Your SlideShare is downloading. ×
Ramatís                                       Jesús y la Jerusalén Renovada             Jesús y la Jerusalén              ...
Ramatís                                                                                   Jesús y la Jerusalén Renovada   ...
Ramatís       Jesús y la Jerusalén Renovada          3
Ramatís                                                        Jesús y la Jerusalén Renovada             "Mirad, no os dej...
Ramatís                                                                        Jesús y la Jerusalén Renovada    AL LECTOR ...
Ramatís                                                                  Jesús y la Jerusalén Renovadavolvernos autosufici...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovada    PALABRAS DEL...
Ramatís                                                                     Jesús y la Jerusalén Renovadanoticias cada vez...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovada    NECESARIA IN...
Ramatís                                                                    Jesús y la Jerusalén Renovadapor él, aun para l...
Ramatís                                                                       Jesús y la Jerusalén Renovada    PREFACIO   ...
Ramatís                                                                    Jesús y la Jerusalén Renovadarelacionadas con l...
Ramatís                                                                       Jesús y la Jerusalén Renovada               ...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovadaorientar vuestra...
Ramatís                                                                       Jesús y la Jerusalén Renovadasupremo acto de...
Ramatís                                                                     Jesús y la Jerusalén Renovadafanatismo medieva...
Ramatís                                                                    Jesús y la Jerusalén Renovada                  ...
Ramatís                                                                    Jesús y la Jerusalén Renovadaotros ciegos», seg...
Ramatís                                                                       Jesús y la Jerusalén Renovadausarla. Así tam...
Ramatís                                                                    Jesús y la Jerusalén Renovadaengañosos de las m...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovadaestimularon para...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovadasemejanza de ver...
Ramatís                                                                  Jesús y la Jerusalén Renovada    Jerusalén no lo ...
Ramatís                                                                     Jesús y la Jerusalén Renovada                 ...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovada     Existe un m...
Ramatís                                                                      Jesús y la Jerusalén Renovadaque no sean exce...
Ramatís                                                                    Jesús y la Jerusalén Renovadaapoyadas por proce...
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
RAMATIS  Jesus y la Jerusalen Renovada
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

RAMATIS Jesus y la Jerusalen Renovada

1,425

Published on

Published in: Spiritual, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,425
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
73
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "RAMATIS Jesus y la Jerusalen Renovada"

  1. 1. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada Jesús y la Jerusalén Renovada Ramatís Psicografiada por: América Paoliello Marques 1
  2. 2. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada Traducción del portugués por MANUEL VALVERDE PRIMERA EDICIÓN EDITORIAL KIER S.A. Av. Santa Fe 1260 (1059) Buenos Aires -Argentina Se hallan reservados todos los derechos. Sin autorización escrita del editor, queda prohibida la reproducción total oparcial de esta obra por cualquier medio —mecánico, electrónico y/u otro— y su distribución mediante alquiler o préstamopúblicos. Título original en portugués: JESÚS E A JERUSALÉM RENOVADA Título en castellano: JESÚS Y LA JERUSALÉN RENOVADA Diseño de tapa: Graciela Goldsmidt Composición tipográfica: Estudio Fotoarte Libro de edición argentina ISBN: 950-17-1345-8 Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723 © 1998 by Editorial Kier S.A. Buenos Aires Impreso en la Argentina Printed in Argentina 2
  3. 3. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada 3
  4. 4. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada "Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre diciendo: Yo soy el tiempo. No le sigáis. Cuando oigáis hablar de guerras y revoluciones, no os aterréis; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato. Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo." Jesús Lucas 21, 8-11 "Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina reúne a sus polluelos bajo las alas, pero no habéis querido. Pues bien, se os va a dejar desierta vuestra casa. Porque os digo que ya no me volveréis a ver hasta que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor!" Jesús Mateo 23, 37-39 4
  5. 5. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada AL LECTOR En oportunidad del lanzamiento de esta segunda edición, conviene reflexionar sobre las palabrasproféticas del Evangelio de Jesús, que se encuentran en el comienzo de esta obra. Fueronpronunciadas hace dos mil años para describir las grandes necesidades de la renovación de lahumanidad, constatando que la presencia personal del Sublime Amigo entre nosotros, en nadaconsiguió alterar el panorama descripto por El en tiempos tan lejanos. De ese modo verificamos que,si no fuera por nuestra injerencia espiritual, no habría necesidad de que otros espíritus de Luzvinieran a renovar los comentarios esclarecedores sobre los llamamientos luminosos hechos por eldulce Rabí de la Galilea. Nuestra gran eficiencia en términos científicos y tecnológicos sólo ha servidopara reafirmar la validez de las palabras del Señor, a quien, en la mejor de las hipótesis, le alabamosen palabras y hasta podemos amarlo sinceramente, pero sin conseguir seguirlo como conviene.Mientras tanto, el llamado continúa repitiéndose como un eco insistente. El "espíritu" se derramósobre toda carne, bajo la forma de mensajes numerosos, confrontándose, paso a paso, con el"becerro de oro" como adoración a los bienes materiales de todo tipo, resultado de la negaciónsistemática de las realidades mayores de la vida. Continuamos "matando a los profetas"representados por nuestras esperanzas de inmortalidad basadas en los canales de la intuición y"apedreando" a los enviados de hoy, bajo la forma sutil y "civilizada" del menosprecio y lamarginalización cultural. Jesús, para muchos, fue un idealista, pero sus enseñanzas resultan inacce-sibles y hasta peligrosas, en términos de seguridad personal. De esa forma, aún confirmamos suspalabras: Todos son llamados y pocos los "escogidos" y grandes opciones necesitamos alcanzar, através de las cuales serviremos a la Fuerza Interna o Centella Divina que vive en nosotros o al diosde la codicia, del placer delictuoso, de la agresividad y el desamor. Felizmente, entre los escombrosde la Civilización del Segundo Milenio comienza a esbozarse la Nueva Civilización del Tercer Milenio,en lo que hoy llamamos "cultura alternativa", de la "minoría silenciosa", como señales precursoras delas necesarias y profundas renovaciones. Las "revoluciones", que dejaron detrás de sí el saboramargo de los sentimientos antifraternos e imposibilitaron la armonización entre los seres humanosestán desacreditadas. Destruir, atacar, agredir para renovar, nos parecen hoy actitudes salvajes quetodavía la humanidad no consiguió superar, como si estuviera atada al carro de su propiaautodestrucción. Una buena parte de las personas con sensibilidad claman contra el destino,sintiéndose impotentes y preparándose para asistir a la confirmación de las profecías que cumplencon la Ley, pues "quien con hierro hiere con hierro es herido"... Mientras tanto, para el verdaderoespiritualista, las perspectivas de las hecatombes en el plano físico no es lo que debe preocuparle ysí, el desastre moral que las acompañan. Y, aún así, el sentimiento de gratitud al Señor permanececon nosotros, pues las grandes convulsiones morales son los síntomas de las próximas renova-ciones, y el hecho de que sean dolorosas, no les quita el valor para las correcciones proporcionalesde los desvíos humanos a la Ley del Amor. Como se nos tiene repetido exhaustivamente: "El Señores nuestro Pastor y nada nos faltará". Si lo amamos, sabremos encontrarlo, no importa lo que puedasucedemos muy pronto. Es oportuno ofrecer al lector en general, algunas noticias acerca de cómo laFraternidad del Triángulo, de la Rosa y de la Cruz viene ofreciendo a todos los lectores, sinexcepción, una constante oportunidad en forma permanente y renovada, de cómo operar sobre lasenseñanzas para la Nueva Era. Cuatro años transcurrieron, y el proyecto de Inauguración Gradual dela Comunidad del Hogar Nicanor sigue andando. Sabemos que ese cometido es una simienteespiritual de difícil aclimatación en la tierra, pues representa una experiencia que intenta la posibilidadde crear un estilo de vida compatible con los ideales de la legítima fraternidad entre los sereshumanos. Un pequeño grupo responde ante inmensos trabajos, sintiéndose sobrecargado con lastareas y preocupaciones constantes, pero el desafío es por demás valioso. En algunos años de luchasentimos alegrías tan promisorias por los ideales que abrazamos, que invitamos a todos a reunirsecon nosotros en ese esfuerzo que no nos pertenece, pues viene siendo orientado por el Plano Espiri-tual, lo que nos permite creer que por eso no desapareció. No recibimos todavía ayuda de ningunaespecie, aunque atendemos gratuitamente a toda familia necesitada, en el área de la educación,salud, esclarecimiento espiritual y social. Como una comunidad laboriosa, tenemos proyectado no 5
  6. 6. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadavolvernos autosuficientes, sin querer igualar a los principios de la administración de empresa loscuales no se deben contraponer con las enseñanzas espirituales. Siendo así, deseamos integrar lacultura humana con la Espiritualidad dentro del Amor Evangélico pregonado por el Maestro. ¿Utopía? La respuesta nos pertenece. ¿Responderemos al llamado o nos apartaremos porcomodidad, recelo o incompetencia? La Vida se nos ofrece generosamente. "Vea quien tiene ojos para ver y oiga quien tiene oídospara oír..." América R Marques Río de Janeiro, Brasil, 14 de julio de 1982 6
