• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Sistemas de calidad y sus beneficios
 

Sistemas de calidad y sus beneficios

on

  • 11,877 views

 

Statistics

Views

Total Views
11,877
Views on SlideShare
11,864
Embed Views
13

Actions

Likes
2
Downloads
98
Comments
0

3 Embeds 13

http://controldecalidadenlaindustria.blogspot.com 11
https://duckduckgo.com 1
http://calidadenlasindustrias.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Sistemas de calidad y sus beneficios Sistemas de calidad y sus beneficios Document Transcript

    • Sistemas de Calidad y sus beneficios La conciencia por la calidad llegó al mundo en los años cincuentas (punto de partida de la calidad como disciplina integral de la gerencia moderna), el auge y la fama en los años ochentas y su consolidación, en los años noventas. En el año 1950, el Dr. W. Edwards Deming nos relata el momento clave en Japón, cuando solicitó la presencia de los directores y empresarios para enseñarles estadística junto con los obreros y técnicos, y quienes asistieron se hicieron eco de aquellos planteamientos y a partir de ese momento, cambiaron al mundo. Paralelo al auge de la calidad filosófica y estadística se inició el movimiento de aseguramiento con el énfasis en la documentación, conduciendo a la creación de la familia de normas ISO. La Organización Internacional de Normalización ISO comenzó a funcionar en 1947 con sede en Ginebra Suiza, con labor inicial de emitir normas básicas, las cuales tienen impacto sobre muchos sectores, como las de metal, electricidad, materias primas, etc., por lo que a lo largo de cincuenta años la ISO ha publicado más de 13,000 normas integrado por mas de 50 países operada a través de Comités técnicos. El sistema ISO-9000 creada en 1987 y revisadas en 1994 y posteriormente en el 2000, determina cuáles son los requisitos que establece un Sistema de Calidad, por lo que es reconocido a nivel internacional como una de las mejores prácticas de aseguramiento de la calidad en las empresas. En México contamos con sus equivalentes que son las normas mexicanas para el control de calidad NMX-CC. Estas normas que fueron originalmente publicadas para establecer el diseño del sistema de calidad de una empresa y para servirle como herramienta de mejoramiento a la misma, que derivó muy pronto hacia un requisito impuesto por los compradores a sus proveedores. Las entidades de certificación proliferaron y las empresas con certificación aumentaron de una manera dramática en el mundo. De acuerdo a un estudio que realiza la ISO, el número de empresas certificadas a Diciembre de 2000 era mayor de 408,000, Europa ha sido el continente, con Inglaterra a la cabeza, que tiene mayor número de compañías certificadas ya que fue la cuna de este fenómeno mundial. En Latinoamérica y en México, el número de empresas certificadas ha ido aumentando paulatinamente. Al mes de diciembre de 1998 se contaba con un total de 1,831 establecimientos productivos con certificación vigente. El número de establecimientos ha aumentado sistemáticamente desde 1991, año en el que se otorgó el primer certificado en ISO. La evolución de las certificaciones en nuestro país muestra que la tasa media anual de crecimiento para el período 1994-1998 fue de 60.9 por ciento, en tanto que los primeros años de la década de los 90 muestra sólo un desarrollo incipiente en la aplicación de las normas, en 1994 apenas se registraba una cantidad inferior a la centena de establecimientos. La clasificación de las empresas según su tamaño muestra que las grandes han tenido la mayor participación, con 65.9 por ciento, las
    • medianas con el 20.9 y las pequeñas con el 13.2 por ciento. Respecto a la distribución geográfica de los establecimientos certificados en el país, destaca la participación por orden de importancia de Nuevo León, Estado de México, Distrito Federal, Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila y Baja California, que juntos contribuyen con el 65.6 por ciento de las certificaciones. (Registry ISO-9000, QS-9000 e ISO-14000 y la Quality Digest International ISO-9000, INEGI- Conacyt) Aunque las certificaciones de la calidad han llegado a ser cada vez más populares en los E.U. y en Europa, en las regiones de Asia no se han quedado atrás y logró observar que las presiones competitivas han inducido a muchas empresas indias de software a certificarse en sistemas de calidad e implementar el método seis Sigma pero señala también en sus conclusiones que la evidencia empírica es muy escasa acerca de dicho impacto en materia de certificaciones. Según investigaciones realizadas por Salvador Climent (2000) en España, los resultados obtenidos tras la implantación del sistema de calidad son muy positivos en todas las áreas de la empresa, los costos de calidad