Your SlideShare is downloading. ×
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
El 24 de mayo la batalla del pichincha
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El 24 de mayo la batalla del pichincha

4,325

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
4,325
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL 24 DE MAYO LA BATALLA DEL PICHINCHA<br />Nuestra Patria a lo largo de su historia ha tenido una evolución política importante, primero fue una confederación de tribus o Reyno de Quito, conquistados por los Incas, pero que luego pasó bajo el dominio del príncipe heredero quiteño; produciéndose de inmediato la conquista, luego la época colonial bajo la denominación de Audiencia de Quito, hasta que se produjo la independencia nacional.La Batalla con la que quedó sellada para siempre la independencia de nuestra querida Patria fue la que se llevó a cabo en el Pichincha, el 24 de Mayo de 1822.Los ejércitos patriotas reforzados con las tropas extranjeras, como el Batallón Numancia y el Granaderos, vinieron de la Costa, con dirección a Quito, donde estaban las fuerzas enemigas al mando del General Aymerich. Los ejércitos libertadores, con el General Sucre a la cabeza, llegó a Guayaquil con 700 hombres armados y equipados.Después de organizar sus tropas invadió la sierra con un ejército de 1500 hombres que iba acrecentándose en los pueblos de tránsito con numerosos voluntarios.Varios encuentros sostuvieron en el largo trayecto hacia el interior, obteniendo la victoria unas veces sobre los realistas y soportando otros desastres como el de Huachi, lugar cercano a Ambato.Con la llegada de refuerzos para las tropas libertadoras, Sucre pudo continuar el avance haciendo retroceder a las fuerzas españolas, que se situaron en la loma de Puengasí para resguardar la entrada a Quito.<br />EL EJERCITO ECUATORIANO BURLA LA VIGILANCIA ENEMIGA EN LOS CHILLOS<br />Burlada la vigilancia enemiga y pasando por Los Chillos, Sucre con su ejército de 3000 hombres se propuso marchar hacia el norte de la ciudad para interceptar la llegada de las tropas que venían de Pasto en auxilio de Aymerich. Con este objeto, el 23 de Mayo de 1822 ascendió el ejército patriota por las breñas del Pichincha, sorprendiéndoles la mañana del 24, cuando dominaban la ciudad desde una altura de 3.600 metros.Al darse cuenta de las maniobras ejecutadas por las tropas libertadoras, los realistas ascendieron también por la montaña con el propósito de desalojarlas, produciéndose el formidable encuentro a la vista del pueblo quiteño, que emocionado presenciaba la heroica contienda. <br />El combate resultó furioso y los guerreros de nuestra patria, así como los extranjeros, lucharon con bravura hasta acabar las municiones. Entonces los valientes soldados que querían terminar con la esclavitud entraron a pelear cuerpo a cuerpo. Después de luchar heroicamente, vencieron los patriotas, y Sucre bajó triunfante del Pichincha, mientras los españoles, que durante trescientos años habían dominado en tierras quiteñas, cayeron vencidos para siempre, librándonos definitivamente del yugo español.En la Batalla de Pichincha se distinguió por su bravura y patriotismo un joven Teniente llamado Abdón Calderón.<br />Este soldado que casi era un niño, llevaba la bandera en la gloriosa batalla y con admirable coraje iba siempre adelante gritando ¡Viva la Patria! ¡Viva la independencia! y a pesar de haber recibido varias heridas pedía a los suyos que lucharan sin desmayo hasta obtener la victoria.Los riscos del Pichincha se mancharon con la sangre del más joven y más valiente de los Tenientes de Sucre y con la de otros héroes que perdieron su vida para darnos una patria libre.<br />La terribla muerte de los soldados ecuatorianos en la batalla<br />Ejemplos de patriotismo y heroísmo que nos hacen reflexionar que “las acciones valiosas fueron, son y serán la esencia misma de la Patria; esto implica que el ciudadano no sólo debe poseer valores sino que tiene la obligación de ser un valor él mismo, porque la Patria es espíritu y se alimenta de lo que haga cada uno de ellos. Porque las acciones valiosas salen a la luz, cuando en una persona se han concertado todas sus fuerzas y se desprende de lo superficial y egoísta que dentro de cada uno cabe, entonces estas acciones nacen, crecen y adquieren formas caprichosas y fantásticas.Compartir con todos, analizar a quiénes se debe seguir y por dónde avanzar puede ser una encrucijada en la que diariamente tenemos que decidir para hacer de nuestra Patria además de libre, soberana.”