  7. 7. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada PALABRAS DEL MÉDIUM Conviene que nos situemos adecuadamente delante de la vida, mientras estamos en camino.Nuestras naturales oscilaciones de humor, la necesidad que tenemos de someternos a experienciasdiversas para llegar a sentir la realidad de nuestros procesos internos, tanto bajos como elevados,consecuentes de nuestra problemática de existir, constituyen el acervo material precioso, cuyoscomponentes interactúan para una reconstrucción constante de nuestra contextura psíquica.Necesitamos comprender que se haya superada la época en que la humanidad terrena trataba deconstruir normas de acción basadas en una especulación filosófica, fruto de intelectos privilegiados,considerados los genios de nuestra cultura. Las grandes inteligencias dictaban el pensamiento másavanzado, determinando las tendencias de épocas señaladas por el progreso. Así sucedió con lospensadores de Grecia, de la Edad Media y con el gran impulso representado por el Renacimiento.Enseguida, surgieron los principios de la era científica moderna, el Positivismo, el Existencialismo yuna amplia gama de experimentaciones de carácter intelectual para orientar la vida humana. Cuantomás compleja es la concepción filosófica en cuestión, mayor es el abismo entre el comprender y elrealizar. De esa forma, se da la aparición de una civilización sofisticada, donde la persona humana,como tal, representa un aspecto más, impotente e insignificante, en la superestructura de acero, paramodelar, por formas prefabricadas, en el material plástico del existir humano. ¿Dónde está la paz?Grandes corrientes del pensamiento actual buscan ávidamente una reacción a la tendencia artificialde la vida en el planeta. Un gran flujo de curiosidad ansiosa busca los medios de vida espiritual através de los gurúes de Oriente. Se contesta a la mecanización de la vida y las protestas aparecenbajo la forma de violencia, subversión y marginalidad. A la violencia de la deshumanización,respondemos con endurecimiento, odio, rebelión, como quien estuviera desesperado y se protegeaccionando contra todos. Nos parece así, porque los que buscan únicamente los subproductos deesa rica fuente de vida, observamos sus resultados decepcionantes como la comercialización de lasenseñanzas del orientalismo o la desfiguración de lo real que degenera en un individuomarginalizado. Surge entonces, nítidamente entre nosotros, el recuerdo de una advertencia preciosa:"Guardaos de los falsos profetas", de aquellos que pregonan enseñanzas milagrosas paraproporcionar la adquisición de cualidades que hipertrofian el personalismo: poderes mentales, éxitosen la vida, distorsionando el sentido real de la espiritualización, por hacer concesiones al mercado deconsumo y a su vez, afianzarse entre los hombres que tratan de conseguir el bienestar pasajero conel olvido de la realidad de su futuro espiritual. En ese panorama rico en opciones, se acrecienta unfactor que amplía al infinito los caminos a seguir. Es la característica marca de nuestra época: noexisten más imposiciones o definiciones que sean aceptadas pacíficamente como válidas. El hombreaprendió a contestar, discutir, reexaminar incansablemente todo cuanto le es propuesto. Parece que,como un anuncio de la Nueva Era de la humanidad, cada cual siente que necesita determinar, enforma autónoma, su propio destino. Se percibe, en todo eso, el nacer de una Nueva Era. Pero a lalibertad de ser corresponde la responsabilidad de situarse y responder por el resultado de lasopciones tomadas. En ese panorama, aparentemente caótico, aparece un dato de gran valor. Sesiente la búsqueda de lo que es simple. Parece que, después de ambular exhaustivamente por losparajes áridos del frío intelecto, el ser humano siente la nostalgia de sus raíces de vida. Se habla delproblema ecológico y de volver a la naturaleza. Grupos y personas aisladamente abandonan lasciudades cuya alma de cemento armado parece emparedar las necesidades de vivir plenamente. Y,como señal promisoria de los «Tiempos son Llegados» se inicia la investigación del lado místico de lavida, como una forma de combatir el resecamiento espiritual de nuestra cultura. Los investigadoresbucean en los fenómenos psíquicos de los llamados «primitivismos». Los médiums o sensitivos son elblanco de la gran curiosidad. Y nunca se vieron tantas sectas y una difusión tan grande de lasenseñanzas espirituales de toda especie. Pero, hasta esa curiosidad que parece promisoria puedeconstituir un riesgo para la humanidad. Si las directrices profundas del hombre moderno continuarancon las características de la falta de amor, los dos factores —libertad en la autodeterminación ydominio en el campo psíquico— no son suficientes para renovar la vida en el planeta, muy alcontrario, constituyen una amenaza feroz para la tranquilidad del existir humano. Empiezan a surgir 7
  8. 8. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadanoticias cada vez más frecuentes sobre el uso de los conocimientos acerca del mecanismo de lamente para ejercer control sobre los demás, hacer espionaje, en fin, transferir los crímenes comunesde la vida física hacia el campo más sofisticado de la ciencia mental. Una civilización que adquiere elcontrol del campo sutil será autodestructiva al extremo si no cesa en ese empeño y no escucha losecos amorosos de las enseñanzas vivas del «amaos los unos a los otros como yo os amé». Saliendodel campo del conocimiento teórico y milenario que la humanidad posee en relación con los deberesfraternos, necesitamos retornar a la simplicidad de la ejemplificación plena del amor. Todas las otrasconquistas serán periféricas y aparecerán como consecuencias naturales de un progreso «de adentrohacia afuera». La presente obra, dictada por el querido amigo que es Ramatís, propende atestimoniar el gran valor que el Oriente espiritualizado atribuye a la Misión del Maestro Jesús.Pretende, de ese modo, alcanzar dos objetivos específicos: ayudar a quienes están aún a tiempopara pasar a la «derecha» del Pastor y proporcionar a aquellos que «heredarán la tierra» elementosde orientación sana para la consolidación de la fase de recuperación espiritual que seguirá a laavalancha de pruebas redentoras en el final del siglo. Cuando estamos caminando por la Tierra, unabendecida oportunidad de renovación se nos ofrece. Continuamos en esa obra, lanzando la invitaciónal trabajo, a todos los hermanos que aún viviendo una época tan alterada como la nuestra, puedanenriquecerse con los frutos de un trabajo de amor, inspirado en la figura inigualable del MaestroGalileo. La Fraternidad del Triángulo, de la Rosa y de la Cruz proseguirá en la Tierra esforzándosepor ofrecer, a través de un pequeño número de trabajadores, la oportunidad de servicio iniciado conla publicación del libro Mensajes del Gran Corazón, veintidós años atrás. En ese núcleo fraterno, díatras día se consolida la bendecida tentativa de quebrar los eslabones del exclusivismo y vivir unaexperiencia integradora con la vida. Continuamos creando los lazos, en una gran familia espiritual,respondiendo al llamado de nuestros orientadores. En oportunidad del lanzamiento de la presenteobra, recibimos la propuesta para la creación de un Hogar de amparo a la infancia. Como los planesno nos pertenecen, consideramos nuestro deber comunicarlos, para que se cumplan con lacolaboración de todos. Tenemos en el «Hogar Nicanor», la casa fraterna donde la niñez recibiráamparo para hacerse hombres y herederos pacíficos de la tierra; el adulto recibirá orientación yconsuelo espiritual y la inteligencia espiritualizada encontrará campo propicio para la investigación yel estudio científico del ser humano integral, teniendo en vista su destino eterno dentro del Universo.Será simultáneamente, un hogar cristiano, una clínica para el sufrimiento humano y un núcleo paralas investigaciones valerosas munidas de los elementos científicos de vida, en armonía con la FuerzaCreadora del Universo. En todas las transformaciones que hemos pasado y para seguir adelante, unfactor necesita preservarse, como hasta el presente: la figura del Cariñoso Nazareno, del PastorAmigo, de aquel que es el héroe de la Renuncia por Amor y que será el centro de nuestras medita-ciones, pues apreciamos que El es el Camino de la Verdadera Vida. América Paoliello Marques Río de Janeiro (Brasil) 7 de agosto de 1977 8
  9. 9. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada NECESARIA INTRODUCCIÓN DEL TRADUCTOR Hace muchos años que me entregué a la difusión del pensamiento del Maestro Ramatís. Esecometido lo realicé con ahínco y perseverancia. Después de algunos años de trabajo intenso en laelaboración de un gran número de folletos explicativos, en especial sobre las enseñanzas de eseAmigo e Instructor, Ramatís, padecíamos intensamente por no poder plasmar los libros queconsiderábamos de vital importancia para la humanidad actual. El Maestro, a través de la sensibilidaddel hermano y amigo milenario Hercilio Maes, nos daba aliento y nos decía: «No apresurarse, todollega a su debido tiempo». Como mi forma de ser personal es un poco superactiva y como entendíaprofundamente el alcance de dichos mensajes, importunaba al médium con mis apuros para realizaresos libros. Hoy, la distinguida Editorial Kier S.A. ha cumplido en editar la serie de 14 obras, queestán debida y sabiamente concatenadas por dicho autor Espiritual. Si bien nos costó esfuerzos quese nos comprendiera en el medio espiritualista, lo mismo sucedió en Brasil, pues todo lo realizado apartir de la mediumnidad y con el propósito de poner en claro la idiosincrasia de los humanosalejados del Plan Crístico del Divino Maestro de Maestros Jesús, no es precisamente un lecho derosas. Allí en Brasil y aquí en la Argentina, con extensión a todas las naciones de habla castellana, loprimero que se recibió fue el mensaje de la «verticalización del eje de la tierra», como producto de lainfluencia del que Ramatís llamó «astro intruso» y que aún la ciencia terrena no verificó. Esa obracomenzó a difundirse, primero por folletos explicativos sobre el evento —me refiero al libro Mensajesdel Astral— y luego siguió en la serie no menos polémico La Vida en el Planeta Marte y los DiscosVoladores. No es de mi interés detallar el contenido de estas dos magníficas obras ya conocidas porel asiduo lector del Maestro Ramatís. Le siguieron doce obras más, de elevado contenido espiritual,para promover la elevación y disciplina del ser humano, a fin de que alcance el bienestar espiritual ypueda proseguir su ascenso en la línea a la derecha del Maestro Jesús y que apunta a pasar laprueba que le toca a toda la humanidad sin excepción, tanto a encarnados como desencarnados.Como se podrá comprobar, en lo personal nunca quise usar el medio que se me brindaba en todaslas obras, de manifestar mi pensamiento. Sólo utilicé esa oportunidad en el primer libro Mensajes delAstral, para agradecer a los muchos colaboradores y simpatizantes y a la Dirección de la EditorialKier, que se hicieron eco de la programación que teníamos en la Argentina sobre los textos delMaestro ya editados en Brasil. Hoy, por causa muy especial, uso el medio para informar por quéestoy manifestando mi sentir y cumplo con el deber, al presentar esta nueva obra del MaestroRamatís, pero con la diferencia notoria de la sensitiva, Dra. América Paoliello Marques. La nombradaestá involucrada en los planes Ramatisianos y desde hace mucho tiempo también recibía los libros dela fuente misma de Ramatís. Sus obras son muy conocidas en Brasil y se empalman sabiamente conlas recibidas por el Dr. Hercilio Maes. Inclusive en algunas de ellas lleva su prólogo, como asítambién la presentación del Maestro. Pues bien, como a cada uno en un plan —sea cual fuere sunaturaleza— se le condiciona un orden, la hermana cumplió con el asignado, según lo expuso en laspáginas que antecedieron. Ahora, después de un largo silencio desde la última obra editada en caste-llano El Evangelio a la Luz del Cosmos es necesario comenzar con las ediciones de la hermanaAmérica, para no dejar un vacío entre uno y otro médium, respecto de la ilación de los mensajes, ycon la altísima inquietud de seguir instruyendo a los adeptos y simpatizantes. Lo que aparentementepareciera una disonancia, no lo es. Debe interpretarse como que cada obrero de la obra Eterna entraen acción a su debido tiempo y, reitero, dentro de un plan preestablecido por las elevadas Fuentes dela Espiritualidad, responsable de derramar la Luz Divina en este valle de oscurantismo materialistaque parece involucrarnos a todos. Por otra parte, la hermana América —autora sensitiva de lapresente obra— es sumamente conocida en su patria y también en el exterior, pues ha llevado susentir Ramatisiano a muy elevadas esferas del saber humano. Y nosotros, desde la Argentina, lleva-mos el mismo pensamiento por doquier, siguiendo una trayectoria confluyente entre los dictados porambos sensitivos y que el lector podrá apreciar. Hoy, en el presente, aprovecho para rendir loas al Dr.Hercilio Maes, por su meritoria obra de bien en pro de la humanidad, no sólo con el pensamientoRamatisiano sino con el beneficio aportado a sus hermanos brasileños y de precaria condición socialy material, por medio de la bendecida medicina Homeopática, que siempre fue ejercida gratuitamente 9
