Your SlideShare is downloading. ×
Lactancia Materna:guía para profesionales   Comité de Lactancia Materna de la    Asociación Española de Pediatría    MONOG...
Lactancia Materna:guía para profesionales   Comité de Lactancia Materna de la    Asociación Española de Pediatría    MONOG...
Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse porningún procedim...
Comité de Lactancia Materna de la AEP             Reunión de trabajo del libro                         Barcelona, Febrero ...
Prólogo    Constituye una enorme satisfacción               A lo largo de distintos capítulos se ana-prologar esta obra qu...
clásico, porque este libro nos enseña a cui-       También es obligado agradecer a Pre-dar, a alimentar, a “cultivar” a lo...
AutoresJOSEFA AGUAYO MALDONADO                              MARÍA TERESA HERNÁNDEZ-AGUILAR  Pediatra-Neonatóloga          ...
ANA MARTÍNEZ RUBIO                              ISOLINA RIAÑO GALÁN  Pediatra de Atención Primaria                   Pedia...
IndiceINTRODUCCIÓN  J. Martín-Calama                                                                       1A. ASPECTOS TE...
12. Lactancia materna: otras formas de promoción      J.M. Paricio Talayero, M.C. Temboury Molina                         ...
2. Seguimiento de la lactancia   • Cuidados y problemas de la madre      – Alimentación         A. Martínez Rubio         ...
• Múltiples       V. Molina Morales                                                           326     • Relación, lactanci...
Introducción     En 1995 el Prof. Peña Guitián, enton-     hospitales o áreas de salud en las que seces Presidente de la A...
2                                                         Lactancia materna: teoría y prácticafolletos de lactancia. Suger...
Introducción                                                                             3tables repeticiones e incluso pu...
A. Aspectos teóricos
1 Aspectos históricos de la alimentación           al seno materno                José María Paricio TalayeroLACTANCIA MAT...
8                                                 Lactancia materna: Guía para profesionalesmaba parte del acervo cultural...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                     9sido difundidas por nosotros l...
10                                              Lactancia materna: Guía para profesionalesción sobre LM y reciban apoyo pa...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                   11(mamífero, en español) se emple...
12                                                Lactancia materna: Guía para profesionalesciosamente las condiciones de ...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                    13constituyendo una próspera ind...
14                                                Lactancia materna: Guía para profesionales     mantar a los propios hijo...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                       15    aplastaban el pecho, de...
16                                               Lactancia materna: Guía para profesionalesdel pueblo llano las únicas que...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                     17llevan a cabo análisis químic...
18                                                Lactancia materna: Guía para profesionalesMeigs y Roth en Estados Unidos...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                    19tarios, de la industria y grup...
20                                                 Lactancia materna: Guía para profesionalesdos para estimular el flujo d...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                   21solía ser brusco, mientras que ...
22                                                 Lactancia materna: Guía para profesionales     69                      ...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                         23TABLA I. Porcentaje de ni...
24                                                Lactancia materna: Guía para profesionales     Hay abundante literatura ...
Aspectos históricos de la alimentación al seno materno                                           25Nationale Périnatale. A...
2 Aspectos antropológicos en la práctica           del amamantamiento                 Leonardo Landa Rivera         “La la...
28                                                Lactancia materna: Guía para profesionalesla mujer al mercado de trabajo...
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Libro lactancia materna
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Libro lactancia materna

9,857

Published on

1 Comment
8 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
9,857
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
361
Comments
1
Likes
8
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Libro lactancia materna"

  1. 1. Lactancia Materna:guía para profesionales Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría MONOGRAFÍAS DE LA A.E.P. Nº 5
  2. 2. Lactancia Materna:guía para profesionales Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría MONOGRAFÍAS DE LA A.E.P. Nº 5
  3. 3. Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse porningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, grabación magnética o cualquieralmacenamiento de información y sistema de recuperación, sin el previo permiso escrito de los autores.© 2004 ErgonC/ Arboleda, 1. 28220 Majadahonda (Madrid)ISBN: 84-8473-277-0Depósito Legal: M-27953-2004Cuadro portada: Original de Marta Balañá Parés
  4. 4. Comité de Lactancia Materna de la AEP Reunión de trabajo del libro Barcelona, Febrero 2004De pie, de izquierda a derecha: Isolina Riaño, Juan José Lasarte, Mª Carmen Temboury,José María Paricio, Marta Díaz-Gómez, Leonardo Landa, Ana Martínez, José Arena.Sentados, de izquierda a derecha: Adolfo Gómez-Papi, María Teresa Hernández-Aguilar,Jesús Martín-Calama, Josefa Aguayo, María José Lozano, Vicente Molina.
  5. 5. Prólogo Constituye una enorme satisfacción A lo largo de distintos capítulos se ana-prologar esta obra que como el lector liza las diferentes facetas relacionadas conpodrá rápidamente percibir constituye el la alimentación al pecho abarcando aspec-libro más importante que hasta ahora se tos históricos, epidemiológicos, fisiológi-ha editado en España sobre la Lactancia cos, etc. con un extraordinario rigor queMaterna. se conjuga plenamente con un carácter Sigue siendo una realidad y probable- divulgativo de tal manera que este libro tie-mente lo será siempre, que la alimentación ne la rara virtud de interesar tanto a losal pecho materno es la opción óptima que profesionales sanitarios de distintos nive-podemos y debemos ofrecer a los lactan- les como a cualquier persona que acuda altes durante los primeros meses de la vida. mismo con deseos de información sobre el Este libro, sencillamente extraordina- tema.rio, está escrito por Pediatras expertos que Sería absolutamente imposible en elconstituyen el Comité de Lactancia Mater- espacio de un prólogo recoger y analizarna de la Asociación Española de Pediatría. el excelente trabajo que los autores hanEs realmente gratificante comprobar que desarrollado en esta obra. Estoy conven-contamos con Comités, dentro de nuestra cido que este libro marcará un hito y seráAsociación, que nos ofrecen sus conoci- una obra de referencia a nivel nacional emientos a través de una serie de mono- internacional sobre la Lactancia Materna.grafías que suponen un caudal científico Acciones de este tipo consolidan y presti-de enorme interés. Se trata de un libro que gian no solo a los autores, al Comité queestá escrito con fe, con entusiasmo, yo diría representan y a la A.E.P., también sonque con pasión sin caer en fundamentalis- expresión del nivel científico de la Pedia-mos respecto a los múltiples aspectos rela- tría y Puericultura españolas, y reivindi-cionados con la lactancia materna. co el término Puericultura, tan latino, tan
  6. 6. clásico, porque este libro nos enseña a cui- También es obligado agradecer a Pre-dar, a alimentar, a “cultivar” a los niños natal y Medela su patrocinio para que estadesde el momento del nacimiento con lo obra llegue no solo a los socios de la A.E.P.mejor que le podemos ofrecer que es el sino a otros sanitarios y una buena partepecho materno. De esta forma estamos ins- de la sociedad, por lo que les expresamostaurando, ya en la propia sala de partos, nuestro agradecimiento y por supuesto auno de los hábitos más saludable: alimen- la editorial Ergon que una vez más cola-tarlo al pecho de su madre. bora con la A.E.P. y no regatea esfuerzos Quiero expresar mi profundo agra- para proporcionarnos una publicación dedecimiento a los autores, mi respeto por excelente presentación y calidad.el excelente trabajo que han desarrolladoque estoy seguro, será motivo de admi- Prof. Alfonso Delgado Rubioración y reconocimiento por parte de sus Presidente de lacolegas. Asociación Española de Pediatría
  7. 7. AutoresJOSEFA AGUAYO MALDONADO MARÍA TERESA HERNÁNDEZ-AGUILAR Pediatra-Neonatóloga Pediatra de Atención Primaria Profesora Asociada de Pediatría E.A.P. Area 09, Valencia Universidad de Sevilla Comité de Lactancia Materna de la AEP Neonatología. Hospital de Valme, Sevilla Comité de Lactancia Materna de la AEP LEONARDO LANDA RIVERA Pediatra de Atención PrimariaJOSÉ ARENA ANSÓTEGUI E.A.P. Pedreguer, Alicante Pediatra-Neonatólogo Comité de Lactancia Materna de la AEP Hospital Donostia. Donostia-San Sebastián Coordinador del Programa de JUAN JOSÉ LASARTE VELILLAS Salud Materno-Infantil de UNICEF Pediatra de Atención Primaria Comité Español E.A.P. Zuera, Zaragoza Comité de Lactancia Materna de la AEP Comité de Lactancia Materna de la AEPN. MARTA DÍAZ-GÓMEZ MARÍA JOSÉ LOZANO DE TORRE Pediatra Pediatra Catedrática de Enfermería Materno-Infantil Profesora Titular de Pediatría Escuela Universitaria de Enfermería y Universidad de Cantabria Fisioterapia de la Universidad de La Laguna Hospital Universitario M de Valdecilla Comité de Lactancia Materna de la AEP Santander Comité de Lactancia Materna de la AEPADOLFO GÓMEZ PAPÍ Pediatra-Neonatólogo JESÚS MARTÍN-CALAMA VALERO Profesor Agregado de Pediatría Pediatra Universitat Rovira i Virgili. Tarragona Hospital O. Polanco de Teruel Hospital Universitario de Tarragona "Joan XXIII" Comité de Lactancia Materna de la AEP Hospital Amigo de los Niños OMS/UNICEF 1997 (coordinador) Comité de Lactancia Materna de la AEP