<br />Simon bolivar y su tropa en la batalla<br />Hace 189 años Ecuador concretó su independencia con la Batalla de Pichincha, en la que el ejército realista fue derrotado por los patriotas independentistas comandados por el Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre. La batalla del 24 de mayo de 1822 definió el curso de la libertad ecuatoriana.<br />Las faldas del volcán Pichincha, en Quito, fueron el escenario de la lucha que concretó esfuerzos anteriores, como el de los notables guayaquileños que proclamaron su independencia absoluta el 9 de octubre de 1820, y el de Cuenca que proclamó su libertad el 3 de noviembre de ese mismo año.<br />Así lo reseña el historiador Enrique Ayala Mora en su libro “Resumen de la Historia del Ecuador”, quien explica que luego de la victoria, “los notables quiteños resolvieron la anexión del distrito a Colombia”.<br />Los ejércitos patriotas reforzados con las tropas extranjeras se reunieron meses antes de la batalla y matuvieron varios enfrentamientos en zonas andinas, para después partir con dirección a Quito, donde se encontraban las fuerzas enemigas al mando del General Aymerich.<br />LA LLEGADA DE REFUERZOS ECUATORIANOS <br />Con la llegada de refuerzos pudo continuar hasta Quito, donde los patriotas hicieron retroceder a las fuerzas españolas que vigilaban el ingreso a la ciudad por el sur.<br />El 23 de mayo de 1822 el ejército patriota ascendió a las faldas del Pichincha, sorprendiendo a los enemigos la mañana del 24 de mayo, con un ejército de 2.971 hombres, cuando dominaban la ciudad desde una altura de 3.600 metros.<br />El grito de la victoria se produjo al mediodía, según reportan los historiadores, y el 25 de mayo de 1822 Sucre entró con su ejército a Quito, donde aceptó la rendición de todas las tropas españolas establecidas en el Departamento de Quito.<br />Con la victoria del Pichincha culminó el proceso de emancipación hispanoamericano, que tuvo su hito inicial cuando los patriotas quiteños dieron el Primer Grito de la Independencia el 10 de agosto de 1809.<br />Ayer, el presidente Rafael Correa presentó una ofrenda floral en la tumba de Antonio José de Sucre, en la Catedral Metropolitana de Quito y para hoy se tienen previstos varios actos cívicos de conmemoración. <br />no puede ser estudiada como un acontecimiento aislado en el trasunto independentista sino como el resultado de diversos factores que se iniciaron en Guayaquil el 9 de Octubre de 1820.De allí en adelante los pueblos comenzaron a declarar su independencia y cuando en 1821 arribó el Cor. Juan de la Cruz Mourgeon, investido de plenos poderes como Virrey de Nueva Granada y Presidente interino de Quito, tuvo que hacerlo a hurtadillas, porque Guayaquil era libre y Bolívar acababa de triunfar en la Batalla de Carabobo; así es que Mourgeon salió de Panamá y en dos naves costeó hacia Atacames, pues cerca de Manta lo esperaba la flotilla de Lord Cochrane. De allí tuvo quo hacerlo a pié y en mula por el río Esmeraldas, subiendo y escalando montañas hasta que llegó a Quito, ingresando bajo palio y arcos triunfales y en medio de grandes aclamaciones.<br />EL GENERAL AYMERCIH<br />Este inteligente Virrey había solicitado a! General Aymerich que hiciere pintar en las paredes de los edificios esquineros diversos artículos de la Constitución del año 12, alusivos a la libertad de expresión y demás derechos inmanentes. También castigó al corregidor de Ibarra, a quien acusaban de haber cometido abusos de autoridad. Igualmente y siempre para ganarse la opinión, reestructuró el Cabildo quiteño, integrándolo con elementos del bando independentista y no solo con españoles y realista como había sido la costumbre. También llamó a los esclavos jóvenes y solteros al ejército, liberó a los presos que fueron incorporados, tomó dinero prestado de los conventos y comunidades religiosas y mandó a enterrar a tres o cuatro cabezas disecadas que como trofeos de victoria se exhibían en jaulas de hierro en las principales plazas públicas de Quito, para escarnio de los patriotas.Con estas medidas Mourgeon se granjeó el efecto de los pobladores y quizás otra habría sido la suerte de los realistas si no hubiera fallecido el 8 de Abril de 1822, a consecuencia de las heridas provocadas por una caída sufrida entre Esmeraldas y Quito, cuando se iba a posesionar de la presidencia de la Audiencia. Fue sucedido por el General Melchor de