  10. 10. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadapor él, aun para las personas de mejor condición social. Mi sincero agradecimiento por saber sosegarmis ímpetus, que comúnmente me afloraban al retardarse las ediciones de las obras antesmencionadas. En conexión con tan meritoria obra y prosiguiendo con ese plan mencionado ydescripto por la hermana América, haciendo gala de su elevada sensibilidad mediúmnica, como asítambién la de los hermanos que trabajan a su lado, atendiendo a la niñez desvalida, bajo laconducción espiritual de la Entidad llamada Nicanor, cuyo hogar lleva su nombre. Dicha Entidad, en elpasado fue un discípulo del Maestro Ramatís, así como lo son algunos de ellos que, desde la Tierra,complementan el trabajo de Amor del Maestro Jesús. Estas palabras anticipadas tendrán ampliosentido cuando se haya leído el contenido elevado de Ramatís, en la presente obra. De ahora enmás, si la Providencia y el buen sentido constructivo de los seres humanos se encuentranpredispuestos, seguiremos editando las obras que forman parte de las recibidas por la hermanaAmérica, tanto por la inspiración de Ramatís como por la de sus discípulos desde el Espacio,reiterando que todo texto lleva la supervisión del Maestro y Mentor. Comenzamos una nueva etapa,pero reitero, no es más que la prosecución de un plan previsto por ese Mundo Espiritual que dirige elSabio entre los Sabios, como suele decirse de las fecundas enseñanzas del Maestro Ramatís. Manuel Valverde Año 1996 10
  11. 11. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada PREFACIO Bendecidas sean las horas en que el Señor nos permite dirigirnos a vosotros. Seres encarnados,alegraos, pues está próxima la hora de la redención. Cuando en vuestra casa terrena os disponéis adesarrollar las «tareas del día» estáis sabiendo que tendréis un período de fatiga, pero es la previsióndel bienestar y la limpieza que seguirá después de soportar lo incómodo del polvo y el cansancio quela tarea exige. En vuestra tela mental, colocad nítidamente la visión de la «Jerusalén Renovada», queseguirá en la Tierra cuando haya pasado el huracán del dolor y se haya conjurado el fantasma delmiedo por él desencadenado, para entregaros a las reacciones positivas. Conseguimos identificar envosotros, en ocasiones decisivas y traumáticas, las reacciones de coraje y puesta en marcha de losrecursos en general. ¿Por qué habréis de temer a los «Tiempos son Llegados», si representan la másbella de las promesas de vida que el Señor os puede proporcionar en esa fase evolutiva del planeta?La historia está llena de hechos que demostraron la capacidad de autosuperación de los hombres,individual y colectivamente. Vosotros que oís hablar de la fe, que aun siendo como el grano demostaza es capaz de renovar montañas, ¿cómo podéis temer a la época decisiva de renovaciónespiritual del planeta? Nos alegra la aproximación de esa hora, pues ella permitirá que se agudiceaún más la percepción del hombre. Podrá canalizar los acontecimientos espirituales y el voluminosopotencial de energías ya despiertas en el conjunto psicofísico avanzado que el ser humano terreno yaposee. Será como un desafío obligatorio y provechoso para los espíritus adormecidos por la materia,colocándolo en el plano secundario al cual deben vencer, es decir, eliminar finalmente la inerciamilenaria del materialismo involutivo. Como gotas homeopáticas de alta dinamización, las dificultadesdel final de los tiempos vienen hipersensibilizando a las almas más afectadas por el espíritu. Mientrastanto, las de menos receptividad marchan hacia el abismo que se abrió entre los hombres y su pazinterior, en esa fase en la cual el resecamiento espiritual provocó inmensas brechas en el panoramaespiritual de la Tierra. Hoy, esos seres sin norte se sienten como si el suelo les faltara bajo los pies.Unos asumen la actitud interior de desesperación, dejándose arrastrar, sin reacción alguna, por laavalancha de las incomprensiones y maldiciendo a Dios. Otros toman posición de desafío. No se sabe a quién ni a qué exactamente agradecenindiscriminadamente, tanto a organizaciones como a personas. Sin embargo, la vida continúa im-placablemente su programación renovadora y el proceso, cada vez, va siendo menos inteligible paralos que no tienen «ojos para ver». Nuestra tarea y la de aquellos que se comprometieron con la Eradel Consolador, es volver sobre vosotros, bajo la forma de palabras o irradiaciones, para que lasbendiciones espirituales sean de una comprensión más real de la situación que os toca vivir. Eldesmemoriado, en la hora de la tempestad, sufre la inseguridad del camino a seguir. Aquel que poseeen sí la seguridad interior, que es capaz de funcionar como una brújula para encontrar el apriscoacogedor, lucha, sufre, pero vence y llega a ser amparado, por saber dónde buscar su seguridad yreconfortamiento. La voz del Pastor continúa sonando en las tinieblas de la ignorancia y de los olvidostemporarios. Por eso mismo, los desmemoriados podrán optar por alcanzar un rumbo seguro. ElMaestro encontró los medios para esparcir sobre «toda carne» las «voces del cielo». Y aun así,cuando el camino estuviera oculto por la oscuridad del materialismo y vuestra percepción espiritualembotada, podríais, si estuvierais atentos, encontrar la senda interior de la buena voluntad que escapaz de incorporarse a la caravana del Amor que hace dos mil años avanza hacia El. Cuanto másos aproximéis, más audible será su llamado. Se intensificará como el sonido que suena más fuerte amedida que nos aproximemos al fondo de la caravana donde nuestra intimidad espiritual puedesimbolizarse. El Señor os espera para el reencuentro milenario buscado, cuando el torbellino de laspasiones y pruebas del fin del ciclo os impele hacia el «fondo de la caravana», tradicionalmentedeshabitada, de nuestro mundo interior. Allá hay calor espiritual y provisión; está el Pastor que esperaa las ovejas que atendieron a su llamado. Nos agradaría que meditaseis sobre el significado de la ex-presión «final de los tiempos». Como todas las tentativas que el hombre hace para expresar laEspiritualidad en palabras, acarrean un efecto menos positivo, esa expresión es causada por losincontables desajustes psíquicos de almas tibias y poco preparadas para comprender lo que eseterno. Es necesario meditar para asimilar, en su verdadero sentido, las más elementales nociones 11
  12. 12. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadarelacionadas con la vida espiritual y agudizar la percepción del que sobrepasa los conceptos de lamateria, pues con frecuencia hay una profunda antinomia entre los conceptos emitidos y lacontraparte espiritual que desea expresar. La mente humana, considerando los hechos inmediatos, alreferirse al «fin de los tiempos», debería, más acertadamente, referirse a los «nuevos tiempos queson llegados», preanuncio de la era de Paz y Amor, cuando una convulsión sacude al planeta, física yespiritualmente, para aligerar las miasmas milenarias que habéis incorporado y acomodado.Felicitamos a la humanidad terrena. El desvelo en el cual se encuentra envuelta en esta hora decisivade su transición para acceder a una graduación más elevada de realizaciones, es indiscutible. Comovosotros mismos —padres y educadores— os desveláis en las crisis de la adolescencia y juventud, elEquipo Espiritual de Guardianes de la Humanidad terrestre moviliza todos los recursos para vuestramás perfecta liberación. Alegraos con nosotros y haceos heraldos de los tiempos renovadores queson llegados, en los cuales, aun por los medios más adversos, la Luz de la Espiritualidad se harásentir con intensidad decisiva entre los hombres. Paz y Amor Ramatís 12
  13. 13. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada I - ¿QUIEN ES EL PASTOR? Pregunta: ¿Qué desea de nosotros el Maestro Jesús, en esta hora decisiva de la vida planetaria?Nos encontramos tan incapaces de poner en práctica Su sublime mensaje, que no sabemos pordónde comenzar y, muchas veces, nos desanimamos. Sin entender cómo aplicar sus enseñanzas nonos juzgamos, por lo tanto, aptos para participar de la Nueva Era que pronto aparecerá sobre elplaneta. Ramatís: Las respuestas os vendrán gradualmente, en proporción a que tratéis de sintonizaroscon El. El desligamiento periódico que os impusierais en relación con los intereses inmediatos de lavida será el medio de comenzar a afinar vuestros «oídos» espirituales. Ningún peligro puedeesperarse en la Creación, que está hecha de armonía y concatenamientos naturales. Luchar contra elinmediatismo de la vida material es tratar de percibir la vida del espíritu filtrándose a través de todaslas cosas; ha de ser el medio inicial para tomar posición y que permitirá el desarrollo de la percepciónespiritual. No habrá provecho real del Evangelio mientras permanezca para vosotros como fuente dehermosas enseñanzas pero nunca practicadas. La Nueva Era es realmente provechosa para elespíritu que a intervalos regulares detiene sus actividades externas y trata, en el silencio de la oracióny la meditación, de «oír» el eco de las palabras del Maestro, en su mundo interior, confrontándolascon su modo particular de vivir. Para eso, necesita silenciar la interferencia de los ruidos de las másvariadas procedencias, que alcancen a su mundo interior. Pregunta: ¿A qué ruidos os referís? Ramatís: A las disonancias espirituales. Las ondas sonoras que alcanzan a los oídos físicos quetienen el poder de perturbar al mundo interior del espíritu inmortal, si se encuentra en paz consigomismo. Mientras tanto, se acostumbra atribuir a la vida agitada del mundo moderno el móvil queorigina neurosis y toda especie de males. Reafirmamos la primacía del espíritu sobre la materia. Silos ruidos externos os alcanzan la sensibilidad es porque no sois aún capaces de saberlos controlar. Pregunta: Nos parece un círculo vicioso. Si no tenemos control y el ambiente no nos facilita esaadquisición, ¿cómo es posible conseguirla? Ramatís: Por la toma interior de la posición adecuada para los fines previstos. Si desearaisconstruir valores espirituales, necesitaréis dedicaros a las disciplinas del espíritu, de la misma formacomo os dedicáis a ejercitar el cuerpo físico y el intelecto, lo que ya hacéis con bastante éxito. Pregunta: En la Tierra, en el momento actual, ¿habrá medios para que el hombre se puedadedicar con éxito a la vida espiritual? ¿Qué nos sugerís? Ramatís: Hacer escala de preferencias para vuestras actividades. Lo que realmente amamos,nos consume las mejores energías del espíritu y del cuerpo cuando estamos encarnados. Pregunta: ¿De qué forma podemos organizar esa escala? Ramatís: Definiéndoos con relación a los objetivos reales a los cuales deseáis dedicaros envuestra vida. Pregunta: Tenemos objetivos de diferentes especies en cada sector de nuestra existenciaterrestre. ¿Podríamos mantener en la mira, con igual firmeza, el interés de tantas metas? Ramatís: Mientras poseáis una visión fraccionada de vuestro ser, no conseguiréis programar conseguridad, puesto que no seréis capaces de definir el centro gravitacional único sobre el cualprecisáis girar todo. Pregunta: ¿A qué centro gravitacional os referís? Ramatís: A vuestro espíritu inmortal. Pregunta: ¿No cree nuestro hermano que sea una definición poco accesible para nosotros?¿Cómo realizarla aún estando adherido a la materia? Ramatís: Por el impulso que imprimís a vuestro proceso evolutivo. La voluntad esclarecida puede 13