  8. 8. ANA MARTÍNEZ RUBIO ISOLINA RIAÑO GALÁN Pediatra de Atención Primaria Pediatra EAP. Pilas, Sevilla Jefe de Sección de Pediatría Comité de Lactancia Materna de la AEP Hospital Carmen y Severo Ochoa, Cangas del Narcea, AsturiasVICENTE MOLINA MORALES Hospital Amigo de los Niños OMS/UNICEF 2002 Pediatra-Neonatólogo Comité de lactancia materna de la AEP Jefe del Departamento de Pediatría Institut Universitari Dexeus. Barcelona. Mª CARMEN TEMBOURY MOLINA Hospital Amigo de los Niños OMS/UNICEF 2004 Pediatra Comité de Lactancia Materna de la AEP Jefe del Servicio de Pediatría de la Clínica Santa Elena, Madrid.JOSÉ MARÍA PARICIO TALAYERO Comité de Lactancia Materna de la AEP Pediatra Jefe del Servicio de Pediatría DOMINGO VILLAAMIL GÓMEZ DE LA Hospital Marina Alta (Denia, Alicante) TORRE Hospital Amigo de los Niños OMS/UNICEF 1999 Abogado Comité de Lactancia Materna de la AEP Jefe del Sindicato Médico Profesional de Asturias Asesor Jurídico del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias
  9. 9. IndiceINTRODUCCIÓN J. Martín-Calama 1A. ASPECTOS TEÓRICOS 1. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno J.M. Paricio Talayero 7 2. Aspectos antropológicos en la práctica del amamantamiento L. Landa Rivera 27 3. Epidemiología de la lactancia materna. Prevalencia y tendencias de la lactancia materna en el mundo y en España M.T. Hernández Aguilar 31 4. Lactogénesis J. Martín-Calama 45 5. Composición de la leche humana M.C. Temboury Molina 59 6. Inconvenientes de la lactancia artificial A. Gómez Papí 77 7. Duración recomendada de la lactancia materna. Ventajas e inconvenientes I. Riaño Galán 85 8. La lactancia materna en recién nacidos pretérminos J. Aguayo Maldonado 95 9. Contraindicaciones y falsas contraindicaciones para la lactancia materna N. Marta Díaz-Gómez 107 10. Ventajas de la lactancia materna para la madre A. Martínez Rubio 119 11. Los Diez Pasos de la OMS y UNICEF para favorecer la lactancia materna. Aplicación y evidencia científica de su eficacia M.J. Lozano de la Torre 125
  10. 10. 12. Lactancia materna: otras formas de promoción J.M. Paricio Talayero, M.C. Temboury Molina 141 13. Importancia de los grupos de apoyo J.J. Lasarte Velillas 147 14. Estudios sobre el crecimiento de los lactantes amamantados L. Landa Rivera 153 15. Habilidades de comunicación en la lactancia materna J. Aguayo Maldonado 159B. ASPECTOS PRÁCTICOS 1. Inicio de la lactancia en la maternidad • Introducción. Recomendaciones actuales de la OMS y Unicef: los diez pasos, la IHAN, función especial de las maternidades J. Arena Ansótegui 171 • Información y preparación durante el embarazo V. Molina Morales 174 • Conducta inmediata al nacimiento. Contacto precoz A. Gómez Papí 176 • Cómo organizar los primeros días: lactancia a demanda, duración de las tomas, alojamiento conjunto, cuidados de la madre (descanso, limitación de visitas, educación sanitaria) V. Molina Morales 181 • La técnica de amamantamiento correcto M.C. Temboury Molina 184 • Problemas de los primeros días – Bebé poco exigente y bebé ansioso. El bebé que rechaza el pecho V. Molina Morales 190 – Disfunción motora oral- Diferencia entre la succión del pecho y el biberón M.C. Temboury Molina 191 – Suplementos y chupetes A. Gómez Papí 193 – Retraso en la subida de la leche, pérdida de peso excesiva V. Molina Morales 194 – Problemas tempranos de las mamas J. Aguayo Maldonado 196 – Ictericia y lactancia materna A. Gómez Papí 200 • Extracción y conservación de la leche materna M.T. Hernández Aguilar 203 • Consejos al alta de maternidad. Como controlar la ingesta V. Molina Morales 218 • Papel de los profesionales de la salud en las maternidades. Sugerencias para apoyar la lactancia materna J. Arena Ansótegui 220
  11. 11. 2. Seguimiento de la lactancia • Cuidados y problemas de la madre – Alimentación A. Martínez Rubio 225 – Cuidados de los pezones y el pecho. Persistencia de las grietas I. Riaño Galán 231 – Retención y mastitis N. Marta Díaz-Gómez 235 – Ejercicio físico N. Marta Díaz-Gómez 241 – Anticoncepción en la madre lactante A. Martínez Rubio 244 • Cuidados y problemas del lactante – Frecuencia y duración de las tomas L. Landa Rivera 250 – El lactante que no come L. Landa Rivera 253 – Hipogalactia (El lactante que no queda satisfecho) L. Landa Rivera 258 – Dificultad para regular el horario diurno y nocturno. El sueño del lactante A. Martínez Rubio 261 – Los cólicos y el llanto A. Martínez Rubio 267 – Suplementos vitamínicos y minerales N. Marta Díaz-Gómez 273 – Enfermedades comunes en el lactante amamantado. La hospitalización. Algunas enfermedades raras J.M. Paricio Talayero 278 – Papel del pediatra en el seguimiento de la lactancia materna M.C. Temboury Molina 2823. Prolongación de la lactancia • Inicio de la alimentación complementaria M.J. Lozano de la Torre 287 • Vuelta al trabajo M.T. Hernández Aguilar 293 • El proceso de destete M.T. Hernández Aguilar 2994. Situaciones especiales • Patología materna (cirugía mamaria previa, infecciones (SIDA, hepatitis), problemas endocrinológicos, etc.) I. Riaño Galán 305 • Patología del recién nacido J. Aguayo Maldonado 312 • Recién nacido ingresado en neonatología. El recién nacido enfermo o prematuro (aspectos prácticos) el método de la madre canguro A. Gómez Papí 320
  12. 12. • Múltiples V. Molina Morales 326 • Relación, lactancia inducida y compartida J. Martín-Calama 329C. DUDAS MÁS FRECUENTES DE MADRES Y PROFESIONALES 1. Preguntas y respuestas más frecuentes en 2 años de funcionamiento del foro de lactancia materna de la AEP J.J. Lasarte Velillas, J. Martín-Calama 339 2. Recomendaciones populares contrastadas y mitos sobre la lactancia materna J. Martín-Calama 349D. ANEXOS 1. Estrategias e iniciativas de apoyo a la lactancia materna. Declaraciones de la OMS y el UNICEF: IHAN J. Arena Ansotegui 365 2. El código de la industria J. Aguayo Maldonado 377 3. Legislación española relativa a la lactancia materna D. Villaamil Gómez de la Torre 391 4. Compatibilidad de fármacos, productos herbales, drogas de abuso y contaminantes ambientales con la lactancia J.M. Paricio Talayero 397 5. Grupos de apoyo a la lactancia materna (GALM) I. Riaño Galán, J.J. Lasarte Velillas 409 6. Guías de Práctica Clínica sobre lactancia materna M.T. Hernández Aguilar 419 7. Investigación en lactancia materna, aspectos metodológicos M.T. Hernández Aguilar 427INDICE DE MATERIAS 439
  13. 13. Introducción En 1995 el Prof. Peña Guitián, enton- hospitales o áreas de salud en las que seces Presidente de la Asociación Española habían desarrollado labores de promociónde Pediatría (AEP), pidió a algunos pedia- de la lactancia, y se recomendaba crear untras que habíamos trabajado en temas de grupo de expertos, que de forma seria ylactancia materna, que hiciéramos un infor- fundada, fuera dando recomendacionesme a la Junta Directiva, preparando un que pudieran ir corrigiendo poco a pocoproyecto “para impulsar la alimentación los errores cometidos.al pecho en España”. El informe se hizo. El 15 de diciembre del mismo año, laEntre las causas de la baja prevalencia de Junta Directiva decidía la creación de unlactancia en España, hubo que reconocer Comité de Lactancia Materna, a propues-que los pediatras habíamos tenido una par- ta del Prof. Moya, nuevo presidente de late importante de responsabilidad. A pesar AEP. El Comité no fue dotado de presu-del apoyo teórico tradicional, la mayoría puesto económico, y por razones obvias,no había sabido dar respuesta a las difi- su funcionamiento dependió, sobre todo,cultades de las madres lactantes, para las del entusiasmo y la generosidad de los queque el biberón terminaba siendo la única nos involucramos.alternativa. También hubo que reconocer Los pasos del Comité fueron necesa-que para muchos compañeros el manejo riamente lentos. Se enviaron textos brevesde la lactancia era considerado un tema con recomendaciones sobre lactancia a lasmenor, al que no se le dedicaba la misma revistas nacionales de pediatría, se hicie-atención que a otros capítulos “mas cien- ron cuñas radiofónicas, se diseñó unatíficos”, y lo mas grave, que la mayoría no encuesta nacional sobre lactancia y seeran conscientes de su falta de formación. publicó un informe técnico sobre lactan- El informe dirigido a la Junta, también cia materna. Asesoramos a las publicacio-se hacía eco de los avances logrados en los nes que nos pidieron consejo para editar
  14. 14. 2 Lactancia materna: teoría y prácticafolletos de lactancia. Sugerimos cambiar neonatales. Está claro que estos cambioslas recomendaciones oficiales de la AEP, también se deben al esfuerzo de otros gru-para la asistencia a madres lactantes. En pos, pero en el Comité nos sentimos satis-colaboración con varios gobiernos auto- fechos por nuestra aportación.nómicos se publicaron recomendaciones Es justo recordar a los compañeros queprácticas para el manejo de la lactancia en en algún momento formaron parte del mis-las comunidades autónomas, y se diseña- mo y cuya colaboración nunca ha sido sufi-ron programas autonómicos de promo- cientemente agradecida: Josefa Aguayoción. Creamos un Foro de preguntas y res- Maldonado, José Arena Ansótegui, Mar-puestas para padres/madres y profesiona- garita Alonso Franch, José Mª Fraga Ber-les, dentro de la página web de la AEP. Par- múdez, Jaime Dalmau Serra, Marta Díazticipamos en los congresos nacionales de Gómez, Manuel García del Río, Adolfola AEP, con mesas redondas y talleres de Gómez Papí, Maite Hernández Aguilar,trabajo. Colaboramos con la Sociedad Leonardo Landa Rivera, JuanJosé Lasar-Española de Ginecología y Obstetricia, las te Velillas, Mª José Lozano de la Torre, AnaAsociaciones de Matronas y de Enferme- Martínez Rubio, Vicente Molina Morales,ras para organizar, por primera vez en Ana Muñoz Guillén, Manuel Pajarón Ahu-España, un Congreso de Lactancia Mater- mada, José Mª Paricio Talayero, Isolinana bajo el auspicio de la Iniciativa Hospi- Riaño Galán, Justino Rodriguez Alarcón,tal Amigo de los Niños (IHAN). Además, Carmen Temboury Molina, y yo mismo.hubo muchas iniciativas locales llevadas Hace un año, surgió la idea de reco-adelante de forma individual por miem- pilar en un texto, lo que habíamos apren-bros del Comité, como cursos de forma- dido en el trabajo diario con las madresción, talleres prácticos o reuniones con gru- lactantes. Desde el principio tuvimos cla-pos de madres. Alguna de estas iniciativas ro que el libro sólo tendría éxito si era apo-locales acabaron teniendo alcance nacio- yado por la AEP, y había compromiso paranal y enorme utilidad; el programa de con- hacerlo llegar a la mayoría de los pedia-sulta on-line sobre empleo de fármacos tras. El Presidente, Alfonso Delgado, no lodurante la lactancia, desarrollado desde el dudó, se sumó al proyecto desde el princi-Hospital de Denia, es el mejor ejemplo. pio y nos garantizó el respaldo de la Jun- Sabiendo que introducir cambios en ta Directiva. A partir de ahí, el alma delrutinas muy arraigadas no es fácil y suele libro ha sido Vicente Molina. A él le encar-suscitar rechazo, el Comité ha tratado siem- gamos que coordinara la edición, y lo hapre de fundamentar científicamente sus hecho muy bien. Suyo es el mérito de larecomendaciones y de evitar posturas agre- elección en la estructura de los capítulos,sivas. Han pasado nueve años y las cosas la distribución de temas, el apremio parahan cambiado a mejor para la lactancia cumplir los plazos, y la supervisión gene-materna. Los pediatras saben más de lac- ral.tancia y en la mayoría de los hospitales Se optó por la elaboración indepen-se han introducido cambios en las rutinas diente de los capítulos, aceptando las inevi-