sí son importantes cuando se decide implantar sistemas de calidad, aunque no influyen para las decisiones de implantarlos, y lo implantarían sin tener una efectiva reducción de dichos costos. Las variables por él analizadas y las que más influyeron en las empresas para determinar y enumerar los beneficios palpables al implantar un sistema de calidad fueron, en primera instancia el mejorar los procesos internos mediante las prácticas de medición, análisis y mejora para lograr la reducción efectiva de sus costos de calidad. En segundo lugar por la satisfacción de sus clientes y el crear un mejor ambiente dentro de la empresa, teniendo el mismo peso, y como tercer lugar la atención a sus proveedores. El investigador Albert Schram (1999), trabajó sobre el efecto de las mejoras de proceso y ventajas económicas como resultado de la reducción de sus costos de calidad para las empresas indias certificadas de software. Y en suma concluyó que si hay una ventaja verdadera debido a la certificación, en lo que respecta a la reducción de sus costos de calidad mediante la mejora en sus procesos, logrando finalmente mayor penetración de sus mercados. En la Revista Manufactura Vol. 4, México, (1998) El presidente de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales, Víctor Manuel Díaz Romero, señala que el certificado ISO y/o de otros sistemas de calidad no deben considerarse una meta de calidad en sí misma. El implantar sistemas de calidad les permitirá reducir los costos de calidad (costos de fallas internas y externas, costos de evaluación y prevención) y finalmente mejorar la rentabilidad del negocio. Al asegurar la calidad, se reducen mermas, retrabajos, altos costos financieros por excesos de inventarios de materia prima ó producto terminado, etcétera. Este es un buen principio para agregar valor al producto sin aumentar los precios al público, por lo que así se puede garantizar en gran parte la consolidación de sus mercados. En el mercado de la región, las empresas se encuentran ante el desafío
    • permanente de lograr el mejoramiento de todos sus procesos productivos de bienes y servicios, para alcanzar eficiencia y productividad. Por ello, el sistema de administración de la calidad total ó los sistemas de calidad se han convertido recientemente en un objetivo a alcanzar por parte de las empresas industriales y de servicios, tanto en nuestro país como en nuestro Estado. Pero las incógnitas existen, ¿Realmente han logrado una reducción de los costos de calidad mediante la aplicación de las prácticas de análisis, medición y mejora en sus procesos como en otros países? El sector empresarial manufacturero cuando se decide implantar un sistema de calidad, ¿Qué es verdaderamente lo que les motiva? Mejorar sus procesos internos, crear un mejor ambiente interno de su personal de la empresa ó la consolidación y penetración de nuevos mercados y por ende la satisfacción total de sus clientes. La calidad ha llegado a ser la fuerza más importante y única que a lleva al éxito organizacional y al crecimiento de las grandes compañías en mercados nacionales e internacionales. Los rendimientos de programas de calidad fuertes y eficientes están generando excelentes resultados de utilidades en empresas con estrategias de calidad eficientes. ¿Cuáles son los beneficios que obtendría una Organización por implantar un Sistema de Gestión para la Calidad y la Mejora? Es una pregunta que no debería ser incluida, por obvia, y porque la respuesta debería ser: ¡Los Resultados o Beneficios que se planearon! Por desgracia, la pregunta y la respuesta para muchas organizaciones no es tan obvia… Porque implantaron su Sistema con base en una expectativa Mítica y, una vez implantado el sistema, comenzaron a buscar cuales fueron los beneficios obtenidos. Esto, en el mejor de los casos, es una locura. Lo primero que se tiene que hacer, antes de empezar el desarrollo e implantación de un Sistema para La Calidad, es definir cuales son los beneficios esperables como resultado de la implantación del mismo. Los Objetivos y Beneficios esperables, definidos “a priori”, constituyen los imperativos de diseño del sistema, además de ser los factores críticos de éxito del mismo. No es posible pensar que el sistema va a servir para algo cuando no se le fijó un objetivo. Los beneficios esperables más comunes deberían ser: · Cumplir los objetivos de la institución · Ser competitivos · Ser eficaces, cumplir el compromiso que se tiene con los clientes, · Ser eficientes, hacer las cosas cada vez de una manera más simple, (no necesariamente más barato), evitando mayor trabajo a la gente, · Simplificar la interacción y la comunicación entre las distintas áreas · Asegurar que todos, en la organización, trabajan para cumplir los requisitos del cliente.