  14. 14. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadaorientar vuestras decisiones íntimas. Mucho se habla hoy de las tensiones y represiones, en lanecesidad de investigar los procesos del inconsciente y creemos que ésa es una real necesidad parael hombre, en la fase de su despertar espiritual. Por lo tanto, ¿qué hacer con las tensiones liberadaspor el proceso de emersión del inconsciente, si al efectuarse esos fenómenos, el hombre seencuentra desarmado e ignorante en relación a la forma de orientarse? Se abre el redil, se sueltan lasovejas hambrientas y sedientas, pero no se ofrece el Pastor para conducirlas a los verdes campos nial agua fresca que podría reconfortarlas. Pregunta: Aunque nuestra comprensión pueda aceptar que Jesús sea el Pastor a que os referís yhaya en nuestro espíritu profunda reverencia delante de la grandiosidad de sus enseñanzas,juzgamos prematuro realizar una sintonía con El. Luego, consideramos oportuno y natural que lasovejas no identifiquen al Pastor y salgan sin rumbo fijo por los campos. ¿Cuál es la solución para eseimpase? Ramatís: La solución la encontraréis dentro de vosotros, cuando os canséis de buscar afuera, enlas satisfacciones pasajeras y comprobéis que realmente no compensan los esfuerzos realizadospara conservarlas. Es cuestión de madurez espiritual. La fuerza de la fe será el eslabón de conexiónentre vosotros y el Sublime Peregrino. Pero ella ejercerá su papel revitalizador a partir del momentoen que hubiere germinado. Aunque sea el mínimo como el grano de mostaza, su valor seráinsuperable, siempre que germine. Cuando se dice que el Señor de la Viña sólo tiene un salario paralos siervos de la primera y última hora, se desea resaltar la extraordinaria fuerza de que las cosasespirituales se encuentran impregnadas de tal forma, que una segura emersión de la fe es capaz dereformulaciones infinitas, aun con los espíritus más comprometidos con la Ley. Se desea expresarcon palabras comunes que, la fuerza del amor, es un impulso de tal forma poderoso que, al serdespertado es capaz de refundir toda la contextura espiritual del ser. Es una especie de fuerzamultivalente, o sea, un dinamismo de naturaleza múltiple, capaz de filtrarse a través de todas lasmanifestaciones del ser, impulsando todas sus potencialidades de forma que antes era imposible.Loas a los siervos de la primera como a los de la última hora, pues recibirán el mismo salario, porqueel Amor no se altera —ya sea que toque al hombre criminal, como al santo— es fuerza única,indivisible, inmune al deterioro psíquico del ser que recibe ese impulso. Jesús, al pasar por la Tierra,curó y levantó, contagió a los puros y a los impuros con la misma esencia de Amor de que eraportador. Tanto al malhechor de los caminos como al fiel sacerdote de la Ley. La mujer sufrida y elavaro recibieron el impacto de una energía que les dinamizaba el ser de forma incomprensible, queles paralizaba por unos instantes las expresiones deletéreas en el sistema de las fuerzas espiritualesque los caracterizaban. Como una dínamo extraordinaria, generador de fuerzas espiritualesimponderables, el Sublime Peregrino se aproximaba a los seres en desequilibrio, ejerciendo sobreellos influencia confortante y renovadora. Los que se encontraban maduros por el sufrimientoredentor se dejaban renovar por el extraño «injerto psíquico» en sus conceptos originales y seconvertían en una «nueva especie» que era capaz de dar frutos sazonados y sabrosos, de gustodesconocido, pero innegablemente renovadores de las experiencias humanas, en un grado hastaentonces desconocido en la Tierra. Magnetismo saludable fluía de sus manos y de todo su ser. Unacascada de luz invisible a la vista de los humanos se desprendía de su frente, aureolándole la cabezay haciendo indescriptible la expresión de su rostro en los momentos en que, compasivo y poderoso,se concentraba para emitir vibraciones de dulce consuelo para los padecimientos humanos. No sepodría expresar en palabras los conceptos espirituales elevados, por ser inaccesibles a la com-prensión de aquellos seres cuya vida casi exclusivamente era carnal y no ofrecían elementos decontacto con tales eventos espirituales que se desarrollaban delante de sus ojos, para las cosas detenor espiritual. Consciente de tal distancia entre su presencia renovadora y los seres que lorodeaban, les hablaba sin palabras, bajo la forma de vibraciones emitidas de su ser en términos deeternidad. Podría decirse que «hablaba a través del tiempo» a la Centella de Vida Eterna existente encada ser, tocándolos de forma imposible de ser expresada incluso por los que eran alcanzados por lasublime emisión de fuerzas cósmicas desencadenadas por la presencia del Sublime Pastor. Sucuerpo estaba presente, pero su espíritu estaba en ese momento en una dimensión diferente,actuando sobre el aura de la Tierra. Y los seres a los cuales se hacían visibles, presenciaban un 14
  15. 15. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadasupremo acto de magia blanca cuando, al emitir palabras sencillas, irradiaba para toda el aura de laTierra el indescriptible magnetismo cósmico del Amor, en cuotas inaccesibles —por su esplendor— alos pequeñitos seres que lo rodeaban. Mientras tanto, los que los amaron, se renovaron por completoy en proporción a la apertura de sus almas aceptaron su dulce magia. No lo hicieron súbitamente. Seentregaron gradualmente, como la criatura que se aquieta de a poco ante el contacto de la presenciamaterna, después de sufrir momentos de aflicción. Absorbe paulatinamente el magnetismo del Amor,se siente segura, cobijada al calor y se adormece tranquila. El alma a la que le toca el impacto delAmor del Cristo se tranquiliza y muy pronto aprende a entregarle sus dolores y debilidades, pararenovarse, proporcionalmente a la creencia firme en el abrigo seguro por Él representado. ¿Dejaronde existir las tempestades? No, pero el Amigo siempre estará presente. Pregunta: No dudamos de que Él se encuentre presente, pero ¿y nuestra capacidad depercibirlo? Sentimos dificultad para la expresión de nuestra fe. Hoy creemos y mañana estamossumergidos en la duda e inseguridad. En esas horas, aunque sepamos todo lo que comprendemos,somos incapaces de vivir las enseñanzas recibidas, las cuales nos parecen hasta inaccesibles, por nodecir, en otra dimensión. De ese modo, ¿cómo acompañar al Pastor, sin perderlo de vista? Ramatís: El Pastor es el que os acompaña y no vosotros a Él. Vuestros pasos no serían lonecesariamente largos y seguros para acompañarlo. De ese modo, podéis comprender que si Él osama como Amigo que dejó su morada celestial simbolizada en las Elevadas Esferas vibratorias, paraestar con vosotros y testimoniar en forma inolvidable Su Amor, fue porque tuvo la intención de darosla noticia en forma tal que pudiera ligaros a través de los siglos, fuera de que os reencarnéis ysumerjáis nuevamente en el olvido. Mientras tanto, en la Tierra, a cada renacimiento encontraréis latradición que os habla de un cariñoso Nazareno que se dejó inmolar para dar testimonio de su Amor.¿No os basta tal hecho para que os resulte clara su intención sublime de permanecer con vosotros?¿Qué mayor prueba de amor le sería exigida? Bien se ve que aún no podéis comprender elsignificado del descenso de Jesús a la Tierra, cuando os juzgáis abandonados a los acontecimientos,demostrando vuestra incapacidad de elevar el pensamiento y analizar el drama del Calvario en suprofundo significado. Todo aquel que se una a Él, en donde fuera y en todas las épocas, encontraráel lazo indefinido de su Amor cuya vibración siempre estuvo en la Tierra como un aura protectora einvisible. Mientras tanto, a partir de su corporización, se hizo más fácil su vínculo con Él, por lamemoria de los hechos accesibles al entendimiento humano: el sacrificio, la bendición del Amor, elreconfortamiento a través de la palabra amiga, la memoria y recordación de su gesto de compasión yjusticia, en su grado más elevado. El hombre obtuvo así un punto y contacto de referencia, como unafotografía del ser amado al cual se liga para orar, pedir e implorar, aunque eso es sólo un medio paraconcretar la ligazón que se hace en forma independiente de toda exteriorización, cuando el real Amoral Bien despierta en su ser. Pregunta: ¿A qué designáis como el «real Amor al Bien»? Ramatís: Por tratarse aún de un peregrinaje incipiente en el proceso evolutivo, el hombreacostumbra confundir el «bien» con el «Bien». Pregunta: ¿Cómo podemos definir y comprender esa diferencia? Ramatís: Es cuestión del centro de gravedad. El «bien» posee una órbita individual. El «Bien»posee la dimensión de la órbita universal. A medida que el hombre, como espíritu eterno, dilata oexpande la órbita de lo que considera benéfico, entra en una nueva dimensión e inevitablemente,aprende a sintonizarse con el Bien. Soportar lo incómodo de la transición es el precio justo de talconquista. Pregunta: Consideramos a partir de la fe que poseemos, que todavía debe ser demasiadopequeña. Siendo así, ¿el desánimo no será un agravante para los que se sienten tan distantes de laconquista de esa amplia visión de la vida? ¿Cómo evitarlo? Ramatís: Vosotros os encontráis en situación similar a la del niño de la historia infantil que arrojófuera de la ventana algunos granos de porotos, por creer que eran inútiles. Al poco tiempo tuvo lasorpresa de comprobar que habían crecido bastante y tomado altura. Fe, para la mayoría de loshombres, es sinónimo de credulidad perjudicial. Ese es el legado recibido de la noche negra del 15
  16. 16. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadafanatismo medieval, cuando se hablaba de la fe al pie de los instrumentos de tortura y se cruzaba laTierra para matar en nombre del Cristo, el cariñoso Pastor de la Galilea. Una asociación inconsciente, como una maldición no identificada, se incorporó al aura espiritualde la humanidad, impidiéndole entrar y tomar mayor fuerza impulsora a la fe, producto del Amor.Echa afuera, como el niño inconsciente, los pequeños granos mágicos que podrían sustentarle lasubida a los nuevos planos de la vida. Eso sucede, porque el hombre —aunque se envanece de tenerconocimientos intelectuales avanzados— desconoce la fuerza psíquica de que está dotado. Tanto sedeja sugestionar por los estereotipos grabados en la mente colectiva humana, que es incapaz deinvestigar el valor de la simiente de luz que trae dentro de sí. Cuando más valúan su condición de«ser humano» de lo que es el «ser racional», pasan a una nueva situación investigativa que empiezaa esbozarse en las revueltas desordenadas contra la situación vigente y en la búsqueda inhábil de lasmanifestaciones del Amor. Quebrados los «tabúes» representados por la tradición, acciona en formasubliminar contra las manifestaciones de fe, resultado de la corrupción sufrida en ese sector, lo queinducirá al hombre a obtener una actitud serena en el análisis de los efectos. Hasta hoy, el hombre hatratado de combatir, muy justificadamente, la corruptela de la fe, que es el fanatismo, pero sin hacerdiferencia entre ambas manifestaciones opuestas. En lugar de la fuerza creadora interior, que es lafe, él sólo ve su distorsión, el endurecimiento empobrecedor del fanático, tan infeliz en su distorsiónque ni la percibe. Además de eso, como es natural, trata de combatirla con armas semejantes —lospreceptos de la razón distorsionada— accesibles únicamente a las limitaciones de un intelectocondicionado. Podríamos comparar esa situación al diálogo de un tartamudo con un sordo. El primero simbolizaal ser traumatizado por el dominio violento de las emociones en choque, peculiares de la mentefanatizada, y el segundo, al intelectual que es capaz de oír con un aparato especial —los conceptosde la erudición— pero sordo a las armonías reales que la verdadera fe en los destinos del hombrepueda producir. Al «tartamudo» fanatizado le será imposible discurrir productivamente y conseguiragradar y convencer, pues sus interlocutores no podrán creer que su fe sea poderosa al punto decurar todos los males si aún no pudo combatir tal distorsión psíquica. Al «sordo» también la humani-dad no le daría crédito, pues su deficiencia le impide la comunicación con las fuentes poderosas de lavida y corta la capacidad