  15. 15. Introducción 3tables repeticiones e incluso puntos de vis- ser las únicas en responder a nuestra peti-ta no concordantes, en favor de la plurali- ción de ayuda, sino por amoldarse a lasdad. Hemos buscado sobre todo un enfo- exigencias de edición para que el libro for-que práctico (apartado B), pero sin renun- mara parte de las monografías de la AEP.ciar a unos conocimientos teóricos básicos Puedo decir que la ejecución del libro(apartado A) y a datos interesantes para ha sido nuevamente expresión del funcio-entender la situación actual de la lactancia namiento habitual del Comité, una mues-materna (apartado C y Anexos). Todos tra de entusiasmo y generosidad. Sólo conhemos tratado de transmitir con la mejor ver el resultado en las manos, nos sentimosvoluntad lo que hemos aprendido, pero satisfechos, si además sirve para que lossomos conscientes de que puede haber pediatras mejoremos nuestra asistencia aimprecisiones y lagunas. En algunos capí- las madres lactantes y que ellas y sus hijostulos se ha dado por supuesto que el libro disfruten, habremos cumplido nuestro obje-va dirigido a profesionales con conoci- tivo.mientos previos de anatomía y fisiología,evitando explicaciones mas detalladas. Jesus Martín-Calama Es de justicia reconocer el esfuerzo que Coordinador delhan hecho Medela y Prenatal, no sólo por Comité de Lactancia de la AEP
  16. 16. A. Aspectos teóricos
  17. 17. 1 Aspectos históricos de la alimentación al seno materno José María Paricio TalayeroLACTANCIA MATERNA, nutrición) y muy graves y posiblementeLACTANCIA NATURAL. FACTORES no del todo conocidas en las sociedadesDE LA PÉRDIDA DE UNA CULTURA enriquecidas de la tierra (aumento de enfermedades infecciosas e inmunitarias, La lactancia materna es el fenómeno de consultas médicas y de hospitalizacio- biocultural por excelencia. En los nes). humanos, además de un proceso Aún queriendo y con más conoci- biológico, la lactancia es un mientos, no es fácil enmendar el yerro pro- comportamiento determinado por la ducido: en efecto, más de una generación cultura. de mujeres no han amamantado a sus hijos, Stuart-Macadam P, Dettwyler KA. interrumpiéndose la transmisión de cono- Breastfeeding, Biocultural cimientos intergeneracional, perdiéndose Perspectives, New York, 1995. una cultura. Si todo en lactancia fuese instinto, no En torno al inicio del siglo XX se ini- habría mayor problema, pero en ella haycia el mayor experimento a gran escala en un componente instintivo, fundamental-una especie animal y sin comprobaciones mente de la parte del recién nacido (refle-previas de los posibles resultados: a la jos de búsqueda y succión-deglución),especie humana se le cambia su forma de unos reflejos sumamente eficaces en laalimentación inicial: centenares de miles madre (la estimulación del pezón que pro-de niños pasan a ser alimentados con leche voca aumento de las hormonas prolacti-modificada de una especia distinta. Las na y oxitocina) y un importante compo-consecuencias, que no se previeron, han nente cultural transmitido (la técnica osido desastrosas en el mundo expoliado arte femenino de amamantar, legado(miles de muertos por infecciones y des- sabiamente de madres a hijas y que for-
  18. 18. 8 Lactancia materna: Guía para profesionalesmaba parte del acervo cultural de la dominante acepte que todo lo artificialhumanidad, sin que los sanitarios tuvié- es mejor que lo natural, encuadrándo-semos que intervenir en ello). Pues bien, se en esto la llamada “maternidad cien-eso es lo que se ha perdido: la cultura del tífica”.amamantamiento, de la crianza natural y, • Pensamiento feminista inicial con pre-posiblemente, el vínculo afectivo natu- tensión de la mujer de todos los com-ral entre madres e hijos. portamientos y valores del otro géne- En esa pérdida intervienen fundamen- ro, incluso los perjudiciales para latalmente tres componentes: especie. La lactancia artificial es con- 1. Modificaciones de la leche de vaca: siderada como una liberación.hasta fines del siglo XIX poco se sabía de • Enormes intereses económicos indus-la composición de la leche y de sus dife- triales.rencias con las de otros mamíferos. Se • Una participación activa de la claseconocen desde la antigüedad recipientes sanitaria, fundamentalmente, médi-en forma de biberón que hablan de los ca, convencida inicialmente de lasintentos de alimentación de niños con maravillas de la maternidad científi-leches de animales, pero no es hasta fina- ca aunada a una cierta prepotenciales de 1800 en que el progreso de las cien- que negaba cualquier posibilidad decias, de la química en concreto, hizo que intervención válida de las propiasse empezasen a realizar modificaciones mujeres en su parto y en la crianza deaceptables de la leche de vaca: hasta enton- sus hijos.ces la mortalidad de niños alimentados 3. Desde hace millones de años, la espe-con leches distintas a la de mujer era altí- cie a la que pertenecemos (homínidos)sima (de orden superior al 90% en el pri- empezó a basar su triunfo adaptativo enmer año de vida). una sutil y lenta modificación evolutiva de 2. Cambios sociológicos ocurridos en su cadera que le conduciría de la condiciónla era moderna de la sociedad industrial a de cuadrúpedo a la bipedestación, con libe-lo largo de los siglos XIX y XX, entre ración de sus patas anteriores: lo que enellos: términos adaptativos globales supone una• La incorporación de la mujer al traba- mejora para la supervivencia de los homí- jo asalariado hace ver el amamanta- nidos, hace que el parto, de poca distocia miento como un problema, deriván- en los primates, suela necesitar asistencia dose inicialmente (siglo XIX) hacia la en los humanos, convirtiéndolo en una acti- lactancia mercenaria, que se extiende vidad social más que en un comporta- hasta los estratos más humildes de la miento solitario. Esa asistencia, a lo lar- sociedad y posteriormente (siglo XX) go del último siglo y según países, se vie- hacia la lactancia artificial. ne prestando en hospitales coincidiendo• Un cierto espíritu de modernidad con con la implantación de la maternidad cien- creencia ciega en avances científico-téc- tífica y el predominio de alimentación arti- nicos, que hace que el pensamiento ficial: una serie de rutinas erróneas han
  19. 19. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 9sido difundidas por nosotros los sanitarios En 1974 la 27ª Asamblea Mundial dey, la mayor parte de ellas, contribuyen a la Salud (AMS) advirtió el descenso de ladificultar enormemente la lactancia mater- LM en muchos países del mundo y lo rela-na (LM). cionó con la promoción indiscriminada de Hoy día, sobre todo en los países ricos, sucedáneos industriales de LM, recomen-no podemos invocar ni el feminismo, ni el dando a los estados miembros adoptartrabajo asalariado de la mujer, ni la pre- medidas correctoras.sión de la industria de sucedáneos como En 1978 la 31ª AMS volvió a reco-excusa para no aumentar la prevalencia de mendar la regulación de la promoción dela lactancia. Por otra parte, tras los desas- estos productos; en 1979 se realizó unatres causados por empleo perverso de la Reunión Conjunta OMS/UNICEF Sobreciencia, lo artificial es denostado en bene- Alimentación del Lactante y del Niñoficio de lo natural. Pequeño, y finalmente el 21.05.1981 se Las primeras en reaccionar frente a esta aprobó el Código Internacional de Comer-situación fueron las propias mujeres: cialización de Sucedáneos de Leche Mater-• Cecily Williams, pediatra que descri- na, al que el Gobierno Español se adhirió bió el kwashiokor en 1933, se oponía por medio de Real Decreto 12 años más al uso generalizado de sustitutos de tarde (RD 1408/92 en BOE 13.01.93). leche humana; en su conferencia Milk Desgraciadamente, la sola recomen- and Murder, pronunciada en 1939 en dación de la OMS o la regulación estatal el Singapore Rotary Club atribuye a no consiguieron modificar las tasas de LM esa práctica miles de muertes de lac- en países con un producto interior bruto tantes. alto, detectándose que, tanto la pérdida de• En 1956, en pleno auge de la cultura la cultura social de la LM como los siste- del biberón, un grupo de mujeres de mas sanitarios y los propios profesionales Chicago fundan La Liga de la Leche de la salud, de modo inintencionado, por (LLL) para dar apoyo personal a muje- su falta de preparación y conocimientos y res que amamantasen. Hoy día consti- la aplicación de rutinas erróneas en pari- tuye el más prestigioso grupo interna- torio, maternidad y salas de pediatría, cional de apoyo a la lactancia. En Espa- constituían el mayor freno a la LM en paí- ña existen más de 50 grupos de apoyo ses desarrollados, aumentando la morbi- a la lactancia. Su éxito radica en la mortalidad infantil y el gasto sanitario en atención personalizada con base tanto los mismos. en la propia experiencia como en la for- Por ello, en 1989 OMS/UNICEF rea- mación adquirida. lizan la Declaración conjunta sobre “Pro- Los esfuerzos para promover la lac- tección, promoción y apoyo de la lactan-tancia materna constituyen para la OMS cia materna. La función especial de los ser-un elemento clave de los sistemas sanita- vicios de maternidad”, instando a querios dentro de su plan Salud para todos en todos los sectores de la sociedad, especial-el año 2000. mente los padres, tengan acceso a educa-
