000). En total, doce millo-nes de invitaciones se distribuye-ron por Facebook. A través de lasredessocialestambiénsehicieronencuestasparasugerirlaropayloslemas.Comoendíasanteriores,lasmarchasfueronretransmitidasvíaTwitter. Algunas fotos, como la deuna señora atacada con gas pi-mientaporlaPolicía,oelvídeodeunaagentequearrojasuarmayseune a los jóvenes ya han dado lavueltaalmundo.Río, la «ciudad maravilla», pare-cía ayer un búnker de guerra. Edi-ficiosdelaAsambleaLegislativa,elPalacio Imperial o el Palacio Gua-nabara amanecían rodeados devallas de más de tres metros de al-tura. En la Avenida Rio Branco, lamayoría de las agencias y bancosprotegieron sus cristales con cha-pas de metal. El Hotel WindsorGuanabara también cubrió lasventanasdesufachadacontablo-nesdemadera,yenelhalltodaslasluces permanecían encendidas,comosifueradenoche.JorgeCam-pos,carpintero,aseguraalatelevi-siónquelospedidosaumentaron.«Lasventasdehoysongrandes.Lamayoría de los pedidos son losbancos,quetemenelvandalismo»,declaraCampos.ElBancoCentral,en la avenida Presidente Vargas,por ejemplo, fue más precavido y,además de la instalación de vallasdemadera,colocóplacasdeaceroalolargodelafachadadeledificio.Ya parece un ritual que se repitecada día a la espera de la noche ydelosmanifestantes.Patrullas de la Policía federaltransitabanlascalles.Tambiénlostemidos escuadrones de la BOPE,la tropa de élite carioca, recorríanconsusblindadosnegroslasinme-diaciones de los estadios. «Loscalaveras» son un cuerpo de cho-que utilizado para combatir elcrimenenlasfavelas,sinembargo,también pueden intervenir en si-tuaciones de emergencia. Quenesdefondo,todosdenuncianlasenormes inversiones en eventoscomoelMundialylasolimpiadas.Larepresiónpolicialdelosprime-ros días también despertó la irapopular.Losanalistasnosecansanderecordarqueelaumentode losprecios del transporte fue sólo lachispa que desató la «tormenta».Ensusinterpretacionesdelascau-sas de las protestas, los sociólogosypolitólogosdestacanlainsatisfac-cióndelosjóvenesconelGobiernoy con las condiciones de vida.Y esque en las grandes ciudades eranormal ver comercios repletos deÁngel SastreCorresponsal en IberoaméricaÉXITO INESPERADOLosedificiosdeRíoseblindanylaPolicíapatrullalascallesalaesperadelanocheG ¿Crecerán las protestas a pesar de quese ha anunciado una bajada del preciode los transportes públicos»?–Sí. Las protestas van dirigidas contra elmodelo institucional brasileño, queprácticamente excluye a los ciudadanosen la definición de lo que son las políticaspúblicas. No sólo protestan contra elGobierno federal y el alcalde de São Paulo(del partido gobernante), sino tambiéncontra el gobernador de São Paulo yMinas Gerais (principales estadosgobernados por la oposición), contra elgrupo Globo (el principal grupo mediáti-co del país), y contra los partidos políti-cos, grandes y pequeños. Es un movi-miento amplio, que no tiene un objetivoespecífico. El modelo político brasileñose ha quedado demasiado pequeño parala complejidad de la sociedad brasileña,especialmente en estos tiempos de redessociales.G ¿Cuáles son las prioridades socialesdel país?–Los presidentes Lula da Silva y DilmaRousseff han priorizado la atención a lospobres y los excluidos a través de unconjunto de políticas exitosas, como lasdenominadas «Bolsa Familia», «Luz paraTodos» o la creación del salario mínimo.Ha sido el paquete de medidas socialesmás exitoso de la historia y ha contribui-do a mitigar los graves problemas dedistribución de rentas del país.G ¿El desarrollo de infraestructuras estambién una prioridad para Rousseff?–El Gobierno de Rousseff tiene dosprioridades: la inclusión de los pobres enla clase media y la inversión en infraes-tructuras. Ahora existen problemas defuncionamiento debido a la excesivacentralización del Gobierno, pero en elsegundo semestre deberían salir laslicitaciones para la concesión de autopis-tas, vías férreas y el transporte de energía.G ¿Cómo está combatiendo el Gobiernola corrupción tras el escándalo del «casoMensalão»,que afectó al partido del expresidente Lula?–En la lucha contra la corrupción el paísha hecho un buen progreso. Hay unaserie de instituciones de control muyactivas. Además, Dilma ha aprobado unaley de transparencia. Los medios decomunicación –que actúan comopartidos políticos– han explotado lacorrupción política. En Brasil, losperiódicos convirtieron en escándalo lacompra de un dulce por parte de unministro mediante la tarjeta de créditoinstitucional.Luis Nassif, columnista y miembro del consejoeditorial del periódico «Folha de Sao Paulo»El análisisLa movilización enla calle irá a másInternacionalOLEADA DE REVUELTAS POPULARES26 Viernes. 21 de junio de 2013 • LA RAZÓN

×