de realización. La religión distorsionada continuará polemizando con la ciencia dedicada a los condicionamientosmateriales. Ambas actúan en planos bien diferentes de aquello que denominamos de fe y quedesbordaba en la personalidad amorosa de Jesús. Fe representa un impulso interior despierto enforma irreversible, con el sentido direccional capaz, seguramente, de conducir sus potencialidadeslatentes. Los jóvenes que hoy reaccionan contra los estereotipos sociales y religiosos, se aproximan ala situación de llevarlos en el futuro a esa conquista, en la medida en que se admitieran nuevasdistorsiones en el camino evolutivo. Algunos ya presienten que será la presencia de Jesús el que losliberará. Que perseveren en esa búsqueda. La simiente de la fe dejada por el Maestro en la Tierra eslo suficientemente vigorosa como para servir de apoyo al ascenso de los espíritus a planos máselevados en la espiritualidad, aunque estuvieran encarnados. Jesús, desvinculado de los compromisos, ya sea con la religión de su tiempo, con laintelectualidad dominante, con los partidos de la política favorable o no a su pueblo, fue el ejemplodigno de ser seguido por todo aquel que deseara elevarse por encima de las incomprensioneshumanas. Como ser humano era útil a sí mismo y a la comunidad, sin dejarse arrastrar por losdesvíos de la época. Ninguno jamás lo vio perjudicar a alguien, colocándose a favor o en contra delas situaciones capaces de influir en los problemas poco dignos de su actuación. Todos sus pasoseran en la dirección correcta de su conducta, en la participación armoniosa con la vida, integrándoseen términos de Amor. Si ese fuera el cuidado de los jóvenes y de los hombres en general, habrían comprendido y, aúnmás, habrían podido «sentir» quién es el Pastor. De esa forma, seguramente imantados por Él, nohabría tempestad u oscuridad que pudiese desbandar al rebaño. 16
  17. 17. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada II -COMO SEGUIRLO Pregunta: ¿Cómo traducir en términos espirituales el simbolismo de querer «seguir» al Maestro?Si no lo «vemos», ese esfuerzo nos parece que es como caminar a ciegas, sin ser capaz de divisarlos detalles de la senda, aunque sepamos la dirección general, que es el Amor al prójimo. Ramatís: Comprendemos vuestro problema y no es por otra razón que hoy se intensifica elintercambio espiritual. La visión atrofiada del hombre sumergido en la materia es casi siempredeficiente para obtener de inmediato soluciones evangélicas, por lo tanto, amorosas. Aunque sededicara a la investigación de los hechos espirituales, es frecuente que su proceder todavía sea pocoespiritualizado. Conoce las leyes, sabe inclusive, que ellas fortalecen, pero no consigue acomodar sucomportamiento a las innumerables implicancias psicológicas desencadenadas por la Ley, queparecen tan simples cuando se anuncian en el «amaos los unos a los otros». El hombre habituado a la complejidad del pensamiento académico —que todo parece simplificarlopor el simple hecho de clasificar y sistematizar— se pierde en las complejidades profundas delespíritu porque desconoce los mecanismos básicos en términos de eternidad. Pretende que, a travésde la inteligencia, su patrón de comportamiento sea superior a todos los seres vivientes de laCreación, porque entiende y manipula todo lo que le rodea, inclusive el psiquismo, no sólo de sushermanos inferiores en la escala de la Creación, sino también del hombre, su compañero deexperiencias en el grado evolutivo más próximo. Esa necesidad de sistematización y clasificación demuestra que es un espíritu en el grado deaprendizaje inferior, aún incapaz de adquirir aquella percepción globalizadora de los que «tienen ojospara ver». Construye etapas penosamente, por la comprensión minúscula de las variadasgraduaciones donde el proceso de la vida le quita el velo a sus ojos deslumbrados y frecuentemente,por efecto de ese deslumbramiento —tomando la parte por el todo— se demora, cristalizado, delantedel becerro de oro construido por sus manos, cuando debería alcanzar la cima del monte a fin deiluminar su propia vida en contacto con el retumbar de los truenos que despertaron la sensibilidad deun Moisés y las zarzas ardientes capaces de consumir sus falsas concepciones de la vida. Felices los que puedan comprender que tienen dificultades y aun habiendo tenido pruebasirrefutables de los fenómenos espirituales, se controlan y son capaces de orar y vigilar, con laintuición de no dejarse cristalizar en la autocontemplación estéril. Jesús fue un Maestro de AltísimaLuz, emanada de los planos siderales superiores. Sus enseñanzas traducen leyes cósmicascondensadas. Por eso, quien desea seguirlo necesita aprender el «código» capaz de extraer todo elcontenido intraducible en palabras que El, como Maestro, consiguió adaptar en términos sencillos,obedeciendo a una reducción fiel de aquellas leyes, traduciéndolas a través de la verdadera escalaen la cual los conceptos recorren una graduación infinita que se inicia en el Macrocosmos ydesemboca en la línea fiel de un pensamiento único a través del Microcosmos. El era capaz deacompañar esa escala en su pureza, desde la Fuente hasta la manifestación en la materia. Sabía loque es, en la simiente o en el grano de polvo; tenía conexión con la fuerza que lo sustentaba. Supensamiento penetrante recorría las escalas de la Creación libremente, situando a cada ser correcta-mente en el punto en que estacionaba en la graduación infinita de la escala. Sabía, inclusive, lo quesería para el hombre terreno descifrar sus enseñanzas, por lo cual las revestía de simbolismo. Poreso, os dejó la afirmación: «Vosotros sois dioses», para grabar indeleblemente su afirmación de quepodríais, a través del tiempo, crear un mundo de concepciones interiores que os habilitaría paradescifrar sus enseñanzas. Lejos de recriminaros por ser incapaces de afirmaros como fieles intérpretes de sus enseñanzas,nosotros nos congratulamos con vosotros por ser capaces de reconocer con claridad vuestraimposibilidad de poner en práctica sus enseñanzas tal como fueron transmitidas. Habiendo percibidoque algo os faltaba, encontrasteis la llave de vuestra iniciación. El primer paso del aspirante a lainiciación evangélica es saber y reconocer que en el Evangelio se encuentra la sabia expresión de lasleyes de la Espiritualidad. Los que pasan distraídamente esas enseñanzas, juzgándolas como unconjunto de nociones elementales, en verdad son realmente ciegos que, muchas veces, «conducen a 17
  18. 18. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadaotros ciegos», según el decir de Jesús. Para percibir en la Buena Nueva la más alta expresión de laLey Cósmica del Amor que rige a la vida, es necesario tener los ojos para ver, en el grado mínimoindispensable para la adquisición de las aptitudes básicas de un aprendizaje infinito y redentor, quese inicia cuando el ser deja de usar el intelecto como fuente de orientación y pasa a usarlo solamentecomo medio complementario de evolución. Cuando el sentido direccional del espíritu despierta, «siente» más de lo que entiende. Capta, endimensión imponderable, todo lo que es capaz de orientarlo en relación con la Vida Superior,imposible de traducirse por medio del intelecto, salvo parcialmente. Los que ven incongruencias enlos Evangelios son los que no tienen ojos para ver, están con la percepción espiritual embotada.Aunque conozcan los mecanismos de los fenómenos en que la Espiritualidad se expresa, sonincapaces de ponerlos en movimiento, a no ser en sentido personal, limitando sus propiasconcepciones estrechas. Aquel que conociendo esas leyes abre el canal de la intuición para la fajavibratoria del Amor, de inmediato identifica, en las enseñanzas de Jesús, toda la Ley Cósmica, en unalínea de reducción proporcional al grado evolutivo de la humanidad terrena. Pregunta: ¿Qué cosa podríamos hacer a fin de facilitar esa apertura, para la percepción mayor delas enseñanzas de Jesús? Ramatís: Existe un engaño muy frecuente, a causa del transcurso y condicionamiento de la vidamaterial, que consiste en esperar que en el camino por recorrer, la luz aparezca frente a nosotros. Ybuscáis en las agremiaciones, sociedades y personas, o en las corrientes del pensamiento másdiverso, la iluminación, como si ella pudiera venir desde afuera. Lo mismo sucede con lasenseñanzas de Jesús. Aunque reverenciadas y reconocidas, nada pueden mientras el aprendiz no sedecida a modificar su estructura interna, espiritual. Entonces encontramos al hombre circunspecto ybien alineado por las normas de su religión o grupo filosófico, pero que aún es incapaz de encendersu propia luz. El también marcha buscando el lado luminoso de los caminos que recorre, perosiempre dependiendo de quien proyecte esa luz en su camino. Es ciego por voluntad propia, porqueno resuelve quitarse la venda que oscurece su campo interior. Eso le representa una violencia doble,primero porque sería obligado a echar mano a la dependencia externa a la que se habituó, y segundoporque necesitaría hacer el trabajo y además, permitir y reunir los falsos conceptos que hastaentonces apoyaba. Aún así, después de ese esfuerzo de coraje, precisa habituar su visión a la cla-ridad ofuscante que las realidades espirituales internas acostumbran proyectar sobre Ja vida de losrecién nacidos en el espíritu. El choque traumático de esos desacondicionamientos representa el precio que es necesariopagar por el aprendizaje real de la espiritualización. Mientras eso no suceda, el hombre podrá ser unalumno aplicado en sus lecciones, asiduo a las disciplinas y severo en la vigilancia, pero no tendráposibilidades de encender dentro de sí la luz poderosa del real proceso del despertar espiritual. Pregunta: Notamos que en vuestras palabras podrían encontrarse matices de desprestigio paralas religiones organizadas o para el celo metódico con relación a las normas consideradasprovechosas para el avance evolutivo en que el hombre terreno se encuentra. ¿Qué nos podéisdecir? Ramatís: En un trabajo anterior nos hemos referido a ese problema, cuando os afirmamos que elespíritu tiene un camino interior por desarrollar, que lo lleva de lo más simple a lo más complejo, delas normas externas hacia las internas de la vida espiritual. Por lo tanto, será inútil que alguienpretenda ser un iluminado si no es capaz ni siquiera de respetar el horario de su trabajo cuando eljefe no está presente o de prestar un servicio, sin esperar recompensa. Las disciplinas del carácterson el primer paso; sin ellas, las experiencias iluminativas jamás encontrarán campo propicio. Elneófito que entraba en los templos de la antigüedad, encontraba un verdadero sistema burocráticocapaz de impacientar y descorazonar a los menos esclarecidos, y que servía de filtro inicial para laselección de los que eran capaces de doblegar sus tendencias sin recelo, sin llegar a resentir supropia contextura psíquica. El cuidado que el hombre hoy emplea para evitar la represión, representa claramente el grado desu flaqueza y resecamiento espiritual. La vara verde y excesivamente tierna se quiebra al querer 18