  20. 20. 10 Lactancia materna: Guía para profesionalesción sobre LM y reciban apoyo para poner- ¿POR QUÉ NOS LLAMAMOSla en práctica. MAMÍFEROS? En 1990 en la reunión conjuntaOMS/UNICEF en Florencia sobre “La lac- “Cuando se expulsa el feto a la luztancia materna en el decenio de 1990: una del día, éste mama la leche de losiniciativa a nivel mundial” surge la Decla- pechos para nutrirse, sin que nadie seración de Innocenti instando a los gobier- lo enseñe. Las mamas están situadasnos a adoptar medidas para conseguir una en el pecho y provistas de pezones.“cultura de la lactancia materna”. Están formadas por un material En 1991 comienza la INICIATIVA glandular que, mediante una fuerzaHOSPITAL AMIGO DE LOS NIÑOS, innata, convierte en leche la sangreacreditación que concede OMS/UNICEF que las venas le envían”.a hospitales que tras ser evaluados cum- Andreas Vesalio (1514-1564) Deplen una serie de requisitos: más del 75% humani corporis fabrica libri septemde LM al alta en la maternidad y observar (Basilea, 1543)10 pasos que gozan de evidencias cientí-ficas para promover en frecuencia y dura- En 1758, el sueco Carl von Linné, pro-ción la LM (Ver anexo 1). fesor de Medicina, catedrático de Biología Los sanitarios, especialmente todos los y autor de la moderna taxonomía de losque tratamos a diario con madres y niños, seres vivos, en la 10ª edición de su obradebemos hacer un esfuerzo de humildad, Sistema Naturae, crea el término mam-reconocer lo que no sabemos y aprender- malia (“de mamas”) para nombrar una cla-lo, ya que tenemos la responsabilidad de se de vertebrados, entre los que nos encon-informar, orientar, aconsejar y ayudar a tramos los humanos, caracterizados, entreaquellas mujeres que libremente (es decir, otros hechos, por tener glándulas mama-debidamente informadas) han elegido para rias.sus hijos lo mejor: el producto y el calor Aunque algunos contemporáneos dede su pecho. Linné como el naturalista Buffon se opo- Hasta que las mujeres recuperen una nían al término, en el siglo XVIII el inte-cultura pérdida, y sigan dando a luz en los rés por el pecho femenino entre los ilus-hospitales y confiando en nosotros, los trados y las políticas que defendían la lac-sanitarios tenemos la obligación de actua- tancia materna estaban tan en boga, quelizar nuestros conocimientos teóricos y la nueva nomenclatura para el grupo deprácticos para que todos trasmitamos una animales denominados cuadrúpedos por yinformación validada y coherente a las desde Aristóteles (384 a 322 a.C.) ganómadres que quieren amamantar a sus hijos, amplia aceptación.para que puedan hacerlo el primer medio Esta denominación o sus variantesaño de forma exclusiva y como comple- (mammals, en inglés) ha sido adoptada enmento el tiempo que ambos, madre e hijo, los países de habla inglesa mientras que tér-deseen. minos significando “portador de mamas”
  21. 21. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 11(mamífero, en español) se emplean en las mantar a sus hijos, fuese cuál fuese su cla-lenguas romances y el que significa lite- se social, se conocen numerosos textos his-ralmente “que maman” (Säugetiere), en ale- tóricos en los que se aprecia que en muchasmán. civilizaciones, mujeres de distintas gene- Pese a todo el cúmulo de pruebas en raciones y clases sociales no han ama-pro de los beneficios de la lactancia mater- mantado a sus hijos.na exclusiva, la prevalencia de la misma es Hay referencias antiquísimas al siste-baja o muy baja en prácticamente todo el ma de amas de cría en dos códigos babi-mundo, estimándola la OMS inferior al lónicos de las culturas paleo-semíticas de50% en niños de hasta 4 meses en muchí- la antigua Mesopotamia: una de las Leyes ^simos países. de Esnunna (final del siglo XIX a.C.) esti- Esta situación, que se ha agravado a lo pula el pago debido a la nodriza, y el Códi-largo de la segunda mitad del siglo XX con go de Hammurabi, unos treinta años pos-la sustitución indiscriminada de la lactan- terior al anterior, contiene una disposicióncia natural por fórmulas derivadas de leche sobre las nodrizas; el hebreo Jeremías sede vaca, es en realidad, nueva en el devenir lamenta en el 600 a.C. que las mujeres dede la humanidad: desde el principio de los la época sean peores que chacales por notiempos y hasta hace menos de 150 años la amamantar a sus hijos y se pueden encon-inmensa mayoría de recién nacidos huma- trar hasta diez referencias en nueve librosnos habían sido alimentados con leche de diferentes de la Biblia judeocristiana y unala propia especie, sea de sus madres, sea de en el Nuevo Testamento sobre las amas demujeres contratadas para tal fin. cría. Las nodrizas eran muy comunes en la Grecia clásica, siendo preferidas a las pro-LACTANCIA MERCENARIA. pias madres por Platón (427-347 a.C.), yLAS NODRIZAS EN LA HISTORIA a las mejores se las tenía en gran conside- ración; Aristóteles (384-322 a.C.) en su “¿Quieres que yo vaya y llame una Historia Animalium se interesa por la lac- nodriza de entre las hebreas para que tancia y describe métodos para determinar te críe este niño?”. “Ve”, le contestó si la leche de una mujer, sea la propia la hija de Faraón. Fue, pues, la joven madre o de una nodriza es apta para el lac- y llamó a la madre del niño. Y la hija tante, llegando a la conclusión de que la de Faraón le dijo: “Toma este niño y leche de los primeros días o calostro no críamelo que yo te pagaré.” debe ser consumida por el recién nacido. La Biblia. Éxodo 2: 7-9 La mayoría de mujeres nobles del Impe- (siglo IX a.C.) rio romano recurrían a nodrizas para ama- mantar a sus hijos. Sorano de Efeso (98- Dejando aparte algunas culturas como 138 d.C.), en Gynecia, tratado de referen-la espartana clásica, en la que existían leyes cia de la Ginecología y la Obstetriciaque obligaban a todas las mujeres a ama- durante más de 1.500 años, describe minu-
  22. 22. 12 Lactancia materna: Guía para profesionalesciosamente las condiciones de elección de clase humilde) amamantaban a más de unauna buena nodriza, su dieta, régimen de criatura a la vez: la suya propia y la deja-vida y formas de lactar. Pese a ello, la con- da a su cuidado. Teniendo en cuenta el efec-sideración de una buena madre en la Roma to anticonceptivo de la lactancia, las cla-Imperial era aquella que amamantaba a ses populares tenían una fecundidad limi-sus hijos. tada por término medio a un nacimiento A partir del siglo VII podemos encon- bianual, lo que ha podido constituir untrar referencias al sistema de amas de cría efectivo control de natalidad entre lashasta en tres suras distintos del Corán, y masas campesinas de la Europa preindus-en España en las Partidas de Alfonso X trial. Por el contrario, la fecundidad noel Sabio (1221-1284) se recogen las con- controlada por lactancia entre las clasesdiciones que deben reunir las nodrizas rea- acomodadas hace que la descendencia pue-les. da suponer de 15 a 20 hijos, pero a expen- En la Francia de los siglos XIII al XIX sas de una terrible mortalidad.las mujeres de clases media y alta no ama- En Francia, lo que en el XVI era unamantan a sus hijos, haciéndolo por medio práctica exclusiva de la aristocracia, sede nodrizas, leches de diversos animales extiende en el XVII a la burguesía y alcan-y preparados de cereales. Ambroise Paré za en el XVIII a las clases populares: unas(1509-1590), el médico francés más famo- y otras mujeres dependen de la leche deso de su época, titula un capítulo de una pago, las de clase social baja para poderde sus obras Acerca de los senos y el pecho trabajar y las de clase alta para atender susde la nodriza y una discípula suya, Louise numerosas obligaciones sociales. En 1780,Bourgeoise publica en 1609 el primer libro de 21.000 niños nacidos en París, 1.801francés sobre obstetricia escrito por una son amamantados por sus madres, 19.000matrona, en el que explica los consejos por una nodriza en el domicilio familiar,para la elección de una buena nodriza. nourrice sur lieu, o en la inclusa y 199 en En Florencia, hacia 1300, en franco casa de una nodriza, generalmente en elcontraste con la moda extendida del géne- campo.ro pictórico de la Madonna del latte (Vir- En este país el sistema de nodrizasgen de leche) que exalta claramente las vir- alcanza enormes proporciones, siendo eltudes de la lactancia materna y el vínculo único de Europa que reglamenta oficial-materno-filial establecido por medio de mente la lactancia mercenaria, conocién-ella, se extiende la costumbre de enviar a dose legislación al respecto desde 1284; enlos niños de las clases noble y media urba- el siglo XVIII se desarrollan disposicionesnas con una balia o nodriza al campo para proteger a los niños amamantadosdurante un promedio de 2 años. por nodrizas y garantizar la remuneración La lactancia mercenaria se extiende de de las mismas y en 1769 se crea en París eltal manera durante el Renacimiento en Bureau des Nourrices, Oficina de Nodri-Europa, pero sobre todo en Francia e Ita- zas, dependiente del gobierno, que, entrelia, que la mayoría de mujeres (las de la 1770 y 1776 recluta 15.000 amas de cría,