Aymerich, militar de poca instrucción, a quién correspondió capitular al día siguiente de la batalla del Pichincha.Mientras estos acontecimientos se precipitaban en Quito, el Libertador seguía combatiendo en Pasto a numerosas partidas realistas. Sucre marchaba por Machala hacia Loja y el General Santa Cruz atravezaba el río Macará para unírsele y juntos enfrentar al Coronel Tolrá, Gobernador de Cuenca, que no les ofreció batalla, retrocediendo hacia el norte; pero en Alausí fue obligado a renunciar y lo reemplazó el Coronel López de Aparicio, que meses antes había defeccionado de los patriotas en Babahoyo.Por estas mismas fechas pasaron a Guayaquil los Capitanes Juan Villegas y Juan Zoroa, que estaban al frente de las dos naves de Mourgeon en la rada de Atacamos, vendiéndolas en ochenta mil pesos oro; estas naves fueron utilizadas por Lord Cochrane y el Almirante Guisse para bloquear el Callao en 1825 y a Villegas y a Zoroa no se les volvió a ver la cara por estos contornos pues volaron a disfrutar del dinero en otros países, que no en España. Ya en Cuenca, el General Sucre ordenó a Diego Ibarra que se adelantara a Riobamba y en las cercanías de esa ciudad ocurrió el enfrentamiento con el enemigo, en mortal encuentro a arma blanca en que las pérdidas fueron cuantiosas para ambos bandos. Este triunfo le facilitó el camino a Quito y la destrucción del reducto realista de Guaranda, para lo cual comisionó al Coronel Masa, que se trasladó a esa villa y exterminó a las guerrillas que acaudillaba el célebre abogado Dr. Víctor Félix de San Miguel y Cacho.Enseguida Sucre bordeó la quebrada de Jalupana desviándose al camino de Limpio-Pungo y trepó por las faldas del Cotopaxi y Sincholagua, hasta que el 16 de Mayo y a solamente 8 días de la célebre batalla, avistó el fértil valle de los Chillos y acampó el 19 frente a los realistas. Entonces el Coronel José María Córdova empezó con el grueso de las tropas a ocupar las alturas del volcán Pichincha, pero Aymerich, que lo observaba, se apresuró a imitarlo, llegando primero a la cumbre con López de Aparicio que tuvo que abandonar la caballería para maniobrar en las alturas. Córdova comenzó la lucha a las 9 1/2 de la mañana del 24 de Mayo.<br />Media hora después el parque de municiones de los patriotas estaba agotado y Córdova se retiró ordenadamente con sus dos Compañías del batallón colombiano «Magdalena», del batallón «Cazadores del Paya» y del «Trujillo» -formado con elementos del Perú, Cuenca y Loja- para retornar con otra provisión de municiones y cartuchos y con el resto de la infantería que dirigía el General Mires y el batallón «Yaguachi» al mando del Coronel Antonio Morales y Galavís, recién casado con la guayaquileña Carmen Vítores y Campe y donde figuraba como abanderado el joven Teniente Abdón Calderón. Nuevamente consumido el parque, se replegaron los patriotas por segunda ocasión.Los españoles aprovecharon para atacar con mayor furia, pero ocurrió lo inaudito, Córdova paró en seco y dando media vuelta ordenó cargar a bayoneta calada, entablándose una terrible lucha cuerpo a cuerpo en donde los ayes de dolor se escuchaban por doquier. Tres compañías del batallón realista «Aragón» trataron de sorprender la izquierda de los patriotas pero se encontraron con el «Albión» formado por ingleses venidos de Venezuela a combatir por la independencia. Este hecho decidió la victoria por la Patria, pues los del «Albión»,que venían retrasados y estaban frescos, arrasaron al «Aragón», mientras Córdova daba buena cuenta del resto. La batalla había concluido a las doce del día y en Quito se comenzaron a escuchar tímidamente los primeros «Viva la Patria», mientras en las faldas del Pichincha la caballería patriota correteaba a los dispersos españoles que huían y se desbandaban desordenadamente hasta ser apresados.Sucre comisionó a su Edecán O Leary para que intimidara la rendición a Aymerich que se hallaba en Quito. Esa noche la ciudad permaneció despierta mientras los heridos eran internados en diferentes casas particulares y en el Hospital de San Juan de Dios.El 25 entró Sucre acompañado de Córdova, Mires y Santa Cruz y cuatro días después fue anexada la ciudad a Colombia, jurándose la Constitución de Cúcuta como ley suprema.La batalla del Pichincha ha sido una de las más difíciles de la historia pues se desarrolló a 3.600 mts. de altura y en una zona por demás agreste y escarpada, llena de precipicios y de niebla, donde el menor descuido podía costar la muerte.<br />

×