  19. 19. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadausarla. Así también sucede con la que se resecó. Sólo la vara sana y gruesa es capaz de resistir losvientos, balancearse bajo los impulsos externos y volver a su postura inicial. El hombre que sesomete a las disciplinas representadas por las normas de la vida diaria: el horario del ómnibus, laimpaciencia o descortesía del jefe, al desinterés del compañero de trabajo o las exigenciasimprudentes del cónyuge, en ese trato y aplicando las normas de su religión o sistema filosófico,consigue al cabo de cierto tiempo y según su grado evolutivo, una resistencia espiritual, es decir, unasensibilización capaz de habilitarlo para subir un nuevo grado, la de encontrar su centro coordinadorespiritual, por haber caminado en dirección centrípeta, en el acto de tener bajo control nuevasexpresiones que antes le eran inaccesibles. En un acto de «buena disposición» elaboró la antecámara del espíritu inmortal y se volvió aptopara pasar a otra etapa donde todo le será sorprendente. Para esa nueva etapa, antes necesitabasaber enfrentar, sin desequilibrio, el medio externo, pues para actuar sobre el medio interno, lassorpresas que presentan los grados evolutivos, le exigirán serenidad mayor a la que necesitó paravencer la batalla exterior. Pregunta: Nos parece un tanto desanimadora vuestra afirmación. Las dificultades del medioexterno nos absorben demasiado y nos podríamos sentir bastante desanimados ante las dificultadesque ofrece la etapa siguiente. Eso es lo que nos parece a primera vista. ¿Estamos equivocados? Ramatís: Si así os parece será porque la primera etapa aún no fue cumplida. Cuando el serdomina sus reacciones delante del medio, le invade una sensación de desahogo que inmediatamentelo habilita para aplicar sus energías en terreno fértil y, así fortalecido, nada lo amedrentará. Encontróen sí un tesoro ignorado hasta entonces porque no tenía tiempo para explorarlo. Al sentirse capaz devencer con menor consumo de energías las dificultades del medio, al aprender a desprenderse demolestias inútiles, sin huir de las pruebas, desarrolla la serenidad que necesita para entrar en lasegunda cámara de su ser —la conciencia de su individualidad eterna— donde ahora se sitúapreferentemente, sea con el bullicio de la ciudad moderna o en el ómnibus que frena violentamente,en compañía del hermano que increpa al chofer desconsiderado. Sus actos externos se encuentranbajo control automático, producto del entrenamiento a que se dedicó para la autorrenovación exterior.Puede así, demostrarse con tranquilidad en los movimientos profundos de su psiquismo. El atavismoanimal ya no domina sus reacciones. Al contrario, habitualmente, él las domina. Sobra «espacio»interior y tiempo psicológico para una vida en un plano más profundo. Se cambia el centro degravedad de su acción renovadora y la experiencia de la primera etapa deja residuos positivos para elnuevo aprendizaje. Pregunta: ¿Cuáles serían esos «residuos positivos»? Ramatís: La falta de amor genera reacciones psicológicas comparables a los baches que sehicieron en el camino espiritual que debiera haberse transitado de otra forma. El sufrimiento con sucortejo de aflicciones, remordimientos, insatisfacciones, funciona como el origen de los residuos que,a lo largo del tiempo, forman una nueva pavimentación, cuya base está cimentada por lossentimientos del arrepentimiento producido por el llanto renovador. Aquel que llora extrae de sífuerzas capaces de lavar el alma, si ese llanto se manifiesta como un verdadero sentimiento derenovación. Y el camino, aunque arreglado, está mejor pavimentado para el «cambio» necesario. Pregunta: Al meditar sobre vuestros esclarecimientos nos parece estar bastante alejados deltiempo en relación con la psicología de nuestro momento. Nos parece imposible encontrar eco en lamayoría de los seres humanos para que de esa forma, puedan seguir al Maestro. Ramatís: «Yo soy la voz que clama en el desierto», decía el profeta bíblico al anunciar la venidadel Mesías a Israel. Y por insistir, lo hicieron callar violentamente. ¿Quién puede engañarse y esperarbuena receptividad para los que continúan clamando en el desierto inhóspito de la humanidadterrena? Las ideas de Dios, religión, preceptos morales, siempre existieron entre los pueblosevolucionados de cada época, pero como simples coberturas para disfrazar las malezas espiritualesque ninguno jamás osaba descubrir sin correr serios riesgos morales y espirituales. Por vivir hoy una supercivilización, con avances capaces de estremecer el equilibrio de lasfuerzas cósmicas, no imaginéis que el panorama espiritual haya sido modificado bajo los vestidos 19
  20. 20. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadaengañosos de las mismas experiencias que siempre sirvieron para atenuar el impacto psicológico dela humanidad, ennegrecida por los despojos pestilentes de la trama diabólica urdida por la oscuridadde los planos involucionados, con el objetivo de impedir la propagación de la Luz. Púrpuras, joyas,flores, perfumes, invocaciones, augurios, palacios, siempre sirvieron al lúgubre séquito de lasapariencias grandiosas que se encargaban de propiciar la descomposición moral del hombre, con elaspecto grandioso de los mausoleos donde la Verdad era pomposamente velada y sepultada. La«voz que clama en el desierto» será siempre escuchada como el alerta del profeta de mal agüero, elque deshace placeres, pues todos se encuentran «felices» en la contemplación de la lujosaapariencia con la cual providenciaban la sepultura, y enseguida, velan la Verdad para que no seaexhumada. Con todas las pompas oficiales, llevarán también al agorero anunciador de las desgraciasa la picota de la execración pública, disfrazada, muchas veces, por una benevolenciacondescendiente con sus «excentricidades». Pregunta: Nos agradaría recibir mayores esclarecimientos sobre la situación que habéis descriptocomo «dominio habitual del atavismo animal», que se obtiene en aquella primera etapa de laformación del carácter, o sea, del control sobre las reacciones a los estímulos externos. Esasituación, ¿no será provocada por las represiones nocivas para el equilibrio psíquico? ¿No seencontraría allí la fuente de los desequilibrios que funcionan inconscientemente como formaciones deenergías que actúan y revelan la voluntad consciente? Ramatís: El hombre espiritualmente desatento insiste, cuando desea superar sus instintos. Elaprendiz de la espiritualidad elabora sus tendencias porque aprende diariamente a conocerse. Sabeque debe contar con sus expresiones inferiores y convivir con ellas sin conflictos irreversibles, puesrepresentan exteriorizaciones de fuerzas que lo amparan en los grados menores del progreso. Seobserva y trata de impregnar cada señal del animal primitivo de su ser con la comprensión nueva yrecién conquistada. A las expresiones primarias asocia la elaboración venturosa de la experienciaredentora del Amor en sus manifestaciones amorosas y perfeccionadas. Teniendo como punto departida el deseo de más Amor, sabe que el primer ser necesitado de esa vibración pura y renovadoraes «él mismo». No podrá reprimir violentamente a su ser, que es tan digno de Amor y respeto como elde sus semejantes. Si faltara a su primera prueba interior de habilidad en el trato con la fuerzacreadora que en sí se manifiesta, no sería capaz de respetarla cuando las exteriorice en actitudestambién involucionadas hacia sus hermanos. Cuando Jesús afirmó que toda la Ley se resumía en el Amor a Dios y al prójimo, no deseabaomitir el amor que necesitaba ser vibrado por el propio espíritu inmortal. Si amamos realmente a Dios,ese Amor se ampliará a toda su obra, en la cual cada centella en proceso de expansión está incluida.Amar a Dios es conocer gradualmente sus leyes, es iluminarse para la visión interior que se traduceen respeto profundo a Sus sabios designios y de tal forma grandiosos, que mantiene la armonía entrelos opuestos. Se hizo muy común asociar represión con religiosidad, por una falsa concepción del proceso de«religamiento» de la conciencia eterna a su fuente. Si el espíritu reconoce que nunca estuvodesligado de ella, «se acepta» en una sublime comunión de paz con las energías creadoras,sintiéndose impulsado hacia una elaboración continua, pero pacífica por el Amor hacia el cual, de allíen más, se siente atraído. Sabe que, desde los procesos más simples de su existencia hasta losmás exigidos o evolucionados, existe una superior energía Creadora que vela por él y, por lo tanto, la«gracia» es como su persona o entidad espiritual; desde ya, jamás le faltarán recursos para obtenersu renovación. Esa filosofía optimista produce resultados inefables en el alma que cree. Siente lapresencia del Bien que se opone a los efectos inarmónicos de su situación involutiva. Esa es la re-percusión de la fe que «mueve montañas», en el decir de Jesús. El ser que la cultiva ya no se sientesolo ni perseguido de forma irreversible. No necesita reprimir o esconder sus males porque sabe queatraviesa su grado de evolución incipiente, pero es amado y amparado para recuperar siempre elbendecido ejercicio de la autosuperación. Confía, se confiesa, se observa sin exigirse severamente,pero con la firme y sabia decisión de vencer, estimulado por la ley del Amor a la que declaró suadhesión. Los Instructores Espirituales jamás condujeron a sus aprendices a la represión, pero sí, los 20
  21. 21. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadaestimularon para la renovación. En virtud de existir una ley de polaridad en el Universo, reprimir esproceso negativo, que no consta en la pedagogía espiritual. Se busca desarrollar en el polo opuesto,aquel en que la carencia se manifiesta y espera los efectos de la neutralización de las expresionesinvolucionadas. Pregunta: ¿Las situaciones kármicas son un proceso represivo cuando fuerzan a alguien a vivirsituaciones opuestas a sus tendencias? Ramatís: El encadenamiento de las vidas kármicas tiene por finalidad desarrollar aptitudesnuevas. Por ser una situación compulsiva, no es obligatoria ni represiva, porque siempre proporcionamedios para desarrollar nuevas capacidades, aunque también pueda representar neutralizacióntemporaria de otras. La negación al aprovechamiento de las nuevas formas del aprendizaje es lo queprovoca el desajuste que llamáis represión, porque el espíritu se niega a canalizar sus esfuerzosevolutivos en el sentido de crecer en una nueva dirección. Se concentra en el llamado «infortunio» o«mala suerte» y se desequilibra, porque se niega a progresar usando los medios disponibles. Pregunta: ¿No habrá ciertas pruebas que son capaces de desequilibrar al espíritu, por un excesode represión a sus tendencias? Ramatís: Podrá haber inhabilidad en la forma de conducir las pruebas, con el consecuenteagravamiento de los problemas, haciéndolos insoportables. En ese caso, el espíritu recibirá nuevasoportunidades, siempre que se dispusiera a recomenzar el aprendizaje interrumpido, que nonecesitará ser obligatorio, pero obtendrá situaciones idénticas, aunque siempre de efectossemejantes. Pregunta: ¿Cuál sería la explicación sobre esa inhabilidad? ¿Cómo comprenderla? ¿No podríainterpretarse como una «falla» en el sistema para la evolución de los espíritus? Ramatís: Es elemental y de buen sentido que donde pueda escogerse a voluntad, también podráhaber formas diversas de solucionar un mismo problema. La alegría de la participación consciente enla realidad esplendorosa de la Creación se obtiene a cambio de un tributo mínimo, si se compara conlos bienes a los que se tiene acceso en la oscilación entre grados mayores y menores deaproximación al equilibrio de cada momento. Mentes empobrecidas han interpretado esos gradoscomo los causantes de las penas o recompensas eternas, cuando eterna sólo es la ley del Amor, quesustenta el derecho de la oscilación generadora del equilibrio en mayor o menor espacio de tiempo.El tiempo es una unidad de medida que sirve para medir y ordenar la evolución de los gradosinferiores de su procesamiento, dentro de lo que es relativo y condicionado a las mediciones espacio-tiempo. Cuando el ser cambia en función a lo que lo rodea, usa el tiempo y el espacio como punto dereferencia para su autoestimulación, como alguien que quisiera usar un automóvil desprovisto delmecanismo de autopropulsión y, entonces, necesita afirmarse en puntos de apoyo para obtenerimpulso. El ser que vive en esa condición sufre la angustia de la relatividad del proceso evolutivo,porque no sabe que dentro de sí posee la energía creadora. Todo desengaño y decepción es lacausante de esa falta de visión de conjunto que da a lo relativo la impresión de duradero. Losentrechoques y decepciones causados por la inhabilidad constituyen una providencia redentora capazde servir de alerta y despertar para la orientación adecuada del libre albedrío. Las rutas humanas queos conducen a la ciudad están llenas de peligros, y la velocidad de vuestro vehículo constituye unriesgo y exige la atención del conductor. No por eso desistís de viajar, enfrentando todos los riesgos ypeligros, porque sabéis que de ello dependen el progreso y el bienestar del conjunto. Es la concienciamayor o menor que el conductor posee sobre las consecuencias de su conducta la que decide sobresu seguridad y no sería posible construir carreteras exceptuadas de peligros, pues la evolución exigeuna habilidad cada vez mayor en el trato con las fuerzas impulsoras del progreso. El conductor incapaz necesitará un entrenamiento intenso y prolongado, para gozar del beneficiode la libertad de ir y venir. Tal es la Ley. Si observáis bien, podríais sentir la sinfonía de belleza yarmonía de la Creación, que significa una invitación permanente para vuestra integración a lafelicidad de existir, dando la impresión de que todo se coordina para impulsaros a esa integracióncreadora de la vida. Responder por vuestra incapacidad o por vuestra renovación es el único precioque pagáis para obtener el derecho de existir y evolucionar. Las fuerzas que coaccionan y sirven a 21