  23. 23. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 13constituyendo una próspera industria que contribuyen a la desaparición de la lac-persiste hasta finales del siglo XIX. tancia mercenaria a partir de 1900, si bien En Inglaterra, en 1700, menos del 50% el modelo persistió aisladamente muchode niños eran criados a pecho por sus tiempo después: el primer banco de lechemadres y existe una precisa denominación humana data de 1910 en Boston, huboen inglés para nodrizas que lactan (wet nur- nodrizas internas para niños hospitaliza-se) y para las que no (dry nurse). dos en la maternidad del hospital francés En los siglos XVI y XVII los Países de Baudelocque hasta 1946 y se encuen-Bajos constituyen la excepción al fenóme- tran partidas para gastos de nodrizas en elno de lactancia mercenaria del resto de presupuesto de muchas clínicas suecas has-Europa: una moral hogareña y reivindica- ta 1950.dora de lo natural promovida por los pode- La mortalidad infantil bajo el sistemares públicos presenta a la buena madre de nodrizas era muy elevada: en el siglocomo aquella que amamanta a sus hijos; XVIII la tasa de mortalidad infantil (muer-se cree por ello que hay menos nodrizas y tos menores de un año por mil nacidosmenor mortalidad infantil que en los paí- vivos) era de 109 en los niños amaman-ses vecinos durante ese período. tados por sus madres, de 170 en los ama- En pleno siglo XVIII, en los periódicos mantados por nodriza a domicilio, de 381españoles, a la vez que se previene de los cuando la nodriza se los llevaba a ama-peligros que acarrea el empleo de amas de mantar en su casa y de 500 a 910 en losleche, aparecen abundantes anuncios de alimentados por nodrizas en la inclusa.ofertas de nodrizas, constituyendo más de Argumentos sin fundamento científicola cuarta parte de anuncios de ofertas de acerca de características físicas (parecido,puestos de trabajo. posibles enfermedades) y espirituales En el siglo XIX en Rusia, a excepción (carácter, personalidad) transmitidas porde la nobleza, que sigue las costumbres la leche, junto a las alarmantes cifras defrancesas, la mayoría de niños son ama- mortalidad descritas, hacen que médicos,mantados por sus madres. También en humanistas, filósofos, sacerdotes, mora-Norteamérica y desde el siglo XVII, la listas, científicos y políticos de toda Euro-mayoría de mujeres lactaban a sus hijos, pa hayan clamado en los últimos seis siglosno siendo frecuente el sistema de crianza contra la lactancia mercenaria:por nodriza, mientras que en Alemania • En el siglo XV, el franciscano San Ber-todavía en el siglo XIX era generalizado el nardino de Siena y el español Antonioempleo de amas de cría y raro que una de Nebrija.madre cuidase por sí misma a sus hijos. • A lo largo de los siglos XVI y XVII, A partir de 1890, el desarrollo de diver- Erasmo de Rotterdam, Juan Luis Vives,sas mejoras en la fabricación y conserva- el obstetra Jacques Guillemeau y elción de leche artificial va desplazando poco obispo protestante checo y pedagogoa poco este sistema de crianza. Los descu- Comenio; Thomas Phaer en su Bokebrimientos de Louis Pasteur (1822-1895) of Children de 1544 aconseja ama-
  24. 24. 14 Lactancia materna: Guía para profesionales mantar a los propios hijos y para el sus hijos, ha tenido tan poca influencia, en también médico Ambroise Paré (1510- especial entre las clases acomodadas, fun- 1590) una mujer no es madre si no pare damentalmente urbanas. y amamanta. Toda una serie de creencias populares• En el siglo XVIII el novelista Daniel y erróneas teorías, muchas de ellas sus- Defoe, el Dr. William Cadogan (Essay tentadas por los mismos médicos que apo- upon Nursing) y Carl von Linné, padre yaban la lactancia materna, además de una de 7 hijos, en su obra Nutris Noverca serie de factores socioeconómicos y reli- de 1752. En España, Jaume Bonells, giosos, modas y estilos de vida, contri- médico de la casa de Alba es conside- buyeron a un rechazo de la lactancia rado el promotor de la puericultura materna entre las clases medias y altas de científica en nuestro país por su obra muchos países de la Europa de los siglos Perjuicios que acarrean al género XV a XIX: humano y al Estado las madres que • Hipócrates (s. V a.C.) afirma que la rehúsan criar a sus hijos y medios para leche del pecho es una modificación de contener el abuso de ponerlos en ama, la sangre menstrual del útero, que lle- publicada en 1786 por influencia de la ga allí mediante conexiones internas propia duquesa. entre ambos órganos. Esta idea subsis- Pero es en Francia donde surge la prin- te sin que nadie la ponga en duda has-cipal y más influyente campaña contra la ta bien entrado el siglo XVII. La nociónlactancia mercenaria de manos del filóso- de indecencia, impureza o indecoro defo Jean Jacques Rousseau (1712-1778) la menstruación, sustentada en variasquien, en franco contraste con haber aban- culturas por las grandes religionesdonado a sus cinco hijos en un hospicio, monoteístas, es mantenida hasta bienen Emile, ou De l’éducation de 1762 afir- entrado el siglo XX por la llamadama que la lactancia materna une con fir- Medicina Pastoral.meza a madres e hijos, cohesiona la fami- • Desde Sorano de Efeso (s. II d.C.) exis-lia y proporciona los fundamentos para la te la creencia de que la lactancia debi-regeneración social. lita a las madres y puede ser peligrosa La pasión que Rousseau inspiró por la para su salud, especialmente el primerlactancia traspasó barreras sociales y polí- mes.ticas así como fronteras nacionales: ade- • Durante los siglos XVI a XVIII, elmás de en Francia, en Alemania se pro- canon de belleza imperante exige a lasmulgaron a finales del XVIII leyes y ayu- mujeres unos pechos pequeños y undas económicas en pro del amamanta- poco moderado sobrepeso, ambosmiento de los propios hijos. hechos reñidos con la práctica de lac- Resulta, pues, interesante analizar por- tancia. La moda dominante de vesti-qué la opinión de tantos pensadores, médi- dos muy ajustados, poco prácticoscos o no, que desde la antigüedad clásica para acceder al pecho y los corséshan urgido a las madres a amamantar a ceñidísimos que, desde la infancia,
  25. 25. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 15 aplastaban el pecho, deformando el leche la madre, purgar a la madre o pezón, no contribuían a mejorar la nodriza si el lactante está enfermo o situación. el antiquísimo tabú del calostro: no• El alto índice de mortalidad infantil de administrarlo por considerarlo vene- la época lleva a la necesidad en las fami- noso o impuro. La mayoría de los lla- lias de conseguir un número elevado de mados pueblos primitivos actuales, a vástagos de los que sólo sobrevivirá un excepción de las mujeres maoríes, que pequeño porcentaje que asegurará la amamantan desde el primer momen- economía familiar y la transmisión del to, esperan unos días a dar pecho. apellido. Era conocido en la época Algunos autores, a la vista de todo cómo la lactancia materna aumentaba ello, aventuran que la rutina de admi- el intervalo entre los embarazos, dis- nistrar inicialmente suero glucosado minuyendo por tanto el número de hijos a los recién nacidos sería una remi- posibles. niscencia de este erróneo tabú ances-• Es Galeno (s. II d.C.) el primero, pero tral. no el último médico conocido, que • La ambigüedad del discurso sea médi- proscribe las relaciones sexuales duran- co, científico o meramente el emitido te el período de lactancia. La idea por la “autoridad” del momento que, extendida era que se corrompía la tras reconocer casi unánimemente que leche, por lo que se recomendaba una la lactancia por la propia madre es lo abstinencia absoluta durante el tiem- preferible, describe toda una retahíla po que durase el amamantamiento. de circunstancias de índole física, social, Esta creencia se mantenía vigente en el sexual o de pura conveniencia que lle- siglo XVII y, falta de pruebas pero sutil- va a prohibirla y recomendar un ama mente modificada, alcanza el siglo XX de cría, convirtiéndose el médico en en los prontuarios cristianos de Medi- el garante de la adquisición de una bue- cina Pastoral. na nodriza.• A lo anterior se añade el que la dura- Todos estos factores contribuyen a ción media recomendada de la lactan- crear una baja opinión social del ama- cia materna en los textos legislativos mantamiento, al que se le considera indig- tradicionales o religiosos como el Tal- no, vergonzoso, propio de clases inferio- mud (siglos III a.C. a VI d.C.) o el res o de animales. Además, como tantas Corán y en los escritos de Aristóteles, otras cosas, la decisión de si los propios Sorano o Galeno era de un mínimo de hijos serán o no amamantados por su 24 meses. madre es prerrogativa del marido, quien,• Unas normas dietéticas carentes de por mor de bastantes de los puntos enun- fundamento y perjudiciales para la ciados, se suele oponer. De esta manera, en salud de madres y niños, vienen a difi- la Europa de estos siglos se pone de moda cultar y desacreditar más aún la lac- la lactancia mercenaria por medio de nodri- tancia materna: prohibición de beber zas o madres de leche, siendo las mujeres
  26. 26. 16 Lactancia materna: Guía para profesionalesdel pueblo llano las únicas que amaman- viar la congestión mamaria). Sorano detan a sus hijos y, mediante transacción eco- Efeso (s. II d.C.) recomienda la leche denómica, a los hijos de las clases acomoda- cabra para niños que no puedan ser cria-das. dos a pecho. Las altas tasas de mortalidad infan- En Europa el empleo de cuernos comotil derivadas de esta práctica obligaron biberones está bien documentado desdea la creación de un sistema de legislación comienzos de la Edad Media, enumerán-extremadamente minucioso de la lactan- dose entre los útiles habituales de la nodri-cia mercenaria, que no podía impedir sin za junto a pañales, fajas y baberos en unembargo la extrema rotura del vínculo poema del siglo XII.materno filial, por no decir la carencia No se conocen textos médicos que des-total del mismo que este régimen impli- criban la alimentación infantil desde loscaba, pese a que ya el griego Plutarco de tiempos antiguos hasta el Renacimiento. SeQueronea (46-120 d.C.) en su Moralia creía que la leche de animales (al igual que(Obras morales y de costumbres), había la de la nodriza) podía transmitir al niñosubrayado las ventajas afectivas de la lac- los caracteres de estos, por lo que no se con-tancia materna: “...esta convivencia en la sideraba tolerable. Hay que esperar a 1472alimentación es un vínculo que refuerza para que Bagellardo, además de referenciasel afecto...” respecto a la elección de nodrizas, dé nor- mas sobre alimentación artificial. En 1565, Simon de Vallembert en DeALIMENTACIÓN DE LACTANTES la manière de nourrir et gouverner lesCON LECHE DE ANIMALES enfants des leur naissance, recomienda administrar leche de vaca o cabra en un (Una loba sedienta de los montes cuerno a partir del tercer mes y se opone cercanos se desvió hacia el llanto de a la antigua costumbre de alimentar a los los niños y, con mansedumbre, se niños con comida masticada por la madre inclinó sobre ellos y les ofreció sus o nodriza por considerar que es fuente de mamas) infecciones por gusanos. Tito Livio (s. I a.C.) Ab Urbe A lo largo del siglo XVIII, las expe- Condita (Historia de Roma desde su riencias de alimentación artificial de lac- fundación) tantes en medio institucional fueron desas- trosas, paradigma de lo cual fue el hospi- La alimentación artificial de lactantes cio de Rouen, en el que entre 1763 y 1765es conocida desde antiguo, encontrándose sólo sobrevivieron 5 niños de un total deen yacimientos arqueológicos desde 2.000 132 internados. Será preciso ampliar elaños a.C. numerosas vasijas con boquilla conocimiento de la composición bioquí-que probablemente servían de biberón para mica de la leche de mujer para poder mejo-niños pequeños (investigaciones recientes rar estos resultados; el británico Under-propugnan que eran sacaleches para ali- wood en 1799 y el alemán Simon en 1838
  27. 27. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 17llevan a cabo análisis químicos detallados después de la de mujer, se sitúan por ordende la leche. Hay que tener en cuenta que de adecuación a las necesidades nutritivashasta entonces la única aproximación a las del niño, la de cabra, la de asna y, en últi-características o composición de la leche de mo lugar, la de vaca; pero son precisamentemujer consistían en el clásico y absoluta- las modificaciones de la leche de este últi-mente carente de rigor científico test de la mo animal, en especial la dilución, la adi-uña, primeramente descrito por Sorano en ción de azúcar y las ebulliciones repeti-el siglo II d.C. das las que permiten a esta industria tener El Dr. George Napheys (primer con- una creciente prosperidad. La pasteuriza-tradictor de Aristóteles en cuanto al calos- ción vuelve más segura la leche embote-tro), observa que la mortalidad en las inclu- llada y hace que el biberón vaya hacién-sas francesas, en las que se criaba a los dose popular en las ciudades de Inglaterra,niños con mezclas artificiales de leche y aunque se introduce muy escasamente ensopas de pan, panade, eran muy superio- el ambiente rural.res, 500 a 800 por mil, a las que presen- Pese a que algunos médicos como Pie-taban inclusas en las que habitualmente rre Budin (1846-1907), pioneros de laeran amamantados por nodrizas: 337 a medicina perinatal, recomendaban la lac-350. En los hospicios de Nueva York, la tancia materna para disminuir una mor-mortalidad con leche artificial era cercana talidad infantil en torno al 300 por 1.000al 100%. a finales del siglo XIX, el desarrollo de una Desde antiguo era conocido el fracaso industria química cada vez más científica-irremediable de la alimentación con leche mente preparada, una competencia comer-de animales que acababa casi indefecti- cial por un mercado, el de la alimentaciónblemente con la muerte del lactante; el mis- infantil, que ofrecía pingües beneficios (quí-mo Tito Livio, que fija por escrito la his- micos y comerciantes, como Henri Nestlé,toria de Rómulo y Remo, cree que es una entran en el campo de la alimentaciónleyenda originada por el equívoco nombre infantil, inicialmente reservado a los médi-latino de la profesión a que se dedicaba la cos) y una ideología dominante que ensal-mujer del pastor que los recogió (lupa, zaba el progreso y la tecnología vinieron aloba, y también cortesana, prostituta). La preconizar la “maternidad científica”, unoleche de cánidos como la loba contiene de cuyos paradigmas era la lactancia arti-unas diez veces más proteínas y unas 5 ficial, convenciendo incluso a los profe-veces más minerales que la de mujer, lo que sionales sanitarios: la ciencia de la nutri-supone una carga renal de solutos aún más ción desarrolla tal dependencia del cálculoinsoportable para el lactante humano y su y la medición, que lleva a la falsa creenciasupervivencia que la de la leche de vaca. entre población y profesionales de que lo Durante el siglo XIX todos los trata- industrial es más perfecto que lo naturaldos médicos convienen en afirmar la supe- porque se puede medir, pesar, calcularrioridad de la leche de mujer sobre la de “científicamente”. El mismo Budin encualquier animal. Se suele reconocer que, Francia, Biedert y Heubner en Alemania y
  28. 28. 18 Lactancia materna: Guía para profesionalesMeigs y Roth en Estados Unidos, figuran El mismo año, el New Internationalist,entre los promotores de bases científicas revista mensual de dos organizaciones depara modificar la leche de vaca y hacerla caridad británicas, OXFAM y Christian Aid,digerible para los lactantes humanos. Des- publica un artículo, The baby food tragedy,de entonces (finales del siglo XIX), la com- en el que se acusa a los fabricantes de suce-petencia por dominar el mercado de las dáneos de ser responsables directos de milesmadres que no amamantan se ha hecho de muertes de niños en países subdesarro-despiadada. llados, por el consumo generalizado de sus Los avances obtenidos en las últimas productos tras prácticas de comercializacióndécadas en la composición de leches para inapropiadas. Era la primera vez que se acu-lactantes a partir de modificaciones de leche saba públicamente a compañías considera-de vaca han conseguido productos que, das hasta entonces modelo de progreso médi-aunque desprovistos de las propiedades co. Meses después se publica el libro Theinmunitarias de la leche materna, son quí- baby killer en el que M. Muller, periodistamicamente similares a ella, y administra- de otra organización de caridad británica,dos a lactantes en condiciones culturales War on Want, insiste en las críticas a los(bien preparados), económicas (en canti- métodos de comercialización; su libro esdad suficiente) e higiénicas adecuadas, sue- publicado en Suiza y Nestlé demanda judi-len conseguir resultados nutricionales satis- cialmente a los editores por calumnia.factorios de entrada y alejados de los pal- En 1975 las principales compañías delmariamente catastróficos descritos en siglos mundo quizás no sintiéndose bien repre-anteriores, si bien las consecuencias en sentados en el PAG, crean un consejo pro-muchos aspectos a largo plazo siguen sien- pio: el International Council of Infant Fooddo desconocidas y probablemente no ópti- Industries (ICIFI)mas. En 1977 se crea el Infant Formula Los intentos de regulación del merca- Action Coalition (INFACT), vinculado aldo de comercialización de sucedáneos arti- Instituto para el tercer mundo de la Uni-ficiales merecen un pequeño comentario: versidad de Minesota, para frenar la expan- En 1972 la Unión Internacional de sión del mercado de fórmula infantil. SeConsumidores (IOCU) presentó a la inician campañas de boicot a diversasFAO/OMS un proyecto en borrador del industrias (Bristol Myers, Nestlé), dentroCódigo para regular las prácticas de comer- y fuera de EE.UU. El senador E. Kennedy,cialización de alimentos infantiles. en plena campaña electoral se interesa por En 1973 el Protein Advisory Group el tema y, no logrando acuerdos con las(PAG), creado por OMS, FAO y UNICEF, casas comerciales en audiencias del Sena-tras varios encuentros entre gobiernos, pro- do de EE.UU., solicita la formalización porfesionales de salud y representantes de la parte de la OMS de un código ético deindustria de fórmulas de alimentación comercialización.infantil, definió en su informe número 23 Tras más de dos años de negociacionesel papel de las tres partes implicadas. entre representantes gubernamentales, sani-
  29. 29. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 19tarios, de la industria y grupos activos ciu- • Las madres reciben revistas, folletos,dadanos (entre ellos, el International Baby libritos y otros materiales promocio-Food Action Network (IBFAN) creado en nales en establecimientos de salud, en1979 y que aglutinaba a INFACT y otros tiendas y por correo.grupos de presión) en 1981 se aprueba por • Siete compañías utilizan “clubes para118 votos a favor, 3 abstenciones y 1 voto bebés” como estrategia para llegar aen contra (el de EE.UU.) el Código Inter- las madres y promocionar sus produc-nacional de Comercialización de Sucedá- tos.neos de Leche Materna, conjunto de reglas • Varias compañías patrocinan sitios Webdestinadas a proteger la lactancia materna públicos de temas de salud o médicos,de las prácticas comerciales poco éticas. Su a través de los cuales promocionan suspreámbulo declara que “la comercialización productos o enlazan con el sitio de lade los substitutos de la leche materna requie- compañía.re un tratamiento especial que hace inade- • Ninguna compañía respeta las dispo-cuadas en el caso de esos productos las prác- siciones del Código sobre el etiqueta-ticas habituales de comercialización”. do de sus productos (imágenes de En 1990, la Asamblea Mundial de niños, idioma diferente al del país, eti-Salud de la OMS recomienda a todos los quetas similares en leches de inicio quegobiernos adoptar el Código. de continuación, multiplicidad de fór- Pese a que las casas comerciales aglu- mulas especiales, etc.).tinadas desde 1985 en la Internacional • Hay un incumplimiento sistemático delAssociation of Infant Food Manufactures Código.(IFM) tiene su sistema propio de controlde denuncias de violaciones del Código porparte de los fabricantes, estas, muy fre- DURACIÓN DE LA LACTANCIA.cuentes, vienen recogidas en informes DE LA PREHISTORIA AL SIGLO XIXperiódicos (Violando las reglas) por IBFANa través del grupo Baby Milk Action “Hijo, ten compasión de mí que te(BMA). El infome de 2001 declaraba que: llevé en el seno por nueve meses, te• Los establecimientos de salud siguen sien- amamanté por tres años y te crié y do el canal más usado y eficaz de las eduqué hasta la edad que tienes” compañías para llegar a las madres. La Biblia, Segundo libro de los• Casi todas las empresas donan gratis Macabeos, 7: 27. (124 años a.C.) fórmulas infantiles a los estableci- mientos de salud. Durante la mayor parte de la historia• Casi todas las empresas donan gratis del género humano, no ha habido sustitu- fórmulas infantiles a los trabajadores to eficaz para la leche materna. En el papi- de salud. ro egipcio encontrado en Tebas por Ebers,• La promoción dirigida a trabajadores perteneciente al principio de la XVIII dinas- de salud, suele llegar a las madres. tía (1587-1328 a.C.), se describen méto-