  22. 22. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadasemejanza de verdaderas «señalizaciones» de las rutas, deben ser bendecidas por vosotros, asícomo el médico agradece a la fiebre, pues esta le demuestra la existencia del proceso infeccioso o eldolor que localiza la posición del mal. Pregunta: Finalmente, ¿qué les aconsejáis a quienes se sienten como las ovejas descarriadas,en este funesto final del siglo? Ramatís: «Mi reino no es de este mundo»; «pedid y obtendréis», «golpead y se os abrirá»;«vosotros sois dioses». En esas palabras está estructurado un programa amplio y perfecto de acciónpara todo aquel que tenga aptitudes y «ojos para ver» y «oídos para oír». Todo un caudal derecomendaciones esotéricas de los más variados orígenes que podrían evocarse para alcanzar yorientar vuestros esfuerzos de renovación. Pero, ¿por qué retornar a las complejidades de la forma, siel contenido espiritual brilla extraordinariamente en las sencillas recomendaciones que pautan laconducta diaria en la senda del amor pregonado por el Cristo? Podéis usar las normas de vuestrapredilección, intentando orientar vuestro aprendizaje por esta o aquella corriente espiritualista, peroen ninguna de ellas alcanzaréis la liberación espiritual si no estáis capacitados para «oír» losllamados austeros que simultáneamente el Maestro dejó vibrando, cuya fuerza se expresa en laextrema simplicidad de sus enseñanzas de inigualable pureza, síntesis de toda Ley. Por detrás detodos los velos de las iniciaciones se hallaba la belleza deslumbrante del Amor, cuyo representantemáximo en la Tierra es el Cristo, brillante en su gloria al dejarse inmolar como el cordero simbólico dela redención humana. Su actuación en la Tierra, lejos de significar vuestro rescate de las sombras,representó la claridad que plasmó para vuestra conciencia, como contraste de las tinieblas en quevivís sumergidos. Se presentó ante los ojos de la humanidad con la pureza cristalina de los puros deespíritu, a plena luz del día, en las calles repletas de espíritus encarnados y desencarnados. Nunca laMagia Blanca del Amor se dejó contemplar tan generosamente, en un extraordinario espectáculo deluz espiritual junto a las tinieblas del aura de la Tierra. El choque portentoso de esos opuestos, lasconsecuencias del desafío representado por ese contraste, sólo un espíritu de la envergadura deJesús podía soportarlo sin que hubiera desvíos perjudiciales respecto de la obra programada. El amor «que cubre la multitud de las imperfecciones humanas» es aquel capaz de soportar sindesequilibrio el peso de los «errores» que nada dicen al respecto, sin repudiar a quien los practica,aunque le sirva de obstáculo a su acción destructiva. En simples palabras, totalmente exceptuadas delas complejidades del simbolismo iniciático, Jesús tradujo la Ley del Amor, para el entendimiento delhombre común. Ese es su trabajo redentor: simplificar y ejemplificar simultáneamente las elevadasenseñanzas que la Espiritualidad permitió descender sobre la Tierra. Quien se siente como la ovejadescarriada sólo necesitará consultar cuidadosamente el Evangelio e impregnarse del «espíritu» conel cual vivió Jesús y aplicar a sí mismo el contenido luminoso que emana de la Buena Nuevaredentora. No hay un solo detalle que no haya sido previsto por Jesús en su predicación. Ninguna delas dificultades citadas en el proceso renovador del espíritu humano dejó de abordarse en suspredicaciones y en sus ejemplos. Por lo tanto, es necesario que la humanidad lea y medite sobre Jesús. En todas las otrasenseñanzas espirituales del hombre encontrará reafirmaciones de su actuación renovadora e integraly llena de todas las enseñanzas necesarias para vuestra evolución. No obstante, sólo en el Evangeliose encuentra una concentración con el potencial necesariamente previsto integralmente para vuestroproceso evolutivo. Muchos instructores le prepararon el camino, pero a El le tocó realizar la síntesiscapaz de satisfacer las necesidades de todas las ovejas extraviadas. Sus enseñanzas se basaban enlas dificultades características del espíritu humano, sin recelo de tocar las heridas milenariasrespetadas por los hombres delante de los preceptos sociales y religiosos. Si realmente hubiereis alcanzado el punto de madurez que fuera capaz de hacer surgir el Amor ala Verdad de vuestro espíritu, reconoceríais en El la brillante luz que jamás iluminó a la humanidad yos sentiríais agradecidos y recompensados por la oportunidad de seguirlo en vuestras experienciasterrenas. Su mirada penetrante nunca repudió al pecador sinceramente deseoso de recomenzar. Losamó de tal forma que escogió entre los suyos al que lo traicionaría; entregó a Pedro, que lo negaría,la responsabilidad de su rebaño; acogió a Pablo en el camino de la persecución a los suyos. ¿Quiénse podría juzgar abandonado o perdido realmente, si Lo amara y buscara su sinceridad? 22
  23. 23. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada Jerusalén no lo amó y El lloró sobre ella. En todas sus palabras no se encuentra una sola decondena. Sólo esclarecimientos respecto de las consecuencias de las infracciones a la Ley del Amor.Señala los errores con claridad meridiana, en forma en que no deja dudas respecto del camino, perosu voz no se levantó para condenar o juzgar al pecador arrepentido. Hay más júbilo en la casapaterna por el retorno del hijo pródigo que en cualquier otra ocasión. ¿Quién puede sentirsedesheredado, después de todo lo expuesto? 23
  24. 24. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada III - ¿QUIENES SON LAS OVEJAS? Pregunta: De lo que nosotros conocemos y de los hombres en general, nos queda la impresiónde que la realidad es un verdadero caos espiritual. A primera vista, nos parece imposible hacer de loshombres y de nosotros mismos, seres capaces de una definición interior tan profunda como la quesignifica tener capacidad para seguir al Maestro Jesús. En otras palabras, nuestra «Jerusalén» noparece nada fácil de ser renovada y en consecuencia, no conocemos a gran número de personasempeñadas en pagar el precio en ese sentido. ¿Qué os parece? Ramatís: Es una observación procedente. Raras fueron las almas que, en una existencia en laTierra, ofrecieron el testimonio de esa adhesión integral. Pero, os preguntamos; ¿quién os exige talcometido? Jesús os afirmó que no se vería el reino del cielo ¡si no se naciera de nuevo! En ambossentidos, esa afirmación es real. Tanto necesitará el espíritu de varias encarnaciones, como ensentido figurado, una verdadera «gestación» se efectúa para que pueda nacer el hombre nuevo delque habla el Evangelio. Esa será una bendecida tarea en que os empeñaréis con alegría, desde el momento en quepodáis sentir principalmente, su significado redentor. ¿Qué puede alegrar más los días del cautivo,que saber que es capaz de conquistar, por su propio esfuerzo, su pase de liberación? Desde esemomento, nadie lo detendrá, si pone sus miras en el objetivo, sin vacilar. Y la aproximación de la horalo hará gradualmente más alegre, se encuentre donde sea y con el acontecimiento que hubiere, puessu sensibilidad habrá despertado para el futuro que le espera y que interiormente, de alguna formaestá presente. Pregunta: Del esfuerzo sincero que podamos hacer para vivir las normas evangélicas, surge unaimpresión penosa de duplicidad y oposición entre el Yo y el no yo, entre la conciencia eterna quenecesita aflorar y la estructura de la personalidad humana que vivimos. ¿Esa situación seráresponsable por las famosas «cisiones» de la que nos habla la psicología oficial? ¿Cómo solucionarese problema? Ramatís: Dijo Jesús: «Quien no está conmigo, está contra mí». La dualidad de la naturalezahumana en evolución es un proceso sano de polaridad indispensable para la definición consciente.Quien no Lo ama a punto de dejar a su «padre y a su madre» no abandona los planos menores de laevolución. Como ya tuvimos la oportunidad de decir, la «cisión» es el resultado de la indefinición. Esel proceso manifestado por la posición enfermiza de no hacer opciones, por recelo de asumirlasintegralmente. Es necesario comprender que los psicólogos 1 identificaron los desajustes del serhumano no para que ellos se sintieran amedrentados o paralizados de horror ante los desafíosinsuperables, sino más exactamente, para que se concienticen de las necesidades reaccionarias alos procesos deficientes del mecanismo psíquico. Sólo así el trabajo arduo a que se entreguen seráútil a la humanidad. Al identificar la cisión, se localiza simultáneamente la debilidad. Como el médico reconoce el malpara así poder combatirlo, sin pretender esterilizar a fin de proteger al enfermo, el psicólogonecesitará despertar el deseo saludable de reacción de su paciente «escindido». Las descripciones de las causas de las cisiones son relatos de los factores que lo desencadenan,pues la causa primordial reside en la debilidad delante de las tribulaciones, esto es, en el uso de lasreacciones inadecuadas. Pregunta: ¿Cómo impedir ese proceso, si con frecuencia aparece en la tierna infancia, cuando elespíritu humano es tan indefenso? Ramatís: El proceso renovador del espíritu se realiza en una dimensión global que escapa al áreacircunscripta al intelecto. Por esa razón, la Ley que es simultáneamente Justicia y Amor, no permiteque la «criaturita indefensa» sea expuesta a las correcciones de la reencarnación en ambientesproblemáticos. 1 El término aquí se usa en sentido literal. 24