  30. 30. 20 Lactancia materna: Guía para profesionalesdos para estimular el flujo de leche en muje- gresivo hasta los tres años y en los papirosres lactantes y para saber si la leche es bue- egipcios se podía leer: “cuando naciste ellana o mala. Hasta bien entrado el siglo XX, te llevó a su cuello y durante tres años tela elevada mortalidad que acompañaba a amamantó”. Similar tiempo se recoge enla alimentación artificial hace que el pecho Grecia del siglo IV a.C. y en el Imperiode la mujer (madre o nodriza) signifique la romano en las cuatro primeras centuriasdiferencia entre la vida y la muerte para el de nuestra era.recién nacido y el lactante pequeño, hacien- La cita introductoria de este capítulodo del amamantamiento un hecho esencial hace pensar que entre los judíos del segun-para la supervivencia de la especie. do siglo antes de Cristo no sería rara una Basándose en diversos patrones de pri- lactancia de 3 años y en el Talmud se reco-mates no humanos, la edad de destete natu- mienda una duración de 24 meses. Encon-ral correspondiente a los humanos estaría tramos en la Europa carolingia de los siglosentre los dos años y medio y los siete años. VIII a X una lactancia media de 2 años yMuchos grandes mamíferos, incluidos los en la época feudal (siglos XI a XIII) de 18grandes primates, destetan cuando la cría meses. En el sur de Francia en el siglo IXalcanza el cuádruple de su peso al nacer (24 hay datos para saber que en familias cam-a 30 meses en humanos) o cuando alcanzan pesinas se destetaba a los niños a los 2 añosel tercio del peso de un adulto (4 a 7 años y a las niñas al año. En todas clases socia-en humanos) o en función del peso de una les la lactancia se complementaba a menu-hembra adulta (2,8 a 3,7 años en humanos) do y pronto con papillas de pan y leche deo 6 veces el período de gestación (4,5 años animales o agua.en humanos) o al erupcionar los primeros Desde el siglo VII el Islam prescribe unmolares permanentes (5,5 a 6 años). amamantamiento de 2 años “completos”, Se sabe que el tiempo de lactancia en lo que recomienda el médico persa Avice-los humanos ha permanecido hasta hace na (Ibn Sina, 980-1037) cuatro siglos des-menos de 100 años, e incluso hasta hoy en pués. El mallorquín Ramón Llull (1233-algunas regiones del mundo, estabilizado 1315) en su Libre d’Evast e d’Aloma e deentre los 18 meses y los 3 años de vida, y Blanquerna preconiza un año de alimen-ello desde tiempos prehistóricos o históri- tación al pecho, sea de madre o, en sucos muy antiguos, con introducción de otros defecto, de “nodriza sana”.alimentos (leche de cabra o vaca, maíz) De nuevo en Francia, en el siglo XV losentre los 6 y 24 meses según culturas. datos apuntan a lactancias de 2 a 3 años y Cifras similares se mantienen en la en el siglo XVI el obstetra francés JacquesMesopotamia del segundo milenio a.C. (la ^ Guillemeau (1550-1613) en su obra De laley 32 del Código de Esnunna establece un nourriture et gouvernement des enfantscontrato con la nodriza de tres años); en recomienda que se inicie el destete haciala India del período Ayurvédico (1800 a los 15 meses y se acabe entre los 2 y 3 años,1500 a.C.) se recomienda una lactancia cuando toda la dentición temporal hayaexclusiva durante un año con destete pro- erupcionado. En las clases altas el destete
  31. 31. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 21solía ser brusco, mientras que entre el cam- experimento sin controles delpesinado o clases bajas era progresivo y la mundo.lactancia se prolongaba más tiempo. Profesor Bo Vahlquist, 1981 En el siglo XVI el escritor valenciano A lo largo del siglo XX se han conoci-Joan Timoneda nombra dos años de ama- do prácticas de crianza de diversos pueblosmantamiento, al igual que en las ciudades que históricamente han mantenido pocodel territorio que hoy es Italia central y contacto con la civilización predominanteseptentrional en que los niños de clase y gracias a la literatura etnográfica pode-media eran amamantados un promedio de mos saber que la duración media de ama-2 años en los siglos XIV a XVI. En Ingla- mantamiento es de tres a cuatro años enterra en los siglos XV y XVI los niños reci- sociedades tradicionales en las que no sebían exclusivamente leche hasta que les ha diseminado el uso de fórmulas artifi-salían los primeros cuatro dientes y gene- ciales de leche, variando la edad de inicioralmente eran destetados hacia el año de de la alimentación complementaria desdeedad. En América del Norte en el siglo los cuatro meses de los hotentotes africa-XVII los niños mamaban hasta los 12 o nos, pasando por el año de pueblos de18 meses y en la Rusia Imperial de los Samoa, los uno a dos años de tribus arme-siglos XVIII y XIX, aunque la gran mayo- nias, los dos a tres años de aborígenes aus-ría eran criados a pecho, desde las prime- tralianos, tres a cuatro de habitantes deras semanas ya se les administraban otros Groenlandia, cinco años en pueblosalimentos y al año comían lo mismo que hawaianos y los siete años de ciertas pobla-sus padres. ciones esquimales. En las últimas décadas, El desarrollo de la dentición ha sido un en regiones de Sudamérica el destete suelefactor decisivo tanto en la introducción de hacerse a los 2 años y en el mundo árabealimentos distintos de la leche materna la media es de 18 meses, con cifras desdecomo en el destete definitivo, que en 14 meses en Siria a 19-20 meses en Mau-muchas sociedades han venido condicio- ritania y Egipto; en países africanos haynados respectivamente por la aparición de amplias variaciones entre los 21 meses delos primeros dientes en el segundo semes- Gambia y los 42 de Costa de Marfil. Entre y su erupción total hacia los dos años. 1989 de 46 sociedades no industrializadas del mundo el destete ocurría entre los 2 o 3 años de edad en el 75% de ellos, y a losLA LACTANCIA EN EL SIGLO XX 18 meses en el resto. Pese a que desde el Estado con relati- .... al doblar el siglo (XIX) se habían va frecuencia se ha hecho promoción acti- puesto los cimientos para la va de la lactancia (las leyes prusianas de alimentación sistemática de lactantes principio de siglo XX promoviendo la lac- con leche distinta de la humana.... La tancia y actualmente el gobierno de Qué- alimentación artificial temprana de bec que paga primas a las madres que ama- los lactantes constituye el más vasto mantan, o el consentimiento informado
  32. 32. 22 Lactancia materna: Guía para profesionales 69 63 55 53 Nacimiento 44 40 40 38 3 meses 24 22 20 20 6 meses 16 10 7 7 5 3 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990Figura 1. Porcentaje de niños con lactancia materna al nacer, 3 y 6 meses. EE.UU., 1910-1990.que tienen que firmar las madres en Tas- sido intrínsecamente hostil a la lactancia,mania si quieren alimentar a sus hijos con incluyendo la detención de mujeres porlactancia artificial, durante el siglo XX han amamantar en público acusándolas deocurrido grandes cambios en la forma de exhibicionismo: hasta bien entrada la déca-alimentación de los lactantes en práctica- da de 1990, en varios estados no se apro-mente todo el mundo, pero de modo más baron leyes que permitiesen hacerlo.generalizado en los países desarrollados. Al principio de la década de 1990, Estados Unidos de Norteamérica prácticamente en toda Latinoamérica, máspodría ser un paradigma de este fenóme- del 95% de niños eran amamantados enno, como vemos en la figura 1, elaborada algún momento, pero las cifras de lactan-a partir de datos de la literatura. En 1979, cia materna exclusiva (LME) hasta los 4el 29% de los recién nacidos en los Hos- meses, aunque altas para otras regiones,pitales de Nueva York recibían lactancia muestran un descenso en los últimos años,materna al alta en la maternidad; en 1996 estando por debajo del 20% e incluso deleste porcentaje había subido a 58%. 10% (región caribeña) con excepción de Si bien la frecuencia y duración de la Bolivia que mantiene cifras superiores allactancia materna está aumentando en los 50% de LME al 4º mes.últimos 25 años en Estados Unidos, la cul- En Tailandia, país en el que el 99% detura de fines del siglo XX en este país ha los niños son amamantados en algún
  33. 33. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 23TABLA I. Porcentaje de niños con lactancia materna al inicio, 3 y 6 meses de vida según trabajosrealizados en distintas regiones de España Porcentaje LME (LMP)*Región, Autonomía Año N Inicio 3 meses 6 mesesComarca Cataluña 2000 200 — (78) — (67) — (39)Pueblo Aragón 1988 345 — (80) — (34) — (11)Pueblo Cataluña 1998 88 81 (83) 59 (75) 3 (6)Pueblo Ciudad Real 1993-95 170 82 (88) 34 (46) — (6)Córdoba ciudad 1995 561 — (77) — (25) — (10)Castilla-León 1998 - 75 (88) - 7 (28)Centro-Norte España 1992-93 1.175 80 (88) 27 (45) 4 (14)Asturias 1996 418 51 (73) 15 (31) 9 (20)España 1995 400 - 37 (54) 15 (33) 1999 10.487 — (84) — (55) — (25)*LME: lactancia materna exclusiva. LMP: lactancia materna parcial o mixta.momento, las cifras de lactancia materna cadores de lactancia materna son bajos conexclusiva al 4º mes eran de 0,2% en 1992 lenta recuperación en la mayoría de paísesy del 4% en 1996; este mismo indicador de la región europea, que registran con 15subió en Pakistán del 12% en 1988 al 25% a 20 años de retraso los índices estadou-en 1992 y era del 55% en Arabia Saudí en nidenses. Muchos de ellos no llegan al 70%1991. de LME inicial y Francia apenas alcanza Australia y Nueva Zelanda mantienen en 50%. Es preciso exceptuar a Suecia ydesde el último decenio cifras de lactancia Noruega, con cifras muy altas (más delmaterna exclusiva superiores a 80, 50 y 60% de LME al 4º mes) desde hace varias20% a los 0, 3 y 6 meses respectivamen- décadas y el esfuerzo realizado en otroste. países como Armenia o Polonia, en los que En casi todos los países del África sub- se han conseguido incrementos del 1 alsahariana las cifras de lactancia materna 20% de LME al 4º mes en pocos años.exclusiva a los cuatro meses de edad son En España diversos trabajos publica-muy bajas, inferiores al 20% y algunos de dos en la última década nos permiten tenerellos (Senegal, República Centro Africana, una idea de que la prevalencia y duraciónNíger y Nigeria), inferiores al 5% de la lactancia materna en nuestro país no A pesar de las numerosas ventajas reco- alcanzan el patrón óptimo recomendadonocidas sobre la lactancia artificial inclu- por la Organización Mundial de la Saludso en el mundo industrializado, los indi- (ver Tabla I).