  25. 25. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovada Existe un mecanismo de interacción de las auras, un campo vibratorio que es un verdaderodiálogo inconsciente entre los espíritus encarnados en un proceso de reajuste recíproco. El «diálogo»entre padres e hijos o entre otros grados de parentesco, en la primera infancia es realizado entérminos convenientes para una influencia recíproca, con el objetivo de despertar las reaccionesadecuadas. Pregunta: No habiendo comprensión sobre lo que pasa, ese diálogo ¿es provechoso? Ramatís: La comprensión plena, frecuentemente, obstaculizaría el proceso. Con una visión realdel panorama, normalmente los espíritus se sentirían envueltos en las emociones del pasado, dandoénfasis a las reacciones anteriores, casi siempre negativas. Cuando la madre toma en brazos a suhijo que viene sobrecargado de sentimientos originados por las tribulaciones psíquicas, esasemociones, al ser identificadas por los psicólogos, permanecen inexplicables. Ellos las registran sinentender su origen. Ciertamente que ese proceso penoso de reajuste se transforma en un enigma sinsolución. Por ser ambos seres humanos, con mecanismos psíquicos semejantes, ¿cómo cometer lainjusticia de condenar las reacciones negativas de una u otra parte, si ellas provienen de la zona delinconsciente del ser? Se espera, entonces, que el Amor del más viejo deshaga los eslabones delodio, ya que en el ser que renace, esa percepción es gradual y muy lenta. Mientras tanto, el «adulto»puede ser el ente menos evolucionado espiritualmente y ¿cómo apelar a su comprensión, en esecaso? De esas consideraciones, se desprende la inoperancia de la comprensión intelectual en elproceso renovador del espíritu, a no ser para los problemas que él, por evolución, ya consiguióconcientizar. También el despertar sucede por los choques psíquicos inconscientes, que no por esodejan de ser menos actuantes. Pregunta: De esa forma, nos parece que las «ovejas» quedarán perdidas en el matorral sin fin,pues ni siquiera conocen el camino que las guíe hacia la ruta principal. ¿Qué nos podéis decir? Ramatís: Si les quitasen las «vendas» de los ojos serían capaces de transformarse en «lobos».Las reencarnaciones en los procesos dolorosos de rescate son características de los espíritus menosevolucionados, que no soportarían la visión global de su momento de renovación. Pregunta: ¿Cuál es el provecho de esa situación tan crítica? Ramatís: La aproximación a una neutralización de la agresividad obtenida por la aparición de lassensaciones de impotencia. Pregunta: Eso, ¿no es contrario a las leyes de la evolución, que son esencialmente afirmativasdel ser? Ramatís: Afirmativas en el sentido del crecimiento y no de la autodestrucción. Pregunta: ¿Esos espíritus endeudados no evolucionarán mejor separadamente? Ramatís: Muchas encarnaciones les son proporcionadas, con el objetivo de preparar al espíritupara un contacto que le sea especialmente adverso. Tanto en la Tierra como en el espacio, el serrecibe todos los estímulos espirituales capaces de prepararlo para el reencuentro con los adversarios.Ese trabajo «psicológico» no es reparado por los analistas, que aconsejaban la separación pura ysimple de los contactos provocadores del «rechazo». No acompañan inclusive a las «sesionesanalíticas» que se efectúan en el Espacio, cuando el espíritu se desprende en el sueño, intentandorecomponer sus energías. Una oportunidad reencarnatoria junto a los desafectos representa un evento largamenteesperado y necesario para el progreso del espíritu. Sin la neutralización de los lazos magnéticosnegativos, sin fuerza para desintegrar las «respuestas» que automatizó en el proceso antifraterno, noconseguiría incorporar elementos positivos en relación con la situación vivida en el pasado espiritual yque continuará en su economía psíquica indefinidamente, como un signo enfermizo no neutralizadopor el proceso renovador de la salud psíquica. Pregunta: ¿Cómo funciona, en el caso de la criaturita, ese mecanismo? Ramatís: Automatismo, es decir, condicionamientos que se neutralizan por extinción ocondicionamientos opuestos. La extinción se efectuará durante el proceso de renovación repre-sentado por la separación de los desafectos, en el caso de las impresiones grabadas en el espíritu y 25
  26. 26. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadaque no sean excesivamente profundas. En ese último caso, necesitará programarse una convivenciaen términos capaces de propiciar la adquisición de las respuestas a las anteriores, por estimulaciónproveniente del mismo ser que antes provocó las respuestas generadoras del conocimiento adverso.De esa forma, se coloca al verdugo en los brazos de la víctima en sus primeros años de vida,recogiéndose en el seno materno el espíritu que en el pasado le hiciera sufrir la opresión injusta, paraque ambos pudieran reconciliarse. Pregunta: Pero, sin conciencia de la trama en que se encuentran envueltos, ¿cómo expresar lasreacciones adecuadas? Ramatís: Ya hemos afirmado que la evolución es un proceso que escapa a los límites de lacomprensión intelectual. El espíritu siente y reacciona a un océano de estímulos, que no son los de lapalabra o de la percepción intelectiva. La Espiritualidad posee instrumentos psíquicos yextremadamente plásticos para accionar sobre el psiquismo humano. Lo que los psicólogos estántratando de hacer en la Tierra, desde que existen seres encarnados, y que los orientadores de lahumanidad realizan con éxito en el Espacio. Mientras tanto, ha llegado la fase de la evolución en quelos hombres despierten y deseen obtener participación consciente en el proceso para su habilitaciónangélica y sólo puede ser loable, de esa forma, por lo menos en las intenciones, que podrían terminarconduciéndolo a un camino seguro: el del reconocimiento del ser humano como espíritu eterno yencarnado. Puesto que el espíritu, al encarnar, necesita olvidar para reaprender, la supervisión quesufre es proporcional a sus necesidades. El olvido ayuda, porque permite que se vuelva moldeabledentro de ciertos límites —señal de una reconciliación integral— y que por lo menos archive losmotivos compulsorios, para ser más agradable en el futuro, cuando se despierte a un mayor grado desensibilidad. Hasta ahora, en esta época hiperintelectualizada puede aceptarse en el campo emocio-nal, tomado como positivo, facilitando reajustes hasta el infinito. Pregunta: ¿Nos podéis ejemplificar vuestra afirmación? Ramatís: Un ejemplo señalado de esa situación se encuentra en el tratamiento producido por elelectrochoque. Cortar temporariamente la comunicación del espíritu en su campo sensorial, produceun coma artificial. Es expulsarlo de su campo bioelectromagnético habitual, con el objetivo dedesmemorizarlo y descargar el exceso de veneno psicofísico que pertenece a sus reacciones. Eselapso de memoria de sus tensiones rutinarias, asociado al impacto de un pseudodesencarne, produceun desligamiento temporario, con la consecuente atenuación de sus males. Nada más traumático yantinatural que ese proceso. Pero es un tratamiento que produce dos constantes en la terapia deayuda establecida para la evolución del hombre como espíritu inmortal: una está representada por eldesligamiento compulsorio que la muerte artificial provoca en los espíritus involucionados y la otra, esla retracción de la memoria, que caracteriza a la reencarnación. Pregunta: ¿Nos podríais dar mayores detalles? Ramatís: Los hombres, ignorantes de la realidad del espíritu, encuentran en la muerte y en elolvido del pasado dos elementos que, según su forma de ver, se contradicen con la sabiduría, bellezay armonía de la Creación. Promueven críticas a las directrices del plano de la Creación considerandoque traumatiza a los seres vivientes con el inevitable paso del tiempo y la escena final de la vida.Otros consideran errada la providencia del olvido temporario, en el caso de existir la reencarnación.Mientras tanto, pocos se dedicaron a meditar sobre las posibles consecuencias, si tales leyes fueraneliminadas. Y en la imposibilidad de conocer los efectos de esa providencia, continúan,indefinidamente, con su prédica negativista contra las leyes naturales de la vida, concebidas por unCreador magnánimo que pareciera querer enseñar por métodos menos esclarecidos de losadoptados por los educadores sagaces de la Tierra. Esos comentarios destructivos fueron posibleshasta que, al obtener los hombres mayores conocimientos, observaron que el impacto y el olvidopodrían funcionar como terapia en casos extremos. Respetando lo más posible el libre albedrío delenfermo, intentan todos los recursos terapéuticos, pero concluyen que la ineficiencia de la técnicapsicológica y farmacológica comunes apelan a la imitación de la naturaleza, cuando produce desliga-mientos por la desencarnación, simulado por la desaparición de la memoria, que el electrochoquerepresenta. Esa experiencia demuestra sobradamente que esas transformaciones psíquicas están 26
  27. 27. Ramatís Jesús y la Jerusalén Renovadaapoyadas por procesos independientes de la comprensión común de las cosas que pasan en la zonaintelectual consciente y destacar, la inoperancia de una terapia espiritual basada en la simplecomprensión, cuando el espíritu atraviesa la fase evolutiva primitiva, durante la cual las vibracionesinstintivas y emocionales pueden fácilmente apoyarse en su campo psicológico. Los impactos producidos por la desencarnación y por el olvido del pasado son altamentesaludables para la evolución del espíritu que, de a poco, se incorpora a los «conocimientos»profundos en el campo de su memoria, capaces de funcionar como una fuerza magnética deatracción que lo ubicaría, cada vez con más seguridad, en su campo gravitacional interior, endirección a los destinos espirituales que le aguardan en el futuro. Por esa razón, aparecen en laTierra individuos que inexplicablemente poseen gran seguridad, sin tener cultura intelectual que lajustifique ante los ojos humanos. Y lo encontráis descripto en el dicho popular «Quien es bueno yanace bueno», que no deja de ser un reconocimiento a las leyes de la Espiritualidad, aunque dandocabida a que el Creador sea interpretado como apadrinador de unos en detrimento de otros, encuanto el proceso reencarnatorio no fuera reconocido por todos. Pregunta: Consideramos ese punto de gran importancia. Pero, ¿cómo proceder ante laconsolidación de los conceptos contrarios, divulgados y fortalecidos diariamente por la corrientematerialista en la que la ciencia oficial se ubica? Ramatís: Los que optaron por la ciencia oficial precisarán esperar que ella, por sus propiosrecursos, llegue a esclarecerlos. Pregunta: No obstante, nos parece que la tendencia se fortalece cada vez más, pues son amplioslos aspectos materialistas en que se refugian. Ramatís: Bien se expresa vuestra última afirmación en la necesidad de cobijarse, reveladainconscientemente por el espíritu humano al escoger el materialismo en su posición actual. Tal fue laconfusión que surgió de las entrañas del proceso psicológico y religioso de la humanidad terrena, queprovocó la reacción generalizada en una opción sistemática, como si los hombres se defendieran deuna erupción volcánica amenazadora, capaz de enterrar a las colectividades. Entonces los sereshumanos se retiran de los valles —que antes les eran acogedores, gracias a las enseñanzascristianas— dirigiéndose hacia los terrenos del paganismo materialista y prefiriendo la condición delos desheredados de la Espiritualidad a la sofocación de los gases pestilentes del desamorpropagado en nombre de la ira de Dios. Cual una acomodación geológica, la pretendida filosofíacristiana esparcida hasta los más remotos lugares de la Tierra se transformó en una amenaza para lasobrevivencia espiritual del hombre esclarecido, viéndose en la contingencia de repelerla,apartándose hacia un terreno más firme: el materialismo, cuyos peligros son palpables y, por eso,menos angustiantes. El hombre de hoy sabe que morirá, pero pretende utilizar la vida muy bien,aprovechando todas las ventajas que se le presentan. Con respecto a la inseguridad de lasrealidades espirituales, constató que hay más peligro en entregarse a las manos inhábiles de lospresuntos conductores, que investigar por sí mismo el desafío intrincado de su existir. Optando por elhoy y ahora, limita su ansiedad, voluntariamente, defendiéndose de pensar en lo que no consiguecomprender. Pregunta: ¿No habrá formas más saludables de reaccionar a las avalanchas de lasincomprensiones sembradas a través de los siglos por los conductores espirituales de las masashumanas? Ramatís: Esas reacciones serán el resultado de una fermentación psíquica sólo realizable através del tiempo. Pregunta: Nos parece, en cierta forma, que existe un poco de abandono en eso de dejar a lahumanidad entregada a sí misma. ¿Por qué fue permitido el deterioro de los principios espirituales tanpreciosos para la evolución humana? Ramatís: Porque la capacidad de selección es el primer test para la evolución. Pregunta: Nos parece una incongruencia el hecho de exigir esa capacidad para quien aún noevolucionó. 27

×