  34. 34. 24 Lactancia materna: Guía para profesionales Hay abundante literatura para com- Los intentos, conocidos desde antiguo,prender que las cifras de incidencia y dura- de alimentar recién nacidos y lactan-ción de lactancia materna tienen significa- tes con leches de animales o modifica-tivamente que ver con factores tales como ciones de las mismas se saldaban has-la edad, la paridad, el nivel de educación, ta los albores de 1900 con una morta-el grupo étnico, el tabaquismo y el traba- lidad cercana al 100%.jo de la madre, el nivel sociocultural y deingresos familiar, el tipo de institución del Desde la prehistoria, la duración medianacimiento y sus normas de cuidados y recomendada y practicada de la lac-atención a madres y recién nacidos, y la tancia en las diversas culturas se haforma de terminación del parto, la madu- mantenido estable entre los 2 y 4 años.rez, el peso y el estado de salud del reciénnacido, entre otros. Como ejemplo en 1987 Gracias a la intervención de grupos deen EE.UU., por diferentes motivos (dura- mujeres (Liga de la Leche y posterioresción de estudios, ingresos familiares y hora- grupos de apoyo), grupos de presiónrios de trabajo, entre otros) los porcenta- (IBFAN), organismos internacionalesjes de lactancia materna eran 60% en muje- (OMS/UNICEF) y, posteriormente, aso-res blancas, 50% en hispanas y 25% en ciaciones de profesionales sanitarios, ennegras. las últimas décadas muchos países están empezando a remontar sus índices de lactancia. Se precisará un esfuerzo con- RECUERDE junto y mantenido para acercarse a lo ideal: 100% de lactancia materna exclu- La lactancia materna es un fenómeno siva a los 6 meses de edad. biocultural, simbiosis de instinto y cul- tura. Es el aspecto cultural el que le con- fiere una especial vulnerabilidad: avan- ces científicos, cambios sociológicos, BIBLIOGRAFÍA desinterés de sanitarios y presiones comerciales han estado a punto de Arsuaga JL. El collar de Neandertal. En busca hacerla desaparecer en el último siglo. de los primeros pensadores. Madrid: Temas de hoy; 1999. Hasta hace unos 100 años, todos los Burguière A et al. Histoire de la famille. Paris: niños eran amamantados, pero no siem- Armand Colin; 1986. pre por sus madres. En muchas civili- Comité de Lactancia Materna de la Asociación zaciones los niños de clases altas eran Española de Pediatría. Informe técnico sobre la lactancia materna en España. An Esp Pediatr criados por nodrizas. La mortalidad de 1999; 50: 333-340. estos niños era muy superior a la de los alimentados por sus madres. Crost M, Kaminski M. L’allaitement maternel à la maternité en France en 1995. Enquête
  35. 35. Aspectos históricos de la alimentación al seno materno 25Nationale Périnatale. Arch Pediatr 1998; 5: 1800). En Historical perspectives on Breastfe-1316-1326. eding. Florencia: UNICEF; 1991.De Mause L. Historia de la infancia. Madrid: Ryan AS. The Resurgence of Breastfeeding inAlianza; 1982. the United States. Pediatrics 1997; 99: E 12.Delgado B. Historia de la infancia. 2ª ed. Bar- Scariati PD, Grummer-Strawn LM, Fein SB.celona: Ariel; 2000. A longitudinal analysis of infant morbidity and the extent of breastfeeding in the United States.Dupras TL, Schwarcz HP, Fairgrieve SI. Infant Pediatrics 1997; 99: E5.feeding and weaning practices in Roman Egypt.Am J Phys Anthropol 2001; 115: 204-212. Schiebinger L. Why mammals are called mam- mals: gender politics in eighteenth-century natu-Estevez Gonzalez M et al. Factores relaciona- ral history”. Am Hist Rev 1993; 98: 382-411.dos con el abandono de la lactancia materna.An Esp Pediatr 2002; 56: 144-150. Stuart-Macadam P, Dettwyler KA. Breastfee- ding, Biocultural Perspectives. New York: Aldi-Faÿ-Sallois F. Les nourrices à Paris au XIXe sie- ne De Gruyter; 1995.cle. Paris: Payot; 1980. Vahlquist B. Introducción, in OrganizaciónGourevitch D, Moirin A, Rouquet N. Mater- Mundial de la Salud. Modalidades de la lac-nité et petite enfance dans l’Antiquité romaine. tancia natural en la actualidad. Informe sobreBourges: Ed. Ville de Bourges; 2003. el estudio en colaboración de la OMS acercaHuard P and Laplane R. Histoire illustrée de la de la lactancia natural. Ginebra: Organizaciónpuériculture. Aspects diététiques, socio-cultu- Mundial de la Salud; 1981.rels et ethnologiques. Paris: Roger Dacosta; Wickes IG. A history of infant feeding. Part I:1979. Primitive peoples, ancient works, RenaissanceIBFAN. Violando las reglas, eludiendo las reglas writers. Part II: Seventeenth and eighteenth cen-2001. Malysia: IBFAN; 2001 turies Arch Dis Child 1953; 28: 151-158 y 232- 240.Lawrence R. La lactancia materna en la medi-cina moderna. En: Lawrence Ruth. La lactan- Wright LE, Schwarcz HP. Stable carbon andcia materna. Una guía para la profesión médi- oxygen isotopes in human tooth enamel: iden-ca. Madrid: Mosby/Doyma; 1996. tifying breastfeeding and weaning in prehistory. Am J Phys Anthropol 1998; 106: 1-18.León-Cava N, Lutter C, Ross J, Martin L.Cuantificación de los beneficios de la lactancia Yalom M. Historia del pecho. 1ª ed. Barcelo-materna: reseña de la evidencia. Washington: na: Tusquets; 1997.Organización Panamericana de la Salud; 2002. Wright A. Incremento de la lactancia maternaMartín Calama J, Lozano MJ, Lasarte JJ, Vale- en Estados Unidos. Pediatr Clin North Am (edro MT. La industria dietética y la promoción esp) 2001; 1: 1-12.de la lactancia materna. Actual Nutric 1995; World Health Organisation. Global Data Bank21: 4-10. on Breastfeeding. Fecha de acceso 30.07.2002.Matthews Grieco S. Breastfeeding, Wet Nur- URL disponible en http://www.who.int/nut/sing and Infant Mortality in Europe (1400- db_bfd.htm.
  36. 36. 2 Aspectos antropológicos en la práctica del amamantamiento Leonardo Landa Rivera “La lactancia está en el corazón los lactantes en el mundo moderno, uno es mismo de nuestra identidad, inicia su la frecuencia de alimentación y otro la sen- evolución aún antes del embarazo y sación de baja producción de leche de cada mamífero ha desarrollado por muchas madres en las sociedades indus- milenios una leche única para sus trializadas. necesidades, su comportamiento y su entorno. Es una estrategia espectacular de supervivencia que FRECUENCIA DE LA SUCCIÓN nos sitúa entre los mamíferos ... animales que alimentan a sus crías Desde cierto tiempo a esta parte, los con su leche” médicos hemos empezado a aceptar la lac- Gabrielle Palmer tancia a demanda como la mejor manera The politics of lactation 1993 de satisfacer las necesidades del pequeño lactante. De hecho, la recomendamos y así lo hacemos constar en la hoja de prescrip- Definida la lactancia como un fenó- ción médica. Sin embargo, no parece que-meno cultural con implicaciones biológi- dar muy claro lo que debemos entender porcas determinantes para la supervivencia de una lactancia a demanda. No resulta extra-la especie humana, a semejanza de lo que ño pues, ver a madres aferradas a un hora-ocurre con otros mamíferos, vemos en otro rio rígido unas veces, restringiendo lascapítulo de este libro cómo se ha modifi- tomas nocturnas en otras o esperando acado su práctica por factores sociales, eco- que el niño se desgañite para ofrecer elnómicos y psicológicos. Dos aspectos han pecho. Este tipo de comportamiento se ini-sido particularmente influenciados por cia con cambios introducidos a mediadoscambios de hábito en la alimentación de del siglo XX, junto a la incorporación de
  37. 37. 28 Lactancia materna: Guía para profesionalesla mujer al mercado de trabajo y el uso a Este modelo de alimentación se viogran escala de leches artificiales en el mun- rápidamente incorporado a la enseñanzado industrializado y su posterior propaga- de los estudiantes de pediatría en una épo-ción a otras zonas menos favorecidas. Las ca de confianza ciega en los avances tec-modernas leches con más densidad que la nológicos y convertida en la norma queleche humana, en gran parte debido a su por muchos años se ha venido ofreciendomayor contenido proteico, condicionan una a las madres. Sin considerar las diferencias,digestión más lenta que requiere períodos tales recomendaciones se han aplicado pormás largos entre las tomas y, con ello, ali- igual a las madres lactantes con resultadosmentación menos frecuente. desastrosos, tanto para la instauración de La evolución ha marcado la frecuencia la lactancia materna como para su dura-de las tomas en las diferentes especies en ción.función del contenido en solutos de la lechede los diferentes mamíferos. Por ejemplo,la leche de león marino contiene 62-65% HIPOGALACTIAde solutos y se alimenta una vez por sema-na; la de conejo contiene 33% y se alimenta Es un hecho generalmente aceptado quecada 24 horas; la de rata contiene 21% y toda mujer sana es capaz de amamantaramamanta de forma continua. La leche satisfactoriamente a su hijo. Sin embargo,humana contiene 12,4% ¿Cada cuanto la causa más frecuente citada por lastiempo debería amamantar entonces una madres en las diversas encuestas como fra-cría humana? Sabemos que el tiempo de caso en la lactancia es la falta de leche. Seadigestión de la leche materna es aproxi- real o percibido, dicho fenómeno se hamadamente 20 minutos. ¿Resultaría razo- transformado en una constante en las socie-nable entonces pedirle a una madre que dades industrializadas y sectores privile-amamante a su hijo cada 3 horas? No giados de los países en desarrollo. Muchospodemos pasar por alto la satisfacción factores pueden contribuir a este hecho,emocional que supone la succión para el tales como un estilo de vida a velocidad debebé y su reconocida importancia para el vértigo, condiciones adversas por partosdesarrollo cerebral que determina un mejor con intervención excesiva, mensajes mediá-desempeño cognoscitivo y psicoafectivo. ticos subliminales que incitan a la insegu-Éste se ve alterado por el uso de biberón, ridad individual en favor de productos conpuesto que no sólo interrumpe el proceso pretendida solución para todo, pérdida defisiológico, si no que tampoco satisface la cultura de la lactancia como patrón dela succión no nutritiva al ser retirado una alimentación, profesionales sanitarios quevez vacío de la boca del niño. Para com- desconocen las bases del comportamientopensar esta carencia se volvió práctica de la lactancia, influencia de la industria acomún el uso de chupete conocido curio- través de técnicas de mercadeo agresivassamente como “pacificador” en el idioma para introducir alimentos infantiles, y uninglés. largo etcétera que mina la capacidad de la

×